Version classiqueVersion mobile

Inquisición Portuguesa y Monarquía Hispánica en tiempos del perdón general de 1605

 | 
Ana Isabel López-Salazar Codes

Primera parte. Años de tribulación (1591-1605)

Capítulo 4. La Inquisición huérfana

Texte intégral

  • 1 AGS. Estado Portugal. Leg. 397. Fol. 64. AGS. Estado Portugal. Leg. 400. Fols. 123, 125-127, 141-14 (...)
  • 2 AGS. Estado Portugal. Leg. 400. Fol. 201: Carta de António Matos de Noronha a Felipe II del 7 de no (...)
  • 3 Monteiro, Fray Pedro: “Catálogo dos Deputados do Conselho Geral da Santa Inquisição”, en Memórias d (...)

1El ataque de los cristãos-novos a la Inquisición coincidió con el momento de máxima debilidad del Santo Oficio durante el tiempo de los Felipes. Hasta 1586, D. Jorge de Almeida había dirigido, como inquisidor general, la formidable y compleja maquinaria del Santo Oficio. A su muerte, fue sustituido por el archiduque Alberto y éste, a su vez, cuando regresó a Castilla, por D. António Matos de Noronha. Este último, aunque era natural de Santarém, había iniciado su carrera en el tribunal del Santo Oficio como inquisidor de Toledo. Su verdadero despegue político tuvo lugar con motivo de la crisis sucesoria portuguesa. En 1579 se prestó a viajar a Portugal para conseguir, en colaboración con el duque de Osuna y don Cristóbal de Moura, los apoyos necesarios para Felipe II1. El monarca, como recompensa por sus servicios, le hizo merced de un puesto de consejero en la Suprema2. Más tarde, en 1592, el cardenal archiduque Alberto lo nombró diputado del Conselho Geral y, en 1593, presidente del mismo, cuando aquél regresó a Madrid3. Finalmente, en 1596 Felipe II lo designó para ocupar el cargo de inquisidor general, pero tres años después, abandonó Lisboa y se trasladó a su obispado de Elvas.

  • 4 Bethencourt, Francisco: La Inquisición en la época moderna. España, Portugal e Italia. Siglos XV-XI (...)

2Por lo tanto, a la altura del 1600, el Santo Oficio carecía de una cabeza poderosa y respetada, capaz de regir la propia institución y de hacer frente a las pretensiones de los cristãos-novos y a las presiones de la corona. Según el profesor Francisco Bethencourt, el Conselho Geral aprovechó este momento para, so pretexto de mantener el funcionamiento de la institución, desempeñar las prerrogativas reservadas hasta entonces al inquisidor general4. Si bien esto es cierto, resulta también evidente que la asunción de nuevos poderes por parte del Conselho Geral no fue algo buscado por este organismo, sino un medio de mantener a flote el buque inquisitorial en un momento de gran tensión. Prueba de ello son las constantes súplicas del Conselho, consciente de los ataques que estaba recibiendo el Santo Oficio, para que el rey nombrase un inquisidor general.

  • 5 ANTT. TSO. CG. Liv. 99. Fols. 95r-96r: Consulta del Conselho Geral a Felipe III del 22 de agosto de (...)

3Creado oficialmente en 1569 por el cardenal-infante D. Henrique, a la altura de 1600 el Conselho Geral estaba integrado por los diputados Marcos Teixeira, Bartolomeu da Fonseca y Rui Pires da Veiga. Ministros de larga trayectoria al servicio de la Inquisición, formados en derecho canónico, profundos conocedores de la maquinaria del Santo Oficio, pero también de las altas instituciones del reino y de la burocracia eclesiástica, habían labrado sus carreras dentro de la Inquisición; habían escalado peldaño a peldaño el edificio, empezando como diputados en Coimbra y Évora, para después, una vez adquirida la experiencia necesaria, ser nombrados inquisidores. Por fin, llegaron al Conselho Geral, cima anhelada por muchos, sólo coronada por los ministros de la fe más hábiles, con trayectorias más brillantes o que disponían de mejores vínculos con el poder. Junto a ellos se encontraba Bartolomeu Fernandes, secretario del Conselho Geral. Hombre de gran experiencia en los asuntos inquisitoriales, había sido notario en los tres tribunales de distrito y en las visitas que realizó el Santo Oficio al Algarve, al arcedianato de Santarém y al priorato de Crato5.

  • 6 Provisión del 25 de mayo de 1572. Farinha, Maria do Carmo Jasmins Dias: “Ministros do Conselho Gera (...)
  • 7 Provisiones del 26 de noviembre de 1572; 21 de mayo de 1575 y 30 de octubre de 1578, respectivament (...)
  • 8 Mea, Elvira Cunha de Azevedo: A Inquisição de Coimbra no século XVI. A instituição, os homens e a s (...)
  • 9 Ibidem, p. 110.
  • 10 Provisión del 10 de octubre de 1572. Farinha, Maria do Carmo Jasmins Dias: “Op. cit.”, p. 110. Ribe (...)
  • 11 Provisiones del 15 de julio de 1583, del 6 de febrero de 1587 y del 3 de febrero de 1598, respectiv (...)
  • 12 Provisión del 7 de agosto de 1598. FARINHA, Maria do Carmo Jasmins Dias: “Op. cit.”, p. 110.
  • 13 ANTT. TSO. CG. Liv. 99. Fols. 44r-45r: Consulta del Conselho Geral al archiduque Alberto del 3 de s (...)
  • 14 Provisiones del 13 de febrero de 1585 y del 16 de enero de 1588, respectivamente. ANTT. TSO. CG. Li (...)
  • 15 Al parecer, la enemistad comenzó cuando Rui Pires da Viega procesó, como vicario general, la causa (...)

4El más antiguo de los miembros del Conselho Geral era Marcos Teixeira, que había sido nombrado diputado en 1592 por el archiduque Alberto, al que había servido en la legacía. Doctor en cánones, su carrera inquisitorial comenzó como promotor del tribunal de Lisboa, en 15726. De ahí pasó a diputado Évora y a inquisidor de Lisboa y, asimismo, de Évora7. Además, llevó a cabo la visita inquisitorial a las islas Azores entre 1575 y 1576. Por su parte, Bartolomeu da Fonseca había sido nombrado diputado del Conselho Geral por D. António Matos de Noronha, en 1598. Doctor en cánones, colegial de San Pablo de Coimbra y rector de dicho colegio, para Elvira Mea “foi este um dos homens de profissão inquisidor”8. Su carrera al servicio del Santo Oficio se inició como diputado del tribunal de Coimbra, donde asistió regularmente al despacho de los procesos desde abril de 15699. En 1572 fue nombrado inquisidor y visitador de Goa y allí permaneció más de diez años10. Cuando regresó a Portugal ocupó los cargos de inquisidor de Lisboa y de Coimbra, en cuya catedral tenía la dignidad de canónigo doctoral, hasta llegar al Conselho en 159811. Este año también ingresó Rui Pires da Veiga12. Había estudiado cánones en la Universidad de Coimbra, entre 1565 y 1574. En 1575, D. Henrique, a la sazón arzobispo de Évora, lo nombró desembargador de la diócesis y, más tarde, se sirvió de él en la legacía. En Évora fue, asimismo, vicario general del arzobispo D. Teotónio de Bragança13. En 1585, comenzó a servir en el Santo Oficio como diputado sin salario del tribunal alentejano y, en 1588, el archiduque Alberto le ordenó asistir ordinariamente en la mesa de despacho14. Como inquisidor, sirvió primero en el tribunal de Coimbra, desde 1589, y, después, en el de Évora, a partir de 1592, donde se caracterizó por sus enfrentamientos con el arzobispo D. Teotónio de Bragança15.

  • 16 En 1578, cuando pasó a ocupar el trono portugués, D. Henrique ordenó que todo lo dispuesto por el C (...)
  • 17 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 119v-120r: Carta del Conselho Geral a Bartolomeu da Fonseca del 7 de (...)

5Entre 1599 y principios de 1605, los diputados del Conselho tuvieron que encargarse del gobierno del Santo Oficio, debido, en algunos momentos, a que los inquisidores generales estaban ausentes de Lisboa y, en otros, a que el cargo quedó vacante16. En los comienzos de su carrera inquisitorial, Teixeira, Fonseca y Veiga habían tenido contacto directo con el cardenal-infante y, por lo tanto, recordaban el tiempo, ya lejano, en el que éste, como inquisidor-mor, condujo al Santo Oficio hacia la cima de su poder y autoridad. Ahora eran ellos los que debían conservar la jurisdicción inquisitorial tal y como la habían recibido. Pero, dado que Bartomeu da Fonseca marchó a la corte en 1602, el peso principal del gobierno recayó en Marcos Teixeira y Rui Pires da Veiga. Ambos lucharon durante todos estos años para salvaguardar la autonomía y el poder inquisitorial. Se opusieron a la concesión del perdón general; trataron de evitar las injerencias de Roma; trabajaron para conservar en manos del Santo Oficio la superintendencia de los bienes confiscados y pugnaron para que no se aplicasen las medidas arbitradas por las juntas de Valladolid. Y es que Teixeira y Veiga consideraban necesario impedir que en el futuro se pudiera afirmar “que em nosso tempo como em see vagante deixamos perder as preeminencias e prerogativas que tinhamos e nos foran concedidas”17.

  • 18 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fol. 88r: Carta del Conselho Geral a Pedrálvares Pereira del 11 de octubre (...)
  • 19 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 110v-111r: Carta del Conselho Geral a Matim Afonso Mexia, del 21 de m (...)
  • 20 AGS. SP. Portugal. Lib. 1488. Fols. 86r-86v: Carta de Felipe III a D. Afonso de Castelo Branco, obi (...)

6Durante los años en los que el Conselho Geral gobernó la Inquisición, los diputados intentaron conseguir apoyos en las cortes de Valladolid y Roma. Buscaron la ayuda de los secretarios del Consejo de Portugal: de Pedrálvares Pereira, que ocupó el cargo hasta 1602, año en que la secretaria se dividió, y, a partir de ese momento, de Fernão de Matos, por cuya mano pasaban los asuntos eclesiásticos18. Asimismo, el Conselho intentó valerse de los servicios de Martim Afonso Mexia, agente de la corona de Portugal en Roma. Los diputados no cesaron de pedirle que tratase de evitar la concesión del perdón general19. Sin embargo, probablemente Mexia no empleó todas sus fuerzas en este empeño porque no era agente de la Inquisición portuguesa sino de Felipe III. Y el monarca debió quedar satisfecho de sus servicios, porque en 1604, cuando el negocio del perdón estaba ya casi concluido, decidió presentarle al obispado de Leiria20.

  • 21 ANTT. TSO. CG. Liv. 369. Fols. 95r-96v: Carta del Conselho Geral a D. Jorge de Ataíde del 21 de jul (...)
  • 22 AGS. Estado Roma. Leg. 1856. Carta de Felipe III al duque de Sessa del 22 de junio de 1602.
  • 23 BNP. Pombalina. Cód. 648. Fols. 658r-660r.
  • 24 BNP. Pombalina. Cód. 648. Fols. 590r-593v.

7En julio 1601, los diputados del Conselho Geral se quejaban de que hacía tres años que la Inquisición carecía de inquisidor general y, por lo tanto, se encontraba “orfam e sem ter quem a mande e governe”21. Quizás no fuese exactamente ese tiempo, pero lo cierto es que la expresión refleja el sentimiento de desamparo que experimentaba el Santo Oficio. En realidad, entre principios de 1600 y enero de 1601, la Inquisición se encontró en una situación, más que de ausencia de cabeza, de bicefalia. Según escribió Felipe III al embajador duque Sessa, en 1600 Clemente VIII, a petición suya, había exonerado a D. António del oficio de inquisidor general y había nombrado a D. Jorge de Ataíde, obispo capelão-mor y miembro del Consejo de Portugal22. El vínculo del nuevo inquisidor general, hijo del primer conde de Castanheira, con la casa de Austria procedía, también, del momento de la crisis sucesoria en la que D. Jorge de Ataíde, capelão-mor de D. Henrique y miembro del Conselho de Estado, había apoyado la pretensión de Felipe II23. Cuando éste regresó a España en 1583, D. Jorge lo acompañó y pasó a formar parte del Consejo de Portugal como desembargador do Paço, estatus del que siempre se quejó por considerarlo “mui desigoal do meu sangue e profissão”24.

  • 25 ASV. SB. Nº. 359. Fols. 98r-98v: Breve de Clemente VIII del 12 de febrero de 1600. ANTT. TSO. CG. L (...)
  • 26 ASV. SB. N º. 292. Fols. 62r-65r: Breve de Clemente VIII del 7 de febrero de 1600.

8A pesar de que Clemente VIII expidió en febrero de 1600 el breve que eximía a D. António Matos de Noronha del oficio de inquisidor-mor, el documento no fue enviado a Lisboa hasta el 30 de enero de 160125. Por ello, durante todo el año de 1600, D. António, que se encontraba en Elvas, siguió ocupándose de los asuntos inquisitoriales, como demuestra la constante correspondencia mantenida con el Conselho Geral y con el rey. Pero, a partir de mediados de 1600, D. Jorge de Ataíde, nombrado inquisidor general también en febrero, comenzó a intervenir con frecuencia en los negocios relacionados con el Santo Oficio26. Esta situación de bicefalia e indefinición demuestra, por sí sola, la crisis que estaba experimentando el Tribunal de la Fe. La institución se encontraba bajo la égida de un antiguo inquisidor general, retirado en su obispado y presto para hacer la renuncia al cargo, y un nuevo inquisidor-mor, residente en la corte y que todavía no había aceptado su nombramiento. En medio de ambos, el Conselho Geral se encargaba de seguir rigiendo la estructura del Santo Oficio; mantenía el contacto con D. António, a quien enviaba consultas y cartas, y trataba de estrechar los lazos con D. Jorge de Ataíde, al que solicitaba ayuda para hacer frente a las pretensiones de los cristãos-novos.

  • 27 ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fols. 42 y ss: Consulta del Conselho a D. António Matos de Noronha del 17 (...)
  • 28 El enfrentamiento entre Pedro de Olivença y el cabildo de Coimbra constituye un ejemplo más de los (...)
  • 29 ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fol. 48A: Carta de Felipe III a D. António Matos de Noronha del 9 de agost (...)
  • 30 ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fols. 51r-51v: Carta de D. António Matos de Noronha al Conselho Geral del (...)

9En realidad, durante la segunda mitad del año, los del Conselho Geral siguieron una política clara a la hora de tratar con uno u otro inquisidor general. Así, comunicaban con obispo de Elvas los asuntos de burocracia y gobierno cotidiano, las medidas destinadas al funcionamiento interno del Santo Oficio y los pleitos con otras instituciones portuguesas27. Por ejemplo, durante todo el año, los diputados del Conselho le dieron cuenta de la evolución del litigio entre el cabildo de Coimbra y su deán Pedro de Olivença, que, a la vez, era diputado del tribunal de Lisboa28. Es más, cuando Felipe III decidió intervenir en este conflicto, escribió a D. António una carta en la que le ordenaba que retirase el cargo de diputado de Lisboa al dicho Pedro de Olivença29. Incluso a finales de diciembre, era D. António quien mandaba a los del Conselho Geral iniciar el despacho final de los procesos30. Por el contrario, los diputados del Conselho recurrieron a D. Jorge de Ataíde únicamente en busca de ayuda para evitar que los cristãos-novos consiguieran el perdón. Por su parte Ataíde, quizás para excusar conflictos de competencias, procuró que los miembros del Conselho Geral no tratasen con él cuestiones del Santo Oficio, dado que aún no había aceptado el cargo y que seguía habiendo un inquisidor general, puesto que D. António Matos de Noronha todavía no había renunciado.

  • 31 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fol. 83r: Carta de D. Jorge de Ataíde al Conselho Geral del 30 de enero de (...)
  • 32 ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fols. 55r-55v: Consulta del Conselho Geral a D. Jorge de Ataíde del 23 de (...)
  • 33 Así, intentó apoyar las pretensiones de mercedes y cargos de los ministros del Santo Oficio. ANTT. (...)
  • 34 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fol. 207r: Carta del Conselho Geral a D. Jorge de Ataíde del 23 de marzo de (...)

10El comportamiento de D. Jorge de Ataíde durante 1601 y 1602 fue, cuando menos, ambiguo. Una vez que se envió a Lisboa el breve que liberaba a D. António Matos de Noronha del cargo de inquisidor general, Ataíde ordenó al Conselho que no tratase más asuntos con el obispo de Elvas31. Por ello, a partir de ese momento, los diputados comenzaron a enviar las consultas al capelão-mor. Sin embargo, la situación seguía siendo confusa. D. Jorge no había asumido el cargo de inquisidor general y tanto intervenía en los asuntos de gobierno de la Inquisición como ordenaba a los miembros del Conselho Geral que dirigiesen ellos el Santo Oficio, puesto que el cargo de inquisidor-mor continuaba vacante32. En el ínterin, se comprometió a ayudar a la Inquisición desde su puesto en el Consejo de Portugal y a través de su contacto con los personajes más influyentes de la monarquía33. Por su parte, el Conselho Geral no cesaba de presionar al capelão-mor para que admitiese la merced que el rey le había hecho. De vez en cuando, corrían rumores de que D. Jorge había aceptado el cargo de inquisidor-mor, como, por ejemplo, en marzo de 1600 o en febrero de 1601, y, aunque éste siempre lo negó, los diputados siguieron considerando a Ataíde como inquisidor general34. Por ello, se convirtió en el principal vínculo de comunicación entre el Santo Oficio y la corte.

  • 35 ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fols. 53r-53v: Carta de D. Jorge de Ataíde al Conselho Geral el 11 de novi (...)
  • 36 BNP. Pombalina. Cód. 648. Fols. 746r-752r: Relación de la enfermedad y muerte de D. Jorge de Ataíde (...)
  • 37 ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fols. 54r-54v: Carta de D. Jorge de Ataíde al Conselho Geral del 30 de ene (...)

11En realidad, todo parece indicar que los diputados del Conselho y D. Jorge de Ataíde mantenían la misma opinión con respecto al problema cardinal que afectaba al Santo Oficio. Al menos en apariencia, D. Jorge de Ataíde se oponía a la concesión de la merced a los conversos y, desde el Consejo de Portugal, trató de proteger a la Inquisición y de impedir que los cristãos-novos consiguiesen la gracia papal35. Según parece, Ataíde rechazó 100.000 cruzados que le ofrecieron los conversos para que les apoyase en su pretensión36. Además, fue él quien recomendó al Conselho Geral que escribiese al rey para exponerle los inconvenientes que generaría el acuerdo con la gente da nação. Al mismo tiempo, D. Jorge de Ataíde trató de reforzar la autoridad del Santo Oficio o, al menos, de recuperar la imagen pública del poder inquisitorial. Así, en la misma carta en que daba cuenta a los del Conselho de que D. António Matos de Noronha quedaba exonerado de su cargo de inquisidor general, Ataíde reprochaba a los diputados que hubiesen acudido a cierto llamamiento del virrey. Lo que estaba en juego en este asunto era la autoridad e independencia de la Inquisición. Si el Conselho Geral, constituido como tribunal, obedecía al virrey y acudía a visitarle, estaba reconociendo públicamente que se encontraba supeditado a don Cristóbal de Moura. D. Jorge de Ataíde recordaba a los diputados que, cuando los gobernadores de Portugal llamaron al Conselho en tiempos de D. António Matos de Noronha, el inquisidor-mor no consintió que el Santo Oficio se presentase como tribunal ante los delegados del poder real. Es más, el mismo Felipe II había establecido, según recordaba Ataíde, que los gobernadores no podían llamar a sí al Conselho Geral porque éste era un tribunal del papa y, por lo tanto, totalmente independiente de virreyes y delegados del poder real37.

  • 38 Sería muy interesante conocer la imagen del inquisidor general D. Henrique que construye el Santo O (...)
  • 39 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 85r-85v: Carta del Conselho Geral a Felipe III. Documento sin fecha.

12Las súplicas del Conselho Geral a D. Jorge de Ataíde para que aceptase el cargo de inquisidor general y viajase a Lisboa continuaron durante todo el año de 1601. Los diputados sabían que la existencia de un inquisidor-mor poderoso contribuiría a reforzar la institución en tiempos sumamente difíciles. Por ello, pidieron a Felipe III que tratase de conseguir del papa el capelo cardenalicio para D. Jorge de Ataíde. El asunto del cardenalato de Ataíde no era, en modo alguno, baladí. En primer lugar, demostraría que, pasadas las dificultades, el Santo Oficio iba a revivir los momentos de esplendor de época de D. Henrique y del archiduque Alberto, quienes habían unido en sus personas, entre otros oficios y dignidades eclesiásticas, los de inquisidor general y cardenal38. En segundo lugar, la llegada a Lisboa de un inquisidor general que era a la vez capelãomor del rey y cardenal serviría para representar públicamente el poder y autoridad del Santo Oficio y para manifestar, sobre todo frente a los cristãos-novos, que seguía protegido por el papa y por el rey39. Por último, el propio D. Jorge de Ataíde impuso como condición para aceptar el oficio de inquisidor-mor marchar a Portugal pertrechado con el capelo cardenalicio:

  • 40 AGS. Estado Roma. Leg. 973. Sin fol.: Carta de D. Jorge de Ataíde al duque de Sessa del 30 de abril (...)

“porque sin esso ni a su real servicio ni a las mesmas cosas [del Santo Oficio] ni a mi conviene yr a aquel reyno”40.

  • 41 BNP. Pombalina. Cód. 648. Fols. 590r-593v: Sumario do que he passado sobre o capello que Sua Magest (...)
  • 42 Cansando de las continuas negativas de Felipe II, D. Jorge de Ataíde declaró a Idiáquez, en febrero (...)

13En realidad, la pretensión de D. Jorge al capelo cardenalicio se remontaba al tiempo de la crisis sucesoria41. Felipe II, en su política destinada a ganar adeptos en Portugal, había prometido a D. Jorge, entonces capelão-mor, que le haría merced de impetrar del papa la púrpura para él. A partir de entonces, esta gracia se convertiría en el constante anhelo de Ataíde. Sin embargo, Felipe II no se mostró tan presto en cumplir su promesa como había estado en hacerla y así, en las sucesivas promociones de cardenales, o no presentó a Ataíde o, cuando lo hizo, no lo apoyó con la fuerza suficiente o subordinó su capelo a que la gracia fuera concedida, en primer lugar, a otros, como, por ejemplo, Ascanio Colonna, creado en 1586, don Juan Hurtado de Mendoza, en 1587, u Odoardo Farnese, hijo del duque de Parma, en 159142.

  • 43 AGS. Estado Roma. Leg. 973. Sin fol.: Carta de Felipe III al duque de Sessa del 12 de febrero de 16 (...)

14Felipe III, cuando decidió nombrar a Ataíde inquisidor general, volvió a requerir al papa que le concediese el capelo cardenalicio. El monarca pretendía lograr así un doble objetivo. Por una parte, como el mismo rey explicaba, el capelo contribuiría a reforzar la autoridad del oficio de inquisidor general43. Ello demuestra que Felipe III no trataba de disminuir el prestigio de la Inquisición como medio de hacerla más dócil y sumisa al poder real. Todo lo contrario; el Santo Oficio debería seguir siendo una institución poderosa, pero sometida a los intereses de la corona. Era necesario que contase con una cabeza fuerte y respetada, revestida de gran poder y autoridad, pero consciente de su papel al servicio de la monarquía. Por otro lado, resultaba políticamente muy útil dotar a Portugal de un capelo propio, pues sería un ejemplo más de la preservación del exclusivismo del reino y de su existencia como cuerpo autónomo dentro de la Monarquía Hispánica:

  • 44 AGS. Estado Roma. Leg. 973. Sin fol.: Carta de Felipe III al duque de Sessa del 16 de noviembre de (...)

“porque este [Ataíde] ha de ser por la de la Corona de Portugal donde siempre ha avido un cardenal y agora que le falta aquel reyno que siempre ha sido tan devoto a la Sede Apostólica se halla muy desfavorescido y desconsolado sin esta honrra y lo siente mucho y suplica por este favor con particular instancia y no es justo que Su Santidad se la dilate más tiempo”44.

  • 45 AGS, Estado Roma. Leg. 973. Sin fol.: Carta de Felipe III al duque de Sessa del 12 de febrero de 16 (...)
  • 46 AGS. Estado Roma. Leg. 973. Sin fol.: Carta de Felipe III al duque de Sessa del 12 de febrero de 16 (...)
  • 47 AGS. Estado Roma. Leg. 973. Sin fol.: Carta de Felipe III al duque de Sessa del 12 de febrero de 16 (...)
  • 48 AGS. Estado Roma. Leg. 973. Sin fol.: Carta de Felipe III al duque de Sessa del 16 de octubre de 16 (...)

15En Roma, el duque de Sessa y Martim Afonso Mexia se encargaron de procurar el capelo para el inquisidor general. En noviembre de 1599, Felipe III ordenó a Sessa que, ayudado por el cardenal Aldobrandini, pidiese al papa que en las próximas témporas de diciembre concediera el capelo cardenalicio a D. Jorge de Ataíde45. Debido al fracaso de esta súplica, cuando se aproximaban las témporas de la Cuaresma de 1600, Felipe III volvió a enviar instrucciones a Sessa46. En este caso le encargaba que solicitase tres capelos. El primero debería recaer en Gioannettino Doria y los otros dos en D. Jorge de Ataíde y en el obispo don Pedro Portocarrero47. Pero ni en la Cuaresma ni en la Trinidad se resolvió el papa a crear más cardenales. Por ello, Felipe III decidió, desde el mes de octubre, empezar a preparar las témporas de diciembre. Aparte del hijo del príncipe Doria, cuya promoción debería solicitarse en primer lugar, Felipe III deseaba que Clemente VIII crease tres cardenales propuestos por él porque, en su opinión, había plazas vacantes en el Sacro Colegio. El monarca católico aspiraba a que el papa le concediese un capelo por la corona de Portugal, que debería recaer en D. Jorge de Ataíde, y dos por el resto de los reinos de España, pues don Pedro de Deza había muerto y don Fernando Niño de Guevara iba a regresar a España, con lo que la Monarquía Hispánica quedaba sin cardenales propios frente a los cinco franceses48.

  • 49 AGS. Estado Roma. Leg. 973. Sin fol.: Carta del príncipe Doria al duque de Sessa del 23 de marzo de (...)
  • 50 AGS. Estado Francia. K. 1630. Fol. 193: Carta del duque de Sessa a Felipe III del 15 de diciembre d (...)
  • 51 AGS. Estado Roma. Leg. 973. Sin fol.: Carta del príncipe Doria al duque de Sessa del 23 de marzo de (...)
  • 52 AGS. Estado Roma. Leg. 973. Sin fol.: Carta del duque de Sessa a Felipe III del 26 de noviembre de (...)

16Una vez más, el papa se resistió a los deseos de Felipe III. Ello se debía a la renuencia de Clemente VIII y, en la sombra, de Aldobrandini a crear nuevos cardenales49. El papa deseaba conceder el capelo a su sobrino Silvestro Aldobrandini, prior en Roma de la orden de San Juan de Jerusalén e hijo de Gian Francesco Aldobrandini. Pero, debido a que todavía no tenía catorce años, Clemente VIII decidió esperar a que los cumpliese, en 1603, para hacer promoción de cardenales y entregarle entonces uno de los capelos50. Además, como por otra parte resulta lógico, el papa prefería promover a clientes suyos en vez de a los propuestos por el Rey Católico. Por último, no parece descabellado pensar que las propias criaturas de Felipe III se estorbasen unas a otras. El monarca se obstinaba en solicitar, antes de nada, el capelo para Gioannettino Doria y, sólo en segundo lugar, se pedirían los otros tres capelos. Pero, como el mismo príncipe Doria advertía, Aldobrandini no tenía ningún interés en que se nombrase cardenal a su hijo y, en caso de que hubiera promoción, preferiría que se entregase el capelo a un español, porque, de seguro, éste no marcharía a Roma51. El propio Sessa reconocía que era prácticamente imposible lograr cuatro capelos para el Rey Católico al mismo tiempo. Aunque Felipe III argumentaba que había plazas vacantes en el Colegio Cardenalicio, Sessa advirtió que, tras la muerte de Ludovico Madruzzo y de Andrea de Austria, el papa debía promover a algún alemán y, por haber fallecido Jerzy Radziwill y András Bathóry, también a un polaco52.

17El asunto del cardenalato llegó a condicionar hasta tal punto la solución del problema de la acefalía del Santo Oficio que D. Jorge se negó a asumir el cargo de inquisidor-mor si no era como cardenal. El mismo Felipe III lo reconocía así en la carta en que ordenaba a Sessa que solicitase a Clemente VIII el nombramiento de D. Alexandre de Bragança para el cargo de inquisidor general ya que Ataíde

  • 53 AGS. Estado Roma. Leg. 1856. Sin fol.: Carta de Felipe III al duque de Sessa del 22 de junio de 160 (...)

“aunque se le presentó el breve y después acá se le ha hecho instancia que le vaya a servir personalmente lo ha ydo entreteniendo muchos días con buenas esperanças de cumplirlo hasta que ultimamente ha dicho que no puede bolver a aquel Reyno si Su Santidad no le honra con capello y aunque yo tengo hechos por él con Su Santidad los oficios que vos sabéis para que le honre con él por cuenta de aquella corona estando las cosas de la Inquisición en aquel Reyno y los demás que penden del en estado que no puedo negar que estoy con no pequeño scrúpulo de consciencia de lo que se ha dilatado el darle inquisidor general”53.

  • 54 Magalhães, Joaquim Romero: “Em busca dos “tempos” da Inquisição”, en Revista de História das Ideias(...)

18Mas, ¿por qué se mostraba D. Jorge de Ataíde tan reticente a aceptar la merced real? ¿Era el capelo cardenalicio sólo una excusa para permanecer en Madrid? El profesor Joaquim Romero Magalhães planteó la hipótesis de que la renuncia de D. António Matos de Noronha y la no aceptación de D. Jorge de Ataíde se debían al mismo motivo: la imposibilidad de hacer frente a la corona en la cuestión de los cristãos-novos54. En realidad, ambos debieron percibir claramente las dificultades que tendría que afrontar la persona que ocupase el cargo de inquisidor general en momentos tan difíciles. La Inquisición no sólo tenía que combatir contra la pretensión de los cristãos-novos de que el rey consiguiese del papa un perdón general de las culpas de judaísmo. A este problema se unían las críticas contra la Inquisición portuguesa que vertían los procuradores de los conversos en Roma. Los cristãos-novos presionaban al papa para que ejerciese su facultad de avocar los procesos de los tribunales inquisitoriales portugueses. Por otra parte, el Santo Oficio veía tambalearse sus cimientos económicos. Los conversos, junto con el perdón general, pedían a Felipe III que los eximiese de la pena de confiscación. Pero, además, los ministros del rey le aconsejaban que recuperase el control del fisco inquisitorial, es decir, de los bienes confiscados que jurídicamente pertenecían a la corona pero cuya superintendencia el monarca había delegado en manos del inquisidor general. Este cúmulo de problemas explicaría que D. António Matos de Noronha se hubiese retirado a su obispado y que, finalmente, hubiera renunciado, motu proprio o, más probablemente, obligado por el rey, al cargo de inquisidor general. En nuestra opinión, resulta muy difícil aceptar que, en 1599, D. António pudiese prever la magnitud de la tormenta que se avecinaba sobre el Santo Oficio y, por ello, decidiese renunciar. Parece mucho más probable que el rey desease sustituir al obispo de Elvas al frente del Santo Oficio por un personaje más dócil. Las Relaciones de Cabrera de Córdoba apoyan esta hipótesis:

  • 55 Cabrera De Córdoba, Luis: Relaciones..., p. 53. El texto es del 9 de octubre de 1599.

“Con esta ocasión se ha dicho que envían por Inquisidor Mayor de Portugal al capillán mayor, obispo de Viseu, que reside en el Consejo de Portugal, y que le darán capelo de cárdenal y que al obispo Matos de Noronha, que lo es mandarán se vaya a su obispado de Elvas”55.

  • 56 Fattori, Maria Teresa: Clemente VIII e il Sacro Collegio 1592-1605. Meccanismi instituzionali ed ac (...)
  • 57 Ibidem, pp. 240-244.
  • 58 Williams, Patrick: “Philip III and the restoration of Spanish government, 1598-1603”, en English Hi (...)

19Pero, además, la propia política de Clemente VIII contribuyó a determinar la renuncia de D. António que, amén de inquisidor general, era, desde 1591, obispo de Elvas. Según ha señalado Maria Teresa Fattori, el papa Aldobrandini, involucrado en el proyecto de aplicación de las disposiciones tridentinas, consideró siempre que uno de los principios de la reforma católica debía ser el respeto a la obligación de residencia de los obispos en sus diócesis56. Al principio de su pontificado, Clemente VIII había publicado un edicto que obligaba a los obispos a salir de Roma para regresar a sus iglesias. En 1595, un nuevo decreto establecía que los obispos que incumpliesen la obligación de residencia quedarían inhabilitados para acceder, en el futuro, al cardenalato, salvo en el caso de aquellos ocupados en el servicio de la Santa Sede. Según Fattori, esta disposición de Clemente VIII procuraba romper la alianza de los obispos con los príncipes temporales y establecer la vía de fidelidad a Roma como el único camino de ascenso dentro de la jerarquía eclesiástica57. Por su parte, Felipe III, como el resto de monarcas de la casa de Austria, mantuvo, desde el comienzo de su reinado, un celo especial en que los obispos cumpliesen con la obligación de residir en sus diócesis58. Precisamente a petición suya, en 1599 Clemente VIII revocó todas las licencias concedidas a los obispos de la Península Ibérica – entre ellos Matos de Noronha – para residir fuera de sus diócesis.

  • 59 BNP. Pombalina. Cód. 648. Fols. 301r-302r: Carta de D. Jorge de Ataíde a don Cristóbal de Moura (?) (...)

20La caterva de problemas que hemos expuesto anteriormente aclara, también, las dificultades que surgieron a la hora de encontrar un nuevo inquisidor general, motivo que debió provocar la retención durante más de un año del breve que exoneraba a D. António. Por su parte, D. Jorge de Ataíde, nombrado inquisidor general a principios de 1600, a la altura de 1602 no había aún aceptado el cargo. Probablemente, Ataíde sólo deseaba marchar a Lisboa cuando pudiese entrar en la sala del Conselho Geral como vencedor de los cristãos-novos y defensor de los privilegios y autonomía inquisitorial. Además, sabía que si desaprovechaba la oportunidad de presionar a la corona para que intercediera por su capelo, quizás ya no lo lograse nunca “porque ja sou tão velho e tenme feitas as mentiras de corte tão pratico que não estimo senão o que tenho na mão ou o que me promete Deus no Evangelho”59. Si no era posible triunfar, resultaba mucho más cómodo y políticamente más seguro permanecer en la corte, observar la evolución de los acontecimientos y no enfrentarse directamente a los deseos de Lerma y del rey.

  • 60 ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fol. 55r-55v: Respuesta de D. Jorge de Ataíde a la consulta del Conselho G (...)
  • 61 AGS. Estado Roma. Leg. 975. Sin fol.: Carta de Felipe III al duque de Sessa del 29 de mayo de 1601.

21Por otra parte, puede ser también que Felipe III terminara por cansarse de la actitud del obispo capelão-mor. Éste ni aceptaba ni renunciaba al cargo de inquisidor general y ponía como condición para marchar a Lisboa ir con el capelo cardenalicio. El propio Ataíde explicaba al Conselho que no quería viajar a Lisboa sin llevar resueltos los asuntos de la Inquisición que dependían del rey60. Pero el monarca, que, desde 1599 y durante todo 1600, había pedido insistentemente al papa que nombrase cardenal a D. Jorge de Ataíde, cuando se aproximaban las témporas de Pentecostés de 1601, sólo encargó a Sessa que procurase los capelos para Gioannettino Doria, don Antonio Zapata, arzobispo de Burgos, y don Alonso Manrique61. Tal vez a principios del verano de 1601, Felipe III ya estaba pensando en buscar una nueva cabeza para la Inquisición.

  • 62 Guerra, Jorge Valdemar: “Judeus e cristãos-novos na Madeira. 1461-1650”, en Rol dos judeus e seus d (...)
  • 63 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 86r-86v: Carta del Conselho Geral a D. Jorge de Ataíde del 10 de mayo (...)

22Por su parte, también el Conselho Geral, pasados los primeros meses de 1601, comenzó a perder la esperanza de que D. Jorge de Ataíde aceptase el cargo de inquisidor general y se trasladase a Lisboa para ejercer sus funciones. Además, era indudable que el rey estaba escuchando las peticiones de los cristãos-novos. El 4 de abril de 1601, a cambio de un donativo de 170.000 cruzados, Felipe III revocó la prohibición de salir del reino y vender los bienes, sin licencia real y el pago de una fianza, que recaía sobre los conversos portugueses62. Dado este precedente, no faltaba quien afirmase, en mayo de ese año, que los cristãos-novos ya habían conseguido el perdón63.

  • 64 AGS. SP. Portugal. Lib. 1480. Fol. 92r: Carta de don Cristóbal de Moura a Felipe III del 10 de abri (...)
  • 65 AGS. SP. Portugal. Lib. 1480. Fols. 76r-77r: Consulta del Consejo de Portugal a Felipe III del 7 de (...)

23Resulta sumamente curioso que, precisamente en este momento, dos de los diputados del Conselho Geral fuesen propuestos al monarca para ocupar obispados vacantes, con lo que tendrían que abandonar sus cargos en la Inquisición. En abril de 1601, don Cristóbal de Moura aconsejaba a Felipe III que nombrase para el obispado de Porto a Bartolomeu do Vale, antiguo diputado de la Mesa da Consciência, y, en caso de que no aceptase, a Bartolomeu da Fonseca64. En febrero, el Consejo de Portugal había sugerido que se designara a Rui Pires da Veiga para el obispado de Brasil, aunque los consejeros consideraban que no iba a aceptar, como en realidad ocurrió65. Cuando se confirmó que Rui Pires da Veiga no deseaba marchar a Brasil, el Consejo de Portugal elevó una nueva consulta al monarca en la que mostraba una aguda mordacidad contra el diputado del Conselho Geral:

  • 66 AGS. SP. Portugal. Lib. 1480. Fols. 88r-88v: Consulta del Consejo de Portugal a Felipe III del 24 d (...)

“Ruy Pirez da Veiga tem menor rezão em dizer que não tem recebido merçes, porque pareçe que com as promoções que foi recebendo nos cargos está satisfeito do que nelles servio que não he muito66.

  • 67 Carta patente del 4 de abril de 1601. La merced fue ampliada el 31 de julio de 1601 con la autoriza (...)
  • 68 AGS. Estado Roma. Leg. 1856. Sin fol.: Carta de Felipe III al duque de Sessa del 20 de octubre de 1 (...)
  • 69 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fol. 95r-96r: Carta del Conselho Geral a Felipe III del 22 de diciembre de (...)

24Parece imposible no integrar estos proyectos en el contexto general de las relaciones entre monarquía y Santo Oficio a lo largo de 1601. A principios de ese año, Felipe III enviaba a Lisboa el breve que destituía al inquisidor general D. António Matos de Noronha. En abril, el monarca revocaba la ley que prohibía a los cristãos-novos salir del reino y vender sus bienes sin licencia67. En octubre, encargaba a su embajador en Roma que solicitase al papa un perdón general para los judaizantes portugueses68. Y, en diciembre, ordenaba al Santo Oficio que suspendiese la celebración de autos de fe69. Todas estas medidas, si bien iban encaminadas a favorecer a los cristãos-novos, no dejaban, por ello mismo, de suponer una quiebra de la autoridad inquisitorial. En consecuencia, el Conselho Geral se opuso con todas sus fuerzas a estas injerencias en lo que consideraba su esfera de poder. Quizás por ello, los consejeros del monarca vieron en la promoción de los diputados a la dignidad episcopal un medio de apartarlos del Santo Oficio; un modo de acabar con el dique que constituían los tres inquisidores. Se trataba, en realidad, de poner en práctica la máxima eclesiástica del promoveatur ad removeatur. De hecho, si Fonseca y Veiga hubiesen aceptado los obispados que se les ofrecían, el Conselho Geral habría quedado constituido por un solo miembro, es decir, reducido a la nada y, por lo tanto, condenado al silencio, pues, si no había inquisidor general, nadie podría nombrar nuevos diputados para ocupar los cargos vacantes.

  • 70 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 211r-211v: Carta del Conselho Geral a D. Jorge de Ataíde del 2 diciem (...)
  • 71 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 86r-86v: Carta del Conselho Geral a D. Jorge de Ataíde del 10 de mayo (...)
  • 72 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 96v-97r: Carta del Conselho Geral a D. Jorge de Ataíde del 10 de ener (...)

25El Conselho Geral arbitró dos medios para defenderse de las acusaciones que se estaban vertiendo contra el Santo Oficio y para tratar de impedir que el rey cediese a las presiones de los cristãos-novos. En primer lugar, era imprescindible enviar a la corte un ministro de la Inquisición que expusiese a Felipe III los argumentos del Santo Oficio. Ya en diciembre de 1600, el Conselho Geral había solicitado permiso a D. Jorge de Ataíde para que se trasladase a Madrid un miembro de la Inquisición70. Sin embargo, y a pesar de que las peticiones de licencia al rey y al capelão-mor se sucedieron durante todo el año de 1601, hasta 1602 no fue enviado a Valladolid el doctor Bartolomeu da Fonseca, diputado del Conselho Geral71. Parece lógico que Lerma desease mantener al Santo Oficio apartado de las negociaciones directas que se desarrollaban en la corte. Desde Lisboa, los diputados y ministros del Santo Oficio podían enviar cartas, alegaciones y memoriales al rey, pero en la distancia su capacidad de influir sobre el soberano quedaría siempre enormemente reducida. Es más, nada garantizaba que los alegatos en contra del perdón general y en defensa del Santo Oficio llegasen a manos del monarca. Al parecer, corría el rumor de que los ministros de la corte no mostraban a Felipe III los escritos remitidos por el Conselho Geral72.

  • 73 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 89r-89v: Carta del Conselho Geral a Felipe III del 13 de diciembre de (...)
  • 74 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 89v94r: Cartas del Conselho Geral a Felipe III, al duque de Lerma, a (...)
  • 75 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fol. 88r: Carta del Conselho Geral a Pedrálvares Pereira del 11 de octubre (...)

26En segundo lugar, los diputados del Conselho trataron de tejer una red de relaciones con los personajes más influyentes de la corte de Felipe III, a fin de contar con apoyos poderosos en el entorno del monarca. Esto implicaba negociar, por lo menos, en tres frentes distintos: el valido, el confesor real y el Consejo de Portugal. En diciembre de 1601, el Conselho envió a Felipe III un nuevo manifiesto en contra del perdón general73. Pero, en esta ocasión, iba acompañado de cartas para Lerma, fray Gaspar de Córdoba, D. Jorge de Ataíde y el Consejo de la Suprema74. A todos ellos se pedía ayuda para hacer frente a las pretensiones de los conversos. Sin embargo, el Conselho Geral no logró probablemente los apoyos que buscaba. Y ello por razones evidentes. Lerma estaba negociando el perdón con los cristãos-novos y fray Gaspar de Córdoba, confesor de Felipe III, pertenecía a la facción del valido. Por su parte D. Jorge de Ataíde, si bien se oponía al perdón, prefería mantener una postura equívoca, sin tomar partido de forma decidida y clara por el Santo Oficio. Dentro del Consejo de Portugal, los diputados intentaron conseguir también el apoyo del secretario Pedrálvares Pereira, al que pidieron que favoreciese a los ministros de la Inquisición en un momento en el que carecían de inquisidor general75.

  • 76 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 95r-96r: Carta del Conselho Geral a Felipe III del 22 de diciembre de (...)

27Los hechos demostraron el poco éxito alcanzado por las súplicas del Conselho Geral. Apenas una semana después de enviar las cartas referidas, Felipe III, a través de Moura, ordenaba al Santo Oficio que suspendiese la celebración de los autos de fe hasta que hubiese en Lisboa inquisidor general. No obstante, los tribunales podrían seguir despachando los procesos hasta concluirlos76. La maniobra del gobierno no podía ser más hábil. El monarca continuaba negociando con los cristãos-novos, mantenía al Santo Oficio sin inquisidor general y paralizaba el funcionamiento de la Inquisición. Para ello, se valía de las dudas de aquellos que cuestionaban la jurisdicción del Conselho Geral en caso de sede vacante, pues hubo quien alegó que carecía de bulas que le otorgasen potestad para condenar y absolver los delitos de herejía y, por lo tanto, para celebrar autos de fe.

  • 77 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 101v-102v: Carta del Conselho Geral a Felipe III del 20 de marzo de 1 (...)
  • 78 Tomás Y Valiente, Francisco: “Relaciones de la Inquisición con el aparato institucional del Estado” (...)

28Ante tal ataque a su autonomía y su propio funcionamiento, la respuesta del Conselho no se hizo esperar. Los diputados invocaron que su jurisdicción era apostólica y que había sido concedida por la bula de constitución del Santo Oficio, que ordenaba la formación de un Conselho Geral. Además, el cardenal-infante D. Henrique, como inquisidor general y legado a latere del papa, había otorgado el Regimento del Conselho. Es decir, el Conselho Geral fue constituido autoritate apostolica y sus miembros eran comisarios de la Santa Sede en las materias de fe77. El expediente de los diputados consistía, pues, recalcar su condición de delegados del papa, del que habrían recibido la autoridad y jurisdicción para juzgar los casos de fe. Y es que, como explicó Tomás y Valiente para el caso de la Inquisición española, el Santo Oficio aprovechó el carácter mixto de su jurisdicción para defender su autonomía frente a Roma y el rey; invocó su vínculo con la autoridad pontifica para garantizar su independencia de la corona y buscó el apoyo de la monarquía cuando trató de distanciarse de la Santa Sede78.

  • 79 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 95r-96r: Carta del Conselho Geral a Felipe III del 22 de diciembre de (...)
  • 80 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 98r-98v: Carta del Conselho Geral al Consejo de la Suprema del 10 de (...)
  • 81 ANTT. TSO. CG. Liv. 365. Fol. 88r: Carta del Conselho Geral a los inquisidores de Coimbra del 17 de (...)

29Junto con la defensa de su jurisdicción sobre los crímenes de herejía y su autoridad para concluir procesos, los diputados expusieron al rey los graves inconvenientes que se seguían de suspender la celebración de autos de fe79. Los procesos se encontraban ya terminados y listos para sentencia; las cárceles estaban llenas; la Inquisición carecía de dinero para seguir alimentando a los presos pobres y los escrúpulos de conciencia atormentaban, al parecer, a los inquisidores debido a que el Derecho disponía que debían celebrarse autos de fe por lo que, de no hacerlo, incurrían en censuras. Además, los diputados alegaban que el conocimiento del crimen de herejía únicamente correspondía a la jurisdicción eclesiástica, por lo que el poder secular no debía impedir su persecución ni castigo80. Por último, el Conselho veló para que la institución siguiese funcionando con la mayor normalidad posible. Así, puesto que la orden real se limitaba a prohibir los autos de fe, los diputados ordenaron a los inquisidores que sustanciasen y sentenciasen los procesos como venían haciendo hasta entonces81.

  • 82 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 96v-98r: Cartas del Conselho Geral a D. Jorge de Ataíde, a Pedrálvare (...)
  • 83 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 98v-100r: Carta del Conselho Geral a fray Gaspar de Córdoba del 11 de (...)
  • 84 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 100v-101r: Carta del Conselho Geral a D. Jorge de Ataíde del 26 de en (...)
  • 85 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 105-105v: Carta del Conselho Geral a D. Jorge de Ataíde del 24 de abr (...)

30Al mismo tiempo que exponía estos argumentos al rey, el Conselho Geral intentó, una vez más, buscar apoyos en la corte. Así, trató de conseguir la asistencia del Consejo de Portugal. Para ello, envió cartas a los consejeros D. Jorge de Ataíde, Francisco Nogueira y Pedro Barbosa y al secretario Pedrálvares Pereira82. También escribió al confesor real, fray Gaspar de Córdoba, y al Consejo de la Suprema83. El Conselho pedía a todos ellos ayuda para que el rey permitiese la celebración de autos de fe. Por último, en enero de 1602, el Conselho Geral consiguió que D. Jorge de Ataíde escogiera a un ministro del Santo Oficio para que viajase a la corte a tratar del negocio del perdón general. Ataíde dispuso que el doctor Bartolomeu da Fonseca se trasladase a Valladolid para explicar al rey las razones de la Inquisición en contra de la gracia que pedían los conversos y los inconvenientes que acarrearía la suspensión de los autos de fe84. Fonseca, según órdenes del Conselho Geral, debería someterse en todo momento a los dictados del obispo capelão-mor85.

  • 86 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 103r-103v: Carta del Conselho Geral a Bartolomeu da Fonseca del 21 de (...)
  • 87 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 107r-110v: Carta del Conselo Geral a Bartolomeu da Fonseca del 29 de (...)
  • 88 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 111r-111v: Carta del Conselho Geral a Francisco Pereira, S. J., del 1 (...)

31Parece muy probable que la elección de Bartolomeu da Fonseca no careciese de propósito o finalidad política. Quizás era el más dócil de los tres miembros del Conselho Geral; el que estaba más dispuesto a someterse a los deseos de la monarquía. Desde luego, su comportamiento una vez que llegó a la corte induce a pensar así. Los problemas entre Bartolomeu da Fonseca y los otros dos miembros del Conselho Geral – Marcos Teixeira y Rui Pires da Veiga – no tardaron en aparecer. Por una parte, los diputados se quejaron de que aquél no les daba cuenta de lo que ocurría en la corte86. Por otra, Fonseca criticó el modo en que los del Conselho Geral había escrito al rey en defensa de su jurisdicción, pues, según creía, habían empleado un estilo demasiado duro. Los diputados del Conselho alegaron que habían utilizado un tono tan áspero porque así lo requería la materia87. En una carta dirigida al padre jesuita Francisco Pereira, a la sazón en Valladolid, los diputados se referían al comportamiento de Fonseca en este asunto. El rey había alabado los buenos oficios de la Inquisición, “posto que não falto quem nos advirtisse que escreveramos palabras asperas e deu a entender que por suas boas diligençias se nos não deu reprensão”88.

  • 89 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 107r-110r: Carta del Conselho Geral a Bartolomeu da Fonseca del 29 de (...)
  • 90 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 111r-111v: Carta del Conselho Geral a Francisco Pereira del 10 de jun (...)
  • 91 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 120v-121r: Carta del Conselho Geral a Francisco Pereira del 7 de octu (...)
  • 92 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 116r-118r: Carta del Conselho Geral a D. Jorge de Ataíde del 27 de ju (...)
  • 93 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 118v-119r: Carta del Conselho Geral a Bartolomeu da Fonseca del 22 de (...)

32Junto con Fonseca, el Santo Oficio tenía en la corte otros valedores que se habían trasladado a Valladolid para impedir que el rey concediese el perdón general. Se trata de los tres arzobispos lusos, del padre Francisco Pereira y de Martim Gonçalves da Câmara. Quizás debido a las presiones de todos ellos, Felipe III volvió a permitir la celebración de los autos de fe, a finales de mayo de 160289. O tal vez fue un medio de coaccionar a los cristãos-novos; de hacerles ver que se encontraban en posición de inferioridad en un momento en el que, al parecer, las negociaciones entre el rey y la gente da nação se habían estancado90. Todo apunta a que, en el verano de 1602, la Inquisición tenía fundados motivos para creer que los cristãos-novos habían fracasado en su intento de lograr el perdón general91. Por su parte, D. Jorge de Ataíde, según Fonseca, estaba dispuesto, finalmente, a aceptar el cargo de inquisidor general92. Puesto que el problema se consideraba ya solucionado, Bartolomeu da Fonseca anunció a los diputados del Conselho, a mediados de agosto, que pensaba regresar a Portugal93.

  • 94 AGS. Estado Roma. Leg. 1856. Sin fol.: Carta de Felipe III al duque de Sessa del 22 de junio de 160 (...)
  • 95 AGS. Estado Portugal. Leg. 435. Fol. 22. Consulta de la junta de Portugal a Felipe III del 22 de ma (...)

33Pero la que sería la noticia más grata para los del Conselho estaba aún en el secreto de las salas de palacio. Felipe III, cansado de las largas y vacilaciones de D. Jorge de Ataíde, que ni aceptaba el cargo de inquisidor general ni renunciaba claramente a él, decidió proponer nuevo inquisidor-mor al papa94. En marzo de 1602, don Cristóbal de Moura escribía al monarca una carta en que nombraba a las personas que, en su opinión, podrían desempeñar el oficio: Martim Gonçalves da Câmara; D. Afonso Furtado de Mendonça, rector de la Universidad de Coimbra; D. João de Bragança, obispo de Viseu, o D. Martim Afonso de Melo, obispo de Lamego. Felipe III encargó a la junta de Portugal, formada por fray Gaspar de Córdoba, el conde de Vilanova, don Pedro Franqueza y don Juan de Borja, que estudiase el asunto. Los miembros de la junta elevaron una consulta al monarca el 22 de mayo de 1602. Consideraban que no debía dilatarse por más tiempo la provisión del cargo de inquisidor general pero ninguna de las cuatro personas que proponía Moura era adecuada para desempeñarlo porque Martim Gonçalves da Câmara era demasiado anciano; el rector de Coimbra, muy joven todavía, y los dos prelados deberían renunciar a sus iglesias. Para la junta, la persona más conveniente para ocupar el cargo de inquisidor general no era otro que D. Alexandre de Bragaça cuyo tío, D. Teotónio, arzobispo de Évora, se encontraba precisamente en esos momentos en Valladolid95.

  • 96 AGS. Estado Roma. Leg. 1856. Sin fol.: Carta de Felipe III al duque de Sessa del 22 de junio de 160 (...)
  • 97 AGS. SP. Portugal. Lib. 1480. Fol. 362r: Carta del duque de Lerma a D. Jorge de Ataíde del 6 de ago (...)

34Tercer hijo de los duques D. João y D.ª Catalina de Bragança, D. Alexandre había nacido el 17 de septiembre de 1570 y, desde joven, fue destinado a la carrera eclesiástica. En 1602, cuando todavía vivía D. Teotónio de Bragança, arzobispo de Évora, Felipe III, solicitó al papa que concediese la coadjutoría de dicho arzobispado a D. Alexandre para que sucediera a su tío cuando éste muriese96. Sin embargo, Clemente VIII no llegó nunca a despachar el breve de la coadjutoría porque, al parecer, el propio D. Teotónio no dio su consentimiento y suscitó ciertas dudas al respecto97.

  • 98 AGS. Estado Roma. Leg. 1856. Sin fol.: Carta de Felipe III al duque de Sessa del 22 de junio de 160 (...)
  • 99 AGS. Estado Francia. K. 1631. Fol. 165: Carta del duque de Sessa a Felipe III del 29 de julio de 16 (...)
  • 100 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 121v-122r: Carta del Conselho Geral a Martim Afonso Mexia del 6 de se (...)
  • 101 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 119v-120r: Carta del Conselho Geral a Bartolomeu da Fonseca del 7 de (...)
  • 102 ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fol. 59r: Carta de D. Alexandre de Bragança al Conselho Geral del 11 de se (...)

35El 22 de junio de 1602, Felipe III encargó a Sessa que consiguiese el breve de provisión de D. Alexandre para el oficio de inquisidor general98. Un mes más tarde, el embajador lo enviaba desde Roma, junto con el de don Juan de Zúñiga, nuevo inquisidor general de España99. La elección de D. Alexandre para el oficio de inquisidor general se hizo sin comunicación con el Conselho Geral que, a principios de septiembre, aún no conocía la nueva. Tal vez se refería a este cambio Martim Afonso Mexia, que, en una carta escrita, probablemente, en julio o agosto, anunciaba a los miembros del Conselho que se iban a producir novedades en la Inquisición. Los diputados debieron interpretar que los cambios anunciados por Mexia atañerían al procedimiento inquisitorial y, por ello, respondieron al agente, en carta del 6 de septiembre, que cualquier novedad resultaría perjudicial para los ministros de la Inquisición y desautorizaría al Santo Oficio100. Un día más tarde, en la carta que envió a Bartolomeu da Fonseca, el Conselho exponía que era conveniente retrasar la visita de D. António Mascarenhas al fisco hasta que hubiese inquisidor general, lo que demuestra que los diputados desconocían que D. Alexandre había sido provisto para el cargo101. Esta demora en publicar la noticia explica que hasta el 11 de septiembre D. Alexandre no enviara una carta al Conselho Geral en la que agradecía la satisfacción que los diputados habían mostrado por su nombramiento102.

  • 103 ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fol. 59r: Carta de D. Alexandre de Bragança al Conselho Geral del 11 de se (...)
  • 104 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 123r-123v: Carta del Conselho Geral a Felipe III del 29 de octubre de (...)
  • 105 Melquisedec, el rey-sacerdote, fue presentado por san Pablo, en la Epístola a los Hebreos, como ima (...)

36Ciertamente, el Conselho Geral recibió la noticia de la designación de D. Alexandre con gran complacencia103. El Conselho agradeció a Felipe III la “elleiçam tam acertada” que había hecho, ya que D. Alexandre reunía las virtudes necesarias para desempeñar el oficio de inquisidor general104. Especialmente satisfecha se mostraba la Inquisición por el hecho de que D. Alexandre perteneciera a la más alta nobleza de Portugal. Según los miembros del Conselho, resultaba necesario que un príncipe ocupase el cargo de inquisidor general, sobre todo en un momento en el que los enemigos del Santo Oficio se encontraban muy fuertes y poderosos. D. Alexandre era sobrino del inquisidor general D. Henrique, nieto del infante D. Duarte y bisnieto del rey D. Manuel el Afortunado. Su presencia al frente de la Inquisición hacía recordar los tiempos gloriosos en que ésta había sido regida por miembros de la familia real, como el propio D. Henrique – llamado por algunos el Melquisedec portugués – o el cardenal archiduque Alberto105. En principio, que Felipe III hubiera elegido a un miembro de la casa más noble y poderosa del reino como cabeza del Santo Oficio era la prueba fehaciente de que la Inquisición no se encontraba, ni mucho menos, abatida, humillada y despojada de su poder, sino que seguía contando con el apoyo, al menos aparente, del monarca.

  • 106 ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fol. 60r: Carta de D. Alexandre de Bragança al Conselho Geral del 29 de se (...)
  • 107 Sousa, António Caetano de: Historia Genealógica da Casa Real Portuguesa, Tomo VI, Lisboa Occidental (...)
  • 108 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 123v-124v: Carta del Conselho Geral a fray Gaspar de Córdoba del 22 d (...)
  • 109 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 123r-123v: Carta del Conselho Geral a Felipe III del 29 de octubre de (...)

37Por otra parte, la actitud de D. Alexandre distaba mucho de la de D. Jorge de Ataíde. El capelão-mor jamás aceptó el cargo de inquisidor general y permaneció en la corte, alejado del contacto directo con la Inquisición y sus ministros. Por el contrario, D. Alexandre, que vivía en Vila Viçosa, se trasladó, inmediatamente, a Lisboa106. Además, decidió, antes de abandonar el palacio ducal, ordenarse para poder tomar posesión del nuevo cargo. Así, el 7 de septiembre, el obispo de Portalegre le consagró de menores; el 14 fue ordenado diácono; el 15, sacerdote, y, finalmente, el 17 dijo su primera misa rezada en la capilla ducal107. Una vez en Lisboa, el primer acto del nuevo inquisidor general estuvo cargado de intención simbólica. Sin que fuera ésta la costumbre, D. Alexandre quiso jurar su oficio en la sala del Conselho, en los Estaus, y de ello se hizo acta firmada por todos los diputados108. Además, durante los primeros meses, el joven inquisidor acudía ordinariamente a las reuniones del Conselho y se aplicaba con esfuerzo en tratar de cumplir todo lo que correspondía a su obligación109. Es decir, el inquisidor general había asumido plenamente su cargo y era consciente de que debía defender al Santo Oficio por encima de cualquier otro interés.

38Marcos Teixeira y Rui Pires da Veiga alabaron estos gestos del nuevo inquisidor-mor y auguraron una nueva etapa de esplendor y poder para el Santo Oficio. Sin embargo, D. Alexandre accedió al cargo de inquisidor general en uno de los momentos más difíciles en la historia de la institución, debido a los acuciantes problemas que debía afrontar. Lejos de solucionarse, durante el gobierno de D. Alexandre se acrecentaron las dificultades debido a que la corona intentó llevar a cabo la reforma del Santo Oficio portugués, a fin de impulsar la centralización y, en último término, de reforzar el poder real. Además, la monarquía había decidido ejercer un control directo sobre el fisco inquisitorial. Por último, las relaciones entre la Inquisición y la Santa Sede se encontraban en un momento crítico a causa de la gran trascendencia que adquirió la apelación de Ana de Milão. Paradójicamente, la presión de los conversos para lograr el perdón general disminuyó momentáneamente, si bien continuaron propagando acusaciones contra el Santo Oficio, su procedimiento y sus ministros tanto en Roma como en Valladolid.

39A pesar de las esperanzas que los diputados pusieron en el nuevo inquisidor general, el nombramiento de D. Alexandre era tan solo un alivio momentáneo; una idea condenada, desde el mismo momento de su concepción, a fracasar. Puede que la corona buscase una solución provisional o que estuviese tanteando distintos medios para lograr sus objetivos. Cuando D. Alexandre fue elegido para ocupar el cargo de inquisidor general, todos sabían que sucedería a su tío D. Teotónio en el arzobispado de Évora cuando éste muriese. Pero, debido a que los prelados estaban obligados, salvo dispensa papal, a residir en su diócesis, D. Alexandre debería renunciar al oficio de inquisidor-mor cuando tomase posesión del arzobispado. El propio breve de nombramiento de D. Alexandre como inquisidor general así lo establecía:

  • 110 “Decidimos y declaramos que si te nombro arzobispo u obispo de cualquier iglesia metropolitana o ca (...)

“Decernimus et declaramus ut si te alicui Metropolitanae aut Cathedrali Ecclesiae in Archiepiscopum vel Episcopum praefui aut si forsan in Coadjutorem in regimine et administratione alicuius similis Ecclesiae cum futura successione deputari contigerit cessante Coadjutoria huiusmodi et facto loco successioni prefatae tu ab officio Inquisitoris Generalis huiusmodi absolutus existas et esse censearis ipsumque officium vacet et vacare censeatur eo ipso”110.

  • 111 AGS. Estado Portugal. Leg. 435. Fol. 22: Consulta de la junta de Portugal a Felipe III del 22 de ma (...)
  • 112 AGS. SP. Portugal. Lib. 1464. Fol. 70r: Consulta del Consejo de Portugal a Felipe III del 14 de sep (...)
  • 113 AGS. SP. Portugal. Lib. 1480. Fols. 445r-445v: Consulta del Consejo de Portugal a Felipe III del 14 (...)
  • 114 Sousa, António Caetano de: História Genealógica..., Tomo VI, pp. 163-169.

40Podemos preguntarnos si la corona decidió utilizar la obligación de residencia de los prelados como arma política para debilitar al Santo Oficio en el contexto de las juntas de Valladolid. En principio parece ser que sí, aunque los datos resultan fragmentarios y, a veces, contradictorios. A raíz de una consulta elevada por la junta de Portugal el 22 de mayo, Lerma aconsejó a Felipe III que el breve de nombramiento de D. Alexandre aclarase que cesaría en el oficio de inquisidor general a partir del momento en que fuera provisto en arzobispo de Évora111. Por ello, en septiembre de 1602, aún antes de que D. Alexandre tomara posesión del cargo de inquisidor general, el rey pidió al Consejo de Portugal que le propusiese nuevas personas para ocuparlo112. No obstante, el entusiasmo con que el Conselho Geral recibió al nuevo inquisidor-mor hizo variar, por un tiempo, el proyecto de la corona. Así, en noviembre de 1602, Felipe III ordenaba al Consejo de Portugal que debatiese sobre la conveniencia de intercambiar los arzobispados de Lisboa y Évora entre D. Miguel de Castro y D. Alexandre para que este último pudiese continuar al frente del Santo Oficio y cumplir, al mismo tiempo, con el deber de residencia en su iglesia113. Pero este proyecto fracasó porque D. Miguel de Castro se negó a permutar su diócesis por la de Évora114.

  • 115 Aunque D. Alexandre tomó posesión de la iglesia el 21 de marzo, hasta el 20 de abril no fue consagr (...)
  • 116 ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fol. 63r: Carta de D. Alexandre de Bragança al Conselho Geral del 24 de ma (...)
  • 117 ANTT. TSO. CG. Liv. 369. Fols. 329r-331r: Consulta del Conselho Geral a D. Alexandre de Bragança de (...)
  • 118 ANTT. TSO. CG. Liv. 369. Fols. 329r-331r: Consulta del Conselho Geral a D. Alexandre de Bragança de (...)
  • 119 FATTORI, Maria Teresa: Clemente VIII e il Sacro Collegio..., pp. 240-244.

41El problema planteado por la residencia del arzobispo se hizo mucho más acuciante a partir de marzo de 1603. D. Teotónio había muerto en Valladolid en agosto de 1602, pero hasta el 21 de marzo de 1603, Manuel Pessanha de Brito, fidalgo de la casa del duque de Bragança y deán de la capilla ducal, no tomó posesión del arzobispado de Évora en nombre de D. Alexandre115. Tres días después, éste escribía a los diputados del Conselho Geral para preguntarles si estimaban que podía continuar desempeñando el cargo de inquisidor general o si, por el contrario, entendían que cesaba en él al tomar posesión del arzobispado116. Al parecer, tanto D. Alexandre como los miembros del Conselho consideraban que su consagración no acarreaba la pérdida del cargo de inquisidor general117. Los diputados advirtieron, únicamente, que era necesario impetrar una dispensa papal que eximiese a D. Alexandre de la obligación de residencia en su arzobispado118. Pero, como hemos dicho anteriormente, Clemente VIII mostró, desde el comienzo de su pontificado, un celo especial por la cuestión de la residencia de los prelados, lo que no impedía que él mismo decidiese, en ocasiones, conceder dispensas, sobre todo en el caso de obispos ocupados en el servicio de la Santa Sede119.

  • 120 ANTT. TSO. CG. Liv. 369. Fols. 345r-346r: Consulta del Conselho Geral a D. Alexandre de Bragança de (...)
  • 121 ANTT. TSO. CG. Liv. 369. Fols. 341r-342r: Consulta del Conselho Geral a D. Alexandre de Bragança de (...)
  • 122 ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fol. 64r: Carta de D. Alexandre de Bragança al Conselho Geral del 1 de abr (...)

42D. Alexandre escribió a Clemente VIII a principios de mayo de 1603. Sin embargo, en agosto, el papa todavía no había contestado120. Es probable que la renuencia de Roma a permitir que D. Alexandre siguiera desempeñando su oficio de inquisidor general se debiera a las maquinaciones que tenían lugar en Valladolid. El 20 de marzo, el Conselho elevó consulta al inquisidor general, que se encontraba en Vila Viçosa. En ella, los diputados pedían a D. Alexandre que apresurase su vuelta a Lisboa, pues así lo requerían los negocios del Santo Oficio, y que, para ello, consiguiese la anuencia del papa y el rey. En la respuesta a la consulta, el inquisidor general escribía: “a minha ida para essa cidade não sei quando podera ser porque depende de Castella”121. Poco después, D. Alexandre volvía a decir a los del Conselho: “falo tão escuro porque he por papel mas Vossas Mercês entenderão que não nace daqui o que digo [sobre la incompatibilidad de ambos cargos] senão que he de mais longe122. Es decir, tanto uno como otros comprendieron que la vuelta de D. Alexandre a la sala del Conselho dependía, casi exclusivamente, de la voluntad del monarca.

43Además, los diputados y el arzobispo de Évora sabían que el rey podía aprovechar la coyuntura para, de nuevo, dejar al Santo Oficio sin inquisidor general, de manera que quedase debilitado e incapaz de hacer frente a las resoluciones de la junta de Valladolid. Desde luego, el monarca y sus ministros lograron varios de sus objetivos. En primer lugar, el Conselho Geral volvió a encontrarse huérfano, pues D. Alexandre se trasladó de Vila Viçosa a Évora y no regresó a Lisboa. Pero, además, el inquisidor general presionó a los diputados para que éstos proporcionasen al rey todos los documentos que solicitaban los miembros de la junta. Al parecer, D. Alexandre temía que le obligaran a renunciar al cargo para nombrar a alguien más predispuesto a transigir con las reformas centralizadoras impulsadas por la monarquía:

  • 123 ANTT. TSO. CG. Liv. 369. Fols. 329r-331r: Consulta del Conselho Geral a D. Alexandre de Bragança de (...)

“e digo esto assi porque se puserem outrem neste lugar ha de fazer isto com menos satisfação de Vossas Mercês e não largo mais nesta materia porque Vossas Mercês estarão lembrados do que dicemos sobre ella e o que eu deixaria por não vir no que Sua Majestade mandava”123.

  • 124 ANTT. TSO. CG. Liv. 369. Fols. 339r-340v: Consulta del Conselho Geral a D. Alexandre de Bragança de (...)
  • 125 ANTT. TSO. CG. Liv. 369. Fols. 339r-340r: Consulta del Conselho Geral a D. Alexandre de Bragança de (...)
  • 126 ANTT. TSO. CG. Liv. 369. Fols. 345r-346r: Consulta del Conselho Geral a D. Alexandre de Bragança de (...)
  • 127 Fray Diogo da Assumpção pertenecía a la orden franciscana. En 1599, escandalizado por las hipocresí (...)
  • 128 El Conselho Geral envió una relación del auto de fe a D. Alexandre de Bragança. En el auto, al que (...)

44Durante los meses que duró esta confusión, los diputados no dejaron de instar a D. Alexandre para que realizara todas las diligencias necesarias ante el sumo pontífice y Felipe III, de modo que pudiera regresar a Lisboa y continuar con su cargo de inquisidor-mor, pues su presencia resultaba fundamental para el Santo Oficio124. En este contexto, los diputados mostraron un gran interés en que D. Alexandre asistiese al auto de fe que se iba a celebrar en Lisboa en el verano de 1603. En principio, estaba previsto para mediados del mes de junio aunque finalmente se retrasó hasta el 3 de agosto125. El Conselho pidió insistentemente a D. Alexandre que honrase el auto con su presencia126. La ceremonia entrañaba un atractivo especial, pues en ella iba a comparecer fray Diogo da Assumpção, que sería degradado de sus ordenes y relajado a la justicia secular y que moriría pertinaz en la hoguera127. La celebración de un auto de fe en la capital del reino, frente al palacio real, presidido por el arzobispo de Évora-inquisidor general serviría para manifestar que el Santo Oficio seguía manteniendo toda su autoridad y poder; que D. Alexandre continuaba rigiendo la Inquisición y que contaba con el beneplácito y el apoyo del monarca. Además, el judaizante más ferozmente aferrado a sus ideas y pertinaz de los últimos tiempos sería relajado, lo que demostraría el castigo implacable del Santo Oficio contra los enemigos de la fe, es decir, contra los mismos que en las cortes de Roma y Valladolid difundían escandalosas acusaciones sobre su procedimiento y sus ministros. No obstante, y pese a los esfuerzos de los diputados, D. Alexandre no asistió al auto de fe128. Este fracaso del Conselho Geral quizás constituya una de las muestras más evidentes del desajuste entre el deseo del Santo Oficio de manifestar su autoridad y la realidad del momento, caracterizada por una Inquisición casi huérfana y constantemente amenazada por las injerencias de otros poderes.

  • 129 ANTT. TSO. CG. Liv. 369. Fols. 345r-346r: Consulta del Conselho Geral a D. Alexandre de Bragança de (...)
  • 130 Uno de los principios directores de la política de nombramientos de D. Alexandre, sobre todo en el (...)

45A partir de agosto, la labor de D. Alexandre como inquisidor general se centró en el intento de proceder a la redistribución de los ministros y oficiales del Santo Oficio entre los distintos tribunales. En principio, el objetivo de D. Alexandre era proveer los cargos vacantes y promover a los ministros y oficiales beneméritos129. Además, D. Alexandre, en esta remodelación de los cuadros inquisitoriales, intentó también introducir novedades, en concreto una serie de reformas estructurales que provocaron la oposición de los miembros del Conselho y que, en último término, hicieron fracasar todo el proyecto. Resulta muy atractivo imaginar que las innovaciones que pretendía introducir D. Alexandre en el Santo Oficio estaban, de alguna manera, relacionadas con la junta de Valladolid que celebraba sus reuniones en esas mismas fechas. Así, los cambios en la estructura inquisitorial planteados por el inquisidor general podrían, muy bien, ser una respuesta del Santo Oficio a la injerencia externa, es decir, un intento de reforma desde dentro de la institución frente a las modificaciones impuestas desde fuera por una junta formada, en su mayor parte, por extranjeros y que no se celebraba en Portugal sino en Castilla. Sin embargo, estas transformaciones no eran fruto del contexto del momento, caracterizado por la reflexión sobre el Santo Ofició, sino descuidos del inquisidor-mor, ignorante de los Regimentos y, por lo tanto, del número de miembros con que debía contar cada tribunal de distrito y el propio Conselho. De hecho, en la remodelación de los cuadros inquisitoriales planteada por D. Alexandre encontramos lo de siempre: premio de quienes habían servido fielmente al Santo Oficio a la vez que promoción de aquellos otros que, por sus asistencia personal o vínculos clientelares con el arzobispo de Évora, estaban en condiciones de aspirar a cargos en la Inquisición130.

  • 131 ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fols. 73 y ss: Carta de D. Alexandre de Bragança al Conselho Geral del 20 (...)
  • 132 ANTT. TSO. CG. Liv. 369. Fols. 345r-346r: Consulta del Conselho Geral a D. Alexandre de Bragança de (...)
  • 133 ANTT. TSO. CG. Liv. 369. Fols. 354r-356r: Consulta del Conselho Geral a D. Alexandre de Bragança de (...)
  • 134 ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fols. 77r y ss: Consulta del Conselho Geral a D. Alexandre de Bragança del (...)
  • 135 Ibidem.
  • 136 La oposición del Conselho Geral también logró desbaratar otros nombramientos. D. Alexandre tenía un (...)

46La nueva distribución de los ministros y oficiales inquisitoriales quedó diseñada en la carta de D. Alexandre al Conselho Geral del 20 de agosto de 1603131. En primer lugar, el inquisidor general consideraba necesario proveer los lugares que estaban vacantes en el Conselho Geral132. Sin embargo, no había tales puestos vacos, debido a que el Regimento disponía que hubiese tres diputados en el Conselho y, en agosto de 1603, ocupaban esos cargos Marcos Teixeira, Rui Pires da Veiga y Bartolomeu da Fonseca. D. Alexandre pretendía promover para el Conselho a dos inquisidores: António Dias Cardoso y Manuel Álvares Tavares. Los diputados no se opusieron a que se aumentase el número, pues ello evitaría recurrir a miembros de los tribunales de distrito para el despacho de los procesos que tenían lugar en el Conselho133. Sin embargo, sí advirtieron al inquisidor general de que, antes de aumentar el número de diputados y de nombrarlos, debería dar cuenta al rey y obtener su beneplácito134. Al parecer, el intento de D. Alexandre de nombrar más diputados no se debía al deseo de reformar el Conselho sino, como hemos dicho, al desconocimiento de las instrucciones y de la organización inquisitorial. Según él mismo reconoció, siempre había creído que el Regimento establecía cinco diputados y no tres135. Por ello, cuando se enteró de que no era necesario nombrar más, prefirió no introducir reformas en el Santo Oficio en momentos difíciles. Dado que António Dias Cardoso y Manuel Álvares Tavares no abandonaron sus cargos de inquisidores, quedó también sin efecto la promoción de los ministros que, en principio, hubieran ocupado sus puestos vacantes y la de aquellos otros nombrados para sustituir a éstos últimos en sus oficios anteriores136.

  • 137 ANTT. TSO. CG. Liv. 369. Fols. 339r-340r: Consulta del Conselho Geral a D. Alexandre de Bragança de (...)
  • 138 ANTT. TSO. CG. Liv. 369. Fols. 345r-346r: Consulta del Conselho Geral a D. Alexandre de Bragança de (...)
  • 139 ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fol. 77r y ss: Consulta del Conselho Geral a D. Alexandre de Bragança del (...)
  • 140 ANTT. TSO. CG. Liv. 369. Fols. 345r-346r: Consulta del Conselho Geral a D. Alexandre de Bragança de (...)
  • 141 ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fols. 73r y ss: Carta de D. Alexandre de Bragança al Conselho Geral del 20 (...)
  • 142 ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fols. 76r-76v: Carta de D. Alexandre de Bragança al Conselho Geral del 16 (...)
  • 143 En la carta del 20 de agosto, D. Alexandre exponía que, de acuerdo con el provincial de la Compañía (...)

47Así pues, de los nombramientos que planeaba hacer D. Alexandre sólo prosperaron aquellos casos que el Conselho Geral consideraba necesarios. El más importante de todos fue el de João Álvares Brandão como inquisidor de Coimbra. Desde principios de mayo, los procesos del tribunal de Coimbra se encontraban terminados y prontos para su despacho. Sin embargo, había un único inquisidor, debido a que António Dias Cardoso había sido trasladado a Lisboa. El Conselho propuso entonces a D. Alexandre que nombrase inquisidor al diputado João Álvares Brandão137. El inquisidor general se resistió a promover a Brandão hasta que no supiese qué diputados eran más antiguos que él en el servicio de la Inquisición. Aunque Heitor Furtado de Mendonça y Domingos Riscado llevaban más años en el Santo Oficio, el Conselho consideraba que João Álvares Brandão reunía los requisitos necesarios para ocupar el cargo de inquisidor138. A pesar de las presiones del Conselho, el nombramiento de Brandão como inquisidor de Coimbra no tuvo lugar hasta medidos de septiembre139. Aunque mucho menos relevante que éste, también prosperó el nombramiento de Manuel do Vale, maestro de D. Alexandre. Quería el inquisidor general hacer merced de algún puesto en el Santo Oficio a este su criado, cuya diligencia de limpieza de sangre fue aprobada por el Conselho Geral a principios de julio140. En la remodelación de los cuadros inquisitoriales del 20 de agosto, D. Alexandre proponía nombrarlo diputado de Évora, aunque sin derecho a percibir sueldo141. Finalmente, cuando João Alvares Brandão fue transferido para la inquisición de Coimbra, Manuel do Vale fue provisto para el cargo de diputado de Évora142. Por último, también coincidieron el inquisidor general y los miembros del Conselho en la necesidad de proveer los lugares de reveedores de libros y visitadores de naves143.

  • 144 ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fols. 77r y ss: Consulta del Conselho Geral a D. Alexandre de Bragança del (...)

48Sin embargo, tampoco estos proyectos de nombramientos tuvieron efecto inmediato. El Conselho, si bien consideraba necesario proveer los oficios de reveedores y visitadores y no se oponía a que se incrementase el número de sus propios diputados, mantenía que, en primer lugar, era conveniente realizar una visita general a todos los tribunales inquisitoriales144. Un diputado del Conselho debía visitar los tribunales y examinar los procesos para averiguar si se habían cometido irregularidades y avisar de lo que fuere necesario “prover e reformar” en la Inquisición.

  • 145 Según el Regimento do Conselho Geral, el Conselho Geral debía ordenar, cada tres años, que un diput (...)

49La idea de visitar los tribunales de distrito no era meramente un proyecto del Conselho Geral con carácter rutinario para conocer las faltas que cometían los ministros de la Inquisición en su tarea de velar por la ortodoxia145. El Conselho tomó conciencia de que era necesario “prover e reformar ” justo en el momento en el que la junta de Valladolid se reunía para debatir, precisamente, sobre la reforma del Santo Oficio. De modo que no podemos considerar el proyecto de visita general como una inspección destinada, simplemente, a enmendar errores. Se trata, más bien, de una respuesta del Santo Oficio a quienes, ante las críticas de los cristãos-novos y las dificultades de la corona para doblegar la oposición inquisitorial, consideraban necesario reformar la institución desde fuera. El Conselho Geral, por el contrario, mantenía una férrea defensa del procedimiento inquisitorial y consideraba las quejas de los conversos como fruto de los errores de ministros concretos, es decir, de personas individuales no de la institución, de modo ue podrían solucionarse con los mecanismos tradicionalmente empleados sin necesidad de introducir ninguna innovación.

  • 146 ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fols. 75 y ss: Consulta del Conselho Geral a D. Alexandre de Bragança del (...)
  • 147 ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fol. 79r: Carta de D. Alexandre de Bragança al Conselho Geral del 9 de oct (...)

50Pero, ni la visita de los tribunales ni la provisión de los cargos vacantes pudieron, finalmente, llevarse a cabo. Esto fue así porque ya a finales de agosto corría el rumor de que el monarca había designado nuevo inquisidor general146. Fue a principios de octubre de 1603 cuando D. Alexandre ordenó a los diputados que dejasen de enviarle los papeles del Santo Oficio porque entendía que ya habían nombrado a su sucesor147. La corona, para obligarle a renunciar, se apoyó en lo dispuesto por el breve de provisión. Sin embargo, D. Alexandre y los del Conselho mantuvieron siempre que la cláusula del breve no era más que un pretexto para apartar al Bragança del Santo Oficio. En realidad, si D. Alexandre debía renunciar a su cargo de inquisidor general era, evidentemente, porque el monarca no deseaba tenerlo al frente del Santo Oficio o como él mismo dijo:

  • 148 ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fols. 80 y ss: Carta de D. Alexandre de Bragança al Conselho Geral del 22 (...)

“O que Vossas Mercês virão na carta de Sua Magestade para mim foi modo que buscarão para que se não decesse que me tiravão do cargo senão que o breve se não entendia assi que quer dizer que não ei por bem que servais mais148.

  • 149 ANTT. TSO. CG. Liv. 369. Fols. 329r-331r: Consulta del Conselho Geral a D. Alexandre de Bragança de (...)
  • 150 AGS. Estado Roma. Leg. 1857. Fol. 260: Carta de Felipe III al duque de Sessa del 15 de septiembre d (...)

51Como hemos expuesto anteriormente, la corona planeó su táctica desde el principio y vio en todo momento a D. Alexandre como un inquisidor-mor pasajero y efímero que, probablemente, no plantearía demasiados problemas ni opondría graves obstáculos a la acción del poder real. Si tenía los ojos puestos en el arzobispado de Évora, ¿quién podía pensar que llegaría a identificarse tanto como lo hizo con su cargo de cabeza del Tribunal de la Fe? Desde luego, la monarquía lo utilizó mientras le fue útil. Consiguió, gracias a él, que los diputados del Conselho enviasen a Valladolid, bajo amenaza de quedar, de nuevo, sin inquisidor general, papeles que, de otro modo, hubiera resultado muy difícil conseguir149. Pero, una vez que cumplió su misión, la corona decidió sacrificarlo. Y, extraña coincidencia, justo en el momento en el que el rey decidía interceder, de nuevo, ante la Santa Sede para que el papa otorgase el perdón general a los cristãos-novos150.

Notes

1 AGS. Estado Portugal. Leg. 397. Fol. 64. AGS. Estado Portugal. Leg. 400. Fols. 123, 125-127, 141-146, 161, 198-201. AGS. Estado Portugal. Leg. 405. Fols. 19-20, 99-101, 109, 118, 145-146, 148-149, 168-169 y 244-249. AGS. Estado Portugal. Leg. 419. Fols. 8-14. Cf. López-salazar codes, Ana Isabel: Poder y ortodoxia. El gobierno del Santo Oficio en el Portugal de los Austrias, tesis doctoral defendida en la UCLM en 2008, pp. 63-71.

2 AGS. Estado Portugal. Leg. 400. Fol. 201: Carta de António Matos de Noronha a Felipe II del 7 de noviembre de 1579. AGS. Estado Portugal. Leg. 405. Fol. 118: Carta de António Matos de Noronha a Felipe II del 21 de noviembre de 1579.

3 Monteiro, Fray Pedro: “Catálogo dos Deputados do Conselho Geral da Santa Inquisição”, en Memórias da Academia Real da História Portuguesa, vol. 1, Lisboa, 1721.

4 Bethencourt, Francisco: La Inquisición en la época moderna. España, Portugal e Italia. Siglos XV-XIX, Madrid, Akal, 1997, p. 157.

5 ANTT. TSO. CG. Liv. 99. Fols. 95r-96r: Consulta del Conselho Geral a Felipe III del 22 de agosto de 1602.

6 Provisión del 25 de mayo de 1572. Farinha, Maria do Carmo Jasmins Dias: “Ministros do Conselho Geral do Santo Oficio”, en Memoria, 1 (1989), p. 155.

7 Provisiones del 26 de noviembre de 1572; 21 de mayo de 1575 y 30 de octubre de 1578, respectivamente. Farinha, Maria do Carmo Jasmins Dias: “Op. cit.”, p. 155.

8 Mea, Elvira Cunha de Azevedo: A Inquisição de Coimbra no século XVI. A instituição, os homens e a sociedade, Porto, Fundação Eng. António de Almeida, 1997, p. 117.

9 Ibidem, p. 110.

10 Provisión del 10 de octubre de 1572. Farinha, Maria do Carmo Jasmins Dias: “Op. cit.”, p. 110. Ribeiro, Victor: “Os testamentos do Inquisidor Bartolomeu da Fonseca”, en Arquivo Histórico Portugués, vol. VII (1909), pp. 458-459.

11 Provisiones del 15 de julio de 1583, del 6 de febrero de 1587 y del 3 de febrero de 1598, respectivamente. FARINHA, Maria do Carmo Jasmins Dias: “Op. cit.”, pp. 110 y 155.

12 Provisión del 7 de agosto de 1598. FARINHA, Maria do Carmo Jasmins Dias: “Op. cit.”, p. 110.

13 ANTT. TSO. CG. Liv. 99. Fols. 44r-45r: Consulta del Conselho Geral al archiduque Alberto del 3 de septiembre de 1594.

14 Provisiones del 13 de febrero de 1585 y del 16 de enero de 1588, respectivamente. ANTT. TSO. CG. Liv. 99. Fols. 44r-45r: Consulta del Conselho Geral al archiduque Alberto del 3 de septiembre de 1594.

15 Al parecer, la enemistad comenzó cuando Rui Pires da Viega procesó, como vicario general, la causa del canónigo Gaspar Dias que concluyó con la confiscación de la canonjía de que gozaba. Veiga pidió al arzobispo que le hiciese merced de dicho beneficio, a lo que D. Teotónio se negó rotundamente pues consideraba que el vicario no podía ser juez y parte en el mismo caso. Las tensiones entre ambos se incrementaron cuando Rui Pires da Veiga volvió a Évora como inquisidor en 1592. La aversión del arzobispo hacia su antiguo vicario llegó hasta el punto de que, en agosto de 1593, cuando el tribunal de Évora se disponía a comenzar el despacho de los procesos, D. Teotónio escribió al archiduque Alberto para pedirle que llevase al inquisidor al tribunal de Lisboa o a la mesa del Conselho porque no deseaba coincidir con él en la resolución de los procesos. Sin embargo, el inquisidor-mor secundó la opinión de los miembros del Conselho Geral, que consideraban que Rui Pires da Veiga debía continuar en Évora e intervenir en el despacho de unas causas que él había instruido. Además, los diputados mantenían que no era necesario que ambos coincidiesen en el tribunal, porque D. Teotónio podía delegar su voto en un letrado canonista. Vid. Paiva, José Pedro: “Os bispos e a Inquisição portuguesa (1536-1613) ”, en Lusitania Sacra, 15 (2003), pp. 53 y ss. López-Salazar Codes, Ana Isabel: Poder y ortodoxia..., pp. 375-376. ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Sin fol.: Queja de D. Teotónio de Bragança, arzobispo de Évora, de 1593. ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fols. 18r-18v: Consulta del Conselho Geral al archiduque Alberto, del 13 de agosto de 1593.

16 En 1578, cuando pasó a ocupar el trono portugués, D. Henrique ordenó que todo lo dispuesto por el Conselho Geral se cumpliese como si hubiera sido mandado por él mismo como inquisidor-mor. ANTT. TSO. CG. Liv. 224. Fol. 89r: Provisión de D. Henrique del 2 de octubre de 1578.

17 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 119v-120r: Carta del Conselho Geral a Bartolomeu da Fonseca del 7 de septiembre de 1602.

18 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fol. 88r: Carta del Conselho Geral a Pedrálvares Pereira del 11 de octubre de 1601.

19 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 110v-111r: Carta del Conselho Geral a Matim Afonso Mexia, del 21 de mayo de 1602. Ibidem. Fols. 212v-122r: Carta del Conselho Geral a Martim Afonso Mexia del 6 de septiembre de 1602. Ibidem. Fols. 221r-222r: Carta del Conselho Geral a Martim Afonso Mexia del 22 de noviembre de 1601.

20 AGS. SP. Portugal. Lib. 1488. Fols. 86r-86v: Carta de Felipe III a D. Afonso de Castelo Branco, obispo de Coimbra y virrey de Portugal, del 3 de agosto de 1604.

21 ANTT. TSO. CG. Liv. 369. Fols. 95r-96v: Carta del Conselho Geral a D. Jorge de Ataíde del 21 de julio de 1601.

22 AGS. Estado Roma. Leg. 1856. Carta de Felipe III al duque de Sessa del 22 de junio de 1602.

23 BNP. Pombalina. Cód. 648. Fols. 658r-660r.

24 BNP. Pombalina. Cód. 648. Fols. 590r-593v.

25 ASV. SB. Nº. 359. Fols. 98r-98v: Breve de Clemente VIII del 12 de febrero de 1600. ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fols. 54r-54v: Carta de D. Jorge de Ataíde al Conselho Geral del 30 de enero de 1601.

26 ASV. SB. N º. 292. Fols. 62r-65r: Breve de Clemente VIII del 7 de febrero de 1600.

27 ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fols. 42 y ss: Consulta del Conselho a D. António Matos de Noronha del 17 de febrero de 1600.

28 El enfrentamiento entre Pedro de Olivença y el cabildo de Coimbra constituye un ejemplo más de los pleitos a que dio lugar el privilegio del quinquenio, concedido por los papas para que los ministros de la Inquisición pudiesen gozar de beneficios eclesiásticos sin estar sujetos a la obligación de la residencia. ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fol. 43A: Consulta del Conselho Geral a D. António Matos de Noronha del 23 de febrero y respuesta de éste del 13 de marzo de 1600. Ibidem. Fols. 47r-47v: Consulta del Conselho Geral a D. António Matos de Noronha del 10 de junio de 1600. En la actualidad, estamos desarrollando una investigación sobre los pleitos a que dio lugar el llamado breve del quinquenio.

29 ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fol. 48A: Carta de Felipe III a D. António Matos de Noronha del 9 de agosto de 1600.

30 ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fols. 51r-51v: Carta de D. António Matos de Noronha al Conselho Geral del 29 de diciembre de 1600.

31 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fol. 83r: Carta de D. Jorge de Ataíde al Conselho Geral del 30 de enero de 1601.

32 ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fols. 55r-55v: Consulta del Conselho Geral a D. Jorge de Ataíde del 23 de febrero de 1601.

33 Así, intentó apoyar las pretensiones de mercedes y cargos de los ministros del Santo Oficio. ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fol. 56r: Carta de D. Jorge de Ataíde al Conselho Geral del 4 de julio de 1601. ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 86v-87r: Carta del Conselho Geral a D. Jorge de Ataíde del 20 de julio de 1601.

34 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fol. 207r: Carta del Conselho Geral a D. Jorge de Ataíde del 23 de marzo de 1600. Ibidem. Fols. 83v-84v: Carta del Conselho Geral a D. Jorge de Ataíde del 6 de febrero de 1601.

35 ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fols. 53r-53v: Carta de D. Jorge de Ataíde al Conselho Geral el 11 de noviembre de 1600.

36 BNP. Pombalina. Cód. 648. Fols. 746r-752r: Relación de la enfermedad y muerte de D. Jorge de Ataíde en 1611. AGS. Estado Francia. K. 1631. Fol. 72: Carta del duque de Sessa a Felipe III del 17 de marzo de 1602.

37 ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fols. 54r-54v: Carta de D. Jorge de Ataíde al Conselho Geral del 30 de enero de 1601.

38 Sería muy interesante conocer la imagen del inquisidor general D. Henrique que construye el Santo Oficio en estos años, pues se produjo un enaltecimiento y exaltación del cardenal-infante. Vid., a modo de ejemplo, AGS. Estado Francia. K. 1631. Fol. 68: Carta del duque de Sessa a Felipe III, del 12 de marzo de 1602.

39 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 85r-85v: Carta del Conselho Geral a Felipe III. Documento sin fecha.

40 AGS. Estado Roma. Leg. 973. Sin fol.: Carta de D. Jorge de Ataíde al duque de Sessa del 30 de abril de 1600.

41 BNP. Pombalina. Cód. 648. Fols. 590r-593v: Sumario do que he passado sobre o capello que Sua Magestade me prometeo tirado de larga relação que fis desta materia e dos bilhetes que sobre ella tenho de Sua Magestade e de sus ministros. Madrid, 21 de febrero de 1593.

42 Cansando de las continuas negativas de Felipe II, D. Jorge de Ataíde declaró a Idiáquez, en febrero de 1593, que había decidido no suplicar más al rey la merced del capelo: “pois não era sirvido de me fazer a merçe prometida do capello ou do desemgano, que me não tivesse mais por requerente porque me não atrevia a selo mais nem a esperar tão vagarozas e varias e infrotuosas resoluções”. BNP. Pombalina. Cód. 648. Fols. 590r-593v: Sumario do que he passado sobre o capello...

43 AGS. Estado Roma. Leg. 973. Sin fol.: Carta de Felipe III al duque de Sessa del 12 de febrero de 1600.

44 AGS. Estado Roma. Leg. 973. Sin fol.: Carta de Felipe III al duque de Sessa del 16 de noviembre de 1600.

45 AGS, Estado Roma. Leg. 973. Sin fol.: Carta de Felipe III al duque de Sessa del 12 de febrero de 1600. Cabrera de córdoba, Luis: Relaciones de las cosas sucedidas en la corte de España desde 1599 hasta 1614, Madrid, 1857, p. 53.

46 AGS. Estado Roma. Leg. 973. Sin fol.: Carta de Felipe III al duque de Sessa del 12 de febrero de 1600.

47 AGS. Estado Roma. Leg. 973. Sin fol.: Carta de Felipe III al duque de Sessa del 12 de febrero de 1600.

48 AGS. Estado Roma. Leg. 973. Sin fol.: Carta de Felipe III al duque de Sessa del 16 de octubre de 1600. AGS. Estado Roma. Leg. 977. Sin fol.: Carta de Felipe III al duque de Sessa del 16 de octubre de 1600. AGS. Estado Roma. Leg. 973. Sin fol.: Carta del duque de Sessa a Felipe III del 26 de noviembre de 1600.

49 AGS. Estado Roma. Leg. 973. Sin fol.: Carta del príncipe Doria al duque de Sessa del 23 de marzo de 1600.

50 AGS. Estado Francia. K. 1630. Fol. 193: Carta del duque de Sessa a Felipe III del 15 de diciembre de 1601. AGS. Estado Francia. K. 1631. Fol. 221: Carta del duque de Sessa a Felipe III del 1 de diciembre de 1602. AGS. Estado Francia. K. 1631. Fol. 222: Carta del duque de Sessa a Felipe III del 15 de diciembre de 1602.

51 AGS. Estado Roma. Leg. 973. Sin fol.: Carta del príncipe Doria al duque de Sessa del 23 de marzo de 1600.

52 AGS. Estado Roma. Leg. 973. Sin fol.: Carta del duque de Sessa a Felipe III del 26 de noviembre de 1600.

53 AGS. Estado Roma. Leg. 1856. Sin fol.: Carta de Felipe III al duque de Sessa del 22 de junio de 1602.

54 Magalhães, Joaquim Romero: “Em busca dos “tempos” da Inquisição”, en Revista de História das Ideias, 9 (1987), pp. 200-202.

55 Cabrera De Córdoba, Luis: Relaciones..., p. 53. El texto es del 9 de octubre de 1599.

56 Fattori, Maria Teresa: Clemente VIII e il Sacro Collegio 1592-1605. Meccanismi instituzionali ed accentramento di governo, Stuttgart, Anton Hiersemann Verlag, 2004, p. 215.

57 Ibidem, pp. 240-244.

58 Williams, Patrick: “Philip III and the restoration of Spanish government, 1598-1603”, en English Historical Review, 88 (1973), p. 761.

59 BNP. Pombalina. Cód. 648. Fols. 301r-302r: Carta de D. Jorge de Ataíde a don Cristóbal de Moura (?) del 6 de mayo de 1603.

60 ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fol. 55r-55v: Respuesta de D. Jorge de Ataíde a la consulta del Conselho Geral del 23 de febrero de 1601.

61 AGS. Estado Roma. Leg. 975. Sin fol.: Carta de Felipe III al duque de Sessa del 29 de mayo de 1601.

62 Guerra, Jorge Valdemar: “Judeus e cristãos-novos na Madeira. 1461-1650”, en Rol dos judeus e seus descendentes, Arquivo Histórico da Madeira. Série Transcrições Documentais, 1, p. 102.

63 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 86r-86v: Carta del Conselho Geral a D. Jorge de Ataíde del 10 de mayo de 1601.

64 AGS. SP. Portugal. Lib. 1480. Fol. 92r: Carta de don Cristóbal de Moura a Felipe III del 10 de abril de 1601. Ibidem. Fols. 91r-91v: Consulta del Consejo de Portugal a Felipe III del 13 de julio de 1601.

65 AGS. SP. Portugal. Lib. 1480. Fols. 76r-77r: Consulta del Consejo de Portugal a Felipe III del 7 de febrero de 1601. Ibidem. Fols. 75r-75v: Consulta del Consejo de Portugal a Felipe III del 14 de agosto de 1601.

66 AGS. SP. Portugal. Lib. 1480. Fols. 88r-88v: Consulta del Consejo de Portugal a Felipe III del 24 de noviembre de 1601. La cursiva es nuestra.

67 Carta patente del 4 de abril de 1601. La merced fue ampliada el 31 de julio de 1601 con la autorización para marchar a las colonias. Azevedo, João Lúcio de: História dos cristãos-novos portugueses, Lisboa, Clássica Editora, 1989 [1921], p. 158.

68 AGS. Estado Roma. Leg. 1856. Sin fol.: Carta de Felipe III al duque de Sessa del 20 de octubre de 1601.

69 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fol. 95r-96r: Carta del Conselho Geral a Felipe III del 22 de diciembre de 1601.

70 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 211r-211v: Carta del Conselho Geral a D. Jorge de Ataíde del 2 diciembre de 1600.

71 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 86r-86v: Carta del Conselho Geral a D. Jorge de Ataíde del 10 de mayo de 1601.

72 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 96v-97r: Carta del Conselho Geral a D. Jorge de Ataíde del 10 de enero de 1602.

73 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 89r-89v: Carta del Conselho Geral a Felipe III del 13 de diciembre de 1601.

74 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 89v94r: Cartas del Conselho Geral a Felipe III, al duque de Lerma, a fray Gaspar de Córdoba, al Consejo de la Suprema y a D. Jorge de Ataíde del 13 de diciembre de 1601.

75 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fol. 88r: Carta del Conselho Geral a Pedrálvares Pereira del 11 de octubre de 1601.

76 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 95r-96r: Carta del Conselho Geral a Felipe III del 22 de diciembre de 1601.

77 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 101v-102v: Carta del Conselho Geral a Felipe III del 20 de marzo de 1602.

78 Tomás Y Valiente, Francisco: “Relaciones de la Inquisición con el aparato institucional del Estado”, en Pérez villanueva, Joaquín: La Inquisición española. Nueva visión, nuevos horizontes, Madrid, Siglo XXI, 1980, pp. 41-60.

79 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 95r-96r: Carta del Conselho Geral a Felipe III del 22 de diciembre de 1601. Ibidem. Fols. 100r-100v: Carta del Conselho Geral a Felipe III del 17 de enero de 1602.

80 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 98r-98v: Carta del Conselho Geral al Consejo de la Suprema del 10 de enero de 1602.

81 ANTT. TSO. CG. Liv. 365. Fol. 88r: Carta del Conselho Geral a los inquisidores de Coimbra del 17 de enero de 1602. Ibidem. Fol. 23r: Carta del Conselho Geral a los inquisidores de Évora del 23 de enero de 1602.

82 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 96v-98r: Cartas del Conselho Geral a D. Jorge de Ataíde, a Pedrálvares Pereira, al doctor Francisco Nogueira y al doctor Pedro Barbosa del 10 de enero de 1602.

83 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 98v-100r: Carta del Conselho Geral a fray Gaspar de Córdoba del 11 de enero de 1602.

84 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 100v-101r: Carta del Conselho Geral a D. Jorge de Ataíde del 26 de enero de 1602.

85 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 105-105v: Carta del Conselho Geral a D. Jorge de Ataíde del 24 de abril de 1602.

86 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 103r-103v: Carta del Conselho Geral a Bartolomeu da Fonseca del 21 de marzo de 1602.

87 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 107r-110v: Carta del Conselo Geral a Bartolomeu da Fonseca del 29 de mayo de 1602.

88 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 111r-111v: Carta del Conselho Geral a Francisco Pereira, S. J., del 10 de junio de 1602.

89 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 107r-110r: Carta del Conselho Geral a Bartolomeu da Fonseca del 29 de mayo de 1602.

90 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 111r-111v: Carta del Conselho Geral a Francisco Pereira del 10 de junio de 1602.

91 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 120v-121r: Carta del Conselho Geral a Francisco Pereira del 7 de octubre de 1602.

92 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 116r-118r: Carta del Conselho Geral a D. Jorge de Ataíde del 27 de julio de 1602.

93 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 118v-119r: Carta del Conselho Geral a Bartolomeu da Fonseca del 22 de agosto de 1602.

94 AGS. Estado Roma. Leg. 1856. Sin fol.: Carta de Felipe III al duque de Sessa del 22 de junio de 1602.

95 AGS. Estado Portugal. Leg. 435. Fol. 22. Consulta de la junta de Portugal a Felipe III del 22 de mayo de 1602.

96 AGS. Estado Roma. Leg. 1856. Sin fol.: Carta de Felipe III al duque de Sessa del 22 de junio de 1602.

97 AGS. SP. Portugal. Lib. 1480. Fol. 362r: Carta del duque de Lerma a D. Jorge de Ataíde del 6 de agosto de 1602. Ibidem. Fols. 487r-491r: Consulta del Consejo de Portugal a Felipe III del 16 de febrero de 1603.

98 AGS. Estado Roma. Leg. 1856. Sin fol.: Carta de Felipe III al duque de Sessa del 22 de junio de 1602.

99 AGS. Estado Francia. K. 1631. Fol. 165: Carta del duque de Sessa a Felipe III del 29 de julio de 1602. El breve de nombramiento de D. Alexandre como inquisidor general fue reproducido por D. António Caetano de Sousa en su História Genealógica da Casa Real Portuguesa, Provas, Tomo IV, parte 2 ª, doc. 228. Según D. António Caetano de Sousa, Felipe III habría designado a D. Alexandre como arzobispo de Évora el 17 de agosto y como inquisidor general el 5 de septiembre de 1602. Pero dado que Clemente VIII expidió el breve de provisión de D. Alexandre el 29 de julio, la fecha del 5 de septiembre, a que se refiere Caetano de Sousa, no sería más que la de la aceptación del cargo por parte del nuevo inquisidor general o la del anuncio público de su nombramiento.

100 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 121v-122r: Carta del Conselho Geral a Martim Afonso Mexia del 6 de septiembre de 1602.

101 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 119v-120r: Carta del Conselho Geral a Bartolomeu da Fonseca del 7 de septiembre de 1602.

102 ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fol. 59r: Carta de D. Alexandre de Bragança al Conselho Geral del 11 de septiembre de 1602.

103 ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fol. 59r: Carta de D. Alexandre de Bragança al Conselho Geral del 11 de septiembre de 1602. ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 123v-124v: Carta del Conselho Geral a fray Gaspar de Córdoba del 22 de octubre de 1602.

104 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 123r-123v: Carta del Conselho Geral a Felipe III del 29 de octubre de 1602. AGS. SP. Portugal. Lib. 1480. Fols. 448r-448v: Carta del Conselho Geral a Felipe III del 29 de octubre de 1602.

105 Melquisedec, el rey-sacerdote, fue presentado por san Pablo, en la Epístola a los Hebreos, como imagen de Cristo: “Pues éste, Melquisedec, rey de Salem, sacerdote del Dios altísimo, que salió al encuentro de Abraham cuando volvía de derrotar a los reyes y le bendijo, a quien dio las décimas de todo, se interpreta primero rey de justicia, y luego también rey de Salem, es decir, rey de paz. Sin padre, sin madre, sin genealogía, sin principio de sus días ni fin de su vida, se asemeja en eso al Hijo de Dios, que es sacerdote para siempre” (Hebr. 7, 1-3).

106 ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fol. 60r: Carta de D. Alexandre de Bragança al Conselho Geral del 29 de septiembre de 1602.

107 Sousa, António Caetano de: Historia Genealógica da Casa Real Portuguesa, Tomo VI, Lisboa Occidental, oficina de Joseph António da Sylva, 1735-1749, pp. 163-169.

108 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 123v-124v: Carta del Conselho Geral a fray Gaspar de Córdoba del 22 de octubre de 1602.

109 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 123r-123v: Carta del Conselho Geral a Felipe III del 29 de octubre de 1602.

110 “Decidimos y declaramos que si te nombro arzobispo u obispo de cualquier iglesia metropolitana o catedralicia o si, por acaso, sucede que seas nombrado coadjutor, con futura sucesión, en el gobierno y administración de una iglesia de ese mismo tipo, cuando cese la coadjutoría y haya tenido lugar dicha sucesión, tú dejes el oficio de inquisidor general, no seas considerado ya como tal y el oficio se juzgue vacante”. Breve de provisión de D. Alexandre de Bragança en el cargo de inquisidor general.

111 AGS. Estado Portugal. Leg. 435. Fol. 22: Consulta de la junta de Portugal a Felipe III del 22 de mayo de 1602.

112 AGS. SP. Portugal. Lib. 1464. Fol. 70r: Consulta del Consejo de Portugal a Felipe III del 14 de septiembre de 1602.

113 AGS. SP. Portugal. Lib. 1480. Fols. 445r-445v: Consulta del Consejo de Portugal a Felipe III del 14 de noviembre de 1602.

114 Sousa, António Caetano de: História Genealógica..., Tomo VI, pp. 163-169.

115 Aunque D. Alexandre tomó posesión de la iglesia el 21 de marzo, hasta el 20 de abril no fue consagrado arzobispo. La ceremonia de consagración tuvo lugar en la capilla del duque de Bragança, en Vila Viçosa. D. João de Bragança, obispo de Viseu y tío de D. Alexandre, fue el encargado de consagrarle. Sousa, António Caetano de: História Genealógica..., Tomo VI, pp. 163-169.

116 ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fol. 63r: Carta de D. Alexandre de Bragança al Conselho Geral del 24 de marzo de 1603.

117 ANTT. TSO. CG. Liv. 369. Fols. 329r-331r: Consulta del Conselho Geral a D. Alexandre de Bragança del 12 de abril de 1603.

118 ANTT. TSO. CG. Liv. 369. Fols. 329r-331r: Consulta del Conselho Geral a D. Alexandre de Bragança del 12 de abril de 1603.

119 FATTORI, Maria Teresa: Clemente VIII e il Sacro Collegio..., pp. 240-244.

120 ANTT. TSO. CG. Liv. 369. Fols. 345r-346r: Consulta del Conselho Geral a D. Alexandre de Bragança del 16 de julio de 1603.

121 ANTT. TSO. CG. Liv. 369. Fols. 341r-342r: Consulta del Conselho Geral a D. Alexandre de Bragança del 20 de marzo de 1603.

122 ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fol. 64r: Carta de D. Alexandre de Bragança al Conselho Geral del 1 de abril de 1603. La cursiva es nuestra.

123 ANTT. TSO. CG. Liv. 369. Fols. 329r-331r: Consulta del Conselho Geral a D. Alexandre de Bragança del 12 de abril de 1603. La cursiva es nuestra.

124 ANTT. TSO. CG. Liv. 369. Fols. 339r-340v: Consulta del Conselho Geral a D. Alexandre de Bragança del 12 de mayo de 1603. Ibidem. Fols. 335r-336r: Consulta del Conselho Geral a D. Alexandre de Bragança del 22 de mayo de 1603. Ibidem. Fols. 345r-346r: Consulta del Conselho Geral a D. Alexandre de Bragança del 16 de julio de 1603.

125 ANTT. TSO. CG. Liv. 369. Fols. 339r-340r: Consulta del Conselho Geral a D. Alexandre de Bragança del 12 de mayo de 1603.

126 ANTT. TSO. CG. Liv. 369. Fols. 345r-346r: Consulta del Conselho Geral a D. Alexandre de Bragança del 16 de julio de 1603.

127 Fray Diogo da Assumpção pertenecía a la orden franciscana. En 1599, escandalizado por las hipocresías de los monjes y atormentado por dudas de fe, huyó del monasterio de Santo António da Castanheira, en Alenquer, con intención de marchar a Francia u Holanda para circuncidarse. Sin embargo, fue denunciado por un fidalgo al que había confesado sus intenciones y encerrado en su convento. De allí fue llevado a las cárceles del Santo Oficio. Fray Diogo hizo profesión, ante los inquisidores, de la ley de Moisés y fracasaron los esfuerzos de religiosos y teólogos para reducirle a la fe católica y mostrarle sus errores. Primero fue un fraile de su misma orden el que trató de convertirlo. Más tarde, D. Alexandre ordenó que un jesuita hablase con el reo. Todo fue en vano. Fray Diogo seguía proclamando su fe en el judaísmo y se negó a convertirse. Su proceso se encuentra en ANTT. TSO. IL. Proc. 104. Vid. ANTT. TSO. CG. Liv. 369. Fols. 329r-331r y 341r-342r. Cf. Azevedo, João Lúcio de: História dos cristãos-novos..., pp. 159-161 y 458-459.

128 El Conselho Geral envió una relación del auto de fe a D. Alexandre de Bragança. En el auto, al que asistió el marqués de Castel Rodrigo, virrey de Portugal, salieron 152 reos, de los cuales siete fueron relajados. Predicó el padre Francisco Cardoso, de la Compañía de Jesús. ANTT. TSO. CG. Liv. 369. Fols. 343r-344r: Carta del Conselho Geral a D. Alexandre de Bragança del 7 de agosto de 1603. Cf. Moreira, António Joaquim: História dos principais actos e procedimentos da Inquisição em Portugal, Lisboa, Imprensa Nacional Casa da Moneda, 1980 [1845].

129 ANTT. TSO. CG. Liv. 369. Fols. 345r-346r: Consulta del Conselho Geral a D. Alexandre de Bragança del 16 de julio de 1603. ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fol. 72r: Carta de D. Alexandre de Bragança al Conselho Geral del 11 de agosto de 1603.

130 Uno de los principios directores de la política de nombramientos de D. Alexandre, sobre todo en el caso de los oficiales, fue el de premiar a aquellos que eran sus servidores personales. António de Almeida, criado de D. Alexandre, fue nombrado meirinho de Goa y Manuel do Vale, maestro del inquisidor general, fue promovido a diputado de Évora. En realidad, en el primero de los casos, la elección de D. Alexandre no pudo resultar más desafortunada. El nuevo inquisidor general decidió nombrar meirinho del tribunal de Goa a su criado António de Almeida. Pero éste, al poco tiempo, mató a un hombre en la Casa da Índia. Al parecer, el difunto había agraviado públicamente a Almeida y éste, en respuesta, le dio con una jarra de agua en la cabeza. En un principio, D. Alexandre intentó que este hecho no impidiese que Almeida marchara a servir a Goa y, para ello, alegó que el homicidio había ocurrido después de que se le diese el despacho de su oficio y que iba a la India, donde no era homicida. Por el contrario, los diputados del Conselho consideraban que Almeida había quedado inhabilitado para servir en el Santo Oficio, por lo que debía devolver su provisión y el dinero que había recibido. D. Alexandre tuvo que ceder a las presiones del Conselho y ordenó a su criado que devolviese al Santo Oficio la provisión y el dinero que había recibido para el viaje. En general, durante los meses que gobernó el Santo Oficio, D. Alexandre trató de utilizar el cargo para favorecer y auxiliar a servidores y deudos suyos. Además, procuró extender los privilegios del Santo Oficio a aquellos que le servían personalmente en su casa. Así, D. Alexandre intentó amparar a Matias Nunes, su vestimenteiro, que acuchilló a un mercader por haberle abofeteado. Para salvarlo de la justicia secular, D. Alexandre pidió a los diputados que avocasen la causa al Conselho, ya que el acusado era oficial del inquisidor general. ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fols. 61r-61v: Carta de D. Alexandre de Bragança al Conselho Geral del 16 de marzo de 1603. ANTT. TSO. CG. Liv. 369. Fols. 341r-342r y 332r-332v: Consultas del Conselho Geral a D. Alexandre de Bragança del 20 y 21 de marzo de 1603. ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fols. 65r y ss y 67r-67v: Cartas de D. Alexandre de Bragança al Conselho Geral del 8 de abril y del 20 de mayo de 1603.

131 ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fols. 73 y ss: Carta de D. Alexandre de Bragança al Conselho Geral del 20 de agosto de 1603.

132 ANTT. TSO. CG. Liv. 369. Fols. 345r-346r: Consulta del Conselho Geral a D. Alexandre de Bragança del 16 de julio de 1603.

133 ANTT. TSO. CG. Liv. 369. Fols. 354r-356r: Consulta del Conselho Geral a D. Alexandre de Bragança del 26 de septiembre de 1603.

134 ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fols. 77r y ss: Consulta del Conselho Geral a D. Alexandre de Bragança del 17 de septiembre de 1603.

135 Ibidem.

136 La oposición del Conselho Geral también logró desbaratar otros nombramientos. D. Alexandre tenía un interés especial en introducir a D. Francisco de Meneses, canónigo de Oporto e hijo de D. Duarte de Meneses, en el Santo Oficio y, para ello, propuso nombrarlo diputado en Coimbra. Asimismo, quería hacer merced de este cargo al licenciado Cristóvão de Leão, arcediano de Vermoim en la catedral de Braga, aunque ni uno ni otro percibirían sueldo. El arcediano de Vermoim había enviado un memorial a D. Alexandre en el que pedía al inquisidor general que se sirviese de él en el Santo Oficio. Los diputados del Conselho alegaron que la provisión del arcediano debería reservarse para cuando hubiera cargos vacantes. A pesar de ello, D. Alexandre ordenó hacer las diligencias de limpieza de sangre. En agosto, el inquisidor general propuso nombrar al arcediano diputado de Coimbra sin derecho a percibir salario pero el Conselho Geral se opuso, al igual que a la integración de D. Francisco de Meneses en el tribunal. Según el Conselho no había ningún lugar disponible y no convenía aumentar el número de diputados en los tribunales debido a que las escasas de rentas del Santo Oficio difícilmente permitían pagar los sueldos. ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fols. 65r y ss, 73 y 74r: Cartas de D. Alexandre de Bragança al Conselho Geral del 8 de abril y del 20 y 25 de agosto de 1603. ANTT. TSO. CG. Liv. 369. Fols. 329r-331r, 335r-336r y 354r-356r: Consultas del Conselho Geral a D. Alexandre de Bragança del 12 de abril, 22 de mayo y 26 de septiembre de 1603.

137 ANTT. TSO. CG. Liv. 369. Fols. 339r-340r: Consulta del Conselho Geral a D. Alexandre de Bragança del 12 de mayo de 1603.

138 ANTT. TSO. CG. Liv. 369. Fols. 345r-346r: Consulta del Conselho Geral a D. Alexandre de Bragança del 16 de julio de 1603.

139 ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fol. 77r y ss: Consulta del Conselho Geral a D. Alexandre de Bragança del 17 de septiembre de 1603. ANTT. TSO. CG. Liv. 369. Fols. 347r-348r: Carta de Bartolomeu Fernandes a D. Alexandre de Bragança del 19 de septiembre de 1603.

140 ANTT. TSO. CG. Liv. 369. Fols. 345r-346r: Consulta del Conselho Geral a D. Alexandre de Bragança del 16 de julio de 1603. ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fols. 71r-71v: Carta de Bartolomeu Fernandes a D. Alexandre de Bragança del 16 de julio de 1603.

141 ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fols. 73r y ss: Carta de D. Alexandre de Bragança al Conselho Geral del 20 de agosto de 1603.

142 ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fols. 76r-76v: Carta de D. Alexandre de Bragança al Conselho Geral del 16 de septiembre de 1603. ANTT. TSO. CG. Liv. 369. Fols. 347r-348r: Carta de Bartolomeu Fernandes a D. Alexandre de Bragança del 19 de septiembre de 1603.

143 En la carta del 20 de agosto, D. Alexandre exponía que, de acuerdo con el provincial de la Compañía de Jesús, podían servir en el lugar del padre Francisco Pereira, mientras estuviera ausente, los padres Luís de Morais o Francisco Cardoso. El inquisidor general propuso, asimismo, que los lugares de reveedores que se encontraban vacantes en Lisboa fueran ocupados por los agustinos fray António Freire, profesor de Teología del colegio de San Agustín, y fray Manuel Cabral, de convento de Nuestra Señora de Gracia. Por el contrario, el Conselho consideraba que sólo había un lugar de reveedor vacante, el de fray António Tarrique, pues el de fray Manuel Coelho no lo estaba, y que podía ser provisto en él fray António Freire. Pero, dado que el convento de Santo Domingo de Lisboa recibía cuarenta mil reales al año en razón de este oficio, asignados en tiempos de D. Henrique, los diputados consideraban que debía haber dos reveedores dominicos. El segundo podría ser, según el Conselho, el padre fray Tomás de Brito. Por último, para visitador de las naves, D. Alexandre propuso al padre fray Luís Neto, O. P., que debería servir junto con otro compañero nombrado por los del Conselho. ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fols. 73r y ss: Carta de D. Alexandre de Bragança al Conselho Geral del 20 de agosto de 1603. ANTT. TSO. CG. Liv. 369. Fols. 354r-356r: Consulta del Conselho Geral a D. Alexandre de Bragança del 26 de septiembre de 1603.

144 ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fols. 77r y ss: Consulta del Conselho Geral a D. Alexandre de Bragança del 17 de septiembre de 1603. ANTT. TSO. CG. Liv. 369. Fols. 354r-356r: Consulta del Conselho Geral a D. Alexandre de Bragança, del 26 de septiembre de 1603.

145 Según el Regimento do Conselho Geral, el Conselho Geral debía ordenar, cada tres años, que un diputado visitara los tribunales inquisitoriales.

146 ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fols. 75 y ss: Consulta del Conselho Geral a D. Alexandre de Bragança del 30 de agosto de 1603.

147 ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fol. 79r: Carta de D. Alexandre de Bragança al Conselho Geral del 9 de octubre de 1603.

148 ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fols. 80 y ss: Carta de D. Alexandre de Bragança al Conselho Geral del 22 de octubre de 1603. La cursiva es nuestra.

149 ANTT. TSO. CG. Liv. 369. Fols. 329r-331r: Consulta del Conselho Geral a D. Alexandre de Bragança del 12 de abril de 1603.

150 AGS. Estado Roma. Leg. 1857. Fol. 260: Carta de Felipe III al duque de Sessa del 15 de septiembre de 1603.

© Publicações do Cidehus, 2010

Licence OpenEdition Books

Acheter

Volume papier

amazon.fr
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search