Version classiqueVersion mobile

Una vieja historia de la mierda

 | 
Alfredo Lopez Austin

7. Salud, enfermedad, medicina y muerte II

Texte intégral

DIVINIDAD

Antiguos nahuas

1Amímitl, el dios de la flecha del agua, protege a los hombres de Cuitláhuac. El les enseñó el arte de la caza en el lago. Castiga a sus enemigos con las enfermedades chinamperas: la tos seca, la tos aguda, el romadizo, el hipo, y sobre todo las diarreas y las evacuaciones sanguinolentas. Pero también él sana de estos males a los hombres.

ANTIVIPERINO

Huaves de San Mateo del Mar, Oaxaca

2El mordido de víbora debe untarse de inmediato con mierda en la herida, y comerla para que salga el veneno. Si el animal anda por ahí, han de atacarlo con un palo untado de mierda. Cuando la víbora muerde la mierda cae muerta, porque para ella es muy venenosa.

CONJURO

Antiguos nahuas, siglo xvii, Marquesado

3El viejo santo Domingo Hernández fue transportado por dos personas de túnicas blancas. Muy lejos, suspendido en los aires, vio a sus padres y abuelos y conoció los caminos al Cielo y al Infierno. –Tú –le dijeron– que eres pobre y miserable, toma con lo que podrás curar a los enfermos, con lo que alcanzarás comida y bebida.

4Y pusieron en sus manos el águila blanca, el águila oscura.

5Al regresar a su pueblo de Tlaltizapan, en el Marquesado, ya lo lloraban por muerto sus familiares. Al abrir los ojos se halló con el punzón y el saber para curar el vientre.

6Dicen que pronunciaba estas palabras cuando hería el vientre del enfermo con su aguja: ♦

¡Ea! Serpiente blanca, serpiente oscura, serpiente amarilla,
ya dañas el lugar de la bolsa, el lugar de la caja de esparto;
ya dañas nuestra cuerda de carne, nuestros intestinos de carne.
Allá va ahora el águila blanca, el águila oscura.
No vine ahora por ti; no vine a perderte.
Solo en un rincón, sólo contra la pared haré que se escondan tu
brazo, tu venerable pie.
Y si no me obedeces llamaré al sacerdote venerable aguilucho,
llamaré al chichimeca pardo.
También él muere de sed, también tiene gran hambre,
el que arrastra su intestino.
Alla ira.
Yo llamaré a mi hermana mayor, la de la falda de jade.
Se embriaga la piedra, se embriaga el palo.
La acompañará el sacerdote amarillo.
En la caja de plumas preciosas, en la caja de ajorcas permanece haciendo ruido.
La acompañará el sacerdote verde, el oscuro sacerdote.
En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

MILAGRO

Antiguos mayas yucatecos y español sevillano

7Llegaron los dzules y expulsaron de sus templos a los antiguos dioses. En Izamal sanaba a los enfermos, resucitaba a los muertos Kinich Kacmó. Descendía como guacamaya de fuego cuando el Sol estaba en el cenit.

8Ahora se encuentra en Izamal la Virgen Santísima. Ante ella van los enfermos y hasta ella llevan a los muertos.

9Un español, natural de la ciudad de Sevilla, tras meses sin poder expeler excremento, llego a la Virgen con el vientre abrasado por el dolor. Dio limosna para unas misas y prometió a la Virgen no abandonar el templo sino sano o muerto.

10Dos meses después se hizo el milagro, y el espanol prometió visitar la santa iglesia en cada viaje que hiciese a estos reinos.

EL OLOR DE LA MUERTE

Mazatecos de Oaxaca

11Hay personas que han conocido, desde muy lejos, el deceso de un ser querido. Aparece en su casa un olor muy fuerte, como de zorrillo. Es la señal de que un familiar ha muerto.

DE LAS ENFERMEDADES Y SUS REMEDIOS

Antiguos nahuas ♦

12Se daña nuestro estómago. Su medicina correspondiente es la purga. El enfermo comerá cuauhtlatlatzin. Comerá dos o tres piñones. Los asará. Se detienen las evacuaciones con yolatolli. O beberá el enfermo coztómatl enchilado, lleno de pepitas de calabaza, lleno de cacao, lleno de miltómatl-, o beberá chíchic cuáhuitl, o la parte más transparente del agua de cal. Y es necesario aplicar enema con el llamado xoxocoyóltic, al que se agrega xocócotl. Lava el interior de los riñones. Saca los gusanos, quizá el gusano de la tierra llamado tzoncóatl, lo expele con la orina. Y después beberá el llamado yamanquipatli. Hará salir, vendrá a empujar lo que enferma. Ésta es una medicina completa contra el estreñimiento, contra la sequedad del excremento.

13Estreñimiento. Se administra por el ano un supositorio hecho con hollín y un poco de salitre; se amasa con hule lleno de chile; se hace una bola y se introduce por atrás. Vendrá a arrojar la comida excesiva, todo lo que está dentro del vientre.

14Excremento blanco o excremento con sangre. Su medicina correspondiente es el cihuapatli. Se cuece lleno de tizne y se mezcla con clara de huevo de pava. Lo beberá el enfermo cuatro veces, cinco veces, o quizá beberá cacao con agua de cal. La solución de cal que se necesita se obtiene remojando cal por la tarde; se mezcla con cacao lleno de chile bien tostado. Y la comida del enfermo será nexahuíyac, o quizá totopos. No podrá comer carne de vaca, carne de puerco asadas o cocidas en olla, ni pavo, codorniz, conejo, huevos de pava fritos. Quizá sorberá caldo caliente, salado.

15Diarrea. Ya sea niño, ya sea adulto, beberá el agua en que es cocido el llamado tzipipatli. Tres veces, cuatro veces lo beberá el enfermo. Y también lo beberá la madre del niñito; éste tomará la medicina de ella, su leche. Y el adulto beberá atole, atole de chía mezclado con totopos de chía. Le espolvorea chile. Y el niño lo beberá sin la superficie de polvo chile, o beberá agua de corteza del llamado íztac cuáhuitl que se da aquí en Coatitlan; se cuece en cacao. También es ésta la medicina correspondiente a las defecaciones con sangre. Y si esta medicina no puede detener de inmediato la diarrea, se hace hervir mucho un cilindro de axin, se le administra por detrás al enfermo. Si puede beber la medicina, algo de ella beberá. Y si no puede beberla, tomará caldo de pavo, la capa superficial. Ésta es también la medicina correspondiente a las defecaciones con sangre.

DE CÓMO SANÓ LA HIJA DE MARÍA DÍAZ

Mames de Santiago Chimaltenango, Guatemala

16María Díaz fue la causante de la enfermedad de su hija. Le heredó el vicio antes que la niña naciera, porque le pasó en el vientre el gusto por el hap-choch. Cuando los niños empiezan a agitarse dentro de sus madres, las embarazadas pierden el apetito por los alimentos comunes, se ponen muy nerviosas y empiezan a pedir dulces y frutas. Hay algunas, sin embargo, que piden hap-choch y sólo con él se tranquilizan.

17El hap-choch es un barro gustoso. Si una mujer embarazada come un poco de él, nada le ocurrirá y el niño nacerá sano. Si abusa, seguirá con el hábito después del parto, y tendrá que mascar tabaco con lejía para poder olvidar el deseo de comer barro. Si el vicio está ya muy arraigado, nada podrá salvarla de la muerte.

18María Díaz, a sus treinta años, es flaca, lenta, floja y cariamarilla. ¡Quién la hubiera visto antes del parto! Hace cinco años era fuerte, gorda y muy hermosa, diligente, trabajadora, viva y querida por su marido. Fue decayendo, y hasta recibió malos tratos de su marido, que la golpeó porque en un principio no comprendía el origen de su pereza. Después, al descubrir que comía hap-choch, pidió auxilio a los chimanes para que fueran a rezar por su mujer; pero los rezos de los chimanes no remediaron a María. Ya no camina, desprecia los alimentos, y todo mundo sabe que pronto morirá.

19Afortunadamente, la niña pudo salvarse. Los vecinos la vieron comiendo hap-choch y le quitaron la costumbre. Le dieron a beber media jícara de aguardiente mezclado con caca de guajolote. Cuando la niña tragó la caca, sintió mucho asco, vomitó luego, y salió todo el hap-choch revuelto con la mierda. Fue suficiente. Desde entonces no ha vuelto a comerlo, y hoy se le antojan los alimentos sanos. ¡Lástima que este remedio solo sea para niños! No sirve a las mujeres enviciadas que aprendieron a comer barro durante el embarazo.

MALEFICIO

Antiguos nahuas

20Hay en tierra caliente un árbol llamado pochote divino. Los hechiceros recogen sus semillas y las dan secretamente, en el agua, en el pulque o en la comida, a quien aborrecen. Entonces se desata todo el cuerpo del perjudicado; se hincha, engorda. En ninguna parte conserva ya su apariencia humana. Dicen al gordo: “Mierdilla de glotón, gordinflón, montón de gordura, flojonazo, columna de carne, masa de fruta, cabeza de jarro, oreja de gota, párpados abultados, nariz de tamal, manillas con tripas, deditos rellenos de mierda, piernas de bultos de tierra.”

21Se hace sucio, asqueroso. Es un flojo que sólo piensa en beber y comer. Al fin muere: se hiende su carne, revientan sus brazos y sus piernas. En vano quiso remediarse con purgas.

PROFECÍA PARA EL KATÚN 7 AHAU

Mayas yucatecos coloniales

22No habrá quien se hiera con flecha que no se indisponga del estómago.

EL DAÑO DEL AYUNO

Tolojabales de Chiapas

23Es malo traspasarse sin comer. Al dejar de comer, el estómago se llena de aire, y al caer de nuevo el alimento, el aire se revuelve con la comida, la esponja, el vientre se hincha y todas las tripas entran en movimiento. Se le hace a uno una bola en la barriga.

24Para curar al que tiene aire, el sobador deberá darle un masaje con unto de puerco, sin sal, revuelto con azahares. Luego golpeará para que el aire se despegue y salga.

PREVENCIÓN

Chinantecos de San Juan Lealao, Oaxaca

25No debe tocarse el excremento del zopilote, porque quien lo hace contrae el mal del pinto.

26Tampoco debemos maldecir al enano que anda al mediodía cuando se encuentra uno con su mierda, porque la maldición puede enfermarnos.

TESTIMONIO

Mayas de Quintana Roo

27Todo mundo sabe que duele el estómago porque lo ha ocupado un mal viento.

28No se siente cuando nos invade; pero después, al sufrirlo, sus movimientos de animal, sus uñas y sus dientes clavándosenos por dentro, nos dan a conocer que es algo como un sapo, o como una lagartija, o como algún otro dañador del hombre.

29Pero no es sólo una semejanza; es un animal verdadero. Yo lo vi, y por eso lo sé.

30El año pasado estuve muy grave; ya no la contaba. Una noche salí a evacuar. Allí entre mis heces, encontré un ratón todo pringado que me hacía amagos. Había salido de mi vientre, de seguro, porque desde entonces sané.

HUMO

Antiguos nahuas

31Convierte en carbón los huesos, la piel y el excremento del jaguar. Mezcla el polvo con trementina. Lleva todo ante quien se inicia en la crueldad, ante el que se vuelve inhumano. Enciende la mezcla. Sahúmalo, y la maldad que empezaba a invadirlo abandonará su cuerpo.

VETERINARIA

Huaves de San Mateo del Mar, Oaxaca

32Si las gallinas tienen las patas enfermas, se les pone un poco de su misma caca; pero debe tenerse cuidado de que sea caca de color café.

33Aunque es medicina para animales, un viejito usó esta misma caca para reponer el himen a una muchacha.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1992

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search