Version classiqueVersion mobile

Entangled peripheries. New contributions to the history of Portugal and Morocco

Beyond nationalism and colonialism

La voz de los Omeyas en el Magreb: agentes y mediadores

Helena de Felipe

Résumé

Este capítulo se ocupa de un aspecto particular del permanente interés de los Omeyas andalusíes por los acontecimientos de la orilla magrebí. Esta necesaria atención estaba sobradamente justificada: se trataba de una franja de mar que al tiempo que procuraba el flujo de personas, bienes e ideas, podía facilitar, eventualmente, el paso de tropas enemigas a al-Andalus. Para evitar tal circunstancia, los Omeyas enviaron periódicamente al Magreb agentes o espías con la misión de controlar el desarrollo de las vicisitudes de la política magrebí: quién ascendía al poder, quién podía empoderarse y ser susceptible de perjudicar los intereses andalusíes. Se reconstruyen aquí la vida y actividades de algunos de esos agentes: ʿAbbās b. Nāṣiḥ, Muḥammad b. ʿAbd Allāh b. Abī ʿĪsà, Munḏir b. Saʿīd, Muḥammad b. Aḥmad b. Mufarriŷ y Abū ʿUbayd al-Qāsim b. Jalaf al-Ŷubayrī.

Entrées d'index

Palabras claves :

Omeyas, Córdoba, siglos IX-XI, espías, Magreb

Note de l’auteur

Este trabajo forma parte de los resultados del subproyecto “Dinámicas Humanas en el Norte de África: poblamiento y paisaje en perspectiva histórica (DHUNA)” (HAR2017-82152-C2-2-P; IP: H. de Felipe, Universidad de Alcalá), el cual, junto con el subproyecto “Geografía cultural del Magreb Islámico Medieval y Moderno en la Red (GEOMAGRED)” (HAR2017-82152-C2-1-P; IP: M. Á. Manzano, IEMYRhd, Universidad de Salamanca), se integra en el proyecto coordinado de investigación “Geografía Cultural del Magreb y Dinámicas Humanas en el Norte de África (MAGNA)” (HAR2017-82152-C2-1-P) (Coord: M. Á. Manzano) que ha sido financiado por el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades de España y los fondos FEDER.

Texte intégral

  • 1 Ibn Ḥayyān, Al-Muqtabas (V), ed. Pedro Chalmeta en colaboración con Federico Corriente y Mahmud Sob (...)

Observó [al-Nāṣir], pues, el punto débil del mar, la costa mediterránea, que había proporcionado tantos sinsabores al islam, y la vecindad del monte bereber, gente de Marruecos [bilād al-Magrib] que dominaban la orilla opuesta a al-Andalus, que en algunos puntos son mutuamente visibles por la estrechez del mar que las separa, (…).1

1Estas expresivas palabras, incluidas por Ibn Ḥayyān en su Muqtabis, son un perfecto preámbulo para comprender el permanente interés de los Omeyas andalusíes por los acontecimientos de la orilla magrebí. Esta necesaria atención estaba sobradamente justificada: se trataba de una franja de mar que al tiempo que procuraba el flujo de personas, bienes e ideas, podía facilitar, eventualmente, el paso de tropas enemigas a al-Andalus. Además, la idea de que la incorporación de la Península a la Dār al-Islām se había realizado por grupos llegados desde el Magreb debía permanecer en el imaginario de los andalusíes y de sus gobernantes.

  • 2 Adam Gaiser, “Slaves and Silver across the Strait of Gibraltar: Politics and Trade between Umayyad (...)

2Los Omeyas fueron conscientes de la necesidad de estar informados y de controlar el desarrollo de las vicisitudes de la política magrebí: quién ascendía al poder, quién podía empoderarse y ser susceptible de perjudicar los intereses andalusíes. Podría pensarse que esta intervención se sustentaba exclusivamente en una fuerte carga ideológico-religiosa, pero ampliando nuestro enfoque, podremos apreciar, igualmente, la extraordinaria importancia del factor económico y cómo el control de las rutas comerciales de África subsahariana también era una variable que se conjugaba en el escenario norteafricano2.

  • 3 Ya señalé brevemente el interés de algunas de estas misiones y enviados, en un trabajo dedicado a l (...)
  • 4 Sobre las relaciones de al-Andalus con el Magreb en época omeya, véase: Evariste Lévi-Provençal, “L (...)

3A lo largo del periodo omeya andalusí asistimos al trasiego constante de individuos y grupos (tropas u otros), al otro lado del Estrecho. Este trabajo pretende prestar atención a ciertas figuras individuales que fueron enviadas al Magreb por motivos más sutiles que los de participar en combates o llevar tropas y dádivas a los líderes tribales3. Trataremos de nombres relevantes que son muy conocidos en el ámbito andalusí pero que si son aquí mencionados es porque, en un momento determinado, fue depositada en ellos la confianza de los gobernantes omeyas para trasladar su voz y su voluntad a la otra orilla4.

  • 5 Lévi-Provençal, “La política”, 353-355; Filālī, al-ʿAlāqāt, 88-96.

4Antes de que el Magreb asistiera al ascenso del movimiento Fāṭimí, los Aglabíes de Ifrīqiya y los Idrisíes de Fez fueron el foco de interés para los Omeyas andalusíes5. Es este Magreb del siglo IX el contexto del primero de los enviados en un viaje que, a pesar del interés que ha despertado, sigue ofreciendo importantes lagunas de información.

Extraños compañeros de viaje: ʿAbbās b. Nāṣiḥ

  • 6 Elías Terés, “ʿAbbās b. Nāṣiḥ. Poeta y qadi de Algeciras,” en Études d’Orientalisme dédiées à la mé (...)
  • 7 Miquel Forcada, “ʿAbbās b. Nāṣiḥ” en Biblioteca de al-Andalus, dir. y ed. Jorge Lirola Delgado, (Al (...)

5Durante los emiratos de al-Ḥakam y ʿAbd al-Raḥmān vivió ʿAbbās b. Nāṣiḥ (m. 230/844-845) una figura muy conocida en el ámbito del conocimiento y de la ciencia andalusí. Elías Terés le dedicó un estudio en profundidad, incluyendo su notoria actividad como poeta6 pero la biografía más reciente es la que le dedica Miquel Forcada, especialmente importante en tanto que recoge la abundante información procedente del Muqtabis II-17.

  • 8 Crónica de los emires Alḥakam I y ­ʕAbdarraḥmān II entre los años 796 y 847 [Almuqtabis II-1], trad (...)
  • 9 De Felipe, Identidad, 187.

6Era ʿAbbās originario de la zona de Algeciras donde su padre, cuyo nombre original era Yḏraf, fue comprado en el año 165/781-782 por una mujer, Muzāhima bint Muzāhim b. Muḥammad al-Ṯaqafī al-Ŷazīrī, que fue la que lo nombró como Nāṣiḥ y la que finalmente lo manumitió y casó dejándole unas tierras en la zona. De orígenes bereberes claros, las fuentes difieren en la tribu de adscripción (“Awraba” en el Muqtabis de Ibn Ḥayyān8; y “Maṣmūda” por parte de otros autores9). La trayectoria de ʿAbbās es interesante y singular; individuo polifacético, aunó en sí una extraordinaria capacidad para la poesía, un gran dominio de la lengua, así como conocimientos sobre astrología.

7Su formación es deudora de diversos viajes, el primero de los cuales lo realizó con su padre y durante el cual estudió en Egipto y en el Ḥiŷāz, aprendiendo la lengua árabe en el ambiente de los beduinos. También estuvo en Iraq donde tuvo ocasión de conocer a reputados ulemas del momento. La formación conseguida en materia poética se materializó a su vuelta en una producción en la que destaca la forma de componer, siguiendo los usos antiguos de los árabes, y los panegíricos al emir al-Ḥakam. Terés destaca en su estudio su papel como introductor de nuevas formas poéticas orientales en al-Andalus. Fue un experto astrólogo y recibió el nombramiento de juez para Algeciras y Sidonia, cargo que conservó hasta el final de sus días y en el que habrían de sucederle su hijo y su nieto.

  • 10 Terés, “ʿAbbās b. Nāṣiḥ”, 343-344.

8Las diversas fuentes que se ocupan de su persona nos han transmitido no sólo la importancia de su producción poética, sino también una serie de anécdotas que ponen de manifiesto su actuación como juez, así como su cercanía y ascendencia sobre al-Ḥakam. Fue su consejero y es sabido que, en ocasiones, su fidelidad le llevó a disculpar las acciones injustificables del emir (como la actuación en la revuelta del Arrabal)10. También sabemos que gozó de la confianza del sucesor, el emir ʿAbd al-Raḥmān.

  • 11 Forcada, “ʿAbbās b. Nāṣiḥ”, 325; sobre este viaje en cuestión, 326.
  • 12 Fierro, La heterodoxia, 47-48.

9Entre todos los viajes que realizó ʿAbbās y que, como dice Forcada, es complicado de determinar pues su número cambia según las fuentes11, hay uno que es especialmente significativo en el contexto político de ambas orillas y al que nos referíamos anteriormente. Los datos que poseemos sobre él pueden parecer demasiado extraordinarios para ser realidad y, de hecho, Maribel Fierro en el análisis que le dedica, plantea la cuestión de su veracidad12. Terés, por su parte, piensa que este viaje puede ser el mismo al que se refiere Ibn Ḥayyān y que realizó ʿAbbās en época del emir ʿAbd al-Raḥmān:

  • 13 Crónica de los emires, 169-170; Terés, “ʿAbbās b. Nāṣiḥ”, 348-349, tomando el texto del viaje de ot (...)

Envió a Iraq, provisto de caudales, al algecireño ʕAbbās b. Nāṣiḥ para buscar y copiar libros antiguos y éste le trajo las tablas (Zīǧ), el Qānūn, el Sindhind, el Arkand, el Libro de la Música, y las restantes obras de filosofía y ciencia, libros de medicina y otros de los antiguos, (…)13.

  • 14 Fierro, La heterodoxia, 46, analizando lo expuesto por las fuentes y Terés.
  • 15 Abū ʿUbayd Al-Bakrī, Kitāb al-Masālik wa-l-mamalik, ed. A. Ferré y A. P. Van Leeuwen, 2 vols. (Tūni (...)

10 Hay dificultades para datar el viaje, que Fierro sitúa entre el 206/822 y el 228/842-84314. La información sobre el mismo fue transmitida por al-Bakrī y posteriormente recogida por Ibn ʿIḏārī15. El texto, en traducción de Terés, dice:

  • 16 Terés, “ʿAbbās b. Nāṣiẖ”, 348.

Yūnus, el defensor de la religión Bargawāṭa… marchó a Oriente en el mismo año y en compañía de ʿAbbās b. Nāsiẖ, Zayd b. Sinān al-Zanātī que fue jefe de la secta Wāṣiliyya, Burgūṯ b. Saʿīd al-Tirārī, y el abuelo de los Banū ʿAbd al-Razzāq – conocidos también con el nombre de Banū Wakīl, los Ṣufríes –, Manād, señor de la Qalʿa Manādiyya (llamada también Qalʿa Ḥammād), y otro cuyo nombre no recuerdo ahora. Cuatro de ellos estudiaron las ciencias de la religión y tres se arrogaron la calidad de profeta, entre ellos Yūnus, el cual solía tomar un brebaje para fortalecer la memoria y así retenía en ella todo lo que oía; estudió la astrología y la adivinación y se ejercitó en el arte de la dialéctica [al-ŷidāl]. Luego volvió al Magrib y se instaló entre los Bargawāṭa. Dándose cuenta de la ignorancia de estas gentes, les predecía cosas antes de que sucedieran – según le revelaban a él las estrellas – y luego ocurrían poco más o menos como él había dicho…16.

  • 17 Una descripción de cada uno de los personajes y las sectas y lugares a los que pertenecían en Fierr (...)
  • 18 Sobre las relaciones de los Omeyas con los Rustumíes, Filālī, al-ʿAlāqāt, 96-109; Lirola, El poder (...)

11Maribel Fierro, que trató este pasaje en profundidad, nos ofrece información sobre la singularidad que, desde el punto de vista religioso, presentaba el grupo de viajeros en el que se insertaba ʿAbbās, pero también cómo, desde el punto de vista geográfico y político, componían un incomparable elenco para los intereses de los Omeyas en el Magreb con vistas a realizar alianzas estratégicas frente a los Idrisíes del Magrib al-Aqṣà y los Aglabíes de Ifrīqiya17. En este sentido hay que recordar las relaciones entre Córdoba y los ibāḍíes de Tahart, otros actores imprescindibles en la zona18, y jāriŷíes como buena parte de estos viajeros.

  • 19 Prosopografía de los ulemas de al-Andalus. Disponible en https://www.eea.csic/pua/ [Consulta: 18/07 (...)
  • 20 Al-Bakrī, Kitāb al-Masālik, II, 823; II, 776, esta última sobre Ḥāmīm.

12Otro de los aspectos de interés en relación con este viaje es el transmisor de la información y el contexto y fuentes en los que la misma fue recogida. Tanto al-Bakrī como Ibn ʿIḏārī remiten a al-Faḍl b. Mufaḍḍal b. ʿAmr al-Maḏḥiŷī Abū l-ʿAbbās19. De este sabio de Algeciras sabemos que era un experto en genealogías y que fue, también, el mismo autor que proporcionó a Ibn Ḥayyān los datos, antes mencionados, sobre el padre de ʿAbbās b. Nāṣiḥ, confirmando su calidad de experto en esta materia. De hecho, es este Abū l-ʿAbbās al-Maḏḥiŷī el que afirma que pertenecían a la tribu Awraba y da una notable cantidad de precisiones sobre el origen de la familia. Tanto en la obra de al-Bakrī como en la de Ibn ʿIḏarī, el relato del viaje aparece enmarcado en la información referida a los Bargawāṭa, cuyo fundador, en algunos textos, aparece vinculado a la zona de Barbate. Además, este sabio es mencionado en la obra de al-Bakrī en otras dos ocasiones, una de las cuales tiene que ver con una producción poética, referida a Ḥāmīm, interesante figura de pseudo-profeta de la zona de Gumāra20. Estos detalles son, desde mi punto de vista, de importancia en tanto que contribuyen a confirmar la solidez de esta fuente como experto en la zona del Estrecho y conocedor de movimientos religiosos magrebíes fuera de la ortodoxia.

13ʿAbbās b. Nāṣiẖ contó con la confianza de ambos emires y en el Muqtabis de Ibn Ḥayyān se recogen anécdotas en este sentido, además de cuestiones relacionadas con su poesía y sus viajes a Oriente. Por otra parte, este mismo Abū l-ʿAbbās al-Maḏḥiŷī fue, como se ha dicho, la fuente de Ibn Ḥayyān para la pormenorizada información sobre el origen del padre de ʿAbbās b. Nāṣiḥ. Teniendo en cuenta todo esto, lo que debemos preguntarnos es por qué este viaje no fue reflejado por Ibn Ḥayyān en el Muqtabis como sí lo fue en la obra de al-Bakrī. Circunstancia a la que debemos sumar el hecho de que tampoco es mencionado en ninguna de las otras muchas fuentes que recogen la biografía de ʿAbbās b. Nāṣiḥ.

  • 21 Terés, “ʿAbbās b. Nāṣiḥ”, 355; Fierro, La heterodoxia, 47.
  • 22 Terés, “ʿAbbās b. Nāṣiḥ”, 342-343.

14Obviamente, con los datos que obran en nuestro poder, no podemos hablar de “ocultamiento intencionado”, pero creo que sí podemos sugerir que esta información se trató de forma “discreta”. De ser cierta, esta “discreción” abundaría en la idea de una misión que debía desarrollarse con la prudencia y el silencio que requería el captar voluntades o recabar información sobre los posibles aliados con los que se podía contar en el Magreb, especialmente entre grupos heterodoxos. Tanto Terés como Fierro se refieren a la indudable intención política de este viaje en el contexto magrebí del momento y también ponen de relieve las características de ʿAbbās b. Nāṣiḥ para el mismo: no solo su lealtad a los Omeyas sino también el hecho de que fuera bereber como todos ellos, condición nada irrelevante en este contexto21. Asimismo hay que recordar que fue el propio ʿAbbās, en época del emir al-Ḥakam, el que puso sobre aviso al emir de unos grupos jāriŷíes que operaban en la zona de Algeciras22.

15 Todos los datos biográficos que tenemos de ʿAbbās nos indican que, desde el punto de vista de la lengua, su dominio del árabe era indudable. No obstante, la trayectoria de su padre y el hecho de provenir de un lugar de importante poblamiento bereber como Algeciras, deberían invitarnos a pensar que aún podía utilizar la lengua de su padre y que ello, además de lo mencionado supra, le convertirían en la persona ideal para una misión como ésta de labores de exploración y captación entre individuos magrebíes.

  • 23 Sobre política omeya en el Magrib: Lévi-Provençal, “La política”; Vallvé, “La intervención”; Terés, (...)
  • 24 Lévi-Provençal, “La política africana”, 361-362. Lirola se refiere a las labores de espionaje a amb (...)

16 El Magreb que encuentra al-Nāṣir a su llegada al poder es heredero de estas circunstancias a las que hay que añadir el ascenso de los Fāṭimíes23. El contexto geopolítico que se dibuja en estos años es de una extraordinaria complejidad pues entran en juego no sólo los grandes polos de poder sino también la densa y enmarañada red de alianzas y lealtades de la que participaban los distintos grupos bereberes. Obtener información era, por tanto, esencial y, en ese sentido, ya Evariste Lévi-Provençal se refería a “una vasta red de espionaje” en la que ”no faltan aventureros de origen andaluz, que conservan relaciones con su patria y que hacen llegar a la corte cordobesa informes que pueden serle útiles”24.

  • 25 Ibn Ḥayyān, Al-Muqtabas (V), ed. 388; Crónica del Califa ʿAbdarraḥmān III, 290.
  • 26 Ibn Ḥayyān, Al-Muqtabas (V), ed. 461; Crónica del Califa ʿAbdarraḥmān III, 347.

17Las páginas del Muqtabis son un inestimable reflejo de lo que supuso la implicación omeya en el Magreb. Este interés conllevó el traslado a la otra orilla de importantes cantidades de dinero y regalos que debían ser custodiados hasta allí. Además de estos casos, especiales circunstancias, como la toma de Ceuta (931) y su reconstrucción, obligó al envío constante de individuos destinados a trabajos concretos, albañiles y operarios25, al tiempo que el trato con las tribus de la zona hizo que se solicitaran servicios especiales, como el envío de un médico (Ibn Bāŷ)26.

18Por tanto, las figuras seleccionadas en este trabajo, distan mucho de ser únicas pues el trasiego de personas a lo largo del Estrecho en esta época fue constante. Aunque no la hayamos conservado en su totalidad, la correspondencia entre ambas orillas que nos brinda el Muqtabis nos remite a un panorama de intercambio habitual de misivas. Por ello, cabría preguntarse ¿por qué a pesar de esta fluidez fue necesaria la presencia de enviados como los que se trata a continuación? ¿Qué hicieron en el Magreb que no podía ser solucionado por carta?

Mi hombre de confianza: los viajes de Muḥammad b. ʿAbd Allāh b. Abī ʿĪsà.

  • 27 Manuela Marín, “Una familia de ulemas cordobeses: Los Banu Abī ʿĪsà,” Al-Qanṭara, 6, (1985): 291-32 (...)

19Uno de los nombres que figuran en el elenco de los desplazados al norte de África es el de Muḥammad b. ʿAbd Allāh b. Abī ʿĪsà, miembro de la conocida y reputada familia de los Banū Abī ʿĪsà, bereberes Maṣmūda que se trasladaron a al-Andalus en época de Ṭāriq b. Ziyād. Los Banū Abī ʿĪsà eran originarios de algún lugar entre Ceuta y Tánger, donde se produjo su conversión al islam, y, una vez desplazados a al-Andalus, aparecen vinculados a la zona de Algeciras y, posteriormente, a Córdoba. El representante más célebre de este linaje fue el alfaquí Yaḥyà b. Yaḥyà pero no fue éste el único que alcanzó relevancia social pues entre sus descendientes se encuentran notables ulemas que, al mismo tiempo, ocuparon importantes puestos y cargos en época omeya. Manuela Marín, que dedicó un amplio estudio a todos ellos, realiza un pormenorizado retrato de este Muḥammad b. ʿAbd Allāh b. Abī ʿĪsà que nació en 284/898 y, siguiendo la tradición, estudió con miembros de su propia familia27.

  • 28 Marín, “Una familia”, 311-312.

20En el año 312/924-925 realiza un viaje a Oriente (riḥla) durante la cual tiene la oportunidad de estudiar con ulemas de la época en Ifrīqiya, Egipto y La Meca. Su formación le convierte en un notable hombre de letras y poeta, con los conocimientos requeridos para ocupar los diversos cargos administrativos que desempeñó en el futuro: jurisconsulto (mušāwar), encargado de la oración (ṣāḥib al-ṣalat) y juez (qāḍī). De todas estas actividades dan cuenta sus biógrafos que destacan, además de sus dotes poéticas, sus cualidades morales, y la rectitud y rigor con la que ejercía sus cargos. Era conocido como “el Magrillo”, circunstancia que se recrea en una jocosa anécdota incluida por Marín en su semblanza28.

21Según Ibn al-Faraḍī, a su vuelta de su viaje a Oriente, en el 314/926-927, fue nombrado para Elvira y Pechina; lugares a los que otros biógrafos añaden Toledo y Jaén, pues como juez de este último lugar lo nombra el Muqtabis de Ibn Ḥayyān en el curso de uno de sus viajes al Magreb. La carrera de Ibn Abī ʿĪsà llega a su máximo apogeo cuando en el 326/938 es nombrado qāḍī l-ŷamāʿa de Córdoba. Poco después ocupa también el de encargado de la oración en la misma ciudad (ṣāḥib al-ṣalat). Murió en 339/950 en uno de sus viajes al ṯagr (espacio de frontera, Marca) en el pueblo de Naḥāris siendo trasladado a Toledo donde fue enterrado.

  • 29 Sobre sus viajes al Magreb, Marín, “Una familia”, 310.
  • 30 Lévi-Provençal, “La política norteafricana”, 359-367; véase también sobre el contexto de sus viajes (...)
  • 31 Ibn Jaldūn, Kitāb al-ʿIbar, ed. M. ʿA. Bayḍūn, 8 vols., (Beirut: Dār al-kutub al-ʿilmiyya, 2003), V (...)

22Ibn Abī ʿĪsà realizó diversos viajes al Magreb29 enviado por al-Nāṣir en un contexto que explica muy bien Lévi-Provençal30. La primera fecha que ofrecen las fuentes para sus viajes es el año 316/928-929; se recoge, concretamente, en la obra de Ibn Jaldūn que contextualiza este primer viaje en las apetencias para poseer el Magreb de al-Nāṣir, el cual, tras escribir a los reyes Idrisíes y de los Zanāta, les envía a su privado (jāliṣa). Ibn Jaldū­n describe a continuación los logros de Muḥammad b. Jazar (lider de los Zanāta) frente a los Fā­ṭimíes en el Magreb central y su apoyo a los Omeyas31.

23Quizás se trate del mismo viaje uno que es recogido en el Muqtabis y que pudo tener lugar en el 317/929-930, pues se refiere una visita similar y en el mismo marco de captación de voluntades en el Magreb para la causa de al-Nāṣir. No obstante, dado el texto del Muqtabis, no se puede descartar que hubiera realizado por estos años más de un desplazamiento a la otra orilla. Ibn Ḥayyān recoge las victorias de Muḥammad b. Jazar,

  • 32 Ibn Ḥayyān, Al-Muqtabas (V), ed. 258-259; Crónica del Califa ʿAbdarraḥmān III, 196.

(…) tras lo cual an-Nā­ṣir empezó a enviarle constantemente a su embajador [safīr], Muḥammad b. ʿAbdallāh b. Abī ʿĪsà, a hablarle de lo que le convenía para robustecer el poder en el Magrib y utilizarlo en la lucha contra la šīʿa y el extravío, yendo además a otros leales de allí en excelente embajada y buena traza, pues era Ibn Abī ʿĪsà el hombre más facundo, honrado, astuto y conocedor de su época, y tenía además una religiosidad sin tacha que se atrajo la lealtad de los norteafricanos, pues les inspiraba la mayor confianza. Él llevo a an-Nāṣir de parte de Muḥammad b. Jazar la noticia de que había mandado a su hermano ʿAbdallāh al lugar llamado al-Masīla,(…).32

24De este interesante texto quisiera señalar, en primer lugar, el perfil del retrato del embajador, aludido justamente con este término (safīr), en el que se destacan no sólo su honradez y religiosidad, sino también su astucia y conocimiento de lo que le rodeaba. En segundo lugar, el hecho de que lo enviara a “hablar en persona” con Muḥammad b. Jazar, cuestión esta sobre la que volveré más adelante.

  • 33 Ibn Ḥayyān, Al-Muqtabas (V), ed. 299; Crónica del Califa ʿAbdarraḥmān III, 225.

25El siguiente viaje, según el Muqtabis, tiene lugar en el 319/931-932 y se sitúa en un momento posterior a la toma de Ceuta en este año por parte de al-Nāṣir. Debió de ser una época agitada para Ibn Abī ʿĪsà que juega un papel crucial como portador de mensajes. Según el relato de Ibn Masʿūd en el Muqtabis, al-Nāṣir le envía “con sus cartas y encargos, para que les hablara de cómo organizaría su estado entre ellos, siendo los primeros a quienes se dirigió los dos jefes fieles a su casa, Muḥammad b. Jazar, cabeza de los cenetes, y Manṣūr b. Sinān, y luego, otros (…).”33

26La toma de Ceuta modifica sustancialmente el escenario norteafricano. Los Idrisíes Ḥasaníes, preocupados ante la toma del enclave, intentan recuperarlo y no lo consiguen; tras el fracaso, intentan congraciarse con el omeya, culpando a los bereberes:

  • 34 Ibn Ḥayyān, Al-Muqtabas (V), ed. 291; Crónica del Califa ʿAbdarraḥmān III, 219; Filālī, al-ʿAlāqāt, (...)

Él [al-Nāṣir] les siguió el juego y fingió creerlos y aceptar el pretexto, intentando ganárselos, apaciguar su disgusto e invocar al parentesco, para lo que les envió como de costumbre a su hombre de confianza y habitual embajador [ṯiqatu-hu] del que todos ellos se fiaban, Muḥammad b. ʿAbdallāh b. Abī ʿĪsà, cadí de Jaén, quien se entrevistó con ellos en tono conciliador, a lo que se sometieron, calmándose y entrando en la obediencia del sultán, para quien les tomó juramento de fidelidad (…).34

  • 35 Ibn Ḥayyān, Al-Muqtabas (V), ed. 297-298; Crónica del Califa ʿAbdarraḥmān III, 224.

27A raíz de este episodio, Ibn Abī ʿĪsà aparece mencionado como gestor de la correspondencia con los Idrisíes, que se refieren a él como “alamín”, pero también como la persona de contacto por excelencia, ante el cual los magrebíes se quejan del incumplimiento de lo pactado, concretamente, del refugio proporcionado a unos súbditos suyos en la Ceuta bajo control omeya: “Hemos hablado al alamín Muḥammad b. ʿAbdallāh para que nos los devuelva, en cumplimiento del pacto, pero remolonea y sugiere consultarte.”35

  • 36 Ibn Ḥayyān, Al-Muqtabas (V), ed. 308; Crónica del Califa ʿAbdarraḥmān III, 232. Debe ser este el mi (...)

28Este mismo año 319/931-932, el hombre de confianza y embajador (ṯiqatu-hu y al-safīr) de al-Nāṣir fue enviado para mediar en una disputa surgida entre sus principales apoyos: Muḥammad b. Jazar y Mūsà b. Abī l-ʿĀfiya. “Cumplió su cometido y medió perfectamente”, logrando el acuerdo entre ambos gracias a su intervención36.

  • 37 Ibn Ḥayyān, Al-Muqtabas (V), ed. 453, 468; Crónica del Califa ʿAbdarraḥmān III, 341,352.

29Que tenía dotes para el diálogo y la mediación parece evidente, toda vez que, después de ser nombrado juez de Córdoba, es enviado por al-Nāṣir hacia otros destinos, en las marcas andalusíes, con propósitos similares37.

  • 38 Al-Bakrī, Al-Masālik, II, 813-814; trad. De Slane, Description de l’Afrique Septentrionale (Paris : (...)
  • 39 Al-ʿUḏrī, Tarṣīʿ al-ajbār, ed. parcial de ʿA. al-Aḥwānī, Fragmentos geográfico-históricos de al-Mas (...)

30Ibn Abī ʿĪsà se ganó la confianza de los magrebíes a los que, como se observa, trató de cerca y en circunstancias no siempre sencillas. Además de las palabras del Muqtabis, otros datos nos confirman que veían en él la voz de al-Nāṣir en el Magreb, pero también alguien en quien se podía confiar. Una muestra de ello se conserva en la obra de al-Bakrī en la que es utilizado para transmitir al califa los deseos uno de los idrisíes, Aḥmad b. Ibrāhīm b. Muḥammad, de cruzar a al-Andalus para combatir al lado del omeya. La noticia datada en el 332/943-944, nos informa de que tras su nombramiento como juez de Córdoba no cesó en su papel de mediador entre los magrebíes y al-Nāṣir38. También, al año siguiente, en ḏū l-ḥiŷŷa de 333/julio-agosto de 945, lo encontramos actuando como custodio de rehenes, según recoge al-ʿUḏrī en su obra: “los Banū Muḥammad enviaron a sus rehenes por medio del qāḍī Muḥammad b. ʿAbd Allāh b. Abī ʿĪsà.”39

  • 40 ʿĪyāḍ, Tartīb al-madārik wa-taqrīb al-Masālik li-maʿrifat aʿlām maḏhab Mālik, 8 vols. ed. vol. 6, S (...)

31Diferentes funciones, todas caracterizadas por la confianza y la lealtad, pero también, y es lo que quiero resaltar, por el trato directo y en persona con los líderes magrebíes, bereberes lo que, desde mi punto de vista, podría ser un indicio de su capacidad para comunicarse en la misma lengua o, para transmitir la suficiente cercanía con sus interlocutores. Su origen bereber quizás jugó un papel en este sentido. No olvidemos que, al margen del trato con los jefes de los grupos, estos viajes le obligarían a una cierta cotidianeidad con otros magrebíes bereberes. Un reflejo de su experiencia en este sentido consta también en su producción poética pues, según recoge el qāḍī ʿĪyāḍ, dedica unos versos a dos amigos (rafīqayn) de entre los barābira, que algunos emires ʿalawíes (Idrisíes) habían enviado con él. Estos compañeros se llamaban Yaʿqūb y ʿAnŷūs, e Ibn Abī ʿĪsà les dedica una poesía de tono jocoso relacionada con su forma de comer según señala el editor40.

32Es imposible confirmar la lengua en la que se comunicaban, pero considero que las expresiones de la consideración y confianza en la que le tenían los bereberes magrebíes, y el hecho de que se le enviara a “hablar con ellos” indica una especial proximidad que podría deberse a una comunión lingüística.

El viaje de Munḏir b. Saʿīd

  • 41 Prosopografía de los ulemas de al-Andalus. Disponible en https://www.eea.csic/pua/ [Consulta: 14/11 (...)

33Munḏir b. Saʿīd es también una figura muy relevante en el mundo del conocimiento andalusí. Era originario del llano de los Pedroches (Faḥṣ al-Ballūṭ) y bereber de Nafza. Nació en el 273/886-7 durante el emirato de al-Munḏir y murió en el 355/966. Su biografía ha sido recogida por numerosas fuentes que detallan sus primeros estudios en Córdoba, su viaje a Oriente, que comenzó en el 308/920-1 y del que regresó tres años y cuatro meses después, así como una amplia trayectoria como ulema y como juez. Su figura ha sido estudiada en diversas ocasiones pero, en este caso, nos ceñiremos a los datos imprescindibles y a su viaje al Magreb como enviado de al-Nāṣir41.

34Durante su viaje a Oriente tuvo ocasión de formarse en diferentes ramas del saber, que van desde las relacionadas con la lengua árabe hasta el fiqh y disciplinas coránicas; siendo, asimismo, autor de numerosas obras sobre distintas materias. Como juez, sus biógrafos resaltan su justo proceder y su rigor, pero, al mismo tiempo, señalan su capacidad para la elocuencia y la oratoria, poniendo de relieve su rapidez de réplica en las tertulias. De todo ello se conservan varias anécdotas y relatos en los que está presente también su talante jocoso y bromista.

  • 42 Ibn Ḥayyān, Al-Muqtabas (V), ed. 460; Crónica del Califa ʿAbdarraḥmān III, 346-347.
  • 43 Ibn Ḥayyān, Al-Muqtabas (V), ed. 460; Crónica del Califa ʿAbdarraḥmān III, 347.Filālī, al-ʿAlāqāt, (...)

35Ya era juez de Mérida cuando fue enviado al Magreb por al-Nāṣir en el año 328, concretamente en el mes de ramadán, esto es entre junio y julio del 940. Así pues, el contexto político de la otra orilla es similar de aquel en el que se desarrollaron los viajes de su antecesor, Ibn Abī ʿĪsà. En este caso estuvo motivado por el conflicto planteado entre al-Jayr, hijo de Muḥammad b. Jazar y Madyan, hijo de Mūsà b. Abī l-ʿĀfiya, a cuyos padres ya hemos tenido ocasión de documentar enfrentados. Las diferencias entre ambos habían producido una sangrienta fractura en el seno de los apoyos omeyas en el norte de África. Según el Muqtabis, donde se recoge la noticia, al-Nāṣir recibió una solicitud de mediación, motivo por el cual viajó Munḏir b. Saʿīd, el juez, “a mediar entre ambos emires”42. Al-Nāṣir escribió a los allegados de los aludidos “ordenándoles colaborar con su enviado Munḏir en su misión y procurar dirimir el caso. Munḏir partió para dicha misión en ramadán (10 de junio-9 de julio 940) y la desempeñó con habilidad y con éxito, calmando el altercado de ambos.”43

  • 44 Ibn Ḥayyān, Al-Muqtabas (V), ed. 488; Crónica del Califa ʿAbdarraḥmān III, 367.

36No es sorprendente que, después de haber cumplido tan compleja y delicada misión fuera nombrado, en ŷumādà II de 330/febrero-marzo de 942, “cadí de todas las Marcas, en todas las cuales vino a ser cadí de cadíes, supervisor de todos sus cadíes y gobernadores e inspector de los que a ellas venían del país franco.”44 Asimismo en el 339/950, y tras la muerte de Ibn Abī ʿĪsà, fue nombrado juez de Córdoba, cargo en el que, fue confirmado posteriormente por el califa al-Ḥakam.

37En este punto deberíamos plantearnos si es casual que al-Nāṣir eligiera para esta misión a otro hombre con un perfil parecido al anterior: hombre de letras, conocido por su capacidad para debatir y, también, de origen bereber y procedente de una zona con una documentada población del mismo origen como los Pedroches.

Misiones en época del califa al-Ḥakam

  • 45 Filālī, al-Alāqāt, 183-214; Lirola, El poder naval, 205-212.
  • 46 De Felipe, Identidad, 140-144.

38Junto a estos casos que he tratado con mayor profundidad, quiero señalar otros de época posterior, durante el Califato de al-Ḥakam, que continuó e incluso intensificó la política de su padre en lo referente al norte de África45. En el constante intercambio a ambos lados del Estrecho, se recogen nombres importantes y especialmente conocidos por su cercanía con el califa. Este es el caso de ʿAbd al-Raḥmān b. Aḥmad b. Muḥammad b. Ilyās46 o del celebérrimo Ibn Abī ʿĀmir pues son múltiples las ocasiones en las que aparecen implicados en envíos, inspecciones y acompañamiento de efectivos.

  • 47 Ibn Ḥayyān, Al-Muqtabas fī ajbār balad al-Andalus, ed. ʿAbd al-RaḥmānʿAlī al-Ḥaŷŷī. (Beirut: Dār al (...)

39Junto a ellos se recogen en el Muqtabis otros, entre los que mencionaré a dos. Se trata de dos “alamines”: Muḥammad b. Aḥmad b. Mufarriŷ, juez de Rayya y el alfaquí Abū ʿUbayd al-Qāsim b. Jalaf al-Ŷubayrī que fueron enviados en el 361/972 para que “se informaran de la situación y pusieran de acuerdo a las gentes. Cumplieron su cometido y regresaron a Córdoba el 13 de septiembre de 972. El califa confirió entonces a Abu Ubayd el cadiazgo de la cora de Sevilla.”47

  • 48 Prosopografía de los ulemas de al-Andalus. Disponible en https://www.eea.csic/pua/ [Consulta: 21/11 (...)
  • 49 Véase el resumen biográfico en Prosopografía de los ulemas de al-Andalus; e Ibn al-Faraḍī, Taʾrīj a (...)

40El primero de ellos es Muḥammad b. Aḥmad b. Muḥammad b. Yaḥyà b. Mufarriŷ, conocido como al-Funtauri48 (315/926-27-380/989-90); un célebre alfaquí originario de Córdoba y que realizó una notable riḥla que le ocupó varios años (desde el 337/947-48 hasta el 345/955-56). Los lugares que visitó y los maestros con los que estudió fueron muy numerosos pues su viaje no se ciñó a los centros habituales del conocimiento. Ibn al-Faraḍī, que fue discípulo suyo, deja ver lo importante de la formación de su maestro. Sin embargo, sobre su ascendencia nos explica poco, pues sólo señala que Mufarriŷ, el último miembro conocido del nasab, había sido mawlà y caballerizo mayor del emir ʿAbd al-Raḥmān b. al-Ḥakam49. Un dato interesante, además de su formidable conocimiento, es que, a su vuelta de Oriente, gozó de la privanza del califa al-Ḥakam (makān jāṣṣ) el cual le nombró juez de Écija y de Rayya. Sobre su origen podemos suponer que no era árabe ya que carece de nisba que lo acredite como tal y, dada su importancia como ulema y la cantidad de fuentes que recogen su biografía, sería extraño que siéndolo, ninguna lo recogiera.

  • 50 Prosopografía de los ulemas de al-Andalus. Disponible en https://www.eea.csic/pua/ [Consulta: 21/11 (...)

41Su compañero, Abū ʿUbayd al-Qāsim b. Jalaf b. al-Ŷubayr, al-Ŷubayrī, (309/921-371/981)50 era originario de Tortosa y realizó también una importante riḥla a Oriente en la que empleó trece años. Fue consejero (mušāwar) en Córdoba y juez en Valencia siendo nombrado por al-Ḥakam como juez para Tortosa y su distrito. En el viaje se le menciona como alfaquí y creo, por tanto, que accede al cadiazgo después de su misión al Magreb.

42El hecho de que el texto se refiera a ellos como “alamines” nos indica la confianza en ellos depositada; prueba de ello es también la misión encomendada en la que debían, no sólo informarse de la situación, sino también poner de acuerdo a las gentes. Su misión, como se observa, fue también la de mediación y en ese sentido, su perfil se asemeja a los de época de al-Nāṣir si bien en el caso de estos alamines, desconocemos su origen, más allá de la suposición de que no eran de origen árabe.

Retornar al Magreb sirviendo a los Omeyas

43Como es conocido, durante la época del Califato, al-Andalus recibió a varios grupos que, habiendo mostrado su apoyo a los Omeyas, huían del avance de los Fāṭimíes en el Magreb central, tal fue el caso de los Banū Jazar, los Banū Birzāl o los hijos de al-Andalusī, como consta en el Muqtabis. La llegada de estas familias queda reflejada en esta obra, especialmente su recibimiento y los agasajos de los que fueron objeto.

  • 51 Ibn Ḥayyān, Al-Muqtabas, 39-40; García Gómez, Anales, 60.

44En línea con lo mencionado más arriba quisiera mencionar el caso de Yaḥyà b. ʿAlī al-Andalusī que, después de haber formado parte de los apoyos de los Fāṭimíes, cambia su alianza por la de los Omeyas y se traslada a al-Andalus con toda su familia. Yaḥyà llega en el 360/97151 y dos años después 362/973 recibe orden de

  • 52 Ibn Ḥayyān, Al-Muqtabas, 130; García Gómez, Anales, 164.

prepararse a partir para incorporarse al mawlà del Califa el visir generalísimo Gālib acompañado de su séquito y de los hombres que habían venido con él, más un destacamento del ejército regular que había mandado a movilizar para que saliera también con este motivo. Yahyà se regocijó de esta orden y se mostró contento. El Califa ordenó que se le entregasen dinero y ropas que colmaron sus deseos y al punto se ocupó en revistar y pagar a las tropas regulares que se ponían bajo su mando durante el viaje.52

  • 53 Prosopografía de los ulemas de al-Andalus. Disponible en https://www.eea.csic/pua/ [Consulta: 26/11 (...)
  • 54 Ibn Ḥayyān, Al-Muqtabas, 109; García Gómez, Anales, 139.

45Un caso similar es el de Muḥammad b. al-Ḥusayn (al-Ḥasan) al-Ṭubnī (m. 394/1004)53, nacido en 300/912 en la ciudad de Ṭubna, como su nisba indica, en pleno campo de acción de las luchas entre los Fāṭimies y las tribus opositoras desde donde se traslada a al-Andalus desde la zona convulsa del Zāb de Ifrīqiya. Este individuo era un hombre de letras y poeta y se le conocen diversas composiciones. Este perfil de hombre de letras no es óbice, como ya hemos visto en casos anteriores, para que en el año 362/973, se le envíe al Magreb para que colaborase con el célebre Gālib “le ayudase en sus negocios y le asesorase en su gobierno.”54

  • 55 Ibn Ḥayyān, Al-Muqtabas, 109; García Gómez, Anales, 139.

46En la confirmación a Gālib de su envío por parte del Califa, el escrito recogía la consideración que se había ganado al-Ṭubnī: “Tu elección ha recaído en persona excelente y de fiar en todos los aspectos, sin contar su mucha práctica y probada experiencia en lo que se le va a encomendar.”55

47Su habilidad debió de ser conocida y reputada porque cuando Gālib vuelve en el 363/974 a al-Andalus y desembarca en Algeciras – quedando al mando en el Magreb otro enviado de los Omeyas, Yaḥyà b. Muḥammad al-Tuŷībi – al-Ṭubnī recibe una misiva del Califa ordenándole regresar al Magreb:

  • 56 Ibn Ḥayyān, Al-Muqtabas, 177; García Gómez, Anales, 216.

Se expidió carta del Príncipe de los creyentes para Muhammad b. Hasan al-Tubnī que regresaba con Gālib, ordenándole que volviera al lado del visir caíd en el Magrib Yahyà b. Muhammad al-Tuyībī ya que éste había solicitado su asistencia y compañía por el conocimiento que tenía del país y de sus habitantes y por su claro juicio y dominio de las cuestiones a ellos referentes.56

48Ambos individuos recién llegados del Magreb poseían sin duda atributos que les hacían merecedores de ser reclamados para misiones en la otra orilla. No se trataba, en ninguno de los casos, de personajes descendientes de familias con antiguos vínculos con los Omeyas, ni de personas cercanas de confianza consolidada, sino más bien de lealtades recién ganadas para la causa omeya.

49El hecho de que sean requeridos para misiones en el Magreb responde, en el primer caso, sin duda, al apoyo militar que se esperaba de ellos y que fue importante por parte de los grupos bereberes recién llegados a al-Andalus como el de Yaḥyà b. ʿAlī. En el segundo caso, estamos ante un hombre de letras, un poeta, cuya aportación en el plano del combate no debió ser significativa sino, como reza el texto, “por el conocimiento del país y sus habitantes”. Al-Ṭubnī era un agente importante en la medida en que era un recién llegado de la otra orilla y tenía, efectivamente, un conocimiento de primera mano de la realidad magrebí. En este sentido, cabe preguntarse si además de conocer las gentes y el territorio, al-Ṭubnī poseía algún otro instrumento que fuera especialmente relevante en el campo de las negociaciones, como, por ejemplo, la lengua.

Conclusiones

50El contexto analizado en este trabajo constituye una buena muestra de cómo los acontecimientos magrebíes repercuten en la Península Ibérica; tanto si nos referimos a al-Andalus como, posteriormente, a Portugal y España. Asimismo, el panorama aquí descrito es fiel reflejo de esta imbricación entre ambas orillas del Estrecho. Una vez que los Omeyas deciden implicarse en las cuestiones magrebíes, su necesidad de control se traduce no sólo en el envío constante de recursos materiales, efectivos militares y tropas, sino también en la articulación de una red de apoyos cuyo engranaje dependía de individuos como los que hemos analizado.

51 Fueron muchos los que se desplazaron al Magreb siguiendo las órdenes de los Omeyas, pero, analizando sus trayectorias, se puede percibir algún patrón en el perfil de estos “embajadores”. En buena parte de los casos, los textos destacan la confianza que se depositaba en ellos, aspecto importante pues no se limitaban a trasladar mensajes escritos, sino a dirimir conflictos, limar asperezas, y mantener unido el bloque de apoyo a los Omeyas entre las tribus afectas. La captación de voluntades, bien podía realizarse a través de dádivas y regalos; sin embargo, llegados al punto de conflicto, sólo la acción personal, en muchos casos, pudo resolver, viva voce, lo que la riqueza no podía proporcionar.

52Obviamente no podemos asegurarlo, pero el hecho de que ʿAbbās b. Nāṣiẖ, Ibn Abī ʿĪsà y Munḏir b. Saʿīd fueran de ascendencia bereber seguramente contribuyó a fortalecer un perfil idóneo para unas misiones como las que llevaron a cabo. Misiones delicadas de mediación para las que el “saber hacer” de los enviados pudiera reflejar la voluntad del gobernante andalusí tanto en firmeza como en cercanía. Es cierto que fueron muchos los enviados y que no todos fueron de ascendencia bereber, de algunos, incluso, la desconocemos. No obstante, podemos sugerir que su ascendencia fue un factor a tener en cuenta para elegirles para dichas misiones.

53El hecho de que en época posterior se utilizase a individuos como al-Ṭubnī para apoyo de los militares desplazados allí, indica que algo más que tropas y riquezas era necesario para gestionar la complejidad de las alianzas necesarias frente a los Fāṭimíes. Por ello, los recién llegados de la otra orilla era valiosos, probablemente no sólo por el conocimiento del terreno y sus habitantes, sino también por el de la lengua en la que debían expresarse en el Magreb. Las misiones que llevaron a cabo individuos como los que hemos visto reflejan la importancia de la confianza que debían generar en los magrebíes: ulemas reputados, hombres de letras que gozaban de la privanza de los gobernantes. Lo que es evidente es que resolvían cuestiones que no podían dirimirse por el mero envío de cartas, pues además de trasladar la voluntad de los Omeyas, actuaban de mediadores usando sus habilidades personales, su capacidad dialéctica para argumentar y convencer.

54Averiguar, informar, mediar, no eran actividades que debieran conllevar una gran “publicidad”. El caso de ʿAbbās b. Nāṣiḥ y sus tratos con grupos heterodoxos magrebíes no parece que fuera apropiado para ser aireado como prueba del dominio omeya en la otra orilla. Asimismo, la ausencia de información de los viajes al Magreb en las numerosas biografías de las que algunos fueron objeto, nos indica que no era algo “público”, ni mucho menos algo que debiera incluirse en la trayectoria como ulemas de estos individuos. La discreción necesaria de estas misiones no impidió que los implicados fueran recompensados y así vemos como varios de ellos recibieron nombramientos con posterioridad y, sugiero, como pago a los servicios prestados llevando la voz de los Omeyas a la otra orilla.

Bibliographie

Fuentes y bibliografía

Al-Bakrī, Abū ʿUbayd, Kitāb al-Masālik wa-l-mamalik, ed. A. Ferré y A. P. Van Leeuwen, 2 vols. Tūnis: al-Dār al-ʿArabiyya li-l-Kitāb, 1992; l-Kitāb, 1992; trad. de Mac Guckin de Slane, Description de l’Afrique Septentrionale. Paris : Imprimerie Impériale, 1859. Disponible en: http://gallica.bnf.fr/

Al-ʿUḏrī, Tarṣīʿ al-ajbār, ed. parcial de ʿA. al-Aḥwānī, Fragmentos geográfico-históricos de al-Masālik ilà ŷami-ʿal-mamālik. Madrid: Instituto de Estudios Islámicos, 1965.

De Felipe, Helena, Identidad y onomástica de los bereberes de al-Andalus. Madrid: CSIC, 1997.

De Felipe, Helena, “Medieval Linguistic Contacts: Berber language through Arab Eyes” en Berber in Contact. Linguistic and Sociolinguistic Perspectives, M. Lafkioui, V. Brugnatelli eds. Köln: Rüdiger Köppe Verlag, 2008.

De Felipe, Helena, Lirola, Jorge, “Ibn Saʿīd al-Ballūṭī, Munḏir” en Biblioteca de al-Andalus, Jorge Lirola Delgado dir. y ed. Almería: Fundación Ibn Tufayl, 2007, 5, 177-183.

Fierro, Maribel, La heterodoxia en al-Andalus durante el periodo Omeya. Madrid: Instituto Hispano-Árabe de Cultura, 1987.

Fierro, Maribel, “Espacio sunní y espacio šīʿí” en El esplendor de los Omeyas cordobeses. La civilización musulmana de Europa Occidental (Exposición en Madīnat al-Zahrāʾ, 3 de mayo a 30 de septiembre de 2001), Mª Jesús Viguera Molíns, Concepción Castillo, coords. Granada: Fundación El Legado Andalusí, 2001, 168-177.

Fīlālī, ʿAbd al-ʿAzīz, Al-ʿAlāqāt al-siyāsiyya bayna al-dawla al-umawiyya fī l-Andalus wa-duwal al-magrib. Al-Ŷazāʾir: al-Muʾassasa al-Waṭaniyya li-l-Kitāb, 1983.

Forcada, Miquel, “ʿAbbās b. Nāṣiḥ” en Biblioteca de al-Andalus, Jorge Lirola Delgado dir. y ed. Almería: Fundación Ibn Tufayl, 2006, 4, 325-329.

Gaiser, Adam, “Slaves and Silver across the Strait of Gibraltar: Politics and Trade between Umayyad Iberia and Khārijite North Africa,” Medieval Encounters, 19 (2013): 41-70.

Guichard, Pierre, “Los Omeyas de Córdoba: las relaciones con el Magreb”, en La arquitectura del Islam Occidental, Rafael López Guzmán, coord. Barcelona: Lunwerg, 1995, 17-27.

Ibn al-Faraḍī, Taʾrīj al- ʿulamāʾ wa-l-ruwāt li-l-ʿilm bi-l-Andalus, ed. ʿAttār al-Ḥusaynī en Al-Maktaba al-Shamela.

Ibn Ḥayyān, Al-Muqtabas (V), ed. Pedro Chalmeta en colaboración con Federico Corriente y Mahmud Sobh et al. Madrid: Instituto Hispano-Árabe de Cultura, 1979; Crónica del Califa ʿAbdarraḥmān III an-Nāṣir entre los años 912 y 942 (al-Muqtabis V), trad. de Mª Jesús Viguera y Federico Corriente, Zaragoza: Instituto Hispano-Árabe de Cultura, 1981.

Ibn Ḥayyān, Al-Muqtabas fī ajbār balad al-Andalus, ed. ʿAbd al-RaḥmānʿAlī al-Ḥaŷŷī. Beirut: Dār al-Ṯaqāfa, 1983; García Gómez, Emilio, El Califato de Córdoba en el “Muqtabis” de Ibn Ḥayyān, Anales palatinos del califa de Córdoba al-Ḥakam II por ʿĪsà b. Aḥmad al-Rāzī, Madrid: Sociedad de Estudios y Publicaciones, 1967.

Ibn Ḥayyān, Crónica de los emires Alḥakam I y ­ʕAbdarraḥmān II entre los años 796 y 847 [Almuqtabis II-1], trad. notas e índices de Maḥmūd ʕAlī Makkī y Federico Corriente. Zaragoza: Instituto de Estudios Islámicos y del Oriente Próximo, 2001.

Ibn ʿIḏarī, Al-Bayān al-Mugrib fī ajbār al-Andalus wa-l-Magrib, ed. Baššār ʿAwwād Maʿrūf y Maḥmūd Baššār ʿAwwād. 4 vols. Tūnis: Dār al-Garb al-Islāmī, 1434/2013.

Ibn Jaldūn, Kitāb al-ʿIbar, ed. M. ʿA. Bayḍūn, 8 vols., Beirut: Dār al-kutub al-ʿilmiyya, 2003; trad. le Baron de Slane, Histoire des berbères et des dynasties musulmanes de l'Afrique septentrionale. Alger : Imprimerie de Gouvernement, 1856, 4 vols.

ʿĪyāḍ b. Mūsà, Tartīb al-madārik wa-taqrīb al-Masālik li-maʿrifat aʿlām maḏhab Mālik, 8 vols. ed. vol. 6, Saʿīd Aḥmad Aʿrāb, Al-Rabāṭ: s.n., 1981.

Lévi-Provençal, Evariste, “La política africana de ʿAbd al-Raḥmān III. El conflicto entre influencias omeya y fāṭimí en el Magreb,” Al-Andalus 11 (1946): 351-378.

Lirola Delgado, Jorge, El poder naval de al-Andalus en la época del Califato Omeya. Granada: Universidad de Granada, 1993.

Lirola Delgado, Jorge, “Ibn Abī ʿĪsà, Muḥammad b. ʿAbd Allāh”, en Apéndice. Biblioteca de al-Andalus, Jorge Lirola Delgado dir. y ed. Almería: Fundación Ibn Tufayl, 2006. Nº2021, 91-92.

Marín, Manuela, “Una familia de ulemas cordobeses: Los Banu Abī ʿĪsà,” Al-Qanṭara, 6, (1985): 291-320.

Marín, Manuela, Fierro, Maribel. Sabios y santos musulmanes de Algeciras. Algeciras: Fundación Municipal de Cultura “José Luis Cano” y Ayto. de Algeciras, 2004.

Prosopografía de los ulemas de al-Andalus. Disponible en https://www.eea.csic/pua/

Sánchez Martínez, Manuel, “La cora de Ilbīra (Granada y Almería) en los siglos X y XI, según al ʿUḏrī (1003-1085),” Cuadernos de Historia del Islam, 7 (1975-76), 5-82.

Terés, Elías, “ʿAbbās b. Nāṣiḥ. Poeta y qadi de Algeciras” en Études d’Orientalisme dédiées à la mémoire de Lévi-Provençal. París: Maisonneuve, 1962, 1, 339-358.

Vallvé, Joaquín, “La intervención omeya en el norte de África,” Cuadernos de la Biblioteca Española de Tetuán, 4 (1967), 7-33.

Viguera, Mª Jesús, “Los Rustamíes de Tahart (Argelia) en al-Andalus: novedades del cronista cordobés Ibn Hayyan,” en Ibn Jaldún. Entre al-Andalus y Argelia. Catálogo de la exposición. Granada: Fundación El Legado Andalusí. 2007, 77-83.

Notes

1 Ibn Ḥayyān, Al-Muqtabas (V), ed. Pedro Chalmeta en colaboración con Federico Corriente y Mahmud Sobh et al. (Madrid: Instituto Hispano-Árabe de Cultura, 1979), 256; Crónica del Califa ʿAbdarraḥmān III an-Nāṣir entre los años 912 y 942 (al-Muqtabis V), trad. de Mª Jesús Viguera y Federico Corriente, (Zaragoza: Instituto Hispano-Árabe de Cultura, 1981), 194.

2 Adam Gaiser, “Slaves and Silver across the Strait of Gibraltar: Politics and Trade between Umayyad Iberia and Khārijite North Africa,” Medieval Encounters, 19 (2013): 41-70. Jorge Lirola Delgado, El poder naval de al-Andalus en la época del Califato Omeya (Granada: Universidad de Granada, 1993), 122-124, 177-178.

3 Ya señalé brevemente el interés de algunas de estas misiones y enviados, en un trabajo dedicado a la lengua bereber. “Medieval Linguistic Contacts: Berber language through Arab Eyes” en M. Lafkioui, V. Brugnatelli (eds.), Berber in Contact. Linguistic and Sociolinguistic Perspectives (Köln: Rüdiger Köppe Verlag, 2008), 31-33.

4 Sobre las relaciones de al-Andalus con el Magreb en época omeya, véase: Evariste Lévi-Provençal, “La política africana de ʿAbd al-Raḥmān III. El conflicto entre influencias omeya y fāṭimí en el Magreb,” Al-Andalus 11 (1946): 351-378; Joaquín Vallvé, “La intervención omeya en el norte de África,” Cuadernos de la Biblioteca Española de Tetuán, 4 (1967): 7-33; ʿAbd al-ʿAzīz Fīlālī, Al-ʿAlāqāt al-siyāsiyya bayna al-dawla al-umawiyya fī l-Andalus wa-duwal al-magrib. (al-Ŷazāʾir: al-Muʾassasa al-Waṭaniyya li-l-Kitāb, 1983); Lirola, El poder naval, 120-131, 174-212, 277-279; Pierre Guichard, “Los Omeyas de Córdoba: las relaciones con el Magreb,” en Rafael López Guzmán (coord.), La arquitectura del Islam Occidental. (Barcelona: Lunwerg, 1995), 17-27; Maribel Fierro, “Espacio sunní y espacio šīʿí,” en El esplendor de los Omeyas cordobeses. La civilización musulmana de Europa Occidental (Exposición en Madīnat al-Zahrāʾ, 3 de mayo a 30 de septiembre de 2001), Mª Jesús Viguera Molíns, Concepción Castillo (coords.), (Granada: Fundación El Legado Andalusí, 2001), 168-177.

5 Lévi-Provençal, “La política”, 353-355; Filālī, al-ʿAlāqāt, 88-96.

6 Elías Terés, “ʿAbbās b. Nāṣiḥ. Poeta y qadi de Algeciras,” en Études d’Orientalisme dédiées à la mémoire de Lévi-Provençal, (París: Maisonneuve, 1962), 1, 339-358.

7 Miquel Forcada, “ʿAbbās b. Nāṣiḥ” en Biblioteca de al-Andalus, dir. y ed. Jorge Lirola Delgado, (Almería: Fundación Ibn Tufayl, 2006), 4, 325-329. Véase también, Mª Isabel Fierro Bello, La heterodoxia en al-Andalus durante el periodo Omeya (Madrid: Instituto Hispano-Árabe de Cultura, 1987), 39-48, 74; Helena de Felipe, Identidad y onomástica de los bereberes de al-Andalus, (Madrid: CSIC, 1997), 187-192; Prosopografía de los ulemas de al-Andalus. Disponible en https://www.eea.csic/pua/ [Consulta: 18/07/2018]; ID: 4132.

8 Crónica de los emires Alḥakam I y ­ʕAbdarraḥmān II entre los años 796 y 847 [Almuqtabis II-1], trad. notas e índices de Maḥmūd ʕAlī Makkī y Federico Corriente (Zaragoza: Instituto de Estudios Islámicos y del Oriente Próximo, 2001), 133.

9 De Felipe, Identidad, 187.

10 Terés, “ʿAbbās b. Nāṣiḥ”, 343-344.

11 Forcada, “ʿAbbās b. Nāṣiḥ”, 325; sobre este viaje en cuestión, 326.

12 Fierro, La heterodoxia, 47-48.

13 Crónica de los emires, 169-170; Terés, “ʿAbbās b. Nāṣiḥ”, 348-349, tomando el texto del viaje de otra fuente; Fierro, La heterodoxia, 46.

14 Fierro, La heterodoxia, 46, analizando lo expuesto por las fuentes y Terés.

15 Abū ʿUbayd Al-Bakrī, Kitāb al-Masālik wa-l-mamalik, ed. A. Ferré y A. P. Van Leeuwen, 2 vols. (Tūnis: al-Dār al-ʿArabiyya li-l-Kitāb, 1992), II, 822; Ibn ʿIḏarī, Al-Bayān al-Mugrib fī ajbār al-Andalus wa-l-Magrib, ed. Baššār ʿAwwād Maʿrūf y Maḥmūd Baššār ʿAwwād. 4 vols. (Tūnis: Dār al-Garb al-Islāmī, 1434/2013) 1, 240-241.

16 Terés, “ʿAbbās b. Nāṣiẖ”, 348.

17 Una descripción de cada uno de los personajes y las sectas y lugares a los que pertenecían en Fierro, La heterodoxia, 45-48.

18 Sobre las relaciones de los Omeyas con los Rustumíes, Filālī, al-ʿAlāqāt, 96-109; Lirola, El poder naval, 125-127; Guichard, “Los Omeyas de Córdoba”, 17-18; Mª Jesús Viguera, “Los Rustamíes de Tahart (Argelia) en al-Andalus: novedades del cronista cordobés Ibn Hayyan,” en Ibn Jaldún. Entre al-Andalus y Argelia. Catálogo de la exposición, (Granada: Fundación El Legado Andalusí. 2007), 77-83; Gaiser “Slaves and Silver”, especialmente, 54-57.

19 Prosopografía de los ulemas de al-Andalus. Disponible en https://www.eea.csic/pua/ [Consulta: 18/07/2018]; ID:2507; Manuela Marín, Maribel Fierro, Sabios y santos musulmanes de Algeciras, (Algeciras: Fundación Municipal de Cultura “José Luis Cano”, Ayto. de Algeciras, 2004), 119, nº 60.

20 Al-Bakrī, Kitāb al-Masālik, II, 823; II, 776, esta última sobre Ḥāmīm.

21 Terés, “ʿAbbās b. Nāṣiḥ”, 355; Fierro, La heterodoxia, 47.

22 Terés, “ʿAbbās b. Nāṣiḥ”, 342-343.

23 Sobre política omeya en el Magrib: Lévi-Provençal, “La política”; Vallvé, “La intervención”; Terés, “ʿAbbās b. Nāṣiḥ”, 350-355; Filālī, al-ʿAlāqāt; Guichard, “Los Omeyas de Córdoba”; Lirola, El poder naval, 174-212; Fierro, “Espacio sunní”; Gaiser, “Slaves and Silver”.

24 Lévi-Provençal, “La política africana”, 361-362. Lirola se refiere a las labores de espionaje a ambos lados del Estrecho, El poder naval, 178.

25 Ibn Ḥayyān, Al-Muqtabas (V), ed. 388; Crónica del Califa ʿAbdarraḥmān III, 290.

26 Ibn Ḥayyān, Al-Muqtabas (V), ed. 461; Crónica del Califa ʿAbdarraḥmān III, 347.

27 Manuela Marín, “Una familia de ulemas cordobeses: Los Banu Abī ʿĪsà,” Al-Qanṭara, 6, (1985): 291-320, p. 306-312; Prosopografía de los ulemas de al-Andalus. Disponible en https://www.eea.csic/pua/ [Consulta: 19/09/2018].ID: 9729; De Felipe, Identidad, 146-157, p. 154-156; Jorge Lirola, “Ibn Abī ʿĪsà, Muḥammad b. ʿAbd Allāh,” en Apéndice. Biblioteca de al-Andalus, dir. y ed. Jorge Lirola Delgado. (Almería: Fundación Ibn Tufayl, 2006). Nº2021, 91-92.

28 Marín, “Una familia”, 311-312.

29 Sobre sus viajes al Magreb, Marín, “Una familia”, 310.

30 Lévi-Provençal, “La política norteafricana”, 359-367; véase también sobre el contexto de sus viajes, Lirola, El poder naval, 182-183.

31 Ibn Jaldūn, Kitāb al-ʿIbar, ed. M. ʿA. Bayḍūn, 8 vols., (Beirut: Dār al-kutub al-ʿilmiyya, 2003), VII, 31; Le Baron de Slane, Histoire des berbères et des dynasties musulmanes de l'Afrique septentrionale, 4 vols. (Alger : Imprimerie de Gouvernement, 1856), III, 231; Lévi-Provençal, “La política norteafricana”, 365; Filālī, al-ʿAlāqāt, 140-141.

32 Ibn Ḥayyān, Al-Muqtabas (V), ed. 258-259; Crónica del Califa ʿAbdarraḥmān III, 196.

33 Ibn Ḥayyān, Al-Muqtabas (V), ed. 299; Crónica del Califa ʿAbdarraḥmān III, 225.

34 Ibn Ḥayyān, Al-Muqtabas (V), ed. 291; Crónica del Califa ʿAbdarraḥmān III, 219; Filālī, al-ʿAlāqāt, 150.

35 Ibn Ḥayyān, Al-Muqtabas (V), ed. 297-298; Crónica del Califa ʿAbdarraḥmān III, 224.

36 Ibn Ḥayyān, Al-Muqtabas (V), ed. 308; Crónica del Califa ʿAbdarraḥmān III, 232. Debe ser este el mismo viaje al que se refiere Filālī, al-ʿAlāqāt, 157.

37 Ibn Ḥayyān, Al-Muqtabas (V), ed. 453, 468; Crónica del Califa ʿAbdarraḥmān III, 341,352.

38 Al-Bakrī, Al-Masālik, II, 813-814; trad. De Slane, Description de l’Afrique Septentrionale (Paris : Imprimerie Impériale, 1859), 291-292; Marín, “Una familia”, 310.

39 Al-ʿUḏrī, Tarṣīʿ al-ajbār, ed. parcial de ʿA. al-Aḥwānī, Fragmentos geográfico-históricos de al-Masālik ilà ŷamīʿ al-Mamālik, (Madrid: Instituto de Estudios Islámicos, 1965), 82; M. Sánchez Martínez, “La cora de Ilbīra (Granada y Almería) en los siglos X y XI, según al ʿUḏrī (1003-1085),” Cuadernos de Historia del Islam, 7 (1975-76): 5-82, p. 33; Filālī, al-ʿAlāqāt, 173.

40 ʿĪyāḍ, Tartīb al-madārik wa-taqrīb al-Masālik li-maʿrifat aʿlām maḏhab Mālik, 8 vols. ed. vol. 6, Saʿīd Aḥmad Aʿrāb, (Al-Rabāṭ: s.n., 1981), 96-107. La poesía en cuestión, en 103-104.

41 Prosopografía de los ulemas de al-Andalus. Disponible en https://www.eea.csic/pua/ [Consulta: 14/11/2018] ID. 11038; De Felipe, Identidad, 202-214; Helena de Felipe y Jorge Lirola, “Ibn Saʿīd al-Ballūṭī, Munḏir” en dir y ed. Jorge Lirola Delgado Biblioteca de al-Andalus, 5, (Almería: Fundación Ibn Tufayl, 2007), 177-183.

42 Ibn Ḥayyān, Al-Muqtabas (V), ed. 460; Crónica del Califa ʿAbdarraḥmān III, 346-347.

43 Ibn Ḥayyān, Al-Muqtabas (V), ed. 460; Crónica del Califa ʿAbdarraḥmān III, 347.Filālī, al-ʿAlāqāt, 168; Lirola, El poder naval, 191.

44 Ibn Ḥayyān, Al-Muqtabas (V), ed. 488; Crónica del Califa ʿAbdarraḥmān III, 367.

45 Filālī, al-Alāqāt, 183-214; Lirola, El poder naval, 205-212.

46 De Felipe, Identidad, 140-144.

47 Ibn Ḥayyān, Al-Muqtabas fī ajbār balad al-Andalus, ed. ʿAbd al-RaḥmānʿAlī al-Ḥaŷŷī. (Beirut: Dār al-Ṯaqāfa, 1983), 91; Emilio García Gómez, El Califato de Córdoba en el “Muqtabis” de Ibn Ḥayyān, Anales palatinos del califa de Córdoba al-Ḥakam II por ʿĪsà b. Aḥmad al-Rāzī, (Madrid: Sociedad de Estudios y Publicaciones, 1967), 115.

48 Prosopografía de los ulemas de al-Andalus. Disponible en https://www.eea.csic/pua/ [Consulta: 21/11/2018]; ID: 8451.

49 Véase el resumen biográfico en Prosopografía de los ulemas de al-Andalus; e Ibn al-Faraḍī, Taʾrīj al- ʿulamāʾ wa-l-ruwāt li-l-ʿilm bi-l-Andalus, ed. ʿAttār al-Ḥusaynī (Al-Maktaba al-Shamela, recurso on line), nº 1360.

50 Prosopografía de los ulemas de al-Andalus. Disponible en https://www.eea.csic/pua/ [Consulta: 21/11/2018]; ID: 7579.

51 Ibn Ḥayyān, Al-Muqtabas, 39-40; García Gómez, Anales, 60.

52 Ibn Ḥayyān, Al-Muqtabas, 130; García Gómez, Anales, 164.

53 Prosopografía de los ulemas de al-Andalus. Disponible en https://www.eea.csic/pua/ [Consulta: 26/11/2018]; ID: 8641.

54 Ibn Ḥayyān, Al-Muqtabas, 109; García Gómez, Anales, 139.

55 Ibn Ḥayyān, Al-Muqtabas, 109; García Gómez, Anales, 139.

56 Ibn Ḥayyān, Al-Muqtabas, 177; García Gómez, Anales, 216.

© Publicações do Cidehus, 2020

Licence OpenEdition Books

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search