Version classiqueVersion mobile

Igreja, caridade e assistência na Península Ibérica (sécs. XVI-XVIII)

 | 
Laurinda Abreu

A igreja e a assistência na Idade Moderna: discursos e práticas

Iglesia, socorro de pobres y asistencia hospitalaria en el Madrid de los Austrias (1561-1700)

Algunas reflexiones

Teresa Huguet Termes

Note de l’auteur

Este trabajo ha sido realizado en el marco del proyecto 09/279283.0/00 financiado por la Dirección General de Investigación de la Comunidad Autónoma de Madrid. Agradezco a Laurinda Abreu y a los demás participantes en el simposio 'Bispos, cabidos e assistência na Península Ibérica (séculos XVI a XVIII)', (Évora, 5 y 6 de Junio de 2003) la cálida acogida dispensada. También a Jon Arrizabalaga por sus sugerencias en la lectura de un borrador previo. No obstante, de cualquier error u omisión sólo yo soy responsable

Texte intégral

Introducción

  • 1 Lynda Martz, Poverty and Welfare in Habsburg Spain, Cambridge, Cambridge University Press, 1983, p. (...)

1Entre 1566 y 1589, se sucedió en Madrid, una villa castellana de apenas 3000 habitantes en torno a 1513; y que en 1561 había sido elevada a la categoría de capital de la Corte de los Austrias, la unificación de los hospitales existentes para conformar una nueva institución: el Hospital General de Madrid (con sus casas agregadas). Básicamente la nueva institución hospitalaria comprendería un establecimiento para enfermos, otro para enfermas y finalmente uno para enfermas y enfermos contagiosos: la Casa de Antón Martín. En términos generales, se ha considerado hasta ahora que la Iglesia, en tanto que institución orgánica, ejerció un papel más que secundario en dicho proceso y que sólo los poderes civiles, en este caso la Corona fueron los responsables de la fundación, patronazgo y consolidación de las nuevas instituciones. En este sentido, la historiadora británica Lynda Martz ya afirmó en 1983, que “la unificación hospitalaria madrileña fue la que se llevó a cabo con mayor rapidez; en primer lugar porque, en tanto que residencia de la Corte, Madrid debió resultar especialmente susceptible a los dictados de ésta; en segundo lugar porque la ciudad no tuvo ni un poderoso cabildo catedralicio, ni un obispo “recalcitrante”; unicamente el vicario de Madrid (nombrado por el arzobispo de Toledo, en cuya diócesis y tal como se ha mencionado se encontraba Madrid); tratado más como cortesano que como vicario”1.

  • 2 El poder que la Iglesia madrileña ejerció en tanto que fraternidad espiritual, más que como cuerpo (...)
  • 3 María José del Río Barredo, “Eucaristía y vecindad. Las procesiones parroquiales de Madrid en la Ed (...)

2En claro contraste con estudios acerca de instituciones hospitalarias de otras ciudades castellanas de la época, el rol de la Iglesia madrileña en relación a la asistencia hospitalaria después de la unificación, es prácticamente desconocido por los historiadores. En el caso de Madrid, incluso el rol de la Iglesia en tanto que fraternidad espiritual2 en el seno de las nuevas instituciones ha sido en conjunto desatendido, posiblemente porque tampoco jugó, salvo notables excepciones que deben ser entendidas más bien en clave ritual y ceremonial que factual3, un papel significativo, en tanto que estructura, en el tejido asistencial diseñado por la Corte.

  • 4 Algunas de estas consideraciones en relación a nuestros presupuestos historiográficos han sido extr (...)

3Los cambios que se han producido en la historiografía de la asistencia a la pobreza en las últimas décadas han impactado en la valoración del papel de la Iglesia en el socorro de pobres. Es precisamente en ese marco en el que queremos situar este primer acercamiento a la cuestión. En primer lugar las interpretaciones en clave ideológica de los cambios asistenciales a principios de la Edad Moderna, nos presentaron una Iglesia católica, que en tanto que estructura orgánica e institucional, se esforzó en imponer estrategias de disciplina social y religiosa que impulsadas por los ideales de la Contrarreforma implantarían formas de caridad que estimularían básicamente la limosna y la reorganización de instituciones religiosas animando muchas veces su reducción o unificación. Estos presupuestos llegaron a esgrimirse incluso en clave apologética pues la tradicional estima religiosa hacia el pobre ha enmascarado demasiado positivamente la involucración de la Iglesia en este tipo de actividades. Posteriormente las interpretaciones en clave socio-económica y de control social relegarán las instituciones eclesiásticas al terreno de la caridad azarosa y sobre indulgente que buscaría preservar una clase de pobres en la que los privilegiados tuviesen amplias oportunidades para ejercitar sus obligaciones caritativas. La reconsideración de estas posturas desde la historia cultural nos ha dibujado modelos más flexibles que desde estrategias de acomodación y compromiso por parte de la Iglesia hacia la devoción popular desarrollarán conceptos cómo los de “práctica interpersonal de reciprocidad” o “gestión de recursos simbólicos como forma de poder social”4.

4Algunas consideraciones sobre el rol y manifestaciones sociorreligiosas de la Iglesia madrileña en la formación y desarrollo de las instituciones asistenciales de la Villa entre 1561 y 1700 constituyen el objeto central de las páginas siguientes, en las que pretendo examinarla como posible puente entre las iniciativas institucionales de ámbito civil y las prácticas diarias asistenciales. Como veremos, en estas prácticas asistenciales y a diferentes niveles, se plasmaron modelos de actuación, de apropiación y de conflicto por parte de órganos allegados a la Iglesia, que deberían hacer replantearnos el tópico maniqueo del rol secundario asignado a la Iglesia en la “cura y regalo” al pobre enfermo de la Villa y Corte en los siglos XVI y XVII. Nuestras fuentes provienen principalmente del fondo del Hospital General de Madrid (preservado fundamentalmente en el Archivo Regional de la Comunidad de Madrid), con referencias ocasionales a otros hospitales de la Villa, a la espera de ser ampliadas una vez concluido el tan necesario inventario y catalogación del Archivo del Tribunal de la Vicaria y Visita de Madrid, aún hoy lamentablemente inaccesible para los investigadores.

  • 5 Silvia de Renzi ya aboga por esta línea de indagación en 1999. Véase: Silvia de Renzi, “A fountain (...)

5A priori, se podría pensar que cuando se pretende acometer la exposición histórica de las acciones relativas a la pobreza y a la caridad por parte de la Iglesia, en una ciudad como Madrid - capital desde 1561 del mayor imperio católico que ha conocido la historia - puede parecer innecesario o incluso irrelevante dirigir nuestra atención a cantidades sustanciales de información inédita que ni fueron promovidas desde instancias eclesiásticas, ni se conservan hoy en día en archivos diocesanos. No obstante existen a nuestro parecer dos grandes razones para hacerlo. La primera es que las tendencias historiográficas de los últimos años en el marco de la historia cultural que han cuestionado la conocida confessionalisation thesis han modificado, o deberían haber modificado, el abordaje tradicional de la historia eclesiástica en relación al socorro de pobres y a la asistencia hospitalaria5. Tal cómo se ha mencionado, la tradicional estima religiosa hacia el pobre ha enmascarado de forma demasiado positiva la involucración de la Iglesia en ese tipo de actividades. La segunda es de tipo más local. El hecho de que Madrid no fuese sede episcopal durante el periodo en el cual este acercamiento está centrado, y por tanto, la dependencia de las instituciones eclesiásticas madrileñas respecto a la Archidiócesis de Toledo a lo largo de toda la Edad Moderna y hasta 1885 ha influenciado aserciones reduccionistas como por ejemplo y tal como se ha apuntado anteriormente, tachar de irrelevante el papel de la Iglesia en la unificación hospitalaria madrileña instigada desde 1566 y en su posterior control y consolidación en favor del poder de la Corona; particularmente en la figura del “Protector de los Reales Hospitales”, un miembro vitalicio del Consejo de Castilla.

La Iglesia entre la sociedad madrileña: algunos episodios

6A través de los testamentos redactados para los pobres que mueren en el Hospital General y entre los recopilados por Jesús Bravo Lozano, nos encontramos ante situaciones tan extrañas como la vivida por el escribano Francisco Cañizares y recogida en su testamento fechado en 1681 con estas palabras:

En poder de don Pedro Lacarra, teniente de cura de la Iglesia de San Luis tiene - dos cortinas de tafetán carmesí, un tafetán de cama encarnado, un santo Cristo crucificado en una cruz de ébano con remates de plata, y están en prendas de los derechos de entierro del dicho mi padre.

7Al mismo Pedro Lacarra, se refiere Ana Gómez, viuda y revendedora de pescado en la red de San Luis en su testamento fechado en 1670, con estas palabras:

  • 6 Archivo Histórico Nacional de Protocolos (en adelante AHNP), L°. 12306, 25-V-1681, f°. 28; L° 1891, (...)

para enterrar al dicho mi marido entregué en prenda al señor dicho licenciado Pedro Lacarra, teniente de cura de San Luis, una sortija de oro sin piedras y unas arracadas de oro y aljófar gordo con cinco pendientes cada una y una gargantilla de aljófar menudo de seis vueltas6.

  • 7 Francisco Santos, Dia y noche en Madrid. Discursos de lo más notable que en el pasa, Madrid, BAE, 1 (...)

8No se trata de un caso especial de avaricia por parte de un eclesiástico atípico. Don Pedro daba una imagen totalmente normal como cura, y así lo afirma su testamento que nos habla de un hombre recto y piadoso, con gran capacidad como administrador. Los madrileños en ocasiones llegan a empeñarse con el cura que celebra los funerales por los que en justicia exige sus derechos. Nadie se niega a pagarlos. Incluso para los más pobres, se trata de no morir aislado, sino de llegar bien acompañado ante el Juez de vivos y muertos. Porque en último término, la pobreza y su último peldaño, el pedir limosna, no es afrenta, que la afrenta es negarle socorro al pobre7.

  • 8 Archivo Histórico Nacional (en adelante AHN), Clero, leg. 3956, expediente 1. s.n.

9Más evidente resulta el caso del madrileño Antonio Hernández quien en sus últimas voluntades otorgadas en escritura fechada en 1651 refleja claramente que sus intenciones de dejar por legítimos herederos de sus bienes al capellán administrador y pobres del Hospital de San Luis de los Franceses (en manos de quien estaba a efectos prácticos el discurrir del hospital a pesar del patrocinio real, tal como ocurría con la mayoría de hospitales de la ciudad), está condicionada a tres aspectos: en primer lugar mientras ninguna persona de la familia que dejó en Lima vuelva a la Corte, en segundo lugar, el hospital debería encargarse - en caso de quedar esta huérfana - de su sobrina Angela, “tullida de pies y manos”, proveyéndola de todo lo necesario “para vestidos, comida y una criada que la sirva” dentro del recinto del hospital y finalmente, que aquellos pobres peregrinos de Santiago y otros pasajeros que posarían en el dicho hospital y que se beneficiarían de las limosnas establecidas en su manda testamentaria “ofreciéndoles la primera noche que llegaren posada, cama, un panecillo, un cuartillo de vino y dos huevos u otra cosa equivalente”, rezasen “a la mañana siguiente en la capilla un Ave María por su bienhechor”8.

  • 9 Esta perspectiva de análisis ha sido ya puesta de relieve por Virgilio Pinto, aunque las institucio (...)

10En base a lo que se desprende de episodios como estos y muchos otros imposibles de exponer aquí, este trabajo opta pues por una hipótesis de partida, a saber, que la Iglesia toledana no pudo desarrollar un grupo definido de poder en la Corte de los Austrias en tanto que estructura orgánica. Pero que ello no fue óbice para que la Iglesia optase por otros recursos como la de desarrollar durante esos siglos un programa basado en la estrategia de implantar una forma de religiosidad que denominaremos como la de la presencia social en puntos clave de la asistencia benéfica; dicho de otra manera: en gestionar sabiamente una determinada oferta religiosa9.

  • 10 Este aspecto ha sido ampliamente estudiado por María José del Río en su monografía, Madrid, Urbs Re (...)

11Metodológicamente nos alejaremos de las “historias de la Iglesia” y enfocaremos su estudio como el de una estructura social; en este caso; una fraternidad espiritual que operará en el mismo terreno religioso que los poderes civiles; en este caso la monarquía católica de los Austrias que no dudó, a lo largo de su historia, en asociar el elemento religioso en simbiosis absoluta con connotaciones políticas para convertirlo en un aspecto importante no sólo del ceremonial; también del poder Real10. Trataremos de comprobar como se fue aplicando tal estrategia de adaptación al nuevo contexto madrileño y de analizar las resistencias y “usurpaciones” de las que fue objeto y otras veces sujeto.

  • 11 Virgilio Pinto, véase nota 2.

12Tal cómo ha apuntado Virgilio Pinto11, esta estrategia se aplicó especialmente después del Concilio de Trento, aunque se inició antes y en lo que a nuestros objetivos concierne, se articuló en varios objetivos: Básicamente, a través del fortalecimiento de las instituciones eclesiásticas madrileñas, particularmente de las instituciones de base: la parroquia y las organizaciones sociorreligiosas a ellas vinculadas en relación al socorro de pobres; en una ciudad designada para ser “el centro profundo de la esfera católica del mundo” parafraseando a Mira de Amescua.

Las parroquias madrileñas y el socorro de pobres

  • 12 María F. Carbajo Isla, La población de la villa de Madrid desde finales del siglo XVI hasta mediado (...)

13Cabe precisar que en términos de estructura urbana, Madrid exhibió una forma particular de desarrollo. A principios del s. XVI, la ciudad era muy pequeña con menos de 3000 habitantes, a diferencia de otras ciudades como Toledo o Valladolid. A final del s. XVI, la ciudad había asumido un rol mucho más decisivo en tanto que capital del imperio de los Habsburgo y su población había llegado al punto álgido de 90.000 habitantes, con una expansión geográfica no menos relevante12.

14Desde un punto de vista administrativo los habitantes estaban distribuidos alrededor de 13 parroquias y ya a finales del s. XVI, cuatro e ellas: San Ginés, San Martín, San Sebastián y San Justo concentraban un 68% de la nueva feligresía advenida por el poder de atracción de Madrid en su nuevo estatus de capital, sede de la corte y centro administrativo del estado. Las parroquias se sustentaban cada vez más gracias a los ingresos generados por fundaciones de nuevos cortesanos que perseguían definirse socialmente o aumentar su estatus; también gracias a ingresos provenientes de ritos funerarios de una población cada vez más numerosa. Pero estas parroquias se vieron obligadas a ofrecer nuevas estrategias de apoyo a toda esta nueva masa de población menesterosa si querían mantener el estatus privilegiado que como cuerpo orgánico habían tenido antes de la llegada de la Corte. Un ejemplo claro de tal estrategia lo constituyó su renovado rol en entierros y otras actividades como las procesiones para dar el viático a los impedidos así como la acción benéfica ampliada de conventos y parroquias.

  • 13 AHNP, L°. 10.685, 2-IX-1670. Citado en Jesús Bravo Lozano, “Prohibido morir pobre en el Madrid del (...)

15El apoyo escénico en los entierros fue una fuente de ingresos habitual pues donde mejor se definió esa pobreza fue lógicamente ante la muerte: En torno a unas cien personas, de similares características sociorreligiosas participarían, por poner un ejemplo, en el entierro de Antonia Cervantes Guerra, viuda de don Alonso Ramírez de Montalvo, portero mayor del Real Convento de la Encarnación de Madrid en 1642, según los requerimiento de la fallecida:'18 sacerdotes de la parroquia en que falleciere siguiendo a la cruz parroquial, 12 religiosos de San Francisco, Nuestra Señora del Carmen (cobrando aproximadamente 18 reales por frailes “prestados”)'. Tengamos en cuenta que los frailes y el clero no parroquial representaba en ese momento la gran masa del clero madrileño, una masa que tenía que ingeniárselas para obtener recursos a cambio de sus servicios religiosos. También participaron en el entierro los cofrades de la parroquia del Santísimo Sacramento de la parroquia de San Juan, 12 niños de la doctrina y 12 pobres del hospital. A parte estuvieron los hermanos de la Venerable Orden Tercera de San Francisco a la que pertenecía la difunta. A su vez, la iglesia donde se celebró el funeral tenía que estar a tono con la situación. En los funerales de don Manuel de Frías se enlutó toda la iglesia hasta la pila del agua bendita y alrededor del túmulo se pusieron 12 blandones de plata con sus hachas, además de 50 candeleras de plata con sus velas encendidas13.

  • 14 Gil González Dávila, (1623), Teatro de las grandezas de la Villa de Madrid, Corte de los reyes cató (...)

16También otras vías de apoyo a la pobreza emanaron del clero secular y tomaron como escenario a las parroquias. La parroquia de San Martín, por su situación y por las necesidades de su feligresía, es la que se hace más presente en la documentación analizada. Sirva de ejemplo que la Parroquia contaba con doce camas desde 1594, y se ocupó de 674 pobres de necesidad (hombres y mujeres) a lo largo de todo aquel año. Cabe resaltar que entre las propiedades parroquiales se encontraban a su vez varias camas “fundadas” por benefactores de la parroquia en el hospital de Antón Martín (de la orden de los hospitalarios), para “pobres enfermos pero honestos”14. Una constatación de que la oferta parroquial de San Martín estuvo estrechamente ligada a las necesidades de un Madrid recién elevado a la categoría de corte se entreven a partir de esta súplica del Capellán Mayor de S.M.: el clérigo Aguilar Terrones:

  • 15 Actas de las Cortes de Castilla (Valladolid, 12 Feb, 1601).

Entro en el Reyno el Doctor Aguilar Terrones (capellán y predicador de Su Majestad, y quien según Cabrera de Córdoba hizo el sermón de difuntos de Felipe II), y dixo que en la parroquia de San Martín desta Villa se había fundado un hospital a donde se curaban los parroquianos della y en ello se gastaba mucho y resultaba servicio a nuestro señor y bien a los pobres y que con la ida de la Corte no se podría acudir a este hospital con el cuidado hasta aquí por faltar las limosnas y que por desear se haga lo mismo y estara a su cargo este año la administración del dicho hospital, suplicaba al reyno le mandase dar para esta obra alguna limosna, como se la había dado en cortes pasadas para poder curar mejor a los pobres que en el se curan (Valladolid, 12 de febrero de 1601)15

17Desdichadamente no existen hasta ahora estudios detallados sobre este tipo de apoyo a la nueva pobreza desde las parroquias, pero constatemos aquí algunos indicios más. Las controversias que se suceden en torno a 1666 con motivo del proyecto de un hospicio para pobres vagabundos del Ave María y San Fernando pueden arrojar alguna luz al respecto: Juan de Tapia regidor de la Villa de Madrid menciona los inconvenientes que resultarían de “ejecutarse” un hospicio para pobres vagabundos en Madrid. Uno de sus argumentos fue:

  • 16 Archivo Histórico Nacional (en adelante AHN), Consejos, leg. 4168/2, f. 2v.

no poderse mantener el intento, por el gran concurso de pobres que acude y asiste continuamente en Madrid a las limosnas de sus conventos, obras pías particulares, que las ejercitan cotidianas y señaladas y querer reducir a forçosos estos socorros, seria excusar el merito de la limosna voluntaria y hazerla precisa16.

18A veces en las parroquias podían inclurso practicarse discriminaciones positivas hacia cierta “suerte” de pobres. Juan de Tapia refiere a que en las Iglesias pedían los pobres casados y que “sólo debían haber en los hospicios los solteros inútiles.

Las cofradías de fieles: un elemento mediatizador

  • 17 Elena Sánchez de Madariaga ha estudiado ampliamente estos movimientos espirituales: Elena Sánchez d (...)

19Por otro lado, las cofradías madrileñas vinculadas a parroquias constituyeron un elemento mediatizado entre la Iglesia y la ciudadanía, tanto en los escenarios del socorro mutuo como en los del socorro externo17. La Iglesia muchas veces se sirve de estas para llegar a la feligresía a través de las parroquias u órdenes religiosas, a las que estuvieron adscritas.

  • 18 Pinto, Atlas, pp. 301-302.
  • 19 Pinto, Atlas, pp. 305-311.

20Cabe precisar que las órdenes religiosas madrileñas, siguieron una estrategia clara de ocupación del espacio urbano; a su vez disfrutaban del 80% de las rentas eclesiásticas (que constituía una mayor dotación en memorias y gestión de obras pías que las propias parroquias); también diputaban a las parroquias fieles privilegiados18. Esta estrategia religiosa generó unos resultados muy importantes, no sólo económicos, también sociorreligiosos. Los fieles así encontraron una variada gama de causas para canalizar sus necesidades religiosas y un soporte institucional mediante el cual su praxis religiosa se convertía en un elemento de integración social, definidor de su estatus y expresión de su vinculación de clase19.

  • 20 Constituciones, 1610.

21Tal cómo se ha apuntado, un ejemplo de ello es la adscripción de grupos de fieles con intereses caritativos determinados a conventos bajo el patrocinio de determinadas órdenes religiosas. Un caso particular lo representa la congregación de protomedicos y medicos de camara y de familia, doctores y demas licenciados profesores de la facultad de medicina residentes en la corte fundada en 8 de diciembre de 1610 en el convento de Nuestra Señora de la Merced regido por frailes mercedarios20.

  • 21 Ibid, ff. 24-25.

Queremos y ordenamos que que todos los congregantes sean obligados a visitar los pobres de su parroquia, de gracia, por el orden que les fuere señalado en las hermandades que en ellas ay, o se fundaren para socorro de los vergonzantes y a donde no las hubiere, por el que les señalaren los curas de las mismas parroquias...pues siendo de ochenta los hermanos que profesan esta facultad en esta corte en cada barrio les cabra muy poco trabajo a cada uno repartiéndolos por sus cuarteles igualmente...Y si la parroquia fuese grande y otra mas pequeña cercana tuviere mucho medicos congregantes se reparta por los quarteles de la otra21.

  • 22 Ibid, f. 25.

Y asimismo procuren nuestros congregantes encaminar a los hospitales [...] a los pobres que ayar en sin cama y tan necesitados y solos que no puedan curarse en sus casas, assi hombres como mujeres niños y niñas dando cedulas y papeles de recomendación para nuestros hermanos de la congregación que curan en los hospitales de esta corte para que los reciban luego y curen con particular cuidado y amor. Y es cosa cierta que habrá menos pobres para los hospitales por curarse muchos en sus casas y estaran mas descansados para poder acudir mejor a los que tuvieren y enviarlos mas convalecidos para que no recaigan22.

  • 23 Ibid, f. 26.

22Si algún pobre moría en casa, la cofradía se encargaba de avisar a las cofradías que se ocuparen de sus entierros y misas y a los curas de sus parroquias para que ayudasen en ello. Y si tuvieren hijos, facilitar su entrega a los Desamparados, o niños de la doctrina o recogimiento de Santa Isabel o Loreto (si fueren niñas) “como lo manda el Santo Concilio y los Motus Propios”23.

23Cabe preguntarse, no obstante: ¿Qué obtenían a cambio los frailes mercedarios de esta adscripción?

  • 24 Ibid, f. 32.

Y porque el comendador y los religiosos del convento de nuestra señora de la Merced de esta villa, adonde fundamos nuestra congregación, han de ser y son nuestros hermanos. Nos hemos convenido y acordado que ellos nos socorran con lo que tienen de espiritual y nosotros los acudamos con lo que podemos en nuestra facultad a socorrerlos y servirlos. Y asi queremos que quando algunos de nuestros congregantes fueren llamados para que se junten con el medico de su convento o sin el a alguna necesidad, en riesgo de religioso lo haga con mucho cuidado y amor y procuremos por todos los caminos posibles ayudar a los que vieren ser util al Convento en cuya correspondencia nos hace caridad de administrar los sacramentos de confesion y comunión a cualquier congregante que acudiere a el [...] y ira a ayudar a bien morir a todas las personas de nuestros congregantes o de sus mujeres y en todos los entierros se ofrecen darnos seis religiosos de gracia que nos acompañen y los demas por la satisfacion ordinaria haviendo de llamarlos siempre a ellos para este efecto anteponiendolos a todas las ordenes que huvieren de yr, de forma que siempre sean avisados los primeros pues es justo que asi se haga todo por la correspondencia piadosa y cristiana que se debe guardar y tener siempre con ellos y esta santa congregación y hermandad24.

La visita eclesiástica: el ejemplo del Hospital de Nuestra Señora de la Concepción de Madrid (1598-1607)

  • 25 Virgilio Pinto, La Iglesia rural madrileña, op. cit. nota 2.

24Finalmente la Iglesia en tanto que cuerpo orgánico dispone de una eficaz herramienta no sólo para controlar las instituciones asistenciales de la Villa; también para reafirmar su hegemonía sobre el gobierno de éstas: la visita eclesiástica. Tal como ha apuntado Virgilio Pinto, fue después del Concilio de Trento cuando las visitas se convirtieron en el riguroso sistema de control de la vida eclesial y religiosa que resultarían ser durante el s. XVII. Los poderes con que son investidos los visitadores reflejan claramente que la ofensiva iniciada por la iglesia pretendía no solo fortalecer y depurar sus instituciones sino controlar los comportamientos de las gentes. Los visitadores eran nombrados por el arzobispo y confirmados por el consejo de gobierno de la archidiócesis. Por delegación del obispo ejercían durante las visitas una parte de la jurisdicción episcopal, con facultad para controlar incluso a los arcedianos, arciprestes y vicarios. Eran designados para una función que conjugaba funciones burocráticas de fiscalización e información, con la toma de resoluciones destinadas a corregir abusos25.

  • 26 Virgilio Pinto Crespo, “La iglesia, organización y presencia en Madrid” en V. Pinto, S Madrazo (eds (...)

25En 1597 José Sobrino Morillas, vicario de Madrid realiza una visita eclesiástica al Hospital de Ntra. Señora de la Concepción, en nombre del Cardenal Archiduque Alberto de Austria, electo de Toledo26. Algunos aspectos relevantes de ésta pueden ser buenos indicios del rol que las jerarquías eclesiásticas toledanas se auto otorgan como fiscalizadoras de las normas de fe que según ellos debían regir el funcionamiento de las instituciones asistenciales que a pesar de la unificación hospitalaria habían quedado, como el Hospital de la Concepción, bajo su patronazgo en la nueva capital católica.

  • 27 Archivo de la Villa de Madrid (en adelante AVM), Secretaría, 19-28-19, 19r.

26Entre otras cosas, el visitador examinaba el cumplimiento del rector, capellán, enfermeros y demás personal. Las preguntas de la visita de cariz asistencial a determinados sirvientes de fuera y dentro del hospital fueron las siguientes: Si conocen al rector capellán y demás ministros; si estos son caritativos y afables con los pobres; si se administran los sacramentos con cuidado; si despiden algún enfermo antes de tiempo no estando acabado de curar o si no son bien tratados como conviene para su salud en la comida y en lo demás que el medico ordena; si reciben “no pobres” o “no enfermos” o personas que a causa de mal contagioso no deban recibirse en el hospital; si se han vendido o enajenado vienes del hospital sin licencia; si se gasta en la cura y regalo de los pobres o si se da hospedaje a parientes o amigos de los ministros; si alguno no hace su tarea o se mantiene a alguno más; si los ministros son fieles en temas de dinero; si hay escándalos en el seno del hospital; si existe algún ministro o perturbador de la casa; si se guardan las constituciones; si los patronos acuden al gobierno del hospital; si todos hacen sus oficios como corresponde27.

  • 28 AVM, Secretaría, 19-28-19, 20r.

27En el cuarto que lindaba con la pared principal de la capilla mayor del hospital vivía doña Juana de Castilla (abadesa del vecino monasterio de la Concepción Francisca) con sus criadas y casa; en dicho aposento halló el visitador dos camas “armadas con sus pabellones y otra en el suelo” y la ventana del mismo salía al altar mayor sin celosía ni velo. La habitación de doña Juana caía encima de la sacristía y aun contaban con otro cuarto que se abría con su ventana al cuerpo de la iglesia. Doña María de Granada, Antonio de León, platero, y Jerónima Martínez tenían aposentos de alquiler. En la capilla mayor, el Sacramento se conservaba en un relicario de plata encerrado en su tabernáculo. Contaba con un retablo “antiguo y deslustrado”28.

28De algunas respuestas al interrogatorio por parte de los personajes sanitarios vinculados al hospital, se justifican las recomendaciones del visitador: Juan Alvarez el viejo (boticario) declara:

  • 29 AVM, Secretaría, 19-28-19, 31v.

[h]a visto que muchos pobres que se han curado en el dicho hospital se han salido quexandose de la poca caridad que tiene Diego Martinez…y de una puerta que sale al pozo del hospital a oído dar voces a los enfermos por dos veces porque los azotaban y se quezaban de ello y tambien ha visto que el rector ha despedido algunos pobres no los queriendo recibir aunque se lo pedían llorando y una vez echo a un pobre a empujones abaxo no queriendo recibir y a esta sazón paso un hombre honrado y de lastima hizo traer una silla y que le llevaen a otro hospital29.

29Juan Alvarez el mozo tambien boticario dice que Diego Martínez (mayordomo) por aquel entonces:

  • 30 AVM, Secretaría, 19-28-19, 36v-37v

es soberbio con los pobres porque los recibe con aspereza y no con la caridad...y ha visto que los despide antes de estar convalecientes por recibir a otros de obligación suya propia y de sus amigos y porque también ha visto camas vacías y venir enfermos con necesidad y no los querer recibir diciendo que aguardaban enfermos que avia mas obligación también ha visto azotar a los enfermos especialmente a los que se quexan mucho. Haciendose presente al tiempo de la visita como boticario para receptar lo que dice el medico de lo cual ay, se murmura y ha visto este testigo que muchos enfermos que se han curado en el dicho hospital aunque han vuelto a caer enfermos no han tenido tornar a el por las dichas razones y también que el dicho rector gasta para los enfermos del agua de los caños viejos y para su persona y criados la hace traer de Leganitos30.

30La actuación verdaderamente anómala del rector, y la situación poco regular de la parienta de la fundadora, doña Juana de Castilla, en las habitaciones del hospital, obligó a abrir inspección cuyas declaraciones son en verdad poco edificantes. El visitador dictó diversas disposiciones tendentes a regular la asistencia a los enfermos y la vida hospitalaria a la vez que encarecía a los patronos una mayor atención y cumplimiento de sus deberes.

  • 31 AVM, Secretaría, 19-28-19, 71r-73v

Se tenga mucho cuidado de confesar a todos los pobres que se reciben antes que se les de cama y al que la tuviere y no se quisiere confesar le despida el hospital aunque este enfermo y tenga necesidad de cura pues no quiere la de su alma. Se asista con caridad y piedad a los pobres sin consentir que los maltraten como ha pasado anteriormente y no se reciba ni despida a nadie sin consentimiento del medico31.

  • 32 AVM, Secretaría, 19-28-19, 71r-73r
  • 33 AVM, Secretaría, 19-28-19, 12r, véase Jean Imbert, “Les prescriptions hospitalières du Concile de T (...)

31Finalmente se destaca la convalecencia como algo muy importante para la salud. Dado que ha aumentado la hacienda se insta a poner cuatro camas para convalecientes32. A parte de eso la Condesa de Castelar, nieta de la fundadora del hospital pide se releve al rector por estar más de 5 años “pues le consta que por el concilio de Trento no pueden estar mas de tres años33.

32A su vez estas instituciones de base, parroquias, cofradías, hospitales bajo patrocinio eclesiástico debieron adaptarse a un nuevo marco de adscripción social. Este nuevo marco estaba obligado en la medida en que estas comunidades de creyentes se vieron sometidas a un proceso de redefinición de su papel y de establecimiento de vínculos abstractos con otras instituciones más amplias. La iglesia rivalizó con otras instancias para que sus comunidades e instituciones sirviesen de marco en el cual se realizase esta adscripción social y para que las mismas sirviesen de nexo con esas otras instituciones. Ejemplos paradigmáticos de este proceso serán el rol de los clérigos y congregaciones típicamente contrarreformistas en la unificación hospitalaria madrileña así cómo los conflictos intrainstitucionales que se sucederán en dichos escenarios controlados por los poderes civiles. Tomaremos como ejemplo el Hospital General de Madrid bajo patrocinio directo del Consejo de Castilla, la organización política más poderosa por debajo del monarca.

La Unificación hospitalaria: el rol de los clérigos en el Hospital General de Madrid y casas agregadas

33Fue el arzobispo de Toledo, o en quien delegase, quien debió encargarse en la década de los cuarenta del s. XVI de las averiguaciones relativas al proyecto de unificación hospitalaria que Felipe II quería extender a un gran número de ciudades castellanas. Una vez obtenidas las bulas pontificias (6 de diciembre de 1566 y 9 de abril de 1567) se comete a todos los obispos y arzobispos en cuyas diócesis estuviesen situados los hospitales a que se reuniesen a tales efectos. Para la ejecución de las bulas se expidieron las correspondientes Reales Provisiones y en virtud de estas se verificó en Madrid la reducción hospitalaria precedidas las diligencias correspondientes para averiguar sus fundaciones rentas y estado; realizadas por el vicario eclesiástico como reverendo del Cardenal Quiroga arzobispo de Toledo y ejecutor en su diócesis de las citadas bulas pontificias y por el regidor y dos corregidores de Madrid que comisionó el Consejo de Castilla.

  • 34 Para una recopilación de las circunstancias y resultado de la unificación véase mi trabajo: Teresa (...)

34Esta reducción se hizo por auto del cardenal Quiroga de 31 de enero de 1587 y se mandó ejecutar por decreto del Consejo de 17 de febrero de 1587. Fue precisamente Juan Bautista Neroni, vicario de Madrid, en representación del arzobispo de Toledo quien entregó al licenciado Juan Fernandez, clérigo rector del colegio de los niños de la doctrina (1478), treinta y cuatro niños huerfanos que había en los convalecientes que se llevaron en procesión al hospital o colegio de la doctrina. A veinticuatro del mes de julio siguiente se llevaron a treinta y seis hermanos de la congregación y a Bernardino de Obregón al antiguo hospital general ya existente al final de la calle del Prado. Hasta entonces la Iglesia habia ejercido el patronazgo de las 11 instituciones hospitalarias existentes en la villa de forma directa34.

  • 35 Lynda Martz, Poverty and Welfare in Habsbusrg Spain, p. 81.

35Tal cómo hemos apuntado, la prestigiosa historiadora británica Lynda Martz afirmó en 1970 que la unificación hospitalaria madrileña fue la que se llevó a cabo con mayor rapidez; precisamente por el rol más que testimonial que ejerció la iglesia toledana35. Pero ¿Resulta históricamente correcto o conceptualmente satisfactorio minimizar hasta tal punto el papel de la Iglesia madrileña en la fundación y consolidación del nuevo Hospital General de Madrid, institución estandarte del proceso unificador?

36Diego de Barnuevo, contador del Hospital General dejó claro que en 1656:

  • 36 Diego de Barrnuevo, Relacion de las consignaciones, y efetos que han tenido los hospitales reales, (...)

Asisten a estos hospitales [HGM y casas agragadas] todos los días, y por turno de cada semana dos religiosos de todos los conventos, excepto los monacales a ayudar a bien morir, a confesar y a controlar los pobres, con grandísimo amor, zelo, y caridad y es de mas de los curas y agonizantes que tiene cada hospital con que ningun muere sin todos los sacramentos y asistencia hasta el fin36.

37No obstante, el rol de los clérigos en el hospital fue mucho más lejos que eso, cuando menos hasta mediados del s. XVII. El discurrir y las prácticas asistenciales en el Hospital General desde ese momento pueden ser un ejemplo de cómo la Iglesia a cuyo cargo y tutela estaba el antiguo hospital general intenta adaptarse a una nueva institución-de patronazgo real-con una sabia utilización de su oferta religiosa en ese ámbito. El ejemplo paradigmático lo constituirán las circunstancias en que Bernardino de Obregón lider de una nueva hermandad asistencial “los siervos de los pobres” se hace con el control práctico del hospital, sujeto en teoría al patronazgo de Rey cuyo brazo ejecutor sería un miembro del Consejo de Castilla con título de “Protector de los Reales Hospitales” con carácter vitalicio. Bernardino de Obregón establecería las normas reguladoras de actuación de un grupo de poder (el de los hermanos obregones) que controlaría todos los aspectos administrativos y asistenciales del hospital hasta finales del s. XVII.

  • 37 Lynda Martz, op. cit., nota 1, pp. 82-83.
  • 38 Archivo Regional de la Comunidad de Madrid, (en adelante ARCM), Fondo Inclusa, leg. 763/3, fol. 47v
  • 39 ARCM, Fondo Inclusa, leg. 763/3, fol. 27r.
  • 40 ARCM, Fondo Inclusa, leg. 763/3, fol. 42v.

38Bernardino nació en Burgos en 1540 y fue educado en la casa del Obispo de Sigüenza, Fernando Niño de Guevara. En 1552, inicia su carrera militar al servicio del Duque de Savoya. Al retornar a Castilla se convierte en el jefe de la Casa del Duque de Sesa, Fernando de Córdoba y es honrado con el hábito de los Caballeros de Santiago. A pesar de todas estas ventajas sociales, en 1566, Bernardino abandona los lujos de la Corte y se dedica por entero a servir a los más menesterosos de su entorno37. Después de servir unos años en el Hospital de Corte, funda en 1579 el Hospital de Convalecientes de Santa Ana, posteriormente reducido al Hospital General38. Durante muchos años él hospital se mantuvo gracias a las limosnas recogidas por el mismo como “poseedor y proveedor de todo”39. En 1589, dos años después de haber iniciado la administración del Hospital General de Madrid, su hermandad fue confirmada como congregación religiosa por él nuncio Quiroga. Desde 1589 la Junta de Hospitales encarga al hermano Obregón recoger todo el dinero para financiar el Hospital General o designar a alguien que lo realice en su nombre40.

  • 41 ARCM, Fondo Diputación, leg. 5222/10, ff. 13v-l6v.

39Así desde 1589 en adelante, el hermano mayor de los siervos de los pobres, actúa como administrador del Hospital General de Madrid. Por encima de la congregación está la Junta de Hospitales, cuyos miembros incluyen el vicario, corregidor de Madrid y tres regidores, el alcalde mayor de Corte y tres miembros del Consejo Real. Así vemos como los hospitales madrileños están desde el principio supervisados por la Corona, pero de hecho dirigidos en la práctica por una congregación religiosa típicamente contrarreformista41.

40Otra de estas congregaciones, los hermanos hospitalarios de Juan de Dios están a cargo de los cuidados especiales que debían recibir los incurables y contagiosos en el Hospital de Antón Martín. A pesar de encontrarse en un edificio a parte, la Casa de Antón Martín dependió del General desde 1589.

41En 1589, los encargados de ambas Casas son dos hermanos mayores. Uno para el General y otro para la Casa de Antón Martín. Entre la congregación de cada casa, se distribuyen las responsabilidades y desde 1589 en adelante “personajes médicos” adquieren un rol destacado en el Hospital de acuerdo a las Ordenanzas. Se menciona la existencia de un hermano enfermero mayor, de un hermano boticario (a cargo de la botica, y de las necesidades de médicos, cirujanos y barberos) y un hermano despensero encargado de la despensa y de la alimentación de los internos, etc.

  • 42 ARCM, Fondo Diputación, leg. 5222/10, cap. 5.

42Tal como se ha mencionado, cada una de las Casas debía tener un hermano mayor, para servir a los pobres enfermos y administrar la institución. Sus obligaciones incluían animar nuevos hermanos a unirse a la congregación asegurándose de que eran “de buena vida y costumbres con suyo se edifique el pueblo y anime a hacer caridad”. De entre los miembros de la Junta, dos semaneros - uno para cada una de las casas - debían ayudar a los hermanos mayores en sus obligaciones. De esa manera, era más fácil llegar pronto al hospital por la mañana para estar presente en las visitas de médicos y cirujanos. Los semaneros debían asegurarse de que los pobres enfermos recibían el tratamiento más apropiado con la ayuda del Hermano Maestro de Novicios enfermeros. Los semaneros estaban presentes en las comidas de los pobres enfermos y también de los pobres vagabundos que según las ordenanzas comían más tarde42.

  • 43 ARCM, Fondo Inclusa, leg. 763/3, fol. 103r.
  • 44 ARCM, Fondo Inclusa, leg. 763/3, fol. 53v.

43Desde 1590 en adelante, un contador, escribano real se hace responsable de los aspectos económicos del hospital así como de la redacción de los testamentos de los que allí morían43. Debido a sus importantes obligaciones, se le requiere que esté en la casa la mayor cantidad de horas posibles. En 1613, el hermano despensero es acusado de aprovecharse de los productos de la despensa en beneficio propio a través de sospechosas alianzas con el hermano comprador. Fue en ese momento en el que la Junta decide ofrecer el cargo de comprador a un laico externo a la congregación regidora del hospital44.

  • 45 ARCM, Inclusa, 763/2, 5v.

44Las fuentes consultadas nos dan fe de la existencia en el hospital de curas demasiado ocupados. En 1613, los dos curas que tenía el Hospital General se quejan al Protector aduciendo que no consideran que ayudar a bien morir a los pobres enfermos se encuentre entre sus obligaciones45.

  • 46 ARCM, Fondo Diputación, leg. 5222/10, cap. 8.

45Tal como se ha apuntado, los médicos al servicio del hospital debían visitar a los enfermos dos veces al día y quedar bajo la supervisión de los semaneros y del hermano mayor. Las mismas obligaciones se establecen para los cirujanos que sólo deben realizar una visita diaria46.

  • 47 ARCM, Fondo Diputación, leg. 5222/10.

46A su vez, el hermano mayor debía designar entre los miembros de la confraternidad un enfermero mayor. Éste había de ocuparse de la limpieza de las enfermerías poniendo saumerios para combatir el mal olor. También debía ocuparse de cambiar las ropas de los pobres una vez a la semana además de controlar que las medicinas y remedios eran elaborados correctamente, sin olvidar su presencia en las visitas de médicos y cirujanos. Por la noche entre-sus obligaciones estaba la de visitar las enfermerías y acomodar a los pobres enfermos lo mejor posible así como comprobar en la puerta principal si debían recogerse más pobres enfermos47.

  • 48 ARCM, Inclusa leg. 763/3, 23v.
  • 49 ARCM, Fondo Diputación, leg. 5222/10, cap. 10.
  • 50 ARCM, Fondo Inclusa, leg. 763/3, 43v.

47En 1589, el boticario del hospital estaba incluso bajo la supervisión del hermano mayor o del semanero a través del hermano boticario. Las decisiones sobre qué drogas debían comprarse se tomaban por Junta. Incluso el libro del boticario era responsabilidad del hermano boticario, quien a veces compartía diversos cometidos: comprador, cobrador de comedias, etc.48 Era incluso este hermano boticario quien controlaba lo que sucedía en la botica y quien se ocupaba de dar cualquier cosa necesaria, cuando fuese necesaria, al boticario, para que pudiese preparar los medicamentos. De los semaneros se esperaba que comprobasen también que la comida que se daba a los enfermos estuviera en buenas condiciones y preparada para comerse. Por otro lado el boticario debía mantener el agua para la consumición de los pobres enfermos en un lugar especialmente limpio.49 La congregación de Bernardino de Obregón y en este caso él mismo Bernardino era quien debía encontrar a alguien que hiciese las veces de aprendiz para ayudar al boticario.50

  • 51 ARCM, Fondo Inclusa, leg. 763/3, 23v-24r.

48Sin embargo, hacia 1613, parece que los pobres enfermos no eran tratados de acuerdo con las Ordenanzas de 1589. Antonio Valerio, hermano mayor del Hospital General, es acusado de no estar presente en las visitas de médicos y cirujanos, no comer con los pobres enfermos, de ser cruel con los pobres y de echar del hospital a cualquiera que manifestase desacuerdo con alguna de sus decisiones. También es acusado de favorecer la presencia en el hospital de personas con dudosa reputación, que explotan los recursos materiales del hospital para su propio beneficio. Las evidencias parecen confirmar que el hermano Valerio, estaba mucho más interesado en utilizar su rango para ascender a la posición de jefe de la Prisión de Corte, que en ocuparse de los pobres enfermos alojados en el hospital.51

  • 52 ARCM, Fondo Inclusa, leg. 763/3, 23v.

49Hacia comienzos del s. XVII, el Estado parece asumir un mayor control de lo que sucede en el hospital. Así aparecen figuras como las de contador real. Este hecho llevó a no pocos conflictos con la confraternidad, que muchas veces veía el escenario hospitalario como arena propia de poder.52

  • 53 ARCM, Fondo Inclusa, leg. 763/2, 5r.
  • 54 ARCM, Fondo Inclusa, leg. 763/1, 8r.

50Alrededor de 1613, se produce una falta de personal de enfermería, y se considera que tres pobres enfermos por cada practicante era excesivo lo cual hacía “las tareas difíciles”.53 Este personal de enfermería parece haber compartido diversas obligaciones, vemos como en 1613, el Hospital de la Pasión busca los servicios de un aprendiz, aconsejándose que el aprendiz sea también un sacerdote pobre y así cubrir la mayor parte de funciones asistenciales posibles.54 No obstante las medidas secularizadoras no se consolidarán hasta mediados del s. XVII. Mientras tanto, y tal como hemos podido constatar hasta ahora, esta hermandad religiosa típicamente Contrarreformista, tendrá un poder casi absoluto en el control interno del hospital bajo el cobijo indirecto del Cardenal toledano.

51Finalmente, los conflictos que se sucederán en el terreno religioso entre los poderes civiles y eclesiásticos serán un indicio más de cómo la Iglesia defiende su rol que a la vez será objeto y sujeto de usurpaciones.

52Alonso Gómez de Quitián (contador real desde 1590 en el hospital) justificará su mano dura para con los “siervos de los pobres” ante Juan de Hoces, juez visitador del Consejo en estos términos:

  • 55 ARCM, Fondo Inclusa, leg. 76373, 24r

y el hermano Lucas de Valdivieso ha sido echado del dicho hospital porque atrevidamente una noche me encerró y encarceló en el aposento de la contaduría del dicho hospital escondiéndose con las llaves de manera que fue necesario arrancar las cerraduras para poderme salir.55

53Sin embargo, episodios como estos no fueron óbice para que administradores seculares fueran responsabilizándose de las cuentas y ganando autoridad sobre los clérigos que terminarían llevando a cabo solamente labores rituales ya a principios del s. XVIII.

  • 56 AVM, Secretaría, 19-28-18.

54Otros conflictos se sucedieron en el terreno propio de las mismas instancias eclesiásticas: En 1598, el guardián del monasterio de San Francisco y el padre prior de San Jeronimo patronos del hospital de la latina son excomulgados por el visitador eclesiástico por no haber querido estos juntarse a tratar con dicho visitador eclesiástico algunas cosas tocantes al gobierno del dicho hospital56.

Conclusión

  • 57 María José del Rio, op. cit. nota 10.

55En un tratado dedicado a la exaltación de los Habsburgo como dinastía que defendía la bandera de Dios, el jesuita Claudio Clemente (al parecer pseudónimo de Juan Eusebio Nieremberg) relata el episodio protagonizado por Felipe IV que fue a dar gracias a la Virgen de Atocha con un grandioso cortejo que desde palacio atravesó la capital entera. Le acompañaban los servidores de la corte, grandes y embajadores, incluidos el de Francia y el Nuncio Papal. Todos ellos pudieron ser testigos de la piedad del rey católico en un incidente sucedido a la vuelta de palacio: el cortejo se cruzó con un sacerdote que llevaba la comunión a un pobre enfermo, y el rey sin pensarlo dos veces descendió de su caballo y le dio escolta hasta que dejó el sacramento de vuelta en su parroquia57.

56Tres ideas nos llegan a la mente después de leer este relato y que pueden ejemplificarse en varios de los pasajes de la exposición previa en relación al rol de la Iglesia en una ciudad designada por la Corona para ser el centro católico del mundo en lo que a acción benéfica concierne: En primer lugar una necesaria y mutua influencia entre los poderes civiles y eclesiásticos. En segundo lugar una clara adopción eclesiástica de modos estatales y finalmente una adopción por parte del Estado de justificaciones y ritualismos eclesiásticos.

57Aquí no hemos podido abordar con más precisión los mecanismos que articulan los procesos que creemos justifican estas conclusiones tentativas aun; mediante los cuales esa Iglesia madrileña se esfuerza en consolidarse institucionalmente en Madrid. Pero este es un aspecto que entra dentro de nuestro proyecto global y forma parte de una historia que contaremos otro día no tanto en un marco de “historias de iniciativas institucionales”, más bien en clave de una historia de “culturas asistenciales”.

Notes

1 Lynda Martz, Poverty and Welfare in Habsburg Spain, Cambridge, Cambridge University Press, 1983, p. 81.

2 El poder que la Iglesia madrileña ejerció en tanto que fraternidad espiritual, más que como cuerpo orgánico ha sido puesto de relieve en varias ocasiones por Virgilio Pinto Crespo, a pesar de no haber profundizado nunca en el terreno asistencial. Véase: Virgilio Pinto Crespo, “La Iglesia, organización y presencia” en Pinto V; Madrazo S (eds.), Madrid, Atlas Histórico de una Ciudad, Madrid, 1995, pp. 296-300. y Virgilio Pinto; José Luís Galán, “La Iglesia Rural Madrileña. Organización y control religioso (siglos XVI-XVII)” en Fernández Albadalejo P; Martínez Millán J; Pinto Crespo V, Política, religión e inquisición en la España Moderna, Madrid, UAM, 1996.

3 María José del Río Barredo, “Eucaristía y vecindad. Las procesiones parroquiales de Madrid en la Edad Moderna”, en Laura Barletta (ed.), Integrazione ed marginazione. Circuiti e modelli: Italia e Spagna nei secoli XV-XVIII. Napoli, CUEN, 2002, pp. 129-163. Y para una visión más extensa véase su monografía: Madrid, Urbs Regia, La capital ceremonial de la monarquía católica, Madrid, Marcial Pons, 2000.

4 Algunas de estas consideraciones en relación a nuestros presupuestos historiográficos han sido extraídos del interesante ensayo historiográfico de Monica Bolufer “Entre historia social e historia cultural: La historiografía sobre pobreza y caridad en la época moderna”, Historia Social, n. 43, 2002, pp. 105-128 y José Valenzuela “Hospitales y beneficencia: historias de hospitales”, Trabajo social y salud, n. 43, 2002, pp. 39-66, aunque este último está más focalizado en el periodo contemporáneo.

5 Silvia de Renzi ya aboga por esta línea de indagación en 1999. Véase: Silvia de Renzi, “A fountain for the thirsty and a bank for the Pope: Charity, conflicts, and medical careers at the Hospital of Santo Spirito in seventeenth-century Rome” en Grell O; Cunningham A; Arrizabalaga J., Health Care and Poor Relief in Counter-Reformation Europe, London, Routledge, 1999, pp, 102-131.

6 Archivo Histórico Nacional de Protocolos (en adelante AHNP), L°. 12306, 25-V-1681, f°. 28; L° 1891, 21-VI-1670. f° 155. Citados los dos testamentos en: Jesús Bravo Lozano, “Prohibido morir pobre en el Madrid del s. XVII” Historia 16, n. 158, 1985, p. 31-42, en p. 42.

7 Francisco Santos, Dia y noche en Madrid. Discursos de lo más notable que en el pasa, Madrid, BAE, 1950, p. 378.

8 Archivo Histórico Nacional (en adelante AHN), Clero, leg. 3956, expediente 1. s.n.

9 Esta perspectiva de análisis ha sido ya puesta de relieve por Virgilio Pinto, aunque las instituciones de asistencia no han figurado nunca entre sus escenarios de análisis. Véanse sus trabajos referidos en la nota 2.

10 Este aspecto ha sido ampliamente estudiado por María José del Río en su monografía, Madrid, Urbs Regia. La capital ceremonial de la monarquía católica, Marcial Pons, Madrid, 2000.

11 Virgilio Pinto, véase nota 2.

12 María F. Carbajo Isla, La población de la villa de Madrid desde finales del siglo XVI hasta mediados del s. XIX, Madrid, Siglo XXI, 1987 y Alfredo Alvar Ezquerra, El nacimiento de una capital europea, Madrid entre 1561 y 1606, Madrid, 1989.

13 AHNP, L°. 10.685, 2-IX-1670. Citado en Jesús Bravo Lozano, “Prohibido morir pobre en el Madrid del s. XVII”, Historia 16, n. 158, 1985, pp. 31-42, en p. 41.

14 Gil González Dávila, (1623), Teatro de las grandezas de la Villa de Madrid, Corte de los reyes católicos de España, 1623, facsímil, Madrid, 1986, p. 345.

15 Actas de las Cortes de Castilla (Valladolid, 12 Feb, 1601).

16 Archivo Histórico Nacional (en adelante AHN), Consejos, leg. 4168/2, f. 2v.

17 Elena Sánchez de Madariaga ha estudiado ampliamente estos movimientos espirituales: Elena Sánchez de Madariaga, Cofradías y sociabilidad en el Madrid del Antiguo Régimen, Tesis Doctoral inédita. Universidad Autónoma de Madrid, 1996 (Microficha, 1997).

18 Pinto, Atlas, pp. 301-302.

19 Pinto, Atlas, pp. 305-311.

20 Constituciones, 1610.

21 Ibid, ff. 24-25.

22 Ibid, f. 25.

23 Ibid, f. 26.

24 Ibid, f. 32.

25 Virgilio Pinto, La Iglesia rural madrileña, op. cit. nota 2.

26 Virgilio Pinto Crespo, “La iglesia, organización y presencia en Madrid” en V. Pinto, S Madrazo (eds), Madrid, Atlas Histórico de una ciudad, pp. 296-311.

27 Archivo de la Villa de Madrid (en adelante AVM), Secretaría, 19-28-19, 19r.

28 AVM, Secretaría, 19-28-19, 20r.

29 AVM, Secretaría, 19-28-19, 31v.

30 AVM, Secretaría, 19-28-19, 36v-37v

31 AVM, Secretaría, 19-28-19, 71r-73v

32 AVM, Secretaría, 19-28-19, 71r-73r

33 AVM, Secretaría, 19-28-19, 12r, véase Jean Imbert, “Les prescriptions hospitalières du Concile de Trent et leur difussion en France», Revue d'Histoire de l'Église en France, XLII, 1956, 15-28.

34 Para una recopilación de las circunstancias y resultado de la unificación véase mi trabajo: Teresa Huguet Termes, 'Carità e sanità per una nuova capitale: Madrid asburgica (1561-1700), Medicina e Storia, 2003, III, 6, pp. 93-113.

35 Lynda Martz, Poverty and Welfare in Habsbusrg Spain, p. 81.

36 Diego de Barrnuevo, Relacion de las consignaciones, y efetos que han tenido los hospitales reales, Madrid, 1657.

37 Lynda Martz, op. cit., nota 1, pp. 82-83.

38 Archivo Regional de la Comunidad de Madrid, (en adelante ARCM), Fondo Inclusa, leg. 763/3, fol. 47v.

39 ARCM, Fondo Inclusa, leg. 763/3, fol. 27r.

40 ARCM, Fondo Inclusa, leg. 763/3, fol. 42v.

41 ARCM, Fondo Diputación, leg. 5222/10, ff. 13v-l6v.

42 ARCM, Fondo Diputación, leg. 5222/10, cap. 5.

43 ARCM, Fondo Inclusa, leg. 763/3, fol. 103r.

44 ARCM, Fondo Inclusa, leg. 763/3, fol. 53v.

45 ARCM, Inclusa, 763/2, 5v.

46 ARCM, Fondo Diputación, leg. 5222/10, cap. 8.

47 ARCM, Fondo Diputación, leg. 5222/10.

48 ARCM, Inclusa leg. 763/3, 23v.

49 ARCM, Fondo Diputación, leg. 5222/10, cap. 10.

50 ARCM, Fondo Inclusa, leg. 763/3, 43v.

51 ARCM, Fondo Inclusa, leg. 763/3, 23v-24r.

52 ARCM, Fondo Inclusa, leg. 763/3, 23v.

53 ARCM, Fondo Inclusa, leg. 763/2, 5r.

54 ARCM, Fondo Inclusa, leg. 763/1, 8r.

55 ARCM, Fondo Inclusa, leg. 76373, 24r

56 AVM, Secretaría, 19-28-18.

57 María José del Rio, op. cit. nota 10.

Auteur

Universitat Autònoma de Barcelona

© Publicações do Cidehus, 2004

Licence OpenEdition Books

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Volume papier

amazon.fr
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search