Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Una vieja historia de la mierda

 | 
Alfredo Lopez Austin

15. Cuentos y mitos

Texte intégral

CUENTO DE IGUANA

Nahuas de San Pedro Jícora, Durango

1Viajaban un hombre, su mujer y su pequeño hijo cuando encontraron una iguana. El hombre la atrapó y la coció; pero la iguana saltó viva del fuego.

2Llegó un muchacho, que le dijo: “Si quieres comerla, prende la leña con yesca, y cuando esté cocida, cómela tú solo; no des parte de la carne ni a tu mujer ni a tu hijo.”

3El hombre coció la iguana como le dijo el muchacho; pero desobedeció y dio a probar carne a su hijo. Al poco andar le dio dolor de barriga y evacuó su vientre en abundancia. Tanta fue su diarrea que se hizo un lago en el que se ahogaron él y el niño. Sólo la mujer se salvó.

CUENTO TRISTE DEL TLACUACHE

Mixtecos de San Pedro Xicayan, Oaxaca

4Su compadre el tigre invitó al tlacuache a que aprendiese de él técnicas de caza. Al encontrar una vaca, el tigre se encaramó en ella, enredó su cola a la de la víctima, la mató y compartió la carne de su compadre.

5Tiempo después, aleccionado, partió solo el tlacuache de cacería. Pasaron dos, tres, seis, siete días, y el tlacuache no regresó a su hogar. Inquieta, su mujer fue a pedir ayuda al compadre, y el tigre se dirigió de inmediato al prado de la lección. Allí encontraron al pobre tlacuache, espinado, orinado y cagado, colgando de la cola de una vaca.

CUENTOS DE RIQUEZA

Mixtecos de Guerrero

6Un flojo se la pasaba escarbando la ceniza. Una vez en el monte cavó un poco y encontró una caja llena de dinero. No la sacó porque sintió pereza. Al volver al pueblo contó a su gente lo sucedido. “¿Por qué no trajiste cuando menos un costal de dinero en el burro?”, le reclamaron. Pero él contestó que allá había quedado todo para quien quisiera tomarlo. “Si ha de ser mío –les dijo-vendrá a mi casa.”

7Un vecino ambicioso, oculto, oyó la conversación del flojo, y salió en la noche al lugar del hallazgo. Cavó en el sitio preciso; pero sólo encontró un botellón de cagada. Furiosos, cargó el botellón en su burro, regresó al pueblo, encontró al flojo dormido y le vació los excrementos en la cara y en la barriga.

8Al despertar, el flojo se encontró con la gran sorpresa. La mierda se había transformado nuevamente, y estaba cubierto de dinero.

EL JAGUAR QUE FUMÓ

Lacandones septentrionales de Chiapas

9Un hombre creyó que el que venía del monte era su cuñado.

10– ¿Eres tú, cuñado? – le preguntó.

11– Soy yo, cuñado-contestó el que en verdad era el jaguar con disfraz de humano.

12– Pasa a mi casa, descansa, bebe atole y fuma un buen puro. El dueño de la casa torció un par de andullos con hojas de la vieja planta de los lacandones, mucho más fuerte, picante y olorosa que la que llevaron los choles a la selva.

13– Aspira este sabroso humo. Es un auténtico “pedo de jaguar”.

14Y los dos disfrutaron junto al fuego, tranquilos, del picante humo del “pedo de jaguar”.

15De pronto el visitante recobró su espantosa figura manchada, saltó frente al dueño de la casa, lo apuntó con el culo y le dijo, disparándole un tremendo cuesco:

16– He aquí, cuñado, un verdadero pedo de jaguar!

MITO DE PERROS

Nahuas de Zongolica, Veracruz

17Los hombres hacían sufrir mucho a los perros, y éstos decidieron enviar su queja a Tláloc. Eligieron a un valiente mensajero y le entregaron la carta. Como el mensajero tenía que defenderse en el camino, no la podía llevar en el hocico. Hicieron rollo la carta y se la guardaron en el culo.

18El perro mensajero jamás volvió. Ya los perros no saben cómo era. Ahora todos se revisan el culo cuando se encuentran, en busca de la contestación del dios.

DE CÓMO FUERON CONCEBIDOS SOL Y LUNA

Mixes de Oaxaca

19Estaba María, la doncella, tejiendo la ropa que usaba la gente de aquellos tiempos, cuando llegó un pajarito y se paró en el hilo. María lo espantó, pero el pajarito volvió, se zurró y manchó el hilo.

20– ¡Pajarito-boca-de-mierda! –dijo la niña –, ¡Ya me ensuciaste el hilo! – Y de un manotazo lo enredó en los lizos. Pero luego, compasiva, recogió al pajarito desmayado y lo guardó en su seno.

21El plácido calor revivió al moribundo. Huésped abusivo, se regocijó entre los pechos nacientes, una, dos, tres veces. Antes de recibir otro golpe voló a lo lejos, dejando preñada a María, en cuyo vientre se formaron el niño y la niña que llegarían a ser Sol y Luna.

EL AMATE

Chinantecas de Usila, Oaxaca

22Un niño y una niña fueron hasta la guarida del águila de dos cabezas. La mataron y le arrebataron sus ojos, uno de oro y otro de plata. Ya con ellos, quisieron volver a la tierra. “Ven a bajarnos”, pidió el niño al zopilote. El ave, con el niño a cuestas, voló hacia arriba, hasta aburrirlo con sus vueltas y fastidiarlo con su fetidez. “Déjame otra vez sobre la peña”, debió pedirle el niño. “Ven a bajarnos”, dijo el niño a la paloma; pero ésta se excusó debido a sus escasas fuerzas. Entonces el niño llamó al murciélago: “Come frutas de amate y ven a cagarte encima de esta pena.” Fue el murciélago a cumplir lo mandado; mas comió demasiadas frutas y le ganó la correncia lejos de su des tino. Repitió el niño la orden, y el murciélago su intento. Esta vez acertó, y sobre la peña creció un bello amate que pegó sus raíces a las rocas hasta alcanzar el suelo y hundirse bajo la tierra. Por allí bajaron con los ojos de oro y de plata Sol y Luna.

FIRMAMENTO

Huicholes de Jalisco

23Luna salió de su casa de agua para iluminar el cielo. Quiso distribuir sus blancos destellos en el firmamento, y defecó. Se esparcieron sus heces, piedras brillantes sobre la negrura.

MITO DEL NIÑO

Tepehuas de Pisaflores, Veracruz

24Una mujer, viuda de un músico, malparió a su niño. Quiso tener siempre cerca el cuerpo de su hijo, y lo enterró donde lavaba ropa. De la sepultura crecieron unas matitas, y la mujer hizo tamales con sus frutos; pero los tamales resultaron amargos y los arrojó al pozo. De la cueva del pozo salió una tortuga, que cargó sobre su carapacho uno de los tamales. El tamal se convirtió en un niño que viajaba sobre la tortuga. Este niño era en realidad el Maíz. Como aún era muy pequeño, a diario se ensuciaba en la tortuga. La caca del niño escurría sobre el animal, y el caparazón quedó pintado, para siempre, con bellos colores.

TRIUNFO

Mazatecos de Huauhtla de Jiménez, Oaxaca

25La doncella, radiante y fresca, vestida de colores, piel olorosa a jabón y agua de jícara, apareció entre la gente. Era su día, su triunfo: era su boda.

26Amada, mirada y admirada, tuvo que abandonar la fiesta para ir, cubierta por el follaje, a hacer sus necesidades. Entre los haces de la luz filtrada por la fronda desató la cascada cristalina.

27En vano esperaron su regreso. Su cuerpo, pulverizado en gotas de luz, rayó el cielo. Desde entonces existe el arco iris.

28Hoy es costumbre que un niño acompañe a las novias mazatecas durante todo el día de su boda. A ningún lado van solas. Nadie quiere que se pierda otra beldad de la superficie de la Tierra.

EL ORIGEN DE LOS POBRES Y DE LOS RICOS

Zoquepopolucas de Sabaneta, Veracruz

29En la antigüedad todos los hombres eran iguales. Un día Dios decidió la diferencia, y quiso que hubiera pobres y que hubiera ricos. “Es necesario que haga una prueba para ver quién será quién”, pensó Dios, y se le ocurrió invitar a todos los hombres a una fiesta.

30El día de la fiesta, muy temprano, Dios cubrió el patio de su casa con caca de guajolote. Llegaron los invitados y quedaron sorprendidos. Muchos no se atrevieron a cruzar; pero unos cuantos dijeron: “¿Qué importa embarrarnos los guaraches si podemos divertirnos?”

31Desde entonces hay ricos y hay pobres. Y desde entonces los ricos, por más que se tallen, quedan pringados de cagada.

LA LUZ DEL AMANECER

Popolocas de San Felipe Otlaltepec, Puebla

32El mundo permanece en tinieblas porque el águila, posada frente al Sol, oscurece con su sombra la superficie de la Tierra.

33Cada mañana el guerrero Shi Gù construye un camino con excrementos de hormiga sobre las olas del mar; dispara una flecha al águila y la mata. El águila, la flecha y los huevos del nido se precipitan al vacío. Libre, la luz del amanecer inunda todo.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1992

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Lire

Accès exclusif

Offert par