Version classiqueVersion mobile

Igreja, caridade e assistência na Península Ibérica (sécs. XVI-XVIII)

 | 
Laurinda Abreu

A igreja e a assistência na Idade Moderna: discursos e práticas

Hospitales en las iglesias de patronato regio en la edad moderna

Las diócesis del reino de Granada

Miguel Luis López Guadalupe Muñoz

Texte intégral

1. Dotación de los hospitales en las diócesis de regio patronato

1En la recién conquistada Granada, la iglesia metropolitana fue erigida, en virtud de letras apostólicas, por el cardenal y arzobispo de Toledo D. Pedro de Mendoza, el 21 de mayo de 1492.

  • 1 Erección de la Iglesia Metropolitana de la ciudad de Granada..., Granada, 1803, p. 7. El hospital d (...)

2Esta erección contaba ya, entre los miembros de su cabildo catedralicio y con tareas de gobierno y administración, con un “procurador o administrador de la fábrica de la Iglesia y Hospital”, lo que muestra el deseo originario de dotar a Granada de un hospital eclesiástico. Ambas fábricas estaban llamadas a aglutinar diversidad de rentas y derechos, lo que exigía desde el primer momento su puntual administración. Precisamente, para incentivar a dicho administrador en la búsqueda de los recursos necesarios, se le asignaba, como punto de partida, un salario equivalente a “la trigésima parte de las rentas y provechos que ordinariamente le pertenecen a la dicha Fábrica y Hospital”1. El cargo se consideraba de importancia, pues es el único que se señala como de asignación, conjuntamente, por el prelado y el cabildo, lo que sin duda requería un consenso, lejos de los habituales recelos entre ambas instituciones eclesiásticas.

  • 2 El mayordomo, ya sólo del Hospital, llegó a contar con un sueldo fijo, aunque bastante corto, de 4. (...)

3Pero he aquí la primera contradicción: si se pretendía dotar a las nuevas diócesis de una completa red hospitalaria, los recursos no podían dejarse en el terreno de la eventualidad, como parece desprenderse de lo anterior; la administración del hospital podía verse como una carga y por eso se ejercía de forma rotativa entre los capitulares, como ocurre en Almería2. Esto se subsanaba, en parte, con la asignación de una porción de los diezmos correspondientes al conjunto de la diócesis. El reparto de los diezmos es complejo, en la misma teoría y mucho más en la práctica. Sobre el papel, podemos afirmar para Granada que la mitad de los diezmos se repartían a partes iguales entre el arzobispo y los beneficiados de las iglesia parroquiales (con una ligera cesión de éstos en favor de los sacristanes), mientras que la otra mitad se dividía de nuevo en dos partes; una para la Corona, las tercias reales (2/9 del total de los diezmos), y el resto a repartir en tres partes iguales, correspondientes respectivamente a la fábrica de las iglesias, a la mesa capitular y a los hospitales.

  • 3 Erección..., op. cit., p. 10. Por supuesto, el Hospital eclesiástico de Granada gozaba de ese 9,26% (...)

4Por consiguiente, en cada población correspondía al hospital del distrito un 9,26% de los diezmos, con la particularidad de detraer una décima parte (0,926% de los diezmos; llamado el “rediezmo”) en favor del Hospital mayor de la ciudad de Granada3. De este modo, toda la diócesis contribuía al sostenimiento del hospital eclesiástico ubicado en la capital diocesana, cuya fuente de ingresos principal, o al menos la más estable, sería la referida porción de los diezmos. Cantidad suficiente, aunque no excesiva, pero con la dificultad añadida de su cobro, que queda de manifiesto, por ejemplo, en la tabla de condiciones para el arrendamiento de los diezmos del arzobispado de 1547:

  • 4 Rafael Marín López, La Iglesia de Granada en el siglo XVI. Documentos para su historia, Granada, Un (...)

Los arrendadores de cualesquier rentas que se arrendaren a maravedís, ansí de esta ciudad como de otra cualquier parte del arçobispado, sean obligados y sus fiadores, de pagar las partes que de los dichos diezmos pertenecieren al Hospital de Granada, que enteramente es la primera paga que por tal diezmo está o fuere señalada4.

5En cuanto a los hospitales comarcales, su base económica era, pues, la duodécima parte de los diezmos recaudados en las parroquias del distrito correspondiente, esto es un 8,33%. Esta era la norma, pero no podía regir igual en todos sitios, ya fuese por la carencia de hospitales comarcales o sencillamente por contar con usos distintos:

  • 5 Rosa Ma. Sánchez-Dehesa García, El Hospital Real de Santa Fe, Granada, Diputación Provincial, 1985, (...)

dexando sin hospitales de partido a la Alpujarra, Valle de Lecrín, Estado de Órgiba, Torbiscón, Volodui y taha de Marchena, por haber aplicado todos los diezmos a S. M., dexando sólo separado el dote de las Iglesias y Ministros. En los partidos de Motril, Salobreña y Almuñécar quedaron hospitales dotados con una 21 parte de sus Diezmos5.

  • 6 Trino Gómez Ruiz, op. cit., p. 31.
  • 7 Ibidem, p. 51.

6Fue habitual el incumplimiento en la asignación real de los fondos decimales; buena parte de los destinados a hospitales debieron “distraerse” hacia el obispo, el cabildo o la fábrica6. Nada extraña que el obispo pagase la mitad del coste del nuevo edificio del hospital de Almería, levantado al mediar el quinientos; durante la década que duró la obra (1547-1556), las rentas decimales sólo significaron el 9,43% de los ingresos totales de este centro7.

  • 8 Ibidem, pp. 31-33. Algunas partidas son realmente curiosas, como la asignación al hospital del mont (...)

7Junto a los diezmos, en los lugares donde fue posible, se asignaron en favor de los hospitales algunos bienes, sobre todo raíces. El de Almería había recibido, como consecuencia de la conquista de la ciudad, un lote de bienes equivalente a la suerte de un escudero, así como una sexta parte de los bienes habices de la mezquita almeriense y donaciones diversas8; en cualquier caso, sentencia T. Gómez: “esta insuficiencia de medios del Hospital será una constante de la historia hospitalaria almeriense”.

  • 9 Luis Coronas Tejada, El Hospital Real de Nuestra Señora de la Misericordia de Loja, Granada, Univer (...)
  • 10 Jesús Suberbiola Martínez, Real Patronato de Granada. El arzobispo Talayera, la Iglesia y el Estado (...)

8En el hospital de la Misericordia de Loja se contaba con algunos legados, así como los ingresos procedentes del alquiler de los graneros (alhoríes) que almacenaban todo el grano de los diezmos de ese partido9. Desde el punto de vista económico, el mejor conocido es el caso de la diócesis malacitana, que destinaba en 1533 un total de 763.113 maravedís a sus hospitales diocesanos; algo más del 80% de esa cantidad procedía de los diezmos. Destaca la suficiente dotación de hospitales urbanos, como los de Málaga, Ronda y Vélez - Málaga, que aglutinaban en ese año 1533, frente a los doce restantes, el 72,21% de los ingresos de los hospitales del obispado. Por el contrario, los hospitales que pueden considerarse rurales adolecían de una escasa dotación de medios: diez fanegas de secano y una huerta compartida con la fábrica parroquial en Mijas o simplemente un solar en Cártama o Alora, precariedad que se unía a lo escaso de la aportación decimal. Ciertamente, de los quince hospitales de distrito previstos por la erección de la diócesis de Málaga, ocho no contaban en 1533 nada más que con los ingresos procedentes de los diezmos y, de esos ocho, cinco no llegaban a la modesta cantidad de 10.000 maravedís anuales-justamente lo que percibía un acólito o clerizonte de la Catedral granadina10-.

9Los datos anteriores se traducen en una realidad manifiesta desde el mismo momento de la erección de las iglesias del reino de Granada: la precariedad de medios con que contaba la red hospitalario-asistencial. La limitación de los recursos y los roces en la administración entre los capitulares y el ordinario fueron los problemas más comunes en los hospitales diocesanos del reino de Granada.

10Respecto a este segundo aspecto, en cada lugar debió arbitrarse la fórmula más adecuada para llevar a efecto la tutela compartida entre ambas instancias. El caso de Almería puede ser significativo, según se contiene en una concordia datada en 1590:

  • 11 Trino Gómez Ruiz, op. cit., p. 23. En 1541 se había establecido que el mayordomo diese cuentas al c (...)

en la provisión y despedimiento de mayordomo de la Fábrica Mayor y Hospital Real de la Magdalena... que la Erección de esta Santa Iglesia da al Prelado y al Cabildo, se entienda y debe entender que el Obispo es un voto o parecer y el cabildo otro, y cada uno de ellos es necesario y requisito así para admitir como para despedir, por manera que el uno sin el otro no baste11.

11Es decir, el común acuerdo se hacía necesario; de lo contrario, se llegaría a una situación de invalidación de los nombramientos, como así ocurrió alguna vez. Un buen rector aseguraba la buena marcha del hospital en todos los sentidos. Sus atribuciones eran amplias, por eso cumplía hacer buena elección para este empleo. Las funciones espirituales no eran nada desdeñables. Para el Hospital eclesiástico de Granada se contemplaban así, en un discurso doctrinal clásico:

Que el rector tenga cuidado de administrar los sacramentos a los enfermos y de enterrar los muertos que murieren en el hospital, que el rector tenga gran vigilancia de consolar los enfermos con mucha charidad y amorosas palabras maiormente a los que viere señales de morir a los quales cuide a bien morir y que en ninguna manera queden solos los tales enfermos y póngaseles delante la sancta cruz e vela encendida e agua bendita. Que el rector diga misa a los pobres todos los días que pudiere sin faltar domingos y fiestas.

  • 12 Tabla de lo que han de guardar los oficiales del Hospital de Santa Ana de Granada, en Archivo de la (...)

12Junto a esto, le correspondía, lógicamente, asistir a las dos visitas médicas diarias, a las comidas de los enfermos, a visitarlos a la hora de acostarse, a atender al vestido de los ingresados, a la compra de alimentos y medicinas, etc., en suma, a asegurarse que los enfermos eran tratados “con amor y con buenas palabras”12. El desempeño del cargo de rector no sólo exigía residencia, sino también exclusividad. Este hospital de Santa Ana, llamado también de la Encarnación, admitía enfermos diversos, especialmente de calenturas, salvo accidentados y pacientes de enfermedades contagiosas, contando con un máximo de treinta camas. No se admitían mujeres enfermas y al ingreso, salvo en casos de extrema urgencia, se procedería ante todo a la confesión y comunión de los enfermos. En el hospital se decía, como mínimo, la misa dominical, a lo que se añadían las oraciones diarias y la continuada enseñanza de la doctrina cristiana. El sermón de las fiestas principales habría de insistir en la paciencia con la que debe llevarse la enfermedad. La misma paciencia y mucha caridad se exigía a los enfermeros del hospital en el trato con los enfermos. Por cierto, los oficiales del centro recibían una ración doble en las tres pascuas (Navidad, Resurrección y Pentecostés), así como en Año Nuevo y en Carnestolendas.

13La limitación de recursos no era siempre el problema más sangrante, aunque muchas otras carencias procedían de esta causa. Rosa Ma. Sánchez-Dehesa sintetiza así las carencias del hospital de Santa Fe:

  • Falta de limpieza e higiene, acentuada con la ausencia de ventilación.

  • Hacinamiento de los enfermos en las salas de enfermería.

    • 13 Rosa Ma. Sánchez-Dehesa García, op. cit., pp. 10-11. En las actas capitulares del Ayuntamiento de e (...)

    Falta de condiciones mínimas de subsistencia, siendo habituales los efectos del hambre y del frío13.

14Las rentas decimales destinadas a los hospitales no sólo se tornaron insuficientes, sino que con frecuencia ni siquiera se procedía a su abono. Así lo denunciaba la localidad de Santa Fe en 1549 y años más tarde, en 1572, pedía que las rentas de su hospital no se gastaran arbitrariamente por el arzobispo y que los enfermos de aquella población no se trasladaran al Hospital eclesiástico de Granada. Insistía el regidor Francisco de Pas en que no se podía alterar el destino de una obra pía sin permiso especial del Papa y por tanto debían anularse los argumentos del arzobispado de Granada cuando sostenía que

  • 14 A.C.G., leg. 310, pza. 3. Debo la consulta de este documento a la generosidad del Dr. D. Rafael Mar (...)

por ser la dicha çiudad de Sancta Fe de pocos bezinos y estar tan çerca desta çiudad y no aber en ella médico, ni botica ni çirujano, se ha tenido y tiene por mejor que los enfermos se traigan al hospital mayor de Sancta Ana de esta çiudad a costa del dicho hospital donde se han curado y curan a menos costa que no llevar médicos y medicinas desta çiudad a la dicha çiudad de Sancta Fe14.

  • 15 Rafael Marín López, Los Libros de Reales Cédulas de la Curia Eclesiástica de Granada, Granada, Proy (...)

15En 1610 era Íllora la que denunciaba que “los diezmos que pertenecen a su hospital no se gastan en curar pobres de aquella villa”15. Se unen en estas quejas dos aspectos que deben resaltarse: la defensa de lo local - el horizonte mental cotidiano de la inmensa mayoría de los habitantes; de ahí la importancia de la religiosidad local y también de una “caridad local”-, con la habitual insuficiencia de recursos para los centros hospitalarios. Este era un problema endémico, pues en 1640 encontramos nuevas quejas ante el rey Felipe IV, quejas que obligan a su secretario a interrogar al cabildo eclesiástico de Granada sobre la actuación con la renta de hospitales señalada en los partidos de Vega, Sierra y Valle, que:

  • 16 Rosa Ma. Sánchez-Dehesa García, op. cit., p. 69.

entra en poder de los Arzobispos, que la distribuyen en dichas limosnas a su voluntad, debiéndose emplear en beneficio de enfermos pobres peregrinos y pasajeros en conformidad de lo dispuesto por los dichos señores reyes-Reyes Católicos - y erección, de que resulta que muchos pobres mueren sin ser curados ni asistidos16.

  • 17 Según testimonio de mediados del siglo XVIII, en la ciudad de Granada existían hasta cuatro centros (...)

16Dicha renta se distribuía, detrayéndola de su destino originario, entre el Hospital Real, diversas obras pías y la Casa Cuna para niños expósitos de Granada, centro que recibía niños de toda la diócesis, e incluso de otras limítrofes17.

17Pero lo más interesante de estas quejas es el intento de desentrañar la naturaleza misma de estos establecimientos hospitalarios. Verdaderamente son de patronato real, al encontrarse anejos a la erección de las diócesis bajo tal régimen de patronato. Pero lo importante es constatar que en la práctica todas las atribuciones se habían delegado en la propia Iglesia; el rey era una instancia cierta, pero lejana. Una Iglesia intervenida por el Estado, pero con gran autonomía de gestión. Es fácil comprender que esta delegación interesaba a ambas partes: al Estado, cuyo maquinaria, aún rudimentaria y con escasa presencia de agentes en las provincias, no era la más adecuada para hacerse cargo de estas atribuciones con plena capacidad de obrar, y a la Iglesia, que contaba entre sus misiones esenciales con el ejercicio de la caridad, sabedora que con ello, además de cumplir su deber, afianzaba su imagen de cercanía y de popularidad arraigada en el conjunto de la ciudadanía.

  • 18 Juan Ignacio Carmona García, Los hospitales en la Sevilla moderna, Sevilla, Diputación Provincial, (...)

18No es cuestión baladí. La supervivencia de la Iglesia dependía, en gran medida, de reforzar, con items positivos, su opinión de cara a la población en general. En este marco, el ejercicio de la caridad era esencial y no debían escatirmarse medios - al fin y al cabo, según la doctrina cristiana, en los pobres se socorría al mismo Cristo; “casas de Dios” se llamó a los hospitales a menudo en la Edad Media -, aunque nunca se llegara a la inversión ideal que delinea J. I. Carmona García: “La acumulación de rentas por parte de la Iglesia permitió dedicar la cuarta parte de ellas, en un principio, para el socorro de pobres y enfermos y para proteger a los nuevos centros benéficos que se crearon”18.

19Todos los asuntos, pues, se resolvían en las instancias eclesiásticas locales o diocesanas, sólo algunas quejas llegaban al ámbito de la corte y entonces el rey tomaba cartas en el asunto, o al menos formalmente, se interesaba por los problemas suscitados. Así, la ciudad de Loja había solicitado a Felipe II su intervención en relación con lo que consideraba un obrar incorrecto de la autoridad eclesiástica con relación al hospital de la ciudad; entonces el monarca desea conocer:

  • 19 Luis Coronas Tejada, op. cit., p. 25.

qué Hospital es el susodicho y si le fundaron los dichos Señores Reyes Católicos, y qué dotación tiene y en qué se distribuye y por qué orden y de cuánto tiempo a esta parte an nombrado los dichos Arzobispos el dicho Maiordomo, o a sido siempre... La ciudad de Loja había solicitado al Rey su intervención respecto del Hospital porque se distribuye la maior parte de la dicha renta fuera de la dicha ciudady los pobres de ella padecen y cree que si el nombramiento del mayordomo dependiese del monarca se excusarían los daños que se siguen a los necesitados de Loja19.

20La respuesta es taxativa por parte de la Iglesia: el gobierno y la administración del hospital corresponden al arzobispado y “jamás se llamó Hospital Real, porque es hecho y fundado y dotado por Bulla de Su Santidad de cierta parte de los diezmos”. Incierto, aunque se expresara como parte de una estrategia, porque el hospital utilizaba el nombre de real tanto o más que el de eclesiástico.

21Basta con hojear la Novísima Recopilación para observar la escasez de disposiciones relativas a hospitales dictadas desde el gobierno central: algunas sobre lazaretos (lepra) y casas de San Antón (erisipela), el establecimiento de hospitales para llagados e infecciosos a cargo de justicias y ayuntamientos (1565), la erección de hospicios e instrucción de hospicianos... No excusan competencias las autoridades del Estado en materia hospitalaria, aunque quedan en un terreno de vaga supervisión, como se desprende de las leyes dictadas en el reinado de Carlos V:

  • 20 Novísima Recopilación de las Leyes de España..., Madrid, 1805-07, lib. VII, tít. XXXIX, ley XII.

Encargamos a los Prelados y a sus Provisores, y mandamos a las nuestras Justicias, cada uno en su diócesi y jurisdicción, y a los administradores y patrones, y otras qualesquier personas a cuyo cargo está la administración de los hospitales que hay en las ciudades, villas y lugares de estos nuestros Reynos, se informen de la renta que tienen los dichos hospitales y qué otras dotaciones y mandas pías hay en las dichas ciudades y villas para mantener pobres necesitados; y trabajen que esto se gaste en curar y alimentar los que fueren pobres20.

  • 21 Sirva a modo de ejemplo en este terreno legislativo sobre expósitos la real orden de Carlos III en (...)
  • 22 Ibidem, lib. VII, tít. XXXIX, ley IV.

22Poco más hay en relación con el cuidado y formación de los expósitos, incluyendo el reglamento para establecimiento de dichas casas, en fecha tan tardía como 1796, que asignaba amplias atribuciones a los obispos, de quienes se hacían depender todas las casas de expósitos21. Donde sí se detienen las leyes del reino es en lo relativo a “socorro y recogimiento de los pobres”, sin duda porque esta materia tiene un matiz de orden público, menos presente en el terreno de la enfermedad. Se llevan la palma en este asunto los requisitos y circunstancias para ejercer la mendicidad, para la que, dicho sea de paso, se exige estar confesados y comulgados, “pues si se tiene cuidado de mantener los cuerpos de los pobres, es más justo que se tenga de sus ánimas”22. En el siglo XVIII la recogida de los pobres vagabundos será obsesiva, especialmente en la Corte.

  • 23 Trino Gómez Ruiz, op. cit., p. 16. La Consueta de la Catedral de Almería (1576) establecía dos visi (...)

23La erección de los hospitales eclesiásticos, en fin, fue muy similar en las cuatro diócesis del antiguo reino de Granada, al proceder de las mismas bulas apostólicas. En el caso almeriense, T. Gómez ha resumido los requisitos de su fundación: la cercanía a la Catedral, la participación de los diezmos, el goce de la trigésima parte de sus rentas por parte del mayordomo y su nombramiento por el cabildo y el prelado conjuntamente. En cuanto a su naturaleza indica lo siguiente: “al ser de fundación real, tenía a los Reyes por patronos, pero su administración y dirección estaban directamente a cargo del Obispo y del Cabildo, que nombraban como delegados suyos al mayordomo, a los visitadores y a todo el personal necesario”23.

  • 24 Cit. en Jesús Suberbiola Martínez, op. cit., p. 116.

24En cualquier caso, resulta manifiesta la voluntad de dotar, en el marco de una iglesia de regio patronato, a las diócesis de instituciones benéficas en favor de los enfermos y, en general, de los necesitados, ya que el concepto “hospital” presentaba por entonces un campo semántico más amplio que lo estrictamente sanitario. Se evidencia también aquí la creciente preocupación estatal, señalada por W. Naef, en torno “al auxilio de los pobres y el cuidado de los enfermos”, convertidos ahora en asuntos de Estado24 y, en el caso del sureste español, gestionados por una “Iglesia de Estado”.

25De esta forma, los hospitales de las diócesis de Granada, Málaga, Guadix y Almería gozaban de la misma naturaleza dual - eclesiástica y estatal - que el resto de la organización eclesial, en virtud del regio patronato. Por eso, nada extraña que buena parte de los hospitales de las redes diocesanas recibieran el título de hospital real, aunque se sufragaran con partidas procedentes de los diezmos, lo que sin duda ponía a estas diócesis - a su clero, más exactamente - en una situación económica de desventaja en relación con otras diócesis hispanas, aunque contribuyera a darles popularidad.

  • 25 Ibidem, p. 120.

26Efectivamente, J. Suberbiola alude a la conjugación del “bien común” y del “interés general” con la aportación de rentas decimales para tal fin, “una manera muy económica de centralizar la beneficencia, prácticamente en manos del Estado”25.

2. Una red diocesana de hospitalidad

27Ahora bien, ¿fue la erección de hospitales un mecanismo para satisfacer las necesidades materiales de la población cristiano - vieja atraída hasta las nuevas tierras incorporadas a la Corona o, por el contrario, se trató de una forma de dinamizar la sociedad mudéjar/morisca y de mejorar las condiciones de vida de esta población conquistada?

  • 26 Nada menos que quince localidades en todo el obispado: Málaga, Bezmiliana, Cártama, Coín, Alhaurín, (...)

28J. Suberbiola se inclina por la primera interpretación, al constatar que en la diócesis de Málaga-donde también correspondía a la hospitalidad el 9,26% de los diezmos de cada parroquia-los hospitales comarcales se instalaron en localidades inicialmente repobladas por cristianos viejos26. En este sentido, también la política hospitalaria sería una clara expresión de los valores de la minoría dominante y una expresión triunfante de la fe “restablecida” en los amplios dominios sometidos durante siglos al Islam. De ahí la ausencia inicial de hospitales en la Alpujarra, pero no en el Albaicín de Granada, que contó con un hospital específico para nuevos convertidos, en el que, por cierto, se fraguó en parte la rebelión morisca.

  • 27 Ibidem, p. 117.

29Avala esta opinión el siguiente hecho: cuando los pueblos de moriscos fueron sometidos plenamente a la estructura eclesiástica, tras la conversión general de 1500-1501, no se destinaron cantidades de los diezmos a la estructura hospitalaria, lo que considera de nuevo J. Suberbiola como “una injusticia más sobre esa minoría, un agravio más para su descontento”27.

  • 28 Luis Coronas Tejada, op. cit., pp. 19-20.

30Además, debe tenerse en cuenta que los hospitales más antiguos surgen de la necesidad de asistencia sanitaria a las huestes de los ejércitos castellanos, como ocurrió con el de Santa Fe o el de Loja, llamado de la Sangre y más tarde de Santa Elena al perder su finalidad militar y quedar como “hospital de pobres”28. El testimonio del hospital de Alora es muy expresivo del interés de los Reyes por estos centros de campaña:

  • 29 Cit. en Manuel Zamora Bermúdez, Estructura benéfico-sanitaria en la Málaga de fines del siglo XVII. (...)

E para curar los feridos y los dolientes, la Reyna enbiava siempre a los reales seys tiendas grandes, e las camas de ropa neçesarias para los feridos y enfermos; y enviaba çirujanos y físicos y medicinas, y onbres que los sirsirviesen; y mandava que no llevasen preçio alguno, porque ella lo mandava pagar. Ε estas tiendas, con todo este aparejo, se llamavan en los reales el Hospital de la Reyna29.

  • 30 Luis Coronas Tejada, op. cit., p. 18.
  • 31 Con el título de hospital de San Juan de los Reyes, como consta en su testamento redactado en 1500 (...)
  • 32 Luis Coronas Tejada, op. cit., p. 19.

31En la diócesis de Granada existieron desde la erección los llamados hospitales “de partido”, ubicados en Loja, Alhama, Motril y Almuñécar. Todos percibían rentas decimales, aunque en mayor proporción los de Loja y Alhama que los otros dos ubicados en poblaciones costeras30. Otros hospitales se debían a fundaciones particulares; el de Montefrío, por dotación de Juan Carrión, criado de los Reyes Católicos31, y el de Ugíjar, asistido en el siglo XVIII por la congregación del Divino Pastor. Nada más en la extensa y fragosa Alpujarra, coincidiendo “esta carencia hospitalaria con la zona de mayor densidad de población morisca”32.

  • 33 Marion Reder Gadow, “Asistencia social y hospitalaria en el siglo XVI: el caso de Marbella”, Baetic (...)

32Otra fundación particular fue la del hospital de Nuestra Señora de la Encarnación de Marbella, debida al alcaide de aquella fortaleza costera del obispado malagueño, don Alonso de Bazán, según su testamento abierto el año de su muerte (1573). Muy en sintonía con la mentalidad de la época, poseía una capilla para enterramiento de su familia, así como salas para “curación, sustento y alojamiento de los pobres vergonzantes y menesterosos, hombres y mujeres, naturales de Marbella”33. Correría su administración a cargo de sus albaceas testamentarios, para pasar más tarde a una cofradía de la Caridad creada al efecto. Si sobraban rentas en los bienes señalados, se destinarían a la dote de doncellas, prefiriendo a las de su familia. Quedan claros algunos de los componentes de aquella mentalidad benéfica clásica: apego a lo local, medio de distinción social en una mentalidad señorial, intereses familiares y recurso a una hermandad de misericordia.

  • 34 Alberto Marcos Martín, “El sistema de caridad organizado en las ciudades castellanas del Antiguo Ré (...)

33No debe menospreciarse la incidencia de estos centros de fundación particular, que tenían como santo y seña la cercanía al necesitado, “surgidos desde abajo, en el seno de las propias poblaciones,...venían a ser una respuesta inmediata y directa a la necesidad”34.

  • 35 Rosa Ma. Sánchez-Dehesa García, op. cit., p. 10. En total, 24 hospitales en toda la diócesis, como (...)
  • 36 Rafael Marín López, Los Libros..., op. cit., p. 169.

34Quedaban, de nuevo en la diócesis de Granada, otros establecimientos, muchos de ellos minúsculos, en Santa Fe, Pinos Puente, Albolote, Iznalloz, Íllora, Colomera y Guadahortuna; eran los llamados hospitales “de tránsito”, pues se limitaban a “aportar abrigo y socorro a los pobres que caminaban de pueblo en pueblo con cartas de caridad”35. En algunos lugares se luchaba por conseguir un inmueble capaz, o cuando menos digno, para la labor hospitalaria. Así lo pidió la villa de Iznalloz en 1624, recordando la voluntad de Isabel y de Fernando y la dotación dejada al efecto: “83 fanegas y 8 celemines de cada mil fanegas de trigo, cebada y demás semillas que se diezman en la dicha villa”36.

  • 37 Rosa Ma.Sánchez-Dehesa García, op. cit., p. 39.
  • 38 Alberto Marcos Martín, op. cit., p. 87.

35Solían atenderlos un hospitalero, que ordinariamente residía en vivienda aneja al centro. Junto a él se contaba un administrador y un médico, aunque no era rara la presencia de mayor número de personal, lo que nos indicaría una labor sanitaria más intensa que la propiamente de tránsito. Así, nos encontramos en el de Santa Fe con enfermera, sangrador, lavandera y cirujano37. Ciertamente, no sólo se acogía de noche a transeúntes en los poyos del portal del hospital, sino que llegó a contar con dos enfermerías, como era habitual, para enfermos de uno y otro sexo respectivamente, cada una con capacidad de diez o doce camas. No fue este diseño exclusivo de las diócesis del sureste español, pues también en Castilla, cada hospital, “tal como se puede comprobar en las Relaciones Topográficas de Felipe II..., llevaba a otro, éste a otro, y así sucesivamente hasta desembocar en la ciudad”38.

36Las gentes de paso siempre fueron una preocupación. En torno a ellas crecía a menudo la desconfianza - sospecha de honestidad, linajes oscuros, minorías discriminadas, riesgo de contagio... -, pero la Iglesia no podía desatenderlos. Así reguló su ayuda el obispo de Málaga, fray Alonso de Santo Tomás, en las Constituciones Sinodales de 1674:

  • 39 Cit. en Manuel Zamora Bermúdez, op. cit., pp. 153-154.

Ordenamos y mandamos que en dichos Hospitales donde no huviere curación aya una u dos camas para que si alguno de los pobres passageros viniere enfermo, se ponga en ella, y se le dé curación y sustento todo el tiempo que no estuviere para proseguir el camino. Y que a los que llegaren sanos se les den esteras de anea u otras semejantes donde duerman, y aya luz de noche en todos tiempos, y en el Inbierno lefia con que se puedan abrigar a la lumbre'39.

  • 40 Luis Coronas Tejada, op. cit., p. 21.

37En Loja el carácter “de tránsito” lo mantenía el hospital de la Caridad, “que era del cotarro o albergue de pobres transeúntes por una noche cuando pasan a los Baños; rara vez subcede la necesidad de asistirles espiritualmente, pues si se agraban e ymposibilitan de pasar adelante, en este caso se trasladan a este Hospital de Misericordia”40. El de la Misericordia es el que ofrecía asistencia sanitaria a un “pueblo de tres mil vecinos”.

38En la diócesis almeriense los únicos hospitales fueron el de la capital - éste con seis camas solamente, con exclusión de contagiosos, aunque no era raro que dos enfermos compartiesen una misma cama; y otras funciones como el cuidado de expósitos (“nacidos con obscuridad”, se dice eufemísticamente en un documento de 1778) o la dotación de doncellas pobres - y los de Vera (con título de San Agustín, databa de 1525), Vélez Blanco (de fundación atribuida a los Reyes Católicos) y Vélez Rubio (edificado a principios del siglo XVI). Ya en el siglo XVIII se añadían a éstos, los hospitales de Albox, Tíjola y Tahal, además del intento fallido de establecer hospital en Cantoria y el efímero de Cuevas de Almanzora, que funcionó más bien para acogida provisional de transeúntes.

39El ideal de la presencia de un centro hospitalario en cada cabeza de vicaría, declarado en alguna ocasión (como 1538), no pudo hacerse realidad. Las circunstancias materiales se impusieron, diseñando finalmente en la diócesis de Granada, y en menor medida también en las demás del antiguo reino de Granada, un sistema hospitalario liderado por la capitalidad de la diócesis, con algunos apéndices en los lugares más destacados, esto es, allí donde los recursos económicos lo permitían.

  • 41 Juan Sanz Sampelayo, “La centralización de la asistencia benéfico-sanitaria en Granada. El Real Hos (...)

40De hecho, en Granada se procedió a la reunión de hospitales en 1753, para conformar el Real Hospicio. Se centralizaban servicios y sobre todo rentas. A esta magna institución se agregaron los hospitales de Loja, Alhama, Santa Fe, Albolote, Pinos Puente e Illora41. No tenían por qué desaparecer, aunque sin duda algunos se perdieron, si no que simplemente variaba la forma de su administración por la vía de la unificación:

  • 42 Cit. en Rosa Ma. Sánchez-Dehesa García, op. cit., p. 69.

Los diezmos de los partidos de la Vega y Sierra, y siete villas, cuyos hospitales son sólo de tránsito..., se recaudan por un solo administrador u tesorero - que igualmente ha nombrado siempre el Diocesano - cuya común mesa se llama Hospitales de Partido, y de sus valores los sobrantes son para el general hospital u Hospicio, después de levantadas las cargas y atenciones de cada uno42.

  • 43 Luis Coronas Tejada, op. cit., p. 34.

41En el caso del hospital de la Misericordia de Loja, lo dispuesto fue que no se hicieran pagos sin que tomara razón de ellos la Contaduría General del Hospicio, dejando en manos de las autoridades del hospital los gastos diarios, aunque con condición de presentar cuentas anualmente a dicha Contaduría43. Lo más importante es que abría la jurisdicción real (Chancillería, Cámara de Castilla...) para cualquier litigio suscitado; además de reafirmarse, en caso necesario, la figura del visitador regio. Pero descartaba, al menos abiertamente, cualquier imposición en lo que a la dirección del centro se refiere. Así, por costumbre en el hospital lojeño,

  • 44 Ibidem, p. 49. Su sueldo era de 12.000 maravedís, doce fanegas de trigo y algunos otros derechos en (...)

el rector tenía que ser presbítero de buena fama y costumbres y de mucha charidad. El nombramiento lo hacía el arzobispo, quien podía darle el cese por su voluntad, con causa o sin ella. Cuando se realizó la reunión de hospitales en 1754 el nombramiento lo hacía la Junta Mayor del Real Hospicio, pero parece que tenía especial consideración la opinión del provisor y vicario general de la diócesis, que representaba al arzobispo en dicha Junta44.

42Téngase en cuenta, por otra parte, que cuando se instauró en Granada la Junta de Caridad, la Iglesia estuvo muy presente en ella. En la del Real Hospicio, encabezada por el presidente de la Chancillería, se encontraba el arzobispo o su representante. En cualquier caso, las funciones del rector seguían siendo esenciales en cada centro. Volviendo al caso lojeño, le correspondía la administración y cobranza de todas las rentas, el control de los fallecidos, el pago del subsidio del estado eclesiástico, la vigilancia en la atención de los enfermos, la visita diaria de la enfermería y la supervisión de todo el personal, así como la atención espiritual de los enfermos, que a veces delegaba en el clero de la parroquia de la Encarnación de Loja.

  • 45 Miguel Luis López Muñoz, La labor benéfico-asistencial de las cofradías en la Granada moderna, Gran (...)

43En el granadino hospital de la Caridad y Refugio el rector debía ser persona de virtud y ejemplaridad, en la modestia y la caridad, y con una edad mínima de cuarenta años45.

  • 46 Trino Gómez Ruiz, op. cit., p. 130.

44Proverbial era el mal estado de los hospitales comarcales; del informe del visitador regio para los hospitales almerienses en 1778 se desprende que “estaban muy deteriorados careciendo de camas y demás utensilios necesarios, por lo que la asistencia y curación que se daba en ellos dejaba mucho que desear y que con frecuencia se habían advertido fraudes en sus cuentas”46.

  • 47 Por extenso en Miguel Luis López-Guadalupe Muñoz, Orden, gobierno y piedad. Hospitales en la Dióce (...)

45Los prelados defendieron celosamente su tutela en materia hospitalaria. Un paso más en la reforma de estos centros se produjo a partir de 1775, cuando el gobierno ilustrado de Carlos III habló, no ya de agregación de rentas y de extensión de la jurisdicción real, sino de supresión de algunos centros y agregación a los más capaces. El expediente es muy interesante, pues muestra, grosso modo, no sólo la situación y funcionamiento de los centros hospitalarios diocesanos, sino, incluso, su preferencia por el común de los sectores sociales, especialmente por las clases más acomodadas47. Tras defender caso por caso la permanencia de todos los centros eclesiásticos, el arzobispo Jorge y Galbán concluyó taxativamente que “no hai que tratar de reunión, sino de extensión y aumento de hospitalidad, porque en ninguno se verifica dos-dos hospitales, eclesiásticos, se entiende, en una misma localidad-, y los que hai son bien escasos de los alivios que necesitan los enfermos”.

  • 48 Trino Gómez Ruiz, op. cit., p. 106.

46En Almería, los intentos de intervención real sobre el Hospital de la Magdalena se conectan con la atención a soldados enfermos. Y es que la Corona, alegando su patronato, entendía que los miembros del ejército debían tener un acceso y trato especiales en el centro hospitalario. En 1726, en concreto, el gobernador civil y militar de Almería entró por la fuerza en el hospital, argumentando que era laical: “esto fue considerado como un auténtico atropello por el Cabildo, que escribió al rey alegando que el Hospital por su erección estaba bajo la jurisdicción eclesiástica, que no se hiciera novedad en su administración y que desde que llegaron los soldados se había preocupado por su alojamiento y curación”48.

47Años más tarde, el ejército pretendió establecer esa atención como obligatoria y entonces se hizo un alegato sobre los servicios que al Estado y a la religión prestaban los soldados:

  • 49 Ibidem, p. 111. Por real orden de 1763, el hospital debería agregar seis nuevas camas para atención (...)

...curar la tropa de esa guarnición y alguna otra inmediata que los necesiten en sus dolencias, pues son más acrehedores de justicia a ser atendidos los que se han sacrificado en el Real servicio continuándolo en la vigilancia y custodia de esas costas en que tan ynteresado es el bien público para contener las inbasiones a que esos pueblos están continuamente expuestos de los enemigos de la fe49.

48Significativo dircurso, demagogias aparte, éste que inclina la realidad del regio patronato hacia el premio al real servicio, en claro contraste con un clero acérrimo defensor de sus derechos de administración e inclinado también a favorecer la atención de eclesiásticos en los hospitales que hoy podríamos llamar “públicos”, si bien blandía los derechos de los pobres como prioritarios. Siempre que la atención de los soldados no perjudicase al remedio “de las necesidades de los naturales” - una “tropa de ancianos” frente a una tropa de soldados -, el Cabildo no plantearía conflicto. En cualquier caso, estos establecimientos no se vieron libres de los intereses de grupo que con tanta intensidad afloran en la sociedad del Antiguo Régimen. En Granada, fue el hospital de San Juan de Dios el que alcanzó acuerdos con el ejército para la admisión de soldados enfermos. Más tarde se hallará una “sala de soldados” en el Real Hospicio de la ciudad.

  • 50 Ibidem, p. 128.

49El regalismo superó con creces el viejo regio patronato, anulando en muchos casos el papel de su estrecha colaboradora, la Iglesia. A la colaboración le seguía ahora la confrontación. Llegaban los tiempos de la imposición de una jurisdicción absoluta y privativa, que no era otra que la del Estado, dispuesta a poner, como ocurría en el caso almeriense, hasta los mismos diezmos asignados a hospitales bajo la administración de una Junta del Hospital, si bien el nombramiento de administrador permanecía en manos del obispo y del cabildo; a cambio, el hospital conoció en 1778 una ampliación hasta treinta camas (cien en caso necesario)50.

3. Dispersión y variedad de los centros hospitalarios

  • 51 Juan I. Carmona García, El sistema de la hospitalidad pública en la Sevilla del Antiguo Régimen, Se (...)

50Por supuesto, había en Granada y en las otras capitales otros hospitales con administración separada de la estructura eclesiástica. Pero, debe destacarse, como punto de partida, que la estrecha tutela regia sobre la iglesia granadina contribuyó a evitar la indiscriminada fundación de centros asistenciales - muchos de ellos carentes de labor hospitalaria, aunque se llamaran hospitales - que se aprecia en otras ciudades, como la Sevilla a caballo entre las épocas medieval y moderna, que contaba con casi cien hospitales, “un amplio sistema hospitalario, que en el siglo XVI alcanzó su momento culminante como consecuencia tal vez de la nueva realidad de Sevilla a raíz del Descubrimiento”51.

  • 52 En las casas de San Lázaro se “resciban y tomen y acojan y tengan en ellas a los que así juzgaren y (...)
  • 53 Rafael Marín López, “Notas sobre hospitales de la ciudad de Granada en la Edad Moderna: San Lázaro (...)

51Bien sabido es que algunos hospitales generales y otros de enfermedades específicas quedaban en manos del Estado. Así ocurría en la ciudad de Granada con el Hospital Real y el de San Lázaro (para leprosos, como era habitual52). Se dotaron inicialmente con juros y se ampliaron sus rentas paulatinamente con bienes raíces, censos y donativos. El primero contaba en el siglo XVIII con un capellán - rector y el segundo con un mampastor eclesiástico o administrador de diezmos (su sueldo originario fue de 3.000 maravedís al año, con obligación de decir misa los viernes y los domingos53). Es decir, ni siquiera en estos casos la Iglesia se mantenía al margen y es que tenía mucho que decir en todas las manifestaciones de la caridad.

52Estaba también el gran centro hospitalario de la Granada moderna, el hospital de San Juan de Dios, fundado en 1550, que, admitiendo accidentados y enfermos de todas clases, llegaba a atender, según informe de 1778, a unas dos mil personas al año, cifra por encima de cualquier otro hospital, si bien sus rentas (60.000 reales) figuraban en tercer lugar, tras las del Hospital Real (332.873 reales) y el Eclesiástico (70.000 reales). En alguna ocasión, sobre todo en relación con el nombramiento de rector, llegó a discutirse si era o no de patronato real.

  • 54 Ibidem, p. 259.

53Referencias a hospitales se encuentran en las constituciones sinodales, en concreto en Granada en las de 1572: necesaria licencia del prelado para su fundación, suficiencia de rentas propias y medidas de higiene para evitar contagios54. Supervisaban el hospital eclesiástico de Granada visitadores o comisarios, nombrados por el cabildo catedralicio.

  • 55 Rafael Marín López, Los Libros..., op. cit., p. 40. Aunque también se le designa como Protector en (...)
  • 56 Juan I. Carmona García, Los hospitales..., op. cit., p. 38.

54Aún más, nos encontramos con frecuencia visitadores eclesiásticos en centros no dependientes de la Iglesia, como ocurría en el de San Lázaro con los vicarios del arzobispado, autorizados por real cédula de doña Juana en 153255. Pero, en cualquier caso y de forma general, el sistema de inspección fue muy aleatorio, como afirma J. I. Carmona García: “En la práctica, las inspecciones de los visitadores eclesiásticos dejaron bastante que desear, tanto por su periodicidad como por su eficacia, dando lugar a una ausencia de control que permitiría una relajación total de la acción hospitalaria y benéfica”56. Probablemente, sólo se recurriera a la visita, previa presentación de alguna queja o denuncia.

55La dirección espiritual - el bien del alma indisolublemente unido al bien del cuerpo - era una tarea esencial en todo hospital, incluso en tiempos de epidemia, que con frecuencia propiciaron el contagio de los propios eclesiásticos, por lo general religiosos. En el malagueño hospital de San Juan de Dios, durante la peste de 1678-80,

  • 57 Manuel Zamora Bermúdez, op. cit., pp. 100-101.

para el ejercicio de los oficios religiosos se ubicaron oratorios en las distintas partes del Hospital, así en la primera casa había uno para administrar el viático a los apestados y estancia del Santísimo Sacramento. Otro estaba situado en la Enfermería, donde se decía misa y había un confesor, mientras que el de la Convalecencia contaba con dos confesores. Los religiosos del Oratorio de la Cuarentena también confesaban y decían misa a los enfermos todos los domingos y festivos y, por las tardes, rezaban el rosario y la devoción de las cinco llagas, cantando su letanía por haberlos librado de la peste57.

  • 58 Trino Gómez Ruiz, op. cit., p. 150.

56De hecho, el ingreso del enfermo en un hospital solía comenzar con la confesión y comunión del sujeto. La misa solía ser diaria. Y se recomendaban otros ejercicios de piedad, como los estipulados por las constituciones diocesanas del obispado de Almería (1635): exposición de la doctrina cristiana, presencia del crucifijo e imágenes religiosas, oraciones al levantarse y al acostarse, etc...58

57Junto a la institución eclesiástica propiamente dicha se cuentan las fundaciones de particulares y asociaciones de fieles, que ejercen un papel, subsidiario tal vez, pero de gran significación, como lo señala J. Suberbiola:

  • 59 Jesús Suberbiola Martínez, op. cit., p. 119.

... se fundaron otros nueve que no dependían económica y jurídicamente de tan poderosa institución. La existencia de estos últimos fue debida a la iniciativa privada de los fieles, de un particular o varios, pero en cualquier caso siempre atendidos por gentes piadosas agrupadas en hermandades o cofradías bajo la advocación de la Caridad, San Lázaro, San Sebastián, etc., devociones populares íntimamente vinculadas con las frecuentes desgracias ocasionadas por pestes, epidemias y contagios; de San Marcos, abogado contra las tentaciones a la hora de la muerte, suponiendo todas ellas a fines del siglo XV un servicio meritísimo que suplía la inexistencia de órdenes religiosas todavía dedicadas a este fin59.

  • 60 Ibidem, p. 118.
  • 61 Manuel Zamora Bermúdez, op. cit., p. 163.

58A los desvelos de la Iglesia jerárquica, hay que unir, por tanto, desde temprana fecha estos otros de diversos sectores sociales, asociados en hermandades y cofradías, para ejercer la actividad hospitalaria. En el caso de la ciudad de Málaga, el hospital eclesiástico, aunque regido por un beneficiado de la Catedral, quedó en manos de la Hermandad de la Santa Caridad60. Esto ocurría en 1514, habiéndose fundado dicha hermandad en 148761; en 1680 este hospital pasó a depender de la Orden de San Juan de Dios, lo que aprobó el rey, aunque con algunas condiciones, que manifiestan claramente la afirmación de sus prerrogativas:

  • No fundar convento en dicho hospital.

  • Someterse a sus constituciones, sin alterarlas.

    • 62 Ibidem, p. 210.

    Sujetarse a una inspección anual a cargo de un visitador nombrado por el Consejo62.

59Es curiosa, desde luego, esta delegación de la Iglesia y del Estado en favor de una hermandad o de una orden religiosa para la gestión del hospital, lo que muestra su experiencia en este tipo de servicios. Además, los hermanos hospitalarios entraron con rapidez en el engranaje del regio patronato, en la certeza de que el rey no podría negarles cualquier petición si se hacía en nombre, o como refuerzo, de su regia potestad. Sirva de ejemplo esta petición al ayuntamiento para celebrar comedias, cuyo producto se destinaría al sostenimiento de ese hospital malagueño (1692):

  • 63 Ibidem, pp. 300-301.

Todo lo qual es ymposible poder ponerlo por obra si no es dando V. S. permiso para que pueda este Ospital traer compañía de comedias que represente en esta Ciudad y con su producto remediar los daños que se pueden originar del poco aseo y falta de regalo. A V. S. pide y suplica, como a padre y único escudo de los miserables pobres, tenga a bien de concederle lizencia para una compañía que se halla en la Ciudad de Antequera benga a representar a ésta; para que con este medio, el pobre consiga su alibio y V. S. la loa de grande y piadoso príncipe. Y con acto tan eroico hará V. S. un gran servicio a las dos Magestades, a la de Dios en mirar por sus pobres que son niñas de sus hojos, a nuestro Rey y señor en que V. S. ponga su celo en mantener sus posesiones reales, como lo es este Real Ospital de su real patrimonio63.

  • 64 Isabel Rodríguez Alemán, Sanidad y contagios epidémicos en Málaga (siglo XVII), Málaga, Diputación (...)

60Por entonces, cinco eran los centros sanitarios de la capital malagueña: el de San Lázaro, para leprosos, el de Santo Tomás, para pobres enfermos, el ya mencionado Hospital Real de la Santa Caridad (al que se había unido el de Santa Catalina), el de Convalecientes y el de Santa Ana, para enfermedades venéreas; además de la acción de enterramiento de los enfermos pobres fallecidos, a cargo de las hermandades de la Misericordia y de la Caridad64. En 1682, tras la crudeza de la peste soportada en el sureste español, se creaba el hospital de San Julián.

  • 65 Manuel Jaramillo Cervilla, “El Hospital Real de Caridad de Guadix. Su fundación y primeras constitu (...)

61También una hermandad de la Caridad, fundada en tiempos de los Reyes Católicos, se encargaba en la granadina localidad de Santa Fe de allegar donativos y memorias en favor del hospital del distrito. En Motril, como se ha indicado, el hospital de partido quedó en manos de la congregación del Divino Pastor en el siglo XVIII. En Baza se contaba un Hospital Real, titulado de la Santísima Trinidad, muy parecido al de Guadix, fundado por los Reyes Católicos, y otro fundado en 1493 por los marqueses D. Enrique Enríquez y Da. María de Luna, bajo la advocación de Santiago. Al morir los marqueses quedó en posesión del monasterio de San Jerónimo65.

  • 66 Juan I. Carmona García, El sistema..., op. cit., p. 461.
  • 67 Manuel Zamora Bermúdez, op. cit., p. 174.

62Pero volvamos a la administración por parte de cofradías y hermandades. En muchos casos lo que se llamaba “hospital” no era más que casa de reunión; “en los hospitales de cofradías el gasto se orientaba mayormente hacia las celebraciones religiosas, quedando en un segundo lugar lo destinado a la práctica benéfica, si la había”66. Pero en otros casos, sobre todo de cofradías de misericordia, sí que la hubo. Sus centros gozaban de reconocimiento social, aunque a menudo fueron fuente de conflicto en relación con los ministros eclesiásticos. Las dimensiones de estos centros solían ser reducidas y su funcionamiento más autónomo respecto al control clerical. Así, el malagueño Hospicio de San Julián, erigido por la Hermandad de la Santa Caridad, contaba hasta con veinticuatro hermanos diputados para su supervisión, pero en la práctica se administraba por un hospiciero, “hombre honrado, virtuoso y temeroso de Dios”, aunque no necesariamente clérigo. El hermano mayor, que podía despedirlo si le parecía conveniente, se limitaba a visitar el centro una o dos veces por semana67.

  • 68 Alberto Marcos Martín, op. cit., p. 78.

63Hay que convenir con A. Marcos que “la actividad desplegada por las cofradías, dejando a un lado la estrictamente devocional y religiosa y situándonos en una visión de conjunto, se extendía a todos los sectores de la beneficencia, cubriendo al mismo tiempo todos los estadios de la vida del necesitado, desde el nacer hasta el morir”68.

  • 69 Cit. en Manuel Zamora Bermúdez, op. cit., p. 161.

64La actuación de aquellas cofradías de misericordia tenía mucho de práctica sincera de la caridad, pero también de prestigio y proyección social de sus miembros. Servirá de ejemplo el espectáculo, algo deprimente pero muy aleccionador, del entierro de pobres. En Málaga lo hacía desde comienzos del seiscientos la Hermandad de la Misericordia, integrada por negros, mulatos y esclavos berberiscos. Su presencia en tan noble práctica desentonaba con los valores sociales imperantes. De ahí el interés de un sector de la nobleza por arrebatarles ese cometido y confiarlo a una nueva hermandad, capaz de desarrollar tan edificante tarea “con la dezencia y debosión que se requiere, a que como es notorio falta la jente en cuyo poder está al presente”69.

65La renovada hermandad malagueña de la Caridad consiguió su objetivo, fijado en las reglas aprobadas en 1682, y logró implicar en aquella ceremonia del sepelio de los pobres al mismo clero. Es significativo, por tanto, que esta obra de misericordia refuerce su proyección pública de la mano del clero y la nobleza. Así lo estipuló el obispo de Málaga ese mismo año:

  • 70 Ibidem, p. 168.

Por quanto nos consta del buen exemplo, modestia y compostura con que procede la Hermandad de la Santa Charidad de Nuestro Señor Jesuchristo y que en estos días se a erigido con mi aprovación en esta Ciudad, en los entierros de los Pobres difuntos de que todo el Pueblo recive grande edificación i los Herejes mucha confusión i admiración, que toda se da en mayor servicio de Nuestro Señor. Y al paso que crece su culto en dar tan solemnemente sepultura a sus Pobres, sería más notada la poca solemnidad con que de parte del clero se correspondía a tan religiosa acción. Mandamos que en estos entierros de Pobres que hace la Hermandad de la Santa Caridad vaia el Prioste de la Parroquia, o sea Beneficiado o Cura con capa plubial, aunque aya costumbre de ir sólo con estola a los entierros de los Pobres, porque en éstos muda la circunstancia el motivo70.

66Una política de circunstancias, ciertamente, que la Iglesia no podía desaprovechar. Hasta el punto de dar un rango mayor al entierro de pobres, considerado de ínfima categoría en el jerarquizado “ranking” de los sepelios de entonces. Una estrategia, sin duda, para mostrar la cara más amable del clero, sin renunciar al boato y la dignidad que, proyectados sobre la sociedad, todos entendían magníficamente.

  • 71 Miguel Luis López Muñoz, La labor..., op. cit., pp. 135-141.

67En la capital granadina, con el tiempo, la actividad del hospital eclesiástico quedó ampliamente rebasada por la que desarrollaban los hermanos de San Juan de Dios en su emblemático centro. Pero también contaba la ciudad con la actividad, bien consolidada de dos hermandades de misericordia, que regentaban respectivamente, los hospitales de la Caridad y del Refugio. Habría que unir a ellas la labor de apoyo - visitas, limosnas, ropa de cama...- desplegada por las congregaciones jesuíticas de Nuestro Señor Jesucristo y del Espíritu Santo71.

  • 72 Antonio Lara Ramos y Santiago Pérez López, El Hospital Real de Caridad y el Hospicio Real. Asistenc (...)
  • 73 Ibidem, pp. 29-30.

68Es indudable que la mencionada variedad de centros y de orígenes es propia de las principales ciudades. Aunque no siempre ocurría así. Guadix, cabeza de otra de las diócesis de regio patronato en el reino de Granada, “reflejaba fielmente el monopolio ejercido por la Iglesia en todo lo relacionado con esta labor. Ejercía el control y dominio sobre el Hospital Real, al igual que lo hará en la futura casa de misericordia”72. Aún más, podría considerarse el hospital accitano como uno más de tránsito, dada su cercanía a la capital granadina, otorgándole la misma consideración que a los hospitales de Santa Fe, Alhama, Motril, Baza o Fiñana. Estos dos últimos completaban la red hospitalaria de la diócesis accitana. El hospital de Guadix se destinaba a enfermos de cualquier mal, salvo enfermedades contagiosas, así como al cuidado de niños expósitos73.

  • 74 Manuel Jaramillo Cervilla, op. cit., p. 238.

69Se hallaba bajo la tutela del ordinario y la dirección del cabildo catedralicio, siendo en sus primeros años rectores los arciprestes y gozando de partidas de diezmos similares a las señaladas para Granada. El obispo Martín Pérez de Ayala lo dotó de constituciones propias en 1553. Si el cargo de cuanto se refiere a administración era el de mayordomo, el rector debía ser persona eclesiástica sujeta a residencia, correspondiéndole un exhaustivo control de todo el establecimiento. El rector hacía también las veces de capellán74.

  • 75 Antonio Lara Ramos y Santiago Pérez López, op. cit., p. 33.
  • 76 Manuel Jaramillo Cervilla, op. cit., pp. 238-239.

70Todo parece indicar que el papel del rector se acentúa en las sucesivas reformas de sus estatutos (1583, 1669), si bien se reserva la decisión final a la autoridad eclesiástica; así, por ejemplo, en la última de las reformas señaladas se prohibía al rector la venta de los granos decimales sin permiso de la autoridad eclesiástica75 y a la vez se designaban visitadores o diputados para inspeccionar e informar posteriormente al cabildo sobre la marcha del centro, dos veces al mes. Asimismo, se designaba como capellán al párroco del Sagrario, encargándole especialmente el cómputo de los difuntos, sobre todo, entre los expósitos76.

71En fecha ya muy tardía (1807) se definían con amplitud las atribuciones del rector y su vinculación con el cabildo catedralicio:

  • 77 Antonio Lara Ramos y Santiago Pérez López, op. cit., p. 34.

El rector administrador debería ser un miembro del Cabildo, que contaría con las atribuciones siguientes: recolectar, percibir y administrar todos los recursos del Hospital, inspeccionar el servicio de alimentos y medicinas, cuidar el buen orden, religión y moralidad de los enfermos y dependientes. Dispondría de absolutas facultades para admitir y despedir sirvientes, enfermos, inspeccionar los libros de entradas y salidas y proponer las reformas y mejoras adecuadas para el buen funcionamiento del establecimiento77.

4. La defensa del modelo asistencial tradicional

72Con todas sus deficiencias, el modelo hospitalario expuesto se mantuvo al menos durante tres siglos. Deficiencias y contradicciones, pues un abismo solía mediar entre la precariedad de los medios y las solemnes declaraciones de principios, como ésta grandilocuente del obispo de Almería, Rodrigo de Mandiáa (1667):

  • 78 Cit. en Trino Gómez Ruiz, op. cit., pp. 94 y 241-242. Un siglo más tarde, el visitador regio del ho (...)

...son (los pobres) acreedores del primer lugar, graduados por el mismo Dios, para que de las dichas rentas y diezmos se repare y socorra su necesidad y en remediarla se gasten los averes y bienes de la Iglesia, a quien primero se deve acudir, antes que a ornamentar y vestir los templos y lo material de sus casas y edificios, en que no consiste tanto la gloria mayor de los sacerdotes quanto en que procuren el más beneficio y alivio de los pobres...
No sólo se deven alimentar los dichos pobres con las rentas y frutos de la Iglesia, pero también los vasos sagrados della se pueden y deven enagenar, y vender por la libertad de los prisioneros y cautivos, cuya muerte de alma o cuerpo se rezela, y teme por la tiranía del herege o bárbara condición del infiel que los cautiva y aprisiona, y así la dicha Iglesia de sus bienes los deve libertar y rescatar, imitando a Christo Nuestro Señor, que con su sangre preciosa nos redimió de la esclavitud y cautiverio del pecado
78.

73Aunque se advertían algunos cambios desde los tiempos de la erección de las diócesis-no olvidemos que la estructura hospitalaria en los obispados del reino de Granada fue una obra del tiempo de los Reyes Católicos, bien diseñada pero mal ejecutada-, en general esa red hospitalaria, como el conjunto de la estructura eclesiástica, fue bastante conservadora.

  • 79 Según los informes conservados en el Archivo Histórico Nacional (A.H.N.), Consejos, leg. 15.850, pz (...)

74Nos servirá de ejemplo, a modo de recapitulación de los datos ya presentados, el caso de la ciudad de Granada en la segunda mitad del siglo XVIII, cuya red asistencial, con una labor benéfico-sanitaria más o menos especializada, era la que sigue (1778)79:

  • Hospital de la Encarnación (establecido en 1492) y dependiente de la diócesis, participando en su administración el cabildo catedralicio y el arzobispo, y con atención a varones enfermos y convalecientes (enfermos de “calenturas” en el siglo XVI), en sus hasta cincuenta camas (de las tan sólo doce que se cuentan en 1673); junto al rector eclesiástico, contaba con doce empleados, y se sostenía gracias a las rentas decimales y otras procedentes de tierras, casas y censos, todo ello por valor de 70.000 reales anuales.

  • Hospital de San Lázaro (establecido en 1498 por los Reyes Católicos), administrado ya en 1778 por la Junta del Hospicio y destinado a enfermos de ambos sexos de lepra, cancro y úlceras corrosivas, con treinta y seis camas (cuatro para leprosos en el siglo XVI); contaba con un mayoral y con un mampastor o capellán eclesiástico, contando con un juro y el producto de limosnas, ingresando al año cerca de 4.000 reales.

  • Hospital de Peregrinos, bajo el título de la Virgen María (establecido en 1501), fundación de un particular, don Juan de Salazar, para alojamiento de transeúntes; contaba con un rector eclesiástico y un patronato de legos que se limitaba a 800 reales al año y tenía a fines del quinientos ocho camas.

  • Hospital Real (establecido en 1504 por los Reyes Católicos), dependiente también ya de la Junta del Hospicio; contaba con un capellán rector y veinte empleados, atendiendo diversidad de casos, como la sífilis o las enfermedades mentales, en sus hasta ciento setenta y seis camas - muchas más que las treinta originarias: hasta seis para “inocentes” y las restantes para enfermos contagiosos -, así como la acogida de pobres, de expósitos, de huérfanas, etc.; gozaba de juros (impuestos sobre rentas diversas, como la agüela, los habices, las alcabalas o los Millones), censos, tierras y diversidad de rentas, que ascendían a más de 300.000 reales anuales.

  • Hospital del Corpus Christi (establecido en 1517) y dependiente de la hermandad benéfica del mismo nombre, si bien en el siglo XVIII participaba el arzobispado en su administración, puesto que se destinaba ya a la curación de sacerdotes pobres (antes se destinó a heridos), en virtud del legado testamentario de Melchor Santos Ferrón, que se hizo efectivo en 1765, contando con cuatro camas; tenía siete empleados y un rector eclesiástico y se sostenía con rentas de la hermandad, limosnas y una pía memoria, todo ello por valor de 3.000 reales al año.

  • Hospital de la Caridad y Refugio (en plena actividad desde 1532, aunque su fundación data de casi dos décadas antes) y dependiente de la hermandad nobiliaria del mismo título, se destinaba a mujeres enfermas y convalecientes (no aquejadas de heridas ni de mal francés), con un máximo de treinta camas, frente a las doce de fines del siglo XVI; contaba con rector eclesiástico y ocho empleados, así como tierras, casas - más de cincuenta en Granada -, censos, limosnas y obras pías para su mantenimiento, que alcanzaban la cantidad de 24.000 reales anuales.

    • 80 Juan Sanz Sampelayo, Granada..., op. cit., p. 196.

    Hospital de San Juan de Dios (establecido en 1550) y regentado por la Orden Hospitalaria, gracias al estímulo del propio arzobispo, que designaba a su rector entre los religiosos; atendía personas de ambos sexos, enfermas o accidentadas, y podía alcanzar hasta doscientas camas, en sus cuatro salas (“fiebres ardientes”, “llagas y heridas”, “incurables” y “mugeres”80 ) que se sustentaban con limosnas y otras rentas, hasta alcanzar los 60.000 reales al año ya mencionados.

  • Hospital de Convalecencia (establecido en 1572), por iniciativa particular de don Francisco Navas y doña Isabel Muñoz de Salazar, aunque ya entonces lo administraba la Junta del Hospicio; se destinaba a varones convalecientes, contaba con tres camas - aunque había llegado a tener hasta diez - y con un patronato de legos para su mantenimiento.

  • Hospital de Nuestra Señora de las Angustias (establecido en 1645, aunque su funcionamiento con regularidad arranca hacia 1664) y dependiente de la cofradía de esa advocación, que designaba para este cometido a un veedor y contaba con siete camas (a veces algunas más); admitía a varones enfermos, si bien la hermandad otorgaba también algunas dotes para doncellas, todo ello gracias a memorias de misas y limosnas, siendo la renta anual de 3.000 reales.

    • 81 Ibidem, p. 196.

    Hospital de Nuestra Señora del Pilar (establecido en 1662), por iniciativa de don José de la Calle Heredia, aunque administrado por el cabildo de la Catedral, en especial por el deán y dos canónigos designados al efecto, y atendido por religiosas mercedarias; admitía a tiñosos de ambos sexos y también albergaba a sacerdotes con achaques, en sus ochenta y una camas - a menudo infrautilizadas, si consideramos los treinta y seis hombres y veintidós mujeres que constan en 178781-, que se sostenían con un patronato de legos con renta anual de 22.000 reales.

75Nótese el carácter eclesiástico de los hospitales de la Encarnación y del Pilar, así como los del Corpus Christi, Refugio y Angustias, dependientes de sus respectivas hermandades, y el de San Juan de Dios, afecto a su orden. No se cuentan ya otros “hospitalicos” desaparecidos, como el de los comerciantes de la seda (para “calenturas” que sufrieran los tejedores) en la calle de San Matías, el de los comerciantes y tratantes de ganado con título de San Sebastián (para heridos y aquejados de “calenturas”) en los aledaños de la plaza de Bib-Rambla y el de los moriscos llamado de la Resurrección y sito en el Albaicín. No se menciona tampoco el de la Misericordia, que en realidad actuaba como convalecencia para el de San Juan de Dios (con no más de cuatro plazas).

  • 82 Juan I. Carmona García, Los Hospitales..., op. cit., pp. 27-28.

76Estimo muy perjudicial minusvalorar esta actividad, ya que sin duda su peso en la sociedad española de la época moderna era enorme, aunque pueda quedar enmascarado por la fragmentación propia de las fundaciones hospitalarias. Además, la especialización en el tratamiento - más exactamente que curación - de distintas enfermedades se aprecia en la relación anterior, aunque más tímidamente que en otras ciudades. Así, en Sevilla, hubo centros especializados en bubas, llagas, heridas, calenturas, males incurables, lepra, erisipela o enfermedades mentales, además de los convalecientes82.

77Pero es que, además, esos pequeños hospitales de cofradías (o de la Iglesia) se consideraban como centros selectos, a los que acudían con menores reservas sectores sociales más acomodados:

  • 83 A.H.N., Consejos, leg. 15850, pza. 2 (cit. en Miguel Luis López-Guadalupe Muñoz, Orden, gobierno.. (...)

Se deve notar - informa el arzobispo de Granada en 1777 - que se haze especial empeño en lograr cama en el Hospital de Nuestra Señora de las Angustias donde son siete, o en el de Santa Ana que son 35 a 50, porque el menor número y mayor cuidado hace preferibles estas casas, en la común estimación, a la de San Juan de Dios, que es de general concurrencia. La enferma que logra cama en el Refugio se tiene por afortunada y va al Hospital sin aquella natural renuencia que suele haver en personas que se han criado con regalo de ir a los Hospitales generales83.

  • 84 Trino Gómez Ruiz, op. cit., p. 39.
  • 85 Juan Sanz Sampelayo, Granada..., op. cit., p. 192.

78Ciertamente, los hospitales generales gozaban de pésima fama. En el de Almería “se recibía a los enfermos pobres y a los heridos. Poca confianza debía merecer el establecimiento ya que los que podían pagar al médico o las medicinas permanecían en sus casas o marchaban a Granada”84. Y ciertamente estaba generalizada la idea del hospital como lugar al que se iba a morir85.

  • 86 Juan I. Carmona García, El sistema..., op. cit., p. 470.

79La política de reducción de hospitales de Felipe II - especialmente activa en núcleos urbanos como Madrid, Sevilla, Valladolid o Salamanca - y otras medidas similares emanan, sin duda, de la constatación de esa fragmentación que se traducía en menor eficacia. Asimismo, muestra el inmenso valor que la asistencia social tenía para el orden público y cómo las autoridades del Estado no se desentendieron nunca de esta parcela; si bien, interesaba más racionalizar el servicio asistencial que atajar de forma decisiva el problema de la pobreza y la mendicidad. Además, poco se avanzó desde esas medidas pioneras de época filipina: “los elementos dependientes de la Iglesia siguieron monopolizando la beneficencia en el Seiscientos, cortándose el camino emprendido a lo largo de la centuria anterior en dirección a una reforma institucional del sistema hospitalario en sentido moderno”86.

80El tema de la reforma de la sanidad es recurrente en la opinión sobre la hospitalidad a lo largo de la edad moderna española, alcanzando su culmen en el siglo XVIII. En Granada ya se ha mencionado el proyecto de reunión de hospitales, que confluían en el Real Hospicio establecido en 1753, para

  • 87 Juan Sanz Sampelayo, Granada..., op. cit., p. 202.

la recogida y atención de los pobres de la ciudad, la reeducación de mujeres públicas, el acoger a los niños expósitos, la reunificación de las propiedades y rentas de los centros que antes se dedicaban con independencia a estas obras sociales, la realización de convenios con aquellos otros que pudieran ayudar o fuera necesaria su colaboración, el tratamiento de unciones a los sifilíticos y la continuación de la asistencia a los dementes87.

  • 88 Ibidem, pp. 202 y 205.

81Para este fin se recurrió, cómo no, a rentas eclesiásticas, exigiendo al arzobispo fondos de pontificales y de la masa de hospitales, que procedían ambos de los diezmos. Se le añadió también el montante de una prebenda de la colegiata del Salvador y de una capellanía de la Capilla Real88, así como fondos de fundaciones particulares, a lo que, por cierto, se opuso el cabildo catedralicio de Granada con el fin de no desdotar el hospital de la Encarnación ni el de la Tiña, consiguiéndolo en este segundo caso.

82No escapa ese espíritu “taifa” a la sagaz crítica ilustrada que, como en el caso de Pablo de Olavide, aplica por igual - lo que muestra, una vez más los estrechos lazos existentes entre ambos - a cofradías y hospitales:

  • 89 Pablo de Olavide, Plan de estudios para la Universidad de Sevilla, Sevilla, Universidad de Sevilla, (...)

De aquí nace ese espíritu de cofradías, con que el pueblo, desde el alto al bajo se divide cada uno en su clase, y quiere distinguirse hasta en el culto. Y proviene, en fin, aquel fanatismo con que tantos han aspirado a la gloria de fundadores, queriendo cada particular establecer una república aparte, con leyes suyas y nuevas, vanidad que se ha introducido hasta en la religión, y en la liberalidad de los que mueren, pues llenos de esta idea, antes han pretendido fundar un hospital, una casa de recogimiento u otra institución piadosa, que mejorar o aumentar las establecidas por otros89.

  • 90 Elena Maza Zorrilla, Valladolid: sus pobres y la respuesta institucional (1750-1900), Valladolid, U (...)

83Pese a sus exageraciones, no le falta razón al limeño; el discurrir de los años mostró una variopinta panoplia de fundaciones, con graves carencias, sin duda, sobre todo de cara a su sostenimiento, pero que la propia Iglesia se empeñaba en mantener. En la geografía española, es bien conocido el caso de la supresión de hospitales de Valladolid en la segunda mitad del siglo XVIII, “bajo presuntamente nuevos argumentos de utilidad pública y progreso nacional (de ahí sus miradas hacia las dispendiosas y nefastas cofradías en lugar de, directamente, a los hospitales). Por consiguiente, para evitar espejismos y deducciones alejadas de la realidad histórica, interesa abordar no tanto el número de centros benéficos cuanto su actividad y función social!90.

  • 91 Trino Gómez Ruiz, op. cit., p. 132.

84Y es que no todas las medidas estatales iban dirigidas a restringir. Allí donde era necesario, por ejemplo en la red comarcal almeriense, se potenciaron los hospitales existentes y se fundaron otros nuevos, aumentándose en general el número de plazas y diversificando en algún caso los sectores objeto de atención, como enfermos, ancianos desamparados, niños expósitos y huérfanas en Vélez Blanco91. Una apuesta por las necesidades locales, más decidida sin duda que la planteada por la Iglesia con la red de hospitales comarcales.

  • 92 Elena Maza Zorrilla, op. cit., p. 114.

85Pero, en cualquier caso, las reformas dieciochescas en materia hospitalaria tuvieron el mediocre resultado que tantas otras propuestas renovadoras de la Ilustración. A los pobres resultados prácticos se unieron una vez más las dificultades circunstanciales, en este caso las que afectaron a España a comienzos del siglo XIX: “la crisis de 1803-05 marcará el cenit de este progresivo desajuste entre necesidades y recursos y el punto culminante de la trayectoria general de insuficiencia acusada desde las postrimerías del siglo XVIII”92.

  • 93 Juan I. Carmona García, El sistema..., op. cit., p. 463.

86Pero no es descabellado afirmar que ese espíritu fragmentario de la caridad correspondía a otra mentalidad más amplia, tan extendida como alentada por la Iglesia, que apostaba fuertemente por la caridad individual de cada persona, como una forma de “invertir” en el más allá. Era una pieza esencial de la moral cristiana, que conformaba “la visión del pobre y del enfermo como seres necesarios para la salvación eterna de los benefactores, la institucionalización de la limosna caritativa, las fundaciones de obras pías, la preparación al bien morir y el ritual benéfico en orden a las obras de misericordia”93.

  • 94 William J. Callahan, “Caridad, sociedad y economía en el siglo XVIII”, Moneda y crédito, 140 (1978) (...)
  • 95 Alberto Marcos Martín, op. cit., p. 90.

87Este pacto o contrato social que tan bien ha sido delineado por W. J. Callahan94, era, sin duda, un obstáculo a la política ilustrada de racionalización de la beneficencia y de represión de la ociosidad, principios que subyacen a las palabras anteriores de Olavide y que se repiten en tantos y tantos autores ilustrados. No hay que olvidar, por tanto, que la misión esencial de aquellos hospitales “consistía en atender al pobre, en aliviar la pobreza; no en suprimirla, cosa que por otra parte no era factible si previamente no se producía un cambio social y de mentalidad, pues el pobre cumplía también su función al justificar la riqueza y permitir al rico redimirse a través de la caridad”95.

88Ciertamente, era difícil desarraigar de la sociedad ideas tan firmemente aceptadas, que seguían viendo en las actitudes limosneras de auxilio un vehículo de salvación y, por ende, en la pobreza un ideal. Las palabras de Miguel Mañara, en la segunda mitad del siglo XVII, son bien significativas:

  • 96 Cit. en Manuel Zamora Bermúdez, op. cit., p. 193.

Haya hospicio para recoger al peregrino por tiempo limitado. Haya pobres, que lo sean por las calles; y éstos las repúblicas examínenlos y traigan su señal - una tablilla con la efigie de la Virgen - de verdaderos pobres. Anden de puerta en puerta para que todos tengan consuelo; el rico en vestirlos, en mantenerlos, en quitarse el plato de su mesa, en sentarlos a ella; el que no es rico, el consuelo de por un ochavo comprar un sea por amor de Dios... Tanto rigor con la mendiguez, y con la vanidad y soberbia del mundo tanto halago, peor. Política en donde se quita la misericordia de las calles, peor. Malos tiempos pronostican estas señas; males futuros, pecados presentes96.

Notes

1 Erección de la Iglesia Metropolitana de la ciudad de Granada..., Granada, 1803, p. 7. El hospital debía construirse cerca de la misma Catedral, como consta en otros documentos de erección, como el de Almería, donde precisamente, en un nuevo mecanismo de superposición, debió utilizarse un hospital musulmán preexistente (Trino Gómez Ruiz, El Hospital Real de Santa María Magdalena y la Casa de Expósitos de Almería, Almería, Instituto de Estudios Almerienses, 1997, p. 17).

2 El mayordomo, ya sólo del Hospital, llegó a contar con un sueldo fijo, aunque bastante corto, de 4.000 maravedís anuales desde 1518 (ibidem, p. 22).

3 Erección..., op. cit., p. 10. Por supuesto, el Hospital eclesiástico de Granada gozaba de ese 9,26% completo (undécima parte) de los diezmos de su distrito. De todos modos, su saneamiento financiero derivó más bien de diversas aportaciones testamentarias (Juan Sanz Sampelayo, Granada en el siglo XVIII, Granada, Diputación Provincial, 1980, p. 195).

4 Rafael Marín López, La Iglesia de Granada en el siglo XVI. Documentos para su historia, Granada, Universidad de Granada, 1996, p. 121. Los arrendadores pagaban esta porción de hospitales no sólo en la primera paga, sino también de una sola vez (Rafael Marín López, “Los diezmos y su recaudación en el arzobispado de Granada en el siglo XVI”, Revista del Centro de Estudios Históricos de Granada y su Reino, 13-14 (1999-2000), pp. 292-293).

5 Rosa Ma. Sánchez-Dehesa García, El Hospital Real de Santa Fe, Granada, Diputación Provincial, 1985, p. 67.

6 Trino Gómez Ruiz, op. cit., p. 31.

7 Ibidem, p. 51.

8 Ibidem, pp. 31-33. Algunas partidas son realmente curiosas, como la asignación al hospital del montante, total o parcial, de ciertas multas impuestas por el tribunal eclesiástico o una limosna específica otorgada por el obispo “para dotar una cama por si algún clérigo o fraile tenía necesidad de curarse en el dicho Hospital” (idem, p. 34).

9 Luis Coronas Tejada, El Hospital Real de Nuestra Señora de la Misericordia de Loja, Granada, Universidad de Granada, 1990, p. 110.

10 Jesús Suberbiola Martínez, Real Patronato de Granada. El arzobispo Talayera, la Iglesia y el Estado Moderno (1486-1516), Granada, Caja General de Ahorros y Monte de Piedad de Granada, 1985, p. 118.

11 Trino Gómez Ruiz, op. cit., p. 23. En 1541 se había establecido que el mayordomo diese cuentas al cabildo de cuatro en cuatro meses (idem, p. 41).

12 Tabla de lo que han de guardar los oficiales del Hospital de Santa Ana de Granada, en Archivo de la Catedral de Granada (A.C.G.), lib. 3, fol. 514. El Dr. D. Rafael Marín López me ha facilitado la consulta de estas Normas relativas al hospital de Santa Ana. A finales del siglo XVIII, el salario del rector ascendía a doce mil maravedís al año, así como otras retribuciones en especie.

13 Rosa Ma. Sánchez-Dehesa García, op. cit., pp. 10-11. En las actas capitulares del Ayuntamiento de esta ciudad se indicaba en 1679 que “el hospital recibía las rentas que tenía señaladas, pero que los enfermos que residían en él morían de hambre y de frío” (idem, p. 12).

14 A.C.G., leg. 310, pza. 3. Debo la consulta de este documento a la generosidad del Dr. D. Rafael Marín López.

15 Rafael Marín López, Los Libros de Reales Cédulas de la Curia Eclesiástica de Granada, Granada, Proyecto Sur, 1995, pp. 131-132.

16 Rosa Ma. Sánchez-Dehesa García, op. cit., p. 69.

17 Según testimonio de mediados del siglo XVIII, en la ciudad de Granada existían hasta cuatro centros dispersos para la atención de niños expósitos: la mencionada Casa Cuna, la de los Niños de la Doctrina, la de los Niños de la Providencia (de San Calixto) y una cuarta en la ermita de San Juan de Letrán, extramuros de la ciudad (Juan Sanz Sampelayo, Granada..., op. cit., p. 220).

18 Juan Ignacio Carmona García, Los hospitales en la Sevilla moderna, Sevilla, Diputación Provincial, 1980, pp. 13-14.

19 Luis Coronas Tejada, op. cit., p. 25.

20 Novísima Recopilación de las Leyes de España..., Madrid, 1805-07, lib. VII, tít. XXXIX, ley XII.

21 Sirva a modo de ejemplo en este terreno legislativo sobre expósitos la real orden de Carlos III en 1788, que disponía que “los rectores o administradores de las casas de niños expósitos del Reyno pongan el mayor cuidado en saber quién saca de ellas las criaturas, cuidando con particular atención que a los niños se les dé la debida educación y enseñanza para que sean vasallos útiles” (ibidem, lib. VII, tít. XXXVII, ley III).

22 Ibidem, lib. VII, tít. XXXIX, ley IV.

23 Trino Gómez Ruiz, op. cit., p. 16. La Consueta de la Catedral de Almería (1576) establecía dos visitadores del Hospital Real (una dignidad y un canónigo), nombrados por el cabildo “para que vean y visiten los pobres que en él se recibieren, cómo son tratados y si los oficiales de el dicho Hospital hacen lo que deben... ” (idem, p. 25).

24 Cit. en Jesús Suberbiola Martínez, op. cit., p. 116.

25 Ibidem, p. 120.

26 Nada menos que quince localidades en todo el obispado: Málaga, Bezmiliana, Cártama, Coín, Alhaurín, Mijas, Benalmádena, Alozaina, Alora, Ronda, El Burgo, Setenil, Antequera, Marbella y Vélez-Málaga (ibidem, p. 117).

27 Ibidem, p. 117.

28 Luis Coronas Tejada, op. cit., pp. 19-20.

29 Cit. en Manuel Zamora Bermúdez, Estructura benéfico-sanitaria en la Málaga de fines del siglo XVII. Hospitales de S. Julián y S. Juan de Dios, Málaga, Universidad de Málaga, 1987, p. 225.

30 Luis Coronas Tejada, op. cit., p. 18.

31 Con el título de hospital de San Juan de los Reyes, como consta en su testamento redactado en 1500 (Rafael G. Peinado Santaella, “Financiación de la guerra y señorialización del reino de Granada: Montefrío y la Casa de Aguilar”, Baetica, 4 (1981), p. 175).

32 Luis Coronas Tejada, op. cit., p. 19.

33 Marion Reder Gadow, “Asistencia social y hospitalaria en el siglo XVI: el caso de Marbella”, Baetica, 24 (2002), p. 416.

34 Alberto Marcos Martín, “El sistema de caridad organizado en las ciudades castellanas del Antiguo Régimen”, en L. Ribot García y L. de Rosa (dirs.), Ciudady mundo urbano en la Época Moderna, Madrid, Actas, 1997, p. 76.

35 Rosa Ma. Sánchez-Dehesa García, op. cit., p. 10. En total, 24 hospitales en toda la diócesis, como se desprende de la visita ad limina de 1725 (Miguel Luis López-Guadalupe Muñoz, “Les relationes ad limina des évêques de Jaen et de Grenade (1590-1820)”, en Les chemins de Rome. Les visites ad limina à l'époque moderne dans l'Europe méridionale et le monde hispano-américain (XVIe-XIXe siécle), Rome, École Française de Rome, 2002, pp. 151-152). A las localidades ya mencionadas, tal vez puedan unirse, en épocas concretas, las de Berja, Moclín y Órgiva.

36 Rafael Marín López, Los Libros..., op. cit., p. 169.

37 Rosa Ma.Sánchez-Dehesa García, op. cit., p. 39.

38 Alberto Marcos Martín, op. cit., p. 87.

39 Cit. en Manuel Zamora Bermúdez, op. cit., pp. 153-154.

40 Luis Coronas Tejada, op. cit., p. 21.

41 Juan Sanz Sampelayo, “La centralización de la asistencia benéfico-sanitaria en Granada. El Real Hospicio de 1753 a 1758”, en IV Congreso Español de Historia de la medicina, Granada, Universidad de Granada, 1975, vol. I, p. 173.

42 Cit. en Rosa Ma. Sánchez-Dehesa García, op. cit., p. 69.

43 Luis Coronas Tejada, op. cit., p. 34.

44 Ibidem, p. 49. Su sueldo era de 12.000 maravedís, doce fanegas de trigo y algunos otros derechos en 1644; en 1680 se había elevado a 15.742 maravedís.

45 Miguel Luis López Muñoz, La labor benéfico-asistencial de las cofradías en la Granada moderna, Granada, Universidad de Granada, 1994, p. 77.

46 Trino Gómez Ruiz, op. cit., p. 130.

47 Por extenso en Miguel Luis López-Guadalupe Muñoz, Orden, gobierno y piedad. Hospitales en la Diócesis de Granada en la segunda mitad del siglo XVIII”, Revista del Centro de Estudios Históricos de Granada y su Reino, 10-11 (1996-97), pp. 299-328. Pese a la reticencia de los sectores sociales medios y altos a acudir a los hospitales generales, no faltan ejemplos de personajes ilustres atendidos en estos centros, como ocurrió en el de Almería con don Luis de Requesens en 1570.

48 Trino Gómez Ruiz, op. cit., p. 106.

49 Ibidem, p. 111. Por real orden de 1763, el hospital debería agregar seis nuevas camas para atención de soldados enfermos, lo que aceptó el cabildo más por vía de gracia que de obligación.

50 Ibidem, p. 128.

51 Juan I. Carmona García, El sistema de la hospitalidad pública en la Sevilla del Antiguo Régimen, Sevilla, Diputación Provincial, 1979, p. 27.

52 En las casas de San Lázaro se “resciban y tomen y acojan y tengan en ellas a los que así juzgaren y sentenciaren ser leprosos, y que deban ser apartados de la comunicación y participación de la gente”, según disposición de los Reyes Católicos promulgada en 1477 (Novísima Recopilación..., op. cit., lib. VII, tít. XXXVIII, ley II).

53 Rafael Marín López, “Notas sobre hospitales de la ciudad de Granada en la Edad Moderna: San Lázaro y Santa Ana”, en Iglesia y sociedad en el reino de Granada (siglos XVI-XVIII), Granada, Universidad de Granada, 2003, p. 253.

54 Ibidem, p. 259.

55 Rafael Marín López, Los Libros..., op. cit., p. 40. Aunque también se le designa como Protector en 1612 a un oidor de la Chancillería de Granada.

56 Juan I. Carmona García, Los hospitales..., op. cit., p. 38.

57 Manuel Zamora Bermúdez, op. cit., pp. 100-101.

58 Trino Gómez Ruiz, op. cit., p. 150.

59 Jesús Suberbiola Martínez, op. cit., p. 119.

60 Ibidem, p. 118.

61 Manuel Zamora Bermúdez, op. cit., p. 163.

62 Ibidem, p. 210.

63 Ibidem, pp. 300-301.

64 Isabel Rodríguez Alemán, Sanidad y contagios epidémicos en Málaga (siglo XVII), Málaga, Diputación Provincial, 2002, pp. 27-28.

65 Manuel Jaramillo Cervilla, “El Hospital Real de Caridad de Guadix. Su fundación y primeras constituciones”, Chronica Nova, 20 (1992), p. 234.

66 Juan I. Carmona García, El sistema..., op. cit., p. 461.

67 Manuel Zamora Bermúdez, op. cit., p. 174.

68 Alberto Marcos Martín, op. cit., p. 78.

69 Cit. en Manuel Zamora Bermúdez, op. cit., p. 161.

70 Ibidem, p. 168.

71 Miguel Luis López Muñoz, La labor..., op. cit., pp. 135-141.

72 Antonio Lara Ramos y Santiago Pérez López, El Hospital Real de Caridad y el Hospicio Real. Asistencia hospitalaria y expósitos en Guadix (1750-1850), Guadix, Archivo Histórico Municipal, 1997, p. 23. Esta casa se fundó en 1804 desgajando del hospital la atención a los niños expósitos.

73 Ibidem, pp. 29-30.

74 Manuel Jaramillo Cervilla, op. cit., p. 238.

75 Antonio Lara Ramos y Santiago Pérez López, op. cit., p. 33.

76 Manuel Jaramillo Cervilla, op. cit., pp. 238-239.

77 Antonio Lara Ramos y Santiago Pérez López, op. cit., p. 34.

78 Cit. en Trino Gómez Ruiz, op. cit., pp. 94 y 241-242. Un siglo más tarde, el visitador regio del hospital almeriense, Benito Ramón de Hermida, insistía en la misma idea: “no es la gloria de un prelado la obstentación y ornato de los templos, sino el socorro de las necesidades del próximo” (idem, pp. 129-130).

79 Según los informes conservados en el Archivo Histórico Nacional (A.H.N.), Consejos, leg. 15.850, pza. 3. Vid. también Rafael Marín López, “Notas sobre hospitales...”, op. cit.

80 Juan Sanz Sampelayo, Granada..., op. cit., p. 196.

81 Ibidem, p. 196.

82 Juan I. Carmona García, Los Hospitales..., op. cit., pp. 27-28.

83 A.H.N., Consejos, leg. 15850, pza. 2 (cit. en Miguel Luis López-Guadalupe Muñoz, Orden, gobierno..., op. cit., pp. 325-326).

84 Trino Gómez Ruiz, op. cit., p. 39.

85 Juan Sanz Sampelayo, Granada..., op. cit., p. 192.

86 Juan I. Carmona García, El sistema..., op. cit., p. 470.

87 Juan Sanz Sampelayo, Granada..., op. cit., p. 202.

88 Ibidem, pp. 202 y 205.

89 Pablo de Olavide, Plan de estudios para la Universidad de Sevilla, Sevilla, Universidad de Sevilla, 1969, pp. 81-82.

90 Elena Maza Zorrilla, Valladolid: sus pobres y la respuesta institucional (1750-1900), Valladolid, Universidad de Valladolid, 1985, p. 65.

91 Trino Gómez Ruiz, op. cit., p. 132.

92 Elena Maza Zorrilla, op. cit., p. 114.

93 Juan I. Carmona García, El sistema..., op. cit., p. 463.

94 William J. Callahan, “Caridad, sociedad y economía en el siglo XVIII”, Moneda y crédito, 140 (1978), pp. 67 y ss.

95 Alberto Marcos Martín, op. cit., p. 90.

96 Cit. en Manuel Zamora Bermúdez, op. cit., p. 193.

Auteur

Universidad de Granada

© Publicações do Cidehus, 2004

Licence OpenEdition Books

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Volume papier

amazon.fr
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search