Version classiqueVersion mobile

Entangled peripheries. New contributions to the history of Portugal and Morocco

Facts, histories, fictions

Las relaciones entre Marruecos y Portugal en la historiografía marroquí contemporánea

Youssef Akmir

Résumé

Suscita gran interés la escasez de investigaciones que se han llevado a cabo en Marruecos sobre la historia de las relaciones luso-marroquíes. La historiografía marroquí contemporánea, dada la formación arabo-francófona o arabo-hispanófona de sus representantes, centró su interés en temas sobre el colonialismo hispano-francés en Marruecos y la administración de los Protectorados francés y español, dejando al margen los lazos históricos y culturales que unieron a Marruecos y Portugal. En este capítulo se intentan rescatar aquellas investigaciones mediante un recorrido detallado por la producción llevada a cabo en las últimas décadas por los principales expertos marroquíes sobre las relaciones entre luso-marroquíes: Ahmed Boucharb, Othman el-Mansuri, Abdelilah Suisse, Ahmed Sabir y Mohamed Salhi.

Texte intégral

Introducción

1Suscita gran interés la escasez de investigaciones que se han llevado a cabo en Marruecos sobre la historia de las relaciones luso-marroquíes. Los pocos estudios que tienen por objetivo este tema no consiguen saciar la curiosidad intelectual del lector marroquí, por lo general mucho más interesado en las relaciones mantenidas con España y con Francia. La primera razón de esta escasez tiene que ver con la línea de formación e investigación seguida por los historiadores marroquíes desde que se institucionalizó la historia como especialidad tras la creación de la Universidad Mohamed V en Rabat en 1959. La segunda responde a que la historiografía marroquí contemporánea, dada la formación arabo-francófona o arabo-hispanófona de sus representantes, centró su interés en temas relacionados con el colonialismo hispano-francés en Marruecos y la administración de los Protectorados francés y español, dejando al margen los lazos históricos y culturales que unieron Marruecos a Portugal.

  • 1 No se analizan en este trabajo las investigaciones de historiadores marroquíes realizadas en univer (...)
  • 2 En los últimos diez años, se celebraron dos congresos internacionales sobre las relaciones entre Ma (...)

2Todo ello no ha impedido la existencia de un tímido interés por la historia de las relaciones luso-marroquíes durante las eras moderna y contemporánea. Dicho interés viene respaldado por una centuria de académicos afiliados a varias universidades marroquíes1. Buena prueba de ello es la organización de eventos científicos (congresos, jornadas culturales, seminarios), la dirección de tesis doctorales y la publicación de varios estudios sobre el tema. El caso de los docentes e investigadores de la Universidad Ibn Zohr es paradigmático en este aspecto; en estos últimos años, la Facultad de Letras y Ciencias Humanas de Agadir organizó dos congresos internacionales sobre las relaciones luso-marroquíes2. En el caso de las publicaciones, de cuyo análisis nos vamos a ocupar en este trabajo, queremos subrayar la importancia de algunos estudios y sus respectivos autores por considerarlos referencias de la mayor importancia en lo que se refiere a la historiografía marroquí contemporánea sobre Portugal y Marruecos.

Contribución de Ahmed Boucharb

  • 3 Ahmed Boucharb, Magaribatu Al-burtughal jilala alkarni assadisi achar (En árabe) Los marroquíes de (...)

3El profesor Ahmed Boucharb es el pionero de esta línea historiográfica marroquí especializada en las relaciones entre Portugal y Marruecos y una de sus figuras más representativas. En su obra publicada en árabe bajo título Los marroquíes de Portugal durante el siglo XVI3, Boucharb aborda el origen y la dinámica de la emigración e inmigración marroquí a Portugal, analizando las diferentes razones por los que los marroquíes pisaron tierras portuguesas y se instalaron allí.

4En su opinión, la conquista por el ejército portugués de enclaves en las costas marroquíes en el periodo 1415-1511, constituyó el contexto en el que se tuvieron lugar estas primeras oleadas migratorias. Por ello distingue entre dos clases de emigración; una se formaba por marroquíes libres que eligieron marcharse a Portugal voluntariamente y otra se componía de aquellos que fueron obligados a emigrar tras caer en las redes de esclavitud y convertirse en objetos de compra y venta en los mercados de esclavos de Lisboa y Évora. Boucharb estima que entre 1525 y 1530, el número de esclavos de origen marroquí que vivían en Portugal había alcanzado su máximo, en comparación con otras épocas.

Fuentes marroquíes y portuguesas

5En lo que respecta a las fuentes y bibliografía sobre las que se basa dicho estudio, el autor comenta que consultó fuentes de primera mano marroquíes y portuguesas, la mayoría de ellas inéditas por entonces. Según su parecer, las fuentes marroquíes son esenciales para entender las conductas de la población marroquí ante la conquista portuguesa y el negocio de esclavos. Se trata, según Boucharb, de una inmensa literatura hagiográfica que recopila las biografías de los santos, sus prodigios y sus poderes espirituales. Este material bibliográfico permite analizar el carisma (baraka) y la capacidad que dichos santones tenían a la hora de movilizar a la población local en contra de la ocupación portuguesa del litoral atlántico marroquí y de las redes de esclavitud de las que fueron víctimas muchos marroquíes. De las mismas fuentes se puede extraer información valiosa sobre la mentalidad marroquí de la época: la conciencia colectiva, las inquietudes comunes y el estado decadente en que se encontraba la sociedad (reglas de supervivencia; matar o capturar o vender personas a cambio de comida o pocas monedas), las epidemias, sequías, hambrunas y enfermedades son, según las palabras de Boucharb, pruebas patentes de la “crisis de conciencia” que los marroquíes sufrían entonces.

6Respecto a las fuentes portuguesas a las que el autor ha podido acceder y a las que hace una especial referencia, son en su mayoría documentos de los Tribunales de la Santa Inquisición. Dichos documentos muestran la conducta sostenida por los marroquíes ante la sociedad portuguesa. Se les puede clasificar del modo siguiente: 1) Libros de Confesiones; 2) Libros de denuncias; 3) Cuadernos de Promotor Fiscal; 4) Libros de Visitas; 5) Autos de Fe; 6) Listas de cautivos. En toda esta documentación los marroquíes de Portugal figuran con nombres cristianos. En definitiva, se trata de “nuevos cristianos” de quienes a menudo se cuestiona la pureza de su nueva fe.

Esclavos marroquíes en Portugal

  • 4 Boucharb, Magaribatu, 27.

7Boucharb nos informa de cómo algunos caudillos y notables de cabilas estuvieron al servicio de los grandes mercaderes portugueses dedicados el comercio de esclavos. Es el caso de Yahya Ben Taafouft – mencionado asimismo en el capítulo 6 del presente volumen por Driss Essounani – en la región de Dukala y Malik Ben Daoud en la comarca del Sus. Ambos personajes se lucraron con la reventa de esclavos a los portugueses4.

  • 5 Ibídem.
  • 6 Ibíd., 30.

8Entre los métodos que éstos emplearon en Marruecos para capturar esclavos estaban las campañas de caza mediante artillería pesada. Muchas aldeas acabaron completamente derruidas y sus habitantes capturados y vendidos en los mercados de esclavitud. En este sentido, Boucharb menciona las campañas que el ejército portugués llevó a cabo en las inmediaciones de Alcazarquivir, Tetuán y Uezán tras la conquista de Arzila, que se saldaron con la captura de más de 5.000 cabileños. Tras la conquista de Safim en 1511, el ejército portugués apresó a otros 567 y poco después tomó Azamor, donde capturaría 2.000 más5. Boucharb afirma que a medida que fue pasando el tiempo se consolidaron las relaciones entre los comerciantes portugueses que controlaban las redes de esclavos y los comerciantes marroquíes, musulmanes y judíos, dedicados al mismo ofició6.

  • 7 Ibíd., 32.

9El autor señala que un buen número de marroquíes aceptaron perder su libertad y ser trasladados como esclavos a Portugal a cambio de asegurar su subsistencia y recibir a diario un plato de comida, pues las hambrunas que periódicamente asolaban Marruecos fueron la razón principal del éxito que tuvo ese negocio7. Otros, sin embargo, cayeron contra su voluntad en las redes de esclavitud como consecuencia de la hostilidad entre tribus vecinas que, al atacarse unas a otras, capturaban personas a modo de botín de guerra.

Marroquíes libres en Portugal

  • 8 Ibíd., 36.

10Al margen de los esclavos, Boucharb habla de una emigración masiva de origen marroquí a Portugal. Se trata de éxodos de población procedentes de las llanuras de Chauia y Dukala. La razón principal de la llegada de marroquíes libres a Portugal fueron las sequías, hambrunas y epidemias que entonces asolaron sus tierras. Como consecuencia, el monarca portugués les permitió concentrarse en campamentos improvisados a las afueras de Lisboa8.

11Otros marroquíes libres se instalaron en tierras portuguesas por motivos diferentes.

  1. Judiciales. Algunos bandidos, matones y ladrones se fugaban primero a los enclaves ocupados y después se embarcaban en barcos mercantes, bien de forma clandestina, bien pagando dinero a cambio de alcanzar tierras portuguesas. Así conseguían eludir la pena de cárcel o la muerte.

    • 9 Abu Hassun Ali Muhammad Shaij al-Wattasi, ultimo emir wattassí que se fuga de la ciudad de Fez, jus (...)
    • 10 Ibíd., 35.

    Políticos. Éstos fueron los afectados por las turbulencias políticas que sufrió Marruecos durante el siglo XVI, sobre todo entre 1549 (entrada de los saadíes en Fez) y 1578 (la batalla de Alcazarquivir o de los Tres Reyes). Todo ello dio lugar a la fuga de varios exiliados marroquíes hacia la ciudad de Lisboa. A título de ejemplo, Boucharb menciona el caso de Abu Hassun al-Wattasi9y sus súbditos. Todos pidieron auxilio y protección a las autoridades portuguesas. La segunda oleada de estos protegidos marroquíes llegó a Portugal en 1544 tras la entrada de Muley Mohamed el-Cheikh en Fez. La tercera tuvo lugar tras la destitución del sultán Mohamed al-Mutawwakil en 1576, quien contaría con la protección y el apoyo del rey don Sebastián de Portugal para tratar de recuperar el trono de manos de Abdelmalik en la batalla antes mencionada. La cuarta y última oleada llega a Portugal justo tras esta batalla, pues todos los marroquíes que apoyaron a al-Mutawwakil y a D. Sebastián tuvieron que refugiarse en Portugal. Entre ellos se encontraba el príncipe Nassir quien escapó con su sequito a Lisboa10.

  • 11 Ibíd., 36.

12Según Boucharb, todo esto hizo que la comunidad marroquí afincada en Portugal creciera continuamente y que durante esa época su número alcanzara 100.000 personas11.

Emigración marroquí y persecución de la Santa Inquisición

  • 12 Ibíd., 34-36.

13Boucharb señala que estas emigraciones coinciden con las campañas de fanatismo y odio al Islam que el Tribunal de la Santa Inquisición llevó a cabo en Portugal desde su creación en 1536. La creación de dicho tribunal culminó el proceso puesto en marcha por el Edicto de expulsión del rey D. Manuel I de 5 de diciembre de 1496 que – como analiza con detalle José Alberto Tavim en el capítulo 1 del presente volumen – obligaba a todos los judíos y musulmanes a elegir entre convertirse al cristianismo o salir de Portugal. Boucharb señala que quizás la decisión relativa a la cristianización tiene que ver con el mutismo que caracteriza las fuentes de los tribunales de la Santa Inquisición cuando se trata de los moriscos de origen portugués. Las fuentes susodichas, cuando hablan de los musulmanes, los describen en su mayoría como si fueran unos foráneos procedentes de otras tierras del islam muy lejanas12.

  • 13 Ibíd., 37-39.

14El autor lamenta este mutismo y omisión documental respecto a la historia de los moriscos de origen portugués y considera que el Tribunal de la Santa Inquisición utilizó el término morisco o mouro de una forma equívoca. Este mutismo según el autor dificulta la investigación sobre la historia de la minoría musulmana en el Portugal cristiano13.

Situación general de los esclavos

  • 14 Ibíd., 103.
  • 15 Ibíd., 104.

15Boucharb trata en su estudio los itinerarios y biografías de algunos marroquíes de Portugal. Nos informa que la mayoría de los marroquíes se instalaron en las ciudades de Lisboa y Évora, pero hubo también otros que se afincaron en Olivença y Elvas. La documentación consultada ha permitido al autor destacar varios aspectos de la historia social de este colectivo. Los marroquíes de Portugal figuran en la documentación del Tribunal de la Santa Inquisición con nombres cristianos. Se cita el caso de Beatriz Fernandes quien fue vendida en la ciudad de Safim y revendida primero a un latifundista, dueño de campos de algodón en Vila de Redondo y más tarde a un sacerdote de Vila Viçosa a quien sirvió durante tres años a cambio de su emancipación junto al hijo que tuvo en cautividad14. El autor cita también el caso de otra marroquí llamada Luísa que llegó a Lisboa en 1518, después de haber sido vendida a un convento15.

  • 16 Íbidem.

16Según Boucharb, en Portugal hubo también mercados de intercambios de esclavos marroquíes a los que se les consideraba parte de patrimonio y bienes que un individuo o una familia podía tener. Algunos portugueses prefirieron invertir dinero comprando estos esclavos, a los que se les utilizaba también como mercancía muy codiciada para comprar, vender o incluso regalar en ocasiones muy señaladas como bodas, fiestas y celebraciones16.

  • 17 Ibíd., 106.

17Los esclavos marroquíes fueron explotados en su mayoría en agricultura y ganadería, ámbitos que dominaban muy bien dado su origen tribal. Otros fueron explotados en el dominio de la construcción en las islas portuguesas del Atlántico. Boucharb afirma que, al poco tiempo de su llegada a Portugal, los esclavos sintieron nostalgia a su país natal, echaron de menos a sus familiares y sus aldeas de origen. La frustración, la esclavitud y la humillación les pusieron ante la necesidad de pensar en fugarse y volver a su tierra natal. La documentación de los tribunales de la Santa Inquisición revela muchos aspectos de esta cuestión y arroja la luz sobre las sentencias de aquellos marroquíes que fueron juzgados por intentos de fuga17.

18Otros descartaron fugarse y se dedicaron a ahorrar para comprar su libertad. Algunos recibieron la suma que valía su emancipación de sus familiares en Marruecos.

Situación de los marroquíes libres

  • 18 Ibíd., 108.

19La situación de los marroquíes libres afincados en Portugal y sus condiciones diferían totalmente de las de los esclavos. Entre ellos, había quien vino a Portugal por razones políticas y judiciales, pero también hubo otros que recuperaron su libertad tras haber sido esclavos. Éstos tuvieron que buscar empleo y vivienda para alcanzar las bases mínimas de dignidad en una sociedad portuguesa rígidamente jerarquizada18.

  • 19 Ibíd., 110-113.

20Muchos de los que eran libres no consiguieron obtener empleos respetados y escalar en la pirámide social, la mayoría de ellos ocuparon oficios infravalorados a los que sólo aspiraba la capa marginal de la sociedad portuguesa. Transportistas, muleros, limpiadores de establos, portadores de bultos en el puerto de Lisboa, pastores, aguadores y pescaderos, fueron, según Boucharb, algunos de los oficios que ocuparon los marroquíes recién emancipados. En cuanto a las mujeres, también desempeñaban los oficios menos valorados de Portugal: lavanderas en ríos, desecadoras de pescado en el puerto de Lisboa y tejedoras de tapices y alfombras fueron algunos de los trabajos de esas mujeres19.

  • 20 Ibíd., 114-115.

21Para Boucharb, los marroquíes fugados por razones políticas eran los únicos que tenían cierta consideración social. Algunos de este grupo contaban con la protección de los monarcas y recibían una pensión diaria de 30 reales. No obstante, otros se vieron al borde de la miseria dada la situación de encarecimiento del nivel de vida en Portugal en aquel periodo. Ante esta situación, muchos marroquíes libres y de origen noble se vieron obligados a buscarse la vida ocupando trabajos que no correspondían a su condición social20.

  • 21 Ibíd, 115.

22Hubo también quien consiguió amasar grandes fortunas, aunque fueron muy pocos. Es el caso de João Rodriguez, personaje adinerado, dueño de un importante patrimonio inmobiliario y financiero en la ciudad de Olivença, quien siempre había ayudado a sus compatriotas marroquíes ofreciéndoles caridad y prestamos21.

  • 22 Ibíd., 117-126.

23Otra de las cuestiones que Boucharb trata en su estudio es el grado de integración de los marroquíes en la sociedad portuguesa. Para ello tuvo que investigar, por ejemplo, si familias marroquíes consiguieron emparentar con otras de origen portugués o se casaban únicamente entre ellas. El autor afirma que los marroquíes consiguieron conservar parte de sus costumbres y tradiciones. Baste señalar que entre ellos se celebraban fiestas al estilo de Marruecos y que en los funerales se repartía pan e higos entre los asistentes, o que en las bodas se practicaba el ritual de comer el cuscús a mano y sentado en el suelo. También se llevaban a cabo actos de solidaridad dentro de la comunidad como prestar ayuda a los más necesitados. Hubo también numerosos malos hábitos que se extendieron entre la comunidad marroquí. Prueba de ello son las reyertas, las peleas colectivas y las falsas denuncias ante los tribunales de la Santa Inquisición. De hecho, muchas mujeres consiguieron deshacerse de sus maridos al denunciarles falsamente ante dichos tribunales22.

24Buena parte de los marroquíes que no consiguieron acomodarse a la sociedad portuguesa barajarían la posibilidad de volver a sus tierras de origen. Algunos achacaban las ganas de volver a las pocas expectativas que tenía la vida en Portugal, al que consideraban un país de frustraciones y miserias.

La imposible convivencia

  • 23 Ibíd., 127.

25Las persecuciones sufridas por parte de la Inquisición – abordadas también en detalle, para el caso de Setúbal, en el capítulo 2 del presente volumen por Filomena Barros – sembraron, según Boucharb, los recelos y el odio colectivo hacia los marroquíes. Antes de 1550, las fiestas tradicionales que los marroquíes organizaban no molestaban a nadie, pero años después, los tribunales de la Santa Inquisición decretarían órdenes para prohibir por ley la música, las canciones y el baile marroquíes al considerarlos “conductas sarracenas que ofenden al catolicismo”23.

  • 24 Abu al-Abbas as-Sabti (1129-1204). Maestro sufí, nacido en la ciudad de Ceuta y fallecido en Marrak (...)
  • 25 Ibíd., 130-151.

26El autor indica que en un momento en que la sociedad cristiana se oponía a cualquier diversidad lingüística y cultural, los marroquíes rechazaron renunciar a parte de sus tradiciones de origen. Por eso la mayoría de los delitos con que les acusaban tenían matices culturales y religiosos. La sociedad portuguesa dudaba de sus conversiones, y los tribunales a veces les juzgaban por el mero hecho de desconocer algunas plegarias cristianas, o por utilizar oraciones de origen musulmán, (como por ejemplo jurar por Abu Abbas Sebti24, o confundir las campanadas del domingo con el adhan; la llamada a la oración)25.

La nostalgia de los marroquíes por su patria de origen ante la rigidez de la sociedad y las instituciones portuguesas

27El autor considera que los intentos de fuga de los marroquíes de Portugal hacia su patria de origen fueron en definitiva un fiel reflejo de su falta de integración. Las fuentes consultadas permiten extraer datos relativos de juicios por intentos de fuga y compararlos, desde el punto de vista cuantitativo, con otros delitos. Sólo en los tribunales de Lisboa, de un total de 292 expedientes por diversos delitos, 165 correspondieron a intentos de fuga de personas de origen marroquí entre 1541-1555; es decir más de la mitad de los juicios emitidos.

  • 26 Ibíd., 159.

28Algunos marineros portugueses amasaron grandes fortunas con el negocio de trasladar a los marroquíes clandestinamente de vuelta a su tierra natal. A título de ejemplo, Boucharb menciona dos casos que fueron juzgados por los tribunales de la Santa Inquisición. El primero fue el de João Noranha, a quien acusaron de haber suplicado en público al profeta Mahoma para ayudarle en la travesía de regreso a su tierra natal. El segundo caso es de Maria Lopes quien rezó al profeta Mahoma y a Abu Abbas Sebti para que le ayudaran a cumplir la promesa de regreso a su país de origen26.

  • 27 Ibíd., 161.
  • 28 Ibíd., 162.

29Boucharb hace referencia detallada a la comunidad marroquí de la ciudad de Elvas. Algunos de sus miembros se juntaban y conversaban sobre el islam y el profeta Mahoma, de quien decían que iba a resucitar y ayudaría a los marroquíes a volver a sus tierras de origen27. Muchos de los marroquíes tomaban alcohol en exceso para aliviar el sentimiento de exilio y la soledad que sufrían en Portugal28.

Actitud de la comunidad marroquí de Portugal ante el cristianismo y el Islam

  • 29 Ibíd., 182.

30Boucharb señala que parte de los marroquíes libres que se convirtieron al cristianismo lo hicieron a cambio de protección y recompensas que recibían de los monarcas portugueses. En el caso de los esclavos, las presiones ejercidas por parte de sus amos constituyeron la razón principal de su conversión. Algunos fueron duramente reprimidos y obligados a evangelizarse, imponiéndoles nombres cristianos sin siquiera contar con su parecer. Otros decían convertirse al cristianismo como consecuencia de haber cumplido alguna promesa o haber vivido un milagro29.

Contribución de Otman Mansouri

  • 30 Otman Mansouri, Al-alakat almagrebiya alburtughaliya (1790-1844), (En árabe), Las relaciones Marroc (...)

31Otro de los investigadores más importantes que han abordado en Marruecos el pasado común luso-marroquí es el profesor Otman Mansouri, de quien cabe destacar especialmente la obra en dos volúmenes titulada Las relaciones marroco-lusas (1790-1844)30. Este autor reflexiona sobre las razones de haber elegido este tema comentando que la historiografía marroquí había limitado casi exclusivamente su interés a la época moderna, y, más en concreto, a la historia de la conquista portuguesa de los enclaves costeros y la famosa batalla de Alcazarquivir, sin consagrar el debido interés a las épocas posteriores. El resultado es una escasez manifiesta de estudios especializados y un alarmante vacío historiográfico.

32Mansouri reconoce que su encuentro con el profesor portugués António Dias Farinha, fue clave respecto a la elección del tema de su investigación. No obstante, cree que su interés por la relaciones luso-marroquíes entre 1790 y 1844 también se debió al considerable volumen de documentación disponible y a la importancia que reviste esa época, por tratarse de un momento en que la política exterior marroquí aún no estaba sometida a la hegemonía franco-británica.

Historiografía de las relaciones luso-marroquíes, siglos XVII-XIX

  • 31 LIkhouan Zahra, “Al-Alakat almagrebiya aljareyiya fi alkarni 11 alhiyri, 17 almiladi,” (en árabe), (...)
  • 32 Francisco de Assis de Oliveira Martins, Portugal e Marrocos no século XVIII (Lisboa: Parceria Antón (...)
  • 33 Mansouri, Al-alakat,10.

33Mansouri continúa reflexionando sobre el estado de la cuestión y las referencias historiográficas precursoras del estudio de las relaciones luso-marroquíes contemporáneas para afirmar que sus aportaciones no consiguen saciar el interés del investigador en este campo y que la mayoría de los estudiosos que trataron el tema pasaron de puntillas sin profundizar en las cuestiones de mayor importancia que habían condicionado dichas relaciones. El autor hace referencia a algunos trabajos que estudian el período anterior a 1790 y que tratan, en concreto, la política exterior del sultán Sidi Mohamed ben Abdallah. Es el caso de la tesis doctoral presentada por Ikhouan Zahra en 1990, titulada Las relaciones exteriores de Marruecos durante el siglo XVII31. En la misma línea, Mansouri hace mención a Francisco de Assis de Oliveira Martins y su obra Portugal e Marrocos no século XVIII32 a la que considera como importante fuente de información sobre los convenios firmados entre los dos países respecto a la recuperación de Mazagão y las embajadas intercambiadas tras la firma del acuerdo de paz en 1774. Otra obra citada es la de Joana Neto Portugal e Marrocos: Diplomacia e Comércio, 1760-1783, tesina dirigida por el profesor Dias Farinha en 1996. En ella, la historiadora trata las relaciones entre ambos países durante la era de Sidi Mohamed Ben Abdallah, la situación de Marruecos, sus problemas internos y su impacto sobre el comercio portugués. Finalmente, cita Mansouri la tesina de Antonio Jorge Ferreira Alfonso titulada Portugal e o Magrebe nos finais do Antigo Regime (1988). En ella el historiador aborda, primero, las relaciones marroco-lusas en la era de los sultanes Sidi Mohamed Ben Abdallah y Muley Suleiman hasta 1814 y asimismo las relaciones de Portugal con Túnez y Argelia en el mismo periodo33.

  • 34 Ibíd., 11.

34Mansouri hace referencia también algunos estudios de historia de las relaciones internacionales que han tratado de modo muy general los lazos entre Marruecos y Portugal. Entre ellos figuran, por ejemplo, Historia de la diplomacia marroquí desde la era antigua hasta nuestros días, de Abdelhadi Tazi y el clásico Le Maroc et l’Europe, 1830-1894 de Jean-Louis Miège. En este último, Miège se ocupa de las relaciones comerciales y diplomáticas entre Marruecos y Portugal durante las décadas centrales del siglo XIX a la luz de las coyunturas que marcaron la época. Otras obras clásicas marroquíes que tratan la historia de Marruecos durante la época objeto de estudio y a las que Mansouri hace mención son Ithaf Ahlam Nass Bi Yamali Hdirati Meknaz de Abderrahman Ibn Zaidan, Al Istiksa fi Ajbar Douali Almagreb Al-aksaa de Ahmed Jalid Nassiri, Tarij Duhayif de Ahmed Duhayif y Tarij Tetuan de Mohamed Daoud34.

Fondos del archivo del consulado de Portugal en Tánger

  • 35 Ibíd., 13.

35Mansouri hace una relación de los fondos que tiene el archivo del consulado de Portugal en Tánger y nos comenta que sus catálogos cubren el período entre los años sesenta del siglo XVIII y mediados del siglo XX35. Dicho archivo dispone de una rica y variada documentación. Se trata de una serie de correspondencias intercambiadas entre los cónsules de Portugal y el Ministério dos Negócios Estrangeiros; otras intercambiadas por aquellos con los agentes del majzén marroquí; así como escritos e informes recibidos de súbditos, protegidos y confidentes marroquíes al servicio del cónsul portugués en Tánger. La mayoría de estos escritos están redactados en árabe. Esta documentación se encuentra custodiada actualmente, según Mansouri, en el Arquivo Nacional da Torre do Tombo, en la biblioteca del Palaço de Ajuda, en Academia de Ciências de Lisboa y en el archivo de la embajada de Portugal en Rabat.

Fondos del Arquivo Nacional da Torre do Tombo de Lisboa

  • 36 Ibíd., 15.

36Contiene, según Mansouri, documentación de sumo interés histórico. Se trata de una serie de correspondencias e informes enviados por el cónsul general de Portugal en Tánger a su gobierno. Buena parte de documentación está escrita en portugués aunque algunos informes y cartas que el cónsul recibía de las autoridades marroquíes están escritas en árabe36.

Archivo de la Embajada de Portugal en Marruecos

  • 37 Ibíd., 18.

Contiene una veintena de expedientes con más de seis mil páginas que cubren todos los hechos históricos de mayor resonancia que Marruecos compartía con Portugal37.

Arquivo Histórico Ultramarino de Lisboa

  • 38 Ibídem.

37Dispone de documentos que contienen información crucial sobre la navegación en aguas marroquíes, la captura y liberación de marineros portugueses en Marruecos38.

38Mansouri clasifica la temática de la documentación consultada del modo siguiente:

    • 39 Ibíd., 27.

    La situación política de Marruecos. Muerte de Sidi Mohamed Ben Abdallah y conflictos entre Muley Yazid y sus hermanos. La epidemia de cólera y sus consecuencias demográficas. Las eras de Muley Suleiman y Muley Abderrahman Ibn Hicham39.

    • 40 Ibíd., 28.

    Las relaciones exteriores de Marruecos. Las embajadas extranjeras en Tánger, las legaciones europeas y sus respectivas relaciones con el majzén, los cónsules portugueses y sus relaciones con las autoridades marroquíes, las tentativas comerciales y estratégicas europeas en Marruecos a través de la información suministrada por el cónsul de Portugal en Tánger40.

    • 41 Ibíd., 29.

    La situación general en Marruecos. La situación social y económica del país, las rutas de comunicación entre los diferentes lugares del país, la comunicación marítima41.

    • 42 Ibídem.

    La navegación y comercio. Los puertos en Marruecos, relaciones comerciales la flota comercial marroquí, el suministro de víveres a los barcos portugueses que se dirigían hacia América y África subsahariana42.

La institución consular portuguesa en Tánger

  • 43 Ibíd., 31.

39A través de los informes consultados se desprende que el cónsul portugués contaba con los servicios de una compleja red de amigos y confidentes que le suministran toda clase de información útil para ponerla a disposición de su gobierno. Las informaciones que el cónsul portugués en Tánger hace llegar a su país en su mayoría, sobre Marruecos. Se trata de correspondencias e informes que enviaba a Lisboa vía Gibraltar o Cádiz en los barcos mercantes portugueses. Casi toda esta documentación contenía información muy variada y de carácter reservado: la preparación de las campañas militares del sultán, las tentativas de sus adversarios, los contactos del sultán con los países extranjeros, sobre todo con España, el tipo de regalos que el sultán recibe de las potencias europeas, etc…43.

Características generales de la documentación portuguesa de temática marroquí

  • 44 Ibíd., 32-33.

40Mansouri distingue entre varios tipos de documentación cuando se trata de la temática que aborda. Están documentos con Información afirmativa, es decir, toda la información que el cónsul portugués en Tánger recababa desde fuentes fidedignas y hace llegar a su gobierno asegurándole la certitud de los hechos. Después está la información cuya veracidad es cuestionable. Se trata de toda clase de rumores que corren sobre hechos que pueden suceder o que hayan sucedido sin tener certeza de ello. El autor señala que estos rumores son de suma importancia para el investigador, porque de ellos se puede desprender el ambiente que impera entre la opinión pública de la época. En tercer lugar, están los documentos con opiniones personales del cónsul; es decir las conclusiones y pareceres que trasmite a sus conocidos marroquíes, principalmente agentes del majzén. Y por último están los consejos e informes; es decir toda clase de sugerencias que el cónsul de Portugal en Tánger trasmite a su gobierno y que pueden ser de interés patriótico44.

Contenido del libro

41En el primer capítulo, Mansouri estudia la situación política en Marruecos y Portugal entre 1790 y 1844. En el segundo, el autor aborda las relaciones diplomáticas entre ambos países tras la firma del acuerdo de paz de 1774, describiendo las diferentes etapas que había cruzado esta relación. El tercer capítulo está dedicado al estudio de las relaciones económicas marroco-lusas a través de la información que contiene la documentación consultada. El cuarto capítulo lo dedica el autor al tema de los regalos, intercambios de cortesía y agasajos entre los gobiernos de ambos países. El capítulo quinto se concentra en el papel desempeñado por la institución consular portuguesa en Marruecos. Ahí es donde el autor hace hincapié en la biografía del “clan Colaço”, que monopolizó durante décadas la representación consular portuguesa en Marruecos a través del abuelo, el hijo y el nieto. En las conclusiones Mansouri afirma que la cooperación entre ambos países fue solida e importante en aquel periodo, una cooperación que había abarcado aspectos políticos, militares y económicos.

Contribución de Abdelilah Suisse

  • 45 Abdelilah Suisse, “A conquista de Ceuta e as investigações portuguesas do século XX,” en Mohamed Sa (...)
  • 46 Suisse, “A Conquista de Ceuta,” 333-334.

42En un estudio titulado A conquista de Ceuta e as investigações portuguesas do século XX45, el profesor Abdelilah Suisse, pasa revista a la historiografía portuguesa sobre Ceuta y distingue entre dos perspectivas. La clásica está representada por el ya mencionado Oliveira Martins, con su estudio titulado Os filhos de D. João I. Según Suisse, el autor engrandece la acción militar desempeñada por D. Enrique y otros dos hijos de D. João; acción que tuvo lugar en Torres Vedras. La razón es el excesivo espíritu patriótico que tanto había caracterizado esta expedición. Oliveira Martins, subraya la importancia económica de Ceuta considerando que fue el objetivo principal del infante D. Enrique46.

  • 47 António Sérgio, Ensaios (Rio de Janeiro: Editores Anuario do Brasil, 1919), vol. 1, 307; Suisse, “A (...)
  • 48 Ibídem.

43Otra figura representativa de esta historiografía a la que Suisse cita, es la de António Sérgio, que en 1919 publicaría Ensaios47. En dicha publicación, Sérgio defiende los aspectos económicos como móvil de la conquista al considerar que Ceuta podría resolver la crisis alimentaria que sufría el reino de Portugal en la medida en que era un importantísimo enclave comercial en Marruecos48. Este autor considera que la burguesía mercantil portuguesa, cuyo portavoz era el mismísimo João Afonso, era la precursora del proyecto de la conquista de Ceuta, después de haber financiado la elaboración de los planes de dicha conquista.

  • 49 Ibíd., 335.

44Suisse cita también otro estudio titulado História de Arzila durante o dominio portugués, realizado por el historiador y arabista David Lopes. Lopes cree que el planteamiento de Sérgio tiene que ser considerado apenas como hipótesis y rechaza atribuir a Ceuta un gran papel en cuanto al interés atribuido a la clase burguesa en su conquista49.

  • 50 Ibíd., 337.

45Respecto a la perspectiva más actual sobre la conquista de Ceuta, uno de sus principales representantes es Luis Adão de Fonseca. En su estudio, Portugal entre dois mares, Fonseca considera que la toma de Ceuta responde a una serie de razones, algunas subyacentes, tales como los problemas de la nobleza portuguesa, la proliferación de las ideas de Cruzada y el interés por cubrir las necesidades alimentarias del país en cuanto a los cereales50.

  • 51 Ibíd., 338.

46Otro destacado representante de esta línea es, según Suisse, António Dias Farinha. En su estudio, Portugal e Marrocos no século XV, Dias Farinha sostiene un planteamiento muy interesante en cuanto a la conquista de Ceuta, la cual, en su opinión, está completamente ligada al interés de la dinastía de los Avis por consolidar su poder político en Portugal y fuera de él. Basta señalar que João Afonso atribuiría a Ceuta el importante papel estratégico de ser el eslabón entre el Mediterráneo y sus proyectos africanos51.

  • 52 Ibíd., 339.

47António Borges Coelho es otro estudioso al que Suisse cita. En su obra, Raízes da expansão portuguesa, atribuye el papel de la conquista de Ceuta a João Afonso de Alenquer, apoyado por la burguesía de Oporto y Lisboa52.

48Para concluir, Suisse considera que los diferentes planteamientos citados ponen de relieve la relatividad del significado de la conquista de Ceuta, abriendo así el debate académico en torno al tema.

Contribución de Ahmed Sabir

  • 53 Ahmed Sabir, Tarij Santa Cruz-Agadir, (en árabe) Historia de Santa Cruz-Agadir, Santa Cruz Cap de G (...)
  • 54 Sabir, Tarij Santa Cruz-Agadir, 6.
  • 55 La misma estampa se encuentra pintada sobre bellísimos azulejos en dos de las paredes de la Faculta (...)
  • 56 Sabir, Tarij Santa Cruz-Agadir, 6.

49El profesor Ahmed Sabir publicó en 2007 el libro Historia de Santa Cruz-Agadir, que es una recopilación, reedición y traducción al árabe de un manuscrito escrito en portugués en la primera mitad del siglo XVI por un soldado portugués anónimo que estuvo afincado en aquel enclave durante varios años prestando el servicio miliar. Es preciso señalar que el traductor es, evidentemente, arabófono, pero también hispanista y afrancesado, por lo que la traducción al árabe no se hizo desde del portugués, sino desde la traducción al francés realizada por el conocido arabista Pierre de Cénival en 1934. De hecho, Sabir, reconoce haber mantenido buena parte de las notas preliminares y los comentarios escritos a pie de página que pertenecen a la versión francesa de dicho manuscrito53. Sabir ha enriquecido, no obstante, el texto con estampas e ilustraciones antiguas de la fortaleza de Agadir, a la que los portugueses llamaban “el pico”. El propósito, no es otro que acercar el lector al contexto histórico del manuscrito54. Entre este material iconográfico sobresale la estampa de la Fortaleza de Cabo de Gué localizada en 1986 en una biblioteca brasileña. La obra es del famoso corsario alemán Hans Staden, quien estuvo al servicio de la monarquía portuguesa durante buena parte del siglo XVI55. Sabir comenta que su traducción del texto al árabe responde al mismo interés que tenía su autor cuando dedica su libro a Cabo de Gué para inmortalizar sus recuerdos, avivar la memoria y satisfacen la curiosidad de la gente. En definitiva, Sabir cree que la labor traductora que él desarrolla permite proteger la memoria de Agadir56. El valor histórico y documental del manuscrito es enorme. La relación que hace su autor de Santa Cruz do Cabo de Gué (Agadir) es descomunal si la comparamos con textos escritos por viajeros españoles que estuvieron en el mismo lugar durante los años posteriores. Sabir señala que el manuscrito objeto de estudio permaneció varios siglos en el anonimato, hasta 1934, cuando un investigador portugués lo descubre entre otro material documental que conserva la biblioteca de Lisboa.

  • 57 Ibíd., 11.
  • 58 Ibíd., 13.

50Entre 1540 y su caída el 12 de marzo de 1541, el caudillo saadí Mohamed el-Cheikh sitia el fuerte de Cabo de Gué. El soldado autor del manuscrito cayó preso en manos del ejército marroquí y acabaría recluido en las cárceles de Tarudant, junto a otros portugueses. Tras cinco años de cautiverio, el autor de las memorias es liberado57. Fue entonces cuando empezaría la redacción de las memorias de Santa Cruz do Cabo de Gué. Lo hizo con una edad muy avanzada y partiendo del interés de hacer patentes sus recuerdos y vivencias en ese ex enclave portugués. Dice que escribe sus memorias porque son dignas de ser recordadas y conservadas para todos los curiosos que quieren conocer el origen del poblamiento58.

51En definitiva, pese a que la traducción no se hizo directamente del portugués al árabe, cabe señalar que el texto traducido es un aporte excelente a la historiografía marroquí. El hecho de ser uno de los primeros textos escritos sobre aquel enclave permite al historiador realizar una reconstrucción del contexto en que fue construida esta fortaleza y de cómo la incipiente dinastía saadí conseguiría apoderase de ella.

Contribución de Mohamed Salhi

  • 59 Mohamed Salhi, “La imagen de Marruecos en dos periódicos portugueses: O Século y Diário Popular (19 (...)
  • 60 Salhi, “La imagen de Marruecos”, 259-260.

52El interés por la historia luso-marroquí más reciente lo manifiesta el profesor Mohamed Salhi en un escueto artículo titulado “La imagen de Marruecos en dos periódicos portugueses: O Século y Diário Popular (1953-1956)”59. En él arroja luz sobre la situación política en Marruecos a través de esos dos periódicos lisboetas, desde la destitución y el exilio del sultán Sidi Mohamed Ben Youssef, hasta la declaración de la independencia. Salhi señala que en el material periodístico consultado abundan los prejuicios y estereotipos sobre Marruecos. Se trata según Salhi de analizar los distintos mensajes directos o subliminales que estos textos transmiten, para contribuir a la imagen que el poder mediático portugués de la época quiso hacer de Marruecos60. Salhi clasifica la temática tratada por ambos periódicos del modo siguiente: a) La imagen de Marruecos y de su población; b) La destitución del sultán Sidi Mohamed Ben Youssef; c) La declaración de la independencia y sus ecos.

  • 61 Ibíd., 262.
  • 62 Ibíd., 267.

53Salhi afirma que a través de las columnas de dichos periódicos se palpaba inicialmente un claro apoyo al colonialismo francés y a sus políticas intervencionistas en Marruecos. Los diferentes artículos consultados por el profesor Salhi consideraban que Francia era un país “bienhechor” que obra por el bien y la estabilidad de Marruecos61. Más tarde, este apoyo incondicional al colonialismo francés sufrió ciertos cambios en el transcurso de las nuevas coyunturas por las que atravesó Marruecos. Por vez primera, ambos diarios reconocían la legitimidad del sultán y consideraban que su vuelta era un hecho eminente. A raíz de esto, empezaron a abundar las fotos del soberano marroquí en la portada de varios números62.

Conclusiones

54A partir de lo expuesto podemos concluir que los estudios producidos en Marruecos que tienen por objetivo el tema de las relaciones luso-marroquíes son muy escasos numéricamente, por lo que existe un vacío patente cuando se trata de esta cuestión. Los pocos que se han publicado, a pesar de su rigor académico, no alcanzan el impacto que se merecen si los comparamos con los estudios de las relaciones hispano-marroquíes o franco-marroquíes. Los diferentes denominadores comunes y el pasado compartido que une Marruecos a Portugal no han sido suficientes para suscitar más interés en los entornos académicos y las autoridades competentes. De ahí el interés por elaborar un balance historiográfico sobre lo que los investigadores marroquíes han producido en este campo. Quizás de este modo contribuyamos a levantar el mutismo que aún pesa sobre importantes aspectos de esta historia compartida.

55Respecto a la obra de Ahmed Boucharb, se puede decir que impresiona la minuciosidad con la que describe y analiza los hechos históricos. Si a ello se suma la interesante base documental que utiliza y su sólida metodología, estamos hablando de una referencia pionera e indiscutible en la historia de las relaciones luso-marroquíes. Al estudio de Boucharb, se le puede considerar como modelo insólito y exclusivo en la historiografía marroquí contemporánea. El hecho de poder tratar los hechos históricos a la luz de las fuentes históricas portuguesas y marroquíes ha hecho que sus aportaciones sean de gran interés. En cuanto al profesor Otman Mansouri, a pesar la importancia de su estudio, se le puede reprochar el no haber ampliado el marco de su investigación para abarcar todo el siglo XIX y las primeras décadas del XX. La competición en torno al mantenimiento y la alteración del statu quo de Marruecos, la participación de Portugal en la conferencia internacional de Madrid en 1880 y en la de Algeciras de 1906, las políticas desplegadas por la legación portuguesa de Tánger antes y durante la era del Protectorado, son cuestiones que se echan en falta en esta investigación.

56Abdelillah Suisse, cuando pasa revista a la historiografía portuguesa especializada en Marruecos, concluye distinguiendo entre dos perspectivas, la clásica y la coetánea. Suisse concluye asimismo atribuyendo las raíces de la expansión portuguesa por las tierras marroquíes al papel de la conquista de Ceuta por João Afonso de Alenquer y la burguesía de Oporto y Lisboa. Por su parte, Ahmed Sabir, con su traducción al árabe de Historia de Santa Cruz-Agadir, y su respectiva presentación preliminar, aporta a los estudios históricos marroquíes una fuente portuguesa de primera mano, desconocida hasta entonces, por la mayoría de los historiadores. No obstante, el hecho de que el texto fuese traducido desde la versión francesa al árabe, constata una vez la urgente necesidad de formar una centuria de historiadores marroquíes en la lengua lusa. Finalmente, Mohamed Salhi, con su estudio a la prensa lusa y sus opiniones sobre el nacionalismo marroquí y el proceso de la descolonización, manifiesta, por parte, el interés que tiene la historiografía marroquí por abordar semejantes cuestiones desde las fuentes documentales portuguesas, y por otra, indica que el acceso a los archivos portugueses y la consulta de sus fuentes documentes más recientes de la historia común marro-lusa sigue siendo una asignatura pendiente para la mayoría de los historiadores marroquíes.

Bibliographie

Fuentes y bibliografía

Boucharb, Ahmed, Magaribatu Al-burtughal jilala alkarni assadisi achar (En árabe) Los marroquíes de Portugal durante el siglo XVI. Rabat: Publicaciones de la Facultad de Letras y Ciencias Humanas de la Universidad Mohamed V, 1996).

Likhouan, Zahra, “Al-Alakat almagrebiya aljareyiya fi alkarni 11 alhiyri, 17 almiladi,” (en árabe), “Las relaciones exteriores de Marruecos durante el siglo XVII”. Tesis doctoral: Universidad Mohamed V, 1990.

Mansouri, Otman, Al-alakat almagrebiya alburtughaliya (1790-1844), (En árabe), Las relaciones Marroco-lusas, (1790-1844). Mohammedia: s.n., 2005.

Oliveira Martins, Francisco de Assis de, Portugal e Marrocos no século XVIII. Lisboa: Parceria António Maria Pereira, 1937.

Sabir, Ahmed, Tarij Santa Cruz-Agadir, (en árabe) Historia de Santa Cruz-Agadir, Santa Cruz Cap de Gué (Agadir), texto portugués anónimo del siglo XVI. Agadir: s.n., 2017.

Salhi, Mohamed, “La imagen de Marruecos en dos periódicos portugueses: O Século y Diário Popular (1953-1956),” en Marruecos España y Portugal, Hacia nuevos espacios de diálogo, Mohamed Salhi, coord. Rabat: Publicaciones de la Facultad de Letras y Ciencias Humanas de la Universidad Mohamed V, 1999: 259-268.

Sérgio, António, Ensaios. Rio de Janeiro: Editores Anuario do Brasil, 1919.

Suisse, Abdelilah, “A conquista de Ceuta e as investigações portuguesas do século XX”, en Marruecos España y Portugal, Hacia nuevos espacios de diálogo, Mohamed Salhi, coord. Rabat: Publicaciones de la Facultad de Letras y Ciencias Humanas, Universidad Mohamed V, 1999, 333-341.

Notes

1 No se analizan en este trabajo las investigaciones de historiadores marroquíes realizadas en universidades portuguesas.

2 En los últimos diez años, se celebraron dos congresos internacionales sobre las relaciones entre Marruecos y Portugal en la facultad de letras y ciencias humanas de Agadir; el primero tuvo lugar los días 10 y 11 de junio de 2005, y el segundo, fue durante los días 4, 5 y 6 de mayo de 2017.

3 Ahmed Boucharb, Magaribatu Al-burtughal jilala alkarni assadisi achar (En árabe) Los marroquíes de Portugal durante el siglo XVI (Rabat: Publicaciones de la Facultad de Letras y Ciencias Humanas de la Universidad Mohamed V, 1996).

4 Boucharb, Magaribatu, 27.

5 Ibídem.

6 Ibíd., 30.

7 Ibíd., 32.

8 Ibíd., 36.

9 Abu Hassun Ali Muhammad Shaij al-Wattasi, ultimo emir wattassí que se fuga de la ciudad de Fez, justo tras su conquista por el emir saadí Mohamed el-Cheikh, en 1549. Abu Hassun se dirigió, primero hacia España para contactar con su virrey para pedirle auxilio, y después, hacia Alemania solicitando auxilio a Charles Caen a quien fracasa en convencer. Después se dirigiría hacia Portugal de cuyo gobierno solicitaría refugio y ayuda. La monarquía portuguesa ofreció a Abu Hassun, cinco buques para recuperar de los saadíes su trono usurpado. En la travesía fue capturado por los turcos a cuyo jefe convencería, no sólo en indultarlo, sino también en contar con su ayuda para la recuperación de su reino. Gracias al apoyo otomano-argelino, Abu Hassun estrecharía el cerco sobre la ciudad de Fez y la recuperaría de las manos saadíes, en 1554. El mismo año, el emir saadí Mohamed el-Cheikh, consigue reconquistar la ciudad de Fez y asesinar al último emir wattasi, Abu Hassun.

10 Ibíd., 35.

11 Ibíd., 36.

12 Ibíd., 34-36.

13 Ibíd., 37-39.

14 Ibíd., 103.

15 Ibíd., 104.

16 Íbidem.

17 Ibíd., 106.

18 Ibíd., 108.

19 Ibíd., 110-113.

20 Ibíd., 114-115.

21 Ibíd, 115.

22 Ibíd., 117-126.

23 Ibíd., 127.

24 Abu al-Abbas as-Sabti (1129-1204). Maestro sufí, nacido en la ciudad de Ceuta y fallecido en Marrakech. Su mausoleo en la ciudad ocre, sigue siendo hasta la actualidad, uno de los más visitados y venerados de todo Marruecos.

25 Ibíd., 130-151.

26 Ibíd., 159.

27 Ibíd., 161.

28 Ibíd., 162.

29 Ibíd., 182.

30 Otman Mansouri, Al-alakat almagrebiya alburtughaliya (1790-1844), (En árabe), Las relaciones Marroco-lusas, (1790-1844) (Mohammedia: s.n., 2005).

31 LIkhouan Zahra, “Al-Alakat almagrebiya aljareyiya fi alkarni 11 alhiyri, 17 almiladi,” (en árabe), “Las relaciones exteriores de Marruecos durante el siglo XVII” (Tesis doctoral: Universidad Mohamed V, 1990).

32 Francisco de Assis de Oliveira Martins, Portugal e Marrocos no século XVIII (Lisboa: Parceria António Maria Pereira, 1937).

33 Mansouri, Al-alakat,10.

34 Ibíd., 11.

35 Ibíd., 13.

36 Ibíd., 15.

37 Ibíd., 18.

38 Ibídem.

39 Ibíd., 27.

40 Ibíd., 28.

41 Ibíd., 29.

42 Ibídem.

43 Ibíd., 31.

44 Ibíd., 32-33.

45 Abdelilah Suisse, “A conquista de Ceuta e as investigações portuguesas do século XX,” en Mohamed Salhi, (coord.) Marruecos España y Portugal, Hacia nuevos espacios de diálogo (Rabat: Publicaciones de la Facultad de Letras y Ciencias Humanas, Universidad Mohamed V, 1999), 333-341, p. 333.

46 Suisse, “A Conquista de Ceuta,” 333-334.

47 António Sérgio, Ensaios (Rio de Janeiro: Editores Anuario do Brasil, 1919), vol. 1, 307; Suisse, “A conquista de Ceuta”, 334.

48 Ibídem.

49 Ibíd., 335.

50 Ibíd., 337.

51 Ibíd., 338.

52 Ibíd., 339.

53 Ahmed Sabir, Tarij Santa Cruz-Agadir, (en árabe) Historia de Santa Cruz-Agadir, Santa Cruz Cap de Gué (Agadir), texto portugués anónimo del siglo XVI (Agadir: s.n., 2017), 5.

54 Sabir, Tarij Santa Cruz-Agadir, 6.

55 La misma estampa se encuentra pintada sobre bellísimos azulejos en dos de las paredes de la Facultad de Letras y Ciencias Humanas de la Universidad Ibn-Zohr de Agadir.

56 Sabir, Tarij Santa Cruz-Agadir, 6.

57 Ibíd., 11.

58 Ibíd., 13.

59 Mohamed Salhi, “La imagen de Marruecos en dos periódicos portugueses: O Século y Diário Popular (1953-1956),” en Mohamed Salhi, (coord.) Marruecos España y Portugal, Hacia nuevos espacios de diálogo (Rabat: Publicaciones de la Facultad de Letras y Ciencias Humanas de la Universidad Mohamed V, 1999), 259-268, p. 259.

60 Salhi, “La imagen de Marruecos”, 259-260.

61 Ibíd., 262.

62 Ibíd., 267.

Auteur

Faculté des Lettres et des Sciences Humaines-FLSH, Université Ibn-Zohr, Agadir

© Publicações do Cidehus, 2020

Licence OpenEdition Books

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search