Versión clásicaVersión móvil
OpenEdition Books

Las fronteras del istmo

 | 
Philippe Bovin

II. Génesis: el espacio fragmentado

Justo Rufino Barrios, la Unión Centroamericana y el conflicto de límites México-Guatemala

Mónica Toussaint

Texto completo

  • * Instituto de Investigaciones Dr. José María Luis Mora.

1Note portant sur l'auteur*

BARRIOS Y LA UNIÓN CENTROAMERICANA

2El 2 de abril de 1885 murió el caudillo liberal guatemalteco por excelencia Justo Rufino Barrios. Su muerte, en la batalla de Chalchuapa, fue resultado del enfrentamiento entre Guatemala y las fuerzas centro-americanas opuestas a la campaña de unificación del istmo.

3Las acciones de Barrios encaminadas a forjar la unidad de los países del área habían ido en aumento, hasta culminar el 28 de febrero de 1885, fecha en que emitiera una declaración unilateral de creación de la Unión Centroamericana, en la cual se autonombraba comandante militar supremo. Barrios esperaba la inmediata adhesión de Honduras y El Salvador y, con ella, la alineación por parte de Nicaragua y Costa Rica, aunque como último recurso también contemplaba la posibilidad de ejercer la fuerza militar para cumplir con su objetivo. Sólo Honduras se adhirió, al tiempo que El Salvador se alió con Costa Rica y Nicaragua para darse apoyo militar mutuo en contra de Guatemala.

  • 1 Mónica Toussaint, Guatemala, una historia breve, México, Instituto Mora-UdeG-Alianza, 1988, p. 65.

4El conflicto armado no se hizo esperar. El 30 de marzo iniciaron los combates entre Guatemala y El Salvador, pero pronto la guerra llevó a Barrios a la muerte, con lo cual el movimiento unificador quedó prácticamente liquidado. Finalmente, la Asamblea Legislativa derogó la proclama emitida por el presidente guatemalteco el 28 de febrero.1

5Desde el inicio de su mandato, la paz interna que logró Barrios en Guatemala le permitió fortalecer su política de alianzas a lo largo del istmo con miras a la unión centroamericana. De aquí que en 1875 se firmara la alianza con Honduras, prometiendo ambos países llevar a cabo un programa de cooperación para formar una unión en América Central. Igualmente, durante 1876, el gobierno guatemalteco se ocupó de combatir los levantamientos antiliberales promovidos en los territorios hondureño y salvadoreño. La guerra contra El Salvador fue muy corta. Barrios designó como presidente a su ministro de Hacienda, José Ma. Samayoa, para poder dirigir personalmente el ataque contra el país vecino. Mientras tanto, el doctor Marco Aurelio Soto fue relevado del cargo de ministro de Gobernación, Justicia, Asuntos Eclesiásticos, Relaciones Exteriores e Instrucción Pública, para encabezar el ejército que se dirigió a Honduras.

  • 2 Ibid., pp. 64-65.

6Vencedor Barrios, el dominio liberal se acrecentó en la región y el dictador guatemalteco impuso gobernantes adictos a sus intereses en los países vecinos. Así, Marco Aurelio Soto y el doctor Rafael Zaldívar fueron designados presidentes de Honduras y de El Salvador, respectivamente. Ello trajo consigo, además, la firma del Tratado Multilateral de Chalchuapa, en el cual se acordó garantizar el impulso del movimiento de unión centroamericana.2

7Justo Rufino Barrios, además de propiciar y favorecer la entrada del capital extranjero a Guatemala en condiciones de sobra favorables, recurrentemente ofreció al gobierno de Washington la cooperación de Guatemala para la construcción del canal interocéanico a través de su propio territorio o, en su caso, vía Nicaragua, llegando en 1879 a ofrecer en venta a los Estados Unidos las islas del Golfo de Honduras, de importancia estratégica para la defensa del canal transístmico.

  • 3 J. Fred Rippy, ”La Unión de Centroamérica, el canal por Nicaragua y Justo Rufino Barrios”, Hispani (...)

8A pesar de que las islas pertenecían a Honduras, Barrios se sintió con derecho a ofrecerlas sabedor de que su presidente, Soto, apoyaría todas sus iniciativas. No obstante, el entonces secretario de Estado norteamericano, William Evarts, mostró total indiferencia ante la propuesta. Sólo el ministro de Estados Unidos en Centroamérica, Cornelius A. Logan, evidenció cierto interés, sobre todo por el peligro que significaría que dicha propuesta se hiciera a Inglaterra o a Alemania.3 El asunto no pasó a mayores por lo que, al año siguiente, Barrios ofreció a Logan crear la Federación Centroamericana –en la cual estarían incluidos los países del istmo, excepto Costa Rica– y favorecer a cualquier compañía norteamericana que deseara construir el canal a través de Nicaragua.

  • 4 Ibid., p. 17.
  • 5 Ibid., p. 18.

9Arturo Ubico fue enviado a Washington con la finalidad de pedir protección y ofrecer la cooperación de Guatemala para la construcción del paso transístmico. Sin embargo, el presidente Rutherford Hayes rechazó la propuesta debido a que los Estados Unidos deseaban tener el predominio absoluto y no deseaban compartir el control del canal con un caudillo como Barrios.4 Además, el gobierno norteamericano estaba dispuesto a apoyar el movimiento de unificación centroamericana, siempre y cuando éste no se realizara por la fuerza de las armas sino de común acuerdo. Barrios insistió de nueva cuenta en 1884 manifestando su deseo de que el canal se construyera a través de Guatemala, pero esta vez tampoco pudo lograr nada.5

10Todo ello lo ofreció a cambio del apoyo y la protección del gobierno estadounidense, en primer lugar, para lograr el tan ansiado objetivo de volver a reunir a los cinco países centroamericanos en una sola entidad política y, en segundo término, para que en la negociación de los límites con el gobierno mexicano el arbitraje de los Estados Unidos colocara a Guatemala en una posición ventajosa. Ninguno de los dos objetivos fue conseguido; sin embargo, la postura del gobierno liberal guatemalteco frente a los Estados Unidos traería consecuencias que más tarde se habrían de lamentar.

BARRIOS Y EL CONFLICTO DE LÍMITES ENTRE MÉXICO Y GUATEMALA

11El 2 de mayo de 1881, Cornelius A. Logan, representante estadounidense en el istmo, envió una nota confidencial al secretario de Estado de los Estados Unidos, James G. Blaine, en la cual le informaba con detalle acerca del problema limítrofe mexicano-guatemalteco.

  • 6 Logan a Blaine, Guatemala, mayo 24, 1881, en U.S. Department of State, Boundary between Mexico and (...)

12La preocupación fundamental de la legación estadounidense en Centroamérica tenía que ver con la posibilidad de una abierta ruptura entre México y Guatemala. El hecho de que el gobierno mexicano hubiera enviado en 1881 alrededor de mil hombres al Soconusco y estuviera preparado para enviar dos mil más, hacía suponer a Logan que aquél se encontraba plenamente dispuesto a iniciar las hostilidades contra Guatemala en cualquier momento. Además, Logan se percataba de la debilidad del régimen de Justo Rufino Barrios con respecto al gobierno mexicano y, más aún, señalaba el peligro que implicaba el hecho de que el propio Barrios no fuera consciente de esta disparidad de fuerzas.6

  • 7 Logan a Blaine, Guatemala, mayo 27, 1881, en ibid., pp. 5-6.

13Logan definió la posición de la legación norteamericana ante el conflicto en el sentido de practicar una política evasiva que no diera al gobierno de Barrios la impresión de que contaría con el apoyo incondicional de los Estados Unidos, pero que tampoco lo decepcionara a tal grado que buscara el respaldo de otras potencias interesadas en extender su poderío comercial en Centroamérica, como sería el caso de Gran Bretaña, Francia o Alemania.7

  • 8 Blaine a Logan, Washington, junio 21, 1881, en ibid., p. 6.

14Para Logan el peligro era claro: si los Estados Unidos no mostraban interés en el asunto, Guatemala procedería a ofrecer el Soconusco a una potencia extranjera antes que permitir que México tuviera el control definitivo de dicho territorio. Por ello, era importante estar cerca de Barrios para que éste no volteara los ojos hacia Europa, pero sin comprometer de manera definitiva el apoyo estadounidense. Esta política fue respaldada de inicio por el secretario de Estado, James G. Blaine, quien insistió en que para el gobierno de los Estados Unidos tanto México como Guatemala eran responsables de evitar las hostilidades y buscar por todos los medios llegar a un acuerdo.8

  • 9 En ese momento era presidente constitucional de México el general Manuel González y fungían como s (...)
  • 10 Ubico a Blaine, Washington, junio 15, 1881, en U.S. Department of State, Boundary..., op. cit., p. (...)

15El 15 de junio de 1881, el representante del gobierno guatemalteco en los Estados Unidos, Arturo Ubico, envió una nota al secretario de Estado9 solicitando la mediación norteamericana en el conflicto de límites entre México y Guatemala. Alertando sobre la tendencia del primero en el sentido de hacer crecer su territorio hacia el sur, Ubico hacía referencia a los fallidos intentos de Guatemala para llegar a un acuerdo conciliado y a la mala voluntad del gobierno de México. Por ello, en su opinión, al régimen guatemalteco sólo le quedaba recurrir a los Estados Unidos, como protectores naturales de la integridad del territorio centroamericano, para hacer ver a México la obligación de respetarla.10

  • 11 Blaine a Ubico, Washington, junio 16, 1881, en ibid., p. 21.
  • 12 Ibid.

16De inmediato, Blaine respondió a Ubico manifestando el interés del presidente de los Estados Unidos en la preservación de la paz y la amistad entre las repúblicas hispanoamericanas, en beneficio de los intereses tanto de dichas repúblicas como del propio gobierno norteamericano.11 En lo que se refiere a Centroamérica, Blaine expresó su agrado por ver a los países de la región fuertemente unidos con el fin de defender sus intereses comunes. Además, insistió en que consideraba su deber instruir a su ministro en México, Philip H. Morgan, para que alertara al gobierno mexicano acerca de los peligros que los problemas fronterizos podrían acarrear a las instituciones republicanas.12

  • 13 León F. Sensabaugh, ”American interest in the mexican-guatemalan boundary dispute”, Birmingham-Sou (...)

17El 16 de junio de 1881, Blaine envió una nota a Morgan informándole que Guatemala había solicitado formalmente del presidente de los Estados Unidos sus buenos oficios para restablecer la amistad con México, quebrantada y hasta con visos de rompimiento con motivo de la fijación de su frontera común. La intervención del presidente no sería como árbitro, sino como un ”amigo imparcial de ambos dispuesto a dar consejos francos y sinceros sobre lo que pudiera perturbar la paz y la prosperidad de sus vecinos”.13

  • 14 Blaine a Morgan, Washington, junio 16, 1881, en U.S. Department of State, Boundary..., op. cit., p (...)

18En su discurso, Blaine definía a los Estados Unidos como el fundador y garante de los principios republicanos en el continente americano, como el protector natural de los derechos y la integridad nacional de los gobiernos republicanos, a los cuales les unían tanto los lazos históricos como los intereses materiales. Por ello, según Blaine, el gobierno estadounidense tenía la obligación moral de responder a la petición guatemalteca, aunque en función de un mejor entendimiento, desearía que la solicitud viniera también de parte de México.14

  • 15 Blaine a Morgan, Washington, junio 16, 1881, en ibid., p. 26.
  • 16 Ibid.

19Para el secretario de Estado, cualquier elemento que lesionara la armonía entre los países hermanos del istmo centroamericano debía ser combatido pues, de no hacerlo, tendría efectos desastrosos tanto en su desarrollo como en la posibilidad de garantizar una convivencia pacífica. Y esto era responsabilidad tanto de los países débiles como de los más fuertes.15 De aquí que el gobierno norteamericano estuviera ”especialmente ansioso de promover esta gran política para ver a las repúblicas de América Central más unidas de lo que han estado en el pasado para la protección de sus intereses comunes, los cuales son, en sus relaciones futuras, idénticos en principio a aquellos de México y de los Estados Unidos”.16

  • 17 Samuel Flagg Bemis, The american secretaries of state and their diplomacy, New York, Pageant Book (...)

20Blaine consideraba que era necesario, entonces, defender a la parte más débil, en este caso Guatemala, ya que existía el peligro de que los demás países del istmo se involucraran y México pudiera adquirir una posición de fuerza regional que pusiera en riesgo la hegemonía norteamericana en el continente.17 Esta evidente parcialidad de Blaine contribuyó al tajante rechazo de México frente a la propuesta de mediación.

  • 18 La postura mexicana se presenta de manera detallada en Sensabaugh, ”American interest...”, op. cit (...)

21Después de analizar el comunicado norteamericano, el secretario de Relaciones Exteriores, Ignacio Mariscal, declinó el ofrecimiento de los Estados Unidos porque lo que pretendía Guatemala era desvirtuar los hechos y puso en claro que México no era el agresor como indicaba la nota estadounidense y como parecía creer el gobierno norteamericano sino que, por el contrario, era Guatemala la que no había respetado lo acordado por los dos países mientras continuaban las negociaciones, pretendiendo ejercer actos de jurisdicción en lugares que se hallaban bajo la soberanía mexicana.18

  • 19 Morgan a Blaine, México, julio 12, 1881, en U.S. Department of State, Boundary..., op. cit., p. 32
  • 20 Alrededor de 4 millones de dólares, según escribiría Morgan a Frelinghuysen, México, febrero 6, 18 (...)
  • 21 Morgan a Blaine, México, noviembre 9, 1881, en ibid., p. 62.

22Mariscal acusaba a Guatemala de sostener una doble actitud ya que al tiempo que su representante en México, Manuel Herrera, continuaba con las negociaciones, el gobierno guatemalteco había solicitado la intervención de los Estados Unidos y eso sólo podía interpretarse como una amenaza hacia México.19 Esta situación a la larga causaría molestia también en el gobierno estadounidense. Al conocer que Herrera intentaba negociar con Mariscal la firma del tratado de límites –cediendo en sus reclamos sobre Chiapas y el Soconusco a cambio de una indemnización monetaria20 y de una porción del territorio de Honduras Británica– el propio Morgan manifestó su inconformidad a Blaine ya que, en su opinión, ”si Guatemala era seria en su solicitud de ayuda amistosa, no debía de hacer nada más hasta que esta ayuda propuesta hubiera sido definitivamente llevada a cabo”.21

  • 22 Un texto interesante para analizar la posición de México frente a la iniciativa mediadora de Blain (...)

23Además, para México, Chiapas y el Soconusco eran parte de su territorio por lo que cualquier posible intervención en el conflicto debía ser considerada como un acto inconstitucional.22 Por ello, a principios del mes de agosto, Morgan informó a Blaine que la negativa del gobierno mexicano frente a la posibilidad del arbitraje era rotunda.

  • 23 Cf. Blaine a Morgan, Washington, noviembre 28, 1881, en U.S. Department of State, Boundary..., op. (...)
  • 24 Morgan a Blaine, México, agosto 11, 1881, en ibid., p. 44.

24En opinión de Mariscal, la petición de Barrios de que los Estados Unidos mediaran en el conflicto de límites, tenía una intencionalidad que rebasaba con mucho a esta problemática. Precisamente, otra preocupación del ministro mexicano era el asunto de la posible unión de Centroamérica encabezada por Guatemala. Dado que Mariscal consideraba a Barrios como enemigo de México, no podía menos que rechazar su afán unionista el cual, además, era visto con buenos ojos por Blaine.23 La posibilidad de que Barrios se convirtiera en el jefe máximo de Centroamérica, contando con el aval del gobierno norteamericano, le parecía a Mariscal terriblemente grave.24

  • 25 Walter Lafeber, Inevitable revolutions. The United States in Central America, New York, WW. Norton (...)
  • 26 Blaine a Morgan, Washington, noviembre 28, 1881, en U.S. Department of State, Boundary..., op. cit (...)

25A pesar del rechazo por parte de México de los buenos oficios norteamericanos en el problema guatemalteco, Morgan recibió el 28 de noviembre nuevas instrucciones de Blaine de que hiciera saber al gobierno mexicano que si se rehusaba a admitir el principio de arbitraje amistoso para resolver las diferencias internacionales en este continente, los Estados Unidos considerarían su actitud como una demostración hostil contra Guatemala,25 en contra de las relaciones amistosas entre los gobiernos mexicano y norteamericano y como una injuria a los intereses más nobles de todas las repúblicas del continente.26

  • 27 Ambos eran miembros del grupo republicano conocido como los stalwarts, encabezado por el general G (...)

26Después del atentado que costó la vida al presidente republicano James Garfield (1881), llegó al poder el vicepresidente Chester Alan Arthur (1881-1885) quien a su vez nombró Secretario de Estado a Frederick T. Frelinghuysen, en sustitución de James G. Blaine.27

  • 28 Cf. Walter Lafeber, The new empire. An interpretation of american expansion, 1860-1898, New York, (...)
  • 29 Samuel Flagg Bemis, op. cit., vol. 8, p. 6.

27Frelinghuysen dio marcha atrás a todas las iniciativas de su antecesor y, para empezar, no insistió demasiado ni en los buenos oficios ni en el arbitraje para resolver las dificultades entre las dos repúblicas hermanas.28 Contrastando con la audacia de Blaine, el nuevo secretario se adaptó más a la tradición del Departamento de Estado y llevó adelante una política exterior más reactiva y pasiva y, por lo mismo, más funcional.29 A ello podemos agregar el gran interés de Frelinghuysen en la construcción del canal interoceánico y su aversión a los proyectos de unión centroamericana encabezados por Justo Rufino Barrios. Por eso, la llegada de Frelinghuysen al Departamento de Estado significó para Guatemala una gran decepción mientras que el gobierno mexicano concibió nuevas esperanzas.

  • 30 Herrera a Mariscal, México, enero 14, 1882, en U.S. Department of State, Boundary..., op. cit., p. (...)

28En enero de 1882, Herrera presentó a Mariscal un proyecto de tratado. En su alegato, Herrera sostenía que se había llegado a un punto muerto, con la consecuente indefinición de los límites y la incertidumbre en cuanto a los derechos sobre Chiapas y el Soconusco. Manteniendo la firme convicción de que éstos correspondían a Guatemala, Herrera propuso llegar a un acuerdo por medio de una indemnización, no porque Guatemala renunciara a sus derechos a cambio del valor económico del territorio, sino como un acto de ”abnegación fraternal” al ver que México no daría ni un paso atrás en el conflicto.30

  • 31 El proyecto de tratado que Herrera presentó a México tenía como base que Guatemala cedería los der (...)
  • 32 Romero a Frelinghuysen, Washington, junio 23, 1882, en U.S. Department of State, Boundary..., op. (...)
  • 33 Mariscal a Herrera, México, junio 5,1882, en ibid., pp. 158-159.

29Sin embargo, la propuesta de Herrera nunca fue aceptada por el gobierno mexicano.31 El propio Matías Romero, enviado especial y ministro plenipotenciario, escribió a Frelinghuysen señalando que el proyecto de tratado era inaceptable ya que en él se sugería que México cediera a Guatemala una considerable porción de los estados de Yucatán, Campeche, Tabasco y Chiapas, además de exigir una indemnización 10 veces mayor que lo solicitado en 1853.32 Igualmente, Mariscal le informó a Herrera la negativa del gobierno de México a aceptar su propuesta argumentando que ”las exageradas pretensiones de su excelencia, las cuales están diseñadas para obtener para su país ventajas nunca antes enunciadas, nos alejan más y más de cualquier camino para llegar a un arreglo”.33

  • 34 Montúfar a Frelinghuysen, Washington, julio 21, 1882, en ibid., p. 169.
  • 35 Romero a Frelinghuysen, Washington, julio 20, 1882, en ibid., p. 168.

30Hacia los últimos días del mes de julio, las posiciones continuaban encontradas. Lorenzo Montúfar, enviado especial guatemalteco en Washington, insistía en la mediación por parte de los Estados Unidos con el fin de garantizar la imparcialidad y la justicia en la solución del conflicto limítrofe,34 al tiempo que Romero reiteraba la negativa del gobierno mexicano a someter al arbitraje ”su derecho a considerar Chiapas y el Soconusco como un estado de la unión mexicana”.35

  • 36 Justo Rufino Barrios, Mensaje con que el presidente constitucional de la República, general J. Ruf (...)
  • 37 Para una versión detallada de la visita de Barrios a Washington Cf, Matías Romero, ”Settlement of (...)
  • 38 Barrios hacía uso de la licencia de un año que le había sido otorgada para ”reponerse de las fatig (...)

31Este era el estado de cosas cuando el presidente de Guatemala, superando la idea de recobrar un pedazo de territorio, decidió tomar el asunto en sus manos36 para fijar claramente la línea divisoria y así evitar cualquier conflicto que obstaculizara sus planes de unificación de Centroamérica. Con ánimo conciliatorio, a fines de junio Barrios marchó hacia Washington,37 previa autorización de la Asamblea Legislativa de Guatemala,38 para hacerse cargo de la cuestión de límites con México.

  • 39 Montúfar, Proyecto..., op. cit., p. 8.

32Acompañado del ministro de Asuntos Exteriores, Fernando Cruz, llegó a la capital norteamericana y ordenó a Montúfar que desistiera del reclamo de Chiapas y Soconusco ya que ello era el obstáculo principal para llegar a un arreglo. Para Montúfar esto era un gran error pues, desde su punto de vista, el reclamo guatemalteco sobre Chiapas y el Soconusco tenía el respaldo de la historia y, por ende, su legitimidad era incuestionable. Barrios se dio cuenta de que la postura de su representante complicaba más las cosas, por lo que le ordenó suspender las negociaciones en Washington.39 Montúfar no estuvo de acuerdo y consideró la petición de Barrios como una afrenta personal. Por ello, marchó a Nueva York y desde ahí le envió su renuncia para luego refugiarse en Costa Rica.

  • 40 Romero, ”Settlement...”, op. cit., pp. 142-148.
  • 41 Ibid., pp. 148-157.

33Con el campo libre, Barrios inició las pláticas con Matías Romero. Los preliminares al tratado de límites40 fueron signados en Nueva York el 12 de agosto de 1882, y en ellos quedaron estipulados tanto la fecha para la firma del tratado definitivo como dos cláusulas que pretendían resolver la contradicción respecto a la mediación. La primera, establecía que la frontera se fijaría de acuerdo con la posesión presente de los terrenos y la segunda, contemplaba la posibilidad de la mediación por parte de los Estados Unidos, sólo en caso de ser necesaria.41

  • 42 El texto completo del tratado se puede consultar en Luis Miguel Díaz, Historia de las relaciones i (...)

34Finalmente, el tratado de límites fue firmado el 27 de septiembre de 1882, en la ciudad de México. En él, además de rescindir todo reclamo sobre Chiapas y Soconusco, Guatemala cedía a México alrededor de 27,949 kilómetros cuadrados de territorio y recibía a cambio aproximadamente 3,105.42 El tratado de 1882 aparentemente puso fin a las diferencias entre México y Guatemala, pero esto no se logró sino hasta que transcurrieron trece años más, tiempo durante el cual los Estados Unidos intervinieron diplomáticamente más de una vez para evitar un rompimiento.

  • 43 Barrios, Mensaje..., op. cit., p. 3.

35Por su parte, Barrios se sintió plenamente satisfecho con la firma del tratado ya que pensaba que, al ceder en los reclamos guatemaltecos, había puesto fin a una amenaza mayor y había evitado ”los gravísimos males que producía al país la indeterminación de los límites de su territorio con los Estados Unidos Mexicanos [.-]”.43 Barrios consideraba que de ninguna manera se habían menoscabado los derechos de Guatemala ni se había sacrificado su dignidad; por el contrario, al fin se había eliminado un elemento que amenazaba la tranquilidad del pueblo guatemalteco.

  • 44 Ibid., p. 25.

36Incluso por ello prefirió no exigir ninguna indemnización pecuniaria ya que ”no se había de decir que nuestro silencio se había comprado con dinero, ni que se había hecho una cesión indebida a trueque de un puñado de oro”.44 Según Barrios, la cuestión se había zanjado de manera decorosa sin que pareciera que se había pactado la venta de una parte del territorio de Guatemala. Así, sus enemigos no podrían decir que estaba vendido al ”oro mexicano” a cambio de ceder un derecho verdadero y efectivo.

37En suma, Barrios estaba convencido que Guatemala había renunciado a un derecho utópico, que su país había cedido lo que nunca había tenido. Con ello, pensaba el caudillo, se inauguraba una era de paz y de tranquilidad para su país.

A MANERA DE CONCLUSIÓN: LOS LÍMITES Y LA UNIÓN

38Resulta importante destacar el afán unionista del presidente Barrios, afán que lo llevó a sacrificar su posición política en cuanto a asuntos exteriores. A los Estados Unidos les ofreció libertad total para la construcción del canal interoceánico a cambio de su apoyo frente al gobierno mexicano, mientras que durante la negociación del conflicto limítrofe acabó cediendo en sus reclamos, con el fin de no tener asunto alguno que lo distrajera de la campaña de unión de Centroamérica.

39El reinicio de las negociaciones en 1880 tiene que ver con esta idea de reconstruir la unión centroamericana ya que, para poder imponer su política al resto del istmo, Guatemala veía la necesidad de ensanchar su territorio. El problema era que el proyecto unionista no siempre era visto con buenos ojos. Además de la oposición de los propios países centroamericanos que se resistían a aceptar la imposición del poderío guatemalteco, México se manifestaba en contra de dicho proyecto, especialmente si éste era encabezado por el presidente Barrios. En cuanto a los Estados Unidos, si bien Guatemala contaba en un inicio con el apoyo de Blaine, éste se vino abajo con el cambio en el Departamento de Estado. A Frelinghuysen no le interesaba demasiado el proyecto de la unión ya que su principal preocupación era la construcción de un canal interocéánico en Centroamérica y no deseaba compartir el control de la vía transístmica con un caudillo como Barrios.

40Un elemento más del conflicto fue la contradicción en los planteamientos de Barrios y de Montúfar. Para este último, la única salida era la mediación y, por supuesto, no contemplaba la posibilidad de que Guatemala renunciara al reclamo de sus derechos históricos sobre Chiapas y el Soconusco, tal y como lo hizo Barrios.

41De acuerdo con Thomas Schoonover, Barrios cedió ”aparentemente” en la negociación del tratado de límites con México ya que su intención era lograr la unión centroamericana y, una vez consolidada ésta, regresar con mayor poder para reclamar, incluso con la fuerza de las armas, los derechos de Guatemala sobre Chiapas y el Soconusco. Sin embargo, cualquiera que fuera la intencionalidad oculta de Barrios, ésta quedó enterrada para siempre el 2 de abril de 1885.

Bibliografía

BIBLIOGRAFÍA

Barrios, Justo Rufino, Mensaje con que el presidente constitucional de la República, general J. Rufino Barrios, da cuenta a la Asamblea Nacional del Arreglo de la cuestión de límites con México, Guatemala, Tipografía El Progreso, 1882.

Bemis, Samuel Flagg, The american Secretaries of State and their Diplomacy, New York, Pageant Book Company, 1958, vol. 7 y 8.

Díaz, Luis Miguel, Historia de las relaciones internacionales de México, México, Porrúa, 1983.

Lafeber, Walter, Inevitable Revolutions. The Unites States in Central America, New York, W.W. Norton Company, 1993.

—, The New Empire. An Interpretation of American Expansion, 1860-1898, New York, Cornell University, 1965.

Mariscal, Ignacio, Memorandum, México, julio 25, 1881, en ahrem, L-E-2005 (I), ff. 19-44.

Montúfar, Lorenzo, Proyecto de arbitramiento entre Guatemala y México interrumpido por la llegada a los Estados Unidos del General Barrios, New York, Imprenta Las Novedades, 1882.

Rippy J. Fred, ”La Unión de Centroamérica, el canal por Nicaragua y Justo Rufino Barrios”, Hispanic American Historical Review, mayo, 1940, pp. 16-19.

Romero, Matías, ”Mr. Blaine and the Boundary Question between Mexico and Guatemala”, journal of the American Geographical Society of New York, vol. xxix, 1897, pp. 281-330.

—, ”Settlement of the México-Guatemala Boundary Question”, Bulletin of the American Geographical Society, vol. xxix, 1897, pp. 136-142.

Sensabaugh, León F, ”American Interest in the Mexican-Guatemalan Boundary Dispute”, Birmingham-Southern College Bulletin, vol. 33, núm. 4, december, 1940, pp. 3-28.

Toussaint, Mónica, Guatemala, una historia breve, México, Instituto Mora-UdeG-Alianza, 1988.

U.S. Department of State, Boundary between Mexico and Guatemala, Washington, Government Printing Office, 1884.

Notas

1 Mónica Toussaint, Guatemala, una historia breve, México, Instituto Mora-UdeG-Alianza, 1988, p. 65.

2 Ibid., pp. 64-65.

3 J. Fred Rippy, ”La Unión de Centroamérica, el canal por Nicaragua y Justo Rufino Barrios”, Hispanic American Historical Review, mayo, 1940, p. 16.

4 Ibid., p. 17.

5 Ibid., p. 18.

6 Logan a Blaine, Guatemala, mayo 24, 1881, en U.S. Department of State, Boundary between Mexico and Guatemala, Washington, Government Printing Office, 1884, pp. 4-5.

7 Logan a Blaine, Guatemala, mayo 27, 1881, en ibid., pp. 5-6.

8 Blaine a Logan, Washington, junio 21, 1881, en ibid., p. 6.

9 En ese momento era presidente constitucional de México el general Manuel González y fungían como secretario de Relaciones Ignacio Mariscal (1880-1883) y como ministro plenipotenciario en Washington Matías Romero (1882-1898), mientras que en los Estados Unidos, el presidente republicano James Garfield había colocado al frente del Departamento de Estado a James G. Blaine en marzo de 1881.

10 Ubico a Blaine, Washington, junio 15, 1881, en U.S. Department of State, Boundary..., op. cit., p. 20.

11 Blaine a Ubico, Washington, junio 16, 1881, en ibid., p. 21.

12 Ibid.

13 León F. Sensabaugh, ”American interest in the mexican-guatemalan boundary dispute”, Birmingham-Southern College Bulletin, vol. 33, no. 4, december, 1940, pp. 6-10.

14 Blaine a Morgan, Washington, junio 16, 1881, en U.S. Department of State, Boundary..., op. cit., p. 25.

15 Blaine a Morgan, Washington, junio 16, 1881, en ibid., p. 26.

16 Ibid.

17 Samuel Flagg Bemis, The american secretaries of state and their diplomacy, New York, Pageant Book Company, 1958, vol. 7, p. 276.

18 La postura mexicana se presenta de manera detallada en Sensabaugh, ”American interest...”, op. cit., pp. 10-13.

19 Morgan a Blaine, México, julio 12, 1881, en U.S. Department of State, Boundary..., op. cit., p. 32.

20 Alrededor de 4 millones de dólares, según escribiría Morgan a Frelinghuysen, México, febrero 6, 1882, en U.S. Department of State, Boundary..., op. cit., p. 69.

21 Morgan a Blaine, México, noviembre 9, 1881, en ibid., p. 62.

22 Un texto interesante para analizar la posición de México frente a la iniciativa mediadora de Blaine es el de Matías Romero, ”Mr. Blaine and the boundary question between Mexico and Guatemala”, Journal of the American Geographical Society of New York, vol. XXIX, 1897, pp. 281-330.

23 Cf. Blaine a Morgan, Washington, noviembre 28, 1881, en U.S. Department of State, Boundary..., op. cit., p. 65.

24 Morgan a Blaine, México, agosto 11, 1881, en ibid., p. 44.

25 Walter Lafeber, Inevitable revolutions. The United States in Central America, New York, WW. Norton Company, 1993, p. 33.

26 Blaine a Morgan, Washington, noviembre 28, 1881, en U.S. Department of State, Boundary..., op. cit., p. 66.

27 Ambos eran miembros del grupo republicano conocido como los stalwarts, encabezado por el general Grant, grupo que se caracterizaba por el abuso del poder político y las prácticas de excesiva corrupción. Frente a ellos, el grupo de los reformadores al cual pertenecían tanto Blaine como Garfield, había desatado una severa crítica a las formas de corrupción en la relación política-negocios privados y habían pedido limitar la influencia de los grandes capitales en la política.

28 Cf. Walter Lafeber, The new empire. An interpretation of american expansion, 1860-1898, New York, Cornell University, 1965, p. 46-53.

29 Samuel Flagg Bemis, op. cit., vol. 8, p. 6.

30 Herrera a Mariscal, México, enero 14, 1882, en U.S. Department of State, Boundary..., op. cit., p. 151-157. En el comunicado se incluye el texto íntegro del proyecto de tratado.

31 El proyecto de tratado que Herrera presentó a México tenía como base que Guatemala cedería los derechos sobre Chiapas y el Soconusco a cambio de una indemnización de cuatro millones de pesos. Lorenzo Montúfar, Proyecto de arbitramiento entre Guatemala y México interrumpido por la llegada a los Estados Unidos del General Barrios, New York, Imprenta Las Novedades, 1882, p. 3.

32 Romero a Frelinghuysen, Washington, junio 23, 1882, en U.S. Department of State, Boundary..., op. cit., p. 158.

33 Mariscal a Herrera, México, junio 5,1882, en ibid., pp. 158-159.

34 Montúfar a Frelinghuysen, Washington, julio 21, 1882, en ibid., p. 169.

35 Romero a Frelinghuysen, Washington, julio 20, 1882, en ibid., p. 168.

36 Justo Rufino Barrios, Mensaje con que el presidente constitucional de la República, general J. Rufino Barrios, da cuenta a ¡a Asamblea Nacional del Arreglo de la cuestión de límites con México, Guatemala, Tipografía El Progreso, 1882, pp. 4-5.

37 Para una versión detallada de la visita de Barrios a Washington Cf, Matías Romero, ”Settlement of the México-Guatemala boundary question”, Bulletin of the American Geographical Society, vol. XXIX, 1897, pp. 136-142.

38 Barrios hacía uso de la licencia de un año que le había sido otorgada para ”reponerse de las fatigas de la presidencia”. Barrios, Mensaje..., op. cit., p. 4.

39 Montúfar, Proyecto..., op. cit., p. 8.

40 Romero, ”Settlement...”, op. cit., pp. 142-148.

41 Ibid., pp. 148-157.

42 El texto completo del tratado se puede consultar en Luis Miguel Díaz, Historia de las relaciones internacionales de México, México, Porrúa, 1983, pp. 155-157.

43 Barrios, Mensaje..., op. cit., p. 3.

44 Ibid., p. 25.

Notas finales

* Instituto de Investigaciones Dr. José María Luis Mora.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2005

Condiciones de uso: http://www.openedition.org/6540