Version classiqueVersion mobile

Rescate Arqueológico en la cuenca del Río Chixoy 2

 | 
Alain Ichon
, 
Marie-France Fauvet-Berthelot
, 
Christine Plocieniak
, 
et al.

Capítulo III. El grupo ceremonial A

Alain Ichon

Texte intégral

1Este conjunto (Figs. 5 y 6), que comprende los edificios más importantes de Cauinal, ocupa la parte central de la terraza superior al Norte del río Calá. Sus límites naturales son perfectamente claros al Norte y al Sur: de un lado las pendientes abruptas del Cerro del Campamento, cubiertas de enormes piedras de dolomita en equilibrio inestable; del otro lado, un barranco en forma vertical, de una altura de 7 a 8 m, que domina la terraza inferior, inundada en invierno y sobre la cual no hemos encontrado ningún vestigio de ocupación temprana o reciente. El espacio plano entre estos dos accidentes geográficos mide de 50 m (al Este) a 90 m de ancho (al Oeste del grupo A); fue totalmente utilizado por las construcciones del grupo.

2La terraza, por el contrario, se extiende hacia el Este y hacia el Oeste. Los límites del grupo A se encuentran señalados aquí por conjuntos, muy densos, de plataformas habitacionales, cuya organización es totalmente distinta y que están separadas del grupo central, ya sea por las estructuras mismas que bordean la Plaza al Oeste, o por un espacio vacío al Este. Se deduce de la disposición general del sitio que a cada conjunto ceremonial le corresponde un conjunto residencial que, posiblemente, dependía directamente de él. Por el grupo ceremonial principal, A, el grupo residencial correspondiente debía, lógicamente, ser también el más importante, y encontrarse situado del mismo lado del río y próximo a las estructuras ceremoniales. El grupo A llena estas condiciones: pensamos que se trata del área habitacional del personal dependiente del centro cívico-religioso principal de Cauinal (aunque la naturaleza de esta dependencia aún esté por precisarse).

3El grupo A comprende 19 estructuras (de la A-1 a la A-19). De hecho, está constituido por dos subgrupos: al Oeste, un conjunto de 15 estructuras que forman un recinto octogonal casi cerrado, alrededor de una plaza sobre la cual se levantan la pirámide principal y los altares. Al Este, un conjunto menos definido de 4 estructuras, dispuestas en ángulo al Norte y al Este – siendo la principal el juego de pelota –; este conjunto se abre al Sur hacia el barranco. El subgrupo Este, no dispone de acceso directo a la terraza inferior, mientras que el subgrupo Oeste se comunica con ésta por una pequeña escalinata empotrada y 5 escalinatas grandes con alfardas.

4El ancho total Este-Oeste del grupo A es de 150 m, de los cuales 100 m corresponden al subgrupo principal.

5Hemos clasificado las estructuras del grupo A en ocho tipos, los cuales describiremos sucesivamente antes de estudiar la organización del conjunto de estas estructuras, su probable función y su evolución en el tiempo.

6Estos tipos, del más simple al más elaborado, son los siguientes:

  1. Sencillos muros en superestructura (A-3 y A-8);

  2. Plataforma larga y baja (¿para acceso a la Plaza?) (A-4);

  3. Plataformas rectangulares de tipo residencial (A-5, A-9 y posiblemente A-18);

  4. “Casas del consejo”, subestructuras altas, dotadas de escalinatas que soportan un edificio de piedra o adobe, estando el conjunto estucado (A-6, A-7, A-19); hay dos casos particulares, probablemente variantes de este tipo: A-10, sin escalinata, y A-2, casa del consejo desmesurada;

  5. “Casas largas”, parecidas a las anteriores, pero de una longitud de por lo menos 4 veces superior a su anchura (A-12, A-13); con sus dependencias (A-11 y ¿A-16?);

  6. Juego de pelota (A-17);

  7. Altares de la Plaza (A-14 y A-15);

  8. Pirámide-templo (A-1).

Fig. 5 – Plan du groupe cérémoniel A. (Plano del grupo ceremonial A).

1/ Muros en superestructura A-3 y A-8

Estructura A-8

7Este muro, hecho con pequeñas lajas de talpetate, aún muestra trazas de estuco sobre sus dos lados. Tiene 12.20 m de longitud. La anchura del muro propiamente dicho es de 0.75 m, pero en los dos lados está dotado de una grada de unos 40 cm de altura, de 40 a 50 cm de ancho. La altura del muro, estimada según los escombros provenientes de su derrumbamiento, debió ser aproximadamente de 1.20 m.

8A-8 está unida al muro Sur de la plataforma A-9, y se interrumpe a solamente 1.65 m del muro Norte de la estructura A-7; este estrecho pasaje era la única vía de acceso de la Plaza al complejo residencial principal I del grupo A’.

Estructura A-3

9Con un largo de 11.50 m y un ancho de 1.70 a 2 m, se trata, ya sea de una plataforma baja alargada, o de un muro “defensivo”, del cual únicamente la base estaría conservada. Del lado de la Plaza, este muro estaba provisto de una grada baja de 45 cm de ancho, que pudo ser añadida en el transcurso de una fase de construcción tardía (el piso estucado de la Plaza comprende dos capas de estuco superpuestas; la más baja, y por lo tanto la más temprana, pasa bajo la grada, mientras que la más alta, tardía, la recubre). El muro termina cerca de la esquina Suroeste de la estructura A-2, con la cual se comunica por medio de una pequeña construcción anexa que cierra esta esquina. Hacia el Oeste se une a la plataforma baja A-4.

10La estructura A-3 es idéntica a la estructura A-8. Es por esto que pensamos que se trata de un muro destinado a obstruir la parte alta de dos grandes escalinatas, las que están más al Oeste, e impedir el acceso a la Plaza por la esquina Sureste.

2/ La plataforma baja A-4

11Esta estructura prolonga sin interrupción el muro A-3 hacia el Oeste a orillas del barranco, con una ligera desviación hacia el Sur. Muy baja (15 cm al Norte en relación al piso de la Plaza, 90 cm al Sur) y estrecha (2.70 m), la estructura es de casi 20 m de largo. Sobre el lado Sur, y desplazada hacia el Este, hay una pequeña escalera empotrada, de tres gradas, de 3.40 m de ancho, la que normalmente debería conducir a una de las grandes escalinatas que conducen a la terraza baja; pero esta gran escalinata, la sexta hacia el Oeste, si es que alguna vez existió, desapareció y fue reemplazada por dos cuerpos escalonados muy altos.

12La estructura A-4, hecha con lajas de talpetate, está completamente estucada. Tuvo dos fases de construcción, perfectamente visibles en la parte Sur; la plataforma contaba originalmente con una grada continua sobre todo este lado. Esta grada desapareció cuando se amplió la plataforma de 60 cm, salvo, precisamente, en el sitio de la escalinata.

13No existe ningún indicio de superestructura.

14A-4 no es, como es el caso del muro A-3, una construcción destinada a impedir el acceso de la Plaza. Al contrario, podría ser un lugar de paso obligado, en donde el recién llegado debía dedicarse a alguna actividad ritual antes de ser admitido en el recinto sagrado. A-4 no está conectada al Oeste con la estructura A-5; existe entre estas dos estructuras un pasaje estrecho –de menos de 1 m– de una o dos gradas, que se encuentra más o menos frente a la pequeña escalera empotrada que viene de la terraza baja. Así pues, el acceso a la Plaza era también posible por este pasaje, acceso que por otra parte era fácil de interrumpir.

3/ Plataformas bajas “residenciales” (A-5, A-9, A-18)

15Estas subestructuras, al menos las dos primeras, no difieren en nada de las pequeñas estructuras residenciales de tipo II o III, las que serán descritas más adelante por R. Hill. Estas son plataformas bajas (80 y 70 cm respectivamente), rectangulares (4.80 x 11 m y 4.30 x 10.50 m) cuyos muros de contención están hechos con piedras de dolomita en la base y con lajas de talpetate talladas en la cima. Sostenían una superestructura de adobe y bahareque, de la cual algunos detalles interiores generalmente son visibles, en particular banquetas en forma de “L” sobre tres lados.

16La estructura A-9 parece más elaborada que la A-5, pero esta impresión probablemente proviene, en parte, de su mejor estado de conservación.

Estructura A-5 (Fig. 7)

17La subestructura está en muy mal estado, sobre todo del lado Sur en donde se desplomó hacia el barranco; sin embargo, el muro Norte está más o menos conservado sobre unos 60 cm de altura. Existen indicios de cal hacia la esquina Sureste, lo que indica que la estructura estaba completamente cubierta de estuco. No queda nada de la superestructura, ni siquiera la base de los muros. Se evidencia sobre la plataforma el límite de dos banquetas de 1.35 m de ancho gracias a su relleno hecho de pequeñas piedras de dolomita, y a algunos indicios del piso y del revestimiento de barro quemado que debía recubrirlos.

18Un sondeo central probó que la subestructura está rellenada con grandes piedras rodadas de dolomita, puestas al nivel de la Plaza sobre el piso estéril de tierra café-rojizo y de piedras más pequeñas. No hay, pues, superposición y la estructura A-5, que se relaciona al piso estucado superior de la Plaza, corresponde al último estadio de construcción del grupo A.

Fig. 6 – Les groupes A et B vus de la rive droite du río Calá.
(Los grupos A y B vistos desde la ribera derecha) del rio Calá).

Fig. 7 – La plate-forme basse A-5. (La plataforma baja A-5).

19El detalle más interesante de A-5 es la figura de estuco en alto-relieve que adorna el centro de su lado Norte. A nivel del piso se colocó, contra la base del muro de contención, una gran piedra de río casi esférica (d = 25 cm) que estuvo totalmente recubierta de estuco. Esta piedra parece representar la cabeza de un personaje acostado cuyo cuerpo se extendería hacia la Plaza: los miembros inferiores desaparecieron (la Plaza, en efecto, estuvo cultivada por años, y el arado hizo desaparecer el piso estucado salvo en las zonas próximas a los muros, donde estaba protegido por los escombros provenientes del derrumbe de los muros), pero aún se distingue lo redondeado de los hombros, los brazos y el pecho, cuyo relieve se obtuvo por una armazón de pequeñas lajas que soportaban la capa de estuco. La parte conservada del personaje mide unos 50 cm, lo que daría al conjunto un largo de alrededor de 1 m.

20La figura de estuco de A-5 es bastante tosca y su interpretación ha quedado dudosa, hasta que la de otros hallazgos, que se describirán más adelante, la confirmen.

21La estructura A-5, ubicada contra la “casa del consejo” A-6, podría ser un anexo de ésta. Si se trata en efecto de una habitación común, es sorprendente, sin embargo, que la excavación no haya dado ningún material doméstico. Por otra parte, la existencia de la figura estucada en el sitio donde debería estar la grada de acceso a la plataforma es un rasgo excepcional que podría marcar la importancia de este edificio, a pesar de su apariencia sencilla; importancia debida, probablemente, a su situación a la entrada de la Plaza, para los visitantes que vinieran del “exterior”, es decir de la terraza inferior y del río.

Estructura A-9 (Fig. 8)

22Orientada hacia la Plaza y de espaldas al conjunto residencial I del grupo A’, está unida a la estructura A-10, de la cual es posible que constituya un anexo.

23De la superestructura, que debía ser de adobe, no subsiste más que las dos banquetas simétricas. en “L” y la base de un pilar de lajas que marca la entrada. En el espacio entre las dos banquetas, un pequeño bloque rectangular de 10 cm de altura servía de altar: está hecho de piedras de río recubiertas de estuco en sus lados y de arcilla en la superficie. Las banquetas también estaban estucadas (la que da hacia el Norte está revestida de barro), lo mismo que los muros de contención.

24No hay ninguna huella de escalinata que dé hacia la Plaza; pero en la base y el centro del muro Este, una piedra de dolomita rodada fue empotrada en un zócalo estucado que se empalma al piso de la Plaza. Esta disposición se acerca a la de la figura de estuco de A-5; más tarde encontraremos otros ejemplos.

25A pesar de que el piso de barro cocido de la plataforma esté conservado en algunos lugares, no se encontró fogón. Sin embargo, la función doméstica de A-9 parece probada por los restos de vasijas comunes, obsidiana y huesos de animales encontrados en los escombros.

26La estructura A-18 es una muy pequeña plataforma baja situada al Este del grupo A, entre el juego de pelota y la “‘casa del consejo” A-19. Sólo el muro Sur está conservado, por lo que no hemos podido determinar su forma exacta. Ningún detalle es visible en la superficie y los restos de cocina encontrados al pie de los muros podrían provenir de una construcción más temprana. Es, pues, imposible pronunciarse sobre la función de esta estructura, de la que habíamos pensado que podría ser un altar en relación con el juego de pelota (tiene la misma orientación que este último).

4/ Las "casas del consejo" (A-6, A-7, A-19) y sus variantes (A-10 y A-2)

27Esta expresión se tomó de D. Wallace (1977: 26), quien define el council house como “a simple rectilinear structure on its own sub-terrace, which is at least 0.5 m. high”. Este tipo de estructura de función ritual y administrativa, se encontraría en Utatlán, ya sea en la plaza principal, o en la “palace ritual-council plaza”.

28A diferencia de los sitios quichés como Utatlán o Pueblo Viejo-Chichaj (Ichon 1975: 25), las casas del consejo en Cauinal nunca forman parte de los grupos residenciales, sino que siempre están incluidas en un conjunto ceremonial que comprende también una pirámide-templo y una “casa larga”.

29Si la arquitectura de las casas del consejo es muy uniforme, sus dimensiones varían considerablemente. El grupo A nos da un buen ejemplo de esto: de la más pequeña (A-19) a la más grande (A-2), pasando por las estructuras de dimensiones medianas A-7 y A-6.

Arquitectura:

30Las estructuras ceremoniales de Cauinal tienen una arquitectura muy homogénea; los rasgos descritos más adelante no son particulares de las casas del consejo, sino que conciernen igualmente a las “casas largas”, las pirámides y los altares. Hace falta precisar desde ahora que esta descripción se aplica a las construcciones de la última fase de ocupación del sitio, porque, como lo veremos más tarde, el estilo arquitectónico de la fase temprana era un poco diferente.

Subestructura:

31El “núcleo” de la subestructura es una construcción en cuerpos escalonados, hecha con bloques de talpetate y de tufo tallados, unidos con una argamasa de barro; el número de los cuerpos escalonados, cuya altura mediana es de 2 m, varía de 2 a 6 (en la pirámide principal: Fig. 9).

32El relleno es un amontonamiento muy flojo de piedras de dolomita en bruto, provenientes de la colina o del río; en este último caso, las enormes piedras redondas y pulidas por el río son eminentemente inestables, lo que hace casi imposible la excavación por sondeo o trinchera. El sistema de rellenar los montículos era a veces más acabado durante la fase de ocupación temprana.

Fig. 8 – La str. A-9

Fig. 9 – La pyramide A-l

Fig. 9 – La pyramide A-l

33Contra ese bloque masivo se colocan las escalinatas y sus alfardas, que constituyen a la vez, vías de acceso a la plataforma superior y contrafuertes sin los cuales el núcleo central no puede resistir al tiempo (tenemos una prueba de ello con la estructura B-2 que nunca fue terminada). Las lajas talladas que constituyen las alfardas y las gradas reposan directamente sobre un relleno tan burdo como el del núcleo de la subestructura.

34Las estructuras ceremoniales de Cauinal están generalmente, dotadas de escalinatas en sus cuatro lados. Las excepciones son poco numerosas: las casas del consejo B-4 y C-3 tienen escalinatas únicamente en la fachada principal; las casas largas, en los cuatro grupos, tienen escalinatas en las fachadas principal y laterales, pero no en la fachada posterior.

35Cada escalinata está encuadrada por dos alfardas cuya parte inferior es un talud inclinado, la parte superior vertical y ligeramente saliente: es el perfil en “talud y tablero” típico de la arquitectura mexicana. La pendiente del talud es muy fuerte (55 a 60°). La proporción tablero-talud es a menudo cercana de 1 (por ejemplo en las casas largas), pero puede alcanzar 3/4 (estr. A-7), lo que cambia el aspecto de la fachada.

36Las escalinatas son empinadas, con gradas estrechas (de 15 a 25 cm) y altas (de 22 a 42 cm). Su anchura es, por término medio, el doble de la de las alfardas que las encuadran.

37El número de las escalinatas varía según las dimensiones de la estructura, la que siempre es rectangular. La escalinata es única en los lados cortos; en los lados largos puede haber una sola escalinata (altares A-14 y C-4, pirámides-templos de los grupos B y C), dos escalinatas (A-19), tres escalinatas –el caso más frecuente (A-1, A-2, A-6, A-7)– o más en las “casas largas” (seis en A-12).

38Es evidente que las escalinatas no son funcionales más que en uno de los lados, el que corresponde a la entrada del edificio, siempre orientada hacia la plaza; en los otros tres lados, las escalinatas rematan en el muro ciego de la superestructura: su papel no puede ser más que decorativo, pero también servían de contrafuerte, como ya lo hemos visto.

39La subestructura remata a nivel de la parte superior, horizontal, de los tableros. La plataforma propiamente dicha que sostiene la superestructura forma una grada suplementaria ligeramente retraída; esta terraza estrecha entre lo alto de las escalinatas y la plataforma, permite la circulación a todo el rededor de ella o sobre tres de sus lados. La última grada de acceso a la plataforma es a veces exageradamente alta (más de 50 cm); en este caso, como con otras de las estructuras habitacionales cuya escalinata –si es que ésta existía– no dejó ninguna huella, se puede suponer que una escalera de madera rudimentaria estaba, según las circunstancias, puesta en ese lugar para facilitar el acceso a la plataforma, o por lo contrario, retirada para aislarla.

40Un último rasgo general es la existencia, abajo de las alfardas y las escalinatas, de una acera de aproximadamente 50 cm de ancho y 25 cm de alto, que rodea totalmente la base de la subestructura (Fig. 10).

Superestructura:

41Los edificios construidos sobre las plataformas tienen todos el mismo plano y deben haber tenido el mismo aspecto general; sin embargo, los materiales utilizados para su construcción pueden ser de tres clases: bahareque, adobe o piedra.

42La mezcla de arena y arcilla (bahareque) es lo más comúnmente empleado para los muros de las viviendas (ver más adelante la descripción del grupo B’), pero su empleo es excepcional en las estructuras ceremoniales. No hemos encontrado más que un ejemplo de ello en el grupo A: se trata del templo temprano de la pirámide principal (A-1), que fue recubierto en el momento del sobrealzamiento de ésta y reemplazado por dos templos de piedra. Este templo de bahareque será descrito al mismo tiempo que la pirámide A-1.

43El adobe fue empleado tanto para las viviendas como para los edificios ceremoniales. En el primer caso, sólo la base de los muros era hecha con bloques de adobe, sobre los cuales se apoyaba la parte alta, de bahareque. En el segundo, es probable que el edificio fuera totalmente de adobe.

44En el grupo A, las estructuras A-7 y A-12 son buenos ejemplos de construcción de adobe. El muro Oeste de la casa del consejo A-7, hecho con bloques de adobe que miden por término medio 40 x 25 cm y 15 cm de espesor, se encuentra conservado en algunas partes más arriba de los 70 cm (que representa 5 bloques superpuestos).

45Los muros de los edificios de adobe tenían un promedio de 40 a 50 cm de espesor. Su base se preservó por la presencia muy general de un contrafuerte en talud empotrado en el exterior contra el muro de la superestructura, ya fuera ésta de piedra o de adobe. Este contrafuerte, de una altura de 70 a 80 cm y aproximadamente 40 cm de ancho en la base, se va retrayendo hacia lo alto; está hecho de pequeñas lajas horizontales que se van haciendo más estrechas; las últimas están colocadas oblicuamente para asegurar la unión con el muro vertical. (Fig. 11).

46La utilización del adobe en bloques paralelepipédicos es un rasgo característico de Cauinal el cual, hasta donde sabemos, nunca fue señalado antes en ningún otro sitio contemporáneo. El adobe no estaba reservado sólo para ciertos edificios ceremoniales: lo encontramos sirviendo de relleno para el agrandamiento de la “casa larga” A-12; utilizado para el revestimiento de los pisos (casa del consejo C-3 y habitaciones del grupo C), para los bancos y los altares (grupos B’ y C); y aun formando los muros de contención de la casa del consejo C-3, fase temprana (Fig. 12).

Fig. 10 – La base de la pirámide A-1

Fig. 11 – Le temple sud de la pyramide A-1.

Fie. 12 – La estr. C-3 temprana: utilización de bloques de adobe.

  • 1 Agradecemos al Instituto de Geología de la UNAM (Universidad Nacional Autónoma de México) quien se (...)

47Los bloques de adobe son hechos de una mezcla de limo (46.9%), de arena (41.9%) y de arcilla (11.2%) que contiene cuarzo, feldespato y caolinita. Aparentemente, se trata de un sedimento aluvial utilizado sin modificar.1 Las dimensiones de los bloques son variables y es poco probable que hayan sido hechos en molde; los más grandes, que constituyen los muros de contención de la estr. C-3 temprana, miden 1 m de largo. Los bloques pueden estar reforzados exteriormente o separados por pequeñas piedras planas.

48La piedra es el material más comúnmente utilizado para las estructuras ceremoniales. No se trata de bloques de piedra caliza, como en las estructuras de vivienda, sino de tufo o de talpetate tallado en forma de lajas. Esta piedra suave está hecha de cenizas volcánicas mezclada con elementos (serpentinas y cloritas) que provienen de las rocas graníticas y fueron depositadas en un medio acuoso (P. Usselmann, com. pers.). Localmente se distinguen las lajas de piedra suave, irregulares, llamadas lajas, y las de tufo o talpetate, más gruesas y duras, bien talladas, utilizadas con preferencia para hacer las esquinas.

49El espesor del muro es el mismo que el de los muros de adobe: aproximadamente 50 cm. Varios de esos muros de piedra, cuya hechura, sin embargo, es bastante burda, se conservaron arriba de los 2.50 m de altura. Nos dan estos muros la altura mínima del edificio, así como la disposición y la dimensión de las ventanas. El muro Norte de la casa del consejo A-12 tenía dos ventanas casi cuadradas (13 x 17 cm) a 1,10 m de altura (Fig. 13); el del templo Sur de la gran pirámide tenía una sola ventana de 20 x 20 cm a 1.40 m del piso. No sabemos si los muros del fondo también tenían ventanas. (Fig. 14).

50Todos los edificios están orientados hacia la plaza; sobre esta fachada, el muro se interrumpe a 2 o 3 m de la esquina, y una serie de pilares de mampostería marca el límite de las entradas. Estos pilares están siempre en número impar: 3 en los templos de A-1 y en la casa del consejo más pequeña (A-19), 5 en las casas del consejo más importantes (A-2, A-6, A-7, A-10), 9 en la más grande de las “casas largas” (A-12). Los pilares tienen generalmente el mismo espesor que los muros de la superestructura, pero también pueden ser de más espesor y más alargados en las estructuras grandes: los 9 pilares de A-12 son los más grandes (1 x 2 m), igual que el techo que sostenían. Es curioso constatar que, sólo la entrada central está situada exactamente en el eje de la escalinata central; los otros pilares están dispuestos sin tomar en cuenta el ancho de las escalinatas, lo que parece poco lógico.

51La base de los pilares a veces está bien conservada sobre unos 30 cm de altura y lleva vestigios de pintura policroma sobre el estuco. Los tres lados visibles estaban decorados así –pero no el lado interior; los jambajes de las entradas laterales también tenían decoración hasta donde comienza el contrafuerte; éste, en efecto se interrumpe a unos 50 cm de la abertura.

52No tenemos ningún dato sobre el material del techo que recubría las superestructuras. Lo más que podemos hacer es eliminar la suposición de que se trataba de techos horizontales hechos de vigas y de argamasa al estilo mexicano, porque hubiéramos encontrado vestigios de ellos. Los techos estaban hechos, seguramente, de material perecedero como paja o palma.

53La disposición interior de las superestructuras es muy uniforme, salvo en los templos. En líneas generales, esta es la misma en las estructuras habitacionales, con algunas variantes en la disposición de los bancos.

54Una banqueta en “U” corre a lo largo de los muros del fondo y laterales.

55Tiene 60 cm de alto y de 1.50 a 2 m de ancho; está construida’ de lajas o de bloques de adobe que recubren un relleno de ripio. En las estructuras ceremoniales, esta banqueta está separada en dos, en su parte central, por un espacio de 1.50 a 2 m de ancho, que está ocupado por un pequeño bloque-altar. Este altar está adosado al muro del fondo y unido a las banquetas que lo encuadran; por el contrario, en algunas estructuras habitacionales puede estar completamente aislado. La parte superior de las banquetas y del altar se encuentra, por lo general, mal conservada, pero se nota que este último debía ser ligeramente más alto (20 cm en la estructura A-2).

56De hecho, el altar interior comprende, pues, dos partes: un bloque sobrealzado que servía quizás para colocar los objetos del culto (imágenes, ofrendas, etc.) y al pie de este bloque, un rincón limitado por las banquetas, donde se colocaba un gran incensario. Tal disposición fue descubierta in situ en la plataforma de la estructura C-3: un incensario que llevaba la efigie del dios Ek Chuah tenía su base incrustada en el piso estucado al pie del bloque altar (Fig. 15). La función ritual del bloque-altar y del rincón entre las banquetas no da lugar a duda.

57La organización interior es diferente en los dos templos de la pirámide A-1 y en los de los grupos B y C: no hay aquí banquetas a lo largo de los muros, sino únicamente un bloque-altar más importante que se destaca del muro del fondo.

58Las estructuras ceremoniales estaban estucadas tanto en el interior como en el exterior; se puede observar que la capa de estuco, de varios centímetros de espesor, estaba aplicada sobre un primer piso de barro cocido, o sobre una fina capa de barro que formaba el revestimiento de los bancos.

59Salvo en casos excepcionales que iré señalando oportunamente, la limpieza muy minuciosa de los pisos de las plataformas no nos ha dado ninguna indicación sobre la función de estas estructuras ceremoniales, lo que, sin embargo, constituye un interesante dato negativo: la ausencia de fogones y de material doméstico nos permite excluir la hipótesis de un uso residencial de esas estructuras.

60La definición de los rasgos arquitectónicos comunes a la mayoría de las estructuras ceremoniales de Cauinal, nos permitirá describir más brevemente cada una de las estructuras del grupo A, iniciándose por las casas del consejo.

Estructura A-19 (Fig. 16)

61Es la más pequeña de las estructuras de este tipo: mide 8 x 15 m y su plataforma domina desde 1.75 m de altura el nivel de la plaza.

62Esta estructura, A-19, no se aleja del tipo común, más que por el pequeño número de escalinatas (dos sobre cada lado largo).

63Los muros de la superestructura, conservados sobre unos 45 cm de altura, y el altar, están construidos con mampostería de lajas; las banquetas están hechas de adobe; todo el conjunto estaba estucado.

64El sondeo central permitió sacar a luz una construcción temprana que R. Hill describe así; “Probablemente es lo que subsiste de una pequeña estructura habitacional. No tenía más que 50 cm de altura y estaba recubierta de 1,45 m de un relleno hecho de piedras de dolomita rodadas. Esta construcción temprana tenía un piso de barro quemado, cuya curvatura en el lugar donde se junta la banqueta, quedó visible en el sondeo. La orientación es de 40° al Este del Norte magnético, en vez de 28° que tiene la estructura posterior. La mitad Sur de la escalinata Norte la destruimos para exponer mejor esta construcción temprana; pero ésta, aunque presente, estaba muy mal conservada, probablemente porque fue cortada en este lugar para permitir la colocación de la construcción ulterior”.

65La estructura temprana no puede ser considerada como una primera versión de la casa del consejo A-9; esta última sería tardía. Es preciso notar que ella da la espalda al grupo B-B’ y que su orientación está muy próxima a la de las grandes estructuras A-1 y A-2, lo que confirmaría su dependencia del grupo A.

Estructura A-7 (Fig. 17 y 18)

66Situada en el lado Oeste de la plaza, limita, con el muro A-8, el principal conjunto residencial (I) del grupo A’.

67Es el tipo “clásico” de la casa del consejo, de dimensiones medianas (8,10 x 20,50 m, la altura de la plataforma es de 2,35 m), dotada de 3 escalinatas sobre cada una de las fachadas largas y de una escalinata sobre las fachadas cortas. Su gran eje está orientado 4º al Este del Norte magnético.

68Dos detalles son dignos de mención:

Fig. 14 – Intérieur du temple sud de la pyramide A-1.

Fig. 15 Str. C-3 : banquette, recoin-autel et encensoir “in situ”.
(Estr. C-3: banco, altar e incensario “in situ’’!)

Fig. 13 – Le mur nord de la str. A-10.

Fig. 16 – La “maison du conseil” A-1 9. (La “casa del consejo’’ A-1 9).

Fig. 17 – La str. A-7.

  1. una diferencia de nivel de casi 1 m. entre el piso de la plaza y el de la terraza al Oeste, compensada por 2 gradas suplementarias (7 en lugar de 5) sobre las escalinatas, y tableros más altos.

  2. el plano de la subestructura no es rectangular sino trapezoidal: el lado Oeste tiene 1 m. más que el lado Este. Puede tratarse de un error de construcción, pero la estructura vecina, A-6, presenta la misma irregularidad (más leve, es cierto), que podría ser entonces voluntario, quizás para modificar la perspectiva de la estructura vista desde la plaza.

69La superestructura de adobe es una de las mejor conservadas (ver más arriba). La banqueta de piedra de 1.85 m de ancho tiene aún 50 cm de alto; en cambio, 3 de los 4 pilares han desaparecido completamente.

70El piso de la plataforma ha dado poco material, sólo un pito ornitomorfo y dos fragmentos de un metate ápodo.

71Nuestra trinchera de sondeo en el eje Oeste-Este de la plataforma reveló la existencia de una estructura temprana parcialmente recubierta por la estructura tardía (Fig. 19). A 1.10 m de profundidad, un cambio en el tipo de relleno (una mezcla de tierra arenosa y grava sustituye a las enormes piedras del río) evidencia otro nivel de ocupación: el piso de barro quemado se sacó a luz 10 cm más abajo. Está cubierto de ceniza y de carbón. Este piso se empalma hacia el Este al muro de contención que constituye el cuerpo de la subestructura. Hacia el Oeste, a 2.64 m de este último, se interrumpe, iniciando una curva que indica la existencia de una banqueta o de un muro. Sondeos hechos en las escalinatas y en los dos extremos de la plataforma prueban que sobre tres lados la estructura temprana tenía los mismos muros de contención que la estructura tardía. No tenemos ningún dato sobre la fachada Oeste, pero, debido al límite de la banqueta visible sobre el piso de arcilla, es probable que la plataforma, más angosta, no llegara hasta el muro tardío.

72En resumen:

  • la estructura A-5 temprana tenía la misma orientación que la estructura tardía, el mismo largo, un poco menos ancho (alrededor de 1 m) y su plataforma estaba solamente 1 m más arriba del nivel de la plaza, lo que hace suponer una escalinata (o escalinatas) de 3 gradas. Posiblemente no estaba estucada (no fue encontrado ningún fragmento de estuco en el relleno interior).

  • en una segunda fase se destruyeron las escalinatas, se arrasó la superestructura, luego se elevó 1.30 m la plataforma con un relleno de grandes piedras, sostenido al Este por un muro nuevo que dobla al primero y que reposa sobre la plataforma temprana. Finalmente, las 3 gradas superiores formadas de esta manera se completaron hacia la base con una escalinata de 3 gradas, colocada contra la base del muro temprano.

73El sondeo central, continuado en el relleno de la estructura temprana, dio un material de cerámica idéntico al del relleno superior, lo que parece indicar dos fases de ocupación muy cercanas.

Estructura A-6 (Fig. 20 y 21)

74Esta casa del consejo ocupa la esquina Suroeste de la plaza, entre la pequeña plataforma A-5 y la estructura A-7. Muy parecida a ésta, presenta la misma irregularidad en sus dimensiones: la fachada Sur tiene 70 cm más que la fachada Norte. Sus dimensiones son un poco mayores: 23.50 x 10.50 y 3.05 m de altura de plataforma.

75Situada al borde del barranco, la fachada Sur estaba en muy mal estado, especialmente la parte Sureste, cuyo derrumbe dejó al descubierto la esquina de una construcción anterior estucada.

76Nuestros trabajos fueron esencialmente la limpieza del piso de la plataforma superior (mitad Este), una trinchera en el eje del altar y de la escalinata central, y varios sondeos en la plataforma y en los lados Este y Sur en busca de los límites de la estructura temprana.

Estructura tardía:

77La superestructura era de piedra; las dos banquetas en “L” unidas por el bloque-altar colocado más atrás, tenían muros de adobe, reforzados en lo alto por una hilera de pequeñas lajas horizontales.

78Uno de los pilares, conservado más arriba de los 40 cm, muestra vestigios de un fresco policromo (azul, rojo, amarillo) sobre el revestimiento de estuco; hay también algunos vestigios de pintura roja sobre uno de los tableros del lado Norte.

79No se encontró ningún material sobre la plataforma.

Estructura temprana:

80La plataforma temprana se sacó a luz a 70 cm de profundidad bajo la primera: el piso de barro está recubierto de dos capas de estuco. Una curvatura de ese estuco indica el límite de la banqueta temprana, 50 cm más al Sur que la banqueta tardía que era continua, sin evidencias de altar. La base de un pilar está delineada igualmente por el estuco, y también hay muchos pedazos de estuco pintado. El límite Norte de la plataforma está destruido; puede suponerse que empalmaba con la 6a grada de la escalinata tardía (la cual tiene 8) y que la fachada Norte quedó igual, simplemente sobrealzada. No obstante, el desplazamiento hacia el Sur del pilar y de la banqueta, indicarían más bien, que la subestructura temprana fue agrandada más de 1 m hacia el Norte, lo que hace suponer una reconstrucción completa de ese lado.

  • 2 En el sitio protohistórico de EL CEBOLLAL, la escalinata (única) de la fachada principal de la pirá (...)

81La parte inferior de la estructura temprana pudo seguirse a partir de la esquina Sureste donde era visible. Medía 18.12 x 6.50 m (sin las escalinatas), y tenía la misma orientación que la estructura tardía. Si su plataforma es verdaderamente la que descubrimos en nuestro sondeo central (lo cual no es seguro), tenía 2.35 m de altura. La primera pirámide principal de Los Encuentros, sitio próximo a Cauinal, (Ichon 1979: Fig. 21), debe ser un poco más tardío (“epiclásico”). Sea lo que fuere, la presencia (única) de un bloque central sobre una estructura ceremonial de Cauinal, me parece ser la supervivencia de un rasgo arquitectónico del Clásico terminal, rasgo importante puesto que el bloque central servía entonces de altar y de tumba.2

Fig- 18 – La str. A-7 vue de la pyramide A-1 (La estr. A-7 vista desde la pirámide A-1).

Fig. 19 – Profil de la str. A-7 montrant la superposition. (Corte de la estr. A-7 enseñando la superposición).

Fig. 19 – Profil de la str. A-7 montrant la superposition. (Corte de la estr. A-7 enseñando la superposición).

Fig. 20 – La “maison du conseil” A-6. (La “casa del consejo” A-6).

82La plataforma de A-2 es un rectángulo de 9 x 27 m, sobrealzado 75 cm, que proporciona al nivel de la parte superior de los tableros un andén angosto (1.30 m) sobre todo su contorno.

Superestructura:

83Estaba construida con lajas de talpetate. El acceso era por 5 aberturas, limitadas por los muros laterales y por 4 pilares de mampostería, de los cuales 3 se conservan sobre 30 cm de altura, y tienen, sobre tres lados, pinturas policromas relativamente en buen estado. Los dos pilares exteriores, más masivos, son de corte cuadrado (82 x 82 cm).

84El banco en “U”, igualmente de piedra, está dividido al centro por el bloque-altar, más angosto y más alto, hecho también de lajas, que mide 90 x 1.70 cm.

85Encontramos la plataforma completamente cubierta de piedra que proceden del derrumbe de los muros de la superestructura (Fig. 25). Este derrumbe es reciente: tuvimos la prueba de ello al descubrir, al pie de la banqueta, aplastada bajo un cúmulo de piedras, una olla roja de dos asas idéntica a las que se fabrican en nuestros días en Rabinal, y la cual, según los alfareros de ese pueblo, no puede tener más de 25 años de existencia.

86La plataforma no dio ningún otro material, y ninguna evidencia de fogón.

Urnas funerarias:

87La subestructura de A-2 está rodeada de una acera de 1.15 m de ancho a lo largo de las fachadas, siendo más angosta en las esquinas. Es contra esa acera y cerca de la esquina Noroeste que encontramos 4 urnas funerarias de cremación.

88Tres de esas urnas fueron enterradas en hoyos cavados oblicuamente, de manera que ellas reposaran parcial o totalmente bajo la acera. Una de ellas (no. 201/5), que ocupaba la esquina de la estructura, es una olla común de 2 asas que contenía los huesos calcinados y quebrados de un adulto, una campanilla de cobre, 3 lascas de obsidiana translúcida y los fragmentos de un disco cuerpo, único conservado, se componía de una parte vertical de 65 cm de alto y de una cornisa de 35 cm con un saliente de 5 cm. Ese cuerpo, estucado, descansa sobre una acera de borde redondeado.

Fig. 25 – La plataforma de la estr. A-2, recubierta por el derrumbe del muro de la superestructura.

Fig. 23 – La str. A-2 au début de la fouille.

Fig. 24 – La str. A-2 et l’autel central au cours de la fouille. (La estr. A-2 y el altar central durante las excavaciones).

Fig. 22 – La str. A-2.

Fig. 21 – La escalinata central de la estr. A-6: bola estucada al pie del muro temprano.

89Sobre ese primer cuerpo se elevaba, unos 25 cm más atrás, un segundo cuerpo o una plataforma de la cual se distingue la base. La Fig. 20 representa una reconstitución parcialmente hipotética de la estructura A-6 temprana, que debe haber tenido dos cuerpos superpuestos, cada uno de ellos con su cornisa en saliente. Tenemos la prueba de que estaba dotada solamente de escalinatas, probablemente dos, sobre sus lados largos.

90Nuestro sondeo en la escalinata central puso al descubierto un muro de 1.45 m de altura (Fig. 21), hecho de piedras de dolomita y no estucado, que se encuentra en el alineamiento del muro Norte de la subestructura temprana; luego otro muro, de lajas de talpetate, con una altura de 1.80 m correspondiente al primer cuerpo y a la 5a. grada de la escalinata definitiva; finalmente, una piedra de dolomita rodada de 30 cm de diámetro incrustada en un zócalo de estuco de 4 cm de espesor. Esta piedra no estaba in situ: debía de haber estado un poco más al Este, en el centro del muro Norte de la estructura temprana, y debe haber sido desplazada para ser colocada al centro y bajo la escalinata de la construcción tardía.

91El problema de la superposición se complica por la presencia de abundantes fragmentos de estuco pintado en el relleno de la subestructura temprana. Provienen seguramente de una construcción anterior a la penúltima, sugiriendo que de hecho había tres estructuras sucesivas: la primera habría tenido un sólo cuerpo (vertical, con cornisa en saliente) de 1 m de altura, sosteniendo una plataforma baja. Habría sido alzada luego hasta 2.35 m de altura, guardando siempre sus dimensiones de base; la bola de piedra correspondería a esta fase de construcción. Finalmente, en una tercera etapa, esta estructura intermedia debe haber sido completamente recubierta, sobrealzada 75 cm y agrandada 2.50 m hacia el Oeste.

92Cualquiera que sea la hipótesis que se adopte (2 o 3 superposiciones: la segunda sería más lógica, pero ninguna otra estructura de Cauinal ha dado más de dos superposiciones), el hecho a señalar es la diferencia de estilo arquitectónico entre la construcción temprana y la construcción tardía. Nos referiremos a ello más adelante.

Estructura A-2 (Figs. 22 a 24)

93La enorme estructura A-2 es única entre las estructuras del conjunto ceremonial. Equivalente, si no superior, en volumen a la pirámide principal, estaríamos inclinados a ver allí otra pirámide-templo, si la superestructura no fuera también típicamente la de una casa de consejo, desmesurada, es cierto. A-2 reproduce exactamente a la estructura A-7 en la cual todas las dimensiones habrían sido multiplicadas por 2; se trata de una “super-casa del consejo”, y no tenemos razón para suponer que su función fuera otra.

94La estructura A-2 hace frente a la gran pirámide, a igual distancia del altar que ocupa el centro de la plaza. Su orientación es la misma (30° al Este del Norte magnético). Mide 37.20 x 20.60 m y su plataforma tiene 5 m de alto. Cerca del juego de pelota al Norte, por el lado Sur llega casi al límite del barranco y está unido al muro A-3, cerrando así la plaza al Sureste.

95A nuestra llegada, A-2 era una de las construcciones más deterioradas de Cauinal (Fig. 23). Sin embargo, fue fácil reconstituir los detalles de su arquitectura, teniendo en cuenta su semejanza con las otras estructuras de ese tipo.

96El “núcleo” de la subestructura está compuesto de tres cuerpos superpuestos, en escalones. Sostiene las 8 escalinatas de 15 gradas y sus alfardas. La escalinata central lleva las huellas de una construcción o “alfarda” suplementaria que la dividía en tres partes iguales; esta construcción estaba enteramente destruida, pero se trataba posiblemente de una especie de bloque central de 1.70 m de ancho, probablemente de dos niveles, comparable a lo que nosotros hemos estudiado en varios sitios del departamento del Quiché que datan del fin del período clásico, en particular Los Cerritos-Chijoj (municipio de Canillá) y los Cimientos-Jocotenango (municipio de San Bartolomé Jocotenango); el bloque central de la de arcilla perforado, demasiado pequeño para haber servido de tapadera y qué tiene huellas amarillas (¿pirita descompuesta?) (Fig. 26).

Fig. 26 – Offrande des urnes à crémation 201/5 et 201/15. (Ofrenda de las urnas funerarias 201/5 y 201/15).

97Otras dos urnas fueron enterradas de manera análoga, al pie de la escalinata Norte y de la segunda alfarda. Todas tienen su lado perforado con tres agujeros (¿representación estilizada de una figura humana?) orientados grosso modo hacia el Norte. El fondo de la cavidad donde reposan contiene a menudo cenizas y carbón provenientes, quizás, de la incineración. Salvo indicación contraria, no contienen más que el esqueleto quemado.

98La 4a urna (No. 201/15) fue encontrada a 75 cm de la acera, hacia la plaza. Esta contenía, además de las osamentas, una punta bifacial de obsidiana gris oscuro de 14 cm de largo (Fig. 26 c). Mientras que las tres primeras urnas son tardías, veremos que la 4a debe ser relacionada a una estructura más temprana.

La estructura A-2 temprana:

99Un sondeo de 2 x 3 m fue hecho al centro de la plataforma; no ha mostrado ninguna evidencia de superposición. La estructura A-2 fue construida de una sola vez; es tardía como lo demuestra el hecho de que recubre el piso estucado de la plaza.

100Se utilizaron, sin embargo, para la construcción de los muros y el relleno de la subestructura, los escombros provenientes de una construcción anterior, como lo prueban los numerosos fragmentos de estuco que contienen. La existencia de esta estructura temprana, que no tiene nada en común con la estructura tardía, nos vendría a ser confirmada por el descubrimiento de sus límites, “en negativo” sobre el piso de la plaza (Fig. 27): el estuco se levanta, en efecto, al contacto de un muro y desaparece en el lugar ocupado por la subestructura (cuando ésta es anterior al estucado de la plaza). Es así que pudimos seguir el borde de la acera Este y de la estructura temprana bajo las escalinatas tardías de A-2 y, menos distintamente, el trazado anguloso de su parte Nor-Este (la urna 201/15 ocupaba, precisamente, uno de esos ángulos); desaparece en seguida pues no queda nada del piso de la plaza. No conocemos, por eso, más que sus dimensiones aproximadas (por lo menos 23 m Norte-Sur, a lo más 15 m Oeste-Este puesto que no llegaba hasta el altar), pero prueban que se trataba de una construcción monumental si se juzga sobre todo por el volumen de los escombros reutilizados para la construcción de A-2 y del altar central. Se podría imaginar que existió allí una pirámide-templo equivalente a la pirámide principal, pero esto quedará en el dominio de la hipótesis.

101Queda algo que decir sobre los vestigios de estructuras tempranas que fueron descubiertos en el lado Este de la estructura A-2. Se presentan bajo la forma de placas estucadas (el piso temprano de la plaza) con bordes francos correspondientes a los muros o aceras que delimitaban las subestructuras. Es difícil sacar conclusiones sobre el plano original de esta parte del grupo A; existían allí sin la menor duda varias construcciones – ¿tal vez un juego de pelota orientado de una manera distinta que el juego de pelota tardío? este último no ha dado huellas claras de superposición– que fueron arrasadas, como la estructura A-2 temprana, cuando tuvo lugar la reorganización del conjunto A.

Fig. 27 – Corte Oeste-Este de la estr. A-2, mostrando la superposición

Fig. 28 –Ltr. A-10.

Fig. 29 – La “casa del consejo” A-10 y las estructuras que delimitan al Oeste la plaza ceremonial.

Estructura A-10 (Figs. 28 y 29)

102Relaciono A-10 con el tipo “casa del consejo”, teniendo en cuenta su superestructura, que es idéntica a la de A-6. Sin embargo, se aparta de ésta por su subestructura baja, sin escalinatas, y también por el material encontrado en su plataforma, que podría indicar una función diferente.

103Ocupando la esquina Noroeste de la plaza, la estructura A-10 no está separada de la “casa larga” A-12 y de su anexo A-11, más que por un estrecho pasaje que da acceso a la zona habitacional. Al Sur está unida a la plataforma baja A-9, que no sería más que una dependencia de ella.

104La subestructura de A-10 mide 20.50 x 6.95 m Su gran eje está orientado 41° al Este del Norte magnético. Como la altura de la plataforma no es más que de 0.90 m, no hay escalinata: una grada única, alta de 40 cm de ancho, corre a lo largo de los cuatro lados.

105La organización interior no difiere en nada de la de las otras casas del consejo: 4 pilares de mampostería, banqueta en “U” y rincón altar; este último sobrepasa en unos 20 cm la banqueta de 60 cm de alto.

106Superestructura (5.30 x 18.60 m), banqueta y altar son de piedra. El muro Norte es uno de los mejor conservados, con una delgada capa de barro debajo del revestimiento de estuco, y sus dos ventanas. (Fig. 13). La presencia de placas de estuco incrustadas entre las piedras nos hizo suponer, al principio, que esta construcción era reciente. En realidad, es contemporánea del sitio, pero data de la segunda fase de ocupación, como lo veremos más adelante.

107Contrariamente a las otras casas del consejo, el piso de la plaza al pie de la fachada Este y el piso de la plataforma han proporcionado abundante cerámica utilitaria y hachas de piedra verde; ciertos conjuntos de tiestos, en particular cerca del altar, corresponderían a vasijas enteras, quebradas en el lugar. En la esquina Norte del banco, una pulsera de metal (Fig. 30) fue abandonada; es de cobre enchapado en oro. Este objeto no reposaba directamente sobre el piso estucado: estaba aislado por una delgada capa de tierra.

108Entre los pilares centrales, hemos encontrado los restos de lo que debió ser un fogón de unos cincuenta cm de diámetro, construido encima del piso de la plataforma, y hecho de piedras planas envueltas en barro. Por último, parece que la entrada Norte fue cubierta con un pequeño muro entre el extremo de la superestructura y el primer pilar.

109Todos estos vestigios son bastante concordantes: probarían que el edificio A-10, con mayor precisión su parte Norte, fue reacondicionada, posiblemente más tarde, y utilizada como habitación, aunque su primera función haya sido otra.

Fig. 30 – Pulsera de cobre y oro encontrada en la plataforma de la estr. A-10.

110Una trinchera central y un sondeo al pie del muro Este nos han revelado la historia de la estructura A-10, que se desarrolló una vez más, en dos fases. La estructura temprana tenía el mismo plano que la estructura tardía, el mismo ancho, pero era 50 cm más baja y 2.25 m más corta. Esta plataforma baja no tenía necesidad de una escalinata. En la base del muro y no lejos del centro estaba empotrada una gran piedra plana cuya base estaba sellada en el piso de la plaza. Podría ser el equivalente de las bolas estucadas encontradas al pie de varias estructuras.

111En una segunda fase, la subestructura fue agrandada 2.25 m hacia el Norte, alzada 50 cm y dotada de una grada en sus cuatro lados. Los restos del piso temprano y de la superestructura estucados (algunos están pintados en azul-verde) fueron utilizados para el relleno de las banquetas y la construcción de nuevos muros.

112Esta reconstitución no es segura; en efecto, es sorprendente que no hayamos encontrado in situ ningún vestigio de la plataforma temprana, ni notado algún cambio en el relleno de la subestructura al nivel + 40. Esto podría indicar que la estructura temprana tenía el mismo alto que la estructura tardía. Ninguna de estas dos explicaciones es plenamente satisfactoria.

113Falta señalar, por último, que nuestros sondeos en el interior de la plataforma y en el exterior hacia la plaza han revelado, debajo del nivel del piso de la plaza, vestigios de ocupación temprana que prueban que este emplazamiento estaba habitado antes de la construcción del centro ceremonial. Encontraremos otras pruebas de esta ocupación temprana.

Conclusiones sobre las "casas del consejo":

114Este tipo de estructura ceremonial es, en resumen, muy uniforme en su arquitectura – subestructura y superestructura– pero variable del simple al doble en sus dimensiones, como lo muestra el cuadro siguiente:

Largo:

Ancho:

Altura de la plataforma:

– Estructura A-19:

12,90 m.

4,70 m.

1,70 m.

– Estructura A-7:

17,10

4,70

2,35

– Estructura A-10:

18,60

5,30

0,90

– Estructura A-6:

18,90

5,50

3,05

– Estructura A-2:

25,20

8,00

5,00

115La estructura A-10 es el único elemento inconsistente (en cuanto a su altura) en esta serie.

116Es evidente, no obstante, que las proporciones de las superestructuras son marcadamente constantes: la relación entre ancho y largo se sitúa siempre alrededor del 30% (de 28 a 36%); lo mismo la relación entre altura y largo de la subestructura varía poco: de 13 a 20%.

117En las casas del consejo, el largo del edificio es tres veces superior a su ancho. Pienso que este criterio de proporciones puede ser útil para distinguirlas de las “casas largas” que vamos a estudiar ahora, y que no difieren fundamentalmente, a no ser por su largo “excesivo”.

118En cuanto a su función, la ausencia muy general (salvo en la estructura A-10) de vestigios de ocupación doméstica prueba que las casas del consejo no eran habitaciones (por lo menos de modo permanente). Una función puramente religiosa es poco probable si se compara su organización interior a la de las habitaciones por una parte y a los templos por otra. El altar es comparable al de la mayoría de las estructuras habitacionales, es decir que ocupa una posición central, pero modesta por sus dimensiones, entre las dos banquetas, siendo éstas, con el fogón, un elemento esencial de la organización residencial. En los templos, por el contrario, las banquetas desaparecen y la única construcción interior es el bloque-altar que se destaca en el muro del fondo.

119En conclusión, la función de las casas del consejo no era, probablemente, ni doméstica ni religiosa; queda una función administrativa, cívica o más ampliamente “social”.

5/ "Casas largas" (A-12, A-13) y sus anexos (A-11, A-16)

Estructura A-12 (Figs. 31 y 32)

120Esta casa larga, la más imponente de Cauinal, esta adosada a la colina del Campamento; limita al Norte la parte más grande de la plaza ceremonial.

121Está orientada Noroeste – Sureste. Las dimensiones de la subestructura son las siguientes: largo 62 m, ancho 13.10 m, altura 3.28 m.

Fig. 31 – La “maison longue” A-12. (La “casa larga” A-12).

Fig. 32 – La esquina sureste de la estr. A-12.

122Está formada de dos cuerpos escalonados y de la plataforma de 65 cm de alto, netamente retraída, que soporta la superestructura. Un andén de 1.22 m de ancho está dispuesto así, a nivel de la 9a. grada y de la parte superior de los tableros, permitiendo una circulación fácil sobre tres lados de la plataforma.

123La fachada Norte no tenía escalinata; un corredor de 3.70 m de ancho y un muro de contención la protegían de los derrumbes de la colina.

124Las otras tres fachadas están dotadas de escalinatas de 10 gradas: una sobre cada lado corto, 6 sobre la fachada que da a la plaza. Las alfardas son relativamente anchas (3.70 m) en relación a las escalinatas (5.20 m); talud y tablero tienen la misma altura. Contra la acera que está a lo largo de la parte baja de las escalinatas, en medio de la alfarda central, una bola de dolomita rodada fue empotrada en un zócalo de estuco de 10 cm de espesor, que empalmaba con el piso de la plaza (fig. 33); estaba también recubierta de estuco. En sus dos extremos, se han unido a la casa larga construcciones más tardías que ocultan parcialmente sus escalinatas: al Norte es una pequeña plataforma (A-11), que recubrió la base de la escalinata y de las alfardas hasta la altura de-* los tableros (Fig. 34). Al Sur, otra casa larga, A-13, vino a cubrir la alfarda más próxima a la colina, dejando libres la escalinata y la otra alfarda que da hacia la plaza.

Superestructura:

125El inmenso edificio (56 m de largo, 8 de ancho) estaba construido completamente en adobe. Hemos encontrado la base de los muros, de un espesor de 50 cm, conservados en algunos lugares cerca de casi 1 m de altura. Sólo el contrafuerte exterior, el muro de contención de la banqueta y los pilares eran de mampostería. Estos últimos son enormes (1 x 2 m) y limitan 9 entradas relativamente estrechas (3.30 m)

126La banqueta, de 1.90 m de ancho, es en “doble L”; éste se interrumpe en el centro para albergar el altar retraído hecho de bloques de adobe y de un relleno de grandes piedras de río que se apoyan en el muro del fondo.

127Algunas concentraciones de tiestos provenientes de vasijas burdas han sido encontradas al pie de las escalinatas; la plataforma, por el contrario, no ha dejado más que un material ínfimo. La parte Norte (la única que hemos despejado completamente), en particular la esquina de la banqueta, estaba llena de lajas de talpetate, algunas de ellas superpuestas como si procedieran del derrumbamiento de un pequeño muro. No puede tratarse del muro de la superestructura, que era de adobe. Suponemos que estos grupos de piedras provienen de una ocupación posterior al abandono del centro ceremonial; algunas piedras, dispuestas en triángulo, pudieron servir de fogón.

Fig. 33 – Galet encastré au pied de la str. A-l2.
(Canto rodado empotrado al pie de la estr. A-12).

Fig. 35 – Sondage au centre de la plate-forme A-l2.
(Sondeo en el centro de la plataforma A-12).

Fig. 34 Côte nord de la str. A-12.
(Lado norte de la estr. A-12).

128Al pie de la banqueta, más o menos a media distancia entre el altar y el muro Sur, hemos sacado a luz una depresión circular en forma de palangana, de arcilla estucada, ligeramente concava, de 1.06 m de diámetro, que contenía dos piedras y carbón. Ni las piedras, ni el estuco de la depresión presentan señales de fuego. Fueron encontradas “palanganas” similares en dos “templos” del sitio protohistórico de Pueblo Viejo-Chichaj (Municipio de Canillá, El Quiché): habían allí 2 en la plataforma de la estructura A-1 (Ichon 1975: 55) y 3 en la de la estructura B-1 que fue completamente limpiada. Se puede pensar que, en Cauinal, la limpieza completa de la plataforma de A-12 habría revelado la presencia de una o varias “palanganas” más. Estas posiblemente no son fogones domésticos: servían más bien para los sacrificios o las ofrendas rituales. sacrificios o las ofrendas rituales.

La estructura temprana (A-12a)

129El sondeo central mostró la existencia de una plataforma temprana 40 cm debajo del suelo tardío (Fig. 35). Está formada de 2 capas de estuco delgado (1 cm) superpuestas, que reposan sobre un nivel de barro quemado al rojo vivo, muy duro. Más abajo, el relleno está hecho de piedras calizas del río o de la colina; algunas son enormes y deben provenir de los derrumbes. Se llega enseguida al nivel de grava estéril depositada por el río.

130Diversos sondeos en la plataforma y hacia sus extremos permiten precisar la arquitectura y las dimensiones de la estructura temprana. Corresponde en parte a la estructura tardía; no hicieron más que sobrealzarla 40 cm y ampliarla 18 cm hacia el Noroeste y 1.20 m hacia la colina, y continuaron utilizando las fachadas Sureste y Suroeste. La subestructura A-12a, de alrededor de 44 m de largo, tenía por lo tanto 4 escalinatas en su lado largo, hacia la plaza, y una escalinata en cada uno de los lados pequeños; la escalinata Sur era la misma que de la estructura tardía. La escalinata Norte, por el contrario, fue completamente ocultada por la construcción posterior (Fig. 36).

131La superestructura temprana estaba hecha con bloques de adobe, con un contrafuerte de piedras. La plataforma estucada soportaba una banqueta en “U” con su rincón-altar. La organización interior no difería de la estructura tardía. Enfrente del altar, en el relleno que separa los dos pisos de ocupación, hemos encontrado una gran piedra redonda que es quizás una ofrenda, depositada allí en el momento del alzamiento de la plataforma.

132En el transcurso de la reorganización del centro ceremonial, la estructura A-12a fue agrandada 1/3 hacia el Norte y sobrealzada. La Fig. 37 muestra un detalle interesante de la técnica utilizada: el nuevo muro de contención está hecho de lajas de talpetate burdamente talladas y reunidas; éstas contrastan con los bloques de tufo del muro temprano que están bien trabajados.

133Los bloques de adobe fueron utilizados para la ampliación de la estructura temprana, no solamente en la construcción de las banquetas y de los muros de la superestructura, sino también para el relleno sobre el piso temprano y entre los muros paralelos de las dos superestructuras en el lado Noreste (Fig. 38).

Estructura A-11

134Esta plataforma baja –alrededor de 1 m– fue construida contra el lado Norte de A-12, recubriendo la base de la escalinata. Está limitada a un lado por la colina y al otro por un muro de contención paralelo al muro Norte de la estructura A-10. El corredor así formado, de 3 m de largo, es el único pasaje que comunica la plaza ceremonial y la zona de vivienda A’. Sorprende, pues, que el pie del muro esté cubierto de tiestos y de restos de cocina. Este basurero podría indicar, por una parte, que la plataforma A-11 tenía una función doméstica, o más exactamente, que servía de anexo-cocina de la casa larga; y por la otra, que el corredor entre A-10 y A-11 estaba, por lo tanto, cerrado.

Casa larga A-13 (Fig. 39)

135Junto al lado Sur de la casa larga A-12, a la cual oculta parcialmente, A-13 es una casa larga más pequeña y con una orientación ligeramente diferente (Az M.=318°). Su fachada, de 30 m de largo, está bien conservada, con sus 5 alfardas y sus 4 escalinatas muy anchas (4.50 m). La plataforma baja –1.50 m– está enteramente recubierta de enormes bloques calizos provenientes de la colina, los cuales, hacen imposible todo estudio detallado. Sin embargo, se pueden notar varios rasgos originales que distinguen A-13 de las otras casas largas.

136En primer lugar, la plataforma soportaba un edificio de alrededor de 24 x 5.50 m (ha dejado pocas evidencias) que no ocupaba más que una parte, al Noroeste; el muro Sur de esta superestructura parece haber tenido un espesor desmesurado: 1.50 m Su muro más largo, del lado de la colina, está bordeado no por una banqueta, sino por dos graderíos largos de 64 cm y de una altura de 20 a 40 cm. Se ha sugerido que servían de tribunas, pero el emplazamiento de A-13 no es el ideal para observar las ceremonias que se desarrollaban en la plaza, dada la proximidad de A-2. Finalmente, aunque A-13 no presente superposición, lo que es lógico ya que es posterior a la estructura tardía A-12, el banco Norte tuvo una transformación, pasando su ancho de 0.50 a 1.60 m.

Fig. 36 – L’escalier nord de la str. A-12 ancienne. (La escalinata norte de la estr. A-12 temprana).

Fig. 37 – L’extrémité de la str. A-12 qui a été allongée vers le nord. (La extremidad de la estr. A-12 que fue alargada hacia el norte).

Fig. 39 –Ltr. A-13.

Fig. 40 – Le jeu de balle (str. A-17). (El juego de pelota, estr. A-17).

Estructura A-16

137Esta estructura, no es más que la prolongación de la casa larga A-13, cuya plataforma se encuentra al mismo nivel. Hacia la colina, está cubierta de derrumbes. El muro Sur, mejor conservado, de 7 m de largo, tiene solamente una pequeña escalinata interior, de 3 gradas (rasgo excepcional en Cauinal). El hecho que este muro esté desviado con respecto al de la A-13, a manera de estar paralelo al gran eje del juego de pelota, nos hace suponer que A-16 era una dependencia de este último. La base del muro no ha dado más que un escaso material, poco característico, que no nos indica su posible función.

6/ El juego de pelota (Estructura A-17) (Fig. 40 a 42)

138Los dos subgrupos Este y Oeste del conjunto A están separados por la estructura A-2, que no deja más que un pasaje estrecho al Norte. El subgrupo Este está constituido esencialmente por el juego de pelota, el cual, con su dependencia A-l6, ocupa todo su lado Nor-Este.

139R. Hill, encargado de la excavación de la estructura A-17 la describe así:

140“Esta estructura es el único juego de pelota de Cauinal; es típico de este período: plano en “I” con una cancha central estrecha para el juego y zonas terminales. Era en un principio del tipo “intermedio” de Smith, con zonas terminales apenas definidas por muros bajos. Parece ser que el juego de pelota estaba en vías de transformación para hacer de él un patio de tipo “cerrado”, pues los muros fueron añadidos a la zona terminal Oeste y las escalinatas construidas para dar acceso al patio. (Smith, 1955: 3). Tal trabajo de renovación no es visible del lado Este, de donde se puede concluir que el trabajo no fue terminado (el extremo Este fue amurallado en una época reciente para utilizar el patio como cercado para las bestias. Este muro reciente, el cual no fue destruido durante nuestras excavaciones, es visible en las fotografías. No indica más que una modificación posterior con un propósito bien definido). El estado de conservación es bueno en general, salvo en el lado Sur donde los muros se derrumbaron sobre los 2/3 de su largo en la parte Este.

141La excavación ha sido orientada esencialmente para sacar a luz los detalles arquitectónicos necesarios para el trazado del plano y los perfiles. Los detalles más importantes de la construcción eran bastante visibles desde el principio. Una trinchera transversal al centro del patio ha permitido definir la altura y el ancho de las banquetas, localizar el piso, y comprobar que los marcadores desaparecieron desde hace mucho tiempo. Se hizo un pequeño sondeo en el piso estucado del pasillo central, con el fin de investigar eventuales pisos anteriores. Otro sondeo en el exterior del montículo Norte nos proporcionó detalles sobre esta zona. Por último, limpiamos la parte Nor-Este de la zona terminal Este para obtener medidas precisas.

142No encontramos un acceso directo a las dos estructuras que bordean el pasillo. Es por lo tanto probable que se llegaba allí, al menos durante la última fase, por los muros de la zona terminal Norte. No se encontró ningún rasgo de superestructura o de cualquier otra construcción sobre las dos estructuras Norte y Sur”.

143Hay que precisar que las dimensiones generales de A-17 son de 38.50 x 18 m; que el corredor central tiene de 6.80 a 7.60 m de ancho y las banquetas 1.40 m. y que están orientados Noreste Sureste. Los muros interiores de los montículos que bordean el corredor están en talud y tablero sobre todo su largo.

144Confieso no distinguir las dos fases de construcción sugeridas por R. Hill. De todas formas, la parte Este es muy destruida para poder sacar cualquier conclusión; es más lógico suponer que estaba simétrica con la parte Oeste.

7/ Los altares de la plaza: estructuras A-14 y A-15

Estructura A-14 (Fig. 43 a 45)

145Esta construcción, que tiene el aspecto de una pequeña pirámide con 4 escalinatas y alfardas, ocupa el centro de la plaza, exactamente equidistante de las dos estructuras principales A-1 y A-2, en el eje que uniría el centro de la base de esas dos estructuras. Su orientación es la misma: 30° al Este del Norte magnético. Mide 5.80 x 6.60 m en su base, y 1.50 m de altura. La plataforma que reposa sobre el único cuerpo es muy exigua para haber soportado una superestructura.

146Solamente la escalinata Oeste estaba bien conservada. Una gruesa capa de estuco, redondeada en sus esquinas, recubría toda la estructura. Este revestimiento de estuco se empalma al piso superior de la plaza, mientras que el piso inferior penetra bajo la acera que rodea la subestructura: veremos, en efecto, que el altar ha sido construido sobre el primer piso de la plaza.

147El relleno interior del altar está hecho de una mezcla de arena, piedras calizas y sobre todo de piedra pómez (esta utilización ritual de la piedra pómez para el relleno del altar o del bloque central fue observada también en Los Encuentros). Contiene abundantes placas de estuco que provienen posiblemente, como lo hemos visto, de la destrucción de la estructura A-2 temprana.

148A 50 cm arriba del piso de la plaza sacamos a luz el techo de una especie de cajón rectangular (66 x 83 cm) hecho de grandes lajas verticales, recubiertas de 2 lajas horizontales formando la tapa (Fig. 46). Este cajón está rodeado de otra serie de lajas, colocadas verticalmente o apoyadas contra él, formando un recinto octogonal, cuya utilidad no es evidente pues el peso del relleno era suficiente para mantener en su lugar el cajón (¿es una coincidencia que este recinto reproduzca, grosso modo, el plano de la plaza ceremonial…?). El relleno exterior está constituido por arena mezclada con ceniza, conteniendo lascas de obsidiana y tiestos, de los cuales varios son fragmentos de incensarios.

Fig. 41 – Le jeu de baile vu de la str. A-2. (El juego de pelota visto desde la estr. A-2).

Fig. 42 – Reconstitution perspective du jeu de balle.
(Reconstitución en perspectiva del juego de pelota).

Fig. 43 – L’autel central du groupe A (str. A-14).
(El altar central del grupo A, estr. A-14).

Fig. 44 – La place cérémonielle : autel central et pyramide-temple. (La plaza ceremonial: altar central y pirámide-templo).

Fig. 44 – La place cérémonielle : autel central et pyramide-temple. (La plaza ceremonial: altar central y pirámide-templo).

Fig. 45 – L’autel A-14, face ouest.
(El altar A-14, lado oeste).

Fig. 46 – Le ciste de l’autel central.
(La cista del altar central).

Fig. 47 – Cache de l’autel central : les couteaux de pierre a: Obsidienne. b, c, de: Silex.
(Escondite del altar central: los cuchillos de piedra).

149El interior del cajón mide 43 x 70 cm; contiene el mismo relleno de arena y ceniza, además de carbón y huesos quemados de animales pequeños, quizás pájaros. En el fondo, sobre una laja horizontal, 4 grandes cuchillos de piedra: 3 de sílex y 1 de obsidiana (Fig. 47) que constituyen la única ofrenda.

150El cajón reposa directamente sobre el piso de estuco de la plaza. Es evidente que el altar A-14 es una estructura tardía (segunda fase de ocupación) que fue edificada encima del cajón.

151Las dimensiones de este cajón de piedra parecen desmesuradas con relación a la ofrenda que contenía. Pensamos inicialmente que se trataba de una tumba, que habría sido vaciada de su contenido en una época temprana (como fue el caso de la tumba principal y de los dos cajones de Los Encuentros). Pero esta práctica funeraria de violación sistemática de las tumbas, que hemos notado por primera vez en Los Cerritos-Chijoj, en el departamento de El Quiché (municipio de Canillé), data aparentemente del Postclásico temprano (¿hacia 1000 d.C.?); no se tiene ninguna prueba que haya subsistido durante el Postclásico tardío. Fue Dennis Tedlock quien atrajo mi atención sobre la similitud de nuestro cajón y de los altares o “quemadores” utilizados en nuestros días por los chamanes de la región de Momostenango, los chuchkajaw. Tenemos sin duda, en el altar central de Cauinal, una prueba de la antigüedad de esta costumbre: el cajón central que constituye el “corazón” del altar, encierra los restos de una ceremonia dedicatoria que comprendía sacrificios de animales y posiblemente también sacrificios humanos.

Estructura A-15 (Fig. 49 y 50)

152Más pequeño y más simple que el precedente, el altar A-15 estaba probablemente relacionado con la pirámide principal (se encuentra a 4.60 m de la escalinata Norte de ésta) y quizás a la casa larga A-12.

153Es una construcción casi cuadrada (1.80 x 2 m), de 75 cm de altura. La parte superior parece haber sido saliente sobre todo el contorno. Estaba completamente estucada. Al igual que A-14, el altar A-15 reposa directamente sobre el piso temprano de la plaza, sin evidencias de superposición; es por lo tanto también tardío. El relleno contenía 158 astillas y lascas y 2 puntas bifaciales de obsidiana. Una urna funeraria con cremación estaba enterrada en la base del muro Sur, cerca de la esquina Suroeste.

8/ Pirámide-templo A-1 (Figs. 51 y 52)

154A-1 es la estructura principal del grupo A y de todo el sitio de Cauinal, el cual domina, por su situación en el centro de la terraza superior. Está excepcionalmente bien conservada y sus alfardas, aún revestidas de estuco, son visibles desde lejos.

155La subestructura no difiere de la de las más grandes casas del consejo, sino por su altura y por sus alfardas de dos niveles. El núcleo de la pirámide está formado por 6 cuerpos escalonados de altura decreciente (de 1.80 m a 0.80 m) a partir del tercero. Las escalinatas –8 en total sobre los cuatro lados– están hechas en dos tramos. El primero se detiene en la grada 23, a nivel de la parte superior del cuarto cuerpo y de los grandes tableros. El segundo tramo, que comprende las 6 últimas gradas, tiene alfardas más pequeñas, pero igualmente en talud y tablero, reposando sobre lo alto de las primeras. Esta parte corresponde a un alzamiento tardío de la pirámide, lo que explica que las alfardas superiores no están exactamente en la prolongación de las alfardas inferiores.

156Hemos notado, sobre lo alto de uno de los grandes tableros del lado Este, una laja perforada que debió sostener un asta de estandarte. El hoyo de poste descubierto en el ángulo Noroeste, al pie de la acera, tenía sin duda la misma función.

157En la base de la escalinata central, sobre la fachada Este, la acera se agranda hacia la plaza, formando un zócalo rectangular que sirve de base a una construcción de lajas de poca altura – unos 50 cm– en forma de elipse (Fig. 53). Este altar “redondo” medía alrededor de 2 x 2.50 m Las huellas dejadas por el fuego que son visibles en la superficie dejan suponer que era utilizado para los sacrificios y, podría ser, para la incineración de los personajes importantes de Cauinal. Fray Hieronymus Duran da en su República de las Indias Occidentales (1594: 179-180) una descripción de “la cremación del Rey” que puede aclararnos el desarrollo de esos ritos funerarios:

“... en la parte del templo más principal, al pie de la escalera que subía a los altares, y adonde estaban todos los dioses, y el lugar de los sacrificios: luego ansi como estaba revuelto en sus mantas, lo quemaban con tea y con otro cierto genero de incienso, que llaman ellos Copalli… otro día se cogía la ceniza y si por ventura quedaba algún huesezuelo suyo también lo guardaban, y después con la guedeja de los cabellos que le quitaron cuando lo querían amortajar, y con la que también le quitaron cuando nació le metían en una arca o caxa hecha para este propósito... (ésta) estaba después puesta en lugar decente y honrado y ponían encima de ella una figura o estatua de madera que era la imagen o simulacro del señor o príncipe muerto...”.

158En Cauinal, los restos de los cuerpos incinerados no se ponían en cajones sino en urnas y éstas se enterraban al pie de la pirámide.

159En la base de la acera y alrededor de la subestructura hemos hecho una trinchera que nos ha permitido sacar a luz 11 urnas de cremación y una sepultura simple. (La fig. 51 indica su situación en las esquinas Noroeste, Noreste, Sureste y sobre la fachada Este al Sur del altar). Las urnas más al Norte datan evidentemente de la segunda fase de ocupación; las colocadas más al Sur pueden datar de la primera (urnas 29 y 30) o de la segunda (¿las otras?), según su posición en relación al piso temprano de la plaza, o a uno de los pisos tardíos: hay en efecto tres pisos de estuco superpuestos. No se ha hecho la investigación de las urnas en los ángulos Norte de la pirámide temprana. Suponiendo que éstas se encuentren en igual número que las sepulturas de la fase tardía, tendríamos un total de 20 urnas alrededor de la pirámide y en el templo Sur. (Fig. 54).

Fig. 48 – Le ciste de l’autel central.

Fig. 49 – L’autel A-15. (El altar A-15)

Fig. 49 – L’autel A-15. (El altar A-15)

Fig. 50 – Urne à crémation contre l’autel A-15. (Urna funeraria al pie del altar A-15).

Fig.51 –La pyramide-temple A-1.

Fig. 52 – La pyramide A-1 vue du Cerro del Campamento.

Fig. 53 – Façade principale de la pyramide A-1. (Fachada principal de la pirámide A-1).

Fig. 54 – Urnes funéraires au pied de la pyramide. (Urnas funerarias al pie de la pirámide).

Fig. 54 – Urnes funéraires au pied de la pyramide. (Urnas funerarias al pie de la pirámide).

Fig. 55 — Ocarina de 3 cuerpos encontrada cerca de una urna funeraria.

160Estas urnas generalmente contienen sólo un esqueleto de adulto incinerado; excepcionalmente una ofrenda: en la urna No. 6 (esquina noroeste), un collar de unas 150 pequeñas cuentas de turquesa; por el lado de la urna No. 25 (esquina noreste), dos ocarinas ornitomorfas de tres cuerpos (Fig. 55).

Los templos

161La plataforma de la pirámide rectangular (6.15 x 21 m) está a 9.60 m arriba de la plaza. Esta soporta dos pequeñas plataformas separadas por un corredor amplio, que sirven de base a los templos gemelos.

162El templo Sur está bien conservado: el muro de la superestructura alcanza 2.50 m de altura y muestra el emplazamiento de la pequeña ventana lateral. A nuestra llegada, aún estaba utilizado como lugar de culto y contenía una cruz que los indígenas tienen la intención de trasladar ulteriormente a su aldea de realojamiento, río abajo de la presa.

163Los templos están hechos de lajas de tufo y de talpetate talladas; su arquitectura es la de las casas del consejo, pero solamente tienen 2 pilares, por lo tanto 3 entradas (cara al Este), y en vez de una banqueta en “U”, tienen un bloque-altar de 80 cm de altura contra el muro del fondo.

164Aunque sus dimensiones sean estrictamente idénticas (5 x 8.20 m), el templo Sur presenta dos particularidades: su plataforma ha sido alzada 15 cm y existen dos pisos con estuco superpuesto (por el contrario, la plataforma del templo Norte alcanzó de una vez su nivel definitivo de 80 cm); además, entre los dos pilares, una estela lisa, hecha de un bloque tallado de tufo, fue empotrada; está estucada (Fig. 56). La base de los pilares y de los jambajes tiene vestigios de pintura policroma.

165El material encontrado sobre el piso del templo Sur es escaso, pero contiene fragmentos de varios incensarios con mango y de un gran incensario con efigie; desafortunadamente no tienen las representaciones que hubieran podido indicarnos la o las divinidades honradas en estos templos.

Fig. 56 Intérieur du temple sud de la pyramide A-1. (Interior del templo sur de la pirámide mayor).

Fig. 57 – Offrande de l’urne centrale du temple sud. (Ofrenda de la urna central del templo sur).

166En el templo Sur hemos sacado a luz, además, 3 urnas funerarias al Norte, al Sur y al Este del altar, en condiciones análogas a las de las urnas encontradas al pie de la pirámide; las tres están en relación con el piso temprano. Solamente la urna central contenía una ofrenda, la más rica de todas las encontradas en Cauinal: un gran cuchillo de sílex de color café, 3 objetos de adorno, 2 discos y 2 anillos de concha que podrían ser orejeras y los elementos de un fino mosaico de concha, de pizarra y de turquesa, que decoraban probablemente las orejeras (Fig. 57).

Superposición

167La limpieza del lado Noreste de la subestructura, la más destruida, nos permitió sacar a luz la parte cubierta de la estructura temprana, y reconstituir las dos fases de construcción de la pirámide A-1.

168La estructura temprana tenía el mismo ancho que la estructura tardía, pero era 7 m más corta, con 2 escalinatas en vez de 3 sobre sus fachadas largas. La plataforma, a 8.20 m de altura, estaba al nivel de la parte superior de los grandes tableros y de la grada 23. Para hacerse una idea de la pirámide temprana, hay que imaginar la pirámide tardía restada de un tercio de su longitud hacia el Norte, y de toda la parte superior que comprende el 2º tramo de las escalinatas y las pequeñas alfardas. Tenía también su pequeño altar, en la base de la alfarda central, del lado Este, pero no sabemos si era redondo.

169Se nos presentaba el problema de sacar a luz una superficie suficientemente grande de la plataforma temprana para encontrar los vestigios que nos permitiesen reconstituir la superestructura (teniendo en cuenta sus dimensiones reducidas, estábamos casi seguros que la plataforma no podía soportar 2 templos). Un sondeo central se hacía muy peligroso por la composición del relleno, hecho esencialmente de grandes piedras de río redondeadas, resbaladizas como canicas; y también delicado por nuestra preocupación de dañar la pirámide lo menos posible, porque quedara visible, por lo menos parcialmente, después del llenado de la presa. Tuvimos que detener este sondeo para evitar el derrumbe total del templo Norte; sin embargo, este nos reveló un detalle interesante del modo de construcción: unos muros de contención verticales, bastante rudimentarios, forman una especie de tabiquería interior que ayuda a sostener el relleno inestable.

170Fue en el límite Este de la plataforma, entre los dos templos, que J. Cifuentes logró llegar al piso temprano y sacar a luz, sobre 2 m de ancho, la base de la superestructura. Este era de bahareque, es decir mezcla de arena y barro reforzada con junquillos verticales y, cada 40 cm, con vigas de pino rojo (ocote) de 10 a 15 cm de diámetro, hundiéndose más de un metro en la plataforma. La superficie del muro estaba recubierta con una delgada capa de barro (el revestimiento de estuco, si es que existía, desapareció). El jambaje Norte del templo fue descubierto de esta manera y es fácil reconstituir el conjunto, puesto que conocemos el límite Norte de la plataforma.

171El templo temprano, único, era una construcción de bahareque de alrededor de 5.50 m x 14.50 m; daba frente al Este y tenía probablemente 5 entradas (los pilares están siempre en número par). El templo se quemó (¿o fue incendiado?), el muro Este se derrumbó hacia el interior: encontramos los bloques de barro endurecido por el fuego con huellas de su armazón, que recubren el piso ennegrecido de la plataforma: sobre ésta, la base del muro, en barro reforzado con lozas verticales, y un hoyo que aún contiene, casi intacto, su poste de ocote de 1.20 m de largo.

172En resumen, actualmente nos son bien conocidas las transformaciones que sufrió, durante la segunda fase, la pirámide temprana: fue agrandada siete metros hacia el Norte, sobrealzada 1.30 m, dotada de dos templos de piedra que reemplazaron el templo primitivo de bahareque.

173¿Existió allí una fase de ocupación anterior? Para verificar este punto, habría sido necesario llegar, por medio de una trinchera, al centro mismo de la subestructura, lo que era imposible sin destruirla completamente. Parece, sin embargo, que esta hipótesis deberá desecharse: en efecto, el piso temprano de la plaza se adapta a toda la acera que rodea la subestructura temprana; en ningún lugar el suelo ya no prosigue bajo esta acera. En el caso de que la pirámide A-2 recubra una estructura más temprana, ésta no puede ser más que una construcción poco importante, que data de una época en la que el piso de la plaza no estaba estucado.

9/ Las grandes escalinatas (Fig. 58)

174El acceso más fácil a la gran plaza ceremonial para las personas ajenas a los grupos de vivienda A’ y B’ se hacía por el Sur, después de haber atravesado el río Calá y la terraza natural que lo bordea. La pendiente pronunciada que separa esta terraza de la superior forma un gran arco de círculo que fue acondicionado, sobre por lo menos 80 m de largo, para facilitar la subida, o para prohibirla según el caso. Sobre toda la parte Este, frente a las estructuras A-2 y A-3, fueron construidas cinco escalinatas de una decena de gradas, de 3.60 m de ancho, bordeadas de alfardas en talud y tablero y completamente estucadas. Al Oeste de la última alfarda, que es la más masiva, la pendiente es compensada por dos cuerpos escalonados. Esta parte está muy destruida, pero parece que no se podía subir más que por la pequeña escalinata empotrada, de menos de un metro de ancho, que conduce al pasaje angosto entre las plataformas A-4 y A-5.

175Un hecho curioso es que las escalinatas grandes rematan en la escalinata Sur de la estructura A-2, que no era funcional, y en un muro ciego, A-3. Para dar directamente a la plaza, deberían estar, lógicamente, más al Oeste; ahora bien, ésta es justamente la parte menos accesible. Esto se puede explicar, como lo veremos más adelante, si durante la segunda fase de la ocupación se buscó reducir las posibilidades de acceso a la plaza obstruyendo las escalinatas grandes y construyendo la escalinata pequeña incorporada. Tal explicación permanecerá en el dominio de la hipótesis, ya que esta parte del sitio está en muy mal estado y nos es imposible verificar si se cambió verdaderamente la función de las escalinatas.

Fig. 58 – Les grands escaliers du groupe A. (Las grandes escalinatas del grupo A).

176Limpiamos solamente la escalinata más al Este. Es notable que ésta no descienda hasta la terraza inferior, sino que se detenga a media altura, indicando, posiblemente, el nivel temprano de ella, que habría sido socavada por las crecidas violentas y breves del río Calá y rebajada poco a poco a su nivel actual.

177Se localizó un basurero al pie de la escalinata, a lo largo de la pendiente que se suaviza progresivamente hasta el plano inferior. La trinchera de una decena de metros de largo ha dado más de 3 000 tiestos, abundantes restos de cocina, material en su mayoría utilitario o doméstico (metates, hachas, puntas de obsidiana, sello...), pero también objetos de adorno o rituales (diente de jaguar perforado, fragmentos de incensarios grandes o de incensarios con mango, etc.). Esta parte del barranco fue utilizado como zona de desecho mucho antes que la escalinata hubiese sido construida, ya que se encuentra ese material hasta a un metro de profundidad al pie de la primera grada. La existencia de este basurero confirma, por lo tanto, las observaciones hechas en la plaza, al pie de las estructuras A-10 y A-12 por ejemplo, que indican una ocupación residencial de la terraza superior que precede a la construcción del centro ceremonial.

Las dos fases de ocupación del grupo A (Fig. 59)

178Las excavaciones llevadas a cabo en el grupo A revelaron la existencia de dos fases de ocupación: en la mayor parte de las estructuras se notó la superposición de una construcción temprana y de una construcción reciente. El término “superposición” es inexacto ya que algunas veces se trata de una yuxtaposición. De hecho, las modalidades de estas transformaciones son múltiples: se puede tratar de un simple sobrealzamiento de la plataforma sin modificación de las dimensiones generales de la subestructura (A-7); de un agradamiento frontal (A-4) o lateral, con sobrealzamiento de la parte temprana (A-1, A-12) o sin sobrealzamiento (A-10); de una verdadera superposición en la que la nueva estructura recubre completamente la temprana (A-6).

Fig. 59
Les deux phases d’occupation du groupe A.
(Las dos fases de ocupación del grupo A).

179Aparte de estas estructuras, cuya transformación es evidente, existen otras que no han tenido ninguna modificación. Algunas fueron edificadas sobre el piso temprano de la plaza, pero son tardías: como es el caso de los dos altares A-14 y A-15, de la grande casa del consejo A-2, de la casa larga A-13, de los anexos A-11 y A-14, y posiblemente de los muros A-3 y A-8. Otras, por el contrario, han dejado su huella sobre el primer piso de la plaza antes de haber sido derribadas cuando el centro fue reorganizado: como es el caso de la estructura A-2 temprana y de varias estructuras mal delineadas al Este de la A-2.

180Finalmente es imposible afirmar, refiriéndose a ciertas estructuras tardías –el juego de pelota, las plataformas A-5 y A-9– que éstas no existían ya durante la fase temprana.

181En resumen, el esquema de desarrollo de la plaza ceremonial A que propongo implica cierta incertidumbre, particularmente en lo referente al subgrupo Este. Sin embargo, parece que el sentido de esta evolución es bastante preciso. Será resumido en tres puntos antes de volver a ello para una conclusión de conjunto sobre los 3 o 4 grupos de Cauinal:

  1. Un aumento general de las dimensiones (y del número) de los edificios, probablemente en relación con el crecimiento demográfico del sitio, verificado por los documentos etnohistóricos.

  2. Una tendencia evidente al cierre de la plaza, vinculada al fenómeno anterior, que parece buscar deliberadamente restringir, por todos lados, las posibilidades de acceso al perímetro sagrado.

  3. Finalmente, una evolución en las prácticas religiosas, comprobada por la tendencia anterior, así como por la construcción de los dos altares de la plaza, y por la substitución del único templo de la fase temprana por los templos gemelos.

Notes de fin

1 Agradecemos al Instituto de Geología de la UNAM (Universidad Nacional Autónoma de México) quien se encargó del análisis de la muestra de adobe procedente de la estr. A-12.

2 En el sitio protohistórico de EL CEBOLLAL, la escalinata (única) de la fachada principal de la pirámide también tiene un bloque central, del cual solamente la base en talud esta conservada.

Table des illustrations

Légende Fig. 5 – Plan du groupe cérémoniel A. (Plano del grupo ceremonial A).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8147/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 69k
Légende Fig. 6 – Les groupes A et B vus de la rive droite du río Calá.(Los grupos A y B vistos desde la ribera derecha) del rio Calá).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8147/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 155k
Légende Fig. 7 – La plate-forme basse A-5. (La plataforma baja A-5).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8147/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 60k
Légende Fig. 8 – La str. A-9
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8147/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 68k
Titre Fig. 9 – La pyramide A-l
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8147/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 133k
Légende Fig. 10 – La base de la pirámide A-1
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8147/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 79k
Légende Fig. 11 – Le temple sud de la pyramide A-1.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8147/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 165k
Légende Fie. 12 – La estr. C-3 temprana: utilización de bloques de adobe.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8147/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 110k
Légende Fig. 14 – Intérieur du temple sud de la pyramide A-1.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8147/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 54k
Légende Fig. 15 Str. C-3 : banquette, recoin-autel et encensoir “in situ”.(Estr. C-3: banco, altar e incensario “in situ’’!)
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8147/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 53k
Légende Fig. 13 – Le mur nord de la str. A-10.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8147/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 192k
Légende Fig. 16 – La “maison du conseil” A-1 9. (La “casa del consejo’’ A-1 9).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8147/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 47k
Légende Fig. 17 – La str. A-7.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8147/img-13.jpg
Fichier image/jpeg, 111k
Légende Fig- 18 – La str. A-7 vue de la pyramide A-1 (La estr. A-7 vista desde la pirámide A-1).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8147/img-14.jpg
Fichier image/jpeg, 172k
Titre Fig. 19 – Profil de la str. A-7 montrant la superposition. (Corte de la estr. A-7 enseñando la superposición).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8147/img-15.jpg
Fichier image/jpeg, 42k
Légende Fig. 20 – La “maison du conseil” A-6. (La “casa del consejo” A-6).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8147/img-16.jpg
Fichier image/jpeg, 104k
Légende Fig. 25 – La plataforma de la estr. A-2, recubierta por el derrumbe del muro de la superestructura.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8147/img-17.jpg
Fichier image/jpeg, 166k
Légende Fig. 23 – La str. A-2 au début de la fouille.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8147/img-18.jpg
Fichier image/jpeg, 159k
Légende Fig. 24 – La str. A-2 et l’autel central au cours de la fouille. (La estr. A-2 y el altar central durante las excavaciones).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8147/img-19.jpg
Fichier image/jpeg, 159k
Légende Fig. 22 – La str. A-2.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8147/img-20.jpg
Fichier image/jpeg, 116k
Légende Fig. 21 – La escalinata central de la estr. A-6: bola estucada al pie del muro temprano.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8147/img-21.jpg
Fichier image/jpeg, 80k
Légende Fig. 26 – Offrande des urnes à crémation 201/5 et 201/15. (Ofrenda de las urnas funerarias 201/5 y 201/15).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8147/img-22.jpg
Fichier image/jpeg, 91k
Légende Fig. 27 – Corte Oeste-Este de la estr. A-2, mostrando la superposición
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8147/img-23.jpg
Fichier image/jpeg, 52k
Légende Fig. 28 –Ltr. A-10.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8147/img-24.jpg
Fichier image/jpeg, 78k
Légende Fig. 29 – La “casa del consejo” A-10 y las estructuras que delimitan al Oeste la plaza ceremonial.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8147/img-25.jpg
Fichier image/jpeg, 160k
Légende Fig. 30 – Pulsera de cobre y oro encontrada en la plataforma de la estr. A-10.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8147/img-26.jpg
Fichier image/jpeg, 14k
Légende Fig. 31 – La “maison longue” A-12. (La “casa larga” A-12).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8147/img-27.jpg
Fichier image/jpeg, 108k
Légende Fig. 32 – La esquina sureste de la estr. A-12.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8147/img-28.jpg
Fichier image/jpeg, 158k
Légende Fig. 33 – Galet encastré au pied de la str. A-l2.(Canto rodado empotrado al pie de la estr. A-12).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8147/img-29.jpg
Fichier image/jpeg, 97k
Légende Fig. 35 – Sondage au centre de la plate-forme A-l2.(Sondeo en el centro de la plataforma A-12).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8147/img-30.jpg
Fichier image/jpeg, 76k
Légende Fig. 34 Côte nord de la str. A-12.(Lado norte de la estr. A-12).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8147/img-31.jpg
Fichier image/jpeg, 134k
Légende Fig. 36 – L’escalier nord de la str. A-12 ancienne. (La escalinata norte de la estr. A-12 temprana).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8147/img-32.jpg
Fichier image/jpeg, 134k
Légende Fig. 37 – L’extrémité de la str. A-12 qui a été allongée vers le nord. (La extremidad de la estr. A-12 que fue alargada hacia el norte).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8147/img-33.jpg
Fichier image/jpeg, 172k
Légende Fig. 39 –Ltr. A-13.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8147/img-34.jpg
Fichier image/jpeg, 103k
Légende Fig. 40 – Le jeu de balle (str. A-17). (El juego de pelota, estr. A-17).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8147/img-35.jpg
Fichier image/jpeg, 57k
Légende Fig. 41 – Le jeu de baile vu de la str. A-2. (El juego de pelota visto desde la estr. A-2).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8147/img-36.jpg
Fichier image/jpeg, 165k
Légende Fig. 42 – Reconstitution perspective du jeu de balle.(Reconstitución en perspectiva del juego de pelota).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8147/img-37.jpg
Fichier image/jpeg, 63k
Légende Fig. 43 – L’autel central du groupe A (str. A-14).(El altar central del grupo A, estr. A-14).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8147/img-38.jpg
Fichier image/jpeg, 41k
Titre Fig. 44 – La place cérémonielle : autel central et pyramide-temple. (La plaza ceremonial: altar central y pirámide-templo).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8147/img-39.jpg
Fichier image/jpeg, 130k
Légende Fig. 45 – L’autel A-14, face ouest.(El altar A-14, lado oeste).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8147/img-40.jpg
Fichier image/jpeg, 126k
Légende Fig. 46 – Le ciste de l’autel central.(La cista del altar central).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8147/img-41.jpg
Fichier image/jpeg, 129k
Légende Fig. 47 – Cache de l’autel central : les couteaux de pierre a: Obsidienne. b, c, de: Silex.(Escondite del altar central: los cuchillos de piedra).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8147/img-42.jpg
Fichier image/jpeg, 118k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8147/img-43.jpg
Fichier image/jpeg, 61k
Légende Fig. 48 – Le ciste de l’autel central.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8147/img-44.jpg
Fichier image/jpeg, 79k
Titre Fig. 49 – L’autel A-15. (El altar A-15)
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8147/img-45.jpg
Fichier image/jpeg, 13k
Légende Fig. 50 – Urne à crémation contre l’autel A-15. (Urna funeraria al pie del altar A-15).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8147/img-46.jpg
Fichier image/jpeg, 54k
Légende Fig.51 –La pyramide-temple A-1.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8147/img-47.jpg
Fichier image/jpeg, 123k
Légende Fig. 52 – La pyramide A-1 vue du Cerro del Campamento.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8147/img-48.jpg
Fichier image/jpeg, 173k
Légende Fig. 53 – Façade principale de la pyramide A-1. (Fachada principal de la pirámide A-1).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8147/img-49.jpg
Fichier image/jpeg, 81k
Titre Fig. 54 – Urnes funéraires au pied de la pyramide. (Urnas funerarias al pie de la pirámide).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8147/img-50.jpg
Fichier image/jpeg, 35k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8147/img-51.jpg
Fichier image/jpeg, 34k
Légende Fig. 55 — Ocarina de 3 cuerpos encontrada cerca de una urna funeraria.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8147/img-52.jpg
Fichier image/jpeg, 16k
Légende Fig. 56 Intérieur du temple sud de la pyramide A-1. (Interior del templo sur de la pirámide mayor).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8147/img-53.jpg
Fichier image/jpeg, 96k
Légende Fig. 57 – Offrande de l’urne centrale du temple sud. (Ofrenda de la urna central del templo sur).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8147/img-54.jpg
Fichier image/jpeg, 71k
Légende Fig. 58 – Les grands escaliers du groupe A. (Las grandes escalinatas del grupo A).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8147/img-55.jpg
Fichier image/jpeg, 109k
Légende Fig. 59Les deux phases d’occupation du groupe A.(Las dos fases de ocupación del grupo A).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8147/img-56.jpg
Fichier image/jpeg, 112k

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2021

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search