Version classiqueVersion mobile

Inquisición Portuguesa y Monarquía Hispánica en tiempos del perdón general de 1605

 | 
Ana Isabel López-Salazar Codes

Primera parte. Años de tribulación (1591-1605)

Capítulo 2. El conflicto de las apelaciones

Texte intégral

1Apelar al papa. Durante décadas de actividad inquisitorial ésta había sido la esperanza, el anhelo, quizás tanto más deseado cuanto imposible, de cualquier procesado por el Santo Oficio. En Roma todo se compraba; todo se podía negociar. Bien lo sabían los inquisidores portugueses, que siempre trataron de frenar cualquier intento del sumo pontífice de ejercer su jurisdicción suprema, su facultad de avocar los procesos de los tribunales inquisitoriales. Frente a ellos, los cristãos-novos miraban la curia papal como el último reducto de esperanza. Y, por su parte, la corona, cuya intervención en este asunto refuerza el profundo trasfondo político de lo que, en principio, no era más que un problema jurídico, siempre se mostró muy reticente a tolerar las intromisiones papales en negocios internos del Santo Oficio.

2Durante los cinco primeros años del siglo XVII, pareció que, finalmente, el deseo de los conversos podía hacerse realidad. Como hemos expuesto en el apartado anterior, los cristãos-novos habían logrado que el rey negociase con ellos un perdón general y el papa, por su parte, prestaba oídos a las críticas contra la Inquisición portuguesa que vertían los exiliados. Este ambiente de ataque a la jurisdicción inquisitorial fue aprovechado por algunos conversos para apelar al papa. En concreto, fueron cuatro los cristãos-novos que consiguieron mayor éxito; cuyos procesos el sumo pontífice reclamó con más insistencia.

  • 1 AGS. Estado Roma. Leg. 977. Carta del duque de Sessa a Felipe III del 18 de enero de 1603.

3El Santo Oficio se resistió cuanto pudo a la injerencia de Roma en sus asuntos internos. El Conselho Geral sabía que la Inquisición se encontraba en un momento sumamente comprometido. Por ello, trató de conseguir el apoyo de aquellos mismos poderes que intentaban subyugarla. Si, ante la decisión de Felipe III de prohibir que se celebrasen autos de fe, alegó que el Santo Oficio era un tribunal eclesiástico y que el rey no podía inmiscuirse en las causas de fe, cuando Roma reclamó ciertos procesos, buscó el apoyo del monarca para resistirse a las presiones de la curia papal. Como era previsible, Clemente VIII no ocultó su descontento por la actitud de la Inquisición portuguesa que, en principio, debía acatar sus órdenes, pues sus ministros dependían de la Santa Sede, pero que, sin embargo, se amparaba en la autoridad de Felipe III para incumplir los mandatos papales1.

4Los inquisidores percibían claramente que un único caso cuya apelación admitiesen, un sólo proceso que enviasen a Roma abriría la puerta por la que tratarían de pasar todos los que tuviesen culpas de herejía. Si se permitía libremente apelar a Roma, ni uno solo de los procesados por el Santo Oficio, con posibilidades económicas suficientes para negociar ante la Santa Sede, aceptaría la sentencia dictada en Portugal. Por ello, la Inquisición defendió hasta el límite su autonomía respecto de Roma; se resistió a enviar los procesos al papa y, cuando no tuvo más remedio que hacerlo, ingenió diversos arbitrios para no ceder totalmente.

  • 2 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 68v-69r: Consulta del Conselho Geral a Felipe II del 20 de octubre de (...)

5En 1596, el duque de Sessa, embajador español en Roma, comunicaba a Felipe II que dos cristãos-novos portugueses se encontraban en Roma y habían pedido al papa la remisión de sus culpas. Se trataba de Manuel Fernandes, tundidor, y Manuel Fernandes, zapatero. Habían sido reconciliados en la Inquisición de Évora y habían huído de Portugal mientras cumplían su penitencia. Como era de esperar, el Santo Oficio pidió a Felipe II que les ordenase regresar al reino. Pero el monarca español, a fin de preservar ante todo la autoridad del Santo Oficio, solicitó al sumo pontífice, a través de Sessa, que prendiese a estos conversos y los remitiese a Portugal por haber incumplido las penitencias impuestas por la Inquisición. No obstante, no sabemos si la Santa Sede accedió a los deseos del monarca. En realidad, este caso planteaba pocos problemas porque ambos conversos habían huído a Roma después de haber sido sentenciados por la Inquisición portuguesa y, por lo tanto, su recurso al sumo pontífice no se trataba, propiamente, de una apelación2.

6Mucho más complicado fue, sin lugar a dudas, el asunto de los Duarte. En octubre de 1598, el Conselho Geral daba cuenta al rey de que el tribunal de Évora había dictado la prisión de tres cristãos-novos huidos a Roma. Se trataba de los hermanos Afonso Duarte y Duarte Pinto, hijos de Manuel Duarte, y de Jerónimo Duarte, primo hermano de los anteriores. Aparte de los indicios de herejía que contra ellos hubiera, estos conversos habían abandonado el país, infringiendo las leyes que prohibían la salida de los cristãos-novos, y, una vez en Roma, habían entregado al papa unos escritos difamatorios contra la Inquisición portuguesa. Osados, sí, pero no más que tantos otros que vertían en Roma cientos de acusaciones contra el Santo Oficio y sus ministros.

  • 3 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 81v-82r: Consulta del Conselho Geral a Felipe III del 19 de octubre d (...)
  • 4 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 213r-213v: Consulta del Conselho Geral a Felipe III del 2 de diciembr (...)

7El problema comenzó cuando la Inquisición portuguesa pidió al Santo Oficio romano que le remitiese estos cristãos-novos. Incluso Felipe III escribió a Clemente VIII para que cediese a la reclamación del tribunal3. Sin embargo, el papa no sólo no aceptó enviar los culpados a Portugal sino que, por carta del cardenal de Santa Severina, ordenó al tribunal de Évora que le remitiese las acusaciones que había contra ellos. Ante esta intromisión en sus asuntos internos, el Santo Oficio pidió apoyo a Felipe III. En diciembre de 1600, elevó una consulta al rey en la que exponía los inconvenientes de obedecer al mandato papal4. Si se enviaban a Roma las culpas de esos cristãos-novos podía pervertirse el secreto inquisitorial. Además, se sentaba un precedente que impulsaría a otros que hubiesen cometido herejía a huir a Roma y a pedir al papa que avocase sus procesos, con lo que los delitos de fe quedarían sin castigo. O, al menos, sin el castigo que la Inquisición portuguesa juzgaba necesario: dictado por ella misma y aplicado en Portugal, donde serviría como escarmiento de herejes y advertencia a todos los conversos. El Conselho consideraba que se debía enviar a Roma, únicamente, una relación sumaria de las culpas de estos tres cristãos-novos, para que, a la vista de tales indicios, el papa los remitiese a la Inquisición portuguesa. Además, el Santo Oficio suplicaba a Felipe III que volviese a escribir al papa para apoyar la demanda del tribunal de Évora:

  • 5 ANTT. TSO. CG. Liv. 369. Fols. 13r-14r: Minuta de la consulta del Conselho Geral a Felipe III de di (...)

“por este negocio ser de muito perjuizo pera a Inquisiçam deste Reino e cousa nova e nunqua usada e nam se abrir porta pera os mais culpados se ausentarem e fazerem avocar suas culpas”5.

  • 6 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 86v-87r: Carta del Conselho Geral a D. Jorge de Ataíde del 20 de juli (...)
  • 7 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 220v-221r: Carta del Conselho Geral al cardenal de Santa Severina del (...)
  • 8 ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fols. 88r y ss: Carta de D. Pedro de Castilho al Conselho Geral del 2 de j (...)

8El rey tardó en contestar a la consulta anterior. A la altura de julio de 1601, el Conselho Geral buscó el apoyo de D. Jorge de Ataíde en su intento de que Felipe III tomase una resolución en el asunto de los cristãos-novos de Évora6. Finalmente, el rey ordenó que se enviase a Roma el sumario de las culpas de los Duarte, como habían propuesto los diputados. El Conselho Geral remitió estos extractos al papa en noviembre de 1601. Junto con ellos, envió una carta para el cardenal de Santa Severina en la que pedía que expusiese a Clemente VIII el gran servicio que recibiría Dios si el papa apresase a los tres cristãos-novos para entregarlos a la inquisición de Évora7. Sin embargo, Clemente VIII prefirió adoptar una solución de compromiso. Aunque consideraba que la relación de culpas remitida por el Santo Oficio era demasiado general, decidió conformarse con ella y ordenó que los Duarte fuesen sentenciados por el tribunal de Évora, pero se negó a enviarlos presos a Portugal8.

  • 9 ANTT. TSO. IL. Proc. 14409 y 16420: Ana de Milão.

9A pesar de la pretensión primera del Santo Oficio de que el papa remitiese a Portugal los Duarte, la Inquisición aceptó el arbitrio ideado por Clemente VIII. Quizás en otras circunstancias hubiera luchado por defender su jurisdicción, pero, por el momento, tenía un problema mucho más urgente que resolver. No se trataba ya de conseguir que la Santa Sede detuviese a unos conversos y los entregase a la Inquisición; era necesario impedir que el papa abriera una de las celdas del tribunal de Lisboa pues apenas solucionado, quizás momentáneamente y de forma imperfecta, el problema ocasionado por la apelación de los Duarte, había surgido otro de mucha mayor envergadura con motivo del proceso de Ana de Milão9. En este caso, no se trataba de un hecho consumado al que se podía dar una solución de compromiso. Los Duarte habían huido antes de ser encarcelados y el Conselho Geral podía cerrar los ojos ante el hecho de que el papa no los apresase para enviarlos a Évora. Por el contrario, Ana de Milão se encontraba en las cárceles inquisitoriales, acusada de judaizar, y su proceso corría por los cauces ordinarios. Clemente VIII se había conformado con una relación sumaria de las culpas de los Duarte y había permitido al tribunal de Évora que los procesase in absentia. Ahora, el papa reclamaba el proceso inquisitorial completo; es decir, trataba de ejercer plenamente su facultad de avocar las causas de fe.

  • 10 Sobre las redes familiares y comerciales de los Milão, que se extendían por Lisboa, Madrid, Hamburg (...)
  • 11 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 114-115r: Consulta del Conselho Geral a Felipe III del 27 de julio de (...)
  • 12 AGS. Estado Portugal. Leg. 435. Fol. 24: Representación al rey hecha por Bartolomé da Fonseca de la (...)
  • 13 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 110v-111r: Carta del Conselho Geral a Matim Afonso Mexia del 21 de ma (...)
  • 14 ASV. SB. Nº. 362. Fols. 483r-483v: Breve de Clemente VIII a la Inquisición portuguesa del 4 de juni (...)

10La cuestión alcanzó una enorme resonancia en las cortes de Roma y Valladolid así como en los círculos políticos portugueses porque Ana de Milão era la mujer de Rodrigo de Andrade, uno de los mayores asentistas de Lisboa y procurador de los cristãos-novos ante el Rey Católico10. Cuando Ana de Milão fue presa por el Santo Oficio, Andrade marchó a Roma para conseguir un breve por el que el papa ordenara que le remitiesen su proceso o que lo entregasen al colector11. También solicitaba al pontífice que Ana de Milão fuese enviada a Roma. Andrade fundamentaba su recusación de los jueces inquisitoriales alegando que no podían ser imparciales. Consideraba que habían encarcelado a su mujer porque él negociaba el perdón general12. En Roma, la Inquisición, por medio del agente Martim Afonso Mexia, intentó contrarrestar las maniobras de Andrade13. Por su parte, Bartolomeu da Fonseca, a la sazón en Valladolid, buscó la ayuda de Felipe III para que apoyase al Santo Oficio ante del papa. Sin embargo, y pese a los esfuerzos de los diputados, el 4 de junio de 1602, Clemente VIII expidió un breve en el que ordenaba al Santo Oficio que no procediese contra Ana de Milão y que remitiese a Roma su proceso14.

  • 15 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 111r-113r: Carta del Conselho Geral a Bartolomeu da Fonseca del 10 de (...)
  • 16 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 116r-118r: Carta del Conselho Geral a D. Jorge de Ataíde del 27 de ju (...)
  • 17 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 114r-115r: Consulta del Conselho Geral a Felipe III del 27 de julio d (...)
  • 18 Vid. el capítulo “La reforma del Santo Oficio y del fisco inquisitorial”.
  • 19 AGS. Estado Roma. Leg. 1856. Consulta de la junta sobre el Santo Oficio del 10 de octubre de 1602.
  • 20 AGS. Estado Roma. Leg. 1856. Carta de Felipe III al duque de Sessa embajador en Roma de 1602.
  • 21 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 121v-122r: Carta del Conselho Geral a Martim Afonso Mexia del 6 de se (...)

11Como solía hacer cuando le convenía, el Santo Oficio difirió el cumplimiento del breve papal. Desde Roma, quizás por parte del agente o, tal vez, de algún cardenal afín al Santo Oficio, se había recomendado que la Inquisición no acatase el breve sino que apelase al papa15. Para ello, el Conselho Geral buscó la ayuda de Felipe III y de D. Jorge de Ataíde, que en esa altura era quasi inquisidor general. El 27 de julio, los diputados preguntaron a Ataíde si debían escribir a Roma para exponer los males que acarrearía enviar el proceso16. Ese mismo día, el Conselho Geral elevó una consulta al rey sobre el mismo asunto. En ella, exponía que la Inquisición se encontraba bajo el amparo del monarca y pedía a Felipe III que representase al papa los inconvenientes que surgirían de obedecer el breve del 4 de junio17. Felipe III cometió el asunto a una junta encargada de la reforma del Santo Oficio portugués que, en octubre, elevó una consulta al monarca, en la que declaraba los perjuicios que resultarían de permitir las intromisiones papales en los asuntos internos de la Inquisición18. Por lo tanto, el rey debía pedir al papa que revocase el breve concedido a Andrade, como Pablo III hizo en 1542 con los que había concedido a favor de Diogo Fernandes y de Duarte da Paz19. En caso de que el papa considerara que los inquisidores de Lisboa no eran imparciales, podría remitirse la causa a otro tribunal del reino o al Conselho Geral. De acuerdo con esta consulta, Felipe III escribió a su embajador en Roma, el duque de Sessa, para que solicitase al papa la revocación del breve20. Al mismo tiempo, el Santo Oficio continuó presionando ante la curia papal para que Andrade fuese despedido y Clemente VIII no atendiese a sus ruegos. En septiembre, el Conselho encargó a Mexia, cuya vuelta a la Península se preveía ya próxima, que, durante las semanas que aún permaneciera en Roma, tratase con todas sus fuerzas de contrarrestar las súplicas de Rodrigo de Andrade21.

  • 22 ANTT. TSO. CG. Liv. 91. Fol. 65r: Carta del obispo de Viseu a D. Alexandre de Bragança del 27 de se (...)

12El problema ocasionado por la avocación de este proceso no era, en modo alguno, trivial. A finales del verano de 1602, la Inquisición se encontraba en un momento extremadamente complicado. D. Jorge de Ataíde había renunciado a aceptar el cargo de inquisidor general. Para ocupar ese puesto, Felipe III designó a D. Alexandre de Bragança. El nuevo inquisidor general debía demostrar, tanto ante la corona como frente al papa, que estaba dispuesto a recuperar el prestigio y autoridad del Santo Oficio, por encima de las injerencias de uno y otro poder. Dado que la intervención de Roma se concretaba en las apelaciones, el asunto de Ana de Milão adquirió una notable relevancia. Así lo expresaba el obispo de Viseu en la carta en que daba la enhorabuena a D. Alexandre por su nombramiento. El prelado exponía que la potestad del Santo Oficio se encontraba en juego por la intromisión de Roma en el proceso de Ana de Milão y que todo el reino aguardaba que D. Alexandre solucionase el conflicto22. El obispo aconsejaba al hijo de los duques de Bragança que, para ello, recurriese al amparo del monarca.

  • 23 ASV. SB. N º. 362. Fols. 484r-484v: Carta del segretario dei brevi (?) a D. Alexandre de Bragança d (...)
  • 24 “A quo Sanctitas Sua non intendit avocare causam predictam sed ex ipsismet actis et processibus ple (...)

13El nuevo inquisidor general decidió seguir estos consejos y buscó la ayuda de Felipe III. Además, él mismo escribió a Clemente VIII para exponerle las razones por las que no convenía remitir a Roma el proceso23. Sin embargo, como ocurrió con el resto de problemas que maceaban al Santo Oficio, D. Alexandre de Bragança no pudo solucionar el de la apelación de Ana de Milão. De modo que, cuando D. Pedro de Castilho fue nombrado inquisidor general, ni el Santo Oficio había enviado a Roma este proceso, ni el papa había desistido de pedirlo, ni dejaba de sonar en Lisboa, Valladolid y Roma el nombre de Ana de Milão. Además, Clemente VIII no dejaba de asegurar que, en realidad, no deseaba avocar la causa de Ana de Milán sino concer las culpas y las pruebas presentadas contra la rea24.

  • 25 ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fols. 91 y ss: Carta de D. Pedro de Castilho al Conselho Geral del 5 de ju (...)

14La actitud de D. Pedro de Castilho ante el problema de las apelaciones a Roma resulta indicativa de su mentalidad y del modo en que interpretaba la doble naturaleza de la Inquisición. El obispo de Leiria aceptó ser el ejecutor del breve de perdón general concedido a los cristãos-novos. Sin embargo, se mostró mucho más reacio a tolerar la intervención del sumo pontífice en los asuntos internos del Santo Oficio. Al igual que sus antecesores en el cargo, Castilho buscó el apoyo de Felipe III para oponerse a la injerencia de Roma25.

  • 26 ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fol. 83r: Carta de D. Pedro de Castilho al Conselho Geral del 17 de marzo (...)
  • 27 ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fols. 91 y ss: Carta de D. Pedro de Castilho al Conselho Geral del 5 de ju (...)
  • 28 AGS. SP. Portugal. Lib. 1488. Fols. 71v-72r: Carta de Felipe III a D. Afonso de Castelo Branco, obi (...)

15Probablemente cansados por años de conflicto, en marzo de 1604, los diputados del Conselho Geral Marcos Teixeira y Rui Pires da Veiga estaban dispuestos a enviar a Roma la copia de las culpas por las que había sido encarcelada la mujer de Rodrigo de Andrade. Castilho, que acababa de ser nombrado inquisidor general, ordenó a los diputados del Conselho que, antes de ceder a las presiones del papa, remitiesen las culpas a Felipe III para demostrarle que la prisión estaba justificada pues, para encarcelar, el Santo Oficio no precisaba de pruebas sino de indicios urgentes26. D. Pedro consiguió también que el rey escribiera de nuevo a Clemente VIII para que éste remitiese a los Duarte a la inquisición de Évora y para que rechazase la apelación de Ana de Milão27. Además, Felipe III, a través del virrey D. Afonso de Castelo Branco, obispo de Coimbra, pidió al colector de Portugal que cesase de reclamar el proceso hasta que el papa tomara una nueva determinación en el asunto28.

  • 29 ASV. SB. Nº. 362. Fols. 482r y ss: Memorial de Rodrigo de Andrade y decreto de la Congregación del (...)

16Ni las súplicas del inquisidor general ni la intervención del rey bastaron para que Clemente VIII abandonase su pretensión de avocar la causa de Ana de Milão. La perseverancia del papa en afirmar su jurisdicción suprema sólo era comparable con la renuencia de Castilho a permitir tal intromisión. Por su parte, Rodrigo de Andrade no dejaba de presionar al sumo pontífice para que hiciese reconocer su autoridad en Portugal. En abril de 1604, la Congregación del Santo Oficio se reunía para estudiar un nuevo memorial presentado por Rodrigo de Andrade. Como respuesta a esta petición, Clemente VIII ordenó escribir, de nuevo, al Conselho Geral para que, de una vez por todas, remitiese la copia del proceso de Ana de Milão29.

  • 30 ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fols. 88r y ss: Carta de D. Pedro de Castilho al Conselho Geral del 2 de j (...)
  • 31 ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fols. 85 y ss: Carta de D. Pedro de Castilho al Conselho Geral del 24 de a (...)
  • 32 ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fols. 88r y ss: Carta de D. Pedro de Castilho al Conselho Geral del 2 de j (...)
  • 33 ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fols. 90r-90v: Carta de D. Pedro de Castilho al Conselho Geral del 30 de j (...)
  • 34 ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fols. 91 y ss: Carta de D. Pedro de Castilho al Conselho Geral del 5 de ju (...)
  • 35 ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fols. 94r y ss: Carta de D. Pedro de Castilho al Conselho Geral del 27 de (...)

17D. Pedro trató de recurrir al mismo arbitrio que había permitido solventar el problema de la apelación de los Duarte. Es decir, en vez de enviar el proceso a Roma, como exigía Clemente VIII, decidió remitir, únicamente, la copia de los ditos das testemunhas. Al parecer, los cardenales Borghese y Ávila aseguraron al jesuita Francisco Pereira que el papa estaba dispuesto a conformarse con el traslado de las culpas, por lo que no sería necesario enviar el proceso completo30. A principios de abril, el Conselho mandó al inquisidor general la copia de los testimonios contra Ana de Milão. Sin embargo, D. Pedro de Castilho decidió no enviarla al papa, sino remitirla de nuevo a Portugal. El inquisidor general encontró algunas divergencias que podían ser aprovechadas en Roma para desacreditar al Santo Oficio. Al parecer, los inquisidores habían ordenado el auto de prisión por culpas de ceremonia, concretamente por rezar con la mirada hacia el cielo y el sol naciente. Sin embargo, los testigos que acusaron a Ana de Milão de ceremonias, no mencionaban esos ritos en sus declaraciones31. En junio, D. Pedro volvió a requerir al Conselho la copia de los ditos das testemunhas, para enviarla a D. José de Melo, agente de Felipe III en Roma32. Al mismo tiempo, el inquisidor general empleaba todas sus fuerzas en evitar que el papa ordenase a la Inquisición que entregara el proceso al colector33. Como último arbitrio, D. Pedro decidió enviar también a Roma una relación sumaria del proceso de Ana de Milão34. Así, a finales de julio, una vez que el padre Francisco Pereira hubo traducido todo del portugués al latín, D. Pedro despachó a Roma los ditos das testemunhas y el resumen del proceso35.

  • 36 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 230v: Carta del Conselho Geral a D. Pedro del Castilho del 13 de agos (...)
  • 37 ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fols. 94r y ss: Carta de D. Pedro de Castilho al Conselho Geral del 27 de (...)

18Pese a los intentos del inquisidor general por conformar al sumo pontífice sin poner en peligro la autonomía del Santo Oficio, Clemente VIII rechazó cualquier remedio que no pasase por el envío del proceso completo. Probablemente, a mediados de 1604, tanto D. Pedro como los diputados del Conselho Geral se encontraban exhaustos de lidiar contra los cristãos-novos, contra el rey, contra el papa, contra los ministros de la junta... Demasiados frentes. La concesión del perdón general era ya un hecho inminente; la junta de Valladolid debatía sobre la reforma del Santo Oficio; la amenaza de la visita al fisco era constante. Ante tantos problemas, qué importancia podía tener ya enviar o no un proceso a Roma. D. Pedro mantuvo siempre que había tratado de evitar, con todas sus fuerzas, el triunfo de la pretensión papal. Sin embargo, consciente de que no era posible otra solución, pidió a los diputados que le remitiesen el proceso para, si el papa insistía en su reclamación, enviarlo a Roma36. Sus palabras resultan indicativas del cansancio acumulado por la Inquisición a lo largo de años de conflictos: “de uma ou outra maneira acabaremos com esta comtenda que nos da muito trabalho”37.

Notes

1 AGS. Estado Roma. Leg. 977. Carta del duque de Sessa a Felipe III del 18 de enero de 1603.

2 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 68v-69r: Consulta del Conselho Geral a Felipe II del 20 de octubre de 1596 y relación de las causas de Manuel Fernandes y de Manuel Fernandes. ANTT. TSO. CG. Liv. 88. Cartas de elRei. Fol. 10: Carta de Felipe II a D. António Matos de Noronha del 23 de diciembre de 1596. Más adelante volveremos sobre este asunto, para analizar las críticas de estos cristãos-novos de Serpa al procedimiento inquisitorial portugués; cf. el capítulo “La reforma del Santo Oficio y del fisco inquisitorial”.

3 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 81v-82r: Consulta del Conselho Geral a Felipe III del 19 de octubre de 1598. ANTT. TSO. CG. Liv. 88. Cartas de elRei. Fol. 13: Carta de Felipe III a D. António Matos de Noronha del 30 de noviembre de 1598. ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fols. 49r-49v: Consulta del Conselho Geral a D. António Matos de Noronha del 6 de octubre de 1600.

4 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 213r-213v: Consulta del Conselho Geral a Felipe III del 2 de diciembre de 1600.

5 ANTT. TSO. CG. Liv. 369. Fols. 13r-14r: Minuta de la consulta del Conselho Geral a Felipe III de diciembre de 1600. La cursiva es nuestra.

6 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 86v-87r: Carta del Conselho Geral a D. Jorge de Ataíde del 20 de julio de 1601.

7 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 220v-221r: Carta del Conselho Geral al cardenal de Santa Severina del 22 de noviembre de 1601. Las copias de los sumarios de culpas de Afonso Duarte, Duarte Pinto y Jerónimo Duarte se encuentran en ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 222r-226r.

8 ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fols. 88r y ss: Carta de D. Pedro de Castilho al Conselho Geral del 2 de junio de 1604.

9 ANTT. TSO. IL. Proc. 14409 y 16420: Ana de Milão.

10 Sobre las redes familiares y comerciales de los Milão, que se extendían por Lisboa, Madrid, Hamburgo, Pernambuco, México, Goa y Angola, vid. Salomon, H. P.: Portrait of a new christian. Fernão Álvares Melo (1569-1632), París, Fundação Calouste Gulbenkian – Centro Cultural Português, 1982, pp. 41-57. Coelho, António Borges: “Política, Dinheiro e Fé: Cristãos-novos e Judeus Portugueses no Tempo dos Filipes”, en Cadernos de Estudos Sefarditas, nº. 1 (2001), Cátedra de Estudos Sefarditas Alberto Benveniste, Faculdade de Letras da Universidad de Lisboa, pp. 101-130.

11 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 114-115r: Consulta del Conselho Geral a Felipe III del 27 de julio de 1602.

12 AGS. Estado Portugal. Leg. 435. Fol. 24: Representación al rey hecha por Bartolomé da Fonseca de las novedades que Rodrigo de Andrade intenta contra el Santo Oficio de Portugal por habar prendido a su mujer por cosas de la fe. 10 de junio de 1602.

13 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 110v-111r: Carta del Conselho Geral a Matim Afonso Mexia del 21 de mayo de 1602.

14 ASV. SB. Nº. 362. Fols. 483r-483v: Breve de Clemente VIII a la Inquisición portuguesa del 4 de junio de 1602. ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 114r-115r: Consulta del Conselho Geral a Felipe III del 27 de julio de 1602.

15 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 111r-113r: Carta del Conselho Geral a Bartolomeu da Fonseca del 10 de junio de 1602.

16 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 116r-118r: Carta del Conselho Geral a D. Jorge de Ataíde del 27 de julio de 1602.

17 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 114r-115r: Consulta del Conselho Geral a Felipe III del 27 de julio de 1602.

18 Vid. el capítulo “La reforma del Santo Oficio y del fisco inquisitorial”.

19 AGS. Estado Roma. Leg. 1856. Consulta de la junta sobre el Santo Oficio del 10 de octubre de 1602.

20 AGS. Estado Roma. Leg. 1856. Carta de Felipe III al duque de Sessa embajador en Roma de 1602.

21 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 121v-122r: Carta del Conselho Geral a Martim Afonso Mexia del 6 de septiembre de 1602.

22 ANTT. TSO. CG. Liv. 91. Fol. 65r: Carta del obispo de Viseu a D. Alexandre de Bragança del 27 de septiembre de 1602.

23 ASV. SB. N º. 362. Fols. 484r-484v: Carta del segretario dei brevi (?) a D. Alexandre de Bragança del 10 de mayo de 1603.

24 “A quo Sanctitas Sua non intendit avocare causam predictam sed ex ipsismet actis et processibus plenam atque integram sumere informationem meritorum causae et obiectae contra dicta Annam criminationis”, ASV. SB. N º. 362. Fols. 484r-484v: Carta del segretario dei brevi (?) a D. Alexandre de Bragança del 10 de mayo de 1603.

25 ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fols. 91 y ss: Carta de D. Pedro de Castilho al Conselho Geral del 5 de julio de 1604.

26 ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fol. 83r: Carta de D. Pedro de Castilho al Conselho Geral del 17 de marzo de 1604.

27 ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fols. 91 y ss: Carta de D. Pedro de Castilho al Conselho Geral del 5 de julio de 1604. ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fols. 91r-91Av: Carta de D. Pedro de Castilho al Conselho Geral del 17 de julio de 1604.

28 AGS. SP. Portugal. Lib. 1488. Fols. 71v-72r: Carta de Felipe III a D. Afonso de Castelo Branco, obispo de Coimbra y virrey de Portugal, del 6 de julio de 1604.

29 ASV. SB. Nº. 362. Fols. 482r y ss: Memorial de Rodrigo de Andrade y decreto de la Congregación del Santo Oficio del 29 de abril de 1604.

30 ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fols. 88r y ss: Carta de D. Pedro de Castilho al Conselho Geral del 2 de junio de 1604.

31 ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fols. 85 y ss: Carta de D. Pedro de Castilho al Conselho Geral del 24 de abril de 1604.

32 ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fols. 88r y ss: Carta de D. Pedro de Castilho al Conselho Geral del 2 de junio de 1604.

33 ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fols. 90r-90v: Carta de D. Pedro de Castilho al Conselho Geral del 30 de junio de 1604.

34 ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fols. 91 y ss: Carta de D. Pedro de Castilho al Conselho Geral del 5 de julio de 1604.

35 ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fols. 94r y ss: Carta de D. Pedro de Castilho al Conselho Geral del 27 de julio de 1604. ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 227v-228v: Relaçam sumaria do processo de Ana de Milão presa nos carceres do Santo Officio que se emviou a Sua Santidade com as culpas.

36 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 230v: Carta del Conselho Geral a D. Pedro del Castilho del 13 de agosto de 1604. ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fol. 100r: Carta de D. Pedro de Castilho al Conselho Geral del 27 de agosto de 1604.

37 ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fols. 94r y ss: Carta de D. Pedro de Castilho al Conselho Geral del 27 de julio de 1604.

© Publicações do Cidehus, 2010

Licence OpenEdition Books

Acheter

Volume papier

amazon.fr
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search