Version classiqueVersion mobile

Inquisición Portuguesa y Monarquía Hispánica en tiempos del perdón general de 1605

 | 
Ana Isabel López-Salazar Codes

Segunda parte. Tiempo de restauración (1605-1615)

Capítulo 8. La consolidación del tribunal

Texte intégral

  • 1 ANTT. TSO. IL. Proc. 16846: Miguel de Lacerda.

1Durante su primer proceso inquisitorial, Miguel de Lacerda afirmaba que en 1603 D. Pedro de Castilho había declarado “que tanto que fosse inquisidor geral havia de fazer huna visitação a capite usque ad pedes e despois della feita que havia de prover”1. Estas palabras, que el prior de Torres Vedras puso en boca del todavía obispo de Leiria, definen perfectamente el que sería su programa al frente del Tribunal de la Fe: conocer primero lo que necesitaba ser modificado para poder reformar después el Santo Oficio. Tras cinco años de funcionamiento anómalo, debido a la ausencia de inquisidor general, no resulta nada extraño que la primera labor de Castilho estuviera encaminada a conocer el estado real de la Inquisición. Castilho llegaba a Lisboa con la experiencia de haber participado en la segunda junta de Valladolid. Es decir: había tomado parte en los debates sobre la estructura y funcionamiento del tribunal; conocía aquello de que se acusaba a la Inquisición y sabía las modificaciones que habían planteado los ministros reales en las dos juntas reunidas para la reforma del Santo Oficio. Ahora, como inquisidor general, podía llevar a la práctica, sin rupturas ni intromisiones externas, parte de lo que había aprendido.

  • 2 BA. GP. Cód. 51-VIII-16. Fols. 27r-30v: Carta de D. Pedro de Castilho a Felipe III. Documento sin f (...)
  • 3 La visita de 1592 fue publicada en Magalhães, Joaquim Romero: “Em busca dos tempos da Inquisição (1 (...)

2Frente a los proyectos de las juntas de Valladolid, el nuevo inquisidor general tenía conciencia de que había que reformar la Inquisición desde dentro para evitar nuevas injerencias de poderes externos deseosos de introducir cambios. Ya en el verano de 1604, durante el transcurso de la segunda junta, en la participó personalmente, el obispo de Leiria dio cuenta al monarca de que, para redactar un nuevo Regimento, consideraba necesario, primero, visitar los tribunales inquisitoriales a fin de conocer el procedimiento de los ministros y la forma de gobierno de la Inquisición2. Como es sabido, la última visita a los tribunales de distrito había sido realizada por Martim Gonçalves da Câmara en 1592, es decir, todavía en tiempos del archiduque Alberto3. En 1603, los diputados del Conselho Geral expusieron a D. Alexandre de Bragança, entonces inquisidor-mor, la necesidad de inspeccionar los tribunales del Santo Oficio. Sin embargo, en aquel momento no pudo llevarse a cabo debido a que la Inquisición tuvo que concentrar sus esfuerzos en problemas mucho más acuciantes. De modo que cuando Castilho llegó a Lisboa como nuevo inquisidor general hacía más de quince años que nadie investigaba el comportamiento de los ministros y oficiales de la Inquisición.

  • 4 En el tomo XVIII de la Colectânea organizada por Manuel da Cunha Pinheiro [ANTT. TSO. CG. Liv. 259] (...)
  • 5 Desde luego, D. Francisco no debió carecer de ocupaciones durante el año de 1605, porque Felipe III (...)

3Los datos con los que contamos para conocer las visitas de 1605-1606 son realmente escasos y fragmentarios pues, a diferencia de lo que ocurre con las de 1592, no hemos encontrado el auto de publicación de los resultados4. El 26 de febrero de 1605, es decir, apenas dos meses después de haber llegado a Lisboa, D. Pedro de Castilho pasó provisión a D. Francisco de Bragança, diputado del tribunal de Lisboa, para que visitase la inquisición de Coimbra. Por su parte, Rui Pires da Veiga se encargó de la visita a los tribunales de Lisboa, en 1605, y de Évora, durante los primeros meses de 16065. Deberían indagar, de acuerdo con unos interrogatorios prefijados, acerca del gobierno del tribunal; el modo de proceder en el despacho de los procesos; la situación de los presos y el comportamiento de los ministros y oficiales. Además, Castilho aprovechó para pedir al monarca que le hiciese merced de algunas iglesias del patronato real para concederlas a los ministros del Santo Oficio que resultasen culpados en la visita, de modo que, so color de promoción, el inquisidor general pudiese excluir a quienes no hubieran desempeñado correctamente sus obligaciones.

  • 6 ANTT. TSO. CG. Liv. 91. Fols. 107r-107v: Carta de D. Francisco de Castro, rector de la Universidad (...)
  • 7 En 1607, Maria Jorge demandó al solicitador Paulo da Costa para que contribuyese a sufragar los ali (...)
  • 8 ANTT. TSO. CG. Liv. 365. Fol. 101r: Carta de D. Pedro de Castilho a los inquisidores de Coimbra del (...)
  • 9 En Évora, D. Pedro ordenó a los inquisidores que despidiesen a Francisco Fernandes y Bento Lobo, so (...)

4A principios de abril de 1606, Castilho había concluido la inspección de los tres tribunales inquisitoriales6. De estas visitas resultaron culpas contra algunos ministros y oficiales como, por ejemplo, António Barbosa de Luna, diputado de Coimbra, António Pereira, meirinho de Évora, y Paulo da Costa, solicitador de Coimbra. El solicitador vivía amancebado con una mujer y, al parecer, otro tanto debía ocurrir en el caso de António Barbosa de Luna7. Por su parte, António Pereira no obedecía, con la prontitud debida, los mandatos de los inquisidores. En realidad no se trataba de delitos especialmente graves, pues no generaron castigos de importancia. Castilho ordenó a los inquisidores de los tribunales que llamasen ante sí a los oficiales, los reprendiesen y les advirtiesen de que deberían cumplir con sus obligaciones y ser modelos de virtud8. En los casos en los que la culpa revestía mayor gravedad, el inquisidor general ordenó el despido de los acusados9.

  • 10 Vid. el capítulo “El Regimento de 1613”.
  • 11 Vid. el capítulo “La reforma del Santo Oficio y del fisco inquisitorial”.
  • 12 ANTT. TSO. CG. Liv. 365. Fol. 35v: Carta de D. Pedro de Castilho a los inquisidores de Lisboa, Coim (...)

5En segundo lugar, como hemos dicho, “havia de prover ”. La expresión encerraba un doble sentido. Por un lado proveer suponía gobernar y, por lo tanto, reformar el Regimento del Santo Oficio10. La primera disposición de D. Pedro sobre el funcionamiento del tribunal y sobre los ministros del Santo Oficio se encontraba totalmente condicionada por los debates de las juntas de Valladolid. Como hemos expuesto, uno de los asuntos tratados en aquellas reuniones fue el estatuto de los diputados. Los ministros de Felipe III abogaron por la sustitución de los diputados, cargo exclusivo de la Inquisición portuguesa, por los consultores, que no percibían salario y cuyo voto sería sólo consultivo, según el modelo castellano11. La junta de 1603 había acordado, además, que los consultores no pudiesen hacer las audiencias a los reos, pues ésta era competencia exclusiva de los inquisidores. Cuando en 1604 la segunda junta debatió sobre los capítulos acordados en la primera, Castilho se opuso a la sustitución de los diputados por consultores, pero sí expuso que aquéllos no deberían hacer audiencias. Consciente de que la intervención de los diputados en las funciones que correspondían a los inquisidores generaba críticas e intentos de reforma por parte de la corona, al poco de llegar a Lisboa Castilho ordenó a los inquisidores de los tres tribunales que no llamasen a la mesa del tribunal a los diputados más que para despachar los procesos12.

  • 13 António Dias Cardoso fue nombrado inquisidor de Lisboa el 12 de octubre de 1602 para sustituir a An (...)
  • 14 ANTT. TSO. IL. Liv. 104. Fols. 67v-68v y 94v-95: Provisiones del 17 de marzo de 1593 y 29 de diciem (...)

6Pero “prover” podía significar también nombrar y, en el fondo, promover. Castilho estuvo al frente del Santo Oficio diez años por lo que, en 1615, todos los inquisidores y la mayoría de los diputados del Conselho Geral habían sido nombrados por él. Esto es así porque en los cinco años anteriores a la llegada de D. Pedro apenas hubo provisiones de ministros, debido a la ausencia, casi continua, de inquisidor general. Las últimas, en tiempos de D. Alexandre de Bragança, habían sido las de António Dias Cardoso como inquisidor de Lisboa, en octubre de 1602, y de João Álvares Brandão como inquisidor de Coimbra, en septiembre de 160313. El resto de inquisidores habían sido nombrados a finales de la década de 1590 por el archiduque Alberto o por D. António Matos de Noronha. Así, Manuel Álvares Tavares, inquisidor de Lisboa, fue nombrado en 1593, Diogo Vaz Pereira, inquisidor de Coimbra, Salvador de Mesquita y Gaspar Pereira, estos últimos inquisidores de Évora, en 1598, y António Pereira de Meneses, de Lisboa, en 160014. Se trataba de una generación de ministros de la fe, todos canonistas, que, salvo en el caso Manuel Álvares Tavares, habían entrado al servicio de la Inquisición ya en tiempos de Felipe II.

7D. Pedro de Castilho debía confiar bastante en los ministros que integraban el Santo Oficio cuando fue nombrado inquisidor general. Todos los hombres que ejercían el cargo de inquisidores a su llegada a Lisboa, a excepción de Diogo Vaz Pereira, que murió pronto, culminaron sus carreras como diputados del Conselho Geral. Bien es cierto que no todos fueron nombrados para dicho cargo por D. Pedro, pero el hecho de haber progresado dentro del tribunal durante los diez años que rigió el Santo Oficio demuestra que contaban con el apoyo del inquisidor general. Es decir, Castilho utilizó a los ministros que ya formaban parte de la Inquisición a su llegada para constituir, con ellos, un tribunal fuerte e integrado por personas de gran experiencia en los negocios de la fe.

  • 15 ANTT. TSO. IL. Proc. 16846: Miguel de Lacerda.

8Curiosamente, las desavenencias entre el nuevo inquisidor general y los ministros que formaban el Santo Oficio no surgieron con los diputados o inquisidores de los tribunales de distrito sino, precisamente, con los miembros del Conselho Geral, es decir, con aquellos que más insistentemente habían pedido durante años a Felipe III que nombrase inquisidor-mor. A excepción de Rui Pires da Veiga, el primer encuentro entre el recién nombrado inquisidor general y los otros dos diputados del Conselho – Marcos Teixeira y Bartolomeu da Fonseca – no fue nada pacífico. Según declaró Miguel de Lacerda en julio de 1604, Pero da Silva, promotor de Évora, le había dicho que D. Pedro de Castilho era enemigo de Marcos Teixeira15. La noticia tiene visos de ser verdadera, tanto porque procede de alguien que conocía personalmente a Castilho, como porque puede corroborarse con otros indicios. Así por ejemplo, ese mismo mes, D. José de Melo, agente de Felipe III en Roma, daba cuenta al monarca de que la resistencia de Clemente VIII a expedir el breve de nombramiento de Castilho como inquisidor general se debía a las intrigas de Teixeira, al que el agente consideraba “espião do colector”. La acusación contra Teixeira revestía suma gravedad: al parecer, había entregado al colector una carta del inquisidor general al Conselho en la que Castilho ordenaba a los diputados que no remitiesen a Roma el proceso de Ana de Milão. El colector envió el escrito a Roma y, como resulta lógico, Clemente VIII decidió no nombrar inquisidor general de Portugal a una persona que tan poco dispuesta se mostraba a obedecer sus mandatos. Sólo cuando Melo prometió al papa que se le enviaría el proceso, Clemente VIII transigió en expedir el breve de nombramiento de D. Pedro. En realidad, el mismo obispo de Leiria conocía la antipatía de Marcos Teixeira, pues en esta ocasión escribió:

  • 16 BA. GP. Cód. 51-VIII-17. N. 17: Carta de D. Pedro de Castilho a D. José de Melo. Cf. Ibidem. N. 16: (...)

“não é necesario dizer mais que ter por verdadeiras cousas que me diserão de Marcos Teixeira sobre sentir muito que eu emtrasse no cargo de inquisidor geral e comforme a este seu sentimento obrou o que pode”16.

  • 17 Ribeiro, Victor: “Os testamentos do Inquisidor Bartolomeu da Fonseca”, en Arquivo Histórico Portugu (...)
  • 18 BA. GP. Cód. 51-VIII-7. N. 337: Carta de Felipe III a D. Pedro de Castilho del 30 de agosto de 1605
  • 19 BA. GP. Cód. 51-VIII-16. Fol. 52r: Carta de D. Pedro de Castilho a Felipe III del 27 de febrero de (...)

9El inicio de la relación entre Castilho y Bartolomeu da Fonseca tampoco fue fácil. Fonseca había llegado a Valladolid más de un año y medio antes de que lo hiciese Castilho y debía considerarse a sí mismo un personaje importante, una especie de pieza fundamental en el vínculo entre la Inquisición y la corona. Como hemos expuesto anteriormente, al poco tiempo de llegar a la corte comenzaron a surgir las tensiones y recelos entre él y sus dos compañeros del Conselho que permanecieron en Lisboa. En parte, se debían a la renuencia de Fonseca a transmitirles lo acordado en la primera junta para la reforma del Santo Oficio, si bien, en este caso, no hacía sino cumplir, según parece, las órdenes del monarca. La llegada de Castilho a Valladolid no contribuyó en nada a mejorar las relaciones entre los tres diputados. D. Pedro acusó a Fonseca de ser el impulsor de las juntas y éste, por su parte, no ocultó su descontento cuando el obispo de Leiria fue nombrado virrey de Portugal17. Tal debía ser el desagrado de Fonseca hacia el que iba a convertirse en su superior, que el propio diputado pidió a Felipe III que lo retirase del servicio de la Inquisición y lo ocupase en otro ministerio. El monarca, antes de tomar ninguna determinación, decidió pedir el parecer de Castilho y de los miembros del Conselho de Estado en Portugal18. Desconocemos la respuesta del virrey, pero lo cierto es que ni Felipe III nombró a Fonseca para otro cargo ni, una vez que Castilho regresó a Lisboa, aquél volvió a ocupar su puesto de diputado en el Conselho, sino que se marchó a Castelo Branco. Sólo a finales de febrero de 1606, D. Pedro escribió a Felipe III que pensaba, de acuerdo con lo que el monarca le había ordenado, readmitir a Bartolomeu da Fonseca en el Conselho Geral19.

  • 20 A finales de agosto, Gaspar Pereira, inquisidor de Évora, había pedido a Castilho que le trasladase (...)
  • 21 Jorge de Melo fue nombrado diputado del tribunal de Évora en 1599. Por su parte, Miguel Pereira hab (...)
  • 22 Jorge de Melo recibió el sueldo de inquisidor de Évora hasta el 30 de junio de 1608. ANTT. TSO. IE. (...)
  • 23 Miguel Pereira tomó posesión del cargo de inquisidor de Évora el 23 de julio de 1608. Domingos Risc (...)

10Una vez que el inquisidor general había logrado superar el enfrentamiento con los diputados y que, gracias a las visitas, conocía el estado real de los tribunales, el comportamiento de los diferentes ministros y los aspectos que necesitaban reforma, era posible, ya sí, gobernar la institución e iniciar la política de nombramientos. En otoño de 1606 tuvo lugar la primera remodelación de los cuadros inquisitoriales. D. Pedro nombró inquisidor de Coimbra a Gaspar Pereira, hasta entonces en Évora, lo que obligó a buscar un nuevo inquisidor para este tribunal20. A finales de octubre, los del Conselho Geral elevaban una consulta a D. Pedro en la que proponían como posibles inquisidores de Évora a Pedro de Castilho, diputado de Lisboa y sobrino del inquisidor general, a Jorge de Melo y a Miguel Pereira, estos últimos diputados de Évora desde hacía siete años. D. Pedro decidió nombrar a Jorge de Melo, hermano de Martim Afonso de Melo, que había integrado el Conselho Geral hasta 1599, cuando fue consagrado obispo de Lamego21. Pero la salida de Melo del tribunal de Évora, en 1608, hizo necesario el nombramiento de un nuevo inquisidor22. Esta vez, los diputados del Conselho propusieron al doctor Domingos Riscado, a los licenciados Miguel Pereira y Manuel Pereira y a D. Rodrigo da Cunha. Salvo este último, se trataba de ministros de larga trayectoria dentro de la Inquisición: Riscado llevaba catorce años al servicio del Santo Oficio; Miguel Pereira, quince y Manuel Pereria nueve. D. Pedro decidió nombrar inquisidor de Évora a Domingos Riscados pero, debido a que éste no aceptó, proveyó finalmente en el cargo a Miguel Pereira23.

  • 24 Salvador de Mesquita sólo recibió en Évora el sueldo de los tres primeros meses de 1610. ANTT. TSO. (...)
  • 25 ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fols. 120r-120v: Consulta del Conselho Geral a D. Pedro de Castilho del 13 (...)
  • 26 ANTT. TSO. CG. Liv. 365. Fol. 106r: Carta de D. Pedro de Castilho a los inquisidores de Coimbra de (...)

11La gran remodelación de los ministros del Santo Oficio tuvo lugar entre marzo de 1610 y mayo de 1612. En mayo de 1610, Salvador de Mesquita fue nombrado inquisidor de Lisboa, si bien debía conocerse desde meses antes que dejaría el tribunal eborense porque en noviembre de 1609 el Conselho Geral elevó una consulta a Castilho en la que le proponía los diputados que podrían pasar a ocupar el cargo de inquisidor24. Rui Pires da Veiga y Bartolomeu da Fonseca señalaron a António de Sá Pereira, diputado de Coimbra, a Manuel Pereira y a D. Rodrigo da Cunha25. D. Pedro eligió a António de Sá Pereira, pero o bien éste no aceptó o, lo que parece más probable, no pudo hacerlo pues sabemos que a la altura de 1609 se encontraba enfermo y, por ello, no acudía al despacho de los procesos de Coimbra26. De modo que, finalmente, en marzo de 1610, Manuel Pereira, que en ocasiones anteriores había sido postergado, lograba acceder al cargo de inquisidor.

  • 27 Regimento do Conselho Geral, capítulo 2. Publicado por FRANCO, José Eduardo, y AS-SUNÇÃO, Paulo de:(...)

12Por su parte, el traslado de Salvador de Mesquita al tribunal de Lisboa estaba motivado por la provisión de António Dias Cardoso y Manuel Álvares Tavares para diputados del Conselho Geral. Estos nombramientos respondían a lo que constituyó, quizás, la reforma estructural más importante del gobierno de D. Pedro de Castilho. El Regimento do Conselho Geral ordenado por D. Henrique establecía que este órgano supremo estuviese integrado por tres diputados27. Pero, a comienzos del siglo XVII, la centralización progresiva del Santo Oficio había generado un notable aumento del volumen de los asuntos que pasaban por el Conselho, de modo que tres diputados resultaban escasos para poder resolverlos con la diligencia y rapidez deseada. La primera junta de Valladolid había acordado la ampliación del número de diputados del Conselho a cinco, dos de los cuales deberían ser desembargadores del Desembargo do Paço. Hasta donde sabemos, en la segunda junta, es decir, en la que estuvo Castilho, se aprobó que el Conselho pasase a estar constituido por cinco miembros pero no se especificó que dos de ellos hubieran de ser laicos, como sí se había hecho en 1603.

  • 28 BA. GP. Cód. 51-VIII-17. Fol. 130r: Carta de D. Pedro de Castilho a Felipe III del 20 de enero de 1 (...)
  • 29 ANTT. TSO. CG. Liv. 136. Fols. 100r y 102r: Provisiones del 25 de abril de 1611 y de 3 de enero de (...)

13Cuando D. Pedro asumió el gobierno del Santo Oficio prefirió, durante los primeros años, no introducir reformas. Era necesario, primero, solucionar los problemas generados por el perdón general, dotar al Santo Oficio de una base económica sólida y visitar los tribunales inquisitoriales. Sin embargo, el inquisidor general no olvidó lo acordado en Valladolid y, así, en enero de 1610 participó al monarca que el Conselho Geral debía estar formado por cinco miembros. Para los dos nuevos lugares, Castilho proponía a Manuel Álvares Tavares y a António Dias Cardoso, los inquisidores más antiguos del reino, que llevaban más de treinta años al servicio del Santo Oficio28. Poco después, las muertes de Marcos Teixeira y, más tarde, de Manuel Álvares Tavares obligaron a D. Pedro a buscar nuevos diputado y los elegidos resultaron ser Salvador de Mesquita, nombrado en abril de 1611, y D. Fray Cristóvão da Fonseca, religioso de la orden de la Santísima Trinidad, obispo de Nicomedia y antiguo prelado de Tomar, provisto en enero de 161229. Por lo tanto, a comienzos de este año, D. Pedro había logrado constituir un Conselho Geral formado por cinco miembros: Bartolomeu da Fonseca, Rui Pires da Veiga, António Dias Cardoso, Salvador de Mesquita y el obispo de Nicomedia. Es decir, ocho años después de ser acordada, se había llevado a la práctica una de las disposiciones de las juntas de Valladolid, gracias a la labor del inquisidor general Castilho.

  • 30 Además, en 1611 Gaspar Pereira abandonó el cargo de inquisidor de Coimbra. En realidad, hacía tiemp (...)
  • 31 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 234v: Carta de D. Pedro de Castilho a Miguel Pereira de mayo de 1612.
  • 32 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 234v-235r: Carta de D. Pedro de Castilho a Simão Barreto de mayo de 1 (...)
  • 33 ANTT. TSO. IL. Proc. 312 (Luís Simões). Fol. 3: Despacho de los inquisidores de Lisboa António Dias (...)
  • 34 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fol. 234v: Carta de D. Pedro de Castilho a João Álvares Brandão de mayo de (...)

14Faltaba, sólo, consolidar la estructura de los tribunales inquisitoriales, de modo que pasasen a estar formados, como se había establecido en Valladolid, por tres inquisidores. Pero aquí Castilho no llegó a poner en práctica lo acordado en las juntas ni lo que él mismo ordenaría en el Regimento de 1613. Es decir, los tribunales de distrito siguieron constituidos, en la práctica, por dos inquisidores. Ello se debía a varios motivos. En primer lugar, probablemente en principio no eran necesarios más, precisamente en los años posteriores al perdón general. Y, por otra parte, es comprensible que el inquisidor general no encontrase ministros suficientes para ocupar los nuevos cargos30. Para remodelar los tribunales del Santo Oficio, D. Pedro decidió el traslado de algunos inquisidores de unos tribunales a otros y la promoción de varios diputados al cargo de inquisidor. Probablemente, el sistema empleado por Castilho consistió en configurar tribunales de distrito en los que interviniesen uno de los inquisidores con más experiencia junto con uno de los recién nombrados. Así, en septiembre de 1611, D. Pedro nombró inquisidor de Coimbra al diputado D. Francisco de Meneses y en mayo de 1612 siguiente ordenó que Miguel Pereria, inquisidor de Évora, pasase a ocupar dicho cargo en Coimbra31. Este mismo mes, el inquisidor general nombró inquisidor del tribunal eborense al licenciado Simão Barreto de Meneses, hasta entonces diputado, que despacharía junto con el inquisidor Manuel Pereira32. En Lisboa la situación era más complicada, debido a que tras el ascenso de Manuel Álvares Tavares, António Dias Cardoso y Salvador de Mesquita al Conselho Geral no quedaba ningún inquisidor. Por ello, Dias Cardoso y Mesquita siguieron desempeñando este oficio aun después de haber accedido al Conselho33. Y en mayo de 1612, D. Pedro ordenó a João Álvares Brandão, inquisidor de Coimbra, que se trasladase a Lisboa34.

  • 35 ANTT. TSO. IL. Liv. 104. Fols. 143v-144v: Provisiones de D. Pedro de Castilho del 1 de julio de 161 (...)
  • 36 ANTT. TSO. IC. Liv. 252. Fol. 243r: Provisión de D. Pedro de Castilho del 15 de octubre de 1613. AN (...)

15La última provisión durante el mandato de Castilho adoptó una forma especial. El 1 de enero de 1612, D. Pedro nombró inquisidores al doctor D. Rodrigo da Cunha y al licenciado Rui Fernandes de Saldanha, ambos diputados de Lisboa desde 1608. Sin embargo, aunque tomaron posesión del cargo al día siguiente, D. Pedro estableció que no servirían como inquisidores ni percibirían sueldo de tales hasta que él les señalase el tribunal donde deberían ejercer35. En octubre de 1613 Rui Fernandes de Saldanha fue enviado, finalmente, a Coimbra y en febrero de 1615 D. Rodrigo da Cunha fue designado inquisidor de Lisboa36.

16A mediados de 1612, después de las nuevas provisiones de mayo, D. Pedro podía considera que su labor de reorganización del tribunal inquisitorial había concluido. Tras siete años al frente del Santo Oficio, había logrado transformar el Conselho Geral y había constituido los tres tribunales de distrito según un modelo que combinaba, en cada tribunal, uno de los inquisidores más experimentados con otro de los recién nombrados. A partir de ese momento, D. Pedro no tenía, en principio, que preocuparse por realizar más nombramientos. Y, sin embargo, una decisión del monarca no sólo le obligó a modificar la estructura que, desde las juntas de Valladolid, se había diseñado para el Conselho Geral sino que generó una fuerte oposición por parte de un inquisidor general que, hasta entonces, se había caracterizado por cumplir, casi sin resistencia, las disposiciones regias.

  • 37 Sobre las relaciones entre la Inquisición portuguesa y la orden de Santo Domingo, vid. PAIVA, José (...)

17El 23 de septiembre de 1614, Felipe III, a instancias de su confesor, fray Luis de Aliaga, hacía merced a la orden de Santo Domingo de un lugar perpetuo en el Conselho Geral y en el Consejo de la Suprema Inquisición37.

  • 38 BA. GP. Cód. 51-VIII-17. Fols. 119r-119v y 47r: Cartas de D. Pedro de Castilho a Felipe III del 3 y (...)

18En España, la decisión real generó problemas porque Felipe III pretendía que Aliaga, designado para ocupar el lugar, precediese al resto de consejeros. Finalmente, se acordó que el dominico se sentaría después del consejero más antiguo sólo en el caso de que aquél fuese, al mismo tiempo, confesor real. En Portugal, la decisión de Felipe III venía a desajustar la organización del Conselho planteada en las juntas de Valladolid y ejecutada por D. Pedro de Castilho a lo largo de casi diez años. Se trataba de una injerencia del poder real y, en la sombra, de Aliaga, que el inquisidor general se mostró muy renuente a tolerar. Sin embargo, pese a los esfuerzos de D. Pedro de Castilho, Felipe III se negó a revocar la merced y la orden de Santo Domingo quedó con un lugar reservado para uno de sus religiosos, tanto en el Consejo de la Suprema como en el Conselho Geral38.

  • 39 Vid. el capítulo “La lucha contra las eregias destes tempos”.
  • 40 ANTT. TSO. CG. Liv. 365. Fol. 97r: Carta de D. Pedro de Castilho a los inquisidores de Coimbra del (...)
  • 41 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fol. 232r: Cartas de D. Pedro de Castilho a D. Jerónimo Teixeira Cabral, ob (...)

19El Santo Oficio no estaba constituido, únicamente, por los ministros y oficiales que formaban parte de los tribunales de distrito y del Conselho Geral. Fuera de la sedes, la Inquisición estaba integrada, además, por los visitadores de naves, los comisarios y los familiares, que permitían extender el control sobre el territorio y las personas más allá del espacio reducido de las ciudades de Lisboa, Coimbra y Évora. En otro capítulo hemos comentado el interés de Castilho, desde su nombramiento como inquisidor general, por constituir una red de visitadores de naves en los puertos del reino, a fin de controlar la entrada de libros prohibidos y de advertir a los extranjeros que se abstuviesen de cometer herejías en Portugal39. También desde el comienzo de su gobierno, D. Pedro intentó configurar una malla de familiares por todo el país, especialmente, en la ciudad de Lisboa. Parece ser que, después de cinco años en los que el Santo Oficio tuvo que hacer frente a acuciantes problemas, el Conselho Geral había perdido el control sobre el número de familiares y comisarios que había en el reino. Por ello, tres meses después de llegar a Lisboa, D. Pedro encargó a los inquisidores de Coimbra, y suponemos que asimismo a los del resto de tribunales, que le informasen qué familiares y comisarios estaban vivos y a quiénes se podría nombrar40. Un mes más tarde, el inquisidor general pedía a los obispos de Funchal y Angra que le enviasen información sobre las personas que podrían servir de comisarios, notarios y familiares en las islas de Madeira y Azores41.

  • 42 Magalhães, Joaquim Romero: “Em busca dos tempos da Inquisição (1573-1615) ”, en Revista de História (...)
  • 43 TORRES, José Veiga: “Da Repressão Religiosa para a Promoção Social. A Inquisição como instância leg (...)
  • 44 AGS. SP. Portugal. Lib. 1483. Fol. 47r: Carta de D. Pedro de Castilho al duque de Lerma del 9 de no (...)
  • 45 BA. GP. Cód. 51-VIII-5. Fol. 114r: Carta de Felipe III a D. Pedro de Castilho del 24 de julio de 16 (...)

20Pero el interés principal de Castilho no radicaba tanto en nombrar más familiares cuanto en introducir cambios en el perfil social de las familiaturas. Tras la visita de Martim Gonçalves da Câmara a los tres tribunales, el archiduque Alberto, inquisidor general, había dispuesto que los familiares fuesen siempre trabajadores mecánicos42. Así, a principios del siglo XVII, los labradores y artesanos constituían, según los datos de José Veiga Torres, el 34,7% y el 38,8% del total de familiares, respectivamente43. D. Pedro de Castilho trató, cuanto pudo, de conseguir que Felipe III le permitiese nombrar a fidalgos y personas “ de muita calidade ”. Para Castilho, la existencia de familiares fidalgos contribuiría a incrementar la autoridad y el prestigio de la Inquisición portuguesa al tiempo que – y esto podía interesar a la corona – la asimilaría a la española. En noviembre de 1606, D. Pedro solicitaba, por primera vez, al monarca que le permitiese tales nombramientos y en junio de 1608, es decir, después de año y medio, volvía a presentar al monarca dicha petición44. Sin embargo, a pesar de la insistencia del inquisidor general, Felipe III se negó a introducir ninguna modificación en este aspecto, probablemente para evitar que la nobleza uniese a sus ya extensos privilegios los que entrañaba el fuero inquisitorial45.

*

21La consolidación del Santo Oficio y, sobre todo, la ampliación de sus estructuras implicaban, necesariamente, la existencia de unas bases económicas sólidas con las que sufragar los gastos de la institución y los sueldos de sus ministros y oficiales. Ésta fue, sin lugar a dudas, una de las tareas más arduas y complicadas del inquisidor general D. Pedro de Castilho. En primer lugar, era necesario asegurar que el Santo Oficio conservaría la administración de los bienes confiscados que, como sabemos, jurídicamente pertenecían a la corona. Pero, al mismo tiempo, D. Pedro era consciente de que las confiscaciones constituían una fuente de ingresos que podía ser, en ocasiones, muy insegura. Así por ejemplo, cuando se publicó el perdón general, con la puesta en libertad de los cristãos-novos desapareció también la esperanza de disponer, al menos momentáneamente, de dinero procedente de confiscaciones. Por ello, Castilho sabía que la Inquisición, si quería reforzar su autonomía y su poder, necesitaba contar con fuentes de ingresos seguras y propias, exclusivas del Santo Oficio y no sujetas a los ritmos de represión coyunturales. Veamos hasta qué punto logró el inquisidor general conseguir estos dos fines: conservar la administración de los bienes confiscados y dotar al Santo Oficio de una base económica propia.

22Desde 1602 hasta la concesión del perdón general los debates sobre el fisco habían pasado a un primer plano tanto en la corte de Valladolid como en las reuniones del Conselho Geral en Lisboa. Los diputados temieron, no sin motivo, que Felipe III aprovechase la coyuntura de debilidad en que se encontraba el Santo Oficio para recuperar la administración de los bienes confiscados o, por lo menos, para supervisar más directamente el funcionamiento del juízo do fisco, organismo encargado de la recaudación de estas haciendas. El deseo del monarca de conocer mejor los rendimientos procedentes de las confiscaciones y el fin a que se destinaban había servido para poner de manifiesto el estado de desorganización en que se encontraba el fisco que impedía saber sus beneficios reales. Las materias económicas habían sido aspectos debatidos en las dos juntas de Valladolid y, si bien no llegaron a introducirse cambios en la administración de los bienes confiscados, la amenaza de que el monarca intentase controlar o, tan sólo, conocer los ingresos y gastos de la institución siguió preocupando a los miembros del Conselho aun después de concedido el perdón general y terminado uno de los períodos más tensos de las relaciones entre la Monarquía Hispánica y el Santo Oficio portugués.

  • 46 ANTT. TSO. CG. Liv. 368. Fol. 163v: Registro del secretario del Conselho Geral del 12 de marzo de 1 (...)
  • 47 Cuando Rui Pires da Veiga tuvo que regresar a Lisboa, D. Pedro de Castilho encargó al inquisidor Sa (...)
  • 48 BNP. FG. Cód. 1537. Fols. 39r-40v: Instrucción de D. Pedro de Castilho al inquisidor D. Rodrigo da (...)

23Cuando asumió el gobierno del tribunal, D. Pedro de Castilho, como paso previo para sustentar su pretensión de que el Santo Oficio conservase la administración de las haciendas confiscadas, decidió demostrar que estaba dispuesto a introducir orden en la gestión del juízo do fisco, a cumplir lo dispuesto en el Regimento y a acabar con los fraudes. Así, en marzo de 1605, comisionó a D. Francisco de Bragança, encargado de visitar el tribunal de Coimbra, para que realizase también la visita al fisco y tomase las cuentas al tesorero46. También Rui Pires da Veiga, al que Castilho ordenó inspeccionar el tribunal de Évora, iba encargado de tomar las cuentas a Cristóvão Godinho, tesoureiro do fisco47. Estos inquisidores deberían examinar los libros de ingresos y gastos; los procesos sentenciados en el juízo do fisco; los inventarios de los bienes confiscados con sus tasaciones correspondientes y la lista de todas las personas que habían sido procesadas en el Santo Oficio desde el día que el tesorero había empezado a servir su cargo. Asimismo, analizarían los gastos ordinarios, es decir, aquellos que acarreaba la recaudación de las haciendas confiscadas, y los extraordinarios, u ordenados por los inquisidores generales, por el Conselho o por los inquisidores de distrito para el alimento de los presos, la defensa de los reos u otras necesidades del tribunal. Si parte de la hacienda inventariada pertenecía a otras personas, los inquisidores deberían examinar el reparto que se había hecho entre ellas y el fisco. Por último, si los presos no habían sido condenados a confiscación, comprobarían si se les habían devuelto los bienes secuestrados48.

  • 49 BA. GP. Cód. 51-VIII-5. Fol. 137r: Carta de Felipe III a D. Pedro de Castilho del 15 de marzo de 16 (...)
  • 50 BA. GP. Cód. 51-VIII-17. Fols. 145r-146v: Carta de D. Pedro de Castilho a Felipe III de enero de 16 (...)
  • 51 D. Pedro no sólo no intentó impedir el cometido de Gonçalo de Faria sino que se mostró dispuesto a (...)

24No obstante y a pesar del empeño de Castilho en demostrar que estaba dispuesto a introducir orden en la institución del juízo do fisco, la corona no abandonó su propósito de supervisar la administración de los bienes confiscados. En noviembre de 1606 Felipe III disponía que se cumpliese el capítulo del Regimento do fisco que establecía que, cada dos años, los provedores das comarcas tomasen cuentas a los tesoreros y las enviasen a los Contos49. Y, al año siguiente, ordenó a los desembargadores António Pinto de Amaral, Gonçalo de Faria y Duarte de Almeida que tomasen las cuentas a los tesoreros del fisco de Lisboa, Coimbra y Évora respectivamente50. A diferencia de lo que había ocurrido en los años anteriores, en los que el Conselho Geral se opuso con fuerza a que ministros ajenos al Santo Oficio controlasen las cuentas de los bienes confiscados, en este momento el inquisidor general decidió prestarles su apoyo y, así por ejemplo, ordenó a los inquisidores de Coimbra que proporcionasen a Gonçalo de Faria, que tomaba cuentas al tesorero del fisco, la lista de las personas que habían sido sentenciadas por el tribunal desde 159451.

  • 52 AGS. SP. Portugal. Lib. 1466. Fols. 66r-76r: Consulta de la Junta de Hacienda de Portugal de 1607.
  • 53 BNP. FG. Cód. 867. Sin fol.: Albalá de Felipe III del 21 de diciembre de 1607.
  • 54 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fol. 129r: Carta de Felipe III a D. Pedro de Castilho del 11 de diciembre d (...)

25Probablemente esta colaboración de D. Pedro con el ministro encargado por la corona de tomar las cuentas no era totalmente desinteresada sino que formaba parte de la estrategia política del inquisidor-mor de reforzar el poder el Santo Oficio, no mediante el enfrentamiento con la corona, sino a través de la sumisión a los designios de la monarquía. Y no fue nimio lo que el Santo Oficio logró a cambio de esta, aparente, claudicación de su autonomía, pues Felipe III decidió prohibir que los cristãos-novos volviesen a solicitar, como habían hecho los años anteriores, el arrendamiento del fisco. En 1606, Afonso Gomes había ofrecido al monarca, en nombre de la gente da nação, 200.000 cruzados, de los cuales 100.000 serían a fondo perdido y 100.000 prestados, a cambio de que durante diez años los condenados por el Santo Oficio no perdiesen sus bienes. Felipe III encargó estudiar esta oferta a la Junta de Hacienda de Portugal que, por su parte, aconsejó al monarca rechazarla porque perjudicaba al Santo Oficio52. El rey dispuso, en diciembre de 1607, que nunca más se tratase de la pretensión de los cristãos-novos de arrendar las haciendas confiscadas53. Es decir, el monarca ordenaba poner “silencio perpetuo” por medio de una carta que, quizás no por casualidad, había sido redactada por el propio inquisidor general Castilho54.

  • 55 Y resultó que tanto Francisco de Resende como, sobre todo, Cristóvão Godinho habían dejado a deber (...)
  • 56 ANTT. TSO. CG. Liv. 368. Fol. 113r: Registro del secretario del Conselho Geral de noviembre de 1609 (...)
  • 57 Así, por ejemplo, en agosto de 1611, D. Pedro de Castilho ordenaba al juez del fisco de Coimbra que (...)
  • 58 ANTT. TSO. CG. Liv. 365. Fol. 128r: Carta del Conselho Geral al juez del fisco de Évora del 1 de ju (...)

26Gracias a la colaboración entre la corona y el Santo Oficio, a la altura de 1608 ya se habían tomado las cuentas a los tesoureiros do fisco de Évora, Coimbra y Lisboa55. Castilho había aprendido que, si quería conservar la administración de los bienes confiscados, debía demostrar al monarca que se cumplía el Regimento; que las cuentas estaban en orden y que la Inquisición podía justificar cuánto ingresaba y en qué gastaba el dinero. Además, era consciente de que, para introducir orden y concierto, no bastaban la visitas aisladas al juízo do fisco, sino que era necesario ejercer un control periódico sobre los tesoreros, tal y como disponía el propio Regimento. Por ello, en noviembre de 1609 volvió a ordenar a Salvador de Mesquita que tomase las cuentas a António Ribeiro, nuevo tesoureiro do fisco de Évora; en abril de 1610 mandó a João Álvares Brandão que hiciese lo mismo con Francisco de Resende, en Coimbra, y en octubre de 1614 encargó a D. Rodrigo da Cunha que tomase las cuentas a António de Carvalho, en Lisboa56. Sólo así se podrían, como deseaba el inquisidor general, conocer los rendimientos exactos de las confiscaciones57. Muerto Castilho, el Conselho Geral continuó con la misma política. En julio de 1615 ordenó que se enviasen a Lisboa los libros de ingresos y gastos así como los inventarios de las personas que perdieron sus bienes durante el tiempo que había sido tesoureiro do fisco de Évora Luís de Figueiredo para poder tomar las cuentas, tarea de la que, finalmente, se encargó el inquisidor Simão Barreto de Meneses58.

27Ahora bien, como hemos expuesto anteriormente, para consolidar la autonomía y el poder del Santo Oficio, D. Pedro de Castilho necesitaba no sólo conservar la administración de los bienes confiscados sino también reforzar las fuentes de ingresos permanentes y propias de la institución. Es decir, el inquisidor general sabía que dotar a la Inquisición de unas bases económicas sólidas, independientes de los vaivenes coyunturales de las confiscaciones y de los intentos de control por parte de la corona, constituía un requisito indispensable para edificar una institución autónoma y fuerte. Desde luego, el propio contexto en el que asumió el gobierno del Santo Oficio demostraba claramente este imperativo, pues con el perdón general cesaban, momentáneamente, las confiscaciones.

  • 59 En 1606, los ingresos del Santo Oficio procedentes de rentas eclesiásticas fueron evaluados en 5.07 (...)
  • 60 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 132r-132v: Instrucción de D. Pedro de Castilho a Gonçalo Carreiro del (...)
  • 61 BA. GP. Cód. 51-VIII-9. Fols. 13r-13v: Carta de Felipe III a don Cristóbal de Moura del 27 de mayo (...)

28Quizás para promover una mayor autonomía del Santo Oficio con respecto al poder real, Castilho procuró, desde un primer momento, consolidar la economía inquisitorial por medio de las pensiones eclesiásticas, de las que el Santo Oficio recibía ya, según parece, más de cinco millones de réis59. Durante su estancia en Madrid, en 1604, el nuevo inquisidor-mor pidió a Felipe III que solicitase al papa la aplicación al Santo Oficio de todos los frutos de las canonjías en las que la Inquisición ya percibía un tercio o la mitad de las rentas. Y, cuando regresó a Lisboa, encargó a Gonçalo Carreiro, agente de la Inquisición portuguesa en la corte, procurar que el rey pidiera al papa la cesión al Santo Oficio de las rentas de la primera canonjía de la colegiata de Guimarães60. Pero, a pesar de que asignar al Santo Oficio los rendimientos de canonjías completas constituía un arbitrio que proporcionaría rentas seguras, el asunto no dejaba de entrañar problemas, pues su resolución podía dilatarse durante meses y años justo en el momento en el que el tribunal se encontraba más necesitado de ampliar sus recursos debido al cese de las confiscaciones. Además, o Felipe III no puso demasiado interés en conseguir esta gracia o el papa no estaba dispuesto a concederla; lo cierto es que la Inquisición portuguesa siguió gozando, únicamente, de la mitad de los frutos de una canonjía en las catedrales de Lisboa, Coimbra y Évora y de un tercio de otra canonjía en cada una de las restantes catedrales del reino61.

  • 62 AGS. SP. Portugal. Lib. 1481. Carta de D. Pedro de Castilho a Felipe III del 18 de enero de 1611.
  • 63 AGS. SP. Portugal. Lib. 1481. Fol. 155r: Consulta del Consejo de Portugal a Felipe III del 26 de ma (...)

29Por otra parte, D. Pedro planteó al monarca otro arbitrio, ideado hacía años por D. Henrique, que, en su opinión, permitiría solventar gran parte de las dificultades económicas del Santo Oficio. El cardenal rey había decidido solicitar al papa que anexionase la abadía de Alcobaça al cargo de inquisidor general, pero murió antes de poder hacerlo. El 18 de enero de 1611, es decir, el mismo día en que moría D. Jorge de Ataíde, capelão-mor y abad de Alcobaça, D. Pedro escribió a Felipe III que llevase a cabo la anexión del citado beneficio, que rentaba unos diez mil cruzados anuales; a cambio, él renunciaría al priorato de Gimarães62. Sin embargo, Felipe III ya había decidido, incluso antes de la muerte de Ataíde, quien sería el nuevo abad de Alcobaça y, frente a la persona elegida por el monarca, nada podía hacer D. Pedro, pues se trataba del infante don Fernando, hijo segundo del rey, que, más tarde, recibiría el capelo cardenalicio y sería nombrado arzobispo de Toledo63.

  • 64 ANTT. Chancelaria de D. Filipe I. Padrões e Doações. Liv. 9. Fol. 77: Albalá del 24 de febrero de 1 (...)
  • 65 AGS. SP. Portugal. Lib. 1493. Fol. 94r: Despacho de Felipe III del 14 de noviembre de 1606. ANTT. C (...)
  • 66 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 173r-173v: Carta del Conselho Geral a D. Pedro de Castilho del 29 de (...)

30Al final, fue necesario buscar el apoyo de la corona que, por su parte, debía garantizar el pago de los salarios de los ministros de la Inquisición. El rey D. Henrique había hecho merced al Santo Oficio de 3.000 cruzados anuales y Felipe II, en 1583, había incrementado la suma en 1.118.000 réis anuales más, de modo que quedó establecida en 2.318.00064. Cuando se publicó el perdón general, la Inquisición manifestó al monarca la necesidad en que se encontraba de conseguir nuevas fuentes de ingresos para sufragar los gastos del tribunal, pues no podía contar con las confiscaciones. Atento a esta solicitud, en enero de 1607, Felipe III hizo merced al Santo Oficio de Lisboa de un juro de 6.930.000 réis anuales, situado en los estancos de los naipes y del solimão65. Al igual que las mercedes de D. Henrique y Felipe II, la de Felipe III incluía la condición de que conforme el Santo Oficio fuese adquiriendo otras rentas se disminuiría en la misma medida la cantidad pagada por la corona. El juro concedido por Felipe III constituía, sin duda, un alivio en la coyuntura en que se encontraba el tribunal, pero no podía considerarse la solución definitiva por los propios apuros de la hacienda real. Así, por ejemplo, en enero de 1604, el Conselho Geral había escrito a Castilho que la Inquisición no percibía desde hacía años los 2.318.000 réis de pensión anual concedida por la corona66. Por lo tanto, aunque en 1607 Felipe III situase el juro en los citados estancos, cabía la razonable duda de si los naipes iban a permitir el sustento de los ministros de la fe.

  • 67 BPE. Cód. CV/2-9. Fols. 392r-392v: Carta de D. Belchior de Teve al duque de Lerma. Documento sin fe (...)

31A pesar del alivio momentáneo, apenas un año después de su concesión este juro de 6.930.000 réis se convirtió en un serio problema para el propio Santo Oficio. Los motivos son claros. Felipe III había otorgado la merced porque, en 1605, la Inquisición se encontró sin los bienes confiscados. Sin embargo, a principios de 1608, las cárceles inquisitoriales comenzaban, de nuevo, a llenarse. Además, el Santo Oficio argumentaba que carecía de dinero, pero las cuentas tomadas a los tesoreros del fisco habían puesto de manifiesto que quizás el problema no fuese tanto la falta de fondos como su mala administración. Entre los más críticos con el Santo Oficio en materia económica se encontraba D. Belchior de Teve, uno de los mejores conocedores de la estructura de la hacienda portuguesa. Teve envió una extensa carta al duque de Lerma en la que refutaba los argumentos empleados por Castilho para sustentar la necesidad de que se incrementasen las rentas del Santo Oficio. En su opinión, el cese de las confiscaciones era sólo temporal, mientras que el juro constituía una concesión perpetua, de modo que, en poco tiempo, la Inquisición gozaría de los ingresos procedentes de una y otra fuente. Además, criticaba el comportamiento de Castilho que había gastado diez mil cruzados en la construcción de una galería en el palacio inquisitorial y pretendía incrementar el número de inquisidores y ministros, a pesar de que él mismo afirmaba que no había casi presos después del perdón67.

  • 68 BA. GP. Cód. 51-VIII-9. Fol. 72r: Carta de Felipe III a D. Pedro de Castilho del 23 de enero de 160 (...)
  • 69 BPE. Cód. CV/2-9. Fols. 394r-395r: Pareçer del marques de Castel Rodrigo sobre lo que escribio don (...)
  • 70 ANTT. TSO. CG. Liv. 314. Fols. 16r-17r: Parecer enviado por el Conselho Geral a Felipe III el 3 de (...)

32Felipe III encargó a Castilho y a don Cristóbal de Moura que estudiaran si era justo que el Santo Oficio percibiese el juro y mantuviese, al mismo tiempo, la gestión de los bienes confiscados o si, por el contrario, estos últimos debían ser administrados, directamente, por los Contos. Asimismo, deberían ponderar si sería conveniente, para evitar los fraudes, que un ministro de la corona asistiese a la elaboración de los inventarios de los secuestros y éstos se llevasen a los Contos para que, una vez que los presos fuesen condenados a confiscación, los bienes se recaudasen allí68. Don Cristóbal de Moura llegó a conclusiones peligrosas para el Santo Oficio, pues propuso al monarca que la Inquisición siguiera percibiendo el juro pero aconsejó que estuviera siempre presente un ministro del rey en la elaboración de los inventarios de los bienes secuestrados y que dichos inventarios se enviasen a los Contos para que, si los presos resultaban condenados por el Santo Oficio, la hacienda real pudiese tomar posesión de esos bienes69. Por su parte, D. Pedro del Castilho y el Conselho Geral sostuvieron que el Santo Oficio necesitaba tanto los bienes confiscados como el juro. El inquisidor general y los diputados argumentaban que había sido el rey, no la Inquisición, quien había decidido que se incrementase el número de ministros y sus salarios, como se había acordado en las juntas de Valladolid. Además, dado que la mayoría de los presos de la Inquisición eran pobres, el Santo Oficio debía encargarse de su sustento. Asimismo, consideraban que no era necesario que ningún ministro de la corona asistiese a la elaboración de los inventarios ni que las haciendas confiscadas se recaudasen en los Contos, pues los fraudes no procedían de la mala gestión de los oficiales del fisco – que, al fin y al cabo, eran ministros de la monarquía, al igual que los de los Contos – sino de las argucias que empleaban los cristãos-novos para ocultar sus bienes70. Por último, Castilho no dejaba de señalar que los inquisidores generales de España también tenían en sus manos la administración de los bienes confiscados. El inquisidor general terminó por convertir la conservación de tal facultad en un asunto que atañía a su propia honra y estimación:

  • 71 BA. GP. Cód. 51-VIII-17. Fols. 147r-148v: Carta de D. Pedro de Castilho a Felipe III del 14 de febr (...)

“não fis por onde mereccese tão grande afronta como seria tirarme Vuestra Magestad a administração dos bens confiscados que tiverão todos meus antecessores”71.

  • 72 BA. GP. Cód. 51-VIII-5. Fol. 138: Carta de Felipe III a D. Pedro de Castilho del 27 de mayo de 1608 (...)

33Por lo tanto, a la altura de 1608, volvía a recobrar nuevo vigor la antigua idea de retirar al Santo Oficio la administración de los bienes confiscados y, así, hubo quien aconsejó al monarca que la recuperase para acudir con esos ingresos a las necesidades de la corona. Sin embargo, el debate sobre la hacienda inquisitorial, reabierto de nuevo, apenas duró unos meses pues, a pesar de las opiniones en contra, Felipe III resolvió, en mayo de 1608, que el Santo Oficio conservase la administración de los bienes confiscados, si bien, conforme a lo dispuesto por el Regimento, un oficial de los Contos debería tomar las cuentas a los tesoureiros do fisco. Además, la Inquisición seguiría percibiendo el juro de los 6.930.000 réis, que le fue confirmado por Felipe III el 25 de octubre de dicho año. El monarca, no obstante, introducía ahora una novedad, al ordenar que el dinero de las confiscaciones se destinase a la compra de renta perpetua, cuya cantidad se iría descontando de los casi siete millones de réis que la corona se había comprometido a pagar a la Inquisición. Era una forma de que el Santo Oficio pagase la “merced” que el rey le había concedido72.

  • 73 BA. GP. Cód. 51-VIII-16. Fol. 126r: Carta de D. Pedro de Castilho a Felipe III del 21 de febrero de (...)

34A partir de mediados de 1608 se fue apaciguando la polémica sobre la administración del fisco. Éste quedó en manos del Santo Oficio, si bien bajo la condición de que los ministros de los Contos tomasen las cuentas a los tesoreros. Sin embargo, la Inquisición continuó con los mismos problemas económicos que antes, pues no había logrado conseguir, como pretendía, unas rentas seguras e independientes de la corona. Pronto el dinero del juro se manifestó tan ilusorio como el de la merced de los 1.118.000 réis concedida por Felipe II, pues la Inquisición cobraba tarde y mal. Así, el Santo Oficio no percibió el dinero del año 1607 porque el asentista del estanco de los naipes y el solimão quebró. Entonces, Felipe III ordenó que se pagase el juro de ese año con el dinero del servicio del perdón general. Sin embargo, D. Belchior de Teve se negó a efectuar el pago porque el dinero estaba destinado sufragar la armada de la India. Tampoco el Santo Oficio pudo cobrar el dinero de 1608. Por ello, en febrero de 1609, D. Pedro pedía al monarca que mandase situar en otra renta el pago de los dos años vencidos. En enero de 1610, D. Pedro volvía a dar cuenta al monarca de que se debía el pago de tres años y, en agosto de ese año, Castilho aseguraba a Fernão de Matos que el Santo Oficio sólo había percibido, desde enero de 1607, 3.400.000 réis procedentes del juro73.

  • 74 BA. GP. Cód. 51-VIII-13. Fols. 87r-88v: Carta de Fernão de Matos a D. Pedro de Castilho del 14 de d (...)
  • 75 BA. GP. Cód. 51-VIII-13. Fols. 31r-32r: Carta de D. Pedro de Castilho a Fernão de Matos del 10 de s (...)

35Sin embargo, pese a la insistencia del inquisidor general, el Consejo de Portugal y la Junta de Hacienda decidieron no modificar la situación del juro hasta estudiar mejor el asunto74. De hecho, en septiembre de 1611 Castilho comenzaba a recelar de que los debates en el Consejo y la Junta sobre el juro del Santo Oficio estuviesen desembocando en nuevos intentos de modificar o, al menos, supervisar la administración de los bienes confiscados. Por ello, el inquisidor general se afanó, de nuevo, en mostrar la situación de indigencia en que se encontraba el Santo Oficio, carente de dinero para pagar los salarios de sus miembros, para incrementar el número de los ministros – como se había establecido en Valladolid –, para sustentar a los presos pobres y para mejorar las cárceles de los tres tribunales75.

  • 76 AGS. SP. Portugal. Lib. 1509. Fol. 53r: Carta de Felipe III a D. Pedro de Castilho del 21 de mayo d (...)
  • 77 AGS. SP. Portugal. Lib. 1510. Fol. 65r: Carta de Felipe III a fray Aleixo de Meneses, arzobispo de (...)

36A pesar de las peticiones del inquisidor general, Felipe III no sólo no cambió la situación del juro, sino que decidió intervenir, más directamente que hasta entonces, en la administración de los bienes confiscados. En mayo de 1614, ordenó que todo el dinero de las confiscaciones se entregase a un tesorero. Si el juro no bastaba para pagar los sueldos de los ministros y oficiales del Santo Oficio, se supliría lo que faltase con el dinero del fisco. Pero, una vez sufragado este gasto, el resto del dinero procedente de los bienes confiscados quedaría a disposición de la hacienda real76. En agosto, Felipe III ordenaba a fray Aleixo de Meneses, virrey de Portugal, que le enviase una relación de la cantidad de dinero que había procedente de las confiscaciones. Además, disponía que cesasen las obras que Castilho estaba realizando en las cárceles de Coimbra y Évora. Pero, a diferencia de lo que había decidido en mayo, ahora el monarca mandaba que dicho dinero se emplease en la compra de un juro para la Inquisición, de forma que se fuese descargando el situado sobre el estanco de los naipes y solimão77.

  • 78 AGS. SP. Portugal. Lib. 1511. Fol. 350v: Carta de Felipe III a fray Aleixo de Meneses, arzobispo de (...)

37Como vemos, en el último año de vida de Castilho, la cuestión del fisco se encontraba tan confusa como lo había estado en 1605, a comienzos de su gobierno como inquisidor general. Es cierto que D. Pedro había logrado que el Santo Oficio conservase la administración de los bienes confiscados, pero la corona, por su parte, no dejó nunca de afirmar que dichos bienes, jurídicamente, pertenecían a la hacienda real. Por ello, la amenaza de una posible intervención regia en el control del fisco fue constante y Castilho, pese a su experiencia y a sus estrechos vínculos con el poder real, no pudo evitarla. El inquisidor general permitió a los oficiales de la administración regia tomar cuentas a los tesoreros del fisco y él mismo, por su parte, encargó a los ministros de la Inquisición que hiciesen otro tanto. Pero las críticas de aquellos que argüían que el Santo Oficio mostraba poco cuidado con un dinero que pertenecía al monarca continuaron durante los más de diez años que el antiguo obispo de Leiria permaneció al frente de la Inquisición. Por ello, tres meses después de la muerte de Castilho, Felipe III ordenaba al desembargador Gonçalo de Faria que tomase las cuentas a los tesoreros del fisco de Lisboa, Coimbra y Évora, porque, según exponía el monarca, tenía noticias de que el Santo Oficio gastaba mucho del dinero del fisco “sem conta e razão”78.

Notes

1 ANTT. TSO. IL. Proc. 16846: Miguel de Lacerda.

2 BA. GP. Cód. 51-VIII-16. Fols. 27r-30v: Carta de D. Pedro de Castilho a Felipe III. Documento sin fecha.

3 La visita de 1592 fue publicada en Magalhães, Joaquim Romero: “Em busca dos tempos da Inquisição (1573-1615) ”, en Revista de História das Ideias, 9 (1987), pp. 215-223. El tribunal del Santo Oficio de Coimbra había sido visitado anteriormente en 1573, 1577, 1581 y 1587. Mea, Elvira Cunha de Azevedo: A Inquisição de Coimbra no século XVI. A instituição, os homens e a sociedade, Porto, Fundação Eng. António de Almeida, 1997, pp. 95-96. Por lo que respecta a Lisboa, se encuentra publicada la visita de 1571. Farinha, Maria do Carmo Jasmins Dias: “A primeira visita do Conselho Geral à Inquisição de Lisboa”, en Cadernos de História e Crítica, Lisboa, 1988.

4 En el tomo XVIII de la Colectânea organizada por Manuel da Cunha Pinheiro [ANTT. TSO. CG. Liv. 259] se encuentran las visitas realizadas a la inquisición de Coimbra. Sin embargo, no aparece la de 1605, sino que a continuación de la de 1592 se recoge ya la de 1627.

5 Desde luego, D. Francisco no debió carecer de ocupaciones durante el año de 1605, porque Felipe III le encargó la reforma de la Universidad de Coimbra y el propio Castilho le cometió la visita del fisco del tribunal y tomar cuentas al tesorero Francisco de Resende. Quizás por ello, Felipe III le ordenó que no se ocupase en la cuestión del fisco. BA. GP. Cód. 51-VIII-16. Fols. 82r-83r: Carta de D. Pedro de Castilho a Felipe III (1605). ANTT. TSO. CG. Liv. 368. Fol. 105r: Registro del secretario del Conselho Geral del 12 de diciembre de 1605. ANTT. TSO. CG. Liv. 365. Fol. 43r: Carta de D. Pedro de Castilho a Rui Pires da Veiga del 14 de marzo de 1606. ANTT. TSO. IC. Liv. 252. Fol. 207v: Provisión de D. Pedro de Castilho de 26 de febrero de 1605. ANTT. TSO. CG. Liv. 365. Fol. 97r: Carta de D. Pedro de Castilho a los inquisidores de Coimbra del 9 de marzo de 1605. ANTT. TSO. CG. Liv. 365. Fols. 97v-98r: Carta de D. Pedro de Castilho a D. Francisco de Bragança del 20 de junio de 1605. ANTT. TSO. CG. Liv. 368. Fol. 163v: Registro del secretario del Conselho Geral del 12 de marzo de 1605.

6 ANTT. TSO. CG. Liv. 91. Fols. 107r-107v: Carta de D. Francisco de Castro, rector de la Universidad de Coimbra, a D. Pedro de Castilho del 10 de abril de 1606.

7 En 1607, Maria Jorge demandó al solicitador Paulo da Costa para que contribuyese a sufragar los alimentos del hijo que ambos habían tenido. Entonces, D. Pedro ordenó a Paulo da Costa que contrajera matrimonio en el plazo de seis meses como medio, probablemente, para que reformase sus costumbres y para evitar que el caso siguiera provocando escándalo. ANTT. TSO. CG. Liv. 365. Fol. 103r: Carta de D. Pedro de Castilho a los inquisidores de Coimbra del 2 de enero de 1608. Sobre António Barbosa de Luna, vid. ANTT. TSO. CG. Liv. 365. Fols. 97v-98r: Carta de D. Pedro de Castilho a D. Francisco de Bragança del 20 de junio de 1605.

8 ANTT. TSO. CG. Liv. 365. Fol. 101r: Carta de D. Pedro de Castilho a los inquisidores de Coimbra del 24 de octubre de 1606. ANTT. TSO. CG. Liv. 365. Fol. 41v: Carta de D. Pedro de Castilho a los inquisidores de Évora del 6 de octubre de 1606.

9 En Évora, D. Pedro ordenó a los inquisidores que despidiesen a Francisco Fernandes y Bento Lobo, solicitadores, y a Domingos Vieira, guarda de la cárcel. ANTT. TSO. CG. Liv. 365. Fol. 41r: Carta de D. Pedro de Castilho a los inquisidores de Évora del 9 de septiembre de 1606.

10 Vid. el capítulo “El Regimento de 1613”.

11 Vid. el capítulo “La reforma del Santo Oficio y del fisco inquisitorial”.

12 ANTT. TSO. CG. Liv. 365. Fol. 35v: Carta de D. Pedro de Castilho a los inquisidores de Lisboa, Coimbra y Évora del 25 de febrero de 1605.

13 António Dias Cardoso fue nombrado inquisidor de Lisboa el 12 de octubre de 1602 para sustituir a António Pereira de Meneses durante su ausencia. El 18 de septiembre de 1603 le fue renovada la provisión. Por su parte, João Álvares Brandão fue nombrado inquisidor de Coimbra el 2 de septiembre de 1603. ANTT. TSO. IL. Liv. 104. Fols. 99 y 101v. ANTT. TSO. IC. Liv. 252. Fols. 201r-202r.

14 ANTT. TSO. IL. Liv. 104. Fols. 67v-68v y 94v-95: Provisiones del 17 de marzo de 1593 y 29 de diciembre de 1600. ANTT. TSO. IC. Liv. 252. Fols. 177r-178r: Provisión del 15 de octubre de 1598. ANTT. TSO. IE. Liv. 146. Fols. 214r-215r y 218v-219r: Provisiones del 13 de julio y 21 de noviembre de 1598.

15 ANTT. TSO. IL. Proc. 16846: Miguel de Lacerda.

16 BA. GP. Cód. 51-VIII-17. N. 17: Carta de D. Pedro de Castilho a D. José de Melo. Cf. Ibidem. N. 16: Carta de D. José de Melo a Felipe III del 27 de julio de 1604.

17 Ribeiro, Victor: “Os testamentos do Inquisidor Bartolomeu da Fonseca”, en Arquivo Histórico Portugués, vol. VII (1909), pp. 457-468.

18 BA. GP. Cód. 51-VIII-7. N. 337: Carta de Felipe III a D. Pedro de Castilho del 30 de agosto de 1605.

19 BA. GP. Cód. 51-VIII-16. Fol. 52r: Carta de D. Pedro de Castilho a Felipe III del 27 de febrero de 1606.

20 A finales de agosto, Gaspar Pereira, inquisidor de Évora, había pedido a Castilho que le trasladase al tribunal de Coimbra. Desconocemos los motivos por los que Pereira decidió marcharse a vivir a la ciudad del Mondego, pero lo cierto es que le acompañó la suerte. El inquisidor Diogo Vaz Pereira murió al mes siguiente, de modo que Gaspar Pereira pudo ocupar su lugar. Con la llegada de Gaspar Pereira al tribunal conimbricense se generó un conflicto de precedencias entre los dos inquisidores, porque, al parecer, João Álvares Brandão se mostró un tanto disgustado de que Pereira, más antiguo como inquisidor pero recién llegado a Coimbra, le precediese, lo que obligó a Castilho a intervenir para mantener la paz entre ambos. ANTT. TSO. CG. Liv. 365. Fol. 40v: Carta de D. Pedro de Castilho a Gaspar Pereira del 25 de agosto de 1606. ANTT. TSO. IC. Liv. 252. Fol. 210v: Provisión de Gaspar Pereira como inquisidor de Coimbra del 6 de octubre de 1606. ANTT. TSO. CG. Liv. 365. Fol. 101v: Carta de D. Pedro de Castilho a João Álvares Brandão del 25 de octubre de 1606.

21 Jorge de Melo fue nombrado diputado del tribunal de Évora en 1599. Por su parte, Miguel Pereira había ingresado como promotor de Coimbra en 1593 y en 1600 fue nombrado diputado de Évora. ANTT. TSO. CG. Liv. 99. Fol. 99r: Consulta del Conselho Geral a D. Pedro de Castilho del 25 de octubre de 1606. ANTT. TSO. IE. Liv. 146. Fols. 223r-223v: Provisión del 10 de diciembre de 1599. ANTT. TSO. IC. Liv. 252. Fols. 161r-161v: Provisión del 1 de febrero de 1593. ANTT. TSO. IE. Liv. 146. Fols. 228r-228v: Provisión del 29 de diciembre de 1600.

22 Jorge de Melo recibió el sueldo de inquisidor de Évora hasta el 30 de junio de 1608. ANTT. TSO. IE. Liv. 314. Fol. 14r.

23 Miguel Pereira tomó posesión del cargo de inquisidor de Évora el 23 de julio de 1608. Domingos Riscado había ingresado en el Santo Oficio como comisario en 1594; al año siguiente fue nombrado promotor de Évora; en 1596, diputado de este tribunal y en 1600 del de Lisboa. Por su parte, Manuel Pereira había sido nombrado promotor del tribunal de Lisboa en 1598 y desde 1600 era diputado de Évora. ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fols. 116r-116v: Consulta del Conselho Geral a D. Pedro de Castilho del 16 de julio de 1608. ANTT. TSO. IE. Liv. 146. Fols. 203r y 206v: Provisiones del 3 de febrero de 1595 y del 17 de noviembre de 1596. ANTT. TSO. IL. Liv. 104. Fols. 95v-96r: Provisión del 4 de febrero de 1600. ANTT. TSO. IL. Liv. 104. Fols. 88r-89r: Provisión del 16 de septiembre de 1598. ANTT. TSO. IE. Liv. 146. Fols. 229v: Juramento de Manuel Pereira el 4 de septiembre de 1600.

24 Salvador de Mesquita sólo recibió en Évora el sueldo de los tres primeros meses de 1610. ANTT. TSO. IE. Liv. 316. Fol. 19.

25 ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fols. 120r-120v: Consulta del Conselho Geral a D. Pedro de Castilho del 13 de noviembre de 1609. En agosto de 1608, Castilho había pedido a los inquisidores de Coimbra que, con sumo secreto, le informasen del comportamiento y del modo de proceder del diputado António de Sá Pereira. ANTT. TSO. CG. Liv. 365. Fol. 104r: Carta de D. Pedro de Castilho a los inquisidores de Coimbra del 22 de agosto de 1608.

26 ANTT. TSO. CG. Liv. 365. Fol. 106r: Carta de D. Pedro de Castilho a los inquisidores de Coimbra de 1609.

27 Regimento do Conselho Geral, capítulo 2. Publicado por FRANCO, José Eduardo, y AS-SUNÇÃO, Paulo de: As metamorfoses de um polvo. Religião e Política nos Regimentos da Inquisição Portuguesa (Séc. XVI-XIX), Lisboa, Prefácio, 2004.

28 BA. GP. Cód. 51-VIII-17. Fol. 130r: Carta de D. Pedro de Castilho a Felipe III del 20 de enero de 1610. BA. GP. Cód. 51-VIII-11. Fol. 62r: Carta del duque de Lerma a D. Pedro de Castilho del 9 de febrero de 1610. BA. GP. Cód. 51-VIII-13. Fols. 22r-22v: Carta de Fernão de Matos a D. Pedro de Castilho del 10 de febrero de 1610. ANTT. TSO. CG. Liv. 136. Fols. 94v y 96r: Provisiones del 14 de mayo de 1610.

29 ANTT. TSO. CG. Liv. 136. Fols. 100r y 102r: Provisiones del 25 de abril de 1611 y de 3 de enero de 1612.

30 Además, en 1611 Gaspar Pereira abandonó el cargo de inquisidor de Coimbra. En realidad, hacía tiempo que Castilho deseaba apartarle de este oficio. Así, en agosto del año anterior, el inquisidor general había escrito a Felipe III que cuando tuviera una buena ocasión le jubilaría, pues, como repitió el mismo Castilho al rey en junio de 1611, Pereira tenía “mais inclinação para outras cousas que para este menisterio”. D. Pedro intentó buscar una solución que le permitiese deshacerse del inquisidor pero que garantizase que éste dejaría el cargo de manera honrosa. D. Pedro recurrió entonces a la corona. Pensó que si Felipe III empleaba a Gaspar Pereira en algún cargo de la administración real, aquél podría dejar el oficio de inquisidor sin que diera la sensación de que el inquisidor-mor le destituía. Por ello, en abril de 1611, Castilho pidió al duque de Lerma que consiguiese del rey el nombramiento de Pereira como desembargador de la Casa da Suplicação. Pero acaeció una circunstancia que permitió a Castilho lograr con creces su objetivo. Ese mismo mes de abril, Moura proponía para ocupar la vacante de diputado de la Mesa da Consciência al propio Gaspar Pereira que fue, finalmente, elegido por Felipe III. Castilho, por su parte, quizás como medio para que Gaspar Pereira quedase más honrado, le nombró diputado de Lisboa en noviembre de ese año, tal y como se solía hacer con los inquisidores más ancianos para descargarles de trabajo. BA. GP. Cód. 51-VIII-17. Fols. 1r-1v: Carta de D. Pedro de Castilho a Felipe III del 7 de agosto de 1610. Ibidem. Fols. 3r-3v: Carta de D. Pedro de Castilho a Felipe III del 17 de junio de 1611. BA. GP. Cód. 51-VIII-20. Fol. 71r: Carta de D. Pedro de Castilho al duque de Lerma del 16 de abril de 1611. ANTT. TSO. IL. Liv. 104. Fols. 141r-141v: Provisión de D. Pedro de Castilho del 17 de noviembre de 1611.

31 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 234v: Carta de D. Pedro de Castilho a Miguel Pereira de mayo de 1612.

32 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 234v-235r: Carta de D. Pedro de Castilho a Simão Barreto de mayo de 1612.

33 ANTT. TSO. IL. Proc. 312 (Luís Simões). Fol. 3: Despacho de los inquisidores de Lisboa António Dias Cardoso y Salvador de Mesquita del 25 de abril de 1611. En el acuerdo final de este proceso, también de 1611, ya sólo aparece el inquisidor Salvador de Mesquita.

34 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fol. 234v: Carta de D. Pedro de Castilho a João Álvares Brandão de mayo de 1612.

35 ANTT. TSO. IL. Liv. 104. Fols. 143v-144v: Provisiones de D. Pedro de Castilho del 1 de julio de 1612. ANTT. TSO. CG. Liv. 346. Fol. 9r: Asiento del Conselho Geral del 3 de junio de 1612.

36 ANTT. TSO. IC. Liv. 252. Fol. 243r: Provisión de D. Pedro de Castilho del 15 de octubre de 1613. ANTT. TSO. IL. Liv. 104. Fols. 156v-157r: Provisión de D. Pedro de Castilho del 9 de febrero de 1615.

37 Sobre las relaciones entre la Inquisición portuguesa y la orden de Santo Domingo, vid. PAIVA, José Pedro: “Os dominicanos e a Inquisição em Portugal”, en Praedicatores-Inquisitores – II: Los Dominicos y la Inquisición en el mundo ibérico e hispanoamericano, Roma, Istituto Storico Domenicano, 2004, pp. 505-573.

38 BA. GP. Cód. 51-VIII-17. Fols. 119r-119v y 47r: Cartas de D. Pedro de Castilho a Felipe III del 3 y 30 de octubre de 1614. BA. GP. Cód. 51-VIII-20. Fols. 7r-7v: Cartas de D. Pedro de Castilho al duque de Lerma del 4 y 30 de octubre de 1614. BA. GP. Cód. 51-VIII-13. Fols. 313r y 56r-58v: Cartas de Fernão de Matos a D. Pedro de Castilho del 21 de octubre y 6 de noviembre de 1614. BA. GP. Cód. 51-VIII-13. Fols. 143r-144v: Carta de Francisco de Lucena a D. Pedro de Castilho del 20 de octubre de 1614. BA. GP. Cód. 51-VIII-5. Fol. 63r: Carta de Felipe III a D. Pedro de Castilho del 3 de diciembre de 1614.

39 Vid. el capítulo “La lucha contra las eregias destes tempos”.

40 ANTT. TSO. CG. Liv. 365. Fol. 97r: Carta de D. Pedro de Castilho a los inquisidores de Coimbra del 8 de marzo de 1605.

41 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fol. 232r: Cartas de D. Pedro de Castilho a D. Jerónimo Teixeira Cabral, obispo de Angra, y a D. Luís de Figueiredo, obispo de Funchal, del 6 de abril de 1605.

42 Magalhães, Joaquim Romero: “Em busca dos tempos da Inquisição (1573-1615) ”, en Revista de História das Ideias, 9 (1987), p. 219.

43 TORRES, José Veiga: “Da Repressão Religiosa para a Promoção Social. A Inquisição como instância legitimadora da promoção social da burguesia mercantil”, en Revista Crítica de Ciências Sociais, 40 (octubre de 1994), pp. 109-135.

44 AGS. SP. Portugal. Lib. 1483. Fol. 47r: Carta de D. Pedro de Castilho al duque de Lerma del 9 de noviembre de 1606. BA. GP. Cód. 51-VIII-11. Fol. 155r. Carta del duque de Lerma a D. Pedro de Castilho del 8 de abril de 1607. BA. GP. Cód. 51-VIII-20. Fol. 46r: Carta de D. Pedro de Castilho al duque de Lerma del 21 de junio de 1608. BA. GP. Cód. 51-VIII-16. Fol. 131r: Carta de D. Pedro de Castilho a Felipe III del 22 de junio de 1608.

45 BA. GP. Cód. 51-VIII-5. Fol. 114r: Carta de Felipe III a D. Pedro de Castilho del 24 de julio de 1607. BA. GP. Cód. 51-VIII-11. Fol. 124r: Carta del duque de Lerma a D. Pedro de Castilho del 10 de julio de 1608.

46 ANTT. TSO. CG. Liv. 368. Fol. 163v: Registro del secretario del Conselho Geral del 12 de marzo de 1605.

47 Cuando Rui Pires da Veiga tuvo que regresar a Lisboa, D. Pedro de Castilho encargó al inquisidor Salvador de Mesquita que tomase las cuentas al tesorero Godinho. Salvador de Mesquita comenzó esta tarea el 22 de septiembre de 1606 y no terminó hasta el 21 de enero de 1608. ANTT. TSO. CG. Liv. 365. Fol. 43r: Carta de D. Pedro de Castilho a Rui Pires da Veiga del 14 de marzo de 1606. Ibidem. Fol. 40r: Carta de D. Pedro de Castilho a Salvador de Mesquita del 11 de agosto de 1606. Ibidem. Fol. 44r: Carta de D. Pedro de Castilho a Salvador de Mesquita del 16 de febrero de 1607. ANTT. TSO. IE. Liv. 602.

48 BNP. FG. Cód. 1537. Fols. 39r-40v: Instrucción de D. Pedro de Castilho al inquisidor D. Rodrigo da Cunha para tomar cuentas a António de Carvalho, tesorero del fisco de Lisboa, del 10 de octubre de 1614.

49 BA. GP. Cód. 51-VIII-5. Fol. 137r: Carta de Felipe III a D. Pedro de Castilho del 15 de marzo de 1605. ANTT. TSO. CG. Liv. 369. Fols. 251r-252r: Albalá de Felipe III del 15 de noviembre de 1606.

50 BA. GP. Cód. 51-VIII-17. Fols. 145r-146v: Carta de D. Pedro de Castilho a Felipe III de enero de 1608.

51 D. Pedro no sólo no intentó impedir el cometido de Gonçalo de Faria sino que se mostró dispuesto a colaborar más allá, incluso, de lo que se le podía exigir. Así, envió a Faria un libro que había elaborado el doctor Diogo de Brito durante el tiempo que había servido de juiz do fisco que versaba sobre los inventarios de las personas presas por el Santo Oficio de Coimbra. D. Pedro advirtió al desembargador que, si lo deseaba, podía tratar con Brito para que éste le informase de las faltas que consideraba que había en la recaudación de la hacienda inventariada. Al parecer, el desembargador debió asumir tan a fondo su tarea de tomar cuentas que deseó ampliarla a los tesoreros de la Inquisición y, así, pidió a D. Pedro que le ordenase desempeñar este cometido a lo que, como puede comprenderse, el inquisidor general se negó. ANTT. TSO. CG. Liv. 368. Fols. 108r y 168v: Registro del secretario del Conselho Geral del 19 y 17 de marzo de 1607. ANTT. TSO. CG. Liv. 365. Fol. 102r: Carta de D. Pedro de Castilho a los inquisidores de Coimbra del 17 de septiembre de 1607. Ibidem. Fols. 102r-102v: Cartas de D. Pedro de Castilho al desembargador Gonçalo de Faria de 13 y 23 de noviembre de 1607.

52 AGS. SP. Portugal. Lib. 1466. Fols. 66r-76r: Consulta de la Junta de Hacienda de Portugal de 1607.

53 BNP. FG. Cód. 867. Sin fol.: Albalá de Felipe III del 21 de diciembre de 1607.

54 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fol. 129r: Carta de Felipe III a D. Pedro de Castilho del 11 de diciembre de 1607.

55 Y resultó que tanto Francisco de Resende como, sobre todo, Cristóvão Godinho habían dejado a deber abultadas sumas. Godinho, en concreto, dejó a deber diez millones de réis que había prestado a diferentes personas como D. Jorge de Melo, prior de Palmela, o el conde de Vimioso. A este último, por ejemplo, había prestado 1.780.560 réis. Aquellos que mantenían que la corona debía ejercer un mayor control sobre la administración de los bienes confiscados, debido a que el Santo Oficio se mostraba poco cuidadoso con un dinero que jurídicamente no le pertenecía, utilizaron el caso de Cristóvão Godinho para corroborar sus acusaciones. Resultaba, en principio, poco presentable que el tesoureiro do fisco utilizara el dinero de las confiscaciones, es decir, de rey, para maniobras financieras. Por ello, Castilho ordenó secuestrar la hacienda de Godinho hasta que sus herederos pagasen la suma que debía. Pero, lo que es más importante, el inquisidor general mandó que los cuadernos de las cuentas, los libros, las provisiones y los demás papeles de Godinho fuesen guardados en el archivo del tribunal para que en cualquier momento que el rey desease conocer estas cuentas se le pudiesen entregar. Desde luego, siempre había quien quería más y, a pesar de la diligencia de Castilho, D. Belchior de Teve y don Cristóbal de Moura mantuvieron que dichos papeles debían ser enviados a los Contos para que allí se cobrasen las deudas y se emplease el dinero en sufragar la armada de la India. Felipe III decidió seguir este parecer y así lo ordenó en enero de 1608 a D. Estévão de Faro, aunque, finalmente, debido a las súplicas de Castilho para que el dinero del fisco de Évora se destinase a los gastos del Santo Oficio, el monarca revocó su mandato. ANTT. TSO. CG. Liv. 365. Fol. 45r: Carta de D. Pedro de Castilho a Salvador de Mesquita del 26 de enero de 1608. ANTT. TSO. CG. Maço 10. Número 1369: Livro de receita do Conselho Geral. BPE. Cód. CV/2-9. Fols. 392r-392v: Carta de D. Belchior de Teve al duque de Lerma (Documento sin fecha). BPE. Cód. CV/2-9. Fols. 394r-395r: Pareçer del marques de Castel Rodrigo sobre lo que escribio don Melchior de Teve de las deudas del fisco y obras que el inquisidor general haze a costa de aquella hazienda que lo es de Su Magestad (Documento sin fecha). ANTT. TSO. CG. Liv. 365. Fol. 126v: Carta de D. Pedro de Castilho al juez del fisco de Coimbra del 4 de julio de 1608. Ibidem. Fol. 105r: Carta de D. Pedro de Castilho a João Álvares Brandão del 27 de agosto de 1609. BA. GP. Cód. 51-VIII-17. Fols. 7r-8v: Carta de D. Pedro de Castilho a Felipe III del 10 de octubre de 1608. BA. GP. Cód. 51-VIII-17. Fols. 145r-146v: Carta de D. Pedro de Castilho a Felipe III de enero de 1608.

56 ANTT. TSO. CG. Liv. 368. Fol. 113r: Registro del secretario del Conselho Geral de noviembre de 1609. ANTT. TSO. CG. Liv. 368. Fols. 75r: Registro del secretario del Conselho Geral del 24 de abril de 1610. BNP. FG. Cód. 1537. Fols. 39r-40v: Instruisão para se tomarem contas ao thesoureiro do fisco de Lixboa (10 de octubre de 1614).

57 Así, por ejemplo, en agosto de 1611, D. Pedro de Castilho ordenaba al juez del fisco de Coimbra que le informase de cuánto había rentado el fisco desde 1607. ANTT. TSO. CG. Liv. 368. Fol. 178r: Registro del secretario del Conselho Geral del 20 de agosto de 1611.

58 ANTT. TSO. CG. Liv. 365. Fol. 128r: Carta del Conselho Geral al juez del fisco de Évora del 1 de julio de 1615. Ibidem. Liv. 360. Fols. 104r-104v: Registro del secretario del Conselho Geral del 30 de julio de 1615 y del 13 de noviembre de 1615.

59 En 1606, los ingresos del Santo Oficio procedentes de rentas eclesiásticas fueron evaluados en 5.070.000 réis. El tribunal recibía 9.675 cruzados de pensiones sobre los obispados más la mitad o un tercio, según los caso, de los frutos de una canonjía en cada catedral del reino. AGS. SP. Portugal. Lib. 1493. Fol. 94r: Despacho de Felipe III del 14 de noviembre de 1606.

60 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 132r-132v: Instrucción de D. Pedro de Castilho a Gonçalo Carreiro del 6 de febrero de 1605.

61 BA. GP. Cód. 51-VIII-9. Fols. 13r-13v: Carta de Felipe III a don Cristóbal de Moura del 27 de mayo de 1608. BA. GP. Cód. 51-VIII-13. Fols. 292r-293v: Carta de Fernão de Matos a D. Pedro de Castilho del 18 de noviembre de 1610.

62 AGS. SP. Portugal. Lib. 1481. Carta de D. Pedro de Castilho a Felipe III del 18 de enero de 1611.

63 AGS. SP. Portugal. Lib. 1481. Fol. 155r: Consulta del Consejo de Portugal a Felipe III del 26 de marzo de 1611.

64 ANTT. Chancelaria de D. Filipe I. Padrões e Doações. Liv. 9. Fol. 77: Albalá del 24 de febrero de 1583.

65 AGS. SP. Portugal. Lib. 1493. Fol. 94r: Despacho de Felipe III del 14 de noviembre de 1606. ANTT. Chancelaria de D. Filipe II. Padrões e Doações. Liv. 16. Fol. 194v: Padrão de 6.930.000 réis de renda (8 de enero de 1607).

66 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 173r-173v: Carta del Conselho Geral a D. Pedro de Castilho del 29 de enero de 1604.

67 BPE. Cód. CV/2-9. Fols. 392r-392v: Carta de D. Belchior de Teve al duque de Lerma. Documento sin fecha.

68 BA. GP. Cód. 51-VIII-9. Fol. 72r: Carta de Felipe III a D. Pedro de Castilho del 23 de enero de 1608. BA. GP. Cód. 51-VIII-17. Fols. 7r-8v: Carta de D. Pedro de Castilho a Felipe III del 10 de octubre de 1608.

69 BPE. Cód. CV/2-9. Fols. 394r-395r: Pareçer del marques de Castel Rodrigo sobre lo que escribio don Melchior de Teve de las deudas del fisco y obras que el inquisidor general haze a costa de aquella hazienda que lo es de Su Magestad. Documento sin fecha.

70 ANTT. TSO. CG. Liv. 314. Fols. 16r-17r: Parecer enviado por el Conselho Geral a Felipe III el 3 de febrero de 1608. BA. GP. Cód. 51-VIII-17. Fols. 147r-148v: Carta de D. Pedro de Castilho a Felipe III del 14 de febrero de 1608. BA. GP. Cód. 51-VIII-20. Fol. 51r: Carta de D. Pedro de Castilho al duque de Lerma del 15 de febrero de 1608.

71 BA. GP. Cód. 51-VIII-17. Fols. 147r-148v: Carta de D. Pedro de Castilho a Felipe III del 14 de febrero de 1608.

72 BA. GP. Cód. 51-VIII-5. Fol. 138: Carta de Felipe III a D. Pedro de Castilho del 27 de mayo de 1608. BA. GP. Cód. 51-VIII-9. Fols. 13r-13v: Carta de Felipe III a don Cristóbal de Moura del 27 de mayo de 1608. BA. GP. Cód. 51-VIII-20. Fol. 50r: Carta de D. Pedro de Castilho al duque de Lerma del 7 de junio de 1608. BPE. Cód. CVI/1-34. Fol. 168: Albalá de Felipe III del 25 de octubre de 1608.

73 BA. GP. Cód. 51-VIII-16. Fol. 126r: Carta de D. Pedro de Castilho a Felipe III del 21 de febrero de 1609. BPE. Cód. CV/2-9. Fol. 422r: Carta de D. Pedro de Castilho a Felipe III del 20 de enero de 1610. BA. GP. Cód. 51-VIII-13. Fols. 18r-19r: Carta de D. Pedro de Castilho a Fernão de Matos de agosto de 1610.

74 BA. GP. Cód. 51-VIII-13. Fols. 87r-88v: Carta de Fernão de Matos a D. Pedro de Castilho del 14 de diciembre de 1610. Ibidem. Fols. 89r-92v: Carta de Fernão de Matos a D. Pedro de Castilho del 4 de mayo de 1611. Ibidem. Fols. 24r-25v: Carta de Fernão de Matos a D. Pedro de Castilho del 31 de agosto de 1611.

75 BA. GP. Cód. 51-VIII-13. Fols. 31r-32r: Carta de D. Pedro de Castilho a Fernão de Matos del 10 de septiembre de 1611. Ibidem. Fols. 33r-34v: Carta de Fernão de Matos a D. Pedro de Castilho del 28 de septiembre de 1611. Ibidem. Fols. 85r-86r: Carta de Fernão de Matos a D. Pedro de Castilho del 30 de septiembre de 1611. Ibidem. Fols. 26r-27r: Carta de Fernão de Matos a D. Pedro de Castilho del 29 de octubre de 1611. Ibidem. Fols. 158r-159v: Carta de Fernão de Matos a D. Pedro de Castilho del 16 de febrero de 1612.

76 AGS. SP. Portugal. Lib. 1509. Fol. 53r: Carta de Felipe III a D. Pedro de Castilho del 21 de mayo de 1614. BA. GP. Cód. 51-VIII-6. Nº. 726: Carta de Felipe III a D. Pedro de Castilho del 21 de mayo de 1614.

77 AGS. SP. Portugal. Lib. 1510. Fol. 65r: Carta de Felipe III a fray Aleixo de Meneses, arzobispo de Braga y virrey de Portugal, del 27 de agosto de 1614.

78 AGS. SP. Portugal. Lib. 1511. Fol. 350v: Carta de Felipe III a fray Aleixo de Meneses, arzobispo de Braga y virrey de Portugal, del 19 de junio de 1615.

© Publicações do Cidehus, 2010

Licence OpenEdition Books

Acheter

Volume papier

amazon.fr
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search