Version classiqueVersion mobile

De vacas y rancheros

 | 
Pierre-François Baisnée

Conclusión (1982)

Texte intégral

1Después de un proceso de intensificación lechera, la economía agrícola de la pequeña región de San José se encuentra en un momento de cambio, marcado por una crisis tanto agrícola como demográfica.

2La agricultura está subordinada al ganado lechero, el cual dirige su producción a una industria local relativamente frágil.

3Se encuentran por un lado los pequeños productores, ejidatarios o propietarios cuya viabilidad económica combina los valores de autosubsistencia con los de rentabilidad. Tienen un papel importante las actividades complementarias de la agricultura y de la ganadería, el trabajo asalariado ocasional y la recolección de productos naturales. Por otra parte, se empieza a diferenciar, entre los “ganaderos de avanzada”, un grupo de ganaderos que, a menudo por falta de tierras, regresa a una forma de crianza de ganado más extensiva.

4Se observa una transferencia de valores por la vía de los intercambios desiguales entre los pequeños productores y los ganaderos, y luego, entre el conjunto del sector agrícola y las industrias locales. Pero de todos modos, resulta esencial para la región la permanencia del ganado lechero.

5Si examinamos rápidamente la producción lechera nacional, podremos comprender la importancia de formas de producción como las que existen en San José. Notemos primero que el 40 % de la población mexicana no consume leche; el mexicano medio, por su parte, dedica un 15 % de su presupuesto alimenticio a los productos lácteos. Este consumo, en los últimos años, se ha propiciado y el sam proyecto alcanzar la autosuficiencia en este dominio antes de 1990. En 1981 el 12 % de las vacas lecheras proveen el 57 % de la producción de leche. Se trata de rebaños seleccionados, estabulados, localizados sobre todo en el norte del país, y que funcionan siguiendo el criterio de lo que ciertos autores han llamado la revolución blanca, en analogía con la revolución verde. Este tipo de ganado, gran consumidor de forraje y de alimentos concentrados, refuerza la dependencia alimenticia de México y acarrea la desestructuración de las sociedades rurales.

6Los sistemas de semiestabulación y de libre pastoreo (20 % y 67.5 % del ganado, respectivamente) producen el 16.2 % y el 25.8% de leche, y se presentan fundamentalmente en las zonas templadas y en las zonas tropicales abiertas al ganado. Estos sistemas, que son recientes, resultan bastante destructivos. El desarrollo de estos dos tipos de ganadería, en las zonas que no poseen otras posibilidades, constituye una alternativa económicamente viable para criaderos muy tecnificados y productivos, pero es socialmente muy costosa. Es el resultado de alentar la utilización de forrajes y de mantener una política de precios apropiados.

7Integrada económicamente, la región de San José tiene un futuro que depende de decisiones nacionales. En conclusión, podemos señalar algunos problemas locales esenciales e indicar algunas orientaciones que parecen deseables.

8En lo que concierne a las industrias locales, la política de las empresas multinacionales será, sin duda, decisiva a largo plazo. En todo caso, será necesario solicitar créditos para modificar los procedimientos de fabricación y mejorar la calidad y la diversificación.

9El mejoramiento de los pastizales y el desarrollo de los cultivos forrajeros son prioritarios para el ganado. La escuela tecnológica, en este sentido, puede continuar desarrollando sus investigaciones: experimentación en fertilización y siembra de los pastizales, rotación más intensa de los animales, experimentación con gramíneas y leguminosas.

10Por otra parte, el espacio podría ser utilizado de mejor manera: las tierras irrigadas, sin duda, serían de más provecho para la región si estuvieran sembradas de cultivos forrajeros en vez de cultivos comerciales.

11Numerosas tierras cultivables sirven como pastizales (según una lógica que ya hemos analizado). Tierras mecanizables mediante mejoras del terreno, son abandonadas tal cual porque a menudo los propietarios temen una expropiación.

12Por ahí se llega a los problemas de fondo: política de la tierra, política de los precios agrícolas. Finalmente, de su solución depende, en gran medida, el futuro de la región y de sus habitantes.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1989

Licence OpenEdition Books

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search