Version classiqueVersion mobile

Inquisición Portuguesa y Monarquía Hispánica en tiempos del perdón general de 1605

 | 
Ana Isabel López-Salazar Codes

Conclusión

Texte intégral

1El período comprendido entre el comienzo del siglo XVII y la llegada a Lisboa de D. Pedro de Castillo, a finales de diciembre de 1604, como nuevo inquisidor general constituye uno de los momentos más complejos de la historia de la Inquisición portuguesa. En menos de un lustro, se sucedieron cuatro inquisidores generales, la monarquía intentó reformar el Santo Oficio portugués, los cristãos-novos consiguieron hacer oír sus voces ante el papa y – quizás lo que suponía un logro aún mayor – ante el rey, se prohibió la celebración de autos de fe, corrieron rumores de que el monarca pensaba recuperar el control de los bienes confiscados... Quizá haya que esperar a 1640 para encontrar de nuevo a la Inquisición en una encrucijada semejante. O a 1674, cuando un cúmulo de circunstancias similares desembocó en la suspensión del Tribunal de la Fe.

  • 1 Magalhães, Joaquim Romero: “Em busca dos “tempos” da Inquisição”, en Revista de História das Ideias(...)

2Pero, ¿qué fue lo que provocó esta sacudida de los cimientos inquisitoriales? ¿Qué pudo generar un ataque tal, que afectaba a la razón de ser de la Inquisición, al inquisidor general, a la estructura institucional y a su base económica? Joaquim Romero Magalhães analizó este período en función de las pretensiones de los cristãos-novos, las necesidades económicas de la monarquía y la resistencia de los inquisidores generales a perder, siquiera momentáneamente, su objeto primero y fundamental de persecución. La oposición de D. António Matos de Noronha, D. Jorge de Ataíde y D. Alexandre de Bragança al perdón general y, por lo tanto, a doblegarse ante los intereses económicos la monarquía acarreó sus sucesivas renuncias al cargo de inquisidor general. Es decir, las presiones de los cristãos-novos ante el papa y el rey para conseguir un perdón general habrían provocado cuatro años de difícil tribulación para el Santo Oficio1.

3Sin embargo, este enfrentamiento propició y fue acompañado por otros motivos de fricción poco valorados, hasta ahora, por la historiografía. Así, los proyectos de la corona de reformar las estructuras del Santo Oficio y su intento de controlar o, incluso, recuperar la administración de los bienes confiscados contribuyeron, aún más, a deteriorar las relaciones entre la Inquisición portuguesa y la Monarquía Hispánica. Los proyectos de reforma, que hemos analizado en la primera parte del presente libro, iban mucho más lejos de intentar introducir cambios que garantizasen mayores posibilidades de defensa del reo o acabasen con los abusos que se cometían durante el proceso. La corona trataba con ellos de hacer del Santo Oficio una institución mucho más dócil y sumisa al poder real.

  • 2 Martínez Millán, José: “Los inquisidores generales durante el reinado de Felipe III”, en Pérez Vill (...)

4Ahora bien: podemos preguntarnos si el conflicto entre la corona y la Inquisición a principios del siglo XVII se produjo, únicamente, en el caso portugués. Es cierto que la Inquisición española experimentó, también a fines del siglo XVI, en concomitancia con el cambio de reinado y el advenimiento del duque de Lerma, cambios significativos que mantienen cierto paralelismo con lo ocurrido en Portugal. Así, en 1599, la corona apeló a la obligación de residencia de los prelados para apartar a don Pedro Portocarrero, obispo de Cuenca, del cargo de inquisidor general y dos años más tarde hizo lo mismo con el cardenal Hernando Niño de Guevara, arzobispo de Sevilla. Tras el paso fugaz por el cargo de don Juan de Zúñiga, obispo de Cartagena, que murió a los pocos meses de ser nombrado, Lerma eligió para ocupar el cargo de inquisidor general a una criatura suya, Juan Bautista de Acevedo. Había servido en casa de Lerma como tutor del duque de Uceda y como agente en la corte del duque mientras éste ocupó el cargo de virrey en Valencia. En 1601 fue nombrado obispo de Valladolid; en 1603 inquisidor general y en 1608 presidente del Consejo de Castilla2.

5Es decir, tanto en el caso de la Inquisición portuguesa como en el de la española, el cambio de régimen, a partir de 1598, provocó una sucesión de nombramientos y renuncias al cargo de inquisidor general que estarían, al mismo tiempo, relacionadas con otras mutaciones semejantes en la cúspide del resto de instituciones del sistema polisinodal. En Portugal, sin embargo, el conflicto entre el Santo Oficio y la corona adquirió mayores dimensiones debido a las peculiaridades propias del reino. En primer lugar, a diferencia del resto de la Península Ibérica, los conversos representaban un problema mucho más manifiesto, de modo que sus críticas y acciones contra el Santo Oficio podían provocar cambios políticos de gran trascendencia. Por otra parte, Portugal había sido el último territorio en agregarse a la Monarquía Hispánica y cualquier novedad planteada por la corona entrañaba mayores dificultades que en otros reinos en los que el poder de los Austrias se encontraba más consolidado.

6Si nos centramos únicamente en la Inquisición, las diferencias entre Portugal y los demás reinos ibéricos eran manifiestas. Durante casi medio siglo, el infante D. Henrique y el archiduque Alberto, dos miembros de la propia familia real y, al mismo tiempo, cardenales y legados del papa, habían ocupado el cargo de inquisidor general, lo que, sin duda, si bien había establecido unos estrechos vínculos entre Inquisición y poder monárquico, al mismo tiempo, había dotado al Santo Oficio de un enorme prestigio e imponente autoridad. En épocas posteriores, pues, ningún inquisidor general estaría dispuesto a perder ni una mínima parte del poder y prerrogativas que había adquirido la institución. Por lo tanto, cuando la monarquía intentó introducir reformas en el Santo Oficio decidió recurrir a la obligación de residencia de los prelados para mantener el cargo de inquisidor general vacante. Pero, a diferencia de lo que ocurría en el caso español, el Conselho Geral gozaba de mayor autonomía y capacidad de resistencia con respecto al poder real que el Consejo de la Suprema y General Inquisición. De modo que, en los períodos de sede vacante, el Conselho, dirigido por ministros que habían iniciado sus carreras en tiempos del cardenal-infante, pugnó para mantener la independencia del Santo Oficio y frenar cualquier tipo de intromisión externa, proviniera ésta de Roma o de Valladolid.

7A partir de 1604, con la promoción de D. Pedro de Castilho al cargo de inquisidor general, las relaciones entre la Monarquía Hispánica y el Santo Oficio portugués entraron en una nueva fase marcada por la progresiva superación de los motivos de conflicto. Ello es así porque, a diferencia de sus predecesores, D. Pedro de Castilho supo ceder allí donde la corona se mostraba más intransigente para, al mismo tiempo, conseguir que Felipe III no introdujese novedades en las estructuras institucionales y en la administración de los bienes confiscados. Castilho, pues, aceptó ejecutar el breve de perdón general lo que, en principio, suponía el fracaso del Santo Oficio en su pugna contra los cristãos-novos y, en cierta medida, contra la propia monarquía. Pero, el Santo Oficio, al aceptar el perdón general, liberaba a la corona de la preocupación que, probablemente, generaba un tribunal que se oponía con fuerza a doblegarse a los intereses de la monarquía. De modo que la ejecución del perdón general, por paradójico que resulte, fue acompañada por el fin de los intentos de la monarquía de introducir reformas en la estructura institucional del Santo Oficio.

8Además, Castilho, frente a la política del Conselho Geral, optó por la colaboración y, tal vez, por cierta sumisión al poder real que resultó muy beneficiosa para el Santo Oficio. Así, permitió a los ministros de la corona que realizasen la visita a los fiscos de los tribunales inquisitoriales y tomasen las cuentas a los tesoreros de dicha institución. Es decir, el inquisidor general demostraba que, en este aspecto, estaba dispuesto a cumplir lo establecido en el Regimento do Conselho Geral. Con el aval que le proporcionaba esta voluntad manifiesta de introducir orden en el fisco, Castilho pudo solicitar al rey que no retirase al cargo de inquisidor general la administración de los bienes confiscados.

9D. Pedro de Castilho contaba con una larga experiencia al servicio del poder real y de la Iglesia, lo que le proporcionaba un amplio conocimiento de los problemas y males que afectaban a las instituciones del reino. Había sido durante años presidente del Desembargo do Paço y había realizado la visita a los tribunales de justicia de Portugal. Por ello, su labor al frente del Santo Oficio fue la de introducir orden. No se trataba, pues, de reformar, sino de restaurar el funcionamiento normal del tribunal tras años de crisis. Para ello, Castilho empleó a los ministros con más larga trayectoria de servicio en la Inquisición. Y, por último, retomó y concluyó el proyecto de elaboración de un nuevo Regimento, que se remontaba a tiempos de D. António Matos de Noronha.

10Como inquisidor general al frente del Santo Oficio, D. Pedro de Castilho buscó la alianza con los ministros más poderosos e influyentes. Así, son numerosos los ejemplos de colaboración y apoyo entre el inquisidor general y don Cristóbal de Moura, virrey de Portugal entre 1608 y 1612. Pero, ante todo, Castilho supo ganarse la confianza del duque de Lerma, con el que mantuvo una comunicación constante a través del secretario Fernão de Matos.

11Falta, por último, responder a una última pregunta. Esto es, si el período filipino presenta una especificidad y singularidad propia en la historia de la Inquisición portuguesa. El profesor Magalhães puso de manifiesto que en el devenir histórico del Santo Oficio podían coexistir y superponerse tiempos distintos, en función bien de los ritmos represivos, bien del propio desarrollo institucional de la Inquisición. Pero, además, los tempos da Inquisição no tienen por qué coincidir, y de hecho no lo hacen, con las mismas fases o etapas en que se divide la historia de Portugal. La Inquisición tuvo una dinámica histórica propia y unos problemas estructurales que se repitieron bajo las sucesivas dinastías de los Avís, los Austrias y los Braganças.

12A pesar de ello, la Unión Dinástica introdujo novedades en los vínculos entre el Santo Oficio y la corona. Asimismo, los cambios políticos que tuvieron lugar en el gobierno de la monarquía a la muerte de Felipe II también afectaron a dichas relaciones. Quizá fue la posibilidad de que la corona intentase introducir novedades en el Santo Oficio tendentes a asimilar sus estructuras a las de la Inquisición española y el fantasma de que tales cambios pudieran desembocar en una anexión lo que dio una especificidad y contenido propio al período. Por lo demás, el Santo Oficio portugués, como institución que podía hacer uso de su doble naturaleza, real y apostólica, para mantener su autonomía frente a la corona y al papado, mantuvo en todo momento como objetivo prioritario la conservación de su propio poder y el freno a cualquier intromisión externa. Las palabras de los diputados del Conselho Geral, Rui Pires da Veiga y Marcos Teixeira, resumían, en 1604, el programa político que el Santo Oficio intentó mantener a lo largo de la unión dual:

  • 3 BNP. FG. Cod. 1535. Fols. 406r-409r: Parecer de Rui Pires da Veiga y Marcos Teixiera sobre si ha de (...)

“Y parece que basta para se não haver de innovar cousa algua do antigo nesta materia não se mostrar nem haver evidente utilidade e neçessidade […] porque novidades são odiosas e se não devem introduzir senão quando poder tolerar e for preiudiçial e constar claramente do fructo e proveito que da novidade se ha de seguir”3.

Notes

1 Magalhães, Joaquim Romero: “Em busca dos “tempos” da Inquisição”, en Revista de História das Ideias, 9 (1987), pp. 200-202.

2 Martínez Millán, José: “Los inquisidores generales durante el reinado de Felipe III”, en Pérez Villanueva, Joaquín y Escandell Bonet, Bartolomé: Historia de la Inquisición en España y América, vol. I: El conocimiento científico y el proceso histórico de la institución (1478-1834), Madrid, BAC-CEI, 1984, pp. 887-892. Feros, Antonio: El duque de Lerma. Realeza y privanza en la España de Felipe III, Madrid, Marcial Pons, 2002, pp. 242-243.

3 BNP. FG. Cod. 1535. Fols. 406r-409r: Parecer de Rui Pires da Veiga y Marcos Teixiera sobre si ha de haber diputados o consultores. Lisboa, 16 de julio de 1604.

© Publicações do Cidehus, 2010

Licence OpenEdition Books

Acheter

Volume papier

amazon.fr
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search