Version classiqueVersion mobile

San Antonio Nogalar

 | 
Guy Stresser-Péan

Quinta parte. Discusión sobre el sitio arqueológico de San Antonio Nogalar y sitios arqueológicos vecinos

Capítulo 1. Ocupación principal de San Antonio Nogalar y de su región en la época clásica

Texte intégral

1Ya hemos demostrado (segunda parte, cap. 9) que la principal fase de ocupación del sitio arqueológico de San Antonio Nogalar suministró, en todos sus niveles, productos bastante homogéneos y que, por lo tanto, su duración debió ser relativamente limitada. Ahora vamos a recapitular los datos que permitan ubicar dicha fase dentro de la escala cronológica.

Tipos cerámicos

2Hemos visto que la cerámica de San Antonio Nogalar presenta claras afinidades con la cerámica de la Huasteca, y otras más remotas con la de Teotihuacán. En lo concerniente a los tipos cerámicos, es respecto a la muy cercana Huasteca donde las comparaciones resultan especialmente fructíferas.

3La cerámica Tosca, rugosa o no, tiene escaso valor cronológico, puesto que, según parece, ha estado presente a través de todos los periodos cerámicos, tanto en la Huasteca como en la sierra de Tamaulipas. La cerámica Eslabones Rojizo parece ser especial de la sierra de Tamaulipas, pero Mac Neish (1958: 114) dice solamente que se enrarece en la fase Eslabones correspondiente al Pánuco III de Ekholm, para desaparecer en la fase siguiente, La Salta. Nuestro tipo Nogalar Negruzco nos parece que se asemeja a El Prisco Negro (El Prisco Black) de Ekholm, muy abundante en los periodos II y III de Pánuco y que luego se continuó por el Pánuco Negro simple (Pánuco Crude Black) a finales del periodo III y en lo inicios del periodo IV. La cerámica Zaquil Rojo de San Antonio Nogalar corresponde perfectamente a la descrita por Ekholm bajo ese nombre (Zaquil Red), que aparece en Pánuco a principios del periodo IV, para prolongarse después hasta la conquista europea. Por último, nuestra cerámica Nogalar Pasta Fina Clara está claramente emparentada con el tipo Pánuco Pasta Fina (Pánuco Fine Paste) de Ekholm, que abunda sobre todo hacia finales del periodo III de Pánuco y se enrarece rápidamente a principios del periodo IV, hallándose en él la misma decoración acanalada (“corrugated”). La cerámica Zaquil Negro Inciso —escasamente representada en San Antonio Nogalar— corresponde, en versión más simple, al tipo Zaquil Negro Inciso (Zaquil Black Incised) del periodo IV de Pánuco. Finalmente, el único recipiente cilíndrico en cerámica gris grabada tal vez se vincule al tipo Pánuco Gris (Pánuco Gray) de Ekholm, el cual está presente en Pánuco desde el periodo I hasta el periodo IV, pero con un máximo de frecuencia a finales del periodo II.

4De estas diversas comparaciones se obtiene la impresión general de que, ‘cronológicamente, la alfarería de San Antonio Nogalar se ubica a finales del periodo III (Pitahaya) y a principios del periodo IV (Zaquil) de Pánuco. La presencia de Zaquil Rojo habla en favor del periodo IV, pero la extrema escasez del Zaquil Negro Inciso y la existencia del Pánuco Pasta Fina acanalado demuestran que sólo puede tratarse de los más tempranos inicios del periodo IV.

Formas de vasijas de barro

5Estas primeras conclusiones están confirmadas por el estudio de las formas de las vasijas de barro. La ausencia del comal indica tiempos anteriores al posclásico. Las escudillas de perfil aristado, trípodes o no, que son tan frecuentes en San Antonio Nogalar, tienen homólogos en Pánuco en la cerámica El Prisco Negro, especialmente abundante a finales del periodo III. Los molcajetes son poco característicos, pero las escudillas trípodes en Zaquil Rojo son casi idénticas a las de Pánuco, que se encuentran a partir del periodo IV. Las ollas globulares de borde entrante, “tecomates”, o de borde ligeramente realzado con superficie a menudo acanalada, se encuentran en Pánuco a finales del periodo III y a principios del periodo IV, como también en Teotihuacán en los periodos III y IV. Un fragmento de escudilla trípode de fondo plano y paredes laterales ensanchadas nos parece que no tiene homólogos en el periodo III de Teotihuacán.

6Las ollas son generalmente poco características. Señalemos, no obstante, que las ollas globulares con borde ensanchado de San Antonio Nogalar se asemejan más bien a las de los periodos IV y V de Pánuco que a las del periodo III. Los fragmentos de jarra trípode con vertedor tubular, hallados en san ix, parecen evocar ciertas formas de Teotihuacán III. Las ollas o cántaros de cuello cilíndrico, ornamentado o no, no han sido señalados, hasta hoy, en los niveles clásicos de la Huasteca, pero se los encuentra sobre la costa, en El Tajín, y sobre la meseta central en el periodo Teotihuacán IV.

7Los vasitos hallados en San Antonio Nogalar son comparados por nosotros con ciertos “candeleras” simples de los periodos III y IV de Teotihuacán.

8Los recipientes cilíndricos trípodes, al parecer estuvieron abundantemente representados en San Antonio Nogalar, en cerámica negruzca, en cerámica de Pasta Fina Clara y en cerámica Gris aberrante, con soportes huecos, cónicos, cilíndricos o bulbosos, y más raramente prismáticos y calados. Se sabe que esta forma era muy común en el periodo III de Teotihuacán, pero que subsistía a principios del periodo IV y tuvo, por otra parte, una amplia difusión en Mesoamérica. En Teotihuacán, parece posible atribuir al periodo Xolalpan antiguo los recipientes cuya base está ornamentada por una franja en relieve y aquellos cuyos soportes tienen una forma prismática de sección rectangular. Puesto que estos dos elementos también se encuentran en San Antonio Nogalar, hay ahí una referencia cronológica muy apreciable. En la Huasteca, Ekholm encontró un soporte prismático calado, de sección rectangular, en un nivel de las postrimerías de su periodo III.

9Los patojos de San Antonio son difíciles de emplear para establecer correlaciones, pues esta forma ha pasado frecuentemente desapercibida. Así, Ekholm no la señala en la Huasteca. Sin embargo, se sabe que estaba presente sobre la meseta central mexicana, en el periodo Teotihuacán III.

10Un poco de esto sucede con los braseros, que no son mencionados por Ekholm en la Huasteca. No obstante, la tapa de brasero encontrada en San Antonio Nogalar se asemeja a las tapas cónicas halladas en Teotihuacán, que parecen de finales del periodo III.

11Como resultado de este examen se deduce que las formas de las vasijas de barro de San Antonio Nogalar encuentran equivalentes sobre todo a finales del periodo III y a principios del periodo IV de Pánuco, lo mismo que durante el periodo III y tal vez a principios del periodo IV de Teotihuacán.

Figurillas

12A excepción de los ejemplares en cerámica rojiza, que tal vez sean producto de una tradición local de la sierra de Tamaulipas, las figurillas encontradas en San Antonio Nogalar tienen un parecido tan riguroso con las de la Huasteca, que cabe preguntarse si acaso no se trata de objetos importados. El tipo más común es el tipo Retrato que, en Pánuco, es particularmente abundante en la última parte del periodo III (Pitahaya) y sigue encontrándose, en número decreciente, a través del periodo IV (Zaquil). La cabeza de anciano arrugado (Huehuetéotl), representada en San Antonio Nogalar en varios ejemplares, fue hallada en Pánuco, en un nivel de principios del periodo IV. Tipos Retrato bastante análogos a este fueron encontrados en Teotihuacán, en niveles del periodo III. Aquí vuelve a hallarse, especialmente, la cabeza de anciano arrugado.

13Los tipos Pánuco A, B y C de Ekholm, están presentes en San Antonio Nogalar, aunque de un modo escaso. En Pánuco, la distribución de estos tres tipos en el tiempo parece que fue muy amplia, pero es exclusivamente en el periodo Pánuco III donde ellos se encuentran al mismo tiempo.

14En San Antonio Nogalar, se advierte la ausencia del tipo denominado Moldeado (“Mold made”) de Ekholm, un tipo tan abundante como característico en los periodos IV y V de Pánuco. En cambio, hemos observado que ciertos ejemplares del tipo Retrato presentaban a veces determinadas características que los hacían asemejarse al tipo Moldeado, formando así una especie de transición. Ekholm notó un parecido de su tipo Moldeado con algunas figurillas del periodo IV de Teotihuacán.

15De tal modo, puede sacarse en conclusión que las figurillas de San Antonio Nogalar encuentran equivalentes en las postrimerías del periodo III y a principios del periodo IV de Pánuco. Algunos elementos comparables existen, en Teotihuacán, en el periodo III y en los inicios del periodo IV.

Objetos diversos en barro cocido

16Fueron señaladas por Ekholm sonajas esféricas en barro cocido en el nivel posclásico antiguo de la Huasteca, pero es probable que excavaciones más profundas permitan descubrirlas en niveles todavía más antiguos. Una sonaja de este tipo es descrita por Linné como hallada en San José Zoquiapan, estado de Tlaxcala, en niveles de la época Teotihuacán III.

17Las pipas encontradas en San Antonio Nogalar figuran entre las más antiguas de México, país donde este objeto aparece generalmente a principios del posclásico. Esto confirma la tesis de Krieger (1953: 502) y de Griffin (1966: 129), según la cual la pipa habría tenido su origen en el sureste de los Estados Unidos, desde donde habría pasado a México. Es notable que, en el valle del río Ohio, ya existieran pipas rectas y pipas acodadas en la época Adena, ubicada en el primer milenio antes de Cristo. Ahora bien, todos los fragmentos de pipas hallados en San Antonio Nogalar, parecen del tipo tubular. En cambio, Mac Neish (1958: 169) afirma que encontró pipas acodadas en el suroeste de Tamaulipas, en niveles de su fase Palmillas, la cual —en términos generales— corresponde a la época clásica. Hasta el día de hoy, la Huasteca sólo ha suministrado pipas acodadas posclásicas, pero es notorio el hecho de que los niveles clásicos de esta región son aún insuficientemente conocidos.

18El único huso de hilar o malacate de San Antonio Nogalar, consiste en un hallazgo de superficie cuya estimación cronológica es incierta. Tanto en la Huasteca como en el centro de México, el huso de hilar suele ser raro o está ausente en la época clásica, mientras que abunda en el posclásico.

19El fragmento de sello cilíndrico sólido hallado en San Antonio Nogalar, es también un objeto de superficie, de época indeterminada. No obstante, parece que los sellos cilindricos eran conocidos, en el centro de México, en la época de Teotihuacán.

20Por último, el anillo de barro cocido blanco fino, de san vi, tiene varios equivalentes encontrados por Ekholm en Pánuco, en niveles de finales del periodo III, salvo uno solo que procede de un nivel final del periodo IV.

21En conclusión, los diversos objetos de barro cocido encontrados en San Antonio Nogalar cuentan, en general, con muy pobres referencias cronológicas. Sin embargo, uno de ellos corresponde con certeza a las postrimerías del periodo III, o al periodo IV, de Pánuco; y los demás, no contradicen esta estimación cronológica. Las pipas constituyen un caso particular, Tamaulipas se hallaba aparentemente sobre la ruta de introducción de tales objetos en México.

Industria lítica; objetos de hueso, de cuerno de venado o de concha

22En términos generales, la industria lítica es una guía cronológica menos eficiente que la cerámica. Sus formas se modifican más lentamente. Sus productos son menos abundantes y a menudo se los describe con cierta negligencia. En algunas regiones, como la Huasteca, se carece casi por completo de datos comparativos factibles de ser aprovechados.

23La industria lítica de San Antonio Nogalar, apenas si habrá de proporcionamos datos cronológicos precisos. Sin embargo, veremos que no se contradice con las indicaciones suministradas por la cerámica. Las navajuelas en obsidiana son un elemento cultural mesoamericano muy antiguo y muy persistente. Mac Neish las señala en todos los niveles de cerámica de la sierra de Tamaulipas. Si, en las excavaciones huastecas de Ekholm, sólo aparecen en el posclásico, es sin duda alguna por casualidad y debido a que los volúmenes excavados fueron relativamente limitados.

24En términos generales, los diversos raspadores convexos de San Antonio Nogalar tienen sus equivalentes en los niveles de la época clásica de la sierra de Tamaulipas, de la gruta de la Nopalera (cerca de Calpulalpan) y en el valle de Tehuacán. Ni las raederas ni los bifaciales gruesos suministran referencias cronológicas precisas.

25El fragmento de gran punta foliácea bifacial, en obsidiana, corresponde a un tipo mesoamericano muy esparcido desde el preclásico reciente hasta la conquista española.

26Las puntas foliáceas de base redondeada están emparentadas con los tipos Abasolo, Refugio o Catán, comunes en el primer milenio de la era cristiana, desde Tehuacán hasta Tamaulipas e incluso hasta Texas, a reserva de que el tipo Catan aparece en este último lugar muy tardíamente.

27Las puntas triangulares o subtriangulares están emparentadas con los tipos Nogales, Tortugas y Matamoros, igualmente comunes en el primer milenio de nuestra era, desde el valle de Tehuacán hasta Tamaulipas. Las más angostas son comparables a las puntas Pandora, que se encuentran en Texas en el mismo periodo, aun cuando la pequeña punta foliácea tenga equivalentes “Lermoides” en los primeros siglos de nuestra era, sobre la meseta central mexicana y en Texas.

28Las puntas pedunculadas triangulares largas, de base ensanchada, permiten ser comparadas con las puntas Yarbrough de Texas, y también con el tipo Tehuacán de Mac Neish. Puntas de este género se propagaron, en el primer milenio de la era cristiana, desde Tehuacán hasta Texas. Lo mismo puede decirse de nuestras puntas triangulares de ancho pedúnculo cuadrado, que se asemejan a las puntas Morhiss, y frecuentemente a las puntas Bulverde o Castroville de Texas.

29Las puntas de tipo Ensor, con muescas laterales, son comunes en la misma época y en las mismas regiones, pero es preciso reconocer que las de Tamaulipas presentan a menudo formas un tanto especiales, más largas y con una base redondeada en la extremidad de un verdadero pedúnculo.

30Las puntas pedunculadas ojivales medianas, de pedúnculo con frecuencia redondeado, se vinculan holgadamente al tipo Palmillas, esparcido durante el primer milenio de nuestra era en todas las regiones mencionadas.

31Incluso los tipos Langtry y Gary, aprovechados por nosotros para establecer comparaciones con piezas aisladas, están comprendidos en este mismo periodo cronológico.

32Con respecto a los objetos de industria lítica en piedras tenaces, gran parte de ellos pertenecen a tipos que se encuentran en las diversas regiones de América Central, desde el preclásico hasta la conquista española.

33Sin duda alguna, sería muy conveniente poder realizar valiosas distinciones cronológicas con base en ciertos detalles de forma, pero los elementos de comparación suelen ser insuficientes para hacerlo. Tal es el caso de las hachas y azuelas, de los metates con o sin arista, de las manos de metate, de los pequeños tejolotes y de los machacadores de corteza; objetos que, de todos modos, están presentes en el transcurso del primer milenio de la era cristiana.

34Puede hacerse una excepción en cuanto al pulidor de albañil con forma de plancha doméstica, que indudablemente parece que pertenece a la época clásica de Teotihuacán.

35Los grandes morteros en piedra, tan comunes en Tamaulipas —donde su empleo parece haber perdurado durante milenios, hasta la conquista—, no tienen verdaderos equivalentes conocidos en la Huasteca, ni más al sur. En Coahuila, éstos parece que fueron sustituidos por huecos cavados en la roca, o por morteros de madera. Carecemos de puntos de comparación para el fragmento de estatua de piedra hallado en San Antonio Nogalar. Lo mismo sucede respecto al colgante en jadeíta pulida, aun cuando objetos de este género hayan sido encontrados, sin lugar a dudas, en el México central y meridional. Las cuentas de calcita están muy diseminadas en la Huasteca, pero la insuficiencia de las excavaciones hace que en dicha región sólo se las haya encontrado en niveles posclásicos. En Mesoamérica, el empleo de conchas de Oliva como sonajitas se mantuvo vigente a partir del preclásico. Sin duda, la costumbre de utilizar raspadores (omichicahuaztli) con muescas —ya fueran elaborados de hueso, de madera o de cuerno— era todavía más antigua, encontrándose difundida en todo México y en el oeste de los actuales Estados Unidos.

36En cambio, y para finalizar, el fragmento de plaqueta circular en esquisto con orificios de suspensión, corresponde a objetos análogos descubiertos en Teotihuacán, en niveles de la época clásica.

Otros elementos

37Los datos sobre la arquitectura de San Antonio Nogalar revelan una evidente similitud con respecto a la Huasteca; pero mal se prestan para una discusión cronológica, a falta de elementos de comparación en los periodos anteriores al posclásico.

38En cambio, los ritos funerarios de San Antonio Nogalar parece que se caracterizaron por el uso de la sepultura secundaria, mientras que en la Huasteca se practicaba esencialmente la inhumación simple, y en la zona cultural mesoamericana se empleaba ya fuera la inhumación o bien la cremación.

Conclusiones sobre el material de San Antonio Nogalar

39El material arqueológico suministrado por el sitio de San Antonio Nogalar, parece factible de ser ubicado cronológicamente hacia finales del periodo Pánuco III (Pitahaya) de la Huasteca, el cual, en términos generales, corresponde a la fase La Salta de Tamaulipas, de Mac Neish.

Datos suministrados por el estudio del carbono 14

40En 1971, dos muestras de carbón de madera fueron enviadas a los Geochron Laboratories, Cambridge, Mass., E.U., para una estimación cronológica mediante el sistema del carbono 14. Ambas muestras procedían de la excavación san ix, es decir de la estructura núm. 22, edificada durante la fase principal de ocupación del sitio. Las dos muestras habían sido halladas en una misma capa horizontal, notoriamente al mismo nivel, pero a profundidades distintas, habiendo sufrido la superficie del suelo una mayor erosión en la periferia de la plataforma.

41La muestra encontrada en el cuadro periférico B 1, a una profundidad de 20 a 40 cm, recibió en el Laboratorio Geochron el número GX 2483. Su edad fue evaluada en 2005 +/-140 años antes de la fecha señal de 1950, lo cual corresponde a 55 a.C.; más o menos, 140 años.

42La muestra encontrada en el cuadro central C 3, a una profundidad de 60 cm, recibió en el Laboratorio Geochron el núm. GX 2484. Su edad fue evaluada en 1625 +/-100 años antes de la fecha señal de 1950, lo cual corresponde a 325 d.C.; más o menos, 100 años.

43Puesto que ambas muestras tenían la misma edad, era obvio que una de las dos evaluaciones cronológicas debía ser descartada, por errónea. Sin duda alguna, la evaluación más fidedigna era la segunda, pues había sido estimada con base en un fragmento de carbón más importante, hallado a mayor profundidad, bajo una capa protectora más considerable y mejor conservada. La otra muestra tenía más probabilidades de haber sufrido alteraciones, puesto que provenía de un fragmento de carbón bastante pequeño, y hallado en una capa muy superficial.

Fechamiento de la principal fase de ocupación de San Antonio Nogalar

44Del estudio realizado basados en el sistema del carbono 14, se deduce que el incendio que al parecer devastó el edificio construido sobre el piso de la estructura 22, debió ocurrir entre 225 y 425 d.C.

45Una fecha cercana de 400 o 425 a.D. parece ser verosímil, según las comparaciones arqueológicas que hemos presentado en el capítulo precedente.

46Sin lugar a dudas, la más precisa de estas correlaciones proviene del hallazgo, en San Antonio Nogalar, de recipientes cilíndricos trípodes provistos —en torno a su base— de una franja decorada en granos de café. Ahora bien, en el Valle de México, estos recipientes pueden ser considerados como particularmente característicos de la fase Teotihuacán III, o Xolalpan antiguo, fase que se ubicaría entre 400 y 550 d.C. (Muller 1966: 37-38) y la cual corresponde al máximo de expansión de la civilización de Teotihuacán.

47En el caso de reconocer que los sucesivos grados de edificación de la estructura 22 debieron cubrir una gran parte del principal periodo de ocupación del sitio de San Antonio Nogalar, queda por estimar con cuál fase de dicha ocupación se relaciona la fecha así considerada.

48En su centro, la estructura 22 debió tener una altura aproximada de 150 cm sobre el nivel del antiguo suelo. Dicha estructura debió ser construida en 7 u 8 fases, cada una de ellas marcada por la fabricación de un nuevo revestimiento de piso. Ahora bien, el tronco quemado —un fragmento del cual fue sometido al estudio del carbono 14— fue hallado sobre el quinto revestimiento de piso, a más o menos 80 cm por encima del antiguo suelo.

49De tal modo, cabe admitir que la fecha obtenida de esta manera —probablemente próxima a 400 o 425 a.C— se ubica en la segunda mitad de las fases de edificación de la estructura 22, y que por lo tanto está más cerca del final que del principio de la principal fase de ocupación del sitio de San Antonio Nogalar.

50En cuanto a los recipientes cilíndricos trípodes provistos —en torno a su base— de una franja decorada en granos de café, los fragmentos más importantes y mejor ubicados bajo el punto de vista estratigráfico proceden de la capa superior de la estructura 52, o sea, de la última fase de ocupación de esta plataforma habitacional.

51De tal manera, nos parece razonablemente factible admitir que el final del periodo principal de ocupación del sitio de San Antonio Nogalar debió ubicarse hacia 500 o 550 d.C.

52Puesto que dicho periodo debió ser relativamente breve, sus inicios se habrían producido alrededor de 200 o 250 años antes.

Relaciones con la cronología de la huasteca

53Las fechas del principal periodo de ocupación del sitio de San Antonio Nogalar tienen su importancia para la cronología arqueológica de la Huasteca, cuyas principales fases fueron definidas por Ekholm en 1944, antes de la aparición de los fechados mediante el carbono 14.

54En efecto, hemos tenido constantemente la impresión de que el mencionado periodo principal de ocupación debió corresponder a las postrimerías del periodo Pánuco III (Pitahaya), o a los inicios del periodo Pánuco IV (Zaquil) de Ekholm.

55Entre los elementos característicos de Pánuco IV, es preciso citar, ante todo, la presencia, en San Antonio Nogalar, de la cerámica Zaquil Rojo, que, en la excavación de Ekholm en Pánuco, aparece bruscamente, en gran número, a principios de este periodo.

56En cambio, San Antonio Nogalar no suministró figurillas del tipo llamado “Mold made” por Ekholm, y la cerámica Zaquil Negro inciso sólo está representada allí en cantidad ínfima, lo cual hablaría a favor de los finales de Pánuco III o de los más tempranos inicios de Pánuco IV. Recordemos también que el soporte prismático rectangular calado, descubierto en San Antonio Nogalar, tiene un homólogo hallado por Ekholm en la capa superior de sus niveles Pánuco III.

57Desde luego, podría pensarse que la cerámica Zaquil Rojo apareció primero en la sierra de Tamaulipas, y que desde allí se difundió luego en la Huasteca. Pero esta hipótesis no merece ser retenida, puesto que a Mac Neish, sus exploraciones en la sierra de Tamaulipas prácticamente no le suministraron Zaquil Rojo.

58De tal manera, puede considerarse como probable que el comienzo del periodo Pánuco IV de la Huasteca haya sido aproximadamente contemporáneo de la principal fase de ocupación del sitio de San Antonio Nogalar, y que haya estado ubicado en las proximidades de 400 o 450 d.C., por lo tanto más bien hacia los inicios de Teotihuacán III (Xolalpan) que hacia el final de Teotihuacán IV (Metepec).

Época de ocupación del sitio de La Torrecilla

59Mac Neish, quien ubica a San Antonio Nogalar en su fase Laguna (preclásico final), sitúa a La Torrecilla en su fase La Salta (clásico reciente). Para esto, se basa en la proporción —en este último sitio— de los diversos tipos de vasijas de barro y de las distintas formas de recipientes, en el predominio de los soportes huecos y de los soportes en forma de pezón, y finalmente en el hallazgo de un fragmento de figurilla al que compara con el tipo “Mold made” de Ekholm.

60Nosotros nos inclinaríamos más bien a considerar que estos dos grandes sitios arqueológicos fueron esencialmente contemporáneos entre sí, y que representan la misma fase de una misma civilización.

61Por cierto, a pesar del complemento de objetos reunido por nosotros, los datos necesarios para ubicar a La Torrecilla en la secuencia cronológica de la sierra de Tamaulipas, siguen siendo bastante escasos. Sin embargo, su cerámica y su industria lítica nos parecen análogas al material de San Antonio Nogalar. Por último, el descubrimiento, en ambos sitios arqueológicos, de fragmentos de recipientes cilíndricos con su base rodeada por una banda decorada en granos de café, nos parece particularmente característico.

62Sin embargo, cabe pensar que la ocupación del sitio de La Torrecilla se prolongó por más tiempo, dado que el porcentaje de fragmentos cerámicos negros y decorados exteriormente por incisión parece que es allí más elevado: 5 de 471 fragmentos cerámicos recogidos por Mac Neish en La Torrecilla, contra 15 de 22 665 fragmentos cerámicos recogidos por nosotros en San Antonio Nogalar.

Otros sitios, probablemente atribuibles a la época clásica

63Los escasos fragmentos cerámicos recogidos por nosotros en el sitio arqueológico de la Loma de los Potreros, parecen comparables al material de San Antonio Nogalar. Allí se observa, particularmente, la presencia del Zaquil Rojo. Es probable que este sitio haya sido una dependencia del de La Torrecilla.

64Los sitios de El Ojital y de Agua Grande se presentan bajo un aspecto bastante análogo al de San Antonio Nogalar. Probablemente sean de la misma época, pero carecemos de datos arqueológicos precisos que nos permitan afirmarlo.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2000

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search