Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

México Francia

 | 
Javier Perez-Siller
, 
Chantai Cramaussel

Los inmigrantes: miradas e intereses

México en un espejo: testimonio de los franceses de la intervención (1862-1867)

Jean Meyer

Résumé

México en la imaginación de los oficiales franceses del cuerpo expedicionario (1862-1867) ha podido ser reconstruido a través de sus escritos espontáneos e inmediatos, como sus cartas a sus amigos y parientes, sus diarios; inmediatos, pero menos espontáneos, como sus informes quincenales; posteriores como sus memorias, inéditas o publicadas. El material es enorme y muy repetitivo, tan es cierto que funciona muy bien toda una serie de lugares comunes sobre un país que, sin embargo, fascina a muchos oficiales: paganismo-cristianismo; la mujer mexicana; el indio como dotado de todas las virtudes; el criollo decadente, como el español; el mestizo perverso; orientalismo entre esos oficiales pasados en su mayoría por África y que ven a México como una mezcla de España con Egipto.

Quel est donc ce pays? Ou «le Mexique dans l'imaginaire des officiers du corps expéditionnaire français (1862-1867)» a pu être reconstitué à travers leurs écrits spontanés et immédiats, comme leur correspondance privée; immédiats mais non spontanés, comme les rapports de quinzaine rédigés par tous les commandants de place; postérieurs et plus ou moins élaborés comme leurs mémoires et souvenirs, publiés ou inédits. Le matériel est immense mais répétitif tant il est vrai que fonctionne très bien toute une série de clichés sur paganisme christianisme; l'immoralité du clergé; la beauté de la femme mexicaine; les vertus de l'indien; les vices du créole à bout de décadence et du métis dégénéré; l'orientalisme fonctionne librement parmi ces officiers dont beaucoup ont fait l'Afrique et n'ont pas oublié le mirage égyptien du premier Napoléon.

Texte intégral

La llegada del correo a México. Distribución de cartas y periódicos al cuerpo expedicionario.

Fuente: Le monde ilustre, núm..293,22/XI/1862.

1Y a que de testimonios se trata, unas palabras sobre los testigos. Entre 1862 y 1867 unos 1 300 oficia les conocieron México. Si dejo a un lado los no combatientes (administración, intendencia, transportes, salud), son 1 000, entre ellos setenta oficiales de marina. He logrado localizar 784 expedientes personales, de los cuales 610 están completos, es decir con todas las rúbricas. He encontrado todos los generales, todos los oficiales de Estado Mayor, gran parte de los oficiales superiores; me faltan tenientes y en proporción mayor, subtenientes. Tengo sólo 15 de los setenta marinos y 31 de los cien artilleros. Menciono como curiosidad a 22 extranjeros, oficiales admitidos en los Estados Mayores como observadores, combatientes o no: nueve suecos, tres prusianos, dos polacos, dos moldovalacos, un raso... 117 murieron de enfermedad y 108 en combate, o sea 225 en total, de los cuales 56 no eran combatientes (¡30 médicos!): 18 %. Pero no se trata hoy de la historia, ni de la sociología histórica del cuerpo de los oficiales de la expedición de México. La visión de México que tienen los oficiales y sus juicios sobre la expedición los saco de fuentes tan abundantes como heterogéneas, inéditas y publicadas. Las fuentes inéditas provienen todas de los archivos militares parisinos que pude trabajar en forma exhaustiva, en 1997-1998, durante un año sabático financiado por el cide y la Fundación Guggenheim.

2I. Testimonios manuscritos inéditos

  1. Correspondencia oficial,

  1. diaria y quincenal

  2. informes especiales, memorándums, testimonios.

  1. Cartas privadas,

    1. entre oficiales,

    2. a familiares.

  2. Diarios, bitácoras.

  3. Memorias.

3II. Testimonios publicados

  1. Memorias publicadas en vida y memorias póstumas

  2. Correspondencia (idem)

  3. Historias (idem)

4La riqueza de la correspondencia oficial es abrumadora. Por ley, se elaboraba «le rapport de quinzaine» (informe quincenal), dividido en informe militar reglamentario e informe político, con las siguientes rúbricas: problemas, actitud del pueblo, del clero, de los grandes propietarios, de los comerciantes, de los campesinos, de los indios, de la administración imperial, de los liberales pacíficos y de los disidentes (combatientes). El mariscal, los generales de las dos divisiones, todos los comandantes de zona, tenían que redactar esos informes. Además disponemos de laO correspondencia confidencial entre los jefes del cuerpo expedicionario y el Secretario de Guerra; de la correspondencia del Estado Mayor General; de la correspondencia general de las dos divisiones; de la de los comandantes de plazas y de subdivisiones.

Muerte del subteniente de Luart (del 5 batallón «hussards»), en un encuentro con tres escuadrones mexicanos, a la entrada del pueblo de San Sebastián, Oaxaca.

Fuente: Le monde ilustré, núm. 412, 04/111/ 1865.

5He podido leer 55 publicaciones, de 55 oficiales. No sé cuántas se me habrán escapado. Tengo 66 autores de correspondencia oficial o privada importante. Unos apellidos se encuentran en las dos listas, pero en total y descontando la repetición, son cerca de cien los testigos, lo que da una proporción muy alta. No cabe duda que México hizo correr las plumas sobre el papel y que los testimonios sobre el país, así como los juicios sobre la expedición son mucho más abundantes que los que corresponden a la guerra de Crimea -el contacto con los rusos fue inexistente- y a la guerra de Italia -fue demasiado breve y, lo que es más sorprendente, a la guerra de 1870-1871 (proporcionalmente).

6Una explicación podría ser la ociosidad, el aburrimiento en el que se encontraron, durante largas temporadas los oficiales en México, la otra es la fascinación ejercida tanto por el país, como por la tragedia final que llevó a una reflexión sobre la responsabilidad de Francia.

7Del material acumulado y seleccionado se podría hacer un estudio semiótico, análisis de contenido, de vocabulario al primer y segundo grado; también se podría cruzar dicho estudio con los datos biográficos del autor, para ver si hay una sensibilidad particular a la infantería, caballería, artillería, marina, o según los grados, los orígenes sociales y militares (egresados de las escuelas militares o troperos).

8Hoy me limitaré a presentar los testimonios. Citaré con abundancia, así que me pres taré a la acusación de impresionismo. Sepan que bien podría armar una serie de cuadros por temas, ventilados en tres columnas correspondiendo a un juicio de valor positivo, negativo, sin opinión y de manera cuantitativa. Luego se sacaría los porcentajes, en curvas y gráficas. Preferí el discurso temático-literario, en la forma siguiente:

  1. El paisaje

  2. El país y los paisanos

    1. Estado y administración

    2. La sociedad en general

    3. Los campesinos y los indios

  3. La mujer

  4. Iglesia y religión

  5. El soldado mexicano; liberales y conservadores

¿Qué es este país? (Lluvina, Juan Rulfo)

1. EL PAISAJE

  • 1 Teniente Auguste Chateau, capitán Oscar Lahalle y muchos más.

9Muchos oficiales dibujaban con lápiz, practicaban la acuarela en forma de esbozos que, algunos, después, con calma pasaban a pintura al óleo.1 Otros practicaban la fotografía con pasión -a veces eran los mismos. Por desgracia la inmensa mayoría de las fotografías y de los cuadros han sido dispersados al azar de las sucesiones; de repente, uno da con algunas piezas en tiendas de antigüedades o en mercados de baratilla; su recolección rebasa las posibilidades del investigador, tanto en tiempo como en dinero. El historiador se queda con la frustración de las alusiones in numerables a esos iconos en la correspondencia. Así, el médico/mayor Jules Aronssohn menciona el tercer álbum fotográfico; el capitán Jules Bochet comenta las fotos de los nueve novios y de las nueve novias que tomó en Lagos (14 de marzo de 1864); otro realiza series sistemáticas de iglesias, fuentes, plazas, artesanos, etcétera.

10El paisaje, en su infinita variedad, es apreciado de manera positiva (35 de 41 menciones). El coronel Adrián de Tucé, en plena carrera detrás del liberal Regules, exclama (Uruapan, 25 de febrero de 1865): «¡Jamás he visto algo tan hermoso! De no encontrarse tan lejos, sería una felicidad vivir en semejante país». El joven teniente J. Rafelis de Saint Sauveur se declara «fascinado por la belleza del paisaje tropical». El general de caballería, el africano du Barail (1820-1902), futuro secretarlo de Guerra, se deleita en largas descripciones admirativas:

  • 2 Ver du Barail, 1, p. 453.

El 2 de junio, la división bajó de Río Frío y el cuartel general se instaló en Buena Vista, rancho que bien merecía su nombre. Desde ese punto se divisaba un panorama admirable. A nuestros pies, un valle más amplio aún que el de Puebla, en forma de circo, cerrado por un anfiteatro de cerros y abajo se adivinaba, sin distinguirla aún, la capital de este hermoso país, la antigua ciudad fundada en 1325 por los aztecas, bajo el Nombre de Tenochtitlan, llamada después México. Nuestros ojos paseaban por una multitud de granjas y pueblos rodeados de plantaciones, escondidos debajo de la vegetación; y el sol, cuyo globo des lumbrante planeaba sobre tantas riquezas, tanta fecundidad, hacía centellar a lo lejos, los espejos de los cinco grandes lagos que rodean a México [...] Duré más de una hora, una hora inolvidable, una de esas horas cuya embriaguez paga del cansancio de toda una campaña y explica la atracción del oficio militar; duré, perdido en mis admiraciones, mis reflexiones, mis sueños.2

11Un año después, el mismo general se enamora del Mar Chapalico:

  • 3 Ver du Barail, I, p. 505.

Suiza no ofrece nada tan hermoso como ese inmenso mantel de agua clara, adormecida sobre el altiplano, circunscrita a distancia por cerros artísticamente cincelados que le proporcionan un marco maravilloso. El lago es el cuartel general de una cantidad prodigiosa de pájaros de todas especies y tamaños, desde el pato silvestre hasta los llamingos y las garzas mayores.3

12El capitán Adolphe Fabre, futuro general, es cribe el 5 de marzo de 1863 a su familia que:

  • 4 Ver Fabre: I, p. 434.

Salimos de Quecholac el 3 y llegamos a las 10 a Acacingo. Cuando uno se adelanta sobre la meseta del anáhuac el país se vuelve más y más hermoso y hace olvidar la tristeza y la desolación de Palmar y de la Canada. El rumbo de Acacingo es de lo más espléndido; vuelve lo verde y una portentosa vegetación; pero lo que cautiva la vista y vuelve el paisaje tan atractivo, es el horizonte sin límites que va hasta el Pacífico, son los picos nevados que se levantan en medio de una rica campiña, bajo un cielo de una perfecta limpidez, en medio de una atmósfera de una transparencia y de una ligereza incomparables. Sin duda, no hay espectáculo más impresionante en todo el mundo. [Después de describir el valle de Puebla, La Malinche, el Popoca-tepetl, el Izta, prosigue]. Me entusiasmo sobre manera con esa magnífica y grandiosa naturaleza que me lleva a la ensoñación y a la exaltación. Entiendo como, al contemplar las maravillas prodigadas con tanta profusión por el Creador en este país, el alma sea vivamente impresionada y el espíritu pierde de su escepticismo.4

  • 5 Ver Fabre: I, p. 435.

13Admira Acacingo, sus casas, los tres templos de la plaza: «Uno es especialmente admirable con su cúpula adornada de azulejos de mil colores y sus dos campanarios moriscos; adentro es maravillosa la profusión de riquezas, oro y plata que tapizan todas las paredes».5

14Uno de ellos, el médico-mayor Aronssohn cita a un novelista famoso de la época, que no tardaría en volverse un clásico de la literatura infantil, como Fenimore Cooper, Mayne Reid:

Allá lejos, al otro lado de las oscuras y embravecidas olas del inquieto Atlántico, dejando atrás las islas antillanas de perenne estío, hay un país encantador. Su terreno tiene el tinte de la esmeralda; su cielo, el del zafiro; su sol es un disco de oro. ¡Es el país de Anáhuac!... ¡Viajero, ven con nosotros! No temas. Presenciarás escenas sublimes y tenebrosas, alegres y hermosas. ¡Poeta! Allí encontrarás temas de poesía dignos de tus inspirados cantos. ¡Pin tor! Para ti hay allí cuadros de admirable frescura, pintados por la mano de Dios. ¡Novelista! Allí encontrarás leyendas aún no cantadas por el escritor, leyendas de amor y de odio, de gratitud y de venganza, de falsedad y de abnegación, de nobles virtudes y de repugnantes crímenes; leyendas de fragante romanticismo y ricas de realidad. ¡Vamos hacia allá, surcando las oscuras y embravecidas olas del inquieto Atlántico, a través de las islas antillanas, hacia las orillas de Anáhuac!

La escolta del general Cortés, dirigida por el capitán de fregara Gazielle, es atacada por las fuerzas del coronel Rosales, cerca de San Pedro.

Fuente: Le monde ilustré, núm. 414,18/111/1865

  • 6 México, carta del 26 de septiembre de 1865.

15El final de la expedición no cambia el sentir del futuro general Olivier, quien escribe: «La ciudad de México está cada día más bella. Los conventos se derrumban para dejar el lugar a hermosas casas, monumentos, paseos[...]». El capitán hiles Bochet, si regresa feliz a Francia, como todos sus compañeros, escribe que conservará la «nostalgia de este hermoso país». Dejo la última palabra al médico mayor Jules Aronssohn: «Si México tuviese la paz, el mundo entero quisiera venir a vivir acá... Cómo olvidar las noches de Guadalajara cuando me paseaba en la plaza, alumbrado por una luna tan clara que podía leer a su luz, con grandes sombras negras y mujeres, cabello suelto y mantillas, pareciendo hermosas todas bajo el astro de amor.6

El país y los paisanos

1. ESTADO Y ADMINISTRACIÓN

16A diferencia del paisaje, ellos provocan un concierto unánime de críticas y condenas: 100 %. Puede contribuir a justificar la intervención francesa y a explicar su fracaso. No todos tocan el tema; algunos se interesan solo en lo que afecta al ejército francés. Así el capitán Oscar Lahalle, en sus numerosos cuadernos, no habla de política mexicana, sino a la hora de los pleitos entre Maximiliano y Bazaine, sin preocuparse de los verdaderos problemas mexicanos. Su indiferencia, compartida por muchos (no puedo decir cuántos) hacía el México político y social, corresponde al deseo de salir cuanto antes del atolladero.

El subteniente Détrie, promovido al grado de capitán, el 15 de junio, y al grado de jefe de Batallón, el 1 ero de agosto de 1862.

Fuente: Le monde ilustré, núm. 283,13/IX/1862.

17La correspondencia política y militar de los oficiales machaca la visión negativa de la vida política mexicana y subraya, en conclusión, que la intervención no tiene en donde apoyarse. Los oficiales piensan, en esas condiciones, que si Francia no viene a conquistar una colonia o a establecer un protectora do, tiene que irse cuanto antes.

18El capitán de navio Henri Riviére escribe:

  • 7 Ver Henri Rivière, 1881, pp. 16-17.

El rasgo principal de la existencia política mexicana es la anarquía. Desde un tiempo inmemorial, se vive del de sorden, de la competición entre generales, entre jefes de pandillas, de la rivalidad entre provincias, entre ciudades. La conclusión, la rapiña, las exacciones son hechos normales, aceptados, etiquetados con palabras casi honestas. Así es y uno tiene que acostumbrarse, uno deja de sufrir por esto y los que piden a gritos el orden son una muy pequeña minoría. La población mexicana, cuando se trata de administración, no tiene la noción del bien y del mal. Es uno de los arrecifes sobre los cuales han venido a fracasarse todos nuestros intentos de reorganización. Nunca creyeron en nuestra buena fe, en la lealtad de nuestras intenciones, y se burlaron de nuestras tergiversaciones y de nuestra dulzura. A lo mejor, el equilibrio moral no se puede restablecer en naturalezas pervertidas, sino por el terror, que no por la persuasión. Cuando el castigo pone fin a la impunidad, la conciencia despierta. Un hombre demasiado calumniado, el coronel Dupin bien lo entendió y su sistema de implacable severidad rebasaba por mucho nuestras impotentes teorías civilizadoras.7

19El general Brincourt, comandante del Estado de Puebla, escribe en los mismos términos, en agosto de 1863, a su futuro edecán el capitán Tordeux:

Las autoridades están compuestas de hombres enérgicos que roban y de hombres honorables que no tienen energía. La justicia se vende, la protección se compra. En todas partes, hermosas promesas que no se cumplen en ningún lado. Las poblaciones piden armas para defenderse y cuan do el enemigo se presenta huyen. Los distritos siempre piden dinero y nunca dan, los recolectores de impuestos cobran su sueldo y nada para el gobierno. El comercio no vive sino de contrabando, la industria es casi nula y la agricultura arruinada. Los baches son más anchos que las carreteras, los puentes se caen de viejo, las canalizaciones son rotas, los bueyes de labor se los comen y los caballos se mueren de flacos.

20El médico general, el alsaciano Ehrmann, escribe el 25 de octubre de 1864, en carta privada al general Picard:

El pasado de aquel país singular es más o menos conoddo en Francia; el presente es una época de transición, de ensayos, de intentos; el porvenir está cubierto por un velo espeso. En donde se encuentran los franceses, son los dueños, y van muy lejos, pero adonde no llegan, no se puede contar con nada [...] el pueblo inerto y disimulado, en el cual los sentimientos patrióticos tienen raíces poco profundas, quien perdió confianza en cualquier tipo de gobierno, quien tiene un horror muy grande del extranjero, ese pueblo deja hacer y dice que sí, pero no se rinde a las ideas que nos dominan.

2. LA SOCIEDAD

21Es aquello que los oficiales llaman «el pueblo en general», o «el mexicano». El abanico de juicios es muy abierto, desde él que abomina al «mexicano» (son pocos: no más de cinco testimonios), hasta el que lo exalta:

Amo al mexicano, hay en él un fondo inagotable de bondad. Quiere al extranjero, claro no al extranjero gubernamental que lo quiere esclavizar, sino el extranjero pueblo que quiere serle útil; quiere al francés que no lo desprecia. Por desgracia, un culpable instinto aristocrático lleva a muchos extranjeros a tratar con desprecio al hijo de esa raza.

22El teniente Romignon exclama: «¡Ah! ¡Que rica comida! ¡Que hermosas muchachas! ¡Que gente más buena!» y transcribe:

  • 8 Diario manuscrito; cita a Ernest Vigneaux, Souvenirs d'un prisonnier de guerre au Mexique, Paris, 1 (...)

Este país, tal como lo veo, es la Edad Media, con sus monjes y pordioseros, sus pobres escolapios, sus oficiales de ventura, sus mercenarios indisciplinados, sus Cartouches y Mandrins [bandidos populares del siglo xviii francés. N. Del A.], sus leprosos, sus mujeres de la pachanga, buenas niñas no demasiado mal vistas, tomando tanto placer como el que propordonan[...] La Edad Media de la espoliación teocrática y feudal, de los odios patrióticos y religiosos, de la guerra y de la ferocidad, de la miseria y del ocio, de la horca, del robo...8

23El general du Barail, ese admirador del paisaje, tiene ojo clínico de geógrafo social. Concluye su descripción de Guadalajara (enero de 1864) con esas notaciones:

  • 9 Ver du Barail, I, pp. 501-502.

Lo que llama la atención en esta ciudad, como en todas, es el estado de vetustez, de degradación de los monumentos, apenas terminados. Todas estas ciudades mexicanas que podrían ser más que hermosas, nos dejan una impresión análoga a la que uno resentiría frente a un joven de 25 años ya apagado por la senil decrepitud. Alrededor de Guadalajara, en un radio de una legua, hay jardines, huertas, sembradíos, y después, nada, el desierto. Es algo muy impresionante en México. Uno camina por una campiña totalmente abandonada, sólo unos caminos generalmente deteriorados atestan el paso del hombre. Ni casas, ni pueblos, ni cultivos. Y, de repente, uno encuentra, sin el menor anuncio, ciudades de cincuenta, sesenta, cien mil almas. En Francia, la proximidad de las grandes ciudades se anuncia con ranchos, rancherías, pueblos más o menos considerables, granjas, fábricas y otros emisarios de la ciudad. En México, nada tal: una ciudad en medio del desierto. Eso es, claro, el resultado de la anarquía que ha devorado tanto tiempo aquel país. Las ciudades eran un refugio contra el bandolerismo, contra las gavillase[...] Ciertamente, ahí están las haciendas; construidas como para resistir un sitio y defendidas por la guarnición de sus numerosos trabajadores. Pero son pocas y, para poseerlas, se necesita un gran capital. Y así es como todo el polvo humano que se dispersa sobre un país civilizado, fecundándolo, se encuentra, acá, reunido en montoncitos, dejando a su esterilidad una tierra bendita que no pide más que producir.9

24El capital Adolphe Fabre desembarca con sus juicios ya aprendidos; al día siguiente de su llegada a Veracruz, puede escribir a su familia (24 de septiembre de 1862):

A la vista de aquella bella ciudad destartalada, entiendo la decadencia próxima a la muerte de una sociedad que no tiene ni la sombra de un sentido moral, desconoce la frontera entre el bien y el mal y hace que digan de ella: «en principio, no hay en México sino canallas; la única diferencia es que unos lo son más que otros».[...] Un país por regenerar y rehacer de la base a la cima.

25Desde Córdoba, el 21 de octubre de 1862, escribe: «En este país todos los que trabajan y producen son emigrantes europeos ayudados por los descendientes de la vieja población india; todo lo que es criollo o mestizo, es decir descendiente de los españoles, se queda inactivo o se hace bandido». La teoría racial de la época.

26Muy de la época también, los intentos de explicación científica (que retomará el famoso Julio Guerrero en su Génesis del crimen en México):

«La altura del altiplano causa menos oxigenación de la sangre y más «stateveineuse»; por lo tanto, apatía física, unida a la viveza de la inteligencia; gran ardor en las empresas, poca perseverancia en la ejecución. Especie de infancia perpetua con amor de lo que brilla, su amabilidad e inconstancia. Por lo mismo la despreocupación tan admirada de los mexicanos en circunstancias que nos tienen apasionados. El amor tal como lo entendemos les es casi desconocido; conocemos su famosa impasibilidad en el juego, es casi la misma frente a la muerte. ¿Será fuerza de carácter, esfuerzo capaz de dominar las pasiones? No, es temperamento. El hombre que vive a 3,000 mts. sobre el nivel del mar, bajo una presión atmosférica de 58 en lugar de 76, quien quema en su economía menos oxígeno(...) tal hombre vive de particular manera y su cerebro debe funcionar así también»«(A ronssohn a su familia, 7 de mayo de 1863).

27Por cierto, todos celebran el valor sobrehumano de los mexicanos frente a la muerte.

28El teniente Henri Loizillon (1836-1914) (carta del 9 de abril de 1864) escribe a su hermana: «Son de un estoicismo soberbio en presencia de una muerte que saben no poder evitar». El mismo teniente denuncia en la hacienda la causa de la miseria de las masas; ve en ella «un sistema feudal» y en los peones «nuestros siervos de antaño» (misma carta). Casi todos los oficiales, con unas excepciones entre las cuales, el capitán Lahalle (1823-1904) subrayan la miseria de los peones y de los indios.

Los soldados hacen los mandados para abastecer los alimentos de su compañía.

Fuente: Le monde ilustré, No. 298,27/XII/1862.

3. LOS CAMPESINOS Y LOS INDIOS

  • 10 Carta a su familia del 19 de abril de 1863.

29Indio y campesino (paysan) son palabras intercambiables bajo la pluma de los oficiales, menos cuando hablan de los rancheros. La miseria en el campo les impresiona tanto que buscan entender el fenómeno: la raza vencida ha sido reducida a la servidumbre (los peones) por el conquistador (Blanchot, Loizillon, Niox, Wolf...). El peonaje por deudas, castigos excesivos, la leva, son estigmatizados. El intendente y capitán Myrtil Grodvolle (1829-1866) y el general Brincourt manifiestan un entendimiento inmediato y generoso de los problemas del campo. Grodvolle siente mucho la situación de «esa buena, dulce, pobre raza india»10.

Transportando el material de artillería para el sitio de Oaxaca. Los indígenas ofrecen sus servicios para atravesar las barricadas.

Fuente: Le monde ilustré, No. 412,04/111/1865.

  • 11 Lahalle, p. 436.

30A él no le interesa lo exótico, no confunde al indio con le peau rouge de los Estados Unidos que fascina a muchos jóvenes oficiales de la División del general Castagny que opera en el Noroeste; aquellos mencionan en sus cartas arcos y flechas comprados o canjeados con los «temibles comanches» de las novelas de su niñez. Lahalle cuenta largamente la visita a México de los Kikapoos de Luisiana que vinieron a pedir tierras a Maximiliano y exhibieron un retrato de Luis xv.11

31Un lugar común universal es que el indio forma la parte miserable (por explotada), pero sana de la población. El general de caballería, el africano Víctor Margueritte (†1870), no duda en hacer la comparación entre México y Argelia, la tierra como el hombre. Encuentra que, en ambas partes, todo descansa sobre el «noble campesino indígena». El capitán A. Fabre dice que

  • 12 Carta a Fabre,1 de noviembre de 1862.

[...] la población indígena, la que desciende de la vieja raza de los aztecas es muy interesante a observar(...) Esos infelices sometidos a una verdadera esclavitud por la raza conquistadora y víctimas de todos los partidos[...]. Son 5'000,000 de 7'500,000, los parias, los «puerquitos» y casi las acémilas de los criollos y mestizos. Dignos de interés bajo todo punto de vista, esas pobres gentes se entregarán a nosotros con entusiasmo cuando se convencerán de que el gobierno francés no se parece ni al gobierno revolucionario, ni a la antigua dominación españolat...) Sobre ellos tendremos que apoyarnos, consagrándonos a su regeneración y poniendo bozal a la colección de crápulas que hace la ley des de hace demasiado tiempo.12

  • 13 Carta del 17 de junio de 1865.

32Así nació un indigenismo y político-militar, nada sorprendente si uno piensa que muchos oficiales tenían antecedentes africanos (casi el 60 %) y que los mejores de ellos habían trabajado en los famosos bureaux des affaires indigenes, o bureaux árabes. Entablaron inmediatamente relaciones con los indios en Veracruz y Puebla, desde los primeros días de la intervención, después en el altiplano, más tarde en la tierra caliente de Veracruz y Tamaulipas, en el séptimo cantón de Jalisco (Te pic), en Sonora, Chihuahua y Coahuila. En todas partes hicieron alianza con los indios. Después de la toma de Puebla, Brincourt arma una contra guerrilla indígena en la Sierra Norte de Puebla y cerca de Córdoba; dos años después, a fines de 1865, hace lo mismo con los tarahumaras en Chihuahua, mientras que el general Castagny presume de su «guardia personal huichol» y manifiesta el mayor respeto al general Manuel Lozada, universalmente estimado por los franceses que pagan la soldada de su tropa pero no logran nunca entrevistarse con él. El coronel Isidore Garnier (1816-1892), hace otro tanto con los yaquis, mayos y ópatas.13

33Por eso, a la hora de la evacuación, todos esos oficiales desarrollaron un terrible sentimiento de culpa al abandonar poblaciones que habían comprometido con la Intervención y el Imperio. El general Brincourt no perdonó nunca la muerte de sus aliados del Noroeste, a manos de los liberales. Su ira no iba contra estos, sino contra los responsables franceses a lo largo de la intervención. Brincourt, quien prefería «romper mi espada antes que ensuciarla», gustaba de publicar sus decretos y proclamas en lengua indígena, [altipe chaneque]

34Para concluir con los indios, citaré un manuscrito del coronel de Estado Mayor Claude Manèque (1870), terminado en México el 5 de febrero de 1864, «Apuntes sobre México» (notes sur le mexique) «ES en la raza indígena, elevándose cada día más hacia el nivel del europeo, que se encuentra el porvenir de México, mucho más que en la Avenida de inmigración del viejo continente». Éno soñaba con «blanquear a México».

35Los testimonios son tan ricos que no resisto a la tentación de mencionar a algunos de los mejores observadores. El teniente Romignon (1870) nos dejó su diario. Describe todos los itinerarios, no de manera topográfica, sino evocando los paisajes, tomando apuntes sobre la geografía humana, la agricultura, las haciendas, los acueductos y las presas. Narra el temblor del 2 de octubre de 1864 que le tocó en Oaxaca, ciudad que lo llena de deleite. Cuenta su excursión a Monte Albán y Mirla: «me evoca los grabados de los monasterios egipcios». El 30 de marzo de 1866, describe el «maravilloso eclipse total de luna» en El Salado, cerca de Matehuala. Los bailes, los encuentros con los mexicanos y las mexicanas, todo le gusta, todo lo apunta. Habla y escribe español, transcribe canciones, dichos, refranes y pláticas. Así, en agosto de 1865 en Tuxpan, anota: «...añadía el tuxpeño que la cosa de la lagarta es una vaina mucho más sabrosa que la de la mujer».

36El teniente ingeniero Eloi Lussan (1836-1914) no es menos universal que nuestro legionario. Habla español y estudia náhuatl. Todo le gusta en México: la historia, la arqueología, la geología, la fauna y la flora. Nos dejó verdaderas disertaciones sobre la víbora de cascabel, las chinampas, los mexicains indignes, el caballo, el lazo. Myrtil Grodvolle, joven oficial condenado por su miopía a servir en la intendencia, nos dejó además de su abundante y rica correspondencia con sus hermanos y cuñados, fotografías, acuarelas, ilustraciones, herbario, álbum de ornitología. Aprende español en poco tiempo, entrevista a la gente y se revela un maravilloso observador, lúcido analista. Le encanta México, pero desde enero de 1863, es decir a dos meses escasos de haber llegado, no sueña sino con regresar a Francia. Ya veremos por qué.

  • 14 Carta del 26 de agosto de 1866.

37El teniente coronel Edmond Bonneau du Martray, del Estado Mayor General (1813-1890) escribe a su mujer y a sus hijos. Manda fotos de indiennes, de tamemes, de le poulque, de las diversas catedrales. A su hermano le hace la alabanza del maíz y se promete plantarlo en su Nièvre familial, para tener grano para las aves y forraje verde para el ganado, tan pronto como se jubile.14 El teniente Zédé, futuro general, aprovecha la expedición de Oaxaca para «aumentar mi colección de pequeños y preciosos Budas». Y no hablo de los oficiales que trabajan también en la Comisión Científica.

La mujer

  • 15 Carta del 16 de noviembre de 1862.

38Aronssohn admira a las mexicanas desde que desembarcó.15 De todos mis testigos, el único gruñón, el capitán Fabre, se deja conquistar a partir del 19 de enero de 1863. Los demás son unánimes. Blanchot celebra «la belleza de las mujeres de Jalapa». La entrada a México y el gran baile en el Teatro Nacional del 1 de julio de 1863 nos valen páginas de antología. El capitán Blanchot celebra las fort jolies femmes: «El tipo de la mujer de la capital me parece absolutamente notable; además es muy coqueta y gusta de lucir su ropa» (Blanchot, I:156-8). Unos días antes, el 13 de junio, el capitán Jules Bochet escribía que «las mujeres son, en la ciudad de México, de una belleza fuera de lo común». El intendente Wolf, hombre maduro, el «papa Wolf» del cuerpo expedicionario señala que «nuestra entrada a México es comparable al entusiasmo de los italianos cuando entramos a Milán. La belleza de las mujeres...». El general du Barail no es menos elocuente en sus Souvenirs. El capitán A. Fabre, ya convencido, es cribe en su carta del 1° de julio de 1863.

El gran baile del Teatro Nacional fue completamente exitoso. La élite de la sociedad vino y más de 3,000 persoñas se apretaban en el amplio salón[...] La mayoría de las mujeres mexicanas son bellas de verdad, su cabellera negra es notablemente abundante, sus ojos grandes y vivos, su tez de un blanco mate, su pecho de un desarrollo prometedor; la boca sola, un poco grande, deja algo que desear. Pe ro, ¡o desgracia!, ese sexo encantador no se satisface con sus encantos naturales y, para aumentar su seducción, comete el error de pintarse la cara de manera lamentable. Se abusa de manera inmoderada del polvo de arroz y de la pintura. Las modas son enteramente francesas y por lo demás las mexicanas visten con una desenvoltura más que atractiva.

39Todos se maravillan de la pequenz de su pié, de «la finura de las articulaciones», «de la mirada de fuego», del «pelo de ébano» del «pecho soberbio» y no dejan de cumplimentar a las mexicanas como incansables y excelentes a la hora del baile. El noviotage (galicismo creado por los jóvenes oficiales) tiene mucho éxito. No se trata únicamente de hermosura física; Frederic Hocédé, (†870) jefe de batallón, escribe, desde León, el 4 de marzo de 1864, que el baile ha sido encantador:

Pocas veces he visto en Francia tan gran número de muy bellas personas, divirtiéndose con tanta sencillez y con tanta alegría. Las mexicanas tienen para mí una calidad, la primera de todas, la de tener una cantidad considerable de niños que son encantadores (charmants). Todo ese mundo grita, canta en el sol, es alegre y feliz, realmente es una felicidad ver esas familias.

Victoria de Uqilpan, obtenida por el coronel Clinchant, del 2o de zuavos, contra los generales juaristas: Arteaga, Echegarai, Nery y Espinosa (este último entrega su espada al coronel Clinchant, herido en la pierna por una bala).

Fuente: te monde ilustré, núm 406,21/1/1865.

  • 16 683 soldados y suboficiales reciben, entre el 10 de octubre de 1866 y el 18 de febrero de 1867, el (...)

40Está alojado con una familia, cuya «señora, bella aún, tiene siete hijos y parece decidida a proseguir». No es de sorprenderse si hubo varios matrimonios; no muchos los oficiales que aquí se casaron, pero sí lo hicieron varios de cientos de soldados.16

41En Guadalajara, Aronssohn y el capitán Philippe Ledémé (1831-1899) celebran la hermosura de las taparías. Romignon prefiere las oaxaqueñas, «las mujeres más encantadoras que haya visto [...] volveré a ver los ojos hermosos de la señorita Vasconcelos» (enero de 1865). Otros más prefieren las bellezas de Querétaro o de Aguascalientes. La lista sería interminable y turística. El general Brincourt, a la hora de la primera evacuación de Chihuahua, que le costó lágrimas de sangre, escribe a sus padres (Santa Rosalía, 4 de octubre de 1865) «Hemos sido extrañados por todo el mundo, hasta por los liberales más rabiosos[...] los habitantes y principalmente las habitantes han logrado quitarnos una veintena de soldados que han desertado, cosa inaudita en el ejército francés:».

42El testigo siguiente no es oficial, aunque su función le dé un rango equivalente al de capitán; es el capellán de la primera división, el abate Arisude Pierard. Transcribo:

  • 17 Abbé Pierard, 1867, pp. 72-73,76.

La mexicana es de una belleza notable: cabellera negro azabache y brillosa, ojo de lumbre y penetrante, piel de color olivo forman el tipo universal. [...] Su traje es sencillo. Las mujeres pobres van descalzas. Cuando salen se tapan de una mantilla de color, de algodón para las pobres, de seda para las ricas. No se usa el sombrero, tampoco el boneto o la cofia. Usted encontrará cada día en su camino hermosas mexicanas, enfrentando con valor los rayos del sol de mediodía, cabeza descubierta, el cabello adornado de flores y dispuesto en dos largas trenzas, terminadas por dos cintas de color. Todos fuman el oloroso cigarrillo, desde el niño de 5 años hasta el anciano, desde la muchacha hasta la decrépita doña. (Todos los franceses se asombran de ver a las mujeres fumar en todas partes, en su casa como en los bailes.)
[...] El abanico, entre las manos de las mexicanas, es de la mayor utilidad: les sirve no sólo para refrescarse, sino para llamar, para saludar. Lo manejan con una asombrosa dexteridad y es un espectáculo curioso este ejercicio en las grandes asambleas y especialmente en el templo.17

43El buen abad, quien dejó un recuerdo tan grato en la Iglesia mexicana que varios obispos le ofrecieron quedarse en México, no dudó en escribir: La asistencia divina no me era menos necesaria para vencer las tentaciones (frente a tantas bellezas). Este país, qué duda cabe, es uno de los cuales en donde la virtud es singularmente difícil. (1867:92)

44Dejo concluir a un último testigo:

  • 18 Vigneaux, 1863, pp. 466-7.

¡Que buena mujer que la mexicana! Uno tiene que hablar de ella con una reserva extrema para no caer en un entusiasmo desplazado, pero ¿cuál viajero un poco serio no ha cantado su alabanza? ¡Cuantos tesoros de bondad, sumisión, piedad, entrega en ese inteligente corazón! ¡Que mezcla, en un principio incomprensible, de debilidad y energía, en la cual uno no tarda en descubrir, con un poco de atención, un fondo inagotable de entrega]...] Quiere amor, pero un amor de buena ley y no esa pasión quintesenciada, mentirosa y desesperada[...] ese platonismo de la depravación europea[...] La mexicana es la perla de las Américas españolas.18

Iglesia y religión

45No se prestan a menos lugares comunes. El 90 % de los testimonios cae en los clichés del anticlericalismo liberal y de la antropología religiosa, según la cual, la religión de los mexicanos, asimilada a la de los españoles por cierto, no es más que un paganismo apenas barnizado. Esos franceses, culturalmente católicos (los expedientes no mencionan nunca la religión de los oficiales, así que no puedo ofrecer ningún porcentaje, casualmente, me enteré de la presencia de protestantes, de algunos judíos, de 11 argelinos musulmanes, de algunos masones, de muy pocos cató licos demostrativos, y es todo) reaccionan como Martín Lutero en Roma: eso es el viejo paganismo.

  • 19 Puebla, 7 de marzo de 1864.

46El coronel Manèque en sus Notes sur le Mexique dice que «El clero mexicano no es una escuela, ni un ejemplo de moralidad, sin que uno crea todo lo que se cuenta». El abate Testory, capellán general del Cuerpo expedicionario (el cual cuenta con sólo diez sacerdotes y tres pastores para 28,000 hombres), no habla de otra manera. Después de su pleito (1863) con el cabildo de Puebla, parece un buen liberal mexicano. El general Brincourt habla de política, no de religión: «Aquí es peor que en los Estados romanos. El arzobispo en la regencia esa estupidez es el lobo en el corral.»19 Por la misma fecha, el capitán Rodolphe Mowat (1830-1870) (8 de febrero, Tacubaya) escribe que el clero «mantiene el pueblo en un estado de embrutecimiento y de degradación tal que la civilización parece serle prohibida para siempre. Los sacerdotes nos odian y excitan la gente a no ver en nosotros sino conquistadores cuya dominación no deben sufrir».

47Esa observación final se encuentra en una docena de testimonios. Fabre, por ejemplo, denuncia unos curas «juaristas que dicen que los soldados franceses son mahometanos y luteranos». Efectivamente los Tiradores argelinos (los «turcos») eran musulmanes, y el ejército contaba con pastores protestantes (dos luteranos alsacianos y un calvinista). En un informe anónimo desde Saltillo, un oficial reporta que la población es hostil a los franceses y que «las damas de la alta sociedad van de rodillas de su casa al templo, cantando oraciones y maledicciones contra el ejército francés» (5 de diciembre de 1865).

48El capitán Augustin Frelaut (1827-1894) retoma la copla anticlerical

  • 20 Querétaro, 5 de enero de 1864.

Aquí, como en todas las ciudades en las cuales he quedado en este país, tuve la oportunidad de ver de cerca un clero mexicano que vale más no conocer. Entre el clero francés y el mexicano hay tanto parecido como entre un vaso de agua limpia y una botella de tinta, entre hombres cultos y hombres ignorantes, entre hombres morales y los que no lo son, entre sacerdotes y comerciantes; claro, hay excepciones pero no son muchas y se trata especialmente del alto clero. Pero aquél es tan convencido de su superioridad que cae en un extraño defecto, el de tomar como doméstico, considerándolo como tal, al clero pobre. Podría citar para este punto al obispo de León, que conocí particularmente.
Sin embargo, alrededor del clero hay una población fanática, especialmente los indios. El sacerdote de las grandes ciudades camina en la calle, puro en boca, la cabeza altanera, fija todas las mujeres, recibe todos los saludos y no se le ocurre saludar a nadie; fue soberano en el país. Inútil soñar con morir en regla con el Cielo, si uno es pobre. ¡No hay extremaunción sin dinero! En cuanto a los otros sacramentos, el matrimonio por ejemplo, como el clero lo tiene en monopolio hasta la fecha, en ausencia de un estado civil, él y sólo él permite tomar mujer a cambio de finanza; de la misma manera, puede prohibirlo a los pobres. Entonces, ¿qué pasa, especialmente en el campo? El matrimonio no existe y la familia tampoco.
Para ser justo, habría que decir que el clero mexicano ha conservado del clero español todos los vicios y su fanatismo, sin tener su nivel de instrucción, y creo quedar debajo de la verdad. Siento mucho tener que expresar un juicio tan severo sobre una clase de hombres tan honorables y tan respetados en Francia, pero el sacerdote mexicano se lo merece.
20

49Inútil decir que esa colección de lugares comunes no corresponde a la realidad, ni en España, ni en México.

50Para esos oficiales, el hecho de que Juan Ahnonte sea el hijo natural del cura José María Morelos, prócer de la historia de la Independencia, es el símbolo mismo de la inferioridad moral del clero mexicano.

  • 21 Ruiz, p. 193.

51Al liberal E. Ruiz, autor de la Historia de la guerra de intervención en Michoacán (1896) no le quedará, para atacar al clero, si no copiar esos renglones de las memorias del general du Barail: ¿Quién no sabe lo que es un cura de pueblo de indios? Irreligiosos en el fondo y fanáticos en la apariencia, ávidos de enriquecerse, glotones, intemperantes y sensuales, ninguno de esos curas vive sin mujeres, aunque hay excepciones honrosas, la de los monógamos por ejemplo.21

  • 22 Idem., p. 103.

52El teniente Auguste Chateau (1822-1892) del 62 regimiento, es un anticlerical volteriano clásico; en sus apuntes (San Luis Potosí, 1° de agosto de 1864) escribe: la orquesta acompaña los últimos sacramentos. No es raro ver al clero hacer vender los muebles del convaleciente, si el enfermo vuelve a la salud, o quitarlos a los parientes si muere, para pagar la música y todas sus dependencias. Esa es la gen te que predica la virtud.22

  • 23 Carta de A. Fabre, 24 de septiembre de 1862, Veracruz.

53La mayoría de los oficiales no aprecia la arquitectura religiosa de la Nueva España que considera de mal gusto, como «era mezcla de fe católica y de idolatría supersticiosa que es el fondo del carácter de los habitantes»23. El mismo escribe el 1 de marzo de 1863 que:

la religión católica tiene en México todas las apariencias del paganismo y uno se escandaliza de ver así desnaturalizar y ridiculizar las cosas las más respetables[...] Los sacerdotes dan el ejemplo de la depravación y del vicio. La gran mayoría, para justificar su nombre de «Padre», son véritablemente los padres de muchos niños...

54Pocos son los que emiten juicios positivos, pero, a diferencia de los anteriores que no hacen sino repetir, sin pruebas, el cliché de siempre, aquestos son concretos. Philippe Ledémé admira la labor de las hermanas de la Caridad, como lo hace... Benito Juárez. El capitán artillero Paul Guinard († 863) escribe desde Córdoba (22 de abril de 1862) como se sintió «avergonzado viendo el templo con vertido en cuartel y los altares de madera transformados en leña por nuestros soldados. Como francés me dio vergüenza, como cristiano he sufrido un dolor verdadero». Luego va a rezar en una capilla. «En tiempo ordinario, tengo poca inclinación para la devoción a la manera india por las imágenes, por todo lo que materializa la religión; ayer, en reacción a la tontería de nuestros soldados, me había vuelto devoto como un español». (Cursivas mías.)

55Otro testigo, que se afirma cristiano también, ve en Querétaro, el 14 de septiembre, día de la exaltación de la Santa Cruz, «una escena religiosa que recuerda a los tiempos de la primitiva Iglesia. Las buenas otomíes llevan sus más bellas flores; a la luz de las velas, usted ve sus lágrimas, como gotas de rocío, mojar sus mejillas y sus buquetes». Describe con gusto a los danzantes, admira la limpieza del convento de las hijas de Santa Teresa, la pobreza de las «pobres hermanas de Santa Clara». «El corazón sufre a la vista de las casas del Oratorio, de la Compañía, de los agustinos, convertidas en tiendas, cuarteles, hospitales y caballerizas». Esos testimonios son excepcionales.

  • 24 Souvenirs du Mexique, Bruselas, 1867, pp. 162-172.

56El capellán Pierard tiene la reacción de un sacerdote europeo, pero es mucho más abierto que su superior Testory y entiende y respeta la religión popular, sin escandalizarse de «algunos vestigios de las antiguas supersticiones paganas».24 Es consciente de la distancia mental que separa al pueblo mexicano de «nuestros soldados y de los Europeos», pero no ve en eso un defecto de los católicos mexicanos. Admira las pinturas y «la costumbre de dejar volar en los templos los pájaros quienes, por sus cantos melódicos, llevan a los fieles a más pie dad». La celebración de la Semana Santa lo llena de fervor.

El soldado mexicano; liberales y conservadores

57El primer contacto fue con los soldados del conservador Leonardo Márquez, que los franceses llaman «Leopardo». Todos se expresan en los mismos términos: «una reunión de bandidos andrajosos[...]nos indigna vernos acoplados con tales canallas. Ni modo, se debe tener un escalón alguno para lograr la anexión de México», escribe el capitán Adolphe Fabre, el 25 de octubre de 1862. Loizillon, habla también de «banda de canallas harrapientas». Márquez es temido, admirado, despreciado. Todos hablan de él, como todos hablarán, más tarde y siempre en bien, de Tomás Mejía que tiene la ventaja de ser indígena. Muchos cambian de parecer y terminan apreciando los talentos militares, la autoridad y la honestidad personal de Márquez, pero el 22 de octubre de 1862, después del primer contacto, Fabre escribe a su familia:

¿Qué opinión tendré de un hombre quien viene a unir sus armas a las del extranjero invasor del suelo nacional? Cuando uno piensa que el partido liberal es la gran mayoría de México [...] se pregunta qué haremos más tarde con toda la gentuza de Márquez. Los que combatimos serán sin duda algún día nuestros aliados, mientras que tendremos que voltear nuestras armas contra los aliados de hoy.

  • 25 4 de noviembre de 1862.
  • 26 Brincourt y Blanchot admiran a Márquez; por el contrario de Lahalle, Loizillon, y Wolf. Blanchot 1, (...)

58Otro lamenta tener «en remolque a esa bola de bribones[...] Me alejo de ellos como de la peste y me las arreglo para nunca aceptar su mano».25 El capitán de Estado Mayor Blanchot tiene las mismas reticencias, condena «la alianza con los clericales», pero aprecia las virtudes militares de Márquez y de su tropa.26

  • 27 Fabre, 14 de febrero de 1863.

59Fabre rectifica: «Un solo hombre supo conquistar nuestras simpatías.27 Es el general Márquez. Es honesto y mantiene la disciplina, por eso todos los mexicanos lo detestan». Émismo admira a los liberales: «Hay que reconocer que ese bribón de gobierno pone una famosa energía a defenderse[...] recuerda lo que los rusos han hecho en otra época». Escribe eso el 20 de noviembre de 1862, a propósito de la orden, luego ejecutada, de quemar las cosechas no levantadas, después del 8 de diciembre.

60Admiración universal frente a la defensa de Puebla, calificada de «nueva Saragosse», en referencia a la heroica resistencia de la ciudad española contra los franceses de Napoleón («La Virgen del Pilar no quiere ser francesa»). Los técnicos de la artillería y de la ingeniería (Génie) admiran las fortificaciones, el uso de la artillería, luego las barricadas a la hora de la lucha manzana por manzana, casa por casa. «Eso parece Sebastopol» (alusión a la guerra de Crimea 1854-1856 en la cual muchos oficiales habían participado). El médico mayor Aronssohn escribe el 17 de mayo de 1863, en la noche: «Todos quedamos admirados de la fuerza de los trabajos de defensa. A la larga, muy probable mente, habríamos tomado la mayoría de los fuertes, pero nunca habríamos entrado a la ciudad, sin destruirla totalmente. El hambre rindió la plaza». El 22 de abril había escrito a su familia: «Su vigorosa resistencia hace el mayor honor a los mexicanos».

61El teniente Emile de Montfort, voluntario en el tercer regimiento de Cazadores admira a Mejía, el general conservador indígena, y al general liberal Ortega; años después, en sus «Souvenirs de Guerra», sobre México, repite su admiración para los hombres que defendieron Puebla:

  • 28 Souvenirs du Mexique, Bruselas, 1867, pp. 462.

[...] los hombres de mi generación han visto en 1870 el drama de Metz (plaza finalmente rendida por Bazaine a los alemanes, con todo el material y las banderas.) y no pueden sino la mentar amargamente que el mariscal Bazaine no haya imitado la noble actitud del general Ortega.28

62El general du Barail, en sus memorias, traduce la carta de Ortega al general Forey:

  • 29 Ver du Barail, I, p. 441.

[...] esas hermosas líneas de un jefe vencido fueron leídas por el general Bazaine. ¡Ay! ¿Por qué las había olvidado en 1870? ¿Por qué no las copió llano y sencillamente, para mandarlas al príncipe Federico Carlos? ¿Por qué el mariscal de Francia no aprovechó la lección que le había dado el general mexicano, al enseñarle cómo se acepta la derrota, después de haber cumplido con todo su deber, para intentar obtener la victoria?29

  • 30 Henry Loizillon, 26 de febrero de 1864

63Con la destrucción de los ejércitos regulares, los franceses vieron el fin de la guerra formal, conducida por ambas partes en el respeto total de las leyes de la guerra y con mucha caballerosidad. La segunda etapa, la de la «pequeña guerra», de la guerra de guerrillas, cambió todo. Exactamente como en España 55 años antes. El círculo infernal de guerrilla y contraguerrilla, represalias y represión, exasperó y desesperó a todos los oficiales, cada quien reaccionando a su manera, pero todos concluyendo que eso mismo señalaba que la intervención había sido un error, como la invasión de España, y que habla que retirarse cuanto antes, para evitar otro 1814-1815. A posteriori muchos compararían Sedan a Waterloo y lo interpreta rían como un castigo, en ambos casos. Pero eso es otra historia, para la cual me sobra material. En esa segunda etapa, todos los oficiales admiran «el estoicismo soberbio (de los mexicanos) frente a la muerto, «hay que reconocer que esa gente muere bien».30 En una tercera etapa, cuando además de las guerrillas resurgen ejércitos liberales en forma, los de Mariano Escobedo, Ramón Corona, Porfirio Díaz, nace el aprecio para esos jefes -menos para Ramón Corona, manchado por demasiadas atrocidades en los tiempos de la guerrilla en Occidente. Se vuelve de nuevo a la guerra entre «gentlemen». Díaz se gana la simpatía admirativa de todos los oficiales por su conducta con los presos, los heridos, los muertos y sus familias. Conservan sus dudas sobre el porvenir del ejército mexicano, diagnostican (Manèque en especial) la confusión entre el servicio público y la fortuna personal: «los oficiales no son verdaderos soldados ya que son propietarios de sus cuerpos; la tropa no es mejor, formada a base de leva y de la incorporación de los vencidos».

  • 31 Aronssohn, 22 de marzo de 1863.

64Finalmente, en 1866-1867, la mayoría de los oficiales simpatiza con Juárez y los colegas liberales, como lo habían hecho en 1862-1863: «Alabo a Juárez y es que tenemos con nosotros únicamente a la canalla, gente que todos los mexicanos llaman traidores».31 Al final, poco antes de embarcarse, dicen lo mismo y consideran que sólo Juárez y Porfirio Díaz podrán salvar a México de la anexión a los Estados Unidos, lo que nos lleva a otro tema, ligado a la visión de México que tuvieron los oficiales franceses, es decir su opinión sobre «l'affaire», el «asunto», la «expedición», la «intervención francesa». «¿Qué diablos estamos haciendo aquí?».

Bibliographie

Fuentes utilizadas

Service Historique des Armées de Terre, shat. Chateau de vincennes, Vincennes. Francia.

Général du, Barail. Mes souvenirs. Paris, Plon, 1913, 3 vols.

Coronel Charles Blanchot. Mémoires. L'intervention française au Mexique. Paris, Nourry, 1911, 3 vols.

Bochet, Jules Comandante. Campagne du Mexique 1862-1867. Journal d'un Officier des chasseurs a pied. Paris, G. Bertin, 1897.

General, Bonneau du Martray. Lettres du Mexique, La Sabretache, xxv (1922), pp. 309-404 y 417-493.

General H. A. Lettres, Brincourt. Paris, Plon, 1923.

General Adolphe Fabre. Ses campagnes d'apres ses notes et sa correspondance, Bulletin de la Société Académique du Centre, Chateauroux, 1902, tomo viii, 1903, ix, 1904 x, 1905, xi.

General Auguste Frelaut. Lettres d'Italie et du Mexique, La Sabretache, xl (1937) 498-520, xli (1938), xlii (1939).

Sub-intendente Myrtil Grodvolle. Lettres du Mexique, editado por Jean Rollet, Paris, 1965.

Capitaine Paul Guinard. Lettres sur la guerre du Mexique, Revue Rétrospective, 1892, tomo 17.

Coronel Oscar Lahalle. Mes souvenirs (manuscrito en posesión de la familia)

Coronel Philippe Ledme. Lettres a sa famille durant les campagnes de Crimée et du Mexique. Montligeon, Orne, 1905.

Coronel Eloi Lussan. Souvenirs du Mexique, Paris, 1909.

Emile de Montfort. «Souvenirs de guerre Mexique 1864-1867», Le Correspondant, 10 noviembre de 1910,10 de diciembre de 1910,25 de enero de 1911.

Abbé Aristide Pierard. Capellán divisiona rio. Souvenirs du Mexique, Bruselas, 1867.

Capitán de navío Henri, Riviere. La marine française au Mexique. Paris, Challamel ainé, 1881.

Ernest, Vigneaux. Souvenirs d'un prisonnier français au Mexique. Paris, 1864.

General Zdé. Souvenirs, La Sabretache, tomos xxxvi, xxxvii, xxxviii, xxxix.

Notes

1 Teniente Auguste Chateau, capitán Oscar Lahalle y muchos más.

2 Ver du Barail, 1, p. 453.

3 Ver du Barail, I, p. 505.

4 Ver Fabre: I, p. 434.

5 Ver Fabre: I, p. 435.

6 México, carta del 26 de septiembre de 1865.

7 Ver Henri Rivière, 1881, pp. 16-17.

8 Diario manuscrito; cita a Ernest Vigneaux, Souvenirs d'un prisonnier de guerre au Mexique, Paris, 1864, pp. 554-555.

9 Ver du Barail, I, pp. 501-502.

10 Carta a su familia del 19 de abril de 1863.

11 Lahalle, p. 436.

12 Carta a Fabre,1 de noviembre de 1862.

13 Carta del 17 de junio de 1865.

14 Carta del 26 de agosto de 1866.

15 Carta del 16 de noviembre de 1862.

16 683 soldados y suboficiales reciben, entre el 10 de octubre de 1866 y el 18 de febrero de 1867, el permiso francés de quedarse en México. ¿Cuántos de 1862 a 1867?, ¿y cuántos ¡legales?

17 Abbé Pierard, 1867, pp. 72-73,76.

18 Vigneaux, 1863, pp. 466-7.

19 Puebla, 7 de marzo de 1864.

20 Querétaro, 5 de enero de 1864.

21 Ruiz, p. 193.

22 Idem., p. 103.

23 Carta de A. Fabre, 24 de septiembre de 1862, Veracruz.

24 Souvenirs du Mexique, Bruselas, 1867, pp. 162-172.

25 4 de noviembre de 1862.

26 Brincourt y Blanchot admiran a Márquez; por el contrario de Lahalle, Loizillon, y Wolf. Blanchot 1,156.

27 Fabre, 14 de febrero de 1863.

28 Souvenirs du Mexique, Bruselas, 1867, pp. 462.

29 Ver du Barail, I, p. 441.

30 Henry Loizillon, 26 de febrero de 1864

31 Aronssohn, 22 de marzo de 1863.

Table des illustrations

Légende La llegada del correo a México. Distribución de cartas y periódicos al cuerpo expedicionario.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/833/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 1,2M
Légende Muerte del subteniente de Luart (del 5 batallón «hussards»), en un encuentro con tres escuadrones mexicanos, a la entrada del pueblo de San Sebastián, Oaxaca.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/833/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 312k
Légende La escolta del general Cortés, dirigida por el capitán de fregara Gazielle, es atacada por las fuerzas del coronel Rosales, cerca de San Pedro.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/833/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 980k
Légende El subteniente Détrie, promovido al grado de capitán, el 15 de junio, y al grado de jefe de Batallón, el 1 ero de agosto de 1862.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/833/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 576k
Légende Los soldados hacen los mandados para abastecer los alimentos de su compañía.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/833/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 372k
Légende Transportando el material de artillería para el sitio de Oaxaca. Los indígenas ofrecen sus servicios para atravesar las barricadas.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/833/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 892k
Légende Victoria de Uqilpan, obtenida por el coronel Clinchant, del 2o de zuavos, contra los generales juaristas: Arteaga, Echegarai, Nery y Espinosa (este último entrega su espada al coronel Clinchant, herido en la pierna por una bala).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/833/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 265k

Auteur

Jean Meyer, nació en 1942. Alumno de la Escuela Normal Superior y de la Sorbona en París 1960-1964. Estudios de Historia con Marrou, Duby Vilar, Chaunu, Braudel, Renouvin, Duroselle y Chevalier. Tesis de doctorado sobre La Cristiada, París, 1972. Profesor-investigador en el Colegio de México, 1965-1969, 1973-1976, 1978-1979; en el CNRS, París, 1969-1973: profesor titular c en la Universidad de Perpignan, Francia, 1973 -1987, con la mitad del año en el Colegio de Michoacán 1980-1987. Director del cemca-México 1987-1993; Profesor investigador titular c en el cide desde 1993. Ha compartido su labor histórica como investigador docente, entre Francia y México hasta 1987; luego definitivamente en México. Sus temas: Historia agraria y religiosa de México, remontando de la Revolución, al siglo xix, hasta el siglo xviii, pasando de la historia nacional a la regional (Occidente, luego Nayarit). En forma paralela, tiene 14 años de trabajar sobre los mismos temas en la historia de Rusia y de la urss. Entre sus libros destacan La Cristiada (3 tomos), Historia de los Cristianos en América Latina, y Rusia y sus Imperios 1894-1991. Actualmente es director de la División de Historia del cide y de Istor, Revista de Historia Internacional.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1993

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr