Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Una vieja historia de la mierda

 | 
Alfredo Lopez Austin

2. Miscelánea I

Sorry! Internal error. Please contact the webmaster and try reloading the page. 

Texte intégral

AUGURIO DE DESTRUCCIÓN

Antiguos tarascos

1Antes de que llegaran los españoles a Michoacán sucedieron cosas portentosas. Pasaron por el cielo dos cometas, y muchos templos se hendieron desde la cumbre hasta la base.

2Los dioses trataban de avisar a sus hijos que pronto serían destruidos, y se les aparecían en sueños. Así conversaron con los que sangraban sus orejas y cargaban sus espaldas con grandes haces de leña.

3Un penitente soñó varias veces la invasión de los extraños. Los vio que entraban con grandes animales a las casas de los sacerdotes, y que dormían allí todos revueltos, hombres y bestias. Traían gallinas, muchas gallinas, que subían a los templos y se zurraban en ellos.

HORRO

Antiguos nahuas

4Un contrato o una sentencia convertían al hombre libre en un tlacotli, sujetándolo a trabajar en beneficio del acreedor o del dañado por su delito. Su situación se agravaba a causa de la desobediencia. Caía entonces en la condición de tlacotli de collera, por la que podía ser llevado como víctima a los templos.

5Había formas, sin embargo, de recuperar la libertad. Si el tlacotli huía de su amo y entraba al mercado, buscaba un excremento humano y ponía un pie sobre él. Merdoso, iba ante los purificadores y les decía: “Limpien mi suciedad y denme por purificado.” Los señores lo desnudaban, lo lavaban en Chapultepec de pies a cabeza y lo vestían con ropas nuevas. En las lavazas quedaba la servidumbre.

JUEGO

Nahuas de Hueyapan, Morelos

6Para el juego del venado o masaawille se debe contar con un presumido que nunca antes haya jugado este juego.

7Se hace la cola de venado con un carrizo, y se utiliza un palito para prepararla a la mitad.

8Juegan el venado, el arreador, los perros y el agarracola.

9El que hace de venado toma la cola de la parte no preparada y se la pasa por la entrepierna, para que salga por detrás, como si fuera una verdadera cola de venado. Después se esconde entre la maleza.

10El que hace de arreador lo persigue gritando: “Sal, venado, sal. Us, us, us, us, us”, y los que hacen de perro ladran para asustar al venado.

11El que hace de agarracolas es el presumido. Debe alcanzar al venado y agarrarlo por la cola. Cuando lo agarra se da cuenta de que la cola se preparó con caca humana.

12Este juego siempre se juega de noche.

AGRADECIMIENTOS

Nahuas de Matlapa, San Luis Potosi

13Nosotros, los de Matlapa, San Luís Potosí, estamos muy agradecidos por el favor recibido del Dios del Maíz. La gente olvida, porque en su brega cotidiana hay muy poco lugar para el reconocimiento; pero los de Matlapa conservamos las tradiciones, y la memoria del saber de nuestros abuelos nos permite cumplir la obligación de gratitud.

14Antes, la humanidad vivía triste. La gente de este mundo tenía tamales, tenía atole; pero ni comía ni bebía. Todos se conformaban con oler la comida. No podían tragarla, porque no había forma de echarla fuera.

15Llegó el Dios del Maíz a donde vivían nuestros antepasados y les hizo su agujerito. Desde entonces somos felices, porque ya podemos comer tamales y atole.

LÉXICO LÓBREGO

Antigua lengua náhuatl

16Fray Alonso de Molina registra cuatro formas de decir cosa oscura y tenebrosa en el náhuatl de los mexicas, rico en metáforas:

  • tlayohuayan lugar de oscuridad
  • mixtecomac ohuican sitio peligroso de tinieblas (a su vez, tinieblas significa literalmente: en el recipiente de nubes)
  • yuhquim mictlan como en el mundo de los muertos
  • yuhquim micqui itzinco como en el culo del muerto

TOPÓNIMO

Antigua lengua náhuatl

17El doctor don Cecilio Robelo, erudito filólogo, Director del Museo Nacional de Arqueología, Historia y Etnografía, individuo de la Academia Mexicana de la Lengua correspondiente de la Real Academia Española, de la Sociedad Geográfica de Washington y miembro honorario de la de Geografía y Estadística, Diputado local en el estado de Morelos y Gobernador interino del mismo, Magistrado por más de treinta años del Tribunal Superior de Justicia, autor de infinitas obras, todas sapientísimas y reconocidísimas, literato, lingüista, historiador, arqueólogo, especialista en idioma náhuatl, azteca o mexicano, dice, fundado en el análisis estricto del vocablo y en la glífica de los antiguos libros pictógráficos, que el nombre del pueblo de Tláhuac es aféresis de Cuitláhuac, este es apocope de Cuitlahuacapan, y su significado, “en agua de caca seca o dura”. Esto ha repugnado a muchos pudibundos.

PEDO

Antiguos nahuas

18Se tenía por muy mal agüero que el zorrillo anduviera en las casas de la gente, y más que pariera en ellas.

19Su deyección es monstruosa, y al ser lanzada se esparce como arco iris, sacando del aire los colores. No es verosímil que sea la deyección de un animal.

20Cuando el zorrillo expelía aquella materia hedionda, decían los antiguos: “Se peyó el gran dios Tezcatlipoca.”

OTRO PEDO

Mopanes de San Antonio, Belice, y mochós de Motozintla, Chiapas

21Dice un mito maya-mopán que el maíz fue descubierto gracias a la zorra. Estaba oculto bajo una gran roca, nadie lo conocía; pero un día las hormigas lo encontraron y empezaron a sacarlo en larga fila rumbo al hormiguero. Perdieron, como es su costumbre, parte de la carga en el camino. La zorra recogió los granos, los probó y le supieron deliciosos.

22Ya de regreso a donde estaban los demás animales, la zorra lanzó un pedo que le fue festejado. Todos se preguntaron por la causa de que hubiese salido con tan agradable aroma. Así se iniciaron el interrogatorio, la confesión, la búsqueda y, por fin, el encuentro de los animales y del hombre con el gran tesoro: el grano de maíz.

23Esto es lo que cuentan los mopanes. Los mochós aseguran que el maíz no produce mierda; es el alimento; no hay distancia entre el grano de maíz y la carne del hombre. Tal vez por eso los granos que comió la zorra sólo produjeron gases perfumados.

24El café es diferente: no alimenta. El mito maya-mochó cuenta que el carnero descubrió la mata del café, comió de ella y arrojó enteros los granos frente a su dueño. El café tampoco produce mierda; pero no se convierte en sangre.

TAMOANCHAN

Antiguos olmecas, xicalancas, xochtecas, quiyahuiztecas, cocolcas de Chalchiuh-momozco-Amaquemecan

25Estos son los nombres de los magos temibles, de los que se transformaban y convocaban a las lluvias: olmecas, xicalancas, xochtecas, quiyahuiztecas, cocolcas. Eran los hombres de poder que habitaban en las alturas, entre los volcanes nevados. Su altar era de jade. Su adoratorio estaba en Tamoanchan-Xochitlalpan, el sagrado lugar donde los dioses colocaron a los primeros hombres, a nuestros abuelos.

26Allí, en Tamoanchan, todo era limpio, puro, lugar maravilloso, lugar de la felicidad de la vida. Su suelo no podía profanarse. Los olmecas, xicalancas, xochtecas, quiyahuiztecas, cocolcas, tenían que viajar a Cuitlatépec, Cuitlatetelco, el sitio de los vientos, para exonerar el vientre. En Tamoanchan nadie podía defecar.

LA SEGUNDA COSECHA

Antiguos californios de Baja California

27De los estriados brazos de la pitahaya, de arriba (junto al cielo y al Sol), los californios desprendían los frutos con varas largas a las que unían, para formar gancho, un hueso delgado y puntiagudo. Recogían en redes la cosecha, y ya en sus casas sorbían la pulpa moteada de granitos negros, imperceptibles entre los jugos de la boca. Este era el primer goce de las pitahayas.

28Repletos de la acuosa carne, tan delicada que debían consumirse el mismo día de la cosecha, digerían con calma, y con calma depositaban las heces en los lechos de yerbas largas o de piedras llanas y limpias. Secas y desmenuzadas las heces, colocado su polvo en bateas, las mujeres separaban con suaves movimientos las semillas negras del resto de la materia. Echaban después brasas entre los granitos que, tostados así y molidos, proporcionaban nuevo deleite al paladar.

INTERPRETACIÓN DE SUEÑOS

Otomíes del sur de la Huasteca

29Si sueñas con una víbora que se introduce en tu cuerpo, o si sueñas que deseas excrementos, es que te calumnian, que la justicia te persigue, que algo muy grave se intenta contra ti. Estos sueños no debes contarlos a nadie.

COSMETICOS

Antiguos nahua

30Celosas de su belleza, las mujeres mexicas cuidaban sus cabellos, procurando con amoles y ungüentos la tersura, la brillantez y el olor delicado. Si el color era rojizo, los ennegrecían con hojas de quilamolli maceradas en agua, y una negrura mayor se obtenía del barro llamado palli, que hacía cabelleras semejantes a noches sin luna. Pero, fuerte y abundante, el pelo debía quedar limitado a zonas estrictas. Todo pelo en lugar inadecuado, y sobre todo si era largo, se suprimía definitivamente. El estiércol de hormiga era el eficaz depilatorio.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1992

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Lire

Accès exclusif

Offert par