Version classiqueVersion mobile

Inquisición Portuguesa y Monarquía Hispánica en tiempos del perdón general de 1605

 | 
Ana Isabel López-Salazar Codes

Segunda parte. Tiempo de restauración (1605-1615)

Capítulo 9. El regimento de 1613

Texte intégral

  • 1 Revah, Israël-Salvator: “L’installation de l’Inquisition à Coimbra en 1541 et le premier règlement (...)
  • 2 António Baião estudió el Regimento del cardenal-infante y sus conexiones con las normas procesales (...)
  • 3 Magalhães, Joaquim Romero: “Em busca dos “tempos” da Inquisição (1573-1615)”, en Revista de Históri (...)

1En 1552, el cardenal-infante D. Henrique, inquisidor general, había ordenado el nuevo Regimento de la Inquisición portuguesa, que venía a sustituir al anterior de 15411. En 1564, fue completado con veintitrés capítulos más que contenían adiciones y aclaraciones al texto2. El Regimento de D. Henrique resultó de una gran longevidad pues sólo en 1613 fue sustituido por otro texto que fijaba, de forma mucho más prolija, las normas y fases del procedimiento inquisitorial así como la estructura de la propia institución. Como señaló hace años Joaquim Romero Magalhães, D. Pedro de Castilho, al publicar este nuevo Regimento, concluía un proceso, iniciado en 1593, destinado a reestructurar y unificar el procedimiento de la Inquisición portuguesa. Hasta 1598, las disposiciones emanadas del Conselho y del inquisidor general se habían encaminado a precisar minuciosamente todos los aspectos del quehacer del tribunal. A partir de 1599, dicho proceso quedó interrumpido a causa de los avatares y problemas que debió afrontar el Santo Oficio y sólo sería retomado a partir de 1608, una vez que la Inquisición había superado la inestabilidad generada por el perdón general y por los años de sede vacante y ausencias prolongadas de los inquisidores generales3.

  • 4 Vid. el capítulo “La reforma del Santo Oficio y del fisco inquisitorial”.

2Cuando D. Pedro de Castilho aceptó el cargo de inquisidor general en 1604 lo hizo, como hemos señalado, en una coyuntura especialmente complicada para la institución. Frente a la lenta reforma interna, guiada por el inquisidor-mor y el Conselho Geral, la corona intentaba llevar a cabo, aprovechando el ambiente creado por el debate sobre el perdón, una reforma desde fuera, debatida por extranjeros, supervisada por el poder real y de orientación castellana. Sin embargo, entre el proceso de reforma del Regimento iniciado por el Santo Oficio en Portugal y los intentos de la corona de modificar las instrucciones de la Inquisición no existía, únicamente, una diferencia de agentes. Junto a ello, había también una divergencia de objetivos. En sus cartas acordadas y provisiones, el Conselho y el inquisidor general buscaban, ante todo, precisar las normas procesales, fortalecer la centralización e impulsar la uniformidad en el modo de proceder de los diferentes tribunales inquisitoriales. Por el contrario, las instrucciones elaboradas en Valladolid, sin olvidar los aspectos referentes al procedimiento, tendían, sobre todo, a introducir novedades en la estructura institucional del Santo Oficio4.

  • 5 ANTT. TSO. CG. Liv. 369. Fols. 341r-342r: Consulta del Conselho Geral a D. Alexandre de Bragança de (...)
  • 6 BA. GP. Cód. 51-VIII-16. Fols. 27r-30v. Se trata de una lembranças enviadas por D. Pedro de Castilh (...)

3Las reuniones de la primera junta de Valladolid coincidieron con el breve período en que D. Alexandre ocupó el cargo de inquisidor general. En aquel momento, Marcos Teixeira y Rui Pires da Veiga no cesaron de pedir al arzobispo de Évora que intercediese ante el rey para que no se modificara el modo de proceder de la Inquisición portuguesa. Para los diputados, el Conselho, y no los ministros extranjeros nombrados por la corona, debía concluir la reforma del Regimento, iniciada por D. António Matos de Noronha5. En 1604, D. Pedro de Castilho, durante su estancia en Valladolid, conoció las disposiciones emanadas de la junta que se había celebrado en 1603 y participó en la segunda junta, encargada de debatir sobre lo acordado por su predecesora. En aquella situación, el nuevo inquisidor general dirigió todos sus esfuerzos a impedir que el monarca ordenase la reforma del Santo Oficio que planteaban los ministros reunidos en la corte. Para Castilho, cualquier cambio debía partir del conocimiento exacto del estado en que se encontraba el tribunal. Por ello, apelaba a la necesidad de realizar una visita general a las inquisiciones. Además, para Castilho, la reforma del Santo Oficio debía realizarse desde dentro de la institución, coordinada por el inquisidor general y en conformidad con el Conselho6.

  • 7 BA. GP. Cód. 51-VIII-17. Fol. 130r: Carta de D. Pedro de Castilho a Felipe III del 20 de enero de 1 (...)

4En principio, podría pensarse que los capítulos acordados en las juntas de Valladolid generaron un problema de confusión, por cuanto imponían modificaciones en la estructura institucional del Santo Oficio que eran contradictorias con lo establecido en el Regimento de 1552 y en el Regimento do Conselho Geral de 1570. Sin embargo, por lo que sabemos, una vez que se disolvió la segunda junta, la corona no instó a Castilho a que aplicase las nuevas disposiciones. En realidad, había ocurrido lo que en tantas otras reformas: se planteaban, se debatían, generaban oposición, se aprobaban y se diluían. Sólo cuando una u otra medida del inquisidor general necesitaba respaldo y justificación, Castilho recurría a lo asentado en Valladolid, pero, únicamente, como argumento de autoridad o precedente necesario. Así ocurrió, por ejemplo, en el caso de la ampliación del Conselho Geral. Castilho y los propios diputados deseaban aumentar el número de sus miembros, probablemente para constituirlo en un organismo más fuerte. En 1610, el inquisidor general participó a Felipe III que pensaba promover al Conselho a Manuel Álvares Tavares y António Dias Cardoso porque, según lo acordado en las juntas de 1603 y 1604, debía estar integrado por cinco miembros7.

  • 8 ANTT. TSO. CG. Liv. 365. Fol. 45v: Carta de D. Pedro de Castilho a los inquisidores de Lisboa, Coim (...)
  • 9 ANTT. TSO. CG. Liv. 224. Fols. 29r-59r: Capítulos para la reforma del Regimento. Documento sin fech (...)
  • 10 ANTT. TSO. CG. Liv. 224. Fols. 69r-71v: Duvidas para consultar. Fols. 74r-80v: Duvidas que se ham d (...)

5En 1608, D. Pedro de Castilho inició la elaboración del nuevo Regimento8. Se trataba, no obstante, de una obra que el inquisidor general encontró bastante avanzada. D. António Matos de Noronha, en el breve tiempo que, como inquisidor general, había dirigido desde Lisboa el Santo Oficio, ordenó que se redactasen unos apuntes sobre las modificaciones que convendría introducir en cada uno de los capítulos del Regimento de D. Henrique. Asimismo, en dicho borrador se incluyeron nuevos capítulos que venían a precisar de manera más minuciosa cada una de las fases y supuestos de la actividad inquisitorial9. Además, se envió una lista de dudas sobre diferentes supuestos procesales para que se debatiesen en los tres tribunales de distrito. De acuerdo con dicha lista, los inquisidores debían exponer su parecer sobre si en la publicación de las pruebas de la justicia debía decirse al reo el mes y el lugar en el que había cometido la herejía; si podía permitírsele apelar la sentencia interlocutoria; si se debían ratificar los que acusasen de oídas; si se debía absolver de excomunión y reconciliar, de nuevo, al reo que, una vez reconciliado, volviera a ser encarcelado porque no había declarado contra todos sus cómplices; si era preciso reconciliar al que sólo había cometido herejía mental; si los menores de edad debían abjurar públicamente; si en la publicación de la prueba de la justicia se podía incluir la acusación de una persona que no se hubiese ratificado porque murió o se ausentó; si al hereje encarcelado por realizar alguna ceremonia se le podía preguntar por otras; si para considerar a un reo como contumaz y proceder contra él era necesario citarlo personalmente o sólo mediante edictos y, por último, si se podía concluir el proceso de una persona que, tras confesar, moría en la cárcel sin necesidad de llamar a sus herederos. Los inquisidores y diputados de los tres tribunales expusieron sus opiniones sobre dichas dudas y enviaron los documentos al Conselho Geral antes de 159810.

  • 11 En el Regimento de 1552, sólo el capítulo 37 se ocupaba del modo de proceder contra quienes ya habí (...)

6Como puede verse, en tiempos de D. António Matos de Noronha, los debates ocasionados por la reforma del Regimento se centraron, principalmente, en los aspectos procesales y de derecho inquisitorial. A partir de 1608, cuando D. Pedro de Castilho retomó la elaboración del Regimento, se basó, sobre todo, en las adiciones a los capítulos del texto de 1552 elaboradas por mandato de D. António. Incluso los nuevos capítulos que aparecieron en el Regimento de 1613 eran, en ocasiones, meras copias del borrador elaborado entre 1596 y 1598. Así ocurrió, por ejemplo, con los nuevos capítulos sobre el modo de proceder contra los difuntos que derivaban, directamente, de los apuntes de tiempos de Matos de Noronha11.

  • 12 ANTT. TSO. CG. Liv. 129. Fols. 62r-65v: Consulta del Conselho Geral al archiduque Alberto del 12 de (...)

7En el borrador del nuevo Regimento redactado en tiempos de Matos de Noronha también se introdujeron novedades en la estructura institucional del Santo Oficio que resultan de gran importancia porque serían retomadas durante las juntas de Valladolid y, más adelante, en la elaboración del Regimento de Castilho. Así, en el primer capítulo de dicho borrador, se declaraba que cada tribunal debía estar constituido por tres inquisidores, en vez de dos como disponía el Regimento de D. Henrique. Esta idea había surgido pocos años antes, cuando todavía era inquisidor general el archiduque Alberto. En agosto de 1594, cuando el cardenalarchiduque ya había regresado a Madrid, el Conselho, presidido entonces por D. António Matos de Noronha, elevó una consulta al inquisidor general acerca de la provisión de los cargos vacantes. En aquella ocasión, el Conselho recomendó al archiduque ordenar que cada tribunal estuviese formado por tres inquisidores. Sin embargo, el inquisidor general consideró que debían mantenerse sólo dos, además de tres diputados asalariados por tribunal12.

  • 13 Regimento do Santo Offício, 1613, titulo III, capítulo II.

8En el Regimento de 1613, D. Pedro dispuso, finalmente, que cada tribunal inquisitorial estuviese constituido por tres inquisidores. Pero, además, decidió clarificar la situación de los diputados. Como hemos dicho, las juntas de Valladolid propusieron la sustitución de éstos, que emitían voto decisivo y algunos de los cuales percibían salario, por consultores, según el modelo de la Inquisición española, cuyo voto era meramente consultivo y no recibían sueldo. El Regimento de 1552 solamente ordenaba que los inquisidores sentenciasen las causas junto con el ordinario y otros letrados. D. Pedro, en el Regimento de 1613, estableció que hubiese tres diputados con salario en cada tribunal, si bien podría haber más siempre y cuando estos últimos no percibiesen sueldo del Santo Oficio13.

  • 14 Las Instrucciones de Valdés han sido publicadas por Jiménez Monteserín, Miguel: Introducción a la I (...)
  • 15 Como decimos, el capítulo III del título IV de Castilho es copia del 4 de Valdés (“En caso que algu (...)

9Ahora bien, junto a los capítulos de Matos de Noronha, otra fuente para la elaboración del Regimento de 1613 fueron las Instrucciones del inquisidor general don Fernando de Valdés14. En el borrador del Regimento de Castilho se aprecia claramente esta influencia de la legislación del Santo Oficio español, pues es frecuente que se sugiera la copia íntegra de algunos capítulos de las instrucciones valdesianas. Así, por ejemplo, los capítulos III, IV, XVI y LIII, título IV, de Castilho no son más que traducciones de los capítulos 4, 6, 15 y 74 de Valdés, respectivamente15.

  • 16 Vid., por ejemplo, el borrador elaborado en tiempos de Castilho para la reforma del Regimento. ANTT (...)
  • 17 Veamos algunos ejemplos extraídos de unos capítulos para la reforma del Regimento que se elaboraron (...)

10Como es sabido, los ministros y oficiales del Santo Oficio no sólo debían guiar su quehacer cotidiano por el Regimento de 1552 sino también por numerosas provisiones y cartas acordadas, así como por las disposiciones originadas como consecuencia de las sucesivas visitas a los tribunales inquisitoriales16. Si, en lo que se refiere al procedimiento inquisitorial, D. Pedro no pretendía introducir grandes modificaciones, sí es cierto que consideraba muy necesario compilar todo lo que, a lo largo de los años, habían ido ordenando los inquisidores generales y el Conselho. El Regimento de 1613 sería, en parte, una recopilación de las disposiciones anteriores, es decir, de las visitas, provisiones y cartas acordadas, para facilitar su consulta17. Así lo declaraba el propio Castilho en su prólogo:

  • 18 Prólogo de D. Pedro de Castilho al Regimento do Santo Officio de 1613. La cursiva es nuestra.

“Vendo nòs que, depois de ser feito o Regimento do Santo Ofício […] se fieram novamente […] muitas visitações, instruções e provisões pelas quais o dito regimento se emendava e alterava […] determinamos reformar o dito regimento e fazer dele nova recopilação18.

  • 19 Cf. BPE. Cód. CVI/1-34. Fols. 89v-90r: Carta del cardenal Arrigoni a D. Pedro de Castilho del 24 de (...)

11Como vemos, en el Regimento de 1613 se intentaba clarificar y precisar minuciosamente todo el procedimiento inquisitorial, aprovechando la experiencia proporcionada por décadas de actividad, las Instrucciones de Valdés de 1561 y los capítulos redactados en tiempos de D. António Matos de Noronha. Asimismo, recogía los cambios en la estructura del tribunal que habían sido debatidos desde tiempos del cardenal-archiduque Alberto. Y, por último, reflejaba el aumento de la jurisdicción inquisitorial que se había producido en la segunda mitad del siglo XVI y en los primeros años del siglo XVII. Así, el capítulo VIII del título V declaraba que los inquisidores podían proceder contra los sodomitas y contra los clérigos solicitantes. Además, D. Pedro de Castilho pretendió zanjar, de una vez por todas, el conflicto latente con las justicias episcopales motivado por el conocimiento de los casos de bigamia. En el capítulo XXXII del título V declaró que el papa había concedido al Santo Oficio jurisdicción privativa sobre el delito de bigamia. Como hemos comentado anteriormente, Pablo V no llegó nunca a afirmar dicha jurisdicción privativa, por lo que continuaron las disputas y controversias entre los inquisidores y los ordinarios19.

  • 20 Regimento do Santo Officio, 1613, título VI, capítulo VIII.
  • 21 ANTT. TSO. CG. Liv. 365. Fol. 113r: Carta de D. Pedro de Castilho a los inquisidores de Coimbra de (...)
  • 22 “Et latius ac copiosus habetur (uti mihi a nonnullis relatum est) in illo praeclarissimo libro ac d (...)
  • 23 Prólogo del cardenal da Cunha, inquisidor general, al Regimento do Santo Officio, 1774.

12Además, el inquisidor general intentó que los ministros del Santo Oficio conociesen y empleasen el nuevo Regimento. En el mismo texto dispuso que se leyese tres veces al año en la mesa del tribunal y que se entregase una copia a cada diputado20. Y en 1614, un año después de su publicación, ordenó que se leyese siempre antes de iniciar el despacho de los procesos pues en él se recogía todo lo dispuesto anteriormente21. No en vano, Manuel Mendes de Castro, uno de los principales juristas portugueses de principios del XVII, pudo decir del Regimento de 1613: “Nihil ad praxim vel amplius desiderari potest22. Con la publicación del Regimento, Castilho podía dar por concluida su labor de recuperación del poder y autoridad del Santo Oficio. Como afirmó en el siglo XVIII el inquisidor general cardenal da Cunha, “era já então o tempo oportuno de poder sair à luz, impresso sem rebuço nem receio algum, o segundo regimento”23.

Notes

1 Revah, Israël-Salvator: “L’installation de l’Inquisition à Coimbra en 1541 et le premier règlement du Saint-Office portugais”, en Études Portugaises, París, Fundación Calouste Gulbenkian, 1975, pp. 121-153.

2 António Baião estudió el Regimento del cardenal-infante y sus conexiones con las normas procesales seguidas por la Inquisición medieval en “Exegése e estudo do Regimento das inquisições de 1552 até agora inedito”, en Arquivo Histórico Português, vol. V, n. 5-6 (mayo-junio de 1907). Cf. Mea, Elvira Cunha de Azevedo: “O Santo Ofício português: da legislação à prática”, en Estudos em homenagem a João Francisco Marques, Porto, Universidade, 2001, vol. 2, pp. 165-174. Recientemente, el Regimento ha sido publicado por José Eduardo Franco y Paulo da Assunção en As Metamorfoses de um Polvo. Religião e Política nos Regimentos da Inquisição Portuguesa, Lisboa, Prefácio, 2004, pp. 109-135.

3 Magalhães, Joaquim Romero: “Em busca dos “tempos” da Inquisição (1573-1615)”, en Revista de História das Ideias, vol. 9 (1987), pp. 191-228.

4 Vid. el capítulo “La reforma del Santo Oficio y del fisco inquisitorial”.

5 ANTT. TSO. CG. Liv. 369. Fols. 341r-342r: Consulta del Conselho Geral a D. Alexandre de Bragança del 20 de marzo de 1603. ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 170r171r: Consulta del Conselho Geral a D. Alexandre de Bragança del 3 de abril de 1603.

6 BA. GP. Cód. 51-VIII-16. Fols. 27r-30v. Se trata de una lembranças enviadas por D. Pedro de Castilho a Felipe III en el verano de 1604.

7 BA. GP. Cód. 51-VIII-17. Fol. 130r: Carta de D. Pedro de Castilho a Felipe III del 20 de enero de 1610.

8 ANTT. TSO. CG. Liv. 365. Fol. 45v: Carta de D. Pedro de Castilho a los inquisidores de Lisboa, Coimbra y Évora del 6 demarzo de 1608.

9 ANTT. TSO. CG. Liv. 224. Fols. 29r-59r: Capítulos para la reforma del Regimento. Documento sin fecha.

10 ANTT. TSO. CG. Liv. 224. Fols. 69r-71v: Duvidas para consultar. Fols. 74r-80v: Duvidas que se ham de resolver para a reformaçam do regimento do Sancto Officio. Fols. 83r-86r: Resolução que se tomou por mandado do Conselho Geral na mesa do Santo Officio sobre certas duvidas tocantes ao regimento do Sancto Officio da Inquisição. Documentos sin fecha.

11 En el Regimento de 1552, sólo el capítulo 37 se ocupaba del modo de proceder contra quienes ya había fallecido. Este capítulo fue reproducido, casi íntegramente, en el XXVII, título IV, del Regimento de 1613. Pero, además, en el texto de Castilho se unieron dos capítulos más sobre esta cuestión, el XXVIII y el XXIX, que son prácticamente copias del borrador elaborado en tiempos de Matos de Noronha. Cf. ANTT. TSO. CG. Liv. 224. Fols. 42v-43r.

12 ANTT. TSO. CG. Liv. 129. Fols. 62r-65v: Consulta del Conselho Geral al archiduque Alberto del 12 de agosto de 1594.

13 Regimento do Santo Offício, 1613, titulo III, capítulo II.

14 Las Instrucciones de Valdés han sido publicadas por Jiménez Monteserín, Miguel: Introducción a la Inquisición Española. Documentos básicos para el estudio del Santo Oficio, Madrid, Editora Nacional, 1981, pp. 198-240.

15 Como decimos, el capítulo III del título IV de Castilho es copia del 4 de Valdés (“En caso que alguna persona sea testificada del delito de la herejía, si la testificación no fuere bastante para prisión, el testificado no sea llamado ni examinado, ni se haga con él diligencia alguna. Porque se sabe por experiencia que no ha de confesar que es hereje estando suelto y en su libertad y semejantes exámenes sirve más de avisar los testificados que de otro buen efecto y así conviene más aguardar que sobrevenga nueva probanza o nuevos indicios”. “Posto que alguma pessoa esteja indiciada do crime de heresia e apostasia, se a prova não for bastante para prisão, a tal pessoa culpada não será chamada à Mesa, nem examinada, nem se fará com ela diligência alguma, porque se sabe por experiência que não há-de confessar que é herege, estando solta em sua liberdade, e semelhantes exames servem mais de avisar os culpados que de outro bom efeito, e assim convém mais esperar que sobrevenham novos indícios ou nova prova”). La segunda parte del capítulo IV, título IV, de Castilho es casi la traducción del capítulo 6 de Valdés (“El secuestro de bienes se debe hacer cuando la prisión es por herejía formal y no en otros casos que los Inquisidores pueden prender. En el cual secuestro sólamente se pondrán los bienes que se hallaren en poder de la persona que se manda prender y no los que estuvieren en poder de tercero poseedor”. “E o sequestro de bens se não fará senão em caso de heresia ou em casos que haja confiscação de bens pertencentes ao Santo Ofício, nem se sequestrarão bens possuídos por terceiro possuidor, salvo quando o dito possuidor os tiver na mão do dito preso”) El capítulo XVI, título IV, de Castilho se basa en el 15 de Valdés (“Y deben siempre los Inquisidores estar advertidos que no sean importunos ni demasiados en preguntar alguna de las cosas sustanciales, teniendo asimismo mucho aviso de no preguntar fuera de lo indiciado, si no fueren cosas que el reo dé ocasión por su confesión”. “Os inquisidores terão muita consideração quando fizerem perguntas aos réus que seja com muito tento e não lhes perguntem cousa de que não estejam indiciados ou a que eles hajam dado ocasião em suas respostas”). Y el capítulo LIII, título IV, de Castilho procede del 74 de Valdés (“Al tiempo que se vieren los procesos de los que se hubieren de declarar por herejes con confiscación de bienes, los Inquisidores, Ordinario y Consultores, harán declaración del tiempo en que comenzó a cometer los delitos de herejía por que es declarado por hereje, para que se pueda dar al Receptor, si lo pidiere, para presentarlo en alguna causa civil. Y diráse particularmente sin consta por confesión de la parte o de testificación, y así se dará al Receptor”. “E ao tempo do votar em final, os inquisidores e deputados, no fim do assento, declararão o tempo em que o réu cometeu o delito e dirão se está provado por testemunhas, se por confissão da parte, ou por ambos e do que constar do assento se dará certidão ao juiz do fisco, quando a pedir”). Cf. ANTT. TSO. CG. Maço 12. Doc. 32.

16 Vid., por ejemplo, el borrador elaborado en tiempos de Castilho para la reforma del Regimento. ANTT. TSO. CG. Maço 12. Doc. 32. Documento sin fecha.

17 Veamos algunos ejemplos extraídos de unos capítulos para la reforma del Regimento que se elaboraron en tiempos de D. Pedro de Castilho: “que tanto que deposesem as testemunhas se ratifiquem logo conforme a hum capitulo da visitaçam de Lisboa do anno de 78”; “que seponha no regimiento como são obrigados a conhecer de pecado nephando conforme a provição do señor cardenal Henrique” y “que quando o preso se confessar em tormento se escrevão todas as amoestacoes, comminaçoes e negaçois de consideraçam que o preso disse e se lhe fizer porque despois conste do modo per que o dito preso confessou para se saber o credito se lhe fizer conforme a carta acordada”. ANTT. TSO. CG. Maço 12. Doc. 32. En los tres casos la cursiva es nuestra.

18 Prólogo de D. Pedro de Castilho al Regimento do Santo Officio de 1613. La cursiva es nuestra.

19 Cf. BPE. Cód. CVI/1-34. Fols. 89v-90r: Carta del cardenal Arrigoni a D. Pedro de Castilho del 24 de octubre de 1612. ANTT. TSO. CG. Liv. 94. Fol. 239r: Carta del cardenal Millini a D. Pedro de Castilho del 21 de marzo de 1614.

20 Regimento do Santo Officio, 1613, título VI, capítulo VIII.

21 ANTT. TSO. CG. Liv. 365. Fol. 113r: Carta de D. Pedro de Castilho a los inquisidores de Coimbra de diciembre de 1614.

22 “Et latius ac copiosus habetur (uti mihi a nonnullis relatum est) in illo praeclarissimo libro ac decisorio regimine, quod miro ac eleganti stylo conscripsit dominus Antonius Dias Cardosus sanctae & generalis Inquisitionis & Supremi Sentaus Consiliarius sapientissimus vir nostrae aetatis admirabilis sanctitatis & prudentiae, quod nihil plus ad praxim vel amplius desiderari poterit”. Castro, Manuel Mendes de: Practica Lusitana, Lisboa, apud Georgium Rodericum, 1619, pp. 48-49. Cf. Caldas, José Joaquim Pereira: Os Regimentos da Inquisição em Portugal, Braga, Typ. Lusytana, 1877.

23 Prólogo del cardenal da Cunha, inquisidor general, al Regimento do Santo Officio, 1774.

© Publicações do Cidehus, 2010

Licence OpenEdition Books

Acheter

Volume papier

amazon.fr
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search