Version classiqueVersion mobile

Una vieja historia de la mierda

 | 
Alfredo Lopez Austin

1. Una vieja historia de la mierda I

Texte intégral

1No hubo principio, porque los acontecimientos se sucedieron en los siglos. Las manos que al hacer se hicieron modelaron el verbo entre las yemas de sus dedos. Los Creadores, los Formadores, se multiplicaron como las arenas del mar y se extendieron sobre la faz de la Tierra.

2Siete de siete fueron ya los días de la creación. Se transformó la cuenta, se transmutó el tiempo: fue roto el ciclo y se inició el torrente de la creación. Ya no se detuvo la historia ni el río bañó dos veces a un mismo hombre. El mundo cantó como la aldea de los artesanos al ritmo batiente del martillo de piedra sobre la reblandecida corteza de los árboles. El golpeteo de las tablas acalló el rugido de las fieras, y el orden de las percusiones, de los silbos, de las danzas, acicaló el tiempo hasta desdibujarle el rostro. Los Creadores, los Formadores, tomaron del barro las palpitaciones de la vida y con un soplo amoroso las hicieron temblar con nuevas regularidades.

3Es eterna la labor de los Creadores, de los Formadores. Quienes se yergan contra lo establecido deberán ser inventores para siempre de cada uno de sus pasos. El tiempo del hombre es obra, y la obra no puede detenerse. Los Creadores, los Formadores, produjeron lo inconcebible: las lenguas, las técnicas transformadoras, las clasificaciones de lo imaginable, las imaginadas leyes de lo universal, las normas, los intercambios, los símbolos, las religiones, las cuatrocientas formas del arte, las vías de la comprensión de los mundos propios... Y todo marcado con el signo de lo efímero, de lo que alcanza excelsitud al ser usado, desgastado y consumido. Porque la grandeza de la creación reside en que no puede ser eterna, en que jamás será perfecta, en que cada una de sus partes irá siendo negada en el juego de las pertinencias.

4Nadie puede percibir los momentos de la creación. Son partículas de talco de aparición dispersa. Son cenizas apagadas de centellas atómicas que se usaron ayer, anteayer, hace tres siglos, actos cumplidos. Son billones unidos por un billón de caminos de actos, y que un día emergen en el labio del trovero. Son pan fugaz, deleite huidizo, instrumento fútil, vision instantánea, cuyas sombras se ordenan para concebir, intento tras intento, la rueda radiada, el teorema, el verso, el precio de la pieza de lienzo y la palabra ámbar.

5La creación, imperfecta como es, ha de tener muy diferentes rostros. Cada rostro es un orden que conjuga y armoniza la voz de los Creadores, de los Formadores, bajo el código de la geometría mutable del calidoscopio. Los hombres se reflejan en las estrellas de colores, distribuyen su cuerpo, lo proyectan, dividen y oponen sus partes. Así se entienden, así se explican, así admiran sus proporciones.

6La mierda tiene sus historias. Son muchas, sin duda. Se han formado con las distintas prácticas, representaciones y valoraciones nacidas en torno a una función vital y sus productos. Una de estas historias perteneció a las formas de actuar y pensar de hombres que vivieron junto a los lagos, dentro de ellos, rodeados por conos apagados de volcanes, respirando el aire delgado que beben las águilas. De su dios radiante recibieron el nombre de mexicas. Ellos hicieron su historia de origen, diciéndose paridos por las bocas de la Montana de las Siete Cuevas; su historia dinástica, que arrancó de Acamapichtli, el padre de todos los nobles: su historia de los destinos, descubridora del juego de fuerzas divinas sobre la polvosa superficie de la Tierra; pero también las historias que no se dibujan en los libros: las que vuelan con el viento de la palabra, las que enlazan a los hombres en su invisible telaraña para hacernos hombres, las historias que todos dictamos sin necesidad de hojas ni tinta. Son historias sobre todo lo que el hombre hace, admira, imagina, quiere, aborrece...

7Una de estas historias es la historia de la mierda pronunciada en náhuatl y traducida aquí al matlatzinca, allá al otomí, más lejos a muy diversas lenguas, o pronunciada en otomí, en matlatzinca o en muy diversas lenguas para ser traducida al náhuatl; siempre entendida porque la historia de la mierda – como otras muchas– venía pasando de una lengua a otra, de un pueblo a otro, por milenios, desde antes que junto a los conos apagados hubiera mexicas, desde antes que las palabras nahuas sobrenadaran los espejos de los lagos. Es una de tantas historias que siempre se repiten de manera diferente, que en un recodo se adicionan, en otro se tuercen, en otro forman remolino, y ruedan cambiantes, enriquecidas o mutiladas, y que seguirán corriendo hasta que llegue el día en que todos desemboquemos en el inmenso océano.

8Por eso esa historia de la mierda, vieja como es, sigue dando tumbos con nuevos afeites. Viene de las voces de Mesoamérica. En verdad de antes, de más allá. Va transformada entre los pueblos que habitan el territorio mexicano, y más allá. Llega por distintas corrientes, algunas que pasaron por la vida de los mexicas; otras, las más, que fueron sus pasarelas, hermanas por origen y por trato.

9De esta vieja historia de la mierda se habla ahora: de la versión mexica, por su perdurable registro, pero también de otras versiones sus contemporáneas; de las formas antiguas, madres, manantiales, pero también del cuchicheo de nuestros días.

10Y no se habla aquí solo de la mierda. Las estrellas de los calidoscopios en las que los hombres contemplan su propio cuerpo sirven también para medir el cosmos, para dividirlo y clasificarlo. Las cualidades y los esquemas se sobreponen, y la similitud conceptual es vía de pretendidos conocimientos. La mierda, al ser nombrada, se convirtió en símbolo.

11Y no es sólo historia de la mierda porque, como historia parcial, guarda en sus recovecos los secretos de las demás historias. La mierda, en cada defecación, tiene la impronta de afanes infantiles, la imposición adulta para el control del esfínter.

12Así las estrellas de los calidoscopios adquieren con la mierda el reflejo del más puro de los amarillos.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1992

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search