Version classiqueVersion mobile

Rescate Arqueológico en la cuenca del Río Chixoy 2

 | 
Alain Ichon
, 
Marie-France Fauvet-Berthelot
, 
Christine Plocieniak
, 
et al.

Capítulo V. Excavaciones en los grupos B, B’ y C’

M. Hill II et Rebecca Gonzalez Lauck

Texte intégral

1El presente informe describe la excavación del grupo B y de una parte del grupo C de Cauinal y propone algunas generalizaciones basadas en los datos recabados. Como el análisis no ha pasado de la fase inicial que consiste en organizar las notas, etc., estas generalidades deben ser consideradas como estrictamente preliminares y no como la base de una interpretación más avanzada.

2En cuanto a la redacción, Rebecca González es la responsable del texto concerniente a las estructuras B-3 y B-4, B-5, B’-45, B’-48 y 49, B’-51 y de la descripción de las trincheras en las estructuras B’-3, B’-33 y B’-47. Me corresponde la responsabilidad del texto y de los dibujos.

Descripción del sitio arqueológico (Figs. 76 y 77)

3El grupo B es el que está situado más hacia el Este de los dos complejos ceremoniales y residenciales que ocupan la ribera Norte del río Calá. Comprende dos conjuntos, uno ceremonial B y el otro residencial B’; lo cual viene a ser un rasgo común en Cauinal, pero raro en la mayor parte de los sitios del altiplano que datan del período postclásico tardío. El conjunto ceremonial comprende una pirámide-templo y un altar, rodeados, al Norte, al Oeste y al Sur, por “casas largas”. La más grande de éstas está situada al Norte; otra, de tamaño intermedio, está al Oeste; la más pequeña, al Sur. Entre esta última y la pirámide, una plataforma-altar parece estar destinada esencialmente a cerrar esta parte del conjunto. El tipo y la organización de las estructuras en el conjunto ceremonial del grupo B son idénticos a los de los otros conjuntos del mismo orden en Cauinal, en particular a los del grupo C.

4El conjunto residencial rodea al conjunto ceremonial, salvo al Sureste y al Norte donde la colina impide toda construcción. Este conjunto está constituido por 45 pequeñas plataformas utilizadas como residencias por los antiguos habitantes. A pesar de que sus dimensiones y grado de elaboración sean muy variables, estas plataformas serán designadas en adelante con la expresión “pequeñas estructuras residenciales” (P. E. R.), con el objeto de diferenciarlas de las plataformas más grandes y elaboradas (casas largas, palacios) que tendrían, posiblemente, entre otras, una función ceremonial.

Personal y Cronología de la Excavación

5Estuve encargado de dirigir la excavación del grupo B, según una estrategia definida de acuerdo con A. Ichon. Tuve la responsabilidad de la organización y de la programación de las excavaciones, así como de la elección de las técnicas a emplear. El trabajo fue organizado de la manera siguiente: 21 días de trabajo continuo, luego 6 días de descanso. Se contó con el siguiente personal:

  • del 4 al 27 de enero: asistentes R. González y F. Cruz, y 20 trabajadores.

  • del 5 al 26 de febrero: asistentes R. González y A. Galeotti, y 11 trabajadores.

  • del 6 al 27 de marzo: asistente R. González y 11 trabajadores.

  • del 16 al 30 de abril: 15 trabajadores.

Fig. 76 — Le groupe B-B’.

Las excavaciones

Metodología

6El método aplicado para el estudio de las P. E. R. es un método directo, derivado del que utilicé en Pueblo Viejo-Chixoy en 1978. Para iniciar, la estructura y la zona circundante fueron limpiadas de toda vegetación. Luego se realizó una trinchera de 1 m de ancho alrededor de la estructura, a lo largo de los muros; esta trinchera sobrepasa en profundidad la base de la construcción. Según nuestra experiencia, este método debía proveer un excelente muestrario de la cerámica y de otros vestigios que procedieran de la estructura, así como sacar a la luz eventualmente las ofrendas asociadas con ésta. Se procedió enseguida a la excavación del interior utilizando la cucharadita (llana de albañil) y el cepillo. Se había comenzado a realizar una trinchera transversal en dos estructuras (B’-33 y B’-47), pero este trabajo se abandonó ya que los datos adicionales que ofrecieron no justificaban tal gasto de tiempo y de mano de obra. Las estructuras ceremoniales más grandes (casas largas y pirámide) fueron consideradas en la misma forma, aunque el método de trincheras y pozos de sondeo haya sido bastante utilizado. Esto era indispensable para obtener, a la vez, los detalles arquitectónicos de la construcción tardía y los de la construcción más temprana que se encuentra en el interior de aquélla.

Enero

7Las excavaciones del primer mes en Cauinal duraron del 4 al 27 de enero. Durante este período, pudimos lograr los dos objetivos que nos habíamos fijado: el primero era el levantamiento topográfico del grupo B con el compás Brunton y el doble decámetro (dado el retraso sufrido por el equipo de topógrafos del INDE). El segundo era establecer una tipología de las pequeñas estructuras residenciales (P. E. R.) y excavar algunas muestras de cada tipo. Esto con el fin de formarnos una idea de las técnicas de construcción utilizadas antiguamente en Cauinal y tener una base para el proyecto de excavación de M. F. Fauvet-Berthelot en la zona residencial contigua al complejo ceremonial del grupo A, al Norte.

Plan del grupo B

8El mapeo topográfico se terminó al final de la primera semana. Ocho P. E. R. que no habían sido vistas por el equipo de reconocimiento fueron descubiertas después de la limpieza.

9Las estructuras fueron localizadas a partir de 4 referencias que señalaban una línea de orientación general SO-NE a través del grupo B. Se estableció el estilo de la mampostería en cada P. E. R. (ver más adelante), así como la orientación de la banqueta interior, cuando ello fue posible, lo que permitió localizar el lado de la entrada de la mayor parte de las P. E. R.. Por lo general, la impresión de agrupamiento que daban los conjuntos de P. E. R. se desvanecía cuando se descubría la localización de las entradas: si hay un detalle que llama la atención en el plano, éste es la falta de organización de las estructuras alrededor de patios en el grupo B. La única excepción es un conjunto situado en el extremo Sureste del grupo, excavado en febrero.

Las excavaciones

10El método de excavaciones de las P. E. R. se basó en la clasificación de estas estructuras en 3 tipos o (estilos) correspondientes a los modos de construcción de las plataformas de mampostería. Estos modos son: 1. Piedras de dolomita; 2. lajas de talpetate (que tienen toda la apariencia de esquisto) colocadas sobre piedras de dolomita; 3. lajas solas. Estos tipos fueron establecidos al hacer nuestro reconocimiento del grupo B y de la zona residencial Norte. Nos preguntamos entonces si esas diferencias tenían una significación cronológica (una sucesión: piedras, lajas sobre piedras, lajas) o si eran el resultado de consideraciones sobre la función y el estatus de sus ocupantes. Posteriormente se excavaron seis P. E. R. a fin de responder a estas preguntas y a otras que surgieron más adelante (estructuras B’-7, B-33, B’-36 y 37, B’-46 y 47).

Febrero

11Las excavaciones del segundo mes duraron del 5 al 26 de febrero. Durante este período, el centro de las investigaciones fue desplazado hacia el Norte del grupo B. Proyectamos estudiar allá dos “casas largas” (estructuras B-6 y A-19) y además tres de las P. E. R. cercanas (B’-9, 10 y 11), para compararlas con las estructuras ya excavadas. Luego, los asistentes debían hacer trincheras en medio de dos de las estructuras ya excavadas (B’-33 y B-47) y llevar a cabo investigaciones complementarias en el grupo B’, según permitieran las posibilidades de tiempo y de mano de obra.

12Las excavaciones adicionales en el grupo B’ se centraron primeramente en la parte Sureste, donde se estudió un grupo de P. E. R. que formaban una plaza. Dos de las estructuras que componían este grupo (B’-46 y 47) ya habían sido investigadas. Quedaba por estudiar un altar (B’-48), sacado a luz durante la limpieza, y otras tres P. E. R. (B’-49, 50 y 51). También se excavó la estructura B’-40 teniendo en cuenta su hermosa mampostería hecha de lajas, única dentro del grupo B’, y por el hecho de que ningún vestigio de su arquitectura interior era visible en la superficie. Además, parecía tener un anexo en el lado Sur. Tales anexos son escasos en Cauinal.

13También se excavaron las estructuras B-4 y B-5. Estas, al igual que la B-6, están asociadas al complejo ceremonial del grupo B alrededor de la pirámide (B-2). Su excavación, igual que la de las P. E. R., consistió en sacar a luz las bases de los muros y los detalles interiores. Hubo pocos hallazgos, siendo el más importante la mitad inferior de un incensario roto. Desde el punto de vista arquitectónico, la estructura B-5 es interesante por sus banquetas interiores, revestidas de lajas verticales, un rasgo poco común en Cauinal.

Marzo

14Las excavaciones duraron del 5 al 25 de marzo. Durante este período, nuestro proyecto era iniciar el estudio de las dos estructuras más grandes del grupo B: la más grande de las “casas largas” (B-1) y la pirámide (B-2). El pequeño altar (B-3) asociado a B-2 también debía ser estudiado. Además, si contábamos con el tiempo suficiente, queríamos comenzar el estudio del juego de pelota (A-17).

15Con excepción de la estructura B-3, ninguna de las otras excavaciones podía ser terminada en marzo, a causa de su magnitud y la escasez de la mano de obra disponible. Mi asistente, R. González, fue a trabajar con el equipo de reconocimiento durante los últimos 8 días del mes, quedando así reducidas nuestras posibilidades de supervisión y registro; por esta razón, el estudio de estas estructuras se continuó en abril.

Abril

16Mis actividades en abril duraron del 16 al 30. Los primeros 3 días fueron empleados para completar la excavación del grupo B. Después, nos trasladamos hacia el conjunto residencial situado al Norte y al Este del grupo C, sobre la ribera Sur del Río Calá. La existencia de P. E. R. en esta zona había sido observada por primera vez por M. A. Bailey, encargado de los trabajos en el grupo C. Él había estudiado la estructura C’-28 y sacado a luz la C’-24. Se decidió que en lo sucesivo sería yo quien dirigiera la excavación de este conjunto residencial. Este trabajo ya había sido comenzado por R. González, quien, por medio de trincheras, había localizado 14 P. E. R. durante la primera semana de abril; estas estructuras fueron registradas sobre un mapa preliminar a escala 1/200e, que completé más tarde y que comprende las otras descubiertas al Este. La técnica empleada fue la misma que se usó para el trazo del grupo B. De esta manera se hizo posible la excavación completa de ocho P. E. R. (C’-21 a 27 y C’-30), y el sondeo de otras dos (C’-20 y C’-31).

17De las ocho estructuras que se estudiaron cuatro estaban bastante bien conservadas para aportar una información válida en lo que respecta a la construcción y a la organización interior. Asimismo, en una de las P. E. R. sondeadas (C’-31), se pudo establecer la posición de la banqueta. Las otras estructuras habían sido dañadas por el cultivo de la milpa; estaban en demasiado mal estado como para que se pudiera deducir algo acerca de su organización. En esas condiciones, sólo se pudo establecer el tipo de mampostería.

18La investigación por trincheras también fue prolongada hacia el Este, en donde catorce P. E. R. y tres terrazas suplementarias fueron descubiertas. La excavación de estas estructuras no pudo llevarse a cabo por falta de tiempo, pero se anotó el tipo de mampostería de todas y se pudo determinar la ubicación de la entrada de tres de ellas.

19La última fase del trabajo ha consistido en operaciones de relleno en los dos grupos, B y C.

El grupo B’ de Cauinal

La excavación de las pequeñas estructuras residenciales

20La presencia de pequeñas estructuras residenciales en los sitios arqueológicos mayas del altiplano que datan del Postclásico tardío, no es excepcional. En realidad, estas estructuras son comunes en los sitios más importantes de este período (ver Smith, 1955; Fauvet, 1973; Ichon, 1975). El aspecto poco común de las P. E. R. en Cauinal se debe a que están agrupadas en conjuntos y que están situadas, no en la cima o en las laderas de alguna colina o montaña escarpada, sino al fondo de un valle, como todo el resto del sitio arqueológico; además, su buen estado general de conservación brindaba una oportunidad excepcional de mejorar especialmente nuestros conocimientos de las P. E. R. y de la organización del sitio en general. La construcción de las estructuras, en este caso, no estaba sometida a los problemas que crean una cresta estrecha o una cima de colina reducida; por ello pensamos haber encontrado una disposición más “ideal” de las estructuras que nos permitiría descubrir otros factores determinantes para la organización de los conjuntos residenciales (como el parentesco, el oficio o el estatus social). Podríamos esperar, por el número y la variedad de estas estructuras de Cauinal, una mejor comprensión del aspecto residencial (opuesto al aspecto ceremonial) de la vida en un sitio maya del altiplano, durante ese período.

21El método de enfoque utilizado para escoger cuáles P. E. R. iban a ser excavadas, estuvo sujeto a tres consideraciones de igual importancia. La primera era sobre la tipología de las P. E. R., basada en las diferencias de estilo o el grado de elaboración de la mampostería de las plataformas. La tipología de las mamposterías de las P. E. R. es la siguiente:

22Tipo I –Plataforma compuesta por una simple hilera horizontal de piedras de dolomita (piedras de río o cantos rodados no tallados, caídos de las colinas al Norte del sitio), con una o dos grandes lajas que marcan la entrada.

23Tipo II –Plataforma compuesta por una o dos hileras de piedras de dolomita, con varias hileras de lajas que rematan los muros de la plataforma. En general, las lajas de entrada están presentes.

24Tipo III –Plataforma compuesta por una o dos hileras de piedras de dolomita, con varias hileras de lajas que llegan a la altura de la plataforma. Los ángulos, por lo general, están bien construidos y a menudo comprenden bloques de talpetate. Las lajas de entrada están presentes en las dos estructuras de este tipo que existen en el grupo B.

25Tipo IV –Plataforma compuesta de una o dos hileras de piedras de dolomita. La parte más importante de la estructura está compuesta de lajas, incluyendo los muros de la superestructura hasta una altura de por lo menos 1 m.

26Tipo V –Plataforma compuesta por una o dos hileras de piedras de dolomita que sostienen una hilera de bloques de talpetate tallados, rematados por una hilera de lajas. Las lajas de entrada aparecen en el único ejemplar de este tipo del grupo B, con una grada larga – o una terraza estrecha– que corre a lo largo de la estructura al lado de la entrada.

27La segunda consideración para la elección de las P. E. R. a estudiar, fue su aparente buen estado de conservación, según lo que revelaba la superficie. Tomando en cuenta el tiempo con el que contábamos y previendo una inundación futura del sitio, debíamos consagrar nuestros esfuerzos a las estructuras que ofrecieran las mayores posibilidades de proporcionar el mayor número de datos informativos. Sin embargo, dado el buen estado general de conservación, la excavación de las P. E. R. fue emprendida en toda la extensión del grupo, con excepción de las cuatro estructuras situadas al pie de las colinas en la zona Noroeste, y del grupo de seis estructuras al Noreste. En el primer caso, los derrumbes provenientes de la colina habían causado un daño considerable y la excavación habría sido difícil. En el segundo caso, las estructuras están situadas entre un grupo de árboles de jocote cerca de una vivienda moderna. Estos dos factores han ocasionado un daño considerable en las estructuras y la presencia de los árboles hubiera hecho difícil el trabajo.

28La tercera consideración que se tuvo en cuenta para elegir las P. E. R. que iban a ser estudiadas fue nuestro interés por estudiar los conjuntos de éstas alrededor de los patios. Por lo general, la orientación de las P. E. R. podía ser determinada sin necesidad de excavación, gracias a las lajas de la entrada y/o a la localización de las banquetas interiores. Este dato se registró en el plano del grupo A. Una vez terminado este último plano, se hizo evidente que los grupos de más de dos P. E. R. que daban sobre el mismo espacio interior, eran excepcionales. Esta situación parecía ser contraria a la que tenía el conjunto residencial del grupo A; por lo tanto, se decidió investigar las siete estructuras que formaban el único conjunto verdadero alrededor de una plaza en el grupo B, a pesar de que dos de las estructuras, B’-49 y B’-50 no estaban en muy buen estado de conservación.

29En resumen, las P. E. R. excavadas se escogieron con base en tres criterios: el tipo, el estado de conservación y la ubicación. No usamos el método de muestreo al azar (random sampling); por el contrario, las excavaciones se efectuaron en las estructuras de cada tipo, según su estado de conservación y la del conjunto del grupo residencial. Las dos excepciones de esta norma seguida fueron anotadas y explicadas anteriormente. Las estructuras sin excavar pueden, sin embargo, ser ubicadas en la tipología, y en la mayoría de los casos su orientación se pudo también determinar. Si hubo desviación de estas normas, fue a causa de la concentración de esfuerzos en un grupo de siete estructuras situadas alrededor de un patio, en la parte Sur del conjunto residencial.

Resumen de las excavaciones

30Dado que las excavaciones de las P. E. R. en los grupos B’ y C’ fueron llevadas a cabo con los mismos métodos, sus resultados han sido resumidos en las páginas siguientes. Cada una de las P. E. R. está identificada por su número de estructura. El tipo de la P. E. R. está indicado (cf. Discusión) y el estado de conservación de la estructura se anotó comparándolo con el de otras estructuras. A continuación sigue la descripción de los rasgos dignos de ser destacados, en el interior y en el exterior, y luego se hace la explicación de los datos que permiten reconstituir la superestructura. Dos de las P. E. R. revelaban fases de construcción y de ocupación anteriores, las que también están descritas. Por último, hemos incluido, en algunos casos, una corta explicación sobre las diversas interpretaciones posibles de una estructura.

Estructura B -36 (Fig. 78)

31P. E. R. del tipo III

32Dimensiones: 7.85 x 3.85 m.

33Esta estructura, la primera que se excavó en Cauinal, fue seleccionada por su buen estado de conservación (la banqueta es visible en la superficie), y por ser del tipo III. Se pensó que el estudio preliminar de uno de los tipos más elaborados facilitaría, no sólo la interpretación de las que tenían esta condición, sino también la de los tipos menos elaborados.

Detalles interiores:

34Una banqueta interior en “L” corre a lo largo de los muros Norte y Este; un hacha de piedra verde y un núcleo de obsidiana aparecen junto a ella. Otro núcleo de obsidiana fue encontrado en el interior, del lado Norte; cerca, hallamos un soporte de tazón trípode que representa al dios Ek Chuah.

Detalles exteriores:

35Una grada de lajas permite el acceso a las lajas de la entrada sobre el lado Oeste. Cerca de la grada, se encontraron los fragmentos de una vasija y una punta de lanza.

Fig. 77 – L’ensemble B-B’ et le río Cala. (El grupo B-B’ y el río Cala).

Fig. 78 — La str. B’ - 34.

Fig. 79 – La str. B’-37

Superestructura:

36Algunas piedras calizas a lo largo de los muros Norte y Este indican que, probablemente, fue utilizado el adobe, como en las estructuras B’-33 y B’-47.

Estructura B’-37 (Fig. 79)

37P. E. R. del tipo I

38Dimensiones: 6.45 x 2.95 m.

39Fue escogida por su proximidad a la estructura B’-36 y por el hecho de que las dos se abren sobre el mismo espacio interior o patio.

Detalles interiores:

40Una banqueta en “L” corre a lo largo de los muros Este y Sur; es probable que haya existido también una banqueta pequeña en el lado Oeste. Al lado, encontramos los fragmentos de dos vasijas. Cerca, hay una zona que contiene pequeñas cantidades de carbón, de arena mezclada con ceniza y algunas piedras reventadas, de las cuales una, de dolomita, muestra huellas de haber sido quemada. Probablemente, un fogón estaba instalado en este lugar para servir como una especie de cocina. La banqueta pequeña es similar a la de la estructura B’-33. En el interior se encontró también una pequeña punta de obsidiana con muescas laterales.

Detalles exteriores:

41Los restos de una vasija colocada en un escondite fueron encontrados al pie del muro Oeste.

Superestructura:

42Abundantes fragmentos de bahareque quemado fueron recogidos en el exterior, a lo largo de los muros Este, Oeste y Sur. La plataforma sostenía, sin duda alguna, una superestructura de adobe, posiblemente cubierta de un techo de paja.

Estructura B’-33 (Figs. 80 y 81)

43P. E. R. del tipo III

44Dimensiones: 7.50 x 3.80 m.

Detalles interiores:

45Una banqueta en “L” corre a lo largo de los muros Oeste y Norte; una pequeña banqueta cuadrada ocupa la esquina Sureste. La banqueta en “L” está limitada por piedras calizas que indican un revestimiento de adobe (cl. Superestructura). En tres lugares hay vestigios de barro quemado. Se descubrió una buena cantidad de artefactos de piedra, entre ellos, al Este, un machacador de roca ígnea, cuatro fragmentos de hachas de piedra verde y dos puntas de proyectiles de obsidiana.

Detalles exteriores:

46Una grada hecha con grandes piedras de dolomita conduce al umbral compuesto de un piso de lajas. Junto a esta grada, hacia el Este, apareció un fragmento de mano; más hacia el Este, un fragmento de metate, un pequeño sello alargado y ligeramente convexo (el primero de una serie) y un pito ornitomorfo. Es de notar, también, la gran cantidad de pequeños caracoles (futes) a lo largo del muro Sur. Los actuales habitantes de la región comen estos caracoles, pero afirman que se han vuelto escasos. Indudablemente, los antiguos habitantes de Cauinal también comían estos caracoles.

47Una capa de ceniza fue descubierta en el estrecho pasaje entre las estructuras B’-33 y B’-35; allí se recogieron algunos fragmentos óseos (¿animales?) y conchas gasterópodas. Se pudo comprobar más tarde que esta capa de ceniza se extiende bajo la estructura B’-33 y probablemente también bajo la estructura B’-35.

Superestructura:

48La estructura B’-33 resultó muy interesante en este aspecto: dio la primera evidencia de que los Mayas del altiplano usaron muros de adobe durante el período que precedió la conquista. El hecho fue descubierto, en primer lugar, a lo largo del muro Norte, cerca de la esquina Noreste. Unos pedazos de caliza estaban allí alineados dentro de una matriz de tierra de color netamente más claro que el de la tierra que los recubría en el exterior. Esto fue confirmado al hacer la limpieza del interior, que reveló la misma diferencia de color. Una limpieza a fondo permitió comprobar claramente que el muro corría a lo largo del lado Norte-Sur, de la mayor parte del lado Oeste, de la parte Oeste del muro Sur y de la parte Norte del muro Este. Una segunda hilera de piedras calizas, localizadas en el interior de la primera hilera, sobre el lado Norte, indicaba que allí habían existido por lo menos dos hileras de adobes. La parte que se conserva de estos bloques de adobe mide alrededor de 15 cm de ancho, y teniendo en cuenta el hecho que las piedras que constituyen el “núcleo” de adobe están medio expuestas, se puede pensar que estos bloques medían originalmente unos 30 cm de ancho (ver la descripción de la estructura A-7 que da detalles sobre los bloques de adobe mejor conservados).

49Un pedazo de bahareque fue encontrado en el exterior, al pie del muro Sur, y otros cuatro en el interior. Esto parece indicar que la construcción de adobe servía solamente como base a los muros de bahareque. En estas condiciones, es improbable que la base de adobe haya excedido un metro de altura (cf. Discusión).

Trinchera:

50Se hizo una trinchera transversal de 1 m de ancho en el eje de la estructura B’-33, con el fin de investigar eventualmente sepulturas, escondites o superposiciones.

Fig. 80 – La str. B’-33. a : plan. La str. B’-33. b : profil de la tranchée. (corte de la trinchera).

Fig. 81 – Détail d’un angle de la plate-forme. (Detalle de una esquina de la plataforma).

51La trinchera se inició partiendo del muro Norte, de donde se retiró un bloque de adobe que descansaba sobre una laja, la cual descansaba, a su vez, sobre el cimiento de dolomita. El perfil de la trinchera reveló la existencia de una capa lenticular de ceniza directamente sobre el piso de la terraza fluvial. Esta fue recubierta por una capa de tierra café claro, mezclada con pequeños fragmentos calizos y luego con piedras de dolomita provenientes del río, también recubiertas por una capa de tierra café obscuro. Una delgada capa de la misma tierra cubría las piedras de dolomita; esta tierra contenía pedazos de barro quemado provenientes de un piso.

52Llegando al muro Sur, se encontró una gran laja que forma el umbral, colocada sobre una hilera de piedras de dolomita de río y de lajas más pequeñas. La escalinata de la entrada descansa directamente sobre la terraza fluvial; está hecha de grandes rocas de dolomita de río.

53La capa lenticular de ceniza contenía una punta de proyectil de obsidiana. Su límite Norte se encuentra a 35 cm del muro Norte y se extiende en una longitud de 2.30 m, como puede verse sobre el corte. Las trincheras exteriores al Este y al Sur demuestran que esta capa se extiende más de 70 cm hacia el Sur, fuera del muro, y que continúa hacia el Este bajo la estructura vecina. La capa de ceniza no es visible en las trincheras exteriores al Oeste y al Norte. La ceniza contenía una gran cantidad de conchas gasterópodas, algunos huesos de animales y tiestos. Estos vestigios parecen indicar que se trata de un basurero lleno de ceniza, sobre el cual fue construida la estructura B’-33.

Estructura B’-7 (Fig. 82)

54P. E. R. del tipo II

55Dimensiones: 7.30 x 3.50 m.

56Esta estructura se escogió porque, estando casi totalmente enterrada, pasó desapercibida por el equipo de reconocimiento; se podía pensar, por lo tanto, que era anterior a sus vecinas (las cuales son bastante visibles en la superficie) y que corresponde a una fase de ocupación más temprana. El hecho de que la estructura estuviera enterrada nos hacía esperar que tendría un buen estado de conservación. Desgraciadamente, todas estas esperanzas quedaron frustradas: el enterramiento parcial se debía a que en el lugar se trabajó muchas veces con azadón y se sembró milpa, lo que provocó grandes desgastes. Hasta donde se pudo establecer, después de un somero estudio en el campo, la cerámica parecía idéntica a la de las otras P. E. R.. Sin embargo, la estructura B’-7 fue la primera P. E. R. del tipo II que se excavó y ha proporcionado algunas informaciones útiles sobre el método de construcción.

Detalles interiores:

57Posiblemente existía una banqueta en “L” a lo largo de los muros Este y Norte, pero la destrucción en el interior no permite llegar a una conclusión definitiva. Se encontró una muestra de carbón, la cual debe ser reciente y provenir del incendio de la milpa; y también una punta de proyectil.

Detalles exteriores:

58Se encontró una punta de proyectil al pie del muro Norte.

Superestructura:

59Pedazos de bahareque quemado, abundantes en el exterior, a lo largo del muro Norte mitad Oeste así como en el interior, en la parte Oeste, donde forman un pequeño depósito, indican que, como en el tipo I de las P. E. R. (estructura B’-37), los muros estaban hechos de adobe y probablemente cubiertos por un techo de paja.

Estructura B’-47 (Fig. 83)

60P. E. R. de tipo V.

61Dimensiones: 7.85 x 4.15 m (sin la terraza).

62Esta estructura es una de las que constituyen el único conjunto de P. E. R. alrededor de un patio en el grupo B’. Es también el único ejemplar de P. E. R. del tipo V de Cauinal.

Detalles interiores:

63Una banqueta en “L”, a lo largo de los muros Oeste y Sur, está parcialmente limitada por piedras calizas que indican un revestimiento de adobe como en la estructura B’-33. Una banqueta en “I” corre a lo largo del muro Sur, a partir de la esquina Sureste. La zona comprendida entre las dos banquetas contiene obsidiana: puntas de proyectiles y lascas. En el interior del lado Este, cerca de la banqueta en “I” se localizó una pequeña construcción cuadrada; se trataría de un fogón, como lo podría indicar la presencia de barro quemado (aunque no hay ni carbón ni ceniza). Al Oeste y al Norte de esta construcción, sobre una gran superficie, se conserva el piso de barro quemado, lo mismo que en otros dos lugares, cerca del centro y cerca de la entrada. También observamos cerca del umbral, tres zonas de concentración de fragmentos de comal que sin duda provienen de la misma pieza.

Detalles exteriores:

64El rasgo más notable es la existencia de una terraza o de un patio ancho de 1.50 m a todo lo largo del lado Norte. Las otras estructuras tienen una pequeña grada que permite llegar a la plataforma propiamente dicha (estructuras B’-33, B’-36). La presencia de la terraza es una característica única en el grupo B’ y tal vez en todo el sitio de Cauinal. Una gran parte del piso original de barro quemado se conserva. Pedazos de piso provienen de la grada de acceso a la plataforma propiamente dicha. Cerca de la esquina Nor-Oeste, y en parte bajo la terraza, en un escondite, se localizó una vasija que contenía carbón.

Fig. 83 – La str. B’-47. a : plan. La str. B’-47. b : profil de la tranchée. (Corte de la trinchera).

Superestructura:

65Las piedras calizas blancas, que indican la presencia de adobe, forman una línea, todavía intacta, a lo largo del muro Oeste. Estas piedras calizas también se encuentran hacia el Este, a pesar del derrumbe del muro. En el corredor entre las estructuras B’-47 y B’-46 también había muchas de estas piedras y tierra de color claro que proviene, sin duda, del derrumbe del muro Oeste. Todo esto hace suponer que los muros de adobe alcanzaban una altura bastante considerable; sin embargo, los pedazos de bahareque que provienen de la terraza y de la trinchera excavada en la estructura misma podrían evidenciar que la parte superior de los muros estaba hecha de adobe. Es probable que allí haya habido un techo de paja.

Trinchera:

66Una trinchera transversal de 1 m de ancho fue hecha en el eje de la estructura B’-47, con el fin de investigar eventuales sepulturas, escondites, subestructuras y para determinar la secuencia de las construcciones.

67Se comenzó la trinchera cerca del muro Norte, se prosiguió a través de la terraza y de la plataforma de la casa. Una punta de proyectil de obsidiana y un fragmento de “anillo” de piedra verde provienen de esta parte de la trinchera. El corte revela que la estructura B’-47 se construyó sobre una capa estéril de tierra y arena, recubierta por un relleno de tierra negra mezclada con piedras de dolomita que provienen del río. Demuestra también que las partes exteriores de la terraza y de la plataforma fueron sólidamente construidas con el fin de contener el relleno interior.

68Bajo el muro Sur se localizó el entierro de un niño de 7 u 8 años. El cuerpo, orientado hacia el sur, parece haber sido depositado sobre una capa de arena, en un nivel de tierra mezclada con pequeños fragmentos calizos y con guijarros de río. El esqueleto estaba completo, pero en estado de extrema fragilidad. Sólo dos tiestos corresponden a este entierro.

Estructura B’-48 (Fig. 84)

69Altar.

70Dimensiones: 2.50 x 1.65 m.

71Este altar tiene toda la apariencia de un amontonamiento de piedras protegiendo la base de un árbol. El propósito de la excavación fue determinar qué función cumplía, su orientación y su forma, así como descubrir escondites eventuales y sepulturas.

Detalles interiores:

72A causa de los daños hechos por las raíces y la acción del hombre, el trabajo de limpieza no reveló ningún detalle arquitectónico. Durante la limpieza se encontró una punta de proyectil de obsidiana.

Detalles exteriores:

73Se sacaron a luz dos vasijas con posibilidades de ser restauradas. Una se encontraba, en parte, bajo el muro Sur: era una gran olla que, posiblemente, contenía fragmentos quemados y tres lascas de obsidiana. La otra vasija, probablemente también una olla, estaba parcialmente colocada debajo del muro y contenía fragmentos de hueso quemado.

74Una punta de proyectil de obsidiana proviene de la trinchera que va de la estructura B’-47 a la estructura B’-48.

Superestructura:

75La orientación de la estructura no ha podido ser determinada ya que no se descubrió ningún vestigio arquitectónico ni en el interior, ni en el exterior; se puede decir, sin embargo, que servía de altar al grupo de estructuras que la rodeaban.

Estructura B’-46 (Fig. 85)

76P. E. R. del tipo IV.

77Dimensiones; 9.80 x 3.70 m.

78Es la única estructura del tipo IV en Cauinal. También forma parte de un grupo alrededor de un patio, al cual domina junto con la estructura B’-47.

Detalles interiores:

79A lo largo de los muros Norte y Oeste, Sur y Oeste, corren banquetas gemelas en “L”. El espacio comprendido entre estas banquetas a lo largo del muro Oeste, está ocupado por un pequeño altar hecho de lajas recubiertas de una capa de barro. Las banquetas mismas están recubiertas de lajas y rellenadas de pequeñas piedras de río. Este relleno varía a lo largo del muro Sur, en donde se han empleado fragmentos (spalls) de dolomita. Las paredes de las banquetas y el piso estaban revestidas de barro, lo mismo, posiblemente, que la superficie de las banquetas. Un fogón de barro quemado, ligeramente cóncavo, fue descubierto en la esquina de la banqueta Sur. Alrededor de él había restos de comales, una olla y un sello. En la esquina de la banqueta Norte se encontró otra olla quebrada; y sobre la parte superior de la banqueta, una mano y un hacha de piedra verde.

Detalles exteriores:

80Un fragmento de metate y una mano provienen de la esquina Noreste de la estructura. No se han encontrado vestigios de escalinata que conduzca a la plataforma. Sin embargo, posteriormente nos dimos cuenta que en Cauinal, las gradas de medio metro de alto o más, que sirven para llegar a una plataforma, no son del todo escasas. Actualmente no tenemos ninguna prueba de si los espacios vacíos tenían o no gradas de madera.

Fig. 85 – La str. B’-46. a: plan. La str. B’-46. b: profils.

Superestructura:

81Posiblemente el aspecto más importante de la estructura B’-46 es la superestructura, estaba construida de muros de lajas de unos 30 cm de espesor, que están conservados hasta una altura de 1 m. En el interior, estos muros estaban revestidos de barro, como lo comprueban los fragmentos quemados que se encontraron allí. Hay pocos vestigios que provengan del derrumbe de los muros de mampostería, lo que nos hace pensar que éstos casi no pasaban de un metro de altura. En el interior, los fragmentos de bahareque quemado, provenientes de la limpieza de la banqueta Sur, confirman, aparentemente, que la mayor parte de la superestructura era una construcción de bahareque que soportaba un techo de paja.

82Queda el problema del umbral. Cuando se excavó la estructura B’-46, aún no se sabía que podían existir pilares de mampostería en ese tipo de pequeñas estructuras. Más tarde, el estudio de la estructura B-5 demostró la existencia de este rasgo en Cauinal. Aunque se hubiera conocido, es improbable que se hubiese podido encontrar evidencia de estos pilares en la estructura B’-46: en efecto, la parte Este de la plataforma se derrumbó en el lugar donde hubieran estado los pilares. Era evidente la abundancia de lajas en los escombros, pero es difícil saber si provienen de la plataforma, de los muros de la superestructura, o del derrumbe de los pilares. De todas formas, se ha perdido toda oportunidad de comprobarlo; sin embargo, por analogía con la estructura B-5, es casi seguro que la estructura B’-46 tenía pilares. La estructura B-5, muy semejante a la B’-46 en cuanto a su plano y a sus dimensiones, tenía pilares de mampostería, aunque la superestructura haya sido de adobe. Es pues, probable, que la estructura B’-46, con sus muros de mampostería, estuviera también provista de pilares de mampostería.

Estructura B’-45 (Fig. 86)

83P. E. R. del tipo I (?)

84Dimensiones: 2.70 x 6.40 m.

85Esta estructura fue excavada para determinar su relación con la estructura B’-46.

Detalles interiores:

86A lo largo de los muros Norte, Oeste y Sur, corre una banqueta en “U” de 15 cm de altura, hecha de dolomita. Aproximadamente al centro del muro Este se encuentra un conjunto de lajas que forman el umbral. No hay ningún vestigio de fogón ni de piso. Del interior, provienen un hacha de piedra verde y una punta de proyectil de obsidiana.

87De acuerdo con un primer examen sumario, la cantidad de tiestos que provienen de la excavación, en el interior y en el exterior, es anormalmente alta. Estos tiestos parecen ser del tipo utilitario/doméstico, y no difieren de aquellos provenientes de otras estructuras.

Detalles exteriores:

88De la base del muro Oeste provienen un hacha de piedra verde y pedazos de bahareque.

Superestructura:

89Los fragmentos de bahareque encontrados en el exterior, parecen indicar que esta estructura estaba hecha de ese material. No se han localizado hoyos para postes.

Comentario:

90Entre las estructuras B’-45 y la B’-46, existe un pasillo de 50 cm de ancho, el cual está cerrado a cada extremo por un gran bloque de dolomita.

91Al principio se pensó que este pasillo era seguramente la conexión entre las estructuras B’-45 y B’-46. Pero a medida que progresaba la limpieza de la zona exterior hacia el Este, se hizo evidente que las piedras provenían del derrumbe, y que la estructura B’-45 daba sobre la parte posterior de la estructura B’-46. No existe, por lo tanto, ninguna relación física entre las dos estructuras.

92Siendo así, existen tres posibilidades en cuanto a la función de la estructura B’-45. Una de ellas es que la B’-45 servía de granero-anexo a la B’-46. Esto explicaría la gran cantidad de tiestos encontrados en el interior y en el exterior, pues podrían provenir de vasijas destinadas al almacenamiento, y también explicaría la función del pasillo entre las dos estructuras: la poca luz que penetraba en la estructura B’-45 permitía conservarla oscura y fresca.

93La segunda posibilidad es que la estructura B’-45 haya estado ocupada al mismo tiempo que la B’-46. Esto resulta improbable, ya que la estructura B’-45 no habría sido un ambiente muy cómodo de habitar: poca luz, poco aire, sin patio exterior, e insuficiente espacio para un techo.

94La tercera posibilidad es que la estructura B’-45 haya sido construida antes que la B’-46, y que haya servido de estructura residencial. Esto explicaría la existencia de las banquetas, el umbral con piso de lajas y la cerámica utilitaria. Cuando la estructura B’-46 fue construida, la B’-45 dejó de servir de residencia por la falta de aire, luz y espacio. Si se adopta esta interpretación, los habitantes de la estructura B’-45 podrían haberse trasladado para instalarse en la estructura B’-46. Esta hipótesis sería más plausible si se probara que la cerámica encontrada dentro de la estructura B’-46 no difiere de la de las otras estructuras. Se podría decir entonces que la B’-45 es “contemporánea” a la B’-46, existentes, ambas en el Postclásico tardío, pero que la B’-45 fue construida con anterioridad a la B’-46.

95Asimismo, de esto se podría concluir que las P. E. R. más tempranas eran del tipo I y que, con el tiempo y en relación a un cambio de posición (status), las construcciones evolucionaron hacia las P. E. R. del tipo IV. Un hecho interesante es la continuidad de la organización interna de las estructuras; como la estructura B’-45 es uno de los pocos ejemplos de una construcción más temprana, otros ejemplos serán necesarios antes de que la interpretación anterior sea confirmada.

Estructura B’-14 (Fig. 87)

96P. E. R. del tipo I.

97Dimensiones: 7.85 x 3.30 m.

98Al principio se consideraba que la estructura B’-14 y la B’-11 formaban una sola estructura cuadrada. Una estructura tal habría sido única en el sitio; es por eso que se decidió estudiarla. De hecho, no fue sino después de haber excavado alrededor de las dos estructuras, y en el interior de lo que ahora llamamos la estructura B’-14, que nos dimos cuenta que los derrumbes habían llenado por completo el pasillo de medio metro de ancho que existía entre las dos estructuras. El sondeo del interior de la estructura B’-11, cuyo estado de conservación parecía malo, no se continuó. Por el contrario, la estructura B’-14 ameritaba ser excavada en calidad de ejemplar más elaborado de una P. E. R. del tipo I, provista de lo que es, indiscutiblemente, un fogón, un rasgo escaso en Cauinal.

Detalles interiores:

99Se encontró una banqueta en “L” a lo largo del muro Noreste y otra en “I” a lo largo del muro Este saliendo de la esquina Sureste. En la esquina de la banqueta en “L”, aparecen fragmentos de barro quemado (restos de un fogón –por analogía con Pueblo Viejo Chixoy–). Al pie de esta banqueta se encontró un metate, mientras que cerca de ella, junto al muro Oeste, había un fragmento de mano. Se encontraron tres sellos, uno en el interior, los otros dos en el exterior de la estructura. En el extremo Sur de la banqueta en “I” fue hallado además, un núcleo de obsidiana y cerca del fogón, algunas lascas.

Detalles exteriores:

100Junto al muro Oeste fueron encontrados dos sellos.

Superestructura:

101Unos fragmentos de bahareque confirman la existencia de una construcción de este material, con un techo de paja, probablemente.

Estructura B’-10 (Fig. 88)

102P. E. R. del tipo II

103Dimensiones: 7.70 x 3.80 m.

104Esta estructura era, aparentemente, una P. E. R. importante del tipo II, tomando en cuenta la altura de la plataforma, cuyo acceso requería una escalera. Este grado de- elaboración es un rasgo poco común en las P. E. R. de ese tipo, y es por eso que se decidió excavarla, a pesar de su mal estado de conservación. Aunque los datos obtenidos sobre los métodos de construcción hayan sido mínimos, el esfuerzo tuvo su recompensa con el hallazgo de una cierta cantidad de puntas de proyectil y de un comal con una excelente impresión de petate.

Detalles interiores:

105A lo largo de los muros Sur y Este, aparentemente corría una banqueta en “L”. Dos puntas de proyectil fueron encontradas durante la limpieza de ella, y otras tres durante la limpieza de la plataforma, lo que da un total de cinco. De la esquina Noroeste de la banqueta, proviene un comal quebrado; cerca del muro Norte se hallaron los fragmentos de otra vasija, y cerca, un hacha de piedra verde.

Detalles exteriores:

106Una grada hecha de piedras de dolomita conducía a la propia plataforma del lado Oeste.

Superestructura:

107En el interior de la estructura se encontró cierta cantidad de fragmentos de bahareque quemado, bastante bien conservados, lo que indica una construcción de este material que soportaba, posiblemente, un techo de paja.

Estructura B’-9 (Fig. 89)

108P. E. R. del tipo II

109Dimensiones: 6.40 x 3.90 m.

Detalles interiores:

110Se sacaron a luz dos banquetas, una en “L” a lo largo de los muros Oeste y Sur y otra en “I” saliendo de la esquina Sureste a lo largo del muro Sur. Aún permanecían algunas placas de revestimiento de barro quemado cerca de la esquina de la banqueta en “L”, que le llegaban hasta el borde y sobre la parte horizontal del lado Este. Las banquetas, aún las de pocas dimensiones como lo son éstas (que no pasan de 10 cm de altura), estaban cubiertas de un revestimiento de barro. Se han encontrado además vestigios del piso de barro quemado en cuatro lugares: dos cerca de la banqueta en “L” y dos hacia el centro de la estructura; al nivel del piso, se hallaron los restos agrupados de por lo menos dos vasijas y de una punta de proyectil.

Detalles exteriores:

111Durante la limpieza que se hizo alrededor de la estructura, se encontraron cuatro manos o fragmentos de manos: una al Sur y tres al Norte (incluyendo una mano entera). De la esquina Noreste, a media distancia entre las estructuras B’-9 y B’-8, proviene un fragmento de metate y junto al muro Norte se localizó material abundante que comprendía lascas de obsidiana, fragmentos óseos y fragmentos de hachas y tiestos.

Fig. 86 – La str. B’-45.

Fig. 87 – La str. B°-14.

Fig. 88 – La str. В’-10.

Fig. 89 – La str. B’-9.

Superestructura:

112Esta estaba hecha de bahareque y de paja, como lo prueban los pedazos de bahareque que provienen del interior y del exterior (esquina Noreste).

Estructura B’-40 (Fig. 90)

113P. E. R. del tipo III (?)

114Dimensiones: 6.65 x 3.50 m.

115Tres razones principales motivaron la excavación de esta estructura: ante todo, no se detectaban banquetas desde la superficie, aún después de una cuidadosa limpieza, hecho anormal para una P. E. R. Siendo la disposición de las banquetas un buen diagnóstico para la orientación de las estructuras (necesaria para nuestro plano), se justificaban investigaciones complementarias. En segundo lugar, la mampostería de lajas de la plataforma era de mucho mejor calidad que todas las otras P. E. R. del grupo. Parecía importante ver si esta estructura poseía otras particularidades arquitectónicas que permitieran clasificarla por aparte. Y por último, la estructura parecía tener un anexo sobre su lado Sur. Los anexos son escasos en Cauinal y éste era único en el grupo B’.

116Por lo tanto, la excavación de la estructura B’-40 parecía necesaria. De hecho, enseñaría muy poco sobre esta estructura, sobre todo debido a la ausencia de detalles relativos a la organización interior o exterior.

Detalles interiores:

117Al Noreste, estaba conservada una pequeña placa de piso de barro quemado. En la parte Suroeste fue hallado un fragmento de mortero de piedra volcánica. Aún después de la excavación ningún vestigio de banqueta era visible. Los otros objetos eran una punta de proyectil y numerosas astillas y lascas de obsidiana.

Detalles exteriores:

118En el barranco formado por el río Calá, se derrumbó el muro Oeste, dejando al descubierto, cerca de la esquina Suroeste, una vasija colocada en un escondite. Junto al muro Norte fueron encontrados los restos de una vasija quebrada.

119Igual que como sucedió con la estructura B’-40, la excavación del anexo no reveló gran cosa de su organización interior. Alrededor de un tercio de su superficie fue excavada, comenzando por el muro Este y continuando hacia el Oeste. El material recolectado es muy pobre; la mayor parte de él son tiestos pequeños y erosionados. No se pudo localizar ni piso, ni banqueta, ni fogón.

Superestructura:

120La única evidencia concerniente a la superestructura de la B’-40 es un fragmento de bahareque encontrado en el exterior, contra el muro Norte. Aunque la mampostería sea del tipo III, no hay vestigios de una construcción de adobe comparable a la de las estructuras B’-36 y B’-33. Es posible que B’-40 represente otro tipo de P. E. R., pues las lajas que forman la hilera superior no están colocadas de manera que su eje mayor fuera perpendicular al muro, como es el caso en las estructuras B’-36 y B’-33. Al contrario, el eje mayor de estas lajas está paralelo a los muros de la plataforma. Aparentemente, esta disposición no deja suficiente lugar para disponer enteramente los adobes sobre la superficie de las lajas.

Estructura B’-49 (Fig. 91)

121P. E. R. del tipo I

122Dimensiones: 6.25 x 3.35 m.

Detalles interiores:

123Junto a los muros Norte y Este, una banqueta en “L” está, delimitada por piedras de dolomita provenientes del río, las cuales constituyen también el relleno. En el interior se encontró bahareque; no hay piso, ni revestimiento de barro quemado, ni fogón. Las lajas del umbral están en el medio del muro Oeste, lo que prueba que la estructura está orientada hacia el patio, como las otras estructuras del conjunto.

Detalles exteriores:

124En el exterior, del lado Este se encontraron pedazos de bahareque y una punta de proyectil de obsidiana sin muescas. Al Norte, la limpieza exterior puso al descubierto dos puntas de proyectil, una con dos muescas y la otra con tres. En el exterior del muro Oeste, cerca de la entrada, se encontró una mano.

Superestructura:

125Los rasgos arquitectónicos y los fragmentos de bahareque conservados indican que la estructura B’-49 estaba hecha de una hilera de dolomita con un umbral con piso de lajas; sobre esta plataforma, se erigió una superestructura de adobe cuya entrada daba al patio del grupo.

Estructura B’-50 (Fig. 92)

126P. E. R. del tipo II

127Dimensiones: 6.85 x 3.70 m.

128A pesar de su mal estado de conservación se excavó esta estructura porque forma parte del grupo de P. E. R. que está alrededor de un patio, en la parte Sur del grupo B’.

Detalles interiores:

129A lo largo de los muros Oeste y Norte se encontraron las huellas de lo que debía ser una banqueta en “L”.

Detalles exteriores:

130Se encontraron cuatro hojas de obsidiana agrupadas hacia el medio del muro Sur, y una punta de proyectil, no terminada, junto al muro Norte.

Superestructura:

131Un solo pedazo de bahareque, encontrado durante las operaciones de limpieza indica la existencia de muros de este material que sostenían un techo de paja.

Construcción y ocupación anteriores:

132La operación de limpieza anterior a la investigación del piso de la estructura puso al descubierto, una línea de piedras que sacamos a luz quitando los pequeños guijarros de río que la recubrían; estos guijarros que consideramos al principio como el relleno de la banqueta, eran, de hecho, parte del relleno del alzamiento de la estructura encima de la línea de piedras. La limpieza de éstas hacia sus extremos mostró una unión neta con el muro Este de la estructura, pero ninguna juntura neta al Oeste. La continuación de la limpieza reveló que muchas piedras de la parte central de la hilera eran en efecto lajas que reposaban sobre grandes piedras de dolomita. Esta mampostería de tipo II era pues, la misma que la del resto de la estructura. La hilera de piedra representa evidentemente el primer estado del muro Sur de la estructura. Esta interpretación fue confirmada por el descubrimiento de muchos fragmentos grandes de bahareque justo al norte en el interior de este muro. La estructura original fue, probablemente, considerada como demasiado pequeña (su ancho al Este no era más que de 2.40 m) de donde su ampliación y la construcción de un nuevo muro al Sur.

Estructura B’-51 (Fig. 93)

133P. E. R. del tipo I

134Dimensiones: 5.75 x 3.25 m.

135Esta excavación estaba destinada a completar el estudio del conjunto de las estructuras que están alrededor de un patio, en la parte Sur del grupo B’.

Detalles interiores:

136Una banqueta en “I” a lo largo del muro Sur, que sale de la esquina Suroeste, está construida de piedras de dolomita de río y rellenada de piedras más pequeñas. Junto al muro Oeste, había otra banqueta en “I” dos veces más ancha que la primera; su relleno era poco importante, como puede verse en la Fig. 93.

137Ningún vestigio de piso, ni de fogón, ni de revestimiento fue encontrado. Una característica interesante es que el relleno de esta estructura no está hecho de dolomita, como es generalmente el caso. El sondeo hasta una profundidad de 15 a 20 cm bajo el nivel estimado del piso de la plataforma no evidenció más que un relleno de tierra. Junto al muro Norte, había un conjunto de piedras de río que indican la entrada de la estructura B’-51.

138El lote de objetos hallados en el interior comprende un sello casi completo, un hocico de jaguar (?) miniatura en cerámica, un fragmento de punta de proyectil de obsidiana y dos puntas completas de obsidiana con dos y tres muescas, respectivamente.

Detalles exteriores:

139En las trincheras Norte y Sur, se encontraron dos fragmentos de puntas de obsidiana sin muescas y una cinta de cobre martillado (al Norte). Al Este fueron hallados pedazos de bahareque.

Superestructura:

140Los pedazos de bahareque prueban la existencia de una superestructura de este material sobre los cimientos de dolomita. Esta tenía, probablemente, un techo de paja.

Fig. 94 – Les groupes C-sud et C-nord.
(Los grupos C-sur y C-norte).

Grupo C’ de Cauinal

Excavación de las pequeñas estructuras residenciales (Parte Noreste del Conjunto Residencial)

141Las excavaciones de las P. E. R. en la parte Noreste del conjunto residencial C’ del grupo C, (Figs. 94 y 95) tenían por objeto determinar el tipo de ocupación de ese grupo. Específicamente, éstas debían poner en evidencia las semejanzas y las diferencias entre los tipos de ocupación en el grupo B’ y en el grupo C’. Los temas de estudio comprendían los rasgos arquitectónicos (tipo de plataforma, evidencia de superestructura), la disposición interior (banquetas, fogones, altares) y la organización por grupos alrededor de un patio. Además, evidentemente se deseaba recolectar cerámica para poder fechar esas estructuras en relación a los otros grupos de Cauinal.

142La elección de las estructuras que serían excavadas se basó en las mismas tres consideraciones que para el grupo B’: tipo de mampostería de la plataforma, conservación, e investigación de grupos alrededor de un patio. Las estructuras que se encuentran al lado Sur del conjunto no podían abrirse más que al Norte; de manera que su pertenencia eventual a un grupo podía ser determinada sin excavación. Sin embargo, eran precisamente estas estructuras las que menos habían sufrido por los cultivos de milpa y en las que los detalles arquitectónicos importantes estaban mejor conservados. Por otra parte, las excavaciones iban a probar que el interior de las estructuras cuya orientación era esencial para la determinación de los grupos, (con excepción de una sola, la C’-21) estaba demasiado destruido para obtener alguna conclusión.

Resumen de las excavaciones

Estructura C’-28 (Figs. 96 y 97)

143P. E. R. del tipo III.

144Dimensiones: 7.95 x 3.95 m.

145Esta estructura fue la primera P. E. R. del conjunto residencial Nor-Este, descubierta y excavada por M. A. Bailey; esta era la primera prueba segura de una ocupación residencial en esa zona. Cuando tomé a mi cargo el estudio de este conjunto, procedí al levantamiento de la estructura C’-28 (atribución del tipo, diseño y fotografías).

Detalles interiores:

146Una banqueta en “L” corre a lo largo de los muros Oeste y Sur, y otra en “I” sale de la esquina Sureste en dirección al Oeste. El espacio del muro Sur entre las dos banquetas, está ocupado por un pequeño altar que no se conecta con éstas, hecho de pequeñas lajas conservadas sobre dos espesores solamente. Piedras pequeñas, incluyendo unas piedras calizas, dispuestas a lo largo de las paredes de las banquetas, podrían indicar un temprano revestimiento de adobe; hipótesis confirmada por algunas placas de tierra de color más claro existentes a lo largo del lado Este de la banqueta en “L”. En tres lugares, en el interior, subsisten restos del piso original de barro quemado.

Detalles exteriores:

147El único rasgo exterior notable, es la escalinata que conduce a la plataforma sobre el lado Norte. Está hecha de un núcleo de piedras grandes de río recubiertas de pequeñas lajas que sirven de gradas. Las lajas de la primera grada tienen por lo menos 30 cm de largo y se introducen debajo de la segunda grada, la cual las mantiene en su lugar. La escalinata tenía, probablemente, sólo dos gradas para alcanzar una altura de 84 cm, separando el nivel del piso original de la parte alta de la plataforma.

Superestructura:

148M. A. Bailey no encontró ninguna evidencia de la superestructura.

Estructura C’-23 (Fig. 98)

149P. E. R. del tipo III.

150Dimensiones: 7.85 x 4.10 m.

Detalles interiores:

151A lo largo de los muros Este y Sur corre una banqueta en “L”; otra en “I” sale de la esquina Suroeste en dirección al Este. Un altar colocado más atrás ocupa el espacio entre las dos banquetas, junto al muro Sur. La existencia de un fogón está claramente indicada por una zona de tierra quemada rodeada de pequeños pedazos de dolomita sobre el lado Oeste. Este parece demasiado pequeño para haber estado revestido de barro quemado y haber tenido la forma cóncava del fogón de la estructura B’-46. Los fragmentos de una vasija fueron hallados en el lado Este, cerca de la banqueta en “L”; un hacha de piedra verde junto a la pared exterior de la misma, cerca del muro Sur; y una punta de proyectil, durante la excavación interior.

Detalles exteriores:

152El único rasgo notable, es una grada que probablemente daba acceso al lado Norte de la plataforma; está hecha de 5 piedras grandes de río, únicamente, lo que indica, ya sea una construcción muy burda, o una conservación muy mala. El hecho que esta “grada” no esté en el centro, podría indicar que pertenecía a una construcción más larga.

Superestructura:

153Podría haber dos pruebas de la utilización del adobe: una placa de tierra de color más claro, que contenía dos pequeñas piedras, junto al muro Sur; y la presencia de una laja colocada verticalmente junto al muro Este. Esta última pudo haber servido para separar dos bloques de adobe.

Fig. 95 – Les groupes C-sud et C-nord vus de la colline au sud.
(Los grupos C-sur y C-norte vistos desde la loma al sur del sitio).

Fig. 96 – La str. C’-28.

Fig. 97 – Les str. C’-28, 29 et 30.

Construcción y ocupación anteriores:

154Un muro de mampostería del mismo tipo que el resto de la plataforma apareció en el transcurso de la limpieza anterior; éste une los muros Este y Oeste de la estructura. Esta disposición es, por lo tanto, similar a la de la estructura B’-50. La plataforma original, probablemente demasiado estrecha para el gusto de los ocupantes, fue ampliada con la construcción de un nuevo muro más al norte, y el espacio entre el nuevo y el antiguo muro fue llenado con piedras de dolomita.

Estructura C’-22 (Fig. 99 a 101)

155P. E. R. del tipo III.

156Dimensiones: 6.80 x 3.50 m.

157El estado de conservación es excelente.

Detalles interiores:

158Dos banquetas en “I”, una más larga que otra, contra el muro Sur, la más larga al Este. Un pequeño altar colocado más atrás ocupaba, posiblemente, el espacio entre las dos banquetas. La banqueta más larga presenta un interés particular, pues la base del revestimiento de bloques de adobe de 20 cm de ancho, está conservada sobre sus lados Norte y Oeste. Esto podría confirmar el caso donde han sido descubiertos vestigios de revestimiento de adobe sobre las banquetas (estructuras B’-33, B’-47, C’-28).

159En la parte Oeste de la estructura, estaba conservada una placa de piso de barro quemado. Debajo, había lo que parecía ser un “piso de lajas” o una capa de relleno hecha de bloques de adobe, que se distinguen por el color más claro de la tierra. Desafortunadamente, su estado de conservación es malo y fue imposible delimitar los bloques para comprobar si constituían verdaderamente un piso o si provenían del derrumbe de la superestructura.

160Se encontró una punta de proyectil sobre la banqueta grande, cerca del muro Norte, y en las proximidades un hacha de piedra verde. De la banqueta pequeña proviene un soporte de vasija trípode.

Detalles exteriores:

161El único rasgo interesante es la grada que conduce a la plataforma del lado Norte. Es una simple construcción de piedras de río no recubiertas de lajas, como en el caso de las estructuras B’-36 o C’-28, y situada al centro.

Superestructura:

162Gracias al excepcional estado de conservación de la estructura, la base de la superestructura ha sido conservada en 2/3 aproximadamente de su largo original. Esta base era de adobe, destacándose netamente sobre la tierra más oscura que la rodea. A lo largo del muro Sur estaba, en algunas partes, conservada a una altura de 20 cm sobre las lajas superiores de la plataforma.

Estructura C’-21 (Fig. 102)

163P. E. R. del tipo II

164Dimensiones: 7.40 x 3.25 m.

165La excavación de esta estructura formaba parte de la investigación de los grupos alrededor de un patio. El espesor de la tierra que la recubría (50 cm en algunos lugares) parecía garantizar una buena conservación interior y por lo tanto resultados interesantes, como lo confirmaba el descubrimiento de una olla quebrada, encontrada durante la limpieza, que contenía el esqueleto de un niño.

Detalles interiores:

166Los restos de una banqueta en “L” corren a lo largo de los muros Norte y Este, cuyo detalle más sobresaliente es la presencia de numerosas lajas en el interior. Algunas provienen evidentemente de la parte superior de los muros de la plataforma, pero la mayor parte parecen haber sido dispuestas cuidadosamente. El efecto general es el de un piso de lajas, rasgo aparentemente único en Cauinal.

167El único objeto importante es un hacha de piedra verde encontrada sobre el piso de lajas.

Detalles exteriores:

168Estos comprenden una sepultura en urna, de un niño, un fragmento de tinaja, así como una zona de concentración de huesos y tiestos hacia el centro del muro Este.

Superestructura:

169No se encontró ningún vestigio de ella.

Discusión sobre las P. E. R. y sugerencias para las futuras investigaciones

170Las 17 P. E. R. de los grupos B’ y C’ de Cauinal que han sido excavadas, constituyen el mayor muestrario de estructuras habitacionales que se hayan estudiado hasta el momento en el altiplano maya para el período del Postclásico tardío. Este muestrario debería ser ampliado aún más por las excavaciones de M. F. Fauvet en el conjunto residencial del grupo A’. Sería instructivo, sin embargo, evaluar nuestros hallazgos en las P. E. R. de los grupos B’ y C’ y hacer algunas generalizaciones preliminares sobre estos dos conjuntos residenciales.

Fig. 98 — La str. C’-23.

Fig. 99 – La str. C’-22.

Fig. 99 – La str. C’-22.

Fig. 101 – Détail du mur de C’-22. (Detalle del muro de la estr. C’-22)

Fig. 101 – Détail du mur de C’-22. (Detalle del muro de la estr. C’-22)

Fig. 100 – La str. C’-22.

Fig. 100 – La str. C’-22.

Fig. 102 – La str. C’-21.

Organización interior:

171Cierto número de rasgos se han encontrado en el interior de todas las P. E. R. excavadas (y a veces también en las que no lo han sido). Su presencia parece, pues, ser un rasgo constante en este tipo de estructuras.

Banquetas:

172El detalle interior más importante en las P. E. R. de Cauinal, ya sea que se trate de estructuras excavadas o de otras, es la existencia de construcciones designadas con el nombre de banquetas. Estos se presentan bajo tres formas: la banqueta en “L”, que se extiende a lo largo de uno de los lados cortos de la estructura y luego sobre una parte variable de uno de los lados largos. La banqueta en “I” que es una sencilla banqueta rectilínea a lo largo de uno de los lados cortos, o de una parte de uno de los lados largos. La banqueta cuadrada, que es escasa dentro del grupo B y no existe en las P. E. R. excavadas del grupo C. Las banquetas de este tipo se encontrarían colocadas en la parte anterior de la estructura y podrían haber servido para la preparación de las comidas o su almacenamiento. El relleno de éstas estaba hecho uniformemente de una mezcla de piedras de río grandes y pequeñas.

Altares:

173Estas construcciones existen sólo cuando hay dos banquetas, o partes de banquetas, contra el lado largo de la estructura. El espacio que separa los extremos de las dos banquetas puede en tal caso, estar ocupado por un altar.

174Los altares son de dos tipos. El más corriente es el altar que está enclavado entre las dos banquetas y unido a éstas. Es el más común debido a la simplicidad de su construcción: un muro pequeño o una hilera de piedras se construía entre las banquetas y se rellenaba la parte posterior. El acabado se hacía, posiblemente, al mismo tiempo y de la misma forma que el de las banquetas. El otro tipo, más raro, es el altar “aislado”, el cual ocupa la misma posición que el primero, pero no está unido a las banquetas que lo encuadran. El altar separado, por lo tanto, está unido solamente al muro posterior de la superestructura. Cuando no hay altar de mampostería, se puede suponer que existía una simple construcción de barro o de madera.

Pisos:

175La existencia de pisos de barro quemado era posiblemente general en las P. E. R. de Cauinal. Si no aparece regularmente en los ejemplares excavados, pensamos que esto se debe a su estado de conservación, el cual difiere de una estructura a otra.

Fogones:

176Al contrario de las P. E. R. del sitio contemporáneo de Pueblo Viejo-Chixoy, las P. E. R. de Cauinal escasamente presentan fogones. Allí debía de haber tres tipos de fogones. El más sencillo consistía en una simple placa de barro quemado que es también el tipo conocido en Pueblo Viejo-Chixoy. El tipo más elaborado está hecho de barro quemado que recubre una base de piedra en forma de anillo. El fogón está, de esta manera, sobrealzado con respecto al piso y es ligeramente cóncavo. Un tipo intermedio consistiría en un anillo de piedras alrededor de una base de barro quemado, pero podría tratarse de un ejemplar mediocremente conservado del tipo elaborado.

Superestructuras:

177Existen visiblemente tres tipos de superestructuras. El primero consiste en muros de bahareque que descansan directamente sobre la plataforma de la casa. El segundo consiste en un muro con base de adobe que podía tener 1 m de altura, sobre el cual descansaban los muros de bahareque. El tercer tipo es parecido al segundo, pero la base de los muros está hecha en mampostería de lajas en vez de ser de adobe. Queda el problema de los techos y de su soporte. No hemos encontrado ninguna evidencia de postes que sirvieran de soporte a un techo. Las condiciones no son favorables para su conservación y la detección de hoyos para los postes ha sido imposible debido al color oscuro de la tierra y el relleno de rocas de las plataformas. Esta situación es diferente a la de Pueblo Viejo-Chixoy en donde, gracias a diversas circunstancias favorables, han sido identificados numerosos hoyos hechos para los postes. Parece posible, sin embargo, que los postes hayan sido utilizados para sostener los techos de las estructuras cuyos muros estaban hechos de simple bahareque, como en Pueblo Viejo.

178La base de los muros de las estructuras hecha, de adobe o de lajas, presenta, sin embargo, un problema: si se han utilizado postes para sostener el techo de estas estructuras, su ubicación no es clara. No se tiene ningún ejemplo de postes empotrados en los muros de lajas o de adobe. De todas formas, tal disposición habría debilitado seriamente el muro. Parece dudoso también, que los postes hayan sido colocados en el exterior de las plataformas. Su posición en el interior de los muros es otra posibilidad, por analogía a la de Pueblo Viejo-Chixoy; pero esta disposición hubiera tenido el inconveniente de disminuir el espacio disponible para el piso y para las banquetas.

179Existe otra posibilidad, sugerida por los vestigios de un templo hecho de bahareque hallado sobre la estructura A-1. A lo largo de los muros, pequeños postes estaban colocados a intervalos regulares y muy juntos en esta superestructura, envueltos por una capa de adobe, hundidos en el relleno de la plataforma. Los palos del armazón estaban probablemente amarrados a estos postes y luego revestidos de bahareque. Los numerosos postes pequeños debieron ser suficientes para sostener un techo de paja; fue posiblemente el caso en esta estructura, pues no ha dado ninguna evidencia de un techo de vigas y de argamasa al “estilo mexicano”.

180Se ha podido utilizar un sistema análogo en las estructuras dotadas de muros cuya base era de lajas o de adobe. Una capa de barro o de adobe habría recubierto la parte superior de estos muros y los pequeños postes habrían estado empotrados allí, lo mismo que para los palos del armazón. La utilización de pequeños postes que se hundían en el relleno de la plataforma, como en el caso de la estructura A-1, debía dar un conjunto sumamente estable. No es seguro, por el contrario, que la técnica descrita para las P. E. R. haya tenido un resultado parecido. Los postes, aun siendo numerosos, empotrados en una capa delgada de barro o de adobe, debían ser eminentemente débiles, con mayor razón en una región sujeta a sismos como es el altiplano de Guatemala. La estabilidad del conjunto podía ser mejorada, sin embargo, por un sistema de viguetas que unieran entre sí los postes de los lados opuestos. No hemos encontrado ninguna evidencia directa del tipo de techo utilizado. Esto en sí puede ser significativo. Si el techo hubiera sido del tipo “vigas y argamasa”, encontraríamos algunos indicios de revestimiento que recubriera el techo derrumbado. De hecho, en Cauinal no se ha descubierto ningún indicio de techos derrumbados, ya sea en las estructuras residenciales o en las ceremoniales. Además, las superestructuras o la parte superior de los muros de bahareque no hubieran soportado tal peso. Por lo tanto, los techos eran de paja, amarrados a los postes formando un marco.

Tipos de P. E. R.:

181Basándonos en los datos de las P. E. R. excavadas, es posible precisar la tipología preliminar de la mampostería de las plataformas para hacer una verdadera tipología de las P. E. R., combinando los detalles de construcción de la plataforma y de la superestructura. La disposición interior parece haber sido muy variable, aunque esta impresión pueda provenir del escaso número de ejemplares excavados. Es por esta razón que los detalles interiores no figuran en la tipología actual. Las informaciones suplementarias proporcionadas por las excavaciones de M. F. Fauvet en el conjunto residencial del grupo A’, podrían modificar esta tipología.

182Tipo I –Plataforma compuesta de una sola hilera de piedras de dolomita, con una o dos lajas a la entrada, que sirve de base a una superestructura de bahareque con techo de paja.

183Tipo II –Plataforma hecha de una o dos hileras de piedras de dolomita, con una hilera superior de lajas que sirven de base a una superestructura de bahareque con techo de paja. No siempre existen lajas en el umbral.

184Tipo III –Plataforma hecha de una o dos hileras de piedras de dolomita, con varias hileras de lajas, que sirven de base a una superestructura mixta de adobe y de bahareque. El adobe forma la base de los muros, sobre la cual descansan los muros de bahareque en el que se apoya un techo de paja. Una o varias gradas dan acceso a la plataforma.

185Tipo IV –Plataforma constituida por una o dos hileras de piedras de dolomita, siendo el cuerpo de la superestructura de mampostería de lajas, incluyendo la base de los muros que soportan una parte superior de bahareque y un techo de paja.

186Tipo V –Plataforma constituida de una o dos hileras de piedras de dolomita, recubiertas por una hilera de bloques de talpetate tallados y de una hilera de lajas. La superestructura está compuesta de muros de adobe en la parte baja, que soportan una parte superior de bahareque y un techo de paja. Existe una terraza del lado de la entrada (en ciertos casos).

187Con excepción del Tipo V, está claro que los tipos de P. E. R. representan solamente una progresión en la elaboración de un tema común. Este grado de elaboración depende esencialmente del aumento en la utilización de lajas (umbral, hilera superior y base de los muros) y de adobe (base de los muros, revestimiento de los bancos); y de la disminución en el uso de bahareque. Es evidente que se deseaba, sin embargo, obtener la misma configuración general, pues los tipos II, III (y IV) de P. E. R. tienen sus muros de superestructura ligeramente atrás del borde de su plataforma, como es el caso del ejemplar del tipo IV. Es posible que eso también sea el caso de las P. E. R. del tipo I.

188Las P. E. R. indudablemente eran residencias, como evidentemente lo prueba el material de uso doméstico (manos, metates, machacadores y comales); pero existen pocas evidencias directas en cuanto al estatus de sus ocupantes.

189Por el contrario, felizmente tenemos abundantes documentos etnohistóricos que prueban que los residentes de estos conjuntos no formaban parte de la clase campesina que representaba la mayoría de la población. Se trataba, probablemente, de miembros de la clase dirigente: sacerdotes, artesanos y, posiblemente, de una guarnición de militares o de guardias de palacio (ver en particular ‘‘Relación de los Caciques y Principales del pueblo de Atitlán”, Anónimo, 1952). Si éste era el caso, se puede pensar que no estaba representada el tipo de P. E. R. campesina en el centro de Cauinal. Sin embargo, extrapolando la serie de tipos existentes en Cauinal, se puede intentar una descripción de lo que podría ser tal tipo de habitación.

190Esta P. E. R. campesina hipotética posiblemente no estaba dotada de una plataforma, si se juzga por las plataformas muy rudimentarias de las P. E. R. del tipo I. Su superestructura era, posiblemente, una construcción de bahareque, aunque era posible la utilización de muros hechos de simples varillas o cañas de maíz (es el caso actualmente). Existían, tal vez, dos tipos de P. E. R. campesinas: una dotada de muros de varillas o de cañas de maíz, y otra de muros de bahareque. Es casi seguro en ambos casos, que tal estructura sirviera de apoyo a un techo de paja. La organización interior consistía en un único fogón de barro quemado. Posiblemente no existían bancos y los pisos eran reemplazados por petates (como es el caso actualmente); de existir los altares, éstos eran sin duda construcciones muy simples hechas de barro o de madera.

191Si se acepta esta reconstitución, evidentemente es casi imposible que tal P. E. R, campesina pudiera ser identificada por sus vestigios arqueológicos, a menos que circunstancias excepcionales hubieran permitido su conservación. Tal estructura podría detectarse gracias a la presencia de pedazos de bahareque, en particular cuando éste hubiera sido antiguamente quemado. Si no fuera por la presencia de un fogón, la superficie de ocupación, propiamente dicha, sería, por el contrario, imposible de identificar. En ausencia del fogón, solamente la presencia de restos de utensilios domésticos (tiestos, obsidiana, metates y manos quebradas, huesos y conchas de caracol) podrían señalar la existencia de una P. E. R. campesina.

Porcentajes de los tipos de P. E. R.:

192La proporción relativa de los diversos tipos de P. E. R. es un punto interesante en los dos grupos. En el grupo B’, existen 21 P. E. R. del tipo I, 17 del tipo II, 3 del tipo III, 1 del tipo IV y 1 del tipo V. Estas cifras no toman en cuenta las estructuras B’-40 y B’-45 que serían casos especiales (ver el resumen de las excavaciones). Es posible que el número de las estructuras del tipo I sea ligeramente exagerado, pues los habitantes actuales podían haber despojado de sus lajas las estructuras situadas en la parte Noreste del grupo B para construir sus propios muros, sus “fogones”, etc. Las P. E. R. del tipo II podrían, en tal caso, aparecer como P. E. R. del tipo I.

193La mayoría (88 %) de las P. E. R. del grupo B’ se distribuyen, entonces, entre los tipos I y II, mientras que los 5 ejemplares de los tres otros tipos representan solamente 12% del total.

194En el grupo C’, 29 P. E. R. han sido sacadas a luz en las partes Norte y Noreste del conjunto residencial. Las proporciones son las siguientes: hay 7 P. E. R. del tipo I que constituyen 24% del total; las 13 P. E. R. del tipo II constituyen cerca del 45% del total, mientras que las 9 P. E. R. restantes del tipo III representan 31%. Cuando se comparan estas cifras con las del grupo B’, se nota inmediatamente la proporción mucho mayor de las P. E. R. del tipo III en el grupo C’, y correlativamente, la proporción menor de las P. E. R. del tipo I. Hay que esperar los resultados del estudio de la cerámica y de los objetos provenientes de esos dos grupos residenciales para explicar estas diferencias.

Excavación del grupo ceremonial B

195Ya habíamos notado que el conjunto ceremonial del grupo B constituye una unidad bien definida, como sucede con los otros conjuntos ceremoniales de Cauinal. La más grande de las tres “casas largas”, B-1, domina el conjunto al Norte, otra “casa larga”, B-6, de dimensiones medianas, se extiende del lado Oeste y el lado Sur está limitado por la más pequeña de las “casas largas”, B-5. Estas tres estructuras hacen frente a una plaza ocupada por la pirámide-templo B-2 y por un altar B-3; entre la pirámide y la estructura B-5, hay una plataforma-altar, B-4. Todas las estructuras del conjunto ceremonial fueron excavadas a fin de obtener información sobre cuatro puntos esenciales: la arquitectura, el último período de ocupación, las fases de construcción y de ocupación más tempranas o tardías, y por último, la existencia de entierros y escondites.

Estructura B-2 (Figs. 103 a 105)

Descripción:

196La estructura B-2 es una subestructura piramidal que soportaba, originalmente, una superestructura que servía de templo. Las escalinatas con alfardas permiten el acceso a la parte alta de la pirámide por sus cuatro lados; sin embargo, a excepción del lado Sur parecen haber sido puramente decorativas. En la base de la escalinata Oeste, los restos de un altar circular u ovalado fueron sacados a luz; un altar semejante existe al pie de las pirámides del grupo A y del grupo C.

Fig. 103 – La pyramide-temple B-2.

Fig. 104 – Face sud de la pyramide B-2. (El lado sur de la pirámide B-2).

Fig. 104 – Face sud de la pyramide B-2. (El lado sur de la pirámide B-2).

Fig. 105 – Face ouest de B-2 après démontage de l’escalier.
(El lado oeste de B-2 después de quitar la escalinata).

Fig. 106-Détail de la construction de la pyramide.
(Detalle de la construcción de la pirámide).

Fig. 107 – La pyramide B-2 ancienne : coupe ouest-est.
(Corte de la pirámide B-2 temprana).

Fig. 108 – Urne à crémation au pied de l’autel. (Urna funeraria al pie del altar).

Fig. 108 – Urne à crémation au pied de l’autel. (Urna funeraria al pie del altar).

Fig. 109 – La plate-forme tardive.
(La plataforma tardía).

197Un rasgo interesante de la subestructura es que ésta no está formada de plataformas de mampostería dispuestas en cuerpos escalonados como la mayor parte de las construcciones principales de Cauinal. Al contrario, se construyó un bloque masivo de mampostería que se eleva hasta el nivel de la base de la superestructura. A este bloque se incorporaron dos cornisas o molduras en saliente, a 1.60 y 3.20 m sobre el nivel del piso. Estas cornisas, hechas de las mismas lajas que el resto de la construcción, corren a lo largo de los lados del bloque central; en las esquinas están hechas de bloques de talpetate o de tufa (toba). Las escalinatas y las alfardas fueron construidas contra los lados del bloque central al que le sirven de sostén, así como éste sostiene las escalinatas y sus alfardas. Después de este agregado, las cornisas ya no eran visibles más que en las esquinas, lugares donde están hechas con más cuidado y revestidas de estuco como el resto de la estructura. Aunque una de las estructuras tempranas del grupo C presenta una construcción análoga, este estilo arquitectónico es aparentemente desconocido en las otras regiones del altiplano de Guatemala durante este período.

198La superestructura probablemente fue destruida al inicio de una fase de construcción posterior (ver más adelante). Sin embargo, el piso estucado y el altar fueron conservados, lo mismo que los cimientos de los pilares de mampostería. Gracias a estos vestigios, se puede reconstituir la superestructura. Esta estaba orientada al Oeste, lado donde dos pilares de lajas formaban la entrada. Los muros, de 45 a 55 cm de espesor, eran de adobe; probablemente se elevaban, como los pilares, por lo menos a 1.50 m, al nivel de las vigas (rafters). La ausencia de vestigios del desplome del techo, no puede, en este caso, constituir una prueba negativa en cuanto a la existencia de un techo de estilo “mexicano”; es probable, sin embargo, que los muros sostenían un techo de paja como en las otras estructuras del sitio. El piso, los pilares y los muros estaban decorados con pintura, al menos en parte. Los colores utilizados comprenden el azul, el negro, el amarillo, el rojo y algunas veces el verde. No pueden distinguirse los motivos sobre los restos muy fragmentados; sin embargo, son suficiente para probar que el negro era utilizado para el contorno de los diseños esencialmente geométricos. El interior de la superestructura estaba dominado por un altar hecho de lajas; probablemente, éste estaba originalmente estucado, y el relleno estaba hecho de pequeños guijarros rodados de piedra pómez.

199Dos sepulturas pertenecen a esta primera fase de construcción; ambas eran cremaciones, estando los restos óseos colocados en “urnas”. Una de ellas fue hallada en el lado Oeste de la estructura, en la base o justo frente al altar, al pie de la escalinata. La vasija estaba colocada dentro de un cajón de lajas, con el espacio vacío lleno de tierra, lo que evitó que la urna fuera aplastada por el peso de los muros de contención de la construcción posterior. Tiene la forma de una tinaja, con una decoración en rojo sobre blanco con motivos idénticos a los policromos Chinautla descritos por Navarrete (1962), pero sin color negro.

200La otra sepultura fue localizada en la esquina Sureste de la estructura: debajo de la acera se había excavado un hoyo en el que estaba colocada la vasija que contenía los restos de la cremación; luego, el hoyo fue llenado con cenizas y carbón y cubierto con una gran piedra de río, como tapadera. Este tipo de sepultura es parecido a las sepulturas del grupo A. Se encontrarían, seguramente, sepulturas del mismo tipo en las otras tres esquinas, pero éstas no han sido sacadas a luz.

201Igual que varias estructuras en Cauinal, la estructura B-2 fue abandonada en medio de una renovación que debía recubrir totalmente la estructura descrita anteriormente de una construcción mucho más grande. La fase de construcción alcanzada fue la de la erección de los muros de contención y del relleno interior con un poco de tierra o barro y una gran cantidad de piedras de dolomita. Las escalinatas y sus alfardas todavía no habían sido puestas en su lugar al momento del abandono y los muros de contención se desplomaron posteriormente por falta de sostén. En una época probablemente posterior a la conquista (¿en el siglo XIX?), se construyeron sobre la plataforma de la superestructura, que había sido desmantelada y rellenada previamente, tres círculos toscos hechos de lajas colocadas verticalmente (Fig. 109).

202Hemos investigado la presencia de construcciones anteriores cavando una trinchera en el lado Oeste de la estructura. No las encontramos, pero esta trinchera reveló muchos detalles arquitectónicos interesantes. El corazón de la construcción es un bloque masivo de mampostería, el cual estaba hecho de lajas y de piedras cubiertas de una mezcla de lodo. Hasta el nivel de la segunda cornisa no se encontró relleno más consistente; a este nivel, una capa de tierra posiblemente sirvió de plataforma de trabajo para continuar la erección de los muros de contención; en seguida hay una capa de relleno poco compacto hecho de pequeños guijarros y de restos de dolomita mezclados con tierra. Con el tiempo, esta capa se comprimió considerablemente. Las escalinatas y sus alfardas están hechas de lajas cubiertas con una mezcla de lodo y estuco que recubren un relleno bastante flojo de gruesas piedras de dolomita. Aparentemente se usaron grandes lajas para llenar el espacio entre la escalinata y las alfardas (en las cuales éstas están empotradas) y las cornisas del bloque central (sobre las cuales descansan). Al nivel de la cornisa inferior, fueron necesarias dos lajas para llenar este espacio, una soportando la otra. Este dispositivo tenía posiblemente un doble objetivo: hacer más estable el relleno dividiendo un espacio grande en dos partes más pequeñas, y proveer una plataforma de trabajo cómoda para la construcción.

Fig. ПО – La “maison longue” B-1, face sud.
(La “casa larga” B-1, lado sur)

Fig. 111 – La str. B-1.

Fig. 112 La casa larga B-1: extensión lateral y escalinata de la fase tardía.

Estructura B-1 (Figs. 110 a 112)

203Esta estructura es una “casa larga” (range-type structure). Tiene 52 m de largo y aproximadamente 13 m de ancho. Está orientada al Sur hacia el conjunto ceremonial, con una fachada compuesta de siete alfardas que limitan seis escalinatas. La alfarda central sostenía una especie de gran escultura de estuco, de forma probablemente humana o antropomorfa. Pedazos de esta estructura estaban mezclados con los restos provenientes del derrumbe de la alfarda a lo largo del talud y en la base de la acera. La escultura descansaba al principio, posiblemente, sobre la parte superior de la alfarda. Una escalinata adicional que probablemente servía únicamente como decoración, está colocada sobre los dos lados, Este y Oeste. Estas escalinatas laterales, así como todas las alfardas, estaban en muy mal estado. Se penetraba al interior de la estructura por siete umbrales delimitados por seis pilares de mampostería hechos de lajas y por los muros de la superestructura. La base de los pilares aún mostraba algunas huellas de pintura. En el interior y a lo largo de los muros Norte, Este y Oeste corre una banqueta en “doble L” o en “H”, con un altar enclavado al centro del lado Norte. Las paredes de la banqueta están construidas de mampostería de laja. El piso, las paredes de la banqueta y el remate de éstas estaban enteramente revestidos de estuco.

204Este revestimiento, al encogerse y voltearse en la superficie de la banqueta, muestra que los muros de la superestructura tenían 70 cm de espesor. Sobre el lado Norte, una hilera mal conservada de bloques de adobe indica que este material fue utilizado para la construcción de los muros. La ausencia de restos que provinieran de un derrumbe de techo es probable que sea aquí una prueba negativa de la existencia de un techo de estilo “mexicano”; más bien parece indicar la existencia de un techo de paja.

205Esta construcción tardía es probablemente una versión poco modificada de una fase precedente, durante la cual el piso de la superestructura se encontraba unos 15 cm. más abajo; la banqueta estaba, por lo tanto, más baja y no había altar. La fachada y el lado Oeste de la estructura fueron utilizados sin modificación durante la fase tardía, siendo la única diferencia, la adjunción a la construcción primitiva de una escalinata, de su alfarda y de toda la fachada Este. A esta extensión de 7 m hacia el Este, corresponden evidentemente una nueva superestructura y su banqueta. Los pilares originales siguieron utilizándose en la segunda construcción, y un nuevo pilar, el sexto, fue añadido al Este. Un sondeo que se hizo hasta a poco más de 1 m bajo el piso anterior no dio evidencias de una fase más temprana y mostró que el relleno de la estructura está hecho de rocas de dolomita provenientes, unas del río, y otras de una cantera.

Estructura B-3 (Fig. 113 y 114)

206Dimensiones: 3 x 3.20 m.

207El altar estaba en un estado tal de destrucción que no pudimos notar ningún detalle arquitectónico. Una punta de proyectil de obsidiana proviene de la limpieza interior y no hay ningún vestigio de piso.

208Los muros Sur y Oeste se habían derrumbado. En el exterior y junto al muro Norte se encontró una orejera de arcilla; al Este, fragmentos de un incensario y una perla de jade negro y contra el muro Este, en una capa de tierra, aparecieron fragmentos del mango de un incensario y una cuenta de cerámica. También había estuco del lado Sur, pero no estaba en su lugar. El exterior del muro Oeste estaba lleno de cerámica, aparentemente de uso doméstico; también se encontró estuco in situ contra el mismo muro y dos puntas de proyectil provenientes de la trinchera exterior del lado Oeste.

209El altar fue construido de dolomita y no hay ningún vestigio de superestructura.

210Se excavó una trinchera de 1 m de ancho en el eje de la estructura B-3, la cual mostró la secuencia habitual de construcción: una capa de tierra mezclada con rocas de dolomita provenientes del río forma el relleno de la estructura, abajo se encuentra una capa de tierra mezclada con rocas calizas de tamaño más pequeño y esta capa reposa sobre el piso estéril de color café claro.

211Se continuó la trinchera que atraviesa la estructura B-3 en dirección de la estructura B-2; contra la pared Sur y a 2.35 m del muro Este, se descubrió un entierro. La trinchera tuvo que ser ampliada un poco para determinar los límites del entierro; La mayor parte de los restos óseos estaban quemados; éstos pertenecían, por lo menos, a dos individuos y sólo algunos tiestos estaban asociados a esta sepultura.

212El pésimo estado de conservación de la estructura B-3 hacía difícil el estudio de su arquitectura; solamente se puede decir que era de plano cuadrado y que en una época estuvo revestida de estuco. No hay ninguna evidencia de escalinatas exteriores. La estructura B-3 servía de altar a la estructura B-2, como lo prueba su ubicación y sus dimensiones.

Estructura B-4 (Fig. 115)

213Dimensiones: 7 x 3.75 m.

214La estructura B-4 fue construida de una sola hilera de dolomita que le sirve de cimiento, y recubierta de varias hileras de lajas. Este tipo de construcción es la réplica exacta del tipo III de las pequeñas estructuras residenciales. Había pedazos de bahareque en la trinchera exterior del lado Este.

215El único rasgo arquitectónico en su interior es un altar central separado de las banquetas, contra el muro Este, el cual tiene una altura de 50 cm y está hecho de lajas. Al pie del altar se encontraron dos bloques de adobe que pudieron haber caído de su parte alta. El altar, pues, debe de haber sido una construcción de lajas rematada con bloques de adobe.

216Se encontraron tres tipos de relleno en el interior de la estructura B-4. En el extremo Norte, ese relleno consistía de pequeñas piedras de dolomita de río. Hacia la tercera parte del largo de la plataforma, el relleno está hecho de fragmentos de dolomita de tamaño más grande y al final, en el extremo Sur, se encuentran las grandes piedras de dolomita de río (este cambio de relleno se tomó al principio por una banqueta en “I”). No se encontró ninguna clase de revestimiento ni de piso, y la limpieza de la estructura dio muy pocos tiestos.

217Esta estructura tenía probablemente un muro bajo, hecho de lajas, sobre el cual fue construido un muro de bahareque, como lo prueban los pedazos de este material encontrados en las trincheras exteriores. El techo posiblemente estaba hecho de materiales perecederos.

Estructura B-5 (Fig. 116)

218Esta estructura de 11 x 6 m tiene dos banquetas en “L” a lo largo de los muros Este, Sur y Oeste, y un altar enclavado entre las dos. Las paredes y la superficie de esas banquetas estaban revestidas de lajas de dolomita, colocadas verticalmente sobre las paredes. Las banquetas tenían una altura de 35 cm y un revestimiento de barro en la base; el relleno consistía en fragmentos de dolomita y rocas de río. El altar estaba construido de la misma manera, pero 20 cm más alto. Una extensa área de piso de arcilla quemada aún estaba conservada. Contra la banqueta Oeste y frente al altar, se encontró la base de un incensario boca abajo. No había ni fragmentos de bahareque, ni vestigios de una escalinata que diera acceso a la estructura.

219Los basamentos son hechos de una sola hilera de rocas de dolomita de río, sobre la cual fue construida una plataforma de lajas de dolomita de gran tamaño (10 cm de espesor y 30 cm de largo) que alcanza 65 cm de alto. Esta plataforma sostiene, 20 cm más atrás, otra sobre la cual se construyó un muro de lajas (estas son más pequeñas: 5 cm de espesor, 15 cm de largo). En el interior de ese muro se construyó otro muro de adobe y no encontramos separación entre los bloques. El muro de lajas y adobe se extiende más de 2.50 m de largo por el lado Norte.

220A igual distancia del muro Norte, se encuentran dos pequeños pilares hechos de lajas de dolomita. Sus dimensiones no son las mismas, pero esto puede deberse a diferencias en el estado de conservación. Su ubicación permite una vista muy clara del altar desde el exterior. De estas observaciones, se puede concluir que los muros de adobe y de lajas alcanzaban la altura del techo de la superestructura, que, además, estaba sostenido por pilares.

Fig. 113 – L’autel B-3. a : plan. L’autel B-3. b : profil ouest-est.

Fig. 114 – L’autel B-3 – au premier plan – et la str. B-5.

Fig. 115 – La str. В-4.

Fig. 116 – La str. В-5.

Fig. 116 – La str. В-5.

Fig. 117 – La str. B-6. a: plan. La str. B-6. B: profil.

Fig. 118 Les str. B-6 – au premier plan –, B’-7 à 12, et A-19 dans le fond. (Las estr. B-6 -primer plano-, B’-7 a 12, y A-19 en el fondo).

Estructura B-6 (Figs. 117 y 118)

221La estructura B-6 es la “casa larga” de dimensiones medianas (20.25 x 7.20 m) que limita el conjunto ceremonial al Oeste. Está orientada al Este hacia la pirámide y la estructura B-3 (la cual no se encuentra exactamente en el eje de B-6). El estado de conservación es malo, salvo del lado Este donde la mampostería de lajas de la fachada está bien conservada. Esta fachada consiste en tres alfardas que encuadran dos escalinatas. Las alfardas laterales son pequeños bloques de mampostería en saliente. La alfarda central, aunque más grande, no tiene la forma en talud inclinado y en tablero vertical que es típica en Cauinal. Pedazos de revestimiento todavía en su lugar sobre las escalinatas indican que la estructura estaba enteramente estucada.

222El interior de la estructura estaba muy mal conservado, resultado de muchos años de cultivo de milpa. Sin embargo, algunas partes del piso estucado estaban todavía conservadas en su lugar, donde se unen el piso y el banco del lado Sur, lo que nos permitió ver los límites de éste. La disposición interior comprendía, pues, una banqueta en doble “L” o en “H”, con un altar enclavado, como en las estructuras B-1 y B-5. Ningún vestigio nos permitió decir que las banquetas en sí mismas fueran de adobe. Por otra parte, no había ningún vestigio de la superestructura, pero es dudoso que el espacio hubiera sido suficientemente amplio para muros de adobe.

223Un rasgo interesante de la estructura B-6 es que su subestructura puede ser relacionada al tipo III de las pequeñas estructuras residenciales. Por lo tanto, la superestructura podría ser del mismo tipo III, es decir: base de muros de adobes y parte superior de bahareque que sostiene un techo de paja.

224Un sondeo en el centro de la estructura mostró que hubo dos fases sucesivas (la última es la que acabamos de describir), en las que se utilizó la misma plataforma. El plan interior quedó idéntico. La única diferencia consiste en un relleno de tierra de 45 cm. que recubrió la plataforma de la primera fase, de lo cual resultó una grada suplementaria, una alfarda central más alta y un espacio interior ligeramente reducido en la segunda fase, como consecuencia del sobrealzamiento de los muros de contención. Debajo del piso de la primera fase, el relleno compuesto de rocas de dolomita rodadas es homogéneo hasta el nivel del suelo estéril.

Estructuras A-17 (Juego de pelota) y A-19

225Estas dos estructuras, consideradas inicialmente como parte del grupo B, y posteriormente relacionados al grupo A, fueron descritas con las otras estructuras de ese grupo (Cap. III).

Table des illustrations

URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8157/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 74k
Légende Fig. 76 — Le groupe B-B’.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8157/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 43k
Légende Fig. 77 – L’ensemble B-B’ et le río Cala. (El grupo B-B’ y el río Cala).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8157/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 167k
Légende Fig. 78 — La str. B’ - 34.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8157/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 23k
Légende Fig. 79 – La str. B’-37
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8157/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 23k
Légende Fig. 80 – La str. B’-33. a : plan. La str. B’-33. b : profil de la tranchée. (corte de la trinchera).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8157/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 76k
Légende Fig. 81 – Détail d’un angle de la plate-forme. (Detalle de una esquina de la plataforma).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8157/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 67k
Légende Fig. 83 – La str. B’-47. a : plan. La str. B’-47. b : profil de la tranchée. (Corte de la trinchera).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8157/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 90k
Légende Fig. 85 – La str. B’-46. a: plan. La str. B’-46. b: profils.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8157/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 57k
Légende Fig. 86 – La str. B’-45.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8157/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 28k
Légende Fig. 87 – La str. B°-14.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8157/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 28k
Légende Fig. 88 – La str. В’-10.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8157/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 23k
Légende Fig. 89 – La str. B’-9.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8157/img-13.jpg
Fichier image/jpeg, 21k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8157/img-14.jpg
Fichier image/jpeg, 94k
Légende Fig. 94 – Les groupes C-sud et C-nord.(Los grupos C-sur y C-norte).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8157/img-15.jpg
Fichier image/jpeg, 61k
Légende Fig. 95 – Les groupes C-sud et C-nord vus de la colline au sud.(Los grupos C-sur y C-norte vistos desde la loma al sur del sitio).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8157/img-16.jpg
Fichier image/jpeg, 78k
Légende Fig. 96 – La str. C’-28.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8157/img-17.jpg
Fichier image/jpeg, 34k
Légende Fig. 97 – Les str. C’-28, 29 et 30.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8157/img-18.jpg
Fichier image/jpeg, 86k
Légende Fig. 98 — La str. C’-23.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8157/img-19.jpg
Fichier image/jpeg, 36k
Titre Fig. 99 – La str. C’-22.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8157/img-20.jpg
Fichier image/jpeg, 34k
Titre Fig. 101 – Détail du mur de C’-22. (Detalle del muro de la estr. C’-22)
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8157/img-21.jpg
Fichier image/jpeg, 59k
Titre Fig. 100 – La str. C’-22.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8157/img-22.jpg
Fichier image/jpeg, 48k
Légende Fig. 102 – La str. C’-21.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8157/img-23.jpg
Fichier image/jpeg, 20k
Légende Fig. 103 – La pyramide-temple B-2.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8157/img-24.jpg
Fichier image/jpeg, 37k
Titre Fig. 104 – Face sud de la pyramide B-2. (El lado sur de la pirámide B-2).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8157/img-25.jpg
Fichier image/jpeg, 122k
Légende Fig. 105 – Face ouest de B-2 après démontage de l’escalier.(El lado oeste de B-2 después de quitar la escalinata).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8157/img-26.jpg
Fichier image/jpeg, 142k
Légende Fig. 106-Détail de la construction de la pyramide.(Detalle de la construcción de la pirámide).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8157/img-27.jpg
Fichier image/jpeg, 118k
Légende Fig. 107 – La pyramide B-2 ancienne : coupe ouest-est.(Corte de la pirámide B-2 temprana).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8157/img-28.jpg
Fichier image/jpeg, 43k
Titre Fig. 108 – Urne à crémation au pied de l’autel. (Urna funeraria al pie del altar).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8157/img-29.jpg
Fichier image/jpeg, 28k
Légende Fig. 109 – La plate-forme tardive.(La plataforma tardía).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8157/img-30.jpg
Fichier image/jpeg, 11k
Légende Fig. ПО – La “maison longue” B-1, face sud.(La “casa larga” B-1, lado sur)
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8157/img-31.jpg
Fichier image/jpeg, 82k
Légende Fig. 111 – La str. B-1.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8157/img-32.jpg
Fichier image/jpeg, 46k
Légende Fig. 112 La casa larga B-1: extensión lateral y escalinata de la fase tardía.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8157/img-33.jpg
Fichier image/jpeg, 177k
Légende Fig. 113 – L’autel B-3. a : plan. L’autel B-3. b : profil ouest-est.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8157/img-34.jpg
Fichier image/jpeg, 18k
Légende Fig. 114 – L’autel B-3 – au premier plan – et la str. B-5.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8157/img-35.jpg
Fichier image/jpeg, 112k
Légende Fig. 115 – La str. В-4.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8157/img-36.jpg
Fichier image/jpeg, 20k
Titre Fig. 116 – La str. В-5.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8157/img-37.jpg
Fichier image/jpeg, 38k
Légende Fig. 117 – La str. B-6. a: plan. La str. B-6. B: profil.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8157/img-38.jpg
Fichier image/jpeg, 30k
Légende Fig. 118 Les str. B-6 – au premier plan –, B’-7 à 12, et A-19 dans le fond. (Las estr. B-6 -primer plano-, B’-7 a 12, y A-19 en el fondo).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8157/img-39.jpg
Fichier image/jpeg, 116k

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2021

Licence OpenEdition Books

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search