Version classiqueVersion mobile

Una vieja historia de la mierda

 | 
Alfredo Lopez Austin

Nota de Alfredo López Austin

Alfredo López Austin

Texte intégral

1A más de veinte años de haber concebido, redactado y editado Una vieja historia de la mierda, vuelvo al libro. La idea original de su tema siempre me ha parecido genial. Siento reconocer públicamente que esa idea no fue mía. A fines de mayo de 1986 me llegó una propuesta de Francisco Toledo: quería que hiciéramos un libro al alimón, él con sus pinturas, yo con mis escritos, todo con el tema de la mierda en el contexto cultural indígena mexicano. El pacto era el más sencillo y justo de los posibles: ni yo comentaría sus cuadros ni él ilustraría mis textos; ambos intercambiaríamos paulatinamente los avances de los trabajos para propiciar la eventual inspiración recíproca; la libertad de los dos era total.

  • 1 Los mitos del tlacuache: caminos de la mitología mesoamericana, Alianza Editorial Mexicana, Mexico (...)

2La propuesta de Francisco me impactó. El reflejo inmediato fue el autorreproche: ¿cómo era posible que nunca antes se me hubiera ocurrido escribir sobre el tema? La reacción, una instantánea adhesion a la empresa. Fue una aceptación incondicional, precipitada e imprudente. Me echaba a cuestas una carga en un pésimo momento: un problema de salud en la familia; la larga y pesada elaboración de un libro1 que considero el fundamental de mi carrera, y ya se anunciaba un serio conflicto universitario que llegó a producir una conmoción nacional. Por fortuna, al poco tiempo el problema de salud se resolvió favorablemente; pero el político-universitario fue creciendo a pasos agigantados y de pronto me descubrí en un vórtice que convirtió aquella época en la más agitada y extenuante de mi vida. Paradójicamente, mi tabla de salvación fue la redacción de la historia de la mierda. Apliqué a mi fatiga el dicho popular de «descansar haciendo adobes», y la pausada composición del libro interrumpía esporádicamente, como un remanso, el constante asalto de requerimientos, complicaciones y tribulaciones.

3Cumplí la tarea y entregué oportunamente el original. Nuevas contrariedades –estas ya me fueron ajenas– impidieron entonces la costosa edición que Francisco había proyectado. Gentilmente, Francisco se ofreció a publicar mi libro en una editorial propia, incluyendo en la edición dos de sus pinturas y numerosos dibujos. El libro tuvo buena aceptación, se agotó pronto, y quedó desde entonces en mi memoria como un grato episodio de un tiempo difícil. Hoy el libro se reincorpora a mi vida como realidad. Una nueva edición sale a la luz, enriquecida, embellecida, por los colores y la luz de la imaginación de Francisco.

4México, enero 2009

Notes

1 Los mitos del tlacuache: caminos de la mitología mesoamericana, Alianza Editorial Mexicana, Mexico, 1990.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1992

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search