Version classiqueVersion mobile

De vacas y rancheros

 | 
Pierre-François Baisnée

Cuarta Parte. El desarrollo de las actividades agroalimentarias y paraagricolas: fabricas y pasturerias

Capítulo XII. En las primeras etapas de la producción lechera: las pasturerías

Texte intégral

1Dependientes de las fábricas establecidas en las últimas etapas de la producción, los talleres de alimentos concentrados se desarrollaron en los primeros niveles de la producción agrícola al ritmo de la intensificación lechera. Y ahora coexisten con los concesionarios de las grandes marcas de alimentos para ganado.

2Consecuencia del mejoramiento del ganado, del aumento del número de reses y, más tarde, al final de los años 60, de la práctica de una segunda ordeña cada día, la introducción de alimentos concentrados comienza hacia 1935, cuando Abraham González Flores empezó a vender (a 10 o 15 centavos el kg) pasta de coco, de sésamo y de cacahuate.

3Con la construcción de la carretera (1941), la utilización de los subproductos de las aceiteras se expande en San José. En 1958 se cuenta con tres pasturerías importantes. Hacia 1960 se comienzan a fabricar las mezclas (“revolturas”), cuya fórmula se establece de manera empírica en función de las materias primas disponibles. Luego, las grandes marcas de alimento para ganado se instalan en San José: hacia 1965, Purina propone la distribución de sus productos en el pueblo a Bernardo González Cárdenas, quien instala un almacén en una bodega de su granja.

4Hacia 1975, José López Haro llega a ser concesionario de alimentos Tor y después de Api-Aba (Anderson-Clayton). Finalmente, Antonio Villanueva distribuye los productos Albamex y Albal de Occidente desde 1982, además de sus propias revolturas. Pero las bajas cuotas de entregas impuestas a los distribuidores y la menor del norte que a menudo se benefician con ventas subvencionadas de materias primas, y a la competencia de otros queseros de la región; por otra parte, existe el problema de la estructura misma de su industria. “El éxito de la industria local ha sido el queso relleno. Pero al aceite que sirve para fabricar grasa vegetal le ponen el precio los Estados Unidos. Va a ser incosteable producir queso relleno, y nos veremos obligados a producir quesos completos, para los cuales la demanda es escasa”, predice un industrial de San José. Otro está decidido a reorientar su producción hacia quesos de tipo más fino (“porque es la única manera”), tales como el Cotija, el Manchego o el Oaxaca. Este mismo industrial hace notar: “El mercado ha venido respondiendo a ese tipo de queso ya en los últimos años”.

5El porvenir de la industria quesera regional pasa por la conservación de los mercados de provincia y también, tal vez, por una modificación de los procedimientos de fabricación, de manera que la dependencia de los productos importados sea menos fuerte. Se plantea aquí un problema de calidad y de tecnicidad de la producción, problema que el taller de quesería de la escuela preparatoria podría ayudar a resolver, funcionando como centro de experimentación para la fabricación de nuevos productos.

6La falta de fuentes de financiamiento constituye otra dificultad para una eventual reestructuración de las industrias.

7La Agropecuaria Industrial, además de que abre un nuevo espacio productivo industrial, podría orientar su producción hacia productos substitutivos de las materias primas importadas.

8La prosperidad o la decadencia futura de San José de Gracia depende, en buena medida, del último eslabón de la cadena de producción lechera.

Cuadro 37 – La fábrica Liconsa de Jiquilpan (1982)

Cuadro 37 – La fábrica Liconsa de Jiquilpan (1982)

9Si Liconsa es la única fábrica pasteurizadora de Michoacán, ella está, sin embargo, en competencia, en el estado de Jalisco, con Sello Rojo, La Vaquita, Padre San José, Alpura, Dehesa y con los distribuidores de leche cruda; competencia que se da tanto en el abastecimiento de leche como en su comercialización. Es significativo que después de haberse establecido a 37 km de San José, la fábrica haya debido abandonar la leche de la región a los queseros para tener que comprarla en los Altos de Jalisco.

El futuro de la industria lechera en San José

10Como se ve, tanto a causa de la política de especialización regional de la Nestlé, como de los precios oficiales, las fábricas de San José no sufrieron la competencia de Nestlé y Liconsa en cuanto al abastecimiento de leche.

11El problema con que se encuentran en 1982 los queseros de San José se debe, por una parte, a la competencia de los industriales

Table des illustrations

Titre Cuadro 37 – La fábrica Liconsa de Jiquilpan (1982)
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/8072/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 26k

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1989

Licence OpenEdition Books

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search