Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Una vieja historia de la mierda

 | 
Alfredo Lopez Austin

17. Una vieja historia de la mierda V

Texte intégral

1Hay un arcaico sustrato de asco, ordenado en las bandas helicoidales de nuestra herencia biológica. Es uno de tantos secretos de la especie, uno de tantos desconocimientos de las bases del ser de los humanos, impenetrable misterio, tal vez misterio eterno. Allí está, ubicuo en el globo, presencia repetida día a día en cada óvulo fecundado, en cada embrión, en cada parto. Y, sin embargo, no podemos recibir su mensaje nítido, descubierto. ¿Cómo habría de comportarse con sus heces un hombre adulto si no fuese determinado por sociedad alguna? ¿Cuáles son las órdenes profundas que se han formado en nuestra filogenia? ¿Las hemos cambiado alguna vez con la refocilación de los azares? Misterio impenetrable al que cubren los velos del que vive en el mundo para ser arropado. La herencia común, tratada, trabajada, trascendida, queda como profundo cimiento. Allí está siempre presente, sustentante, jamás a nuestra vista.

2La fuerza de la herencia biológica debe de condicionar en buena medida sus propias coberturas sociales.; No será el producto uno de esos que llamamos universales de la cultura? So brepasando los hombres la naturaleza, forjamos en la cultura obras que responden a nuestros irrenunciables mensajes cromosómicos. No hay mucho juego inicial entre las formas de ingerir, de amar, de protegernos, de excretar. No son formas puras, no son naturales; sin embargo conservaron por milenios la marca de un primitivo determinismo –determinismo casi absolutosurgido de las prístinas combinaciones de las dos herencias. Es la probable igualdad de la aurora humana. Pero el tiempo de los hombres es obra, es transformación. Después variarán los detalles, se ahondarán las diferencias de las hechuras, los matices se convertirán en opuestos coloridos, todo hasta hacer del hombre lo que es: el semejante condenado a la constante diferencia, el que nació con el pecado de la rebeldía caracterizadora, el arrogante que se quiso heredar su propia herencia.

3Con el grito rebelde, las heces dejaron de ser una mera excreción maloliente, asquerosa. Pudo entonces la mierda transformarse en símbolo. Se multiplicaron los caminos. Quedaron asociados por contigüidad todos los productos del vientre; la retención de la masa se equiparó a la avaricia; la proximidad demasiada se convirtió en ofensa; la urgencia de evacuación se ligó a las pasiones; el deshecho de nuestro propio cuerpo, inerte, fue visto como anticipación cadavérica. También pudo ser forzado –no olvidado– el legado biológico, y surgieron aquí y alla sobre la superficie de la Tierra otros sentidos de sublevación o sumisión: nacieron así, para sublimación o para escándalo la coprofagia sádica y la mística.

4Llega a nosotros una de las historias, una de las vejas historias de la mierda, cargada de generalidad humana, pero también de ricas particularidades. En esta historia la mierda es objeto de nuevo asco, con terror a la muerte, con la lucha entre el repudio y la atracción del pecado. Como todo símbolo, es polivalente: expresa asco, desprecio, burla, risa, complicidad, temor, angustia, agresión, miles de mensajes en reciprocidad asimétrica, nunca plena; mensajes contrarios, complementarios, contradictorios, paralelos, irrepetibles, únicos. Allí esta distante de su naturaleza. Es como cualquier símbolo. Símbolo como el maíz, el sexo, el fuego, el oro, la lluvia, el Sol, la casa, la estera y el bastón plantador. Como el puño cerrado que puede gritar amenaza, voluntad esperanzada o saludo fraterno.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1992

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Lire

Accès exclusif

Offert par