Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

México Francia

 | 
Javier Perez-Siller
, 
Chantai Cramaussel

Los inmigrantes: miradas e intereses

Los colonos de Jicaltepec, ¿un grupo étnico?

David Skerritt

Résumé

El propósito básico de este texto es indagar el proceso de la llegada de colonos franceses a la costa del Golfo de México durante el siglo xix, y las formas de establecer identidades de este grupo migrante en el contexto de las estructuras sociales existentes. Específicamente, pretendo abordar la experiencia particular de los colonos que arribaron a Jicaltepec, cerca del puerto de Nautla, en la margen derecha del río Bobos (también el Nautla, o el Palmar). En general, el proceso se sitúa en el contexto de los primeros pasos seguidos por administraciones centrales y/o locales del estado de Veracruz, por poblar y hacer producir las tierras vacías en las planicies y llanuras costeras; política impulsada a través de dos líneas fundamentales: la liberalización de las comunidades indias y de toda corporación, y la colonización (por medio de nacionales o extranjeros).

Le sujet principal de ce texte est de rechercher la manière dont les colons français sont arrivés sur la côte du Golfe du Mexique tout au long du xixème siècle, et les formes d'intégration de ce groupe d'émigrants au sein de structures sociales existantes. J'entends notamment aborder l'expérience particulière des colons qui arrivèrent à Jicaltepec, ville proche du port de Nautla, sur la rive droite du fleuve Bobos (également nommé Fleuve Nautla ou Palmar). De manière générale, les faits se situent dans la période de mise en place des administrations centrales et/ou locales de l'Etat de Veracruz, désireuses de peupler et faire prospérer les terres vierges des plateaux et plaines côtières. Une politique menée selon deux lignes directrices: la libération des communautés indigènes et autres corporations, et la colonisation (par l'intermédiaire de nationaux ou d'étrangers).

Texte intégral

Casas con hibridación arquitectónica. Techos de la Haute-Saône más construcciones de la región.

Fuente: Foto David Skerritt

  • 1 Jean-Christophe Demard, Terres d'argile: Jicaltepec, un village français au Mexique, Paris, Edition (...)
  • 2 Jean-Christophe Demard, Émigration française au Mexique: 1. Les communautés agricoles (1828-1900), (...)
  • 3 Demard, Émigration..., op.cit., pp. 155-160.
  • 4 Inscripción de una tumba en el cementerio de Jicaltepec.
  • 5 Inscripción de una tumba en el cementerio de Mentidero; no se logra ver la fecha de defunción, ni l (...)
  • 6 Entrevista a Celine Cancienne, San Rafael, 9 de abril de 1992.

1Amanera de preámbulo, es menester presentar algunos datos básicos respecto del proyecto de colonización y las subsecuentes migraciones a esta sección de la costa veracruzana. El proyecto de Jicaltepec comenzó con la embarcación en el puerto de Le Havre, el 19 septiembre de 1833, de 80 colonos reclutados principalmente en la Franche Comté y los alrededores de Dijón. El 6 abril de 1835 una segunda expedición salió de Francia con un contingente de otras 120 personas destinadas a Jicaltepec.1 Con el pronto fracaso de la compañía formada en Dijon para promover esta aventura, estas dos expediciones constituyeron el núcleo de la inmigración. Muchos de estos colonos murieron a raíz de los primeros contactos con el clima y sus enfermedades endémicas, o desilusinados con lo que encontraron en Jicaltepec, huyeron a otras partes de México, o buscaron la forma de regresar a Francia. No obstante, en la década de 1840, otra compañía (Nouvelle Compagnie Franco-Mexicaine, formada en París), en el transcurso de seis años, logró remitir 114 personas más.2 Además, de 1853 a 1862, Demard registra la salida de 183 originarios del cantón de Champlitte, en la Haute-Saône, de donde había salida gran parte de los expedicionarios originales.3 En estas remesas también había habitantes de los Bajos Pirineos y de la región de Bordeaux. En las siguientes décadas, llegarían individuos de la Alta Savoya y de Barcelonette. Además, hay que agregar que algunas personas arribaron sin conección alguna con estas regiones. Por ejemplo, tenemos el caso del señor P.C. Baelde, nacido en 1791 en Poperinghe, en la hoy Bélgica, fallecido en Jicaltepec en 1869.4 Otro ejemplo sería de «Pierre» Wolf, nacido en «Hambourg», y fallecido en El Mentidero.5 Y luego, habría personas que llegaban por rutas indirectas, así es el caso de Tomás Cancienne, francófono nacido en Louisiana, que arribó a San Rafael un poco antes del estallido de la Guerra Civil en Estados Unidos, para luego casarse con Catalina Millot, hija de miembros de la primera expedición en 1833 y originarios de Champlitte, Haute-Saône.6

Amistad. Alusión a la fraternidad entre la comunidad San Rafael/ Jicaltepec y Champlitte. Poster en la Casa del Campesino, Jicaltepec.

Fuente: Foto David Skerritt

  • 7 Parte de tabla V.3. «Población de Jicaltepec y San Rafael», en David Skerritt, Colonos franceses y (...)

2A pesar de la intensa labor desarrollada por Jean-Christophe Demard por recopilar datos de archivo referentes a estos migrantes, todavía es difícil cuantificar con gran certeza la magnitud del proceso. No obstante, podemos hacer cierta aproximación: en 1840, un registro señala únicamente cuarenta familias francesas en Jicaltepec, mientras que en el sitio que será San Rafael, había solamente 13 individuos. En 1871, había 498 habitantes en Jicaltepec, 1388 en San Rafael y rancherías; en 1885, eran 427 almas en Jicaltepec, y 2080 en la margen izquierda del río, en San Rafael y rancherías.7 O sea, no únicamente hubo un proceso de crecimiento, que fue en gran parte debido a la llegada y se dió la reproducción de los colonos franceses, sino que también hubo un cambio en su localización: primero, se dio un aumento de la población en el sitio original de la colonia —es decir, en Jicaltepec—, y luego sucedió un desplazamiento hacia el otro lado del rio, para formar las comunidades de Zopilotes (hoy San Rafael), El Mentidero, El Ojite, entre otras, cuando comenzó a abrirse un mercado de tierras emergente.

  • 8 Véanse: Jean Meyer, «Les français au Mexique au xixème siècle», Cahiers des Amériques Latines, num. (...)

3Antes de terminar este apartado, habrá que añadir otra cuestión. Si bien estas migra dones en torno a un proyecto de colonización no eran las únicas que tocaran suelo mexicano ni otras partes de Centro y Sudamérica, siempre se ha señalado una característica que distingue a los miembros de este grupo: en su principio eran fundamentalmente campesinos, a cambio de las experiencias en Coatzacoalcos, por ejemplo, donde llegaron abogados, profesionales, todo menos las personas aptas para emprender ese tipo de aventura.8 Como veremos más adelante, esta característica bien podría ser correcta para los primeros años de la colonia de Jicaltepec San Rafael, pero para el último tercio del siglo xix, esta situación cambió, con consecuencias para la formación de las identidades.

Habitación y entorno de la «colonia» francesa de Jicaltepec y San Rafael en los años 1830.

Mapa: David Skerritt

El problema

4Desde el simple punto de vista de haberse creado un espacio apropiado fundamentalmente por este grupo de diferentes, nos pone en el terreno de discusión de las identidades, las nacionalidades e incluso, de la etnicidad. Otro concepto que me parece pertinente introducir en esa tríada sería el de «campesino», ya que puede facilitarnos una especie de puente para la comprensión del tema de este texto. Se han diseñado muchas cascanueces para abrir el casco de estos conceptos, aparentemente tan sencillos sin embargo, se ha logrado sacar pocas nueces enteras. Todo por que anhelamos la esencia construida sobre una elección binaria, con la presencia o ausencia de «x», el cumplimiento de una regla o no, etc., y que exista una exclusividad en esas relaciones opuestas.

  • 9 Eric Hobsbawm, Nations and Nationalism since 1780, Cambridge, Cambridge University Press, 1990, p.2 (...)

5Cuando de campesinos hablamos, parecería natural caracterizarlos como una figura de una categoría socioeconómica. Por otro lado, tendríamos que lo étnico se ubica en el campo de lo cultural. Pocas veces se intenta relacionar estos dos campos. No obstante, si leemos los escritores franceses de finales del siglo xviii y principios del xix, encontramos descripciones, y por tanto caracterizaciones, llenas de campesinos porta dores de cultura, sin referencia a algo que se parezca a lo étnico. El Abad Gregorio (1793) sería el caso clásico para encontrar este tipo de caracterización. Todo en su reporte a la directiva de la revolución estaba enfilado hacia descartar a los campesinos como portadores de una cultura potencialmente moderna y nacional. La base fundamental para su análisis fue la lengua, en que los varios patois no eran capaces de comunicar los altos valores de la modernidad y la urbanidad. Al contrario, la persistencia del dialecto de las áreas rurales y del sur especialmente, reproducía las nociones de la patria chica, el localismo y la irracionalidad nacida de una relación estrecha con la naturaleza.9 No faltan más ejemplos, que bien satanizaban a los campesinos, o bien los enaltecían como los buenos guardianes de los valores que habrían de preservarse.

Casa del puerto (Jicaltepec). Llamada así porque allá atracaban los barcos que se metían al río desde el mar. También en esta casa se concentraban los productos básicos de la región, acaparados por los comerciantes de la colonia.

Fuente: Foto David Skerrritt

6Haciendo un ejercicio de imaginación, yo pensaría que un liberal mexicano del siglo xix, al leer los análisis de los autores franceses (estas ideas no fueron propiedad exclusiva de ellos; se reproducían en otros ámbitos occidentales y modernos), habría creído que el campo francés estuviera lleno de indios. Lengua, creencias, territorialidad y tecnología denominada atrasada, todos estos elementos estaban presentes en un discurso, fuese en México con referencia a los indios, fuese en Francia, versus los campesinos. De tal forma que, si seguimos pensando en términos de las esencias y lo binario, entonces, en lugar de importar productores modernos para llevar a cabo la colonización de las llanuras costeras, México recibió otros indios.

LOS ACTORES

7Precisamente, el caso de los colonos franceses en la costa de Veracruz nos proporciona una oportunidad de indagar los contenidos de estos conceptos, retomando un enrejado de relaciones es decir, en un sentido horizontal, para ver la formación del grupo en sí, y también en el vertical, en cuanto las relaciones e interacciones con otros grupos en la región.

LOS COLONOS

  • 10 Demard, Terres d'argile..., op. cit., pp. 282 y ss.

8Ya se han adelantado algunas de las características de los migrantes a Jicaltepec. Pero ahora, habrá que describir con un poco más detenimiento sus contenidos. La región de procedencia principal era, sin duda, la serie de aldeas alrededor de, e incluyendo, Champlitte, en la Haute-Saóne. La lista de oficios de estas personas confirma la descripción de campesinos y en particular, de ser pequeños agricultores dedicados a la vid; y si no, entonces, de algún oficio estrechamente ligado a ese cultivo, como sería tonelero, por ejemplo. El cáñamo también se cultivaba en la región, y se incorporó un torcedor de cordeles en un grupo que salió en 1844.10 Es decir, estos migrantes, en gran parte campesinos y pequeños productores, fueron acompañados de artesanos que permitieran, de alguna manera, una regeneración de comunidad rural reconocible.

Tumba en el cementerio de Jicaltepec de miembro antiguo de la comunidad de colonos.

Fuente: Foto David Skerritt

  • 11 Esta figura aparecía en muchas unidades domésticas en el mundo rural de Francia, implicando cierta (...)

9El régimen de tenencia y uso de la tierra giraba en torno a la explotación individual y familiar de las parcelas, en propiedad privada; dentro de esas unidades domésticas, a me nudo se incluía el domestique,11 quien compartía la mesa y el trabajo. No obstante, había un espacio considerable, pero bajo presión, de terrenos comunales, administrados por la comuna de las aldeas. En esos espacios, los campesinos recogían su leña, extraían materiales de construcción y se llevaba a cabo el pastoreo de los animales domésticos.

10A pesar de la predominancia de la propiedad privada en un pueblo como Champlitte, había varios espacios de una vida productiva realizada en forma colectiva y concertada. El principal de estos espacios se refería a la vid, y en particular a la cosecha de la uva. Un ejemplo de esto sería el proceso para la determinación de la fecha más tempranera permitida para poder comenzar la cosecha y desde luego, la forma de hacer que se respetara.

11Este paquete cultural, muy brevemente esbozado aquí, proporcionaría algunos puntos distintivos cuando estuvieran los colonos en tierras veracruzanas; pero al mismo tiempo, habría algunos más que podían reconocerse entre la sociedad en que se insertaban. La siguiente sección nos presenta a los locales, para poder apreciar las divergencias y acercamientos.

LOS LOCALES

  • 12 Véase: Peter Gerhard, «La evolución del pueblo rural mexicano: 1519-1975», Historia Mexicana, Vol. (...)
  • 13 David Ramírez Lavoignet, «Arroyo Hondo», Historia Mexicana, núm. 47,1963.

12En términos esquemáticos podemos dividir a este grupo en dos. Por un lado, los indígenas, remanentes de habitantes (y regresados) después del vaciamiento de las zonas costeras y su congregación en el pie de monte o la sierra durante la primera etapa de la colonia.12 Por el otro lado, tendríamos a lo que de nomino los rancheros, los que se apropiaron de los espacios vaciados de población india en las llanuras. Pero, antes de entrar a detallar estos grupos, habría que aclarar que durante la etapa tardía de la Colonia, varias partes de las llanuras costeras habían caído en una especie de indefinición de la propiedad territorial. Así, durante los comienzos de la Colonia, hubo una rápida distribución de los derechos sobre la tierra en estas partes; pero, para finales del siglo xviii, Ramírez Lavoignet13 encuentra pleitos sobre la tenencia, en donde fue difícil precisar quién era el propietario.

13Estos dos grupos manifestarían aspectos contradictorios en cuanto a sus formas de apropiarse y usar el espacio en esta región. En el contexto de la indefinición de la propiedad en partes de la zona y para cuando los primeros colonos iban a llegar, estaba en camino un proceso de reapropiación del espacio de parte de indios radicados en el pie de monte, principalmente a partir de Misantla; simplemente ocupaban espacios sujetos a litigio. En esos espacios habría dos vertientes de uso. Por un lado, practicaban el tradicional sistema de cultivo de maíz, tipo nómada, de tumba-quema-roza. Por otro, aprovechaban del monte para seleccionar cierto tipo de arbusto como guía para la siembra de la vainilla. En su conjunto estos dos tipos de aprovechamiento de la tierra implicaban una forma de apropiación del espacio como algo extensivo, sin claras delimitaciones.

  • 14 Sobre el proceso de la formación y consolidación de los rancheros en tierra caliente de Veracruz, v (...)

14Los rancheros, básicamente dedicados a la cría y engorda de ganado vacuno, eran los herederos de la forma del vaciamiento de las llanuras y de su subsecuente ganaderización durante el primer siglo de la Colonia. Emanaban del lado de los grupos dominantes en esa sociedad colonial, aun cuando surgieran como figuras dependientes de los grandes estancieros de Los Llanos de Almería, mercedados por la Corona. Se formaron bajo el concepto del espacio abierto, sin demarcaciones (así con cierta similitud con los indios que aprovechaban los montes), pero también, cuando la gran estancia se decaía, con un sentido de constituir un elemento socialmente superior.14 Además, se asociaba una estructura de dominación política, tipo caciquil, con este grupo social en la región. Este grupo en traba en contradicción con los indios, espacialmente en cuanto la ocupación de las tierras que caían en la indefinición, y en cuanto el control de animales que invadían las siembras que efectuaban los nativos en el monte.

15No obstante el antagonismo que existiera entre indios y rancheros en la región, también existía ese aspecto de comunalidad ya comentado, de apropiarse del espacio sin que tuviese un lugar importante el concepto de territorios bien delimitados; o sea, que ambos grupos hacían un uso bastante extensivo de la tierra, y con relativa movilidad física. Esto sería un punto de contraste importante con los colonos que, como se dijo, estarían fundamentalmente formados en una cultura del uso intensivo del recurso muy limitado de tierra.

Las identidades en construcción

16Ahora hay que pasar a la consideración de la interacción de estos grupos localizados en la costa del Golfo de México, intentando un cruce entre conceptos que atañen a las estructuras socioeconómicas, las culturas y las nacionalidades.

La modernidad

17Por el lado de los grupos sociales existentes en la región, aquí no voy a dar mucho trata miento a su calidad de actores modernos en una nación en construcción. Simplemente, dejo señalado los grandes esfuerzos de los gobiernos federal y local por convencer a la sociedad de que el proceso de creación del ciudadano, y por ende, del mexicano, andaba viento en pompa; no obstante los múltiples obstáculos que se presentaban en el camino. Por ejemplo, el gobernador de Veracruz en turno, hizo mención del proceso en su informe de 1861, diciendo que:

  • 15 Carmen Blázquez Domínguez, Veracruz: Informes de sus gobernantes, 1826-1986, Xalapa, Gobierno del e (...)

[...]en donde la ilustración está más difundida, las nuevas elecciones para Jefes Políticos, no ofrecieron dificultad alguna...Esto indica que el sistema republicano se aclimata perfectamente y produce óptimos frutos en los países ilustrados; y que, por lo tanto, es indispensable difundir las luces en aquellos cantones en donde no se han propagado tanto como era de desearse, [cursivas mías].15

18Ese personaje no explicitó a qué cantones se refería; cuáles de ellos todavía no veían la luz de la Ilustración. Sin embargo, no sería difícil deducir que la zona de llegada de los colonos franceses sería una de esas en donde la cultura y la práctica republicana tendrían cierta dificultad para su implantación. Distancias, aislamiento relativo con un predominio de la dispersión y movilidad de la población, serían suficientes factores para sostener lo anterior.

Baelde. Tumba de uno de los «extraordinarios» de la inmigración (Jicaltepec). P.C. Baelde, nacido en Poperinghe, hoy Bélgica en su parte más flamenca.

Fuente: Foto David Skerritt

19Sobre este escenario, podríamos suponer (y habrían supuesto los intelectuales y estadistas que promovían la colonización extranjera) que precisamente los colonos representarían un elemento dinamizador del atraso en el proceso de la modernización y de la integración nacional. Pero, en este sentido, y particularmente para las fases iniciales de la colonización (de 1833 —la sobrevivencia—hasta, aproximadamente 1870 —una consolidación de su presencia—), yo tendría mis dudas que así fuese. Bien sabemos de la importancia acordada a la Revolución Francesa para la creación del discurso y la práctica de la modernidad. Además, en México, esa importancia fue resaltada. Así, Claude Dumas escribe:

  • 16 Claude Dumas, «Sur quelques aspects du mythe de la France et de Paris dans la litérature et dans la (...)

[...] los primeros franceses que llegaron a México al comenzar la Independencia[...] ‘fueron recibidos y tratados por los Mejicanos como una especie de héroes de novela’[...] el grupo de intelectuales con acceso a la cultura hacía de Francia y de los franceses una imagen heroica y revolucionaria.16

Vista general del río Bobos, desde San Rafael, y de plantaciones de plátano.

Fuente: Foto David Skerritt

20A lo largo del siglo xix en México encontramos la presencia fuerte de una corriente intelectual que ponía en alto las cualidades de Francia y de los franceses, cuyas representaciones iban desde lo heróico y popular de la Revolución, hasta una visión y discurso elitistas, hacia finales de la centuria.

21Pero si regresamos a lo dicho con anterioridad sobre el problema, topamos con la pregunta: ¿qué tan franceses eran los colonos, y en consecuencia, qué tanto serían los actores y protagonistas de la creación de identidades modernas? A finales del siglo xviii, el Abad Gregorio había descartado gran parte de la población nominalmente francesa, en su caso por el lado de la cultura, pero otros también lo hacían en cuanto a la capacidad de alcanzar una modernidad material y social.

  • 17 Hay ecos de les Chouans de Balzac. Véase: Jean-Christophe Demard y René Nuffer, La saga du Haut-Gué (...)

22En el supuesto de que los migrantes de la Franche-Comté hayan sido representativos de la generalidad de los colonos en las prime ras fases, entonces tenemos indicios de la individualización de ellos, en torno a la explotación familiar de la vid y el cánamo. Pero, también persistían los elementos de la colectividad para ciertas aspectos de la vida productiva. Hasta allí iban los escalones de la identidad. Pero, por el lado de su aceptación de la noción, podríamos recurrir al comportamiento de esa región ante la Revolución; con cierta similitud con la Vendée, se anotan la aparición de autoridades duales, especialmente en lo que se refiere al juramento de los sacerdotes a la constitución revolucionaria.17

  • 18 Demard y Nuffer, La saga..., op.cit, pp. 429-434.

23Así, existía, por lo menos en este aspecto, una resistencia al cambio a la modernidad, de tal forma que nos respalda la idea de espacios fuertemente regionalizados que dificilmente se incorporaban al macro-proyecto de la Nación. En otro campo paradigmático para ese cambio —de la educación laica—, también hubo una larga resistencia a su implantación en esa región, proceso que De mard y Nuffer ubican a lo largo de loa años entre 1815 y 1880.18

  • 19 Cartas reproducidas por Demard, Terres d'argile..., op.cit, pp. 143 y 148.
  • 20 Véase: Benedict Anderson, Comunidades imaginadas: reflexiones sobre el origen y la difusión del nac (...)

24Esta débil —si no inexistente— vinculación con la noción de la Nación, se reflejaba también entre los colonos en Jicaltepec. Durante la Intervención y el Imperio, la presencia de tropas francesas en México no despertó entre los colonos reacciones a su favor (con la excepción documentada de uno de ellos que salió de la comunidad para alcanzarlas en Orizaba). Al contrario, las cartas enviadas por ellos a sus familiares en Francia hacían referencia a los perjuicios que les causaba la guerra, pero nunca con una mención de las tropas como nuestras. Hay una identificación de parte de esos autores de cartas de las naciones en la contienda—había los «mexicanos», igual que las «tropas francesas»—, pero, como se escribió en una misiva, «...todo es un juego para ellos, tanto de un lado, como para el otro».19 El empleo de nuestros o nosotros únicamente se refería a los integrantes de la colonia, los que compartían una realidad vivida; no había concepto de una realidad imaginada de la Nación.20

  • 21 Desde principios, en Jicaltepec, se nombraba un vice-cónsul, de entre los miembros de la colonia, p (...)
  • 22 Véanse los reportes consulares de medio siglo, Archivos Nacionales de Paris (ANP), F 12 2695: Comer (...)
  • 23 Dicho popular de Tarn-et-Garonne, citado por Eugen Weber, Peasants into Frenchmen: the Modernizatio (...)
  • 24 Entrevista a Arturo Theurel, el ojite, abril 1992.

25No obstante la relación establecida entre la colonia y Francia,21 a través del servicio consular de aquel país y el interés expresado por los oficiales en Veracruz de profundizar un proceso de modernización de las comunicaciones y de los intercambios comerciales con la colonia,22 podríamos pensar que en las primeras fases de ella, se produjeron procesos de la extensión del localismo heredado de los lugares de origen de los migrantes. En los primeros años se vio reflejado esto a través de las prácticas de la endogamia; en el mejor de los casos incluso, casarse con alguien proveniente de la misma aldea en Francia — Prends la filie de ton voisin, que tu vois passer chaqué matin—.23 Después de mediados del siglo, se relajó este concepto, para incluir el buen casamiento entre descendendientes de cualquier origen francés. Claro que hubo excepciones a estas reglas a lo largo de los dos tipos de fase de endogamia, pero aun entrado el siglo xx, parejas disparejas topaban con resistencias dentro de la familia y la comunidad de colonos.24

  • 25 Discuto esto con con mayor detalle en: Skerritt, «Una historia dinámica entre la sierra y la costa» (...)

26Este último punto podría verse reforzado en cuanto el espacio politico/administrativo creado en torno a la colonia. Formalmente, la colonia de Jicaltepec estaba sujeta a la administración municipal de Nautla, y luego a la sede cantonal de Misantla; así, encontramos a Jicaltepec reportado simplemente como una de tantas otras congregaciones del municipio. No obstante, aun en los documentos oficiales hay confusión, ya que en determina dos momentos, se reportaba la existencia de un municipio propio en Jicaltepec, con facultades para imponer impuestos y designar su forma de erogación.25 Además, en ese espacio confuso, encontramos que los colonos sostenían una escuela elementaria, con sus propios recursos.

27De tal forma, podríamos ver durante las primeras fases de la colonización en Jicaltepec —y con parte del subsecuente traslado hacia el otro lado del río, al hoy San Rafael y rancherías— una formación grupal de alguna manera cerrada, específica. No obstante, el nacionalismo no sería su característica fundamental, sino más bien un intento por reproducir, hasta lo posible, las formas de relacionarse de sus lugares de origen. Esa especificidad, obviamente, se reflejaría en uno de los elementos más citados como constitutivos de un grupo étnico; es decir, la lengua. Sería hasta entrado el siglo xx que el español suplantara el uso cotidiano en todas las esferas de vida en la colonia.

Reproducción

  • 26 Arturo Theurel relata cómo se elaboraba una especie de pan de maíz que se horneaba una sola vez a l (...)

28En la esfera de la producción material, las primeras fases de la colonia también mostraban cierta similitud con la cultura existente de los colonos. Pero, en eso, también habría un proceso de apropiación de conocimientos de la población local, y una adaptación a las posibilidades ofrecidas por una ecología muy distinta a la que conocían los migrantes. Tuvieron que aprender el cultivo del maíz y además las formas de su consumo (o en su caso, adaptar este grano a un padrón de consumo europeo).26 No obstante esta asimilación y adaptación, en sí, el trabajo se realizaba bajo formas ya conocidas, que tipificaríamos de campesinas.

29Por otro lado, también se encontraba una actividad de orden mucho más comercial, como lo era el cultivo de la vid en Francia; pero, aquí se trataba de la vainilla, cuyo trato fue aprendido de los totonacas locales. Se apropió de la técnica del desmonte, y la selección de los arbustos de guía, para luego sembrar las vainas. Reprodujeron en este caso la forma dispersa del uso de la tierra que practicaban los nativos.

30A estos dos tipos de productos podemos agregar la siembra de caña de azúcar y su transformación en aguardiente y panela. Este producto había sido el objetivo principal de la fracasada compañía colonizadora, con visos a la creación de un emporio de producción moderno. No obstante el retiro de la compañía y de los nulos avances en la importación de maquinaria avanzada, la caña fue incorporada en el proyecto de reproducción material de la colonia, teniéndose que aprender los procesos de los trapicheros locales, hasta que comenzaron a llegar franceses de Louisiana en la segunda mitad del siglo, quienes teman experiencia en esta rama de la producción.

31De tal forma, podríamos ver que en estas primeras fases hubo una interacción con las culturas existentes en la región, pero el resultado general sería el de reproducir la manera de ser campesino de los migrantes: la diversidad de la producción, la incorporación de la mujer en las tareas agrícolas y, básicamente, con la integración de las uniades domésticas de producción que tanto figuran en los estereotipos del campesinado. De alguna manera, se empataban características de etnia y de clase socioeconómica. Sin embargo, esta correlación comenzó a cambiarse en, tal vez, el último cuarto del siglo, como veremos más adelante.

Fuente: Foto David Skerritt

Una modernización francesa

  • 27 El cacique local peleaba la propiedad de los terrenos supuestamente adquiridos por Guénot para form (...)
  • 28 A menos que encontráramos un caso perfecto del modelo chayanoviano del campesinado, esto no ha de s (...)
  • 29 En sus cuadernos de memorias, Fernando Vázquez Graillet (Atlixco, Puebla, 1982) describe extensamen (...)

32Son varios los elementos que habrían de tomarse en cuenta en este proceso. En primer término estaría el traslado de algunos de los colonos hacia la margen izquierda del río para ocupar tierras en calidad de, primero, arrendatarios, y luego, de propietarios en lugar de la situación tenue que vivían en Jicaltepec.27 Este hecho de por sí marcaba un punto fundamental en la consolidación eco nómica de algunos de los colonos: simplemente, la capacidad de ellos de pagar el precio de las tierras liberadas al mercado por Rafael Martínez de la Torre en 1874. O sea, comenzaba a notarse un proceso de diferenciación socioeconómico en el seno del grupo.28 Añadido a esto, se notaba la llegada de migrantes con perfiles que, de alguna manera, rompían la unidad de los originarios. Algunos de los nuevos también tendrían perfiles similares, ser fundamentalmente campesinos—los de los Bajos Pirineos, por ejemplo—. Pero otros tendrían perfiles más bien urbanos y/o comerciales, contribuyendo así a una complejización de la estructura cultural de la colonia, o incluso arribaron los comerciantes por excelencia, los barcelonnettes, quienes históricamente fungían como intermediarios entre zonas productoras y las urbes. Éstos se incorporaron a la estructura de la tenencia de la tierra, pero a la vez, pusieron en marcha un proceso de apropiación de la producción agrícola en una zona que se extendía mucho más allá del territorio inmediato de los colonos.29

  • 30 Antes, simplemente se tenía que contar con la eficacia de las abejas.

33Copiado con la apropiación de la producción agrícola de la zona, también se operó una apropiación de la técnica de la vainilla y, más importante, su adaptación a términos más comprensibles para los colonos. En primer lugar, se importó la nueva técnica de la fecundación artificial de la flor de la vainilla, con lo cual se mejoraban los rendimientos de la vaina, al lograr una mejor tasa de fecundación.30 Y luego, esta técnica se integró a una adaptación de la forma de sembrar: en lugar de escoger arbustos en el monte, se sembraban los tipos idóneos en forma de plantación. Esto permitía un mayor control sobre el desarrollo del plantío —especialmente porque los colonos al norte del río eran propietarios de tierras cercanas y no tenían que irse hasta el monte—, y tal vez más importante, también era una forma un poco más eficaz para combatir los problemas sempiternos del robo de un producto de bajo volumen y alto valor. Para instrumentar esta nueva organización, los vainilleros de la colonia recurrieron a una práctica conocida en las actividades productivas de la vid, de reglamentar las fechas de cosecha (ahora de la vaina), con el objetivo de poner en evidencia la procedencia del producto de algún vendedor que se presentara antes del día señalado.

  • 31 Dumas, «Sur quelques aspects du mythe de la France...... Véase también: Nicole Giron, «Francophilie (...)

34En su conjunto, estos procesos señalaban una mayor definición de las clases sociales que se construían en torno a la colonia. Pero, otro proceso marchaba para subsumir a éstas. A nivel nacional, se trataba del tránsito de la imagen popular de Francia que se sostenía en la primera mitad del siglo xix en México, hacia la visión elitista que tomó auge durante el Porfiriato.31 Esto se combinaba con la llegada a la colonia de algunas de las figuras nuevas comentadas arriba, incluyendo a profesionales, portadores ahora sí de una cultura moderna y nacional. Ellos participarían en los procesos de transformación material de la colonia y de su inserción en la región; pero también jugarían un papel fundamental de enlace entre la comunidad y las concepciones en boga en la capital. Se jugará la carta de la modernidad y de la calidad de ser franceses.

  • 32 Blázquez, Veracruz...., tomo III, pp. 1630-91.

35Vuelvo a la cuestión de la lengua. El pro ceso de consolidación de la colonia y, por ejemplo, el incremento de las relaciones con los habitantes de los alrededores, implicaba el aumento del uso del español en los lugares públicos. En las escuelas que poco a poco establecía el Estado en la región se concentraban en la enseñanza de lectura y escritura; por el otro lado, la escuela encabezada por Jean Bourillon, profesor pagado por la colonia, impartía estas habilidades, más aritmética, gramática y geografía, y sobre todo el francés.32 Uno podría entender esto como una forma cautelosa de lograr una integración en la sociedad anfitriona. Sin embargo, operaba un proceso de establecer la diferencia y un orden correcto de las cosas. En 1896, los notables de San Rafael fundaron la Société française de secours mutuel. En su acta constitutiva se decía:

  • 33 Documento reproducido en Demard, Tenes d'argile..., pp. 174-175.

Lejos de la madre patria, es nuestro deber ayudarnos mutuamente, de salvaguardar nuestros intereses y de velar por la educación de nuestra familia. No podemos lograr eficazmente estas metas si no es asociándonos. Tomando en cuenta la utilidad pública que representaría lograr una asociación tal, y todo beneficio moral que cada miembro recibiría, se decidió-[...]formar dicha sociedad.33

  • 34 Un ejemplo del ejercicio de este discurso vino a través del doctor. Pétin, quien, al tener en 1902 (...)

36En estos renglones se expresan los intereses particulares de los futuros miembros de la sociedad, a pesar de que ahora la integración económica de la región avanzaba de tal forma que se incluían a otros. Todavía podría interpretarse esta asociación como un mecanismo defensivo de esa particularidad. Pero, al hablar de la «utilidad pública» y del «beneficio moral» que se obtendrían de ella, entonces encontramos un discurso que propoma una superioridad en cuanto lo francés; se empataba esto con las nociones elitistas a nivel nacional. Con lo anterior se justificaba la construcción material de la comunidad y del papel que jugaban sus miembros notables en la dirección del conjunto de actividades de la región. A la vez, se elaboraba el puente entre el discurso local con el nacional.34

37Esto fue particularmente importante en cuanto el espacio que ocupaban los miembros más acomodados de la colonia que ya habitaban el margen izquierdo del río además, se estaban aclarando las formalidades político administrativas: se trataba de identidades elaboradas en torno al ejercicio del poder regional. Si bien al sur del río reinaba la indefinición —¿era Jicaltepec municipio o no?—, en los nuevos espacios encontramos que se localizaban en lo que, para 1882, será el nuevo municipio de Martínez de la Torre, sede que diera cabida al ascenso —económico y político— de una capa de rancheros. Entraban en contradicción dos tipos de proyecto: el extensivo, heredado por los rancheros, y el intensivo (pero muy expansivo) de los colonos. Incluso, en 1932, San Rafael se constituyó, muy brevemente, en municipio propio, hasta que, según vox populi, los de Martínez de la Torre llegaron y llevaron todo de la oficina, y se acabó esa idea (pero también ya incidía en esto la Revolución y el camino corrido de la reforma agraria en la región).

Conclusión

38Si bien el discurso de la modernidad francesa cubría el desarrollo de las clases sociales en el último cuarto del siglo xix, la Revolución se encargaría de revertir esto. La superioridad moral externada por los notables fue traducida por campesinos y solicitantes de tierras bajo la reforma agraria, en un concepto de clase. Rico igualaba a ser francés o simplemente extranjero. Se separaban los conceptos de etnia (o nación) de los de clase social. Para comenzar, se trataba de un grupo de colonos que establecía su diferencia en cuanto cultura (lengua, costumbres, organización del trabajo), aun cuando en términos materiales su situación no difería tanto de los campesinos o indios de la región: lo étnico se situaba en una forma de ser campesinos. Para el final del proceso que trato aquí (la inmediata posrevolución), lo étnico, convertido más explícitamente en concepto de nacionalidad, pasó a representar las distinciones de clase social y no simplemente la forma partí cular de ser campesinos, ya que ahora se trataba de un estrato acomodado con capacidad de extender fuertemente su tenencia de la tierra, y su control sobre la circulación de pro ductos y fuerza de trabajo, a tal grado que, quienes nominalmente formaban parte del grupo francés, pero que ya se encontraban menos favorecidos en términos materiales, se juntaron con los campesinos e indios de la región en su lucha por la tierra.

Notes

1 Jean-Christophe Demard, Terres d'argile: Jicaltepec, un village français au Mexique, Paris, Editions du Porte-Glaive, 1987, pp. 62 y ss.

2 Jean-Christophe Demard, Émigration française au Mexique: 1. Les communautés agricoles (1828-1900), Langres, Dominique Guéniot éditeur, 1995, pp. 132-5.

3 Demard, Émigration..., op.cit., pp. 155-160.

4 Inscripción de una tumba en el cementerio de Jicaltepec.

5 Inscripción de una tumba en el cementerio de Mentidero; no se logra ver la fecha de defunción, ni la edad. A pesar de ser un apellido germano, el lugar de nacimiento, la inscripción y su nombre están en francés.

6 Entrevista a Celine Cancienne, San Rafael, 9 de abril de 1992.

7 Parte de tabla V.3. «Población de Jicaltepec y San Rafael», en David Skerritt, Colonos franceses y modernización en el Colfo de México, Xalapa, Universidad Veracruzana, 1995, p. 183. Desde luego, para la última de estas fechas, no puede atribuirse el total de la población a los franceses, ya que hubo otras migraciones de menor cuantía -italianos, norteamericanos, españoles, hasta un griego-, más la población local propiamente dicha.

8 Véanse: Jean Meyer, «Les français au Mexique au xixème siècle», Cahiers des Amériques Latines, num.9 10,1974, y David Skerritt, «Migración y colonización: Francia y América», Anuario VIII, Universidad Veracruzana, 1992, pp. 145-168.

9 Eric Hobsbawm, Nations and Nationalism since 1780, Cambridge, Cambridge University Press, 1990, p.20.

10 Demard, Terres d'argile..., op. cit., pp. 282 y ss.

11 Esta figura aparecía en muchas unidades domésticas en el mundo rural de Francia, implicando cierta comodidad socioeconómica de parte del jefe de la familia. Era una especie de trabajador encasillado, pero muy incorporado dentro de la familia. Sobre el orden de una familia, comentan Daniel Fabre y Jacques Lacroix (La vie quotidienne des pays du Languedoc au xixé siècle, Paris, Hachette, 1973, p.180), «Pour manger, la familia attend toujours que le père commence. Il coupe le pain après l'avoir marqué au dos d'une croix, à l'occassion il découpe le gibier,...; sa femme, ses enfants, ses domestiques le servent.» Varios doméstiques acompañaron a sus respectivos jefes de familia en la migración a Jicaltepec.

12 Véase: Peter Gerhard, «La evolución del pueblo rural mexicano: 1519-1975», Historia Mexicana, Vol. 24, abril-junio 1975.

13 David Ramírez Lavoignet, «Arroyo Hondo», Historia Mexicana, núm. 47,1963.

14 Sobre el proceso de la formación y consolidación de los rancheros en tierra caliente de Veracruz, véase: David Skerritt, Rancheros sobre tierra fértil, Xalapa, Universidad Veracruza, 1993.

15 Carmen Blázquez Domínguez, Veracruz: Informes de sus gobernantes, 1826-1986, Xalapa, Gobierno del estado de Veracruz, 1986, tomo II, pp. 599-600.

16 Claude Dumas, «Sur quelques aspects du mythe de la France et de Paris dans la litérature et dans la presse mexicaines au 19ème siècle», Les mythes et leurs expression du xixème siècle dans le monde hispanique et ibéro-américain, Lille, Presses Universitaires de Lille, 1988, p. 325.

17 Hay ecos de les Chouans de Balzac. Véase: Jean-Christophe Demard y René Nuffer, La saga du Haut-Gué: Champlitte-Mont-saugeon, ERTI éditeur, Paris, 1987, «La résistance populaire», pp. 394-408.

18 Demard y Nuffer, La saga..., op.cit, pp. 429-434.

19 Cartas reproducidas por Demard, Terres d'argile..., op.cit, pp. 143 y 148.

20 Véase: Benedict Anderson, Comunidades imaginadas: reflexiones sobre el origen y la difusión del nacionalismo, México, Fondo de Cultura Económica, 1993, para el proceso de la formación de las naciones.

21 Desde principios, en Jicaltepec, se nombraba un vice-cónsul, de entre los miembros de la colonia, práctica seguida hasta 1916.

22 Véanse los reportes consulares de medio siglo, Archivos Nacionales de Paris (ANP), F 12 2695: Comercio e industria. En 1853 se elaboró un gran proyecto para la construcción de una vía férrea desde Nautla hasta el altiplano, para luego conectarse con la costa del Pacífico.

23 Dicho popular de Tarn-et-Garonne, citado por Eugen Weber, Peasants into Frenchmen: the Modernization of Rural France, 1879-1914, Stanford, Stanford University Press, 1976, p. 49.

24 Entrevista a Arturo Theurel, el ojite, abril 1992.

25 Discuto esto con con mayor detalle en: Skerritt, «Una historia dinámica entre la sierra y la costa», La palabra y el hombre, núm. 83, julio-sept. 1992, pp 5-25.

26 Arturo Theurel relata cómo se elaboraba una especie de pan de maíz que se horneaba una sola vez a la semana, para permitir la liberación de la mano de obra femenil y para tener algo medianamente reconocible de comer.

27 El cacique local peleaba la propiedad de los terrenos supuestamente adquiridos por Guénot para formar la compañía colonizadora, llegando el conflicto a hechos de sangre. También, los primeros ensayos de cultivar la vainilla, bajo la tutela de toto-nacas, implicaba usar espacios en esa tierra de nadie y de todos que mencionamos arriba; una situación paradójica bajo el concepto del espacio de los colonos.

28 A menos que encontráramos un caso perfecto del modelo chayanoviano del campesinado, esto no ha de sorprender, y por tanto, por sí solo no constituye una explicación del cambio en la colonia.

29 En sus cuadernos de memorias, Fernando Vázquez Graillet (Atlixco, Puebla, 1982) describe extensamente la red de compromisos comerciales establecidos en torno de las casas comerciales situadas en San Rafael a principios del siglo xx con campesinos en un radio grande, que se extendía casi hasta Misantla.

30 Antes, simplemente se tenía que contar con la eficacia de las abejas.

31 Dumas, «Sur quelques aspects du mythe de la France...... Véase también: Nicole Giron, «Francophilie et nationalisme chez Ignacio M. Altamirano», en Structures et cultures des sociétés ibéro-américaines, cnrs, Paris, 1990.

32 Blázquez, Veracruz...., tomo III, pp. 1630-91.

33 Documento reproducido en Demard, Tenes d'argile..., pp. 174-175.

34 Un ejemplo del ejercicio de este discurso vino a través del doctor. Pétin, quien, al tener en 1902 un disgusto con la burocracia local, recurrió a su superioridad moral ante el gobernador del Estado y ganó su caso Archivo General del Estado de Veracruz, ramo Gobernación, 1902, 27 de marzo 1902.

Table des illustrations

Légende Casas con hibridación arquitectónica. Techos de la Haute-Saône más construcciones de la región.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/831/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 1,1M
Légende Amistad. Alusión a la fraternidad entre la comunidad San Rafael/ Jicaltepec y Champlitte. Poster en la Casa del Campesino, Jicaltepec.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/831/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 480k
Légende Habitación y entorno de la «colonia» francesa de Jicaltepec y San Rafael en los años 1830.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/831/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 216k
Légende Casa del puerto (Jicaltepec). Llamada así porque allá atracaban los barcos que se metían al río desde el mar. También en esta casa se concentraban los productos básicos de la región, acaparados por los comerciantes de la colonia.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/831/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 484k
Légende Tumba en el cementerio de Jicaltepec de miembro antiguo de la comunidad de colonos.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/831/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 248k
Légende Baelde. Tumba de uno de los «extraordinarios» de la inmigración (Jicaltepec). P.C. Baelde, nacido en Poperinghe, hoy Bélgica en su parte más flamenca.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/831/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 444k
Légende Vista general del río Bobos, desde San Rafael, y de plantaciones de plátano.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/831/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 272k
Légende Fuente: Foto David Skerritt
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/831/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 322k

Auteur

David Skerritt Gardner, inglés de nacionalidad mexicana, historiador, realizó sus estudios de historia moderna en la Universidad de Oxford, donde se especializó en la historia rural, migraciones y la formación de nuevas comunidades. Ha dado cursos en diversas instituciones del país y del extranjero. Entre sus publicaciones destacan los libros: Una historia agraria en el centro de Veracruz, 1850-1940 (1989); Rancheros sobre tierra fértil (1993); y Colonos franceses y modernización en el Golfo de México (1995). Miembro del sni, actualmente es profesor investigador en el Instituto de Investigaciones Histórico-sociales de la Universidad Veracruzana.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1993

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr