Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

La ofrenda sacrificial entre los tlapanecos de Guerrero

 | 
Danièle Dehouve

Fuentes

Texte intégral

Los análisis presentados en este libro se basan en la observación de los rituales enumerados en la siguiente lista. El material audiovisual está en curso de tratamiento. Una parte será editada y la otra archivada en un acervo destinado a la consulta.

Image 1.jpg

Image 2.jpg

Image 3.jpg

Image 4.jpg

Image 5.jpg

Image 6.jpg

Image 7.jpg

Image 8.jpg

Note 1 : Los pueblos mencionados aparecen en negritas en el mapa 1. Es preciso notar que los pueblos de El Capulín, El Tejocote y Loma Maguey forman parte de la zona de Apetzuca.
Note 2 : Ceremonias: Excepto las dos ceremonias individuales observadas en El Tejocote, todas las ceremonias mencionadas se encuentran bajo la responsabilidad de los representantes municipales. Son: en diciembre (Solsticio de invierno): petición del año nuevo; en enero-febrero: instalación en el poder de las nuevas autoridades; en abril: petición de lluvias; en junio (Solsticio de verano): repetición de ciertos rituales de instalación, y en octubre-noviembre: rituales a los difuntos.
Note 3 : Rituales: los rituales mencionados se componen todos de depósitos con manojos, excepto los dirigidos a los bastones de mando, que comprenden únicamente platillos y un sacrificio, pero no el depósito de objetos vegetales. Cabe notar que ajku, dios de los cerros y de las lluvias, se invoca en las cumbres y en las cuevas. El lugar de preparación de los objetos ceremoniales es siempre el edificio comunal de la comisaría. Los depósitos se realizan en los edificios comunales (los del Fuego, del gato, del perro y de la bola del mal) y los lugares sagrados del territorio comunal (los destinados al Cerro, la Cueva, el Manantial y el Sol); los depósitos a los muertos se realizan en numerosos lugares: el centro del pueblo, el campo santo, los cruceros fallecieron, las cruces, la cumbre de los cerros y los lugares donde unos hombres murieron de muerte violenta. Después de haber sido presentados, los restos de los depósitos reciben tratamientos variados: se dejan en el lugar (en el caso de los muertos, del Cerro, del Manantial, de la Cueva y del Sol); se entierran (gato y perro); se queman (Fuego) y sus cenizas se depositan en el Manantial; de igual forma en el Manantial se depositan los desechos de los platillos destinados a los bastones de mando, depósito al perro en Teocuitlapa; los restos de los depósitos también se tiran en un lugar abandonado de la montaña (bola del mal).

Entrevistas

Bernardo, Tres Cruces, junio de 2000.

Amador, El Naranjo, junio de 2000.

Pascual Santos, Tres Cruces, enero de 2002.

Tomas Santiago, El Tejocote, traducciones y comentarios,

2002 a 2006.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2009

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr