Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

México Francia

 | 
Javier Perez-Siller
, 
Chantai Cramaussel

Educar y conocer

Sabios, militares y empresarios Sansimonismo y exploración científica

Alberto Soberanis

Résumé

Un aspecto poco estudiado del llamado Segundo Imperio Mexicano es el científico. Más allá de la Guerra de Intervención, también fue un periodo en el que ocurrió por primera vez, en breve tiempo, que sabios mexicanos y franceses colaboraran en la organización de comisiones científicas: una francesa, la Commission Scientifique du Mexique bajo los auspicios de Napoleón iii; una franco-mexicana creada por el Mariscal Bazaine, la Comisión Científica, Artística y Literaria de México, y una institución científica patrocinada por el emperador Maximiliano de Habsburgo que pretendía ser el centro de la intelectualidad mexicana, la Academia Imperial de Ciencias y Literatura. Parte de los trabajos implicaban poner en práctica teorías que empezaban a tomar forma en distintas áreas del saber, como la geografía, la antropología y la biología, entre otras.

Un aspect peu étudié de ce que l'on appelle le Second Empire Mexicain est le côté scientifique. Bien après la Guerre d'Intervention, ce fut aussi une période dans laquelle, pour la première fois et très rapidement, collaborèrent des savants franco-mexicains dans l'organisation de commissions scientifiques: une française, la Commission Scientifique du Mexique sous l'auspice de Napoléon iii; une franco-mexicaine fondée par le Maréchal Bazaine, la Commission Scientifique, Artistique et Littéraire du Mexique, et une institution scientifique patronnée par l'Empereur Maximilien de Habsbourg qui se voulait être le centre de l'intelligencia mexicaine, l'Académie Impériale des Sciences et Littérature. Une partie des travaux impliquait de mettre en pratique les théories qui commençaient à prendre forme dans différentes domaines du savoir, comme entre autres la géographie, l'anthropologie et la biologie.

Texte intégral

Pillerault, qui était dans un de ses jours de satisfaction universelle, l'interrompit d'un écrit de rire.
«Ah¡ non, mon cher, ne nous ennuyez plus, avec vos terreurs sur le Mexique...
Le Mexique, ce sera la page glorieuse du règne...
Où diable prenez-vous que l'empire soit malade?
Est - ce qu'en janvier l'emprunt de trois cents millions n'a pas été couvert plus de quinze fois?
Un succès écrasant...
Tenez¡ je vous donne rendez-vous en 67,
Oui, dans trois ans d'ici, lorsqu'on ouvrira l'Exposition universelle
Que l'empereur vient de décider.
Zola, L'argent

Originalmente, las colecciones mexicanas deberían ser expuestas en un edificio cerca de los pabellones de los países orientales que se ubicaban en el jardín de la Exposición Universal de 1867. Sin embargo, este proyecto no se llevó a cabo, pues la debacle del Imperio francés en tierras mexicanas lo frustró. A cambio, se construyo esta reproducción del templo de Xochicalco, y las colecciones de los viajeros de la Commission fueron exhibidas en una de las salas del Ministerio de la Instrucción Pública.

Fuente: Bulletin de l'Académie du Second Empire Les aspects scientifiques et culturels de l'Expédition du Mexique, num 10, Paris, mai-juin juillet 1993. 32p.

  • 1 Para la elaboración de este trabajo conté con la amable colaboración de Rebeca V, García Corzo
    Resul
    (...)

1Entre los años que van de 1833 a 1864, en la exploración del territorio mexicano, sabios de todas las áreas formaron parte de las comisiones para la elaboración de la Carta de la República dirigida por Ignacio de Mora y Villamil (1833); el estudio del Istmo de Tehuantepec dirigida por Cayetano Moro Londres y México, practicado en los años de 1842-1843, cuyo resultado se publica en 1844, en el mismo año bajo el título de Reconocimiento del Istmo de Tehuantepec practicado en los años de 1842-1843; En 1848 una nueva comisión es creada para el trazado de los límites entre México y Estados Unidos, presidida por Salazar Illarregui; en 1852 se publicó el resultado del análisis realizado por una expedición norteamericana, sobre las posibilidades de conectar a través de una línea ferroviaria el Atlántico y el Pacífico.1 En 1853, otra comisión mexicana estudia los límites con los Estados Unidos, pero ahora en El Paso y el Río Colorado conforme lo acordado en el Tratado de la Mesilla.

2También en ese año inicia sus trabajos en el centro del país, la Comisión Científica del Valle de México bajo la dirección del eminente sabio nacional Francisco Díaz Covarrubias. Pocos años después, el ministro de Fomento, Ignacio Siliceo, forma una nueva Comisión para elaborar el Atlas Nacional que comprendería la historia y la geografía antiguas, la arqueología, la zoología, la botánica, la estadística y las cartas geológicas y geodésico-topográficas del Valle de México, en donde también participan Díaz Covarrubias, José Fernando Ramírez, Lepoldo Río de la Loza y Ramón Almaraz. Casi al mismo tiempo, otro eminente sabio mexicano, Antonio García Cubas publica su Atlas Histórico de la República Mexicana.

3En la década de los sesenta, nuevas comisiones fueron creadas para continuar los estudios sobre el Valle de México y los límites entre México y Guatemala. Frente a un gobierno sin recursos para las actividades científicas, entre ellas las exploratorias, llaman la atención los esfuerzos titánicos por superar las serias deficiencias tanto en lo referente a la recolección de las fuentes con las que se haría el recuento de los datos para la estadística, como la metodología y los instrumentos que permitirían realizar las tareas requeridas para la observación de los fenómenos astronómicos del país, entre ellos los que inicia el sabio mexicano Francisco Díaz Covarrubias al fundar prácticamente sin recursos el primer observatorio mexicano construido en el castillo de Chapultepec.

Para los sansimonianos, la fuente de inspiración de sus trabajos fue La Descripción de Egipto, que contaba con 126 Memorias, entre ellas treinta de arqueología, 24 de geografía física y 21 de historia natural. Cuando retoman sus trabajos en la época de Mohammed-ëAli, se apoyan sobre todo en las Memorias que tratan de agricultura, geografía física, astronomía, y economía del Egipto antiguo, así como en El Estado moderno. Estos escritos les sirvieron de fundamento para pretender modernizar el Egipto contemporáneo, gracias a una serie de trabajos científicos impulsados por las más variadas áreas del conocimiento: astronomía, hidrografía, medicina, química, ordenación territorial y arte musical.

Fuente: Desciption d'Egypte, ou Recueil des observations, par les S.M. L'Empereur Napoleón I, Paris, impr. impériale [puis] royale, 1809-1822,8t. en 9 vol, gr. in-fol 39 et 70.

4Agreguense también las guerras intervencionistas que sufre el país desde el inicio de su vida independiente. En efecto, después de la guerra con los Estados Unidos, tras la que México perdió aproximadamente la mitad de su territorio, podemos entender cómo las comisiones científicas mexicanas (la de delimitación de fronteras, la de Pachuca, o la del Valle de México), buscan infatigablemente hacer un reconocimiento profundo del territorio nacional. En la misma época los sabios mexicanos se organizan en que por entonces comenzaban sus trabajos; muestra de ello son los estudios realizados por los miembros de la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística. Dentro de sus actividades ocupaba un lugar prioritario entrar en contacto con las comunidades científicas de todo el mundo, como quedó testimoniado en las actas de las reuniones de la Sociedad, interés que llevó a sus miembros a integrarse a estas sociedades y a intercambiar publicaciones y así incorporarse al movimiento científico moderno. A pesar de lo imperfecto de sus trabajos, según afirman ellos mismos, cuando fue creada en 1864 la Commission Scientifique du Mexique, la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística, fue reconocida como el vínculo necesario entre ambas comunidades científicas.

La imagen de México en Francia

  • 2 Gabriel-Michel Dimitriadis, «La recherche scientifique et archeologique française au Mexique pendan (...)
  • 3 Ibídem., pp. 19-20
  • 4 «Chevalier cumplió un papel destacadísimo en la historia de Francia. Egresado de la Escuela Politéc (...)

5De los dieciocho años que duró el régimen imperial francés, los seis que persistió la expedición de México nunca dejaron de preocupar a Napoleón iii porque fue un elemento importante de continuas luchas en el seno de su gobierno. De cualquier forma, las publicaciones sobre el affaire mexicaine aparecieron. Éstas podían ser obras de actualidad, de propaganda destinadas a presentar al público francés el objetivo oficial de la Intervención y el interés que Francia podría encontrar en esta lejana expedición, o bien de combate contra estos argumentos.2 En los primeros años de la Intervención aparecieron obras consagradas a exaltar los extraordinarios recursos materiales del país, envuelto en un estado de anarquía y de guerra civil. También era el momento de recordar a los emigrantes barcelonettes, la «Guerra de los Pasteles», o la epopéyica aventura del conde de Raousset-Boulbon, sin poder olvidar, los proyectos de los sansimonianos de perforar un canal interoceánico que Napoleón iii había imaginado en sus años de reclusión alimentando sus ideas con los textos escritos por ellos. El resultado fue que empezó a circular en Europa una abundante bibliografía sobre México nunca antes vista, por lo que este país ya no era desconocido. Esto se puede constatar por el interés del público en leer las más de doscientas obras y alrededor de mil artículos diversos escritos por autores no mexicanos en los cuarenta años que precedieron la Intervención,3 pero también puede ser que el libro Mexique anden et moderne de Michel Chevalier,4 escrito en 1860, haya sido el detonador de tal interés, porque hasta donde sabemos, fue la mejor obra escrita por un europeo acerca de México.

  • 5 Jacques Chonchol y Guy Matinière, L'Amérique Latine et le latinoamericanisme en France. Paris, Edit (...)

6Lo innegable es queel ejerddo militar fue acompañado por una campaña literaria, que se vio coronada en 1864, con la creadón de la Commission Scientifique du Mexique. Una de las consecuendas de la exploradón, fue que parte de sus trabajos arqueológicos y etnológicos contribuyeron notoriamente a dar forma al americanismo emergente. De igual manera la cartografía, la geología, la biología y la antropología hirieron avanzar el conocimiento del país.5

  • 6 Louis Ferdinand Alfred Maury, 1817-1892, Historiador y arqueólogo miembro del Instituto de Francia, (...)
  • 7 Louis Vivien de Saint-Martin, 1802-1888, Geógrafo, miembro de numerosas sociedades científicas, com (...)

7Simultáneamente a esta campaña literaria, se propuso la creadón de una Biblioteca Imperial Mexicana que comprendería las principales obras dentíficas e históricas publicadas sobre México a cargo de los ilustres señores Maury6 y Vivien de Saint-Martin.7

La exploración científica y la campaña militar

  • 8 Ver el texto Science and Empires. Historical Studies about Scientific Development and European Espo (...)

8¿Cuál era el sentido de las expediciones científico-militares? Para los investigadores franceses agrupados alrededor del Seminario L'invention scientifique de la Méditerranée, este tema ha provocado una reflexión profunda sobre el significado de la exploración, ya que cuestionan la limitación de los estudios al aspecto meramente militar, al considerar que estamos en presencia de un nuevo problema para la historia de la ciencia: la exploración dentífica vista como una parte de una estrategia colonizadora, pero también, como la reconstrucción histórica de diversas disciplinas estudiadas en su laboratorio natural. Por otra parte desde hace por lo menos quince años está en la mesa de discusión el siguiente problema: ¿es la ciencia imperialista? Evidentemente una cosa va con la otra,8 pero tendríamos primero que hacer algunas precisiones.

  • 9 Entre los corresponsales mexicanos de la Commission Scientifique du Mexique se encontraban M. Veláz (...)

9Hasta hace pocos anos la Commission Scientifique empezó a ser objeto de estudio de diversos historiadores de la ciencia. Finalmente, a partir de los trabajos presentados en diversos foros, se aceptó el notorio impacto que tuvo sobre la comunidad científica mexicana que, entusiasmada por el proyecto científico francés,9 probablemente sentó las bases de lo que sería después la Academia Nacional de Ciencias y Literatura. Creada por Altamirano justo después de la derrota del Imperio en un momento crucial de la historia de México, presenta muchas similitudes con las instituciones científicas que le antecedieron.

10También nos parece importante señalar que varias de las obras que aparecieron posteriormente, fruto de la exploración en México y América Central, omitieron mencionar haber sido parte de la Commission, pues fueron editadas como proyectos individuales y no como producto de los trabajos emprendidos en México, quizá para evitar la censura de ser una obra hecha durante la época intervencionista. De cualquier forma, el conjunto de estos trabajos merece ser estudiado desde el aspecto científico.

  • 10 José, Fuentes Mares, La emperatriz Eugenia y su aventura mexicana, México, El Colegio de México, 19 (...)

11Por último, consideraremos la importancia del papel que jugaron los sansimomanos en el proyecto de la Commission Scientifique du Mexique, entre ellos Michel Chevalier, Presidente del cuarto Comité (Economía política, Estadística, Trabajos Públicos y Cuestiones Administrativas). A nuestro parecer, con su participación se retoma parte de la estrategia intervencionista utilizada en la rivera mediterránea (Egipto, Argelia, Morea) y se traslada a las lejanas tierras americanas, lo que nos confirma que el Segundo Imperio no puede ser interpretado como una fugaz etapa de la historia de México, pues como escribió don José Fuentes Mares hace treinta y tres años: «La aventura de Napoleón m en México - como proyecto- se ajustó admirablemente a las condiciones mexicanas e internacionales que prevalecían, independientemente de que al llevarla a la práctica se incurriera en abultados errores.»10

12En efecto, en menos de medio siglo, el Mar Mediterráneo fue escenario de tres encuestas científicas de calidad sostenidas militar e ideológicamente posteriores a la realizada por Napoleón Bonaparte en Egipto a fines del siglo xviii: una en Grecia por una insurrección nacional, otra en Argelia por una ocupación militar y colonial, y otra vez Egipto por la implantación de una suerte de protectorado arabista. Sin embargo, tanto la exploración de Morea (Grecia) de 1829, como la de Argelia (1840-1860), no tuvieron por objetivo más que el inventario de recursos, una de las tres tareas que hicieron del Instituto de Egipto la obra maestra de Bonaparte.

13No obstante que en Grecia y Argelia los resultados no fueron comparables a los de su «hermana mayop», la Expedición de Egipto, por una serie de circunstancias que seria necesario ubicar en su contexto, en cada una de las ellas se obtuvieron logros científicos importantes que se compilaron en los gruesos volúmenes que conteman estudios sobre la flora, la fauna y las antigüedades de estos dos países. Se manifiestan entonces los vínculos entre política estatal y ciencia; entre fuerza politico-militar y empresa científica.

14El despliegue de la ciencia napoleónica no se restringía al territorio nacional, sino que se extendía a todos los horizontes lejanos; se llevaron a cabo encuestas infatigables, económicas, socio-profesionales, lingüísticas, estadísticas, etc. En la Expedición de Egipto de 1798, con la creación del Instituto se logró coronar la gran obra de «regeneración» emprendida por Bonaparte, que nuevamente volvía a tomar forma de proyecto con Napoleón iii, pero esta vez en América.

Saint Simon y México

  • 11 Historia de la Filosofía, México, 9a ed., Siglo xxi editores, 1990, t. 8, p. 163

15Aunque no existen aún documentos probatorios que apoyen la tesis de que Saint-Simon haya visitado México, se sabe que muy joven partió para América a unirse con La Fayette y fue ahí donde, «Entrevi desde ese momento -dice- que la revolución americana señalaba el comienzo de una nueva era política»,11 por lo que no resultaría improbable, dado su interés, que:

  • 12 Ibidem

Saint-Simón viaja[ra] a México. Durante algún tiempo es prisionero de la flota inglesa; finalmente vuelve a Francia a los veintitrés años y es ascendido a coronel. Durante la Revolución adquiere bienes nacionales y los divide para facilitar su adquisición a la nueva clase de propietarios activos y prudentes.12

  • 13 Ver Pierre-Luc Abramson, Las utopias sociales en América Latina en el siglo xix, México, Fondo de C (...)
  • 14 Abramson comenta que, sin embargo, no es el primero en su género, sino sólo el primer proyecto fran (...)

16Un estudio detallado de las utopías sociales en América Latina escrito por Abramson nos permite reforzar esta idea. Si tomamos en cuenta que uno de los objetivos de la Commission Scientifique du Mexique era la perforación de un canal interoceánico, no habría sido extraño que pretendieran retomar esta cuestión, ya que a su paso por América, Saint-Simon propuso a las autoridades virreinales este proyecto.13 Pero la información que se encontró al respecto es escueta, sin abundar más en el tema.14

  • 15 Ibidem, nota 7 a pie de página. Véase la correspondencia que intercambiaron Maxime Leroy y Alfonso (...)

Con la paz, presenté al virrey de México el proyecto de establecer, entre ambos mares, una comunicación que se torna posible haciendo navegable el río in partido, una de cuyas bocas derrama en nuestro Océano, en tanto que la otra desagua en el mar del Sur. Más habiendo sido nú proyecto friamente recibido, lo abandoné.15

  • 16 No es producto del azar que en 1867 uno de los organizadores de la Exposición Universal de París fu (...)

17Para nosotros la figura del senador Michel Chevalier es capital para entender el origen de la expedición científica de México, ya que fue uno de los principales animadores, como ya lo señalamos; esto nos lleva a pensar que fuera de cualquier plan azaroso o carente de una lógica más inteligente que la de una simple intervención militar, la Commission fue pensada en términos utilitarios: primero había que explotar al máximo el país, saber hacer un recuento de los bienes que poseía, volviéndolo más que una colonia, un departamento que pudiera ser administrado como parte del país galo, no obstante su pretensión de instaurar una monarquía.16

  • 17 Ibidem. p. 50.

18Acorde con esta política, es importante remarcar que el gabinete de Napoleón iii estaba conformado por un grupo de hombres de espíritu innovador, a la vez hombres de teoría y hombres de acción, jefes de empresas y al mismo tiempo teóricos de la economía, como los hermanos Pereire que serán los creadores del Crédito Mobiliario, Paulin Talabot, politécnico y creador del P.L.M., Michel Chevalier politécnico y principal teórico de la economía liberal; y por supuesto, banqueros de origen israelita como Fould; también grandes administradores como Vaisse, prefecto del Rhóne y Haussmann, prefecto del Sena.17

  • 18 Georges Pradalié, Le Second Empire, Paris, Presses Universitaires de France, 1957, p. 49.

Porque el Emperador se enfrenta a la hostilidad de todo su cuerpo de funcionarios, está obligado de buscar otros instrumentos de acción que le sean afectos y que lo comprendan. La mayoría de sus consejeros pertenecían al equipo sansimoniano. Despejado de sus caracteres utópicos, la doctrina de Saint Simon se presenta ante todo como una tendencia afirmando la primacía de lo económico sobre lo político. 'Los melindres políticos, había declarado Saint Simon, y las formas de la organización política son la presentación de una vieja comedia en donde todo el mundo tiene el secreto y que no son aplaudidos más que por los espectadores a sueldo». La doctrina quiere que el poder sea quitado a los nobles, a los sacerdotes, a los abogados, para pertenecer a los industriales, es decir a los técnicos maestros de la producción.18

19Con este nuevo espíritu, los sansimonianos creen que el desarrollo indefinido de la producción debe acrecentar el bienestar de todos y resolver el problema social. Por esto, será necesario en adelante desarrollar el crédito, crear caminos de fierro, abolir las barreras aduanarías entre los estados.

La experiencia egipcia

20En los documentos preparatorios para la exploración en México, dos llamaron poderosamente nuestra atención. En uno de ellos se habla de las ventajas científicas y políticas de la Intervención en Egipto; podemos decir que el modelo a seguir fue el de Bonaparte cuando creó el Instituto de Egipto. Pero sus logros no podían verse separados de los políticos, más aún si se tomaba en cuenta que años después, la experiencia del mencionado Instituto sería evocada por el virrey de Egipto, Muhammad-Ali (1805 / 1848) para contribuir al desarrollo industrial de ese país.

21La presencia de los sansimonianos data de 1833, cuando organizan una conferencia para los europeos de Alejandría. En un auditorio repleto, explican el sentido de su presencia en la tierra de los faraones: «favorecer la asociación universal de los pueblos e ir al encuentro de la Mujer-Mesías». El público se talla los ojos ante esta insólita declaración. Después del acto, los sansimonianos esperan un mes para recibir a su jefe Prosper Enfantin. Él, ingeniero politécnico, llamado «El Padre», está persuadido de encontrar en Oriente una mujer emancipada, «La Madre», para formar con ella la pareja que dirigirá la asociación universal de los pueblos.

La ciencia mexicana irrumpe en el nuevo siglo con uno de sus representantes más destacados, Andrés Manuel del Río, cuya obra será reconocida durante todo el siglo xix, al igual que su labor docente en el Seminario de Minería.

Fuente: Andrés Manuel del Río, Elementos de orictognosia, o del conodmiento de los fósiles, dispuestos, según los pnnapios de A G. Werner, pora el uso del Real Seminario de Minería de México, México, Mariano Joseph de Zuñiga y Ontiveros, 1795-1805. 2v.

  • 19 Henry Laurens, et. al., L'Expedition d'Egypte (1798-1801), Paris, Armand Colin, p. 16.
  • 20 Ibidem.
  • 21 Ibidem.

22Más allá de la figura literaria que nos pueda hacer evocar esta expresión, lo cierto es que la toma de conciencia de Europa de su superioridad material sobre el conjunto de otras culturas es el punto de partida de su intromisión en el Medio Oriente, aspecto que marca el colonialismo decimonónico. Esta idea tiene sus orígenes en 1750, cuando se expone que el atraso oriental en relación al pasado de Europa constituía el indicador de la medida del progreso europeo, el cual dispoma de medios novedosos incomparablemente superiores a los precedentes. Por lo tanto, la superioridad de Occidente se explicaba «en términos de la razón. Una razón que tiene una historia y que es la historia misma».19 Así, la época de la razón había iniciado en Egipto; posteriormente se extendió a los griegos y romanos, más tarde a los árabes para encontrar finalmente su patria en Europa.20 De estas ideas se desprende la explicación de que toda cultura que no pertenece al itinerario de la razón tanto en el espacio como en el tiempo, estaba desprovista de interés y por consecuencia de legitimidad, y por lo tanto: «Estaba regida por el adversario mismo de la razón, el despotismo».21

  • 22 Ibidem.

23Al tratar de explicar el «retraso de Oriente», éste se empieza a utilizar en el análisis político como la causa fundamental de que los chinos y persas, antiguos modelos de sabiduría y los otomanos, antiguo objeto de temor y de admiración, no fueran nada más que pobres víctimas sumisas al yugo implacable de un despotismo tan enemigo de la prosperidad general como de la felicidad de los individuos. En breve: «Comprender el retraso de Oriente era encontrar el progreso de Europa. La aparición del concepto de Occidente nació de esta oposición a Oriente.»22 Años más tarde, un concepto parecido será construido para América

  • 23 Robert Solé, L'Egyte, passion française, Paris, Seuil, 1997. p. 94.

24Y qué mejor lugar que Egipto nuevamente, donde Bonaparte había empezado la acción civilizatoria de Oriente, para que los sansimomanos piensen ser «la segunda expedición intelectual de Francia.»23 Desesperados en su país, estiman que la producción industrial, fuente de todo progreso, está obstaculizada por una estructura arcaica de la propiedad y por la moral cristiana que prohibe disfrutar los bienes del mundo. Con este telón de fondo, ya no son percibidos como graciosas figuras; no más objeto de curiosidad, sino todo lo contrario, cuentan entre sus filas con ingenieros, médicos, artistas, así como mujeres adelantadas a su época, como Cécile Fournel, Clorinde Rogé y Suzanne Voilquin. En fin, que dejan Francia para dirigirse a Egipto:

  • 24 Ibídem., p. 94.

El Valle del Nilo les parece ser el lugar ideal para casar el Oriente con el Occidente, realizando la perforación del istmo del Suez, como lo escribe «El Padre» a un discípulo: «Nos corresponde hacer, entre el antiguo Egipto y Judea, una de las nuevas rutas de Europa hacia India y China. Más tarde, perforaremos otro, en Panamá. Nosotros posaremos un pie sobre el Nilo, el otro sobre Jerusalem. Nuestra mano derecha se extenderá hacia la Meca. Nuestro brazo izquierdo cubrirá Roma y se apoyará sobre París. Suez es el centro de nuestra vida de trabajo. Aquí nosotros haremos el acto que el mundo espera para confesar que nosotros somos hombres.24

  • 25 Ibidem.

25Estudios contemporáneos han retomado este pasaje de la historia de Egipto aportando nuevos datos sobre la era de Muhammad-Ali, no sólo porque se ubica el inicio de su virreinato dentro del contexto de la intervención armada en Grecia, sino porque de alguna manera, se presentan con mucha claridad los vínculos que se establecieron entre franceses y egipcios en un momento clave de la política mediterránea.25

  • 26 Jean Bateau, «L'Egypte de Muhammad - Ali. Pouvoir politique et développement économique, 1805 -1848 (...)
  • 27 Ibidem., p. 402.
  • 28 Ibidem.
  • 29 Notes demandées par Son Excellence. Expedition Scientifique du Mexique et de l'Amérique Centrale; N (...)

26Egipto en la primera mitad del siglo xix, se encontraba en un proceso de industrialización que presentaba -en palabras de Bateau- «ciertas analogías con algunas regiones de Europa,»26 lo que encarnaba una alternativa radical a las tesis liberales que prefiguraban, en cierta medida, los modelos de crecimiento dirigido como los de Japón y la Rusia zarista en la segunda mitad del siglo xix. Para los fines que pretendemos en esta exposición, es importante resaltar que el Pacha aparece, para el beneplácito de la estrategia de Francia, como un pionero de la modernización egipcia en un país sin una «burguesía industrial emprendedora.»27 Sin embargo, a pesar de que el proyecto se presenta como un fracaso de una tentativa de industrialización, «la más precoz y avanzada que haya conocido el Tercer Mundo, en la primera mitad del último siglo»,28 es importante examinar que dentro del contexto de la expansión comercial y militar de la Francia del Segundo Imperio, la política de Muhammad-Ali, estaba acorde con estos intereses. El recuerdo de la expedición bonapartista, sobre todo la creación del Instituto de Egipto, era lo que le sugería la idea de tomarla como fundamento para estas tareas que se proponía realizar. Por ejemplo, desde la perspectiva de los franceses, la exploración de Egipto había permitido superar el desconocimiento del terreno tanto en el aspecto físico como el económico, a pesar de que existían obras notables como la de Volney que, sin embargo, no eran más que «rápidos vistazos del país».29

  • 30 Bateau, op. cit., p. 414
  • 31 Notes, op. cit, p.2

27Como el Pachá egipcio estaba particularmente celoso de su autonomía industrial emprende una política educativa de formación técnica a jóvenes egipcios. «Hacia 1835-1840, sus escuelas superiores y profesionales (agronomía, artes y profesiones, politécnico, navegación, medicina, etc.) reagrupaban de 6 300 a 8 600 estudiantes, es decir 1,5 por cada 1000 habitantes. Paralelamente había tomado la disposición de enviar muchas misiones escolares al extranjero, en particular a Francia, comprendiendo algunas 500 jóvenes».30 Los estudiantes egipcios enviados a Francia tenían la misión de «iniciarse en la cultura francesa: en su lengua y sus ideas» lo que fundamentaba «la preponderancia moral gala»31, argumento que sería retomado años después cuando fue organizada la Commission Scientifique du Mexique.

28Ante la política económica de Muhammad-Ali, la respuesta de los comerciantes británicos es inmediata. Desde 1825, éstos le disputan las tarifas aduanarias invocando las otomanas contra los monopolios y en 1829, los negociantes extranjeros le piden la igualdad en este aspecto. En 1834-1835, el sultán presiona a Muhammad-Ali para que renunde a extender sus prácticas comerdales en Siria, así como a partir del acuerdo anglo-turco de 1838, se plantea la abolición de todo tipo de monopolio sobre los territorios del Imperio Otomano. Quedaba claro, por lo tanto, que la ofensiva diplomática y comerdal británica hada la política arancelaria del Pachá buscaba minar las bases materiales del proyecto económico de éste.

  • 32 Notes, op. cit., p.4.
  • 33 Ibídem.

29Francia aprovecha la situadón para intervenir, al llamado de auxilio del virrey, hadendo penetrar la instrucdón escolar y viniendo en ayuda de su regenerador; además le proveía de los medios para consolidar su autonomía para así escapar de la codicia de las potencias extranjeras que se esforzaban en asegurarse una ruta más corta hacia las Indias y que pretendían dominar el proceso de construcción del canal de Suez. De esta manera el gobierno francés al apoyar la construcción del estado moderno Egipcio y a través de él vincularlo a Europa, que no tuvo sin duda un recibimiento inmediato, aseguraba un aliado moral y una alianza política, lograda con un derroche de recursos de la que a la larga, otras potencias continentales se beneficiaron.32 De tal forma, según las Notas demandadas por su Majestad en 1864, que Egipto comprendió que no tenía por qué dudar de que Francia era su aliada, la más desinteresada; que su prosperidad y su desarrollo nacional serviría a los intereses de la industria francesa sin comprometer a los suyos.33

Derivada de la Comisión Científica del Valle de México de 1853, y como consecuencia de la preocupación del Estado mexicano por el reconocimiento del territorio nacional, es organizada la Comisión Científica de Pachuca de 1861 a 1864. Las secciones en que ésta se dividió fueron: de Topografía, de Minas y de Historia Natural. Una remarcable coincidencia con la organización de la Commission Scientifique du Mexique

Fuente: Меmoriа de los trobojos ejecutados por la Comisión Científica de Pachuca en el año de 1864, dirigida por el Ingeniero Ramón Almaraz. México, Imp. de J.M. Andrade y F. bcalante, 1865,358 p. 6 estads, 11 láms; 3 planos.

  • 34 Ibídem.

30El reporte dirigido al Emperador, concluía grosso modo de la siguiente manera: 1.- Gracias a las investigaciones del Instituto de Egipto, las ciencias arqueológicas se habían renovado en Europa. En la interpretación de los jeroglíficos, que la ciencia había declarado irresolubles, Champollion (1828) desentraña y tiene el honor de encontrar la clave gracias a la obra de La Descripción de Egipto, lo que había permitido explicar las ideas y los hechos concernientes a la religión, la historia y la cronología de ese viejo mundo; 2- En las riveras del Nilo se originó la concepción de una comunicación entre los dos mares que ahora gracias a otro francés, se había vuelto realidad; 3 - La ciencia abstracta había logrado grandes conquistas, pero no se quedaban atrás las del arte. Por los diseños que reportó la expedición, sus artistas vieron crecer las fuentes de las cuales se disponían para la expresión de la belleza; 4-Los trabajos del Instituto de Egipto, tuvieron una utilidad práctica. El estudio del clima y de las condiciones del Valle del Nilo, estuvieron encaminados a encontrar los medios de sanear el país y de asegurar a sus habitantes una mejor higiene. La peste había desaparecido, y era necesario remontarse a la creación del Instituto para entender los comienzos de este inmenso bienestar; 5- Egipto había salido de su inmovilidad al contacto de sus soldados y sus sabios y, si ahora tema un lugar entre las sociedades modernas que jugaban un rol considerable para la producción y el comercio de los intereses generales del mundo, era porque la mano de Francia había sacado a este pueblo de su letargo.34

31Los resultados logrados sesenta aflos atrás, serían la garantía de los reservados a la nueva expedición. Finalizaba este reporte con la alegoría de los soldados franceses abandonando la tierra mexicana, dejando atrás gloriosos recuerdos que los sabios acababan de conquistar para la ciencia. No había duda que gracias a sus trabajos, algunas ramas del conocimiento serían vivificadas y entendidas, y otras podrían ser nuevas y fecundas, lo que daría a los grandes estudios esperados, una secuencia saludable.

  • 35 Ibídem.
  • 36 Ibídem., p. 5.

32Por otra parte era el momento en que los planes de los sansimomanos iniciaban en Egipto «una de las empresas más importantes para los intereses generales de la política y del comercio, la perforación del Istmo de Suez, que cumplía en este momento una compañía francesa y teniendo un francés a su cabeza.»35 Por estas acciones, Francia sin duda se había vuelto un aliado moral y había conseguido un aliado político con Egipto, además de que con el Canal de Suez, había construido una ruta comercial, con la que además, las pujanzas continentales se beneficiarían. Concluía el autor del reporte que «Egipto comprendió que no tenía nada para dudar de nuestra ambición que nosotros éramos su aliado, el más desinteresado y que su prosperidad y su desarrollo nacional serviría a los intereses de nuestra industria sin comprometer los suyos.»36 ¡Voilá¡

33El reporte puede servirnos para entender las intenciones del gobierno francés durante la intervención armada en México. Si en el año de 1864 se retomaba el ejemplo de colaboración con el Egipto de Muhammad-Ali, otro que se enlazaba a la misma justificación era, sin duda, Chevalier con sus comentarios del libro Mexique Anden et Moderne.

34Nos parece que estos elementos contribuyeron a enlazar las ideas que fueron dando forma a la organización de la expedición científica en tierras americanas. Por una parte, de Egipto quedaba el recuerdo de los logros obtenidos en las ciendas y en las artes desde la época de Bonaparte hasta los trabajos de Champollion (de julio de 1828 a diciembre de 1829), Dujardin; de diplomáticos como Drovetti y Mimaud, pero también ingenieros, médicos, y anticuarios como Mariette, al que diversos historiadores acusan de saqueador.

  • 37 «Le Mexique apparaissait alors comme le premier laboratoire, le centre de nombreux travaux scientif (...)

35Resulta particularmente interesante que en cuanto a las consecuencias científicas que se mencionan en las Notes sur les conséquences scientifiques et politiques qu'a eues la création de l'Institut d'Egypte, éstas se centraran en el aspecto arqueológico, seguramente porque sin negar la grandeza de la Descripción de Egipto, era también rierto que faltaba el desciframiento de la escritura sagrada de los egipcios. Pero Champollion lo había logrado posteriormente. Entonces, ¿por qué no pensar que en México un sabio pudiera lograr descifrar los monumentos astronómicos, las representaciones simbólicas esculpidas en los edificios, en los hipogeos, [...] en una palabra una arqueología que tenía sus jeroglíficos y que una parecida expedición podría por lo tanto esclarecer, ya que en este momento había un conocimiento más avanzado de las lenguas antiguas de América Central y del Anáhuac como no se tenía de los egipcios en 1798?37

36En otros aspectos, México despertaba un gran interés porque presentaba la misma situación que Egipto a principios de siglo cuando los franceses hicieron acto de presencia militar, es decir poco conocido tanto desde el reporte físico como del económico. La gran diferencia consistía en que el Instituto de Egipto emprendió estudios separando cada cuestión, como los trabajos sobre la constitución climatológica del país, al aplicarla a la estadística médica y a la historia de las enfermedades endémicas. Pero el lado militar aparece, ya que los trabajos permitieron reconocer los medios que había para sanear al país y asegurar a los que lo habitaban una mejor higiene; mismos que contribuyeron al avance de los conocimientos médicos. En particular a los franceses les dio un completo conocimiento de lo que era necesario para conservar la salud de los soldados. Fue así como la peste fue mejor conocida, así en consecuencia se planteaban estudios parecidos en México para el caso de la fiebre amarilla.

  • 38 «Comité des sciences naturelles et médicales. Instructions Sommaires», en Archives de la Commission (...)

37En aspectos vinculados a la historia natural, si en Egipto la flora y la fauna presentaban una multitud de especies interesantes para la ciencias teórica o aplicada que fueron conocidas por los estudios hechos sobre los lugares, sobre todo en los trabajos de Geoffroy St. Hillaire y en Savigny; América Central y México no ofrecían un carácter menos original, sobre todo en lo que tocaba a los reptiles y las especies animales que no habían sido suficientemente estudiadas sobre el lugar. Baste ver las instrucciones para los exploradores botánicos y zoólogos para darse cuenta del enorme interés que existía para hacer una recolección científicamente planeada.38

Napoleón III y México

  • 39 Pradalié, nos dice que «El Segundo Imperio comienza oficialmente el 2 de diciembre de 1852. Pero, d (...)

38En el año de 1864, gobierna en Francia Napoleón iii, elegido presidente y después monarca gracias al Golpe de Estado que después legaliza mediante plebiscito.39 El Segundo Imperio es un periodo en donde la expansión colonial se desarrolla vigorosamente. Las causas de ésta son múltiples: La existencia de un régimen militarista autoritario: las expediciones en los países de civilización material atrasada parecen por otra parte más tentadoras que los éxitos militares, en general fáciles y poco costosas. El catolicismo, debe intervenir para proteger las misiones, en las que antes que misioneros hay franceses. El régimen de producción industrial en Francia se ha cuadruplicado; hay necesidad de despidos. Todo lo empuja hacia la expansión colonial que la amistad inglesa hace posible.

La experiencia argelina

  • 40 Ibídem., pp. 88 y 89

39Las colonias francesas tienen nuevas relaciones, pues son reglamentadas por nuevos principios: queda abolido el esclavismo en 1848. Desde el punto de vista político y administrativo las viejas colonias se «asimilan». A partir de la libertad de importación aplicada a partir de la ley de 1861, la relación con las colonias se basa en el libre comercio. El gobierno se ve interesado por la expansión. Napoleón iii se interesó por las colonias, lo que lo llevó a experiencias personales en Argelia; en 1858 se había creado un Ministerio de Argelia y de las colonias. En consecuencia, los ministros de la Marina se interesan también por la expansión creándose así las condiciones para dar vida a una nueva idea del gobierno francés: las colonias deben ser parte integral de Francia.40 Pero en 1860, ante las dificultades que aparecieron: conflictos entre militares y civiles y la lentitud de una administración que debía arreglar los conflictos en Francia), el Ministerio es suprimido, restableciéndose el gobierno general del mariscal de Francia que no dependía más que del Emperador. Napoleón iii visitó Argelia. De su primer viaje en estas tierras se desprendió una convicción que no cambiaría jamás:

  • 41 Citado por Pradalié, Ibídem., p. 100

Argelia, decía él, no es una colonia, pero si una posesión [...] a la vez, un reino árabe, una colonización europea, un campo francés [...] me gusta utilizar la bravura de los árabes que aprovecharme de su pobreza. Lo que importa, no es poblar Argelia de individuos miserables y codiciosos, sino de favorecer las grandes explotaciones, el empleo de los capitales europeos en vista de grandes empresas, avenamiento, irrigación, explotaciones científicas.41

Memoria de los trabajos ejecutados para la Comisión Científica de Pachuca en el año de 1864, op. cit.

  • 42 David Fieldhouse, Economía e Imperio. La expansión de Europa, 1830-1914, 2a. Ed, México, siglo.xxi, (...)

40Y así fue. Desde 1830, las tropas francesas habían desembarcado en este país; a partir de ese momento existió la necesidad de un mejor conocimiento. Los franceses habían desembarcado en un país del cual se habían elaborado las ideas más fantasiosas: como un peñón sin recursos poblado de animales feroces en una selva verdosa en donde saltaban cebras, gacelas y camellos. Era necesario exhumar de prisa las viejas relaciones de viajes que databan del siglo xviii. Por lo tanto, los ingenieros geógrafos tuvieron que trabajar, a pesar del desconocimiento del terreno y de las condiciones climáticas.42 El director de la expedición fue Bory de Saint-Vincent y de él, entonces, surgió la idea de una exploración sistemática de Argelia, cuyo objetivo principal sería reunir completamente y en el menor tiempo posible lo que pudiera contribuir a conocer un país. De ahí que se planteara un trabajo pluridisciplinario; la geografía era lo más esencial, es decir, el conocimiento del terreno: la geodesia y la topografía.

41Por otra parte, bajo el impulso de los sansimonianos, el Segundo Imperio había cumplido en Argelia importantes obras públicas; en 1870 existían 5,000 km de caminos. De alguna forma las redes ferroviarias se extendieron por todo el territorio argelino, así como la explotación de minas de fierro en Motka el Hadid; en 1860 fue el origen de una línea de navegación para la exportación del mineral.

  • 43 Dictionnaire, op. cit., pp. 30 y 31.

42Napoleón iii fue de todos los jefes de Estado del gobierno francés de 1830 a 1858, el que mostró más interés por los asuntos de Argelia. Prueba de ello fue su larga estancia en ese país en 1865, por lo que su actitud fue calificada en los medios coloniales de «ilusión de sansimoniano retrasado».43

43No obstante, el balance de la acción de Napoleón iii fue definitivamente positivo en Argelia. Se triplicó la población europea; se desarrolló la infraestructura económica; en particular la construcción de caminos y vías de ferrocarril. En fin, en Argelia se puede ver la prolongación de la metrópoli y hacia el futuro, la supervivencia gala en el siglo xx. Sin embargo, el lado oscuro de la década de los sesenta, es el comienzo de la catástrofe francesa, pues a partir de 1860, se multiplican las dificultades en el campo de la política exterior: cuestiones italianas, cuestiones alemanas y el affaire de México. Es la época también de Cavour y Bismarck, personalidades más fuertes que la de Napoleón iii. En fin, el imperio, comienza su decline justo cuando las emergentes potencias, Prusia y los Estados Unidos, consolidan sus posiciones en el orbe. En breve, el funesto desenlace de la monarquía de Napoleón iii coincide con la intervención armada en México.

  • 44 Alfred Jackson Hanna, Napoleón iii y México, Traducción de Ernestina de Champourcin, México, Fondo (...)
  • 45 Pradalié, op. cit., pp. 107-108

44Tenemos entonces que en el momento de la intervención se empiezan a conjuntar los elementos que darán forma a la idea de crear una comisión científica. Incluso Napoleón iii retomará las ideas que, después de su fracaso en 1836 al sublevar al ejército francés y restaurar el poder de los Bonaparte, lo obligaron a exiliarse en la fragata Andrómeda. Después de meses de navegación, se le permitió desembarcar en los Estados Unidos. Posteriormente, se refugió en Inglaterra hasta 1840. En agosto de ese año intenta por segunda vez atraer el apoyo del ejército francés hacia la causa imperial. Nuevamente fracasa y es encarcelado. Desde los años de enclaustramiento en el Castillo de Ham, Luis Napoleón alimenta «la ambición de poder que lo consumía [y que] lo llevó a adquirir una visión completa de los asuntos mundiales.»44 Uno de sus intereses particulares fue la república de Nicaragua, cuya situación estratégica le atraía de sobremanera porque la importancia que tendría en el hemisferio occidental un canal transísmico, para quien lo construyera, era irrebatible. Así que desde esos años había acariciado la idea de embarcarse con rumbo a América, y en los remotos confines de Centroamérica, en Nicaragua, materializar su sueño de ser Emperador y realizar así uno de sus más grandes deseos: la construcción de un canal interoceánico que uniera las aguas de los grandes océanos que circundaban América. De hecho, había sido el gobierno nicaragüense el que le había demandado encabezar el proyecto de perforar un canal. Éste atravesaría países de riquezas inexplotadas y haría de América central el lugar de paso del comercio mundial. Sobre sus bordes podría edificarse, tal Bizancio, y en los confines de Asia y África «una nueva Constantinopla» entre las dos Américas.45 Se desarrollaría un estado floreciente y considerable que restablecería el equilibrio de poder creando en la América española un nuevo centro de actividad industrial bastante pujante para hacer nacer un gran sentimiento nacionalista y para impedir, sosteniendo a México, nuevos invasiones del lado norte.

  • 46 Ver. Supra, nota 3.

45El interés, por lo tanto de construir el canal, lo llevó a pedirle a su amigo británico Lord Malmesbury que convenciese a Robert Peel Primer Ministro, para que apoyase la propuesta de Luis Napoleón. Pero, éste recobró su libertad antes de que se formalizará cualquier tipo de acuerdo con el gobierno nicaragüense. Sin embargo, llama la atención el folleto que escribió en 1846 en Inglaterra, seguramente inspirado en Michel Chevalier,46 titulado Canal de Nicaragua o, un proyecto para comunicar los océanos Atlántico y Pacífico por medio de un canal.

Elaborados a partir de los reportes de viajeros, corresponsales y miembros de la Comisión Central de París, los tres tomos que componen los Archives, aparecidos entre 1864 y 1867, muestran un intento de alejarse de la recolección heteróclita y acercarse a un verdadero conocimiento científico del México decimonónico.

Fuente: Archives de la Commission Scientifique du Mexique, Publiées sous les auspices du Ministère de l'Instruction Publique, Paris, Imprimerie Impériale, 1865,3 t.

46Efectivamente Michel Chevalier no puede separarse de la cuestión del canal, pero:

  • 47 Abramson, op. cit, p. 55.

Es también una mirada sansimoniana sobre México y América Central; en otras palabras, la combinación de la empresa científica de un economista con la visión de un futuro resplandeciente en un mundo mejor, donde canales y ferrocarriles surcarán de un modo incesante vastas y fértiles planicies.47

  • 48 Pradalié, op. cit, p. 108.
  • 49 Ibidem.

47Las ideas que fundamentaban este proyecto eran poner a disposición de la humanidad las riquezas inutilizadas y crear una nación latina para contener la anglosajona de los Estados Unidos. Quince años después, cuando la Intervención francesa estaba en marcha, entre los discursos justfficatorios encontramos lo siguiente: «La prosperidad de América no es indiferente de Europa, porque ella alimenta a nuestras fábricas y a nuestro comercio,»48 por estas razones era necesario protegerla de las empresas de los estadounidenses. Para ello, México era una pieza fundamental, pues de su independencia y estabilidad, así como de la conservación íntegra de su territorio apoyado por el ejército francés se garantizaría -dentro del pensamiento de Luis Napoleón- la seguridad de las colonias de las Antillas y las de España: «Nosotros habremos establecido nuestra influencia bienhechora en el centro de América y esta influencia irradiará al Norte como el Mediodía, creará mercados inmensos a nuestro comercio, y procurará materias primas indispensables a nuestra industria.»49

La preocupación por levantar planos exactos nos lleva a pensar en la importancia de apropiarse del territorio mexicano, así sea embargando su imagen. En México, al igual que en Egipto, Grecia y Argelia, los trabajos más abundantes y mejor elaborados son los de los miembros del cuerpo de ingenieros topógrafos del ejército francés, paradigma del vínculo entre sabios y militares.

Fuente: Archives de la Commission Scientifique du Mexique, op. cit., 1865, 3 t.

  • 50 Hanna, op. cit, p. 13.

48Como sea, estas declaraciones coincidieron con otros escritores de la época, como el erudito Robert Hogarth Patterson quién escribió en 1864, el artículo «The Napoleonic Idea in Mexico», antes había escrito The New Revolution; or the Napoleonic Policy in Europe. Para Alfred Jackson Hanna, «su pensamiento e incluso su retórica estaban tan cerca de los del emperador francés, que su artículo, publicado cuatro años más tarde en la revista Blackwood, no debía olvidarse»50. En este artículo señalaba la tarea honrosa del monarca de regenerar un país que no era el suyo, llevando la civilización y la prosperidad a una región del globo donde ambas han decaído:

  • 51 Robert Hogarth, «The Napoleonic Idea in Mexico», en Blackwood's Edinburgh Magazine, 1864, apud, Han (...)

Es sin duda un noble designio salvar a un país tres veces mayor que Francia de su estado de desolación crónico: cruzarlo con vías férreas, reconstruir sus antiguos canales de riego, abrir nuevamente sus ricas minas y hacer que sus zonas áridas se cubran de flores y frutas y de plantas útiles. Pero es aún más noble rescatar de la anarquía, la desmoralización y el sufrimiento a una población de ocho millones de habitantes[...] Napoleón ha colocado a los mexicanos en un plano que no podrían haber logrado por sí mismos y les da un gobierno ayudado temporalmente por sus tropas, reconocido por las potencias europeas y con buen crédito en otros países, gracias al cual podria realizarse la regeneración de las condiciones materiales y morales de México.51

49En el fondo de la estrategia de Napoleón iii estaba el convertir a las repúblicas hispanoamericanas en monarquías y qué mejor si éstas quedaban bajo el control francés, pues de esta manera se impediría la expansión norteamericana y el evidente crecimiento de su poderío.

50La República mexicana ofrecía materias primas incalculables y, por la situación política interna, en donde un grupo promonarquista había ofrecido la conducción del país a las principales casas reales europeas la coyuntura no podía ser más favorable. De hecho, Napoleóniii pretendía construir un imperio desde el Río Bravo hasta la Tierra del Fuego para ampliar sus mercados y colocar capitales, además de asegurar materias primas y obtener oro.

51Pocos estudios hacen referencia al papel que jugó la ideología sansimoniana durante la Intervención francesa, pero lo que empieza a salir poco a poco es que:

  • 52 James C. Shields, Inmigración y colonización durante el Segundo Imperio Mexicano, Tesis doctoral, u (...)

Sin el auxilio de la ideología sansimoniana, y sin el de Chevalier y sus conocimientos, es indudable que el emperador no habría podido elaborar ni desarrollar, ante la opinión pública las justificaciones progresistas del gran designio del reinado. El papel de Michel Chevalier en este asunto fue claramente percibido por sus contemporáneos.52

52Encontramos en el análisis de Shields, que

  • 53 Para abundar en el tema veánse los libros citados por Shields, op. cit., y que refieren a los temas (...)

Para NapoleónIII, Emperador de Francia y arquitecto del nuevo Imperio, los Estados Unidos demostraban que un país podía progresar y llegar a ser ordenado por medio de la inmigración. (4) La inmigración era, para él, el elemento determinante que había cambiado dicho país de un apéndice colonial de los ingleses hasta el poder mundial en escasos 100 años. Para que México se librara de su patrimonio de anarquía y pobreza y para mantener su independencia frente a la expansión de los Estados Unidos, había que crear sin demora y a base de inmigración una nueva población que se mantuviera libre de la debilitante influencia indígena como se habían mantenido los Estados Unidos.53

53Así llegamos a un punto que nos parece propicio para explicar el problema que planteamos al inicio: ¿qué tanto influyó el sansimonismo en la planificación de la Commission Sientifique du Mexique?

54Para Shields Napoleón iii era:

  • 54 Ibidem, p. 56.

Un socialista envuelto en púrpura imperial, Napoleón, sostenía la creencia de Saint-Simon que el progreso social se obtenía por medio de la expansión económica científicamente planeada. Hasta cierto punto la tentativa francesa en México estaba influida por esa fe sansimomana que veía la explotación de los recursos mexicanos como un servicio social para el beneficio de Francia y la humanidad en general.54

55Por lo que sus planes se basaban en que:

  • 55 Ibídem.

Otro de los principios de Saint. Simón era que el trabajo es una virtud. Los que no quieren trabajar o los que no estiman el trabajo como una virtud positiva, tal como la población indígena de México, no merecen consideración. Un sabio francés declaró que de la población mexicana, juzgando que serian 7,000,000 de habitantes en el periodo de la intervención, 6,000,000 vivían todavía en la época de Moctezuma. Para convertir a México en una nación moderna y productiva había que reemplazar el vulgo atrasado cono inmigrantes industriosos de linaje europeo.55

  • 56 Para Pierre - Luc Abramson, Chevalier como muchos sansimonianos pasa de la vida en comunidad a los (...)
  • 57 Los hermanos Pereire fundaron en 1856 la Sociedad General de Crédito Mobiliario Español, primer ban (...)
  • 58 Ibídem., p.53.

56Hemos visto que las ideas de los sansimonianos, al menos las que sustentaban su colaboración con Muhammad-Ali, incluían una gran cantidad de científicos y técnicos «trabajando para el bienestar de la humanidad». En América se necesita una fundamentación, que no podía surgir de otra parte sino de la misma decadencia de España, que arrastró a los países latinos a su degeneración y ahora corría peligro ante el avance angloamericano. Abramson señala que:»No es sorprendente que este concepto [América Latina] germine en el medio industrial y bancario sansimomano.»56 Sobre todo si personajes del mundo financiero como los hermanos Pereire y Olinde Rodríguez (quien asistió junto con Enfantin en sus últimos instantes a Saint. Simon) manifestaron su interés por el mundo ibérico «en lo cual, además, no hacían sino seguir el ejemplo del propio Saint. Simon.»57 Incluido Ferdinand de Lesseps, embajador en Madrid en 1848 «quien, por ser hijo de una Montijo de Guzmán, algunos años más tarde se convertiría en primo hermano del emperador (Napoleóniii)».58

  • 59 Al parecer Francisco Bilbao utiliza los dos términos enlazados el 24 de junio de 1856 en una confer (...)
  • 60 Diccionario Porrúa de Historia, Biografía y Geografía de México, 6a. ed., México, Porrúa, 1995. T. (...)
  • 61 Abramson, op.cit, p. 50.
  • 62 Este fin de la primera mitad del siglo xix se caracteriza por un avance de la frontera de los Estad (...)
  • 63 Abramson, op. cit, p. 52.

57Por una parte los sansimonianos tenían los argumentos para pensar en la futura América Latina regenerada y progresista.59 Si resultara ser cierto, según afirma el Diccionario Porrúa,60 que hacia 1832 Chevalier estuvo en Guadalajara, Aguascalientes y otras ciudades propagando las doctrinas sociales de Saint. Simon pero que no tuvieron ninguna acogida y como resultado, resentido contra los mexicanos publicó varios artículos «desdeñosos contra México» y un libro titulado Lettres sur le Mexique, publicado en París en 1842, podríamos entender la fobia de la smgye hacia él.61 El asunto es que después de haber visitado Estados Unidos para estudiar las vías de comunicación, se aventuró a México. De Nueva Orleáns pasó a Veracruz, de allí a la capital, donde permaneció entre febrero y mayo de 1835. Regresó a Veracruz, y partió a la Habana; luego fue a Nueva York, regresando a Francia el 20 de noviembre de 1835. Estudiosos de este personaje señalan que de su estancia en México tomó numerosas notas, pero éstas nunca fueron publicadas como sí lo hizo con las de su viaje a Estados Unidos. De cualquier forma, lo que piensa del país a partir de su correspondencia es acerca de su futuro desarrollo; cree en la inmigración de europeos técnicamente calificados. Si como es de suponer, la admiración por el desarrollo de los Estados Unidos es tan grande, no resultan extraños estos comentarios, pues América «es el continente en donde todo es posible». Entonces su interés se vuelca hacia México. Al regresar a Europa impartió un curso en el Colegio de Francia en 1841 y 1842, en donde habló extensamente de la situación económica y política que prevalecía en ese lejano país americano. Su reflexión se basaba en el Essai Politique sur la Nouvelle Espagne de Humboldt todavía manejando la idea de cver a México com «cuerno de la abundancia» y un pensamiento que años más tarde maduraría para justificar la intervención francesa: que los Estados Unidos frente a la joven república mexicana aparecía como «la raza más industriosa indefectiblemente dominando a la otra». ¿Cuál era la explicación a su comentario? Que México constituía un claro ejemplo del deterioro de la raza latina frente a los anglosajones, pero pensando que el mejor remedio sería su regeneración para hacer frente al empuje del vecino país.62 Ésta sería posible siempre y cuando los países latinos se movilizaran «para colaborar en la valorización de sus grandes riquezas naturales»63

Aunque la intervención y los trabajos sobre el terreno de la Commission habían finalizado en 1867, no así la labor de los miembros de ésta, quienes a su regreso se dieron a la tarea de clasificar y estudiar los ejemplares más interesantes, que fueron a engrosar las colecciones del Museo de Historia Natural de París, y cuyos resultados fueron publicados en estos libros, desgraciadamente poco conocidos para la comunidad científica mexicana. Entre los temas que se incluyeron estaban: Manuscrito Troano, Geología, Antropología, Reptiles, Batracios, Peces, Crustáceos, Ortópteros, Miriápodos, Moluscos y Plantas.

Fuente: Leon vaillant et M. Bocourt, Etude sur les poissons, Paris, Imprímerie Impériale, 1874-1915, 265 p, 20 pl.

58Por tales motivos no era querido en México. Los miembros de la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística pensaban que era un:

  • 64 Boletín del Instituto Nacional de Geografia y Estadística de la República Mexicana, presentado al S (...)

[...] exaltado defensor de la secta de sansimonismo, según hemos sabido posteriormente, sin embargo de no haber residido en nuestro país más que unas cuantas semanas, no tuvo embarazo en publicar en algún periódico de París, bajo la forma de cartas, un tejido de injurias y vaciedades contra los mexicanos, tan neciamente concebidas como torpemente expresadas; sin considerar que la misma exageración que empleaba en ellas desrabriría su mala fe, o por lo menos la clase de gente que trató mientras residió en México, porque nuestra sociedad tiene sus heces, como las tiene cualquier otra. Si el sansimonismo no cuenta con apóstoles de más talento, pocos progresos hará en el mundo.64

Commission Scientifique du Mexique: Ictiología

Fuente: Saussure, Henri de, Etudes sur les insectes orthoptéres, Paris, Imprimerie Impériale, 1870, 533 p, 8 pl.

59Resulta pues, paradójico que mientras los miembros de la Sociedad, manifestaran su malestar por los escritos de Chevalier y lo acusaban de tener «poco talento», éste en su famoso libro insistía en su preocupación por retomar la experiencia de Egipto y para mantener el renombre de Francia, que la expedición francesa en México fuera acompañada por una exploración científlca en ese -decía- vasto país, en donde todo está marcado por un sello particular. El argumento era el siguiente:

  • 65 Michel, Chevalier, le Mexique ancien et moderne, Paris, Librerie de l'Hachette et Cie, 1864, 628 p.

¿Qué nos quedaría, que le quedaría al mundo civilizado de nuestra expedición a Egipto de 1798, si el general Bonaparte, sensible al progreso de los conocimientos humanos, y orgulloso de su título de miembro del Instituto, no hubiera llevado con él una reunión de ilustrados de la ciencia? Hubo así en Egipto un Instituto, desmembramiento o reflejo del gran cuerpo científico de Francia. Con un celo infatigable, y cuando fue necesario, desplegando un coraje digno de batallones a los cuales estaban asociados, los hombres eminentes que su celo por la ciencia y su filiación or el futuro arbitro de Europa habían llevado sobre las riveras del Nilo, recogieron materiales inmensos.65

60Sin embargo, a pesar de que hemos señalado los casos de Egipto, Grecia y Argelia como parte de esta especie de estrategia colonizadora, en China se había descuidado el aspecto científico. Para Chevalier era importante retomar esta experiencia y así lo deja ver en su citado libro:

  • 66 Ibídem.

Hace pocos años, cuando fue organizada la expedición que debía hacer flotar las banderas de dos grandes potencias de la Europa occidental sobre la capital del Celeste Imperio, perdimos de vista la alta conveniencia de hacer representar la ciencia por una numerosa y brillante pléyade.
Los trabajos útiles que no hubieran faltado de hacer por una parecida comisión hubieran sido la feliz contrapartida del incendio del Palacio de Otoño. Nos faltó así una bella ocasión de aumentar nuestros conocimientos, y probablemente de enriquecer nuestras industrias de procedimientos y agentes nuevos. La ciencia así olvidada, cuando se trató de ir a Pekín, tiene derecho a compensación, y tiene la ocasión de ofrecerla, ahora que estamos en México. No es el emperador Napoleón
iii quien puede ser invencible a la gloria de recomenzar, en una de las regiones más ricas y más curiosas del mundo occidental, la exploración que el fundador de su dinastía había tan admirablemente organizado para uno de los países de Oriente.66

61Esta sugerencia fue, desde luego, tomada en cuenta. En el acto empezaron a recolectarse los informes necesarios sobre México que desembocaron en la formación de la Commission Scientifique du Mexique.

Los preparativos de la expedición

  • 67 El priemer Comité (Ciencias naturales y médicas) estaba constituido por los siguientes miembros: Pr (...)

62El 27 de febrero de 1864, por decreto del emperador Napoleón iii, fue creada la Comisión Científica de México con, el objeto de preparar su organización y seguir los resultados. Esta contaría con el apoyo de los ministerios de Finanzas, Agricultura y Trabajos Públicos, de Marina y Asuntos Exteriores; y estaría integrada por el ministro de Instrucción Pública, quien fungiría como presidente. Algunos de sus miembros eran el mariscal Vaillant, ministro del Estado Mayor y Bellas Artes y miembro del Instituto; el Barón de Gros, senador, antiguo embajador y ministro plenipotenciario en México; Michel Chevalier, senador, miembro del Instituto y amplio conocedor de México; el vice-almirante, Jurien de la Gravière, antiguo comandante en jefe de las fuerzas navales de Francia en México; los señores miembros del Instituto: Boussingault, Combes, Decaisne, Faye, De Longperrier, Maury, Milne Edwards, de Quatrefages, Charles Saint-Claire Deville y de Tessan. Para iniciar los trabajos se formaron entonces cuatro comités.67 Cada uno comenzó de inmediato la discusión de los programas de instrucciones para los viajeros y examinó el proyecto de reglamento.

63Por la magnitud de esta empresa podemos asegurar que fue la primera vez que el territorio mexicano fue explorado por un gran aparato logístico puesto a disposición de una expedición que abarcaría tanto este territorio como la región centroamericana y que involucraría a científicos franceses, así como a colaboradores mexicanos y extranjeros que habían explorado el territorio mexicano en diferentes momentos, como sería el caso del naturalista suizo Henri de Saussure o el minero alemán Burkart, entre otros.

Los viajeros

64De una combinación de científicos jóvenes y veteranos se conformó el grupo de viajeros que partieron a México. Éstos son: Jules Guillemin y Coignet para la mineralogía. Bocourt y Bouvier, para la historia natural, posteriormente se les uniría el jardinero Hamy, proveniente de Cuba. Dollfus; Montserrat y Pavie para la geología y paleontología. Leon Mehedin, para la arqueología así como Brasseur de Bourbourg, Bourgeois y Lami (luego sustituido por Francois Aubert) para la historia, lingüística, arqueología y antropología.

65Durante el año de 1864, las actividades de organización fueron intensas, pero finalmente, después de decidir quienes eran los viajeros, la expedición partió a México; inició sus trabajos a finales de ese año y prácticamente el último explorador salió de este país junto con las tropas francesas en 1867. ¿Cuál fue el resultado de los trabajos? En cuanto a la obra producto de la exploración son dos textos: los Archives de la Commission Scientifique du Mexique, que solamente por los documentos impresos significan un material valiosísimo, y los 16 volúmenes que llevan por título Mission Scientifique au Mexique et l'Amérique Centrale.

66El interés por explorar México implicaba además de la organización y del financiamiento para este amplio y ambicioso programa de investigaciones, la utilización de instrumentos modernos para examinar plantas, minerales y animales; los viajeros también irían proveídos de instrucciones, que para la época constituían la esencia del conocimiento en diversas ramas de la ciencia.

Resumen de lo acontecido en México

  • 68 A partir de los planteamientos hechos por el grupo de investigadores del Séminaire de l'invention s (...)

67Entre 1864 y 1867 se crearon tres instituciones científicas que involucraron a sabios de ambas nacionalidades. Por una parte se creó en 1864, en la ciudad de París, la Commission Scientifique du Mexique y, al mismo tiempo, en la ciudad de México la Comisión Científica Artística y Literaria de México, por el Mariscal Bazaine; un año después también en México, Maximiliano creó la Academia Imperial de Ciencias y Literatura. En estas tres instituciones rientíficas participaron indistintamente sabios franceses y mexicanos, lo que nos hace pensar que en México se buscaba continuar la tradición exploratoria iniciada desde el siglo xviii en la rivera mediterránea;68 por otra parte, se divide el trabajo formando secciones especializadas en donde se reúnen científicos mexicanos como García Cubas, Orozco y Berra, José Francisco Ramírez, García Icazbalceta, Salazar Ilarregui, Francisco Pimentel o L. Río de la Loza; por parte de los galos participan el coronel Doutrelaine, representante de la Commission Scientifique, el doctor Hertmann y Lucien Biart, entre otros.

  • 69 Georges Duval escribió lo siguiente»Por su posición política, como por historia, México es la trans (...)

68Sin embargo, el final de la expedición no impidió que en el marco de actividades de la gran Exposición Mundial de 1867 en la ciudad de París y como conclusión de los trabajos en México y en América Central se mostraran los logros científicos de la expedición, ya que se había recolectado una buena cantidad de objetos dignos de ser exhibidos: rocas, animales, vegetales y antigüedades mexicanas. En un principio se había diseñado el edificio nombrado Pavellon Mexicaine, el cual nunca se construyó, pero del que quedan como testimonio el croquis y la descripción. Como paliativo, se expusieron las colecciones en un salón del Ministerio de Instrucción Pública. Para darnos una idea de lo recolectado en la exploración de México, existe una reseña de qué fue lo que se presentó en París en 1867.69

Academia Imperial de Ciencias y Literatura: trabajos de José Fernando Ramírez.

Fuente: José Fernando Ramirez, Relatos Históricos, 2™. Ed, Prólogo y selección de Ernesto de la Torre Villar, México, UNAM, 1993.202p.

69En este trabajo hemos pretendido explicar el vínculo que existe entre exploraciones aparentemente distantes en el tiempo y en el espacio pero que en realidad formaban parte de una estrategia colonizadora europea y así descubrir, a través de los supuestos que guían nuestra investigación, los lazos invisibles que se fueron tejiendo durante casi sesenta años de avances científicos en el transcurso de los cuales las exploraciones jugaron un papel fundamental en el desarrollo de la ciencia, sobre todo, en cuanto se refiere a la construcción de saberes en el lugar mismo.

  • 70 En la sesión solemne de fundación de la Comisión Científica, Artística y Literaria de México, en el (...)

70Del estudio de la Commission Scientifique du Mexique se deriva que, como resultado del contacto que establecen sabios franceses y mexicanos durante la intervención militar en México, se crea paralelamente a ésta, la Comisión Científica Artística y Literaria, en absoluto a causa del azar, pues junto a la ocupación territorial, existía la necesidad de fomentar el desarrollo del conocimiento del lugar ocupado a través de organismos científicos formados ex profeso. Precisamente la participación de los mexicanos en este proyecto responde a una necesidad de intercambio científico que se presentaba de una manera sumamente clara, con objetivos precisos y una articulación evidente con la Academia de Ciencias de París; así se hubiera planteado como supeditada a ésta.70 Todo dentro del marco de expansión colonialista de Francia en donde ocupa un lugar preponderante la ocupación de territorios lejanos y estratégicos en el equilibrio de fuerzas político-militares que entonces estaban en juego:

  • 71 Martín Quirarte, Historiografía sobre el imperio de Maximiliano, 2a ed, México, Universidad Naciona (...)

Cuando se lee la obra denominada Archives de la Commission Scientifique du Mexique [...] el lector llega a la conclusión de que el emperador de los franceses, distaba mucho de querer emprender en México una obra que pudiera confundirse con un acto de simple piratería. Habla desde luego en él un móvil interesado, pero de ninguna manera se trataba de convertir la expedición a México en el objetivo de pillaje escandaloso.71

Exposición Universal de 1867.

Fuente: L'Illustration, Paris, 1867.

  • 72 «Discours de M. Le Colonel Doutrelaine, Président de la Commission Scientifique, Artistique el Litt (...)

71Eso es lo que hemos tratado de demostrar en este ensayo, pues la Comisión Científica, Artística y Literaria, en palabras de su presidente, el Coronel Doutrelaine, resumía los trabajos así: el objetivo principal de la comisión era redactar y publicar un libro con información que ayudara a los extranjeros deseosos de venir a establecerse en México, de aplicar sus actividades, capitales y conocimientos profesionales. La obra estaría destinada tanto a los mexicanos, agricultores, comerciantes, industriales, artesanos de todas las materias, como a los hombres de todas las profesiones liberales para hacerlos del conocimiento, sin omisión y con exactitud, de los productos naturales, las riquezas subterráneas, el clima, la geografía, las vías de comunicación, el estado religioso y político, así como las costumbres de su población72.

72Como podemos ver, este proyecto económico buscaba sustentarse en la clase industrial extranjera y mexicana que participó en la séptima sección «Estadística General, Comercio, Industria...» de esta comisión franco-mexicana, interesada en invertir en la «regeneración» del Egipto americano, como Arango y Escandón, Barrón, W. Hay, Escudero y Echánove, Cayetano Rubio o Francisco Garay, uno de los principales interesados en crear un camino transístmico en Tehuantepec. A fin de cuentas, los esfuerzos de sabios, militares y empresarios convergían en un mismo proyecto.

Notes

1 Para la elaboración de este trabajo conté con la amable colaboración de Rebeca V, García Corzo
Resulta Interesante que uno de los observadores de los trabajos de esta Comisión fuera el abate francés Brasseur de Bourbourg que posteriormente sería enviado a México como miembro de la Comisión Científica de México creada en 1864.

2 Gabriel-Michel Dimitriadis, «La recherche scientifique et archeologique française au Mexique pendant l'intervention», Memoire de maitrise d'histoire de l'Amerique Latine et d'archeologie precolombienne, Paris, Université de Paris I - Sorbonne, U.E.R. D-'histoire de l'art et d'archeologie 03, U.E.R. d'Histoire 09, Année Universitaire 1983-1984, p. 18.

3 Ibídem., pp. 19-20

4 «Chevalier cumplió un papel destacadísimo en la historia de Francia. Egresado de la Escuela Politécnica de París, muy joven ocupa la dirección del periódico El Globo; posteriormente al comprometerse con el movimiento sansimoniano, es condenado a un año de prisión en la prisión de Sainte Pelagie. Liberado, antes de cumplir con su condena, acepta la propuesta de partir a los Estados Unidos para estudiar la cuestión de las comunicaciones, actividad a la que dedicará mucho tiempo y cuyo producto fueron múltiples artículos publicados en los siguientes periódicos: Journal des Débats, y en Revue des Deux Mondes; posteriormente, en 1840 es nombrado profesor de Economía Política en el Colegio de Francia y nombrado también consejero de estado en servicio extraordinario. En 1845 fue elegido diputado en Aveyron y al mismo tiempo publica L'Isthme de Panama, examen historique et géographique des differentes directionws suivant lesquelles on pourrait le percer, et des moyens à y employer, suivi d'un aperçu sur l'ltshme de Suez. Pero no dura mucho en su puesto, debido a su toma de posición en las cuestiones aduanarías. Partidario a un régimen de autoridad asegurando la paz interior, no se opone al golpe de estado de Luis Napoleón. Miembro del Consejo Superior de Comercio, ardiente partidario del libre comercio, es encargado en 1860 de firmar en Londres el tratado de comercio con la Gran Bretaña del cual él es instigador. Miembro de la Academia de Ciencias Morales y Políticas, es nombrado senador y Gran Oficial de la legión de honor en enero de 1861. En 1862 es el encargado de elaborar el reporte sobre la exposición universal de Londres; en 1867 también es nombrado encargado del Reporte sobre la exposición universal de París. En la guerra contra Prusia, siendo Presidente de la liga internacional de la paz, es el único en el Senado que vota contra la guerra». Ibidem, p. 54-55

5 Jacques Chonchol y Guy Matinière, L'Amérique Latine et le latinoamericanisme en France. Paris, Editions L'Harmattan, s.f, pp. 70-71.

6 Louis Ferdinand Alfred Maury, 1817-1892, Historiador y arqueólogo miembro del Instituto de Francia, bibliotecario de las Tullerías (1860), profesor de historia y de moral en el Colegio de Francia, director general de los Archivos, miembro de la Academia de Bellas Letras, de la Sociedad de Anticuarios de Francia, secretario general de la Sociedad de Geografía de París, autor de numerosos textos de historia y arqueología, entre ellos, una Historia del brahmanismo (1846) y un Manual de historia del arte antiguo (1847-49), Dictionnaire du Second Empire, (Sous la direction de Jean Tulard), Paris, Fayard, p. 796

7 Louis Vivien de Saint-Martin, 1802-1888, Geógrafo, miembro de numerosas sociedades científicas, como la de Geografía, de Bellas Letras, de Etnología e incluso fue miembro fundador del Ateneo francés. Escribió numerosas obras de geografía y agricultura, tradujo a Walter Scott, y realizó una Historia General de la Revolución Francesa de 1789 a 1839 de corte liberal. G. M. Dimitriadis, La recherche op. cit., p. 51

8 Ver el texto Science and Empires. Historical Studies about Scientific Development and European Esponsion. (Edited by Patrick Petitjean, Catherine Jami and Anne Marie Moulin), Dordrecht - Boston - London, Kluber Academic Publishers, 411 p. Este libro contiene las ponencias presentadas en el Coloquio Internacional Sciences and Empires. A comparative History of Sciences Exchanges: European Expansion and Scientific Development in Asian, African, American and Oceanian Countries, organizado en 1990 en la ciudad de París. Desde la perspectiva mundial nos parece indispensable su lectura para entender los diversos modelos de adaptación de la ciencia en la periferia, y las discusiones que se han suscitado refutando o aceptando esta teoría.

9 Entre los corresponsales mexicanos de la Commission Scientifique du Mexique se encontraban M. Velázquez de León, José Fernando Ramírez, Miguel Jiménez, Antonio García y Cubas, Francisco Jiménez, Patricio Murphy, Manuel Orozco y Berra, Francisco Pimentel, Joaquín García Icazbalceta, Eulalio Ortega y Gabino Barreda.

10 José, Fuentes Mares, La emperatriz Eugenia y su aventura mexicana, México, El Colegio de México, 1976, p. 2.

11 Historia de la Filosofía, México, 9a ed., Siglo xxi editores, 1990, t. 8, p. 163

12 Ibidem

13 Ver Pierre-Luc Abramson, Las utopias sociales en América Latina en el siglo xix, México, Fondo de Cultura Económica, 1999, p. 29, nota 10, En esta nota comenta que sobre los proyectos españoles anteriores al de Saint - Simon, Ramón de Manjarrés escribió «Proyectos españoles de canal interoceánico» en Revista de archivo, bibliotecas y museos, núms. de enero - febrero de 1914 y marzo abril de 1914 (en dos entregas) El autor señala que los tres únicos trazados posibles (Tehantepec, lagos de Nicaragua y Panamá) ya se encuentran expuestos por Gómara en el capítulo 104 de su Historia General de las Indias (titulado «Del paso que podrían hacer para ir más breve a las Malucas» en la edición de la BAE). Pero con su proyecto, Saint - Simon pone por primera vez de manifiesto lo que habrá de constituir - en su vida y sus obras, tanto como en las de sus discípulos - uno de los rasgos distintivos del socialismo sansimoniano: la obsesión por las vías de comunicación, factores de la paz y de dicha para la humanidad. Todos los proyectos ulteriores, salvo los de Defer de la Nouerre y de Martin de La Bastide.

14 Abramson comenta que, sin embargo, no es el primero en su género, sino sólo el primer proyecto francés. Desafortunadamente es muy poco lo que sabemos acerca de este proyecto. El párrafo transcrito fue sacado de su «único texto autobiográfico, Histoire de ma vie, donde ni siquiera dice si se dirigió a México para presentar tal proyecto. Simplemente escribe...», Ibidem., p. 28.

15 Ibidem, nota 7 a pie de página. Véase la correspondencia que intercambiaron Maxime Leroy y Alfonso Reyes sobre el tema de las relaciones entre Saint - Simon y México, en Alfonso Reyes, Obras Completas, fce, México, 1960, vol. iii, p.199.

16 No es producto del azar que en 1867 uno de los organizadores de la Exposición Universal de París fuera el economista Chevalier junto con el sociólogo y metalurgista Fréderic La Play, los dos politécnicos y de ideas sansimonianas. Para el caso de México, el diseño del Pabellón Mexicano en teoría, era culminar de una manera grandiosa la empresa mexicana. El lugar que ocuparía estaba, ni más ni menos, a un lado del Egipcio, dentro del área destinada a Oriente.

17 Ibidem. p. 50.

18 Georges Pradalié, Le Second Empire, Paris, Presses Universitaires de France, 1957, p. 49.

19 Henry Laurens, et. al., L'Expedition d'Egypte (1798-1801), Paris, Armand Colin, p. 16.

20 Ibidem.

21 Ibidem.

22 Ibidem.

23 Robert Solé, L'Egyte, passion française, Paris, Seuil, 1997. p. 94.

24 Ibídem., p. 94.

25 Ibidem.

26 Jean Bateau, «L'Egypte de Muhammad - Ali. Pouvoir politique et développement économique, 1805 -1848», en Annales. Economies-Sociétés-Civilisations, Paris, Armand Colin, Ecole des Hautes Etudes en Sciences Sociales, 46° année, mars-avril 1991, núm. 2, p. 401.

27 Ibidem., p. 402.

28 Ibidem.

29 Notes demandées par Son Excellence. Expedition Scientifique du Mexique et de l'Amérique Centrale; Note sur les conséquences scientifiques et politiques qu'a eues la création de l'Institut d'Egypte, Archives Nationales de Paris, (anp) F 17, 2909, p. 4

30 Bateau, op. cit., p. 414

31 Notes, op. cit, p.2

32 Notes, op. cit., p.4.

33 Ibídem.

34 Ibídem.

35 Ibídem.

36 Ibídem., p. 5.

37 «Le Mexique apparaissait alors comme le premier laboratoire, le centre de nombreux travaux scientifiques alors comme le premier laboratoire, le centre de nombreux travaux scientifiques qui vont acquérir une réputation mondiale. Toute une pléiade de savants français découvrir, grâce à cette expedition l'américanisme qi'ils s'attachèrent a cultiver sous la Troisième République tels Charnau ou Hamy parmi les ethnologues, Reclus parmi les géographes...Les origines des civilisations indiennes du Mexique d'avant la découverte et la conquête espagnole furent ainsi étudies par les jeunes archéologues et ethnologues qui favorisent l'essor de leurs nouvelles et récentes disciplines dans leur pays. Dans le même esprit, les savants des disciplines cartographiques, géologiques, biologiques, anthropologiques firent remarquablement avancer et la connaissance du pays visité -le Mexique- et leurs propres 'sciences' respectives. Les Bulletins de la Société de géographie de Paris ou ceux du Journal de la Societé des Américanistes à partir de 1877 furent à ce titre des soutiens de valeur». Chonchol, op. cit. p. 71.

38 «Comité des sciences naturelles et médicales. Instructions Sommaires», en Archives de la Commission Scientifique du Mexique, Paris, Imp. Impérial, 1864-1867. t.I., pp. 19-37

39 Pradalié, nos dice que «El Segundo Imperio comienza oficialmente el 2 de diciembre de 1852. Pero, desde el Golpe de Estado del 2 de diciembre de 1851 el poder esté entre las manos de Luis - Napoléon Bonaparte y es en el acontecimiento de 1851 que el nuevo régimen va a encontrar sus más incoercibles fatalidades'. Asi todo estudio sobre el Segundo Imperio debe comenzar por el problema del Golpe de Estado», op. cit., p. 3.

40 Ibídem., pp. 88 y 89

41 Citado por Pradalié, Ibídem., p. 100

42 David Fieldhouse, Economía e Imperio. La expansión de Europa, 1830-1914, 2a. Ed, México, siglo.xxi, 1978 p. 125.

43 Dictionnaire, op. cit., pp. 30 y 31.

44 Alfred Jackson Hanna, Napoleón iii y México, Traducción de Ernestina de Champourcin, México, Fondo de Cultura Económica, 1973, p. 15

45 Pradalié, op. cit., pp. 107-108

46 Ver. Supra, nota 3.

47 Abramson, op. cit, p. 55.

48 Pradalié, op. cit, p. 108.

49 Ibidem.

50 Hanna, op. cit, p. 13.

51 Robert Hogarth, «The Napoleonic Idea in Mexico», en Blackwood's Edinburgh Magazine, 1864, apud, Hanna, op. cit, pp. 13-14.

52 James C. Shields, Inmigración y colonización durante el Segundo Imperio Mexicano, Tesis doctoral, unam, 1958, p. 54.

53 Para abundar en el tema veánse los libros citados por Shields, op. cit., y que refieren a los temas sobre las ideas políticas de Napoleón iii relacionadas con Saint Simón: Louis Napoleón Bonaparte, Political and Historical Works (London: London Illustrated Library, 1852) t. 1, 169,250, II, 94 y 264; Albert Thomas, Le second Empire (1852 - 1870), tomo x, Histoire Socialiste (Paría, Jules Rouff) 52, 54, y 420; Louis Napoleón Bonaparte, «Extinction of Pauperism» Works (London, 1852) ii, 118.

54 Ibidem, p. 56.

55 Ibídem.

56 Para Pierre - Luc Abramson, Chevalier como muchos sansimonianos pasa de la vida en comunidad a los sillones de los consejos de administración. Es importante señalar que Saint - Simón recibió de parte de Marx el siguiente comentario: «el ángel tutelar de la Bolsa de París», Cfr. Abramson, op.cit., p. 50, nota 5, lo que explica por qué los sansimonianos «abandonaran la exaltación de la vida de comunidad para preocuparse de reformas económicas y sociales, de ferrocarriles, de bancos, de canales y de colonización. [Asi que] Michel Chevalier pertenece a este último grupo, y esta nueva orientación - primer paso hacia la respetabilidad burguesa - se forjó a través de un viaje a las Américas», Ibidem, p. 50.

57 Los hermanos Pereire fundaron en 1856 la Sociedad General de Crédito Mobiliario Español, primer banco moderno en la península ibérica. Cfr. Ibidem., nota 17, p. 52.

58 Ibídem., p.53.

59 Al parecer Francisco Bilbao utiliza los dos términos enlazados el 24 de junio de 1856 en una conferencia dictada en París. Cfr. Ibidem., nota 16, p. 52.

60 Diccionario Porrúa de Historia, Biografía y Geografía de México, 6a. ed., México, Porrúa, 1995. T. I, pp. 740 y 741.

61 Abramson, op.cit, p. 50.

62 Este fin de la primera mitad del siglo xix se caracteriza por un avance de la frontera de los Estados Unidos hacia el Oeste. Un texto muy esclarecedor es el de William H. Coetzmann, Army exploration en the American West, 1808 - 1863, Austin, Texas State Historical Association, 1991, 847 p.

63 Abramson, op. cit, p. 52.

64 Boletín del Instituto Nacional de Geografia y Estadística de la República Mexicana, presentado al Supremo Gobierno de la Nación por la Junta Menor del mismo cuerpo, Tercera Edición, México, Tipografía de Andrés Boix, 1861.

65 Michel, Chevalier, le Mexique ancien et moderne, Paris, Librerie de l'Hachette et Cie, 1864, 628 p.

66 Ibídem.

67 El priemer Comité (Ciencias naturales y médicas) estaba constituido por los siguientes miembros: Presidente, M. Milne Edwards, M. Decaisne, Miembro del Instituto, M. de Quatrefages, M. Charles Saint Claire Deville, Miembros del Instituto de Francia y el M. le Baron Larrey, Miembro de la Academia Imperial de Medicina. El segundo Comité (Ciencias físicas y químicas): Presidente el Mariscal Vaiilant, el Vice-Almirante, Jurien de la Graviére; los miembros del Instituto de Francia M. Boussingault, M. Combes, M. Faye, M. de Tessan, el astrónomo, M. Marie Davy, y el reputado Mr. Vivien de St. Martin, tercer Comité (Historia, lingüistica, arqueología), Presidente, M. el Barón Gros, antiguo embajador y ministro plenipotenciario en México, los miembros del Instituto de Francia, M. de Longperier, M. A. Maury, M. Angrand, antiguo cónsul general, M. Viollet Leduc, M. César Daly; M. el abate Brasseur de Bourbourg y Mr. Aubin. Finalmente el 4o Comité (Economía política, Estadística, Trabajos públicos y cuestiones administrativas), cuyos trabajos serían dirigidos por su Presidente, el Senador Michel Chevalier, el coronel Ribourt y el Sr. Bellaguet.

68 A partir de los planteamientos hechos por el grupo de investigadores del Séminaire de l'invention scientifique de la Méditerranée, en la Universidad de París, pensamos que nuestra propuesta es válida, pues como hemos intentado demostrar en nuestros trabajos «La ciencia marcha bajo la égida de la guerra», en Revista Universidad de Guadalajara, enero - febrero 1995, pp. 50-60; «Geografía y botánica: el paisaje mexicano visto por los viajeros franceses de la Commission Scientifique du Mexique (1864-1867)» en Tierra, agua y bosques: historia y medio ambiente en el México central, México, cemca, Inst. Mora, Potrerillos Eds., Universidad de Guadalajara, 1997, pp. 179-218 y «De la curiosidad al examen científico», en Paisaje, México, Soumaya, 1998, existen los suficientes testimonios que avalan nuestra propuesta: la Commission Scientifique du Mexique, fue la puesta en obra de una vieja tradición expedicionaria francesa y en el caso de México se combina con la analogía que quiso hacer Napoleóniii con la expedición organizada por Bonaparte a finales del siglo xviii.

69 Georges Duval escribió lo siguiente»Por su posición política, como por historia, México es la transición natural de América central a América del Norte. Oficialmente, este país falta en el palacio de la Exposición, y sabemos por qué. Ante las fallas del gobierno mexicano, el viajero francés debió suplir por un pabellón elevado en gastos en el Campo Marte, y el Ministerio de la Instrucción Pública por una exposición en una de las salas del Ministerio. Aunque así dividida y necesariamente muy incompleta, México no deja de ofrecer un muy grande y muy necesario interés», en Journal des debats politiques et Litteraires, Paris, jeudi 17 octobre 1867.

70 En la sesión solemne de fundación de la Comisión Científica, Artística y Literaria de México, en el discurso de Doutrelaine, se remarca mucho este aspecto:»En la redacción de [...] programas, en lo que toca la ciencia pura, nos estará singularmente facilitada por el trabajo de la Commission, que un decreto de su Majestad el Emperador Napoleón II viene de instituir en París con el objetivo de preparar la organización de una expedición científica en México. Esta Comisión compuesta de los más eminentes sabios franceses, será para la nuestra Señores, un hogar de correspondencia, y permítanme decirlo, puesto que yo no tengo el derecho de ser modesto en vuestro nombre, un centro de dirección para nuestros estudios, una guía en las investigaciones y observaciones y las observaciones locales que nosotros tendremos que hacer con el fin de perfeccionar teorías incompletas o de dominar las teorías generales, clasificar los hechos particulares dar luz de los fenómenos todavía desconocidos o imperfectamente observados», «Discours de M. Doutrelaine», en L'Estafette, México, 21 de abril, 1864. núm. 91, Vol. 5.

71 Martín Quirarte, Historiografía sobre el imperio de Maximiliano, 2a ed, México, Universidad Nacional Autónoma de México, 1993 (Instituto de Investigaciones Históricas. Serie de Historia Moderna y Contemporánea: 9) pp. 62 y 63.

72 «Discours de M. Le Colonel Doutrelaine, Président de la Commission Scientifique, Artistique el Littéraire», en L'Estafette, Journal Française, México, Jeudi 21 avril 1864

Table des illustrations

Légende Originalmente, las colecciones mexicanas deberían ser expuestas en un edificio cerca de los pabellones de los países orientales que se ubicaban en el jardín de la Exposición Universal de 1867. Sin embargo, este proyecto no se llevó a cabo, pues la debacle del Imperio francés en tierras mexicanas lo frustró. A cambio, se construyo esta reproducción del templo de Xochicalco, y las colecciones de los viajeros de la Commission fueron exhibidas en una de las salas del Ministerio de la Instrucción Pública.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/850/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 860k
Légende Para los sansimonianos, la fuente de inspiración de sus trabajos fue La Descripción de Egipto, que contaba con 126 Memorias, entre ellas treinta de arqueología, 24 de geografía física y 21 de historia natural. Cuando retoman sus trabajos en la época de Mohammed-ëAli, se apoyan sobre todo en las Memorias que tratan de agricultura, geografía física, astronomía, y economía del Egipto antiguo, así como en El Estado moderno. Estos escritos les sirvieron de fundamento para pretender modernizar el Egipto contemporáneo, gracias a una serie de trabajos científicos impulsados por las más variadas áreas del conocimiento: astronomía, hidrografía, medicina, química, ordenación territorial y arte musical.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/850/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 384k
Légende La ciencia mexicana irrumpe en el nuevo siglo con uno de sus representantes más destacados, Andrés Manuel del Río, cuya obra será reconocida durante todo el siglo xix, al igual que su labor docente en el Seminario de Minería.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/850/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 380k
Légende Derivada de la Comisión Científica del Valle de México de 1853, y como consecuencia de la preocupación del Estado mexicano por el reconocimiento del territorio nacional, es organizada la Comisión Científica de Pachuca de 1861 a 1864. Las secciones en que ésta se dividió fueron: de Topografía, de Minas y de Historia Natural. Una remarcable coincidencia con la organización de la Commission Scientifique du Mexique
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/850/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 160k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/850/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 232k
Légende Memoria de los trabajos ejecutados para la Comisión Científica de Pachuca en el año de 1864, op. cit.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/850/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 240k
Légende Elaborados a partir de los reportes de viajeros, corresponsales y miembros de la Comisión Central de París, los tres tomos que componen los Archives, aparecidos entre 1864 y 1867, muestran un intento de alejarse de la recolección heteróclita y acercarse a un verdadero conocimiento científico del México decimonónico.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/850/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 132k
Légende La preocupación por levantar planos exactos nos lleva a pensar en la importancia de apropiarse del territorio mexicano, así sea embargando su imagen. En México, al igual que en Egipto, Grecia y Argelia, los trabajos más abundantes y mejor elaborados son los de los miembros del cuerpo de ingenieros topógrafos del ejército francés, paradigma del vínculo entre sabios y militares.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/850/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 424k
Légende Aunque la intervención y los trabajos sobre el terreno de la Commission habían finalizado en 1867, no así la labor de los miembros de ésta, quienes a su regreso se dieron a la tarea de clasificar y estudiar los ejemplares más interesantes, que fueron a engrosar las colecciones del Museo de Historia Natural de París, y cuyos resultados fueron publicados en estos libros, desgraciadamente poco conocidos para la comunidad científica mexicana. Entre los temas que se incluyeron estaban: Manuscrito Troano, Geología, Antropología, Reptiles, Batracios, Peces, Crustáceos, Ortópteros, Miriápodos, Moluscos y Plantas.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/850/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 212k
Légende Commission Scientifique du Mexique: Ictiología
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/850/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 224k
Légende Academia Imperial de Ciencias y Literatura: trabajos de José Fernando Ramírez.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/850/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 224k
Légende Exposición Universal de 1867.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/850/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 404k

Auteur

Alberto Soberanis, mexicano, es egresado de la licenciatura en historia de la Universidad Nacional Autónoma de México. Realizó estudios de doctorado en la Universidad de Pars I, Panteón Sorbona. Ha participado en diversos eventos nacionales y extranjeros abordando temas como la Historia de las invenciones, Historia de las exploraciones científicas y del pensamiento científico en México en el siglo xix. Actualmente es profesor-investigador de tiempo completo del Centro Universitario de los Altos de la Universidad de Guadalajara. Ha publicado el libro La industria textil en México 1840-1900 (1988), así como diversos artículos sobre la Comisión Científica de México. Es además Secretario del Comité Mexicano para la Conservación del Patrimonio Industrial y Responsable del proyecto conacyt «La formación de la comunidad científica Jalisciense».

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1993

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr