Version classiqueVersion mobile

Una vieja historia de la mierda

 | 
Alfredo Lopez Austin

13. Una vieja historia de la mierda IV

Texte intégral

Chinantecos de Oaxaca, antiguos nahuas, antiguos tarascos, mazatecos de Oaxaca, tarahumaras de Chihuahua, totonacas de la sierra, Puebla.

1¿De qué será el excremento en el mundo de los muertos? Un cuento de la Chinantla dice que la hermana de un hombre muy rico le pidió que le revelara el origen de su fortuna. El hermano la condujo al inframundo. Ahí recibió la orden de recoger la basura para llevarla al mundo exterior. Cuando la mujer volvió al mundo de los vivos, extendió su camisa y vio que la basura se había transformado en una culebra de oro puro.

2El inframundo es el lugar de la muerte; pero también de la riqueza. Los actuales relatos de fantasmas hablan del dueño de los muertos y de los animales salvajes, convertido en charro. Dicen que el dueño captura a los hombres para transportarlos a sus grutas. Ahí los esclaviza como mineros que aumentarán su caudal de metales preciosos.

3Para los mesoamericanos, los minerales eran los excrementos de los dioses. Ta ‘kin llaman los mayas yucatecos al oro, “mierda del Sol”; taú llaman al plomo, “mierda de la Luna”. Los conquistadores tarascos, al ver su botín de guerra, dijeron del oro que era el estiércol que el Sol echa de sí, y de la plata, el de la Luna. Compartieron la concepción de los antiguos nahuas, para los que el oro y la plata eran “la amarilla mierda divina” y la “blanca mierda divina”, cóztic teocuítlatl t íztac teocuítlatl respectivamente. Dice así el Códice Florentino: ♦

4Oro o cóztic teocuítlatl. El oro se hace dentro de la tierra, yace en la tierra. Así aparece, así es visto en donde está, porque allí está su madre. Aparece su madre cuando llueve. Su líquido (dicen), su orina mancha mucho. Donde la superficie es amarilla, donde está verdoso, como si estuviera rayado, manchado, ahí aparece...

5El nombre de los metales preciosos, del amarillo, del blanco, deriva del nombre téotl (“dios”) y de cuítlatl (“mierda”), porque son maravillosos; amarillo [el oro], bueno, fino, valioso...

6Deriva de que algunas veces, en algún lugar, aparece al amanecer algo que semeja un poco de diarrea. Se le llama “mierda del Sol”. Es muy amarilla, maravillosa; está ahí como una brasa, como oro fundido. Aquí aparece de donde deriva el [nombre del] oro.

7El plomo y la mica también eran señalados como excrementos de los dioses. El nombre de la mica, metzcuítlatl, es “mierda de la Luna”. El mismo origen señala para el plomo el Códice Florentino: ♦

Temeztli o plomo. El nombre viene de tetl (“piedra”) y metztli (“Luna”), porque algunas veces es visto que aparece en la noche.
Está como atole. Dizque es la mierda de la Luna. Es blanco, aunque un poco ahumado. De esto toma su nombre. Y éste es también de los cerros, de las cuevas, como el oro...

8El origen de estos excrementos les otorgaba poderes de curación. Esto pasaba con el mineral llamado quiauhteucuítlatl (“excremento divino de la lluvia”). Se creía caído como una gota sobre el suelo; que tomaba a la tierra por madre, y que iba creciendo dentro de ella poco a poco, cada año. Unas cuantas raspaduras bastaban para hacer volver en sí a todos los que habían sido heridos por el golpe del rayo y que, por la furia de los dioses de la lluvia, habían perdido la razón.

9Hoy los mazatecos creen que bajo la tierra viven los gran, seres chaparritos, negros, de pelo crespo. Deben su color oscuro a que el Sol, en un viaje nocturno, pasa tan cerca de ellos que quema su piel. Son muy ricos, porque el Sol va regando oro.

10Pero no son sólo riquezas minerales las que se esconden en el mundo subterráneo. El Tlalocan, uno de los reinos de los muertos, acuático, era en las creencias de la antigüedad -y lo sigue siendo en las actuales– arca de vegetación en potencia, de los frutos que esperan bajo la tierra, independientes ahí de un ciclo anual, su momento de surgir a la superficie. Es la Tierra madre de todas las riquezas. Su sexualidad es más completa que la del varón. La sexualidad del Cielo se limita al coito. La Tierra sigue el trabajo de la gestación en su oscuro vientre, entre las inmundicias, junto a lo corrupto. La Tierra es la muerte paridora de la vida.

11Hoy se sigue creyendo que en el inframundo se desarrolla el germen de la producción. Ahí, en las praderas subterráneas pastan las bestias, los peces nadan en sus ríos y mana de sus fuentes, abundantemente, la ambarina miel. La producción es mierda, y la mierda es riqueza. El proceso es la sexualidad femenina, la sexualidad plena.

12El comercio también es riqueza. El carácter merdoso y cadavérico –hoy también diabólico–de la riqueza contamina las operaciones mercantiles. Tanto en las altas tierras de Chihuahua como en las orientales, la profesión del comercio es vista con recelo. Tarahumaras y totonacos, tan distantes, aseguran que hay en ella mucho de nocturnidad, de maldad y de muerte.

Table des illustrations

URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/990/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 85k

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1992

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search