Version classiqueVersion mobile

San Antonio Nogalar

 | 
Guy Stresser-Péan

Sexta parte. Intento de enlace con los datos de la etnohistoria

Capítulo 9. Los nómadas de la Tamaulipas septentrional

Texte intégral

1No nos extenderemos sobre las tribus nómadas que erraban por el norte de la Tamaulipas actual, entre la sierra de Tamaulipas y el Rio Grande, debido a que encajan en nuestro estudio sólo como elementos de comparación.

2Por otra parte, es interesante comprobar hasta qué punto estamos mal informados acerca de estos grupos. Los documentos españoles les atribuyen nombres, los sitúan geográficamente de manera más o menos aproximada y de vez en cuando suministran alguna información sobre sus efectivos, su género de vida y sus tatuajes, pero apenas si se extienden a otra cosa aparte de sus relaciones con los misioneros, los colonos o los soldados.

3Saldívar (1943) e Isabel Eguilaz (1965), proporcionan listas de nombres de tribus con su localización, lo cual evidentemente es muy útil, pero no debe ilusionarnos en cuanto a la amplitud de nuestros conocimientos. Debido a las circunstancias, esos grupos eran poco numerosos, aunque con frecuencia los del sur, al parecer, reunieron una mayor cantidad de familias, mientras que en el norte se tiene la impresión de una pulverización en bandas ínfimas. Los mapas de Saldivar y de Eguilaz, así como los escasos datos numéricos de que disponemos, sugieren que la población era relativamente abundante en el sur, sobre todo en la sierra de San Carlos (por entonces llamada sierra de Tamaulipas la Nueva) y en los sectores vecinos al río Soto la Marina. Otro centro de población parece que estuvo en las proximidades del río de las Conchas. Más al norte venía una zona casi desierta, allende la cual ya apenas si existían indígenas, como no fuera sobre las riberas del Río Grande y de las lagunas que rodean su desembocadura. Durante su viaje de exploración, en 1747, Escandón observó que el río Conchas constituía una suerte de frontera étnica y lingüística, lo cual le obligó a buscar afanosamente nuevos guías e intérpretes (sald 2: 59).

4En gran parte, los nombres de las tribus que aparecen en los documentos coloniales son designaciones en lengua española, de las que a veces es posible extraer algunas informaciones. Algunos son descriptivos, como el de los bocas prietas (bocas negras), el de los pintos (pintados o moteados), el de los borrados (desdibujados o confusos, expresión probablemente relacionada con los tatuajes) y el de los cueros quemados (de piel quemada). Otros nombres hacen referencia al régimen alimenticio, o bien a algún elemento de dicho régimen considerado esencial. En este grupo cabe citar el nombre de los come pescados, el de los come perros, el de los comecrudos, el de los comenopales y el de los cometunas. A veces se titubea entre una interpretación alimenticia o “totémica”, como en el caso de los cacalotes (cuervos), de los faisanes (aves no determinadas), de los garzas, de los guajolotes, de los tortugas y de los venados. En algunas ocasiones, no obstante, los españoles empleaban nombres indígenas para designar ciertos grupos, particularmente en el extremo norte, cerca del Río Grande, como si la fragmentación en grupos ínfimos hubiera desalentado sus esfuerzos de proponer una nomenclatura descriptiva.

5Isabel Eguilaz sigue a Kirchhoff (1943) al clasificar a todos los indios del norte de Tamaulipas junto con los de Coahuila y de Nuevo León, a quienes los documentos coloniales califican a menudo de “rayados”, a causa de las rayas de sus tatuajes. Cabe observar que ciertos grupos eran calificados de “borrados”, lo cual parece que los contrapuso a los “rayados”, tal vez a causa de que sus tatuajes, muy tupidos, no permitían distinguir las rayas (Fernández de Jauregui 1963: 16; Eguilaz 1965: 46).

6De lo poco que nos revelan los documentos, se deduce que el género de vida estaba basado en el nomadismo, la caza, la pesca y la recolección. Pero es evidente que la alimentación debió variar de acuerdo con los recursos locales o estacionales. En Nuevo León, por ejemplo, el verano ofrecía una mayor abundancia de frutos silvestres y, si era preciso, de chapulines, mientras que el invierno probablemente obligó con frecuencia a conformarse con raíces o con troncos de agave (mezcal). Las fuentes casi no hablan de esto, como tampoco de los recursos de la caza. Es sólo mediante el raciocinio como se puede deducir que el venado debió ser más común en las montañas, y los roedores en las llanuras. En cambio, la abundancia de los recursos pesqueros parece que asombró a los observadores en ciertos lugares particularmente favorables, como las lagunas del curso inferior del Río Grande o de la desembocadura del río Conchos. He aquí, por ejemplo, lo que en 1757 escribe Agustín López de la Cámara Alta sobre los indios que vivían aguas abajo de Reinosa: “(Los indios de) todos estos grupos son muy tímidos y jamás se alejan de las proximidades del mar. Se alimentan con peces que pescan con el arco y la flecha, metiéndose en las lagunas hasta que el agua les llega a la cintura. Los he visto pescar así con mucha vivacidad, cada indio atrapando, en poco tiempo, una gran cantidad de peces” (sald 5: 116).

7El empleo del arco y las flechas parece que fue general, así como la desnudez más o menos completa y la decoración del cuerpo mediante tatuajes, o más raramente a base de pinturas. Ya hemos mencionado el texto de Alonso de León (1961: 97) que describe a un indio de la Tamaulipas septentrional quien, en 1638, tras haberle sido quitadas sus flechas y quebrado su arco, siguió defendiéndose con un cuchillo de pedernal, de un palmo de longitud, que llevaba amarrado al brazo, y “con el cual lanzaba golpes a izquierda y derecha para no dejarse sujetar”. De paso, señalemos también la táctica consistente en atacar al enemigo desde lo alto de una cuesta o de un risco, haciendo rodar pendiente abajo bloques de roca con él como blanco. Este sistema (que los huastecos actuales no han olvidado) fue empleado en 1674 en San Antonio de los Llanos, cerca de la actual ciudad de Hidalgo; y en 1688 en la sierra de Tamaulipa Nueva, hoy llamada sierra de San Carlos (en Alonso de León et al., 1961: 238 y 203-204). En este último caso, tal método produjo seis muertos entre los españoles.

8Otros dos textos de Alonso de León (1961: 198-199), referidos por Chapa, merecen ser mencionados aquí. Ambos conciernen a las tribus de las riberas del Río Grande, a menos de cien kilómetros de su desembocadura. El 8 de julio de 1686, Alonso de León, intentando establecer contacto con una banda de indios desconocidos, les dejó, bien a la vista, sobre un pequeño árbol, una pañoleta y un cuchillo. Los indios acudieron a tomarlos y dejaron, a cambio, una “bandera de plumas” y un ornamento de plumas (“plumero”). Dos días después, algunas leguas aguas abajo, los españoles vieron a lo lejos una treintena de indios, dos de los cuales tocaban la flauta. A esos indios luego se les unieron como otros sesenta, sobre un terreno plano y despejado donde al parecer organizaron una danza.

9En cuanto a los tatuajes, he aquí, por ejemplo, la impresión que esos indios de los alrededores de Reinosa produjeron a Agustín López de la Cámara Alta (sald 5: 116):

10“Todos ellos van rayados de la cara como les da gana, y no como se creía, no habiendo hallado igualdad ni diversidad de color, todo es azul. Las mujeres a más de la cara todo el cuerpo, que es su mayor hermosura ponerse horrendas.” En realidad, sólo podemos hacernos una idea de los antiguos nómadas de la Tamaulipas septentrional aplicándoles los datos que Alonso de León (1961) nos suministra sobre los indios de Nuevo León que conoció en la primera mitad del siglo xvii. Es esto lo que hizo Saldivar en su breve bosquejo publicado en 1943 (p. 16). Por otra parte, tal extrapolación parece justificada, no sólo por la insuficiencia de nuestras fuentes, sino también y sobre todo por el hecho de que los antiguos habitantes de esas dos regiones parece que tuvieron una cierta unidad de orígenes y de tradiciones.

11Agreguemos por lo demás que si, en cierta medida, la extrapolación puede ser admitida en este terreno, también podría hallarse la evocación de géneros de vida análogos en las extraordinarias memorias de Alvar Núñez Cabeza de Vaca (1946: 524-540), quien en 1528 naufragó cerca de Galveston, sobre la costa de Texas, donde vivió años de miseria extrema para luego internarse en el territorio y finalmente llegar a Sinaloa, sobre la costa del Océano Pacífico.

12Ante la escasez de documentos referentes a los antiguos indios nómadas de la Tamaulipas septentrional, no nos parece inútil citar uno de los pocos textos descriptivos que poseemos (sald 2: 55). Proviene del propio Escandón, cuya curiosidad no se hallaba aún hastiada cuando, en febrero de 1747, entró en contacto con la tribu de los bocas prietas, sobre los cuales Agustín López de la Cámara Alta nos informará, diez años después, que vivían en las proximidades de la ciudad de Santander, hoy llamada Jiménez, y que eran conocidos por pintarse (¿o tatuarse?) de negro toda la parte baja del rostro:

Esta nación de los Bocas prietas, a lo que pude calcular, tendrá cuatrocientas familias, son verdaderamente bárbaros, no tienen chozas ni otra cosa alguna que los libere del sol ni del agua, y por lo común andan en cueros enteramente, a excepción de las mujeres, que usan ponerse un pedazo de cuero de venado o yerba; no siembran cosa alguna, comen de la caza y pesca, cogollos de palma y raíces silvestres; tienen guerra continua con todas las rancherías vecinas, a quienes hacen notables daños; hay entre ellos muchos apóstatas del Nuevo Reino de León, que desertando de sus pueblos y misiones logran allí seguro abrigo.

13Escandón también se sintió impresionado por los comecrudo y otros indios de la desembocadura del río Conchas, enemigos jurados de los bocas prietas. Esos indígenas llevaban una vida semiacuática en las lagunas costeras, por las que circulaban yendo de islote en islote con el agua hasta el pecho. Dedicados esencialmente a la pesca, conservaban los peces vivos por medio de recintos que hacían con redes dentro del agua (sald 2: 57-58).

14Las antiguas lenguas indígenas de la Tamaulipas septentrional y de algunos sectores de Nuevo León y de Coahuila nos son conocidas, en forma muy incompleta, a través de un manual religioso del siglo xviii y de diversos vocabularios recopilados durante el siglo xix. Este material fue reunido, estudiado y publicado por Swanton (1940), y más tarde revisado por Swadesh (1968). El mismo se refiere a diversas tribus llamadas coahuiltecas, así como a los grupos comecrudo y cotoname, en su totalidad gente de la región cercana al Río Grande. Swadesh reunió a todas ellas en su rama “coahuileña”, que pertenece al filo Hoka, tal como lo hacen las de las áreas contiguas de Texas. Sin embargo, este mismo autor (ibid.: 78) señala que entre el coahuilteca y el comecrudo, la glotocronología indica un periodo de diferenciación de aproximadamente 5000 años. De esto, él deduce que se trata de grupos que antiguamente debieron hallarse dispersos sobre territorios más extensos, pero que luego se vieron rechazados de todas partes y comprimidos a ser vecinos unos de otros.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2000

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search