Version classiqueVersion mobile

Entangled peripheries. New contributions to the history of Portugal and Morocco

Facts, histories, fictions

Portugal y Marruecos en la novela Bab Chaaba (2012) de Ahmed Sabki

Driss Essounani

Résumé

La imponente presencia de Portugal a lo largo del Océano Atlántico y el valor simbólico de sus vestigios arquitectónicos no ha suscitado el suficiente interés en el panorama literario marroquí. Solo recientemente algunos autores dedicados al género de la novela histórica se han ocupado de algún tema concreto de las relaciones luso-marroquíes como la Batalla de los Tres Reyes de 1578. Sin embargo, el escritor Ahmed Sabki no encaja en ese perfil porque su novela Bab Chaaba posee una marcada singularidad, en primer lugar, por los eventos que constituyen la materia moldeable de su relato, y también por el modo de posicionarse respecto a la propia caracterización de los personajes. Este trabajo analiza su novela, ambientada en la conquista portuguesa de Safim, como una reflexión política actual sobre las causas de la llamada Primavera Árabe.

Entrées d'index

Texte intégral

  • 1 El comienzo de la novela histórica en el ámbito literario marroquí tuvo que esperar hasta finales d (...)
  • 2 Younes Nekrouf, La Bataille des Trois Rois (Paris, Albin Michel: 1984).

1La imponente presencia de Portugal a lo largo del Océano Atlántico y el valor simbólico de sus vestigios arquitectónicos no ha suscitado el suficiente interés en el panorama literario marroquí a lo largo de los siglos y, cuando dicho interés tuvo lugar, se manifestó desde las antípodas de su belleza estética. Además, parece que la literatura marroquí optó por ceder este ámbito histórico-social a los autores de lo que se ha llamado impropiamente “documentos”.1 La relativa atención que esta literatura consagró a la temática de Portugal fue acaparada de manera muy exclusiva por los acontecimientos de la Batalla de los Tres Reyes de 1578.2 Ello da a entender, además, que la línea divisoria que separa el relato imaginativo respecto al documental se ha mantenido durante tanto tiempo como una frontera infranqueable, escindiendo lo propiamente imaginativo que se enmarca en la literatura y cuya vocación estriba en la exploración del dominio infinito de lo subjetivo, de lo puramente empírico con propósitos informativos sobre determinados eventos.

  • 3 Según Brian Mac Hale, la novela histórica tradicional procuraba ocultar las “costuras” entre lo fic (...)

2Los relatos documentales cuya finalidad se afana en restablecer una realidad objetiva con la pretensión de definir el mundo que abordan bajo la impronta de la exactitud, nunca podrían abrirse camino ni realizar incursiones en los pensamientos y sentimientos de personajes históricos si no es para ofrecer un testimonio abarcador de lo que retratan porque el orbe de la intimidad acaba siendo siempre un misterio insondable. De ahí surge la posibilidad de que la narrativa pueda triunfar allá donde la obra documental no ha logrado desvelar el misterio o la cara oculta del evento histórico propiamente dicho, intentando ofrecer al lector otra perspectiva que le permita indagar y bucear en las profundidades del alma humana. Dicha labor se hace más loable cuando el novelista decide no solamente implementar la función del historiador, sino, más bien, cubrir las lagunas que va dejando a su paso. Así es como acaba realizando una labor en la que juega en el límite entre la realidad histórica y la ficción literaria. Dicho de otra forma, acaba inscribiéndose en ambos escenarios y fluctuando entre lo paralelo y, asimismo, lo que es opuesto.3

Algunas claves interpretativas

  • 4 Ahmed Sabki, Bab chaaba. Safahat min tarij Asafi wa annawahi zamana al-ihtilal al-burtughali (Rabat (...)
  • 5 Rim Al-Kamali, Sultanat Hormoz (Emiratos Árabes, Kitab Linnachr wa T´tawziae: 2013).
  • 6 Abdul Aziz Al-Mahmoud, Al-chiraa Al-Mukaddas (Muassasat Katar Linnacher, Dar Blumzabri: 2014). Narr (...)

3Por lo dicho, a la hora de abordar la temática de “Portugal” en la obra de Ahmed Sabki, nos encontramos ante dos posibilidades de enfoque muy distintas. Una primera que consiste en contextualizar su novela Bab Chaaba4 en un marco mucho más extenso que abarca el mundo árabe en su totalidad buscando afinidades posibles con otros escritores como la emiratí Rim Al-Kamali que, a principios de esta década, publicó su Sultanat Hormoz (2013)5 o el qatarí Abdul Aziz Al-Mahmoud, autor de Al-chirae Al-Mukaddas (2014)6, entre otros. Esta consideración se debe a que estos novelistas comparten, aparte del idioma como es evidente, el mismo núcleo temático y todos los elementos históricos que desprende, siendo “Portugal”, en todas y en cada una de estas novelas, la fuerza desencadenante de la narración. Sin embargo, parece más conveniente restringir nuestro análisis al ámbito mediterráneo, respetando así los límites geográficos que enmarcan el presente volumen y, en esta tesitura, hacer hincapié en Bab Chaaba para abordar las claves literarias de una singular focalización de este tema histórico, es decir, desde parámetros intrínsecos al perímetro de la idiosincrasia marroquí con todas las peculiaridades que la distinguen respecto a Oriente Medio y que, de algún modo, desbordan la vasija idiomática del árabe que, en parte, la emparenta con él.

  • 7 Abbas Al-Jirari, M´arakat Wadi L´Makhazin fi L ádab Al-maghribi (Salé, s.n.: 1988). 2ª ed.. En este (...)
  • 8 Abdelhak Lamrini, “Asdae M´arakat Wadi L´Makhazin fi Achchiaar Al-maghribi,” Majalat Al-manahel, A´ (...)

4Ajustándonos a la trascendencia de la temática de “Portugal” en el ámbito literario marroquí, y según afirman los estudios realizados sobre este particular, se trata de un asunto que goza de una profusión notable a lo largo de la segunda mitad del siglo pasado. En este sentido, tanto Abbas Al-Jirari7 como Abdelhak Lamrini,8 el primero desgranando sus entresijos en la literatura marroquí en su conjunto y el segundo, limitándose al área poética propiamente dicha, han dedicado mucho interés a la trascendencia que ha tenido la batalla de Alcazarquivir de 1578 en la creatividad literaria marroquí.

5No obstante, a pesar de las aparentes lecturas que puedan encajar a Sabki dentro de un conjunto de autores marroquíes que se prestaron a escribir sobre su país a través de su vínculo histórico-social con Portugal, muchos de los elementos de su relato le otorgan una cierta singularidad partiendo, en primer lugar, de los eventos que constituyen la materia moldeable de su novela, así como del modo de posicionarse respecto a la propia caracterización de los personajes partícipes de tales eventos. Además, en este mismo sentido, en lo que concierne al radio geográfico que constituye el ámbito espacial de Bab Chaaba, se restringe a Safim y alrededores llegando en el desenlace final de la trama a Marrakech como punto álgido de la acción colonial y, paradójicamente, su límite donde todos los esfuerzos y las ambiciones de la expansión portuguesa cavaron su propia tumba.

6Así pues, el hecho de ambientar la novela fuera del perímetro habitual donde entronca prácticamente toda la creatividad literaria marroquí en su adscripción a la temática de Portugal, le otorga a Bab Chaaba el accésit de constituir la excepción dentro de la regla. Este factor en sí, al elegir Safim durante el periodo de la conquista y ocupación portuguesas (1508-1542) para prescindir de Alcazarquivir y todo aquello que comprende la batalla de Wadi al-Makhazin o de los Tres Reyes, es muy significativo a la hora de valorar las intenciones del autor en su justa medida.

  • 9 Celsa Carmen García Valdés, “La bataille des trois rois. ¿Novela histórica o historia novelada?,” e (...)

7A título de ejemplo, cuando Younés Nékrouf escribió La Bataille des Trois Rois en 1957, sin lugar a dudas, tenía muy presente el proyecto de ser partícipe en la construcción del naciente nacionalismo marroquí confiriendo a su novela un valor didáctico que sirviera, en aquel entonces, para afianzar la cohesión nacional en momentos muy decisivos para el futuro inmediato del país. Efectivamente, toda empresa literaria que se empeñe en rescatar eventos históricos, además de allanar el camino hacia el conocimiento del pasado, tal vez cumpla una diligencia mucho más importante mediante todos los datos que aporta para una mejor comprensión del presente. La batalla en esta novela de 286 páginas, siendo en apariencia el tema básico de la misma, y en contra de todo pronóstico, apenas cubre seis páginas para dejar constancia de que el hecho histórico, cuando cruza el umbral de la creatividad literaria, muy a menudo cede ante los propósitos didácticos que podría suscitar.9

  • 10 Sobre este particular véase, Ignacio Gutiérrez, Ignacio Álvarez, comps. Informe sobre las revueltas (...)

8Si damos por válida la consideración de García Gual al afirmar que el nacionalismo constituye un componente muy relevante en buena parte de los autores de novelas históricas, ello nos encaminaría a tomar en cuenta la fecha y, a la vez, la oportunidad que pretende explotar Sabki en el momento de la publicación de su obra. Se trata del inicio de la segunda década de este siglo, de 2010 a 2013, momento en que varios países del mundo árabe conocieron una serie de convulsiones políticas y sociales que acabaron arrasando con regímenes y jefes de Estado y, asimismo, sumergiendo a naciones en situaciones dramáticas que acabaron siendo bautizadas bajo el eufemismo de “Primavera Árabe”.10 Lo que en un principio se correspondía con una serie de manifestaciones populares en clamor por la democracia y los derechos sociales acabó tomando derroteros imprevistos hacia la inestabilidad política y social que, a su vez, acarreó el desastre económico y la demolición total de algunos países. Por lo cual, es primordial señalar como punto de partida y desde los parámetros de una idónea estrategia de lectura, no perder de vista esta clave fundamental con tal de dar con las respuestas adecuadas a muchas de las incógnitas que suscita el interés de Sabki por un tema de gran calado histórico que, cuando menos, nos parecería extemporáneo.

Complicidades, traiciones y derrotas entre el pasado y el presente

9Entrando en materia y desde las primeras páginas de la novela, en lo que sería el planteamiento de la misma donde se nos presentan los personajes principales para que la situación vaya vislumbrándose hacia el supuesto conflicto, aparece Hammadi Ben Farhoun, gobernador de Safim y su provincia, que continúa con la tradición familiar en el Poder desde muchos decenios atrás. Siendo la máxima autoridad de la región y como es de esperar de un personaje de tanta envergadura histórico-social, reúne todos los rasgos físicos y morales que, en su conjunto, serían muy determinantes en el devenir inmediato de su futuro como el del perímetro geográfico que rige. Veamos el perfil que ilustra la voz narrativa al respecto:

  • 11 Sabki, Bab Chaaba, 11.

Intransigente, semblante que suscita respeto por temor, estatura alta, nariz curvada, voz aguda y reacio a compartir las diligencias de la gestión gubernamental. Su visión unilateral del poder le acarreó muchas dificultades. Además, su predilección por los comerciantes portugueses en detrimento de los españoles acabó rompiendo la unidad de Safim en fracciones y taifas e influyó perjudicialmente sobre la vida de su gente incitándola a que se volviera contra sí misma.11

10En cuanto al siguiente personaje, ineludible y emblemático por el valor representativo que desempeña en este punto precursor de la trama, lo encarna el rey don Manuel I de Portugal:

  • 12 Ibíd., 13.

En la otra orilla, enfrente de Marruecos, Lisboa gozaba de los días más deslumbrantes de la más apoteósica de sus épocas. Manuel, apodado el Rey Afortunado, por la extensión y las condiciones de sus dominios en la tierra que, muy raras veces, fueron adquiridas por sus antecesores. Era religioso hasta el extremo del radicalismo por lo que consideraba que la persecución de los musulmanes, la acción bélica contra ellos y la colonización de sus tierras era una obligación sagrada. La iglesia, a su vez, bendecía esa labor y así hubo intercambio de epístolas con el grandioso Papa donde se le notificaban todos los pormenores acompañados de sus oraciones.12

11Partiendo del dictamen de la lógica del discurso, estos rasgos definitorios que determinan la caracterología y el conjunto de peculiaridades de cada uno de ambos personajes, les sitúan en posiciones contrapuestas descartando el más mínimo atisbo de afinidad entre ellos; sin embargo, la máxima de que los polos opuestos se atraen cobra más sentido aquí que en ningún otro contexto. Desde Safim y actuando bajo la más absoluta discreción, Hammadi Ben Farhoun decide encargar a Yahya Azzayat la misión de trasladarse a Lisboa para transmitir su incondicional lealtad a la corona portuguesa y, a la vez, solicitar encarecidamente su apoyo mediante la renovación del pacto preestablecido. La respuesta favorable del rey don Manuel a las súplicas de Ben Farhoun implica una serie de condiciones que, en su totalidad y en cada una de ellas, constituyen su beneplácito de ofrecer Safím a cambio de garantizar su permanencia en el Poder.

12Este dato tan sustancial en el planteamiento inicial de la novela es muy decisivo en todo lo que ocurre a lo largo del desarrollo de la trama tomando forma de un fatum trágico que determinaría el destino de Safim y el de su población. Se trata de una prolepsis no solamente por la función de anticipar hechos no ocurridos facilitando al lector pistas desde las que podría valorar todo lo que ha de suceder a posteriori sino, además de todo ello, rompería con el molde de una tradición literaria donde el choque cultural entre entes de esta índole musulmano-cristiana nunca parte de este aforismo inicial de complicidad. Esta situación traslada más controversia y suscita más curiosidad en el lector tratándose de personajes referenciales de muy notable raigambre en la memoria colectiva de Safim por los documentos escritos e inclusive por la tradición oral. Mieke Bal subraya el trazo tan peculiar de este género de actantes afirmando que:

  • 13 Mieke Bal, La teoría de la narrativa, trad. esp. Javier Franco (Madrid, Cátedra: 1985), 91.

Todos estos personajes que podríamos denominar referenciales, a causa de su evidente correspondencia con un marco de referencia, actúan según el modelo que conocemos por otras fuentes. O no. En ambos casos la imagen que recibimos de ellos está determinada por el enfrentamiento entre nuestro conocimiento previo y las esperanzas que éste crea, por una parte, y la creación del personaje por la otra. Optar por un personaje referencial significa, en este sentido, optar por ese enfrentamiento.13

13En este sentido, todos los supuestos prejuicios y los residuos culturales acumulados acerca de los ancestrales conflictos entre musulmanes y cristianos acaban haciéndose trizas al darnos cuenta de que la connotación que desprenden los nombres de los personajes en cuanto a pertenencia territorial o credencial religiosa no es muy determinante en la función actancial de los mismos. Por lo cual, la clasificación que nos brinda el autor ordenando a los protagonistas referenciales al final de la obra en tres grupos diferentes bajo el criterio del credo de cada uno ellos, musulmanes, cristianos y judíos, no condiciona de manera muy decisiva el papel que desempeñan algunos de ellos dentro de la trama literaria. Cuando cita a Yahia Ben Taafouft, le acuña el epíteto de “traidor” sin ambages y, en contrapartida, a Hammadi Ben Farhoun, siendo el “anfitrión incondicional”, por antonomasia, de las tropas portuguesas, aparece simplemente como “gobernador de Safim”. En esta tesitura, todos los elementos tradicionalmente conocidos a la hora de constreñir el colonialismo en términos de un sistema político y económico por el cual un Estado extranjero somete y explota una colonia recurriendo a la fuerza militar ante la que el país invadido no puede oponerse, caen en desuso para crear un contra-discurso donde colonizador y colonizado, sujetos aparentemente contrarios, conforman desde las instancias de los altos rangos del Poder tanto marroquí como portugués una simbiosis extraordinaria. Albert Memmi, a la hora de definir el retrato del colonizado, matiza este aspecto bajo un epígrafe muy significativo, "El amor por el colonizador y el odio hacia sí mismo". Arguye al respecto que,

  • 14 Albert Memmi, Retrato del colonizado, Prólogo de Jean-Paul Sartre (Buenos Aires, Ediciones de la Fl (...)

La primera tentativa del colonizado es cambiar de condición cambiando de piel. Un modelo tentador y muy próximo se le ofrece y se le impone: precisamente el del colonizador. Éste no sufre de ninguna de sus carencias, tiene todos los derechos, goza de todos los bienes y se beneficia con todos los prestigios; dispone de riqueza y honores, de la técnica y la autoridad. Finalmente, el otro término de la comparación, el que aplasta al colonizado y lo mantiene en la servidumbre. La ambición primera del colonizado será igualar a ese modelo prestigioso, parecérsele hasta desaparecer en él.14

14El relato de Sabki, partiendo de una inédita estrategia literaria, crea una nueva avenencia entre ambos estamentos del Poder ajustándose de manera fidedigna al correlato histórico real de la época que retrata. Edward W. Said reseña esta particular función del relato literario afirmando que:

  • 15 Edward W. Said, Orientalismo. Trad. de María Luisa Fuentes (Madrid, Libertarias: 1990): 287.

La narrativa es la forma específica que adopta la historia escrita para contrarrestar la permanencia de su visión (...). La narración afirma que los hombres nacen, se desarrollan y mueren, que las instituciones y las condiciones de la vida real tienden a cambiar, que es bastante probable que la modernidad y la contemporaneidad finalmente sobrepasen a las civilizaciones "clásicas" y, sobre todo, afirma que la dominación de la realidad por la visión no es más que una voluntad de poder, una voluntad de verdad y de interpretación y no una condición objetiva de la historia, una perspectiva y una conciencia que se oponen al tejido unitario de la visión, la narración viola las ficciones apolíneas y serenas que propone la visión.15

15La elipsis de las alusiones explícitas respecto a la invasión de Safim por parte de las tropas portuguesas, en sí, constituye un dato muy significativo mediante el cual el autor sugiere la complicidad de los mandatarios autóctonos con las fuerzas de ocupación. La concesión de la ciudad, a pesar de que se evidencia en el planteamiento inicial de la novela, se formula a continuación de manera solapada obligando al lector a rastrear sus connotaciones a través de una serie de alegorías que remiten al acecho permanente de la flota portuguesa que anida en la costa atlántica, invisible tras la bruma oceánica:

  • 16 Sabki, Bab Chaaba, 45

El viento del oeste se intensificó, las olas se elevaron más, por lo que era imposible sentarse en la cima del acantilado, los rayos de la luna comenzaron a desaparecer en el cielo nocturno detrás de algunas nubes en movimiento. […] Apenas llegó la medianoche cuando se levantó el oleaje alcanzando el muro de enfrente. El trueno y la copiosa lluvia horrorizaron a la población que sigue recordando las anteriores inundaciones del río Chaaba que arrasaron con las tiendas y algunas viviendas dejando a su paso daños de máxima gravedad en la estructura de la ciudad y que tardaron en restituirse.16

16No obstante, cuando se trata de encarar el verdadero enemigo de Safim y el germen de todas sus desgracias, Sabki no duda en ningún momento en poner el dedo en la llaga convirtiendo a los mandatarios locales en el blanco de sus acusaciones. Como en esta ocasión cuando recurre a la voz de Omar, uno de sus personajes secundarios:

  • 17 Ibíd., 43.

No estoy trastornado, pero cuando pienso en la situación de este país, sus dirigentes lo venden palmo a palmo y calle a calle; antes de acabar con un conflicto ya han comenzado otro. Su preocupación es la permanencia en el Poder aunque sea a costa de su gente y de sus hijos. Complacen al extranjero. Degradan su dignidad ante él como si fuera el dueño de la tierra y ellos intrusos en ella.17

  • 18 Esta figura del Cuentacuentos es, fuera del círculo familiar, o sea, en las plazas públicas de much (...)

17A partir de estas alusiones, el binomio colonizador y colonizado va adquiriendo una trascendencia y una configuración literarias que induce la anfibología de una amalgama de personajes cuya identidad, a menudo, se contrapone al supuesto papel que deben desempeñar en la narración. Este rasgo de bipolaridad moral entre ser nacionalista marroquí y, a la vez, aliado de las fuerzas de ocupación extranjeras constituye el verdadero dilema que el autor intenta resolver a largo y a lo ancho de su obra. Y, para lograrlo, apela a uno de sus personajes más emblemáticos por los valores de la memoria popular que encarna: Sidi H´Bibi, el cuentacuentos de la plaza que, entre tantas hazañas con las que consigue suscitar suspense en la audiencia y la concurrencia del mayor número de asistentes a su espectáculo, esta vez retoma el hilo de anteriores secuencias sobre lo que denomina “historias de naciones y grandes reyes”. Antes de iniciar su discurso y mientras acudía su habitual público y se hacinaba a su alrededor, Ammi Driss, uno de los instigadores contra el alto mando de la ciudad, se acercó a Sidi H´Bibi para susurrar en su oído el guion que debía seguir. El orador inicia su alocución refiriéndose al Califato de los Omeyas y cómo se disipó en al-Ándalus debido a la divergencia y el cisma que desgastó la fuerza de su ensamblaje seccionándose en pequeños Estados y diminutos Emiratos que llegaron a superar en su totalidad las 22 taifas.18

18Sidi H´Bibi precisa el argumento de su narración incidiendo sobre la taifa de Beni Hud en Zaragoza, donde, en el justo momento de la agonía de su líder, éste último quiso zanjar el dilema de su sucesión pretendiendo evitar cualquier eventual conflicto sobre el relevo de su mandato. Tenía dos hijos, el primogénito era necio y loco y, según las normas y el dictamen convencional del sistema de herencias y sucesiones, sería el príncipe sucesor; y el segundo, en cambio, juicioso, sensato y más apegado a su padre no tendría ese privilegio. Una vez acaparada la atención de los asistentes y al percatarse que la muchedumbre que le rodeaba estaba envuelta en un silencio sepulcral, continuó su declamación bajo el sarcasmo en los siguientes términos:

  • 19 Sabki, Bab Chaaba, 53-54.

El Rey padre decidió dividir el país en dos partes, y debilitar aún más el ejército quebrándolo en dos fracciones, y el territorio, siendo pequeño, se ha estrechado al convertirse en dos naciones y el pueblo afligido, partido en dos bandos, cada uno con sus individuos, su capital y sus consejeros. Falleció Hakim Az-zamán y transcurren los días y los hermanos entran en desacuerdo sobre una pequeña parcela donde pastaban dos vacas. […] Es mi tierra decía el mayor; no, es mía le respondía el pequeño. Prosigue el encono largo y tendido y cuando ya no hubo ni avenencia ni enmienda, el mayor recurre a las armas. Pero, entonces, como se solía decir, “ojo que no ve y mano que no alcanza”, ¿de dónde traería el ejército con su arsenal en momentos de quiebra por el pago de los tributos y la recesión económica? Su consejero le sugirió pedir ayuda a su vecino católico, el amigo para el amigo en tiempos de necesidad y apuro.19

19La historia relata, a continuación, la respuesta inmediata del rey de Aragón que acude con un ejército devastador logrando acordonar Zaragoza y encerrar a los inermes musulmanes durante 40 días sin auxilio, sumidos en el desamparo total y sin el más mínimo atisbo de esperanza para salir del atolladero. Y todo ello, debido a que el obstinado y torpe hermano mayor se aferró a la idea de ser rey de dos naciones al considerar menester recuperar su jurisdicción a todo precio e, inclusive, a costa de su hermano y los allegados de su propio credo.

20Sidi H´Bibi, trasunto del autor, desempeña un papel medular en la urdimbre de la novela por ser portador fundamental y sin igual de un idearium que, en su conjunto, desgrana una serie de reflexiones sobre el ser y la historia de Marruecos. Partiendo de esta premisa, las alusiones a Portugal y su presencia insigne a lo largo de la obra, en el fondo y desde la estrategia literaria del autor, desempeñan el papel de pretexto o éter que le permite abordar cuestiones sumamente importantes y que afectan en primer lugar al devenir y las circunstancias inmediatas de Marruecos.

  • 20 “Re-inventar el pasado”, según Querol Sanz, “es proporcionar un seguro fiable de actuación ética, e (...)

21En esta tesitura, el lector está obligado a distinguir entre el proyecto literario y su proyección, o sea, a mantener el equilibrio entre la consideración de entender esta novela como obra de ficción que recrea un período histórico lejano de la que forman parte personajes y eventos no ficticios, por un lado, y la posibilidad de relegar esta dimensión a un segundo plano, es decir, como simple ambientación histórica cuya verdadera finalidad estriba en la proyección del presente inmediato de la obra.20

  • 21 Sidi H´Bibi, trasunto del autor por excelencia, trasciende la doble tarea de Sabki al intentar, a l (...)

22La perspectiva desde la cual el cuentacuentos narra historias que afectan al pasado de los reyes musulmanes en al-Andalus corresponde, de manera exclusiva, a su afán de rescatar los desconciertos que han desembocado en sus derrotas y su propia expulsión definitiva. Este prisma que ilustra su perfil ideológico lo obliga a ser coherente con su posicionamiento reacio a mentar aquellos momentos de gloria durante tantos siglos de historia en la Península Ibérica. Sabki opta por eludir este resplandeciente pasado que aún sigue siendo trascendental en la visión historiográfica del mundo árabe, para ceñirse a las experiencias adversas porque, según su planteamiento, son didácticas respecto al momento presente en que escribe su novela y, desde el cual, se pueden fraguar mejores alternativas para el futuro.21

23Sidi H´Bibi, en su configuración alegórica del arte escénico popular, va más allá de su papel convencional de deleitar al espectador con sus fábulas extraordinarias que narran remotas e inmemorables hazañas para cumplir con la función pedagógica que le asigna el autor operando desde el contra-discurso, no tanto en criticar o en desmentir los logros del pasado sino, más bien, en la selección tan premeditada de los elementos narrados en su vinculación al fracaso. Por lo cual, cuando el gobernador Ben Farhoun procede a encarcelar al único orador de la plaza de la ciudad, la noticia se divulgó convirtiéndose en un incidente de gran trascendencia. Si El Bachir (el imam de la mezquita) y Mulay El Mehdi (destacado notable), toman la iniciativa de interceder ante el máximo mandatario de Safim rogándole el indulto, y acto seguido, la réplica de éste último no se hizo esperar:

  • 22 Sabki, Bab Chaaba, 67.

Bajo condición de comprometerse a cambiar estas historias por otras. Aquellas de Qais y Lyla, Ibn Zaydun y Wallada, e historias de amor e ilusión; ellas también seducen y atraen mayor número de espectadores.22

24Este tipo de testimonios acerca de las circunstancias sociales, económicas y políticas de Safim contribuyen en su cúmulo para crear el caldo de cultivo que allanó el camino para que las tropas portuguesas consiguieran asaltar la ciudad de manera sigilosa llevando a rajatabla las artimañas del hebreo Abraão Benzamerro – estudiado desde un punto de vista histórico en el capítulo 1 del presente volumen por José Alberto Tavim – el artífice principal de la campaña:

  • 23 Ibíd., 97.

Distinguido comandante [Diogo de] Azambuja y eminente comandante Garcia [de Melo]... No os preocupéis, podéis entrar en la ciudad y aquí tenéis todos los detalles. […] Los dos comandantes llegaron a la ciudad bajo la excusa de comprobar la situación de los súbditos de su Majestad el Rey Manuel, alegando que los buques militares están de camino hacia Kenia y, debido a la enfermedad de Garcia [de Melo], el comandante de la flota, tuvieron que detenerse en Safim para su hospitalización. El plan tuvo éxito al apaciguar los ánimos de la población que acabó creyendo en la buena fe de la campaña.23

  • 24 En términos de Umberto Eco, “desde el principio se construyen como enemigos no tanto a los que son (...)

25Benzamerro, más allá de ser un simple comerciante judío como el resto de la mayoría de su credo, es un personaje dotado de una infinita preparación en todos los ámbitos del conocimiento: domina el árabe, el español y el portugués; dispone de una cultura médica notable, docto en el comercio; culto y muy adoctrinado en el islam, judaísmo y catolicismo; erudito en la literatura árabe; perspicaz en política, estrategia militar y en todo tipo de negociaciones. No obstante, todos estos atributos altamente considerados, en vez de confluir de manera positiva en la configuración de un personaje encomiable y moralmente acreditado entre las diferentes comunidades de Safim, al contrario, se acoplan de manera sincrónica a comportamientos que dejan mucho que desear. En suma, Benzamerro es la alegoría o el arquetipo de lo censurable en todo lo que atañe a su comportamiento: aunque en apariencia cumple la función de colaborador con las fuerzas de ocupación, en el fondo, sólo le sirve de trampolín para ejercer una serie de actividades muy lucrativas y que, desde el punto de vista moral, lo sitúan en lo más bajo en la escala de los valores humanos. Junto a su hermano Moisés y Muchi, el subastador, se dedican a la trata de niños y mujeres con propósito de esclavitud laboral y explotación sexual.24

  • 25 Los estereotipos que asigna Sabki a Abraão Benzamerro no nos aportan nada nuevo por mucho que abund (...)

26Abraão Benzamerro, el oportunista está desprovisto de los preceptos de su religión y muy desarraigado siendo, desde el punto de vista sociológico, producto de las oleadas de inmigrantes judíos expulsados del al-Andalus. Es el prototipo de todos aquellos judíos de Azamor que fueron aliados de la colonización portuguesa por el interés de medrar aprovechando la coyuntura del momento histórico-social.25 Aunque este espécimen ocupa en la novela un espacio abrumador y es capaz de suscitar en el resto de los personajes autóctonos más repudio del que pueda provocar el ejército portugués, Sabki menciona, en contrapartida, a otro tipo de personajes judíos que se han integrado en la sociedad marroquí, artesanos honrados que subsisten gracias al esfuerzo diario de su trabajo conviviendo en armonía con la gente autóctona. Sin ningún vínculo con el colonizador, mantienen una reputación respetable dentro de la comunidad musulmana. Éste es el caso de la anónima señora hebrea que se burló de Benzamerro en un simulado proceso de registro a un ciudadano de Safim y, sin embargo, el caso más paradigmático de la comunidad sefardita es Maymoun el joyero, quien, desde una actitud tajante, pone de manifiesto sus desavenencias con Benzamerro en las siguientes afirmaciones:

- (...) Cuéntame cómo cambiaron tus principios. Ayer huiste de los portugueses, y hoy eres su aliado y trabajas para ellos. ¿O es que no te expulsaron de tu tierra? ¿No te persiguieron por tu religión? Y, odiándoles, dijiste lo que dijiste de ellos, ¿o es que todo era falsedad y mentira?

Benzamerro se rio a carcajadas por lo que le dijo Maymoun y le respondió en un tono lleno de artimaña.

- Querido Maymoun... No tomes en serio todo lo que se dice porque a cada lugar le corresponde su discurso y a cada discurso sus circunstancias, en aquel entonces, en Portugal, la religión era lo primero y el dinero ocupaba el segundo lugar y, ahora, estando en Safim, el dinero es lo primero y lo último.

  • 26 Sabki, Bab Chaaba, 107-108.

- […] Querido Maymoun, piénsatelo bien, ¿Quiénes trajeron a los portugueses a la ciudad? ¿No era gente del país? ¿Quiénes se enfrentaron a muerte por el Poder? ¿Quiénes derramaron su sangre por reinar? ¿No era gente del país? …. Si es cierto que fueron ellos, ¿qué quieres que haga o que sea yo?”26

27Abraão Benzamerro es el personaje más aciago y excesivo en su crueldad respecto a la población de Safim, superando con creces al ocupante portugués. Todas las tareas que se supone que incumben a los distintos mandatarios del ejército invasor ocurrían bajo su supervisión o las ejecutaba libremente sin rendir cuentas a nadie. De un simple colaborador de los dirigentes de las tropas coloniales, Ahmed Sabki logra invertir los términos de la ecuación convirtiendo a este personaje en el paradigma de la crueldad ya que los resultados adquiridos por su participación en la campaña acabaron alcanzando cuotas nefastas muy por encima de las provocadas por el ejército portugués en su totalidad. Así lo afirma Sidi H¨Bibi dirigiéndose a Aammi Driss y a su hermano El Ayachi:

  • 27 Ibíd., 171.

No consigo creérmelo... El ingrato Benzamerro perjudicó con sus sobornos a los cabecillas de las cabilas corrompiendo en un sólo un año lo que no hicieron los cañones durante todos los años anteriores.27

28Siguiendo en esa tesitura, Yahya Ben Taafouft, siendo mencionado al final de la novela bajo el estigma de “traidor” y perteneciente a la comunidad musulmana, no despierta tanta repulsión en comparación con Abraão Benzamerro. Ello suscita una serie de interrogantes en el lector a la hora de percibir esa divergencia como resultante del hecho de que el autor no aplica la misma vara de medir a la hora de ajustar los perfiles de algunos personajes. Desde las infinitas posibilidades que nos ofrece la lectura, podríamos dar por sentado que los prejuicios y las imágenes estereotipadas pesan por su arraigo en la cultura popular, muy a menudo, más que el propio correlato histórico de los personajes. Además, en este sentido, el autor se ciñe al dictamen de la máxima ancestral que consiste en ver la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio.

29A pesar de ello, hemos de reconocer que, entre otros méritos de esta novela, su autor es lúcido a la hora de realizar la autocrítica aportando de modo muy tajante argumentos irrefutables acerca del anacrónico apego de los dirigentes autóctonos al Poder, siendo una lacra socio-política que ha acarreado conflictos internos entre familiares o miembros de la misma comunidad religiosa por el problema de la sucesión. Un fenómeno que sigue constituyendo la raíz del mal que afecta a muchos países del mundo desde siempre y hasta la actualidad.

30Una vez asediada Safim por las tropas portuguesas, la población autóctona opta por abandonarla sin rumbo fijo buscando refugio en las tribus más remotas de la provincia. Un evento que el novelista aprovecha para recalcar nuevamente las derrotas de al-Andalus y la expulsión de los musulmanes bajo el signo del síndrome hipermnésico que le induce a entroncar cualquier acto de la trama con el mencionado referente histórico. El desistimiento del cuentacuentos a seguir en la ciudad – por el doble motivo de su rechazo a vivir bajo el dominio de las tropas coloniales, por un lado, y la escasez de público espectador, por otro – nos remite a la salida de Boabdil, el último rey islámico de Granada:

Se fue Sidi H´Bibi acompañado por su esposa durante una distancia de tiempo hasta que alcanzaron la cima de un cerro de los cercanos a la ciudad, volvió su mirada atrás y se echó a llorar.

  • 28 Ibíd., 159.

― ¡Oh! ¿Estás llorando, querido?28.

31En este sentido, la novela no se restringe de manera exclusiva a Marruecos y Portugal porque a la hora de ajustarse al espacio geográfico que abarca la trama, Marruecos se reduce a Safim y las provincias de su contorno, alcanzando, en contadas ocasiones, a El Jadida, Essaouira y Marrakech. Sin embargo, cuando se trata de Portugal, en contrapartida, se extiende para incluir España, e inclusive, Italia al mentar al Papa de Roma. Estas dimensiones del espacio en la antinomia de su estrechez frente a su extensión se vislumbran bajo los términos de una batalla entre David y Goliat. Una lucha desigual donde la asimetría entre la desmesurada fuerza del colonizador y la flaqueza del colonizado se mantiene vigente a lo largo de toda la novela, hasta que, llegando al desenlace final, ocurre lo inesperado ya que la resistencia de las cabilas acabó adquiriendo destreza y experiencia en la estrategia militar debido a sus derrotas anteriores. Y, por el contrario, los máximos dirigentes del ejército portugués empezaban a competir entre sí poniendo el prestigio particular por encima de los intereses de la campaña. El comandante Nuno Fernandes de Ataíde deja constancia del insalvable choque de intereses personales dirigiéndose a su hombre de confianza Lopo Barriga:

  • 29 Ibíd., 193.

― Dime Barriga ¿Cómo acabar con [D. Jaime, Duque de] Bragança [sobrino del rey D. Manuel I, que financió y lideró la expedición que ocupó Azamor en 1513]... Quiero decir que no hizo lo que hicimos ni combatió lo que combatimos, y de la noche a la mañana ya está en boca de todos... Las campanas están sonando en su nombre en Portugal y Roma... Sin que nadie se diera cuenta de nuestros logros siendo triunfantes en al-Gharb, Tadnist y en otros lugares.29

A modo de conclusión

32Estas fisuras en el alto mando militar portugués se hacen cada vez más graves y más abismales para desencadenar, en las últimas páginas de la novela, la frustración inapelable que puso en jaque todos los propósitos coloniales de Portugal en Safim. Desde esta perspectiva, Sabki pone el dedo en la llaga al restringir la noción del fracaso ajustando sus límites al verdadero responsable tanto a la hora de discernir la derrota en el ámbito marroquí como en el portugués y, con ello, rehúsa aplicar la noción de fracaso a toda una nación y aún menos a una civilización entera. El lector atento a las historias de éxitos y fracasos y que espera sacar alguna lección en los desatinos o glorias con los que los gobernantes del pasado llevaron a sus respectivos pueblos a la cúspide o al más profundo de los abismos quedaría defraudado al percatarse de que, a fin de cuentas, solo se trata de la crónica de un vencedor vencido.

Bibliographie

Fuentes y bibliografía

Al-Jirari, Abbas, M´arakat Wadi L´Makhazin fi L ádab Al-maghribi. 2ª ed. Salé: s.n., 1988.

Al-Kamali, Rim, Sultanat Hormoz, Kitab Linnachr wa T´tawziae. Emiratos Árabes: s.n., 2013.

Al-Mahmoud, Abdul Aziz, Al-chiraa Al-Mukaddas. Dar Blumzabri, Muassasat Katar Linnacher, Katar, 2014.

Aristóteles, Poética, trad. García Yebra. Madrid: Gredos, 1988.

Bal, Mieke, La teoría de la narrativa, trad. esp. Javier Franco. Madrid: Cátedra, 1985.

Eco, Umberto, Construir al enemigo, trad. Helena Lozano Miralles. Barcelona: Lumen, 2012.

Edward W. Said, Orientalismo. Trad. de María Luisa Fuentes. Madrid: Libertarias, 1990.

Gálvez de Acero, Marina, “Los modelos de la novela histórica: de la `verdad´ de la historia a la historia como ficción,” en el monográfico “Les modèles et leur circulation en Amérique Latine,” Cahiers du CRICCAL, 34 (2006), 167-175.

García Valdés, Celsa Carmen, “La bataille des trois rois. ¿Novela histórica o historia novelada?,” en el monográfico “Congreso Internacional sobre la Novela Histórica (Homenaje a Navarro Villoslada),” Príncipe de Viana, 57, anejo 17 (1996): 141-152.

Gutiérrez de Terán Gómez-Benita, Ignacio, Las revoluciones árabes. Madrid: Editorial Síntesis, Col. Temas de Historia Contemporánea, 2017.

Gutiérrez, Ignacio y Álvarez, Ignacio, comps. Informe sobre las revueltas árabes. Túnez, Egipto, Yemen, Bahréin, Libia, Siria. Madrid: Ediciones del Oriente y del Mediterráneo, 2011.

Lamrini, Abdelhak, “Asdae M´arakat Wadi L´Makhazin fi Achchiaar Al-maghribi,” Majalat Al-manahel, Aadad, 53, (1996) 5-19.

Memmi, Albert, Retrato del colonizado, Prólogo de Jean-Paul Sartre. Buenos Aires: Ediciones de la Flor, 1969.

Nekrouf, Younes, La bataille des trois rois. Paris: Albin Michel, 1984.

Querol Sanz, José Manuel, “Apropiación y modelización de la Antigüedad en la novela histórica contemporánea,” en Romera, José Nicolás; García-Page, Mario, coords. La novela histórica a finales del siglo XX. Madrid: Visor, 1996: 367-374.

Sabki, Ahmed, Bab chaaba. Safahat min tarij Asafi wa annawahi zamana al-ihtilal al-burtughali, al-Yuzee Al-Awal. Rabat: Top Press, 2012.

Sartre, Jean Paul, Reflexiones sobre la cuestión judía, Trad. José Bianco. Buenos Aires, Ediciones SUR: 1948.

Notes

1 El comienzo de la novela histórica en el ámbito literario marroquí tuvo que esperar hasta finales de los años sesenta del siglo pasado cuando Ahmed Abdessalam Albouaayachi publica At-taer al-mahzúm, le sigue, diez años después, Al-M´arakat al Kobra de Mohamed Ahmed Chmaaou y, sin embargo, este género literario sólo alcanzó la madurez necesaria en el período finisecular con Maynún al-hokm de Bensalem H´mmich. Fatiha Attáïb, “At-tajyíl at-tarijí fí ar-riwaya al-maghribiyat. Bensalem H´mmich, Al-Alam, 04 de diciembre de 2009. (Traducción del autor).

2 Younes Nekrouf, La Bataille des Trois Rois (Paris, Albin Michel: 1984).

3 Según Brian Mac Hale, la novela histórica tradicional procuraba ocultar las “costuras” entre lo ficticio y lo real mediante tres estrategias: 1ª no contradecir la historia oficial y permitir la ficción sólo en las “zonas oscuras” de esa historia. 2ª evitar anacronismos culturales. Y 3ª hacer el mundo ficticio compatible con el mundo real. Citado por Marina Gálvez de Acero, “Los modelos de la novela histórica: de la `verdad´ de la historia a la historia como ficción”, dentro del monográfico “Les modèles et leur circulation en Amérique Latine,” Cahiers du CRICCAL, 34, (2006), 167-175.

4 Ahmed Sabki, Bab chaaba. Safahat min tarij Asafi wa annawahi zamana al-ihtilal al-burtughali (Rabat, al-Yuzee Al-Awal, Top Press: 2012). (Todas las traducciones de extractos de esta novela son responsabilidad del autor).

5 Rim Al-Kamali, Sultanat Hormoz (Emiratos Árabes, Kitab Linnachr wa T´tawziae: 2013).

6 Abdul Aziz Al-Mahmoud, Al-chiraa Al-Mukaddas (Muassasat Katar Linnacher, Dar Blumzabri: 2014). Narra un importante período histórico en el Golfo Pérsico a finales del siglo XV y principios del XVI. Abdul Aziz ilustra la llegada de buques portugueses a esta remota región para dominar el comercio de especias, episodio relativamente desconocido para el lector árabe debido a la escasez de fuentes de información sobre esa época.

7 Abbas Al-Jirari, M´arakat Wadi L´Makhazin fi L ádab Al-maghribi (Salé, s.n.: 1988). 2ª ed.. En este sentido podemos mencionar Lucette Valensi, Fables de la mémoire (Paris, Éditions du Seuil: 1992). Contrariamente a lo que sugiere su título, no se trata de narrar la batalla sino, más bien, de hacer hincapié en aquellas obras de ambas márgenes del Mediterráneo donde la incidencia de este evento histórico constituye el objeto literario.

8 Abdelhak Lamrini, “Asdae M´arakat Wadi L´Makhazin fi Achchiaar Al-maghribi,” Majalat Al-manahel, A´adad, 53 (1996), 5-19.

9 Celsa Carmen García Valdés, “La bataille des trois rois. ¿Novela histórica o historia novelada?,” en el monográfico “Congreso Internacional sobre la Novela Histórica (Homenaje a Navarro Villoslada),” Príncipe de Viana, 57, anejo 17 (1996): 141-152.

10 Sobre este particular véase, Ignacio Gutiérrez, Ignacio Álvarez, comps. Informe sobre las revueltas árabes. Túnez, Egipto, Yemen, Bahréin, Libia, Siria (Madrid, Ediciones del Oriente y del Mediterráneo: 2011); Ignacio Gutiérrez de Terán Gómez-Benita, Las revoluciones árabes (Madrid, Editorial Síntesis: 2017).

11 Sabki, Bab Chaaba, 11.

12 Ibíd., 13.

13 Mieke Bal, La teoría de la narrativa, trad. esp. Javier Franco (Madrid, Cátedra: 1985), 91.

14 Albert Memmi, Retrato del colonizado, Prólogo de Jean-Paul Sartre (Buenos Aires, Ediciones de la Flor: 1969). Sección “Las dos respuestas del colonizado”, 125-142.

15 Edward W. Said, Orientalismo. Trad. de María Luisa Fuentes (Madrid, Libertarias: 1990): 287.

16 Sabki, Bab Chaaba, 45

17 Ibíd., 43.

18 Esta figura del Cuentacuentos es, fuera del círculo familiar, o sea, en las plazas públicas de muchas ciudades de Marruecos, siendo Jamaa el-Fna de Marrakech la más típica y la más emblemática en la escenografía de la cultura oral marroquí, comparte muchos rasgos de contenido con la del Viejo Sabio en el ámbito de la tradición literaria occidental. En su forma positiva, Senex, que en latín significa hombre viejo, es un arquetipo de lo inconsciente colectivo descrito por Carl Gustav Jung. Ambos, el Cuentacuentos y el Senex, utilizan su conocimiento personal de la gente y el mundo para ayudarse a contar historias y ofrecer orientación que, de una manera mística, pueden impresionar a su audiencia al mostrar quienes son y en qué se convertirán, actuando de este modo como mentores.

19 Sabki, Bab Chaaba, 53-54.

20 “Re-inventar el pasado”, según Querol Sanz, “es proporcionar un seguro fiable de actuación ética, es también un ejercicio de transferencia histórica en el que pasado y presente alcanzan grados de ipseidad a través de una complicada entropía de esclerotización simbólica”. José Manuel Querol Sanz, “Apropiación y modelización de la Antigüedad en la novela histórica contemporánea,” en La novela histórica a finales del siglo XX, José Nicolás Romera, Mario García-Page, coords. (Madrid, Visor: 1996), 367-374.

21 Sidi H´Bibi, trasunto del autor por excelencia, trasciende la doble tarea de Sabki al intentar, a lo largo de su obra, mantener el equilibrio entre la función de historiador y la de novelista para abarcar ambas tareas a la vez sin restringirse a ninguna en particular. El relato no es historiografía pura ni tampoco es ficción pura al cumplir esa función híbrida que Aristóteles matiza afirmando que “el historiador narra lo que ha sucedido y el literato lo que podría suceder”. Aristóteles, Poética, trad. Valentín García Yebra (Madrid, Gredos: 1988): 157-158.

22 Sabki, Bab Chaaba, 67.

23 Ibíd., 97.

24 En términos de Umberto Eco, “desde el principio se construyen como enemigos no tanto a los que son diferentes y que nos amenazan directamente (como sería el caso de los bárbaros), sino a aquellos que alguien tiene interés en representar como amenazadores, aunque no nos amenacen directamente, de modo que lo que ponga de relieve su diversidad no sea su carácter de amenaza, sino que sea su diversidad misma la que se convierta en señal de amenaza”. Umberto Eco, Construir al enemigo, trad. Helena Lozano Miralles (Barcelona, Editorial Lumen, 2012), 8.

25 Los estereotipos que asigna Sabki a Abraão Benzamerro no nos aportan nada nuevo por mucho que abunde en la tendencia de este personaje a dar importancia primordial a los intereses materiales. En realidad, este mito remonta a la historia del Nuevo Testamento en la que Jesús expulsa a los mercaderes del Templo. Sabki fundamenta sus prejuicios sobre este personaje referencial mediante el correlato histórico a través de la documentación consultada al respecto. De no ser así, habría generalizado su visión denigrante a toda la comunidad judía de Safim. En este sentido, no le podemos aplicar el dictamen de Sartre al afirmar que “la idea que se hace uno del judío es lo que parece determinar la historia, no el "dato histórico" lo que hace nacer la idea”. Jean-Paul Sartre, Reflexiones sobre la cuestión judía, trad. José Bianco (Buenos Aires, Ediciones SUR 1948), 12. Sobre los judíos de Azamor que colaboraron con los portugueses en sus plazas de Marruecos, ver el capítulo 1 de José Alberto Tavim en el presente volumen.

26 Sabki, Bab Chaaba, 107-108.

27 Ibíd., 171.

28 Ibíd., 159.

29 Ibíd., 193.

Auteur

Faculté des Lettres et des Sciences Humaines-FLSH, Université Ibn-Zohr, Agadir

© Publicações do Cidehus, 2020

Licence OpenEdition Books

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search