Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Una vieja historia de la mierda

 | 
Alfredo Lopez Austin

12. Salud, enfermedad, medicina y muerte II

Texte intégral

MEDICAMENTO OFTÁLMICO

Antiguos nahuas, antiguos mayas yucatecos huaves de San Mateo del Mar, Oaxaca, antiguos españoles, indios de la Isla Española

1Contra el mal ocular que Sahagún llamó “enfermedad de las nubes de los ojos que se crían sobre las niñas de ellos”, y que los propios nahuas describían como “excrecencia ocular de estrellas”, recomendaban los antiguos médicos indígenas las go tas hechas de estiércol de lagartija, tizne, jugo de tomate y una sustancia llamada matlalin (el cardenillo, según fray Bernardino, usado para obtener los colores verde y azul oscuros). Este remedio tiene una interesante correspondencia con otro de los mayas yucatecos, mencionado por Landa. El obispo registró que los mayas consideraban útil la hienda de las iguanas para curar las nubes de los ojos, siempre que se pusiera fresca sobre ellos. Y aún hoy día, los huaves usan la caca de la iguana contra las nubes de los ojos.

2Es admirable que al otro lado del océano existiesen prescripciones similares:

3Alonso Chirino de Cuenca, en su obra Menor daño de medicina (1505), recomienda el estiércol de lagarto contra problemas oculares, y Luis Ávila de Lobera, en una de sus obras publicadas en el mismo siglo xvi, ordena para similares padecimientos la simiente del lagarto, cogida por el mes de mayo.

4No indican las fuentes si los médicos indios contraindicaban este estiércol a determinados pacientes. Es posible que no todos debieran usarlo, si las propiedades de la carne de la iguana eran comunes a su excremento. Los indios de la Isla Española aseguraban que la carne de iguana, con lo buena y sana que es, no debía comerse por el que hubiese sido tocado por el mal de las bubas, por muchos años que tuviese de haber sanado.

LOS DESECHOS

Antiguos nahuas

5Bernal Díaz del Castillo describe los nemanahuilcalli o axixcalli de la ciudad de México-Tenochtitlan. Eran pequeñas privadas a los lados de los caminos, construidas, por recato, con cañas, paja o yerbas, a las que acudía el necesitado viandante a purgar el vientre. Recato, sí, pero también beneficio. La hienda se extraía en canoas para ser transportada hasta el mercado. Allí se adquiría en los esteros próximos a la plaza. Tal vez se buscaba como abono. Bernal nos dice que era para curtir cueros.

MATERIA MÉDICA

Antiguos nahuas

6Para aliviar el dolor de vientre de la puérpera se echará ayolnéhuatl molido, caca de águila, hierbas agrias, raíz de cuauhaldhuac y piedra de sangre.

7Contra el miedo o micropsiquia se beberá la poción preparada con la hierba del sol (la que tiene brillo de oro), la hierba resplandeciente, el almagre pétreo y la tierra blanquizca. Se beberá todo desleído en agua de río con la flor del cuervo, la flor del cacao y la flor pegajosa. Se untará con un emplasto de sangre de zorra, laurel, espuma de mar y excremento de gusano acuecueyálotl y de golondrina.

8El preparado de pulque dulce con caca molida de halcón y pato y un poco de cola de tlacuache hará bien a la parturienta.

9Uno de los ingredientes de la medicina contra la gota es el estiércol de hormiga. Para recogerlo hay que poner en el hormiguero las ramas del arbusto del señor-niño, del ciprés y del laurel. Las hormigas se cagarán en las hojas.

10El mal de los ojos inyectados de sangre, las nubes y las cataratas, se curan con polvo de excremento humano.

11El glaucoma se cura cortando la punta de la carnosidad con una aguja, y luego extrayéndola. Se aplica sobre la mancha o nube, muy poco a poco, caca humana quemada, mezclada con sal.

12Debe lavarse la cara sarnosa o manchada con el jugo de tlalquequétzal, acuáhuitl y ehecapatli, echado en agua de sabor agrio que tendrá excremento de paloma.

LOS AIRES MEFÍTICOS

Otomies del sur de la Huasteca

13Bajo la tierra –como dentro de nuestro cuerpocirculan aires. Los de la tierra se forman de las emanaciones de los difuntos. Están cargados de enfermedad, de muerte, de olor a podre. Salen con las nubes por las bocas de las cavernas para doblegar a los hombres con su infección y para quebrar con su violencia las matas de maíz. Por esta razón la cueva del viejo santuario debe cubrirse con tela de costales cuando se celebran los ritos del maíz. Si no se hace así, la tierra expedirá por ese agujero la perdición de la cosecha.

LA INTOXICACIÓN

Tojolabales de Chiapas

14Si se come un hongo venenoso, éste crece, y crece, y crece dentro del estómago. Cuando ya no cabe, sale en pedazos por arriba y por abajo. Entonces la persona muere.

FILOLOGÍA ANATÓMICA Y FISIOLÓGIA

Antigua lengua náhuatl

15El estómago es cuitlatecómatl: “el vaso de la mierda”, tlatlaliayan: “el lugar del depósito” y tlatlalilteco: “el vaso esferoide del depósito”.

16Los intestinos son cuitlaxcollï. “los merdosos de superficie curva”, y se dividen en cuitlaxcolpitzactli. “el intestino delgado” y cuitlaxcoltomactli: “el intestino grueso”.

17El recto es cuilchilli: “el chile pintado”, y los bordes del prolapso rectal son cuilchiltentli.

18El esfínter del ano es tzinmotzoliuhcáyotl: “el agarrador que está en el ano”.

19El trasero, y en particular el ano, es tzintli, significa tanto “el pequeño” como “la base”. Otro nombre del ano es tzóyotl. “el mugroso”.

20La carne de las nalgas es tzinnácatl.

21Las nalgas son tzintamalli: “tamales del trasero”, su piel es tzintamalehuayo, y sus pelos tzintamaltzontli.

22La línea interglútea es tzinatlauhyo: “la barranca del trasero”.

23Los pelos del culo son tzintzontli.

24La gordura del cuerpo es cuitlatatapayóllotl: “la bola de suciedad”.

25La mierda es cuítlatl. También tlaelli: “lo hecho con las vísceras”.

26El excremento también es nemanahuilli: ¿derivado de “defensa”?

27La diarrea es apitzalli: “el soplido líquido”.

28El excremento infantil verde es cuitlapoxcahuiliztli: “la mierda mohosa”.

29El bolo fecal es cuitlaólotl: “el olote de caca”.

30El excremento del aspecto purulento, como el formado por alimento mal digerido, es cuitlatetemalli: “pus merdoso”.

31El excremento seco, que no puede expelerse con facilidad, es cuitlahuaquiliztli: “sequedad merdosa”, o cuitlatexcalhuaquiztli: “sequedad del horno de la mierda”.

32Cagar es xixa, manahuía, y si es líquido, axixa, que también significa orinar. Si es cagar por miedo, mauhca axixa.

33Tener diarrea es noquía: “verter”.

34El pedo es ihíyotl: “lo del interior”, iyelli: “el que hiede” y neixiyeliztli: “lo que es peído”.

35La suciedad del trasero es tzincuítlatl.

36La secreción viscosa que sale del ano es tzincualactli: “la bascosidad del trasero”, o tzintzoncualactlï. “la bascosidad del trasero que hace hebra”.

37El sudor grueso del cuerpo es tzouítlatl: “excremento espeso”.

38Los mocos son yacacuítlatl: “excremento de la nariz”.

39El cerumen es nacazcuítlatl o nacazcuicuítlatl: “excremento de las orejas”.

40Las legañas son ixcuicuítlatl o ixcuítlatl: “excremento de los ojos”.

LA HERIDA DE LOS DIOSES

Antiguos tarascos

41Los guerreros confiaban en el auxilio de sus dioses patronos. Curicaueri, el señor del fuego, y Urendacuauécara, dios del Lucero, recibían el humo del copal y escuchaban las oraciones de las tropas que se preparaban para la conquista:

42“¡Oh dioses del quinto cielo, ¿cómo no nos oiréis donde estais? Porque vosotros sois solo reyes y señores, y vosotros sólo limpiáis las lágrimas de los pobres!”

43Ellos correspondían embriagando, enfermando y provocando disturbios y riñas entre los enemigos.

44Cuando Ticátame era el encargado de cuidar la imagen del dios Curicaueri, su suegro y sus cuñados quisieron arrebatarle el dios. Atacaron su casa, la incendiaron, y enclavaron a Ticátame con sus varas, para después arrestar su cadáver. Tomaron la imagen, la encerraron en un arca, y huyeron con la creencia en que el poder del dios quedaría ahora de su lado.

45Pero Curicaueri, furioso por la injuria, enturbió su mirada, atacó sus costados y les provocó correncias. Cayeron por los suelos, revolcándose en su propia diarrea.

46Sicuirancha, hijo de Ticátame, recuperó la imagen de Curicaueri.

CACA DE BORREGO

Huaves de San Mateo del Mar, Oaxaca

47Cada enfermedad debe tratarse con su medicina propia, adecuada. Contra las purgaciones es necesaria una medicina de naturaleza muy fresca. Pueden usarse las cacas de borrego que le quedan pegadas en las lanas del culo; pero es necesario que ya llevaban mucho tiempo colgando.

VEHÍCULO

Triques de Copala, Oaxaca

48A mucha gente la daña el racúnj. Entra al cuerpo y produce sueño. Hay quienes no pueden conversar, porque se les cierran los párpados y se les van los pensamientos. No sale el Sol para ellos, y a veces ni siquiera comen.

49El remedio es el ratón del racúnj. Cuando se atrapa uno, se pela y se cuece en un jarro chico. No debe ponérsele sal; tampoco chile. La carne y el caldo se dan al enfermo, quien tendrá con ellos vómitos y diarrea. Allí, en la porquería, saldrá el racúnj. El soplo de la diarrea lo echará del cuerpo.

DIAGNOSIS

Huaves de San Mateo del Mar, Oaxaca y tojolabales de Chiapas

50Para saber si la enfermedad de una persona es fría o es caliente, los huaves revisan la mierda. Si la mierda es blanca, la enfermedad es fría; si la mierda es colorada, la enfermedad es caliente. Entonces puede curarse el mal con lo contrario.

51Un procedimiento semejante siguen los tojolobales para descubrir el tipo del mal de ojo. Las evacuaciones diarreicas amarillentas, acompañadas de vómito y fiebre, indican que es k'ak'al yal satil o mal de ojo caliente; las diarreas blancuzcas, sin fiebre, dan a conocer que es el peligroso che 'el satal o mal de ojo frío.

HIERBA OLOROSA

Antiguos nahuas

52Contra la fiebre, la hinchazón del cuerpo y los gusanos del vientre se usa el coaiyelli, que se produce en Chillocan. Es una hierba oscura, de raíz semejante a la del zacate. Se hace con la raíz una infusión. Se pone en agua, previamente mezclada con tizne, sobre la parte enferma. El coaiyelli es fácilmente identificable porque, como el topozán, huele a pedo de víbora.

HEMORROIDAL

Antiguos nahuas

53Si la hemorroide está dentro del ano, se le aplica al enfermo un enema de tletlémaitl. Si es externa, se presiona tletlémaitl en polvo sobre la parte dañada.

GUSANOS

Antiguos nahuas ♦

54Gusanos del culo. Estos gusanos están dentro de la gente. El que los tiene en su interior presenta manchas en el rostro, señales en el rostro, vejigas en el rostro. Son blancos, delgados.

55Serpientes de cabello. Estos gusanos vienen a bullir del ano de nosotros los hombres. Los gusanos llamados “serpientes de cabello” vienen también a bullir del culo de los perros. La “serpiente de cabello” es como la planta “tripas de la tierra”.

56Los que están dentro de la gente, los que vienen a bullir de su ano, son blanquitos, gusanillos, como los gusanos de la carne cuando ésta empieza a pudrirse.

57Sólo salen cuando la gente duerme. Y en los perros vienen a aparecer cuando cagan.

58Todos son llamados gusanos, en cualquier putreacción que vivan.

CALVICIE

Zapotecos del Istmo

59Dicen allá en el Istmo que la calvicie es producida por la caca de los zopilotes. Los pajarracos hediondos –dicen–, pelones y arrugados, cagan desde las alturas las cabezas de los ancianos, y las costras al secarse, arrancan los cabellos.

60Falso ha de ser, ya que las grandes testas de los burros son mejores blancos desde el cielo, y, como bien se sabe, no hay burro calvo.

HECHIZO

Coras de Jesús María, Nayarit

61La flecha del daño ha de tener tres dotaciones:

62El pelo de vaca, que causará terribles dolores de garganta.

63El pelo de elote, cabello de Nuestra Madre, que secará la milpa.

64El grano de maíz, nuestra carne, que impedirá defecar a la víctima.

65La flecha se lanza al corazón de la víctima.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1992

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Lire

Accès exclusif

Offert par