Version classiqueVersion mobile

Minorias étnico-religiosas na Península Ibérica

 | 
Maria Filomena Lopes de Barros
, 
José Hinojosa Montalvo

1. Período medieval

Los Judíos en la Corona de Aragón

La recuperación de la memoria histórica en torno a una minoría

José Hinojosa Montalvo

Texte intégral

1Durante mucho tiempo la historia de los judíos ha sido silenciada o manipulada. En los últimos años, sin embargo, asistimos en los territorios de la Corona de Aragón, igual que en el resto de España, a un resurgir del interés por la historia y por las tradiciones locales, pero también por las minorías étnico-religiosas, de la que forman parte los judíos, allí donde los hubo. A ello se añade las nuevas tecnologías de la comunicación, sobre todo internet, que ha hecho que proliferen en la Red las visiones globales o particulares en torno al mundo judío, a menudo con escasa profundidad y rigor histórico.

2Este interés por lo judío se plasma en realidades y proyectos como la realidad ya en marcha desde hace unos años en Girona en torno al centro “Isaac el Cec”, que ha supuesto una auténtica recuperación del patrimonio judío gerundense, o la Red de Juderías o Aragón, o el Espacio Sefarad, patrocinado por la Diputación General de Aragón, donde junto a lo científico se mezcla también la promoción turística. La corriente judeófila hace que por todas partes se recuperen (o inventen) barrios judíos, sinagogas, carnicerías, baños, etc., y los animadores culturales desplacen en más de una ocasión a los historiadores y la anécdota al rigor histórico. Todos los pueblos quieren tener su judería y su sinagoga, presumir de pasado judío y, si pudieran, construir un parque temático.

3Lo cierto es que muchas juderías aragonesas (Sagunto en la Comunidad Valenciana o el Call de Palma), menos famosas que la de Girona o la de Córdoba, nada tienen que envidiar a éstas, ni en arquitectura ni en historia. Por fortuna los intentos se han quedado en Centros de Interpretación Judía, que han comenzado a proliferar En Aragón y Cataluña en fecha reciente (por ejemplo el titulado “Moshé de Portella” en Tarazona), muchos de los cuales cuentan con su correspondiente página web en la Red, siempre con el mismo objetivo: demostrar que esa localidad ha sido un ejemplo de convivencia pacífica (¡ como no!) entre las comunidades cristiana, musulmana y judía en la Edad Media, visible, sobre todo, en la permanencia de la judería, sinagoga, etc. confundiendo así la cultura material con la pretendida convivencia.

4En cualquier caso, al margen de estas pequeñas o grandes confusiones, no cabe duda que el resultado final es muy positivo y la recuperación del pasado judío, la celebración de encuentros y jornadas científicas, la restauración de juderías, cementerios y sinagogas, páginas en internet, asociaciones de amigos de la Cultura Judía de tal o cual localidad, etc. todo ello ha hecho que los judíos pasaran del olvido y del desconocimiento casi total en la memoria colectiva de nuestras gentes a adquirir el protagonismo que les corresponde. Sólo cabe esperar que tal redescubrimiento llegue algún día no lejano a los libros de texto, a los manuales escolares y universitarios, ya que en ellos la mención al judaísmo hispano todavía sigue siendo escasa o, en la mayoría de los casos, inexistente. Y este es un paso esencial, clave, para que todos sepan que los judíos formaron parte de la sociedad medieval en los Estados que conformaron la Corona de Aragón y que sin ellos no es posible tener un conocimiento total y veraz de nuestra historia.

1. Fuentes para el estudio del judaísmo en la Corona de Aragón

5Los investigadores del judaísmo en estos territorios disponen de abundantes y variadas fuentes, a las que brevemente me refiero a continuación, con el fin de que el no iniciado en el tema pueda tener una idea de las mismas. Comenzaré por las fuentes hebreas, es decir las escritas en esta lengua, además de las obras de autores hebreos, en las que en ocasiones aparecen datos de carácter histórico, y que básicamente son las Responsa, las respuestas dadas a consultas de índole muy diversa planteadas a los rabinos. Dado el escaso o nulo conocimiento del hebreo por los historiadores españoles, apenas habían sido utilizadas, aunque se conocían desde hacía tiempo, pero últimamente han sido revalorizadas, como han destacado D. Romano o Yom Tov Assis, y utilizadas para analizar algunas facetas del judaísmo bajo-medieval en la Corona de Aragón. Con todo hay que manejarlas con precaución ya que en muchos casos carecen de fecha y de localización, por lo que hay que complementarlas con fuentes cristianas. Las más importantes y conocidas son las del rabino Isaac ben Sheshet Perfet (1326-1408) que estuvo en Barcelona, Zaragoza y Valencia, hasta su conversión forzosa al cristianismo a raíz del asalto a la judería de Valencia en 1391. Sus respuestas nos permiten conocer numerosos aspectos de la vida cotidiana judía, desde la alimentación a la religiosidad, completando algunas lagunas de la documentación cristiana.

6Hay que señalar que en los últimos años se han producido importantes novedades. Me refiero al hallazgo de documentos escritos en hebreo, cuya existencia desconocíamos porque habían sido reutilizados para encuadernar otros volúmenes posteriores, a menudo protocolos notariales, como sucedió en la biblioteca de la catedral de Tarazona o en Girona.

7Son pocas las fuentes documentales conservadas para el periodo que abarca desde los orígenes de la presencia judía en el territorio que estudiamos a la etapa cristiana, es decir básicamente los siglos de dominio musulmán. En Cataluña y Aragón las noticias sobre judíos son más antiguas que en los casos de Valencia o Mallorca, incorporadas tardíamente a la cristiandad. A partir del siglo XIII, la conservación de los fondos de la cancillería real y de otras secciones de la administración, de los archivos eclesiásticos, municipales y de protocolos hace que la documentación referente a los judíos se multiplique de forma vertiginosa, sobre todo para las décadas finales del siglo XIV y el siglo XV, cuando la documentación local y notarial es más abundante. Ello hace que buena parte de los estudios sobre los judíos en la Corona de Aragón se centren en este marco cronológico bajo-medieval.

8Para los estudios de carácter regional es indispensable la consulta de los fondos del Archivo de la Corona de Aragón, pues en sus diversas secciones (sobre todo Cancillería Real y Real Patrimonio) contienen noticias de todos los Estados que estuvieron bajo la soberanía de nuestros reyes, complementados con los conservados en los Archivos del Reino de Valencia, el Archivo del Reino de Mallorca, o el de Aragón, en Zaragoza, cuya documentación suele ser más tardía, ya del siglo XV. El problema más grave para el investigador es que la documentación conservada es tanta que se requiere un enorme esfuerzo para conseguir unos resultados completos en el tema que se quiera estudiar. Por ello, lo primero que se debería hacer es publicar las fuentes documentales, unas Fontes iudeorum, sobre los judíos de los distintos reinos y reinados, con el fin de disponer de un material exhaustivo.

9Nada hay hecho al respecto de forma global y no parece que la publicación de fuentes, tarea poco vistosa y a menudo infravalorada por nuestros colegas, figure entre las preferencias de los investigadores. Por eso seguimos manejando las obras de nuestros antecesores, algunas con casi un siglo de antiguedad a sus espaldas, como la de H. Finke, cuya Acta Aragoniensia dio un vuelco en el conocimiento que se tenía de los judíos de la Corona de Aragón, en la que transcribe de forma aleatoria bastantes documentos sobre judíos conservados en el Archivo de la Corona de Aragón para el reinado de Jaime II. La misma procedencia tienen los documentos regestados por J. Regné para el periodo comprendido entre los reinados de Jaime I y Jaime II, una obra que muchos utilizan sin consultar los documentos originales, lo cual a menudo es causa de errores por la trascripción incompleta del contenido de muchos de dichos documentos. Por su parte R. I. Burns ha emprendido la tarea de publicar un Diplomatarium sobre los judíos en tiempos de Jaime I, que esperemos llegue a buen término.

10También hay abundantes noticias documentales, bien en trascripción completa, bien en regesta, en numerosas colecciones documentales sobre los reyes de Aragón (como es la de A. Huici Miranda sobre Jaime I) o en monografías concretas en torno a historias generales o locales de los judíos, como es el caso de los judíos de Calatayud, Girona, Valencia, Palma, Jaca, etc.

11Desde la Universidad Hebrea de Jerusalem el profesor Yom Tov Asis asesora igualmente la colección destinada a la publicación de fuentes referentes a los judíos españoles (Sources for the History of th Jews in Spain), cuya atención se ha dedicado preferentemente a los judíos de la Corona de Aragón, habiéndose regestado las cartas reales del Archivo de la Corona de Aragón o los fondos del archivo de protocolos de Tortosa, o los documentos sobre la expulsión de los judíos de Calatayud, entre otros.

12Por su novedad merece reseñarse la importancia que están adquiriendo las fuentes arqueológicas, sobre todo si tenemos en cuenta la escasez de restos materiales de la cultura judía conservados, al menos en Aragón y Valencia. Quedan pocos restos de sinagogas, algunos controvertidos, como el de Sagunto, donde se discute sobre su posible ubicación, mientras que en otros casos ni siquiera podemos precisar donde estaba.

13En cuanto a los baños son famosos el miqwe de Besalú, y los públicos de Zaragoza, o los recién aparecidos en Sagunto, aunque no se pueden visitar. Estas carencias arqueológicas hay que suplirlas con fuentes documentales. En cambio ha habido más suerte con los hallazgos de cementerios, como son las excavaciones realizadas en los de Calatayud, Teruel, Uncastillo, etc. en Aragón; los de Barcelona, Girona, etc. en Cataluña, o los de Valencia (lamentablemente arrasado en fecha reciente) y el de Sagunto en la ladera del castillo, en proceso de excavación y cuyo acondicionamiento permitirá su visita pública. La existencia de lápidas judías es más abundante en toda la Corona de Aragón y están bien estudiadas desde hace tiempo.

2. Las principales líneas investigadoras

14Aunque las investigaciones sobre la minoría judía cuentan con una vieja tradición en los territorios que conforman lo que fue la antigua Corona de Aragón, en los últimos años se ha producido un importante avance cuantitativo y, lo que es más importante, cualitativo, tanto en España como en otros países, con resultados muy positivos. Comenzando por el propio Israel, donde diversos estudiosos judíos se han preocupado por la historia de estos judíos, desde Y. Baer a su discípulo H. Beinart, que en sus obras generales sobre los judíos en la España medieval dedicaron amplio espacio a los de Aragón, Cataluña, Valencia y Mallorca. Son de consulta obligada las monografías de Yom Tov Assis, que abarcan los más variados temas, desde las fuentes y las obras generales a la sexualidad o la familia; los de E. Gurtwirth, especializado en temas literarios y filosóficos; M. Kriegel, para el área mediterránea y M. Orfali, que se ha centrado en los polemistas aragoneses. Merece destacarse también el importante papel que desde la Universidad Hebrea de Jerusalem se está haciendo a favor del judaísmo peninsular a través de la colección Hispania Judaica, con obras dedicadas a diversas juderías de La Plana de Castellón o la mía propia sobre los judíos valencianos entre 1391 y 1493.

15Existen varios repertorios documentales sobre judíos de la Corona de Aragón, aunque nunca se debe trabajar exclusivamente con ellos, sino que conviene consultar los documentos en el correspondiente archivo, pues no es infrecuente que las regestas sean incompletas o defectuosas. El más antiguo es el de J. Jacobs, al que siguió el más importante de J. Regné (1910-1924), que proporciona resúmenes de los documentos referidos a los judíos conservados en el Archivo de la Corona de Aragón entre los años 1213-1327. A estas obras básicas se añaden otras de carácter local de diferentes juderías, como los de M. A. Motis para Borja y Magallón, por citar algún ejemplo.

16Los repertorios bibliográficos son escasos e incompletos y pronto quedan anticuados por lo que no insisto en ellos. La excepción es el intento de sistematización llevado a cabo por J. Riera en la revista Calls dedicada al judaísmo catalán. También hay que citar las referencias a diversas voces que aparecen en la Enciclopedia Judaica.

17No existen en la Corona de Aragón muchas revistas dedicadas a los estudios judíos. No las hay ni en Aragón ni en Valencia, y sólo Cataluña ha hecho el esfuerzo para llevar adelante la empresa, primero con la revista Calls, con sede en Tárrega, que después de varios números de publicación dejó de salir. Su sustituta es la revista Tamiz, que mantienen activa la llama del judaísmo en estas tierras. A nivel nacional el principal repertorio bibliográfico para los judíos de la Corona sigue siendo la revista Sefarad, donde se publican con regularidad desde hace más de sesenta años trabajos de excelente calidad y sobre los más variados temas. Hay que acoger con alegría la aparición en Israel de una revista dedicada a los temas del judaísmo peninsular: Hispania Judaica Bulletin. Articles, Reviews, Bibliogrphy and Manuscripts on Sefarad, editada por The Hebrew University of Jerusalem – Institute of Jewish Studies, a cuyo frente están Yom Tov Assis y Raquel Ibáñez-Sperber, en la que encontramos trabajos referidos al marco de la Corona de Aragón.

18Los resultados de esta investigación son variados y junto a obras de gran alcance encontramos otras de carácter muy local o monográfico, tal como se aprecia en los diversos estados de la cuestión en torno al judaísmo de la Corona aragonesa, como son los realizados por A. Blasco para Aragón o los míos para Valencia. En cuanto a los estudios generales sobre la Corona de Aragón la historia de Y. Baer sobre los judíos en la España cristiana sigue siendo de consulta obligada, con apartados específicos para los distintos Estados que conformaban la Corona de Aragón. Esta obra se completa con otra específica del citado autor para el reino de Aragón en los siglos XIII y XIV, y otras más reducidas de Y. Tov Assis o la de M. A. Motis, con carácter divulgativo.

19Cronológicamente la Alta Edad media, los siglos V-XII, son los peor conocidos y los menos estudiados, en buena parte por la carencia de fuentes, pero tampoco es mayor el interés de los investigadores por el siglo XIII y la primera mitad del XIV, salvo para el reino de Valencia, donde merecen citarse los trabajos de R. I. Burns sobre los judíos valencianos durante el reinado de Jaime I. En cambio, la mayor disponibilidad documental desde la segunda mitad del siglo XIV y durante el XV hace que sea este el periodo más conocido, aunque con muchas diferencias en cuanto al espacio y al tiempo, en función siempre de la existencia de documentación y del interés de la historiografía por un determinado reinado, periodo o localidad. De muchas juderías, sobre todo las más pequeñas, todavía carecemos de monografías detalladas. Entre los temas de atención preferente en los últimos años están el de las conversiones en 1391 y comienzos del siglo XV, así como el de la expulsión de 1492, cuya conmemoración centenaria en 1992 ha dado lugar a abundantes estudios, muchos de ellos reiterativos o divulgativos, que nada han aportado a lo ya sabido.

20Del tema se ocuparon en la Corona de Aragón, entre otros muchos, Kriegel, Secall, Motis, Conde, etc. y, naturalmente, todos los que han llevado a cabo síntesis sobre los judíos de la Corona aragonesa. Se han estudiado las diferentes versiones del decreto, su divulgación, cifras de judíos que marcharon al exilio y puntos de destino, así como las consecuencias que tuvo la expulsión y, naturalmente, las motivaciones que tuvieron los monarcas para llegar a esta “solución final”, con hipótesis para todos los gustos. Nosotros hacía tiempo que habíamos trabajado el tema gracias al hallazgo en los protocolos de un notario de Alcoy (Alicante) y otros en Valencia de los contratos de embarque de los judíos del reino de Valencia y de numerosas aljamas judías del reino de Aragón, entre ellas la de Zaragoza, que marcharon al exilio por los puertos mediterráneos de l’Ampolla, Sagunto o Valencia (los Abarbanel castellanos). Quedan aún puntos oscuros para muchas localidades, de difícil solución por falta de documentación – por el momento-, como es el destino de los bienes comunales judíos, las transformaciones urbanísticas, si las hubo, o los cambios de población que se produjeron en las juderías, y, sobre todo, saber cuántos judíos se convirtieron al cristianismo antes de partir (aunque todo apunta a que no fueron muchos) o cuantos regresaron desde el exilio a sus países de origen y se hicieron cristianos, recuperando sus propiedades.

21El interés de las autoridades y los investigadores por difundir sus resultados y darlos a conocer entre el público no especializado se ha plasmado en la celebración de numerosos congresos y exposiciones, entre ellos fue un hito importante la celebración del Primer Col · loqui d’Història dels Jueus de la Corona d’Aragó, celebrado en Lleida en 1989, en cuyas actas encontramos notorias y variadas aportaciones de temática muy variada. También en Tudela en 1998 se celebró un encuentro en torno a los movimientos migratorios y expulsiones, en el que diversos autores analizaron el tema, destacando para el ámbito de la Corona de Aragón el mío propio en el que me ocupé de los viajes y viajeros judíos en el reino de Valencia antes de 1492.

22Respecto a las exposiciones celebradas en los últimos años reseñemos la que tuvo lugar en Valencia en 1989 con el título De Sefarad. Los judíos de la Corona de Aragón en los siglos XIV y XV, en tanto que en Zaragoza la exposición Hebraica Aragonalia recuperaba la memoria histórica de la comunidad hebrea en este reino. Y otro tanto se hizo en Barcelona en el año 2002 en torno a la Catalunya jueva, en cuyo catálogo, igual que en los de las otras exposiciones citadas, se repasa la historia externa de sus judíos, así como una síntesis de algunas de las juderías más importantes (Barcelona, Girona, Lleida, Tortosa), la vida cotidiana en la judería o los testimonios materiales que nos han quedado de dicha presencia hebrea Un paso muy positivo lo ha supuesto la publicación de guías sobre la Cataluña y el Aragón judío, que ponen al alcance del curioso y del viajero todo el pasado judío de estos territorios.

3. Una breve síntesis histórica para no iniciados

23Ya desde la segunda mitad del siglo XIX y a partir de los trabajos de Amador de los Ríos la historia del judaísmo peninsular, y en este caso concreto, la de los Estados que integraron la Corona de Aragón, era bien conocida en sus líneas generales, que se reafirmaron y ampliaron en la obra de Y. Baer, por citar dos monografías de carácter general muy consultadas. Poco a poco, los estudios locales sobre numerosas juderías de la Corona aragonesa, desde Jaca y Perpiñán hasta Mallorca y Orihuela, han permitido que conozcamos bien las líneas generales de la historia judía en estas tierras, una pequeña síntesis de la cual expongo a continuación para el lector no iniciado en el tema.

24En líneas generales dicha historia se puede dividir en tres grandes periodos: 1) desde los orígenes hasta el siglo VIII; 2) bajo el dominio musulmán, que abarca desde el siglo VIII a mediados del siglo XIII; 3) la etapa cristiana, hasta la expulsión de 1492.

25Acerca de la antigüedad de la presencia judía en la Península Ibérica y en el territorio que nos ocupa se tejieron todo tipo de leyendas, como la lápida encontrada en Sagunto en el siglo XVI, que supuestamente pertenecía a Adorinam, el tesorero del rey Salomón, pero lo cierto es que dicha presencia, más o menos organizada, dataría del siglo I d. C. a partir de la romanización peninsular, centrándose dicha presencia, sobre todo, en los territorios costeros del Mediterráneo y los grandes valles fluviales, como el Ebro, en concreto en las principales civitates.

26Los judíos vivieron sin problemas hasta la conversión al catolicismo del monarca visigodo Recaredo en el año 586, lo que planteó el objetivo de la unidad religiosa de sus súbditos, incluidos los judíos, que fueron forzados al bautismo y perseguidos. De ahí que cuando los musulmanes invadieran la Península el 711 los judíos los acogieran como libertadores y colaboraran con ellos. Sin embargo, aunque tuvieron libertad para practicar su religión como dimmies o protegidos, estuvieron segregados y discriminados, debiendo pagar impuestos territoriales y personales al poder islámico.

27Nada sabemos de la geografía del asentamiento judío ni de la demografía en esta etapa. Poco a poco se produjo una arabización cultural y durante el califato, en el siglo X, debieron alcanzar un momento de esplendor, a tenor de las noticias conservadas para Córdoba. En la Cataluña condal había ya comunidades judías a partir del siglo IX en las localidades más importantes, destacando las de Girona y Barcelona, que alcanzaron un importante desarrollo al calor de la actividad mercantil que circulaba por la via francigena. Es conocido el notable papel de los judíos en el comercio de esclavos desde el mundo franco y eslavo (Praga, Verdún) hacia Córdoba, con Barcelona como importante mercado de tal actividad. Son judíos todavía apegados en buena parte a la tierra, pero que cada vez se van urbanizando más en sus profesiones y en su residencia.

28El siglo XI trajo el hundimiento del califato y su fragmentación en una treintena de reinos de taifas, algunos de ellos en el territorio que nos ocupa: Zaragoza, Tortosa, Valencia, Denia…, cuyas capitales y cortes se convirtieron en foco de atracción para los judíos, muchos de ellos que huían del caos en Córdoba. En la Zaragoza de los tuchibíes hubo médicos, financieros y administradores judíos, como Jucef ben Hasday que fue secretario real. Otros destacaron en el campo de la cultura como el zaragozano Bahya ibn Pakuda, autor de Los deberes de los corazones. Zaragoza y Calatayud eran los principales focos de judaísmo en el Aragón islámico, seguidos por Daroca y Tarazona. Por todas partes florecía el comercio y si los judíos aragoneses andalusíes comerciaban con Barcelona y el sur de Francia, los de Denia lo hacían con Alejandría, como testimonian los papeles de la Genizah de El Cairo.

29A partir de 1035 Aragón es ya un reino que irá creciendo a costa de al-Andalus y cuando Alfonso I ocupó las principales ciudades del valle del Ebro y sus afluentes había instalados judíos en ellas, desde Huesca, Barbastro y Zaragoza, a Calatayud, Daroca, etc. Procedían del norte de África y de la zona central peninsular, de donde los había arrojado la intransigencia religiosa de almorávides y almohades, a partir del 1096, instalándose, sobre todo, en los núcleos a lo largo del camino de Santiago, y entre ellos había intelectuales de gran talla, como Salomón ibn Gabirol, cuya producción poética, filosófica y científica escribió en árabe (La corrección de los caracteres, La fuente de la vida). Los monarcas aragoneses, necesitados de repobladores y de gente capacitada para las actividades artesanas y mercantiles favorecieron la inmigración de judíos, buenos conocedores además de la administración y la lengua árabe, lo que facilitó su actuación como intérpretes y diplomáticos.

30Tras la conquista cristiana los judíos siguieron en su marco de residencia y con sus habituales profesiones de la artesanía textil, orfebrería, medicina, comercio y el préstamo con interés. Fueron tolerados, pero también siguieron en situación de inferioridad, lejos de la de los hombres libres, ya que dependían del rey, con sus ventajas (protección) e inconvenientes (presión fiscal, dependencia jurídica, etc.). Muy pocas veces el rey autorizó a la nobleza a tener judíos propios, siendo los principales beneficiarios en Aragón las ordenes militares de los Templarios y los Hospitalarios, con las familias vasallas de los Cavallería y los Alazar, que gozaron de un estado privilegiado en la comunidad judía aragonesa. Hubo también judíos vasallos del arzobispo de Zaragoza o de la orden de Calatrava.

31Al principio los judíos vivieron con preferencia en núcleos rurales, pero a medida que la vida urbana se fue difundiendo en el siglo XII la ciudad fue el marco escogido para residir. Los reyes dieron a los judíos una zona urbana, la judería, donde construyeron su sinagoga, cementerio e instituciones de beneficencia. La comunidad se constituyó en aljama (desde 1175 en Zaragoza).

32Todos los estudiosos están de acuerdo en señalar el siglo XIII como el esplendor de los judíos en la Corona de Aragón, en particular durante el reinado de Jaime I, que favoreció con muy variados privilegios la instalación de judíos en sus reinos, en particular en los recién conquistados y creados de Mallorca y de Valencia, donde surgieron juderías por todo el territorio. Es ahora cuando la ocupación por los judíos de puestos de responsabilidad alcanzó su momento de plenitud: judíos intérpretes en las negociaciones de rendición de los musulmanes; embajadores a los países musulmanes (norte de África y Granada); administradores del patrimonio real, ejerciendo como bailes, locales o generales; repobladores del territorio; grandes financieros como los Cavallería o los Alconstantiní, etc. El tema lo estudió muy bien D. Romano. Esta situación se mantuvo durante el reinado de su sucesor Pedro III, hasta que en 1283, presionado por las circunstancias de la política internacional (presión militar de Francia y excomunión papal) e internas (Unión de los nobles), tuvo que aceptar el Privilegio General redactado por los nobles, en el que se cercenaba el poder de los judíos sobre los cristianos. En adelante ya no hubo más funcionarios judíos en la Corona de Aragón y, como señaló Baer, “los judíos aragoneses pasaron a ser víctima propiciatoria de los impuestos”. La vinculación con el poder sería a título personal: médicos, plateros, sastres, prestamistas, etc.

33Pero si Jaime I apoyó con privilegios y exenciones el desarrollo de las juderías de sus reinos, también se hizo eco de las medidas restrictivas dictadas por la Iglesia contra los judíos en el IV Concilio de Letrán en 1215, cuyo objetivo era mantener a los judíos en clara situación de inferioridad con respecto a los cristianos: obligación de llevar signos distintivos en el vestido, residir en barrios específicos, no tener contactos con los cristianos, prohibición de percibir intereses excesivos en el préstamo, etc. Jaime I fijó el tipo máximo de interés autorizado en 4 dineros por libra al mes (el 20%), debiendo prestar juramento los judíos prestamistas sobre la Torá y el Libro de las maldiciones. También las órdenes mendicantes, en particular los dominicos, comenzaron una activa campaña para catequizar y convertir a los judíos a los que se forzaba acudir a las sinagogas a escuchar los sermones de los frailes. Se intentó apartarlos de la cecitate judaica en la disputa de Barcelona en 1263, en la que participó Nahmánides y el converso Pau Christià, saliendo triunfante la Iglesia, como era de esperar, aunque los judíos lograron sobrevivir a estas presiones eclesiástico-reales.

34El resultado de toda esta actividad y de la mayor presencia judía en los Estados de la Corona de Aragón fue un aumento del antijudaísmo, reflejado en vejaciones a los judíos y sus objetos sagrados (Calatayud, Huesca) y en la obra del dominico Raimundo Martí Pugio fidei adversus Mauros et Judaicos, de gran repercusión. La monarquía, sin embargo, apoyó los derechos de los judíos y los desmanes cesaron.

35Las últimas décadas del siglo XIII y primeras del XIV fueron el momento álgido de las tensiones sociales en el seno de las aljamas de la Corona de Aragón, que ya habían comenzado en Provenza en 1232 en torno a las teorías de Maimónides expuestas en el Mishné Torá. Entre los partidarios del racionalismo del filósofo cordobés figuraban miembros de la familia Alconstantiní y Cavallería, y esta distinta forma de entender el judaísmo generó fuertes tensiones religiosas en la sociedad judía, mientras que las diferencias de fortuna, entre los ricos y los menos favorecidos, así como la forma de repartir las cargas tributarias y el control político de la aljama desencadenaron graves luchas sociales. Jaime II tuvo que intervenir para lograr un compromiso, lo que permitió la participación de los grupos sociales inferiores en algunos cargos de gobierno, lo que le valió el sobrenombre de El Justo.

36Jaime II fue también un monarca firmemente empeñado en difundir la fe cristiana entre los judíos, aunque sin coerciones, a la vez que trataba de contener el antijudaísmo creciente del pueblo. Si por un lado les presionaba y les obligaba a escuchar los sermones de los frailes en sus sinagogas, por otro garantizaba todos los derechos forales a los judíos que se convirtieran al cristianismo. Se acentuó el control sobre sus libros sagrados de los judíos y la segregación en el vestido judío, obligándoles a llevar una rueda de color, creándose un clima cada vez más adverso hacia los judíos, considerados como tenaces en su fe e irreductibles al cristianismo.

37A finales del siglo XIII y principios de XIV se produjo la conquista del reino de Murcia por Jaime II. La guerra trajo cambios en la población judía de estas aljamas, ya que los judíos que colaboraron con los castellanos y mantuvieron su fidelidad al rey de Castilla vieron sus propiedades confiscadas y tuvieron que emigrar, posiblemente a la vecina Murcia, mientras que los partidarios del rey de Aragón vieron sus propiedades confirmadas.

38En 1320 la violencia se extendió por el reino de Aragón contra los judíos protagonizada por las bandas incontroladas de fanáticos pastores, que desde la vertiente norte de los Pirineos se lanzaron a una cruzada contra el infiel y Granada, siendo víctimas los judíos. Las disposiciones preventivas adoptadas por Jaime II permitieron acabar con este brote de violencia y salvaguardar a los judíos. Esta relativamente buena situación de nuestros judíos en relación con el resto de Europa propició la llegada de inmigrantes (1291, 1306 y 1322) sobre todo desde el sur de Francia, incrementando la población y aportando novedades en el terreno social, religioso, cultural y científico.

39En la década de los años treinta comenzaron a aparecer síntomas de crisis, confirmados a partir de 1348 y con la peste negra y sucesivas epidemias, además de las guerras de la Unión en Aragón y Valencia, y la de los “dos Pedros”, que enfrentó a Aragón y Castilla. La crisis fue general en todo Occidente y como es habitual en momentos de dificultad los judíos aparecieron como los sujetos expiatorios sobre los que la sociedad cristiana descargó sus culpas. Se les acusó de propagar la peste o de profanar hostias y algunas juderías fueron saqueadas (Sagunto, Huesca en 1377), a la vez que se incrementaba el antijudaísmo entre los cristianos, visible en una extensa gama de medidas segregacionistas de carácter prohibitivo hacia los judíos, desde ponerles obstáculos para aprovisionarse de carne a la prohibición de cualquier contacto personal, lúdico o social entre cristianos o judíos, pasando por el castigo de aquellos que tiraran piedras a los judíos cuando se cruzaran con el Cuerpo de Cristo. En la ciudad de Valencia había una fuerte tensión entre ambas comunidades desde 1370 debido al proyecto de ampliación de la judería y a la oposición que ello suscitaba en muchos ciudadanos. En una situación de cambios y tensiones sociales, de contracción económica, de dificultades para las clases menos favorecidas, el descontento se canalizó, una vez más, hacia la minoría étnico-religiosa de los judíos.

40Los asaltos a las juderías peninsulares en 1391 tuvieron su origen en Castilla, donde la debilidad económica coincidió con la anarquía política a consecuencia del vacío de poder surgido a raíz de la muerte de Juan I y la minoría de Enrique III. Las noticias de los asaltos y saqueos en Castilla llegaron rápidamente a Valencia y el temor cundió entre los judíos, a pesar de las medidas de protección adoptadas por los jurados. Ello no impidió que el 9 de julio de 1391 estallara el motín. No nos detendremos en detalles, pues es muy conocido y ha generado abundante bibliografía. Señalemos que en él participaron gentes de toda condición social, desde artesanos a hombres de linaje, frailes y religiosos mendicantes, y no sólo vagabundos, gentes humildes o extranjeros, a los que se escogía siempre como chivos expiatorios. Desde un punto de vista criminal no se llegó a ninguna conclusión positiva. Había muchas partes implicadas para que ello fuera posible. Las autoridades municipales se vieron desbordadas por la revuelta y fueron incapaces de oponerse a ella. Al final, como en otras muchas poblaciones, se llegará a un acuerdo económico en 1392. Las consecuencias del asalto fueron gravísimas para el judaísmo valenciano: muerte o conversión de sus miembros, robo de viviendas y propiedades. También resultaron destruidas las juderías de Burriana, Morella, Alzira, Xàtiva, Gandía, Alicante, Elche, Orihuela, etc. Solo Sagunto, en adelante capital del judaísmo valenciano, se salvó por la decidida intervención de las autoridades reales. En las tierras meridionales del reino la violencia se tradujo en la desaparición definitiva de algunas juderías, aunque no hubo violencias físicas contra los judíos porque las autoridades actuaron a tiempo, pero ello no evitó la conversión masiva y un ocaso del judaísmo local, desapareciendo aljamas como la de Alicante o Elche. Las consecuencias del asalto fueron gravísimas para el judaísmo. La conversión fue masiva en todas las juderías del reino, forzados en primera instancia por el dilema de la mera supervivencia.

41En estas conversiones forzosas influyeron el factor religioso, el entorno socio-económico, que permitía la promoción social y económica del cristianismo nuevo, y el miedo, como forma de presión cotidiana. La integración socio-económica de los judíos a lo largo del siglo XIV en la sociedad explica lo masivo de estas conversiones, muy difíciles de aceptar desde la óptica de la historiografía judía, para quienes los conversos, a pesar de haber sido bautizados, seguirían siendo judíos de corazón y en la práctica cotidiana, lo que, como es sabido, no fue siempre así y las opciones religiosas de los conversos fueron muy variadas, desde el judaizante al escéptico. Lo decisivo fue la aparición de un nuevo grupo social, el de conversos de judío, como se les califica en los años posteriores a los tumultos de 1391, generando con el paso del tiempo la aparición del “problema converso”, la Inquisición española y la expulsión definitiva de los judíos de la Coronas de Castilla y Aragón en 1492. En la ira de los cristianos hacia los judíos había un fuerte componente religioso, pero también social, y ambas razones estaban fuertemente entrelazadas, además hay que añadirles el económico derivado de los problemas de usura o de la competencia laboral de los judíos hacia los cristianos.

42En Cataluña el panorama fue similar y desapareció la judería de Barcelona, igual que la de Palma de Mallorca. Con frecuencia se ha querido hacer ver que los judíos aragoneses no fueron víctimas de la violencia cristiana, ya que la judería de Zaragoza no fue asaltada, lo que se explica porque Juan I estaba entonces en la ciudad y pudo proteger a los judíos. En cambio en otras localidades como Aínsa, Barbastro y Tamarite fueron cercados por bandas armadas enardecidas por las noticias que llegaban de las predicaciones de Ferrán Martínez. La judería de Jaca fue incendiada, los judíos de Fraga tuvieron que refugiarse en el castillo y los alborotos se dejaron sentir en Huesca y Teruel. La hasta entonces coexistencia pacífica entre judíos y cristianos había saltado por el aire. Zaragoza consiguió la primacía entre las juderías de la Corona de Aragón.

43La historia del judaísmo en la Corona de Aragón queda enmarcada en dos fechas claves, los tumultos de 1391 y la expulsión de 1492. En primer lugar el número de judíos en el reino disminuyó de forma notable, debido a la muerte, emigración y, sobre todo, conversión masiva al cristianismo. La reconstrucción de las comunidades hebreas fue una tarea lenta, en la que tuvieron que enfrentarse con numerosos obstáculos, desde la presión legal de las Cortes a la superioridad social de sus vecinos cristianos, dispuestos a resolver el problema sobre todo por la vía de las conversiones.

44Tras la revuelta contra los judíos, se volvió a un estado de calma y se retomó la situación anterior para los supervivientes, normalizándose las relaciones cotidianas, favorecidas por una política tradicional de la Corona que protegía a los judíos, una importante fuente de ingresos para el fisco. Este apoyo de Juan I a los judíos contrastaba con un recrudecimiento del antisemitismo en el seno de la sociedad cristiana, como vemos, por ejemplo, en la ciudad de Valencia, que se plasmó en las disposiciones antijudías de las Cortes de Valencia de 1403, para tratar de evitar el contacto entre cristianos y judíos. En Aragón Juan I dictó en 1393 severas disposiciones para mantener separadas ambas comunidades, política proseguida por Martín I, a la vez que apoyaba la reconstrucción de algunas aljamas, como Zaragoza, convertida en cabeza del judaísmo aragonés, como Sagunto lo fue del valenciano. La desaparición de las aljamas judías permitió a las autoridades municipales en el caso de Valencia la realización de proyectos urbanísticos, como la apertura de nuevas vías a costa del antiguo trazado de la judería.

45Las predicaciones de San Vicente y la Disputa de Tortosa (1413-1414) se tradujeron en una segunda oleada bautismal, con personajes de la talla de Yehosúa Halorquí, luego Jerónimo de Santa Fe, principal promotor de la polémica tortosina. La situación empeoró con la promulgación de la bula de Benedicto XIII en 1415, que introdujo contra los judíos fuertes restricciones religiosas, normas de segregación y limitaciones de tipo jurídico, social y económico. Muchas aljamas fueron languideciendo y la de Barcelona desapareció definitivamente en 1401, en tanto que en Valencia se detecta una población residual de judíos hasta los años treinta del siglo XV.

46Fueron años muy difíciles para los judíos de la Corona de Aragón. Sin embargo, la suerte cambió con la subida al trono de Alfonso V el Magnánimo que trajo nuevos aires para los judíos, volviéndose a la tradicional política de protección y defensa de los hebreos. En 1419 se derogaron oficialmente las anteriores pragmáticas restrictivas y el nuevo para Martín V autorizó la devolución de los libros sagrados y la rehabilitación de las sinagogas. Pero había síntomas de que las cosas no marchaban bien para la minoría hebrea, como era por ejemplo, el endeudamiento crónico de muchas aljamas, lo que les llevaba a emitir deuda pública, que no siempre podía ser amortizada. A partir de ahora la vida de las aljamas judías entró en una etapa de normalidad, donde la mayor pretensión era que se restableciera la situación existente en tiempos de Pedro IV. En el reino de Valencia poco a poco se fue restableciendo la vida judía en algunas localidades donde había desparecido en 1391, como Castellón, Orihuela, Xàtiva, etc. pero el papel desempeñado por los judíos en la historia regnícola apenas trascendió.

47La política de Fernando el Católico hacia los judíos puede resumirse en estas premisas: a) en ningún momento se cuestionó la presencia judía b) sus personas y bienes estaban bajo protección del monarca, que era su señor natural; los judíos formaban parte del patrimonio real y recibían protección a cambio del pago de tributos c) se garantizaba la autonomía de las aljamas, respetando sus constituciones. Sin embargo, en estos años se fueron endureciendo las medidas segregacionistas contra los judíos, sobre todo en el terreno económico y social. Cristianos y judíos seguían manteniendo los más variados contactos, pero ahora había un componente nuevo: el peligro del proselitismo, de la herejía por parte de los conversos.

48Los Reyes Católicos tomaron dos decisiones claves: el establecimiento de la Inquisición y el dilema para los judíos de convertirse o ser expulsados. En 1492, conquistada Granada, el último bastión del Islam peninsular, tomaron la decisión de expulsar a los judíos que persistieran en su fe religiosa. El objetivo era acabar con la herejía y el proselitismo hacia los conversos. Para justificar la expulsión, Femando e Isabel establecieron tres premisas que remitían a principios de derecho común: los delitos de usura y de “herética pravidad”, que sólo podían ser erradicados con una medida tan extrema como aquella; la concesión de un plazo para que rectificaran de estos errores, abandonar la fe mosaica y convertirse al cristianismo; y, finalmente, que los afectados pudiesen disponer de sus bienes, tal y como establecían las leyes del reino. Además entre 1482-1492 hubo una clara decadencia económica y financiera de las aljamas judías, lo que debilitó su posición y permitió prescindir más fácilmente de los judíos sin menoscabar la economía del reino castellano.

49El edicto se firmó el 31 de marzo de 1492, pero no se promulgó hasta el 29 de abril, dándose a los judíos de plazo hasta el 31 de julio para resolver sus asuntos. Los judíos tenían la posibilidad de convertirse al cristianismo. Se inventariaron los bienes de los judíos a fin de poder resolver posteriormente reclamaciones y tuvieron que cancelar sus pechas e impuestos con los municipios y con la monarquía. El objetivo del edicto era terminar con el judaísmo peninsular. Para ello se daba la opción a todos los judíos de poder abjurar de la fe de Moisés y convertirse al cristianismo, lo que les evitaba el destierro. Los puertos de Valencia y Sagunto vieron salir a los judíos de numerosas aljamas de Aragón, así como los del reino de Valencia. El 1 de agosto de 1492 dejó de haber judíos en los Estados de la Corona de Aragón.

4. La demografía

50Sería muy importante poder saber el número de habitantes que había en cada comunidad judía y en cada Estado de la Corona de Aragón, pero es bien sabido que hablar de demografía judía - o cristiana o mudéjar - en estos siglos es hacerlo de generalidades e imprecisiones, pues estamos en una era pre-estadística, donde las fuentes fiscales sólo permiten cifras aproximadas e inconexas en la mayoría de los casos. Luego está el problema del coeficiente demográfico a aplicar por fuego, aunque parece que el que goza de más aceptación es el de 4,5 por unidad familiar Eso sí, por lo menos conocemos la tendencia general de esta demografía, o el orden de importancia de las comunidades judías. Así, el siglo XIII sería una etapa de crecimiento demográfico judío, sobre todo en los nuevos reinos de Valencia y Mallorca, en tanto que desde 1348 se puede hablar de una ruptura en dicha trayectoria, como consecuencia de las numerosas epidemias que azotaron estas tierras, así como de las guerras (de la Unión y con Castilla, la llamada “guerra de los dos Pedros”), que tuvieron dramáticas consecuencias en muchas juderías. La vuelta de la paz, sin embargo, permitió la recuperación de muchas juderías.

51Un punto de inflexión en la curva de la población judía fue el asalto a muchas juderías en el año 1391, que provocó la muerte de muchos de sus moradores y, lo que es más trascendente, la conversión masiva al cristianismo, con el consiguiente descenso del número de judíos, dado que oficialmente a partir de ahora eran cristianos. Tras la segunda oleada de conversiones en 1413-1414 fruto de la Disputa o Controversia de Tortosa siguió descendiendo el número de judíos y aumentando el de conversos, siguiendo luego una etapa de estabilidad y crecimiento en algunas juderías hasta el momento de la expulsión.

52El tema ha preocupado a la mayoría de los historiadores, y las monografías que han visto la luz en los últimos años nos van permitiendo un mejor conocimiento de la población judía, ya que los autores son conscientes de la importancia del tema, pero pocos lo abordan en monografías (J. Riera para la Cataluña del siglo XIV, F. Balaguer para Huesca, J. Hinojosa para Sagunto, por citar algunos de estos estudios). Por ejemplo, la judería de Zaragoza, la principal del reino de Aragón, tendría unas 1.500 personas en la segunda mitad del siglo XIV y comienzos del XV, que se incrementó en esta centuria. Le seguía en importancia la aljama de Calatayud con unas 900 personas a comienzos del siglo XV, Huesca, Alcañiz, Ejea, Teruel, Jaca, etc.

53En el reino de Aragón hay bastantes datos aislados para el siglo XV. Así, en Luna había en 1409 unos 80-90 judíos. En Jaca el vecindario judío tendría un máximo de 85 casas, no más de 380 personas. Zaragoza tendría entre 1.385-1560 habitantes hebreos, mientras que en Huesca la población judía sería de unos 475-525 individuos (el 14% de la población). Es importante subrayar cómo en algunas localidades la población judía suponía un importante porcentaje del total de habitantes, siendo un caso llamativo, por ejemplo, el de Biel, donde suman el 71,83%, o en Luna el 37%. En el momento de la expulsión se ha calculado que en Aragón había unos 9.000 judíos.

54En Cataluña las cifras son también dispersas. J. Riera ha puesto de relieve la práctica inexistencia de judíos en los municipios rurales; en los núcleos urbanos inferiores a los 500 habitantes el porcentaje de población judía no superaba el 2% y parece temerario pensar que hubiera más del 7% de judíos en las seis o siete grandes ciudades de Cataluña en el siglo XIV. La aljama más grande sería la de Barcelona, en torno a las 4.000 almas, y unas mil en Girona y Perpiñán, mientras que Lleida contaría con 500 personas. En toda Cataluña se podrían contabilizar como máximo unos 10.000 a 12.000 judíos.

55Después del año fatídico de 1391 se pensó que la restauración de la aljama de Barcelona podría llevarse a cabo con 200 familias, pero no se cumplió el proyecto de Juan I. En Perpiñán vivían a comienzos del siglo XV entre 200 y 250 familias judías. Una cifra similar, entre 225 y 260 personas, se estima el número de judíos en Balaguer en 1412. En Cervera se conocen los nombres de 31 judíos en las vísperas de la expulsión, y otros 27 en Tárrega. De los 10.000 a 12.000 judíos que habría en Cataluña en 1391, sólo quedaron en el momento de la expulsión 3.000 personas.

56Desde una perspectiva global de lo que debió ser la demografía judía en el reino de Valencia hay que partir de una realidad y es que en el mismo no hubo muchos judíos, y su número no resiste comparaciones con otros reinos vecinos como Castilla o Aragón. En el reino de Valencia podemos afirmar que la presencia de judíos en pequeñas localidades, de marcado cariz rural, era nula o, a lo sumo, temporal, en algún momento concreto, y, al igual que en Cataluña, no superaría el 2% en aquellos núcleos inferiores a 500 habitantes, ni alcanzaría el 7% en las localidades más importantes, aunque siempre haya que tener en cuenta las variantes locales, ya que en el conjunto poblacional de Valencia, Sagunto o Xàtiva la población hebrea alcanzaba porcentajes más relevantes.

57Para el siglo XIII no hay datos demográficos y el periodo es considerado como la etapa de asentamiento de las comunidades hebreas en nuestras poblaciones más importantes, que prosiguió durante el resto de la centuria. El crecimiento se mantuvo hasta mediados del siglo XIV, en que las epidemias y las guerras de la Unión y de los “dos Pedros” produjeron una quiebra en la demografía de algunas aljamas, como Sagunto o Alicante. Vemos una vez más al judío como víctima de las tensiones sociales internas de la sociedad cristiana o de unas guerras, en las que se limitaron a ser sujetos pacientes.

58Con la paz vino la recuperación demográfica y en los años que precedieron al tumulto contra las juderías de 1391 he calculado que la judería de Valencia podría contar con más de dos mil personas, lo que da un porcentaje de judíos en torno al 10 por 100, lo cual es muy interesante desde el punto de vista cualitativo, al tratarse por lo general de gentes integradas en los sectores mercantil y artesano.

59Los asaltos a las juderías en 1391 fueron un auténtico revulsivo para la demografía judía, pues a los muertos en el sangriento episodio hubo que añadir las conversiones masivas al cristianismo, que hizo que el número de judíos descendiera de forma drástica en numerosas juderías, en particular en la de Valencia. También se produjeron numerosos cambios de domicilio, de grado o a la fuerza, como sucedió con los judíos de Valencia, refugiados durante un tiempo en el castillo de Sagunto, o los de Orihuela, muchos de los cuales fueron a Murcia, donde no hubo violencias contra la población hebrea. Pero en otras muchas juderías la población judía desapareció, como fueron los casos de Morella, San Mateo, Alzira, Gandía, Alicante, Elche, etc.

60En años sucesivos prosiguió el lento pero imparable declinar de los judíos valencianos, a pesar del intento - fracassado - de Juan I por recuperar la judería de Valencia, y en 1423 eran unos treinta entre mullerats e xameços, desapareciendo de la documentación pocos años después. La judería de Sagunto se consolidó a mediados del Cuatrocientos como la primera del reino. En 1492 sabemos que de Sagunto salieron algo más de 700 judíos, y 300 de Xàtiva, con lo que los judíos del reino superarían en poco el millar de individuos, una cantidad insignificante para una población total del reino, que en el año 1510 se estimaba en 223.000 personas.

5. Aljamas y Juderías

61Los judíos se instalaban en localidades, por lo general, medianas o grandes, con preferencia en las vías de comunicación más importantes, donde la actividad mercantil y artesana permitía mayores posibilidades laborales, pues es sabido su alejamiento del mundo agrario. Falta un atlas exhaustivo de todas las localidades donde hubo comunidades judías en los Estados de la Corona de Aragón, aunque en algunas obras encontramos mapas aproximativos. Se aprecia en todos ellos que las principales juderías siempre fueron las de Barcelona, Zaragoza, Valencia y Palma, al menos hasta 1391, en que las tres últimas entraron en un estado de decadencia que las llevó a su desaparición en el siglo XV.

62Los judíos de la Corona de Aragón, igual que los del resto de la península residían en hábitats urbanos, aún cuando éstos pudieran tener un marcado carácter rural. Se trata, por tanto, de un poblamiento concentrado, en el que influían varias razones, que básicamente eran dos: una de cariz religioso, cual es la práctica de la religión, y la otra la autodefensa, la protección frente a los agentes externos hostiles. David Romano resumió en tres las clases de hábitat de los judíos: 1) el barrio, habitado por un elevado número de judíos, que habitualmente estaban organizados en una aljama (Zaragoza, Barcelona, Gerona, etc.); 2) la calle, a lo largo de la cual se hallaban instalados los judíos, que normalmente debido a su escaso número no se constituían en aljama, como debió suceder, por ejemplo, en Orihuela a fines de la Edad Media; 3) los judíos que vivían dispersos por la localidad. El urbanismo de estos asentamientos judíos era similar al del resto de la localidad donde se asentaban, predominando por lo general las calles estrechas e intrincadas, el hacinamiento y la falta de higiene pública.

63Hubo juderías y aljamas por todo el territorio de la Corona de Aragón, aunque con distinto grado de intensidad, siendo más antigua y mayor la presencia en aquellas regiones donde el dominio del pode cristiano era más antiguo, como sucedía en Aragón y Cataluña, en tanto que en Valencia y Mallorca, conquistadas por Jaime I en los años treinta del siglo XIII la red de juderías fue más débil y no se consolidó hasta finales de la mencionada centuria. Es bien sabido que en Cataluña en los siglos XIII y XIV la gran judería era la de Barcelona, similar a la de Toledo en Castilla no sólo por su población sino también por ser asiento de judíos ilustres, rabinos, literatos, científicos y cortesanos. A Barcelona le seguían a gran distancia Girona, ciudad donde brillaron grandes rabinos y cabalistas, y Lleida. Venían después Tortosa y Cervera; más pequeñas eran Besalú, Balaguer, Solsona y Tarragona; y aún menores Agramunt, Castelló d’Ampuries, Montblanch, Manresa, Santa Coloma de Queralt, Tàrrega, Vilafranca del Penadés, Seu d’Urgel, Vich, Falset, Berga, Cardona, Puigcerdà, Figueres, La Bisbal, Valls, Bellpuig, Camarasa y Verdú. Algunas de estas juderías nacieron en el siglo XIV como producto de un ideario religioso filosófico-moral que buscaba habitar en ciudades pequeñas, abandonando las grandes.

64En el reino de Valencia había una judería de crecida población en la capital, Valencia, siendo también notables las de Játiva, Sagunto y Castellón de la Plana. Más pequeñas eran las de Burriana, Morella, Onda, Segorbe, Liria, Alcira, Gandía, Alcoy, Cocentaina, Alicante, Elche y Orihuela, y aún menores las de Vila real, Uixó, Segorbe, Jérica, Alpuente, Albaida, Bocairente y alguna otra.

65En las islas Baleares había una gran judería en Palma de Mallorca y otras menores en Inca, Sineu, Sóller, Alcudia, Porreras, Felanitx, Manacor, Muro, Petra y Montuiri; en Menorca, las hubo en Mahón y en Ciudadela; y también en Ibiza.

66En Aragón la judería mayor y el faro del judaísmo con diferencia respecto a otras comunidades era la de Zaragoza, seguida a gran distancia por las de Calatayud y Huesca. Tras éstas venían Jaca, Barbastro, Monzón, Ejea, Daroca, Teruel, Tarazona y La Almunia de doña Godina. Más pequeñas eran Fraga, Borja, Alagón, Magallón, Sos, Uncastillo, Epila y Alcañiz. Y aún menores Montclús, Ruesta, Tamarite de Litera, Cariñena, Almonacid de la Sierra, Híjar, Alcolea de Cinca, Ainsa y otras varias. Toda ellas cuentan con sus correspondientes monografías, más o menos extensas.

67Los sucesos de 1391 y las subsiguientes conversiones al cristianismo tuvieron un efecto tan decisivo en la evolución de bastantes de estas juderías, ya que las grandes juderías de Barcelona y Valencia - y Mallorca algo después -, desaparecieron totalmente y también lo hicieron otras menores, aunque hubo algunas que se recuperaron a partir de los años veinte del siglo XV, pasados los grandes riesgos de la segunda década (bula de Benedicto XIII, Disputa de Tortosa, etc.).

68El estudio de las diferentes juderías de los Estados de la Corona de Aragón es el que más frutos ha dado en los últimos veinticinco años, debido a la creación de nuevas Universidades y del desarrollo de los estudios locales, que han sobrepasado - por lo general - el marco de la simple erudición para integrarse en las modernas corrientes metodológicas. Con frecuencia el estudio de una comunidad judía se convierte en un excelente observatorio para penetrar en el mundo judío medieval y lo que es más importante, para recuperar la memoria histórica de estas localidades, donde hasta ahora sólo contaba e interesaba el pasado cristiano. Ahora se sabe y se tiene claro que los judíos - y también los mudéjares cuando los hubo - fueron también protagonistas de ese pasado histórico con el que se ha construido la realidad presente.

69Citar todas estas monografías de juderías en la Corona de Aragón es imposible en este trabajo, simplemente por razones prácticas. Podemos afirmar que prácticamente todas las juderías destacadas tienen su correspondiente monografía, más o menos extensa, desde el artículo en la revista especializada al estudio publicado en forma de libro, con calidad variable, como es lógico. D. Romano estudió la denominación que recibieron estos barrios en la Corona de Aragón: judería en Aragón, y sólo ocasionalmente “hebreismo” y call; en Valencia jueria y en algún caso call, mientras que en cataluña predomina call, con la curiosidad de cuirassa aplicado al barrio judío de Lleida. La etimología de la palabra call sigue siendo motivo de discusión entre especialistas.

70Recordar que si bien de la mayoría de las juderías conocemos su emplazamiento bastante bien, en cambio de otras todavía se sigue discutiendo, como la de Magallón, por ejemplo. De muchas se polemiza en torno a la delimitación exacta del barrio judío, sobre todo por las profundas transformaciones urbanas sufridas y la dificultad de rehacer el parcelario medieval, como es el caso de la de Valencia, a pesar de la existencia de trazados más o menos coincidentes con la realidad. En algunos casos como Zaragoza había dos juderías, una más antigua y otra más reciente, Frente a lo que sucedía en la Corona de Castilla, donde la población judía en ocasiones residía mezclada con la población cristiana, en la Corona de Aragón se observa una concentración en barrios específicos, sobre todo en Valencia o Mallorca, reinos creados en el siglo XIII donde la segregación espacial hacia los judíos propuesta por la Iglesia era más fácil de llevar al cabo, al tratarse de comunidades de nueva creación.

71Estas juderías solían estar rodeadas y protegidas por una cerca, que permitía un mayor control y seguridad de la población judía frente a agresiones externas, sobre todo en Semana Santa. Ello explica el emplazamiento de estos barrios cerca de los centros de poder (alcázar, catedral, palacio real, castillos, etc.) y en las principales ciudades del reino de Aragón (Zaragoza, Calatayud, Teruel, Daroca, Borja, Ejea de los Caballeros y Magallón, el castillo o uno de los castillos estaba dentro de la judería para proteger a los judíos y servirles de cárcel. Estos castillos no aparecen en las del reino de Valencia.

72En las juderías se encontraban también los edificios comunitarios y de carácter público, como las sinagogas y las escuelas rabínicas, la carnicería, el baño, el zoco judío, los baños rituales o públicos, los hospitales, etc. establecimientos todos ellos que han sido objeto de numerosas monografías para las principales juderías en el reino de Aragón o Cataluña, en cuya relación no me puedo detener. Las noticias para el reino de Valencia, en cambio, son más escasas, por ejemplo las referentes a baños, hospitales o instituciones benéficas, cuya localización sigue planteando muchos problemas.

73Entre los terrenos en los que habría que profundizar estaría el referente al análisis de las relaciones entre las diversas juderías del mismo reino y entre juderías de diferentes Estados. En la región del valle del Ebro es donde más se ha trabajado en este sentido, con estudios de F. Balaguer y B. Leroy, que han estudiado las relaciones entre los judíos navarros y los de la Corona de Aragón.

74Los judíos carecían de la categoría de ciudadanos y en la Corona de Aragón las comunidades judías estaban organizadas en aljamas, de carácter local, dado que nunca hubo una institución común para los judíos de cada reino ni de la Corona de Aragón. El rey concedió a cada aljama privilegios para organizarse y funcionar de forma autónoma, dictar normas (taqanot), administrar justicia, repartir impuestos, elegir a sus autoridades, etc. Durante el siglo XIII la tradición islámica administrativa fue sustituida por el modelo de los municipios cristianos. No hubo un organismo que representara a todas las aljamas judías de la Corona de Aragón o de sus Estados particulares, a pesar de los fracasados intentos en 1271 o 1354 pudiendo citarse tan sólo la existencia de algunas collecta, una institución de origen catalán que luego se extendió por el resto de Estados de la Corona. Se trataba de una agrupación de pequeñas comunidades judías y una aljama grande, que le daba nombre, que se unían para el reparto de impuestos. En Cataluña existían las colectas de Barcelona, Girona, Lleida y Tortosa, pero seguimos sin saber el número concreto de estas comunidades en otros territorios, como el reino de Valencia, su composición y evolución cronológica.

75Hoy conocemos bien la organización interna de las aljamas más importantes, pues todos los estudios sobre dichas comunidades nunca olvidan esta faceta, pero en cambio las lagunas son mayores para las poblaciones pequeñas, donde la documentación se limita a hablar de la aljama y raramente alude a su composición interna. En sentido estricto en la aljama no se integraban todos los moradores de la judería, pues se exceptuaban los niños y parece que también las mujeres, mientras que la participación de los varones adultos ofrece puntos dudosos, pues unas veces parece que sólo participaban los cabezas de familia y otras todos los mayores de edad. También estaban excluidas las familias francas.

76El gobierno de la aljama siempre estuvo en manos de unas cuantas familias privilegiadas, que regían la comunidad. A la cabeza de la comunidad estaban «los viejos de la aljama», un Consejo de Ancianos a modo de senado. Estos ancianos, que eran en realidad los miembros de las familias más ricas e influyentes, se reunían a menudo para tomar decisiones y eran ellos los que nombraban todos los cargos de la aljama. Su número era variable, aunque lo más normal es que fuera de siete; en Barcelona, donde en determinado momento este Consejo tomó el modelo del Consejo de Ciento de la ciudad, llegó a ser de treinta. En momentos de tensiones o luchas sociales los puestos del Consejo se repartían entre las clases: mayores, medianos y menudos o pequeños; pero como ya hemos advertido, aun en esos momentos la influencia solía residir en los mayores.

77Como acabamos de decir, el Consejo de Ancianos nombraba todos los cargos de la aljama. El principal de éstos era el de los adelantados o muccamim (en Cataluña llamados secretarios o neemanim), que constituían el poder ejecutivo de la aljama. Luego estaban los jueces (dayanim), que en número de tres se reunían en tribunal (bet-din) para juzgar los pleitos entre judíos de acuerdo con las leyes rabínicas y con las ordenanzas de la comunidad. En Cataluña, entre los jueces, que recibían el nombre de berorim, se distinguían los beroré tebiot (“magistrados de lo civil”) de los beroré 'aberot (“magistrados del pecado”), que se encargaban de las faltas relacionadas con la conducta moral o religiosa, especialmente en lo que afectaba a la pureza de la familia. Había además tesoreros de la aljama, tasadores de impuestos (establecían lo que cada uno había de pagar con arreglo a su fortuna), limosneros o encargados de la beneficencia, delegados para misiones concretas y el escribano o notario de la aljama, cuya misión era la de redactar los documentos siguiendo la formulación rabínica y llevar el libro de actas. En muchas aljamas, los adelantados mismos se encargaban de algunas de estas funciones, o de todas, incluida la de juez, y en ocasiones eran más poderosos que los ancianos.

78Los cargos se elegían en la sinagoga por un periodo variable, de uno a dos años, menudeando las tensiones internas a causa de los nombramientos. La vida de la aljama se regía por las leyes religiosas y bíblicas, las ordenaciones o reglamentos de carácter civil y los privilegios y provisiones reales. Su aplicación era de carácter local.

6. La Sociedad

79A la hora de analizar la sociedad judía debemos tener presente que, con frecuencia, conocemos y analizamos esta sociedad desde la óptica cristiana, por lo que esta visión deberá ser completada desde la perspectiva judía. Lo que sí está claro es que los judíos constituían una sociedad diferente y como tal eran vistos por sus vecinos. Una sociedad, fuertemente influenciada por el mundo cristiano que les rodea, pero con sus peculiaridades, y donde la religión actúa como factor de contradicción, que a la larga impide la convivencia pacífica entre cristianos, musulmanes y judíos, limitándose a la mera coexistencia. Su religión, costumbres, formas sociales, el vestido, la alimentación, etc., hizo que fueran considerados y vistos como extranjeros en su propio país.

80Muy variados han sido los planteamientos que se han hecho a la hora de caracterizar el grupo judío y definirlo socialmente, desde “grupos de población, ajenos a la sociedad cristiana”, a “microsociedad... paralela a la macrosociedad cristiana, y no una clase o sector para ella” (L. Suárez). En esta sociedad el prestigio y la fortuna son los elementos básicos que conforman la estratificación social. En la Corona de Aragón, desde la perspectiva de las fuentes cristianas, nos encontramos con una sociedad judía estructurada básicamente en criterios fiscales o tributarios-también sucede en la cristiana-, que delimita dos grandes grupos: el de los francos (las familias de los Alazar y los Cavallería, vasallos de la Orden del Hospital), minoritario; y el de los pecheros, que son la mayoría de la población

81Los judíos contribuyentes aparecen estructurados en tres grupos o estamentos, de carácter socio-económico, calificados como “manos” ( en los países de habla catalana): el mayor, mediano y menor. Cada estamento tenía su propio estatuto jurídico, que lo diferenciaba del otro, y la pertenencia a uno u otro estaba en función de la riqueza económica del individuo, lo que permitía una movilidad entre estamentos.

82En cada judería, singularmente en las grandes, había una nítida diferenciación de clases. Por un lado estaban unas cuantas familias que formaban la oligarquía: eran los ricos, poderosos e influyentes, incluso en la corte real, y eran también los cultos y de donde salían los principales rabinos; por otro lado estaba el resto de los judíos. Aquellas familias influyentes y poderosas formaban hasta cierto punto otra sociedad cerrada. Casi sólo se relacionaban entre ellas; entre ellas se casaban, se asociaban en los negocios, eran vecinas unas de otras, etc. Y como, además de ser ricas y poderosas, de esas familias salían generalmente quienes destacaban en la literatura hebrea y en el saber rabínico, eran sus miembros quienes ocupaban los cargos dirigentes de la aljama. En líneas generales, los judíos «sometidos» aceptaban con naturalidad este sistema, el poder omnímodo de unas cuantas familias sobre los demás, pues de aquellas familias privilegiadas salían no sólo los expertos en ley judía, quienes podían interpretar sus leyes y juzgar sus litigios, sino también quienes por su preparación y cultura podían defenderlos en la corte cuando había problemas entre cristianos y judíos.

83Esta situación experimenta algunos cambios en la Corona de Aragón en el siglo XIV. Se entablan allí, en las juderías grandes, verdaderas luchas sociales, a veces por motivos puramente religiosos, pero sobre todo por razones del pago de impuestos o por hacerse con el gobierno de la aljama, lo que podía tener una incidencia directa en aquel pago. Se estructura entonces la sociedad judía, de modo similar a la sociedad cristiana, en tres clases: los «mayores», es decir, los económica y socialmente poderosos; los «medianos», a los que podríamos llamar clase media; y los «menudos», que son las viudas, huérfanos y pobres. Las luchas sociales llegaron a ser en algunos momentos intensas y graves, pero por regla general los «mayores», muchas veces apoyados por los «medianos», llevaron siempre la voz cantante en la dirección y gobierno de la comunidad.

84Desaparecidos los grandes funcionarios la sociedad judía estaba constituida básicamente por lo que hoy calificaríamos como burguesía de comerciantes y artesanos. En cabeza encontramos a un grupo de notables, que ha sido calificado como oligarquía y que, creyéndose que formaban parte de un rango superior, monopolizaban el gobierno de la aljama y repartían los impuestos a su antojo, hasta que estalló el conflicto. Frente al modelo de tasación propuesto por la mano mayor, realizado y controlado por los poderosos, la mano mediana y menor proponían un reparto a partir de las declaraciones juradas de los interesados, por sueldo y por libra. El conflicto fue particularmente grave en Zaragoza desde 1264, donde a la pugna entre las familias de los judíos francos (Alazar, Cavallería, Alconstantiní) se unió la del rey y la aljama contra algunos de los judíos más ilustres. La solución para alcanzar la paz fue la creación de un Consejo, órgano de gobierno de carácter consultivo más amplio, que permitía a la oligarquía seguir perpetuándose en el poder y frenar cualquier aperturismo.

85Nuevos temas van haciendo que cada vez tengamos un mejor conocimiento de la sociedad judía, como es el caso del comportamiento sexual en el seno de la misma, un tema muy bien estudiado por Yom Tov Assis. Dicha sexualidad estaba dirigida en buena medida por las normas religiosas y a su vez por las influencias de la sociedad cristiana y musulmana. Atenazada entre estas tendencias contradictorias y extremas, la sociedad judía, como afirma Yom Tov, se caracterizaría por “una relajación de las costumbres sexuales que no encontramos en otros lugares”.

86También la familia judía hispana presenta ambas influencias, cristiana y musulmana, lo que generó tensiones en torno al problema de la monogamia, defendida por las comunidades judías de más allá de los Pirineos, frente a la poligamia de los judíos andalusíes, en tanto que los judíos hispanos oscilaban entre las dos tendencias. La bigamia, como ha demostrado Yom Tov y se documenta perfectamente, se mantuvo entre los judíos, a pesar del los esfuerzos de los rabinos y de las autoridades cristianas por acabar con ella. La existencia de judíos que poseían concubinas está bien probada para la Corona de Aragón. Los avances historiográficos alcanzan también a la vida matrimonial, la prostitución, el adulterio, los casamientos ilegítimos o las relaciones incestuosas, así como las violaciones o la homosexualidad, facetas de la vida cotidiana y personal del individuo, que no reconocen fronteras religiosas, si bien todo apunta a que la relajación de las costumbres sexuales, aunque afectaba a todas las clases sociales, estaban más extendidas entre los grupos privilegiados, los de mayor posición socio-económica, igual que entre los cristianos.

87Está por estudiar, salvo trabajos aislados, el tema de la propiedad judía, con trabajos de A. Blasco para Zaragoza o de M. A. Motis para la propiedad agraria en el reino de Aragón, mientras que yo me he ocupado del reino de Valencia. Se ofrecen al investigador interesantes perspectivas en el estudio de la antroponimia judía en los distintos territorios de la Corona de Aragón, un tema de gran trascendencia, pues nos permitiría adentrarnos no sólo en el mundo de la onomástica, sino también en el de las familias y sus estrategias, localizaciones, migraciones, etc., un proyecto en el que estoy trabajando en la actualidad para el reino de Valencia, con el fin de documentar todos los judíos de este territorio. El tema de la onomástica nos permite acercarnos a una peculiaridad de los judíos peninsulares en la Baja Edad Media, con excepción de Cataluña y, en parte, de Mallorca, como era su arabización social y cultural. Persistían a lo largo del período los nombres de familia o «apellidos» de tipo árabe, la tradición cultural y el modelo de sociedad de las grandes juderías de Al-Andalus. No eran pocos, los que se vanagloriaban de proceder de Lucena o Granada, por ejemplo, o de llevar en su familia títulos honoríficos de raigambre andalusí. Por otro lado, el árabe fue la lengua habitual de muchos hebreos, sobre todo en Valencia, hasta bien entrado el siglo XIV, aunque poco a poco se fueron adaptando a las lenguas romances de cada país. En este sentido hay ya algún estudio de J. Riera para los judíos de Lleida en 1315.

88Es difícil penetrar en la mentalidad del judío medieval, conocer sus filias y sus fobias, sus miedos y sus esperanzas, sus fiestas, juegos y diversiones, etc. facetas de lo que conocemos como vida cotidiana de la que prácticamente sabemos poco más que las habituales generalidades que se describen en todas las obras generales. Sin embargo, son más los interrogantes que las certezas que tenemos, desde la práctica de la religiosidad al tema de los juegos y diversiones, que no debían ser muy diferentes a los de los cristianos, pues por todas partes se detecta una gran afición a los juegos de azar, en particular los dados y los naipes.

89A nivel colectivo vamos conociendo mejor la existencia de las cofradías judías. Unas eran, a imitación de las cristianas, gremiales: la cofradía de los zapateros, de los sastres, etc.; y otras, benéficas: de asistencia a los pobres, de ocuparse de los entierros-que en el judaísmo tienen una legislación específica y rigurosa-, de visitar a los enfermos, de dotar huérfanas, etc.

90Por poner un ejemplo citemos el de Zaragoza, estudiado por A. Blasco, donde se documentan las siguientes cofradías socio-asistenciales y benéficas: la Almosna de la aljama; cofradías de asistencia al desvalido: Lelezmuroz o de Maytinal, Hozé Hezt o de los que hacen caridad; Rotfecédech o de la Mercé, Malbisé Aromim o de los que visten pobres; cofradías con fines educativos, de instrucción y custodia de los libros sagrados: Ceafarim o Atoras, Talmut Torá o del Estudio; cofradías para atender enfermos Bicorolim o de visitar enfermos, Sobreholim o de guardar enfermos; cofradías para atender difuntos: Nozé Amitá de los portadores del ataúd; Cabarim o de enterrar muertos. La mayoría de las aljamas contaban con algunas de estas cofradías, a tenor de su importancia, aunque no era frecuente la diversidad de Zaragoza.

91También la práctica de la caridad era habitual entre los judíos – igual que entre cristianos y musulmanes-y dentro de ella el rescate de cautivos, aunque su número fue infinitamente menor que el de los musulmanes. En Valencia, por ejemplo, Pedro IV dio un privilegio en 1386 a su aljama, luego también concedido a la saguntina, por el cual ningún judío y especialmente los de Berbería, que fuese apresado por los corsarios podría quedar en cautividad, teniendo la facultad de rescatarse directamente o por intermediarios por la suma de 30 florines.

92La delincuencia judía es una faceta de la sociedad que nos ayuda a comprender mentalidades y modos de vida, aunque conocemos el punto de vista cristiano, el castigo impuesto a los hebreos por transgredir las leyes dadas por los cristianos. El reino de Valencia y los estudios de J. R. Magdalena son pioneros en este terreno. Según dicho autor, en la de Valencia en la segunda mitad del siglo XIV los delitos más frecuentes son los de contravenir disposiciones especiales (fueros, normas legales,...), robo, fraude, juegos prohibidos, agresión con objetos contundentes, abofetear, discutir airadamente y pelear, proferir palabras deshonestas o injuriosas, mostrar y sacar arma blanca, y en menor medida los de adulterio, allanamiento de morada, brujería, falso testimonio y malsinar, homicidio, insultos, ofrecer resistencia a las autoridades, prostitución, soborno a las autoridades, suicidio. La discriminación a los judíos se reflejaría en el terreno judicial, unas penas más graves que las que se aplicaban a los cristianos por similares delitos, sobre todo en los casos de fornicación de judíos con cristianas.

93En cambio en el terreno de la alimentación el avance ha sido espectacular, gracias a una serie de monografías, como la de M. A. Motis para Aragón, que nos ha permitido penetrar más a fondo en esta faceta tan importante de la vida judía, ya que es una de sus señas de identidad, que permitía diferenciar al judío de sus vecinos cristianos y musulmanes, aunque también era un factor de segregación, utilizado por las autoridades para presionar y marginar al judío, por ejemplo en el número de cabezas de ganado que se les autorizaba a tener, carnicerías, venta de carne a los cristianos, etc.

94El trabajo de J. Riera pone de manifiesto lo difícil que resulta reconstruir la alimentación diaria de los judíos, a la vez que analiza la conflictividad de la alimentación de los judíos en torno al pan, el vino, la carne y el avituallamiento, resultado del deseo de la sociedad cristiana de mantenerse incontaminada de elementos inasimilables. Recordemos que los judíos se comportaban igual hacia los cristianos y la alimentación se convierte en fuente de conflicto, barrera entre ambas sociedades.

7. La actividad profesional

95Los historiadores disponemos de una documentación diversificada para el estudio de la economía de los judíos, aunque de carácter disperso, por lo que se requiere paciencia para poder realizar visiones de carácter general. En las fuentes oficiales de la cancillería real, de la bailía o del maestre racional se encuentran bastantes noticias sobre individuos judíos que estaban adscritos a la casa real como artesanos, financieros, médicos, comerciantes, etc. o que realizaban trabajos esporádicos para la Corona y sus oficiales. Son noticias escuetas, donde sólo se indica la profesión del judío y que suelen referirse a pagos por el trabajo realizado, por lo que poco aportan para conocer la evolución de la economía judía.

96Mayor utilidad tiene la documentación municipal, con sus ordenanzas, prohibiciones y relaciones económicas entre judíos y cristianos, y, sobre todo, los protocolos notariales, la fuente estrella en los últimos años, aunque no es la panacea como algunos puedan pensar para resolver cualquier tema, dado que a menudo los documentos no son de carácter estrictamente económico sino que son citas aisladas de una profesión junto al nombre del individuo. Lo raro es encontrar contratos de trabajo, formación de compañías, etc., abundando más estas noticias para Aragón y Cataluña que para Valencia. Todas estas aportaciones han permitido a los estudiosos del judaísmo elaborar visiones generales de la economía practicada por nuestros judíos, aunque profundizar con detalle en la evolución económica de una aljama puede en ocasiones resultar mucho más complejo, en función siempre de la cantidad y calidad de las fuentes. Tenemos buenas síntesis para aljamas como Zaragoza y otras juderías aragonesas y catalanas, en tanto que yo mismo me encargué de estudiar la evolución de la artesanía judía en Valencia, donde pude comprobar la importancia de la industria textil (en particular la seda), sastrería, zapatos, metal, orfebrería, etc., muy parecida a la de otras juderías, pudiendo constatar la ausencia de corporaciones de oficios y la escasez de fuentes relativas al mundo del trabajo judío. La existencia de un açoch o zoco judío en Valencia y Xàtiva reafirma los vínculos con el pasado musulmán.

97También hay que hacer mención de las monografías publicadas sobre algunas actividades concretas ejercidas por los judíos, como la de corredores (M. A. Motis, J. R. Magdalena…), trujamanes (D. Romano), leoneros (M. Kayserling), pintores y orfebres (A. Blasco), perleros (D. Romano), coraleros, o los numerosos dedicados a los médicos judíos, siendo más escasos los que hacen referencia a los judíos y el mundo rural (D. Romano, M. A., Motis), un marco en el que su presencia es muy rara, aunque los judíos tuvieran propiedades agrarias y ganado en las localidades donde residían. En este sentido destacan los trabajos de J. M. Madurell sobre diferentes profesiones ejercidas por judíos barceloneses (encuadernadores, plateros, sederos, etc.).

98El mundo laboral del hebreo de la Corona de Aragón era similar en líneas generales al de los otros Estados peninsulares, con unas actividades preferentemente centradas en el marco urbano, en torno a la artesanía y el comercio. En el primero de los casos había tres profesiones que acaparaban el grueso de los artesanos: las relacionadas con el mundo del textil, la más frecuente; la del trabajo de la piel y la orfebrería, a la que se añadían otras muchas en torno al metal, encuadernación, trabajo del coral y la madera, etc.

99Respecto al mundo de los negocios, la actividad mercantil estuvo muy desarrollada en todas las juderías de cierta importancia, moviéndose los judíos en el mercado local – algunas juderías, como Valencia o Xàtiva disponían de un zoco propio, herencia de la etapa musulmana, que estudió L. Piles - comarcal y regional, y en las juderías cabeza de sus Estados en el internacional, bien hacia Castilla, Navarra o Francia, bien hacia los países musulmanes del norte de África o Granada, como sucedía con los judíos de Barcelona, Valencia o Palma. El tema, investigado para Valencia y Sagunto, por ejemplo, ofrece todavía bastantes posibilidades de estudio. Convendría también profundizar en el mundo laboral y en el de las asociaciones profesionales judías, así como los contactos o rechazos en este ámbito entre cristianos y judíos, pues no hay que olvidar que la buena labor profesional de los judíos en muchos terrenos (sastres, zapateros, orfebres, médicos) generó una competencia laboral y contribuyó a incrementar el antijudaísmo de las masas cristianas.

100Otra profesión en la que demostraron los judíos una gran pericia fue la de corredores, que actuaban como intermediarios en operaciones mercantiles y financieras no sólo entre sus correligionarios sino también entre judíos y moros. Casi puede decirse que en muchos lugares ejercieron una especie de monopolio de la profesión, lo que generó tensiones y hostilidad hacia los judíos. En el siglo XV fueron los conversos los que siguieron ejerciendo esta profesión allí donde desaparecieron las juderías.

101Fue el manejo del dinero una de las actividades que más posibilidades de enriquecimiento ofrecía a los judíos, la que ponía en contacto íntimo a cristianos y hebreos, pero también la que más contribuyó a incrementar el antijudaísmo en la sociedad cristiana. Los principios generales y la evolución de esta actividad son bien conocidos, desde la tarifa legal del 20% anual de interés establecida por Jaime I a los juramentos que debían prestar ante la autoridad correspondiente de desempeñar sin fraude este oficio de logreros/logrers, usureros, lo que ha dado origen a algunas monografías, como los trabajos de D. Romano, A. Blasco, para Aragón, o los de J. R. Magdalena o míos para Castellón y Valencia, por citar unos ejemplos. En el año 2002 se celebró en Girona un coloquio sobre el tema y esperamos que la publicación de las actas nos ayude a conocer mejor la incidencia que el préstamo judío tuvo en la Corona de Aragón durante los siglos medievales.

102En el sector de los servicios vemos a los judíos como arrendadores y recaudadores de impuestos al servicio de la Corona, el municipio o la nobleza, aunque con variables geográficas y temporales, que habría que estudiar, y sin que nunca alcanzaran la importancia que tuvieron en la Corona de Castilla. Otra profesión que en cierto modo llegó también a ser típica de los judíos fue la medicina. En casi todas las juderías había algún médico, quien en muchas ocasiones ejercía su profesión para toda la ciudad y a menudo tenía sueldo del propio municipio cristiano. Muchos de estos médicos judíos se convirtieron al cristianismo en 1391 y siguieron ejerciendo su actividad, ahora ya con plena libertad. Y junto a ellos otros científicos, astrónomos, etc., que alcanzaban la fama y pasaban al servicio de los nobles, de los obispos o de la corte real. No hace falta recordar el prestigio y trascendencia de la saga de cartógrafos judíos mallorquines de los Cresques con su famoso Atlas catalán.

103Entre los funcionarios, destacamos aquí por su singularidad los intérpretes de árabe o trujamanes, muy utilizados en los siglos XII y XIII durante la conquista, repoblación y gobernación de los nuevos territorios conquistados o para misiones diplomáticas con los países musulmanes (Granada y norte de África) gracias a su conocimiento de la lengua árabe..

104A todas estas profesiones hemos de añadir, naturalmente, tratándose de comunidades judías, los rabinos y los servidores de la sinagoga, cuyo mantenimiento corría a cargo de cada aljama como luego veremos; y también quienes se encargaban de la carnicería judía, matarifes y tenderos. Finalmente hay que mencionar a los eruditos de la Torá, cuyo exclusivo trabajo era el estudio constante y continuo de la Ley judía.

8. Las relaciones con el poder

105Como señala Maurice Kriegel el fundamento de las relaciones entre los judíos y el poder real se articulaban bajo un triple presupuesto: la dependencia directa del poder central; el carácter de instrumentalidad de sus relaciones con esta autoridad superior, que sólo los consideraba como una fuente de rentas, y la agravación de la sujeción que evoluciona hacia la servidumbre, todo ello justificado ideológicamente con el recuerdo constante de la muerte de Cristo, de la que se responsabiliza a los hebreos. La inferioridad encuentra su expresión perfecta en la teoría de la servidumbre de los judíos, consagrada definitivamente en el siglo XIII.

106En realidad la expresión servitus iudeorum que encontramos en las fuentes solo tiene un valor metafórico, y no designa a la servidumbre o esclavitud en sí, sino una obediencia específica, cuyas formas pueden variar. Pero, a su vez, esta dependencia hacia la corona es ventajosa para los judíos, que se sienten protegidos por ella y les mantiene su estatuto de extranjeros.

107La estrecha unión entre el rey y los judíos suponía cortapisas en su libertad de movimientos, viéndose supeditados a la voluntad regia - versatil en más de una ocasión -, aunque sin llegar a formar parte de la maquinaria institucional, política y social, negándoles el derecho y la condición de regnícolas. En otras palabras, no formaban parte de la constitución política del Estado. En última instancia era el rey quien les dispensaba todos sus derechos constitucionales y sus privilegios, les protegía contra las apetencias del clero y de la nobleza; así mismo, actuaba como un moderador en aras de sus propios intereses. Los judíos carecían de un estatuto de ciudadanía o vecindad, lo que comportaba una coacción virtual por parte del poder político, al encontrarse a su merced.

108La posición de “servidumbre” del judío, de inferioridad, se reflejó también en el campo de la fiscalidad, ya que el judío debía abonar unos impuestos ordinarios a la Corona, normalmente unas cantidades fijas, pero que podían variar al alza o a la baja, según la coyuntura de cada aljama. De estos impuestos participaban el rey, la reina o el infante, y comprendían la pecha (peyta), o tributo personal, que abonaba en metálico cada vecino o cabeza de familia. Otro impuesto ordinario era la cena, o el derecho de protección abonado en Semana Santa. Lo más gravoso, por aleatorio, eran los impuestos extraordinarios, exigidos por las más variadas razones, desde una boda real a las necesidades financieras de la casa real o los conflictos bélicos. Los judíos fueron para el poder real una fuente continua de ingresos, de forma ordinaria o extraordinaria, y no era vano el calificativo de nostre tresor. La íntima vinculación fiscal de los judíos con la Corona se plasma también en las exenciones del pago de impuestos que el monarca hacía a judíos particulares, familias e incluso a toda una aljama cuando la coyuntura económico-social era desfavorable.

109En las aljamas de realengo los judíos eran propiedad personal del monarca, estando representado todo cuanto concierne a los judíos por la figura del baile general del reino, y en las localidades de realengo por los bailes locales. En Aragón lo era por el merino y en Zaragoza por el comisario. Sin embargo, la legislación foral no era muy precisa a la hora de determinar la jurisdicción del baile sobre los judíos, lo que planteó frecuentes divergencias con otras autoridades, sobre todo el justicia local, a la hora de establecer a quien correspondía la jurisdicción de un determinado pleito en el que intervenían hebreos, y también, claro está, los beneficios económicos derivados de la pena impuesta. Lo cierto es que a mediados del siglo XIV, Pedro IV el Ceremonioso estableció que la autoridad del baile general con respecto a los judíos era ordinaria, siempre que se tratara de cuestiones entre judíos, bien en lo civil o en lo criminal, perteneciendo la jurisdicción al justicia si el conflicto era entre cristianos y judíos La jurisdicción del baile general sobre los judíos, estudiada por L. Piles para el reino de Valencia, abarcaba una amplia casuística, como eran los asuntos económicos, la concesión de salvoconductos, autorización para llevar armas, facultar al esposo para que pudiera tomar segunda esposa, divergencias por el reparto de herencias, designación del lugar donde debían asentarse los judíos en una localidad, etc., y, sobre todo, los asuntos propiamente jurídicos, desde los casos criminales a resolver las divergencias entre judíos o las quejas contra los abusos de que eran objeto. En cualquier caso, la actuación del citado funcionario por lo que se puede apreciar en la documentación fue siempre ecuánime, justa, y nunca se aprecia que intentara perjudicar a los judíos, sino más bien lo contrario, la defensa de sus intereses, puesto que, en definitiva, eran los de la Corona.

110Los judíos y la Corona mantuvieron a lo largo de estos siglos estrechos lazos a título individual y profesional. Estas actividades públicas de los judíos se manifiestan en una serie de campos particulares, entre ellos el de la medicina, las finanzas y la administración, y aquellas que requerían un conocimiento de la lengua árabe.

111La confianza que los reyes tuvieron en sus cortesanos judíos se plasmó en el ejercicio de poder y jurisdicción por parte de éstos, aún cuando la Iglesia lo hubiera condenado expresamente. Para la Corona era cómodo disponer de unos funcionarios fieles, de confianza, a los que, por otra parte, se les podía encumbrar o hacer caer en desgracia según las circunstancias del momento, sin mayores problemas. Sin embargo, estos grandes personajes eran odiados por sus correligionarios hebreos por su mal ejemplo de vida, aunque los halagaban, dada su proximidad al monarca, y también hacían aumentar el antijudaismo de los cristianos contra los judíos por su manipulación del dinero y el poder que emanaba de sus cargos. Su etapa de mayor actividad fue el reinado de Jaime I y primera parte del de Pedro III el Grande, destacando en el reino de sobre todo como bailes generales o locales y activos agentes de la repoblación. D. Romano hizo un minucioso análisis de tales personajes y su actividad cortesana.

112Variable sería el término que definiría estas relaciones entre los judíos y las autoridades municipales, tanto en el tiempo como en el espacio, ya que difieren según la coyuntura histórica y las poblaciones. El antijudaísmo y la discriminación estaban a flor de piel en las relaciones entre judíos y munícipes, consecuencia en buena parte del contacto cotidiano entre las dos comunidades, cristiana y judía, lo que propiciaba el abuso de poder por parte de dichas autoridades hacia los judíos en particular en el terreno impositivo. El tema ofrece amplias posibilidades cara al futuro, ya que apenas se ha estudiado.

113En los últimos años, acorde con las tendencias historiográficas del momento, ha experimentado un notable interés la fiscalidad judía. El impuesto establecía una estrecha relación del poder con los judíos, convertidos en nostre tresor, como indica la documentación de la cancillería real. Los judíos eran vistos como “la gallina de los huevos de oro”, pero las protestas y amenazas de éstos ante tan reiteradas peticiones de dinero obligaban a la monarquía a continuas negociaciones con las aljamas, que reclaman siempre una rebaja fiscal o nuevos privilegios para la comunidad, a cambio de la citada ayuda monetaria.

114Los libros de cuentas de los bailes y los tesoreros reales han permitido a los investigadores progresar en esta fiscalidad, aunque las monografías son muy localizadas en el espacio y el tiempo, como el trabajo de D. Romano sobre los padrones fiscales de Cataluña a finales del siglo XIII, o el de M. Sánchez para el primer tercio del siglo XIV, los inicios del siglo XV por J. R. Magdalena o el reinado de Fernando I estudiado por F. Vendrell. Falta, además, establecer de forma clara cuáles eran dichos impuestos, su significado y las similitudes y diferencias existentes entre las distintas aljamas de la Corona aragonesa. Está también por ver, en buena medida, la sociología del impuesto, cómo se repartían las imposiciones en el seno de la comunidad judía, quiénes quedaban exentos del pago, sobre qué bienes se gravaban y las tensiones sociales que esta fiscalidad generó.

115La minoría judía no tuvo en ningún momento representación en las Cortes ni participaron en ellas, salvo como sujetos pacientes, objeto de quejas, interpelaciones o de la legislación de ellas emanada. No se puede hablar, por tanto, de presencia judía en Cortes sino de temas judíos objeto de debate en las Cortes. La casuística fue muy amplia, desde el debatido tema de las usuras y sus intereses hasta las relaciones con los oficiales reales, los juramentos en los juicios mixtos, judío-cristiano, lo referente a la jurisdicción civil y criminal del baile general en las causas en las que participan moros y judíos, o la exclusión de otros oficiales reales en los procedimientos civiles o criminales de las aljamas. Sin olvidar toda una amplia gama de medidas de segregación y discriminación contra los judíos, desde el vestido a las relaciones sexuales con los cristianos, tendentes a evitar el contacto entre ambos grupos y a recordarles su situación de inferioridad. Pero no se detecta en las Cortes de la Corona de Aragón una animadversión hacia el “problema judío”, como vemos en las castellano-leonesas. En resumen, entre la monarquía y los judíos se dieron tres tipos de relaciones políticas: relaciones de autoridad, de potestad y de servicio. Ello no quita para que los judíos disfrutaran de autonomía en el derecho de familia y que intentaran conservar sus propios ordenamientos jurídicos.

116Están por analizar en profundidad las relaciones que los judíos de cada Estado de la Corona aragonesa y las aljamas particulares mantuvieron con la Iglesia a nivel general y particular. Conocemos las grandes líneas de dichas relaciones, la postura oficial de la Iglesia, en la que sigue siendo un hito decisivo la Constitutio pro iudaeis, dictada en 1199 por el papa Inocencio III, de acuerdo con la doctrina agustiniana, y cuyos tres puntos básicos eran:

  1. La protección de las personas y bienes judíos con la esperanza de que, viendo el ejemplo de los cristianos, se convirtieran.

  2. No podían ser obligados por la fuerza a recibir el bautismo, ya que se necesitaba la libre voluntad del individuo.

  3. Las autoridades cristianas debían evitar cualquier acto de violencia contra los judíos, en particular los saqueos de cementerios o la interrupción de sus ritos.

117Otro momento clave en las relaciones entre judíos y cristianos lo marcó el IV Concilio de Letrán (1215), que adoptó varias decisiones, que fijaron el estatuto futuro de los judíos, desde el interés máximo que un judío podía cobrar a un cristiano por préstamo de dinero a una amplia gama de medidas discriminatorias y de segregación, como la obligación de que los judíos a llevar una señal distintiva a fin de evitar cualquier contacto con los cristianos; se prohibió a los judíos ostentar cargos públicos que tuvieran jurisdicción sobre los cristianos; se debía hacer todo lo posible para que los judíos que se convirtieran al cristianismo permanecieran fieles a su nueva fe, etc. Todas estas medidas tuvieron gran repercusión sobre el judaísmo peninsular y los reyes de Aragón las aplicaron con desigual intensidad en el tiempo y las personas. Por ejemplo, Jaime I hizo caso omiso de la prohibición de que los judíos ejercieran cargos de gobierno y muchos hebreos ejercieron cargos de gobierno hasta que Pedro III, forzado por la coyuntura política se vio forzado a prohibirlos.

118Aunque el judío era tolerado, la Iglesia tuvo una posición antijudía clara, como se ve, por ejemplo, en los artículos de los sínodos o en la legislación especialmente dura contra los judíos de principios del siglo XV, en la que la Iglesia estaba dispuesta a erradicar el judaísmo mediante medios disuasorios: las predicaciones de San Vicente Ferrer, la disputa o adoctrinamiento de Tortosa, las leyes de Ayllón (2-1-1412), que se hicieron extensivas a la Corona de Aragón mediante la bula de Benedicto XIII de mayo de 1415, promulgada por Fernando I en junio y, por fortuna para el judaísmo aragonés, abolidas por Alfonso V el Magnánimo en 1419. En ellas, la Iglesia abogaba por una extensa panoplia de restricciones religiosas, de medidas segregativas y de limitaciones jurídicas y socio-económicas, que de haberse aplicado con rigor hubieran supuesto el estrangulamiento definitivo del judaísmo hispano. La voluntad de los monarcas hizo que no fuera así y la existencia de los judíos en suelo peninsular se prolongara hasta finales de la centuria.

119La Iglesia mantuvo una guerra abierta contra los judíos a la búsqueda de su conversión al cristianismo, siendo los frailes predicadores, franciscanos y dominicos, sus principales agentes, y la sinagoga el marco donde se predicaba a los judíos. Sin posibilidades de respuesta por parte de éstos, un tema que estudió J. Riera.

120El control afectaba también a la construcción o ampliación de las sinagogas hebreas, sujetas a la licencia episcopal, según los sagrados cánones, como puse de relieve en mi estudio sobre las sinagogas en el reino de Valencia. Otra forma de presionar a los hebreos era ponerles trabas en el ejercicio del culto y de sus particularidades alimenticias, como poner veto a los carniceros cristianos para que cortaran carne a los judíos en sus carnicerías. Otras veces la presión eclesiástica sobre los judíos se ejercía en el terreno judicial, al pretender el obispado atribuirse una jurisdicción que no era suya. Sin embargo, la vida cotidiana imponía su ritmo y alejaba prejuicios y enemistades, o hacía que éstos se supeditasen a la necesidad. Está por conocer el papel de los judíos en el mecanismo de obtención de rentas eclesiásticas y los mismos dominicos, tan beligerantes con los hebreos, no desdeñaron utilizar sus servicios cuando les convenía, como hicieron los de Xàtiva a finales del siglo XIII contratando a judíos para ejercer la función de maestro de hebreo en el citado convento.

9. Una minoría privilegiada

121Los judíos - igual que los mudéjares - fueron una minoría que podemos calificar de “privilegiada”, pues la abundante concesión de privilegios por parte de la Corona fue una característica general durante estos siglos medievales. Privilegios que podían ser generales o particulares. Los primeros eran los otorgados a toda la comunidad judía de una localidad, e incluso a todos los judíos de un reino concreto, como los privilegios de exenciones fiscales o de prestación de determinados servicios, que fueron habituales en los años siguientes a la conquista e incorporación de nuevas tierras a la Cristiandad, dada la necesidad existente de repobladores.

122En el caso de Aragón, por ejemplo, los fueros otorgados a los judíos en el siglo XI, según F. Baer, se concedieron según el modelo del fuero de Nájera, obligando a pagar al monarca cristiano los mismos impuestos que en época musulmana, asegurando su permanencia en el mismo barrio y reconociendo su autonomía judicial y jurídica. Las concesiones de privilegios a las aljamas judías por los monarcas fueron continuas a lo largo de estos siglos bajo-medievales. Otro de los privilegios de los que disfrutaban las aljamas era la posibilidad de lanzar las penas de excomunión mayor o menor contra los transgresores de la Ley, en particular contra los malsines, que tanto daño podían hacer a la comunidad con sus calumnias y falsas acusaciones.

123Era frecuente que los privilegios concedidos por la Corona a una aljama fueran dados más tarde a otras comunidades, a fin de estimular la repoblación y consolidación de la citada aljama. Vemos, por ejemplo, como la aljama judía de Valencia recibió en diversos momentos los privilegios de las de Zaragoza y Barcelona, mientras que otras localidades recibieron las de Valencia, tal como sucedió en tiempos de Jaime II con las de Elche, Orihuela (1316) y demás localidades situadas más allá de Jijona, ratificados de nuevo en 1329. Estos privilegios, que se iban acumulando en el transcurso del tiempo, eran siempre ratificados por cada nuevo monarca a lo largo de su reinado, muchas veces a petición de las propias aljamas.

124Ahora bien, dichos privilegios no siempre eran respetados por las autoridades reales o municipales, lo que obligaba a intervenir al monarca, exigiendo el estricto cumplimiento de la ley. Es evidente que las minorías judía y musulmana, siempre en situación de inferioridad, legal y real, eran objeto de continuos abusos, a los que el rey tenía que poner límites, so pena de perder una fuente de ingresos tan importante.

125Desde el primer momento los monarcas cristianos otorgaron los más variados privilegios a particulares judíos, siempre con la mira puesta en conseguir o consolidar la población de determinadas localidades, o de garantizar las actividades económicas, a la vez que con estos privilegios distinguían y premiaban los servicios que algunos de los miembros de estas minorías, en particular los judíos, habían prestado a la Corona. Los médicos judíos, por ejemplo, siempre fueron favorecidos con diversos privilegios. Recordemos el dado por Jaime II en enero de 1302 a Ismael Aminorisp, médico judío valenciano, por el que se castigaría con una multa de mil morabatines al que lo golpeara o injuriara.

126Los motivos de concesión del privilegio solía estar relacionado con los servicios prestados al monarca o a la Corona, incluso a determinados funcionarios, y su contenido era muy variado. Otros privilegios hacían referencia a la dispensa de ejercer cargos públicos en la aljama, como el otorgado en este sentido al judío Jucef Abnayo por Jaime II en enero de 1318 para que no desempeñara el cargo de adelantado o secretario en la aljama de Valencia.

127Podía suceder que la Corona diera tantos privilegios a particulares que acabaran poniendo en peligro el equilibrio interno de la aljama, al ser menos las personas que tenían que repartirse las imposiciones. Es lo que sucedió en la judería de Valencia, donde los privilegios fiscales a particulares fueron tantos que en 1329 amenazaban con su destrucción, por lo que el 15 de mayo Alfonso IV declaró revocados todos estos privilegios de franquicia fiscal dados a los particulares en las contribuciones y tallas de la aljama, en las que deberán volver a contribuir.

128Hubo también lo que calificamos como privilegios institucionales, es decir aquellos que hacían referencia al funcionamiento de la aljama judía, a través de los cuales y de las ordenanzas internas ésta fue adquiriendo su propia personalidad a lo largo de estos siglos bajo-medievales.

129En lo referente a la práctica religiosa los judíos siempre tuvieron libertad para practicar la religión de Moisés y la corona siempre garantizó dicha libertad. Otros privilegios de la Corona afectaban a los que abandonando el judaísmo, se convertían al cristianismo. Jaime I, siguiendo las directrices eclesiásticas orientadas a la conversión de los infieles, dispuso en 1242 que judíos y musulmanes podrían convertirse libremente, conservando todos sus bienes, muebles, inmuebles y semovientes, salvo la legítima de los hijos, pero estos no podrían exigir nada en vida, y después de la muerte del converso podrían reclamar lo que les correspondiera con arreglo a la ley; prohibió que se les motejara de renegados, tornadizos o palabras semejantes. Esta disposición se incorporó a la legislación foral de los diversos Estados de la Corona. La Corona dio también privilegios ratificando las instituciones asistenciales y de caridad creadas por las aljamas judías para ayudar a los judíos menos favorecidos por la fortuna.

130Abundaron igualmente los privilegios judiciales. Los judíos vieron evolucionar su situación jurídica con el transcurso de los siglos, desde la liberalidad del Fuero de Jaca a las restricciones de Pedro III, pero en general y, sobre todo, durante el reinado de Jaime I la situación jurídica de los hebreos en los Estados de la Corona de Aragón puede calificarse de satisfactoria, gracias a los privilegios reales que trataban de evitar una situación jurídica desfavorable para los judíos en los pleitos con los cristianos, pues hay que tener presente que en el interior de la aljama los judíos dirimían sus pleitos según la Ley de Moisés. El 9 de mayo de 1262, por ejemplo, Jaime I confirmó a la aljama judía de Valencia y a las restantes del reino varios privilegios, entre ellos que si algún cristiano se querellaba contra judío debía, conforme al fuero de valencia, apoyar su demanda con un testigo concordante de un cristiano y de un judío, tanto en los procesos relativos a los préstamos con interés como en cualquier otro asunto. El juramento exigido a los judíos en un proceso contra cristiano sería prestado sobre los diez mandamientos de Moisés. Se trataba de evitar la fórmula de jurar sobre las maldiciones, que los judíos siempre consideraron odiosa, luchando por su erradicación, lo que consiguieron en el reinado de Jaime I. Por supuesto, que toda encuesta abierta contra los judíos se haría conforme al Fur de Valencia. También los judíos detenidos por no pagar los impuestos serían puestos en libertad la víspera de sus fiestas y los viernes por la noche, cuando la estrella aparecía en el firmamento, permaneciendo libres el sábado o el día de fiesta, con la promesa formal de regresar al lugar de su detención al día siguiente por la mañana.

131Uno de los asuntos estelares en la concesión de privilegios reales a los judíos fue el referente a las exenciones fiscales, ya que las tensiones generadas por la forma de repartir dicha carga generó graves tensiones sociales, que la Corona intentó resolver mediante pragmáticas que propiciaran una mayor igualdad en dichos repartos, buscando una democratización de las aljamas, pero no lo consiguió de forma total, y las quejas por estos abusos se repitieron de forma continua en estos siglos.

132En ocasiones los monarcas, en virtud de privilegios eximían de impuestos a particulares, pudiendo incluirse a miembros de la familia. Otras veces la franquicia se refería a la posibilidad de que a algunos judíos a la hora de evaluar su patrimonio se les contara de forma especial o con la presencia del baile para evitar fraudes. Las exenciones podían ser a toda la aljama, bien para consolidar su situación, deteriorada por causas internas o externas, como sucedió en muchas aljamas aragonesas y valencianas tras la guerra de los “dos Pedros”. Estos privilegios de exención tributaria venían también determinados por la necesidad de la monarquía de atraer repobladores o no perderlos en una determinada coyuntura, que es lo que hizo Jaime II en 1307 con los judíos de Elche, por entonces recién incorporados a la Corona de Aragón y al reino de Valencia, tras la anexión de parte del reino de Murcia, declarando exentas de impuestos, por privilegio, durante el primer año a todos aquellos judíos del reino que acudieran a establecerse en esta villa. Pero los privilegios fiscales tienen también otro sentido, además de la búsqueda de exenciones individuales o colectivas, de toda la aljama, y es el de la autorización concedida por los monarcas a las aljamas judías para poder imponer tributos de diverso cariz con el fin de hacer frente a sus numerosas necesidades colectivas, comenzando por las propias cargas tributarias que les exigía la Corona para sus empresas o asuntos propios. Es así como surgieron las sisas, una fiscalidad indirecta que gravaba la compra y venta de las más variadas mercancías en el mercado. Aún cuando el origen de esta fiscalidad, compartida igualmente por cristianos y musulmanes, se remonta al último tercio del siglo XIII, no cabe duda que fueron las necesidades de dinero por parte de Jaime II para la empresa de conquistar Cerdeña, 1322, las que favorecieron su rápida difusión por las tres sociedades de sus Estados.

133La Corona privilegió también a los judíos de sus Estados con diversas franquicias y exenciones impositivas y mercantiles, sobre todo en los nuevos reinos de Valencia y Mallorca en el siglo XIII, con el fin de atraer repobladores y favorecer la actividad mercantil, clave en estos dos territorios con fachada al Mediterráneo. Así, por ejemplo, el 15 de junio de 1247 Jaime I liberó a los judíos de sus Estados del pago del portazgo, peaje ni otros impuestos por razón de sus personas o animales utilizados en sus desplazamientos, yendo inmunes por todo el territorio real. Privilegio fiscal importantísimo, que se unía a otro que les garantizaba la libre circulación de sus personas, todos ellos coincidentes en el deseo de fomentar el comercio En el ámbito del préstamo con interés, el de la usura, fueron relativamente frecuentes los privilegios concedidos a aljamas o particulares para no prolongar las deudas judiegas. Tomemos como ejemplo el caso de Zaragoza, aljama a la que Jaime II el 21 de enero de 1320, Otras veces los privilegios eximían a las aljamas de posibles investigaciones sobre abusos cometidos en dichos préstamos

134A nivel particular hay que señalar la existencia de una minoría con influencia, dinero o cargos cortesanos que se benefició del apoyo real para escapar a las medidas que discriminaban al resto de sus correligionarios, una de las cuales era la obligación de portar vestidos de color diferente al de los cristianos o señales diferenciadoras en las ropas, obteniendo privilegios que les eximían de cumplir los estatutos aprobados.

135Las exenciones y privilegios que disfrutaron estos judíos favorecidos de forma particular por la Corona fueron muy variadas: por ejemplo la de no llevar la rueda de color en la parte superior del vestido, signo infamante que los judíos consideraban como humillante y denigratorio, puesto que cuando salían fuera de los límites de la judería los identificaba inmediatamente a los ojos de los cristianos y les hacía correr riesgos físicos (tirar piedras, agresiones, etc.) y morales (insultos), de ahí que esta exención fuera muy solicitada y apreciada por los judíos. Otros privilegios de la Corona estaban dirigidos a particulares y tenían como objetivo el protegerlos de cualquier posible agresión externa o de miembros de la comunidad.

10. Las relaciones con cristianos y mudéjares

136Los judíos formaban parte de una sociedad minoritaria en el seno de otra sociedad cristiana mayoritaria, que imponía sus normas y regulaba los contactos entre cristianos y judíos. Esta relación del cristiano con el judío, que manifiesta una igualdad en el plano racial, ofrece en cambio un perfil de desigualdad y de inferioridad del judío desde el punto de vista legal y social, siendo ello sancionado por la legislación eclesiástica y civil.

137Fuera del marco profesional estas relaciones no eran vistas con agrado por los círculos de los que emanaba el poder ideológico, sobre todo la Iglesia, y se trató de evitar todo contacto social. Eran principios similares a los que mantenían los rabinos hebreos en relación a los cristianos o musulmanes. No se puede negar que los judíos fueron el blanco de la hostilidad de diversos grupos sociales cristianos, conviniéndose en un foco de conflictividad social, sobre todo en los momentos de crisis o en determinadas épocas del año. El antijudaísmo de la sociedad cristiana estuvo presente durante todos estos siglos y tuvo una plasmación legal e ideológica muy extensa. Siempre, y al margen del trato que las autoridades dispensaban a los judíos de acuerdo con las leyes, se trataba de unas relaciones que partían de un principio de desigualdad y desequilibrio: la superioridad del cristianismo sobre el judío, como también sobre el musulmán, y el desprecio total hacia aquellos que pertenecen a otra religión. No se puede negar la existencia de un sentimiento antijudío, como tampoco las medidas segregativas y discriminatorias de que fue objeto la minoría judía. El judío vivía inmerso en un doble sistema social: el suyo propio y el cristiano, dominante y mayoritario, que le rodeaba por doquier. El judío había de luchar por mantener sus señas propias de identidad, por su especificidad mental, religiosa, alimenticia, y debía hacerlo frente a una sociedad cristiana con una gran capacidad de adaptación para sobrevivir. Se relacionaba con la sociedad cristiana, a la vez que trataba de conservar sus peculiaridades, negociando con las clases dominantes el mantenimiento de los privilegios adquiridos. Hay una inferioridad legal del judío respecto al cristiano, establecida desde fecha temprana por la legislación eclesiástica y que se consolida a lo largo del siglo XIII, con el fin de no tener una superioridad jurídica o moral sobre los cristianos; no podía ser médico de cristianos; ni tener servidores cristianos; hebreos y cristianos debían vivir separados en barrios propios.

138En la práctica ninguno de estos preceptos se cumplió íntegramente. Judíos y cristianos se relacionaban y mantenían contactos en los más variados campos de la vida cotidiana desde el juego al comercio, pasando por la prostitución, el ejercicio de la medicina por los judíos con pacientes cristianos o el nombramiento de procuradores cristianos por parte de los judíos para recuperar deudas, bienes, etc. El juego, fue practicado por los judíos con tanta intensidad como los cristianos o los moros, aunque la separación étnico-religiosa afectaba también a los tres colectivos en este terreno, y cada colectividad disponía de su propia tahurería para jugar, teniendo vetado su acceso miembros de otras religiones. El judío no formaba parte de la milicia, lo que no excluye que en alguna ocasión se den colaboraciones armadas, aunque a título personal, de algunos judíos, que apoyaron a sus reyes. No se puede negar la existencia de lazos de amistad y de convivencia a niveles personales, entre judíos y cristianos, y otros testimonios colectivos que hablan de esta convivencia pacífica entre las dos religiones, pero predominó siempre la “coexistencia” sobre la “convivencia”.

139Un tema sobre el que se ha comenzado a trabajar en los últimos años es el de la violencia contra el judío y autores como M.a L. Ledesma o D. Nierenberg han fijado su atención en determinados episodios violentos surgidos entre judíos y mudéjares en algunas localidades de Aragón, como Huesca, Fraga, Daroca, etc., en la segunda mitad del siglo XIV surgidos en torno al orden de prelación en las procesiones o exequias reales. Para acabar con tal rivalidad la Corona, a través de Juan I, dispuso en Huesca que los mudéjares tuviera preferencia en tales actos cívico-religiosos, como recompensa a la ayuda prestada en el ejército, “cosa que nunca habían llevado a cabo los hebreos”, se añadía.

140Tales peleas respondían a menudo al viejo resentimiento de la minoría mudéjar aragonesa, ahora bajo la férula económica de los judíos por culpa del préstamo con interés, como puede apreciarse en muchas aljamas mudéjares del valle del Ebro deudoras de los judíos, lo que provocaba recelos hacia los judíos. Ello explica que, alguna vez, el odio de musulmanes y cristianos hacia los judíos les llevara a actuar juntos en los violentos ataques contra los judíos. Existen, por lo demás, peculiaridades locales, y si hubo aljamas que llevaron una vida tranquila, en muchas otras no faltaron los motivos de fricción entre ambas comunidades, a menudo por razones económicas, desde los préstamos con usura a la competencia artesanal judía.

141En esta violencia del cristiano hacia el judío existía un componente religioso evidente, ya que siempre fueron considerados como el pueblo deicida, el que dio muerte a Cristo en la cruz. Y esto hasta tiempos muy recientes, el concilio Vaticano segundo. Por tanto, la violencia contra el judío se tiñe de religión.

142Pero por detrás de este factor, hay otros más profundos y vinculados a la vida cotidiana, como son las rivalidades económicas y profesionales, en muchas profesiones (por ej. los sastres,), en las que los judíos eran auténticos competidores de sus homónimos cristianos. Atacando al judío se intentaba eliminar la competencia laboral. Por no hablar del tremendo y gravísimo problema que supuso la usura judía, quizá el factor que más atizó el antijudaísmo en todo Occidente, hasta el punto de que judío y usurero se hicieron términos sinónimos. El judío era visto como el peor enemigo de la Cristiandad, a la que iba a destruir con su opresión económica. Tópicos y realidades que explican esta violencia. El mudéjar, en su mundo discreto y de normalidad, no despertaba tales recelos económicos, dado que la mayoría vivían en una condición muy humilde. No había riesgo de competitividad laboral ni de opresión económica. Al contrario, eran excelentes trabajadores y mejores suministradores de rentas. De ahí, que no hubiera un problema mudéjar y sí un problema judío

143Pero al margen de estos episodios de violencia esporádica había otros puntos de contacto pacíficos, como era el mundo de la actividad mercantil, en mercados, tiendas y ferias, o aquellos judíos artesanos que iban vendiendo sus productos por la comarca, como hacían los judíos plateros de Sagunto por las morerías vecinas. A veces la relación entre judíos y mudéjares se manifestaban en aspectos singulares, como sucedió en 1477 en la localidad valenciana de Vila-real, en que un carnicero musulmán manipulaba carne para los judíos, lo que sabemos a raíz de un incidente surgido tras haberse untado con grasa de cerdo un cuarto de vaca propiedad de un judío de la villa, de lo que se excusaba el carnicero mudéjar alegando no saber nada del suceso. O en Xàtiva, donde los judíos compartían desde hacía tiempo el uso del baño de los mudéjares, lo que acabó provocando las quejas de éstos ante Fernando II de Aragón, ya que les repugnaba compartir dicho baño.

144¿Cómo veía el cristiano al judío? Penetrar en las mentalidades de ambos colectivos es difícil, pero es una tarea que ya se ha iniciado con éxito en algún campo, como es del arte, lo que nos ha permitido conocer cuáles eran las imágenes del judío en la España medieval. Dicha imagen, una vez más, se concretó bajo la autoridad de la Iglesia a lo largo de los siglos, pero sobre todo del IV Concilio de Letrán (1215), siendo transformada por los artistas medievales en una especie de estereotipo iconográfico. En este sentido J. Molina Figueras en su estudio sobre esta materia destaca las habituales fórmulas para identificar a los hebreos: capas largas con capucha, rueda al pecho, el rostro con destacado mentón y nariz, etc., en los que además de la voluntad de ridiculizar y satirizar la figura del judío el objetivo era identificarlo con claridad a los ojos del espectador. Con el paso del tiempo, en el siglo XIV y, sobre todo, en el XV se produjo la demonización del judío, del individuo que pretende asaltar y destruir a la Iglesia cristiana, visible en las miniaturas del Fortalitium fidei de Alonso de Espina, o en los retablos de la época, donde el judío es profanador de hostias, un ser abyecto y miserable. La crítica tradicional había dejado paso al odio visceral hacia el hebreo.

145Un tema que aún está poco estudiado es el de las relaciones entre judíos y musulmanes, los mudéjares, que se dieron preferentemente en los reinos de Valencia y Aragón, que eran donde estas comunidades tenían un mayor peso demográfico, aunque sólo en las poblaciones más importantes había aljamas mudéjares y judías, como Zaragoza, Calatayud, Teruel, Valencia, Xàtiva, etc. Son relaciones difíciles de captar porque la documentación está dispersa y es escasa, pero que sabemos que se dieron en la vida cotidiana, dado que ambas minorías vivían insertas en la sociedad cristiana mayoritaria, que imponía unas relaciones sociales y económicas, en las que a veces los miembros de las tres religiones se veían involucrados.

146A la hora de hacer una valoración global de estas relaciones, y sin negar los contactos entre miembros de las tres religiones, hay que huir de esa imagen idílica y novelesca que se nos quiere dar de las mismas, tanto en al-Andalus como en la España cristiana. Lo cierto es que las tres religiones se toleraron y se soportaron mientras ello fue posible y en tanto que las contradicciones que las acuciaban no fueran extremas. Pero cuando estallaron dichas contradicciones, sobre todo a causa de la profunda crisis a partir de la segunda mitad del siglo XIV, y cuyas secuelas perduraron en muchos lugares hasta finales de la Edad Media, entonces estallaron con violencia los enfrentamientos entre cristianos, judíos y musulmanes, que terminaron con la expulsión de los judíos en 1492 y la de los moriscos en 1609. En la medida en que judíos y musulmanes acabaron siendo expulsados se nos manifiesta que no fueron asimilados. En cambio sí que hubo una cierta integración o convivencia cultural, dado que ningún grupo social, por mucho que quiera mantenerse puro, es impermeable a las influencias externas. Sefarad era para nuestros judíos una pura entelequia, una ficción. Ellos sabían que estaban condenados a ser una minoría marginal, y aunque algunos de ellos tuvieran una posición acomodada, sabían que no tenían más horizonte que el de la judería o la calle donde vivían desde hacía generaciones. Sefarad era una utopía a la que se aferraban, igual que esperaban la llegada del Mesías.

147Existe un gravísimo problema de la utilización correcta de las palabras y de su significado, unas veces por ignorancia, otras de forma deliberada. Los historiadores, eruditos, periodistas, la gente común utiliza a menudo los términos de forma incorrecta, mezclando conceptos como convivencia, tolerancia, coexistencia e incluso cohabitación, lo religioso con lo cultural y lo personal, todo ello en un mismo trabajo y con un mismo objetivo: hacer creer al lector que la Edad Media, aunque hubo fricciones entre las distintas comunidades religiosas “se dirimieron las disputas sin elocuentes ejercicios de violencia”, como decía un periodista en fecha reciente. La ignorancia histórica y esa benevolencia, complejo de culpabilidad actual o no se sabe bien qué, nos quiere presentar los siglos medievales en la Península Ibérica como un oasis de convivencia entre las tres religiones, en el que las iglesias, mezquitas y sinagogas serían el testimonio del pacífico quehacer cotidiano de las gentes de las tres religiones. La segregación, la marginación, la intolerancia física y verbal, la violencia de unos contra otros, todo esto se olvida en aras de una realidad actual que exige a la ciudadanía un auténtico ejercicio de tolerancia y transigencia hacia los recién llegados a nuestras tierras. Algo que sólo se conseguirá conociendo con la mejor certeza posible nuestro pasado medieval, no con visiones manipuladas sino basadas en la realidad histórica de aquel momento.

148En la sociedad cristiana, islámica y judía las relaciones entre los grupos étnicos y los miembros de la religión dominante y con las minorías estaban muy estructuradas y perfectamente reguladas, lo que hacía, como señala H. Salvador Martínez “la coexistencia muy difícil y la asimilación imposible”. Los tres grupos practicaban la exclusividad religiosa y en sus normas de conducta, lo que impide hablar de convivencia social, aunque sí la hubo en el terreno cultural. En la Edad Media no se planteaba la posibilidad de unas relaciones de tolerancia, libertad e igualdad con las otras religiones monoteístas, algo que ni siquiera se ha conseguido en el momento presente. De ahí que la asimilación de judíos y musulmanes fuera casi imposible. Se toleraba a los judíos, pero con la esperanza de que un día no lejano se convirtieran, abandonando su ceguera, su error de no creer que ya había venido el Mesías. Toda la apologética de la Iglesia desde tiempos de los visigodos está llena de odio hacia los judíos y la expulsión de 1492 fue celebrado en aquellos momentos como un episodio feliz de nuestra historia, que para Fernando e Isabel supuso el título de Reyes Católicos. Para los judíos era el palpable fracaso, no ya de cualquier posible “convivencia”, sino de la simple coexistencia pacífica.

11. La cultura judía

149Durante los siglos que los judíos permanecieron la península ibérica generaron una importante cultura de carácter científico, filosófico, literario, etc. que supuso un importante aporte a la cultura occidental, un tema bien estudiado por profesionales de la talla de J. M Millás Vallicrosa, F. Díaz Esteban, A Sáenz-Badillos, D. Romano, etc., abundando las menciones a los intelectuales judíos de la Corona de Aragón en obras generales o en monografías específicas sobre un autor o su obra. El profesor J. Lomba calificó al territorio de Aragón como “cuna del pensamiento judío”, una afirmación patriótica que considero exagerada y que no creo del agrado de catalanes o andalusíes (que no andaluces), sobre todo porque no creo que estos judíos que vivieron en al-Andalus se consideraran nunca como aragoneses sino andalusíes. Este pensamiento ofrece varias características, entre ellas su instalación inicial en la etapa musulmana, en particular durante los reinos de Taifas, destacando el apoyo de los monarcas zaragozanos tuyibíes y hudíes. Esta cultura judía aprovecha la riqueza científica, literaria y filosófica de los musulmanes para producir un pensamiento singular y propio que se mantuvo tras la conquista de Alfonso I el Batallador en el siglo XII y sus sucesores. En el campo de la ciencia destacó la actividad traductora en las localidades aragonesas de Tarazona, Huesca, Zaragoza y Barcelona. La temática científica se concentraba en el terreno matemático-astronómico: aritmética, geometría, astronomía y astrología.

150Es una cultura que abarcó los más diversos temas: medicina, matemáticas, botánica, astronomía, poesía, etc., a menudo cultivados por la misma persona. Como figuras emblemáticas en la etapa musulmana tenemos a Shelomoh Ibn Gabirol (1021/1022-1059/1060), que aunque nació en Málaga pasó la mayor parte de su vida en Zaragoza, donde escribió La corrección de los caracteres y La fuente de la vida, lugo traducida al latín y de gran influencia en autores como Juan Hispano, Duns Scoto, Giordano Bruno o Spinoza. Por su parte Ibn Paqûda en su libro Los deberes de los corazones lleva a cabo una demostración racional de la existencia de Dios y de su unidad.

151Otras figuras en este periodo fueron el barcelonés Abraham bar Hiyya (h. 1065-1136), que fue astrónomo y matemático de Alfonso I, o el oscense Moseh Sefardí (h. 1062-h. 1121), autor de Meditación sobre el alma y el Libro revelador, donde expuso una filosofía de la historia del pueblo de Israel. Convertido al cristianismo con el nombre de Pedro Alfonso contribuyó, gracias a su conocimiento científico, filosófico y teológico judío, musulmán y cristiano, a la renovación intelectual europea con sus libros y viajes a Francia e Inglaterra. Destacan sus obras: De Dracone sobre astronomía y matemáticas, Diálogo contra judíos y Disciplina clericales.

152Ya en el periodo cristiano encontramos figuras de la talla Abraham ben Shemuel Abulafiah, nacido en Zaragoza hacia 1240, que se formó en Tudela y viajó por Palestina, Grecia e Italia. Intentó convertir al judaísmo y a la cábala al papa Nicolas III, pudiendo escapar de la condena a muerte. Escribió más de cincuenta obras, algunas todavía inéditas. En la segunda mitad del siglo XIII los judíos aragoneses se decantaron por Maimónides en la lucha habida entre sus partidarios y los tradicionalistas del sur de Francia. El resultado fue una etapa de esplendor cultural judío, que contrasta con el estancamiento y la atonía que hubo hasta la segunda mitad del siglo XIV, como reconocía el rabino Seset Perfet.

153En el terreno de la exégesis bíblica destacó en el siglo XIII en Cataluña Moisés ben Nahmán o Nahmánides (Bonastruc de Porta en romance) (Girona h. 1195-Palestina 1270), donde terminó su comentario al Pentateuco. Dadas sus inclinaciones cabalísticas introdujo consideraciones místicas. En su obra hay un fuerte contenido filosófico y prefiere la solución mística a la racionalista En la polémica religiosa hay que citar a Salomón ben Adret (Barcelona, 1235-1308), que escribió una obra contra los musulmanes, que también contiene ataques a la religión cristiana. En el terreno de la filosofía perteneció a la escuela de Nahmánides y fue maestro del gerundense Nisim Girondí (m. 1380). Como poeta destacó por estas fechas Mesulam de Piera (m.d. 1260), líder de la comunidad gerundense en la primera mitad del siglo XIII, recurrió a la poesía para criticar la filosofía de Maimónides, participando en la agria polémica desatada en torno a la filosofía de este autor.

154En Cataluña tuvo una profunda influencia la cábala, una parte de la mística judía que nació en Provenza en el siglo XII, pasando a las juderías catalanas, donde encontramos autores de la talla de Ezrá ibn Salomón (1160-1238) de Girona, Azriel; Nahmánides, Jacob ben Séset y Yoná ben Abraham. Desde Cataluña pasará a Castilla.

155En el siglo XIV, durante el reinado de Pedro IV el Ceremonioso, hubo tres focos activos de la ciencia judía: Perpiñán, Barcelona y Mallorca. En la construcción de instrumentos de cálculo destacaron los judíos mallorquines, junto a otros dibujantes de brújulas, cartas de navegar y mapamundis (Abraham Cresques y su hijo Jafudà Cresques). Barcelona fue el principal centro científico, elaborándose unas Tablas astronómicas, conservadas en hebreo y en catalán.

156Hubo dos intelectuales oriundos de Barcelona, pero que tuvieron gran repercusión de Aragón e incluso en Valencia. Fueron Yishaq ben Seset Perfet (1326-Argel, 1408), que se opuso al aristotelismo, y, sobre todo, Hasday Crescas (Barcelona, 1340-Zaragoza, 1412). Crescas compuso la obra Luz de Dios, en la que critica a Aristóteles y concibe la vida religiosa y a Dios no como un camino racional sino como un proceso de actos de voluntad, libertad y amor, sin excluir la tarea intelectual y filosófica. Se le considera el autor que más se acerca al espíritu del judaísmo.

157En Daroca nació Yosef Albo (1380-1444), autor del Libro de los principios, compuesto en Soria en 1425, en el que trató de acomodar la Ley de Moisés a las leyes políticas y sociales del momento, haciendo una filosofía del derecho.

158Otros dos autores del siglo XV fueron Abraham ben Sem Tob Bibago, nacido en Zaragoza y autor de El camino de la fe y El árbol de la vida, en el que defiende la creación del mundo frente a la tesis aristotélica que sostenía la eternidad del universo. Por su parte Yishaq ben Moseh Aramah (Calatayud h. 1420-Nápoles 1494) escribió comentarios a libros de la Biblia y Revelación santa, donde analiza las relaciones entre filosofía y religión y El sacrificio de Isaac, en el que hace un análisis filosófico de la Biblia.

159En el estado actual de nuestros conocimientos es muy poco lo que sabemos de la cultura de los judíos valencianos. Parece que la producción literaria fue escasa, o al menos nos han llegado escasas noticias. Podemos citar a Ya’qub Eliabu, autor de un tratado anticristiano en el siglo XIII. L. García Ballester resalta el papel de los judíos como transmisores de la cultura árabe a través de las traducciones, especialmente de obras de medicina.

160Tenemos nociones generales sobre la enseñanza judía en Cataluña y Aragón, y nada en Valencia, por lo que convendría seguir profundizando en ello, aunque las noticias suelen reducirse a legados para contratar profesores o establecer escuelas judías o Talmud Torá. A dicho fin existían cofradías encargadas de poner esta enseñanza primaria (hebreo, el libro de las plegarias o sidur y la Biblia) al alcance de los niños pobres, mientras que la enseñanza superior era la academia o yeshivá, a la que acudían los estudiantes más brillantes. En Cataluña los dos centros principales de aprendizaje estaban en Barcelona y Girona, donde enseñaron maestros de la talla de Nahmánides, Jonà ben Abraham, Salomó ben Adret, o Ezra y Ariel en Girona. El Talmud babilónico era el principal texto que se enseñaba en las escuelas de Cataluña y los grandes maestros talmúdicos produjeron muchos comentarios innovadores sobre el Talmud. Se insistió en la importancia de la pedagogía, distinguiendo entre la erudición especializada y el arte de la docencia.

161Aunque cada día vamos conociendo un poco mejor las bibliotecas de los judíos, en las que predominaban los libros religiosos, es un espacio cultural todavía por estudiar, y lejos quedan ya (1934) los trabajos de J. M. Vallicrosa en que inventarió los libros de los judíos gerundenses, tarea proseguida por J. Perarnau, donde da noticia de más de setenta inventarios de libros en Girona en 1415 y 1416. Pero la suerte de disponer de tales inventarios no afecta por igual a otras comunidades, de las que nada sabemos. Habría que ver cuáles eran los autores y las obras más frecuentes, la temática predominante, las influencias externas o los intercambios de libros entre individuos y comunidades, si es que los hubo.

162Un aspecto de gran interés es el conocimiento de la lengua que hablaban los judíos, tema del que además de las habituales generalidades hay pocas monografías, pudiendo destacarse los estudios de D. Romano o D. Bramón. Los judíos adoptaron la lengua de los países donde residían y se sometieron a una profunda penetración de su civilización y cultura en nuestro caso primero la musulmana y luego la cristiana.

163Hay que hacer hincapié en que una característica general de estos judíos era su arabización, visible en los apellidos que llevaban, en los que era frecuente la partícula de filiación de tipo beni, ben o ibn. Esta arabización era más intensa conforme nos aproximamos en el tiempo a la etapa de la conquista por los cristianos de estas comarcas andalusíes, pero con el paso del tiempo fue declinando en beneficio del aporte lingüístico de los vecinos cristianos, cuya lengua se adoptó para el uso cotidiano, siendo el aragonés y el catalán las lenguas utilizadas en la vida cotidiana, junto al hebreo, empleada más en la administración interna (contratos, taqannot, ketubá, etc.) y sobre todo en el marco religioso. Es más el hebreo como lengua religiosa era ininteligible para muchos judíos que aunque sabían rezar y podían seguir el ritual en hebreo, pero no lo comprendían.

Epílogo

164¿Qué nos queda de este pasado judío? puede preguntarse el lector. Mucho: nos quedan miles de documentos en los archivos, que nos permiten una reconstrucción de la historia de estos judíos, aunque incompleta, bien es cierto. Nos queda el trazado urbano y los restos materiales de muchas juderías, junto a otros restos arqueológicos, como algunos cementerios o sinagogas, además de los que aparecerán en el futuro, y nos queda también el recuerdo histórico de su vida y su cultura literaria y científica a través de los escritos de sus intelectuales. Y lo que es más importante: el amor hacia este pasado judío, que fue y es también nuestra historia.

Bibliographie

Recojo aquí una bibliografía selecta, no exhaustiva, a la que pueda recurrir el lector que desee ampliar sus conocimientos sobre la materia. La materia es exclusivamente los judíos, dejando aparte el tema de los conversos y la Inquisición. Muchas de estas obras contienen a su vez apéndices bibliográficos sobre el tema.

ALCALÁ, A., (ed.), Judíos. Sefarditas. Conversos. La expulsión de 1492 y sus consecuencias, Valladolid, 1995.

AMADOR DE LOS RÍOS, J., Historia de los judíos en España y Portugal, Madrid, 1975-76. Reimpresión en Madrid, Aguilar, 1960 y Ed. Turner, 1984.

ASSIS, Yom Tov, The Goleen Age of Aragonese Jewry, London, 1997.

ASSIS, Yom Tov, “El comportament sexual en la societat hispanojueva de l’edat mitjana”, Tamiz 3 (2000-2001), pp. 7-47.

ASSIS, Yom Tov., “Los judíos de Cataluña: fuentes y posibilidades de estudio”, Actes del 1er Colloqui d’Història dels Jueus de la Corona d’Aragó, Lleida, 1991, pp. 139-156.

ASSIS, Yom Tov., “El pueblo judío y Cataluña. Algunos aspectos de su historia interna”, La Cataluña judía, Barcelona, 2002, pp. 2-22.

ASSIS, Yom Tov.,” Los judíos de la Corona de Aragón y sus dominios”, Moreset Sefarad. El legado de Sefarad, Jerusalem, 1991, pp. 48-108.

BAER, Y., Historia de los judíos en la Corona de Aragón (siglos XIII y XIV), Zaragoza, 1985.

BAER, Y., Historia de los judíos en la España cristiana, Traducción de J. L. Lacave, Madrid, 1981.

BERTRAN I ROIGÉ, P., “Las comunidades judías de Cataluña: el área de Lleida”, La Cataluña judía, Barcelona, 2002, pp. 86-107.

BLASCO MARTÍNEZ, Asunción, La judería de Zaragoza en el siglo XIV, Zaragoza, 1988.

BLASCO MARTÍNEZ, A., “Los judíos en Aragón durante la Baja Edad Media”, Destierros aragoneses. Vol. I Judíos y moriscos, Zaragoza, 1988.

BLASCO MARTÍNEZ, A., “Los judíos del reino de Aragón. Balance de los estudios realizados y perspectivas”, Actes del 1er Colloqui d’Història dels Jueus de la Corona d’Aragó, Lleida, 1991, pp. 13-98.

BLASCO MARTÍNEZ, A., “La vida cotidiana en la judería”, La Cataluña judía, Barcelona, 2002, pp. 118-141.

BURNS, R. I., Jaume I i els valencians del segle XIII, Valencia, 1981.

BURNS, R. I., Moros, cristians i jueus en el regne croat de València, Valencia, 1987.

CANTERA BURGOS, Francisco, Sinagogas españolas con especial estudio de la de Córdoba y la toledana del Tránsito, Madrid, 1995. Reimpresión Madrid, 1983.

CANTERA MONTENEGRO, E., Aspectos de la vida cotidiana de los judíos en la España medieval, Madrid, 1998.

CASANOVAS I MIRÓ, J., “Testimonios materiales de la presencia de los judíos en Cataluña en época medieval”, La Cataluña judía, Barcelona, 2002, pp. 142-159.

CONDE Y DELGADO DE MOLINA, Rafael, La expulsión de los judíos de la Corona de Aragón, Zaragoza, 1991.

CURTO HOMEDES, A., “Las comunidades judías de Cataluña: el área de Tortosa”, La Cataluña judía, Barcelona, 2002, pp. 86-107.

DÍAZ ESTEBAN, F., “La prosa hispaohebrea”, La vida judía en Sefarad, Madrid, 1991, pp. 81-114.

DOÑATE SEBASTIA, J. M.a y MAGDALENA NOM DE DEU, J. R., Three Jewish communities in Medieval Valencia, Castellon de la Plana, Burriana, Villarreal, Jerusalem, 1990.

FELIU, E., y RIERA, J., Poemas hebraics de jueus catalans, Barcelona, 1976.

GARCÍA MARTÍNEZ, A. C., “El acoso a las comunidades judías en los milagros bajomedievales. El caso de S. Vicente Ferrer”, Actas III Jornadas Hispano-Portuguesas de Historia Medieval. La Península Ibérica en la Era de los Descubrimientos (1391-1492), (Sevilla, 1991), Sevilla, 1997, I, pp. 301-319.

GONZALO MAESO, D., Manual de historia de la literatura hebrea, Madrid, 1960.

HINOJOSA MONTALVO, José, “Los judíos del reino de Valencia durante el siglo XV”, Anales de la Universidad de Alicante. Historia Medieval 3 (1984), pp. 143-181.

HINOJOSA MONTALVO, J., “En torno a los judíos valencianos: la recuperación de una minoría olvidada”, Hispania, L/2 (1990), pp. 921-940.

HINOJOSA MONTALVO, J. “La sociedad y la economía de los judíos en Castilla y la Corona de Aragón durante la Baja Edad Media”, II Semana de Estudios Medievales. Nájera, 1991, Logroño, 1993, pp. 79-110.

HINOJOSA MONTALVO, J., “Solidaridad judía ante la expulsión: contratos de embarque (Valencia, 1492)”, Saitabi 33 (1983), pp. 105-124.

HINOJOSA MONTALVO, J., “Bosquejo histórico de los judíos en tierras alicantinas durante la Baja Edad Media”, Actes del Ier Colloqui d’Història dels jueus a la Corona d’Aragó, Lleida, 1991, pp. 207-220.

HINOJOSA MONTALVO, J., The Jews of the Kingdom of Valencia. 1391-1492. From the persecution to expulsion, Jerusalem, 1993.

HINOJOSA MONTALVO, J., “L’inserció de la minoria hebrea en la formació social valenciana”, Revista d’Història Medieval 4 (1994), pp. 45-64.

HINOJOSA MONTALVO, J., Los judíos en tierras valencianas, Valencia, 1999.

HINOJOSA MONTALVO, J., La judería de Xàtiva en la Edad Media, Xàtiva, 1993.

KRIEGEL, M., Les juifs à la fin du Moyen Age dans l’Europe Mèditerranéenne, Paris, 1979.

LACAVE, J. L., Juderías y sinagogas españolas, Madrid, 1992.

LOMBA FUENTES, J., La filosofía judía en Zaragoza, Zaragoza, 1988.

MAGDALENA NOM DE DEU, J. R., “Aspectes de la vida dels jueus valencians a la llum d’unes fontes hebràIques: les respostes de Rabí Yshaq Ben Seset Perfet (segona meitat del segle XIV)”, Afers 7 (1988-89), pp. 189-205.

MAÑÉ, M.a C, y ESCRIBÀ, G., The Jews in the Crown of Aragon. Regesta of the Cartas Reales in the Archivo de la Corona de Aragón. Part I: 1066-1327, Jerusalem, 1993.

MILLÁS VALLICROSA, J. M., Las incripciones hebráicas de España, Madrid, 1956.

MILLÁS VALLICROSA, J. M., Literatura hebraicoespañola, Barcelona, 1967.

MOLINA FIGUERAS, J., “Las imágenes del judío en la España medieval”, Memoria de Sefarad, Madrid, 2003, pp. 373-379.

MORA, V., “Las comunidades judías de Cataluña: las áreas de Barcelona y Tarragona”, La Cataluña judía, Barcelona, 2002, pp. 36-55.

MOTIS DOLADER, M. Á., Los judíos en Aragón en la Edad Media (siglos XIII-XV), Zaragoza, 1990.

MOTIS DOLADER, M. Á., Guía del Aragón judío, Zaragoza, 1991.

MOTIS DOLADER, M. Á., “Estructura interna y ordenamiento jurídico de las aljamas judías del Valle del Ebro”, II Semana de Estudios Medievales (Nájera, 1991), Logroño, 1993, pp. 115-152.

MOTIS DOLADER, M. Á., Hebraica Aragonalia. El legado judío en Aragón, Zaragoza, 2002.

MOTIS DOLADER, M. Á., La expulsión de los judíos de Zaragoza, Zaragoza, 1985.

NIERENBERG, D., Comunidades de violencia. La persecución de las minorías en la Edad Media, Barcelona, 2001.

PACIO LÓPEZ, A., La disputa de Tortosa, Madrid-Barcelona, 1957. 2 vols.

PITA MERCÉ, R., Lérida judía, Lérida, 1973.

PLANAS, S., “Las comunidades judías de Cataluña: el área de Girona”, La Cataluña judía, Barcelona, 2002, pp. 56-85.

PLANES, J. M., Breu aproximació als Ges de la Tàrrega medieval, Tárrega, 1987.

REGNE, Jean, History of the Jews in Aragon. Regesta and documents, 1213-1327, Jerusalem, 1978. Reimpresión Jerusalén 1979.

RIERA I SANS, J., “La conflictivitat en l’alimentació dels jueus medievals, segles XII-XV», Anuario de Filología 4 (1978).

RIERA I SANS, J., “La Catalunya jueva del segle XIV”, L’Avenç 3 n° 25 (1980), pp. 52-55.

RIERA I SANS, J., Cataluña y los judíos, Barcelona, 1987.

ROMANO, D., Judíos al servicio de Pedro el Grande de Aragón (1276-1285), Barcelona, 1983.

ROMANO, D., “Aljama frente a judería, call y sus sinónimos”, Sefarad 39 (1979), pp. 347-354.

ROMANO, D., “Els jueus de Lleida”, Actes del 1er Col · loqui d’Història dels Jueus de la Corona d’Aragó, Lleida, 1991, pp. 99-138.

ROMANO, D., “Rasgos y figuras de la actividad científica de los hispanojudíos”, La vida judía en Sefarad, Madrid, 1991, pp. 137-168.

SÁENZ-BADILLOS, A., “La creación poética de los judíos españoles”, La vida judía en Sefarad, Madrid, 1991, pp. 115-136.

SÁNCHEZ MARTÍNEZ, M., “La fiscalidad real y las aljamas catalana-aragonesas en el primer tercio del siglo XIV”, Acta historica et archaeologica Mediaevalia 3 (1982), pp. 93-144.

SUÁREZ FERNÁNDEZ, L., La expulsión de los judíos de España, Madrid, 1991.

VV. AA., Destierros Aragoneses. I: Judíos y moriscos (Zaragoza, 1986), Zaragoza, 1988.

VV. AA., Los judíos de la Corona de Aragón en los siglos XIV y XV, Valencia, 1989.

VV. AA., Guía del Aragón judío, Zaragoza, 1991.

VV. AA., Actes del 1er Colloqui d’Història dels Jueus de la Corona d’Aragó, Lleida, 1991.

VV. AA., La expulsión de los judíos de España, Toledo, 1993.

VV. AA., Movimientos migratorios y expulsiones en la diáspora occidental, Terceros Encuentros Judaicos de Tudela (1998), Pamplona, 2000.

VV. AA., La Cataluña judía, Barcelona, 2002.

© Publicações do Cidehus, 2008

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search