Version classiqueVersion mobile

Una vieja historia de la mierda

 | 
Alfredo Lopez Austin

8. Terrón Cagao

Texte intégral

Nahuas de Pajapan, Veracruz

1De punta San Juan puede verse Terrón Cagao. Está metido en el mar, donde lo golpean las olas. Parece sólo un peñasco con forma de campana; pero en realidad es una prisión.

2Todo el rumbo es especial. Esto lo supieron bien los de Alvarado que vinieron a pescar donde corresponde a los pajapenos. Levantaron un campamento a la orilla del mar y estuvieron sacando pescado y tortuga. Les fue mal, y no han de haberlo olvidado. Por las noches oían ruidos. Primero, pasos, como que se acercaba gente al campamento; después, como que alguien meaba en el matorral. Encendían las luces y no encontraban a ninguno. Al fin cayeron en cuenta de que los estaban visitando los encantos. ¡Para susto que se dieron! Esos ya no quisieron volver. Todavía han de tener alterada la salud.

3Pero un susto es lo de menos. Malo cuando los encantos se cargan a alguno abajo. Es gente celosa, delicada. Son los que cuidan los animales de la tierra y de las aguas, y se molestan mucho cuando los cazadores inexpertos dejan malheridas a las bestias en el monte. Son como los policías o los soldados del Encanto, del Chane, el dueño que vive en el Talogan.

4Algunos pajapeños han podido regresar del Talogan. Se les ha llamado en castigo por no entrar en el monte con el debido respeto o por maldisponer de la carne. Uno puede aprovecharse de los pescados y de los animales del monte; pero el permiso está condicionado. No puede uno repartir así como así la carne: todo debe ir para la mujer y para los hijos; no puede compartirse con la querida porque eso es malgastar, según el Chane. También hay animales que no deben cazarse. Son unos venados gordos marcados en las orejas o con fierro, como reses. Esos son del Dueño.

5Los que han regresado del Talogan dicen que es un lugar de riquezas, donde corre miel de los manantiales. Es una enorme llanura con pueblos y caminos como los de los cristianos. Está bajo la serranía de los Tuztlas, bajo el volcán de Santa María y el San Martín. Allá viven los chanecos, como se vive acá; sólo que sus puercos son jabalíes, sus gallinas son faisanes, sus perros son coyotes y sus gatos son tigres. Los venados pastan en los potreros como si fueran ganado, y entre ellos andan tranquilos los tepescuintles, los seretes y los tapires. Cuando los chanecos quieren na vegar, se trepan en sus lagartos, como si éstos fueran lanchas, y en sus casas se sientan en armadillos que les sirven muy quietos de bancos. Sueltan los animales en el monte cuando sale el Sol sobre la Tierra, y a silbidos los recogen en la noche, para contarlos y curarlos. Ya no dejan salir a todos, porque el Chane está disgustado debido a tanto rifle y tanta escopeta que se usan en el monte. Dizque el Chane quiere llevarse a los animales a Tabasco por los túneles que tiene debajo del mar. Ojala no lo disponga así.

6Algunos pajapenos que han regresado de Talogan lo han hecho con mucha dificultad. Los parientes han pagado rescate: copal blanco, flores, cochinos, guajolotes, y aparté han tenido que hacer dieta, porque debe uno estar endietado para tratar con gente delicada. Pero otros de los capturados se han quedado alla para siempre, por irrespetuosos y por imprudentes.

7Dicen que bajo Terrón Cagao está la prisión. Los chanecos –encuerados, chiquitos, pero muy bravos- los tienen amarrados en la cárcel, y las iguanas pasan corriendo y los chicotean con la cola.

8¡Tan tranquilo que se ve Terrón Cagao!

Table des illustrations

URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/984/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 90k

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1992

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search