Version classiqueVersion mobile

Rescate Arqueológico en la cuenca del Río Chixoy 1

 | 
Alain Ichon

Capítulo IV. Excavaciones en el sitio de Cauinal

Texte intégral

1Nuestros trabajos en Cauinal empezaron en noviembre de 1978 con M. A. Bailey, dos agentes de vigilancia del IDAEH y 20 trabajadores de las aldeas de Chicruz y de Pasulup, encargados de efectuar la limpieza completa del sitio para facilitar el trabajo preliminar de levantamiento topográfico y las excavaciones posteriores.

2En enero de 1979, R. Hill II y R. González comenzaron el estudio del grupo B’, conjunto residencial que depende de uno de los tres grupos ceremoniales.

3En febrero, terminadas las excavaciones en Los Encuentros, todo el personal que participaba en la temporada fue reunido en Cauinal para emprender la excavación intensiva del sitio en ambas riberas del río Calá. En este trabajo, que terminó el 30 de abril, participaron 50 trabajadores de las mismas aldeas.

4Cuatro equipos fueron formados. Cada uno incluía un arqueólogo, un asistente, un inspector y un estudiante con una docena de obreros, y tenía a su cargo uno de los grandes conjuntos, sea ceremonial y residencial, sea únicamente residencial.

5El estudio fue dedicado esencialmente al Centro de Cauinal, que ocupa una curva del río Calá (o río Blanco) a 2. 5 km de su confluencia con el Chixoy. Pudimos constatar que varios sitios menores diseminados en ambas orillas del río Calá entre Chicruz y La Casa de Cundo, 2 km río arriba de Cauinal, eran dependencias del Centro. La ubicación de este último, poco adecuada para la defensa ya que está en el fondo del valle, nos incitó a buscar también la existencia de sitios ubicados en las alturas aledañas que hubieran podido servir como puestos de observación o reservas defensivas. Localizamos tres de ellos: Mocotorro, Talpetate y Pasulup (Fig. 39).

6El conjunto de estos sitios periféricos, a los cuales hay que añadir El Jocote, con su centro ceremonial y su juego de pelota a la orilla del río Chixoy, constituye lo que se podría llamar el “Gran Cauinal”, cuyos límites teóricos corresponden al mayor de los dos círculos concéntricos del mapa anexo. Más arriba en el Chixoy, el primer sitio contemporáneo de Cauinal es Cerro Verde, a 4 km en línea recta; luego se encuentran Chicuxtin, Chiventur, La Capilla de Chirramos, Chicalan. Río abajo al este de Chicruz, no hay ningún sitio del Postclásico tardío hasta Pueblo Viejo.

1 – El Centro de Cauinal (fig. 25)

7Las dos riberas del río Calá fueron ocupadas.

8En la ribera izquierda, en el interior del meandro formado por el río, la terraza más alta (unos 15 m sobre el nivel del río) se encuentra adosada a la colina de caliza dolomítica del cerro del Campamento. Este espacio plano fue aprovechado para instalar el grupo ceremonial principal A, y un grupo menor, B, al este. Cada uno de estos grupos tiene su conjunto residencial, totalmente separado por el primero, rodeando al segundo.

9En esta ribera, la terraza superior ha sido formada por el depósito fluvial de piedras y arenas gruesas, sobre el cual se asientan directamente las estructuras arqueológicas. La terraza baja, inundada en invierno, está separada de la terraza superior por un barranco de unos 10 m de altura que hizo necesaria la construcción de cinco grandes escalinatas para tener acceso al centro ceremonial. Toda la franja norte del sitio, al pie de la colina abrupta, está amenazada por el derrumbe de enormes bloques calizos, que en efecto han recubierto varias estructuras (fig. 26).

10Por el contrario, en la ribera derecha, la terraza, formada por depósitos arenosos de varios metros de grueso, sube suavemente hacia las laderas de tufo y de cenizas volcánicas recortadas por la erosión. Los depósitos recientes de arena acarreada hacia el río por las lluvias han recubierto todas las construcciones bajas formando el conjunto residencial: a nuestra llegada, solamente emergían las pirámides y las estructuras largas del grupo ceremonial C.

11El contraste geomorfológico entre las dos riberas tenía que cambiar las condiciones de la excavación al norte y al sur del río.

2 – El grupo A (fig. 27)

12El estudio del grupo ceremonial principal fue llevado a cabo por el equipo de A. Ichon, J. Cifuentes, F. Cruz y R. Grignon duró tres meses. El grupo A comprende dos partes:

  • al oeste, una plaza grande, de planta poligonal, limitada por 10 estructuras, todas orientadas hacia la pirámide principal y el altar situado en el centro de la plaza. Este conjunto adosado a la colina comunica con la terraza baja por las cinco escalinatas ya mencionadas; y con la zona residencial A por un estrecho pasaje entre las estr. A-10 y A-12.

  • al este, un conjunto menos definido contiene el juego de pelota, una estructura bastante elaborada (A-19) y una pequeña plataforma
    (A-18), delimitando un segundo patio abierto hacia el barranco (pero sin escalinata).

13Es posible que estos dos subconjuntos hayan formado un solo conjunto originalmente. Fue R. Hill II quien se encargó del estudio del subconjunto este, pegado al grupo B.

14Las 15 estructuras que constituyen el grupo A son de tipo muy variado. Distinguiremos, de lo más simple a lo más elaborado:

151/ Los sencillos muros de superestructura que cierran la plaza al oeste hacia la zona de viviendas, y en la esquina sureste hacia el barranco (estr. A-3 y A-8).

162/ Una plataforma larga y baja (A-4) quizás destinada a marcar el límite de la zona sagrada al visitante viniendo del sur por una de las grandes escalinatas.

173/ Dos pequeñas plataformas rectangulares (A-5 y A-9) que tienen el aspecto de subestructuras de viviendas. Al pie de cada una de ellas y en el centro de la fachada hacia la plaza, una piedra caliza más o menos esférica, no labrada, fue empotrada en un zócalo de estuco. Es difícil comprender el significado de tal dispositivo, que encontramos en otras ocho estructuras de los tres grupos ceremoniales, pero nunca en frente de las pirámides-templos.

18La esfera de la estr. A-5 presenta una particularidad: estaba enteramente estucada y se prolongaba hacia la plaza por una escultura en alto relieve que podría representar el busto de un personaje (las piernas han desaparecido) cuya cabeza sería la esfera. En realidad, esta escultura es muy tosca, pero su interpretación nos fue sugerida por la figura de estuco descubierta por A. L. Smith en Chutixtiox (1954: 16), en este caso un jaguar. Posteriormente, encontramos otros dos ejemplares de estas esculturas, una en el grupo B, la otra en Chicruz. La pequeña pirámide de este último sitio, en la confluencia de los ríos Chixoy y Calá, tiene un altar saliente en la base de la escalinata. R. González sacó a luz una escultura de estuco en excelente estado que probablemente representa un jaguar (falta la cabeza), extendido sobre el altar, la cola subiendo las primeras gradas de la escalinata (fig. 28).

194/ Dos subestructuras rectangulares alargadas (A-6 y A-7), bastante altas –3 m – y dotadas de tres escalinatas en las fachadas largas y una escalinata en las fachadas cortas (fig. 29). La plataforma servía de base a una superestructura parcialmente conservada: estos edificios alargados, que miden un promedio de 5 x 18 m, estaban hechos, uno con bloques de adobe, el otro con lajas de talpetate labradas; el techo era de paja o de cualquier otro material perecedero.

20Estos edificios, estucados como las subestructuras, se abrían ampliamente hacia la plaza por medio de cinco puertas delimitadas por pilares de piedra, cuya base muestra todavía huellas de pintura policroma. Esta orientación hacia la plaza comprueba el carácter no funcional de las escalinatas situadas en los otros tres lados.

21Un banco en forma de U, de unos 40 cm de alto, corre a lo largo de los tres muros interiores; se interrumpe en el centro y este vacío está ocupado por una especie de bloque un poco más alto que el banco. Tenemos la prueba que se trata de un altar: en dos ocasiones un incensario fue hallado in situ al pie del bloque.

22El material encontrado en el interior de los edificios y en los escombros exteriores es poco abundante y no ofrece ningún dato sobre la función posible de este tipo de estructuras, que seguramente no era residencial. Su organización interior sugiere más bien una función religiosa, o mejor dicho cívica (el altar no es más importante que el de las habitaciones comunes); eran sin duda lugares de reunión y de discusión, lo que Wallace (1977: 33) llama “council houses”, en donde los participantes no residían.

23La estr. A-19 del subconjunto este debe pertenecer a este tipo, al igual que las estr. C-3 y C-7 del grupo sur.

245/ La estr. A-10 puede ser considerada como una variación del mismo tipo: su superestructura, excepcionalmente bien preservada en su parte norte, es idéntica a las precedentes. Pero la plataforma se encuentra a 1 m sobre el nivel de la plaza, cosa que ha hecho innecesaria la construcción de escalinatas: una sola grada corre por los cuatro lados.

Fig. 25 – Plano general del Centro de Cauinal. Las estructuras ceremoniales están marcadas en negro, las zonas de viviendas en gris.

25A-10 tenía tal vez una función diferente de las estructuras de tipo 4 (a menos que haya sido utilizada tardíamente para fines poco ortodoxos): en ella encontramos las huellas de un fogón y una abundancia de fragmentos de vasijas domésticas. Un brazalete de metal (cobre con una delgada capa de oro) fue abandonado sobre el piso de estuco en la esquina noroeste del banco.

266/ La estr. A-12 (fig. 30) que cierra el lado norte de la plaza, no difiere fundamentalmente de las precedentes, sino por sus dimensiones: con más de 60 m de largo y 13. 50 m de ancho, es la estructura más grande de Cauinal. Pero no sobrepasa los 3 m de altura y la superestructura, hecha de adobe, tiene el mismo plano general: banco en U, bloque-altar, pilares en la entrada (8 en este caso).

27A-12 podría haber tenido múltiples funciones: inmensa “casa del consejo” (nimja en quiché) en donde se reunían para las sesiones más importantes los representantes de todos los linajes; escuela “superior” equivalente al calmecac mexicano, o almacén para las armas y los escudos.

28La pequeña estr. A-11 fue adosada tardíamente a uno de los extremos de la “casa grande”. Puede ser una dependencia doméstica de ésta: el corredor que la separa de A-10, la única vía de acceso a la plaza para quien viene de la zona de viviendas, es un basurero.

Fig. 26 El Centro de Cauinal, visto desde la loma al sur del río Calá.

29La estr. A-13 puede ser también considerada como una ampliación de A-12; aquí, la superestructura ocupa solamente una parte de la plataforma que se encuentra casi totalmente recubierta por los derrumbes.

307/ La estr. A-2, situada al este de la plaza, no tiene las dimensiones de la precedente; a pesar de ello, es importante también por su tamaño y su altura superior a 5 m. La “casa grande” A-12 es una ‘‘casa del consejo” extremadamente alargada para acoger más gente o cumplir funciones múltiples; en el caso de A-2, tenemos un tipo diferente de estructura, una “casa del consejo” desmesurada, respetando sin embargo las proporciones habituales entre largo, ancho y altura. Una explicación posible, aunque un poco simplista, de esta forma inhabitual es, como lo veremos más adelante, que A-2 sustituyó una pirámide-templo que hacía frente a la pirámide principal A-l. El plano general de la fig. 25 da la falsa impresión que las estr. A-l y A-2 son idénticas. Esta última, sin embargo, es realmente una variante del tipo “casa del consejo” por su superestructura. Las pinturas sobre estuco en la base de sus pilares, utilizando ocho colores, se encuentran particularmente bien conservadas.

31Hemos encontrado en la escalinata central las huellas de una construcción saliente que la dividía en tres partes iguales. Esta se derrumbó (la estructura se encuentra en muy mal estado), pero pensamos que se trata de un bloque central o de dos bloques superpuestos: único ejemplo, en Cauinal, de este rasgo arquitectural, más común durante el Clásico tardío.

32Debajo de la acera que rodea a la subestructura, cerca de la esquina noroeste, fueron descubiertas cuatro urnas de cremación. Dos de ellas contenían, además de los huesos quemados, una ofrenda sencilla: puntas o lascas de obsidiana, pequeña campana de cobre.

338/ La estr. A-1 (figs. 30 y 31) es la pirámide central, la más alta, que domina el grupo A y todo el sitio.

34Sobre la construcción masiva, formando seis cuerpos escalonados, fueron colocadas las escalinatas y sus alfardas en talud y tablero: tres escalinatas de 29 gradas daban acceso a la plataforma por el lado este. Las escalinatas de los otros lados eran decorativas (y también servían de contrafuertes) aunque el ancho de la plataforma permite circular alrededor y entre los dos templos.

Fig. 27 – Plano del grupo ceremonial A, el más importante.

Fig. 28 – Figura de estuco en alto relieve representando un jaguar. Sitio de Chicruz.

35La pirámide fue construida en dos fases y presenta dos niveles: el primero, a 8 m de altura, corresponde a la parte superior de los grandes tableros, sobre los cuales descansan las alfardas mucho más pequeñas del nivel superior. Al pie de la escalinata central, sacamos a luz un altar elipsoidal colocado sobre una base rectangular.

36Orientada como la estr. A-2 con una desviación de 30° al este del norte magnético, la estr. A-l mide 33 x 18 m; su plataforma se encuentra a 9. 60 m sobre el nivel de la plaza y sirve de base a dos templos rectangulares (5 x 7. 20 m), réplicas en miniatura de la “casa del consejo”, con excepción de los pilares, que son 2 en vez de 4, y del banco, sustituido por un bloque-altar saliente en el muro oeste. Una estela lisa que lleva restos de estuco está empotrada entre los dos pilares del templo sur.

37Los templos gemelos se abren hacia el este, es decir hacia el centro de la plaza. El templo sur, el mejor conservado, evidencia que el muro de piedra tenía por lo menos 2. 50 m de alto y una pequeña ventana; el techo era seguramente de paja. En este templo se encontraron tres urnas funerarias enterradas bajo el piso estucado. La urna central guardaba la ofrenda más rica: varios objetos de cobre que fueron retorcidos intencionalmente, un gran cuchillo de sílex, cuatro discos de concha (¿orejeras?) y los elementos de un mosaico de turquesa y de concha que probablemente los decoraban. En el piso del templo, había fragmentos de incensarios, entre los cuales un gran incensario con efigie: está incompleto y no permite identificar la deidad a que estaba dedicado el templo.

38La excavación de la plataforma entre los dos templos confirmó la existencia de una pirámide anterior que describiremos más adelante. Haciendo una trinchera al pie y alrededor de toda la subestructura, encontramos 12 urnas funerarias de cremación en las esquinas noroeste, noreste, suroeste, y a lo largo del muro este al sur del altar (fig. 32). Una de ellas contenía un collar de 160 pequeñas cuentas de turquesa.

399/ Los dos altares de la plaza (A-14 y A-15) son diferentes.

40El altar central A-14 es una diminuta pirámide de 1.50 m de alto, de plan rectangular (1.16 x 1. 27 m) orientada como la pirámide mayor, con una escalinata en cada lado. Es poco probable, tomando en cuenta sus dimensiones, que haya servido de base a un pequeño templo.

Fig. 29 Planta, perfil y vista perspectiva de la estr. A-7, una de las “casas del consejo”.

Fig. 30 – La plaza mayor y las estr. A-1 (pirámide-templos) y A-12 (“casa larga”) vistas desde el cerro del Campamento.

41En el interior, descubrimos una construcción de lajas en forma de cajón, descansando sobre el piso estucado de la plaza (fig. 33). Contenía en el fondo 4 cuchillos: 3 de sílex y 1 de obsidiana; el cajón estaba rellenado de ceniza mezclada de huesos de pájaros. Pensamos al principio que se trataba de una tumba que hubiera sido saqueada (como es el caso en Los Encuentros). Es más probable, sin embargo, que se trata de un tipo de altar, comparable a los “quemaderos” actuales donde los sacerdotes indígenas, chucbkajaw, hacen sus costumbres, quemando copal y matando pequeños animales. El cajón del altar A-14 contiene los restos de una ceremonia dedicatoria (posiblemente comportando sacrificios humanos) depositados en el centro del altar en el momento de su erección.

42El altar A-15, mucho más reducido, no era visible al principiar las excavaciones. Está situado al norte de la gran pirámide, a 5 m. de ésta. Es un paralelepípedo cuya parte superior saliente formaba un pequeño tablero. Una urna crematoria estaba enterrada contra el muro sur.

43Un altar comparable al altar central A-14 fue sacado a luz en el centro de la plaza del grupo C-sur. Por el contrario, el pequeño altar A-15 no tiene equivalente: los dos altares descubiertos en los grupos B y B’ son más toscos, construidos con bloques de dolomita sin labrar.

4410 / El juego de pelota (estr. A-17).

45Con la estr. A-17 penetramos en la plaza este por un pasillo estrecho entre las estr. A-2 y A-13.

46El eje del juego de pelota está orientado noroeste-sureste. El patio tiene la forma de una I, limitado por dos banquetas horizontales y por dos estructuras en talud y tablero que servían de tribunas. Las zonas terminales están cerradas por un muro de 1. 50 m. de ancho y 1. 30 m. de alto, abierto en cada extremidad para permitir la entrada de los jugadores, y que también proporcionaba el acceso a las tribunas.

47El conjunto estaba estucado. No encontramos los marcadores.

48Las dimensiones generales del juego son relativamente reducidas para un sitio tan importante: 19 x 38. 40 m.

49Una pequeña estructura (A-16), con su escalinata interior, une el juego de pelota y la estr. A-13. Su función es problemática: quizá era una dependencia del juego, al igual que el anexo de la “casa grande” A-12.

Fig. 31 – Planta y perfil de la pirámide mayor A-1.

Fig. 32 – Urnas funerarias enterradas en la esquina suroeste de la pirámide A-l.

3 –Las dos fases de ocupación del grupo A (fig. 34)

50La fig. 27 representa al grupo A tal como fue abandonado por sus habitantes, sin duda poco tiempo antes de la Conquista.

51Nuestras excavaciones en cada una de las estructuras han probado que hubo una fase anterior, durante la cual la forma y las dimensiones de estas estructuras, así como el plano general del grupo, eran diferentes.

52Las transformaciones que marcan el paso de una fase a la otra fueron realizadas de varias maneras:

  • simplemente sobrealzando la plataforma, sin modificar las dimensiones generales (estr. A-7).

  • por extensión lateral sin sobrealzamiento (estr. A-10).

  • por extensión lateral con sobrealzamiento (estr. A-1, A-4, A-12).

  • por sobrealzamiento y extensión por todos los lados: una estructura completamente nueva cubre la antigua (estr. A-6).

  • finalmente, por la construcción de estructuras nuevas en lugares donde no había nada: los dos altares de la plaza; A-11, que fue adosada al extremo de la “casa larga” A-12, al igual que A-13 recubriendo una parte de su escalinata sureste; A-2, una de las pocas estructuras que no haya revelado superposición.

53A pesar de ello, el relleno de la estr. A-2 contiene abundantes fragmentos de estuco provenientes de una estructura más temprana. Además, el piso estucado de la plaza muestra en el lado oeste de A-2 las huellas “en negativo”, netas pero muy parciales, de una subestructura que habría tenido aproximadamente la misma dimensión que la pirámide mayor y la misma orientación, extendiéndose en la Plaza entre A-2 y el altar central.

54El juego de pelota no parece haber sido modificado en forma substancial, pero quizás date solamente de la fase tardía.

Resumiendo:

55lo. – En el transcurso de la primera fase, las estr. A-2, A-11, A-13, los dos altares, los dos muros A-3 y A-8, y tal vez las pequeñas plataformas A-5 y A-9 y el juego de pelota, no existen todavía.

56Las dos partes oeste y este de la plaza forman un solo conjunto; en el centro las dos pirámides-templos, una frente a otra, cada una con su templo de bahareque (?).

57Las estructuras que delimitan la plaza por tres lados son en general más bajas y más estrechas. Posteriormente, A-10 será alargada 2 m hacia el noreste y A-12, 18 m hacia el noroeste, con lo cual queda casi cerrada la esquina norte de la plaza, que estaba ampliamente abierta en este lado. Esta tendencia a cerrar la plaza puede notarse en la construcción, sin duda tardía, de los muros A-3 y A-8, y tal vez de las plataformas A-5 y A-9. También parece ser que el antiguo acceso a la plaza, por medio de las 5 grandes escalinatas, haya sido obstruido posteriormente por la edificación de A-2 y del muro A-3; este acceso ya no era posible, sino por medio de una estrecha escalinata terminando entre A-4 y A-5.

Fig. 33 – Sondeo en el altar central (estr. A-14): las lajas de talpetate forman una especie de cajón que contiene ceniza mezclada con huesos de pájaros, y en el fondo 4 grandes cuchillos de piedra.

58La pirámide mayor A-l, la única que demuestra el proceso completo de esta remodelación, era 1/4 más pequeña. Su plataforma tenía sólo 8. 20 m de alto, y las escalinatas –dos en vez de tres en los lados largos– tenían un solo tramo, con masivas alfardas en talud y tablero. La plataforma servía de base a un templo alargado (aprox. 5 x 14 m) con muros de bahareque reforzados con postes de ocote (Pinus oocarpa), penetrando profundamente en la plataforma (uno de ellos fue encontrado in situ casi intacto). Tenía un pequeño altar en la base, entre las dos escalinatas este.

59La situación es menos precisa en lo que se refiere a la parte este del grupo A. Las huellas de estructuras tempranas son visibles en la orilla de A-2; puede ser que se trate del antiguo juego de pelota cuyo eje hubiera sido perpendicular al del juego de pelota tardío. Pero esta hipótesis, que nunca podrá ser comprobada, colocaría el muro oeste del juego muy cerca de la pirámide-templo (?) que precedió A-2.

602o. – En el transcurso de la fase tardía, el grupo A adquiere su aspecto definitivo, sin que podamos precisar si todas las modificaciones fueron simultáneas o si se sucedieron en un período más o menos largo.

Fig. 34 – Las dos fases de ocupación del grupo A

61La pirámide principal, cuyo templo fue quemado, tuvo una ampliación de 6. 50 m hacia el norte, fue sobrealzada 1. 40 m, y le pusieron 8 escalinatas en vez de las 6 iniciales. El altar redondo del lado este fue desplazado hacia la base de la escalinata central. Finalmente se construyeron dos templos gemelos sobre la plataforma, abiertos al este como el antiguo templo, pero con muros de piedra.

62La pirámide-templo (?) A-2 fue arrasada; los escombros fueron utilizados para construir la estructura tardía un poco más al este, ampliando la plaza y construyendo el pequeño altar central.

63La transformación es menos radical en las estructuras del sur y del oeste de la plaza. Por el contrario, en el norte la “casa larga” A-12 se amplía de 1/3 y se sobrealza 40 cm. La estr. A-13, que se le agrega en el lado sureste, cierra esta parte de la plaza hasta el (¿nuevo?) juego de pelota.

64A estas transformaciones se suman ciertos cambios en el estilo y en los métodos de construcción, más evidentes en los grupos B y C. Para las nuevas construcciones se utilizan en mayor cantidad las lajas de talpetate, mientras que los bloques de tufo labrado daban a los muros, durante la fase anterior, un acabado mejor. La construcción es indudablemente de menor calidad, lo que explica una resistencia menor al paso del tiempo (es la parte norte de la pirámide A-l que se derrumbó). En algunos casos, ni siquiera fueron terminadas las estructuras tardías: es el caso de B-2, C-5 y C-7.

65En lo que se refiere al estilo arquitectural, tenemos varios ejemplos, en los tres grupos, de construcciones tardías de muros con cuerpos escalonados de perfil sencillo, que recubrieron cuerpos verticales con su parte superior saliente en tablero. En el grupo A, la estructura temprana A-6, más pequeña y más baja, tenía dos cuerpos, cada uno con tablero; no tenía escalinatas laterales.

66Las características de este estilo temprano son las siguientes:

  • el perfil general de las estructuras es vertical, o con una inclinación muy acentuada. Los cuerpos o escalones sucesivos se encuentran en la prolongación de unos con otros (B-2), o muy ligeramente desplazados (C-l: fig. 35).

  • existencia de una cornisa (o tablero) en cada cuerpo.

  • escalinatas en los 4 lados (B-2) o únicamente en 2 lados (A-6). Las gradas son exageradamente estrechas, aunque un poco más anchas en la escalinata “funcional”.

  • los templos son de bahareque y no de piedra (el templo temprano pudo ser reconstituido en dos casos: A-l y C-l).

  • la construcción es generalmente más cuidadosa, los materiales de mejor calidad, tanto para el relleno de las estructuras como para los muros de contención.

67¿Bajo qué influencias y cómo se desarrolló la transición de la primera a la segunda fase? Es difícil responder. Aunque importante, sobre todo en el campo arquitectural, estas modificaciones no dan la impresión de un cambio completo y drástico (pero el templo principal ha sido quemado, tal vez intencionalmente). Las estructuras ampliadas aparentemente tenían la misma función. Hay que subrayar sin embargo la substitución de las dos pirámides-templos (de las cuales una, A-2, es hipotética) por una sola pirámide de dos templos, indicando una evolución más radical en el dominio religioso, que no se refleja en las prácticas funerarias.

4 – El Grupo A’

68La zona de viviendas que dependía del grupo ceremonial A fue estudiada por M. F. Fauvet-Berthelot, C. Plocieniak y M. A. Leal. Se extiende inmediatamente al oeste del grupo A y ocupa las terrazas no inundables que se vuelven más y más estrechas entre el río y la colina caliza.

69En una superficie de aproximadamente 2 hectáreas fueron evidenciadas 174 plataformas. Esta extraordinaria densidad muestra que ningún espacio quedó desocupado y que no había lugar entre las casas de esta aglomeración casi urbana, para la menor siembra de milpa, ni siquiera para jardines individuales. El mismo fenómeno se observa en la zona de viviendas C’, al sur del río y alrededor del grupo ceremonial C. La población del grupo A’ puede estimarse en unas 1, 000 personas por lo menos.

70El estudio del grupo A’ no ha concluido. Según parece, las plataformas residenciales no fueron distribuidas al azar, sino que forman conjuntos de 3 a 10 estructuras rodeando un patio. Hay 31 de estos conjuntos; generalmente por una parte comunican con el río y por otra con el eje principal de circulación que atraviesa todo el grupo y desemboca en la esquina norte de la plaza A.

71Uno de esos conjuntos (I) fue seleccionado por la dimensión excepcional de sus estructuras; además, es el único que comunica directamente con el centro ceremonial. La excavación minuciosa de cada estructura mostró que este conjunto no se diferencia fundamentalmente de los demás: comprende varias habitaciones más o menos elaboradas, dos anexos (¿cocinas?) y quizá una estructura más bien cívica o religiosa. En este caso es difícil hablar de un “palacio”, pero el conjunto I era sin duda el lugar de residencia reservado a la élite, al principal linaje de Cauinal.

5 – Los Grupos B y B’

72Los otros grupos serán descritos más brevemente, ya que en ellos encontramos más o menos los mismos tipos de estructuras y la misma organización general que en el grupo A.

73El grupo ceremonial B, estudiado por R. Hill II, R. González y A. Galeotti, está formado por 6 estructuras: una pirámide-templo (B-2), al este, ubicada frente a un pequeño altar y a una estructura alargada, estucada pero de construcción mediocre (B-4), una “casa larga” (B-1) al norte, de dimensiones imponentes: 51 m de largo, 12. 25 m de ancho y 3. 30 m de alto; al sur, dos pequeñas estructuras que parecen ser viviendas.

Fig. 35 – Superposición de dos pirámides-templo en la estructura principal del grupo C-sur.

74Las excavaciones en las tres estructuras principales del grupo evidenciaron superposiciones: B-4 fue sobrealzada, B-1 sobrealzada y alargada 7. 30 m hacia el este; la primera pirámide B-2, que era de estilo temprano, es decir con cuerpos verticales y tableros, fue completamente recubierta por una pirámide con 4 cuerpos escalonados, sin tablero; no hay escalinatas. Esta construcción inconclusa estaba en ruinas, pero protegió la pirámide temprana y su templo de piedra, permitiendo el estudio detallado de su arquitectura.

75Al pie del muro sur de la estr. B-1, fragmentos de una escultura de estuco provienen, según parece, de un personaje de tamaño natural colocado sobre la alfarda central.

76La zona de viviendas B’ comprende 45 estructuras repartidas al oeste y al este del grupo ceremonial. R. Hill II distingue 5 tipos de habitaciones, según el grado de elaboración de la subestructura por una parte (utilización de cantos de dolomita, lajas de talpetate o bloques de tufo labrados), de la superestructura por otra parte: esta última de bahareque, de adobe o de piedra. Él nota un solo conjunto definido, en la parte oeste del grupo. La organización de esta zona residencial es bastante diferente de la del grupo A’, aunque las viviendas sean idénticas, tanto por sus dimensiones y por su técnica de construcción como por su organización interior, teniendo generalmente un umbral enlosado, un banco (rectilíneo, en L o en U), un pequeño altar y a veces un fogón.

6 – Los grupos C y C’

77Excavados por M. A. Bailey y E. Peralta.

78El centro ceremonial C está constituido de dos partes casi perfectamente simétricas, teniendo una pirámide-templo (C-1 y C-5), una “casa larga” (C-2 y C-6) y una estructura rectangular menos importante pero bastante elaborada, estucada, con escalinatas con alfardas y superestructura de piedra o de adobe (C-3 al sur; C-7 al norte está inconclusa).

79Las dos fases de construcción observadas en los grupos A y B son también evidentes en el grupo C, pero no se ven en todas las estructuras, y no es muy clara la evolución general del conjunto ceremonial. El grupo C-sur es el único donde cada estructura recubre una construcción más temprana; está dotado de un altar central. El grupo norte, al contrario, parece que nunca fue terminado: la pirámide C-5 no está estucada, y nunca hubo templo sobre su plataforma; en su interior, no hay superposición. La estr. C-7 no tiene escalinatas ni estructura interior. Sólo la “casa larga” C-6, idéntica a C-3, fue construida sobre una estructura más antigua.

80Una de las estructuras más interesantes es C-3 (fig. 36): la construcción tardía, de muros de piedra y piso estucado, tenía un altar al pie del cual se encontraba empotrado un incensario con la efigie del dios del comercio Ek Chuah (fig. 37). Varias representaciones del mismo dios figuran también en los incensarios con mango enterrados al pie de C-3, debajo de una bola de piedra. La estructura temprana, de igual tamaño pero más baja, estaba enteramente hecha de bloques de adobe.

81Varias trincheras en la plaza C-sur probaron la existencia de una fase de ocupación más temprana, que data probablemente del Preclásico medio, hacia 500 a. C. Esta ocupación quizá se mantuvo hasta principios del Clásico: una sepultura encontrada al pie de la pirámide y acompañada de un cuenco trípode, parece datar de este período. Seguidamente el sitio habría sido abandonado durante cerca de 1, 000 años.

82La zona de viviendas C’ se extiende alrededor del centro ceremonial en toda la parte plana hasta las primeras faldas del cerro. No hemos podido sacar a luz todas las plataformas: la capa de arena que las recubre alcanza en algunos lugares varios metros; sin embargo, la excavación fue completa al noreste del centro ceremonial y al oeste del grupo C-norte. 40 habitaciones fueron encontradas en estas dos zonas, y las exploraciones en la parte sur prueban que la densidad no era menor allí. El grupo C’ tenía una centena de casas en total; continuaba hacia el este por la orilla sur del río Calá, y más allá del pequeño centro E.

7 – Las costumbres funerarias

83El modo de entierro entre los habitantes de Cauinal variaba según la edad del muerto y su clase social.

84Hemos visto que las urnas funerarias, a veces conteniendo, además de los huesos quemados de un adulto, alguna ofrenda de piedra, de concha o de metal, se encuentran alrededor de las estructuras mayores: A-1, A-2, B-2, C-1. Se trata sin duda de los entierros rituales de gobernantes o sacerdotes, que continuaban a ser objetos de culto después de su muerte.

85Varias urnas fueron encontradas también al pie de las plataformas de viviendas o de los pequeños altares, en los tres grupos residenciales; contenían generalmente restos de un niño que no había sido quemado. Pensamos que los niños no se enterraban en el mismo lugar que los adultos, pero sería necesario realizar más investigaciones en los cementerios para comprobarlo.

86La mayor parte de los individuos estaban enterrados en cementerios ubicados en las faldas de los cerros que dominan el sitio, aprovechando las pequeñas zonas de arena más fáciles de cavar. Hemos localizado una docena de esos cementerios, a unos 100 o 200 m arriba del sitio, sobre los cerros del Campamento, del Talpetate y de Mocotorro. En los 4 entierros que hemos excavado, el esqueleto se encuentra en posición sentada, piernas dobladas, en el fondo de una fosa; después de ser rellenada ésta, se acondicionaba un grupo de piedras encima, indicando el lugar del entierro. Así, es fácil localizar cada sepultura y evaluar el número total de entierros en cada cementerio: unos 150 para el cementerio principal del Campamento.

87Los 4 entierros excavados eran de adultos. Uno de los dos esqueletos procedentes de la loma del Talpetate tiene deformación craneana y mutilaciones dentarias.

8 –Conclusiones sobre el Sitio de Cauinal

88La excavación de Cauinal no aportó, como la de Los Encuentros, hallazgos sorprendentes. No era de esperarse teniendo en cuenta la fecha tardía de este sitio. A este respecto, el único dato imprevisible es la ocupación muy temprana – preclásica– del sitio y el hiato que precedió su reocupación a finales del Postclásico.

89Sin embargo, los resultados proporcionados por este estudio son de gran interés en lo que se refiere a la arquitectura, demografía y etnohistoria.

90Sobre el primer punto, además de la sucesión de dos fases arquitecturales ya descritas, subrayaremos la utilización del adobe en una escala que no ha sido señalada en otros sitios, tanto para el relleno de los montículos como para los pisos, el repello de los bancos, la construcción de los muros de superestructuras, y aun de los muros de contención (estr. C-3).

91Sobre el segundo punto, un estudio demográfico relativamente preciso de la población en esta parte del valle durante el período protohistórico, debe ser realizable: las estructuras de viviendas, siempre construidas sobre una base de piedras (“cimiento”) están generalmente bien conservadas y pueden ser contadas. Podemos estimar la población del Centro de Cauinal en 2000 personas como mínimo si contamos 6 personas por vivienda; en 2500 si adoptamos el promedio de 8 según el último censo de la población actual en la zona del embalse (Gaitán Sánchez, 1978). Para calcular la población del “Gran Cauinal” (sin incluir El Jocote y Chicruz) sería preciso sumar a este total por lo menos 100 viviendas, o sea de 600 a 800 personas.

92Estos datos numéricos son impresionantes, fuera de proporción con los recursos locales, que actualmente apenas permiten sobrevivir a 10 familias. Los habitantes del Centro de Cauinal, que sin duda en su mayor parte no eran agricultores (en las habitaciones no hemos encontrado granero, ni silo, ni tinaja grande para almacenar el grano), debían entonces contar con una ayuda exterior para su subsistencia. ¿Cuál era la naturaleza de esta ayuda, su procedencia y su contraparte?

93Estas preguntas no se plantean solamente para Cauinal, sino para toda la cuenca del río Chixoy, que parece haber sido sobrepoblada en ciertas épocas. No es posible responderlas mientras no se realice un estudio mucho más amplio del poblamiento y de las condiciones ecológicas al norte y al sur del Chixoy en la época prehispánica.

Fig. 36 – La estr. C-3 temprana, enteramente hecha de bloques de adobe.

Fig. 37 – Incensario llevando la efigie del dios del comercio Ek Chuah, encontrado al pie del altar de la estr. C-3 tardía.

94Finalmente, los resultados de las excavaciones deben permitir la interpretación de algunos documentos etnohistóricos que hacen referencia a nuestro sitio: el Popol Vuh, el Título de los Señores de Totonicapán, entre otros que mencionan Cauinal, el nombre de sus dirigentes – los Agaab– y sus relaciones con los Quichés de Gumarcaah (Fox, 1978: 249. Carmack, 1973).

Table des illustrations

Légende Fig. 25 – Plano general del Centro de Cauinal. Las estructuras ceremoniales están marcadas en negro, las zonas de viviendas en gris.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/7387/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 111k
Légende Fig. 26 El Centro de Cauinal, visto desde la loma al sur del río Calá.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/7387/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 160k
Légende Fig. 27 – Plano del grupo ceremonial A, el más importante.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/7387/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 88k
Légende Fig. 28 – Figura de estuco en alto relieve representando un jaguar. Sitio de Chicruz.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/7387/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 123k
Légende Fig. 29 Planta, perfil y vista perspectiva de la estr. A-7, una de las “casas del consejo”.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/7387/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 119k
Légende Fig. 30 – La plaza mayor y las estr. A-1 (pirámide-templos) y A-12 (“casa larga”) vistas desde el cerro del Campamento.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/7387/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 187k
Légende Fig. 31 – Planta y perfil de la pirámide mayor A-1.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/7387/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 153k
Légende Fig. 32 – Urnas funerarias enterradas en la esquina suroeste de la pirámide A-l.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/7387/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 144k
Légende Fig. 33 – Sondeo en el altar central (estr. A-14): las lajas de talpetate forman una especie de cajón que contiene ceniza mezclada con huesos de pájaros, y en el fondo 4 grandes cuchillos de piedra.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/7387/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 110k
Légende Fig. 34 – Las dos fases de ocupación del grupo A
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/7387/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 96k
Légende Fig. 35 – Superposición de dos pirámides-templo en la estructura principal del grupo C-sur.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/7387/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 121k
Légende Fig. 36 – La estr. C-3 temprana, enteramente hecha de bloques de adobe.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/7387/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 133k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/7387/img-13.jpg
Fichier image/jpeg, 43k

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2021

Licence OpenEdition Books

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search