Version classiqueVersion mobile

De humilde e ilustre cuna: retratos familiares de la España Moderna (siglos XV-XIX)

 | 
Raquel Tovar Pulido

Introducción

Raquel Tovar Pulido

Texte intégral

  • 1 Este libro se ha gestado en el marco del concluido Proyecto de Investigación «Familia y comunidad r (...)

1La presente obra colectiva se ha diseñado entorno a una problemática: la Historia de la Familia en España1. Cuya complejidad exige, pese a la amplia bibliografía que se ha vertido sobre el tema en las últimas décadas, que esta línea de investigación se postule como un espacio todavía abierto y cambiante, que requiere de una continua revisión por parte de los investigadores. De manera que las aportaciones que incluye este libro se incorporan a un marco historiográfico muy amplio y cada vez más maduro y consolidado en Europa.

2En la actualidad muchos investigadores continúan adentrándose en los entresijos inter-familiares de las poblaciones del sur de Europa, englobando la Península Ibérica y demostrando que el estudio de la familia no está cerrado, en la medida en que surgen nuevos planteamientos y respuestas a realidades concretas de la época, cuya importancia trasciende hasta nuestros días. En pleno siglo XXI asistimos a una paulatina pérdida del concepto tradicional de familia, habiéndose producido un incremento de las familias mono-parentales. El individualismo ha alcanzado protagonismo, entendiéndose como el punto de llegada, la consecuencia de las decisiones que ha tomado el individuo a lo largo de su vida.

3El objetivo que marcamos con esta contribución es ampliar las perspectivas de estudio y abordar cuestiones novedosas que giran en torno a la familia y el espacio geográfico comprendido entre el Atlántico y el Mediterráneo. Consideramos que una proyección de la familia en la larga duración, englobando los siglos XV-XIX, permite ofrecer una visión completa del comportamiento de la sociedad del Antiguo Régimen, en espacios geográficos y temporales distantes pero que, en conjunto, manifiestan paralelismos en cuanto a las decisiones que tomaban las personas a lo largo de sus trayectorias vitales.

4Las aportaciones se asientan en una serie de planteamientos teórico-metodológicos, entre los cuales se incluyen temas como el mundo de las mujeres y particularmente el de las viudas, el padrinazgo y la juventud, los modelos nupciales y las estrategias familiares de las élites. Asimismo, es necesario contribuir a este horizonte de reflexiones en torno a una serie de procesos:

  • La continuidad en los comportamientos familiares en relación a la organización del hogar.

  • Las semejanzas entre territorios distantes en los procesos de diferenciación social y en las pautas matrimoniales.

  • La importancia del análisis comparativo como instrumento para comprender realidades complejas y lejanas en el tiempo y en el espacio, pero cercanas en cuanto a las actitudes y a la respuesta a las coyunturas del momento.

  • Entender las particularidades de tipo local y regional entre territorios, que tendrán consecuencias en las familias, en la economía y en las actividades laborales y patrimoniales.

  • Las repercusiones del mercado matrimonial en la movilidad geográfica y social.

  • Las posibilidades de trabajo y la disponibilidad de mano de obra, en momentos de inestabilidad económica.

  • La movilidad relacionada con el ejercicio de profesiones.

  • La presión de los jóvenes sobre los recursos patrimoniales de la familia.

  • 2 García González, Francisco (coord.): Vejez, envejecimiento y sociedad en España, siglos XVI-XXI. Ed (...)

5Muchas de las cuestiones aquí planteadas están siendo revisadas por la historiografía actual, a la que pretendemos sumarnos. La movilidad social y las migraciones de las poblaciones rurales han gozado de escaso interés en la historiografía. En menor medida se han abordado fenómenos como la viudedad ligada a la vejez y a la soledad2, la soltería y el padrinazgo, que constituyen una temática novedosa junto a la del rol que desempeñaban las mujeres viudas y casadas en la jefatura femenina del hogar.

  • 3 Alfaro Pérez, Francisco José (coord.): Cuando la frontera era el sur. Europa suroccidental. Siglos (...)
  • 4 Rodríguez Cancho, Miguel y Blanco Carrasco, José Pablo (coords.): Migraciones y movilidad social en (...)

6La movilidad geográfica se ha planteado por la historiografía reciente como una movilidad temporal ocasionada por motivos económicos, que muchas veces estaba relacionada con los negocios, pero también se ha perfilado como una movilidad sin retorno que conducía al traslado definitivo de residencia, a veces entre territorios cercanos y otras veces entre áreas distantes. Para entender los movimientos migratorios transfronterizos, es importante tener en cuenta los condicionantes sociales y culturales que afectaban a aquellos individuos que se caracterizaban por tener una cultura y una lengua distintas3. La reconstrucción demográfica de las migraciones no ha sido un objetivo prioritario para la historia social de la Península Ibérica. Pero el análisis combinado de los matrimonios, los movimientos migratorios y la exogamia matrimonial han permitido observar cómo la población estaba afectada por movimientos migratorios visibles. La imagen de una sociedad estanca e inmóvil se ha ido diluyendo, ya que se le ha ido dotando de una mayor complejidad que permite hablar de una sociedad que no estaba en absoluto cerrada4.

  • 5 Vasconcelos Vilar, Hermínia; Soares da Cunha, Mafalda y Farrica, Fátima (coords): Centros periféric (...)

7Otro de los problemas a tratar es la movilidad social. Por un lado, las posibilidades de medro estuvieron vinculadas al ejercicio de oficios y profesiones ligadas con la vida urbana, por lo que las principales familias se fueron asentando en las ciudades y grandes villas5. Por otro lado, las élites y la nobleza se valían de estrategias matrimoniales para establecer auténticas redes sociales y familiares a través de casamientos concertados. Aunque han sido variados los trabajos que se han centrado en la nupcialidad se trata de un tema de gran trascendencia, por lo que es necesario profundizar y seguir avanzando en esta línea de investigación, así como en el significado del celibato y en el papel de las solteras en las estrategias matrimoniales llevadas a cabo por las familias más poderosas e influyentes, con la pretensión de mantener el poder y el estatus alcanzado por un determinado apellido. En cualquier caso, en el contexto de una sociedad tradicional, en la que la patria potestad masculina y el matrimonio constituían el eje central en torno al cual giraban las familias, las posibilidades personales de mejora y de reproducción social ejercían una gran influencia sobre el comportamiento de los individuos.

8En la presente obra reunimos una serie de trabajos que aportan datos para la reflexión, a través de los cuales pretendemos proyectar el estudio de la familia en la larga duración, dotarlo de una dimensión amplia que abarca distintas épocas y contextos socio-culturales, en diferentes regiones y centurias. Se convierte, así pues, en foro de debate y discusión, en un espacio de intercambio de experiencias y proyectos sobre problemas concretos, que todavía no están completamente resueltos.

9En definitiva, los trabajos que se presentan en la obra, se han ordenado por temática y por cronología, siguiendo una estructura coherente, en la que se van relacionando cuestiones fundamentales en las trayectorias vitales de las familias, desde el nacimiento hasta la muerte. En los hogares de la gente corriente el matrimonio, el rol de la mujer y la viudedad fueron factores esenciales; mientras que en las familias más acaudaladas las actividades económicas y el patrimonio familiar tuvieron una gran repercusión en los enlaces matrimoniales entre generaciones que pertenecían a las familias más notables. Los casos que se presentan en  cada trabajo expresan individual y colectivamente cómo era la sociedad de la época, la cual estaba constituida por grupos complejos, abiertos y heterogéneos. Del mismo modo, se presenta una construcción comparativa entre regiones en un periodo prolongado que abarca más de tres siglos, pues a lo largo del Antiguo Régimen observamos continuidades, similitudes y diferencias entre diversos espacios geográficos. En definitiva, la bibliografía relativa a la Historia de la Familia es muy amplia y variada, pero esta obra supone una aportación importante y novedosa que, aunando estudios cuantitativos y cualitativos, enriquece la historiografía relativa a la familia en el sur de Europa y abarca geográficamente el territorio peninsular español entre los siglos XV y XIX.

10Para alcanzar este propósito común, el libro contiene una decena de trabajos, que son el resultado de los recientes estudios que se están llevando a cabo en el ámbito de la Historia de la Familia en cronología modernista. Se han incluido estudios de once investigadores pertenecientes a nueve universidades españolas: la Universidad de Santiago de Compostela, la Universidad de León, la Universidad del País Vasco, la Universidad de Zaragoza, la Universidad Autónoma de Barcelona, la Universidad Rey Juan Carlos (Madrid), la Universidad de Valencia, la Universidad de Extremadura y la Universidad de Sevilla. A través de cada capítulo profundizan en la Historia de la Familia española y se introducen en la cotidianidad de muchos hogares que desarrollaron su trayectoria familiar durante el Antiguo Régimen en el norte, centro y sur peninsular. El análisis de la realidad familiar de la España moderna engloba una amplia dimensión geográfica que abarca el norte de la Península Ibérica (Galicia, País Vasco, Asturias), el interior (la corte de Madrid y Aragón) y mediodía peninsular (Extremadura y Andalucía), así como el área levantina (Cataluña y Valencia). En definitiva, amplían teorías y consolidan ideas, así como aportan nuevos datos e hipótesis al complejo mundo de la familia, en el que existen muchos aspectos aún a explorar.

11Se ha dividido la obra en dos bloques, el Bloque I: El ciclo vital de las familias: nacimiento, matrimonio y luto, analiza las distintas etapas en el hilo de la vida de las familias, desde los inicios en la vida familiar del recién nacido, el papel desempeñado durante la adolescencia y la juventud, pasando por el matrimonio y la consecuente formación de un nuevo núcleo conyugal, así como la finalización de la etapa matrimonial en el momento de la muerte de uno de los esposos. El segundo bloque, titulado Bloque 2. Élites frente al matrimonio y la perpetuación del linaje: monarquía y nobleza, trata de las distintas estrategias familiares llevadas a cabo por los grupos privilegiados de la España moderna, las cuales se van a ver reflejadas principalmente en sus políticas matrimoniales.

12 Comenzamos el Bloque I: El ciclo vital de las familias: nacimiento, matrimonio y luto con el nacimiento. La vida de los individuos sin duda va a estar condicionada por la familia en la que nacen, por los padres y demás parientes. De ello nos habla muy bien Tamara González López (Universidade de Santiago de Compostela) en «Familia y padrinazgo en la ciudad de Lugo (s. XVIII-XIX)», desde donde nos traslada a la Galicia de finales de la época moderna y analiza la elección de familiares próximos como padrinos de bautismo en la ciudad de Lugo. El padrinazgo bautismal fue adaptándose a las necesidades de la población y, fruto de dicha adaptación, se incrementó el volumen de parientes que ejercían de padrinos. La confluencia del parentesco sanguíneo y del espiritual es examinado a través de los agentes apadrinadores y de la transmisión onomástica.

13Seguimos con la juventud, periodo del ciclo vital en el que el individuo define su destino, su permanencia o no en el núcleo familiar y la edad de salida estará determinada por distintos factores. De ello nos habla Elena Paoletti Ávila (Universidad de Extremadura), que presenta su trabajo «Los Jóvenes en la estructura familiar del mundo rural (1752-1829)», donde analiza la estructura familiar de los hogares de Extremadura a finales del siglo XVIII. Para ello recurre a la tipología establecida por Peter Laslett y a las listas nominales del Catastro de Ensenada y las posteriores revisiones, entre otros padrones de mediados del siglo XIX. El objetivo es proporcionar información sobre los comportamientos familiares, determinantes en las relaciones sociales que se establecen entre los jóvenes y los demás componentes del hogar. Se estudia tanto la presencia como la permanencia del joven en su familia, entendiendo esta como un proceso en el cual el individuo atraviesa a lo largo de su vida diferentes modelos y estructuras domésticas.

14La salida del hogar paterno y el matrimonio genera un nuevo núcleo familiar, que en ocasiones se ve disuelto por la muerte de alguno de los dos cónyuges y posteriormente da lugar a un nuevo enlace matrimonial, a veces entre territorios distantes. Tratan esta cuestión Miquel Amengual-Bibiloni, y Joana Mª Pujadas-Mora (Centre d’Estudis Demogràfics (CED)-Universidad Autónoma de Barcelona (UAB)) en su trabajo «Cruce de caminos: Matrimonios de viudas y franceses en el área de Barcelona en los siglos xvi y xvii», donde ponen de manifiesto que más de una tercera parte de los maridos franceses, que habían llegado a Cataluña como parte de la gran oleada migratoria de los siglos XVI y XVII, se casaban con mujeres viudas, mientras que para los maridos autóctonos la cifra se quedaba en una cuarta parte. Las estrategias matrimoniales de los inmigrantes franceses en el área de Barcelona en los siglos XVI y XVII son estudiadas a través de los libros de esponsales de la Diócesis de Barcelona, partiendo de la hipótesis de que el matrimonio con una mujer viuda podía ser el camino para alcanzar la integración social y económica. Los resultados obtenidos muestran una verdadera convergencia de intereses entre unos y otras.

15Del abandono y la soledad en los hogares de las mujeres nos habla muy bien Alberto Morán Corte (Universidad de León) en «Mujer, familia, trabajo y estrategias de supervivencia en la Asturias del siglo XVIII. El ejemplo de las “viudas de vivos” ovetenses». Parte de los modelos familiares laslettianos y toma como referencia el concejo en el que se ubicaba la capital del Principado de Asturias a mediados del siglo XVIII, para acercarse a la realidad estructural de los hogares. Se centra en aquellos que estaban regidos por mujeres, en especial por aquellas a quienes sus maridos habían abandonado e indaga en sus medios de subsistencia. Todo ello en un contexto con una economía eminentemente rural, una realidad geográfica que delimitaba las posibilidades de sus gentes y con una población forzada a la emigración en pos de la supervivencia.

16En toda pareja conyugal llega el momento en el que la estabilidad que supone el matrimonio se rompe ante la llegada de la muerte, produciéndose en algunos casos el cambio de rol de géneros. En la misma línea de trabajo, sobre la jefatura del hogar femenina y la viudedad Raquel Tovar Pulido (Universidad de Extremadura), en «Mujeres en la jefatura del hogar, trabajo y riqueza patrimonial en Trujillo (Extremadura) en la segunda mitad del siglo XVIII», se adentra en la realidad económica y patrimonial de las mujeres que ocupaban el rol de cabeza de familia a finales del Antiguo Régimen. Concretamente, como marco histórico y geográfico se centra en la ciudad de Trujillo en el siglo XVIII. Tomando como fuente de estudio las Comprobaciones del Catastro del Marqués de la Ensenada, conservadas en el Archivo General de Simancas [AGS], por un lado, analiza el número de mujeres situadas en la jefatura del hogar y, por otro lado, nos ofrece información acerca de los oficios y la riqueza patrimonial con la que contaban para poder hacer frente a la gestión de la economía familiar.

17El Bloque 2. Élites frente al matrimonio y la perpetuación del linaje: monarquía y nobleza se centra en la trayectoria familiar de las élites y en los entresijos familiares para contraer matrimonio de las familias más influyentes. La aparente cotidianidad del matrimonio se vuelve de lo más compleja a medida que ascendemos en la escala social, en una sociedad de Antiguo Régimen en la que el casarse era la norma.

18La monarquía y las élites nobiliarias, al igual que las gentes del común, también se verán condicionados desde su nacimiento por la casa y el linaje al que pertenecen. Analiza muy bien esta cuestión Jaime Elipe (Universidad de Zaragoza), en «¿Claustro o matrimonio? El destino de las bastardas de la familia real aragonesa en el tránsito de la Edad Media a la Edad Moderna (1468–1515)», pues dentro de la legitimidad e ilegitimidad aborda la situación de mujeres jóvenes pertenecientes a la realeza. Cuando no se concertaba un matrimonio ventajoso pasaban por otras alternativas célibes y religiosas e ingresaban en conventos. Así pues, el trabajo analiza los derroteros que siguieron las hijas ilegítimas de los últimos Trastámara aragoneses. Para ello, se han escogido a las bastardas de Juan II, Fernando II, el príncipe de Viana y el arzobispo de Zaragoza Alonso de Aragón. De un total de siete personas, se observa que preferentemente fueron todas ellas destinadas al matrimonio con la nobleza –levantisca o colaboradora de la monarquía–. Hubo un par de excepciones que acabaron en la Iglesia, pero únicamente por desconocimiento de su existencia por parte de su padre: una vez reconocidas sirvieron fielmente a los intereses reales dentro del mundo eclesiástico.

19Nos adentramos en la casa real a través del trabajo de Koldo Trápaga Monchet (Universidad Rey Juan Carlos), «Casa, familia y servidores de don Juan de Austria: la permanencia de los linajes en del servicio de un miembro de la familia real (1642-1679)», donde analiza la perpetuación de algunos linajes o familias, tanto de origen nobiliario como no nobiliario, dentro de las casas reales de don Juan José de Austria entre 1642 y 1679. Las distintas tareas político-militares que le fueron encomendadas provocaron una superposición de servicios, con distintas personas electas para servir el mismo oficio. En la cultura política de la época era una pauta habitual la perpetuación de los linajes dentro del servicio de las casas reales, al transmitirse los oficios dentro de la familia. Asimismo, la distinta tipología de criados (criados jurado y no jurado) y la altísima movilidad geográfica de don Juan de Austria motivaron que en la corte de Madrid se optara por un perfil determinado de candidato: soltero y varón.

20Francisco Javier García Domínguez (Universidad de Sevilla) en «Política matrimonial y estrategia patrimonial. El linaje nobiliario de los Saavedra, 1539-1610» aborda el papel que desempeñaba la política matrimonial en los linajes nobiliarios durante la época moderna, tomando como base el caso concreto del linaje de los Saavedra, afincado en la ciudad de Sevilla. A partir del estudio de tres uniones matrimoniales producidas entre 1539 y 1610, que vincularon a los Saavedra con familias como los Enríquez de Ribera, Alvarado, Venegas de Quesada y Ramírez de Arellano, se examina cómo una acertada estrategia matrimonial puesta en práctica durante varias generaciones permitió a los Saavedra consolidar su estatus social, fortalecer sus bases económicas y extender sus círculos de poder e influencia. Como resultado de esta práctica matrimonial, el linaje de los Saavedra adquirió, durante el siglo XVII, una nueva dimensión.

21También trata los entresijos de las familias nobles Vicente Sanz Viñuelas (Universitat de València) en su capítulo «Con la mirada puesta en el futuro. Estrategia matrimonial y desposorios del marqués de Quirra y Nules, don Joaquín Carròs de Centelles y Calatayud (1620-1674)». Nos habla de las estrategias matrimoniales que realizó don Joaquín Carròs de Centelles, marqués de Quirra y Nules, para intentar conseguir un heredero para su casa. Se casó con ilustres damas de la alta nobleza de la Monarquía Hispánica, próximas a la Corona, ya que él era uno de los principales aristócratas de la Corona de Aragón. Lamentablemente, la muerte de sus esposas y de sus vástagos sería su principal preocupación, teniendo que concertar hasta tres enlaces con un único objetivo: tener descendencia. Finalmente, su propósito no llegó a cumplirse, enviudó una tercera vez, y a su muerte la herencia pasó a un pariente lejano, el duque de Gandía y marqués de Llombai, quien tuvo que litigar con otros nobles por los territorios de los Carròs de Centelles. De este modo, don Joaquín fue el último de su Casa.

22Ponemos el punto final a esta obra con la interesante aportación de Elena Llorente Arribas (UPV/EHU), «Matrimonio y Carrera, o la comunidad y la monarquía. Casas oligárquicas vizcaínas de los ss.XVI-XVII». La familia elitista del Señorío de Vizcaya entre mediados de los siglos XVI y XVII define su oeconomía y su poder entre la esfera local y los espacios de la monarquía y el imperio. A lo largo de las décadas, las estrategias matrimoniales y profesionales de dos linajes principales hacen bascular sus ritmos de vida, cursus honorum y hegemonía entre varios ámbitos. Y a partir de un análisis evolutivo con conciencia global y comparativo, hace algunas aportaciones sobre este equilibrio de fuerzas y acerca de las asimetrías y los procesos de cambio que presenta en las familias. Así como, a consecuencia, considerar las posibles divisiones que se produzcan en el seno de esta fracción de la sociedad.

23En definitiva, este conjunto de trabajos dibujan el panorama de la familia española durante la época moderna, desde los albores del siglo XVI hasta los primeros años del siglo XIX, de las familias sencillas como son las gentes del común, pero también de las élites y la complejidad de sus redes y conductas familiares.

Notes

1 Este libro se ha gestado en el marco del concluido Proyecto de Investigación «Familia y comunidad rural: mecanismos de protección comunitaria en el interior peninsular (ss. XVIII-1900)» (HAR2013-48901-C6-5-R), del Plan Nacional I+D del Ministerio de Economía y Competitividad (MINECO) del Gobierno de España, que finalizó a finales del 2017; así como en el Proyecto de Investigación iniciado en 2018, «Individualismo moderno. Escenarios familiares de emergencia de la identidad personal en el Occidente Moderno Peninsular (1700-1850)». Referencia: (HAR2017-84226-C6-3-P) también del Plan Nacional I+D del Ministerio de Economía y Competitividad (MINECO) del Gobierno de España.

2 García González, Francisco (coord.): Vejez, envejecimiento y sociedad en España, siglos XVI-XXI. Ediciones Universidad de Castilla-La Mancha, 2005.

3 Alfaro Pérez, Francisco José (coord.): Cuando la frontera era el sur. Europa suroccidental. Siglos XVI-XX. Universidad de Zaragoza, 2019, pág. 11.

4 Rodríguez Cancho, Miguel y Blanco Carrasco, José Pablo (coords.): Migraciones y movilidad social en la época moderna. Sindéresis, Madrid/ Porto. 2018, págs. 9-19.

5 Vasconcelos Vilar, Hermínia; Soares da Cunha, Mafalda y Farrica, Fátima (coords): Centros periféricos de Poder na Europa do Sul (séculos XII-XVIII). Edições Colibri-CIDEHUS/UÉ. 2013.

© Publicações do Cidehus, 2020

Licence OpenEdition Books

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search