Version classiqueVersion mobile

Igreja, caridade e assistência na Península Ibérica (sécs. XVI-XVIII)

 | 
Laurinda Abreu

Redes urbanas de apoio social: a intervenção dos prelados pós-tridentinos

La preocupación por la asistencia a los necesitados en la Navarra ilustrada

La obra del obispo Úriz

Pilar León Sanz

Texte intégral

1. Joaquín Xavier Úriz

  • 1 Para realizar una breve semblanza de este ilustrado nos apoyaremos en la documentación aportada fun (...)

1Joaquín Xavier Úriz y Lasaga (1747-1829) nació en Sada (Navarra)1. Fue el mayor de doce hermanos de una familia rural, económicamente acomodada de la merindad de Sangüesa. Se formó como abogado en las universidades de Huesca e Irache (Navarra) donde se graduó de bachiller en derecho en 1767. Después de haber realizado los tres años de prácticas reglamentarias, se incorporó como abogado a los Tribunales Reales de Navarra. Tuvo éxito en su ejercicio; sin embargo, al cabo de varios años, en 1774, se ordenó sacerdote, cuando contaba con 27 años.

2Ocupó numerosos cargos en la diócesis de Pamplona: a los tres años de su ordenación fue elegido, por unanimidad, canónigo de la catedral y subcolector de expolios y vacantes, cargo en el que permaneció durante veinticinco años.

  • 2 Este encargo duró tanto tiempo que hubo que renovarle el mandato. Además, ya había sido nombrado go (...)

3Su actividad estuvo condicionada por la formación de jurista, que le llevó a intervenir en numerosos asuntos en servicio de la diócesis, lo cual ha dejado abundante rastro documental sobre la actividad que desarrolló. Unas veces, emprendió estas tareas por propia iniciativa, como fue la realización del laborioso Extracto del Indice General y de Dignidades de la Santa Iglesia Catedral de Pamplona. Dispuesto y formado de los documentos que existen en su Archivo y Sindicatura, que consta de 411 folios en los que ordena temáticamente el voluminoso Archivo Catedralicio. Otras, fueron encargos del cabildo, del obispo, e incluso, de la autoridad civil. Requerimientos que más de una vez habían sido rechazados por otros, como el caso del gobierno de la sede pamplonesa durante la vacante seguida al fallecimiento de D. Juan Lorenzo de Irigoyen y Dutari, en 17962.

4Mantuvo una interesante labor de mediación. En efecto, y para citar un ejemplo, fue comisionado, en 1789, por la Real Cámara como visitador regio para resolver un antiguo y arduo conflicto mantenido con el cabildo de Roncesvalles que solucionó en siete meses con el agradecimiento de ambas partes y la redacción de unas Constituciones de la Real Casa y Monasterio de Nuestra Señora de Roncesvalles, aprobadas en 1791.

  • 3 Por ejemplo, formó parte de la junta de abogados y capitulares en el recurso por la disgregación de (...)

5Desempeñó muchas otras gestiones y comisiones, sobre todo después de su promoción a Arcediano de la Catedral de Pamplona en 17893. En este trabajo nos interesan, sobre todo, sus nombramientos como Provisor del Obispado de Pamplona, Juez de expolios del Obispado, subcolector del Fondo Pío Beneficial (1790-91), miembro de la Junta de Gobierno del Hospital de Pamplona, desde 1793 a 1802, primero como Vocal y, cinco años más tarde, como Presidente y Comisionado Regio de la Inclusa de Pamplona, desde 1803. En 1802 fue nombrado por el rey colector de la diócesis, al año siguiente Prior de Roncesvalles y, finalmente, Obispo de Pamplona en 1815; sede que habría de regir hasta su muerte, en 1829.

2. Actividades socio-asistenciales de Joaquín Xavier Úriz

6Hombre de confianza de los dos últimos obispos que tuvo la sede de Pamplona en el siglo XVIII, fue encargado de organizar y administrar, en gran medida, la actividad asistencial a los pobres de la diócesis.

a) La distribución de fondos para la asistencia socio-sanitaria

  • 4 El obispo Gaspar de Miranda y Argaiz “en 1755 dio mil pesos (8.000) reales) al Hospital General de (...)

7El apoyo de las instituciones eclesiásticas a los pobres y a las entidades socio-asistenciales en Navarra permanece constante a lo largo del siglo XVIII, pero observamos que se intensifica en la segunda mitad del setecientos4.

  • 5 Las Casas de Misericordia dependían del Ayuntamiento de la localidad. Su función era recoger a los (...)
  • 6 Entre 1700 y 1790, las iglesias del Reino recaudan para el hospital una media anual de 2.277 reales (...)
  • 7 Goñi Gaztambide, o. Cit., VII, pp. 224 (Faj. 32, n. 83) y 235.

8Las dos Casas de Misericordia de Navarra, una de ellas situada en Pamplona5 y los más de cien centros llamados hospitales, registrados en esta época en Navarra, se mantenían casi exclusivamente a través de las limosnas, de lo que se deriva la importancia de las donaciones antes referidas6. Además, el cabildo era el responsable de administrar algunas fundaciones, como el legado de Gabriel de Esparza, para huérfanas y estudiantes7.

9En esta línea, Joaquín X. Úriz fue el encargado de ejecutar y administrar los testamentos de los obispos D. Juan Lorenzo de Irigoyen y Dutari (1768-1778) y D. Esteban Antonio Aguado y Rojas (1785-1795).

  • 8 El edicto con la distribución general aprobada fue publicado el 7 de octubre de 1780. Fajo 6 de exp (...)

10El edicto del 7 de octubre de 1780 que publica la distribución de las rentas pertenecientes al expolio y vacante producida por la muerte del obispo Juan Lorenzo de Irigoyen, adjudica a la Casa de Misericordia de Pamplona una limosna diaria de 18.703 reales y 2 maravedís. Así como 60.000 reales a nueve hospitales y dos hospicios, además de otras partidas para el socorro de pobres (38.000 reales y 28 maravedís)8.

  • 9 El Sr. Aguado dispuso que todo el dinero en moneda o especie que tenía antes de ser obispo y que as (...)
  • 10 Goñi Gaztambide, op. cit., VIII, p. 322. Pleito cit.

11En el segundo caso, no sólo administró las disposiciones testamentarias de D. Esteban Antonio Aguado y Rojas9, sino también la derivada de la protección que, desde un principio, este obispo dispensó al Hospital General de Pamplona. Entre los años 1785-1787, donó, anualmente, 340 reales de plata, cifra que incrementó en los años siguientes. En total, los donativos ascendieron a 67-598 reales de plata y 12 maravedís, sin contar con el de 165-653 reales y 17 maravedís, hecho antes de su consagración episcopal10.

  • 11 Como ejemplo se puede comentar que hasta 1820, el obispo enviaba a su mayordomo a las Casas de bene (...)
  • 12 En 1796, como subcolector, socorrió a los pueblos navarros damnificados por los ejércitos de la Con (...)
  • 13 Arch. Dioc. Pampl. Corresp. Obispo (4 de septiembre de 1824) y Goñi Gaztambide, op. cit., VIII, p. (...)

12En el ámbito personal, parece que tuvo gran influencia en Úriz su trabajo en la Junta del Hospital General. Le puso en contacto con las carencias y miserias sociales y condicionó sus actividades caritativas: su dedicación personal y también sus donaciones. Estas fueron muy numerosas y constantes11, dirigidas, en gran medida, y como veremos más adelante, a instituciones como el Hospital General, la Casa de la Misericordia o la Inclusa, pero también directamente a enfermos o pobres, contestando a sus peticiones o a la de sus mediadores12; aunque, como benefactor, prefería dirigir los recursos a las instituciones asistenciales, en lugar de a particulares. Así, por ejemplo, el vicario de Villatuerta expuso al ya entonces obispo de Pamplona que, entre los varios enfermos a los que el propio vicario no podía socorrer, había un joven de 17 años encamado desde hacía un año, desahuciado, padeciendo los más acerbos dolores. Era hijo de un pastor, pobre de solemnidad. El obispo le contestó que lo mejor sería que se acogiese en un hospital13.

  • 14 Joaquín Xavier de Úriz, Causas prácticas de la muerte de los niños expósitos en sus primeros años: (...)

13Sus aportaciones más cuantiosas fueron dirigidas a la Inclusa de Pamplona. Esta institución carecía de rentas propias; y, si los fondos del Hospital, al decir de Úriz, “no alcanzan para la debida razonable asistencia de los enfermos adultos”, mal podría contribuir a mejorar la situación de los expósitos. El déficit se mantenía fijo cada año “en bastantes miles de pesos” que tenían que salir de donativos de particulares y de limosnas gestionadas de manera primordial por los miembros de la Junta del Hospital. El abundantísimo epistolario del canónigo navarro muestra una constante y honda preocupación, hasta el final de su vida, por las finanzas destinadas a los expósitos14.

  • 15 Ideas de Felicidad para el Reyno de Navarra en el que se exponía un proyecto para desarrollar en el (...)
  • 16 Bernardo Ward, Proyecto económico: en que se ponen varias providencias dirigidas à promover los int (...)
  • 17 Su libro, ya citado Causas... incluye varios capítulos sobre esta cuestión. Libro I, cap. X: “De lo (...)

14Úriz busca soluciones en otro navarro ilustrado don Francisco Magallón y Magallón, quinto Marqués de San Adrián15 y en Bernardo Ward16. Pero sus proyectos económicos destinados a solucionar el problema del expósito no son muy convincentes, pues propone contar primordialmente con recursos “provisionales”-limosnas y subsidios voluntarios; siendo los denominados “fijos”, escasos y poco originales17.

  • 18 Úriz, op. cit., I, 60.
  • 19 En 1804, siendo Joaquín Xavier Úriz Prior de Roncesvalles, se aprueban nuevas constituciones de aqu (...)

15Entre los ingresos fijos que consiguió, después de muchas gestiones, se encuentra la rifa llamada de San Antón y los rendimientos en Navarra del indulto quadragesimal de carnes, pero ambas cantidades llegaban a poco18. Y también los procedentes de la Colegiata de Roncesvalles, ya que introdujo un apoyo anual a la Inclusa de Pamplona en las nuevas constituciones que redactó19. Además, llevó a cabo una labor de sensibilización de la sociedad navarra que, poco a poco, se hace palpable: en 1801, por ejemplo, el Hospital comienza a cobrar los réditos de un censo de 15.000 reales de vellón que el benefactor Juan de Goya impuso a favor de los niños del Hospital; en 1802, el Hospital recoge limosnas para los niños en diversas reuniones de la sociedad acaudalada.

16Sin duda, el benefactor más generoso que tuvo la Inclusa de Pamplona en los finales del setecientos fue al propio Úriz: ofreció 100.000 reales para la construcción de una nueva Inclusa, corriendo también con los gastos de la compra de terrenos y la adhesión de posesiones propias, por un costo aproximado de 404.500 reales de vellón.

17Sin embargo, cuando en 1805 se inaugure el nuevo edificio, su economía seguirá lastrada por la escasez de recursos, y este hecho impedirá, en gran medida, la puesta en práctica de las reformas asistenciales y pedagógicas que su fundador había proyectado.

  • 20 También hubo momentos en los que no le fue posible afrontar las demandas: en diciembre de 1813, el (...)
  • 21 Telesforo de Amatriain, Oración fúnebre que en las exequias celebradaspor la M. L Junta de Gobierno (...)

18En la medida de sus posibilidades, siguió contribuyendo al mantenimiento efectivo de esta institución: consta, que al año siguiente de la inauguración, prestó auxilio económico a la Inclusa que atravesaba uno de sus momentos de penuria económica; en 1813, siendo Prior en Roncesvalles, aporta otro donativo20. En 1815, cuando era ya Obispo de Pamplona, entregó una limosna de 3.200 reales. En total, la Junta de la Inclusa estimó, en un documento de 7 de octubre de 1829, haber recibido de Úriz un montante de 1.283.721 reales de vellón21.

  • 22 Amatriain, op. cit., p. 18. Goñi Gaztambide, op. cit., p. 455.

19Finalmente, el “Fajo de expolio” del obispo Úriz pone de manifiesto que sus habituales limosnas extraordinarias se intensificaron poco antes de su fallecimiento, entre los meses de junio y agosto de 1829. En efecto, entre otras donaciones, destinó 1.000 duros (20.000 reales) a la Misericordia de Pamplona; 1.000 duros al Hospital; y otros 1.000 a la Inclusa22. De esta manera dejó su legado resuelto en vida, ya que los papeles del difunto demostraron que todos los asuntos de maravedís anteriores y posteriores a su ingreso en la mitra los tenía concluidos y tan solo estaba pendiente una cuenta del año corriente de muy escasa consideración.

  • 23 Goñi Gaztambide, op. cit., IX, p. 456.

20En resumen, como destaca Goñi Gaztambide, “por la correspondencia de los subcolectores se puede concluir que el Sr. Úriz era un hombre ordenado, en extremo caritativo, previsor, que vivía austeramente para poder socorrer a los demás”23.

b) Actividad configuradora de la beneficencia

  • 24 Goñi Gaztambide, op. cit., VIII, p. 388.
  • 25 Goñi Gaztambide, op. cit., VIII, p. 392.

21El obispado acudió a las habilidades de Úriz como abogado para el seguimiento de los pleitos suscitados cuando, en virtud de una política regalista, se le desposeyó de beneficios tales como los derechos del palco de comedias, que desde tiempo inmemorial administraba el cabildo para el Hospital24. También fue requerido para que redactara los Estatutos y Reglamentos de nuevas instituciones, como la cofradía de los Esclavos, hoy todavía vigente25. Pero la actividad que tuvo más trascendencia, en cuanto a beneficencia se refiere, fue la que desarrolló como Vocal y luego Presidente de la Junta del Hospital General.

El Hospital General de Nuestra Señora de Gracia

  • 26 Ramos Martínez subraya esta cercanía del Obispado y de la Catedral al hospital. op. cit., p. 225.

22El Obispado y la Catedral fueron instituciones cercanas al Hospital y no sólo por el notable apoyo económico, que como ya hemos visto, recibía a través de las rentas de Obispado y en concepto de limosnas. Dos Canónigos, elegidos por el Cabildo Catedralicio, formaban parte de la Junta del Hospital que se completaba con dos Regidores Superintendentes y cinco Caballeros vecinos de Pamplona que nombraba el Ayuntamiento26.

  • 27 A.M.P. libro becerro IV. Constitución de la Junta y Ordenaciones del hospital impresas en 1776. La (...)
  • 28 La Real Cédula de 8 de agosto de 1806 establece que la presidencia de la Junta del Hospital General (...)

23Los miembros de la Junta, salvo en el caso de los Regidores Superintendentes, eran cargos a perpetuidad. Y las ordenanzas de 1730 establecían que la presidencia de la Junta recayera sobre el canónigo más antiguo27. Esta situación cambió con las nuevas constituciones de 1806 que relevaron de la presidencia del Hospital y de la Inclusa al estamento eclesiástico28.

  • 29 A.M.P. Hospital General, libros de contabilidad, año 1789. Este año Manuel Ochotorena y Manuel Sánc (...)

24La labor desarrollada por los miembros de la Junta del Hospital era desinteresada y determinante: además de gobernar el centro asistencial, llegaban a adelantar dinero de sus fondos, cuando éste se encontraba sin liquidez económica29.

  • 30 El informe de la comisión, compuesta por el Abad de Iranzu, el Abad de Urdax, Manuel Angel de Vidar (...)

25Del buen funcionamiento de la Junta, durante la etapa de Úriz (1793-98) da cuenta el informe emitido por una comisión nombrada dentro de las mismas Cortes de Navarra: en él se dice que “la Junta del Hospital vela por la salud de los enfermos y los expósitos, pero que no se pueden salvar más vidas por la escasez de medios económicos”30.

La Casa de Expósitos de Pamplona

  • 31 Úriz, op. cit., I, p. 51.

26Una de las tareas asistenciales más importantes del Hospital General era la recepción y crianza de los niños expósitos hasta que cumplían los siete años. Estos menores procedían en su mayor parte del territorio navarro, aunque también había algunos procedentes de Guipúzcoa ya que allí no existía una institución similar31.

27La incorporación de Joaquín X. Úriz a la Junta del Hospital le permitió conocer de primera mano la difícil situación en la que se encontraban los niños asistidos en aquella institución. Más adelante justificaba así su labor:

  • 32 Úriz, op. cit., prólogo.

La casualidad de ser individuo de la Junta del Hospital General, que reúne en si el cuidado de los expósitos, me necesitó a tratar de cerca a estas desgraciadísimas criaturas. La obligación me ha hecho observar lo que padecen y desear con ansias sus alivios32.

28Y aquella obligación continuó aún después de haber dejado la Junta. El mismo lo afirma en diversas cartas, como en la fechada en 1809:

  • 33 Carta dirigida al Administrador de la Inclusa en 1809. Y en la fechada el 16 de julio de 1809 afirm (...)

Entre las aflicciones que me cercan, quizás más que todas me penetra la memoria triste del final que pueden tener esas criaturas33.

29La situación de los niños expósitos recogidos en el Hospital General de Pamplona en la década final del siglo XVIII era muy similar a la descrita en muchas otras instituciones españolas dedicadas a este fin: instalación deficiente, hacinamiento, contigüidad con las salas donde estaban los enfermos, carencia de espacios abiertos y aireados, dificultades graves para alimentar a los niños, altísima mortalidad y problemas económicos derivados de la escasez de las rentas. A estos problemas se enfrentó Úriz, y en el intento de resolverlos aplicó tenacidad y dedicación durante los diez años que estuvo en la Junta del Hospital General.

30La labor del canónigo navarro en pro de la Inclusa de Pamplona, además de la referida a su sostenimiento económico, del que ya se ha tratado, se puede sintetizar en los siguientes aspectos:

  • Las mejoras del establecimiento, todavía dentro del Hospital General, durante los quinquenios 1793-1798 y 1799-1803.

  • La separación de la Inclusa del Hospital General y construcción de un nuevo edificio inaugurado en 1805.

  • La redacción de las Constituciones de la nueva Inclusa y el libramiento de los pleitos correspondientes a sus diferencias con el Fiscal de S. M., con la final aprobación en 1806.

  • La incorporación de las Hermanas de la Caridad de San Vicente de Paul en 1804.

  • La introducción de la inoculación antivariólica en la Inclusa de Pamplona

Actividad durante los quinquenios 1793-1798 y 1799-1803

31Para el análisis de este periodo contamos con dos fuentes de inestimable valor.

  • 34 Concretamente reclaman la aplicación en beneficio de la Inclusa de una serie de expedientes económi (...)

32Por una parte, un informe de 4 páginas firmado por Joaquín Xavier de Úriz, su hermano Miguel Antonio y el Barón de Bigüezal (regidor superintendente) publicado en Pamplona, en 1801: Prospecto, que por el ingreso de niños expósitos en diez años, manifiesta el considerable número que con los medios más sencillos se ha redimido en el último quinquenio en Pamplona, y como puede crecer este imponderable bien. Este documento fue enviado al Consejo de Navarra y está dirigido, al mismo tiempo, a las Inclusas de España. Tenía como objetivo comunicar las experiencias por las que la Inclusa pamplonesa había disminuido la mortalidad entre el quinquenio 1796-1800 y el de 1791-1795. Termina insistiendo en la escasez de medios económicos de la Inclusa, y la necesidad de que se atiendan sus requerimientos34.

  • 35 Sobre este libro: Cf. Gil-Sotres, op. cit., pp. 299-307. También Antonio Carreras Panchón, Elproble (...)
  • 36 Arch. Gen. Nav. Hospital General, Libros, Caja única, lib. I, f. 295v-26 (24 de julio de 1800). Goñ (...)
  • 37 Goñi Gaztambide, op. cit., IX, p. 185.

33Por otra parte, Uriz publicó, el mismo año, el libro: Causas prácticas de la muerte de los niños expósitos en sus primeros años: remedio en su origen de un tan grave mal y modo de formarlos útiles a la religión y al Estado... (editado en Pamplona en la Imprenta de Josef de Rada, 1801)35. El manuscrito original constaba de 598 folios en cuarto. El autor cedió su obra en beneficio del Santo Hospital de Pamplona y prometió costear la impresión a sus propias expensas. La Junta del Hospital aceptó la oferta y acordó editarla lo antes posible36. Un año más tarde, el autor remitió a la Diputación dos ejemplares y al Cabildo otro, de la obra impresa en dos volúmenes con un total de más de un millar de páginas37.

34El primero de los tomos recoge los libros 1 y 2 que contienen su proyecto de reforma para las Inclusas; el segundo - que corresponde al libro tercero - explicita las ideas educativas para formarles “útiles a la religión y al estado”.

  • 38 Thomas Anzano, Elementos preliminares para poder formar un sistema de gobierno de Hospicio General,(...)

35A través del primer volumen se pueden observar las reformas que la Junta planteó. Se trata de un texto que, si bien tiene poco de original, aporta una interesante conexión con la realidad que vivía y la búsqueda de soluciones para la Inclusa. El Tratado prueba que conoce todo lo que se ha escrito sobre la cuestión y que ha buscado en los libros las respuestas a cuestiones más difíciles o especializadas. De esta manera, cita ampliamente, entre otros, los tratados de Baca, Bilvao, García, Iberti, Trespalacios y Murcia38. También hace referencia a las Inclusas de Madrid, Barcelona, Zaragoza, Valencia, Toledo, Burgos, Sevilla y otras muchas de España.

  • 39 Medios llanos y sólidos con que se podría dar un orden apreciable al grande objeto de los niños Exp (...)

36Además de estos impresos, se conocen otros dos amplios memoriales que han permanecido inéditos, pero cuyo contenido poco añade a lo publicado39.

37A través de estas fuentes vamos a exponer algunos aspectos del funcionamiento de la Inclusa de Pamplona. Sobre todo los referentes a la mortalidad y a la alimentación de los internos.

La mortalidad de los expósitos

38Como expresa el título del libro de Úriz, el problema fundamental en las Inclusas era la elevadísima mortalidad que sufrían los niños recogidos en ellas. En la Inclusa de Pamplona, de forma similar a otros establecimientos, el 80 por ciento de los niños ingresados fallecían dentro del primer año.

39En este sentido, la obra que comentamos es una llamada a las conciencias ilustradas:

  • 40 Úriz, op. cit., I, p. 34.

Si escribiera de un hospicio en que anualmente se acercan a doscientos los niños que llegan, se sabe ciertamente que en veinte años apenas ha habido uno sólo que dentro de él haya cumplido el tiempo de la lactancia, se oiría con horror y no se diría más que una constante verdad40.

  • 41 Úriz, op. cit., I, p. 14.
  • 42 Úriz, op. cit, I, prólogo.

40Las instituciones dedicadas a cuidar de los niños desvalidos se presentan como cementerios para todos los que en ellas entran41, y la sociedad asiste impávida cada año a la muerte de “una espantosa multitud de expósitos inocentes”42.

  • 43 Úriz, op. cit., I, p. 34.

41Úriz se empeña en calcular esta realidad y busca los datos precisos a través de dos procedimientos: por una parte, compara la cifra de niños ingresados y el número real de asilados. De esta manera comprueba que, a lo largo del septenio 1792-1798, cada año se recogen 214 niños por término medio, con lo que al final de dicho período el número de expósitos debería de ser de 1498. Mientras que la realidad es que, al cabo de ese tiempo, sólo viven una sexta parte, es decir, 249, en su mayoría lactantes. Lamentablemente, no resulta fácil establecer con exactitud el índice de mortalidad a partir de los datos que nos ofrece, ya que parece que no se sobrepasaba de manera permanente la cifra de 150 niños en el establecimiento43.

42El segundo método que ofrece Úriz para mostrar la alta mortalidad entre los expósitos de Pamplona es el resultado de una consulta sobre los expósitos que vivían en las parroquias de Navarra:

  • 44 Úriz, op. cit., I, p. 76.

Yo he preguntado a diversos párrocos de dilatadas feligresías y apenas han casado ni uno. Tengo conocimiento perfecto de muchos partidos, y en Navarra, en que los más de sus pueblos, no se puede ocultar la calidad de las familias. Y aunque es verdad que se hallan alguna de Expósitos, son tan raras, que con dificultad las recuerda la memoria, ni se descubre ese tesoro44.

43Para paliar los efectos de la elevada mortalidad, el Presidente de la Junta del Hospital General propone centrar los esfuerzos en mejorar el diagnóstico precoz de las enfermedades que aquejan a los niños que ingresan:

  • 45 Úriz, op. cit., I, p. 157.

jamás se ha de incorporar ningún expósito con los sanos ni con los enfermos sin que se le registre por el facultativo encargado de ese ramo y la ama mayor45.

  • 46 Úriz, op. cit., I, p. 18.

44También incidieron en otros aspectos como la alimentación, la paga de las nodrizas, la atención médica por parte del cirujano y de un practicante, las medidas de higiene, etc. Cuestiones afrontadas “con gastos no pequeños”, pero que procuraron una rápida mejora: que ninguno muriese en ocho semanas; y se logró también ver a los niños de mejor aspecto46.

  • 47 A.M.P. Hospital General, libros de contabilidad. La proporción de niños muertos dentro y fuera del (...)

45Conocemos las cifras correspondientes al número de niños atendidos en la Inclusa en los siguientes cuatro años (1801-1804). En este tiempo ingresan 915 niños, fallecen 551 y 226 cumplen los 7 años. Lo que hace patente la mejoría en la proporción ingresos/muertes: hay un incremento del número de niños que llegan a la edad de los 7 años. Los 551 fallecidos en estos 4 años se distribuyen del siguiente modo: 162 (el 29,40% de los fallecidos) mueren durante su estancia en el Hospital, y 389 (el 70,60%) mueren mientras se crían fuera del mismo, es decir, que disminuye notablemente la mortalidad en la Inclusa47.

  • 48 Un poco más adelante, Úriz comenta cómo una epidemia de sarna hizo estragos en nodrizas y niños y “ (...)
  • 49 El pago a parteras por prestar sus servicios en el hospital se registra ya en el primer tercio del (...)

46Por tanto, los resultados, aun con oscilaciones y pese al pesimismo de Úriz48, se traducen en una disminución paulatina de las muertes, principalmente de los niños lactantes, ya que era en estos primeros meses de vida cuando se producía el mayor número de defunciones. Aunque en esta cifra influye el aumento de los partos tenidos en el Hospital por madres que van a dejar sus hijos en la Inclusa49. Y comparando ambos quinquenios encontramos que se produce una mayor mortalidad absoluta de los niños fuera de la lactancia en el segundo quinquenio, consecuencia lógica del mayor número de niños que sobrepasan esta etapa y llegan al grupo de mayor edad.

  • 50 Carreras Panchón describe una situación similar en el caso de la inclusa de Murcia, op. cit., p. 76

47En conjunto, los estudios posteriores muestran una reducción de la mortalidad en los dos quinquenios aquí considerados, lo cual llevó, en pocos años, a un incremento de la población de niños a cargo de la Inclusa de Pamplona. Y la única razón que puede explicar el hecho es la transformación ocurrida en la atención al niño, por lo que la experiencia demostraba, una vez más, que las causas eran estructurales y que la única forma de salvar a los niños pasaba por aplicar unas medidas que suponían unos desembolsos que la Institución no tenía50.

El problema de la alimentación

  • 51 La alimentación del expósito se convierte en piedra angular de todas las discusiones dirigidas a de (...)

48El tema central en la obra de Uriz - lo mismo que en los tratadistas contemporáneos - es el referente a la alimentación de los niños51. Es unánime la creencia de que este es el factor más relacionado con la alta mortalidad en las Inclusas, y en Úriz esta preocupación se traduce en la extensión con que la lactancia de los expósitos es tratada en su libro.

  • 52 Gil-Sotres, op. cit., y Ramos Martínez, op. cit., p. 398.

49Propone la necesidad de conseguir un mayor número de nodrizas, que estén mejor pagadas y más dedicadas al cuidado de los niños; la separación de niños sanos y enfermos; la ayuda a los padres pobres para que cuiden de sus hijos, en lugar de darlos a una nodriza a cargo del Hospital; el envío de los niños a las poblaciones rurales; y la investigación de alimentaciones alternativas52.

  • 53 Úriz, op. cit., I, p. 30. Los trazos con los que nuestro autor describe la figura de las nodrizas p (...)
  • 54 Úriz, op. cit., I, pp. 17 y 367.

50Explica que se ha aumentado el número de nodrizas53, y que éstas están mejor alimentadas y tienen asignado un sueldo mensual de 40 reales de vellón. Pero los niños que debe alimentar cada una no bajan de tres, siendo a menudo cuatro, y en ocasiones siete54. Demuestra la importancia de separar los niños sanos de los enfermos en departamentos y en el momento de publicarse el prospecto se tienen separados; y son reconocidos diariamente por un facultativo porque es patente la dificultad de lactar a los niños enfermos sin que la nodriza se contagie. Se vela, además, por el aseo de la Inclusa.

51El canónigo plantea enviar a los niños a lactar fuera de la Inclusa, para lo que propone el incremento de los sueldos a las nodrizas de las aldeas (17 reales mensuales en tiempo de lactancia) y la posibilidad de que se les pague durante más tiempo, con lo que se conseguiría que retuviesen un mayor número de niños al cumplir los 18 meses. Las aldeas parecían lugares más idóneos, ya que allí se dan mejores condiciones higiénicas y es más fácil encontrar buenas nodrizas. Pero no consiguió solucionar así el problema y buscaría alternativas como la contratación de nodrizas a media pensión, empeño que fracasó al ver que los niños, además de ser deficientemente alimentados eran utilizados como apoyo a la mendicidad de las amas.

  • 55 Úriz, op. cit., I, p. 29.
  • 56 Úriz, op. cit., I, p. 29.

52Esta sobrecarga de lactantes obligaba a recurrir, de modo habitual, a la lactancia artificial empleándose la leche de cabra o diversos sistemas que fueron ensayándose. A través del relato de Úriz vemos al primer cirujano, don Lorenzo Mariategui, experimentando unas papillas a base de: “huevos frescos batidos con agua y azúcar”55. La eficacia de esta receta no parece haber sido mucha, pues pronto se volvió a “la leche de cabra y después se introdujo la leche de burra que es según análisis muy exacta, la que se acerca más a la de mujer”56.

53Más adelante llamó a Margarita Raller, una señora de un pueblo próximo (Astrain), para que enseñara a utilizar el método con el que había criado a alguno de sus hijos. Consistía en el empleo de agua de arroz a la que ocasionalmente se añadían: azúcar, un poco de leche o alguna yema de huevo desleída. La experiencia parece que fue positiva:

  • 57 Úriz, op. cit., I, pp. 140-3.

y se puede asegurar, que aunque el niño se enflaqueció un poco, se ha sostenido con una regular sanidad, viveza y fuerzas57.

54Pero como el mismo Úriz añade, el sistema no era fácilmente adaptable a la realidad de la Inclusa:

  • 58 Úriz, op. cit., I, pp. 140-143.

se debe prevenir, que la mujer es bonísima, muy curiosa y día y noche extraordinariamente diligente; y que no pudiéndose esperar de las que se encarguen de hacer lo mismo un igual prolixo cuidado, se debe temer, que en sus manos no se saque lo que se desea58.

La separación de la Inclusa del Hospital General: el nuevo edificio (1805)

  • 59 Úriz, op. cit., I, p. 40.

55Una Real Orden del 16 de Noviembre de 1798 había dispuesto que las Inclusas fueran separadas de los Hospitales Generales allí donde se mantenían unidas; pero en Pamplona, en 1801 aún sólo: “se pensaba separar a los niños del Hospital y ponerles habitación cómoda obedeciendo a su Majestad que se sirvió mandarlo”59.

  • 60 Úriz, op. cit., I, p. 33.
  • 61 Úriz, op. cit., I, p. 34. A esta cuestión dedica el capítulo segundo del Libro II: «De la necesidad (...)

56Por otra parte, las deficientes instalaciones y la carencia de mobiliario obligaban a que cada cuna acogiera a cuatro niños, cifra que, según el canónigo navarro, era menor de la de otras Inclusas en las que, a menudo, se metían hasta doce en cada una60. El hacinamiento era más grave por la mezcla indiscriminada entre niños sanos y enfermos, e incluso agonizantes61. Sin embargo, como no era posible realizar grandes reformas en el edificio hospitalario, se consideró el traslado de la Inclusa a otro inmueble donde fueran mejores las condiciones de lactancia y crianza de los niños.

  • 62 El Rey deseaba que en ningún caso se retrase el plan de reforma de la Inclusa (A.M.P. consultas, li (...)
  • 63 Idem. sesión de 15-12-1802.
  • 64 El problema surgió con la designación de Úriz como Prior de Roncesvalles el mismo año de 1803. El A (...)

57En este momento, el canónigo navarro, no sólo aporta el capital necesario para su construcción62, sino que a requerimiento del Ayuntamiento elige tanto el emplazamiento como el maestro que tenía que diseñar la obra63. Úriz será, asimismo, el encargado del seguimiento de la construcción64.

  • 65 El nuevo edificio de la Inclusa continuó cumpliendo su cometido hasta comenzar el segundo tercio de (...)

58La nueva Inclusa recibió a los primeros niños el 11 de junio de 1805 y solucionó el problema del hacinamiento que sufrían los expósitos en las instalaciones del Hospital General65.

Las nuevas Constituciones para la Inclusa de 1806

59La Real Cédula de 27 de noviembre de 1802 concedió dos grandes beneficios al Hospital: la reinstauración de las cátedras de Medicina, Cirugía y Anatomía y el asentamiento de los expósitos, instando a la Junta a la redacción de las Constituciones de la nueva Inclusa y a su presentación para la correspondiente aprobación por parte del Consejo de Navarra.

60Reunidos en Junta extraordinaria, el 21 de diciembre de 1802, la Junta de Gobierno del Hospital delega en el Úriz la redacción de ese texto. Casi dos años más tarde, las presentaría para su aprobación a la Junta: el 7 de noviembre de 1804.

61Las constituciones constaban de los siguientes títulos:

62Título I: De la Inclusa en general y de las partes que abraza.

63Título II: Del gobierno en general dentro de la Inclusa y de la superiora de ella.

64Título III: Del torno y recibimiento de los niños

65Título IV: De los expósitos de fuera, de su conducción; y de los huérfanos de tálamo legítimo.

66Título V: De la habitación de niños sanos y de sus nodrizas.

67Título VI: De la habitación de niños enfermos y de sus nodrizas.

68Título VII: De los niños sanos de fuera de la Inclusa y como se han de entregar y cuidar.

69Título VIII: Hasta que tiempo se han de asistir y cuidar los niños.

70Título XI: Del cuidado en colocar los enfermitos fuera de la Inclusa y de su asistencia.

71Título X: De la habitación de niñas crecidas y de su crianza.

72Título XI: De la casa de Doctrina de los niños y de su educación.

73Título XII: De la habitación de mujeres de parto.

74Título XIII: De la asistencia espiritual y del capellán.

75Título XIV: De la hacienda, del administrador general; de los médicos y de los dependientes inferiores.

76Título XV: De las limosnas.

77Título XVI: De la Junta de gobierno y del escribano de la Inclusa.

78Título XVII: Del semanero y comisiones particulares.

79Título XVIII: De los comisionados de fuera de la capital.

80Estas Constituciones fueron aprobadas en su integridad por la Junta (auto del 1 de noviembre de 1804), ratificadas por la ciudad (auto del 1 de diciembre de 1804) y trasladadas al consejo de Navarra. Instancia que únicamente condicionó el artículo 10, que hacía referencia al pago de los traslados de los expósitos a la Inclusa, por parte de los pueblos.

81Sin embargo, el Fiscal de S. M. en el Consejo de Navarra frenó la rapidez que llevaba el procedimiento al cuestionar cinco de los dieciocho títulos (los números IV, VIH, XI, XII y XVI) aduciendo diversas razones.

  • 66 Real orden de 1 de mayo de 1805. Además establecía que Úriz pasase a Pamplona a establecer la Inclu (...)

82Volvemos entonces a apreciar la capacidad de gestión de Úriz. En un primer momento, previendo una sentencia nada favorable del Consejo de Navarra por el informe del fiscal, acude directamente a S. M. mediante su primera representación (9 de abril de 1805), con lo que obtuvo la aprobación de la totalidad de las constituciones en calidad de “por ahora”66.

83A continuación tuvo que enviar una segunda representación (14 de junio de 1805) ante la Diputación, celosa de sus Fueros y no dispuesta a permitir la salida de los expedientes originales fuera de los tribunales locales. En ella solicitaba el cumplimiento de la última Real Orden y sugiere la intervención de Úriz en el Consejo de Navarra si éste tuviera todavía reparos al respecto.

  • 67 S. M. solicita un informe al Virrey de Navarra (Marqués de las Amarillas) otro al Colector General (...)
  • 68 La Junta de la Inclusa, reunida con carácter extraordinario el 28 de agosto de 1806 solicitó al Con (...)
  • 69 La Casa de los doctrinos era el lugar donde se educaban los niños expósitos y huérfanos hasta que e (...)

84Tras una laboriosa tramitación67, la Real Cédula de 8 de agosto de 1806 confirma definitivamente las constituciones de la nueva Inclusa, encargando a la Junta su puesta en marcha68. Pero nuevamente tuvo que ser comisionado el Sr. Úriz para solicitar una implantación progresiva de las Constituciones tan trabajosamente aprobadas. Todos los puntos de la propuesta inicial redactada por Úriz fueron aprobados, excepto lo relacionado con la Casa de la Doctrina que quedó pendiente69.

85En la redacción de las constituciones se hace especial énfasis en las medidas que tan útiles habían sido para la disminución de la mortalidad en la Inclusa: el reconocimiento médico inicial, el cuarto de prueba, la separación de sanos y enfermos, la identificación temprana de la enfermedad en los niños, el envío de expósitos a las aldeas y las medidas higiénicas de orden interno.

Las Hermanas de la Caridad de S. Vicente de Paul en la Inclusa de Pamplona

  • 70 La concordia se firma ante el notario Antonio de los Ríos. Consta de 16 capítulos; entre lo que cab (...)

86Úriz había previsto en las nuevas Constituciones de la Inclusa contar con las Hijas de la Caridad para la atención de este centro. Al aproximarse la fecha de la inauguración, el Ayuntamiento intentó traer 6 Hijas de la Caridad de San Vicente de Paul para su ocupación en el Hospital General y la Inclusa. Tras la visita a Pamplona del visitador de la congregación D. Felipe Sobies y de la superiora Manuela de Lecina, la concordia de asistencia se consigue el 22 de mayo de 1804, firmándose en Madrid por los representantes de la Congregación mencionados, por una parte, y por la otra, por Joaquín Xavier de Úriz. Sin embargo, sólo se consiguieron dos Hermanas que fueron cedidas por el Hospital e Inclusa de Lérida, cuyo presidente era el Obispo navarro, Jerónimo María de Torres70.

  • 71 Ramos Martínez, op. cit., p. 403, A.M.P. Hospital General, libros de contabilidad, año 1815. Ese mi (...)

87En 1805, en el momento de la inauguración de la nueva Inclusa fueron tres las religiosas incorporadas y, más adelante, en 1815, se recibieron nuevas Hermanas de la Caridad, hasta un total de ocho según la ampliación acordada. Observamos, por tanto que la Inclusa de Pamplona se une al movimiento generalizado en España que recurre a las Hermanas de la Caridad, para la atención de hospitales y otros establecimientos benéficos71.

88La incorporación de la Hijas de la Caridad significó para Úriz una garantía de continuidad de su proyecto para la Inclusa. Así lo demuestra la carta en la que se solicitaba informe de la superiora de las Hijas de la Caridad de la Inclusa de Madrid, en la que expresaba: “Por lo regular ya no lograré ese consuelo, habiendo de mirar próximo el sepulcro en mi ancianidad de 72 años”.

La introducción de la inoculación antivariólica

  • 72 Comenta tanto esta reglamentación como la introducción y desarrollo de la variolización en España, (...)

89Existía desde 1796 una Real Orden que disponía que en los hospitales, casas de expósitos y otras instituciones asistenciales, se practicara la inoculación contra la viruela72, sin embargo, la implantación del sistema en el Hospital General de Nuestra Señora de Gracia de Pamplona se retrasó hasta el inicio del s. XIX.

  • 73 El memorial estaba firmado por Martín García de Apezarena, Vicente Martínez, Matheo López y Lorenza (...)
  • 74 A.M.P. Hospital General, libros de contabilidad, año 1801, Ramos Martínez, op. cit., p. 408.

90La Junta del Hospital presidida por Úriz se mostró claramente partidaria de apoyar la iniciativa de varios médicos de la institución que plantearon, en 1801, la inoculación a los asilados en el Hospital y en la Inclusa73. Su primera medida fue destinar fondos con el fin de recabar información sobre la técnica en otras ciudades con el fin de llevar a cabo una buena implantación en el Hospital74.

91Se trata de um ejemplo del paso de la variolización o inoculación procedente de lesiones humanas a la vacunación.

  • 75 En la primavera de 1802 la Junta acuerda no acceder a la petición de varios facultativos que solici (...)
  • 76 Ejemplo de las prácticas a las que Úriz y la Junta se negaron a que fueran realizadas en los niños (...)

92En esta tarea la Junta vigiló el trato que recibían los niños y se opuso a las prácticas que consideraba podían perjudicar a los menores, como por ejemplo, la utilización de expósitos en sistemas de comprobación, las llamadas contrapruebas75, aun cuando éstas eran practicadas en otros establecimientos y citadas como argumento para favorecer la implantación de la inmunización76.

  • 77 Sobre esta publicación, cf. Antonio Perez Goyena, Ensayo de bibliografía navarra: Desde la creación (...)
  • 78 Carta de 9 de Mayo de 1802, Arch. Dip. Nav. Sección de Sanidad. Leg. 1 o. Carp. 24. Año 1802. Se qu (...)

93Poco más tarde comenzó la práctica de la vacunación, probablemente por influencia del navarro Diego de Bances, quien desde una localidad próxima a Pamplona fue un activo difusor de la vacuna: publicó un Tratado de la vaccina o viruela vacuna: transmitido al género humano para preservarlo de la viruela natural ó de los árabes, en 180277; ese mismo año dirigió un informe a la Diputación recomendando esta técnica; preparaba la linfa y la distribuía entre diversas localidades; e incluso llegó a hacer una vacunación pública de su familia para vencer reticencias78.

94La Inclusa consiguió incorporar la vacunación de los expósitos contra la viruela mucho antes de que la Real Cédula de Abril de 1805 dictada en Aranjuez, la exigiera. En efecto, Úriz se refiere a la vacunación en el Título XIV de las nuevas Constituciones: “De la hacienda, del administrador; de los médicos; y de los dependientes inferiores”. Concretamente, el p. 32 dice: “Debe de continuarse con los niños el uso de la vacuna haciendo la operación en la Inclusa el cirujano que cuide de la misma. Pero por esto no se ha de retardar el sacarlos fuera, y en caso de que los lleven sin vacuna advertirá el administrador en el papel al párroco que no lo están, y procurará que en los pueblos se vacunen cuanto antes. Si ya lo estuvieran lo prevendrá en el mismo papel para que sirva a su gobierno”.

95Sabemos que la Real Cámara, al aprobar las nuevas constituciones, animó la labor de vacunación contra la viruela que se estaba desarrollando en la institución, expresando su valoración positiva hacia la labor desempeñada por Úriz en este sentido.

  • 79 Ramos Martínez, o. Cit., p. 410, A.G.N. hospital, título 11, número 36. Sobre la importancia de la (...)

96El resultado de este esfuerzo fue que el Hospital fue promotor de la difusión, primero de la valorización y, posteriormente de la vacunación contra la viruela en el Viejo Reino. Esta institución sirvió como medio de difusión de esta práctica y sus facultativos participaron en las campañas de inoculación de la población navarra79.

3. Ilustración y asistencia social

  • 80 Cf. la obra ya citada de Núñez de Cepeda y Ortega; Antonio Rumeu de Armas, Historia de la previsión (...)

97Aunque en periodos anteriores también se constata en Navarra el interés por socorrer a quienes se encuentran en situaciones de indigencia y a la infancia desvalida80, la predilección de los ilustrados por estas cuestiones, es indudable.

  • 81 Balaguer Perigüell y Ballester Añón, o. Cit., pp. 30-31; Pedro Romero de Solís, La población españo (...)

98Son varios los factores que influyen en la relación entre ilustrados y pobreza. Uno de los más importantes es el cambio demográfico que se produce en el siglo XVIII81. El incremento de la población llevó consigo un aumento de la mendicidad que hizo más patente un problema que no se podía resolver con las levas o los hospitales vigentes a finales del XVII.

  • 82 Sherwood, op. cit.

99También coexistió la consideración del individuo como elemento fundamental en el proceso productivo; pero, junto a las razones de corte económico, se dieron otras de carácter humanitario. Emerge la idea de que la pobreza se cebaba en los más débiles: en los niños y en las mujeres82.

  • 83 En este periodo surgen en diversos lugares los primeros hospitales para niños, como el “Dispensary (...)

100Como numerosos autores han señalado, en el XVIII el niño se convierte en algo que tiene mucho valor: se despierta la sensibilidad ilustrada que comprende la indefensión de la infancia y se interesa por las instituciones específicas para su atención, lo cual es un fenómeno generalizado en los países europeos83. La sociedad ilustrada cobró conciencia de la elevada mortalidad de las Inclusas.

101Por tanto, el interés por el expósito y el niño abandonado no se justifica sólo por las tesis poblacionistas, ni por el espíritu utilitarista. Hemos visto en la obra de Úriz la preocupación por la instrucción de los niños. Una tarea educativa que es connatural a la propia Ilustración y que adquiere una finalidad social: instruir para conseguir una sociedad mejor.

  • 84 Están recogidos muchos de estos lemas en Jorge Demerson, Paula de Demerson, Francisco Aguilar Piñal (...)

102Es decir, observamos una visión optimista de la capacidad de modificar el medio y desarrollar las potencias del hombre. Lo hemos advertido en los cambios del funcionamiento de la Inclusa de Pamplona y en su orientación hacia la reinserción en la sociedad de sus asilados. Programa que podemos comparar con los lemas de muchas de las Sociedades Económicas de Amigos del País.84

103Este interés - ya lo hemos visto al comentar la obra escrita de Úriz - une a los intelectuales, que son conocedores de los nuevos memoriales y que participan en las Polémicas que sirven para divulgar las nuevas soluciones y propuestas.

  • 85 Fermín Hernández Iglesias, La beneficencia en España. Imprenta de Minuesa, Madrid, 1876, p. 230. Re (...)

104La historiografía de las instituciones benéficas desarrolladas en el siglo XVIII ha mostrado la aparición de numerosas publicaciones dedicadas a estudiar el problema del niño expósito. Entre ellas cabe destacar la obra de Úriz, quien, partiendo de los supuestos populistas comunes a los tratados de este período, se duele de la pérdida de brazos para el Estado ocasionada por la situación de las Inclusas y utiliza una metodología estadística en la demostración de sus tesis85.

a) Caridad y filantropía

  • 86 Patrick Ε. Carroll, Medical police and the history ofpublic health, Medical history, Vol. 46, n° 4 (...)
  • 87 Harold John Cook, Policing the health ofiLondon: the College ofi Physicians and the early Stuart mo (...)

105A pesar de la repetidamente citada crisis religiosa que conduce a las medidas filantrópicas y a la laicización de los sistemas asistenciales, las ayudas proporcionadas por los cabildos y otras instituciones religiosas, resultaron determinantes. Cuestión que también es reconocida en otros ámbitos, como comenta Carroll en un reciente estudio de la situación en Inglaterra e Irlanda de la época86, y por Cook quien señala que caridad y filantropía fueron elementos necesarios en el periodo moderno87.

106En España, el clero - compuesto en tiempos de Godoy, entre ministros y sirvientes, por unas 182.000 personas de un total de 10.500.000 españole s-, continuó desempeñando un papel fundamental en la beneficencia pública hasta finales del siglo XVIII.

  • 88 . El cardenal Belluga, mantuvo la Inclusa de Murcia creada por él. Cf. Antonio Martínez Ripoll, La (...)
  • 89 Se refiere a Feijoo, Masdeu, Mayáns, Piquer o Jovellanos. Carreras Panchón, op. cit., p.28.

107Sin olvidar que muchos ilustrados fueron hombres de iglesia: son los autores de los tratados sobre la infancia más conocidos (como los citados Juan Antonio de Trespalacios y Mier, Joaquín Xavier Úriz o Antonio Arteta); son los que ponen en marcha iniciativas y aportan grandes sumas de dinero aun cuando las medidas regalistas de la época están limitando sus fuentes de ingresos, como es el caso del canónigo navarro o el del cardenal Belluga, fundador de la Inclusa de Murcia88; en definitiva, son a quienes las administraciones locales recurren para la puesta en marcha y el seguimiento de estas instituciones. Como señala Carreras Panchón, la europeización de España se realiza a través de personajes que no son irreligiosos89.

b) Periodización de la influencia ilustrada

108Por último, cabe comentar que hemos observado en Navarra el mismo retraso señalado por otros autores en la incorporación de las ideas ilustradas a la sociedad española. Esta parece que no alcanza a amplios sectores de la población hasta el reinado de Fernando VI, época de la intensa labor divulgativa de algunos ilustrados como Feijoo.

109Navarra contó con obispos que se caracterizaron por la generosidad con que dispensaron sus bienes a favor de los pobres e instituciones, pero las donaciones dirigidas a las instituciones asistenciales (Casa de Misericordia, Hospital General y otras fundaciones) se incrementaron durante la segunda mitad del siglo XVIII, en contraste con las disposiciones de los testamentos de los obispos anteriores que tuvieron otros destinos.

  • 90 Esta periodización se da también en otros países, como señala Cook, op. cit., p. 4.

110Pero fue en los últimos años del setecientos o ya en el primer cuarto del ochocientos, cuando se pusieron en funcionamiento las nuevas iniciativas socio-asistenciales, lo cual muestra que la sociedad navarra, como la española, toma conciencia y se muestra especialmente sensible ante estos problemas durante el reinado de los Carlos borbónicos90.

  • 91 El gobierno de Godoy fue particularmente sensible ante esta cuestión. Cf. Memorias. Príncipe de la (...)

111Es durante el reinado de Carlos IV cuando se publica la totalidad de la copiosa literatura sobre los expósitos. Y, la promulgación de leyes y edictos destinados a mejorar los hospicios fue, en parte, resultado de estos informes91.

  • 92 Representación al Rey a favor de los expósitos de 1819.
  • 93 Esta Real Cédula de 11 de diciembre de 1796 establece en 30 capítulos una extensa ordenación sobre (...)

112Los ilustrados, como Úriz acuden al poder real en busca de un compromiso con las reformas sociales que garanticen su continuidad. Como el navarro afirmaba de la Inclusa de Pamplona: “que ha sido erigida con las rentas de mi uso y que, para afianzarse su sólido gobierno, necesita del real apoyo”92. La reacción es la proliferación de Reales Decretos y Cédulas como la Real Cédula de 11 de diciembre de 1796 para la policía general de expósitos93.

113Es, finalmente, en esta coyuntura cuando se produce un cambio sustantivo en la perspectiva social del expósito: la Real Cédula del 5 de enero de 1794 ordena que se consideren los expósitos como legítimos a todos los efectos civiles. Esta norma, junto con la Real Cédula de 1796, sirvieron para reconocer a los expósitos entre la clase de hombres buenos del estado llano general, sin diferencia alguna con los demás vasallos de la misma clase. De esta manera convergieron la legalidad con el programa reformista de los ilustrados.

Notes

1 Para realizar una breve semblanza de este ilustrado nos apoyaremos en la documentación aportada fundamentalmente por José Goñi Gaztambide, Historia de los obispos de Pamplona. Pamplona: EUNSA, 1991. T. IX., pp. 165-457. También ha sido de gran utilidad: Pedro Gil-Sotres, “La atención al niño abandonado en la Navarra ilustrada: la labor de Joaquín Xavier de Úriz (1747-1829)”. En Actas del Primer Congreso de la Sociedad Vasca de Historia de la Medicina, Bilbao, Junio, 1985, pp. 299-307.

2 Este encargo duró tanto tiempo que hubo que renovarle el mandato. Además, ya había sido nombrado gobernador eclesiástico y oficial general de la diócesis en la vacante de la sede iruñense de 1783. Cf. Goñi Gaztambide, o. Cit., VIII, pp. 193, 226, 233 y 379.

3 Por ejemplo, formó parte de la junta de abogados y capitulares en el recurso por la disgregación de la Valdonsella de la diócesis de Pamplona. Goñi Gaztambide, op. cit., VIII, pp. 213-4 (Caj. Separac. Valdonsella; Lib. 6 Ac., 130v 131 v-133., etc.); y VIII, pp. 227, 240.
También intervino en la adaptación del plan beneficial de la diócesis (Lib 7
o, ff. 77v-78 (21 de febrero de 1796). Goñi Gaztambide, o. Cit., IX, pp. 182-183, etc.

4 El obispo Gaspar de Miranda y Argaiz “en 1755 dio mil pesos (8.000) reales) al Hospital General de Pamplona y otros mil a la Casa de Misericordia. En 1757 repitió ambos socorros, y en 1759. En 1760, 1762 y 1763 entregó mil pesos cada año al Hospital General de Pamplona”, Goñi Gaztambide, op. cit., VII, p. 493.

5 Las Casas de Misericordia dependían del Ayuntamiento de la localidad. Su función era recoger a los pobres y mendigos: allí se les da de comer, cama para dormir, se les instruía en la fe y se les encomiendan trabajos en la fábrica de paños. Sobre la fundación, funciones y desarrollo de la Casa de la Misericordia de Pamplona, Marcelo Núñez de Cepeda y Ortega, La beneficencia en Navarra a través de los siglos. Pamplona, Escuelas Profesionales Salesianas, 1940, pp. 202-3; y Camino Oslé Guerendiain, La Casa de Misericordia de Pamplona. Pamplona: Gobierno de Navarra, Departamento de Educación y Cultura, 2000.

6 Entre 1700 y 1790, las iglesias del Reino recaudan para el hospital una media anual de 2.277 reales. Sobre la estructura de ingresos del Hospital General, cf. Jesús Ramos Martínez, La saludpública y el Hospital General de la ciudad de Pamplona en el Antiguo Régimen (1700 a 1815). Pamplona, Gobierno de Navarra, Departamento de Educación y Cultura, 1989; pp. 236 y ss.

7 Goñi Gaztambide, o. Cit., VII, pp. 224 (Faj. 32, n. 83) y 235.

8 El edicto con la distribución general aprobada fue publicado el 7 de octubre de 1780. Fajo 6 de expolios, n. 2. Goñi Gaztambide, op. cit., VIII, p. 129.

9 El Sr. Aguado dispuso que todo el dinero en moneda o especie que tenía antes de ser obispo y que ascendía a 165.633 reales de plata, se entregase al Hospital General de Pamplona. Su hermana y heredera Florencia Antonia Aguado y Roxas movió un pleito ante el subcolector de expolios y vacantes, pero por tres sentencias conformes fueron adjudicados al Hospital. Goñi Gaztambide, op. cit., VIII, p. 355, Pleito de 209 folios Arch. Gen. Nav. Hospital General tít. 9, caja única, n. 46.

10 Goñi Gaztambide, op. cit., VIII, p. 322. Pleito cit.

11 Como ejemplo se puede comentar que hasta 1820, el obispo enviaba a su mayordomo a las Casas de beneficencia con la colación, que consistía en 64.000 reales de vellón.

12 En 1796, como subcolector, socorrió a los pueblos navarros damnificados por los ejércitos de la Convención francesa. Arch. Cat. Pampl. Notum III, fols. 48v y 54 (Cf. Goñi Gaztambide, op. cit., VIII, pp. 167 y 321). El ayuntamiento de Pamplona manifestó el plan que había adoptado para impedir la mendicidad socorriendo a los pobres verdaderos en la casa de Misericordia con una ración de pan y alubias condimentadas. A tal fin pidió al cabildo que asignase alguna cantidad en dinero, trigo o legumbres. El cabildo ofreció cinco onzas de oro por una vez y el entonces obispo Úriz entregó una cuantiosa limosna el mismo día (17 de abril de 1821) (Cf. Goñi Gaztambide, op. cit., VIII, p. 346). En otra ocasión, la villa de Los Arcos pidió al obispo una ayuda. Tres días más tarde (29 de diciembre de 1823) el obispo le contestó que siempre había hecho lo que había podido en alivio de los pobres de aquel pueblo y, a pesar de que las últimas calamidades habían alcanzado a él más que a otros, procuraría acudir al medio de las necesidades de la villa en el modo que estimase más oportuno y en la forma que se lo permitiesen las circunstancias. Goñi Gaztambide, op. cit., VIII, p. 442.

13 Arch. Dioc. Pampl. Corresp. Obispo (4 de septiembre de 1824) y Goñi Gaztambide, op. cit., VIII, p. 423. En Los Arcos también se produjo un intento de desvío de la limosna. El obispo entregó quince onzas de oro para remediar las necesidades más urgentes; pero la cofradía del hospital de Santa Brígida pidió una limosna para atender a los enfermos pobres del hospital, alegando que eran muchísimos los enfermos acogidos a su amparo por la crueldad del invierno de aquel año. Goñi Gaztambide, op. cit., IX, p. 455.

14 Joaquín Xavier de Úriz, Causas prácticas de la muerte de los niños expósitos en sus primeros años: remedio en su origen de un tan grave maly modo de formarlos útiles a la religión y al Estado... por... En Pamplona, en la Imprenta de Josef de Rada, 1801, I, p. 18.

15 Ideas de Felicidad para el Reyno de Navarra en el que se exponía un proyecto para desarrollar en el Viejo Reino Casas de Misericordia, Hospicios e Inclusas (1774). Sobre Francisco Magallón y Magallón, cf. Ilustración y economía en Navarra (1770-1793): el pensamiento económico deJosé Magallón y Francisco Javier de Argáiz. Estudio preliminar, notas y edición de Jesús Astigarraga. Vitoria-Gasteiz, Departamento de Justicia, 1996.

16 Bernardo Ward, Proyecto económico: en que se ponen varias providencias dirigidas à promover los intereses de España... escrito en el año de 1762... Madrid, por D. Joachin Ibarra..., 1779. Especialmente las pp. 320-400 contienen: “medio de remediar la miseria de la gente pobre de España”. Y sobre esta misma obra, el comentario de Jose Angel Sánchez Asiain y Julio Caro Baroja, de la edición publicada en Madrid, 1986.

17 Su libro, ya citado Causas... incluye varios capítulos sobre esta cuestión. Libro I, cap. X: “De los males de los niños por falta de fondos en las Inclusas”. Libro II, capítulos XIII, XIV, XV XVI, XVII y XVIII.

18 Úriz, op. cit., I, 60.

19 En 1804, siendo Joaquín Xavier Úriz Prior de Roncesvalles, se aprueban nuevas constituciones de aquel Cabildo. En ellas se dispone una contribución anual de 12.000 reales de vellón para la crianza de niños expósitos, huérfanos y desamparados. A.M.P. índices de beneficencia, legajo 33, número 68. Cf. Ramos Martínez, op. cit., p. 401.

20 También hubo momentos en los que no le fue posible afrontar las demandas: en diciembre de 1813, el Ayuntamiento se dirige a Úriz trasmitiéndole el peligro de cierre en el que se encuentra la Inclusa y pidiéndole socorro económico; pero el entonces prior de Roncesvalles contesta hallarse imposibilitado para ayudar nuevamente, al encontrarse Roncesvalles sin rentas. A.M.P correspondencia, legajo 27, Cartas Ayuntamiento al prior de Roncesvalles de 24.4.1813 y 21.12.1813. Carta del Prior al Ayuntamiento de 22.12.1813. Cf. Ramos Martínez, op. cit., p. 403.

21 Telesforo de Amatriain, Oración fúnebre que en las exequias celebradaspor la M. L Junta de Gobierno del Santo Hospital General y de la Inclusa de esta ciudad en sufragio del alma del Exmo. e Ilmo. Sr. Don Joaquín Javier de Üriz y Lasaga Obispo de Pamplona, pronunció en el día 29 de octubre..., Pamplona, 1829, p. 20.
El Ayuntamiento, en consideración a lo mucho que ha contribuido a promover la aplicación de arbitrios para la Inclusa y la construcción de su nuevo edificio, habiendo además facilitado fondos a beneficio de ésta, decide mandar hacer un retrato del sacerdote bienhechor Úriz para su colocación en la sala capitular de la nueva Inclusa. (A.M.P. consultas, libro 66, sesión de 29-08-1804). Y por la misma razón, el Hospital General gasta 499 reales con ocasión de la función realizada en su iglesia el 6-04-1815, por la promoción del clérigo Úriz, de Prior de Roncesvalles a Obispo de Pamplona (A.M.P. Hospital General, libros de contabilidad, gastos en la iglesia del año 1815). La ayuda económica de Úriz a la Inclusa es una cuestión subrayada por numerosos autores. Cf.
op. cit.. de Goñi Gaztambide, Gil-Sotres, Ramos Martínez, Oslé Guerendiain, etc.

22 Amatriain, op. cit., p. 18. Goñi Gaztambide, op. cit., p. 455.

23 Goñi Gaztambide, op. cit., IX, p. 456.

24 Goñi Gaztambide, op. cit., VIII, p. 388.

25 Goñi Gaztambide, op. cit., VIII, p. 392.

26 Ramos Martínez subraya esta cercanía del Obispado y de la Catedral al hospital. op. cit., p. 225.

27 A.M.P. libro becerro IV. Constitución de la Junta y Ordenaciones del hospital impresas en 1776. La presidencia de la Junta seguía el siguiente orden consecutivo: canónigo más antiguo, segundo canónigo, primer regidor superintendente, segundo regidor. Cf. Ramos Martínez, op. cit., p. 220.

28 La Real Cédula de 8 de agosto de 1806 establece que la presidencia de la Junta del Hospital General y la Inclusa recayese sobre los dos Regidores Superintendentes. A.M.P. consultas, libro 68, sesión de 3-09-1806. Cf. Ramos Martínez, op. cit., p. 223.

29 A.M.P. Hospital General, libros de contabilidad, año 1789. Este año Manuel Ochotorena y Manuel Sánchez Toscano, miembros de la Junta, adelantan al hospital 29.429 reales. Cf. Ramos Martínez, op. cit., p. 223.

30 El informe de la comisión, compuesta por el Abad de Iranzu, el Abad de Urdax, Manuel Angel de Vidarte y Solchaga, Miguel Escudero y Baltasar Garcés, llega el 5 de febrero 1796. Por su parte, Goñi Gaztambide comenta que desde 1793 hasta su nombramiento de prior de Roncesvalles es rarísima la sesión de la Junta a la que no asistiese don Joaquin X. Úriz, op. cit.VIII, p. 394.

31 Úriz, op. cit., I, p. 51.

32 Úriz, op. cit., prólogo.

33 Carta dirigida al Administrador de la Inclusa en 1809. Y en la fechada el 16 de julio de 1809 afirma: “Como yo debo vivir y morir con la manía de esos inocentes niños” Goñi Gaztambide, op. cit., IX, p. 371.

34 Concretamente reclaman la aplicación en beneficio de la Inclusa de una serie de expedientes económicos solicitados por la Diputación, para poder continuar así su plan de mejoras. Sobre este informe, Ramos Martínez, op. cit., p. 397. A.G.N, hospital, título 11, número 38. Prospecto fechado el 29-12-1801 dedicado por la Junta del Hospital General de Pamplona a las Inclusas de España. Citado también por Santiago Larregla Nogueras, Aulas médicas en Navarra: Crónica de un movimiento cultural, Pamplona, Institución Príncipe de Viana, 1952, p. 56.

35 Sobre este libro: Cf. Gil-Sotres, op. cit., pp. 299-307. También Antonio Carreras Panchón, Elproblema del niño expósito en la España ilustrada, Salamanca, Universidad, Instituto de Historia de la Medicina Española, 1977, pp. 41, 45, 50, 58.

36 Arch. Gen. Nav. Hospital General, Libros, Caja única, lib. I, f. 295v-26 (24 de julio de 1800). Goñi Gaztambide, op. cit., IX, p. 185.

37 Goñi Gaztambide, op. cit., IX, p. 185.

38 Thomas Anzano, Elementos preliminares para poder formar un sistema de gobierno de Hospicio General, Madrid, 1778; Gregorio Baca, Los Toribios de Sevilla. Breve noticia de lafundación de su hospicio... sus gloriosos progresos, y el infeliz estado en que al presente se halla, Sevilla, 1726 (Asociación de Católicos en España, 1880); Antonio Bilvao, Destrucción y conservación de los Expósitos, Antequera, 1789; Jaime Bonells, Prejuicios que acarrean al género humano y al Estado las madres que rehusan criar a sus hijos, Madrid, 1786; Santiago García, Breve Instrucción sobre el modo de conservar los niños expósitos... Madrid, 1794 e Instituciones sobre la crianza física de los niños expósitos, Madrid, 1805; José Iberti, Método artificial de criar a los niños recién nacidos... Madrid, 1795; Juan Antonio Trespalacios y Mier, Discurso sobre que los niños expósitos consigan en las Inclusas el fin de estos establecimientos... Madrid, 1798; Pedro Joaquín Murcia, Discurso político sobre la importancia y necesidad de los Hospicios, casas de expósitos y hospitales que tienen todos los Estados y particularmente España. Madrid, 1798. O bien los de los proyectos económicos ya citados de Ward o del Marqués de San Adrián.

39 Medios llanos y sólidos con que se podría dar un orden apreciable al grande objeto de los niños Expósitos y legítimos desamparados, s. f., 98 p. AGN, Inclusa, leg. 7 D y Proyecto sobre Expósitos por el Ilmo. Sr. Don. Joaquín Xavier Úriz Obispo de Pamplona y Idea del Real Decreto o Memoria sobre Expósitos, s.f. Biblioteca de la Real Academia Nacional de Medicina de Madrid.

40 Úriz, op. cit., I, p. 34.

41 Úriz, op. cit., I, p. 14.

42 Úriz, op. cit, I, prólogo.

43 Úriz, op. cit., I, p. 34.

44 Úriz, op. cit., I, p. 76.

45 Úriz, op. cit., I, p. 157.

46 Úriz, op. cit., I, p. 18.

47 A.M.P. Hospital General, libros de contabilidad. La proporción de niños muertos dentro y fuera del hospital casi llega a invertirse entre lo sucedido en el quinquenio 1791-1795 y el de 1800-1804.

48 Un poco más adelante, Úriz comenta cómo una epidemia de sarna hizo estragos en nodrizas y niños y “ya la Inclusa volvió a presentar todo el triste aspecto ordinario de muchas de ellas, expósitos medio cadavéricos y casi todos destinados al sepulcro”, Úriz, op. cit., I, p. 18.

49 El pago a parteras por prestar sus servicios en el hospital se registra ya en el primer tercio del siglo XVIII, si bien se incrementa entre 1788 y 1804 (A.M.P. Hospital General, libros de contabilidad, gastos generales). Cf. L. Valverde, Legitimidad e ilegitimidad. Evolución de las modalidades de ingreso en la Inclusa de Pamplona, 1740-1934 presentado en el Congreso “L'Enfance abandonnée et societé en Europe”, Roma, 1987. Describe un progresivo incremento en la modalidad de ingreso en la Inclusa a partir de mujeres que dieron a luz allí mismo, desde finales del siglo XVIII, siglo XIX y comienzo del XX. También, cf. Ramos Martínez, op. cit., p. 400.

50 Carreras Panchón describe una situación similar en el caso de la inclusa de Murcia, op. cit., p. 76.

51 La alimentación del expósito se convierte en piedra angular de todas las discusiones dirigidas a detener la elevada mortalidad de estos niños. En efecto, son varios los tratados que proponen alternativas a la lactancia mercenaria. Algunos, como Santiago García, el de Bonells, el de Iberti, etc., proponen diversas soluciones a base de papillas o a través de artilugios para la succión directa de los niños de la leche animal. Sobre esta cuestión: cf. los escritos ya citados de Gil-Sotres y Carreras Panchón. Así como los de Emilio Balaguer Perigüell, Rosa Ballester Añón, En el nombre de los niños: la real expedición filantrópica de la vacuna (1803-1806, Madrid, monografías de la A.E.P., n.° 2, 2003; Joan Sherwood, Poverty in Eighteenth-Century Spain: the women and children of the Inclusa, Toronto, University of Toronto Press, 1988; Paula de Demerson, La Condesa de Montijo, una mujer al servicio de las luces: conferencia pronunciada en la Fundación Universitaria Española el día 13 de junio de 1975..., Madrid, Fundación Universitaria Española, 1976. Paula de Demerson, María Francisca de Sales Portocarrero (Condesa de Montijo), Madrid, Editora Nacional, 1975; etc.

52 Gil-Sotres, op. cit., y Ramos Martínez, op. cit., p. 398.

53 Úriz, op. cit., I, p. 30. Los trazos con los que nuestro autor describe la figura de las nodrizas pamplonesas son fuertes y vigorosos: mujeres situadas en el último escalón social, muy pobres y a menudo mendigas que utilizan todos los recursos de la picaresca para cobrar los dos reales diarios que paga el Hospital por la lactancia.

54 Úriz, op. cit., I, pp. 17 y 367.

55 Úriz, op. cit., I, p. 29.

56 Úriz, op. cit., I, p. 29.

57 Úriz, op. cit., I, pp. 140-3.

58 Úriz, op. cit., I, pp. 140-143.

59 Úriz, op. cit., I, p. 40.

60 Úriz, op. cit., I, p. 33.

61 Úriz, op. cit., I, p. 34. A esta cuestión dedica el capítulo segundo del Libro II: «De la necesidad de Casas diversas para Expósitos sanos y enfermos, y de cuales deben ser».

62 El Rey deseaba que en ningún caso se retrase el plan de reforma de la Inclusa (A.M.P. consultas, libro 65, sesión de 14-12-1802). El Ayuntamiento ve, en consulta, un oficio de Joaquín Xavier de Úriz, Arcediano de la Tabla, dignidad de la Catedral y Presidente de la Junta del Hospital General e Inclusa, fechado el 11 de diciembre, en el que ofrece al Ayuntamiento 100.000 reales fuertes de plata a beneficio de los expósitos, y de ser posible, para la construcción de una nueva Inclusa que se mantendría con los arbitrios concedidos por la Real Cédula. Cf. Ramos Martínez, op. cit., p. 399.

63 Idem. sesión de 15-12-1802.

64 El problema surgió con la designación de Úriz como Prior de Roncesvalles el mismo año de 1803. El Ayuntamiento escribió al Rey suplicando se autorizase a Úriz residir en Pamplona A.M.P. índices de beneficencia, legajo 33, números 55 y 65. Una vez trasladado a Roncesvalles, el Ayuntamiento vuelve a escribir al Rey y a diferentes personas para que apoyen su instancia, esta vez, para solicitar se le encargue a Úriz el cometido de poner a punto el nuevo establecimiento de la Inclusa, pudiendo trasladarse a Pamplona cuando creyese necesaria su presencia. A.M.P. índices de beneficencia, legajo 33, número 60. En este tiempo, S.M. manifiesta la satisfacción que le produjo el conocer el impreso donde se recogen los efectos producidos en la Inclusa del hospital de Pamplona a consecuencia de las transformaciones practicadas; y en 1803, una Real Orden concede que el Prior de Roncesvalles Úriz pudiera desplazarse a Pamplona, cuando le pareciera oportuno, para cuidar de la formación de la nueva Inclusa como comisionado regio (Idem. números 62 y 63).

65 El nuevo edificio de la Inclusa continuó cumpliendo su cometido hasta comenzar el segundo tercio del siglo XX. El primer administrador fue D. Martín José Armendáriz. A.M.P. Hospital General, libros de contabilidad, año 1803.

66 Real orden de 1 de mayo de 1805. Además establecía que Úriz pasase a Pamplona a establecer la Inclusa (en aquella época desempeñaba el priorato de Roncesvalles), que recibiera el auxilio del consejo y que, por medio del virrey se remitiera a S.M. el expediente original con los reparos del fiscal.

67 S. M. solicita un informe al Virrey de Navarra (Marqués de las Amarillas) otro al Colector General de Expolios (Contestado el 14 de Agosto de 1805) y ordena al mismo tiempo el paso del expediente referente a la Inclusa de Pamplona de la Secretaria de Estado a la de Gracia y Justicia (Conducto oficial el primero que había sido contestado por la Diputación y el Consejo como poco ortodoxo). Por Real Orden de 16 de octubre de 1805 pasa el expediente a la Cámara para informe, siendo contestado el 21 de mayo de 1806 de forma favorable a las ideas originales del prior: aprobando las constituciones y valorando positivamente la labor desempeñada por Úriz, instando al Consejo de Navarra a apoyarle en su realización, facilitando la permanente consulta de la Junta con S. M. a través del Colector General de Expolios y la Secretaria de Estado, solicitando a S. M. la creación de una junta de personas para que junto al Colector General de Expolios divulgue la idea originaria de Úriz al resto del Reino, y finalmente solicitando de su majestad la reprobación oficial de la conducta del Fiscal del Consejo de Navarra. En ese momento, mayo de 1805, vísperas de la finalización de las primeras obras del nuevo edificio de la Inclusa, el Virrey escribe al Prior de Roncesvalles Úriz transmitiendo una comunicación a él llegada, en la que el Pedro Ceballos le participa la resolución del Rey. El Rey desea que el Consejo de Navarra auxilie al Úriz y a la Junta del Hospital General para que se abra la Inclusa sin dilación alguna, y aprueba provisionalmente sus constituciones (A.M.P. correspondencia, legajo 29).

68 La Junta de la Inclusa, reunida con carácter extraordinario el 28 de agosto de 1806 solicitó al Consejo de la Cámara la concesión de la sobrecarta. El 5 de septiembre de 1807 obtienen la contestación en la que se solicita se lleve a la práctica la totalidad de lo contenido en las constituciones en un plazo de 1 a 2 meses.

69 La Casa de los doctrinos era el lugar donde se educaban los niños expósitos y huérfanos hasta que eran capaces de aprender un oficio o arte.

70 La concordia se firma ante el notario Antonio de los Ríos. Consta de 16 capítulos; entre lo que cabe destacar la sujeción en lo espiritual de las Hermanas a los superiores de su congregación, y en lo temporal al administrador de la Inclusa; y el compromiso de la parte interesada de pago de los noviciados de quienes viniesen a servir a Pamplona. Ramos Martínez, op. cit„ p. 140. A.G.N. hospital, libros del hospital, caja IV.

71 Ramos Martínez, op. cit., p. 403, A.M.P. Hospital General, libros de contabilidad, año 1815. Ese mismo año, el Regimiento ve en consulta una propuesta de la Junta del hospital para que se ampliase el número de religiosas a 8. El 27-03-1815 y el 3-10-1815 la Junta del hospital por una parte, y por la otra Francisco Campodroso (primer asistente del Vicario General de la Congregación), Sor Magdalena Piquillen (superiora de la Inclusa) y Sor María Vicenta Moliner (superiora del hospital) establecen nueva concordia de asistencia. A.M.P., consultas, libro 73, sesión de 4-10-1815.

72 Comenta tanto esta reglamentación como la introducción y desarrollo de la variolización en España, Paula de Demerson, La práctica de la variolización en España. Asclepio, 1993, n° 45 (2), 3-39. Así como en las obras allí referidas. También Juan Riera, Los comienzos de la inoculación de la viruela en España. Medicina e Historia, Tercera época, 1985, n° 8, Barcelona, J. Uriach; Balaguer Perigüell, Ballester Añón, op. cit., pp. 77 y ss.

73 El memorial estaba firmado por Martín García de Apezarena, Vicente Martínez, Matheo López y Lorenza Mariategui. Sobre la introducción de esta práctica, Ramos Martínez, op. cit., pp. 406-411; Pedro Ramos Calvo, “Aportaciones de Euskal-Herria a la inoculación antivariólica”, II Congreso Mundial Vasco. San Sebastián, 1988.

74 A.M.P. Hospital General, libros de contabilidad, año 1801, Ramos Martínez, op. cit., p. 408.

75 En la primavera de 1802 la Junta acuerda no acceder a la petición de varios facultativos que solicitaron cuatro expósitos para realizar una contraprueba de la vacunación.

76 Ejemplo de las prácticas a las que Úriz y la Junta se negaron a que fueran realizadas en los niños internados en la Inclusa de Pamplona, es el descrito por Diego de Bances: “En el Hospicio de los alumnos de la Patria se contagiaron de las viruelas epidémicas cinco niños, y luego fueron encerrados en la enfermería con treinta y seis criaturas que hacía más de un año habían sido vacunadas con suceso: el que menos estuvo quince dias con los virulentos, durmiendo con ellos, usando de las mismas camisas que habían tenido puestas mientras la supuración y descamación, y todos han conservado su salud sin la menor alteración”. Diego de Bances, Tratado de la vaccina o viruela vacuna: transmitido al género humano para preservarlo de la viruela natural ό de los árabes, Pamplona, 1802, Imprenta de la Viuda de Longás e Hijo, pp.69-70.

77 Sobre esta publicación, cf. Antonio Perez Goyena, Ensayo de bibliografía navarra: Desde la creación de la imprenta en Pamplona hasta el año 1910, Pamplona, Institución Príncipe de Viana, 1947.

78 Carta de 9 de Mayo de 1802, Arch. Dip. Nav. Sección de Sanidad. Leg. 1 o. Carp. 24. Año 1802. Se queja Santiago Larregla Nogueras de que no se haya dado más renombre a este médico y a su obra, ya que inició su labor con anterioridad a la organización de la expedición de Balmis. Y también cita este autor la actividad de Vicente Blasco médico de Fitero quien en 1805 se vacunó en público con la misma intención divulgativa. Cf. Larregla Nogueras, op. cit., pp. 55 y 57.

79 Ramos Martínez, o. Cit., p. 410, A.G.N. hospital, título 11, número 36. Sobre la importancia de la difusión de la vacuna: Antonio Carreras Panchón, Miasmas y retroretro-virus: cuatro capítulos de la historia de las enfermedades transmisibles, Barcelona, Fundación Uriach 1838, 1991.

80 Cf. la obra ya citada de Núñez de Cepeda y Ortega; Antonio Rumeu de Armas, Historia de la previsión social en España: cofradías, gremios, hermandades, montepíos, Madrid, 1944.

81 Balaguer Perigüell y Ballester Añón, o. Cit., pp. 30-31; Pedro Romero de Solís, La población española en los siglos XVIIIy XIX: estudio de sociodemografía histórica, Madrid, Siglo Veintiuno de España, 1973; Antonio Carreras Panchón, El problema del niño expósito en la España ilustrada, Salamanca, Universidad, Instituto de Historia de la Medicina Española, 1977: pp. 11, 15 y la bibliografía allí citada. Antonio Domínguez Ortiz, Sociedad y Estado en el siglo XVIII español. Barcelona, 1976, 2 a ed. 1984; Antonio Domínguez Ortiz, La sociedad española del siglo XVIII, Madrid, CSIC, 1955; Jean Sarrailh, La España ilustrada de la segunda mitad del siglo XVIII, Méjico, Fondo de Cultura Económica, 1974. Alberto Marcos Martín, Α., “Exposición y muerte: la mortalidad de expósitos en España en el tránsito del siglo XVIII al XIX”. En Vicente Pérez Morera, coord., Expostos e ilegítimos na realidade ibérica do século XVI ao presente, Actas do III Congresso da ADEH, Vol. III, Biblioteca das Ciências do Homem 14, Porto, 1996, pp. 59-86. Alberto Marcos Martín, “Infancia y ciclo vital: el problema de la exposición en España durante la Edad Moderna”. En Alberto Marcos Martín, De esclavos a señores: estudios de historia moderna. Valladolid: Universidad, Secretariado de Publicaciones, 1992, pp. 43-67.

82 Sherwood, op. cit.

83 En este periodo surgen en diversos lugares los primeros hospitales para niños, como el “Dispensary for Children Poor” fundado en Londres en 1769, Robert Gilly, Les enfants malades dans les hôpitaux: l'exemple de Lyon, 1800-2000, Paris, 2000.

84 Están recogidos muchos de estos lemas en Jorge Demerson, Paula de Demerson, Francisco Aguilar Piñal, Las sociedades económicas de amigos del país en el siglo XVIII: Guía del investigador. Usúrbil [Guipúzcoa], 1974.

85 Fermín Hernández Iglesias, La beneficencia en España. Imprenta de Minuesa, Madrid, 1876, p. 230. Resalta el eco que el escrito de Üriz tuvo en las reformas que en el XIX se hicieron en las Inclusas españolas.

86 Patrick Ε. Carroll, Medical police and the history ofpublic health, Medical history, Vol. 46, n° 4 (Oct. 2002), pp. 461-494. Sobre esta cuestión, cf. Los estudios sobre Jonas Hanway (1712-1786) y sus obras: A plan for establishing a charity-house, or charityhouses, for the reception ofi repenting prostitutes. To be called the Magdalen Charity London, 1758; The defects ofPolice the cause ofimmorality;... with various proposals for preventing hanging and transportation: likewise for the establishment ofi several plans ofi Police.... Observations on the Rev. Mr Hetherington's Charity and the most probable means ofi relieving the blind. London, 1775; Oliver MacDonagh, “Ideas and institutions 1830-45”, en William Edward Vaughan, éd., A new history ofIreland Part title: 5, Ireland under the Union, I, 1801-70. Oxford, Clarendon, 1989, pp. 193-217.

87 Harold John Cook, Policing the health ofiLondon: the College ofi Physicians and the early Stuart monarchy. Social history ofi medicine. Vol. 2 (1989), p. [1]-33.

88 . El cardenal Belluga, mantuvo la Inclusa de Murcia creada por él. Cf. Antonio Martínez Ripoll, La casa de niñas y niños huérfanos y expósitos de Murcia, Cuadernos de Historia de la Medicina española, XI (1972), pp. 389-396. Otro ejemplo puede observarse en las penurias pasadas por la Junta de Damas para sostener la Inclusa de Madrid. Cf. Paula de Demerson, op. cit., pp 226-235; o bien, Carreras Panchón, op. cit., p. 74.

89 Se refiere a Feijoo, Masdeu, Mayáns, Piquer o Jovellanos. Carreras Panchón, op. cit., p.28.

90 Esta periodización se da también en otros países, como señala Cook, op. cit., p. 4.

91 El gobierno de Godoy fue particularmente sensible ante esta cuestión. Cf. Memorias. Príncipe de la Paz. Edición y estudio preliminar de Carlos Seco Serrano, Madrid, 1965. En vol. I, p. 212 trata de su labor a favor de los hospicios. Durante su privanza autores como Úriz, Iberti o Murcia le dedican sus libros. La Novísima Recopilación de las Leyes de España, Madrid, 1805, VII, XXXVII, Ley V: establece que se levantará una Casa o Cuna para expósitos donde se recibirán los niños de la circunscripción que los curas párrocos vigilarán sean lactados en las mismas feligresías, ocupándose de pagar a las amas. Señala también este aspecto, Cf. Carreras Panchón, op. cit., p.42.

92 Representación al Rey a favor de los expósitos de 1819.

93 Esta Real Cédula de 11 de diciembre de 1796 establece en 30 capítulos una extensa ordenación sobre los expósitos: instruye la creación de demarcaciones de 6 a 7 leguas en cada Obispado, teniendo en cuenta la distribución de la población, con un eclesiástico al cuidado de los asuntos relativos a los expósitos, llevando registro de todo ello; dotándose cada Diócesis con al menos una casa de expósitos, la cual no había de distar más de 12 a 14 leguas de las casas centrales de caridad de cada demarcación. En cada partido se procuraría encontrar una nodriza cercana al lugar de la exposición, evitando así los penosos traslados hasta las Inclusas. El Real Decreto regula que la lactancia no hubiese de ser reducida a un año, sino a lo que el juicio de un médico dicte para cada expósito. Manda evitar la concentración de excesivo número de expósitos en las Inclusas, por oponerse ésto a la salud, debiendo quedar en consecuencia no muchas nodrizas en éstas. Determina se incrementen los salarios de las nodrizas externas que tomen niños hasta alcanzar lo que en cada provincia se pague por criar a hijos de personas pobres. Obliga a comunicar el hallazgo de criaturas expuestas, advierte de penas a quienes expongan los niños con peligro de muerte para éstos, y a más de ésto, presta auxilio de las Justicias para quienes se hallen de tránsito con niños para las casas de expósitos.

Auteur

Universidad de Navarra

© Publicações do Cidehus, 2004

Licence OpenEdition Books

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Volume papier

amazon.fr
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search