Version classiqueVersion mobile

Una vieja historia de la mierda

 | 
Alfredo Lopez Austin

3. Majestad

Texte intégral

Antiguos quichés

1En Gumarcaah estuvo el trono de Gag-Quicab. Gobernó Quicab desde Gumarcaah, la edificada entre quebradas, la oculta por las nieblas y los espesos bosques, la abundante en frutos. Fue Quicab el rey glorioso de Gumarcaah, la cercada por barrancas y murallas, la de estrechas puertas y casas apiñadas, Gumarcaah, la del Templo del Mancebo que Ayuda, la del Adoratorio de los Hombres de los Zopilotes, la de la Colina de la Mano Derecha, el Palacio, el Juego de Pelota, la Casa del Tesoro, el Tribunal, la Armería, los colegios, los baños de vapor, las grandes cocinas para la guardia de la corte. ¡No ha habido otra como Gumarcaah!

2Nadie como Quicab engrandeció el Quiché, porque ciertamente Quicab fue de naturaleza portentosa. Su linaje brotó de las palabras de los dioses con la creación de nuestros cuatro abuelos: Balam Quitzé, Balam Acab, Mahucutah, Iqui Balam, los cuatro que salieron de Tula, los que esperaron la salida del Sol en el monte Hacavitz. Su línea es la principal, la línea de los Cavec. Balam Quitzé inició el trono de los Cavec; Qocavib fue segunda generación: Balam Conché comenzó el título de ahpop; la cuarta generación fueron Cotuhá e Iztayub; los primeros reyes portentosos fueron Gucumatz y Cotuhá (Gucumatz subía al cielo siete días; siete días caminaba para descender a Xibalbá; siete días se convertía en culebra y en serpiente; siete días en águila y tigre; otros siete en sangre coagulada y solamente en sangre en reposo); la sexta generacion fueron Tepepul e Iztayul; la séptima generación fueron Quicab y Cavitzimah, los conquistadores, los que multiplicaron como nadie hijos y vasallos del Quiché.

3En Gumarcaah se instalaron los tronos de los jefes de las veinticuatro casas grandes. Dijo Quicab: “Yo soy el ahpop.”Los jefes de las casas grandes cargaron sobre sus hombros las andas de Quicab. El trono de Quicab estaba cubierto por cuatro doseles de plumas preciosas, uno sobre otro, mezclando sus colgaduras. Llegaban al trono las joyas de oro y plata, las plumas de quetzal, de garza blanca y de raxón, las piedras preciosas, las garras de tigre, los colmillos de manatí, las astas de venado, los ropajes multicolores de hilo de algodón, las jícaras pintadas con nije, el ámbar, el pom, las conchas y los caracoles, los brazaletes y los collares de jade, la miel de abejas, los pescados y los cangrejos, el tributo de todos los pueblos. Se llenaban de espanto las tribus grandes y pequeñas al paso de los muchos cautivos que ser7an sacrificados.

4Gag-Quicab y Cavizimah extendieron su poder sobre el mundo; hicieron la guerra y destruyeron los campos y los pueblos de Rabinal, Pamacá, Caoqué, Zaccabahá, Zaculéu, Chuví-Miquiná, Xelahú, Chuvá-Tzac, Tzolohché y muchos otros que los aborrecían. Quichés y cakchiqueles los conquistaron; les arrebataron la gloria y el poder, los hicieron esclavos y los asaetearon contra los árboles. Fueron como rayos que hieren y destrozan la roca hasta los campos de cacao, hasta las costas del mar, hasta la tierra caliente. Los flecheros y los honderos se hicieron los vigías, los escuchas, las murallas, las puertas y los bastiones del Quiché.

5Grande fue Quicab. Cuando los pueblos quisieron rebelarse, la mano poderosa los contuvo y los ingratos fueron echados desnudos entre las breñas de los avisperos. Nadie debía dominarlo; nadie debía humillarlo. Su poder mágico eran las saetas ardientes, el pedernal rojo, la neblina, el rayo verde y el rayo pequeño. ¡Que se separen los labios maldicientes del límpido espejo de las aguas! ¡Que no toquen las ásperas manos el pom que se elevará como perfume hasta los rostros de los dioses!

6Pero los hijos de Quicab ambicionaron el poder; codiciaron las piedras preciosas, el oro y la plata, y a los súbditos de su padre. Llegó como veneno la traición al corazón de las zorras pendencieras. Dijeron Tatayac y Ah Itzá: “No están abiertos los caminos del Quiché. Queremos transitarlos libremente.” Después conspiraron con los soldados y los enviaron a asesinar a los señores militares de su padre. Dijeron Tatayac y Ah Itzá: “¡Que no muera nuestro padre! ¡Que sea doblegado en su casa de Panpetak!” Hasta él llegaron los soldados. Allí fue humillado el rey. Allí le arrebataron el poder para dividirlo como mantas compradas en el mercado.

7Quicab lloró por dentro la muerte que no se le dio. La traición, la humillación, la sangre de sus militares, la separación de los cakchiqueles y el ahogo se convirtieron en rugido. La boca real dijo: “¡C'unum, c 'achak!”, “¡A la verga, a la mierda!” Quedaron grabadas las palabras, hasta el fin del mundo: “¡C'unum, c'achak!”

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1992

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search