Version classiqueVersion mobile

Património Industrial Ibero-americano: recentes abordagens

 | 
Ana Cardoso de Matos
, 
Julián Sobrino Simal

A gestão e a participação no campo do património industrial: modelos, estratégias e experiências

Investigación, rehabilitación y difusión de las caleras en Daimiel (Ciudad Real)

Miguel Torres Mas, Honorio Álvarez García et Mª Isabel Angulo Bujanda

Résumé

La proyección de trabajos de metodología arqueológica en bienes patrimoniales está generando amplias posibilidades para su revalorización, tanto desde un punto de vista económico, como social y cultural. Es el caso de las caleras, hornos empleados para la transformación de la piedra caliza en cal, localizadas en Daimiel (Ciudad Real, España). Las actuaciones efectuadas en los últimos años están significando la valorización de un patrimonio testimonio de unas prácticas tradicionales desaparecidas, y cuyo abandono estaba generando un olvido de estos recursos excepcionales. A través de esta publicación presentamos las acciones arqueológicas desarrolladas en estos ámbitos, así como aquellas actividades que tratan de dar a conocer los modos de vida asociados a las gentes de la cal.

Texte intégral

1Los proyectos relativos a la revalorización de bienes culturales están constituyendo unos recursos potenciales para su explotación, con significativas posibilidades para cualquier territorio, especialmente en áreas del interior peninsular asociadas a problemas de despoblación y una débil cohesión social. En este sentido, la realización de actuaciones sobre este patrimonio debe implicar acciones que traten de acondicionar estos vestigios materiales desde distintas ópticas y realidades. Es por ello, que resulta necesario un equilibrio sostenido entre su estudio, conservación y divulgación (LÓPEZ-MENCHERO, 2012, 12), en el que los tres principios deben situarse en el mismo nivel y a la misma altura de la toma de decisiones.

2Dentro de estas labores, podemos situar las que se vienen emprendiendo en las denominadas caleras, localizadas en el municipio de Daimiel (Ciudad Real). Estos elementos fueron representativos de una industria vernácula de esta localidad, de tal forma que ocupó a un número importante de familias. El progresivo final que experimentó esta actividad en las últimas décadas del siglo XX significó la pérdida paulatina de todas aquellas expresiones materiales asociadas a esta práctica, generando la degradación y el riesgo de ruina de todos sus conjuntos.

3Por esta razón, el Ayuntamiento de Daimiel en el año 2016 decidió comenzar una serie de campañas que tuvieran como objetivo prioritario la recuperación de estos recursos, incidiendo tanto en un análisis y rehabilitación patrimonial integral, como desde una perspectiva social, a través de iniciativas que han permitido sensibilizar y descubrir a la población este rico legado patrimonial.

4A este respecto, en la actualidad son un gran número de administraciones de diversa índole, como ocurre en este caso, que están despertando un interés por el patrimonio que se sitúa en su entorno. Ello favorece un planteamiento abordado desde enfoques productivos y económicos, como artículo preferencial de consumo turístico y desarrollo local, pero también por su potencialidad como vehículo cultural para la prosperidad de la sociedad local.

Las caleras: definición y representatividad en Daimiel

5Bajo la denominación de caleras son identificados un conjunto de hornos, también conocidos localmente como «calerines», que fueron utilizados para la transformación de la piedra caliza en cal, material constructivo extendido en esta localidad durante buena parte de su historia (SÁNCHEZ-MANTERO, 2016, 30), por lo que se infiere que la demanda de este producto fue muy activa durante determinas épocas.

6El aprovechamiento de los usos que ofrece la piedra caliza en esta región queda atestiguado desde fases prehistóricas. Así, en las motillas, yacimientos excepcionales de la Edad del Bronce (2200-1350 a.n.e.), las edificaciones fueron erigidas en su mayor parte mediante este recurso pétreo, aunque también está presente en otros enclaves de este período, como poblados en altura y morras (TORRES, 2016, 52). Igualmente, durante este horizonte también se documenta su empleo como revoco o mortero, como se ha podido referenciar en el yacimiento arqueológico del Cerro de la Encantada, en la cercana población de Granátula de Calatrava (Ciudad Real). En su interior se han registrado evidencias relativas al encalado de tapiales en determinados paramentos (SÁNCHEZ et al., 2004, 126). Similar utilidad se ha apreciado en algunos oppida oretanos y romanos que vertebrarían este territorio, como en el Cerro de las Cabezas en Valdepeñas (Ciudad Real) (VÉLEZ et al., 2010, 29). Además, hay autores que afirman que la influencia islámica estaría detrás de la tradición de incorporar la cal en fachadas o interiores de casas de esta región (JEREZ, 2015, 331). Los fondos fotográficos nos señalan la perspectiva de ciudades «encaladas», en las que la mayor parte de inmuebles emplearon este componente como revoco de sus paramentos hasta bien entrada la segunda mitad del siglo XX. La incorporación de nuevos materiales en los sistemas constructivos y el avance de modernas técnicas para su elaboración favorecieron el progresivo ocaso de esta industria al final de la centuria pasada. Además, sobre la cal residió una visión peyorativa sobre sus posibilidades en este campo, actitud que favoreció la disminución en su aplicación.

Figura 1 - Calera en Cordel de las Lagunas

Figura 1 - Calera en Cordel de las Lagunas

7La desaparición de los modelos relacionados con la transformación tradicional de la cal implicó el ocaso de toda la arquitectura vinculada. Debido a los riesgos potenciales de perder una información valiosa, con peligro de colapso, fue necesario el planteamiento de trabajos de revalorización en torno a estos conjuntos tan emblemáticos. Se trataba de recuperar unas expresiones materiales, tradiciones y prácticas concretas, asociadas a un modelo específico de explotación que además sirvió como ocupación profesional para un número considerable de familias en la localidad. En su desarrollo tuvieron que proyectar unos conocimientos, técnicas y procedimientos que permitieran el abastecimiento de este producto, relativamente demandado, adecuándose a sus posibilidades materiales y tecnológicas.

8Su distribución en el territorio obedeció a las condiciones favorables que ofrecía este municipio dentro del espacio circundante. Así, la accesibilidad a esta materia prima, la piedra caliza, estaba asegurada en el término por el predominio de terrenos calizos. Por otra parte, la presencia de especies vegetales en lagunas y ríos como masiega, enea, o carrizo, se trataba de plantas que contaban con un alto poder calorífico para nutrir los hornos. Por estas razones, ambas variables tuvieron una consideración preferente a la hora de estimar su emplazamiento. De todos modos, testimonios orales nos han señalado que en aquellas ocasiones en las que por diversas causas no se pudiera disponer de esos materiales vegetales, fue preciso para la quema recurrir a leña procedente de labores agrícolas, como ramas de olivo o cañas de maíz o panizo.

Tipología y características de las caleras en Daimiel

9En virtud de lo estimado líneas arriba, los hornos se localizaron en puntos cercanos a áreas fluviales, en especial lagunas endorreicas que se extienden por determinados parajes locales como Las Salinas, La Albuera, Escoplillo o La Nava, o próximos a cursos de agua como en los Ojos del Guadiana. Su cercanía a estos materiales facilitaba que el traslado del combustible fuera más cómodo. En similares términos, en su instalación también buscaron su instalación en vías pecuarias, concretamente en los márgenes de las mismas, ya que correspondían con ámbitos de dominio público, por lo que su levantamiento fue más viable que en terrenos que tenían una propiedad privada. Entre los cordeles y veredas ganaderas en los que se registran su ubicación se encuentran el Cordel de los Moledores, la Vereda de Las Lagunas, o el Vado de Escoplillo. En esta pauta podemos advertir un interés por aprovechar aquellos puntos estratégicos que resultaban más eficaces para esta industria.

10En líneas generales, los casos identificados presentan un patrón relativamente homogéneo con escasas variaciones entre ellos, salvo ligeros matices asociados a sus dimensiones. De todos modos, la tipología reconocida comparte muchas similitudes con construcciones análogas definidas en otras poblaciones de la provincia (JEREZ, 2015; FERNÁNDEZ et al., 2016).

11Su estructura estaba configurada por una edificación de planta circular con forma cilíndrica o con tendencia cónica, con un diámetro en torno a los dos metros. Su arquitectura fue ejecutada a través de mampostería de piedra caliza careada y revestimiento de ladrillo macizo, llegando en ocasiones a aplicarse un enlucido de arcilla en sus paredes para aprovechar su carácter refractario. En todo momento la reutilización de materiales estuvo a la orden del día, como en el «calerín» denominado «Las Salinas», del que conocemos el nombre del último propietario, Gregorio Fernández, y en el que destaca que la parte superior de su conjunto fue alzada con fragmentos de una tinaja de barro que se había fracturado con anterioridad.

Figura 2 - Detalle de interior de horno

Figura 2 - Detalle de interior de horno

12Un análisis tipológico exhaustivo permite definir, grosso modo, dos partes en su diseño. Por un lado, un tramo inferior, denominado «caldera», sobre el que se arrojaba la leña utilizada en la transformación, y que era excavado en el suelo con el objetivo de evitar la mayor pérdida de calor posible. Como curiosidad, los hornos emplazados en el paraje Ojos del Guadiana tuvieron mayor profundidad, ya que en el proceso de combustión fue empleada una mayor cantidad de masiega, especie muy extendida en este ámbito, y que por sus características necesitaba de un mayor aporte de material y, por tanto, de un espacio más amplio (FERNÁNDEZ-INFANTES, 2013, 321). Además, producía una alta cantidad de cenizas en su interior. Sobre este sector se configuraba un recinto «aéreo», también conocido como «calera», en el que se iban colocando sucesivamente las piedras para su calcinación. Partía desde la cota de rasante del suelo, y era recubierto con áridos (tierra y piedras), incluso con las propias cenizas salientes de las distintas hornadas productivas. Esta acción facilitaba la preservación de todo el interior, así como representaba el aspecto final con el que todavía son reconocibles estos dispositivos. Una oquedad en esta parte, denominada «boquilla», y situada entre dos paredes pétreas verticales, «criminales», sobre los que se apoyaba un dintel del mismo material, «portera» o «partera», era utilizada por el calero para ir introduciendo el material combustible necesario para la transformación. Esta tarea se realizaba a través de herramientas como el «horquillo», que permitía la introducción de los elementos combustibles, o la «urga», utensilio que servía para remover las ascuas del interior. Habitualmente fueron fabricados con madera, aunque según las posibilidades de los trabajadores determinadas partes podían llegar a ser forjadas con metal.

13Con frecuenta estos conjuntos quedaban dispuestos en grupos de varios hornos, imagen con la que son identificados en el paisaje actual. Dentro de esta alineación fue más frecuente una explotación individual por una unidad familiar distinta, aunque determinadas familias llegaron a gestionar a la vez varios de ellos. Parece que fueron unas prácticas, como señalan testimonios orales, de fechas más recientes, cuando la situación de esta industria se encontraba en clara decadencia.

Figura 3 - Calera “armada” en paraje Las Salinas

Figura 3 - Calera “armada” en paraje Las Salinas

14La labor continua que necesitaba la quema requería la presencia de los caleros de manera permanente dentro de la estacionalidad anual a la que se asociaba, extendiéndose entre la primavera y el otoño. Por esta razón, de forma análoga tuvieron que erigirse inmuebles que funcionaron como viviendas, para albergar a estas gentes de la cal. En la actualidad todavía se conservan algunas de estas casas, aunque sus condiciones varían según el tiempo que ha transcurrido desde su abandono o el interés por su conservación de los últimos moradores. Presentaban una planta rectangular, levantadas con mampostería sin desbastar, careada, trabada con arena, y enlucido de cal tanto al exterior como al interior. La aplicación de este material, que ellos tenían al alcance, facilitaba la consolidación de la construcción, a lo que se unía sus propiedades como aislante térmico o higiénico. La cubierta quedaba cerrada con elementos vegetales del entorno apoyados en rollizos de madera. Destaca la ausencia de vanos en su arquitectura, quedando normalmente reducidos a la puerta y a la chimenea. Las puertas fueron de madera, aunque no se ha conservado ninguna, con dinteles y jambas del mismo material, que sí se han preservado en determinados casos.

15Tipológicamente se definen en estas casas concepciones constructivas muy similares a otras edificaciones vernáculas del entorno, como las «casillas» o casas de labor, inmuebles empleados para la residencia de trabajadores agrícolas y bestias de labor, y que se encuentran muy extendidas en el paisaje rural daimieleño. Entre las diferencias entre estos inmuebles, destaca que en el caso de las caleras todo el alzado de las paredes fue levantado completamente con mampostería de piedra caliza, con techumbres configuradas exclusivamente con material vegetal, mientras que en el caso de las casillas la pared se levantaba con tapial sobre un zócalo de piedra, contando la cubierta con un teja curva.

16Fueron erigidas de una sola planta, y su distribución interior quedaba delimitada por dos espacios diferenciados funcionalmente, ya que en muchas ocasiones quedaban separadas únicamente por la presencia de pesebres o cadenas metálicas. Uno de estos ámbitos, habitualmente el de mayores dimensiones, fue utilizado para el estabulamiento de animales de tiro, burros y mulas fundamentalmente. Un ganado necesario para el desarrollo de esta profesión, especialmente para el acarreo de materias primas, así como para la salida del producto final para su venta en localidades próximas. Esta dedicación articulaba todo el recinto, presentando una serie de pesebres adosados a las paredes o exentos, y que sirvieron para la alimentación de las bestias, o una serie de estacas de madera que sobresalían de sus paredes y sobre las que colgaban los arreos de los animales tras desuncirlos. Mientras, el otro sector de la edificación cumplió funciones para el alojamiento de los trabajadores y sus familias. Constituía el lugar empleado para el descanso tras las labores. La posición central la ocupaba una chimenea para calentarse y cocinar, y a cuyos lados se situaban dos poyos utilizados como asiento y cama. Es curiosa la localización de algunos mechinales bajo estos bancos, desconociendo actualmente su significado, aunque se infiere en su disposición para la preservación de ciertos alimentos. Destaca en las paredes interiores unos pequeños vanos abiertos con estructura de madera, conocidos como alacenas, y que fueron empleados para guardar alimentos y objetos. Todo el conjunto se caracterizaba por su sobriedad decorativa, reducida a chimeneas, poyos, alacenas, estacas o abrevaderos. Esta sencillez también se aprecia en la forma de vida de este colectivo que nos ha llegado, y que se puede reconocer en aquellos vestigios materiales localizados durante los trabajos arqueológicos, como vajillas y utensilios personales como platos, ollas, lozas, contenedores líquidos, herramientas, colonias, que sugieren unas condiciones económicas limitadas y paupérrimas.

Figura 4 - Vista de casa de caleros y distribución de espacios en Las Salinas

Figura 4 - Vista de casa de caleros y distribución de espacios en Las Salinas

17Anexas a estas casas fueron concebidas pequeñas instalaciones a modo de corrales, a través de recintos delimitados por mampostería de piedras o cercas de madera que permitían estabular especies como gallinas, pollos, cerdos, etc. Estos animales domésticos, junto con cierta actividad cinegética, fueron un complemento productivo valioso para la economía de las familias.

18En suma, estas viviendas tuvieron una vinculación muy directa y emotiva con la vida de estas gentes, ya que en temporadas de carga de trabajo se convirtieron en pequeñas entidades poblaciones llenas de vida, como así nos lo han descrito a través de manifestaciones orales hombres y mujeres asociados a este mundo.

La elaboración de la cal y su industria en Daimiel

19El proceso de elaboración de la cal se iniciaba con la obtención de la piedra caliza, que en esta zona bien podía ser extraída de los campos adyacentes, o de forma coyuntural si era preciso, horadando sobre vetas de roca caliza superficial que se aprecian en el paisaje.

20El término de Daimiel, en la parte meridional de la Meseta Central, se enmarca dentro de la Llanura Manchega. En esta región predominan los materiales calizos, presentes de manera activa en los suelos pardos en los que en los sedimentos terciarios y cuaternarios el horizonte calizo se encuentra endurecido con las características costras, y los definidos como rendsinas, con suelos poco desarrollados de perfil A/C, humus tipo null cálcico, presencia de caliza libre en el perfil, tasas de saturación elevada y pedregosidad en fragmentos de roca caliza (SERNA et al., 1995, 334). Se trata, por tanto, de terrenos favorables para el abastecimiento de este recurso.

21El traslado de las piedras se efectuaba mediante carros habitualmente tirados por una pareja de mulas o burros, que luego también eran destinados para la venta del producto final. Una vez llevadas hacia el ámbito de los hornos eran organizadas en hileras según su tamaño. En este sentido, recibían un calificativo distinto en virtud de sus proporciones, «lanchas», «calzos», «medianejos» o «menudo», siendo las primeras las de mayores dimensiones y las últimas las de menor. Esta clasificación era trascendental, ya que una alineación regulada era indispensable para llevar a cabo una calcinación adecuada y homogénea.

22El procedimiento para colocar el material en el interior era nombrado como «armado», y se tenía que efectuar de manera ordenada. Así, las piedras eran dispuestas de abajo a arriba desde una posición intermedia del horno, el «poyo», una pared de ladrillo que ligeramente sobresalía de la caldera, con la función de apoyar los componentes pétreos. Sobre esta base se iban colocando las piedras, siguiendo una forma abombada por aproximación de hiladas, siempre una opuesta a la otra. Trataban de evitar la distribución completamente horizontal o vertical, a través de una cierta inclinación, diseñando una fórmula que favorecía la propagación del calor de manera homogénea. Igualmente, una maniobra funcional de esta técnica consistía en establecer huecos entre las unidades con el objetivo de que las llamas se distribuyeran por toda la superficie y crear un “efecto chimenea”. A este respecto, era importante que todos los elementos entraran en contacto con el fuego para una correcta oxidación por incandescencia. Completada la instalación, un pequeño grupo de piedras sobresalía de todo el dispositivo. La actividad podía prolongarse entre una o dos jornadas de trabajo.

23Finalizada esta fase, el siguiente paso era el proceso de combustión en sentido estricto. Para ello el fuego se tenía que mantener con una fuerza calorífica determinada, alimentándose de forma continuada en un proceso que podía durar entre 16 y 18 horas. Para el caso de las calizas microcristalinas, denominadas por los caleros «vivas», la hornada era de una duración más larga, llegando hasta las 24 horas, por lo que necesitaba un aporte de combustible más intenso. Las temperaturas alcanzadas llegaban a ser tan altas que incluso se producía un proceso de «vitrificación», en el que los componentes de los ladrillos ubicados en las paredes del horno, al contener sílices, arcillas y otras sustancias, quedaban fundidos, modificándose sus propiedades y su morfología, como es apreciable en algunos casos. Completado el calcinado, se dejaba pasar un lapso temporal, generalmente entre 12-14 horas, para que el producto se enfriara y estuviera en las mejores condiciones para su venta. Su retirada se efectuaba en orden inverso al empleado inicialmente (FERNÁNDEZ-INFANTES, 2013, 321). El artículo elaborado era cargado en carros para su venta posterior por los núcleos urbanos de la comarca.

Actuaciones arqueológicas en las caleras; investigación y rehabilitación

24Esta práctica fue abandonándose de forma paulatina desde la década de 1970, aunque tenemos constancia del funcionamiento de algún horno hasta los primeros años de la década de 1990. La pérdida de funcionalidad que experimentaron generó el paulatino deterioro de estas construcciones, afectando por tanto a su conservación, puesto que en la misma medida desaparecieron las necesarias labores de mantenimiento. A este respecto, se pudo comprobar un proceso evolutivo en la propia sociedad local, en el que estos bienes pasaron de una fase de «patrimonio olvidado», hasta prácticamente convertirse en un «legado desaparecido», con un deficiente estado de conservación, que casi llegó a significar su ruina total. A esta perspectiva también contribuyó la ocupación de estos terrenos como solares para el depósito de residuos y basuras, aprovechando su propiedad pública y la ausencia de un control efectivo.

  • 1 La recogida de datos por fuentes orales se ha realizado a través de una entrevista personal no diri (...)

25Fue la acción enérgica de la Asociación Ecologista Manchegos de Daimiel cuando en el año 2007, ante esta precaria situación, decidió llevar a cabo un proyecto para la recuperación de estas caleras. Correspondió con una intervención financiada a través de una subvención de la Consejería de Medio Ambiente y Desarrollo Rural de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, así como al esfuerzo económico de los socios de esta organización (ibíd., 318). En esta campaña se pudo proteger unos ámbitos pertenecientes a un total de 15 hornos, incluyendo la rehabilitación de las casas asociadas a la vida de los caleros. Desde el punto de vista del carácter de las intervenciones proyectadas, fueron acciones que podemos calificar de limitadas con respecto a las necesidades estimadas, pero que facilitaron enormemente la puesta en valor de estos conjuntos. De forma concreta, la actuación permitió la limpieza y retirada de basuras y escombros, la eliminación de la cobertera vegetal saliente, ejecutar un vallado delimitador en torno a los dispositivos localizados, y la instalación de cartelería informativa sobre estos enclaves y las formas de vida practicadas por las gentes de la cal. Asimismo, fue interesante la labor de recopilación de testimonios orales pertenecientes a personas implicadas en esta profesión1. Estas fuentes pueden resultar especialmente útiles y válidas para reconstruir determinadas etapas pasadas, puesto que ante la ausencia de otro tipo de datos para explorar ese momento histórico, permiten aproximarnos a realidades, enfoques y experiencias que nos relatan individuos que experimentaron esa vivencia concreta, (VILANOVA, 2004, 31), teniendo en cuenta la subjetividad que de manera implícita está presente en este análisis.

26Además, como colofón se efectuó el «armado» de una calera según los métodos tradicionales, contando para esa actividad con aquellas familias vinculadas con esta elaboración.

Figura 5 - Detalle de vallado en calera y casilla en Cordel de los Moledores

Figura 5 - Detalle de vallado en calera y casilla en Cordel de los Moledores

27A pesar de la labor entusiasta desarrollada por este colectivo, los trabajos quedaron interrumpidos hasta el año 2016 cuando el Ayuntamiento de Daimiel, ante la degradación progresiva que presentaban estos elementos, decidió aprovechar la convocatoria del Plan Extraordinario por el Empleo de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha para recuperar estos bienes y aprovechar su potencialidad como recurso turístico peculiar.

Figura 6 - Imagen de calera antes de los trabajos en 2016

Figura 6 - Imagen de calera antes de los trabajos en 2016

28Las acciones ejecutadas permitieron adecuar y acondicionar las estructuras de los hornos, el espacio circundante y las viviendas asociadas. El impacto de agentes erosivos durante los años anteriores, sobre todo atmosféricos y biológicos, había generado la destrucción paulatina de las caleras. Esta circunstancia necesitó de la retirada de la vegetación superficial, o la eliminación de acumulaciones orgánicas de fauna y residuos orgánicos. También se acometió la renovación del vallado perimetral existente o la rehabilitación de las estructuras identificadas. En los mismos términos, se proyectó el arreglo de tramos de los caminos de acceso a las caleras, como el Cordel de las Lagunas o el Carril del Puente. Es decir, se trataron de labores que garantizaran el estudio, conservación preventiva e interpretación de las caleras y todas aquellas construcciones vinculadas. Concretamente se ha procedido a la revalorización de tres grupos muy representativos, los denominados «Cordel de Las Lagunas» o «Vereda de Escoplillo», con 4 hornos ubicados entre las lagunas endorreicas de La Albuera y Escoplillo y próximos a la vía que une la localidad con el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel, «Cordel del Vado de la Parrilla» o «Las Salinas», actuando en 3 caleras junto a la laguna homónima, o en «Cordel de los Moledores», con 5 dispositivos situados en esa vía histórica.

29Siguiendo las mismas premisas estas operaciones se han extendido durante los años 2017 y 2018, lo que ha permitido ampliar la rehabilitación a nuevos hornos y casas de labor. Grosso modo, estas actuaciones han seguido criterios de consolidación similares a los emprendidos en otros bienes patrimoniales existentes en la localidad (ANGULO, 2018), como la Motilla del Azuer, el Puente Viejo o la Venta de Borondo, aunque en este caso estimando consideraciones particulares relativas a las características de este legado concreto. En este sentido se ha aplicado una metodología conservadora, con la utilización de materiales vernáculos, como morteros de cal y tierra del entorno, pero garantizado la preservación de las estructuras y mitigando el posible riesgo potencial por la incidencia futura de agentes erosivos externos.

Figura 7 - Fotografía conjunto de calera en paraje Las Salinas

Figura 7 - Fotografía conjunto de calera en paraje Las Salinas

30Todos estos trabajos han permitido catalogar un total de 20 hornos repartidos por diferentes puntos del término municipal. Aquellos en las que se han realizado algún tipo de intervención arqueológica en los últimos años, como los de «Las Salinas, «Moledores o «Cordel de las Lagunas», se encuentran en un relativo buen estado de conservación. No obstante, los otros casos documentados, como el dispositivo emplazado en el paraje «Ojos del Guadiana», el situado en el «Camino de la Calerilla» o los cinco registrados en el paraje «del Pico», presentan un deficiente estado de conservación, con el colapso de algunos paramentos o la práctica desaparición de buena parte de su composición.

  • 2 Las caleras de Las Salinas, del Pico, Moledores, y Ojos del Guadiana se encuentran recogidas dentro (...)

31En la actualidad estas caleras no cuentan con ningún tipo de protección ex professo, aunque todas ellas, menos la del Camino de la Calerilla, se encuentran recogidas en el Inventario Arqueológico Municipal, por lo que se encuentran delimitadas dentro de Ámbitos de Protección o Prevención Arqueológica según el caso2.

Proyectos de difusión de las caleras

32De manera conjunta a las actividades señaladas en el apartado anterior, se han tratado de organizar determinadas acciones que faciliten el significado y comprensión de estos bienes culturales por la sociedad del entorno. Así, durante el año 2018 el Ayuntamiento de Daimiel, sumándose a las celebraciones con motivo del Año Europeo del Patrimonio Cultural, diseñó una serie de rutas de senderismo en torno a diferentes recursos locales. Uno de los itinerarios más valorados fue el que tuvo como punto más representativo las caleras. Estos resultados fueron satisfactorios tanto por el número de participantes, en torno a unos 300, y porque incluso estos asistentes se han convertido en colaboradores activos para la recopilación de información sobre esta industria vernácula, permitiéndonos conocer datos que eran desconocidos con anterioridad. El éxito ha favorecido que esta iniciativa se haya extendido al año 2019 y venideros.

33Asimismo, el colectivo «Asociación Cultural Venta de Borondo y Patrimonio Manchego», involucrado de manera enérgica en la preservación de la arquitectura vernácula de la comarca, en 2017 llevó a cabo una jornada de concienciación para descubrir estos hornos, a través de un recorrido y una charla didáctica para sus socios y simpatizantes.

34Igualmente, estas campañas de divulgación se han enfocado desde un punto de vista científico. Así, podemos señalar que la investigación en torno a este campo tuvo una dedicación preferencial en las IV Jornadas de Historia de Daimiel, coordinadas por el propio ayuntamiento. Esta reunión tuvo lugar en noviembre de 2017, y una imagen de una calera fue usada en el cartel de la convocatoria y en la portada del libro de actas. Además, la comunicación inaugural tuvo como protagonista a los trabajos estimados anteriormente (TORRES et al., 2018). Igualmente, una aportación relativa a la revalorización de las mismas estuvo presente en el I Congreso Internacional de Musealización y Puesta en Valor del Patrimonio Cultural LEGATUM 2.0, celebrado en Daimiel entre el 16 y el 19 de octubre de 2017.

Figura 8 - Cartel IV Jornadas de Historia de Daimiel

Figura 8 - Cartel IV Jornadas de Historia de Daimiel

Conclusiones: el papel de las caleras en la sociedad daimieleña

35Los hornos que reconocemos bajo la denominación de caleras representan manifestaciones materiales muy valiosas para comprender modelos de vida pretéritos, en vigencia durante una fase importante de la historia de un territorio concreto del interior de España, como es el caso de Daimiel. Estos dispositivos constituyen testimonios específicos de un esquema productivo particular, configurado en función de unas posibilidades materiales específicas y unas habilidades técnicas determinadas. A grandes rasgos, podemos definirla como una tipología arquitectónica enraizada en la propia tierra y en aquellas gentes que han habitado en este territorio durante una parte de su pasado.

36Los trabajos de metodología arqueológica emprendidos en los últimos años están permitiendo revalorizar un patrimonio que era desconocido para la mayor parte de la sociedad local actual, a pesar de que como se ha podido evidenciar, se trata de una actividad cuyo funcionamiento no está muy lejano en el tiempo.

37A este respecto, la pretensión del Ayuntamiento de Daimiel, no sólo se limita a preservar estos enclaves, aunque indudablemente las labores de estudio y rehabilitación son prioritarias, sino también el dar a conocer a sus ciudadanos la existencia de unos recursos excepcionales que, en cierto modo, han configurado la historia y la identidad de este municipio. De todos modos, y a pesar de que son evidentes los resultados alcanzados, aprovechamos estas líneas para enfatizar que las acciones emprendidas no deben detenerse, sino que debe avanzar en su estudio, conservación y divulgación. En este sentido, aquellos proyectos arqueológicos que no son concebidos con una continuidad en su desarrollo, a pesar de un puntual sentido positivo, acaban creando una imagen peyorativa de los mismos, puesto que los resultados de la inversión acaban siendo difuminados por el paso del tiempo, circunstancia que provoca que no sean apreciados por la sociedad. Es por ello que apostamos por intervenciones eficaces, sostenibles y continúas en el tiempo, que permitan potenciar activamente unos recursos tan singulares de nuestro patrimonio cultural.

Bibliographie

ANGULO, Mª Isabel (2018) – “Conservación y restauración en el yacimiento arqueológico de la Motilla del Azuer, campañas 2015-2018. In IV Jornadas de Historia de Daimiel. Daimiel: Ayuntamiento de Daimiel, pp. 15-30

FERNÁNDEZ-INFANTES, Manuel (2013) - “Recuperación y conservación de las caleras tradicionales de Daimiel”. In II Jornadas de Historia de Daimiel. Daimiel: Ayuntamiento de Daimiel, pp. 317-329.

FERNÁNDEZ, Domingo y PICAZO, Mª LLanos (2016) - “Arquitectura de piedra seca en la comarca de Valdepeñas. Una arqueología del paisaje rural manchego”. In Alía, F., Anaya, J., Mansilla, L., Sánchez J. (coords.), II Congreso Nacional Ciudad Real y su provincia. Ciudad Real: Instituto de Estudios Manchegos, pp. 13-41.

JEREZ, Oscar (2015) - “Arquitectura popular en el Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel. Factores explicativos, tipología y cartografía. In III Jornadas de Historia de Daimiel. Daimiel: Ayuntamiento de Daimiel, pp. 325-342.

LÓPEZ-MENCHERO, Víctor (2012) - Manual para la puesta en valor del patrimonio arqueológico al aire libre. Ediciones Trea.

MALDONADO, Luis y VELA, Fernando (2011) – “El patrimonio arquitectónico construido con tierra. Las aportaciones historiográficas y el reconocimiento construido con tierra. Las aportaciones historiográficas y el reconocimiento de sus valores en el contexto de la arquitectura popular española”. Informes de la construcción. Vol. 63, Nº 523, pp. 71-80

MILETO, Camila, VEGAS, Fernando, GARCÍA, Mª Soledad, TOMÁS, Salvador, GARCÍA, Alejandro (2018) - Maestros de la cal. INTBAU

SÁNCHEZ-MANTERO, Jesús (2016) - “Daimiel fue un pueblo enjalbegado”. TD. La Revista. Nº 1, pp. 30-31.

SÁNCHEZ, José Lorenzo y GALÁN, Catalina (2004) - “El Cerro de la Encantada”. In García, R. y Morales, J. (coord.), La Península Ibérica en el II mil. a.C.: poblados y fortificaciones, Cuenca, pp. 115-173.

SERNA, Juan y GAVIRIA, Mario (1995) - La Quimera del agua. Ciudad Real: Crónicas de La Mancha S.L.

TORRES, Miguel (2016) - “De motillas a poblados en altura: el poblamiento de La Mancha Occidental en el II milenio a.n.e.”. In Alía, F., Anaya, J., Mansilla, L., Sánchez J. (coords.), II Congreso Nacional Ciudad Real y su provincia. Ciudad Real: Instituto de Estudios Manchegos, pp. 42-61.

TORRES, Miguel y FERNÁNDEZ-INFANTES, Manuel (2018) - “Rehabilitación y revalorización de caleras en Daimiel. 2016”. In IV Jornadas de Historia de Daimiel. Daimiel: Ayuntamiento de Daimiel, pp. 15-30.

VÉLEZ, Julián y PÉREZ, José Javier (2010) - “El oppidum ibérico del Cerro de las Cabezas. Estructuras de culto. (Valdepeñas, Ciudad Real)”. In Tortosa, T. y Celestino, S. (eds.), Debate en torno a la religiosidad protohistórica, Anejas de Aespa, Mérida, LV, Instituto de Arqueología de Mérida/CSIC, pp. 21-36.

VEGAS, Fernando y MILETO, Camila (2012): “Estrategias y acciones para la conservación de la arquitectura vernácula”. Ecohabitar: bioconstrucción, consumo ético, permacultura y vida sostenible. Nº 32, pp. 30-33.

VILANOVA, Mercedes (2004) – “Rememoración y fuentes orales”. In Navajas, C., Actas del IV Simposio de Historia Actual. Logroño: Instituto de Estudios Riojanos, pp. 19-40.

Notes

1 La recogida de datos por fuentes orales se ha realizado a través de una entrevista personal no dirigida/libre con personas vinculadas en esta actividad. Entre los informantes se han encontrado personas como Gregorio Fernández Gómez, Francisco Burgos Astilleros, Sagrario Morales García, Joaquín López Tercero o Ramón Alegre Astilleros. A todos ellos les agradecemos su aportación.

2 Las caleras de Las Salinas, del Pico, Moledores, y Ojos del Guadiana se encuentran recogidas dentro del Ámbito de Protección Arqueológica «Ojos del Guadiana», mientras que los hornos del Cordel de los Moledores se sitúan dentro del Ámbito de Protección Arqueológica «Lagunas de Escoplillo y La Albuera». De todos modos, esta consideración, y como se ha podido observar, no implica una preservación real de estos dispositivos.

Table des illustrations

Titre Figura 1 - Calera en Cordel de las Lagunas
URL http://books.openedition.org/cidehus/docannexe/image/15233/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 132k
Titre Figura 2 - Detalle de interior de horno
URL http://books.openedition.org/cidehus/docannexe/image/15233/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 412k
Titre Figura 3 - Calera “armada” en paraje Las Salinas
URL http://books.openedition.org/cidehus/docannexe/image/15233/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 381k
Titre Figura 6 - Imagen de calera antes de los trabajos en 2016
URL http://books.openedition.org/cidehus/docannexe/image/15233/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 138k
Titre Figura 5 - Detalle de vallado en calera y casilla en Cordel de los Moledores
URL http://books.openedition.org/cidehus/docannexe/image/15233/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 287k
Titre Figura 7 - Fotografía conjunto de calera en paraje Las Salinas
URL http://books.openedition.org/cidehus/docannexe/image/15233/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 369k
Titre Figura 8 - Cartel IV Jornadas de Historia de Daimiel
URL http://books.openedition.org/cidehus/docannexe/image/15233/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 516k

Auteurs

Ayuntamiento de Daimiel (Ciudad Real, España), motilladelazuer@aytodaimiel.es

Ayuntamiento de Daimiel (Ciudad Real, España), motilladelazuer@aytodaimiel.es

Ayuntamiento de Daimiel (Ciudad Real, España), motilladelazuer@aytodaimiel.es

© Publicações do Cidehus, 2020

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search