Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Una vieja historia de la mierda

 | 
Alfredo Lopez Austin

4. Una vieja historia de la mierda II

Texte intégral

Antiguos nahuas y nahuas, zapotecos, mixepopolucas y zoquepopolucas del Istmo Veracruzano

1Los mexicas concebían el cuerpo humano como la unión complementaria y opuesta de dos mitades. Arriba quedaban las funciones mas nobles: el pensamiento, combinado con los sentimientos serenos; la asimilación de los alimentos, que en la parte superior del cuerpo vertían sus jugos nutricios, y el vínculo con las divinas fuerzas del destino. Abajo, en cambio, estaban las pasiones y las fuerzas, y el proceso digestivo inferior consistía en preparar las heces para su expulsión

2Guardado en el vientre, el excremento participaba de las funciones de la zona. La parte inferior del cuerpo era el dominio de energías particulares que oscilaban entre los valores positivos y negativos: allí estaban el vigor y la laxitud, el valor y la cobardía, la voluntad y la abulia, la capacidad de la alegría y de la tristeza, la apetencia y el desgano sexuales, y también la debilidad y la potencia generativas. El excremento estaba cargado de las energías de su repositorio. Lo mismo pasaba con otros desechos y emanaciones del vientre, que se transformaban en vehículos ya de fuerzas vigorizantes, ya de exhalaciones nocivas, pestíferas, malsanas, que contagiaban y hechizaban a hombres y a animales, plantas y cosas. Dentro del cuerpo, la mierda caracterizaba la gordura vana. Gordo y merdoso se acercaban a la sinonimia, y la gordura de caca significaba la extrema pereza de la persona.

3Una concepción global del cosmos dividía polarmente las fuerzas universales: las celestes eran de naturaleza caliente, mientras que eran frías las del inframundo. Los seres mundanos eran compuestos de ambas fuerzas, y el desequilibrio de los estados naturales provocaba en los hombres la enfermedad o la anormalidad. En esta division polar, la mierda era de naturaleza fría –independientemente de su temperatura y su fuerza era capaz de producir un equilibrio en los seres atacados por el calor excesivo. Tal era el caso de los tlatlacotin, hombres que habían perdido su libertad por contrato o por condena. Se decía de ellos que el estado de sujeción les provocaba una transformación orgánica: eran de “corazón caliente”. Una de las formas de recuperar la libertad perdida era volver al equilibrio previo. El tlacotli buscaba ese equilibrio huyendo del amo, penetrando en el recinto del mercado y pisando una. mierda. Después reclamaba ser limpiado del cuerpo y ser colocado en otra posición social. La fuerza de la mierda obraría al contrarrestar la calidad caliente del corazón del tlacotli. Debido a toda esta concepción, el hombre nacido en libertad se llamaba yullo itztic (“el de corazón frío”), mientras que liberar de la sujecion se decía cuitlatlaza (“arrojar excremento”).

4Si bien las heces adquirían las propiedades del vientre, otras funciones de la parte inferior del cuerpo recibían la mancha fecal. La pasión, y sobre todo las transgresiones cometidas por la pasión, eran llamadas teuhtli, tlazolli (“polvo, basura”), con un fuerte sentido excrementicio. El pecado por antonomasia era el sexual, la mancha adquirida por la incontinencia, la falta cometida por aquella mitad del cuerpo que se asociaba con la producción de excremento. Los pecados sexuales invadían el organismo con flemas malignas que envolvían el corazón, pro vocando la locura del incontinente. Sólo había una forma de librarse del mal: el enfermo arrepentido, acudía al sacerdote a confesar sus culpas, disolviendo con ello las flemas de la opresión. El sacerdote que recibía la confesión era el de Tlazoltéotl (“Divinidad de la basura”), por otro nombre Tlaelcuani (“La devoradora de excrementos”). Era ella la que había provocado la lujuria; en ella estaba la desaparición de sus consecuencias: recobraba el influjo y lo ingería, volviéndolo a su fuente. El pecado sexual era excremento; la diosa lo hacía suyo de nuevo.

5No es de extrañar que el perverso, disoluto y vicioso, junto a los calificativos de teuhyo, tlazollo (“lleno de polvo, lleno de basura”), recibiera los de tlaello, cuitlayo (“lleno de excremento, lleno de caca”), en una forma más de las metáforas pareadas con las que los nahuas daban fuerza y expresión a los discursos.

6Mierda y pecado sexual se unen en el máximo oprobio. Las prostitutas, toleradas pero socialmente despreciadas, reciben en los textos fuertes insultos: “mierduchas, perrillas de mierda”. Recogidas estas palabras ya en la época colonial y bajo las diligencias de los cristianos, puede suponerse que influyó en su enunciado un afán por obtener el beneplácito de los evangelizadores; pero es sabido por multiples fuentes el rigor con el que los mexicas perseguían a los homosexuales. Acerca de estos pobres hombres vejados queda en el Códice Florentino el siguiente testimonio:

Sodomita, puto: Corrupción, pervertido, excremento, perro de mierda, mierducha, infame, corrupto, vicioso, burlón, escarnecedor, provocador, repugnante, asqueroso. Llena de excrementos el olfato de la gente. Afeminado. Se hace pasar por mujer. Merece ser quemado, merece ser abrasado, merece ser puesto en el fuego. Arde, es puesto en el fuego. Habla como mujer, se hace pasar por mujer.

7La asociación entre sexo, excremento y parte fría del mundo puede explicar actuales concepciones que sin esta interpretacion serían incomprensibles: en la región del Istmo Veracruzano, habitada por nahuas, zapotecos, mixepopolucas y zoquepopolucas, se cree que quien abusa del comercio sexual puede morir, porque las relaciones sexuales son frías y alteran el cuerpo. En cambio la abstinencia sexual provoca un estado caliente que hace apto al individuo para enfrentarse a ritos peligrosos, trabajos importantes y viajes al mundo subterráneo. Esta abstención es la parte medular de las llamadas “dietas”, mecanismos rituales de preparación que dan al hombre el poder necesario para actuar entre las fuerzas invisibles.

Table des illustrations

URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/980/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 90k

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1992

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Lire

Accès exclusif

Offert par