Version classiqueVersion mobile

Inquisición Portuguesa y Monarquía Hispánica en tiempos del perdón general de 1605

 | 
Ana Isabel López-Salazar Codes

Introducción

Texte intégral

  • 1 AGS. Estado Roma. Leg. 1856: Consulta de la junta sobre el Santo Oficio del 10 de octubre de 1602.

“Nos a pareçido neçesario que Vuestra Magestad con todo esfuerzo no dé lugar ni entrada a semejantes breves porque […] sería abrir una grande puerta a daños sin remedio y a yncombenientes muy graves como serían que la Inquisiçión de Roma se entremetiese a proçeder en materias de fee en aquel reino contra los vasallos de Vuestra Magestad”1.

1Cuando, en 1603, los consejeros de Felipe III pedían al monarca que no permitiese al papa coartar la actividad de la Inquisición portuguesa por medio de las apelaciones de los cristãos-novos estaban, en realidad, señalando los elementos del cuadro de relaciones que envuelven y configuran la historia de la institución. La monarquía, el papado, los cristãosnovos y el propio Santo Oficio se encontraban tan íntimamente imbricados que resulta imposible comprender la historia de la Inquisición sin analizar los vínculos y los factores de alianza y conflicto con los otros tres poderes.

2El Santo Oficio ha sido estudiado en numerosas ocasiones en función de sus relaciones con los cristãos-novos. Pero, junto a los procesos, a las visitas de distrito, a la denuncia y el castigo, a la huida, la confesión o la mentira, el análisis del conflicto debe atender a otros aspectos porque el enfrentamiento entre la Inquisición y los cristãos-novos, su lucha secular, se desarrolló no sólo en las sedes de los tribunales sino también en la corte del monarca y en la curia papal. La Inquisición era más que un mero aparato represivo. Era una institución de la monarquía y, a la vez, un tribunal eclesiástico con un poder delegado del papa. Su doble naturaleza estaba presente en cada uno de sus miembros: inquisidores que habían sido vicarios episcopales; diputados del Conselho Geral que eran, al mismo tiempo, desembargadores o inquisidores generales que ocuparon el cargo de virreyes. La Inquisición buscaba el apoyo de la monarquía; se unía a ella en la lucha contra el enemigo interno, el hereje, destructor, al mismo tiempo, de la comunidad cristiana y de la república. Pero, una vez protegida y sustentada por el poder real, intentaba mantener su propia libertad. Además, el Santo Oficio era, al mismo tiempo y en principio, una institución eclesiástica. Se amparaba en ello. Se cobijaba en su condición apostólica y, a la vez, se distanciaba del papa. En realidad, la Inquisición luchaba por ser autónoma, por erigirse como cuerpo resistente frente a uno y otro poder.

3El Santo Oficio había nacido para reprimir la herejía y, en Portugal, durante casi toda la historia de la institución, el concepto de heterodoxia estuvo ligado, principalmente, al de criptojudaísmo. De ahí que, en Portugal, el peligro y la amenaza de la herejía resultasen tan manifiestos, que el enemigo fuese tan numeroso. Aquello que daba su razón de ser a la Inquisición también la obligaba a buscar el apoyo del papa y del rey. Porque los cristãos-novos tenían poder. En realidad, tenían dinero. Disponían de fortuna suficiente como para entrar en las cortes de Madrid y de Roma; para comprar perdones; para negociar la avocación de procesos. Podían pretender, incluso, arrendar la propia administración de los bienes confiscados por el Santo Oficio.

  • 2 No es nuestra intención hacer aquí una síntesis de la historiografía sobre la Inquisición portugues (...)
  • 3 En Portugal, a diferencia de lo que ocurre en el resto de la Península Ibérica, los conversos const (...)
  • 4 En 1987, Joaquim Romero Magalhães publicaba su magistral artículo “Em busca dos “tempos” da Inquisi (...)

4Por ello, el estudio de la Inquisición se encuentra indefectiblemente unido a la investigación sobre los cristãos-novos2. Esta peculiaridad de la Inquisición portuguesa ha marcado, pues, el rumbo de los estudios históricos. Los trabajos sobre Inquisición se mezclan, combinan y confunden con las investigaciones sobre judíos, cristãos-novos, marranismo y diáspora3. No en pocas ocasiones, el conocimiento científico del Santo Oficio ha progresado gracias a investigaciones dedicadas, en principio, a los cristãos-novos. Ahora bien, como señaló en 1987 el profesor Romero Magalhães, resulta necesario integrar el Santo Oficio en el contexto amplio de la articulación de poderes, fundamentalmente de la Iglesia y del Estado4.

  • 5 Palomo, Federico: “Un manuscrito, dos diccionarios y algunas perspectivas historiográficas para el (...)
  • 6 Paiva, José Pedro: “Inquisição e visitas pastorais. Dois mecanismos complementares de controle soci (...)

5De hecho, en los últimos años ha tenido lugar un auge de los estudios sobre las conexiones entre la Inquisición y los obispos y las órdenes religiosas (especialmente dominicos y jesuitas) en el período postridentino en parte gracias a la recepción en Portugal de nuevos conceptos historiográficos, acuñados por las escuelas alemana e italiana, como los de disciplinamiento y confesionalización5. En este sentido, resultan fundamentales los trabajos de José Pedro Paiva y de Guiseppe Marcocci sobre las relaciones entre la jurisdicción episcopal y la inquisitorial en el control de la herejía6.

  • 7 Para el período de la Unión Dinástica y de la Guerra de Restauración, permítaseme citar mis trabajo (...)
  • 8 Williams, Parick: “Philip III and the restoration of Spanish government, 1598-1603”, en English His (...)
  • 9 Gaillard, Claude Le Portugal sous Philippe III d’Espange. L’action de Diego de Silva y Mendoza, Gre (...)
  • 10 Olival, Fernanda: D. Filipe II, Lisboa, Círculo de Leitores, 2006. Cardim, Pedro: “Felipe III, la J (...)

6Por el contrario, las relaciones de poder entre la Inquisición portuguesa y la monarquía se encuentran todavía, en gran medida, por estudiar. Debido a que la historiografía se ha centrado, sobre todo, en el siglo XVI, conocemos mucho mejor la articulación entre el poder monárquico y Santo Oficio bajo los Avís que en los períodos posteriores7. Por ello, hemos querido centrar nuestro estudio en el análisis de las relaciones de poder entre el Santo Oficio portugués, los cristãos-novos y la Monarquía Hispánica en el período comprendido entre 1599 y 1615. La época de Felipe III encerraba, para nosotros, un interés especial. En primer lugar, hasta fechas muy recientes, los historiadores han minusvalorado el reinado del segundo de los Felipes. La historiografía tradicional consideraba a Felipe III como un rey indolente, dominado por su valido el duque de Lerma y con una capacidad política muy inferior a la de su padre y a la de su hijo. Incluso el valimiento de Lerma no había recibido ningún tipo de atención por parte de los historiadores hasta hace pocos años. Frente a esta realidad, en los últimos tiempos se ha producido una auténtica eclosión de las investigaciones sobre el primer cuarto del siglo XVII. Así, a los trabajos de Patrick Williams, Antonio Feros, Bernardo García García, Paul C. Allen y Santiago Martínez se ha unido la monumental obra La Monarquía de Felipe III coordinada por José Martínez Millán y Maria Antonieta Visceglia8. Por lo que respecta a Portugal, la escasez de estudios sobre Felipe III era mucho más manifiesta, lo que contrastaba con la atención dedicada a los sucesos de 1580 y de 1640. Hasta hace poco, sólo contamos con el trabajo de Gaillard sobre el virreinato de don Diego de Silva, conde de Salinas, y con un breve pero revelador artículo de Jean-Frédéric Schaub9. A ellos se ha sumado recientemente el D. Filipe II de Fernanda Olival y varios artículos de Leonor Freire Costa, Mafalda Soares da Cunha, Pedro Cardim y de la misma Olival publicados en La Monarquía de Felipe III antes citada10.

7Fue Schaub quien, en el artículo mencionado, puso de manifiesto que el reinado de Felipe III constituyó un período en el que se plantearon numerosos cambios institucionales en Portugal, lo que generó un debate constante sobre los acuerdos de Tomar. En el caso concreto de la Inquisición, el reinado de Felipe III resulta de una importancia fundamental. Tras la ascensión al trono del cardenal D. Henrique, la Inquisición había mantenido su funcionamiento normal encabezada, sucesivamente, por D. Jorge de Almeida, el archiduque Alberto y D. António Matos de Noronha. A partir de 1599, el Santo Oficio inició una etapa marcada por la vacante del cargo de inquisidor-geral y, cuando no, de su ausencia de Lisboa, a excepción de un breve período entre finales de 1602 y principios de 1603. Pero se trata, además, de unos años caracterizados no sólo por la negociación del perdón general que solicitaban los cristãos-novos sino también por el conflicto entre el Santo Oficio, la Monarquía Hispánica y la Santa Sede. La corona aprovechó el ambiente creado por las críticas contra la Inquisición que exponían en Roma los cristãos-novos para intentar introducir reformas en la estructura del propio tribunal. Al mismo tiempo, el papa decidió ejercer su potestad de avocar procesos inquisitoriales. Es decir, los debates sobre la concesión del perdón general coincidieron con sendos intentos del monarca y del papa de cercenar la autonomía y poder del Santo Oficio. En tal encrucijada, la Inquisición aprovechó las ventajas que le proporcionaba su doble naturaleza y ante los deseos del rey de inmiscuirse en sus asuntos internos alegó su condición de tribunal delegado del papa, al tiempo que buscaba el apoyo de la propia corona para hacer frente a las injerencias de la Santa Sede.

8Ahora bien, a partir de 1605 se inició un proceso de recuperación del poder inquisitorial llevado a cabo por D. Pedro de Castilho. Éste, que había apoyado la causa de Felipe II desde el mismo momento de la anexión y, como obispo de Angra, en las islas Azores, había encabezado la facción filipina frente a los partidarios de D. António, prior de Crato, era, desde 1583, obispo de Leiria y ocupó, durante más de diez años, el cargo de presidente del Desembargo do Paço. Desde 1605, como inquisidor-geral, D. Pedro intentará que el Santo Oficio mantenga el difícil equilibrio entre la sumisión a los designios de la corona y el incremento de su poder y autoridad. Ello será posible gracias a la propia alianza entre la Inquisición y la Monarquía Hispánica que llevará a Felipe III a apoyar a D. Pedro en su conflicto con otras jurisdicciones, como la de los obispos, y a mantener en manos del inquisidor-geral la administración de los bienes confiscados, pese a las constantes recomendaciones de ministros de la hacienda portuguesa en contra de dicha delegación.

***

  • 11 Se integra, además, en el proyecto FCOMP-01-0124-FEDER-007360.

9Esta investigación fue posible gracias a una beca de Formación de Profesorado Universitario del Ministerio de Educación de España. A todos mis antiguos compañeros del Departamento de Historia de la Universidad de Castilla-La Mancha, donde defendí mi tesis doctoral, les debo mi más sincera gratitud por su cariño y apoyo constante. Ahora, la publicación del libro se debe al interés del Centro Interdisciplinar de História, Culturas e Sociedades de la Universidade de Évora, institución a la que me encuentro vinculada11. Deseo expresar desde aquí mi profundo agradecimiento a la profesora Mafalda Soares da Cunha, verdadero artífice de la edición de este trabajo.

10Resulta imposible mencionar a todos los archiveros y bibliotecarios que me ayudaron en la investigación. Sin embargo, no puedo dejar de citar a Isabel Aguirre, del Archivo General de Simancas, que me prestó una ayuda valiosísima, me orientó en la búsqueda de fuentes y me sugerió la consulta de nuevos fondos. En la Torre do Tombo, los doctores Odete Martins y Paulo Tremoceiro pusieron a mi disposición sus amplios conocimientos. Y lo mismo cabe decir de la doctora Maria da Concepção Geada, catálogo vivo de la Biblioteca da Ajuda.

11Durante la elaboración de este trabajo me he beneficiado de los amplios conocimientos y de la generosidad de innumerables personas. Muy especialmente deseo agradecer a los profesores José Martínez Millán (UAM), José Pedro Paiva (UC), Juan Manuel Carretero Zamora (UCM), Manuel Rivero (UAM), Manuel Martín Galán (UCM), Pedro Cardim (UNL) y Porfirio Sanz (UCLM) su apoyo durante estos años. Por su parte, la profesora Fernanda Olival, de la Universidade de Évora, me ayudó desde el primer día que llegué a Portugal y en cada una de mis estancias: me guió en el archivo y atendió mis constantes dudas. Todo agradecimiento resulta pobre en comparación con lo mucho que de ella he recibido. Y mis amigos Giuseppe Marcocci, Francisco Moreno Díaz del Campo y Susana Mateus han sido poderosos ejemplos de decicación al saber histórico. A ellos les debo horas de conversación sobre la Inquisición, las minorías sociorreligiosas y una amistad profunda que espero saber corresponder.

12Pero este trabajo no hubiera sido posible sin mi director de tesis, el profesor Rafael Valladares. Él me sugirió el tema, encaminó mis primeros pasos y debatió conmigo los problemas que se fueron planteando a lo largo de la investigación. Resulta imposible expresar todo mi agradecimiento por su apoyo e interés constante.

13Por último, mi familia ha sido siempre mi principal pilar. A ellos, en la memoria de Carlos, está dedicado este libro.

Notes

1 AGS. Estado Roma. Leg. 1856: Consulta de la junta sobre el Santo Oficio del 10 de octubre de 1602.

2 No es nuestra intención hacer aquí una síntesis de la historiografía sobre la Inquisición portuguesa, pues contamos con dos recentísimos estados de la cuestión a los que nos remitimos. Paiva, José Pedro: “Apresentação à primeira sessão do Seminário de História Religiosa Moderna”, disponible on-line (www.ucp.pt/site/resources/documents/CEHR/Semin%C3%AlrioModerna/2009/Moderna2008_S1_Apresenta%C3%A7%C 3%A3o.pdf) y Marcocci, Giuseppe: “Trent’anni di storiografia sull’Inquisizione portoghese. Quesiti aperti, reticenze, prospetiive di ricerca (1978-2008)”, en Cromohs, 14 (2009), pp. 1-9.

3 En Portugal, a diferencia de lo que ocurre en el resto de la Península Ibérica, los conversos constituyeron siempre el objetivo principal de los inquisidores, por encima de cualquier otro tipo de desviación heterodoxa. La Inquisición portuguesa no tenía que preocuparse por el islamismo, porque en Portugal no había una comunidad morisca con las proporciones y características de la de Granada, antes de la guerra de las Alpujarras, o de la del reino de Valencia. Tampoco el Santo Oficio tuvo que hacer frente a una amenaza luterana como la que se planteó a la Inquisición española a mediados del siglo XVI. Finalmente, el resto de delitos, como, por otra parte ocurría también en España, siempre supusieron porcentajes menores en el total de los procesos inquisitoriales.

4 En 1987, Joaquim Romero Magalhães publicaba su magistral artículo “Em busca dos “tempos” da Inquisição (1573-1615)”, en el que exponía la necesidad de comprender el Santo Oficio como institución que actuaba en el seno de la sociedad. Magalhães abogaba por un estudio de la evolución del Santo Oficio a lo largo del tiempo a partir de los siguientes criterios de análisis: organización institucional, agentes y espacios cubiertos, ritmos de actividad represiva y tipos de delitos y, por último, relaciones con otros poderes. Magalhães, Joaquim Romero: “Em busca dos “tempos” da Inquisição (1573-1615)”, en Revista de história das Ideias, 9 (1987), pp. 191-228.

5 Palomo, Federico: “Un manuscrito, dos diccionarios y algunas perspectivas historiográficas para el estudio de la historia religiosa de la época moderna”, en Lusitania Sacra, 2 série, vol. 15 (2003), pp. 239-275. Lotz-Heumann, Ute: “The Concept of “Confessionalization”: a Historiographical Paradigm in Dispute”, en Memoria y Civilización. Anuario de Historia, 4 (2001), pp. 93-114.

6 Paiva, José Pedro: “Inquisição e visitas pastorais. Dois mecanismos complementares de controle social?”, en Revista de História das Ideias, vol. 11 (1989), pp. 85-102; Idem: “Os bispos e a Inquisição portuguesa (1536-1613)”, en Lusitania Sacra, 2 série, vol. 15 (2003), pp. 43-76; Idem: “Os dominicanos e a Inquisição em Portugal (1536-1614)”, en Bernal palacios, Arturo (ed.): Praedicatores, Inquisitores – II: Los Dominicos y la Inquisición en el mundo ibérico e hispanoamericano, Roma, Istituto Storico Domenicano, 2004, pp. 505-573. Marcocci, Giuseppe: I custodi dell’ortodossia. Inquisizione e Chiesa nel Portogallo del Cinquecento, Roma, Edizione di Storia e Letteratura, 2004; Idem: “Inquisição, jesuítas e cristãos-novos em Portugal no século XVI”, en Revista de História das Ideias, 25 (2004), pp. 247-326.

7 Para el período de la Unión Dinástica y de la Guerra de Restauración, permítaseme citar mis trabajos Poder y ortodoxia. El gobierno del Santo Oficio en el Portugal de los Austrias (1578-1653), tesis doctoral defendida en la Universidad de Castilla-La Mancha en 2008, y “El Santo Oficio luso y la Restauración de Portugal. Inquisición y régimen braganza en tiempos de guerra (1640-1668)”, en Stvdia Historica. Historia Moderna (en prensa).

8 Williams, Parick: “Philip III and the restoration of Spanish government, 1598-1603”, en English Historical Review, LXXXVIII (1973), pp. 751-769, y The great favourite: the Duke of Lerma and the court and government of Philip III of Spain, 1598-1621, Manchester, Manchester University Press, 2006. García garcía, Bernardo: La Pax Hispanica: política exterior del duque de Lerma, Leuven, Leuven University Press, 1996. ALLEN, Paul C.: Felipe III y la Pax Hispanica, 1598-1621: el fracaso de la gran estrategia, Madrid, Alianza, 2001. Martínez hernández, Santiago: El marqués de Velada y la corte en los reinados de Felipe II y Felipe III: nobleza cortesana y cultura política en la España del Siglo de Oro, Salamanca, Junta de Castilla y León, 2004. Martínez millán, José y Visceglia, Maria Antonietta (dirs): La monarquía de Felipe III, Madrid, Mapfre, 2008 (4 vols).

9 Gaillard, Claude Le Portugal sous Philippe III d’Espange. L’action de Diego de Silva y Mendoza, Grenoble, Université des Langues et Lettres, 1982. Schaub, Jean-Frédéric: “Dinámicas políticas en el Portugal de Felipe III (1598-1621)”, en Relaciones. Estudios de Historia y Sociedad, 73 (1998), pp. 171-211.

10 Olival, Fernanda: D. Filipe II, Lisboa, Círculo de Leitores, 2006. Cardim, Pedro: “Felipe III, la Jornada de Portugal y las Cortes de 1619”, en Martínez millán, José y Visceglia, Maria Antonietta (dirs): La monarquía de Felipe III, Madrid, Mapfre, 2008, vol. IV, pp. 900-946. Costa, Leonor Freire: “El imperio portugués: estamentos y grupos mercantiles”, ibidem, pp. 859-882. Cunha, Mafalda Soares da: “Organización político-administrativa”, ibidem, pp. 883-899. Olival, Fernanda: “Gobierno, crisis del período filipino”, ibidem, pp. 787-808.

11 Se integra, además, en el proyecto FCOMP-01-0124-FEDER-007360.

© Publicações do Cidehus, 2010

Licence OpenEdition Books

Acheter

Volume papier

amazon.fr
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search