Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Una vieja historia de la mierda

 | 
Alfredo Lopez Austin

9. Una vieja historia de la mierda III

Texte intégral

Antiguos nahuas, antiguos quichés, cuicatecos y chinantecos de Oaxaca

1Cargamos en nuestro cuerpo una forma de muerte: el excremento. Se separa de nosotros como un cadáver. Si bien conservó siempre su naturaleza ajena, de lo transitoriamente incorporado, fue producto de nuestras funciones, selección propia y desecho. Algo suyo ha quedado en nuestra vida; algo nuestro –los jugos, las rabias– va con él y está ahí, tendido. En– frentarnos a nuestro excremento es aceptar que hemos hecho un trueque.

2Tal vez por esto se creyó en la antigüedad que había en los basureros presencia del inframundo. Salir de la casa en la oscuridad de la noche para orinar o para vaciar el vientre, era arriesgarse a un mal encuentro. Sin más remedio, el urgido se escurría temeroso entre las paredes derrocadas, salitrosas, exhalantes, sabiendo que los muladares eran sitios frecuentados por la Cuitlapanton, Cintanaton, Centlapachton. Decían que era como una niña pequeña, bajita, cuyo cuerpo crujía al deslizarse sobre la tierra, anadeando. Aparecía de pronto en un sitio para desvanecerse y surgir súbitamente en otro. Era como una enana, nalgona, peluda, con los cabellos hirsutos cayéndole por todo el cuerpo. Verla era saber que pronto llegaría la muerte.

3El hedor de los basureros se identificaba con el tenebroso Mictlan. El helado mundo de los muertos era el origen de la fetidez. Allá iban a padecer trabajos los que habían perecido sin gloria. Atravesaban los páramos barridos por los vientos fríos de arena y de guijarros, entre las púas de arbustos agresivos. Al fin llegaban al lugar oscuro, sin orificio de salida de humo. En el negro y húmedo Mictlan la peste atormentaba a los difuntos.

4Muy lejos de los nahuas del Altiplano Central de México, en las tierras altas de Guatemala, los mayas contaban un mito en el que también se atribuía el hedor al mundo subterráneo. Ixbalanqué bajó a hacer la guerra al poderoso señor de los muertos. Vencido éste y arrastrado hacia la superficie de la Tierra, rogó a Ixbalanqué que no lo expusiera a los rayos de luz. Ixbalanqué, furioso aún contra su enemigo, le dio un puntapiés y le dijo: “Vuélvete, y sea para ti todo lo podrido y desechado y hediondo.” Esta es la version de Fray Bartolomé de las Casas.

5El Mictlan es un sitio de inversión. La muerte se acentúa en el ámbito del alimento. Allá se ingieren restos, desechos. Se incorpora a los difuntos lo que es ya parte de su naturaleza: el excremento. Porque son los difuntos mierda de la superficie de la Tierra. Así dicen los Primeros memoriales: ♦

Mictlantecuhtli, Mictecacíhuatl comen allá, en el Mictlan, pies, manos. Y su guisado es el pinacate; su atole, el pus. Así lo beben, dentro de un cráneo. Comen muchos tamales peídos; alla los comen en el Mictlan. Los tamales están peídos de pinacates.
El que aquí sobre la Tierra comía guisado caldoso, allá en el Mictlan come cuescos de frutas. Y todo esto: alla son comidas las hierbas espinosas, y todos los que van al Mictlan comen abrojos. Todo lo que aquí sobre la Tierra no es comido, allá se come en el Mictlan.

6La imagen de la hedionda comida del inframundo ha quedado grabada en la tradición popular. En donde quiera que los hombres se deleitan con narraciones de aparecidos, de los que regresaron del mundo de los muertos o del que se casó sin saberlo con una mujer fantasma, repiten las descripciones de los sucios alimentos subterráneos. Algunas veces no se percibe su verdadera naturaleza: son tortillas, tepache, carne. Cuando la sal toca los alimentos, se muestran como lo que son: la carne es palo podrido, las tortillas son hojas de encino, el tepache es agua de lodo, y la esposa presente, descubierta, vuelve a su ser de muerte y huye en forma de culebra. Lodo, espinas, pus, estiércol de vaca, grasa, mugre, gusanos, sangre, son las viandas listadas en los cuentos de fantasmas y difuntos.

7¿De qué será el excremento en el mundo de los muertos? ¿Cómo se hará la inversión? La muerte se transforma en vida. El ciclo se cierra cuando en la materia descompuesta surge el fuego que hará regresar a los seres al mundo de la luz. Así sucede con los astros que se prenden de nuevo para dar el gran salto en el oriente; así sucede con los huesos regados con la sangre del pene de Quetzalcóatl, recomponiéndose el polvo en nuevos hombres; así sucede con el semen que se pudre en el vientre femenino, y a partir de la corrupción se hace de nuevo carne; así sucede con los granos de maíz que bajo el terrón se humedecen, se enmohecen, se hinchan, mueren, y por el milagro de la muerte revientan y lanzan su bandera de pluma de quetzal.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1992

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Lire

Accès exclusif

Offert par