Version classiqueVersion mobile

Ecclesiastics and political state building in the Iberian monarchies, 13th-15th centuries

 | 
Hermínia Vasconcelos Vilar
, 
Maria João Branco

Part I - Kings and clergy: royal service and political loyalty

Ascenso y caída de Gómez García, abad de Valladolid y privado de Sancho IV de Castilla

Francisco J. Hernández

Texte intégral

1Ante todo, quiero agradecer a las organizadoras y a la Universidad de Évora su amable invitación para participar en este coloquio sobre relaciones entre clero y realeza durante la Edad Media. La recibí cuando estaba trabajando sobre cuatro libros de cuentas mayormente inéditos de la cancillería de Sancho IV de Castilla (1284-1295), donde la relación entre eclesiásticos y laicos de la élite gobernante es tan íntima como la que sugiere el signo de Sancho IV, el mismo que había usado su padre Alfonso X y luego tendrá su hijo, Fernando IV: una cruz equilátera divide un campo circular en cuatro espacios donde figuran castillos y leones alternados (figuras 1 y 2). Esa imagen estática de la relación entre iglesia y monarquía, multiplicada en cientos de privilegios rodados, responde a la trayectoria dinámica de no pocos eclesiásticos que intervinieron en el gobierno de Castilla y León. Entre ellos destaca Gómez García, privado, o consejero principal, de Sancho IV al principio de su reinado, e igualmente conocido como autor de poemas en la lengua galaico-portuguesa.

  • 1 Vasconcelos, Carolina Michaëlis (ed.) - Cancioneiro da Ajuda. Halle: Max Niemeyer, 2 vols., 1904, v (...)
  • 2 Gaibrois de Ballesteros, Mercedes (ed.) - Historia del reinado de Sancho IV de Castilla. 3 vols., M (...)
  • 3 Lancani, Giulia y Tavani, Giuseppe (coords).Lisboa: Caminho, 1993.
  • 4 Dentro de Tres Reyes, los capítulos finales sobre Alfonso X (65 a 78) y todos los que tratan de San (...)

2Su biografía fue ya glosada por Carolina Michaëlis en 19041 y amplificada por Mercedes Gaibrois en 19222. Otros estudios posteriores tienen poco que añadir a lo aportado por estas historiadoras, excepto los trabajos de Viçens Beltrán, cuya excelente síntesis del estado de la cuestión puede verse en el Dicionário da literatura medieval galega e portuguesa3. Todos usan como fuente primaria la crónica de Sancho IV, que apuntalan con documentación adicional. La crónica es, sin embargo, un recurso problemático. El rey murió en 1295; pero su biografía no fue puesta por escrito hasta medio siglo después, como parte de la Crónica de Tres Reyes, que fue publicada en 1875 por Cayetano Rosell a partir de un manuscrito relativamente tardío (el 829 de la BN de Madrid) 4.

  • 5 Ver Hernández, Francisco J. - Los hombres del rey, en prensa.
  • 6 Galicia: 79 infanzones y 202 mesnaderos; León: 17 infanzones y 118 mesnaderos; Asturias: 6 infanzon (...)

3Hoy me atrevo a volver sobre la misma historia después de revisar varios manuscritos de la crónica y de hallar nuevos textos documentales coetáneos en los libros de cancillería del reino de León, libros que fueron compilados precisamente cuando don Gómez era notario del mismo reino. Se trata de dos nóminas y dos registros de cartas5. Estos contienen extractos de 744 documentos de carácter fiscal que, de paso, permiten establecer los itinerarios del rey y su privado con novedosa precisión. Las nóminas, de la misma época, contienen información sobre soldadas y obligaciones de unas mil personas. Incidentalmente, quizá conviene mencionar hoy que, entre los 650 caballeros que formaban las milicias leonesas, 148 venían de Portugal, y 56 de ellos habían servido antes al rey Alfonso X. La Nómina de 1285 contiene también información sobre los responsables máximos de la cancillería en León, con el mismo Gómez García, notario del reino, a la cabeza, seguido por su lugarteniente Pero Gil, arcediano de Astorga, y por Martín González, obispo de Calahorra y oficialmente notario de Andalucía6. Siguen luego entradillas sobre muchos otros cortesanos, una balumba de datos de todo tipo, todos relacionados con recibos o pagos del fisco regio.

  • 7 Cf. Mattoso, José - “Cavaleiros andantes. A ficção e a realidade”. In A Nobreza Medieval Portuguesa (...)

4De todo ese magma, estando aquí en Évora, parece apropiado destacar, aunque sea tangencialmente, la porosidad de la frontera luso-hispana en aquella época, la presencia masiva de caballeros andantes portugueses7 en las filas altamente jerarquizadas del ejército castellano-leonés y, sobre todo, volviendo al tema de este encuentro, la presencia de jerarcas eclesiásticos que se integran de modo tan estrecho en el gobierno de los reinos como la cruz que organiza y mantiene juntos castillos y leones en el signo de Sancho IV (fig. 1).

  • 8 Había entrado a servir primero al heredero de Alfonso X, Fernando de la Cerda (Pardo Rodríguez, Mar (...)

5Gómez García puede ser visto como epítome de esa casta clerical. Este clérigo, de padre gallego y madre toledana, empezó su carrera como canónigo de Toledo y terminó siendo el hombre más poderoso de la corte durante los dos primeros años de su reinado8.

  • 9 Como muestra este arbol, estaban realcionados con el linaje Barroso: “Este Garcia Meendez [de Souto (...)
  • 10 […] don Diego garcia, hermano del abbat de Valladolit”: testigo en 1286-05-18, Burgos (AHN, Caltra (...)
  • 11 Mercedes Gaibrois, siguiendo documentacion citada por Brandao, establece que la mujer de Juan Ferna (...)
  • 12 Heredo bienes que don Gomez habia recibido del rey cerca de la frontera portuguesa: Sancho IV da al (...)

Garcia Melendez de Sotomayor ∞ Ines9 - Diego Garcia10 - Maria Garcia [Sotomayor]11 – Alfonso Garcia de Sotomayor12

Garcia Melendez de Sotomayor ∞ Ines9 - Diego Garcia10 - Maria Garcia [Sotomayor]11 – Alfonso Garcia de Sotomayor12
  • 13 1284-03-26, Valladolid (ACV, leg. 19/11; ed. Castro Toledo, J.,- Documentos de la Colegiata de Vall (...)
  • 14 Ver Brea, L. Charlo (ed.) - Cronica latina regum Castelae de los reyes de Castilla. Turnhout: Brepo (...)
  • 15 Conocido a través de cancioneros posteriores. Legado por el conde a Alfonso XI de Castilla en su te (...)

6Ya antes de su coronación, Sancho IV le hizo abad de la colegiata de Valladolid, iglesia de patronato donde el nombramiento del prelado era prerrogativa regia13. De ahí la serie de abades curiales que, antes y después, ocuparon esta rica sede, refugio de los clérigos que mejor servían al rey. Baste nombrar el precedente del famoso canciller de Fernando III, Juan de Soria, que fue luego elegido obispo de Osma, ascenso en el escalafón eclesiástico que volveremos a evocar14. Combinando el papel de notario del reino de León con el de privado, o consejero principal del rey, Gómez García ocupó un espacio similar en la corte de Sancho IV al de don Juan en la de Fernando III. Y como don Juan, también él era escritor y autor de poemas galaico-portugueses, dos de los cuales pasaron al Libro das cantigas del conde de Barcelos15. Su trayectoria fue, sin embargo, muy breve, pues murió prematuramente en julio de 1286.

  • 16 Cf. Gaibrois de Ballesteros, Mercedes (ed.) - Historia del reinado de Sancho IV de Castilla…, pp. 1 (...)
  • 17 Rosell, Cayetano (ed.) - Crónica de don Alfonso el Onceno [de Fernán Sánchez de Valladolid]. Madrid (...)
  • 18 Foronda, François - “La privanza dans la Castille du bas Moyen Âge. Cadres conceptuels et stratégie (...)

7La Crónica de Tres Reyes, tal como fue publicada por Rosell, presenta su fulgurante carrera como un exemplum de ambición excesiva, justamente castigada, un relato que parece prefigurar los finales de otros privados más famosos, que vivieron más tarde pero que de sobra conocía el autor de la Crónica de Sancho IV que escribe en la década de 1340: uno es Lope Díaz de Haro, elevado a la dignidad de conde por Sancho IV en Año Nuevo de 1287 y asesinado por el propio rey el 8 de junio de 128816. El otro, es el noble leonés Alvar Núñez Osorio, también hecho conde por el rey Alfonso XI en octubre o noviembre de 1327 y matado a traición por instigación del rey un año más tarde, en noviembre de 132817. Aunque cronológicamente Gómez García sea el primero de esa serie de privados, que luego se prolonga mucho más allá del reinado de Alfonso XI18, la narración de su trayectoria se realizó después de que cristalizara la fama del encumbramiento y caída de los condes Lope Díaz y Alvar Núñez, narraciones que pueden haber ejercido una atracción fatal para quien estructuró el relato del Abad de Valladolid. De hecho, si ese relato se contrasta con otras versiones de la misma crónica, con otra documentación coetánea y, sobre todo, con los libros y papeles de la cancillería que presidió el mismo Gómez García, surge la posibilidad de una biografía menos dramática, pero no menos instructiva.

  • 19 1284-03-26, Valladolid; Castro Toledo, Jonás (ed.) - Documentos de la Colegiata de Valladolid, Vall (...)
  • 20 Hernández, Francisco J. - Hombres del rey

8Empezaré hoy por el final. Durante el año anterior y siguiente a la coronación de Sancho IV en mayo de 1284, Gómez García, abad de Valladolid y notario del rey en León desde marzo del 8419, está constantemente en la corte, dirigiendo la emisión de cartas como iussor,“por orden del rey”20. Su posición de privado está de sobra consolidada cuando, hacia fines de abril de 1285, Sancho le envía a Francia para sondear la posibilidad de resolver dos de sus grandes problemas: la invalidez de su matrimonio, que ha sido condenado por el papado y conlleva la ilegitimidad de sus hijos, y las reclamaciones de los sucesores de su difunto hermano mayor, Fernando de la Cerda, y de Blanca de Francia, que exigen la corona castellana o parte de ella.

  • 21 CSIV, cap. II, MS 10.132, f. 65v/b; Rosell (ed.) - Crónica de don Alfonso el Onceno…, p. 70b.
  • 22 Langlois, Charles Victor - Le règne de Philippe III le Hardi. Paris: Hachette, 1887, p. 123. 1285, (...)

9La misión del abad de Valladolid fue un éxito relativo. En junio del mismo 1285 volvió a Castilla y se presentó en Toledo ante el rey con dos embajadores de Felipe III, “mandaderos del Rey de Francia”, como les llama la Crónica21. Hoy podemos identificarlos. Eran el caballero Alejandro de Loaisa, primo del historiador Jofré de Loaisa, que años antes se había exiliado a Francia con la viuda de Fernando de la Cerda, y Bertrand de Montaigu, abad de Moissac, principal consejero de Felipe III después del abad de San Denís, Mathieu de Vendôme22. Merece notarse, de paso, que semejante conjunción de abades sugiere el funcionamiento de estructuras paralelas de poder eclesiástico a ambos lados de los Pirineos.

  • 23 CSIV, cap. II, BN, MS 10.132, f. 65r/a. La ed. de Rosell (p. 70b; según BN, MS 829), omite "de exco (...)
  • 24 Cf. Langlois, Charles Victor - Le règne de Philippe III le Hardi…, pp. 150-166; Strayer, Joseph - “ (...)
  • 25 CSIV, cap. II, BN MSS 642, f. 98r y 10.132, f. 65r/a. La ed. de Rosell (70b) reduce la doble petici (...)
  • 26 Les registres de Martin IV, n° 270, 276, 301, 310, 451, 455, 480. Langlois, Charles Victor - Le règ (...)

10La Crónica añade que los mandaderos franceses, en vez de considerar lo que el rey de Castilla quería, le explicaron lo que de sobra sabía: que el rey Pedro III de Aragón, su tío, se había apoderado del reino de Sicilia, “que era de la Yglesia”, y que, en consecuencia, el papa le “pusiera en sentencia de excomunión a él e a la su tierra, e que∙l priuara del regno de Aragón, e que lo diera a don Carlos, su fijo deste rey de Francia”23. Ahora, el mismo rey de Francia “vinía con cruzada por mandado del Papa e de la Yglesia de Roma a tomar el regno de Aragón”24, y pedía al castellano “que lo non quisiesse defender, nin se touyesse con él”25. En realidad el mensaje reiteraba varias sentencias del papa Martín IV, publicadas entre noviembre de 1282 y agosto de 1283, como respuesta a la ocupación de Sicilia por Pedro III26.

  • 27 Orvieto, 21 marzo, 1283 y 9 agosto, 1283. Domínguez Sánchez, Santiago (ed.) - Documentos de Martín (...)
  • 28 Hernández, Francisco J. y Linehan, Peter - The Mozarabic Cardinal, Florencia: Sismel, 2004, p. 235.

11Por tirantes que fueran las relaciones entre Sancho y su tío aragonés, la reiteración de esas sentencias por el abad de Moissac sería cuando menos irritante en Toledo. La bula de deposición De insurgentis, emitida en marzo de 1283, sería especialmente ofensiva. El incipit y palabras subsiguientes —«De insurgentis in regno Sicilie fremitu tempestatis…»—, que aludían a las Vísperas Sicilianas y condenaban a Pedro III por usarlas para destronar a Carlos de Anjou, habían sido reutilizadas por Martín IV seis meses después, con variantes mínimas, para excomulgar al infante Sancho por haberse rebelado contra su padre: “Insurgentis fremitus tempestatis que Castelle ac Legionis… regna concutit…”27. Y lo más grave era que aquella excomunión seguía vigente todavía en junio de 1285, a pesar de que Sancho había amenazado de muerte a quien se atreviera a publicarla en Castilla28.

  • 29 Hay noticias dispersas que reflejan el ambiente prebélico. Desde Toledo, el 29 de mayo, manda al co (...)

12Así y todo, Sancho aceptó los mandatos que pretendían despojar a su tío del reino de Aragón y que Bertrand de Montaigu volvía a cacarear en Toledo. Lo que Sancho quería obtener a cambio y por encima de todo era anular su excomunión y validar el matrimonio con María de Molina, algo que sólo podía darle el papa con la anuencia de Francia. Es verdad que Sancho no tenía muchas opciones en junio de 1285. La guerra en Andalucía era inminente29. La situación le impedía socorrer a su tío, es cierto; pero, desde luego, no le obligaba a pactar con quienes estaban asaltando e invadiendo sus reinos. No obstante, eso es lo que el rey hizo en Toledo en junio de 1285, con el pragmático Gómez García a su lado como consejero.

  • 30 Incondicional de Sancho desde época temprana. El infante le cita como “Johan Gato, mio omne” en 28 (...)
  • 31 La filiación italiana de “Fradarique Pardo de Lombardía” es citada por el conde de Barcelos al habl (...)
  • 32 Langlois, Charles Victor - Le règne de Philippe III le Hardi…, p. 158.

13Para cerrar el trato, solo se necesitaba la confirmación del rey francés. Así que, a fines del mismo mes, don Gómez y don Bertrand salieron de Toledo en busca de Felipe III. La importancia concedida a la embajada está subrayada por los hombres que Sancho envía con al abad de Valladolid: Martín González, obispo de Calahorra y notario regio de Andalucía, magister Juan Gato, juez del rey en Salamanca30, y el “conde Frederico Pardo”, oriundo de Lombardía y seguramente miembro de una de las familias gibelinas que habían apoyado las pretensiones imperiales de Alfonso X en Italia, aunque ahora estuviera a sueldo de Sancho IV como uno de los diecisiete infanzones del reino de León, vasallos del rey31. Los embajadores se dirigieron hacia el norte y seguramente salieron de la Península por Bayona; pero luego cambiaron de rumbo. El rey de Francia no estaba en París, sino en Cataluña, a la cabeza de su ejército, con el que había cruzado los Pirineos, conquistado el Ampurdán y llegado hasta Gerona32.

  • 33 CSIV, Cap. 2, MS 642, f. 98r; ed. Rosell : 71a. El sitio de Gerona empieza el 27 de junio y termina (...)

14Hacia fines de agosto accedió a entrevistarse con los emisarios castellanos. El encuentro tuvo lugar en los últimos días del sitio de Gerona, que finalmente caería en poder de los franceses el 7 de septiembre. “E de que fablaron con el rey de Françia, tan orgulloso estaua por aquella tierra que avía tomado, que les non dio [tan] buena repuesta como ellos quisieran. E con tanto se uenie­ron”33. La Crónica sugiere que los embajadores regresaron a Castilla sin haber llegado a ningún acuerdo, pero el destino intervino para alterar ese resultado.

  • 34 CSIV, Cap. 2, MS 642, f. 99v; ed. Rosell : 72a.

15Después de aludir al retorno de los embajadores a Castilla con la“mala respuesta” que les dio Felipe III, la Crónica les pierde de vista y pasa a relatar lo que ocurre al sur de la Península, donde Abu Yusuf, sultán de Marruecos, abandona el sitio de Jerez ante la llegada del ejército castellano y, pocos días después, pacta una tregua con Sancho IV. El cronista justifica el acuerdo con el enemigo como una medida de Sancho para quedar libre y correr al auxilio de Aragón. Los franceses, dice, tenían “estonçe çercada la villa que dizían Girona”, razón por la cual “el rey don Sancho auía de yr allá [desde Sevilla] a ayudar al rey don Pe­dro, su tío, contra el rey de Françia”34. Afortunadamente para el cronista, todos los antagonistas de don Sancho pasan a mejor vida en el párrafo siguiente: el 6 de octubre, Felipe III, en Perpiñán (no en Gerona, como dice el mismo cronista); el 11 de noviembre, Pedro III, en Villafranca del Penedés; y en enero de 1286 Abu Yusuf, en Algeciras.

  • 35 Después de enterrar las entrañas de su padre en Narbona el 7 de octubre, el rey pasó por Carcasona, (...)

16Vuelve entonces la Crónica a retomar las relaciones con Francia y, después de referirse a la muerte de Felipe III, pasa a relatar cómo Sancho IV envió de nuevo a Gómez García a Francia para sondear a su nuevo rey. Pero esa secuencia no cuadra con la documentación. El abad de Valladolid no había tenido tiempo de volver a Castilla después de verse con Felipe III hacia principios de septiembre de 1285. La muerte del francés le sorprendería a él y a sus tres compañeros en el camino, a mediados de octubre, estando todavía en Francia. Todo indica que, aconsejados quizá por su anfitrión, el abad de Moissac, dieron la vuelta para entrevistarse ahora con Felipe IV, que permaneció en Provenza hasta fines de octubre35, y de quien podían esperar mejor recibimiento que el dispensado por su padre.

  • 36 Cartas a ambos desde Orvieto, 13 enero, 1283; Domínguez Sánchez, Santiago (ed.) - Documentos de Mar (...)

17Y así fue. Aunque se equivoque al presentar la entrevista como el resultado de una tercera misión de García Gómez, una parte del texto cronístico parece resumir el informe que él mismo hubo de presentar a su retorno en la corte castellana. Dando por sentado “que el rey don Sancho estaua casado en pecado”, Felipe IV propuso que si el rey de Castilla tomaba “por mugier a vna su hermana que el rey de Françia auía, que·l ganaría perdón e dispenssaçión deste casa­miento”. La ironía de tener que pedir dispensa por el nuevo casamiento ni se planteaba. Desde el punto de vista del francés, era una oferta generosa. Después de todo, el papa había declarado incestuoso, inválido y punible con excomunión el enlace de Sancho y María36. El rey Felipe aseguró además “que non ayudaría a fijos del in­fante don Fernando [de la Cerda]”. Hasta ahí llega la propuesta para Sancho IV resumida por el cronista en un texto con una base documental verosímil.

  • 37 Dice “que ganaría del papa para este abad el arço­bispado de Santiago, que estaua vacado”. Merece n (...)
  • 38 “E deque se él vyesse con su señor el Rey, que gelo dixiese él, sy quesiesse, ca él nunca en ello f (...)
  • 39 CSIV, cap. 2, BN, ms 642, f. 100r-v; ed. Rosell: 72b.

18La credibilidad histórica del tramo textual siguiente es más problemática. El mismo cronista afirma que el francés prometió a don Gómez que conseguiría su nombramiento como arzobispo de Santiago si lograba que Sancho aceptara su oferta37. Añade que el abad se negó a ser él quien propusiera la separación a su rey, sugiriendo que fuera el francés quien lo hiciera cuando ambos reyes se enfrentaran cara a cara38. Siempre según el cronista, Felipe IV había malinterpretado la sugerencia y asumido que su plan era factible39. Dejando ese malentendido en el aire, la crónica vuelve a la terra firma histórica explicando cómo Gómez García concertó la entrevista entre los monarcas, fijando como escenario la colonia inglesa de Bayona y como fecha aproximada del encuentro el Domingo de Ramos de 1286 (7 de abril, 1286).

  • 40 1285-11-15, Toledo. El cabildo de Toledo nombra procurador suyo a Gómez García, abbat de Valladolit (...)
  • 41 Hernández, Francisco J. – Hombres d’el rey…, R3: 2.1.

19Ahora sí. Finalmente, hacia la tercera semana de octubre, los mandaderos emprendieron el camino de regreso con la propuesta del nuevo rey de Francia guardada en su equipaje. Alejándonos de la Crónica, podemos imaginar su regreso por Toulouse, Moissac, Bayona, Vitoria y Burgos. Los cuatro llegaron a Toledo a mediados de noviembre. Es lo que sugiere la presencia en la ciudad de Gómez García el día 15 de ese mes, mientras el rey seguía en Andalucía40. Tres meses largos habían necesitado para ir desde Gerona a Toledo, pero los embajadores se habían entrevistado con dos reyes de Francia y andado un largo camino de ida y vuelta al norte de todo lo largo de los Pirineos. De su retraso se hace eco la Nómina de 1285 cuando explica que fue necesario dar dineros adicionales a don Gómez y a don Martín por “la costa que [cada uno] fizo con la tardança que allá fincó”41.

  • 42 Detalles del viaje en Itinerario de Hombres del rey, de Hernández, Francisco J.
  • 43 El 12 de ese mes, el juez de Salamanca y el infanzón de Lombardía ya han reclamado sus gastos de vi (...)
  • 44 R1: 353.
  • 45 “E todo esto fazía él porque por el rey de Françia cuydaua él auer la dispensaçión del casamiento s (...)

20Cuando finalmente llegaron a Toledo, Sancho IV estaba en Sevilla. Pocos días después, unos y otros se pusieron en camino. El rey y su séquito marcharon hacia el norte por la consabida Vía de la Plata42. Los embajadores bajaron hacia el sur desde Toledo. Hacia la primera semana de diciembre todos se encontraron en Badajoz43. El año nuevo de 1286 todavía sorprende a Sancho y sus consejeros a la mitad de un trayecto que terminaría en Valladolid. Evidentemente, la inminente entrevista con el rey de Francia se ha convertido en el asunto central de su agenda. El diez de febrero, a su paso por Benavente, la cancillería tiene ultimados sus planes para el encuentro de Bayona44; planes tan detallados que incluyen los nombres y dietas de los cuarenta y seis cortesanos que formarán el séquito del rey; pero son planes fraguados sin conocer los que ya han diseñado los “sotiles” franceses45.

  • 46 Después de su coronación el 6 de enero de 1286 en Reims, el rey llegó a París el siguiente día 25, (...)
  • 47 “[…] cum hiis diebus tractetur de compositione inter ipsum [Sancho IV] et dominum regem.”
  • 48 “Item, quod dominus papa non inclinet se de facili ad concedendum dispensationem inter dominum Sanc (...)

21Nosotros sí los conocemos. En febrero de 1286, mientras la corte castellana se detiene en Benavente, Felipe IV prepara en París46 un catálogo de peticiones para el nuevo papa, Honorio IV, donde se perfila la política exterior del nuevo rey. Entre ellas destaca un posible acuerdo con Sancho de Castilla, asunto que le preocupa por esos días47. Para facilitar el éxito de esa negociación, Felipe IV ordena a sus embajadores que pidan al papa “que no se incline fácilmente a conceder la dispensa entre don Sancho y la mujer a quien considera su esposa, y que no le llame ‘rey’ por el momento […], ya que podría derivarse de ello un gran perjuicio para [Alfonso de la Cerda], consobrino del rey [de Francia] y ser un impedimento para las negociaciones con Aragón”48.

  • 49 Según el registro, el rey dicta la lista a Ferrán Pérez, notario de Castilla, aunque debió hacerlo (...)
  • 50 En el privilegio rodado de 1285-02-12, figura solamente como arzobispo y primado; pero cinco días d (...)

22Al lado de sus objetivos políticos, el encuentro de Bayona tenía otros propósitos secundarios. Las vistas entre reyes conllevaban un despliegue de poder, esplendor y cortesía (tal como luego entenderían la palabra Ariosto y Castiglione) destinado a deslumbrar al lado opuesto. Los cuarenta y seis nombres elegidos por Sancho IV, forman una lista que ya fue analizada por Gaibrois y ha sido escudriñada sin más provecho por otros historiadores49. Todos se han fijado en los cuatro prelados, los treinta y un infanzones (tres de ellos trovadores), el sastre, el especiero y otras figuras secundarias. Nadie parece haber notado que la inmensa mayoría son parientes y paisanos del abad Gómez García. Las excepciones son raras, aunque una de ella será decisiva, la del arzobispo de Toledo, que ya se había reconciliado con don Sancho por esas fechas, había recuperado el título de Canciller de Castilla y, aprovechando las prolongadas ausencias del abad en sus varias embajadas, había empezado a insinuarse como principal consejero del rey50.

  • 51 Más detalles sobre esta red clientelar en Hernández, Francisco J. - Hombres del rey (en prensa).

23Pero la lista de los letrados, guerreros y trovadores, calculada para impresionar y regatear con los temibles franceses, representa también la cima del poder del abad de Valladolid, cuya red clientelar de gallegos y portugueses le permitía ayudar, divertir y controlar a su señor51. No obstante, el abad parece haber dejado fuera de sus cálculos a la extraordinaria “mujer a quien [Sancho] considera su esposa”.

  • 52 El 17 de marzo Felipe IV estaba todavía en Angulema. El siguiente día 22 Sancho IV está en San Seba (...)
  • 53 En una carta del 4 de abril, el rey se refiere a su anterior viaje con Bertrand de Montaigu cuando (...)
  • 54 Gómez García es el iussor de la carta regia dada en San Sebastián del 22 de marzo (ver Itinerario).

24Tampoco fue capaz de prever, si creemos la Crónica, el rumbo que tomaron las vistas, cuyas negociaciones y último fracaso podemos situar entre los últimos días de marzo y primeros de abril de 128652. Felipe IV llegó hasta Dax acompañado por el abad de Moissac53, Sancho IV hasta San Sebastián con el de Valladolid54.

25La historia que sigue es de sobra conocida. A través de sus intermediarios, Felipe IV repite la oferta supuestamente callada por don Gómez: que Sancho abandone a María y se case con su hermana. Cuando se entera, Sancho rompe las negociaciones y cancela el encuentro con el francés planificado en Bayona para el Domingo de Ramos (7 de abril). María, por su parte, se considera traicionada por el abad y se dispone a vengarse apelando a sus enemigos, el arzobispo Gonzalo Pérez de Toledo y López Díaz de Haro. Hasta este momento, la versión de la Crónica publicada por Rosell (BN ms 829) no difiere mucho de la que aparece en manuscritos más próximos a una primera redacción (BN mss 642 y 10132); pero, al llegar a este punto, surge una discrepancia notable.

  • 55 Rosell elimina esta preposición, con lo que la frase se entiende mejor.

BNM ms 642, f. 101v.

BNM, MS 829, f. 65v = Rosell, 1875: 73b

E don Lope τ don Gonçalo fueron al Abad e demandaronle cuenta de todo quanto recabdara,

E el arçobis­po don Gonçalo τ don Lope cometieron al abad don Gómez García τ demandaronle cuenta de todo lo que recabdaua por el Rey,

τ a él plogó·l ende de buen talante,

τ al Rey plogole dello, porque estaua mal con él de su talante τ peor <con>55 la Reina, τ mandó el Rey que les diese cuenta.

τ en la cuenta fallauan contra él muchas cosas que to­mara τ diera syn mandado del Rey.

ca auía despendido muy grand cuantía de auer que leuara para dar en Corte de Roma por la dispenssaçión.

τ otrosí vna grand quantía de aver que recabdara para dar en la corte de Roma para la dispensaçión,

¶ E esta cuen­ta le demandaron estando el Rey delante.

τ esa cuen­ta le demandauan estando el Rey delante.

¶ E estan­do el Rey en esto, acordó el Rey de ir en romería a San­tiago de Gallizia, ca lo prometiera quando yua a li­diar con Abyuçaf, τ luego mouió dende para Galizya.

E estan­do en esto, acordó el Rey de ir en romería a San­tiago, por lo que auía prometido cuando yua a li­diar con Abenyuçaf, τ luego mouió dende su camino.

26La versión publicada por Rosell dice que el arzobis­po y don Lope exigieron públicamente al abad que diera cuenta de todo lo que había recaudado, exigencia que complació al Rey, el cual ordenó que así se hiciera. Así se descubrieron las muchas cosas que el abad había dado sin mandado del Rey y los muchos dineros que se había embolsado, aunque estaban destinados para dar en la corte de Roma para la dispensación. En contraste, la otra versión, que parece ser la más antigua, es más lacónica y menos condenatoria. Es más, en ella no es el rey quien se alegra de la petición de don Lope y el arzobispo, sino el propio abad, porque así podría demostrar que no había sido el quien se había quedado con el dinero, sino la Corte de Roma por la dispenssaçión. La versión de Rosell condena sin juicio al acusado. La otra, con más lógica, espera un proceso y recoge la protesta del abad Gómez, que proclama su inocencia.

  • 56 BN ms 642, f. 102v.

27Tras semejantes divergencias, las dos tradiciones textuales confluyen de nuevo. Ambas coinciden en narrar cómo el rey encargó al arzobispo “que tomasse las cuentas a todos los que alguna cosa ovieron de aver e de recabdar en cualquier manera de todas las sus rentas, del tiempo que el rey don Sancho tomara la boz fasta estonces”, es decir, desde abril de 1282 hasta abril de 1286. Queda claro ahora que el rey dio esa orden “por saber cuánto to­mara e diera sin su mandado el abad”56. Cabe pensar, por lo tanto, que, si lo quería saber, era porque no lo sabía todavía, en contra de lo que antes sugiere la versión de Rosell.

  • 57 El rey estaba en Orense entre ese mismo día y el 1 de agosto, localizado luego en Pontevedra el 25 (...)

28Habiendo estimulado nuestra curiosidad hasta ese punto, el cronista deja al arzobispo revisando las cuentas en Valladolid y sigue al rey en su peregrinación a Compostela. Después de varios incidentes, le llega la noticia del fallecimiento de don Gómez, muerte prematura, que había ocurrido en Toledo el 29 de julio de 1286, según sabemos por el epitafio de su tumba en la catedral toledana57. Muerto el acusado, el cronista olvida la causa.

29Ni su culpa ni su inocencia queden del todo claras en las diferentes versiones de la misma crónica; aunque su probidad queda siempre en tela de juicio. La versión usada por Rosell se caracteriza por una tendencia a amplificar un texto base, sustituyendo pronombres con nombres, explicando antecedentes y poniendo mayor énfasis en pasajes que podrían parecer ambiguos, como ocurre en este caso. La tradición textual que representa el manuscrito 642 de la BN está libre de esas interpolaciones y, en este caso, se limita a sugerir la rapacidad del Abad. La del manuscrito 829 quiere establecerla sin lugar a dudas, aunque la muerte subsiguiente del inculpado interrumpe la investigación e impide una solución satisfactoria del proceso narrativo.

  • 58 Donde sigue el 10 de septiembre: Gaibrois de Ballesteros, Mercedes (ed.) - Historia del reinado de (...)

30En efecto, al arzobispo de Toledo, que permaneció efectivamente en Valladolid58, requisó los libros y papeles de la notaría del reino de León para realizar su auditoría. Podemos confirmarlo porque una parte importante de esa documentación acabó mezclada con el archivo personal de Gudiel, conservado hasta nuestros días, aunque hoy esté dividido entre la catedral de Toledo y el AH de Madrid. Esa documentación incluía los libros de cancillería dedicados al Reino de León que ya he mencionado al principio. Uno de ellos, el Registro de cartas de 1283 a 1286, cubre precisamente el período que el arzobispo debía investigar según la Crónica: desde que Sancho “tomara la boz fasta estonces”. Parecen haberse perdido, sin embargo, los informes sobre el “auer que leuara para dar en Corte de Roma por la dispenssaçión”, cuentas que, como hemos visto, quería hacer públicas don Gómez para defender su inocencia.

31¿Qué sacó en limpio Gudiel de aquellas cuentas? La Crónica sugiere que dio carpetazo al asunto cuando, a mediados de junio, supo la muerte del acusado. Es posible que viera indicios de criminalidad en los papeles perdidos. Los que han llegado hasta nosotros muestran indicios de nepotismo, compadrazgo y, quizás, tráfico de influencias; pero no ofrecen ninguna prueba irrefutable de una malversación de fondos a gran escala, como pretende la versión de Rosell.

  • 59 ibidem, 3, n.° 110.
  • 60 Fallecido el 9 de febrero de 1286, fecha de su aniversario; Cal Pardo, Enrique (ed.) - Tumbos de la (...)

32Aunque distara de ser un santo, no parece que don Gómez fuera delictivamente corrupto. De hecho, nadie en su época parece haberle acusado abiertamente de serlo. Tampoco es seguro que cayese en desgracia después de la entrevista de Bayona. Si así hubiese sido, no se explicaría que, un mes más tarde, el 1 de mayo, el rey premiase a quien sigue llamando“abbat de Valladolit e notario en el regno de León” con la posesión a perpetuidad de Bárcena de Ardila y otros lugares próximos a Évora — en la zona castellana de Moura y Mourão — y que lo hiciese “por muchos seruicios que nos fizo e faze”59. Tampoco sería congruente que durante el mes siguiente, y en todo caso antes del 13 de junio, el abad fuese elegido obispo de Mondoñedo, como sucesor de don Muño II60.

  • 61 1285, febrero 15. Soria: Privilegio rodado de Sancho IV, por el que pide ser enterrado en la catedr (...)
  • 62 “Vallisoletanus abbas jacet hic tumulatus,| nomine Gomezius quondam fuit ipse vocatus;| Toleti natu (...)

33Su elección no llegó a ser confirmada por el papa. La muerte segó su vida por sorpresa un mes más tarde, siendo todavía electo de Mondoñedo. Así lo proclama el epitafio de su sepulcro toledano, colocado en lugar tan eminente como era el nuevo ábside de la catedral, a escasos pasos del lugar elegido por el propio Sancho IV para su sepultura un año antes61.“Aquí está sepultado el abad de Valladolid —dice la inscripción—. Se llamaba Gómez, había nacido en Toledo de familia ilustre, estaba adornado de buenas costumbres, era la imagen de la honradez (probitatis imago), generoso y esforzado, fue electo de Mondoñedo, lleno de gracias y verdadero amigo de muchos amigos […]. Falleció en 29 de julio de 1286”62.

  • 63 Hernández, Francisco J. - Rentas del Rey…, vol. 1, pp. 111, 112, 114, 115.
  • 64 Es cierto que Gudiel no elige sepultura en el coro de la catedral de Toledo hasta 19 de enero de 12 (...)

34La crítica ha desdeñado el panegírico funeral, la presunta poquedad de la donación en la frontera cercana a Évora y la posición periférica de la sede episcopal de Mondoñedo, como si ese destino fuese un destierro más que una recompensa. Dejaré sin comentar el epitafio, encargado seguramente por su madre toledana; pero conviene señalar que, durante la década siguiente, doña Inés recibió una pensión anual nada desdeñable del rey63 ―algo que no habría recibido la madre de un traidor. Del mismo modo, el arzobispo de Toledo no habría permitido que alguien manchado con semejante baldón fuera sepultado en su catedral, cerca de donde el rey y él mismo mismo querían ser enterrados64.

35En cuanto a las tierras entre Moura y Mourão, baste recordar que pertenecían a un territorio deseado y disputado por ambas monarquías, hasta que pasó a Portugal con el tratado de Alcañices (1297). Finalmente, la promoción a Mondoñedo puede ser vista a la luz del precedente de Juan de Soria, canciller que siguió en la corte después de ser elegido obispo de Osma. Muchos otros ejemplos podrían aducirse en el reino de Castilla.

  • 65 Es lo que ocurre en la mayoría de los privilegios rodados que he podido examinar. Hay excepciones, (...)

36A fines del XIII, los eclesiásticos monopolizaban los puestos de la cancillería castellano-leonesa, sede del fisco regio. Su influencia era tan grande y omnipresente que provocó reacciones como la de las Cortes de Valladolid de 1295, donde se prohibió a los clérigos trabajar como administradores en la casa del rey. Las aguas enseguida volvieron a su cauce, pero el resentimiento hacia los eclesiásticos volvió en oleadas cada vez más agresivas durante la primera mitad del catorce. La corriente que las provoca queda patente en las reclamaciones desamortizadoras del abadengo y parece simbolizada en la sorprendente revisión del signo heráldico del rey Alfonso XI, donde, rompiendo una vieja tradición y desafiando un tabú, se elimina la cruz que unía y separaba los castillos y los leones en los signos de sus antepasados, los reyes Alfonso X, Sancho IV y Fernando IV (figs. 2, 3 y 4)65.

  • 66 Foronda, François - “La privanza dans la Castille du bas Moyen Âge ˮ…., pp. 159-165.

37Cabría preguntarse si el autor de la crónica de Sancho IV, que escribe desde la cancillería de Alfonso XI, se ha visto empujado por esa corriente anticlerical para plasmar en blancos y negros los grises de la historia de un privado cuya muerte prematura cierra en falso su trayectoria. El narrador habría forzado así los elementos que le ofrecía la documentación para que encajaran en la horma de un estereotipo conocido: la del privado ambicioso que merece ser destruido, figura ampliamente discutida en la literatura sapiencial66 y encarnada por personajes como Diego López de Haro y Alvar Núñez Osorio. Ante la falta de pruebas convincentes de culpabilidad, la primera versión de la crónica, a la que se acercan los manuscritos 642 y 10132 de la Biblioteca Nacional, parece haberse limitado a sugerir mala fe y rapacidad en la trayectoria del abad de Valladolid. La versión explicativa del manuscrito 829, recogida por Rosell, carga las tintas y, al hacerlo, elimina toda posibilidad de redención para el eclesiástico que asume por primera vez el odioso papel de privado del rey en las crónicas medievales hispánicas.

Fig. 1. Rueda de Sancho IV, con el signo en el medio: cuarterones de castillos y leones separados y unidos por la cruz. Privilegio rodado de 1 mayo, 1286, Burgos. AHN Nobleza, Osuna, c. 39, doc. 5. © AHN

Fig. 1. Rueda de Sancho IV, con el signo en el medio: cuarterones de castillos y leones separados y unidos por la cruz. Privilegio rodado de 1 mayo, 1286, Burgos. AHN Nobleza, Osuna, c. 39, doc. 5. © AHN

Fig. 2. Rueda de Fernando IV, con el mismo signo que su padre, Sancho IV: Privilegio rodado de 1310, junio 1, Sevilla, AHN, Sellos, n° 19/ 1.

Fig. 2. Rueda de Fernando IV, con el mismo signo que su padre, Sancho IV: Privilegio rodado de 1310, junio 1, Sevilla, AHN, Sellos, n° 19/ 1.

Fig. 3. Rueda incompleta de Alfonso XI, con signo entero, sin cruz. Privilegio rodado de 1332, enero 28, Valladolid. Archivo del Monasterio de las Huelgas de Valladolid.

Fig. 3. Rueda incompleta de Alfonso XI, con signo entero, sin cruz. Privilegio rodado de 1332, enero 28, Valladolid. Archivo del Monasterio de las Huelgas de Valladolid.

Fig. 4. Rueda de Alfonso XI, sin cruz en el signo: Privilegio rodado de 1336, noviembre 18, Real sobre Lerma. AHN, OO MM, Uclés caja 55, n° 13

Fig. 4. Rueda de Alfonso XI, sin cruz en el signo: Privilegio rodado de 1336, noviembre 18, Real sobre Lerma. AHN, OO MM, Uclés caja 55, n° 13

Notes

1 Vasconcelos, Carolina Michaëlis (ed.) - Cancioneiro da Ajuda. Halle: Max Niemeyer, 2 vols., 1904, vol. 2, pp. 477 y 583.

2 Gaibrois de Ballesteros, Mercedes (ed.) - Historia del reinado de Sancho IV de Castilla. 3 vols., Madrid: Real Academia de la Historia, 1922-28, 1, pp. 89-111.

3 Lancani, Giulia y Tavani, Giuseppe (coords).Lisboa: Caminho, 1993.

4 Dentro de Tres Reyes, los capítulos finales sobre Alfonso X (65 a 78) y todos los que tratan de Sancho IV forman una unidad narrativa. En el capítulo 9 de la crónica de Sancho IV se habla del “obispo de Tolosa e fue canonizado por santo, que dizen Sant Luys” y cuya canonización tuvo lugar en 1317 (ver Toynbee, Margaret R. - Saint Louis of Toulouse and the Process of Canonization in the Fourteenth Century. Manchester: Manchester University Press, 1929). Pero en el mismo párrafo hay otra referencia más significativa sobre su hermano, “que ouo nombre Ruberte, que fue rey de Pulla”. Se trata de Roberto de Anjou, relacionado con Boccaccio y Petrarca, rey de Nápoles y Apulia desde 1309 hasta su muerte en 1343. El cronista parece darle por muerto, lo que supone una fecha post quem bastante sólida para la crónica.

5 Ver Hernández, Francisco J. - Los hombres del rey, en prensa.

6 Galicia: 79 infanzones y 202 mesnaderos; León: 17 infanzones y 118 mesnaderos; Asturias: 6 infanzones y 17 mesnaderos; Portugal: 30 infanzones y 62 mesnaderos; Andalucía[!]: 2 infanzones y 35 mesnaderos. Mesnaderos del difunto rey Alfonso X: 64 de Galicia, 16 de León, 1 de Asturias y 56 de Portugal.

7 Cf. Mattoso, José - “Cavaleiros andantes. A ficção e a realidade”. In A Nobreza Medieval Portuguesa: A Família e o Poder. Lisboa: Editorial Estampa, 1981, pp.11-32.

8 Había entrado a servir primero al heredero de Alfonso X, Fernando de la Cerda (Pardo Rodríguez, Maria Luisa - La cancillería de don Fernando de la Cerda. León: Universidad, 2009: p.170); pero cuando este infante murió inesperadamente en julio de 1275, Gómez se desplazó lateralmente para servir a, su hermano, el infante Sancho que se declaró heredero. En julio de 1279 el rey escribe a su hijo: “Don Alffonsso &c. auos don Sancho &c. Sepades que el Legado [obispo de Rieti] me |2 dio escriptos unos artículos en razón d’aquellas cosas por que·l embió el papa a mí. |3 Et yo embío uos el traslado ende con maestre Martín abbat de sant Quirze τ |4 con Gómez García canónigo de Toledo τ uuestros clérigos” (ACT X.1.B.1.4). El infante Sancho, sublevado contra su padre, le nombró abad y notario regio en marzo de 1284, y luego, “por ruego de don Gomez Garçia, abbat de Valladolit et mio notario en el regno de Leon,” exime de todo pecho, salvo moneda forera, al mayordomo y al escribano de [Santa María] de Valladolid (DIAX 3774). Y en esos cargos se mantuvo hasta el fin de su vida, dos años y pico más tarde.

9 Como muestra este arbol, estaban realcionados con el linaje Barroso: “Este Garcia Meendez [de Souto Mayor] foi casado em Toledo con dona |, e fez uu filho em ela que houve nome Afonso Garcia, que foi casado em Toledo con dona Orraca Perez, filha de dom Pero Gomez Barroso, e fez en ela Garcia Meendez de Xodar” (Livro de linhagens do Conde D. Pedro, ed. J. Mattoso, 2 vols, Lisboa, 1, 1980: 350). El Obituario de Toledo nos da el nombre de la esposa de Garcia Meendez, o Melendez, que no pudo recuperar el Conde don Pedro: “domna Agnes uxor domini Garsia Melendi de Sotomayor” (a 14 de Oct.). Lo mismo se confirma por carta de Sancho IV en que obliga a “dona Ines, madre que fue de don Gomez Garcia”, a aceptar una sentencia para compensar a los canonigos de Santa Leocadia de Toledo con 7000 mrs por unos molinos que les habia ocupado (Vitoria, 6 set. 1288, ed. Gaibrois, Sancho IV, no 214). Dona Ines vivio varios anos mas que su hijo el abad, como se vera al final de este trabajo.

10 […] don Diego garcia, hermano del abbat de Valladolit”: testigo en 1286-05-18, Burgos (AHN, Caltrava, n° 141). “Diego Garcia de Sotomayor” recibe 2000 mrs para que vaya a las vistas de Bayona de marzo-abril 1286 (Reg. 1, 353/18). Como infanzon de Galicia, el mismo “tiene [... ] en cuenta de sus dineros en los marcos de Santiago los que y tenie Esteuan Perez Froyan, [335] mrs. E, en la sal de Viueroτ de Ribadeo, los que tenie este Esteuan Perez, [300] mrs.” (R3: 1.69): Hernandez, Hombres del rey

11 Mercedes Gaibrois, siguiendo documentacion citada por Brandao, establece que la mujer de Juan Fernandez de Limia era hermana del abad (Sancho IV, 1, 1922: 111).

12 Heredo bienes que don Gomez habia recibido del rey cerca de la frontera portuguesa: Sancho IV da al “abbat de Valladolit τ notario en el regno de Leon, por muchos seruicios ... Varzena d’Ardila, con todos sus terminos... por iuro de heredat...” (Burgos, 1 may. 1286, ed. Gaibrois, Sancho IV, no 426).

13 1284-03-26, Valladolid (ACV, leg. 19/11; ed. Castro Toledo, J.,- Documentos de la Colegiata de Valladolid. Valladolid: Diputación, n° 203; DIAX 3774). El infante Sancho, ‘por ruego de don Gomez Garçia, abbat de Valladolit et mio notario en el regno de Leon’, exime de todo pecho, salvo moneda forera, al mayordomo y al escribano de [Santa María] de Valladolid. Benificio probabblemente concedido con ocasión del nombramiento de Gómez como abad.

14 Ver Brea, L. Charlo (ed.) - Cronica latina regum Castelae de los reyes de Castilla. Turnhout: Brepols 1997. También. Lomax, Derek W. “The authorship of the Chronique Latine des Rois de Castille”. Bulletin of Hispanic Studies, 40, (1986), pp. 205-11; Hernández, Francisco J. - “La corte de Fernando III y la casa real de Francia. Documentación, crónicas y monumentos”. In Ruiz de la pena, Juan I. (ed) - Fernando III y su tiempo. Avila: Fundación Sánchez Albornoz, 2003: pp. 103-155, esp. 110-117; Linehan, Peter - “Don Juan de Soria: unas apostillas”. In ibidem, pp. 377-393; Fernández-Ordóñez,  Inés - La composición por etapas de la Chronica latina regum Castellae (1223-1237) de Juan de Soria, [URL : http://e-spania.revues.org/document283.html]. E-Spania. Revue électronique d’études hispaniques médiévales, 2, 2006;  Arizaleta, Amaia - Les Clercs au palais. Chancellerie et écriture du pouvoir royal (Castille, 1157-1230), Paris: SEMH-Sorbonne, 2010, en ligne [URL : http://e-spanialivres.revues.org/154].

15 Conocido a través de cancioneros posteriores. Legado por el conde a Alfonso XI de Castilla en su testamento de marzo de 1350. Cf. PhiloBiblon: http://ucblibrary4.berkeley.edu:8088/saxon/SaxonServlet?source=BITAGAP/Display/9243Work.xml&style=BITAGAP/templates/Work.xsl&gobk=. Una recopilación de la bibliografía filológica en Lorenzo Gradín, Pilar – “Gómez García, abade de Valadolide”. In Alvar, Carlos y Lucía, José Manuel (eds.) -La literatura en la época de Sancho IV, Alcalá: Universidad de Alcalá, 1996, pp. 213-226.

16 Cf. Gaibrois de Ballesteros, Mercedes (ed.) - Historia del reinado de Sancho IV de Castilla…, pp. 132-133 y 187-192.

17 Rosell, Cayetano (ed.) - Crónica de don Alfonso el Onceno [de Fernán Sánchez de Valladolid]. Madrid: Rivadeneira, 1875, cap. 61 y 76, pp. 210b-11a y 219b-20a; Catalán, Diego (ed.) - Gran Crónica de Alfonso XI, 2 vols. Madrid: Gredos, 1976, vol. 1, cap. 76 y 97, pp. 419-20 y 458.

18 Foronda, François - “La privanza dans la Castille du bas Moyen Âge. Cadres conceptuels et stratégies de légitimation d’un lien de proximité”. Cahiers de lingüistique et de civilisation hispaniques médiévales, annexe 16, 2004, pp. 153-197; idem, “La privanza, entre monarquía y nobleza”. In Nieto Soria, José Manuel (coord.) - La monarquía como conflicto en la corona castellano-leonesa (1230-1504). Madrid: Silex, 2006, pp. 73-132. También Valdaliso Casanova, Covadonga - “Privanza y privados en el reinado de Pedro I de Castilla”. Historia. Instituciones. Documentos, 34 (2007), pp. 293-305.

19 1284-03-26, Valladolid; Castro Toledo, Jonás (ed.) - Documentos de la Colegiata de Valladolid, Valladolid: Diputación, n° 203; DIAX 3774.

20 Hernández, Francisco J. - Hombres del rey

21 CSIV, cap. II, MS 10.132, f. 65v/b; Rosell (ed.) - Crónica de don Alfonso el Onceno…, p. 70b.

22 Langlois, Charles Victor - Le règne de Philippe III le Hardi. Paris: Hachette, 1887, p. 123. 1285, junio 8, Toledo: Sancho IV exime al monasterio de San Zoilo de pagar mula y vaso de plata a los merinos y adelantados, por ruego del “abad de Maxac” (Pérez Celada, Julio A. (ed.) - Documentación del monasterio de San Zoilo. Burgos: ediciones J.M. Garrido Garrido, 1986, pp. 246-47, nº 147: falta en Gaibrois de Ballesteros, Mercedes (ed.) - Historia del reinado de Sancho IV de Castilla…). En la misma fecha, el rey ordena a Pero Álvarez, su mayordomo, que entregue 6.000 mrs a “Alaxandre" (Rl: 246 y 482), identificado como "Alexadre de Loaisa" en otra orden de pago de 1.500 mrs, que le mandó "dar el Rey en don en Toledo, en el mes de junio, era de xxiii- [1285]" (R3: 23.47).

23 CSIV, cap. II, BN, MS 10.132, f. 65r/a. La ed. de Rosell (p. 70b; según BN, MS 829), omite "de excomunión".

24 Cf. Langlois, Charles Victor - Le règne de Philippe III le Hardi…, pp. 150-166; Strayer, Joseph - “The crusade against Aragon”. Speculum, 28 (1953), pp. 102-113; Housley, N. - The Later Crusades, 1274-1580, Oxford, 1992: 238-240.

25 CSIV, cap. II, BN MSS 642, f. 98r y 10.132, f. 65r/a. La ed. de Rosell (70b) reduce la doble petición a una sola: "que se non toviese con este rey don Pedro".

26 Les registres de Martin IV, n° 270, 276, 301, 310, 451, 455, 480. Langlois, Charles Victor - Le règne de Philippe III le Hardi…, pp. 147-149; Strayer, Joseph - “The crusade against Aragon…”, pp. 104-105.

27 Orvieto, 21 marzo, 1283 y 9 agosto, 1283. Domínguez Sánchez, Santiago (ed.) - Documentos de Martín IV (1281-1285) referentes a España. León: Universidad de León, 2010, n° 68 y 91.

28 Hernández, Francisco J. y Linehan, Peter - The Mozarabic Cardinal, Florencia: Sismel, 2004, p. 235.

29 Hay noticias dispersas que reflejan el ambiente prebélico. Desde Toledo, el 29 de mayo, manda al concejo de Salamanca que no obligue al administrador de la obra de la catedral a que se sume a la hueste que prepara la ciudad: Martín Martín, J.L., Luis Miguel Villar García, Florencio Marcos Rodríguez, Marciano Sánchez Rodríguez, Documentos de los Archivos Catedralicio y Diocesano de Salamanca (siglos XII-XIII), Salamanca: Universidad de Salamanca, 1977, n° 399. Por mandato del 26 de junio en Mérida, camino de Sevilla, sabemos que el abanderado de las milicias de la ciudad ("alférez de la seña de Salamanca") es un tal Ferrán García (Rl: 249). Sobre el envío de trigo y centeno a la Frontera, ver Rl: 247 y 248.

30 Incondicional de Sancho desde época temprana. El infante le cita como “Johan Gato, mio omne” en 28 nov. 1278 (ed. Cavero Domínguez, Gregoria: Colección documental de la Catedral de Astorga, II. (1226-1299), León: Centro de Estudios e Investigación ‘San Isidoro’ 2000: 1385; DIAX 3478 = 3479 [con data de 1276-11-08]). Trabaja en la cancillería del nuevo rey durante 1284: jul. 15, Sevilla (R1: 74); julio 22, Sevilla (Gaibrois de Ballesteros, Mercedes (ed.) - Historia del reinado de Sancho IV de Castilla…, n° 6); sept. 19, Ciudad Rodrigo (R1: 92). En octubre 6, Sancho IV le nombra juez de Salamanca, con una soldada de 8.000 mrs que debía pagar el mismo concejo (R2: 32), y el siguiente día 11 le encargaba de recaudar dineros que Salamanca debía al fisco (R2: 36). Citado siete veces como recolector o pagador de la cancillería en noviembre y diciembre de 1284 (ver Itinerario). En 1285, solo es mencionado como pagador secundario en 1285-06-26, Mérida (R1: 249), cuando probablemente estaba ya en Francia, y no es citado como activo en la corte hasta su retorno en 1285-12-12, Badajoz (R3: 19.2), cuando recibe el pago “que·l dio el Rey en si para espenssa de la yda a Francia.” Años más tarde, en 1293, recibe 3500 mrs “por carta de la reyna, que∙l enviaua el rey a Ynglaterra” (AHN, Cod. 985b, f. 18r-47r: 46v; Gaibrois de Ballesteros, Mercedes (ed.) - Historia del reinado de Sancho IV de Castilla…, 1, p. xxiv, y López Dapena, Cuentas, 1984: 407, aunque esta editora trastoca el sentido al transcribir “quel enviava el rey de Ynglaterra.”). Como nota la misma Gaibrois, se trata de la misión para la que Sancho IV acredita a “magistrum Johannem, judice curię nostrę, et Gundissaluum Martini” para que “ventilen con el rey de Inglaterra la contienda que sostenían, de la una parte, ciudadanos de Bayona y gentes del monarca inglés, y de la otra los habitantes de Castro Urdiales, Santander, y otras villas castellanas”. Ed. Rymer, Thomas, Foedera, conventiones, litteræ, et cujuscunque generis acta publica, inter reges, Angliæ et alios quosvis imperatores, reges, pontifices, principes, vel communitates: 2 vols., Hage: Joannem Neaulme 1745, t. I, parte iii y iv, p. 119-120. Juan Gato murió en Zamora en 1298, asesinado por el infante don Enrique: Crónica de Fernando IV, c. 4; ed. Benavides, 1, 1860: 63.

31 La filiación italiana de “Fradarique Pardo de Lombardía” es citada por el conde de Barcelos al hablar de los Portocarrero: Linhagens, ed. Matosso, vol. 2, 1980: 16, bajo 43O7. Ver Nómina de 1285: R3: 4.12.

32 Langlois, Charles Victor - Le règne de Philippe III le Hardi…, p. 158.

33 CSIV, Cap. 2, MS 642, f. 98r; ed. Rosell : 71a. El sitio de Gerona empieza el 27 de junio y termina con la captura de la ciudad el 7 de septiembre, aunque los franceses tienen que retirarse enseguida, después de la destrucción de su flota, encargada de la intendencia. Langlois, Charles Victor - Le règne de Philippe III le Hardi…, p. 158.

34 CSIV, Cap. 2, MS 642, f. 99v; ed. Rosell : 72a.

35 Después de enterrar las entrañas de su padre en Narbona el 7 de octubre, el rey pasó por Carcasona, Béziers, Montpellier y Nimes, donde permaneció entre el 25 y el 27 del mimo mes. A juzgar por el momento en que llegaron a Toledo (15 de noiviembre, infra), los embajadores castellanos pudieron entrevistarse con el rey entre el 13 y el 20 de octubre, cuando Felipe IV estaba entre Carcasona y Béziers. Cf. Lalou, Élisabeth - Itinéraire de Philippe IV le Bel (1285-1314). 2 vols. (Mémoires de l’Académie des Inscriptions et Belles-Lettres, t. 37). Paris: l’Académie des Inscriptions et Belles-Lettres, 2007 ; 1, pp. 15-16.

36 Cartas a ambos desde Orvieto, 13 enero, 1283; Domínguez Sánchez, Santiago (ed.) - Documentos de Martín IV (1281-1285) referentes a España, León: Universidad de León, 2010, n.° 57 y 58.

37 Dice “que ganaría del papa para este abad el arço­bispado de Santiago, que estaua vacado”. Merece notarse que, en efecto, la sede de Santiago seguía vacante por esas fechas.

38 “E deque se él vyesse con su señor el Rey, que gelo dixiese él, sy quesiesse, ca él nunca en ello fablaria.”

39 CSIV, cap. 2, BN, ms 642, f. 100r-v; ed. Rosell: 72b.

40 1285-11-15, Toledo. El cabildo de Toledo nombra procurador suyo a Gómez García, abbat de Valladolit e nuestro concanonigo, para que, en su nombre y por cuatro años, pueda recaudar caloñas y poner oficiales en Illescas [señorío del cabildo]. +Firma del abad. ACT, O.7.B.3.15.

41 Hernández, Francisco J. – Hombres d’el rey…, R3: 2.1.

42 Detalles del viaje en Itinerario de Hombres del rey, de Hernández, Francisco J.

43 El 12 de ese mes, el juez de Salamanca y el infanzón de Lombardía ya han reclamado sus gastos de viaje y son compensados por la cancillería: R3: 4.2 y 19.2. ¶ Pocos días después, el abad Gómez y el obispo Martín, dejan también su huella en los registros de la corte, mientras esta se desplaza entre Badajoz y Alcántara. En 1285-12-17, Badajoz, “Don Martin, obispo de Calahorra, notario de Andaluzia” recibe sus 15.000 mrs “para la yda de Francia. Et mas [10.000] por la costa que fizo con la tardança que alla finco. (R3: 2.1). El mismo día, se hace otro pago a “Johan Ferrandez, escriuano [del Rey], criado del obispo de Calahorra” por orden del mismo: “Dixolo el obispo de Calahorra” (R3: 22.41). En 1285-12-28, Alcántara, el rey exime de pechos por diez años a los vasallos de la abadía de Valladolid en varios pueblos a petición de Gómez García; Mañueco Villalobos, M. y J. Zurita Nieto: Documentos de la iglesia colegial de S. María la Mayor (hoy metropolitana) de Valladolid. Siglos XI y XII. Siglo XIII, 3 vols, Valladolid 1917-1920, vol. 3, n° 86; Castro Toledo, Documentos, 2010: n° 208.

44 R1: 353.

45 “E todo esto fazía él porque por el rey de Françia cuydaua él auer la dispensaçión del casamiento suyo τ de la reyna, su mugier; ca este rey de Françia gela embargaua en la Corte de Roma, porque ayudaua a don Alfon­so e a don Ferrnando, fijos del infante don Ferrnan­do [de la Cerda], quando estauan presos en Xátiva, en poder del Rey de Aragón.” CSIV, c. 2, BN, ms 642, f. 100r; ed. Rosell: 72b.

46 Después de su coronación el 6 de enero de 1286 en Reims, el rey llegó a París el siguiente día 25, y permaneció en la ciudad hasta fines de febrero (salvo dos breves escapadas al castillo de Vincennes). Cf. Lalou, Élisabeth - Itinéraire de Philippe IV le Bel (1285-1314)…, 1, pp. 19-21.

47 “[…] cum hiis diebus tractetur de compositione inter ipsum [Sancho IV] et dominum regem.”

48 “Item, quod dominus papa non inclinet se de facili ad concedendum dispensationem inter dominum Sancium de Castella et illam quam habet pro uxorem, et quod non nominet eum ‘regem’ ad presens, maxime cum hiis diebus tractetur de compositione inter ipsum et dominum regem, et quia hoc posset esse maximum perjudicium consobrinum domini regis et impedimentum negocii Aragonie.” 1286 [febrero] ; ed. Digard, Georges - Philippe le Bel at le Saint-Siège de 1285 à 1304, 2 vols. Paris: Librairie du Recueil Sirey, 1936, vol. 2, p. 221.

49 Según el registro, el rey dicta la lista a Ferrán Pérez, notario de Castilla, aunque debió hacerlo después de consultar con Gómez Pérez, dado que la mayoría de los listados son ‘clientes’ del abad de Valladolid. Ferrán Pérez fue deán de Sevilla desde 1255, deán de Palencia desde al menos 1277, canónigo de Toledo, Burgos, Cuenca, y de la colegiata de Husillos (Palencia): ACT, X.2.A.2.5, 1284, abril 24. Desempeñó un papel muy importante durante la rebelión de los nobles (1273-74) como mandadero de Alfonso X —ver Hernández, Francisco J. - “La reina Violante de Aragón, Jofré de Loaysa y la Crónica de Alfonso X”. Journal of Medieval Iberian Studies, 7/1 (2015), 87-111. Electo de Palencia según el mismo documento y también de Sigüenza (1283-06-06, Soria: DIAX 3752) y Sevilla, elección que pierde definitivamente cuando Nicolás IV designa arzobispo a García, arcediano de Briviesca, en 12 feb. 1289, quien recibe el palio el 20 de marzo siguiente (Reg. Nic. IV, Ya notado por Gaibrois de Ballesteros, Mercedes (ed.) - Historia del reinado de Sancho IV de Castilla…, 1, p. 149 y 2, p. 34).

50 En el privilegio rodado de 1285-02-12, figura solamente como arzobispo y primado; pero cinco días después recibe el título adicional de “chançeller de Castiella”, mientras Juan Alfonso, hermano de María de Molina y obispo de Palencia, se seguía titulando “chançeller del rey”, título que él mismo, en carta de 1284-05-09, había amplificado a “chançeller del rey don Sancho en los regnos de Castiella e de León”: Ver Gaibrois de Ballesteros, Mercedes (ed.) - Historia del reinado de Sancho IV de Castilla…,n.° 50; ACPalencia, 3.8/11 y 3.2/33, Coria, Jesús y Francia, Santiago (eds.) - Reinado de Sancho IV. Palencia: Aretusa Ediciones, 2004, n.° 5 y 7.

51 Más detalles sobre esta red clientelar en Hernández, Francisco J. - Hombres del rey (en prensa).

52 El 17 de marzo Felipe IV estaba todavía en Angulema. El siguiente día 22 Sancho IV está en San Sebastián, mientras el rey francés se halla el 26 en Dax, cincuenta kilómetros al nordeste de Bayona, donde sigue el 4 de abril, acompañado por el abad de Moissac. Dos días más tarde, ya se había retirado a Burdeos (Lalou, Élisabeth - Itinéraire de Philippe IV le Bel (1285-1314)…, 1, pp. 21-22). Sancho, por su parte, está localizado en Vitoria el 16 del mismo mes de abril (ver Itinerario).

53 En una carta del 4 de abril, el rey se refiere a su anterior viaje con Bertrand de Montaigu cuando ordena al senescal de Périgord que revoque las medidas sobre los gastos del abad “ex quo iter arripuit veniendi nobiscum ad partes Bayonae” (cit. Lalou, Élisabeth - Itinéraire de Philippe IV le Bel (1285-1314)…, 1, p. 22).

54 Gómez García es el iussor de la carta regia dada en San Sebastián del 22 de marzo (ver Itinerario).

55 Rosell elimina esta preposición, con lo que la frase se entiende mejor.

56 BN ms 642, f. 102v.

57 El rey estaba en Orense entre ese mismo día y el 1 de agosto, localizado luego en Pontevedra el 25 del mismo mes, y en Santiago e 2-8 de septiembre: Gaibrois de Ballesteros, Mercedes (ed.) - Historia del reinado de Sancho IV de Castilla…, n.° 123-126.

58 Donde sigue el 10 de septiembre: Gaibrois de Ballesteros, Mercedes (ed.) - Historia del reinado de Sancho IV de Castilla…, n.° 128.

59 ibidem, 3, n.° 110.

60 Fallecido el 9 de febrero de 1286, fecha de su aniversario; Cal Pardo, Enrique (ed.) - Tumbos de la Catedral de Mondoñedo. Calendarios. Lugo: Diputación Provincial, 2005: 67, n° 280. En 13 de junio de 1286, una carta del monasterio de San Salvador de Pedroso, en el arcedianato de Trasancos, diócesis de Mondoñedo, cita como electo de la misma a “don Gomez Garcia, abade de Valledolide”. Cf. Cal Pardo, Enrique (ed.) - El monasterio de San Salvador de Pedroso en tierras de Trasancos: colección documental. La Coruña: Diputación Provincial, 1984, pp. 248-249. Lo cita Pilar Lorenzo Gradín, “Gomez Garcia, abade de Valadolide[sic]”. In Alvar, Carlos y Lucía, José Manuel (eds.) -La literatura en la época de Sancho IV, pp. 213-26: p. 216. Sobre la integración de Pedroso en la antigua diócesis de Mondoñedo, ver Hernández, Francisco J. - Rentas del Rey, Madrid: Areces, 1993, vol. 2, p. 384, col. 3.

61 1285, febrero 15. Soria: Privilegio rodado de Sancho IV, por el que pide ser enterrado en la catedral de Toledo. AHN, Clero 3022/5bis, olim ACT.

62 “Vallisoletanus abbas jacet hic tumulatus,| nomine Gomezius quondam fuit ipse vocatus;| Toleti natus cujus generosa propago.| Moribus ornatus, fuit hic probitatis imago.| Largus, magnificus, electus Mindonensis,| donis inmensis, cunctorum verus amicus […].Inscripción publicadas en 1549 por Blas Ortiz, en su Summi templi Toletano perquam graphica descriptio, libro reeditado por Lorenzana, F. de (en PP Toletanorum, vol. 3, Madrid: Ibarra, 1793, p. 446), con una errata en la primera inscripción, que omite “Vallisoleti,| Gomecius dictus, fraudis dare nescius ictus”, omisión que se corrige en la fe de erratas (p. 509). Sixto Ramón Parro, que copia sin decirlo la edición de Lorenzana, reproduce la omisión y no tiene en cuenta su corrección (Parro, Sixto Ramón - Toledo en la mano, 2 vols., Toledo, 1, 1857, pp. 321-322). F. Fita (que tampoco se refiere a la edición de Ortiz) vuelve a publicar el texto en “Inscripciones toledanas inéditas del siglo XIII”. BRAH 20 [1892], pp. 449-62: 458. Revuelta Tuvino, Matilde et al. siguen a Sixto Ramón Parro en Inventario artístico de Toledo, 2 vols. Madrid: Ministerio de la Cultura, 1989; ii 104.

63 Hernández, Francisco J. - Rentas del Rey…, vol. 1, pp. 111, 112, 114, 115.

64 Es cierto que Gudiel no elige sepultura en el coro de la catedral de Toledo hasta 19 de enero de 1289 (ACT, A.7.G.1.15); pero es muy posible que ya hubiese deseado ese lugar después que Sancho IV se reservase el presbiterio en 1285. Sobre su enterramiento en Roma y el retorno de sus huesos a Toledo, donde está enterrado, ver Hernández, Francisco J. y Linehan, Peter - Mozarabic Cardinal…, 2004, pp. 393-94, 402-403, lámina 14 (a y b), y fig. iii.

65 Es lo que ocurre en la mayoría de los privilegios rodados que he podido examinar. Hay excepciones, como el dado a la orden de Calatrava en Zamora, a 15 de febrero, 1330 (AHN, OOMM, Calatrava, regios, n° 196). El tema merece un estudio más detallado.

66 Foronda, François - “La privanza dans la Castille du bas Moyen Âge ˮ…., pp. 159-165.

Table des illustrations

Titre Garcia Melendez de Sotomayor ∞ Ines9 - Diego Garcia10 - Maria Garcia [Sotomayor]11 – Alfonso Garcia de Sotomayor12
URL http://books.openedition.org/cidehus/docannexe/image/1766/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 56k
Titre Fig. 1. Rueda de Sancho IV, con el signo en el medio: cuarterones de castillos y leones separados y unidos por la cruz. Privilegio rodado de 1 mayo, 1286, Burgos. AHN Nobleza, Osuna, c. 39, doc. 5. © AHN
URL http://books.openedition.org/cidehus/docannexe/image/1766/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 324k
Titre Fig. 2. Rueda de Fernando IV, con el mismo signo que su padre, Sancho IV: Privilegio rodado de 1310, junio 1, Sevilla, AHN, Sellos, n° 19/ 1.
URL http://books.openedition.org/cidehus/docannexe/image/1766/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 476k
Titre Fig. 3. Rueda incompleta de Alfonso XI, con signo entero, sin cruz. Privilegio rodado de 1332, enero 28, Valladolid. Archivo del Monasterio de las Huelgas de Valladolid.
URL http://books.openedition.org/cidehus/docannexe/image/1766/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 308k
Titre Fig. 4. Rueda de Alfonso XI, sin cruz en el signo: Privilegio rodado de 1336, noviembre 18, Real sobre Lerma. AHN, OO MM, Uclés caja 55, n° 13
URL http://books.openedition.org/cidehus/docannexe/image/1766/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 324k

Auteur

Distinguished Research Professor’ [Emeritus] at Carleton University (Ottawa, Canada). He has found and published several books from the chancery of Sancho IV, king of Castile (1284-1295) (Las rentas del rey, 2 vols 1993; another volume [Los Hombres del Rey] currently in press), has analysed the cartularies of Toledo cathedral (Los cartularios de Toledo, Toledo, 2nd ed, 1996), written about medieval Spanish literary history (Poema de Mío Cid, Libro del caballero Zifar, Libro de buen amor), and about different aspects of medieval Iberian culture (Castilian kings, Toledo Mozarabs, wandering Jews, and some archbishops). He has also explored the origins of written Spanish in several articles. Recent articles:“Two Weddings and a Funeral: Alfonso X’s Monuments in Burgos,” Hispanic Research Journal, 13/5 (2012) 407-33;“The Jews and the Origins of Romance script in Castile: New paradigm,” Medieval Encounters, 15 (2009) 259-306.

© Publicações do Cidehus, 2016

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search