Version classiqueVersion mobile

Argelia

 | 
Pierre Bourdieu

Guerra y mutación social en Argelia

Texte intégral

1Las consecuencias sociológicas de la guerra se sitúan en dos órdenes muy diferentes que no hay que confundir: por una parte, las mutaciones sociológicas determinadas por el sólo hecho de que la guerra existe; por otra parte, las transformaciones y las conmociones acarreadas por la conducta misma de la guerra, por los choques culturales que ha provocado y por las medidas de orden político o militar que han sido tomadas para hacer frente a la situación de guerra.

2El primer tipo de transformaciones merece ser considerado en primer lugar. En efecto, la sola existencia de la guerra ha suscitado una transformación radical de la situación, es decir, del campo sociológico en el cual se realizan los comportamientos, al mismo tiempo que una mutación de la actitud de los individuos insertos en esa situación, respecto de la situación misma. Ése es sin duda, desde el punto de vista sociológico, el acontecimiento más importante que ha sobrevenido en Argelia después de ciento treinta años. Todo ocurre como si esta sociedad que, más o menos conscientemente, había elegido detenerse y encerrarse sobre sí, que oponía a toda intrusión de la novedad mil murallas invisibles e inexpugnables, se hubiera abierto bruscamente, se hubiera vuelto a poner en marcha repentinamente. ¿como interpretar esta suerte de mutación brusca y global, cuyos mil detallados rasgos testimonian?

3Es que la guerra constituye el primer cuestionamiento radical del sistema colonial y, lo que es más importante, el primer cuestionamiento que no fuera, como en otro tiempo, simbólico y, de un cierto modo, mágico, sino real y práctico. Se ha visto que muchos rasgos culturales, tales como el apego a ciertos detalles indumentarios (por ejemplo, el velo o el turbante), a cierto tipo de conductas, de creencias, de valores, podían aparecer como una manera de expresar, simbólicamente, es decir, a través de los comportamientos implícitamente investidos de la función de signos, el rechazo a adherir a la civilización occidental identificada con el orden colonial, la voluntad de permanecer en sí, de afirmar la diferencia radical e irreductible, de negar la negación de sí, de defender una personalidad amenazada y asediada. En la situación colonial, todo renunciamiento a esos rasgos culturales dotados de un valor de símbolos hubiera significado, objetivamente, el renunciamiento a sí y la obediencia aceptada a la otra civilización.

4El hecho sociológico esencial es, quizá, que la guerra, solamente por sí misma, constituye un lenguaje, que presta al pueblo una voz, y una voz que dice “no”. También, entre los miembros de la casta dominada y los miembros de la casta dominante, se interpone siempre otra presencia que Raymond Aron ha llamado en algún lugar, “el tercer hombre”. Desde entonces, el encanto del cara-a-cara se encuentra roto; la relación del dominante y del dominado no puede ejercerse más en su pureza esencial. La lógica de la humillación y del desprecio se encuentra quebrada.

5Desde el momento en que la negación radical está instalada en el corazón mismo del sistema, real, concreto, temible, capaz de preocupar a la gran Francia, capaz de determinar la inquietud y la angustia de los europeos hasta entonces seguros e inquebrantables, capaz de provocar crisis ministeriales, debates en las Naciones Unidas, programas, conferencias y discursos, visitas de ministros y de observadores extranjeros, desde el momento en que el mundo entero se encuentra coaccionado a reconocer la existencia de esta negación, todas las negaciones mágicas y los rechazos simbólicos pierden una gran parte de su función y de su significación.

6Así, cada argelino puede asumirse y asumir los préstamos profundos que ha tomado de la civilización occidental, puede incluso confesar y confesarse, como me decía uno de ellos con una sonrisa, que esta “integrado”; puede proclamar, sin caer en contradicciones, que adhiere a los valores de la civilización occidental e incluso a su estilo de vida; puede incluso negar, sin negarse, una parte de su propia herencia cultural. La negación queda, permanente e inalterable. El tradicionalismo colonial revestía, esencialmente, una función simbólica: jugaba el rol, objetivamente, de un lenguaje de rechazo. Por el hecho de que la negación existe, en las cosas mismas, negación que constituye la suma de todos los rechazos individuales, la innovación aportada por occidente puede ser recibida sin que la aceptación exprese la obediencia.

7Los renunciamientos más manifiestos, y también los más espectaculares, son quizás los que conciernen a las tradiciones investidas de un valor esencialmente simbólico, tal como llevar el velo o el turbante. En efecto, a la función tradicional del velo, venía a agregarse, como en sobreimpresión, una función nueva, en referencia al contexto colonial. Sin llevar muy lejos el análisis, puede verse, en efecto, que el velo es ante todo una defensa de la intimidad y una protección contra la intrusión. Y, confusamente, los europeos lo han percibido siempre como tal. Al llevar el velo, la mujer argelina crea una situación de no-reciprocidad; como un jugador desleal, ella ve sin ser vista, sin dejarse ver. Y es toda la sociedad dominada que, a través del velo, rechaza la reciprocidad, que ve, que observa, que penetra, sin dejarse ver, observar, penetrar. Es frecuente escuchar en boca de los europeos proclamaciones indignadas contra esta suerte de deslealtad, ese rechazo a jugar el juego, que hace que los argelinos tengan acceso a la intimidad de los europeos mientras que prohíben todo acceso a su propia intimidad. El velo puede, pues, ser considerado como el símbolo del cierre sobre sí. Ahora bien, en el curso de los últimos años, se observa, entre las jóvenes esposas y las jóvenes hijas, una tendencia muy marcada al abandono del velo, con una disminución y una regresión en el momento del 13 de mayo [1958] –llevar el velo retomaba entonces su sentido de negación simbólica, y su abandono podía ser entonces aprehendido, objetivamente, como signo de obediencia– y, actualmente, una reanudación muy neta del movimiento, observable incluso en las campañas. Esta transformación global de la actitud aparece también en otros dominios. Ciertas instituciones eran, con razón o sin ella, confusamente aprehendidas por los miembros de la casta dominada como solidarias de la situación colonial y de hecho recibidas con mil reticencias. Así, por ejemplo, la enseñanza de la medicina. La relación entre el enfermo y el médico, entre el alumno y el maestro, se ejercía en el marco de la situación colonial y tomaba de ella su sentido. Las prescripciones del médico y las enseñanzas del maestro o del instructor podían ser intuitivamente sentidas (sin que los fundamentos de ese sentimiento afloraran necesariamente a la conciencia) como tantos esfuerzos para imponer las normas de una civilización extranjera.

  • 1 Un sondeo efectuado en una biblioteca de los alrededores de Argelia ha mostrado que los adultos le (...)

8Las resistencias y las reticencias han hecho lugar, desde hace algunos años, a una extraordinaria sed de instrucción, que el ingreso escolar ha dado la ocasión de observar y que aparece en otros mil signos.1 A pesar del importante esfuerzo que ha sido llevado a cabo para multiplicar las clases y los maestros, el número de niños que no han podido encontrar lugar en las escuelas permanece, uno lo sabe, considerable. Y todos los maestros, sobre todo en las ciudades, han sufrido la embestida y el asedio de los padres que venían a exigir la inscripción de sus hijos. La instrucción de las niñas, ocasión, hasta una fecha reciente, de las más fuertes resistencias, constituye actualmente el objeto de un profundo interés, al igual que la instrucción de los varones.

  • 2 También es verdadero lo recíproco. Muchos europeos de Argelia me han dicho cuánto se han asombrado (...)

9Pero el hecho esencial es, quizá, que lo que era resistido hasta entonces como una coacción impuesta o como un don gracioso, es actualmente reclamado como un deber. Esto aparece con evidencia, a través del comportamiento de los padres que vienen a pedir la inscripción de sus hijos en los registros escolares o incluso, de esas mujeres que se presentan, cada mañana, en la puerta de los centros sociales. La actitud del mendigo que viene a solicitar humildemente un don benéfico, ha hecho lugar a una disposición de espíritu reivindicativo y seguro que conduce a reclamar como deberes los cuidados y servicios. La actitud de sumisión devota estaba ligada, confusamente, a una actitud de dimisión motivada por el sentimiento, confesado o inconfesado, de que el europeo era inimitable e inigualable, sea en derecho, sea de hecho. Los miembros de la casta dominada han podido admitir a veces, si no en sus conciencias y en sus voluntades, al menos en sus actitudes, que las diferencias de estatus traducían diferencias de naturaleza. ¿No es natural, cuando el orden social es tal que, para el individuo de la casta dominada, la experiencia de la relación con el superior, se trate del patrón, del médico, del maestro de escuela o del policía, se superpone y se confunde con la experiencia de la relación con el europeo?2 En consecuencia, el argelino tiende a componerse un personaje de árabe-para-el-francés. El que va a solicitar un empleo a un francés, sabe que es necesario expresarse de una cierta manera, que es necesario llegar a tiempo, que es necesario asegurar un cierto rendimiento, y así sucesivamente. El europeo no aprehende de él más que esa mascara y ese rol. Ocurre con frecuencia que esta actitud sea torpe y forzada, que el argelino lleve su personaje como un traje de mal corte y que dé lugar, por la preocupación de ser irreprochable y conforme a lo que se espera de él, a la acusación de disimulación o de falsedad. Un ejemplo bastará para ilustrar este análisis: en una casa francesa, el hijo de la empleada doméstica argelina es recibido un día como invitado; durante toda la duración de la comida, la madre se comporta como empleada doméstica, silenciosa, activa, solicita. En el momento del café, es invitada a sentarse entre los anfitriones. De golpe, ella cambia totalmente de actitud, a la manera de un actor contenido entre bastidores. Aparece plena de dignidad y de distinción; participa en la conversación; todo en ella se ha transformado, hasta su manera de sentarse en la silla, de sostener la cabeza o de sonreír.

10La actitud de protección abusiva que conduce a desposeer a una sociedad de la preocupación y de la responsabilidad de su propio destino, tiende a desarrollar en ella una actitud de dimisión resignada, de repliegue sobre sí y de indiferencia respecto a su propio destino. También la política paternalista de asistencia tiene por efecto, en el mejor de los casos, ubicar a quienes son su objeto en la posición de niños irresponsables e inconscientes, desprendidos de toda inquietud concerniente a su propia suerte y, al mismo tiempo, indiferentes, o si se quiere ingratos, respecto de aquellos que “tanto hacen por ellos”.

  • 3 La Femme musulmane, Argel, 1958.

11Aún más, la guerra ha cambiado muchas cosas. En efecto, ha proporcionado a ese pueblo, largo tiempo mantenido a raya, la ocasión de aparecer y de aparecerse como adulto, consciente y responsable; le ha permitido también formarse la experiencia de la disciplina libremente asumida, en resumen, de la autonomía. Se sabe, por ejemplo, que los repudios eran extremadamente frecuentes en Argelia y, según un folleto oficial, “es en ese dominio que la intervención de una medida de autoridad sería saludable, pues no parece que los musulmanes estén, al menos por el momento, muy dispuestos a renunciar a ese privilegio”.3 Ahora bien, ha bastado que, en diversas regiones de Argelia, el Ejército de Liberación Nacional decretara directivas precisas, para que se pudiera observar una regresión muy neta del número de repudios. En otros dominios, la autonomía del Ejército de Liberación ha podido realizar en unos días lo que ciento treinta años de “acción civilizadora” no habían podido hacer. Se cuenta que en diversos sitios, procesos que arrastraban desde años, poniendo ambas partes en ello cierta complacencia, pudieron ser regulados en algunos minutos por el arbitraje de los combatientes del Ejército de Liberación Nacional. La experiencia de una disciplina libremente consentida por argelinos para argelinos en nombre del interés común, ha hecho caer muchas otras resistencias consideradas comúnmente como insuperables.

12Pero, hecho importante, la mayor parte de las disciplinas así impuestas eran en todo punto idénticas en su contenido a las que la administración francesa se había esforzado siempre en hacer respetar. El Ejército de Liberación Nacional recauda los impuestos, controla el estado civil, abre escuelas a veces, etc. De igual modo, las técnicas introducidas son propiamente occidentales, ya se trate de las técnicas medicinales, sanitarias, jurídicas o administrativas. así, retomando por su cuenta a instituciones y técnicas que, para la conciencia popular, aparecían como indisociables del sistema colonial y que, por esta razón, suscitaban actitudes ambivalentes, imponiendo consignas y directivas análogas en su contenido y en su formulación a las que hubiera podido decretar la administración francesa, el Frente de Liberación Nacional parece haber roto el lazo intuitivamente sentido que unía a esas instituciones y a esas técnicas con el sistema de dominación colonial. Solo por ese hecho, ellas se han encontrado afectadas por un cambio de signo.

13En razón del cambio de contexto, la relación entre los miembros de la casta dominante y los miembros de la casta dominada se encontró también modificada. La guerra ha revelado a cada uno que la situación de dominante puede ser cuestionada y, al mismo tiempo, la situación de dominado. Con el principio de la guerra, la descolonización ha comenzado ya.

14La guerra era, en primer lugar, como una aventura por episodios, vivida por cada argelino día a día y en el horizonte de su pueblo. Poco a poco, mediante los intercambios de informaciones, a través de la confrontación de las experiencias, cada uno viene a saber que los mismos acontecimientos se producen en diferentes lugares. El sentimiento de estar comprometido en una aventura común, de sufrir una suerte común, de compartir las mismas preocupaciones, de afrontar los mismos adversarios, ha determinado un ensanchamiento del espacio social; el pueblo replegado sobre sí, microcosmos cerrado en el que vivía el campesino, se ha abierto; el sentimiento de solidaridad se ha extendido hasta los límites de Argelia. Esta solidaridad, profundamente experimentada, se expresa a través de mil conductas: los usureros han prácticamente desaparecido, ya sea porque hubiesen sido objeto de sanciones muy populares, ya sea porque, en nombre de ese sentimiento nuevo, se otorguen préstamos sin interés; reclamar una deuda contraída an tes de 1954 es considerado como deshonroso; cuando sobreviene una disputa basta, la mayor parte de las veces, con que un mediador se interponga, invocando la solidaridad de todos los argelinos, para que cese el conflicto. La fraternidad era experimentada antaño como el hecho de pertenecer, de manera real o ficticia, a la misma unidad social (más o menos amplia) o bien a la misma religión. En la actualidad, el término fraternidad tiende a devenir sinónimo de solidaridad nacional y pierde toda coloración étnica o religiosa.

15Así, la guerra, por su sola existencia y por la toma de conciencia que ha suscitado, bastó para determinar una verdadera mutación sociológica. A este fenómeno global, vienen a agregarse las perturbaciones y las conmociones que son las consecuencias directas e inmediatas de la conducta de la guerra y entre las cuales se pueden señalar, por orden de importancia, los fenómenos de migración interior, voluntaria o forzosa, la inseguridad generalizada, las medidas tomadas por la administración y el ejército, en fin, la intensificación considerable del contagio cultural.

  • 4 Se establecen acuerdos entre los refugiados y los antiguos habitantes del pueblo, por ejemplo, en (...)

16El pueblo argelino conoce en la actualidad una verdadera diáspora. Los desplazamientos de poblaciones, forzados o voluntarios, han tomado proporciones gigantescas. Según estimaciones, el número de personas desplazadas se sitúa entre un millón y un millón quinientos mil, siendo esta última cifra la más próxima a la realidad. Se puede admitir, sin riesgo de error, que un argelino de cada cuatro vive fuera de su residencia habitual. Los fenómenos de migración interna son, en realidad, muy complejos, y toman formas muy diversas. De tal manera, los reagrupamientos no constituyen más que un aspecto de ellos. Es frecuente, por ejemplo, que los pueblos abandonados por sus habitantes que han partido a la ciudad, sean ocupados por gente que viene de regiones menos calmas o más miserables,4 sobre todo en Gran Kabilia y en pequeña Kabilia.

17La migración interna toma también la forma del éxodo hacia las ciudades, que se muestran a los campesinos como un refugio contra la miseria y la inseguridad. “Esto es el paraíso –se escucha decir con frecuencia en Argel– Usted está fuera de la tempestad”. La gente que trabaja en Francia, con frecuencia hace ir a su familia a una ciudad, a lo de un hermano o un pariente, cuando no pueden hacerla llegar a Francia. A veces, toman algunos días de vacaciones y ellos mismos van a buscarla. Los suburbios no dejan de incrementarse. Los antiguos habitantes de Casbah que han podido reubicarse en otra parte para huir de los controles y de las persecuciones, son reemplazados por la muchedumbre de campesinos que se amontona en condiciones inverosímiles.

18Por otra parte, es conocida la situación miserable de la mayor parte de las poblaciones reagrupadas. Muchos centros de reagrupamiento no son otra cosa, para emplear una expresión tomada de un estudio oficial, que “hogares de miseria” o, si se prefiere suburbios rurales. Según este estudio, en efecto, todo indica que el tercio de los reagrupamientos son viables; en ese caso, los reagrupados tienen acceso a sus tierras o bien disponen de tierras concedidas; el problema de la subsistencia no se plantea y el habitat es adecuado. Se puede concluir que en los otros dos tercios, el problema de la subsistencia se plantea, y se plantea de modo particularmente grave en los reagrupamientos (un tercio) llevados a cabo para responder a imperativos operacionales y “destinados a desaparecer en cuanto la seguridad se encontrara reestablecida”.

19El simple hecho del cambio de residencia –que tome la forma de un reagrupamiento, de una partida para la ciudad, o para Francia– está destinado a determinar una mutación global de la actitud respecto del mundo; el hecho de vivir en un entorno nuevo acarrea una ruptura con la tradición, ruptura que se encuentra acabada, en la mayor parte de los casos, por la imposibilidad, experimentada como provisoria o como definitiva, de volver a la residencia habitual. Puede verse mediante el análisis de un caso: se trata de una mujer de aproximadamente sesenta años que habitaba la ciudad desde los catorce años, y que no había dejado de tener relaciones estrechas con su pueblo de origen (pequeña Kabilia) a donde volvía a cada año para pasar algunos meses. En 1955, el retorno al pueblo se vuelve imposible. Esta ruptura definitiva de los lazos con el medio familiar y tradicional, ruptura que una estadía de cincuenta años en la ciudad no había podido operar totalmente, acarrea un cambio global de la actitud respecto del mundo, y particularmente respecto de las técnicas occidentales. Mientras que antes ella se contentaba con hacer los trabajos fuertes, con exclusión de los trabajos de técnica europea, ahora se ha puesto a planchar y a tejer. Antaño, jamás hubiera probado un plato que no conociera. No escuchaba la radio y no se interesaba nada por los acontecimientos políticos. En resumen, todo ocurre como si la toma de conciencia de la ruptura (más que la ruptura propiamente dicha) hubiera hecho surgir en ella el sentimiento de tener que adaptarse a un mundo nuevo frente al cual, hasta entonces, podía permanecer extraña.

20El hombre comunitario deja lugar al hombre gregario, desarraigado, arrancado de las unidades orgánicas y espirituales en las cuales y por las cuales existía, separado de su grupo y de su terruño, ubicado frecuentemente en una situación material tal que incluso no sabría recordar el antiguo ideal de honor y de dignidad. La guerra y sus secuelas, los reagrupamientos de poblaciones y el éxodo rural, no hacen sino precipitar y reforzar el movimiento de desagregación cultural que el contacto de civilizaciones y la situación colonial habían desencadenado. Más, este movimiento se extiende esta vez al dominio que se había encontrado relativamente protegido porque había permanecido al abrigo, parcialmente, de las empresas de colonización y porque las pequeñas comunidades rurales, replegadas sobre sí mismas en la fidelidad obstinada a su pasado y a su tradición, habían podido salvaguardar los rasgos esenciales de una civilización de la cual, en adelante, no se podrá hablar más sino en pasado. Una nebulosa de pequeñas comunidades, fuertemente estructuradas, hace lugar a un conjunto de partículas individuales, sin ataduras ni raíces. Los antiguos valores de honor se derrumban al contacto con las crueldades y las atrocidades de la guerra. Un viejo kabil decía: "No es un hombre quien, al finalizar todo esto, podrá decir, yo soy un hombre". La imagen ideal de sí y los valores que le están asociados son expuestos a la prueba más cruel. Están las violaciones y los raptos de mujeres; están las escenas en el curso de las cuales el marido es interrogado y empujado o abofeteado en presencia de las mujeres. Me contaban que, en una ciudad de Gran Kabilia, los militares van a acompañar a las mujeres a la fuente que se encuentra un poco al exterior de la aglomeración, a fin de protegerlas. A la vuelta, algunas de ellas van a beber el café con ellos o los invitan. “El joven militar viene a la casa. El viejo, defensor del honor, que ha recibido del exilado el encargo de velar por su mujer o su hija, sabe que no puede decir nada. Sufre y se calla en el rincón. Un día, el militar aporta para córner. El toma su parte y se calla. Esta arruinado”.

21Como una máquina infernal, la guerra hace tabula rasa de las realidades sociológicas; machaca, tritura y dispersa las comunidades tradicionales, pueblo, clan o familia. Miles de hombres adultos están en el monte, en los campos de concentración, en prisión, o refugiados en Túnez y en Marruecos; otros han partido hacia las ciudades de Argelia o de Francia, dejando a su familia en el pueblo o en centras de reagrupamiento, otros están en el ejército francés; otros están muertos o desaparecidos. No son más que familias dispersas y desgarradas. Regiones enteras, en Kabilia por ejemplo, están vacías de hombres. En una clínica sostenida por religiosas, cerca de Chabel el-Ameur, no se hacen partos desde hace varios meses.

22Se asiste a una mutación de la relación de hecho entre el hombre y la mujer. Muchas mujeres, y no solamente las viudas, se encuentran investidas de responsabilidades y de tareas que hasta entonces incumbían al marido. Muy frecuentemente, la mujer debe asegurar la subsistencia de la familia, aun cuando ella recibe la ayuda de un hermano o de un tío. Su espacio de vida, hasta entonces extremadamente reducido, se encuentra ampliado. Se desplaza en la ciudad europea, entra en las grandes tiendas, toma el tren para ir a visitar a su marido o a un hermano, realiza gestiones, cumple con las formalidades administrativas. De su universo cerrado y secreto, hace irrupción en el espacio abierto, antaño dejado a los hombres. Comprometida en la guerra, sea directamente, sea indirectamente, sea como actor, sea como víctima, llevada por la fuerza de las cosas a asumir un rol nuevo. La argelina, mujer casada o muchacha, ha adquirido, en el curso de los últimos años, una mayor autonomía. El estallido del bloque familiar conduce a cada miembro del grupo a tomar conciencia de su personalidad, al mismo tiempo que de sus responsabilidades. Las jóvenes citadinas escapan a los controles tradicionales y a la presión de la opinión, fundamento esencial del orden de las comunidades aldeanas. Además, resulta que la ausencia del padre las deja enteramente libradas a sí mismas. Muchas jóvenes, sobre todo en las ciudades, están hoy en la situación de aquellos que los kabiles llaman “el hijo de la viuda” (aun cuando todavía tienen a su padre), es decir, sin pasado, sin tradiciones, sin ideal de si, abandonados a sí mismos. La autoridad del padre, aunque muy viva aún, se encuentra frecuentemente alterada. No es más aprehendida como el fundamento de todos los valores y el ordenador de todas las cosas. Es que la mayor parte de la gente joven y de las mujeres jóvenes se adhieren a un nuevo sistema de valores en nombre del cual las tradiciones se encuentran cuestionadas.

23Esto es verdad sobre todo entre los jóvenes de quince a veinte años: formados en la guerra, habitados por el radicalismo propio del adolescente, vueltos hacia el futuro e ignorando todo de un pasado en el cual los más ancianos –hagan lo que hicieren– están enraizados, ellos están frecuentemente animados de un espíritu de revuelta y de un negativismo que a veces los separan de sus hermanos mayores. Y el cisma psicológico entre las generaciones esta frecuentemente agravado por la separación de hecho. El mantenimiento de la tradición suponía el contacto continuo de las generaciones sucesivas y el respeto reverencial para con los ancianos. En las comunidades aldeanas, la influencia de los ancianos se prolongaba incluso más allá de la infancia, y el adulto continuaba sometiéndose a la autoridad de su padre, tanto tiempo como viviera a su lado. Con la dispersión de la familia, es la continuidad misma de la tradición la que se encuentra fundamentalmente comprometida.

24Así, junto a otras influencias tales como la de la educación que refuerza la presión de los jóvenes y su deseo de emancipación, o del contagio cultural que tiende a oponer el estilo de vida y el sistema de valores de las diferentes generaciones, la guerra ha conmocionado el sistema de las relaciones que se establecen entre los miembros de la familia argelina. La familia desgarrada esta a un paso de ser una familia desagregada si no encuentra un nuevo equilibrio. Que los efectos de la guerra hayan podido alcanzar tan fuertemente a la sociedad argelina y a su corazón mismo, prueba hasta qué punto el cuestionamiento provocado por la guerra es radical y brutal.

25“Estamos en el Siglo xiv...”. Siglo del fin del mundo donde todo lo que era la regla deviene la excepción, y todo lo que era defendido, permitido. Los hijos no respetan más a los padres, la mujer va al mercado, y así sucesivamente. La conciencia popular expresa así la experiencia de un universo invertido donde todo va a contrapelo: ve en el desorden y el caos que la rodea el mundo del fin, anunciador del fin del mundo. Pero el fin de ese mundo es también vivido como el anuncio de un mundo nuevo.

26La sociedad argelina sufre una conmoción tan radical como es posible. No hay dominio que esté protegido. Los pilares del orden tradicional han sido estremecidos o derribados por la situación colonial y la guerra. La burguesía urbana ha sido desagregada; los valores que encarnaba han sido arrastrados por la irrupción de las ideologías nuevas. Los grandes feudos, frecuentemente comprometidos por el apoyo que otorgaban a la administración colonial y asociados por ello, para el pueblo, al sistema de opresión, han perdido, la mayoría de las veces, su potencia material y su autoridad espiritual. La masa rural que oponía un conservadurismo obstinado a las innovaciones propuestas por occidente se ha encontrado arrastrada en el torbellino de la violencia que hace tabula rasa del pasado. El Islam mismo, por haber sido utilizado, más o menos conscientemente, como una ideología revolucionaria, ha cambiado progresivamente de significación y de función. En resumen, la guerra, en razón de su naturaleza, de su duración y de su amplitud, ha determinado una revolución radical. Se puede augurar que la paz retomada dejará descubrir una Argelia completamente diferente de la Argelia en la cual la guerra ha comenzado, una Argelia profundamente revolucionaria porque profundamente revolucionada.

27Hacer un análisis sociológico de las consecuencias de la guerra, no es solamente establecer la constatación de las ruinas y el inventario de los escombros. En efecto, la mutación radical que hoy tiene lugar en Argelia, no presenta solamente aspectos negativos. La lección de los hechos proporciona los elementos de una política capaz de transformar en algo bueno esta experiencia catastrófica de cirugía social. Parece que –contrariamente a lo que siempre se había afirmado– todo es posible en Argelia, a condición de que esas masas, que la situación colonial y la guerra hacen surgir destruyendo los conjuntos comunitarios en los cuales estaban enraizados, puedan, en total libertad y en plena responsabilidad, asumir su propio destino. Entones, el agregado de átomos desorientados y sacudidos dejara quizá el lugar a un nuevo tipo de unidad social fundada no más en la adhesión orgánica a los valores entregados por la tradición secular, sino en la participación activa, creadora y deliberada, en una obra común.

28Études méditerranéennes, 1960, pp. 25-37.

Notes

1 Un sondeo efectuado en una biblioteca de los alrededores de Argelia ha mostrado que los adultos leen mucho y, sobre todo, leen obras de alto contenido literario. La lectura de los periódicos franceses (Le monde., en particular) motivada originariamente por un deseo de información política, ha contribuido enormemente a desarrollar esta sed de instrucción, de la cual podría encontrarse, quizás, la llave en esta frase de un niño argelino referida por Robert Daveziès (Le Front, Éd. de Minuit): “Si Argelia es libre y yo no puedo leer, no sirve de nada”.

2 También es verdadero lo recíproco. Muchos europeos de Argelia me han dicho cuánto se han asombrado, durante su primer viaje a Francia, al ver a franceses trabajar como peones o barrenderos, o bien habitar tugurios “como arabes”.

3 La Femme musulmane, Argel, 1958.

4 Se establecen acuerdos entre los refugiados y los antiguos habitantes del pueblo, por ejemplo, en lo que concierne al reparto de las cosechas.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1996

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search