Version classiqueVersion mobile

Rescate Arqueológico en la cuenca del Río Chixoy 2

 | 
Alain Ichon
, 
Marie-France Fauvet-Berthelot
, 
Christine Plocieniak
, 
et al.

Capítulo II. Las excavaciones

Alain Ichon

Texte intégral

Desarrollo de los trabajos

1En noviembre de 1978, un arqueólogo del IDAEH, Marco Antonio Bailey, asistido por dos agentes de vigilancia del Instituto, Felipe Cruz y Efraín Peralta, y veinte obreros de las aldeas de Chicruz y Pasulup, emprendieron el arduo trabajo de limpiar los tres grupos que forman el Centro de Cauinal, y de descubrir sistemáticamente los muros de contención, escalinatas y otros detalles arquitecturales generalmente sepultados bajo los escombros provenientes de los hundimientos y derrumbes de las partes altas. Este trabajo que debía durar seis semanas habría de permitir el levantamiento topográfico efectuado por un equipo del INDE y facilitar el comienzo de las excavaciones propiamente dichas.

2En enero de 1979, R. Hill II, asistido por una arqueóloga de la Universidad de Tulane, Rebecca González Lauck, comenzaba con los obreros la excavación del grupo de vivienda B’. En febrero, todo el personal fue reagrupado en Cauinal bajo mi dirección para emprender, con 50 obreros, el estudio simultáneo de los tres conjuntos al Norte y al Sur del río y proseguir el reconocimiento del valle de Chixoy río arriba de Chicruz y de sus afluentes – ríos Calá y Chicruz– en la zona de embalse. Las excavaciones durarían sin interrupción hasta fines de abril de 1979.

3Se formaron cuatro equipos, disponiendo cada uno de 12 o 13 obreros:

  • el primer equipo, bajo mi dirección, con un Inspector del IDAEH, Jacinto Cifuentes, Felipe Cruz y una estudiante de la Universidad de San Carlos, Rita Grignon, se hizo cargo de la excavación del grupo A.

  • el segundo equipo, bajo la dirección de M. F. Fauvet-Berthelot, comprendía una estudiante francesa, Christine Plocieniak y un estudiante guatemalteco, Marco-Antonio Leal; este equipo se encargó de estudiar el grupo de vivienda A’.

  • el tercer equipo dirigido por R. Hill (su esposa Charlotte llegaría en marzo) estaba compuesto por R. González (quien posteriormente se unió al equipo de reconocimiento de J. P. Courau) y una estudiante guatemalteca, Anaité Galeotti. Este debía estudiar el conjunto B: centro ceremonial y grupo de habitación B’. Seguidamente, R. Hill debió también tomar a su cargo el grupo de habitación C’.

  • el cuarto equipo, al Sur del río, estaba dirigido por M. A. Bailey asistido por Efraín Peralta, y debía dedicarse a la excavación de los dos grupos ceremoniales C-Sur y C-Norte.

4Nuestro programa de trabajo fue el siguiente:

5– con respecto a los grupos ceremoniales, todas las estructuras debían ser excavadas (en la medida de lo posible). El trabajo se desarrollaría generalmente conforme a 4 fases:

  1. la limpieza completa (base, muros, escaleras) para permitir el estudio de la arquitectura;

  2. la limpieza minuciosa de la plataforma, a manera de descubrir los detalles de la organización interior (suelos, fogones, bancos, altar…) y los vestigios de la última ocupación;

  3. el estudio, por medio de un sondeo central, y eventualmente de sondeos laterales, en la plataforma, de las técnicas de construcción y de las superposiciones, indicando diversas fases de ocupación;

  4. eventualmente, la búsqueda de tumbas, sepulturas y caches (escondites), generalmente por una trinchera axial.

6Este último punto debía resultar irrealizable dada la naturaleza del relleno de los montículos, por regla general formado de enormes piedras redondeadas sumamente inestables. La excavación habría provocado destrucciones irremediables que queríamos evitar. Sin embargo, las tumbas son escasas en los sitios protohistóricos tales como Cauinal, y las sepulturas (en urnas o en la tierra misma) se encuentran casi siempre dispuestas al exterior de los muros de contención. Pienso por lo tanto que, a pesar de esta laguna, los datos recolectados nos dan una visión bastante completa de las prácticas funerarias de Cauinal.

7– Con respecto a los grupos de vivienda, no se trataba de excavar todas las estructuras: existen varios centenares de ellas. Los encargados, M. F. Fauvet-Berthelot y R. Hill, debían intentar limpiar todas las plataformas para poder levantar un plano completo del grupo, que permitiera un estudio de la organización, y seleccionar a continuación las estructuras o los conjuntos de estructuras más interesantes o mejor conservados, para una excavación completa. Este programa pudo realizarse para los grupos A’ y B’. En el grupo C’, las plataformas de vivienda están recubiertas de un depósito aluvial que puede alcanzar varios metros. Sólo la zona que se extiende entre los dos centros ceremoniales y el río ha podido excavarse completamente; hacia el Sur y el Este, una red de trincheras paralelas a la pendiente, ha permitido confirmar la hipótesis de un hábitat denso, organizado sobre el mismo modelo y sobre toda la extensión de la terraza.

8En los capítulos siguientes, el responsable de cada equipo habrá de describir el desarrollo y los resultados del trabajo efectuado por el grupo a su cargo. Desafortunadamente, la dispersión de los equipos a partir de mayo de 1979 ha imposibilitado organizar reuniones de trabajo, en el curso de las cuales, estos resultados habrían podido ser analizados y confrontados, en vista a la elaboración de una síntesis establecida en común y válida para el conjunto del sitio. Esto se hizo sentir particularmente en los dos estudios sobre las viviendas, donde cada uno de los investigadores llegó a una clasificación de los tipos de estructuras que pudo haber sido útil armonizar. Sin embargo, no parece sin interés dejar que se expresen algunas divergencias, tanto en la forma de abordar los problemas como en los métodos utilizados para resolverlos y en las conclusiones que se estime en derecho de sacar. Si ellas reflejan en parte la personalidad de cada autor, también deben dar cuenta de algunas realidades concretas, a saber, las innegables diferencias entre los grupos y la diversidad de interpretaciones que se pueden sacar en el estado actual de nuestro conocimiento del sitio.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2021

Licence OpenEdition Books

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search