Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

El acceso de los pobres al suelo urbano

 | 
Antonio Azuela
, 
François Tomas

La regularización del suelo en la Zona Metropolitana de la Ciudad de México

Urbanización popular y regularización de la tenencia de la tierra. Dos casos en municipios conurbados del Estado de México

Martha Schteingart

Texte intégral

  • 1 El Colegio de México.

1Note portant sur l’auteur1

INTRODUCCIÓN

  • 2 Además de la información obtenida de la encuesta aplicada en las colonias y de recorridos efectuad (...)

2En este trabajo nos proponemos presentar dos casos de urbanización popular correspondientes a municipios conurbados del Estado de México que forman parte de la Zona Metropolitana de la Ciudad de México. Estas colonias fueron estudiadas, junto con otras dos del Distrito Federal, en una investigación en la que, además de los problemas de acceso al suelo, se consideran otros aspectos como la vivienda y los servicios, el empleo, la educación y las características sociodemo-gráf icas de la población que habita esos asentamientos, incluyendo también las condiciones de salud de la misma (Schteingart, en prensa). Hemos elegido dos colonias en proceso de regularización, que se han formado en distintos momentos de la historia reciente de expansión de la zmcm (una en los años sesenta y otra a finales de los setenta) a partir de terrenos con diferente tipo de tenencia y que presentan actualmente grados de consolidación física diversa, así como poblaciones que aunque en general se ubican dentro de los sectores pobres de la sociedad urbana, difieren en cuanto al tipo de ocupaciones más frecuentes, niveles de ingresos y grado de pobreza. El análisis comparativo de esos casos nos permitirá entonces conocer cómo diferentes modalidades de ocupación del suelo y de conformación de la irregularidad implican luego la existencia de periodos más o menos prolongados de irregularidad, así como procesos más o menos complejos de regularización de la tenencia de la tierra, cuyo impacto en el mejoramiento general de los asentamientos, sobre todo en lo que se refiere a la vivienda y los servicios, dependerá de una serie de factores físico-espaciales y socioeconómicos que desempeñan un papel preponderante en diferentes coyunturas políticas del desarrollo de la Zona Metropolitana de la Ciudad de México.2

ASPECTOS CONTEXTUALES DE LAS DOS COLONIAS

Características geográficas, morfológicas y ambientales

3La colonia María Isabel está localizada en el Valle de Chalco, hacia el oriente de la Zona Metropolitana de la Ciudad de México (véase mapa de la zmcm), en el municipio conurbado de Chalco (Estado de México), que ha tenido un crecimiento pobla-cional y una urbanización muy rápidos en la década de los años ochenta. En el Valle de Chalco se han multiplicado las colonias populares, y sus malas condiciones físicas y sociales han sido objeto de una multiplicidad de estudios, así como de algunas propuestas urbanísticas. María Isabel constituye un ejemplo elocuente de la forma de poblamiento que se ha dado en esa conf lictiva área de la metrópoli. Se compone de 3 043 lotes distribuidos en 187 manzanas (el tamaño típico de los lotes habitacionales es de 9 x 14 metros o de 10 x 20 metros); hay terrenos que albergan a varias familias, pero también existen muchos lotes sin habitar. Es importante señalar que tanto avenidas como calles carecen casi totalmente de pavimentación, lo cual en épocas de lluvias hace de hecho imposible el tránsito, tanto de vehículos como de personas y en época de seca se producen, en cambio, fuertes tolvaneras. Para acceder a la colonia se cuenta con servicios de autobuses y de peseros, aunque estos últimos son muy costosos y ofrecen un servicio bastante irregular. El uso del suelo es predominantemente habitacional, pero existen también algunos comercios, servicios y actividades artesanales y de depósitos.

  • 3 Justamente uno de los entrevistados, el ex presidente del Consejo de Colaboración, estuvo en la cá (...)

4Por su parte, la colonia Miguel Hidalgo está localizada en el área nororiente de la Zona Metropolitana de la Ciudad de México (véase mapa), en el municipio conurbado del Estado de México llamado Ecatepec de Morelos, que ha tenido también uno de los mayores crecimientos dentro de la Zona Metropolitana, pero la urbanización comenzó aquí antes que en Chalco. Una parte importante de ese crecimiento se ha dado a través de colonias irregulares, muchas de la cuales se encuentran cerca de la gran zona industrial que se ha desarrollado en las últimas décadas en el municipio (como es el caso de Miguel Hidalgo). El trazado de la colonia es muy irregular y se compone de 3 206 lotes de muy diferentes tamaños, distribuidos en 60 manzanas, también irregulares. Los lotes más grandes están ocupados, en la mayor parte de los casos, por bodegas y fábricas, y algunos pocos aún sirven para labores agrícolas. Las principales avenidas, que limitan la colonia al sur y norte, son las únicas que cuentan con pavimentación y además se carece de banquetas. En cuanto a los accesos, existen dos rutas de peseros; los autobuses, que conectan el asentamiento al sistema del metro, tienen un servicio muy irregular. Aunque el uso del suelo es predominantemente habitacional existen también usos industriales, comerciales y de servicios, en mayor medida que en María Isabel. Vale la pena destacar que los usos industriales han generado una serie de conflictos entre los colonos; en la actualidad más o menos unas 40 industrias se ubican en el asentamiento, muchas altamente contaminantes y dañinas para la salud de la población, como las gaseras, las de productos químicos, etcétera. Las autoridades no han intervenido para quitar esas industrias de la colonia, como desean los vecinos, ya que corre mucho dinero bajo la mesa para conseguir el apoyo de la autoridades a los industriales.3 Además de haberse reportado la existencia de maquiladoras clandestinas en las viviendas, se observa también en la colonia la presencia de establos y criaderos de puercos que contaminan mucho, así como de terrenos que sirven de basureros y crean un ambiente muy desagradable, con fuertes olores y emanación de gases tóxicos.

Características sociales y políticas

5En María Isabel viven unas 3 000 familias y en Miguel Hidalgo una población que aproximadamente duplica la anterior. En total los dos asentamientos sirven de marco de vida a aproximadamente unas 45 000 personas.

  • 4 Vale la pena aclarar que en Miguel Hidalgo, además de que predominan los obreros industriales, que (...)
  • 5 El índice de necesidades básicas insatisfechas (nbi) incluye las condiciones de la vivienda y el a (...)

6Las ocupaciones de los jefes de familia que parecen predominar en el interior de las colonias son las de obreros industriales para el caso de Miguel Hidalgo y de obreros de la construcción para María Isabel, siguiéndoles en importancia los operadores de equipo de transporte (choferes de vehículos privados y colectivos) y los trabajadores en oficios varios (pintores, mecánicos, electricistas, etcétera). Hemos distinguido a los obreros industriales de aquellos dedicados a la construcción, porque estos últimos están peor pagados que los primeros, en general tienen trabajos menos permanentes y un menor acceso a la seguridad social. Por otra parte, las mujeres jefas de familia tienen ocupaciones muy diferentes, y trabajan básicamente en el comercio ambulante, en el comercio en pequeña escala, en servicios personales (como meseras, cocineras, etcétera), y en menor medida en el servicio doméstico, dada la lejanía de estos asentamientos de colonias de clase media donde se puede encontrar una demanda de esa forma de empleo. Existe, asimismo, una afinidad bastante grande entre el tipo de ocupaciones de los jefes y el correspondiente al resto de los miembros de los hogares.4 En lo que se refiere al análisis de la población de estos asentamientos desde la perspectiva de la pobreza, la inmensa mayoría resultó pobre, aunque es necesario aclarar que menos del 10 % resultó no pobre por nbi (necesidades básicas insatisfechas), y en cambio más del 20 % quedó por encima de la línea de pobreza (lp) al considerar los ingresos de las familias.5 El índice de pobreza marca una clara diferencia entre María Isabel y Miguel Hidalgo, ya que la primera resultó bastante más pobre que la segunda (95 % de pobres en María Isabel y 80 % en Miguel Hidalgo). Por otra parte, al comparar las brechas promedio de las dos colonias (es decir, lo que les falta para alcanzar las condiciones consideradas como aceptables, tanto en lo que se refiere a los ingresos como a las necesidades referidas al hábitat, a la educación y la salud) se ha comprobado que la brecha global de María Isabel es casi el doble que la de Miguel Hidalgo. Esto se relaciona, en parte, con la consolidación de la colonia, y con el hecho de que existe una fuerte asociación entre el grado de pobreza y el tamaño de los hogares o la edad de sus miembros. En general, los hogares más pobres son más grandes y tienen una proporción mayor de menores, lo cual se vincula, asimismo, con una menor tasa de participación económica (por ejemplo, entre los indigentes, cada persona que trabaja debe mantener a 4.3, mientras entre los no pobres esa tasa baja a 1.7). Lo que se puede concluir es que las diferencias entre estratos de pobres son el resultado de una doble desventaja de los más pobres, ya que entre éstos, cada ocupado percibe ingresos más bajos y además los hogares tienen una proporción menor de personas ocupadas. Así, María Isabel tiene más indigentes y pobres extremos no sólo por las condiciones de las viviendas y del acceso a los servicios, sino también por el tipo de empleos de la población y porque en ella las familias son más grandes y se encuentran en etapas más tempranas del ciclo familiar, por tratarse de una colonia mucho más reciente que Miguel Hidalgo.

  • 6 El antecedente de los Consejos de Colaboración se remonta a 1961, cuando el gobierno del Estado de (...)

7En cuanto a los aspectos políticos y organizativos de los asentamientos que estamos analizando, se dan algunas diferencias importantes entre ambos, que tienen que ver, en parte, con el desarrollo histórico de los mismos. De acuerdo con lo expresado por los diferentes entrevistados, existe en María Isabel la presencia política de varios partidos y organizaciones, aunque predomina el pri (sobre todo a través del Grupo Mensaje) y el prd (a través del Frente Democrático de Chalco). El pst (Partido Socialista de los Trabajadores), cuyos militantes luego se incorporaron al prd, comenzó a actuar en la colonia desde 1983, sobre todo realizando movilizaciones para lograr la expropiación y regularización de los terrenos. En la actualidad, la actividad de las organizaciones y partidos se centra en la obtención de servicios. El Consejo de Colaboración6 está controlado por el pri y su relación con el municipio no parece presentar mayores problemas, pero el mismo presidente del Consejo ha admitido que no realiza ninguna actividad, y por lo tanto no está cumpliendo la función que le corresponde de canalizar las demandas de los colonos a las autoridades municipales. Como corolario de las entrevistas realizadas en 1993 a representantes de los diferentes grupos políticos, se podía concluir que, en la realidad, no se daba un predominio del partido oficial (pese a las obras de infraestructura que había realizado el programa de Solidaridad en la zona) y que, en cambio, la presencia del prd parecía superior en la colonia. Sin embargo, esa situación ha ido cambiando, debido a las tácticas divisionistas del pri y a la intensificación del Programa de Solidaridad, sobre todo durante el último periodo preelectoral.

  • 7 La ucp surgió en 1979, tuvo presencia política en colonias tanto del Distrito Federal como de algu (...)

8En Miguel Hidalgo, existen actualmente tres grupos políticos. Los que siguen al ex presidente del Consejo de Colaboración, ya que su gestión fue bastante positiva para la colonia; el Consejo de Colaboración actual, que aparentemente no tiene mucha presencia, y el Comité de Lucha, que se dice independiente, pero que tiene nexos con la Unión de Colonias Populares (ucp),7 vinculada a la Coordinadora Nacional del Movimiento Urbano Popular (cona mup) que corresponde a la oposición. Este grupo, sorprendentemente, se encuentra trabajando muy de cerca con el programa de Solidaridad, que está desarrollando el gobierno, y con la diputación. Sin embargo, existen conflictos entre los grupos, los cuales se acusan mutuamente y no colaboran en actividades comunes. El Consejo de Colaboración es rechazado porque fue impuesto por el presidente municipal; las elecciones de noviembre de 1990 tuvieron que anularse por denuncias de fraude pero en elecciones posteriores volvió a salir el candidato impuesto por el municipio. El liderazgo está dividido políticamente entre grupos diferentes y actualmente tales divisiones han creado fuertes problemas en la aplicación del Programa de Solidaridad en la colonia. A pesar de las diferencias en la composición política de ambos asentamientos y en la evolución que han experimentado los distintos grupos implicados, queda claro para ambos casos las conductas poco democráticas que han tenido los Consejos de Colaboración, en connivencia con las autoridades municipales y el partido oficial, así como el relevante papel que han desempeñado los grupos independientes o de oposición en las luchas para obtener la regularización de la tenencia de la tierra y los servicios.

9A continuación revisaremos, de manera separada para cada colonia, cómo se ha configurado la irregularidad, cómo se han dado los procesos de regularización y cómo se relacionan con la consolidación de los asentamientos.

MARÍA ISABEL, CHALCO

La irregularidad en el proceso de ocupación del espacio

10El área en la que se desarrolló María Isabel, así como otras colonias vecinas, se caracterizaba por la presencia de grandes pastizales que llegaban a medir hasta dos metros de altura, por lo que el cultivo de estos terrenos resultaba imposible. A esto habría que agregar el deterioro de las condiciones del suelo debido a las fábricas de Ayotla, que arrojaban ácidos al canal (este canal marca los límites entre el Valle de Chalco y el df). Los primeros pobladores de la colonia provinieron, fundamentalmente, de Netzahualcóyotl o Ixtapaluca (otros municipios conurbados) y del Distrito Federal, es decir, de otros lugares de la misma metrópoli, ya que esta colonia creció durante los años ochenta, cuando las migraciones a la ciudad de México desde otros estados de la república habían ya disminuido de manera radical.

11La tenencia de la tierra, al igual que en el resto del Valle, era de tipo ejidal, y la colonia se ubica en lo que antes eran los ejidos de Ayotla y Santa Catarina. La ocupación se dio de forma individual y, según los entrevistados, no participaron ni organizaciones de pobladores ni partidos políticos.

12Los que vendieron los terrenos eran representantes de los ejidatarios, quienes se encargaban de hacer el ofrecimiento a los posibles compradores, prometiendo la pronta introducción de los servicios y creación de áreas de recreación. El proceso de venta duró aproximadamente dos años, pero durante los primeros meses ese proceso se aceleró debido a que los que iban llegando informaban a sus familiares y amigos sobre la oferta de terrenos.

13En 1978 el metro cuadrado de terreno sin construcción costaba cincuenta pesos, por lo cual el valor de un predio de 200 metros cuadrados ascendía a unos diez mil pesos; hacia 1982 un terreno de esas mismas dimensiones llegó a costar unos trescientos mil pesos y hacia 1985 el precio aumentó hasta dos millones de pesos, sobre todo como consecuencia de la inflación (en siete años el precio de un terreno se multiplicó por 200). Al inicio de la colonia hubo particulares que adquirieron varios lotes e incluso se dieron casos en los que se acapararon manzanas completas. Entre los acaparadores, los entrevistados citaron al primer delegado de la colonia (que entró en funciones en 1983) el cual, aprovechando su cargo extendió constancias apócrifas que otorgaban supuestos derechos sobre terrenos, incluyendo en algunos casos a sus propios familiares.

14Los conflictos más comunes que se presentaron como consecuencia de los citados manejos han sido los reclamos del mismo terreno por varios propietarios, que muchas veces contaban todos con las constancias y recibos correspondientes. Éstos solían recurrir a las organizaciones de colonos o al delegado en busca de alguna solución. Durante el proceso de irregularidad la apropiación del suelo se ha mantenido mediante las constancias de posesión y los recibos de pago de los terrenos. No parece que hayan sido amenazados por las autoridades debido a la situación de irregularidad, pero cuando solicitaban los servicios la respuesta que obtenían por parte de esas autoridades era “que ellas no tenían la culpa de que los colonos se hubieran instalado en la zona, por lo cual no eran responsables de sus carencias”.

MARÍA ISABEL, CHALCO

MARÍA ISABEL, CHALCO

15No se elaboró ningún plano oficial ni proyecto de fraccionamiento. Según los entrevistados el único plano que utilizaron para la lotificación fue uno que contenía los límites de la parcela, el cual sirvió de base para delimitar la colonia y efectuar el trazado de las calles. Después de ocupados los terrenos hubo modificaciones mínimas en los trazados; por ejemplo, a algunos terrenos les recortaron uno o dos metros por la ampliación de algunas calles; en otros casos se reubicó a los colonos en otros lotes de la misma colonia. La participación de los líderes fue determinante para convencer a los vecinos afectados.

Regularización de la colonia

16El proceso de regularización de la colonia comenzó en enero de 1991, aunque el decreto expropiatorio se publicó en noviembre de 1988. Como se trata de tierra de origen ejidal, la institución que está a cargo de la regularización es la Comisión Reguladora de la Tenencia de la Tierra (Corett). En un principio su intervención se limitó a la parte norte de la colonia, debido a que el primer decreto de expropiación se circunscribía exclusivamente a esta área pero, desde que se publicó el decreto de expropiación de la zona restante, la Corett ha estado actuando también en el sur del asentamiento. Los procedimientos que se aplican son los siguientes: se le solicita a los poseedores del predio toda la información disponible; se realizan algunas visitas a su domicilio para constatar que vivan allí; se toman medidas del terreno y se pregunta a los vecinos si conocen a las personas interesadas en regularizar; luego se establece una relación más estrecha entre el organismo y los poseedores del predio. En un principio los trámites eran muy lentos, pero gracias a la presión de los vecinos y a las pláticas que sostuvieron los líderes con los representantes de la Corett, se logró que los trámites se aceleraran y se eliminaran muchos actos de corrupción, como era el hecho de que algunos empleados estaban cobrando “mordidas” para acelerar los trámites de escrituración.

17En cuanto a los costos de la regularización, los entrevistados informaron que era de doscientos cincuenta mil pesos, cantidad que podía ser liquidada en un sólo pago o en 18 mensualidades. Éste es el precio que se cobra para los que tienen un solo lote de uso habitacional, ya que para aquellos propietarios que cuentan con más de un lote, el mencionado precio se aplica sólo para el primero, y para el resto se hace un cobro de un millón doscientos mil pesos por lote.

18Además del problema de las “mordidas”, hubo algunos conflictos que surgieron debido a las prácticas de algunos empleados de la Corett. Al principio de los trabajos de inspección ocular, esos empleados detectaron cierta cantidad de lotes sin ocupar y entonces permitieron que algunas personas los ocuparan en forma inmediata, o en un plazo máximo de 15 días, pagándoles la “módica suma” de un millón quinientos mil pesos. En caso de que no se cumpliese con los requerimientos de los plazos establecidos para ocupar los lotes, volvían a realizar el mismo ofrecimiento a otras personas. Esto provocó que un mismo predio fuera vendido hasta tres veces y que cada comprador contara con un documento de titularidad del terreno, obviamente expedido por la Corett. Dado que luego esa institución no quiso asumir ninguna responsabilidad por el fraude cometido, los representantes de los colonos levantaron un acta ante la Procuraduría General del Estado en contra de quienes resultaran responsables, y con esto se detuvo ese tipo de ventas fraudulentas. Entre el 70 % y 80 % de los habitantes de la colonia paga impuesto predial.

19Antes de la entrada de la Corett a la colonia, sus pobladores efectuaron diversas movilizaciones para presionar a la Secretaría de la Reforma Agraria a que se expropiase la tierra. Éstas fueron encabezadas tanto por el pri como por el pst; las tácticas seguidas por ambos partidos diferían entre sí, ya que mientras el pri organizaba actos de apoyo a las autoridades y a algunos miembros del partido con el fin de lograr su objetivo, el pst organizaba su lucha a través de plantones y mítines ante la Reforma Agraria, la Corett, autoridades municipales y estatales; fue un largo proceso de lucha que duró todo el sexenio del presidente Miguel de la Madrid, hasta que se consiguió el decreto de 1988.

20No se puede decir que algunas familias estén dejando la colonia como consecuencia del proceso de regularización. Los pagos, como ya apuntamos, no han sido muy onerosos, y por lo tanto, no han tenido efectos de expulsión.

21La colonia tiene en este momento un catastro, debido a la presencia de la Corett. Con respecto al mercado del suelo en la colonia, el movimiento de compra-venta es muy limitado. Esas transacciones se hacen directamente entre vendedor y comprador, sin la mediación de agentes inmobiliarios. Los precios del suelo han aumentado considerablemente en los últimos años; el costo de un lote típico puede variar entre ocho y trece millones de pesos, dependiendo de la ubicación; los más caros son los que están en la zona comercial y en las calles principales. Con el proceso de regularización los precios están subiendo rápidamente; además existe una cantidad de personas en situación de espera, es decir que no se mudan a la colonia hasta que se mejoren los servicios y las condiciones generales de la misma (por ello se han observado muchos predios sin ocupar).

Construcción y equipamiento de la colonia. Regularización y consolidación

  • 8 Es importante aclarar que casi el 90 % de las viviendas tiene paredes sólidas, de tabique o tabicó (...)

22En cuanto a las viviendas existe una gran cantidad de lotes con pie de casa así como muchas construcciones en proceso. Predomina la vivienda unifamiliar de un solo piso con paredes de tabicón y tabique; los techos son en general de asbesto y lámina de cartón y en algunos casos de concreto (sólo en un 32 %). La mayor parte de las viviendas fueron producidas a través de la autoconstrucción, sin apoyo de programas oficiales de vivienda popular. Si bien el indicador de calidad de vivienda, que integra un conjunto de variables referidas tanto a sus materiales como al uso del espacio (hacinamiento, disponibilidad de baño y cocina), mostró que más del 50 % de las viviendas eran malas en María Isabel;8 sin embargo, no podríamos decir que predominan las viviendas precarias sino más bien que ellas están en proceso de consolidación. En cuanto a los servicios básicos, la colonia dispone de recientes instalaciones de tomas de agua y de energía eléctrica, pero no tiene drenaje. La electricidad, según algunos entrevistados, fue utilizada como medio de control político, ya que antes de la electrificación formal del Valle, la gente aportaba una cantidad de dinero a la Compañía de Luz, lo cual le daba el derecho a un tapón de un tablero eléctrico, es decir a conectar su toma de corriente a un transformador llamado popularmente “transformador fraude”, que servía como instrumento de chantaje político ya que por medio de éste se obligaba a los pobladores a participar en mítines de apoyo al partido oficial. A quienes no asistían a estos actos les desconectaban los tapones del tablero privándolos de energía durante varios días, como sanción. Para instalar-el alumbrado público, cada familia tuvo que aportar doscientos mil pesos, y en cuanto al cobro de la luz domiciliaria (ya se instalaron los medidores), éste tiene muchos problemas, ya que las cuotas son muy irregulares. La instalación de las conexiones de agua tuvo un costo de quinientos mil pesos por vivienda, que se podía abonar en mensualidades de quince mil, aproximadamente. Sin embargo, es necesario comentar que se trata de instalaciones muy deficientes dado que no existe un mínimo control de calidad en las obras, y que para la gran mayoría de las viviendas la instalación del agua entubada no se encuentra dentro de las mismas, debido a los escasos recursos económicos de las familias. Como consecuencia de la mala calidad de las instalaciones se incrementa la fangosidad de las calles por las fugas de agua, lo cual, aunado a la expulsión de aguas negras de los domicilios a la calle y a la acumulación de las aguas de lluvia (en los meses lluviosos), convierte a las calles en verdaderos pantanos.

23Con respecto a la recolección de basura, el municipio sólo cuenta en la actualidad con seis camiones recolectores, que es un número muy limitado para la población del mismo; en consecuencia, las autoridades han concesionado el servicio a particulares, pero ha surgido una serie de problemas, ya que este servicio se cobra a razón de mil quinientos pesos por bolsa, que es considerado demasiado alto para los vecinos, la mayoría de muy escasos recursos. Además, la recolección de basura se vuelve muy difícil por el estado de las calles, sobre todo en época de lluvias, y se observa que se apila en las calles o terrenos baldíos, con los consiguientes efectos para el deterioro del medio ambiente y la salud de la población. Al aplicar el indicador integrado de servicios al análisis de las viviendas (que incluye agua, drenaje, excusado, electricidad y recolección de basura) se comprobó que en esta colonia menos del 10 % de los servicios son buenos.

24Los equipamientos de la colonia son también bastante limitados. Se cuenta con una escuela primaria que fue construida con el trabajo voluntario de los colonos y con sus respectivas cooperaciones económicas. Sólo recientemente, y a consecuencia de que se avecinaban nuevas elecciones locales y nacionales, la Secretaría de Educación y el Programa de Solidaridad financiaron la construcción de nuevas aulas.

  • 9 Sin embargo, la introducción del drenaje es muy lenta dadas las dificultades técnicas que existen (...)

25Con respecto a la relación entre regularización de la colonia y procesos de consolidación de la vivienda e instalación de algunos servicios básicos (agua entubada y electrificación) se puede decir que ambos procesos comenzaron antes de la regularización, aunque también es cierto que junto con la activación de la regularización de la tenencia de la tierra se intensificaron los procesos de introducción de otros servicios (sobre todo el drenaje),9 así como el mejoramiento de algunos equipamientos.

MIGUEL HIDALGO, ECATEPEC

Irregularidad en el proceso de ocupación del espacio

26Hace poco más de 20 años, las tierras que hoy corresponden a la Colonia Miguel Hidalgo todavía eran sembradíos. Según los líderes de la colonia, hacia 1898 el presidente Porfirio Díaz entregó títulos de propiedad a los nativos de la zona de Santa Clara Cuatitla (que después se conoció como el Llano de Santa Clara; y dentro del cual se encuentra la colonia en estudio). El Llano de Santa Clara nunca fue de te-nencia ejidal. Mucho después, en los años 1950-1955, se hizo una nueva repartición de tierras que comprendía 321 pequeñas propiedades de 4 000 metros cuadrados y en ellas se cultivaba maíz, cereales y legumbres. A partir de la década de los años sesenta los mismos dueños empezaron a vender los terrenos de 4 000 metros cuadrados en el Llano de Santa Clara. Algunos comercializaron los terrenos completos y otros los lotificaron y vendieron lotes menores. Ese proceso se extendió a lo largo de muchos años, y en un comienzo fue lento porque las ventas eran más bien esporádicas. La forma como se realizó la lotificación no respondió a un plano, de ahí que el trazado de la colonia resulte bastante irregular por la presencia de calles cerradas, otras que se hacen más angostas, etc., lo cual la convierte frecuentemente, según los vecinos, en un verdadero laberinto. A dichos problemas hay que agregar que en esa época las mismas autoridades municipales estaban involucradas en las ventas, utilizando prestanombres, vendiendo varias veces un mismo lote, lo cual se prestó a muchas irregularidades. Entonces, es a partir de los años sesenta cuando que la zona comenzó a poblarse como colonia habitacional, en la década de los setenta cuando el proceso de venta se aceleró, y en los ochenta cuando la venta se hizo totalmente indiscriminada.

27La colonia fue conocida como Miguel Hidalgo ya a partir de 1968; sin embargo, los problemas de infraestructura y equipamiento recién comenzaron a atenderse hacia 1982. Podemos decir que la colonia se encuentra en este momento en su etapa de saturación.

MIGUEL HIDALGO, ECATEPEC

MIGUEL HIDALGO, ECATEPEC

28Durante la constitución de la colonia, la ocupación del suelo fue, principalmente, de manera individual, ya que la gente fue comprando los lotes que se iban subdivi-diendo. Se debe aclarar que, salvo algunos casos excepcionales, la lotificación y las ventas fueron ilegales, ya que no respondían a ningún plano de lotificación autorizado. Sin embargo, también hubo algunas invasiones, que alcanzaron a menos del 30 % de los lotes; éstas fueron promovidas por distintos grupos políticos y organizaciones de pobladores, con el apoyo o la indiferencia de las autoridades. Así, en la formación de lo que constituye actualmente la Colonia Miguel Hidalgo se combinó la venta de terrenos y la invasión (que fue minoritaria) dentro de un proceso en el que predominó la ilegalidad y la corrupción.

29Los que vendieron los terrenos fueron los antiguos propietarios de los grandes lotes, entre los que se encontraban funcionarios y políticos locales. Algunos de esos dueños pagaban una comisión a ciertas personas interesadas en realizar las ventas, surgiendo así fraccionadores improvisados que aún viven en la colonia. En cuanto a los precios de los terrenos, el metro cuadrado en los años setenta costaba alrededor de tres mil pesos y actualmente ese precio asciende a unos ciento veinticinco mil, según lo expresado por los líderes de la colonia. Aparentemente no existen muchas diferencias de precios entre las distintas partes de la colonia. Como se dijo, en algunos casos los lotes se vendieron varias veces y en este momento dicha situación afectaría, según los entrevistados, a sólo un 7 % de los lotes.

30Durante el proceso de irregularidad, la apropiación del suelo se mantuvo a través de los contratos de compra-venta (compradores de buena fe), a veces con escrituras de los dueños originales (estos casos son los menos) o por medio de “finiquitos” (constancia de venta). Aunque la propiedad no estaba regularizada, la mayoría de la población ha estado pagando el impuesto predial desde hace aproximadamente 10 años. La población no ha sido amenazada por las autoridades como consecuencia de la situación de irregularidad imperante, ya que ellas mismas han propiciado gran parte de esa situación; las únicas amenazas de desalojo provienen de otros dueños de los terrenos, cuando éstos fueron vendidos más de una vez.

31En 1975 el Ayuntamiento realizó un plano regulador de la colonia en el que también se indicaban áreas verdes y de servicios, el cual fue aprobado en abril de 1976 por el presidente municipal y el secretario de Comunicaciones y Obras Públicas del estado. Tal plano se hizo de acuerdo con lo establecido en la Ley de Fraccionamientos del Estado de México, pero nunca fue respetado por las autoridades municipales. De hecho, como se dijo, existen calles cerradas (sobre todo por las industrias) que impiden la salida de los habitantes de algunas partes de la colonia a avenidas principales; calles demasiado angostas y otras demasiado anchas. Así, la gente se ha organizado para abrir algunas calles, prolongar otras, cerrar el canal de aguas negras cercano a sus casas, modificando de alguna manera el trazado original, pero sin respetar mayormente el plano aprobado de las autoridades.

Regularización de la colonia

  • 10 La función principal de Cresem es regularizar los terrenos que fueron vendidos por particulares y (...)

32La Comisión de Regulación del Suelo del Estado de México (Cresem), que es la encargada, desde 1982, de regularizar en ese estado los terrenos que no son de origen ejidal,10 comenzó a actuar en la colonia a partir de 1989. En realidad iba a empezar a intervenir mucho antes, pero debido a las complicaciones mencionadas en lo que se refiere a la tenencia del suelo, lo hizo más tarde. La Cresem sólo se compromete a ayudar a resolver los problemas para regularizar y escriturar de los lotes con documentación en la mano, es decir que resulta necesario, según el delegado en Ecatepec de esa Comisión, que la gente esté en condiciones de mostrar sus papeles en regla. Debido a la complejidad de la situación existente en la colonia, la regularización se va haciendo por fracciones, tomando en cuenta los terrenos originales de 4 000 metros cuadrados que se fueron fraccionando.

  • 11 En pesos anteriores a 1994 (pesos viejos) fecha en que se eliminaron tres ceros a las cifras.

33La Cresem trabaja conjuntamente con la Dirección de Desarrollo Urbano y Vivienda del Municipio, con el Departamento Jurídico y con el Catastro. La primera lleva a cabo una investigación topográfica de los lotes y elabora el plano de localización de cada uno; Desarrollo Urbano aprueba los planos presentados por la Comisión; el Departamento Jurídico asesora en los casos en los que no aparecen las escrituras ni el propietario que vendió, o en los casos en que el lote fue invadido pero no aparece nadie que lo reclame; por último, el Catastro es el encargado de determinar el impuesto a pagar en cada lote. La Cresem tramita primero una regularización técnica que consiste en poner en regla el papeleo de subdivisión del terreno, cobrando los derechos de subdivisión; luego procede a localizar el lote en el plano, a identificar al dueño original para que entregue las escrituras y pueda llevarse a cabo el traslado de dominio ante notario público. Como generalmente por cada predio de 4 000 metros cuadrados hay una escritura, las regularizaciones sólo pueden hacerse por fracción. Pero también cabe aclarar que la lentitud del proceso es debido a que la Comisión cuenta con muy poco personal para las dimensiones de una colonia grande como Miguel Hidalgo (una sola licenciada es la encargada de la regularización en la totalidad de la colonia). Los que no localizan al antiguo propietario, tienen que recurrir al Registro Público de la Propiedad para encontrar las escrituras, y algunos prefieren irse a juicio ya que, según ellos, éste puede resultarles más rápido y menos oneroso. Los gastos de regularización y escrituración resultan, según la información recogida, de alrededor de un millón de pesos, incluyendo costos de subdivisión de terrenos (de unos ciento veintiséis mil pesos por lote), licencia de uso del suelo (de unos dieciséis mil pesos), planos de la colonia y escrituración (de alrededor de ochocientos cincuenta pesos).11 Algunos grupos están tratando, a través del programa de Solidaridad, de agilizar el proceso de regularización, y de conseguir que éste resulte menos costoso a las familias implicadas, para muchas de las cuales el citado pago es indudablemente bastante elevado.

34Con respecto a la parte de la colonia que ya está regularizada, las opiniones de los entrevistados discrepan entre sí. Por ejemplo, el delegado de la CRESEM informó que ya estaban regularizados unos 500 a 600 lotes (entre el 16 % y 20 % del total) mientras los líderes locales afirmaron que sólo eran alrededor de 200 lotes, los cuales constituyen una proporción mínima del total (menos del 7 %). Casi todos los colonos pagan impuesto predial y su monto varía con las dimensiones del lote y la construcción realizada.

35Los diferentes grupos políticos tomaron como bandera, sobre todo en tiempos de elecciones, el problema de la regularización, y el Consejo de Colaboración lo había solicitado desde antes de 1988, lo que muestra la importancia que tal cuestión ha tenido para la mayoría de la población que habita este asentamiento.

36Existen reglamentos, pero los entrevistados consideran que no se cumplen y que las autoridades son las primeras que los han violado. Aunque el problema de la irregularidad en el trazado del tejido urbano de la colonia ha constituido a veces un problema serio para llevar a cabo la regularización de la tenencia de la tierra, parece ser que frecuentemente dicho proceso se está realizando sin cambiar el trazado actual, que como dijimos, no cumplía con lo establecido en el Plan Regulador de la colonia.

37No parece que el proceso de regularización haya producido emigración de las familias más pobres hacia otras áreas menos urbanizadas; se considera que podría haber una movilidad de alrededor de un 10 % de las familias hacia áreas cercanas, pero no debido a los costos del proceso de regularización, sino más bien por algunos problemas relacionados con los servicios de la colonia, que veremos más adelante.

38La colonia todavía no tiene un catastro actualizado y apenas recientemente se está llevando a cabo. Con respecto al mercado del suelo, los informantes han reportado que la colonia está casi saturada, pero que existen algunos predios que se encuentran en venta. Se trata de lotes baldíos de particulares, pero resulta difícil su venta debido a la carencia o mala calidad de los servicios. Se puede decir que las ventas se están dando en sólo un 8 % de los lotes.

CONSTRUCCIÓN Y EQUIPAMIENTO DE LA COLONIA. REGULARIZACIÓN Y CONSOLIDACIÓN

39El tipo de vivienda preponderante en la colonia es unifamiliar, de un nivel, y en muy pocos casos es de dos. Una parte de las viviendas ha sido autoconstruida, mientras que en otros casos se ha combinado la autoconstrucción con la producción por encargo. Al aplicar el índice integrado de calidad de la vivienda, que ya hemos mencionado para el caso de Chalco, comprobamos que sólo alrededor del 20 % de las viviendas son malas, un porcentaje bastante menor que en María Isabel. En cuanto a la infraestructura y servicios básicos, la colonia presenta muchos problemas. La pavimentación y las banquetas existen en muy pocas calles; el drenaje tiene fallas, ya que se construyó con una tubería de 30 centímetros de diámetro y terminales de 45 centímetros, lo que las hace susceptibles de taparse. Por otro lado, los pozos de visita se hicieron cada 100 metros y deben estar cada 50 metros; la misma población está haciendo por su cuenta los pozos faltantes. Esto ha generado también que las coladeras se revienten y ocasionen inundaciones de aguas negras. La instalación del servicio de drenaje se ha efectuado transgrediendo las normas de urbanización vigentes. Se tiene tendido de red de abastecimiento de agua desde 1984, sin embargo, de acuerdo a lo expresado por algunos de los entrevistados, el agua no es potable. El servicio de alumbrado público es muy deficiente, y muchas calles están a oscuras por falta de mantenimiento o reinstalación de lámparas, lo cual propicia asaltos y violaciones. Sin embargo, el índice integrado de servicios muestra una situación mucho mejor que en Chalco, con alrededor de 34 % de las viviendas con buenos servicios. Es decir que si bien los colonos se han quejado por la calidad de los servicios, por lo menos están presentes, lo cual implica una diferencia importante con el caso de María Isabel, sobre todo en lo que se refiere al drenaje, provisión de agua corriente dentro de la casa y recolección de basura. Asimismo, resulta importante aclarar que el 90 % de los hogares de Miguel Hidalgo tiene línea de teléfono en su casa, lo cual constituye una situación muy privilegiada dentro de las colonias populares.

40En cuanto al financiamiento de los servicios, los entrevistados informaron que para el agua y drenaje los colonos tuvieron que pagar la mano de obra especializada y los derechos municipales del contrato de servicio y conexión a las casas (unos ciento cuarenta mil pesos en 1984). En este momento, los que apenas se están conectando a la red están pagando más del doble por los derechos. El resto lo ha pagado el gobierno del Estado de México, pero les debe parte de las obras. Para la electrificación, que existe desde 1984 (antes sólo existía en forma parcial), la compañía de luz les cobró unos once mil quinientos pesos por cada poste, siendo el contrato para la luz dentro de la casa en forma individual, a un costo muy bajo. La escuela primaria se construyó en un predio tomado por los colonos con las aportaciones de los mismos y una ayuda del Ayuntamiento, que donó algunos materiales. Últimamente entró Solidaridad con el programa Escuela Digna, para reparar las aulas que estaban en muy mal estado. Sin embargo, según los entrevistados, la directora empleó mal el dinero, se robaron los materiales entregados por el municipio y la diputación, y actualmente cada padre de familia tiene que aportar una cuota para los arreglos. El servicio de recolección de basura era pagado por el Ayuntamiento, pero ahora les han impuesto un servicio privado que les cobra mil pesos por cada bolsa de basura. Para el servicio de vigilancia los colonos pagan dos mil pesos cada ocho días a la policía auxiliar local. Este pago es voluntario y se aplica sobre todo para mejorar el servicio nocturno. En cuanto a la pavimentación y banquetas, la diputación les había entregado material para realizar unos 11 000 metros lineales pero sólo les alcanzó para 3 000 metros. Actualmente están pidiendo presupuestos a constructoras para presentarlos a la Dirección de Obras Públicas del estado y solicitar su apoyo, ya que el Ayuntamiento no ha hecho nada. Calculan que cada colono tendrá que pagar una cuota para obtener esas mejoras.

  • 12 La encuesta aplicada en nuestra investigación se aplicó a fines de 1991 y el proceso de regulariza (...)
  • 13 Este último porcentaje es bastante alto si lo comparamos con lo que ocurre en general en los asent (...)

41En este caso, la instalación de los servicios ha comenzado unos siete años antes que la regularización, es decir que ambos procesos han tenido un desfase bastante mayor en Miguel Hidalgo que en Chalco, debido a las mayores dificultades para regularizar la primera colonia, donde después de más de 20 años de haberse creado, se inició la regularización con mucha lentitud. Por otra parte, en el momento en que ésta comenzó,12 la vivienda ya estaba bastante consolidada, como lo demuestra el hecho que más del 70 % de las viviendas tenían techo de losa de concreto o tabique, sólo un 5 % de las mismas presentaba piso de tierra, un 79 % ya poseía paredes recubiertas con repellado, yeso o pintura y un 30 % tenía el baño dentro de la vivienda.13

Conclusiones comparativas

  • Los casos presentados constituyen dos ejemplos de formas de irregularidad de tenencia de la tierra (así como de modalidades de intervención oficial y oficiosa de las autoridades y de los actores sociales que controlan el acceso al suelo en las colonias irregulares de la Zona Metropolitana de la Ciudad de México): Miguel Hidalgo se ha originado en tierras de propiedad privada y María Isabel, en terrenos ejidales, a través de procesos de ocupación que han comenzado en momentos distintos del proceso de expansión metropolitana y actualmente están interviniendo diferentes instituciones en la regularización de la tenencia de la tierra que implican, además, procedimientos distintos en los que intervienen diversos agentes sociales. Mientras en María Isabel interviene Corett, institución descentralizada del gobierno federal, en Miguel Hidalgo lo hace Cresem, organismo del Estado de México que regulariza terrenos de propiedad privada a través de mecanismos mucho más complicados y onerosos que a veces hasta incluyen la necesidad de recurrir a procedimientos judiciales para resolver situaciones en las que no se cuenta con la documentación demandada por la institución.
  • Los análisis nos muestran, asimismo, que la historia de la ocupación del suelo tiene implicaciones tanto en la conformación física del asentamiento (sobre todo en el tipo de trazado de las calles y organización de las manzanas y lotes) como en el tipo de irregularidad que se genera, y en las respuestas de los diferentes grupos sociales e instituciones públicas implicadas. Los momentos políticos en los que se han comenzado los asentamientos también tienen una influencia destacada en la orientación de las soluciones a los problemas que se fueron creando. Mientras la urbanización del Valle de Chalco, y de María Isabel en particular, se produjo en un periodo en el que, por un lado, ya existían las instituciones regularizadoras y en el que, además, se planteó como prioritaria la atención a los grupos pobres de la sociedad urbana, en el caso de Miguel Hidalgo debieron pasar casi 15 años para que comenzaran a crearse las instancias regularizadoras correspondientes.
  • Si bien podríamos deducir de nuestros ejemplos que la colonia que está en peores condiciones es la más nueva (María Isabel comenzó a desarrollarse prácticamente en los años ochenta), mientras Miguel Hidalgo, que comenzó en los años sesenta está mucho más consolidada, no es lícito afirmar que siempre existe una relación lineal entre el comienzo de formación de la colonia y su situación actual, ya que ella está mediada por otras variables como, por ejemplo, la coyuntura en la cual se inicia la colonia, su ubicación dentro de la división social del espacio, la calidad del suelo para la introducción de los servicios, etc. Entonces, aunque en términos generales las colonias más viejas están más consolidadas, los periodos de consolidación y mejoramiento del hábitat pueden variar mucho atendiendo a los factores antes señalados.
  • En cuanto a cómo se relacionan regularización y consolidación, los casos analizados nos permiten concluir que consolidar la vivienda e introducir los servicios fue anterior al comienzo del proceso de regularización, aunque esa relación varía también con la complejidad de dichos procesos y con los momentos políticos en los que se desarrollan los asentamientos. Así, mientras en Miguel Hidalgo tuvieron que pasar más de 20 años hasta que comenzó, muy lentamente, la regularización de la tenencia de la tierra, y la consolidación de la colonia ya estaba bastante avanzada, en María Isabel sólo pasaron alrededor de 10 años, con un proceso de consolidación mucho más incipiente. Sin embargo, es necesario aclarar que si bien en los dos casos presentados no fue necesaria la regularización para lograr la consolidación de la vivienda y el comienzo de la introducción de los servicios, no siempre ocurren procesos similares y ello depende, en gran medida, de los peligros de desalojo que amenazan a los asentamientos. Cuando esas amenazas e intentos de desalojo constituyen una realidad cotidiana en la vida de los pobladores de un asentamiento irregular, éstos lógicamente no realizan inversiones para la consolidación de su vivienda y, por supuesto, tampoco el sector público introduce los servicios básicos.15
  • Para la iniciación y desarrollo de los procesos de regularización de las colonias han sido muy importantes las luchas de las organizaciones de pobladores, sobre todo de aquellas independientes del partido oficial, las cuales durante largos años (que han oscilado entre 10 y 15 para los casos estudiados) han presionado para que los organismos competentes reconocieran sus derechos, comenzaran los procesos de regularización y aceleraran el ritmo de los procedimientos que debían llevarse a cabo. Asimismo, esos grupos han logrado en varias ocasiones detener o impedir las prácticas corruptas de funcionarios y políticos del partido oficial, que frecuentemente han tratado de lucrar, en beneficio propio, con los procesos de ocupación y regularización del suelo. Como hemos podido comprobar, esas prácticas han estado presentes en ambas colonias, en diferentes periodos y a través tanto de las instancias municipales como de los organismos estatales y federales implicados.
  • Por último, hemos podido comprobar que los procesos de regularización en los casos aquí presentados no han tenido una relación directa con el nivel socioeconómico de los pobladores. En el caso de Miguel Hidalgo, la colonia menos pobre y más consolidada, ese proceso ha comenzado más tarde y ha sido más lento y complicado, aunque en general la población ha tenido mayores posibilidades de enfrentar los pagos requeridos. Por supuesto que el nivel económico de los colonos les ha permitido ir mejorando el hábitat del asentamiento, pero ese fenómeno ha sido independiente del proceso de regularización. Sin embargo, esto no implica que en todos los casos se de tal independencia entre aspectos económicos y procesos jurídicos involucrados en la regularización de la tenencia de la tierra. En dicho sentido, se requieren muchos más estudios para cubrir el amplio abanico de casos diferentes que se presentan en México en lo que se refiere a la evolución, mejoramiento y regularización de los asentamientos populares de las áreas urbanas del país.

Notes

1 El Colegio de México.

2 Además de la información obtenida de la encuesta aplicada en las colonias y de recorridos efectuados en las mismas, para la elaboración de este trabajo se han llevado a cabo entrevistas a informantes clave de cada una de las colonias. Para el caso de María Isabel se ha entrevistado al presidente del Consejo de Colaboración, al primer delegado y al actual delegado de la colonia, que pertenecen al partido oficial; al representante en la colonia del Frente Democrático de Chalco, de! Partido de la Revolución Democrática (prd); al representante en la colonia del Movimiento Proletario Independiente y al regidor por el prd en el municipio de Chalco. Las personas entrevistadas para el caso de Miguel Hidalgo fueron: el ex presidente del Consejo de Colaboración de la Colonia; el presidente y otro miembro del Comité de Lucha perteneciente a la Unión de Colonias Populares (ucp), y el delegado en Ecatepec de la Comisión de Regulación del Suelo del Estado de México (cresem).

3 Justamente uno de los entrevistados, el ex presidente del Consejo de Colaboración, estuvo en la cárcel más de un año por oponerse a la instalación de una gasera, que finalmente fue instalada con apoyo del presidente municipal.

4 Vale la pena aclarar que en Miguel Hidalgo, además de que predominan los obreros industriales, que en general tienen mayores ingresos y mejores condiciones laborales que los obreros de la construcción (mayormente presentes en la colonia María Isabel), los jefes de familia que trabajan como operadores de equipo de transporte lo hacen en mayor medida como trabajadores por su cuenta, mientras en María Isabel son predominantemente trabajadores asalariados. Esto también implica mayores ingresos para los jefes de Miguel Hidalgo. Se repite una situación similar para el caso de las mujeres, que suelen laborar principalmente como vendedoras ambulantes (por cuenta propia) en Miguel Hidalgo y como empleadas de pequeños comercios en María Isabel, también con ingresos bastante menores.

5 El índice de necesidades básicas insatisfechas (nbi) incluye las condiciones de la vivienda y el acceso a los servicios de agua, drenaje, electricidad, salud y educación mientras que el índice correspondiente a la línea de pobreza (lp) se refiere a los ingresos de las familias y su capacidad para acceder al consumo de los bienes incluidos en una canasta básica considerada como mínima adecuada para satisfacer las necesidades de esa familia. Para una mayor explicación de las formas de medir la pobreza, véase Julio Boltvinik, 1990, Pobreza y necesidades básicas. Conceptos y métodos de medición, Proyecto regional para la superación de la pobreza, Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, pnud, Caracas.

6 El antecedente de los Consejos de Colaboración se remonta a 1961, cuando el gobierno del Estado de México formalizó su existencia a través de las “Juntas de Mejoramiento Moral, Cívico y Material”. Su finalidad era obtener recursos económicos para ayudar a las autoridades vecinales en la instalación de servicios para la comunidad. En la actualidad, los Consejos de Colaboración están constituidos por representantes de las colonias, seleccionados por medio de elecciones que se realizan cada tres años. En general existe una gran manipulación en esas elecciones, al grado que en ocasiones las protestas de la población han presionado a las autoridades para que sean anuladas. Los Consejos están formalizados a través de la Ley Orgánica del Estado de México, y por lo tanto están oficialmente reconocidos por los ayuntamientos.

7 La ucp surgió en 1979, tuvo presencia política en colonias tanto del Distrito Federal como de algunos municipios conurbados (Ecatepec, Tultitlán, Naucalpan y Tlanepantla) y es en Ecatepec donde la ucp ha tenido mayor presencia. Fue la principal promotora, junto con la organización de colonos de San Miguel Teotongo, de unificar el movimiento urbano popular en una Coordinadora a nivel nacional, la cual dio origen, en 1981, al surgimiento de la Coordinadora Nacional del Movimiento Urbano Popular (conamup).

8 Es importante aclarar que casi el 90 % de las viviendas tiene paredes sólidas, de tabique o tabicón, pero todavía un 20 % de ellas tiene piso de tierra y un 38 % techos de cartón. Asimismo, casi un 95 % tiene el baño fuera y un 36 % no tiene un cuarto para cocinar.

9 Sin embargo, la introducción del drenaje es muy lenta dadas las dificultades técnicas que existen en la zona, donde hay que bombear las aguas residuales para su extracción, lo que implica la realización de obras muy costosas y complicadas.

10 La función principal de Cresem es regularizar los terrenos que fueron vendidos por particulares y cuyo proceso de compraventa nunca había sido regularizado; además debe regularizar los terrenos de particulares y de propiedad de gobierno del Estado de México que fueron invadidos. Otra de sus responsabilidades es la de negociar la compra de terrenos de particulares cuando las autoridades del Estado de México planean la construcción de alguna obra.

11 En pesos anteriores a 1994 (pesos viejos) fecha en que se eliminaron tres ceros a las cifras.

12 La encuesta aplicada en nuestra investigación se aplicó a fines de 1991 y el proceso de regularización había comenzado una año y medio antes.

13 Este último porcentaje es bastante alto si lo comparamos con lo que ocurre en general en los asentamientos irregulares donde comúnmente los escasos ingresos de las familias no les permiten disponer de recursos para instalar el agua dentro de la vivienda y por lo tanto tener un cuarto de baño en su interior (en María Isabel menos del 3 % de las viviendas tiene el cuarto de baño dentro de la vivienda).

15 En la investigación que ya hemos mencionado, en la que se incluyen cuatro asentamientos de la zmcm, uno de ellos, ubicado en la zona del Ajusco en el D. E, fue víctima de una serie de intentos de desalojo, por estar ubicado en un área de protección ecológica, cercana además a colonias de clase media-alta. Como consecuencia, la consolidación del mismo sólo comenzó cuando el proceso de regularización de la tenencia de la tierra ya se encontraba bastante avanzado. Emilio Duhau y M. Schteingart, “La urbanización popular en la ciudad de México. Suelo y vivienda en las colonias estudiadas”, en M. Schteingart (coord.), Pobreza, condiciones de vida y salud en la ciudad de México, El Colegio de México, en prensa.

Table des illustrations

Titre MARÍA ISABEL, CHALCO
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/941/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 1,6M
Titre MIGUEL HIDALGO, ECATEPEC
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/941/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 1,7M

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1996

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr