Version classiqueVersion mobile

Archéologie de sauvetage 6 : La Vallée moyenne du Rio Chixoy (Guatemala)

 | 
Alain Ichon
, 
Denise Douzant-Rosenfeld
, 
Pierre Usselmann

La cuenca del rio Chixoy (Guatemala)

Ocupación prehispánica y problemas actuales

Résumé

La presente publicación, resultado de los trabajos realizados por la Misión Científica Franco-Guatemalteca durante seis temporadas – de 1977 a 1982 – en la cuenca del río Chixoy medio, es una síntesis de las publicaciones anteriores describiendo las fases sucesivas de este proyecto de rescate arqueológico llevado a cabo, en el cuadro de un convenio con el Instituto de Antropología e Historia, en la parte de la cuenca, de unos 40 km de largo, que iba a ser inundada por la presa de Pueblo Viejo-Quixal.

Texte intégral

Parte I. Geografía y problemas de la población desplazada por el lago del embalse (Denise Douzant-Rosenfeld y Pierre Usselmann).

1La presa de Pueblo Viejo-Quixal ha inundado, en 1983, 3 870 manzanas de tierras agrícolas y 471 viviendas. 3 500 personas tuvieron que ser desplazadas, sin que el problema de su reubicación hubiera sido resuelto.

2El río Chixoy medio, al norte de los pueblos de Rabinal y Cubulco, está fuertemente encajonado entre las faldas montañosas de la sierra de Chuacus al sur y de los Cuchumatanes al norte; el carácter angosto de la cuenca explica la escasez de terrazas aluviales favorables para asentar las viviendas y los cultivos, así como la imposibilidad de practicar la irrigación. Dos factores intervienen además para limitar la densidad de población (34 habitantes por km²): un clima tropical muy seco (menos de 700 mm de lluvias por año) y el aislamiento de la zona: una sola carretera de acceso – por Xococ – y un solo puente sobre el Chixoy, en Chicruz.

3Sin embargo, esta parte de la cuenca fue ocupada desde una época muy temprana (el siglo VIII A.C.) y el aumento de la población fue continuo hasta llegar, en el Postclásico (1200 d.C.) a una densidad superior a la actual: 5000 habitantes en el sitio mayor de Cauinal y sus anexos. Abandonada como consecuencia de la conquista española y la reducción de la población indígena en los centros nuevos de Rabinal y Cubulco, el valle del Chixoy, en los años 1550-1560, se vuelve tierra baldía, utilizado para la ganadería pero prácticamente desierto. El siglo XIX, con la independencia, va a acelerar una evolución, iniciada ya durante el siglo anterior, hacia la búsqueda de tierras nuevas, apropiación de las tierras baldías y creación de nuevos títulos de tierra: fincas Chimiagua, Cauinal, Río Negro, Los Pajales... Es una población nueva, incluyendo indígenas y ladinos, que funda, a principios del siglo XX, las aldeas de la cuenca, muchas de ellas ocupando los mismos sitios prehispánicos. La propiedad de la tierra sigue comunal en el cuadro de los títulos existentes, pero las mejores tierras, las vegas, son consideradas como privadas sin que generalmente los ocupantes tengan ninguna “escritura”. Surgen conflictos de intereses entre los ganaderos de Cubulco, que quieren seguir utilizando las tierras comunales, y los pobladores de esas aldeas, agricultores en su mayoría. La Comunidad indígena de Cubulco (incluyendo unos ladinos) fue creada en 1961 precisamente para proteger los derechos de los aldeanos de Chicruz. Esos conflictos de tierra van a complicar el problema del traslado de los comuneros afectados por la inundación.

4Dos aldeas de la cuenca fueron estudiadas más detalladamente: Chicruz y Río Negro.

5Chicruz (898 habitantes) es original por el alto grado de mestizaje. Es un punto de comunicación importante por la confluencia de dos ríos, el Chicruz y el Blanco (o Calá) con el Chixoy, y la existencia del puente colgante; es una comunidad abierta.

6Río Negro, al contrario, tiene una población exclusivamente indígena (800 h); conserva una organización tradicional, con una fuerte cohesión social. Aunque más “cerrada” que Chicruz y más aislada, la comunidad indígena es dinámica, como lo prueba la creación, en 1978, de una cooperativa para la comercialización de los petates y la venta de productos básicos en la aldea.

7A pesar de esas diferencias, las actividades son muy parecidas en ambas aldeas: cultivo del maíz, del maicillo (sorgo), del frijol, de las calabazas y más recientemente del maní; artesanía del petate hecho con una palma silvestre; cría de gallinas y puercos, pesca en el Chixoy; finalmente trabajo migratorio en las fincas de la costa pacífica, que afecta al 80 % de las familias.

8Globalmente, la cuenca puede producir la mitad del consumo alimenticio de sus habitantes; lo demás, lo proporcionan los ingresos de la artesanía, el ganado y el trabajo asalariado. A pesar de la pobreza generalizada existen varias ventajas (como la proximidad del río y de las tierras cultivadas, las reservas ilimitadas de leña y madera, etc.) que explican el apego de los campesinos a su tierra y el traumatismo que representa para ellos su desplazamiento.

9El Instituto Nacional de Electrificación (INDE) se ha comprometido a financiar la construcción de 500 viviendas, comprar en la región tierras cultivables sustituyendo las inundadas e indemnizar a los desplazados para sus frutales y las cosechas perdidas.

10La solución escogida por el INDE, entre 1977 y 1980, fue de trasladar todos los habitantes afuera de la zona de la presa y alojarlos en “colonias” construidas cerca de los centros urbanos. La primera realización – tenía que servir de test – fue la compra de la finca Pacux, cerca de Rabinal; 150 casitas de tablas y lámina son construidas para los habitantes de Río Negro, pero ellos se niegan a participar en los trabajos: piden una reubicación más cerca de su aldea. Por otro lado, la compra de la finca La Primavera para los de Chicruz no se puede realizar.

11Esos atrasos y la dificultad de conseguir tierras de sustitución antes de la inminente inundación, provocan una subida de la tensión en la cuenca y un cambio en la política del INDE: autorizan a los ribereños a construir ranchos provisionales por encima del nivel del lago, pagando por eso unos 750 quetzales para cada vivienda. Cuando se termina esta operación, a fines de 1981, la situación interna de la región se ha deteriorado considerablemente: la Verapaz, como antes El Quiché, se ha vuelto “zona de guerra”.

12La reacción de la población afectada frente al problema de la reubicación ha sido totalmente distinta en Chicruz y en Río Negro: la población de Chicruz aceptó desde el principio la idea del desplazamiento y el diálogo con el INDE; en consecuencia, el Comité de Reconstrucción ha orientado sobre la aldea la mayor parte de su programa de “desarrollo de la comunidad”.

13Al contrario, la comunidad indígena de Rio Negro se negó a dejar sus tierras: pide el traslado en un terreno plano, El Coyolar, un poco arriba y no muy lejos (4 km) de la aldea, no quiere ocupar las casas de Pacux y rechaza la indemnización. Frente a esta actitud, el INDE proclama la imposibilidad de dialogar con una aldea manipulada por “personas extranjeras interesadas a crear problemas al INDE y al gobierno”, es decir: sospechosa de relación con la guerrilla.

14Mientras tanto han empezado en la región de Rabinal desapariciones y masacres. En marzo de 1980 un primer enfrentamiento entre el ejército y los habitantes de Río Negro provoca varios muertos; el último promotor social que se dedica a la aldea y dirigentes de la comunidad desaparecen. En febrero de 1982 varias decenas de campesinos de Rio Negro son masacrados en Xococ. La aldea es definitivamente abandonada, los sobrevivientes se dispersan en la montaña. De los 800 habitantes de Rio Negro, unos 100 se encuentran en 1983 en la colonia Pacux, con refugiados de otras regiones.

15La construcción de las otras cuatro colonias proyectadas empezó solamente en El Naranjo, cerca de Cubulco, para los aldeanos de Chicruz; dos lanchas con motor fueron entregadas a la comunidad y una carretera nueva permite el acceso de Cubulco al lago. La dificultad mayor es la compra de terrenos; mientras no está solucionada, la población vive de manera precaria en sus ranchos provisionales gracias al programa “alimentación por el trabajo” y a los recursos de los terrenos comunales no inundados.

16Mencionando aparte los problemas técnicos (surgidos ya en 1984) que plantea la construcción de la presa y el túnel de aducción de 26 km en una zona kárstica, y el peligro de un relleno rápido del embalse por la erosión, la población tiene que adaptarse a un cambio radical en el paisaje y la red de comunicaciones locales. En las condiciones actuales, las posibilidades de recoger su autonomía de subsistencia parecen muy limitadas.

Parte II. La ocupación prehispánica

17La historia prehispánica de la región estudiada se extiende desde el Preclásico medio – 730 AC. es la fecha más temprana – hasta la conquista española en 1524.

1 – Período formativo: Preclásico medio y tardío (800 a.C. – 100 d.C.)

18Quince sitios fueron reconocidos pero el número era seguramente mayor: suponemos que, por lo menos desde el Preclásico tardío, existía una cadena de pequeños asentamientos, ocupando las terrazas naturales a lo largo del río y de sus afluentes. Dichos pueblos o aldeas, de unas 10 a 20 viviendas, distantes a una hora de camino más o menos, eran relativamente autónomos y de un nivel socioeconómico muy homogéneo. Solamente durante el Preclásico tardío surge cierta diferenciación y jerarquización alrededor de dos o tres asentamientos más importantes: El Jocote, Los Encuentros y quizás Chinamos, los únicos donde encontramos estructuras más elaboradas que posiblemente no eran (únicamente) viviendas, sino que tenían una función religiosa. Sin embargo esos primeros “centros ceremoniales” no alcanzan el tamaño de los centros contemporáneos ubicados en los llanos fértiles al sur del Chixoy; podemos suponer que la mayor parte de las actividades en la cuenca, tanto comerciales como religiosas, estaban todavía orientadas hacia estos centros, alrededor de los pueblos actuales de Cubulco y Rabinal.

19En cuanto a la vida material de los primeros pobladores, las viviendas comunes están asentadas directamente en el suelo, pero también existen plataformas más elaboradas, con muros de piedra alcanzando 1 metro de altura, probablemente ocupadas por las familias de los líderes; tienen un piso de barro apelmazado o quemado, donde se empotran el fogón y una “cubeta” para la preparación del maíz. Los muros y el techo de la casa son de materiales perecederos.

20Los vestigios materiales de prácticas religiosas y funerarias son escasos: si bien hay incensarios de tres puntas (three-pronged) o con “espinas” (spiked), nunca fueron hallados in situ. Es evidente que en aquella época las divinidades del culto no fueron representadas en barro (sino tal vez en piedra o madera). Tenemos en El Jocote el ejemplo de un escondite ritual: 23 vasijas, tal vez asociadas con un entierro. Acostumbran enterrar a los muertos cerca o debajo de sus casas, directamente en el suelo sin ninguna protección, extendidos en decúbito dorsal. Únicamente los de la élite llevan con ellos una ofrenda sencilla, por lo general una vasija colocada cerca de la cabeza, y unos adornos de concha. El entierro más temprano (en Chirramos: 730 a.C.) es distinto: hay dos individuos, uno en posición fetal, el otro incompleto y parcialmente quemado.

21El estudio de la cerámica prueba que nuestra región era parte, durante la fase más temprana, de la amplia esfera llamada Conchas, abarcando la costa del Pacífico y parte de las Tierras Altas: y luego durante el Preclásico tardío, de la esfera Providencia abarcando, según Demarest y Sharer, desde Chalchuapa en El Salvador hasta Kaminal Juyú.

22Es delicado precisar el origen étnico de esos primeros pobladores de la cuenca del Chixoy. G. Lore piensa que llegaron de Chiapas por el valle del Grijalva y que hablaban el zoque, la lengua de los Olmecas. Según los lingüistas, el período de 800 a 300 a.C. corresponde a la dispersión de los hablantes de la lengua quiché, un grupo – los Pokom – siguiendo la cuenca del Chixoy, otro – los Kekchí – caminando por el norte hacia la zona de Cobán. En resumen, admitiendo que los primeros pobladores hablaban el zoque, es muy posible que los que llegaron ulteriormente durante el Preclásico tardío hablaban una lengua quicheana, probablemente ya el pokom.

2 – Ocupación de la cuenca durante el período protoclásico-clásico temprano (100-600 d.C.).

23Los rasgos específicos de la fase protoclásica, tales como fueron definidos para las Tierras Altas en el sitio de La Lagunita (El Quiché), son muy escasos en el Chixoy y de carácter esencialmente funerario. Tres sitios solamente, fechados por C-14 (Chirramos: 210 d.C.) o por su estratigrafía (Chicruz y Los Encuentros) han proporcionado entierros protoclásicos. Aunque la posición de los muertos, en decúbito dorsal, siga igual, se diferencian de los entierros preclásicos por la hilera de piedras paradas que protege un lado del cuerpo, por el ajuar funerario – de dos a cuatro vasijas amontonadas – y la riqueza relativa de los adornos llevados por el muerto; la deformación craneana y la costumbre de colocar un objeto de jade en la boca del muerto podrían originarse en aquella época.

24El Protoclásico en la cuenca puede ser definido como la intrusión de un sub-complejo esencialmente funerario en la fase terminal del Preclásico. La debilidad de dicha intrusión evidencia el carácter marginal de nuestra zona, mientras la región vecina de El Quiché está recibiendo fuertes influencias – si no grupos humanos – procedentes de El Salvador (Chalchuapa) y Kaminal Juyú, generando una evolución demográfica y cultural notable.

25Ninguna de nuestras veinte fechas C-14 cae en el lapso de 300 a 600 d.C., y es difícil aislar en la cuenca un complejo clásico temprano; además, las influencias de Teotihuacan (via Kaminal Juyú) son casi nulas. Los únicos centros ceremoniales de este período fueron también los primeros centros durante el Preclásico, es decir que hay cierta continuidad en el patrón de asentamiento. Por otro lado una gran continuidad, por lo menos en la cerámica, con el Clásico tardío que iba a ser, al contrario, una época de “explosión demográfica”, explicaría la impresión – probablemente exagerada – de casi abandono de la cuenca del Chixoy durante el Clásico temprano y medio. Es evidente que la cuenca se encuentra todavía en una situación de marginalidad, posiblemente, como lo sugiere M.C. Arnauld, en la franja de una hipotética esfera cerámica (exterior a la esfera Miraflores de Demarest y Sharer) que abarcaría la región limitada por el Chixoy al norte, el lago de Atitlán al sur y la zona de Salcajá-Momostenango al oeste.

3 – La cuenca del Chixoy durante el Clásico tardío (600-900 d.C.)

26Es la época de ocupación más densa de la cuenca: de los cuarenta sitios reconocidos, treinta alcanzan su apogeo durante el Clásico tardío; los demás son postclásicos. Sin embargo, no hay continuidad cultural ni abandono de los asentamientos anteriores: al contrario se desarrollan y varios se vuelven pequeños centros ceremoniales: Es probable que los nuevos pobladores pertenecen al mismo fondo etno-lingüístico que sus predecesores, es decir que hablan el Pokom.

27Por primera vez podemos hacer una tipología de los sitios según el número de las estructuras, su organización general y la existencia de estructuras no-residenciales. Así distinguimos: 1/ los pequeños conjuntos de viviendas; 2/ el centro ceremonial mínimo, de una o dos estructuras “especializadas” (religiosas o funerarias): hay 5 de ellos; 3/ el pequeño centro ceremonial, de 3 a 7 estructuras especializadas, distribuidas según un plano coherente; hay también cinco de ellos; 4/ el centro ceremonial mediano, de 10 estructuras alrededor de dos plazas contiguas; Los Encuentros es el único. No habrá ningún centro mayor hasta el Postclásico.

28Los cinco pequeños centros y el centro mediano presentan rasgos comunes: ubicación cerca del río, organización alrededor de una plaza más o menos cerrada y aislada de los conjuntos de viviendas. Tienen seis tipos de estructuras especializadas: la pirámide mayor (a la vez tumba principal y basamento del templo), una o dos estructuras funerarias segundarias, el juego de pelota, de tipo abierto sin zonas terminales (hay una sola cancha de tipo “palangana” en San Juan las Vegas), unas viviendas elitistas, la casa larga (¿prefiguración del edificio cívico-administrativo postclásico?) y, en el único caso de Chitomax, un pequeño altar central.

29En cuanto a la vida material, es interesante ver la evolución de la vivienda común, casa hecha de materiales perecederos sobre una plataforma con muros de piedra, a la casa elitista (en Los Encuentros) con muros de piedra, tres cuartos, banco, altar familiar, etc.

30La cerámica doméstica presenta tipos netamente derivados del Pre o Protoclásico, mientras otros pertenecen a grupos descritos por M.C. Arnauld en la Verapaz, cuando no fueron directamente importados de esa región. En la cerámica ritual, hay un tipo de grandes incensarios con efigie de deidad solar o infernal característica del Chixoy: la posición variable de las manos y los dedos parece ser una especie de código gestual.

31En las prácticas religiosas, podemos subrayar la importancia de los escondites, generalmente cuencos sencillos conteniendo piedras, navajas de obsidiana o de sílex, cuentas de jade o de concha, huesos animales; y el desarrollo de un culto lítico, ya conocido durante el Protoclásico, utilizando la piedra pómez, piedras calizas de formas extrañas y grandes falos esculpidos en piedra dura.

32La diferencia mayor con las costumbres anteriores se nota, sin embargo, en las costumbres funerarias. Aparte de los entierros comunes – en el mismo suelo, excepcionalmente en urna para los niños, pero sin cremación –, existen tres tipos de sepultura para la élite: en cista, en tumba de techo horizontal, en tumba abovedada. Es interesante notar que el segundo se encuentra solamente en los sitios donde no hay cistas; y que las tumbas de bóveda existen solamente en Los Encuentros, donde fueron reutilizadas en una época más tardía.

33El patrón de asentamiento durante el Clásico tardío se caracteriza por una densa ocupación de la cuenca por pequeños conjuntos de 100 a 200 habitantes, o sea un total de unas 4000 personas en la zona estudiada, incluyendo los conjuntos mayores de Los Encuentros y Pueblo Viejo-Chixoy. Los pequeños centros ceremoniales son relativamente independientes uno del otro y probablemente todavía orientados hacia los grandes centros de las mesetas al sur del Chixoy: si bien comprobamos una multiplicación de esos pequeños centros, es notable la ausencia de un centro mayor, ya que Los Encuentros alcanza solamente el nivel de centro mediano. Esa evolución, como la diversificación de las estructuras cívico-religiosas y la creciente complejidad de las prácticas religiosas, sugiere un fuerte desarrollo de la estratificación social, con el acceso al poder de una clase dirigente, tal vez a nivel de clan en Los Encuentros, de patrilinaje o de familia extensa en los centros menores y las aldeas.

34La población de la cuenca del Chixoy en el Clásico tardío debe ser considerada en el contexto de las migraciones de los grupos de lengua pokom a lo largo del rio, en dirección general a la Verapaz. Esos movimientos se van a estabilizar a fines del Clásico, permitiendo la diversificación de los dialectos en Alta y Baja Verapaz.

4 – La ocupación durante el Epiclásico (900-1100 d.C.)

35Hemos escogido la palabra Epiclásico de preferencia a la de Postclásico temprano porque pensamos que le evolución durante el Clásico terminal no implica una ruptura, sino la persistencia de las tradiciones clásicas, sin negar por eso la aparición de nuevos rasgos culturales, por ejemplo en la arquitectura y sobre todo las costumbres funerarias. La verdadera ruptura con el Clásico ocurrirá más tarde, cerca 1150 d.C.

36En la cuenca del Chixoy, Los Encuentros es el único centro importante durante este periodo; en los demás sitios el Epiclásico se manifiesta casi únicamente de manera negativa por el saqueo de las tumbas clásicas. En efecto es en el campo religioso donde ocurren los cambios más drásticos: la profanación de las tumbas, sin presentar el carácter sistemático que tiene en otras regiones, es un fenómeno común en el Chixoy: las tumbas de techo plano en Chirramos, Chitomax, Guaynep, fueron abiertas y vaciadas de su contenido. También es el caso de la tumba principal en Los Encuentros, pero las otras tres tumbas, también abovedadas, fueron utilizadas; el ajuar que contenían es una buena muestra de la cerámica epiclásica, que incluye unos tipos importados (Tohil Plomizo, Y Anaranjado Fino) y otros probablemente hechos localmente pero con influencias extranjeras evidentes en su forma y técnica decorativa (entre otras la utilización del molde).

37Muchas veces la intrusión de un sub-complejo epiclásico es difícil de percibir, y posiblemente por eso varios autores han negado su importancia, o hasta su realidad. Pensamos al contrario, que se trata de un fenómeno muy general en las Tierras Altas septentrionales: en la tela de fondo de la continuidad material con el período anterior, presenciamos la intrusión – violenta en su manifestación pero probablemente pacífica – de nuevas creencias que sustituyen las prácticas religiosas y funerarias anteriores.

38En cuanto al origen y modalidad de dicha intrusión, favorecemos la hipótesis de la llegada sobre el Chixoy de pequeños grupos, tal vez exclusivamente hombres, en el contexto general del colapso de la civilización maya del Petén y de las migraciones de los siglos IX-X, desde la costa del Golfo hacia las Tierras Altas, tema principal de los estudios de J.W. Fox. Por supuesto no se puede descartar totalmente la idea de una evolución in situ, y es cierto que los pobladores del Chixoy nunca estuvieron aislados de la vecina Verapaz, e indirectamente por lo menos, de las Tierras Bajas. Esos contactos van a facilitar la integración de la población local al nuevo sistema político-religioso que se impone definitivamente a partir del siglo XII.

5 – El Postclásico (1100-1550 d.C.)

39La cuenca del Chixoy fue el teatro, tal vez a principios del siglo XII, de cambios tan drásticos que inauguran una nueva era totalmente distinta de los períodos anteriores. Basándonos en las fechas C-14 y la existencia de dos fases sucesivas en la arquitectura, hemos discernido un período postclásico (1100-1350) y un período protohistórico (de 1350 a la conquista).

40Al principio del Postclásico, la mayoría de los centros clásicos fueron abandonados, pero muchas veces el nuevo centro se construyó en la cercanía, por el otro lado del río. El centro mayor, Cauinal – 4 000 a 5 000 habitantes con sus anexos –, ocupa una posición estratégica en la vía principal de comunicación sur-norte por los ríos Chicruz y Calá, afluentes del Chixoy ; río arriba, hay una cadena ininterrumpida de 12 pequeños centros ceremoniales, distantes de 3 a 5 km, hasta Chimul (más allá todavía la cuenca está casi vacía hasta Sacapulas) ; río abajo, el único centro, Pueblo Viejo-Chixoy, está también en un lugar estratégico, en la confluencia de dos ríos donde la cuenca se vuelve un angosto desfiladero. El aumento total de la población es bastante fuerte, posiblemente del simple al doble.

41Los conjuntos de viviendas de Cauinal y Pueblo Viejo, relativamente bien conservados, han proporcionado muchos datos sobre la vida material (cf Hill 1980, 1982, y M.F. Fauvet-Berthelot 1986) y las actividades artesanales como el trabajo de la obsidiana y la fabricación de la cal utilizada para el repello de las plazas y de los edificios. La aparición del estuco es uno de los rasgos más evidentes en la arquitectura ceremonial.

42Existen en Cauinal cinco tipos de estructuras cívico-religiosas: la casa del Consejo, la casa larga, la pirámide-templo, el juego de pelota (en I con zonas terminales), y los altares (palabra que incluye tipos tan diferentes como el altar familiar de la casa, el pequeño altar en el centro del patio, los altares de planta elipsoidal al pie de las pirámides o en las cumbres dedicadas al dios del viento). Los centros menores tienen generalmente tres de ellas: pirámide – templo, casa larga y casa del consejo. En casi todos los centros hemos notado dos fases de construcción: las subestructuras tienen alfardas en talud-tablero y cuerpos escalonados verticales, con una cornisa saliente durante la fase 1 y sin cornisa durante la fase 2; en las superestructuras, los muros son de bahareque (templo de la fase 1), de piedras o de adobe (fase 2). En cada centro la pirámide mayor sostiene un solo templo, con excepción de la de Cauinal que sostiene dos templos gemelos durante la fase 2.

43El centro de Cauinal (grupo A) concretiza en el terreno la organización social dualista y cuatripartita – dos linajes mayores al norte, dos al sur del río Cala – típica de los Quichés. En los centros menores encontramos el mismo modelo reducido, con dos “moities” o linajes secundarios: por ejemplo, en El Tapial hay dos pirámides y dos casas del consejo, una más grande que la otra, pero una sola casa larga. Así casi siempre se nota la predominancia de un linaje sobre el otro, o sea una organización dualista “desequilibrada”.

44Entre las creencias religiosas materializadas en cerámica o piedra, se destaca el culto al "dios de la nariz respingada”, Ek Chuah, el Jacaritz de los Quiches, probablemente el patrón de Cauinal. El jaguar figura con frecuencia en los incensarios o las urnas: podría representar a Arilix, una de las cuatro deidades primordiales de los Quichés; las representaciones de Tohil, un avatar de Quetzalcoatl, son más escasas. La sustitución, en la pirámide mayor de Cauinal, del templo único de la fase 1 por dos templos gemelos en la fase 2, indicaría la imposición de un nuevo culto dedicado a Tohil-Quetzalcoatl, el dios primordial de los Quichés ; y a la vez a la deidad tribal de los primeros pobladores, Jacaritz (o Aque, el venado). Hay que mencionar finalmente las bolas de piedra estucadas, a veces burdamente esculpidas en forma de cabeza de muerto, y las representaciones humanas y animales, también estucadas, colocadas al pie de la escalinata de algunas estructuras en Cauinal, Chicruz, El Jocote y Chimul.

45En el plano funerario la separación entre gente de la élite y pueblo común es completa: los primeros fueron sepultados, después de ser incinerados, en urnas enterradas al pie de las pirámides, los segundos enterrados en posición sentada y flexionada, en fosas recubiertas de piedras amontonadas; existen verdaderos cementerios diseminados en las faldas montañosas dominando los sitios.

46Tenemos ahora fuentes etnohistóricas para comprobar los datos arqueológicos; por ellas sabemos que, en aquella época, la cuenca fue ocupada por invasores de origen “mexicano”, que asimilaron los primeros pobladores de lengua pokom e impusieron su propia cultura; se trataría de los Agaab, un grupo de lengua quiché que ocupó la cuenca del Chixoy entre Sacapulas y Cauinal; Pueblo Viejo-Chixoy sería un puesto avanzado, defensivo, frente al territorio de los Pokomam todavía no sometidos.

47Durante nuestra primera fase (el Postclásico), los Agaab del Chixoy quedaron relativamente independientes, tal vez aliados con los Rabinaleb – otra rama mayor de los Quichés – como lo sugiere la similitud entre Cauinal y los centros mayores de la zona de Rabinal, Cahyup y Chuitinamit. A partir del siglo XIV, los Quichés confirmaron su hegemonía sobre la región, que va a ser en adelante la frontera oriental de su dominio frente a los Pokomam, y septentrional frente a los “bárbaros” Choles y Lacandones.

48En 1524 Pedro de Alvarado ocupa la región de Rabinal, el Tecucistlán. En 1538 principia la conquista espiritual de la futura Verapaz y la creación de pueblos de reducción en Rabinal y Cubulco; es probablemente en esa fecha cuando fueron abandonados Cauinal y Pueblo Viejo: la cuenca iba a quedar tierra baldía por tres siglos antes de ser reocupada, hacia fines del siglo XIX, por campesinos indígenas y ladinos de los municipios de Rabinal y Cubulco asentando sus casas muchas veces en los mismos sitios prehispánicos.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2021

Licence OpenEdition Books

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search