Version classiqueVersion mobile

Minorias étnico-religiosas na Península Ibérica

 | 
Maria Filomena Lopes de Barros
, 
José Hinojosa Montalvo

2. Período Moderno

Los Gitanos

Entre la marginanción y la tolerancia

Maria Desamparados Martínez San Pedro

Texte intégral

  • 1 Sobre esta cuestión ver: A. Gómez Alfaro, La gran redada de gitanos. España: la prisión general de (...)

1La historia del pueblo gitano es tan larga como triste. El paso del tiempo es testigo mudo de sus andanzas, de sus venturas y de sus desventuras. Su historia es sin duda una historia de persecución étnica, pero también en ocasiones de ofrecimiento de asimilación e intentos de integración. Pero sobre todo es, a juicio de Félix Grande, la historia del desencuentro entre las características de una cultura secularmente nómada y una cultura sedentaria –los payos, también llamados castellanos–, generalmente recelosa, frecuentemente autoritaria y a veces inmisericorde1.

2Aunque son varias las teorías sobre su origen, la mayoría de los estudiosos del tema gitano, se inclinan por su origen indio, apoyados unos en bases lingüísticas y antropológicas, y otros en relatos literarios.

3Los gitanos no constituyen un solo grupo. Debieron iniciar su vida nómada empujados por las fuerzas que invadieron la India durante el siglo XIII dirigiéndose a Europa en distintas oleadas.

4Tradicionalmente se ha situado la entrada de los gitanos en la Península Ibérica por los Pirineos y desde África del Norte, pero los estudios recientes aceptan como única vía de penetración la europea.

5Parece claro que en distintas y sucesivas emigraciones se fueron introduciendo en la Península a lo largo del siglo XV, apareciendo en la zona fronteriza del Reino de Granada en los últimos años de la centuria.

6Las principales características del pueblo gitano son tres:

  • Grupo nómada o seminómada procedente de la India.

  • Una lengua común, el caló, derivada del romaní, de raíces sánscritas, más o menos pura según las influencias del entorno.

  • El conocimiento de los animales y la trata y cambio de éstos.

  • 2 M. H. Sánchez Ortega, Documentación selecta sobre la situación de los gitanos españoles en el siglo (...)

7A estos distintivos se unen la habilidad en el trabajo de la forja, la pericia en el manejo del violín, la nostalgia de sus antepasados a través de las canciones húngaras y el analfabetismo2.

  • 3 Ibidem, p. 21.

8Pero ante todo, se caracterizan por su cohesión: son un estado dentro de un Estado3.

  • 4 J. Moreno Casado, «Los gitanos de España bajo Carlos I», Chrónica Nova 4-5 (1969), p. 197.

9Los gitanos, en su errar por la Península, se movieron en principio con toda libertad, pero por su nomadismo y formas de vida pronto se les unieron grupos de castellanos, mendicantes y pícaros, incluso moriscos que buscaban en ellos protección. En noviembre de 1533 el arzobispo de Granada pide a Carlos I que se cumpla la Pragmática de 1499, pues dice que “andan muchos gitanos que frecuentan con moriscos y les enseñan cosas de hechicerías y adivinaciones y supersticiones y les roban ropas de sus casas y las bestias de sus campos y que de ello se quejan y escandalizan los moriscos de ver que tales cosas se consienten entre los cristianos”4.

  • 5 M. Martínez Martínez, «Los gitanos en el sureste peninsular de los siglos XV y XVI», Boletín del In (...)

10Es por ello, que como gitano se va a designar a toda persona de vida errante, vaga y delincuente, negándose la existencia de la raza y cultura gitana, simplificando y despreciando sus actividades tradicionales y reduciéndolas a las de ladrón y vago5.

Legislación contra los gitanos

11Pronto la imagen pública del gitano fue sufriendo un progresivo deterioro y, como consecuencia, se inició en las últimas décadas del siglo XV un largo período de control y represión que va a llegar prácticamente hasta nuestros días. Es evidente que los gitanos supusieron siempre un grave problema para la administración, pues no hay monarca que, desde los Reyes Católicos, no promulgue alguna medida contra ellos. Siempre se les aplicaron normas especiales que pueden ser incluidas en las que se dieron contra los vagabundos, pobres, vagos y maleantes.

12Todo ello va a conducir a la formación de una comunidad gitana realmente cerrada en sí misma y apartada del resto de los payos por propia voluntad.

  • 6 M. H. Sánchez Ortega, Documentación selecta sobre la situación de los gitanos españoles en el siglo (...)

13Las medidas adoptadas contra los gitanos por los monarcas, desde los Reyes Católicos hasta Carlos III, abarcan desde la expulsión del Reino y el corte de las orejas, hasta la condena a galeras y la pena de muerte6.

14La primera pragmática específica contra los gitanos es la de Medina del Campo, dada por don Fernando y doña Isabel en 1499:

  • 7 Libro en que están copiladas algunas bulas de nuestro mui sancto Padre e concedidas en favor de la (...)

…Por lo cual vos mandamos que del día que os fue notificada o pregonada en nuestra corte y en las ciudades e villas principales de nuestros reynos que son cabeças dos fasta sesenta días primeros siguientes, vosotros e cada uno de vos bivays por oficios conocidos de que mejor supierdes aprovechar, estando de estada en los lugares donde acordades de assentar, o temedes bivienda de señores a quien sirvays, que vos den lo que ovierdes menester, e no andeys mas juntos vagando por estos nuestros reynos como agora lo hazeys, o dentro de otros sesenta días después primeros siguientes salgays de nuestros reynos e no bolvays a ellos en manera alguna, so pena de que si en ellos fueredes hallados o tomados sin oficios o sin señores o justos passados los dichos dias, que a cada uno dé cien açotes por primera vez e le destierren perpetuamente destos nuestros reynos, é por la segunda vez, que vos corten las orejas e esteys sesenta dias en la cadena e torneys a ser desterrados como dicho es, q por terzera vez seays cativos de los os tomaren, por toda vuestra vida…7.

  • 8 A. Pérez Casas, «Los gitanos: historia de una minoría». XII Encuentro de Historia y Arqueología: Mi (...)

15En ella se ve claramente algunas características del pueblo gitano y la incomprensión hacia las mismas de los gobernantes, que pretenden erradicarlas por la fuerza. Estas medidas represivas se van a ir sucediendo a lo largo de los siglos con penas que van desde los daños físicos a la expulsión o esclavitud8.

16A partir de este momento se irán sucediendo una serie de medidas correctivas, hasta que Carlos III en su Pragmática de 19 de septiembre de 1783, quizás la más benigna de las promulgadas, se propuso la eliminación de los gitanos. Se trataba de transformar una masa de ociosos en súbditos útiles. Para ello declaró que “los que llaman y dicen gitanos, no lo son por origen ni por naturaleza, ni provienen de raíz infecta alguna”. Y añade:

  • 9 Novísima recopilación de las Leyes de España. Tomo IV, libro XII, título XVI. 1985, pp. 367-368.

Por tanto mando, que ellos y cualquiera de ellos no usen de la lengua, traje o método de vida vagante, que hayan usado hasta el presente. Prohibo a todos mis vasallos, de cualquier estado, clase y condición que sean, llamen o nombren a los referidos con las voces de gitanos o castellanos nuevos, y para mayor olvido de estas voces injuriosas y falsas, quiero se tilden y borren de cualesquiera documento en que se hubieran puesto, siendo mi voluntad que los que abandonaren aquel método de vida, traje, lengua o jeringonza, sean admitidos a cualquier oficio o destino a que se aplicaren como también en cualesquiera gremio o comunidad sin que se les ponga obstáculo ni condición9.

17En su benignidad, Carlos III conmutó por esta misma Pragmática la pena de muerte y el corte de orejas, por la pena del sello en la espalda, realizado con un pequeño hierro candente con las armas de Castilla, que se tendría dispuesto en todas las cabezas de partido.

18Exceptuó de la pena a los niños y jóvenes de ambos sexos que no excedieran de 16 años, pero serían apartados de sus padres y se les destinaría a aprender un oficio, colocándolos en hospicios y casas de enseñanza.

19De cualquier forma, a los reincidentes, después de un apercibimiento se les impondría irremisiblemente la pena de muerte.

  • 10 Ibidem, p. 369.

20Para su cumplimiento se realizarían padrones que se revisarían cada mes. La Pragmática termina diciendo que “controlados los inobedientes y contumaces de esta clase se tomaran, según las circunstancias, otras providencias efectivas del Estado para limpiar el Reino de estos malos súbditos”10.

  • 11 M.ª D. Martínez San Pedro, «Los gitanos almerienses: notas para su estudio». XII Encuentro de Histo (...)

21Vemos que esta Pragmática daba a los gitanos cierta libertad de oficio, lugar de residencia y forma de vida siempre que abandonaran su lengua, traje y oficios tradicionales para los que estaban cualificados. Así pues, de nuevo la Pragmática ponía de manifiesto la existencia de gitanos próximos a la sociedad paya que de alguna forma suponían un peligro para el orden público11.

22Con Carlos IV, en la Pragmática de 1795, y como muestra de que no se había logrado asentarlos, ni terminar con su estilo de vida, se vuelven a reiterar las medidas “con el fin de contener y castigar la vagancia de los conocidos con el nombre de Gitanos o Castellanos nuevos”.

  • 12 A. Pérez Casas, «Los gitanos: historia de una minoría». XII Encuentro de Historia y Arqueología: Mi (...)

23Con la Constitución de 1812 cambia la situación jurídica de los gitanos, por lo que podían ser considerados españoles, aunque el hecho de tener que fijar su residencia les seguía causando problemas. Sin embargo, el recelo no desaparece y hacia 1846 se les pide que junto a su documentación personal porten la de los animales que posean, número, características, etc. así como la de los tratos que hubieren realizado. Esta medida continúa con Alfonso XII y fue recogida también por la Guardia Civil, a la que se les encomendó la vigilancia y control de la población gitana12.

24Es así como se gesta la “comunidad gitana”, ajena y extraña, temida y despreciada, que va a asentarse en aquellos lugares que, a su manera, la ocultan y alejan de la comunidad “castellana”. Sin embargo, esta preocupación por acabar con su estilo de vida, “el modo de vida de los gitanos”, que ha llevado de una forma subjetiva a formalizar una serie de medidas arbitrarias, no logró su definitivo propósito. No olvidemos las dificultades que tenían las autoridades para su integración, de ahí la reiteración de las pragmáticas y el empecinamiento para que dejaran los caminos, se asentaran, no vivieran en barrios aparte, abandonaran su lengua, trajes, costumbres, etc. y, durante un tiempo, determinadas profesiones.

  • 13 Ibidem, pp. 45-46.

25Por otra parte, los gitanos tradicionalmente se han asociado con el arte de no hacer nada y lo que parecía todavía más imposible, vivir, medio vivir o sobrevivir de este modo. Con esta vida fácil se ganaron la aversión de los “castellanos”. Hasta hace poco y salvo excepciones, nadie creía que fueran capaces de trabajar o de responsabilizarse. Se puede decir que muchos gitanos vivían una aventura continua corriendo calles y buscando en los contenedores públicos desperdicios y todo aquello que pudiera serles útil y comestible. Otros, los menos, contrariamente incluso a sus costumbres, opinión muy generalizada en la sociedad “paya”, tenían una ocupación. Hasta hace muy poco, actividades como el trabajo del metal, el chalaneo o la venta ambulante habían pasado también a ser atributos propios de la identidad gitana, quizás porque siempre lo fueron13.

26En 1978 con la última Constitución española, todavía vigente, se derogó toda la legislación contra los gitanos y, por primera vez en la historia, se les concede la igualdad ante la ley y la plena ciudadanía, al ser delito constitucional la discriminación por razón de raza.

27Ahora bien, desde 1978 hasta nuestros días la igualdad de derechos no ha conllevado la igualdad de hecho. Esta población sigue accediendo de forma deficitaria a la educación y al mercado laboral, siendo ciudadanos muy dependientes de los servicios sociales, por lo que en muchos casos se mantiene la situación de marginalidad.

El ejemplo de Almería14

  • 14 M.ª D. Martínez San Pedro, «Los gitanos almerienses: notas para su estudio», XII Encuentro de Histo (...)

28En cumplimiento de la Real Pragmática de Carlos III, en Almería, a veinte de octubre de 1783, el señor Don Diego de Entrena Cejalbo y Villalobos, Conde y Señor de la Puebla de los Valles, Caballero pensionado de la Real Distinguida Orden de Carlos Tercero, Theniente Coronel de los Reales Exercitos y Gobernador Político y Militar de esta Ciudad y su jurisdicción, ordenó una serie de disposiciones, que hizo extensiva por medio de vereda a los pueblos del Partido y Tesorería.

29Estas instrucciones, que habían de tener la más puntual observancia, fueron:

  • La nominación de los hasta ahora llamados gitanos o castellanos nuevos debe quedar abolida.

  • Se hará un padrón y alistamiento oral que contenga los nombres y apellidos de todos los miembros de la familia, sus edades y oficios, los que hagan de cabeza de familia.

  • Una vez ejecutado esto, se les llamará por edictos que se fijen en los sitios públicos para que comparezcan a las 10 de la mañana del veinticuatro del corriente, a la casa de Su Señoría.

  • Se les nombrará en voz alta e inteligible y se les hará saber la Real Pragmática de Su Majestad para que no puedan manifestar ignorancia.

  • Que en el acto se les haga entender el gran beneficio que la piedad del Rey les ha concedido incorporándolos a la sociedad civil, trato de gentes y comunicación popular, ordenando se tilden, borren y destierren las voces con que hasta el momento eran conocidos de gitanos o castellanos nuevos, declarándolas por injuriosas e difamatorias, y se les llamará por sus nombres y apellidos.

  • Serán admitidos a los oficios, artes y ocupaciones a que se apliquen y elijan a su mejor acomodo, considerándolos como a los demás ciudadanos y vasallos fieles.

  • Cambiarán de vida, modo de vestir y de hablar, y para ello observarán los preceptos siguientes:

  1. Para olvidar la vida errante y vaga mantenida hasta ahora han de mudar de vecindario, dejar las huertas y extramuros donde viven y pasar a los barrios y calles de la ciudad. Allí, observando a los paisanos, jornaleros y artesanos, vayan imitándolos y adaptándose a sus costumbres para transformase en vasallos útiles a Su Majestad y al Estado. Para ello se les dará habitación y casa correspondiente a su posible oficio y ocupación, teniendo que realizarlo dentro de los noventa días después de la publicación de la Real Pragmática.

  2. Una vez abandonados los extramuros, se adaptarán a una nueva forma de vida conforme al espíritu de la Sabia Ley, siguiendo un oficio u ocupación en el que con el trabajo diario puedan mantener a sus familias como lo hacen los jornaleros y artesanos.

  3. En el término de los noventa días ya dichos el Teniente Alguacil Mayor hará una lista especificando el barrio y calle en los que viven cada uno, anotando su oficio y ocupación.

  4. Una vez establecido el nuevo genero de vida, otro Teniente Alguacil presentará mensualmente una lista de todo lo ocurrido en este período para que si alguno contraviniere las normas, se distrajera en el trabajo, cambiara de oficio o cometiera algún delito, se pueda poner el debido remedio antes de pasar a aplicarles el castigo de la marca o proceder a las demás penas que establece la ley.

  5. Para exhonerarse de tan ignominiosa ley no pueden aparecer por los mercados y ferias “vendiendo, mercando, chalando ni engañando”, sino que han de mantenerse en el ejercicio de sus trabajos y ocupaciones. Para eximirse del concepto de vagos y perjudiciales a la sociedad no podrán ejercer el oficio de esquiladores que generalmente se han apropiado. Pero si alguno por su avanzada edad no puede dedicarse a otro trabajo, se le permitirá ser esquilador en los lugares que se le indiquen, pero no podrá llevar tijeras en el cinto ni presentarse con canastos en las calles, so pena de aplicarles el afrentoso castigo de la marca.

  6. Se les prohíbe el uso de la trajinería, malages y arriería para que no anden por los caminos y ventas cambiando y traficando y así evitar que caigan en el género de vida que los hizo odiosos.

  7. El que reciba en su casa, ahora y en lo sucesivo, a los llamados gitanos tendrá que obtener licencia de Su Señoría y del Teniente Alguacil Mayor. De lo contrario, se les declarará cómplices.

  8. De igual modo, hasta que la experiencia no acredite que han abandonado su errante forma de vida y se han dedicado a un trabajo continuo integrándose en la vida civil, no podrán salir de la ciudad, su campos y vega sin licencia.

    • 15 Archivo Municipal de Almería. Leg. 100. Padrón de gitanos de 1783, pp. 19-26.

    Por último, olvidarán el modo de hablar y de vestir abominables que hasta ahora han usado, dejarán a un lado la jerigonza, supersticiones y engaños a los que están acostumbrados e imitarán a los honrados ciudadanos en sus costumbres. Y para desempeñar las obligaciones de los buenos vasallos, frecuentarán la Iglesia y los Santos Sacramentos enseñando a sus hijos la Doctrina Cristiana y el Santo Temor de Dios15.

  • 16 Ibidem, pp. 27v-29.

30El veinticuatro de octubre de 1783, pocos días después de publicarse estas ordenanzas se presentaron ante el Señor Conde de la Puebla de los Valles, Gobernador Político y Militar de la ciudad, varios vecinos que hasta ahora se conocían como gitanos. Se realizó un padrón en el que se asentaron dieciocho familias, recogiéndose el nombre del cabeza de familia con su consorte e hijos si los hubiere. También se reflejaron las edades, el estado civil y la ocupación. Aparecen ocho jornaleros, cinco herreros, tres arrieros, un mesonero, dos mozos de servicio y cinco trabajadores del esparto y la canastería. En algunos se señalan algunas circunstancias especiales como el caso de Francisco Fernández, enfermo habitual o el de Josefina Santiago que es huérfana e impedida16.

31Se tomaron las medidas oportunas y se les distribuyó por la ciudad dispersándolos en las distintas parroquias, para conseguir su integración y para “que a imitación de la conducta de los demás vecinos honrados perdieran la fama que habían tenido”.

  • 17 Ibidem, pp. 40-42.

32En el mes de enero de 1784 ya estaban viviendo en sus respectivas parroquias, encontrando a nueve de estas familias en la Parroquia de Santiago, tres en la Parroquia del Sagrario y otras seis en la de San Sebastián. Ninguno de ellos, dice el documento, ha tenido que recibir castigo por desobediencia17.

  • 18 Ibidem, pp. 96-97.

33A la vez, y por el despacho de vereda fueron advertidos del control de gitanos los pueblos de Pechina, Rioja, Gádor, Benahadux, Santa Fe, Huécija, Illar, Instincuión, Rágol, Terque, Ventarique, Alhabia, Alicún, Alhama, Alboloduy, Olula, Gérgal, Tabernas, Sorbas, Lubrín, Níjar, Enix, Felix y Roquetas18.

  • 19 Ibidem, pp. 100-106v.

34Entre los meses de enero y febrero de 1785 ya estaban localizados los gitanos de toda la jurisdicción. Quedaron registradas treinta y cinco familias entre las que había jornaleros, herreros, arrieros, horneros, molineros, banasteros, posaderos, almazareros y labradores. Todos ellos, ejerciendo trabajos, que bajo control estaban considerados como honrados y útiles al bien común19.

  • 20 Archivo Municipal de Almería. Leg. 100, Padrón de gitanos de 1838, pp. 1-8.

35De esta forma se consiguió tener a la comunidad gitana debidamente localizada y controlada. Pero es indudable que en la medida que pasa el tiempo las normas dictadas por la Real Pragmática se van olvidando, pues cincuenta años más tarde, en l838 se vuelve a realizar un nuevo Padrón y entre las veintiuna familias registradas aparecen nueve jornaleros, cinco herreros y dos labradores, pero también ocho esquiladores, un canastero y un chalán20 que sin duda alguna habían escapado a la vigilancia.

  • 21 Ibidem, p. 10.

36Se inician nuevos apercibimientos y se les hace saber que se “apliquen a un oficio de conocida utilidad, tanto por ellos como por el país, pues la ocupaciones que tienen no son suficientes como lo manifiesta el Señor Jefe Político de la Provincia advirtiéndoles que de no cumplir el mandato se les castigará con las penas que marcan las leyes”21.

37Una vez más, el problema del pueblo gitano y su integración en la sociedad seguía sin resolver. La sociedad dominante continuaba sin reconocerlos y ellos seguían aferrándose a sus costumbres y a su cultura.

La cultura gitana

  • 22 J. de D. Ramírez Heredia, ¿Periodistas contra el racismo? La prensa española ante el pueblo gitano (...)

38La cultura es la expresión más genuina de la cohesión de un grupo humano, de un pueblo. Los pueblos respiran su cultura y la necesitan para seguir viviendo. La cultura es una composición donde se mezcla el saber y el sentimiento, y permite dar señas de identidad a los pueblos22.

39Pueden existir pueblos que no tengan territorio, que no tengan ni siquiera la pretensión de tenerlo, pero si mantienen su cultura, su “sentirse pueblo”, pueden existir durante siglos. El mundo está lleno de ejemplos que nos demuestran hasta que punto eso es así; los gitanos son uno de esos pueblos.

40Su propia historia ha ido moldeando los rasgos más característicos de su cultura. Entre ellos destaca el hecho de la ausencia de literatura, propiamente gitana; es una cultura ágrafa, hablada, transmitida de generación en generación; como consecuencia de ello, es posiblemente más viva y representativa del conjunto del pueblo.

41En este sentido, lo que conforma la cultura es la lengua, las leyes gitanas y el compendio de tradiciones, costumbres, ritos y expresiones artísticas que el conjunto de los gitanos reconocen y aceptan como propias, en la medida que son expresiones de su vida cotidiana.

42Durante mucho tiempo se han mantenido una serie de tópicos sobre los gitanos como cobertura para la persecución y el racismo, creándose una auténtica “leyenda negra”, de forma que mientras la sociedad dominante ha utilizado el término “gitano” como sinónimo de ladrón, vago y conflictivo, para el pueblo gitano, el ser gitano conlleva el respeto a una serie de valores y comportamientos éticos universalmente aceptados como signo de civilización y madurez, y son, entre otros, los siguientes:

  • El respeto a la familia como institución suprema de la sociedad gitana.

  • El cuidado de los hijos y de los ancianos que gozan del respeto y la consideración máxima.

  • La hospitalidad como obligación que debe manifestarse con agrado y máxima atención.

  • El honor que significa el cumplimiento de la palabra dada y la fidelidad a la “Ley Gitana”.

  • El sentido de la libertad como condición natural de la persona.

  • El sentido de la solidaridad y la ayuda para con los miembros de la etnia como obligación.

    • 23 A. Vegas Cortés, «Los gitanos en España», I tchatchipen 11 (julio-septiembre 1995). pp. 37-47.

    El cumplimiento de las decisiones tomadas por los mayores cuando éstos las toman en cumplimiento de la Ley Gitana23.

43En definitiva, lo importante para los gitanos es el mantenimiento de sus tradiciones, costumbres, ritos y expresiones artísticas.

44La expresión artística por excelencia es el Flamenco, auténtica expresión del pueblo gitano.

45¿Cómo, cuando y donde se forjó el Flamenco?

46Los gitanos salieron de la tierra que les vio nacer para llegar a un lugar en la zona más occidental del mundo conocido; un lugar por el que habían pasado una serie de pueblos como los fenicios, los griegos, los romanos, los bizantinos, los musulmanes o los judíos, y en el que algunas familias gitanas encontraron su tierra prometida. Ese lugar era Andalucía.

  • 24 A. Fernández Bañuls, «El flamenco: un arte de gitanos y andaluces», El Folklore Andaluz. Revista de (...)

47Algo encontraron en el sur de España que los retuvo y, a pesar de las duras pragmáticas reales que se dictaron contra ellos, se quedaron y asentaron hasta la actualidad. Aquí se quedaron los gitanos y aquí asumieron la música existente, escuchando los himnos judíos, las canciones moriscas y los romances. Aquí sufrieron lo indecible y fueron acumulando pena y dolor a la pena y dolor traídos desde lejos. Elevaron su raza y dignidad creando un arte gitano, un arte para sobrevivir, para celebrar su sangre, un arte que se creó encerrado tras las puertas de sus cuevas, tan celosamente guardado como las tradiciones más enigmáticas que les permitieron conservar su raza y la fidelidad a sus leyes y a sus antepasados24.

48El cante flamenco se formó entre los siglos XVI y XVIII. En Andalucía, los gitanos se encontraron con un folklore propio que en parte les recordaba el suyo. Entonces asimilaron los cantos y danzas existentes en el pueblo, refundiendo y creando el llamado flamenco primitivo.

49Según Antonio Mairena y Ricardo Molina en su libro Mundo y formas del arte flamenco, los elementos integrados en el flamenco son las canciones campesinas de los agricultores moriscos de las campiñas de Sevilla y Jerez y los restos judíos del folklore oriental andaluz, respaldado por la gran tradición bética; los gitanos aportaron su apasionamiento, su sentido trágico de la vida, su tradición cantora –llena de reminiscencias indúes–, su nativo don del ritmo y, sobre todo, su arte supremo de lo musical.

  • 25 J. Díez García, «El flamenco, expresión de un pueblo», Andalucía, Madrid, 1980. pp. 329-337.

50El flamenco surge como síntesis de lo andaluz y de lo gitano: hasta que los gitanos no empiezan a cantar por cantes primitivos no puede hablarse de cante flamenco. Ahora bien, este fenómeno exige que los gitanos lleguen a Andalucía y estén en ella al menos dos siglos en contacto con el folklore de la tierra25.

51El Cante nació en Andalucía, entre Ronda, Sevilla y Cádiz, y hoy llega a todos los rincones del mundo. Los artistas flamencos lo han llevado y dignificado por los cinco continentes, pero sólo donde nació, es donde surge espontáneamente en los niños y en las fiestas. Los gitanos son los únicos que lloran a los muertos cantando.

  • 26 A. Fernández Bañuls, «El flamenco: un arte de gitanos y andaluces», El Folklore Andaluz, Revista de (...)

52Relata Fernández Bañuls que un cantaor jerezano, fallecido hace pocos años, Fernando Terremoto, se encontraba en Madrid actuando, cuando un amigo lo llamó para decirle que su madre se encontraba enferma. Cuando Terremoto llegó a Jerez, la encontró de cuerpo presente. No dijo nada. Se sentó junto a ella con la cabeza baja, sin una lágrima, sin más consuelo que algún vaso de vino que tomó en la taberna vecina, abierta para el duelo. Con la mañana llegó la hora de ir al cementerio. Fernando iba tras el coche fúnebre y seguía sin hablar. Cuando se divisó el cementerio empezó a gemir, “mi madre, pobrecita mi madre, mi madre…”. Aquella llamada, parecida a la un niño desconsolado, se convirtió en el grito terrible de una seguidiya. No pudo llorar de otra forma, tanto sufrimiento sólo lo pudo expresar con el cante. Y el lamento se hizo arte26.

***

53Al concluir la Ponencia se proyectó el corto LOS ALMENDROS – PLAZA NUEVA, del Director Álvaro Alonso Gómez.

54Este corto fue galardonado con el Primer Premio del Festival de Cortos, Almería 2000, y estuvo nominado a los GOYA.

55El corto es un canto de esperanza. En él se plantea de forma optimista que la integración del pueblo gitano en la sociedad mayoritaria paya es posible. Cuenta una historia real. La acción se desarrolla en Almería. El protagonista, al que llaman “Payo Antonio”, un tanto rebelde, se metió en líos en la empresa de autobuses públicos en la que trabajaba y fue castigado a conducir un autobús que cubría la línea LOS ALMENDROS-PLAZA NUEVA, que nadie quería por ser muy conflictiva, ya que la utilizan fundamentalmente gitanos (Los Almendros es un barrio de la periferia de Almería cuya población es mayoritariamente gitana). Lo mandaron por dos meses y se quedó diez años.

56En el corto juega un papel importante el Flamenco, que utilizan los gitanos para expresar sus sentimientos. Tocan y cantan cuatro piezas: un martinete, unos tangos de fiesta, soleares y una taranta. Otro centro de interés de la película es la vida cotidiana y las costumbres del mundo gitano manifestado en el lenguaje, el vestido y el comportamiento de sus protagonistas. Por último habría que destacar la buena relación y convivencia a la que llegan los gitanos y el conductor del autobús.

57Por todo ello se puede concluir que:

  • El planteamiento del corto es optimista e integrador.

  • Frente a la cara negativa de la exclusión, muestra la cara positiva de la integración.

  • Presenta a los gitanos como un colectivo espontáneo y entrañable.

  • La fuerza del corto está en los mismos actores, gitanos y payos; todos procuran la convivencia que lleva a la integración y a la felicidad.

Notes

1 Sobre esta cuestión ver: A. Gómez Alfaro, La gran redada de gitanos. España: la prisión general de gitanos en 1749, Madrid, 1993; J. L. González Arpide y P. Rodríguez Valverde, «La diáspora gitana: la tolerancia de los primeros años (análisis etno-histórico), Revista de Estudios Humanísticos, 1988. pp. 143-157; M. Martínez Martínez, La minoría gitana de la provincia de Almería durante la crisis del Antiguo Régimen, Almería, 1998; A. Pérez Casas, «Los gitanos: historia de una minoría», XII Encuentro de Historia y Arqueología: Minorías y marginados, San Fernando (Cádiz), 1997, pp. 35-55; M.ª R. Pérez Estevez, El problema de los vagos en la España del siglo XVIII, Madrid, 1976; J. de D. Ramírez-Heredia, Cartas del pueblo gitano, Barcelona, 1994; M. H. Sánchez Ortega, Los gitanos españoles. El período borbónico, Madrid, 1977; M. H. Sánchez Ortega, Documentación selecta sobre la situación de los gitanos españoles en el siglo XVIII, Madrid, 1977; M. H. Sánchez Ortega, Entre la marginación y el racismo. Reflexiones sobre la vida de los gitanos. Compilación de Teresa San Román. Madrid, 1986; M. H. Sánchez Ortega, La Inquisición y los gitanos, Madrid, 1988; M. H. Sánchez Ortega, «La oleda antigitana del siglo XVII», Espacio, Tiempo y Forma . Serie 4, H.ª Moderna 4 (1991) pp. 71-124; M. H. Sánchez Ortega, «Los gitanos españoles desde su salida de la India hasta los primeros conflictos en la Península», Espacio, Tiempo y Forma. Serie 4, H.ª Moderna 4 (1994), pp. 319-354; J. J. Santos Rivas, Historia del pueblo gitano. Sus orígenes. Almería, 1990; A. Torres Fernández, Vivencias gitanas, Barcelona, 1991. A. Vargas González, «La legislación sobre gitanos en la España de los Austrias», Nevipens Romaní 206 (1995), pp. 6-7.

2 M. H. Sánchez Ortega, Documentación selecta sobre la situación de los gitanos españoles en el siglo XVIII, Madrid, 1977, p. 20.

3 Ibidem, p. 21.

4 J. Moreno Casado, «Los gitanos de España bajo Carlos I», Chrónica Nova 4-5 (1969), p. 197.

5 M. Martínez Martínez, «Los gitanos en el sureste peninsular de los siglos XV y XVI», Boletín del Instituto de Estudios Almerienses, Letras 14 (1995), p. 92.

6 M. H. Sánchez Ortega, Documentación selecta sobre la situación de los gitanos españoles en el siglo XVIII. Madrid, 1977. pp. 28-29.

7 Libro en que están copiladas algunas bulas de nuestro mui sancto Padre e concedidas en favor de la jurisdicción de sus Altezas e todas las pragmáticas que están fechas para la buena gobernación del reino . Alcalá de Henares, 1528, fol. XCII. Visto en J. Moreno Casado, Los gitanos de España bajo Carlos I. pp. 184-85.

8 A. Pérez Casas, «Los gitanos: historia de una minoría». XII Encuentro de Historia y Arqueología: Minorías y marginados, San Fernando (Cádiz), 1997, p. 43.

9 Novísima recopilación de las Leyes de España. Tomo IV, libro XII, título XVI. 1985, pp. 367-368.

10 Ibidem, p. 369.

11 M.ª D. Martínez San Pedro, «Los gitanos almerienses: notas para su estudio». XII Encuentro de Historia y Arqueología: Minorías y marginados, San Fernando (Cádiz), 1997, pp. 203-216.

12 A. Pérez Casas, «Los gitanos: historia de una minoría». XII Encuentro de Historia y Arqueología: Minorías y marginados, San Fernando (Cádiz), 1997, p. 45.

13 Ibidem, pp. 45-46.

14 M.ª D. Martínez San Pedro, «Los gitanos almerienses: notas para su estudio», XII Encuentro de Historia y Arqueología: Minorías y marginados, San Fernando (Cádiz), 1997, pp. 203-216.

15 Archivo Municipal de Almería. Leg. 100. Padrón de gitanos de 1783, pp. 19-26.

16 Ibidem, pp. 27v-29.

17 Ibidem, pp. 40-42.

18 Ibidem, pp. 96-97.

19 Ibidem, pp. 100-106v.

20 Archivo Municipal de Almería. Leg. 100, Padrón de gitanos de 1838, pp. 1-8.

21 Ibidem, p. 10.

22 J. de D. Ramírez Heredia, ¿Periodistas contra el racismo? La prensa española ante el pueblo gitano durante 1995 y 1996, Barcelona, 1997, pp. 97-98.

23 A. Vegas Cortés, «Los gitanos en España», I tchatchipen 11 (julio-septiembre 1995). pp. 37-47.

24 A. Fernández Bañuls, «El flamenco: un arte de gitanos y andaluces», El Folklore Andaluz. Revista de Cultura Tradicional 2 (1988), pp. 193-202.

25 J. Díez García, «El flamenco, expresión de un pueblo», Andalucía, Madrid, 1980. pp. 329-337.

26 A. Fernández Bañuls, «El flamenco: un arte de gitanos y andaluces», El Folklore Andaluz, Revista de Cultura Tradicional 2 (1988), pp. 194.

Auteur

© Publicações do Cidehus, 2008

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search