Version classiqueVersion mobile

Una vieja historia de la mierda

 | 
Alfredo Lopez Austin

10. Miscelánea II

Texte intégral

TZINACANCUÍTLATL

Antiguos nahuas

1Hay en las viejas historias la mención de un pegamento tenaz, con el que el lapidario unía las piedras para fabricar los espejos. El pegamento se llama “caca de murciélago”; pero no procede de oscuras cuevas. Francisco Hernández (el protomédico enviado por Felipe II a descubrir los tesoros naturales de las tierras dominadas e insuficientemente conocidas) nos dejó descrito un árbol pobre, desaliñado, de tamaño mediano, parecido al mezquite, que se llama “árbol de la caca de murciélago”. Dice el protomédico que cocida la mezcla de la goma de este árbol con resina y arena, forma una pasta tan recia y firme que “excede al hierro, a las piedras y a los diamantes”. Hernández, sin duda, exagera al afirmar tal calidad de la pasta; pero valdría la pena recorrer los cerros y encontrar el árbol (¿Acacia riparia ?) de tan maravillosas propiedades.

LA BUENA EDUCACIÓN

Tojolabales de Chiapas

2Año y medio de vida parece suficiente a los tojolabales para que los niños inicien el control de sus esfínteres. A esta temprana edad se suceden castigos y recompensas que estimulan el aprendizaje: regaños, burlas, castigos físicos cuando el niño retarda su ingreso al orden social; caricias, elogios, golosinas cuando se doblega dócilmente ante la norma. Si todo esto falla, se apela al terror: al niño –al varoncito se le amenaza con la capadura. ¿Será que se equipara la educción a la castración ? No hay sociedad que tolere a los que tienen bien puestos los cojones.

LA QUEJA DEL DIOS DE LA TIERRA

Totonacas de la sierra. Puebla

Yo soy Montizón
yo soy Montizón-Hombre,
yo soy Montizón-Mujer.
Ninguno me gana,
no hay quien me doble.

Yo les tengo cargados,
todos los cristianos,
todo el mundo.
Me patean. Se sientan sobre mí.
Me tiran agua de nixtamal,
se me cagan,
se me orinan.

Pero no se acuerdan de mí,
nada me dan de trago,
no me dan de comer.
Nomás quieren andar,
Nomás andan paseando.

Ya me duele mucho la espalda.
¡Cómo me chorrean !
Cada día, cada día...

ÉXTASIS JERINGADO

Diversos pueblos antiguos

3Intrigó por un tiempo la función de vasijas de cerámica, cónicas, con remate tubular y un orificio en la pared del cono. Inadecuados recipientes, dejarían que se vertiera el líquido por la abertura lateral. Llamó también la atención que el tubo fuese de superficie muy tersa y que los bordes de su extremo distal estuviesen suavizados.

4Se concluyó: el recipiente sería una lavativa. La abertura lateral podría servir para administrar con precisión el líquido a quien recibiera el enema, deteniendo o vaciando el clister, pues el paso se regularía tapando o destapando la entrada de aire con la yema del dedo pulgar del administrador.

5Tiempo después sorprendió la escena pintada en un vaso maya. Siete parejas practicaban un ritual de enemas con vasijas muy semejantes a las que habían sido consideradas lavativas. Es casi obvio -y así lo han supuesto algunos investigadores que el líquido vertido fuese un psicotrópico.

6Esto hace reconsiderar lo dicho por el Conquistador Anónimo. Relata que en la provincia de Pánuco los hombres eran tan borrachos que, cansados de no poder tomar ya el pulque por la boca, se acostaban y se lo hacían poner en una cánula por el ano hasta que el cuerpo se llenaba. (¿Se habrá presenciado en Pánuco, como origen del infundio, un incomprendido ritual semejante al pintado en el vaso maya?

EL PINGO DE SANTA ANA

Otomíes del sur de la Huasteca

7Cada monte tiene su dueño. El señor del cerro de Santa Ana Hueytlalpan, el pingo de ese cerro, tiene hambre de oro. Lo come, lo come, lo come, y cuando está repleto, lo caga para guardarlo en el fondo de su enorme cofre de piedra.

LOS RÍOS

Tepehuanos de Chihuahuay Durango

8Dice Herodoto, el extraño viajero, en Euterpe:

Tanto por razón de su clima, tan diferente de los demás, como por su río, cuyas propiedades tánto le distinguen de cualquier otro, distan los egipcios enteramente de los demás pueblos en leyes, usos y costumbres. Allí son las mujeres las que venden, compran y negocian públicamente, y los hombres hilan, cosen y tejen, impeliendo la trama hacia la parte inferior de la urdimbre, cuando los demás la dirigen comúnmente a la superior. Allí los hombres llevan la carga sobre la cabeza y las mujeres sobre los hombros. Las mujeres orinan de pie; los hombres se sientan para ello. Para sus necesidades se retiran a sus casas, y salen de ellas comiendo por las calles, dando por razón que lo indecoroso, por necesario que sea, debe hacerse a escondidas, y que puede hacerse a las claras cualquier cosa indiferente.

9Pero acá, sin Nilo, en territorio quebrado, tienen en la micción igual costumbre los varones tepehuanos.

PINTURA FACIAL

Antiguos nahuas

10Dos franjas amarillas cruzan el rostro azul del dios Huitzilopochtli. Una enmarca los ojos; otra comprende la boca. Su nombre es pilnechichihualli, “hechuras de niño”. Son de caca infantil.

EDAD

Huaves de San Mateo del Mar, Oaxaca

11Tu madre unta caca de gallina en sus pezones. Tránsito, destete. Otro hermano ocupará tu cuna. Un día irás en la canoa y la pértiga encallecerá tu mano.

LOS TEMPORALEROS

Otomíes y nahuas del centro de México

12En el Lugar del Dueño de la Casa del Agua (Alcaleca) los agricultores dan gracias a los señores de la lluvia. Por allí y por otras cavernas salen del inframundo las nubes cargadas de agua y de granizo y los vientos que preceden a las lluvias. Suben en procesión los hombres marcados por el golpe del rayo. La descarga es la terrible llamada a los elegidos; quienes sobreviven a ella quedan consagrados al manejo de los meteoros en las cuevas.

13Así lo han hecho los agricultores durante siglos, yendo de los valles a las faldas arboladas de montañas y volcanes. Hoy el ritual se ha enriquecido con el “Oh, María, madre mía, oh, consuelo del mortal...”, velas, cohetes que llaman a los invisibles, cruces, aguardiente y cerveza junto al antiguo pulque y, algunas veces, misa y comunión con tortillas de maíz.

14Los elegidos son los responsables de la suerte de las sementeras. Vigilan el horizonte, llaman a las nubes sobre la tierra seca, y las ahuyentan cuando descubren que su carga es de granizo.

15Antiguamente los grupos conjuradores soplaban contra las nubes peligrosas, hacían en sus imprecaciones violentos movimientos de cabeza y blandían amenazantes palos con culebras enroscadas, apartando a los ahuaque y a los tlaloque hacia campos ajenos. El rechazo de los graniceros podía ser más vivo: amenazando a las nubes con hachas y cuchillos, lanzando contra ellas sus calzones o, en última instancia, mostrándoles el culo desnudo.

EL VALOR DE LA PALABRA

Tojolabales de Chiapas

16Heces fecales se dice k ‘oy en tojolabal. Aparece k ‘oy en los nombres de secreciones y excreciones, como puede observarse en los ejemplos siguientes:

17k’oy chik’in cerillak’oy sat legañak’oy nt’ mocok’oy ej sarro

18Pero k ‘oy no se limita al cuerpo y sus productos. Igualmente se dice:

19k’oy kajpe asientos del café

20k’oy pejk’werech moho de la surperficie del agua

21k’oy wa’el sobras de la comida

22k’oy pichi asientos de pozol

23k’oy k’anal estrella fugaz,

24Porque la estrella fugaz no es sino el excremento de una estrella que atraviesa el cielo. Al caer en tierra y enfriarse se convierte en obsidiana. La obsidiana también se llama k ‘oy k ‘anal.

PLÁTICA SABIA

Kikapús de El Nacimiento, Coahuila

25Cuando el pueblo kikapú aún no había sido atado entre cercas de púas y vedas, los varones lucían las suaves y cálidas mitazas de piel de venado. Si en las noches al calor del fuego, entre la charla, se les antojaba evacuar, retiraban el paño del vientre, conservaban sin remover las mitazas, y la hoguera amparaba el crepitar.

26En cuestión de pudores y entre amigos, bien está que valga más el fervor de la palabra que el recato.

MALDAD

Mestizos del oriente de Sonora

27No todos aguantan la felicidad ajena. Se sufre la alegría de los demás cuando no hay disposición al regocijo. En Sonora hay resentidos que perjudican a los que festejan. Estos amargados o vengativos matan coyotes, y con el sebo hacen velas que encienden en los bailes. El humo es muy dañino. La gente que está en la pieza comienza por sentirse incómoda; vienen los borborigmos, y luego el dolor de vientre, porque siente uno como se le van inflando las tripas y pasan de un lado a otro los retortijones. La flatulencia se vuelve insoportable. Al final, con mucha pena, los dañados empiezan a peerse. La fiesta termina con vergüenza y bochornos.

MONSTRUO

Tzotziles de Chamula, Chiapas

28Salta de rama en rama en las selvas de Chiapas. Es horrible, peludo, con doble cuerpo y afilados colmillos. Es “el hombre que llora por la espalda”. Cuando lo hiere una bala, se cura con una lamida. Si atrapa a un cazador, lo ata con sus largos pelos, lo devora con furia por ambas bocas y, como es su costumbre, empieza a cagarlo tan pronto como lo traga.

Table des illustrations

URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/986/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 65k

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1992

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search