Version classiqueVersion mobile

Inquisición Portuguesa y Monarquía Hispánica en tiempos del perdón general de 1605

 | 
Ana Isabel López-Salazar Codes

Primera parte. Años de tribulación (1591-1605)

Capítulo 1. Hacia el perdón general

Texte intégral

  • * AGS. Estado Roma. Leg. 1856: Papel de fray Gaspar de Córdoba inclui (...)

“Vase también tratando en esta junta por orden de Vuestra Majestad del remedio y reformación de algunas cosas tocantes a la Inquisición de Portugal”*.

  • 1 Vid. la reciente síntesis historiográfica de (...)

1El problema de los cristãos-novos portugueses ha suscitado la atención de eruditos, historiadores y apologistas desde el mismo siglo XVI. El volumen de las investigaciones es tal que parece imposible aportar algo nuevo al debate historiográfico1. Por ello, no pretendo adentrarme en el estudio de los cristãos-novos, en sí, sino analizar las relaciones del Santo Oficio con el principal grupo de perseguidos. Lo que me interesa, con todo, no es tanto la actividad represora de la Inquisición sobre los cristãos-novos, sino las consecuencias derivadas del ataque de éstos al Santo Oficio a principios del siglo XVII. Y ello es así porque las negociaciones del perdón general terminaron desembocando en un debate mucho más amplio sobre la jurisdicción y procedimiento inquisitorial. Fueron discutidos aspectos de tanta relevancia como el derecho de apelación a Roma, los principios del proceso inquisitorial y la administración de los bienes confiscados. Y, finalmente, se llegó a cuestionar, incluso, la autonomía e independencia misma del Santo Oficio portugués.

  • 2 ANTT. TSO. CG. Maço 9. Nº. 8: Memorial de los cristãos-novos de Portugal a (...)
  • 3 Para hacer frente esta súplica, el Conselho (...)
  • 4 En febrero de 1595, el embajador español duque de Sessa avisaba a Felip (...)

2Desde la integración de Portugal en la Monarquía Hispánica, los cristãos-novos pidieron en varias ocasiones a Felipe II que solicitase al papa un perdón general para los que hubiesen incurrido en la herejía judaizante. Así ocurrió, por ejemplo, en 1591, cuando los cristãos-novos suplicaron al monarca que les permitiese el acceso a honras, oficios y beneficios y que les consiguiese del papa un perdón general2. Pocos años después, en 1594, los cristãos-novos volvieron a intentarlo y presentaron un nuevo memorial a Felipe II. No obstante, ahora moderaron sus pretensiones. El perdón general concedido por Pablo III en 1547 incluía a los que ya habían sido condenados por el Santo Oficio, de modo que se les levantaban las penas de sambenito y cárcel y se les devolvían sus bienes. Ante la imposibilidad de conseguir una gracia semejante, los cristãos-novos se contentaban ahora con que sólo pudiesen beneficiarse del perdón todos los culpables cuyas sentencias no hubiesen sido publicadas aún3. Para tratar de estas pretensiones viajaron a Roma un tal Francisco Fernandes y el franciscano fray Diogo de Santa María pertrechado, si hemos de dar crédito a un compañero suyo, con letras por valor de 300 cruzados, negociadas por Francisco Lopes de Elvas, y una piedra que valía otros 6004. Sin embargo, el Rey Prudente decidió seguir las recomendaciones del Conselho Geral y no otorgó lo que se le pedía.

  • 5 Para un estudio de la negociación de los anteriores perdones generales, (...)

3Desde la subida al trono de Felipe III, en septiembre de 1598, crecieron los rumores de que la corona estaba concertando un nuevo perdón general con los cristãos-novos5. En realidad, los conversos procuraban conseguir tres gracias diferentes. En primer lugar, buscaban que Felipe III intercediese ante el papa para que éste concediera un perdón general de todas las culpas de judaísmo cometidas por los conversos de origen portugués. En segundo lugar, pretendían que el monarca renunciase a su derecho sobre los bienes de los judaizantes absueltos merced a dicho perdón general, es decir, que no incurriesen en confiscación. Por último, aspiraban a borrar la nota de infamia que impedía a los descendientes de los antiguos judíos acceder a los cargos y oficios para los que se requería limpieza de sangre.

  • 6 Según Pulido Serrano, Felipe III ordenó a Martim Álvares de Castro que (...)
  • 7 Sobre la composición del Consejo de Estado a comienzos del reinado de F (...)
  • 8 AGS. Estado España. Leg. 2636. Doc. 17: Consulta del Consejo de Estado (...)

4En diciembre de 1598, apenas tres meses después de la muerte de Felipe II, se debatía en el Consejo de Estado la propuesta de los cristãos-novos presentada, según parece, por Martim Álvares de Castro6. En esta ocasión, la mayor parte de los ministros aconsejaron al monarca no aceptar la petición de los conversos y sólo Rodrigo Vázquez de Arce, presidente de Castilla, y el conde de Fuensalida se declararon, desde el primer momento, partidarios de transigir con la propuesta de los cristãos-novos debido a la necesidad en que se encontraba la hacienda real7. El resto de consejeros, si bien se mostraron contrarios al perdón, no aconsejaron un rechazo categórico, sino que dejaron, en todos los casos, la puerta abierta a posibles negociaciones. Así, don Juan de Idiázquez, el conde de Chinchón, el duque de Medina Sidonia y el conde de Fuentes expusieron que el monarca católico debía, ante todo, conservar su honra y, por lo tanto, no anteponer a la salvaguarda y defensa de la fe los respetos humanos, aunque éstos fueran tales como la necesidad en que se encontraba el reino, pues para el gobierno de la monarquía resultaba más necesaria la reputación que el dinero. En realidad, pretendían separar el dinero de la religión; aconsejaron a Felipe III que procurase, por otros medios, la ayuda económica de los conversos, porque como vasallos estaban obligados a concurrir en la defensa del reino, y que, si finalmente decidía solicitar el perdón al papa, lo hiciese sin aceptar el servicio que ofrecían. Tampoco don Cristóbal de Moura se mostró partidario de conceder la gracia, por el momento, sin pedir primero el parecer de los gobernadores y del inquisidor general. Probablemente Moura pretendía dar cabida a los poderes portugueses en el debate sobre el perdón para evitar futuros problemas, que podrían resultar de que el asunto se tratase únicamente en Castilla. El conde de Miranda y el duque de Nájera rechazaban también cualquier determinación rápida y proponían, por el contrario, que se tantease, por medio del duque de Sessa, embajador en Roma, cómo reaccionaría la Santa Sede si el rey solicitara el perdón. Felipe III decidió seguir el parecer de los consejeros y dejar el asunto en suspenso por el momento8.

  • 9 AGS. Estado España. Leg. 2636. Doc. 17: Consulta del Consejo de Estado (...)
  • 10 BNP. FG. Cód. 1535. Fol. 310: Parecer del arzobispo de Évora enviado a (...)
  • 11 BA. GP. Cód. 51-VIII-16. Fols. 66r-67v: Carta de D. Pedro de Castilho a (...)
  • 12 Azevedo, João Lúcio: História dos cristãos-novos portugueses, Lisboa, Clássica Editora, 1989, p. 15 (...)
  • 13 Pulido serrano, Juan Ignacio: “Las negociaciones con los cristianos nue (...)

5Parece ser que en un principio no fue la Inquisición, o al menos el inquisidor general, quien con más fuerza trató de evitar el acuerdo. Así, Vázquez de Arce y el conde de Fuensalida aseguraban “que el inquisidor general de allá que ha sido comunicado no lo contradice [el perdón gene ral] y que como convenga lo passarán”. En realidad, la mayor oposición a este negocio vino por parte de la Iglesia lusa y de los gobernadores del reino9. En septiembre de 1599, D. Teotónio de Bragança, arzobispo de Évora, que, hasta su muerte en 1602, encabezó la lucha de la Iglesia contra el perdón general, pidió a Felipe III que escuchase a los arzobispos portugueses para informarse de los inconvenientes que provocaría tal concesión10. También en 1599, los obispos de Leiria, D. Pedro de Castilho, y del Algarve, D. Fernão Martins Mascarenhas, que años después alcanzarían, ambos, el cargo de inquisidor general, redactaron sendos pareceres en contra del perdón11. Por su parte, los gobernadores de Portugal, en nombre del reino, ofrecieron al monarca un servicio de 800.000 cruzados a cambio de que desestimase la pretensión de los cristãos-novos12. Si bien Felipe III, en febrero de 1600, aceptó la oferta de los gobernadores, los conversos no desistieron de su empeño y los rumores de un acuerdo entre la monarquía y la gente da nação continuaron bullendo en los círculos políticos de Madrid y Lisboa. De hecho, ese mismo año llegaban a la Corte dos nuevos procuradores de los cristão-snovos: Rodrigo de Andrade, del que hablaremos más adelante, y Jorge Rodrigues Solís13.

  • 14 Como expondremos más adelante, los cristãos-novos portugueses no consti (...)
  • 15 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 210r-210v: Carta del Conselho Geral a D. (...)
  • 16 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 210v-211r: Carta de D. Jorge de Ataíde al(...)
  • 17 ANTT. TSO. CG. Liv. 365. Fol. 16r: Carta del Conselho Geral a los inqui (...)

6En octubre de 1600, apenas sólo ocho meses después del acuerdo entre Felipe III y los gobernadores, el Conselho Geral escribía una carta a D. Jorge de Ataíde, capelão-mor y miembro del Consejo de Portugal. Los diputados del Conselho estaban al tanto de que los conversos habían enviado tres procuradores a la corte para negociar con el rey el perdón14. En tales circunstancias, el Conselho pedía ayuda a D. Jorge de Ataíde para impedir que el monarca transigiese con las súplicas de los cristãos-novos15. Ataíde recomendó a los diputados que manifestasen al rey los males y escándalos que resultarían, no ya de conceder el perdón, sino de tan sólo platear la posibilidad de tal merced16. Los diputados ordenaron a los tribunales inquisitoriales que escribiesen al rey en contra del perdón y, en diciembre, el Conselho Geral envió una extensa consulta a Felipe III en la que exponía las razones para no conceder la gracia a los conversos17. Asimismo, la Inquisición buscó el apoyo del arzobispo de Évora, verdadera cabeza de la Iglesia lusa, para que impulsase a los demás obispos a unirse a la Inquisición en este conflicto.

  • 18 ANTT. TSO. CG. Liv. 482. Fols. 28r-29v: Parecer contra el perdón genera (...)

7Los argumentos utilizados por el Santo Oficio en los memoriales y cartas enviados al rey no variaron en los cuatro años que duró la negociación y volverán a repetirse en tiempos de Felipe IV, cuando los cristãos-novos intenten una vez más negociar con el rey una gracia semejante, así como en época de D. Pedro II. La Inquisición basó siempre su discurso en la experiencia proporcionada por los anteriores perdones. Si los cristãos-novos habían seguido judaizando después de las absoluciones generales de época de D. João III, nada garantizaba que no ocurriese lo mismo en esta ocasión18. Además, ellos mismos, al reclamar un perdón que incluyese no sólo a los que se encontraban presos, sino también a los libres y a los que habían huido, venían a confirmar la idea, sustentada por el Santo Oficio, de que cualquier persona da nação era un hereje potencial o, dicho de otro modo, que estaba por naturaleza inclinada a seguir la ley de Moisés. Por lo que respecta a los ausentes, los del Conselho Geral no dejaban de señalar que los conversos que huían de Portugal practicaban abiertamente la religión judaica en el extranjero.

  • 19 Los inquisidores expusieron como prueba de que los cristãos-novos no al (...)
  • 20 BNP. FG. Cód. 868. Fols. 20r y ss: Rezões que se offerecerão a Sua Magestad (...)
  • 21 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 211v-212v: Carta del Conselho Geral a Fel (...)

8Los inquisidores, por otra parte, dudaban de que los cristãos-novos realmente anhelasen el perdón de sus pecados, con lo que ello debía implicar de contrición y firme propósito de enmienda19. Por ello, el rey no debía interceder a favor del perdón sin que primero constase que los judaizantes estaban realmente arrepentidos. Según exponían los inquisidores, era una clara muestra de impenitencia que, en el mismo tiempo en el que solicitaban perdón, continuasen incurriendo en sus errores, como se demostraba por la cantidad de condenados que aparecían todos los años en los autos de fe20. Además, a nadie se escapaba que era el miedo a la condena inquisitorial lo que movía a los cristãos-novos a reclamar el perdón. El Conselho Geral llegó a plantear que, en realidad, más incluso que la muerte temían la pérdida de sus bienes. Por lo tanto, el rey no debía concederles la exención de las confiscaciones, pues la amenaza de esta pena constituía el medio más eficaz para evitar que judaizasen21.

  • 22 BNP. FG. Cód. 868. Fols. 20r y ss: Rezões que se offerecerão a Sua Mage (...)

9Si el perdón no iba a servir para extirpar la herejía judaica y enmendar a los conversos, no era menos cierto, a ojos del Santo Oficio, que podía provocar el efecto contrario. Así, sin miedo a ser condenados ni a perder sus haciendas, los cristãos-novos retomarían sus errores más abiertamente. Es más; dado que el perdón incluiría a los ausentes, podrían regresar aquellos que habían vuelto a las creencias de sus antepasados en el extranjero y que, con una fe robustecida por el contacto con judíos, fortalecerían la herejía en Portugal. Es decir, podrían convertirse en savia nueva de los grupos judaizantes, debido a su mejor conocimiento de la ley de Moisés. Además, si volviesen los que marcharon podría incrementarse peligrosamente el porcentaje de cristãos-novos en el reino lo que haría temer una posible revuelta. Por otra parte, el Santo Oficio mostraba cierta preocupación por el contacto que esos conversos exiliados hubieran podido tener con los protestantes. Así, consideraba que los conversos, por naturaleza, estaban dispuestos a asimilar las nuevas corrientes heterodoxas, con lo que su vuelta a la Península serviría para introducir en los dominios del Rey Católico la herejía protestante22. Se trataba éste de un argumento ya antiguo que tendía a vincular toda disidencia religiosa con la sangre manchada. De hecho, en España, al menos desde la época del cardenal Silíceo, se había extendido el lugar común de que las herejías que habían surgido en Alemania estaban alentadas por los propios conversos.

  • 23 Las cláusulas con las que, en un primer momento, Felipe III pidió Cleme (...)
  • 24 Para un análisis del contenido de las bulas de perdón Sempiterno (...)
  • 25 BNP. FG. Cód. 868. Fols. 20r y ss: Rezões que se offerecerão a Sua Mage (...)

10Desde luego, no causaban menos repugnancia al Santo Oficio las cláusulas que los ministros del rey y los cristãos-novos habían acordado que debería contener el breve23. En primer lugar, para gozar del perdón, deberían confesarse sacramentalmente y mostrar la cédula del confesor a los inquisidores, sin que fuera necesario, como disponía el Derecho, hacer abjuración pública de sus errores24. Para entender la repulsa de la Inquisición a esta cláusula debemos partir de que la herejía era un pecado que no sólo debía ser absuelto en el fuero interno sino también en el externo y cuyo perdón en dicho fuero externo correspondía al papa, que lo había delegado en lo inquisidores apostólicos. Éstos exponían que, dado que los cristãos-novos pedían el perdón de sus pecados en el fuero exterior, para otorgárselo debía preceder, primero, arrepentimiento y penitencia en ese mismo fuero. Además, concedérselo por medio de la confesión sacramental podía desembocar en sacrilegios, si los cristãos-novos optaban por hacer confesiones falsas o si sacerdotes conversos expedían cédulas a quienes no hubiesen recurrido al sacramento de la penitencia. Por último, la expedición de cédulas profanaba, abiertamente, el sigilo sacramental que la Iglesia imponía a los confesores25. De hecho, únicamente deberían abjurar en forma, mas sólo delante de los inquisidores, aquellos cuyos procesos se encontraban ya en el tribunal del Santo Oficio y estaban convictos o confidentes.

  • 26 A diferencia de lo que ahora se proponía, los perdones anteriores de Cl (...)
  • 27 En un primer momento, los cristãos-novos pidieron a Felipe III que el b (...)

11El breve también debía establecer que los absueltos merced al perdón que volviesen a incurrir en herejía serían considerados relapsos y, por lo tanto, sujetos a las penas de relajación a la justicia secular y de confiscación de bienes26. El Santo Oficio tampoco estaba de acuerdo con esta cláusula que, en principio, puede que se propusiera para vencer su resistencia y demostrar que los cristãos-novos estaban dispuestos a enmendarse27. Los inquisidores alegaban que, según disponía el Derecho, nadie podía ser considerado relapso en el fuero externo si antes no había sido condenado en ese mismo fuero. Además, nunca se sabría si un cristão-novo había sido absuelto merced al perdón general si él mismo no presentaba la cédula del confesor.

  • 28 Escandalizar, en el sentido de inducir a otros a obrar mal, era un peca (...)
  • 29 Los alegatos en contra del perdón general recurren, en ocasiones, a la (...)

12Aunque de manera sutil, el Conselho Geral también aprovechaba los alegatos en contra del perdón para criticar la actitud de Felipe III y enaltecer los trabajos de la Inquisición. Para el Santo Oficio, el perdón general no era una causa que incumbiese al rey, sino a Dios, porque de ella dependía la salvación de las almas. Felipe III debía, pues, seguir el ejemplo de su padre, que había rechazado ofertas similares de los cristãos-novos, y no dar ocasión a que los portugueses se escandalizaran y los herejes encontrasen un motivo para murmurar del Rey Católico28. Además, el monarca debía impedir que los conversos fuesen oídos en Roma, si quería evitar la nota de infamia que caería sobre sus dominios al hacerse público en el mundo la cantidad de súbditos suyos que habían apostatado de la fe. Por otra parte, resultaba una hipocresía justificar el perdón, como se pretendía, alegando que el dinero proporcionado por los conversos iba a servir para luchar contra los herejes extranjeros, pues a todas luces resultaba evidente que era necesario acabar primero con el enemigo interno, más aún si se tenía en cuenta que Portugal – y de esto se jactaba la Inquisición – estaba libre de las herejías que afligían a otros países europeos29.

  • 30 BPE. Cód. CVIII/2-13. Fols. 62r-63r: Carta de Felipe III a Martim Afons (...)
  • 31 Sobre la situación del Santo Oficio portugués a principios del siglo XV (...)
  • 32 ANTT. TSO. CG. Liv. 365. Fols. 22r-22v: Carta del Conselho Geral a los (...)

13A pesar de las advertencias de la Iglesia lusa y del Santo Oficio, Felipe III decidió, finalmente, atender a las súplicas de los cristãos-novos e interceder ante el papa para que concediese un perdón general. En octubre de 1601, el monarca escribió a don Gonzalo Fernández de Córdoba, duque de Sessa, embajador en Roma, y a Martim Afonso Mexia, agente de la corona de Portugal ante la Santa Sede. Felipe III les encargaba que procurasen del sumo pontífice una absolución general de todas las culpas de judaísmo que hubiesen cometido los conversos portugueses30. Ahora bien, el breve de perdón debería especificar que los cristãos-novos servirían al monarca, a cambio de que éste renunciara a los bienes de los absueltos de modo que no incurriesen en confiscación de bienes, con 800.000 cruzados, amén de perdonar otros 225.000 más que la corona les debía de tiempos de los reyes de la casa de Avís. Al mismo tiempo, el monarca ordenó al Santo Oficio luso que suspendiese la celebración de los autos de fe hasta que llegase a Lisboa el inquisidor general31. Felipe III, presionado, probablemente, por los conversos y confiado, tal vez, en que lograría la rápida expedición del breve, buscaba así ganar tiempo, de modo que el perdón impidiese la condena de los cristãos-novos que se encontraba en las cárceles inquisitoriales32.

  • 33 AGS. Estado Francia. K. 1631. Fol. 20B: Carta del duque de Sessa a Feli (...)
  • 34 AGS. Estado Francia. K. 1631. Fol. 51: Carta del duque de Sessa a Felip (...)

14A partir de este momento y hasta el verano de 1604 van a simultanearse las negociaciones en Valladolid y en Roma. Los cristãos-novos intentarán comprar apoyos en ambas cortes, mientras que la Inquisición, amparada por los obispos portugueses, tendrá que buscar aliados en la curia papal para poder hacer frente a las pretensiones de los conversos. Por su parte, el duque de Sessa y el doctor Mexia contarán con el apoyo del cardenal de Ávila, miembro de la Congregación del Santo Oficio, del doctor Gabriel Falconio, procurador de Felipe III en Roma para los asuntos de la corona de Portugal, del auditor de la Rota Francisco Peña y de algunos teólogos españoles de la orden de Santo Domingo33. Especialmente beneficioso para Felipe III resultó que Ávila perteneciera a la Congregación del Santo Oficio, pues defendía los intereses del Rey Católico en las reuniones de los cardenales y comunicaba al embajador español cuanto acontecía en dicha Congregación34.

  • 35 Para un análisis de la política de Clemente VIII, vid. Fattori, Maria T (...)
  • 36 AGS. Estado Francia. K. 1630. Fol. 202: Carta del duque de Sessa a Felipe I (...)
  • 37 AGS. Estado Francia. K. 1631. Fol. 87: Carta de Clemente VIII a Felipe III (...)
  • 38 Ibidem.

15El 10 de noviembre de 1601, el duque de Sessa presentó ante el papa la petición de Felipe III. Clemente VIII, antes de tomar ninguna resolución al respecto, consideró imprescindible consultar el asunto con el cardenal Paolo Emilio Zacchio, antiguo nuncio en España, y con los miembros de la Congregación del Santo Oficio35. El primero, a pesar de los inconvenientes que encontró en que el perdón se concediese con las cláusulas que pedía Felipe III, se mostró dispuesto a apoyar las pretensiones del Rey Católico. Mucho más difícil resultó allanar las dificultades levantadas por los cardenales de la Sacra Congregación. El día 28 de diciembre, éstos se reunieron, por orden de Clemente VIII, en casa del cardenal Giulio Antonio Santorio, arzobispo de Santa Severina y prefecto de dicha Congregación, para tratar la materia del perdón. Aunque no llegaron a alcanzar ninguna resolución, sí expusieron los problemas que encontraban en conceder el breve de la forma que pedía el Rey Católico36. En primer lugar, resultaba muy difícil conciliar que el perdón incluyese a los ya reconciliados anteriormente con lo que disponía el Derecho canónico sobre los relapsos, más aún teniendo en cuenta que podía ser que los cristãos-novos no pidiesen la absolución por verdadero arrepentimiento, sino para salvar las vidas y haciendas. Algunos argumentaron que, si únicamente deseaban el perdón, no tenían por qué impetrar un breve, sino acogerse a la misericordia del Santo Oficio37. Por otra parte, la Santa Sede no estaba dispuesta a aceptar la cláusula de que los absueltos merced al perdón general fuesen considerados relapsos si volvían a incurrir en herejía, pues resultaba a todas luces injusto obligar a una pena tan grave a personas que no habían abjurado sino que tan solo se habían confesado sacramentalmente. Es decir, consideraban escandaloso que un sacramento, en este caso el de la penitencia, pudiera conducir a la pérdida de la vida y los bienes, lo que, por otra parte, suponía violar el secreto de la confesión38. Además, caso de que se incluyese esta cláusula, sería imposible de ejecutar ya que el Santo Oficio no dispondría nunca de una lista de los absueltos sacramentalmente de la herejía.

  • 39 AGS. Estado Francia. K. 1630. Fol. 208: Relación del negocio de los (...)
  • 40 AGS. Estado Francia. K. 1630. Fol. 202: Carta del duque de Sessa a Feli (...)

16Por último, la Santa Sede se resistía a que el breve incluyese la cláusula de que la concesión se hacía a cambio del pago de un servicio. El papa y los cardenales no se oponían a que Felipe III recibiese un donativo de los cristãos-novos, si éstos querían voluntariamente darlo, pero consideraban que conceder el breve bajo dicha condición daría lugar a murmuraciones y escándalos39. Además, si se hacía reparto general deberían pagar el servicio no sólo los cristãos-novos culpados por el Santo Oficio sino también los inocentes. Para evitar problemas, la mayoría de los cardenales pensaban que sería más adecuado tratar la cuestión del dinero en un segundo breve, merced al cual el papa permitiría que el rey recibiera un servicio voluntario de los cristãos-novos, siempre que éste se emplease en la guerra contra los infieles y los herejes40.

  • 41 Ibidem.
  • 42 AGS. Estado Portugal. Leg. 435. Fol. 19: Consulta de la junta sobre el perdón general del 22 de feb (...)
  • 43 AGS. Estado Portugal. Leg. 435. Fol. 18. Parecer de fray Gaspar de (...)

17Ante estas dificultades, el duque de Sessa aconsejó a Felipe III que alcanzase un nuevo acuerdo con los cristãos-novos sobre los puntos que debía contener el breve de perdón41. Pero el monarca, en vez de volver a negociar con los conversos, ordenó la reunión de una junta para rebatir los argumentos de la Sacra Congregación. El 22 de febrero de 1602, la junta elevó al monarca una consulta en la que exponía su parecer sobre las dudas levantadas por los cardenales42. Para la junta, el perdón debía comprender a los reconciliados en ocasiones anteriores – por lo tanto, relapsos de judaísmo – porque resultaría muy difícil conceder la absolución a unos judaizantes sí y a otros no. Por lo que atañía a que los absueltos merced al perdón general que reincidiesen fuesen considerados relapsos, la junta expuso que, dado que los cristãos-novos no aprovechaban la misericordia para enmendarse, debía emplearse con ellos el rigor. El confesor real, fray Gaspar de Córdoba, añadió que los propios cristãos-novos consentían esta cláusula que, en su opinión, no resultaba desproporcionada ya que si no consiguieran el perdón, serían obligados a abjurar y, en caso de reincidencia, deberían, del mismo modo, ser castigados como relapsos. Además, la amenaza de esta pena serviría para que el perdón general no fuese considerado como una ocasión para judaizar libremente43. Y los que se confesasen conservarían las cédulas emitidas por los sacerdotes, porque serían necesarias para que el Santo Oficio no iniciase ningún proceso contra ellos. Por lo que respecta al servicio, los miembros de la junta consideraban que no parecía necesario mencionar el asunto en el breve de perdón.

18Los ministros españoles no podían escapar a sus propias contradicciones. Sabían perfectamente que el principal objetivo del monarca, al solicitar al papa un breve de perdón, era conseguir de los cristãos-novos un servicio que permitiese, siquiera momentáneamente, desahogar la hacienda real. Pero, al mismo tiempo, eran conscientes de que los conversos no anhelaban el perdón de sus pecados – si los tenían – sino que buscaban escapar, al menos durante un tiempo, a la condena inquisitorial. Para muchos – que, por supuesto, no formaban parte del grupo converso – parecía una solución más fácil, si de verdad los judaizantes deseaban el perdón de sus pecados, que se acogieran a la tan alabada misericordia del Santo Oficio. Pero ser reconciliado implicaba la confiscación de los bienes, la obligación de denunciar a los cómplices y la amenaza de ser relajado a la justicia secular, en caso de reincidencia. Por ello, el perdón no fue nunca, ni para unos ni para otros, una cuestión que atañese a la conciencia, sino un asunto en el que se mezclaba el miedo, el dinero y el interés político.

  • 44 AGS. Estado Francia. K. 1631. Fol. 20B: Carta del duque de Sessa a Feli (...)
  • 45 AGS. Estado Francia. K. 1631. Fol. 51: Carta del duque de Sessa a Felip (...)

19Dado que la junta no elevó la consulta al monarca hasta mediados de febrero y que, ya para entonces, los cardenales del Santo Oficio habían vuelto a encontrar nuevos inconvenientes, el duque de Sessa pidió a Clemente VIII que nombrase a dos cardenales de la Congregación para que trataran el negocio con el cardenal de Ávila y juntos buscaran la solución a las dificultades. El papa diputó para ello a los cardenales Camilo Borghese y Pompeio Arrigoni, dos ministros de dicha Congregación que resultaban muy del agrado del embajador español44. El cardenal de Ávila, el auditor Peña y los teólogos dominicos emplearon todo su saber teológico y jurídico para solucionar las trabas impuestas a la absolución sacramental y al pago del servicio y, cuando creyeron haberlo logrado, Ávila se reunió con Borghese y Arrigoni45.

  • 46 Ibidem.
  • 47 Ibidem.

20Sin embargo, a pesar de que a principios de febrero los tres cardenales diputados por el papa habían llegado a un acuerdo sobre la forma en que se debía despachar el breve de perdón, Clemente VIII no se decidió a concederlo sin primero volver a consultar a los miembros de la Congregación del Santo Oficio, de modo que Sessa tuvo que negociar de nuevo con cada uno de los cardenales que la integraban. El resultado era previsible: surgieron más dudas e inconvenientes46. Los cardenales Domenico Pinelli, Girolamo Bernerio, O. P., Paolo Emilio Sfondrati y Roberto Bellarmino seguían renuentes a que el perdón se alcanzase por medio de la confesión sacramental y consideraban más acertado que el papa lo concediese de manera general, tal y como había hecho Pablo III. Además, los cardenales volvieron a oponerse a que el breve incluyera la cláusula del servicio. Sessa y Ávila, junto con los teólogos dominicos, habían propuesto un arbitrio para solucionar el problema: el papa expediría un segundo breve para permitir al rey que recibiera un donativo de los conversos. Este documento incluiría una cláusula disponiendo que no se publicaría el breve de perdón hasta que los cristãos-novos se hubiesen concertado con el fisco real. Sin embargo, los cardenales Pinelli, Bernerio y Bellarmino se opusieron también a esta solución, pues tanto daba que el breve de perdón obligase a los cristãos-novos a pagar un servicio como que un breve diferente impidiese gozar de la gracia sin antes satisfacer al fisco real. Por su parte, el cardenal Sfondrati sugirió, para allanar esta dificultad, que se separase la concesión de la gracia espiritual – perdón de las herejías –, que procedía del papa, de la temporal – suspensión de las confiscaciones –, que era otorgada por el rey. Así, el breve sobre el servicio explicaría que el derecho a percibir los bienes confiscados correspondía al rey y que el papa, al conceder el perdón general, no deseaba privar al monarca de esta prerrogativa, pues el dinero de las confiscaciones se empleaba en la lucha contra herejes e infieles. Por lo tanto, los absueltos merced al perdón general no quedarían exentos de la pena de confiscación si antes no llegaban a un acuerdo con el fisco real. Este arbitrio resultó del agrado del resto de los cardenales a excepción de Pinelli, el único que siguió oponiendo resistencia a la concesión de la gracia47.

  • 48 AGS. Estado Francia. K. 1631. Fol. 55, 68 y 72: Cartas del duque de Sessa a (...)

21Ahora bien: si, como vemos, a mediados de febrero parecían haberse solucionado las objeciones planteadas por los cardenales y se había llegado a un acuerdo sobre las cláusulas que debía contener el breve, ¿por qué la expedición del documento se dilató más de dos años? La respuesta hay que buscarla, no en Roma, sino en Portugal, donde la Iglesia y el Santo Oficio emplearon todas sus fuerzas en evitar que el papa concediese esta gracia. Debió ser entre finales de 1601 y principios de 1602 cuando los prelados y los ministros de la Inquisición portuguesa enviaron a Roma varias cartas, algunas dirigidas al propio Clemente VIII y una de ellas, probablemente escrita por D. Teotónio de Bragança, al cardenal Bellarmino, en las que exponían los males que causaban los cristãos-novos a Portugal y los inconvenientes y perjuicios que acarrearía un perdón general de las culpas de judaísmo48.

  • 49 AGS. Estado Francia. K. 1631. Fol. 72: Carta del duque de Sessa a Felip (...)

22Para los prelados, el rey D. Manuel había cometido un grave error al permitir que los judíos expulsados de España entraran en Portugal. La conversión no había servido para que abandonasen la ley de Moisés y el reino sufría innumerables males porque los conversos, enriquecidos gracias a la usura, se mezclaban con los cristianos viejos en las familias, merced a los matrimonios mixtos, e, incluso, en los conventos y monasterios. Además, Dios permitía que las desgracias asolasen Portugal como castigo por la tolerancia que hallaba en él la herejía judaizante. Si se echaba la vista atrás, podía comprobarse que los anteriores perdones de Clemente VII y Paulo III no habían servido más que para reforzar el judaísmo. Es más, los obispos vinculaban el propio fracaso de D. Sebastião en Alcazarquivir a la merced que éste otorgó a los cristãos-novos poco antes de la jornada. D. Henrique y Felipe II, monarcas que verdaderamente estaban informados de las intenciones de los cristãos-novos, rehusaron concederles ningún tipo de gracia o merced. Por el contrario, Felipe III había consultado el negocio sólo con unas cuantas personas y se había decidido a solicitar el perdón a pesar de que los del Consejo de Estado le recomendaron no transigir con la petición de los conversos49. Y éstos, para conseguir apoyos, estaban recurriendo a sobornar a aquellos que podían ayudarles.

  • 50 Ibidem.
  • 51 AGS. Estado Francia. K. 1631. Fol. 68. Carta del duque de Sessa a Felip (...)
  • 52 AGS. Estado Francia. K. 1631. Fol. 55. Carta del duque de Sessa a Felipe II (...)
  • 53 Cuando en Valladolid se tuvo noticia, ya en mayo, de que la Iglesia por (...)

23Ante la fundada esperanza de conseguir un perdón general, los cristãosnovos se habían vuelto, según afirmaban los prelados en sus cartas, cada vez más insolentes y atrevidos, con el consiguiente peligro de que aconteciesen altercados entre cristianos viejos y nuevos. También podía generar desórdenes el reparto del servicio entre los propios cristãos-novos, pues éstos estaban incluyendo en él a algunos que sólo tenían un cuarto de converso y que se veían así manchados por la nota de infamia. Los conversos se atrevían a publicar, incluso, que iban a conseguir gracias más amplias que el mero perdón de sus culpas. Así, afirmaban haber logrado que el rey prohibiese pasar adelante en los procesos de la Inquisición y hacer autos de fe. También confiaban en alcanzar la habilitación para desempeñar oficios de honra y beneficios de los que estaban excluidos por los estatutos de limpieza de sangre, lo que provocaría un profundo malestar entre los cristianos viejos50. Además, los obispos aseguraban que, si se soltaban ahora todos los judaizantes encarcelados por el Santo Oficio, se quebrarían las investigaciones de la Inquisición y después resultaría imposible retomar el hilo que condujese al ovillo de la herejía51. Finalmente, los obispos pedían al papa que retrasase la expedición del breve hasta que leyese unos papeles que estaban preparando para mandarle y hasta que pudiesen informar a Felipe III de los males que acarrearía el perdón52. Para ello, en caso de que fuera necesario, se comprometían a enviar una persona diputada por ellos a Roma y otra a Valladolid53.

  • 54 AGS. Estado Francia. K. 1631. Fol. 87: Carta de Clemente VIII a Felipe (...)

24Ante esta nueva dificultad, en marzo de 1602, Clemente VIII, aconsejado por los cardenales de la Congregación del Santo Oficio, decidió suspender la expedición del breve hasta que los prelados le expusiesen detalladamente los inconvenientes del perdón y recomendó a Felipe III que volviese a considerar el asunto y consultase, una vez más, con personas doctas54. Desde luego, el papa expuso un argumento bastante significativo y que, si las necesidades económicas no hubiesen apremiado tanto a la Monarquía Hispánica, hubiera sido digno de tenerse en cuenta. Para Clemente VIII, Felipe III no debería procurar una concesión que fuese en perjuicio de la fe católica y que, quizás, contravenía también la prudencia política:

  • 55 AGS. Estado Francia. K. 1631. Fol. 68: Carta del duque de Sessa a Felip (...)

“especialmente en aquella corona que se á juntado de nuevo con las demás de Vuestra Majestad se persuade que conviene a su real servicio mirar mucho de no desfavorecer a los christianos viejos, prelados i nobleza de aquel reino de manera que les pueda quedar el general sentimiento que las dichas cartas afirman”55.

  • 56 Ibidem.
  • 57 AGS. Estado Francia. K. 1631. Fol. 55: Carta del duque de Sessa a Felip (...)

25La resolución del pontífice era firme y Sessa no fue capaz de doblegarla. El embajador español, apoyado por el cardenal nepote Aldobrandini, alegó que en Portugal la mayoría de la gente estaba mal informada con respecto a la gracia que pedía el Rey Católico. Además, Sessa expuso a Clemente VIII que Felipe III, antes de elevar la petición a la Santa Sede, había ordenado que personas muy doctas y pías analizasen el negocio. Ni éstas ni los cardenales que lo trataron en Roma habían encontrado los peligros de que ahora advertían los prelados. Por otra parte, el embajador español argüía que la Iglesia lusa en su conjunto no se había opuesto al perdón, sino tan sólo algunos obispos quizás movidos más por intereses personales que por celo de la fe56. Finalmente, el duque de Sessa expuso a Clemente VIII que prestar oídos a las objeciones de unos y otros y dilatar por ello el negocio no serviría más que para agraviar y desautorizar al monarca católico57.

  • 58 Parece bastante probable que en Portugal se hubiese extendido el rumor (...)
  • 59 AGS. Estado Roma. Leg. 1856. Carta de Felipe III al duque de Sessa del 5 de (...)

26Sessa llevaba razón en un punto, pues parece ser que en Portugal corrían rumores, algunos de ellos alentados por los propios cristãos-novos, sobre las gracias que éstos esperaban alcanzar. Muchos creían que el perdón general iba a permitir la habilitación de descendientes de los judíos para que ocupasen oficios de honra y beneficios, con lo que ello supondría un perjuicio para los cristianos viejos. Sin embargo, Felipe III procuraba, únicamente, una absolución general de las culpas de judaísmo. Además, a principios de 1602, los conversos publicaron en Portugal que ya habían alcanzado el breve de perdón. Estas manifestaciones de los cristãos-novos incrementaban el malestar del resto de la población y dificultaban aún más el asunto, por lo que Sessa apuntó que lo mejor era “que aguardaran sin hacer ruido”58. Probablemente para evitar problemas, Felipe III encargó en todo momento a Sessa que presionase al papa para que, cuando expidiera el breve de perdón, no concediese duplicado a nadie59.

  • 60 “Et domandandoci i Prelati di quel’Regno, la Inquisitione et infinitissime (...)
  • 61 AGS. Estado Portugal. Leg. 435. Fol. 20. Carta de Felipe III a don Cris (...)

27Como hemos dicho, en marzo de Clemente VIII decidió retrasar la concesión del breve hasta que los prelados informasen al rey de los inconvenientes que encontraban en el perdón60. Los tres arzobispos portugueses marcharon a Valladolid, donde llegaron a principios de abril, para presentar sus argumentos al monarca61. También se trasladaron a la corte el doctor Bartolomeu da Fonseca, diputado del Conselho Geral, Martim Gonçalves da Câmara y el padre Francisco Pereira, de la Compañía de Jesús.

  • 62 En junio de 1602, los miembros del Conselho Geral afirmaban que las rel (...)

28Resulta sumamente complicado investigar la evolución de las negociaciones entre el verano de 1602 y el de 1604. Azevedo no lo hizo y los trabajos posteriores que analizan el perdón general apenas se limitan, en la mayoría de las ocasiones, a volver a repetir lo ya expuesto por él a principios del siglo XX. Durante algún tiempo, pareció que el asunto había caído en el olvido. Después del apremio con que Felipe III encargaba a su embajador que consiguiese el breve papal, el rey decide, al menos en apariencia, desentenderse62. Pero el silencio podía ser un arma política tan útil o incluso más que la presión. Ante todo, Felipe III quería dejar el asunto en suspenso, no cerrarlo definitivamente. Por ello, en julio de 1602, encargó a Sessa que, por el momento, no volviese a requerir el breve ante el papa y que lograse que Clemente VIII

  • 63 AGS. Estado Roma. Leg. 1856. Carta de Felipe III al duque de Sessa del 9 de (...)

“suspenda la declaración sin negarlo pues daría ocasión a que los dichos christianos nuevos se inquietassen con este desengaño y los christianos viejos cobrassen nuevos brios contra ellos que lo uno y lo otro sería del inconveniente que se dexa considerar y assi espero que Su Santidad no dará lugar a ello tanto más haviendoselo vos advertido de mi parte”63.

  • 64 AGS. Estado Roma. Leg. 1857. Fol. 260: Carta de Felipe III al duque de Sess (...)
  • 65 ANTT. TSO. CG. Liv. 365. Fol. 23v y 89r: Cartas del Conselho Geral a los inquisidores (...)
  • 66 ANTT. TSO. CG. Liv. 365. Fol. 23v: Carta del Conselho (...)
  • 67 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 120v-121r: Carta del Conselho (...)

29Felipe III aseguró que tomaba esta decisión porque necesitaba tiempo para analizar los argumentos presentados por los tres arzobispos y para discernir lo que sería más conveniente64. Probablemente, el monarca seguía manteniendo su intención primera, pero, quizás, consideró más oportuno esperar a que disminuyesen las críticas, se calmasen los ánimos de los prelados portugueses y se reformara el Santo Oficio. Durante más de año y medio, pareció que el Rey Católico había vuelto a alinearse al bando más intransigente. Los arzobispos, satisfechos de su triunfo, regresaron a Portugal. El monarca atendió a las súplicas del Santo Oficio, que le instaba a que nombrase inquisidor general. Felipe III decidió, finalmente, designar para tal ministerio a D. Alexandre de Bragança, hijo de los duques D. João y Dª. Catarina. Además, en mayo de 1602, volvió a permitir la celebración de los autos de fe, prohibidos desde diciembre de 160165. La Inquisición pensó que había triunfado finalmente66. Incluso se veía con fuerzas, en el otoño de aquel mismo año, para iniciar una nueva batalla en la corte destinada a conseguir que el rey revocase la licencia que tenían los cristãos-novos para poder salir del reino67.

  • 68 Vid. el capítulo “La reforma del Santo Oficio y del fisco (...)
  • 69 AGS. Estado Francia. K. 1631. Fol. 72: Carta del duque de Sessa a Felip (...)

30Resulta bastante razonable pensar que Felipe III no cambió de opinión porque los arzobispos y el Santo Oficio le hubiesen demostrado los males que causaría un perdón general. Los argumentos contra el perdón eran ya muy antiguos. Quizás el monarca sopesó el coste político que podía suponer que se concediera esta gracia contra los deseos de los cristianos viejos, la nobleza y el clero de Portugal. Acaso trataba de presionar a los cristãos-novos para que elevasen la cantidad de dinero que estaban dispuestos a entregar a la corona a cambio de no incurrir en confiscación de bienes. O tal vez consideró que, antes de conceder el perdón, era necesario reformar el Santo Oficio, para hacerlo más dócil a los deseos de la corona68. Además, parecía interesante la oferta de un servicio de 800.000 ducados que, según los arzobispos, el reino se comprometía a pagar si el monarca desechaba la oferta de los cristãos-novos69. Pero este ofrecimiento encerraba el mismo problema que el que habían hecho los gobernadores en 1600, pues ni éstos ni los arzobispos podían prometer un servicio del reino sin que se votase en cortes. Dado que Felipe III no las convocó hasta 1619, las ciudades, encabezadas por Lisboa, se negaron siempre a pagar cualquier tipo de contribución extraordinaria.

  • 70 AGS. Estado Roma. Leg. 1857. Fol. 260: Carta de Felipe III al duque de (...)

31Hasta el otoño de 1603 no volvió a plantearse la posibilidad de conceder una absolución general. Este cambio coincidía con la aprobación de los capítulos para la reforma del Santo Oficio, acordados en la primera junta de Valladolid, y la renuncia de D. Alexandre de Bragança, presionado por la corona, al cargo de inquisidor general. En septiembre, Felipe III encargó al duque de Sessa, todavía embajador en Roma, que volviese a solicitar al papa el perdón de todas las culpas de judaísmo de los cristãos-novos portugueses70. El breve debería especificar que aquéllos que cometiesen herejías después de ser absueltos merced al perdón general quedarían sometidos a las penas reservadas a los relapsos. Además, la gracia papal no supondría, en ningún caso, habilitación para desempeñar oficios de honra y beneficios eclesiásticos. Para evitar problemas, Felipe III ordenó a Sessa que negociase el perdón en secreto y que no se anunciase en Roma que se había concedido el breve hasta que éste fuera publicado en Portugal.

32Resulta muy significativo del trasfondo de todo este asunto que Felipe III invocase, sobre todo, motivos políticos para justificar esta nueva petición al papa. Según el monarca, los cristãos-novos, perseguidos por el Santo Oficio, abandonaban el reino, llevaban consigo sus haciendas y marchaban a tierras de herejes, a los que podían ayudar en el comercio con las Indias. No obstante, el rey no se olvidó de proporcionar un barniz religioso a su pretensión: si los conversos abandonaban Portugal, se perdía toda esperanza de reducirlos a la fe católica y, por otra parte, se abría la puerta a que los herejes, ayudados por los cristãos-novos, sembrasen con más éxito sus errores en las tierras recientemente convertidas. Para atajar tan graves peligros, el monarca había decidido solicitar al papa una absolución general de los judaizantes.

  • 71 AGS. Estado Roma. Leg. 1857. Fol. 323: Carta de Felipe III al duque de (...)
  • 72 AGS. Estado Roma. Leg. 1857. Fol. 322: Carta de Felipe III al duque de (...)
  • 73 AGS. Estado Roma. Leg. 979. Carta del cardenal de Ávila a Felipe III de (...)

33Como puede imaginarse, la negociación en Roma no transcurrió fácilmente. Desde luego, el cambio de embajadores españoles ante la Santa Sede contribuyó a entorpecer las pretensiones del rey católico. El duque de Sessa, que conocía perfectamente los entresijos de la política romana, fue sustituido por don Juan Fernández Pacheco, duque de Escalona y marqués de Villena. Afortunadamente para Felipe III, Escalona no estaba solo. A su lado se encontraba el secretario Pedro Ximénez de Murillo, que había servido al embajador duque de Sessa y que conocía muy bien el negocio del perdón general71. Asimismo, Felipe III encargó a Escalona que se valiese del apoyo de los cardenales Aldobrandini y Ávila72. Este último era una pieza clave, porque formaba parte, junto con los cardenales Camilo Borghese, Pompeio Arrigoni, Paolo Emilio Zacchia y Ferdinando Taverna, de la comisión a la que Clemente VIII encargó redactar el breve y trató siempre de allanar todos los problemas que dificultaban la concesión de la gracia73.

  • 74 AGS. Estado Roma. Leg. 1857. Fol. 343: Carta de Felipe III al duque de (...)
  • 75 AGS. Estado Roma. Leg. 978. Fol. 180. Carta del duque de Escalona a (...)
  • 76 AGS. Estado Roma. Leg. 979. Carta del cardenal de Ávila a Felipe III de (...)

34Durante los meses de mayo, junio y julio de 1604, Felipe III no cesó de apremiar a Escalona y Ávila para que consiguiesen la expedición del breve74. Éste se retrasó, en parte, porque a principios del verano el papa y el cardenal Zacchia cayeron enfermos, lo que obligó a suspender las reuniones en las que se trataba esta cuestión75. También difirió la expedición del breve la dificultad en conciliar procedimiento de la Inquisición con el deseo de los cristãos-novos de que no fuese necesario presentarse ante el Santo Oficio y ser reconciliados para conseguir el perdón de las culpas de judaísmo76.

  • 77 ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fol. 89r-89v: Carta de D. Pedro de Castilho al(...)
  • 78 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 173r-173v: Carta del Conselho Geral a D. (...)
  • 79 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 230v: Carta del Conselho Geral a D. Pedro (...)
  • 80 ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fols. 94r y ss: Carta de D. Pedro de Castilho (...)

35Pese a los esfuerzos del monarca por lograr que todo el asunto corriese en secreto, a nadie se ocultaba que los cristãos-novos procuraban de nuevo el perdón general y que el monarca estaba negociando con ellos pues, en junio de 1604, Felipe III volvía a prohibir la celebración de los autos de fe77. Ya en enero, los diputados del Conselho sabían que los conversos habían reiniciado las negociaciones con el rey78. Asimismo, tenían noticia de que João Nunes Correa, uno de los conversos portugueses más ricos y poderosos, se encontraba en Madrid concertando la concesión del breve o el arrendamiento del fisco y que Afonso Gomes, también cristão-novo, había partido para España con dinero79. Sin embargo, y esto resulta especialmente interesante pues permite cuestionar la visión de los cristãos-novos portugueses como un bloque homogéneo, movido todo él por unos mismos intereses y guiado en una única dirección, no sólo acudieron a la corte aquellos que pretendían el perdón general sino también los procuradores de otro grupo de conversos, mucho más minoritario y encabezado por André Ximenes, caballero del hábito de Cristo, que se oponía al perdón y se negaba a contribuir en el pago del servicio80. Para los Ximenes, éste constituía el mejor medio de distanciarse de los cristãos-novos y estrechar su identificación con los limpios de sangre y, por ello, declararon

  • 81 BPE. Cód. CV/2-9. Fols. 398r-399r: Petición de André Ximenes y su famil (...)

“no querer goçar ni usar del benefiçio del dicho perdon ni ser de los conprendidos en el sino quedar subiectos y obligados a lo que por derecho deviessen como los demás christianos viejos de aquel reyno en todas las cosas y casos que fuesen de aquel tribunal y a las penas del”81.

  • 82 El 23 de agosto, un marinero y un alguacil del gobernador de Roma discu (...)
  • 83 AGS. Estado Roma. Leg. 978. Fol. 217: Carta del duque de Escalona a Fel (...)
  • 84 AGS. Estado Roma. Leg. 978. Fol. 223: Carta del duque de Escalona a Fel (...)
  • 85 AGS. Estado Roma. Leg. 978. Fol. 222: Carta del duque de Escalona a Fel (...)
  • 86 AGS. Estado Roma. Leg. 978. Fol. 231: Carta del duque de Escalona a Fel (...)

36Finalmente, después de casi tres años de negociaciones, el 23 de agosto de 1604, el papa expidió el breve Postulat a nobis. No obstante, no acabaron aquí las dificultades, porque el documento tardó aún casi un mes en ser enviado a Madrid, debido a la enemistad entre el duque de Escalona y el cardenal Aldobrandini. La desavenencia tenía su origen en el apoyo prestado por Escalona al cardenal Farnese en cierto enredo82. Aunque Clemente VIII declaró que estaba satisfecho con proceder del embajador español, Aldobrandini, resentido contra Escalona, consiguió detener el breve de perdón para conseguir que fuese enviado a Madrid por una vía diferente a la del embajador, lo que venía a constituir una ofensa abierta a Escalona83. En su opinión, el cardenal Aldobrandini deseaba que Felipe III le sustituyese como embajador en Roma84. A mediados de septiembre, la Santa Sede envió el breve de perdón al cardenal nuncio en España para que éste lo entregase a Felipe III85. Hasta finales de mes, Aldobrandini no entregó el duplicado a Escalona, es decir, cuando ya tenía la certeza de que llegaría después de que el nuncio hubiese presentado el original al monarca86.

  • 87 La inquietud del Conselho Geral ante la inminencia de un nuevo (...)
  • 88 ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fol. 98r: Carta de D. Pedro de Castilho al (...)

37Uno de los aspectos más interesantes de todo este asunto es la actitud del nuevo inquisidor general, D. Pedro de Castilho. Si en Valladolid se habían reunido procuradores de los conversos, tanto a favor como en contra del perdón; si los miembros del Conselho Geral no cesaban de advertir de la inminencia del acuerdo; si el monarca escribía constantes cartas al embajador en Roma y al cardenal de Ávila para que concluyesen el negocio, ¿ por qué D. Pedro, que se encontraba a la sazón en la corte, siempre aseguró que, aunque los cristãos-novos procurasen el perdón, no se les iba a conceder porque el monarca no atendía a sus súplicas ni negociaba con ellos?87 De hecho, cuando a finales de septiembre escribió a los diputados del Conselho Geral para darles la noticia de que el papa había expedido el breve Postulat a nobis, D. Pedro aclaró “que me foi sempre occultada [la bula] como direi mais em particular”88.

  • 89 BA. Cód. 49-IV-16. Fols. 3r-4r: Consulta de la junta del Santo Oficio d (...)
  • 90 ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fols. 102r-102v. Carta de D. Pedro de Castilho (...)
  • 91 “Que a bulla do perdão não tem efeito da data della senão da publicasão (...)

38En su momento trataré de desentrañar la importancia de D. Pedro de Castilho en la solución de los conflictos entre la corona, el reino de Portugal y la Inquisición. Integrado en un contexto general de enfrentamiento y pugna entre monarquía y Santo Oficio, el asunto del perdón general puede ser entendido, no como un hecho aislado, sino como un elemento más de las relaciones, muy complicadas y tensas a comienzos del siglo XVII, entre ambos poderes. De ahí que el verdadero alcance de la labor de D. Pedro no radique en si se comportó o no con doblez ante los ministros del Conselho Geral; es decir, poco nos importa si mintió o no. Su labor más eficaz al servicio de la corona no tendría lugar antes de agosto de 1604, sino a partir de septiembre de ese año. Pudo no conocer la negociación entre la monarquía y los conversos, pero una vez que tuvo noticia del asunto, se colocó al servicio del poder real para dirigir la ejecución del breve. Éste no le fue mostrado hasta el 30 de septiembre, en una junta reunida a tal efecto y, si bien Castilho suplicó que le excusaran de tener que publicar el breve, finalmente aceptó hacerlo89. Claro que él alegó que había aceptado ser el ejecutor porque era la mejor forma de evitar que un extraño interviniese en los asuntos de la Inquisición90. Pero, como cabeza del Santo Oficio, impidió que éste se negase a obedecer el decreto papal. E, incluso, llegó a transigir en que no se volviesen a celebrar autos de fe antes de la ejecución del breve, a pesar de que consideraba que iba en contra de la propia disposición pontificia91.

Notes

1 Vid. la reciente síntesis historiográfica de Martins, Jorge: “A questão judaica em Portugal. Bibliografia essencial comentada”, en Clio. Revista do Centro de História da Universidade de Lisboa, 9 (2003), pp. 143-188.

2 ANTT. TSO. CG. Maço 9. Nº. 8: Memorial de los cristãos-novos de Portugal a Felipe II (octubre de 1591). ANTT. TSO. CG. Maço 9. Nº. 1: Consulta del Conselho Geral al archiduque Alberto del 7 de diciembre de 1591.

3 Para hacer frente esta súplica, el Conselho Geral propuso que el archiduque Alberto, inquisidor general, concediese un edicto de gracia y que Felipe II eximiese de la confiscación de bienes a los que se beneficiasen de él. ANTT. TSO. CG. Maço 9. Nº. 8: Parecer de Pedrálvares Pereira sobre el perdón general que pedían los cristãos-novos (Madrid, 31 de julio de 1594) y consulta del Conselho Geral al archiduque Alberto del 5 de noviembre de 1594.

4 En febrero de 1595, el embajador español duque de Sessa avisaba a Felipe II de que fray Diogo de Santa Maria había llegado a Roma. ANTT. TSO. CG. Liv. 99. Fols. 57v-58r, 61r-62r y 64r-64v: Consultas del Conselho Geral al archiduque Alberto del 12 de noviembre y del 1 y 17 de diciembre de 1594. AGS. Estado Roma. Leg. 965. Sin fol.: Carta del duque de Sessa a Felipe II del 18 de febrero de 1595.

5 Para un estudio de la negociación de los anteriores perdones generales, concedidos en 1533, 1535 y 1547, vid. Marcocci, Giuseppe: I custodi dell’ortodossia. Inquisizione e Chiesa nel Portogallo del Cinquecento, Roma, Edizione di Storia e Letteratura, 2004, pp. 40-86.

6 Según Pulido Serrano, Felipe III ordenó a Martim Álvares de Castro que viajase a Madrid para informarle de la situación en que se encontraba la hacienda de Portugal. Antes de partir de Lisboa, le visitó un grupo de cristãos-novos y le pidió que presentase al monarca su petición de un nuevo perdón general. Pulido Serrano, Juan Ignacio: “Las negociaciones con los cristianos nuevos portugueses en tiempos de Felipe III a la luz de algunos documentos inéditos (1598-1607)”, en Sefarad, vol. 66 (julio-diciembre de 2006), p. 351.

7 Sobre la composición del Consejo de Estado a comienzos del reinado de Felipe III, vid. Williams, Patrick: “Philip III and the restoration of Spanish government, 1598-1603”, en English Historical Review, 88 (1973), pp. 751-769.

8 AGS. Estado España. Leg. 2636. Doc. 17: Consulta del Consejo de Estado de diciembre de 1598. ANTT. TSO. CG. Maço 10. N º. 3: Carta de Rodrigo Vázquez de Arce, presidente del Consejo de Castilla, al inquisidor general D. António Matos de Noronha del 6 de diciembre de 1596.

9 AGS. Estado España. Leg. 2636. Doc. 17: Consulta del Consejo de Estado de diciembre de 1598.

10 BNP. FG. Cód. 1535. Fol. 310: Parecer del arzobispo de Évora enviado a Felipe III el 4 de septiembre de 1599.

11 BA. GP. Cód. 51-VIII-16. Fols. 66r-67v: Carta de D. Pedro de Castilho a Felipe III del 17 de noviembre de 1599. BPE. Cód. CV/2-12. Fols. 110r-119v: Parecer de obispo del Algarve, D. Fernão Martins Mascarenhas, sobre el perdón general del 7 de octubre de 1599. Más adelante analizaré los argumentos empleados tanto por la Iglesia como por la Inquisición portuguesa para contradecir el perdón general.

12 Azevedo, João Lúcio: História dos cristãos-novos portugueses, Lisboa, Clássica Editora, 1989, p. 156. Guerra, Jorge Valdemar: “Judeus e cristãos-novos na Madeira. 1461-1650”, en Rol dos judeus e seus descendentes, Arquivo Histórico da Madeira. Série Transcrições Documentais, 1, p. 99. Almeida, A. A. Marques de: “O Perdão Geral de 1605”, en Primeiras Jornadas de História Moderna, Lisboa, Centro de História da Universidade de Lisboa, 1986, vol. II, p. 888.

13 Pulido serrano, Juan Ignacio: “Las negociaciones con los cristianos nuevos...”, pp. 357

14 Como expondremos más adelante, los cristãos-novos portugueses no constituían un grupo homogéneo y, por ello, hubo familias conversas que se opusieron a la concesión del perdón general.

15 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 210r-210v: Carta del Conselho Geral a D. Jorge de Ataíde del 15 de octubre de 1600.

16 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 210v-211r: Carta de D. Jorge de Ataíde al Conselho Geral del 11 de noviembre de 1600.

17 ANTT. TSO. CG. Liv. 365. Fol. 16r: Carta del Conselho Geral a los inquisidores de Lisboa, Coimbra y Évora del 24 de noviembre de 1600. ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 214r-218r: Memorial enviado por el Conselho Geral a Felipe III el 2 de diciembre de 1600.

18 ANTT. TSO. CG. Liv. 482. Fols. 28r-29v: Parecer contra el perdón general, de diciembre de 1600.

19 Los inquisidores expusieron como prueba de que los cristãos-novos no albergaban ningún propósito de enmienda la encarcelación de Ana de Milão, mujer de Rodrigo de Andrade. Vid. el capítulo “El conflicto de las apelaciones”.

20 BNP. FG. Cód. 868. Fols. 20r y ss: Rezões que se offerecerão a Sua Magestad este anno 1602 por parte dos prelados arcebispos de Braga, Evora e Lisboa e dos inquisidores das inquisicões del reyno de Portugal pera que Sua Magesdade fosse servido de não enterceder pello perdão geral que os da nação de christãos novos decendentes de judeos do ditto reyno pedião a Sua Magesdade.

21 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 211v-212v: Carta del Conselho Geral a Felipe III del 30 de noviembre de 1600.

22 BNP. FG. Cód. 868. Fols. 20r y ss: Rezões que se offerecerão a Sua Magestad...

23 Las cláusulas con las que, en un primer momento, Felipe III pidió Clemente VIII que expidiese el breve de perdón general aparecen especificadas en la carta del monarca a Martim Afonso Mexia del 13 de octubre de 1601. BPE. Cód. CVIII/2-13. Fols. 62r-63r. Cf. BPE. Cód. CV/2-15. Fols. 62r-72r: Sumario de algumas rezões das muitas que mouverão os arcebispos de Portugal a dar a Sua Magesdade o memorial que lhe derão em seu nomem e de seus comprovinciais sobre o negocio do perdão geral que pretendem os xpãos novos da nação dos judeus que vevem nos reinhos e Senhorios de Portugal sem confessarem no Santo Officio as culpas de seu judeismo e os complices delle onde juntamente se mostra que as clausulas e limitações com que os ditos xpãos novos dizem que moderão o ditto perdão não tirão os dannos e inconvenientes que delle se seguem nem podem ser de algum effeito para os enfrear.

24 Para un análisis del contenido de las bulas de perdón Sempiterno regi de Clemente VII, emitida del 7 de abril de 1533, e Illius vices, de Pablo III, del 12 de octubre de 1535, y del debate sobre el recurso a la confesión sacramental para gozar del perdón vid. Marcocci, G.: I custodi dell’ortodossia..., pp. 49-58.

25 BNP. FG. Cód. 868. Fols. 20r y ss: Rezões que se offerecerão a Sua Magestad...

26 A diferencia de lo que ahora se proponía, los perdones anteriores de Clemente VII y Pablo III habían establecido que los absueltos por confesión sacramental no se considerarían reconciliados en el fuero externo para, como tales, ser castigados como relapsos si volviesen a incurrir en herejía. BNP. FG. Cód. 868. Fols. 20r y ss: Rezões que se offerecerão a Sua Magestad...

27 En un primer momento, los cristãos-novos pidieron a Felipe III que el breve de perdón especificase que los absueltos, si volviesen a reincidir, no fuesen considerados como relapsos. Sin embargo, en la negociación previa a que se elevase la súplica a Roma, los ministros del Rey Católico consiguieron moderar las pretensiones de los conversos, de modo que, finalmente, se pidió al papa que los absueltos merced al perdón general, en caso de reincidencia, fuesen castigados con las penas de los relapsos.

28 Escandalizar, en el sentido de inducir a otros a obrar mal, era un pecado condenado por el mismo Jesucristo en el Evangelio: “Es inevitable que haya escándalos; sin embargo, ¡ay de aquél por quien vengan! Mejor le fuera que le atasen al cuello una rueda de molino y le arrojasen al mar antes que escandalizar a uno de estos pequeños” (Lucas, 17, 1-2).

29 Los alegatos en contra del perdón general recurren, en ocasiones, a la imagen de Judas, que vendió a Dios por dinero. Ahora, los cristãos-novos aspiraban a comprar, de nuevo, la sangre de Cristo y, como se veía claramente, había católicos que estaban dispuestos a venderla. BNP. FG. Cód. 868. Fols. 20r y ss: Rezões que se offerecerão a Sua Magestad...

30 BPE. Cód. CVIII/2-13. Fols. 62r-63r: Carta de Felipe III a Martim Afonso Mexia del 13 de octubre de 1601. AGS. Estado Roma. Leg. 1856. Carta de Felipe III al duque de Sessa del 20 de octubre de 1601.

31 Sobre la situación del Santo Oficio portugués a principios del siglo XVII y los problemas generados por la falta de inquisidor general, vid. el capítulo “La Inquisición huérfana”.

32 ANTT. TSO. CG. Liv. 365. Fols. 22r-22v: Carta del Conselho Geral a los inquisidores de Lisboa, Coimbra y Évora del 23 de diciembre de 1601.

33 AGS. Estado Francia. K. 1631. Fol. 20B: Carta del duque de Sessa a Felipe III del 23 de enero de 1602.

34 AGS. Estado Francia. K. 1631. Fol. 51: Carta del duque de Sessa a Felipe III del 15 de febrero de 1602.

35 Para un análisis de la política de Clemente VIII, vid. Fattori, Maria Teresa: Clemente VIII e il Sacro Collegio 1592-1605. Meccanismi instituzionali ed accentramento di governo, Stuttgart, Anton Hiersemann Verlag, 2004.

36 AGS. Estado Francia. K. 1630. Fol. 202: Carta del duque de Sessa a Felipe III del 30 de diciembre de 1601.

37 AGS. Estado Francia. K. 1631. Fol. 87: Carta de Clemente VIII a Felipe III del 30 de marzo de 1602.

38 Ibidem.

39 AGS. Estado Francia. K. 1630. Fol. 208: Relación del negocio de los portugueses. Diciembre de 1601.

40 AGS. Estado Francia. K. 1630. Fol. 202: Carta del duque de Sessa a Felipe III del 30 de diciembre de 1601.

41 Ibidem.

42 AGS. Estado Portugal. Leg. 435. Fol. 19: Consulta de la junta sobre el perdón general del 22 de febrero de 1602.

43 AGS. Estado Portugal. Leg. 435. Fol. 18. Parecer de fray Gaspar de Córdoba del 18 de marzo de 1602.

44 AGS. Estado Francia. K. 1631. Fol. 20B: Carta del duque de Sessa a Felipe III del 23 de enero de 1602. En 1593, Camilo Borghese, antes de recibir el capelo cardenalicio, había sido nuncio extraordinario en la corte de Felipe II. Visceglia, Maria Antonietta: “Fazioni e lotta politica nel Sacro Collegio nella prima metà del Seicento”, en Signorotto, Gianvittorio, y Visceglia, Maria Antonietta: La corte di Roma tra Cinque e Seicento. Teatro della politica europea, Roma, Bulzoni, 1998, pp. 37-91.

45 AGS. Estado Francia. K. 1631. Fol. 51: Carta del duque de Sessa a Felipe III del 15 de febrero de 1602.

46 Ibidem.

47 Ibidem.

48 AGS. Estado Francia. K. 1631. Fol. 55, 68 y 72: Cartas del duque de Sessa a Felipe III del 21 de febrero y del 12 y 17 de marzo de 1602.

49 AGS. Estado Francia. K. 1631. Fol. 72: Carta del duque de Sessa a Felipe III del 17 de marzo de 1602.

50 Ibidem.

51 AGS. Estado Francia. K. 1631. Fol. 68. Carta del duque de Sessa a Felipe III del 12 de marzo de 1602.

52 AGS. Estado Francia. K. 1631. Fol. 55. Carta del duque de Sessa a Felipe III del 21 de febrero de 1602.

53 Cuando en Valladolid se tuvo noticia, ya en mayo, de que la Iglesia portuguesa había acudido a Clemente VIII para intentar evitar que se concediese el perdón, pedido por el monarca, el Consejo de Estado elevó una consulta en la que criticaba la actitud de los prelados y exponía la necesidad de impedir que volviesen a recurrir al papa para oponerse a una decisión real. AGS. Estado Portugal. Leg. 435. Fol. 25: Consulta del Consejo de Estado de mayo de 1602.

54 AGS. Estado Francia. K. 1631. Fol. 87: Carta de Clemente VIII a Felipe III del 30 de marzo de 1602.

55 AGS. Estado Francia. K. 1631. Fol. 68: Carta del duque de Sessa a Felipe III del 12 de marzo de 1602.

56 Ibidem.

57 AGS. Estado Francia. K. 1631. Fol. 55: Carta del duque de Sessa a Felipe III del 21 de febrero de 1602.

58 Parece bastante probable que en Portugal se hubiese extendido el rumor de que Felipe III no estaba procurando únicamente un perdón general de las culpas de judaísmo, sino gracias más amplias para los cristãos-novos. Así, en la reunión de la Congregación del Santo Oficio que tuvo lugar el 28 de marzo, el cardenal Aldobrandini leyó una carta, probablemente escrita, según el duque de Sessa, por un ministro de la Inquisición de Portugal, en la que se declaraba que un perdón general no generaría demasiados inconvenientes, pero que resultaba a todas luces inadmisible que los cristãos-novos quedasen exentos de la jurisdicción inquisitorial durante diez o doce años. Sin embargo, Felipe III nunca había solicitado tal gracia al papa. AGS. Estado Francia. K. 1631. Fol. 68: Carta del duque de Sessa a Felipe III del 12 de marzo de 1602.

59 AGS. Estado Roma. Leg. 1856. Carta de Felipe III al duque de Sessa del 5 de abril de 1602.

60 “Et domandandoci i Prelati di quel’Regno, la Inquisitione et infinitissime persone zelose che li sentiamo in cosa di tanto momento et facendosi notabilissima instanza perche gli diamo campo di poter mandare persone alla Maestà Vostra per informarla pienamente delli inconvenienti che da questa concessione possono nascere promettendosi dalla molta pietá et zelo et religione de Vostra Maestà che non vorra con detrimento della religion turbar et disgustare tutto il christianesmo vecchio di quel’Regno ci é parso di non poter lasciar di dar loro questo tempo che possino informar Vuestra Maestà et noi chiediamo che dovendosi far risolutione alcuna si possa far questo maturalmente sentite tutte le parti”. [AGS. Estado Francia. K. 1631. Fol. 87: Carta de Clemente VIII a Felipe III del 30 de marzo de 1602]. El nuncio en España remitió esta carta a Felipe III del 31 de mayo de ese año [AGS. Estado Francia. K. 1631. Fol. 115].

61 AGS. Estado Portugal. Leg. 435. Fol. 20. Carta de Felipe III a don Cristóbal de Moura del 7 de abril de 1602. Cf. Marques, José: “Felipe III de Espanha (II de Portugal) e a Inquisição portuguesa faze ao projecto do 3 º perdão geral para os cristãos-novos portugueses”, en Revista da Faculdade de Letras, II série, vol. X (1993), pp. 177-203.

62 En junio de 1602, los miembros del Conselho Geral afirmaban que las relaciones entre el rey y los cristãos-novos se habían enfriado. ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 111r-111v: Carta del Conselho Geral a Francisco Pereira del 10 de junio de 1602.

63 AGS. Estado Roma. Leg. 1856. Carta de Felipe III al duque de Sessa del 9 de julio de 1602.

64 AGS. Estado Roma. Leg. 1857. Fol. 260: Carta de Felipe III al duque de Sessa del 15 de septiembre de 1603.

65 ANTT. TSO. CG. Liv. 365. Fol. 23v y 89r: Cartas del Conselho Geral a los inquisidores de Évora y de Coimbra del 17 de mayo de 1602.

66 ANTT. TSO. CG. Liv. 365. Fol. 23v: Carta del Conselho Geral a los inquisidores de Évora del 17 de mayo de 1602.

67 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 120v-121r: Carta del Conselho Geral a Francisco Pereira del 7 de octubre de 1602.

68 Vid. el capítulo “La reforma del Santo Oficio y del fisco inquisitorial”.

69 AGS. Estado Francia. K. 1631. Fol. 72: Carta del duque de Sessa a Felipe III del 17 de marzo de 1602.

70 AGS. Estado Roma. Leg. 1857. Fol. 260: Carta de Felipe III al duque de Sessa del 15 de septiembre de 1603.

71 AGS. Estado Roma. Leg. 1857. Fol. 323: Carta de Felipe III al duque de Escalona del 5 de mayo de 1604.

72 AGS. Estado Roma. Leg. 1857. Fol. 322: Carta de Felipe III al duque de Escalona del 5 de mayo de 1604. Ibidem. Fol. 142: Carta de Felipe III al cardenal de Ávila del 5 de mayo de 1604.

73 AGS. Estado Roma. Leg. 979. Carta del cardenal de Ávila a Felipe III del 1 de junio de 1604. Ibidem. Carta del cardenal de Ávila a Felipe III del 28 de septiembre de 1604.

74 AGS. Estado Roma. Leg. 1857. Fol. 343: Carta de Felipe III al duque de Escalona del 22 de junio de 1604. Ibidem. Fol. 143: Carta de Felipe III al cardenal de Ávila del 23 de julio de 1604. Ibidem. Fol. 359: Carta de Felipe III al duque de Escalona del 23 de julio de 1604.

75 AGS. Estado Roma. Leg. 978. Fol. 180. Carta del duque de Escalona a Felipe III del 13 de julio de 1604.

76 AGS. Estado Roma. Leg. 979. Carta del cardenal de Ávila a Felipe III del 28 de septiembre de 1604.

77 ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fol. 89r-89v: Carta de D. Pedro de Castilho al Conselho Geral del 19 de junio de 1604.

78 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 173r-173v: Carta del Conselho Geral a D. Pedro de Castilho del 29 de enero de 1604.

79 ANTT. TSO. CG. Liv. 92. Fols. 230v: Carta del Conselho Geral a D. Pedro de Castilho de 13 de agosto de 1604.

80 ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fols. 94r y ss: Carta de D. Pedro de Castilho al Conselho Geral del 27 de julio de 1604. Cf. ANTT. TSO. CG. Liv. 314. Fols. 51r-52v: Petición de los cristãos-novos contrarios al perdón general. Documento sin fecha.

81 BPE. Cód. CV/2-9. Fols. 398r-399r: Petición de André Ximenes y su familia de 1607. La cursiva es nuestra.

82 El 23 de agosto, un marinero y un alguacil del gobernador de Roma discutieron por una cuestión de dinero. El alguacil decidió detener al marinero y, junto con otros esbirros, lo llevó preso. Cuando la comitiva pasaba por delante de la casa del cardenal Farnese, el marinero se agarró a uno de los pilares de la entrada y se inició un forcejeo. Para burlarse de los esbirros, los criados del cardenal Farnese, que miraban la escena desde la ventana, les arrojaron un cántaro de agua. Aprovechando la confusión, el marinero entró en la casa del cardenal. A pesar de que los criados de Farnese pidieron a los alguaciles que respetasen la casa del cardenal, éstos encararon los arcabuces y se desató una pelea. Cuando el cardenal regresó a su casa, se presentó también allí el gobernador de Roma, acompañado por sus hombres, y cercó el palacio. Según Escalona, el gobernador obedecía las órdenes del cardenal Aldobrandini. El gobernador pidió a Farnese que le entregase a los criados que habían maltratado a sus hombres. El cardenal se negó y pidió ayuda a Escalona. El embajador español le aconsejó ordenar a sus hombres que depusiesen las armas y esperar a que él mismo hablase con el papa. Clemente VIII llamó a Roma al duque de Parma, hermano del cardenal Farnese, para que arbitrase una solución al conflicto. AGS. Estado Roma. Leg. 979. Carta del duque de Escalona a Felipe III del 23 de agosto de 1604. AGS. Estado Roma. Leg. 978. Fol. 217: Carta del duque de Escalona a Felipe III del 12 de septiembre de 1604.

83 AGS. Estado Roma. Leg. 978. Fol. 217: Carta del duque de Escalona a Felipe III del 12 de septiembre de 1604.

84 AGS. Estado Roma. Leg. 978. Fol. 223: Carta del duque de Escalona a Felipe III del 21 de septiembre de 1604.

85 AGS. Estado Roma. Leg. 978. Fol. 222: Carta del duque de Escalona a Felipe III del 15 de septiembre de 1604.

86 AGS. Estado Roma. Leg. 978. Fol. 231: Carta del duque de Escalona a Felipe III del 28 de septiembre de 1604.

87 La inquietud del Conselho Geral ante la inminencia de un nuevo perdón fue creciendo a lo largo de los meses de 1604. Frente a este nerviosismo, D. Pedro de Castilho siempre sostuvo que no tenía noticia de que el rey estuviese negociando con la gente da nação. Así, en febrero, D. Pedro afirmaba que no creía que se fuese a producir ningún cambió en lo referente al perdón de los conversos [ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fols. 81r-81v: Carta de D. Pedro de Castilho al Conselho Geral del 23 de febrero de 1604]. A mediados de marzo, decía que, si bien los conversos estaban procurando un perdón, todavía no habían tratado con él y, al parecer, tampoco con el Consejo de Portugal [ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fol. 82r: Carta de D. Pedro de Castilho al Conselho Geral del 16 de marzo de 1604]. A finales de marzo, suponía que el rey no estaba tratando del perdón [ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fols. 84r-84v: Carta de D. Pedro de Castilho al Conselho Geral del 31 de marzo de 1604]. A finales de abril, decía que no hallaba rastro del perdón [ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fols. 85r y ss: Carta de D. Pedro de Castilho al Conselho Geral del 24 de abril de 1604]. A principios de mayo, declaraba que no tenía noticia del perdón que por entonces publicaban los conversos y que pensaba que el rey no estaba negociando con la gente da nação [ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fols. 86r-86v: Carta de D. Pedro de Castilho al Conselho Geral del 8 de mayo de 1604]. A finales de julio, D. Pedro volvía a afirmar que no tenía noticia del perdón [ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fols. 94r y ss: Carta de D. Pedro de Castilho al Conselho Geral del 27 de julio de 1604]. El 3 de agosto, decía que no hallaba rastro de que se estuviese tratando del perdón [ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fol. 95r: Carta de D. Pedro de Castilho al Conselho Geral del 3 de agosto de 1604]. A mediados de agosto, volvió a declarar que, aunque los cristãos-novos nunca dejarían de reclamar el perdón, pensaba que no se les iba a conceder, porque el rey no le había dicho nada al respecto [ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fols. 96r y ss: Carta de D. Pedro de Castilho al Conselho Geral del 14 de agosto de 1604]. A finales de agosto, D. Pedro advertía de que no se estaba tratando el asunto del perdón [ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fol. 100r: Carta de D. Pedro de Castilho al Conselho Geral del 27 de agosto de 1604]. Y a principios de septiembre, volvía a decir a los del Conselho Geral que no estuviesen preocupados por lo del perdón, porque él se estaba encargando de todo [ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fol. 94r: Carta de D. Pedro de Castilho al Conselho Geral del 9 de septiembre de 1604].

88 ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fol. 98r: Carta de D. Pedro de Castilho al Conselho Geral del 27 de septiembre de 1604.

89 BA. Cód. 49-IV-16. Fols. 3r-4r: Consulta de la junta del Santo Oficio del 30 de septiembre de 1604.

90 ANTT. TSO. CG. Liv. 130. Fols. 102r-102v. Carta de D. Pedro de Castilho al Conselho Geral del 25 de octubre de 1604.

91 “Que a bulla do perdão não tem efeito da data della senão da publicasão e suspender antes os autos da fee que estarão por ventura feitos ou muito çerca diso seraa em efeito executalla antes de publicada contra o intento do Santo Padre que bem consta della”. BA. GP. Cód. 51-VIII-10. Fol. 7r: Carta de D. Pedro de Castilho a don Pedro Franqueza. Documento sin fecha.

Notes de fin

* AGS. Estado Roma. Leg. 1856: Papel de fray Gaspar de Córdoba incluido en la consulta de la junta sobre el Santo Oficio del 10 de octubre de 1602.

© Publicações do Cidehus, 2010

Licence OpenEdition Books

Acheter

Volume papier

amazon.fr
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search