Version classiqueVersion mobile

San Antonio Nogalar

 | 
Guy Stresser-Péan

Cuarta parte. Otros sitios arqueológicos de la región de San Antonio Nogalar

Capítulo 3. Pinturas rupestres de El Risco de los Monos

Texte intégral

Ubicación de la peña

1El acantilado denominado El Risco de los Monos está ubicado sobre la margen izquierda (este) del Arroyo del Cojo, a unos diez kilómetros arriba de San Antonio Nogalar, y unos 600 metros más arriba del pequeño rancho de Agua Grande.

2En este punto, el valle es bastante angosto y los meandros del torrente bordean, aquí y allá, abruptas paredes. La pared de El Risco de los Monos tiene casi 20 m de altura, y el torrente pasa directamente junto a su base. De esta manera, el único modo de acceder a ella es atravesando el lecho del arroyo, atiborrado de gruesos bloques de piedra. Este tránsito se facilita por el hecho de que el curso de agua en cuestión permanece prácticamente seco durante casi 7 meses del año (fotos 30 C y D).

3La altitud del fondo del valle es de aproximadamente 400 m. El clima local que impera allí es cálido y seco. La vegetación consiste en un monte tropical xerofítico caducifolio.

4El farallón está alineado de norte a sur, con frente hacia el oeste. Está constituido por capas calizas casi horizontales, algunas llegan a tener cerca de 2 m de espesor. Estas calizas duras, de color crema bastante claro o blancuzco, son aparentemente del cretáceo medio (foto 30-A).

5El peñasco debe su nombre actual a las pinturas rupestres cuya existencia es conocida desde hace mucho tiempo por los habitantes de la región. La palabra mono —sinónimo de “chango”— que, por extensión, significa “figura humana mal dibujada”, es muy empleada en la Huasteca y sus regiones circunvecinas para designar las estatuas, figurillas y representaciones humanas de época precolombina. Nuestra visita a este lugar data del 27 de abril de 1968.

El abrigo rocoso

6Las pinturas rupestres se encuentran ubicadas en un abrigo rocoso, el cual las ha protegido de la acción producida por el intemperismo. Este abrigo se abre a una altura aproximada de 8 m sobre el lecho del torrente. Desde abajo, se accede a él mediante una escalada que no ofrece dificultades. En cambio, resulta muy trabajoso llegar allí descendiendo desde lo alto del farallón (foto 30-B).

7El techo horizontal del abrigo está a 3.50 o 4 m de altura sobre el suelo. La saliente máxima del desplome es de más o menos 6 m en el centro, pero disminuye rápidamente a los lados. El área resguardada tiene unos diez metros de longitud. Su suelo rocoso, muy disparejo, está cubierto de bloques desprendidos de la bóveda, uno de ellos de considerable tamaño. En verano, este suelo es recorrido por aguas pluviales que chorrean a lo largo de la peña y penetran en el abrigo por su extremo meridional. Esta corriente destruyó las capas arqueológicas, o impidió su formación. Las pocas cavidades o fisuras donde habían podido acumularse desechos, fueron excavadas por nosotros. Ellas contenían tan sólo tierra con residuos vegetales muy recientes. El fondo de una grieta nos suministró un fragmento sin borde, en cerámica tosca bastante atípica, que tal vez sea moderno.

Las pinturas rupestres

8Las pinturas están aproximadamente a la altura de un hombre. En general, fueron trazadas sobre un asiento de roca homogénea de más de un metro de espesor. Algunas de ellas, particularmente en los extremos del abrigo, están pintadas sobre capas rocosas menos gruesas.

9En su mayoría, estas pinturas son de color rojo anaranjado claro, o rojo oscuro. Otras, menos numerosas, son de color negro. El pigmento parece estar incorporado a la roca, como si estuviera recubierto por una ligera película de caliza. Da la impresión de que tuvo algunas superposiciones de pinturas en la época indígena, tal como lo veremos más adelante, pero de ellas sólo subsisten algunos rastros.

10Las superficies así ornamentadas por los indios de antaño, fueron lamentablemente invadidas por graffiti modernos, trazados en negro con un lápiz grueso o mediante un pedazo de carbón. Frotándolas enérgicamente con un trapo húmedo, a duras penas se logra hacer desaparecer una parte de esos viles graffiti, dejando intactas las pinturas antiguas.

11Actualmente, la decoración pintada dentro del abrigo en cuestión, abarca unos 37 elementos o figuras individuales; pero la presencia de diversos vestigios casi desvanecidos sugiere que, antiguamente, su número debió ser un poco más elevado. Algunos de estos elementos forman grupos bastante evidentes. Para otros, el caso es más dudoso.

12Cada uno de estos elementos es monocromo. En ninguno de ellos hay atenuación de color. Sus trazados son simples y esquemáticos. Sus dimensiones son reducidas. El más pequeño de todos tiene 6 cm de altura, y el más alto alcanza los 27 cm. Muchos de ellos son sumamente pálidos o están muy escamados, con contornos difíciles de distinguir. Hemos optado por reproducir estos elementos a través de dibujos, debido a que —en su gran mayoría— distan de ser fácilmente discernibles sobre las fotografías que se les pudieron tomar.

Lista de las pinturas

13A continuación, procederemos a enumerar las pinturas visibles actualmente, comenzando por las que se encuentran en el extremo norte del refugio; y, a partir de allí, iremos avanzando hacia el sur.

Primer grupo

14Grupo extremo,-situado muy aparte de los demás. Color rojo anaranjado vivo.

151) Dos manchas que parecen ser los restos de una figura desvanecida por el tiempo (fig. 161-1 y foto 32-B).

162) Caballo cuyo jinete tiene los brazos abiertos. Uno de los brazos del jinete remata en una especie de horquilla apoyada sobre la grupa del caballo. Altura: 10 a 12 cm. Cabeza del caballo mirando hacia el sur (fig. 161-2 y foto 32-B).

Segundo grupo

17Conjunto de figuras formando una especie de friso horizontal continuo, trazado sobre la superficie bastante plana y lisa de una losa calcárea de aproximadamente 25 cm de espesor; losa muy aislada de los bancos de roca superior e inferior. Estas pinturas son de color rojo anaranjado. Por desgracia, están invadidas por graffiti modernos, pues fueron trazadas sobre una superficie lisa que se presta muy bien al garabateo a lápiz; y, para peor, esta es la primera superficie pintada con que uno se tropieza al entrar en el abrigo rocoso (foto 31-B). De izquierda a derecha, o sea de norte a sur, se distinguen los siguientes elementos o figuras:

183) Motivo formado por dos círculos concéntricos, con un punto central. Diámetro: 6 cm (fig. 161-3).

194) Motivo formado por dos líneas verticales paralelas, que luego se toman horizontales y se alejan entre sí, para terminar doblándose hacia abajo. Altura: 6 cm (fig. 161-4).

205) Motivo muy desvanecido, que parece que estuvo formado por dos círculos concéntricos con un punto central. Diámetro: 6 cm, aproximadamente (fig. 161-5).

216) Motivo muy desvanecido que parece que fue una espiral, aunque tal vez se haya tratado de 2 círculos concéntricos (fig. 161-6).

227) Representación esquemática de un caballo con una línea vertical sobre el lomo, la que aparentemente representa un jinete. La cola del caballo forma una especie de rizo, y sus patas posteriores se doblan hacia atrás. Altura: 24 cm (fig. 161-7). Entre las patas delanteras y traseras del caballo, son perceptibles los rastros muy desvanecidos de un motivo formado por 2 o 3 círculos concéntricos.

238) Signo complejo, con unas especies de rizos laterales, y el cual, en su parte inferior, tiene un grueso punto circular medio desvanecido (fig. 161-8).

249) Representación de un animal cuadrúpedo indeterminado, cuyas patas están dobladas hacia adelante. Altura: 10 cm (fig. 161-9).

2510) Personaje humano en posición de pie, aparentemente sin cabeza, con sus brazos y piernas abiertos, y cuyas extremidades están dobladas hacia abajo. Altura: 8 cm (fig. 161-10).

Tercer grupo

2611) Línea sinuosa, medio desvanecida, trazada en un ángulo entrante del peñasco. Color rojo oscuro (fig. 161-11).

Cuarto grupo

27Este grupo está constituido por una hilera de 8 personajes humanos, en posición de pie, con los brazos y piernas abiertos. Sólo 3 de ellos tienen una cabeza apenas bosquejada. La altura de estos 8 personajes es de 7 a 8 cm, aunque el último alcanza los 10 cm. Están pintados en color rojo oscuro, muy desvanecido, y actualmente apenas si son visibles. El quinto y el sexto son los que están mejor conservados, figurando en los núms. 16 y 17 de la fig. 161.

2812) Personaje humano con los miembros abiertos. Cabeza y brazo derecho no visibles (fig. 161-12).

2913) Personaje humano con los miembros abiertos. Piernas y parte inferior del cuerpo no visibles (fig. 161-13).

3014) Personaje humano con los miembros abiertos. Cabeza muy visible (fig. 161-14).

3115) Personaje humano con los miembros abiertos. Cabeza, brazo derecho y pierna derecha no visibles (fig. 161-15).

3216) Personaje humano, con los miembros abiertos. Cabeza visible (fig. 161-16).

3317) Personaje humano, con los miembros abiertos. Cabeza no visible (fig. 161-17).

3418) Personaje humano, con los miembros abiertos. Cabeza no visible (fig. 161-18).

3519) Personaje humano, con los miembros abiertos. Cabeza y pierna izquierda no visibles. Este personaje es un poco más grande que los otros, pues alcanza los 10 cm de altura. Por otra parte, está un tanto apartado de ellos, a una cierta distancia del lado sur. En cambio, se encuentra ubicado muy cerca del siguiente grupo, aunque a un nivel un poco más alto. Este personaje está casi totalmente borrado (fig. 161-19).

Quinto grupo

36Este grupo, pintado en rojo muy oscuro, es inmediatamente contiguo al extremo sur del grupo precedente. Pero está ubicado un poco más abajo y, de tal modo, su línea principal se encuentra desfasada con respecto a la anterior. Este grupo consta, esencialmente, de una fila de 3 caballos, todos mirando hacia el norte. Cada uno tiene un jinete, representado sin cabeza, con una de sus manos apoyada sobre el pescuezo y la otra sobre la grupa de su cabalgadura, tiste grupo está completado por 2 signos abstractos, trazados un poco más abajo de la reata de los caballos, uno hacia adelante y el otro hacia atrás (fig. 162-20 a 24, y foto 32-A).

3720) Caballo con jinete. Altura: 6 cm, aproximadamente. Figura muy desvanecida y casi invisible.

3821) Caballo con jinete. Altura: 15 cm, aproximadamente. Uno de los raros caballos cuya cola está claramente trazada. Pintura rojo oscuro, aún muy viva y bien visible donde no se encuentra escamado (fig. 162-21).

3922) Caballo con jinete. Altura: 15 cm, aproximadamente. La cola del caballo parece formar un rizo. Pintura rojo oscuro todavía muy viva, pero medianamente escamada (fig. 162-22).

4023) Signo en forma de rombo, trazado por debajo y un poco hacia adelante de la hilera de los caballos.

4124) Signo en forma de escuadra, trazado por debajo y hacia atrás de la hilera de los caballos.

Sexto grupo

42Este grupo está formado por un conjunto de figuras muy poco visibles. En efecto, éstas se encuentran casi borradas y, para peor, hacen muy escaso contraste, pues están pintadas en negro sobre una roca de color gris oscuro. La superficie de esta roca caliza parece haber sido alterada por una transminación de agua, origen de su actual color. En cambio, no parece que las figuras puedan ser interpretadas como si hubieran estado primitivamente pintadas en rojo, para luego haber virado al negro bajo la acción de la humedad. En efecto, una o dos de ellas parece que fueron superpuestas a pinturas anteriores rojas, de las que aún subsisten débiles vestigios (fig. 162-26 a 35, y foto 31-A).

43Este grupo está ubicado un poco más alto y un poco más al sur que el precedente.

44En él figuran, sobre una línea horizontal superior, 2 personajes en posición de pie y un signo abstracto. Más abajo aparece una línea horizontal de 5 jinetes con otros 3 jinetes aislados, uno arriba y los otros dos abajo de dicha línea. En su mayoría, los caballos parecen estar mirando hacia el norte; pero, al menos el de la línea superior, está mirando hacia el sur. Cada jinete apoya una de sus manos sobre el pescuezo y la otra sobre la grupa de su cabalgadura.

4525) Personaje humano con los brazos abiertos. Las piernas están casi totalmente borradas.

4626) Signo abstracto mal definido, casi borrado. Parece que hay varias ramas verticales o casi verticales, por encima de una línea horizontal (fig. 162-26).

4727) Personaje humano en posición de pie, con los miembros abiertos, superpuesto a restos de pintura roja. Este personaje tiene un aspecto un tanto derrengado y parece haber sido representado de tres cuartos de perfil, más bien que de frente. Altura: 10 cm, aproximadamente (fig. 162-27).

4828) Caballo mirando hacia el sur, con jinete. Altura: 12 cm, aproximadamente (fig. 162-28). Este dibujo está aislado por encima de la línea de los 5 jinetes que ahora vamos a describir.

4929) Caballo, con jinete. Altura: 6 cm, aproximadamente. Dibujo muy desvanecido. Caballo tal vez mirando hacia el sur (fig. 162-29).

5030) Caballo mirando hacia el norte, con jinete de gran tamaño. Altura, 8 cm, aproximadamente (fig. 162-30).

5131) Caballo, aparentemente mirando hacia el norte, con jinete. Altura: 7 cm, aproximadamente (fig. 162-31).

5232) Caballo, aparentemente mirando hacia el norte, con jinete. Dibujo muy poco visible. Altura: 7 cm, aproximadamente (fig. 162-32).

5333) Caballo, mirando hacia el norte, con jinete de gran tamaño. Este dibujo, muy desvanecido, se distingue por sus grandes dimensiones: 27 cm de altura, aproximadamente. Con él se termina la hilera de los 5 jinetes, elevándose muy por encima del nivel de los otros. A nuestro juicio, este dibujo está demasiado desvanecido como para que pueda ser reconstituido con precisión.

5434) Caballo, mirando hacia el sur, con jinete. Se encuentra por debajo de la mencionada línea de 5 jinetes (fig. 162-34).

5535) Caballo, con jinete. Está representado por tan sólo unos pocos trazos casi invisibles, ubicados detrás del motivo anterior.

Séptimo grupo

56Este grupo está localizado en el extremo sur del abrigo rocoso. En la actualidad consta de 2 elementos separados entre sí. Otros elementos, hoy casi desvanecidos, sólo están representados por algunas vagas manchas de color (foto 32-C).

5736) Caballo, aparentemente mirando hacia el norte, con jinete borrado en parte, uno de cuyos brazos debió apoyarse sobre la grupa. Las patas del caballo están dobladas, las anteriores hacia adelante y las posteriores hacia atrás. Su cola, horizontal y muy alargada, parece terminar en forma de gancho. Dibujo trazado en color rojo anaranjado (fig. 162-36).

5837) Personaje humano, con los miembros abiertos. Altura: 6 cm, aproximadamente. Pintura roja. Esta es la última pintura del refugio por el lado del sur.

Estudio de los motivos

Motivos abstractos

59Los motivos abstractos son poco numerosos, y algunos de ellos están incompletos o son apenas visibles, lo cual vuelve difícil su estudio.

60Cabe preguntarse si los 2 dobles círculos concéntricos con punto central (núms. 3 y 5) no estuvieron destinados a encuadrar el motivo núm. 4, y a evocar un rostro humano parecido al de Tláloc, o una cabeza de monstruo reptil con la mandíbula abierta. Mac Neish (1958: 134) halló algunos círculos concéntricos, generalmente de diámetro bastante grande, pintados en dos grutas de la sierra de Tamaulipas.

¿Serpiente?

61La línea sinuosa pintada en rojo oscuro y descrita bajo el núm. 11 (tercer grupo), tal vez haya sido la representación de una serpiente.

Hombres en posición de pie

62Las 12 figuras de hombres de pie, actualmente todavía visibles, están distribuidas en 4 grupos y por lo mismo se encuentran pintadas en diversos colores: rojo anaranjado, rojo, rojo oscuro y negro. Todas ellas, salvo una, están representadas de frente, con los brazos y piernas abiertos, lo cual les da un aire de danzantes. No es frecuente que la cabeza esté figurada.

63El personaje núm. 27, del sexto grupo, constituye la excepción. Aparentemente está representado de tres cuartos de perfil, en posición de pie, con las piernas más bien juntas, el cuerpo fuertemente derrengado, los brazos abiertos y los antebrazos caídos. Tal vez su actitud evoque la danza (fig. 162-27).

64Estas representaciones humanas esquemáticas parecen muy diferentes de las que Mac Neish halló en la parte norte de la sierra de Tamaulipas, que por lo general están de perfil y a veces son bastante complejas (Mac Neish, 1958: 136 y fig. 45-2). Mac Neish atribuye sus representaciones humanas al periodo posclásico, debido a su asociación, en una gruta, con capas arqueológicas de la fase Los Ángeles.

Caballos y jinetes

65Aparecen caballos y jinetes en todos los grupos, a excepción del tercero y el cuarto. Están pintados con rojo anaranjado, rojo oscuro o negro. El caballo está siempre de perfil. Los 4 miembros son visibles, y generalmente rectos o casi rectos. El cuerpo tiene siempre un tinte uniforme, salvo en un caso parcial debido al escamado de la pintura. La cola está a veces representada por un rizo o un gancho.

66Los jinetes están de frente, con los brazos arqueados, con una mano apoyada sobre el pescuezo y la otra sobre la grupa de su cabalgadura. En ciertos casos, para no alargar excesivamente los brazos de un jinete representado demasiado grande, el artista se vio inducido a darle al caballo un lomo exageradamente ensillado. La cabeza del jinete no siempre es visible por encima de la línea de sus hombros. Sus piernas jamás aparecen bajo el vientre de su cabalgadura.

67Dos casos dudosos merecen ser discutidos aquí. Se trata de representaciones de animales cuadrúpedos fantasiosos, que nos hemos propuesto interpretar como caballos porque parecen llevar jinetes, pero cuyas patas están dobladas hacia adelante y hacia atrás. Ambos están pintados en rojo anaranjado. El núm. 7 (primer grupo) tiene una cabeza muy pequeña en la punta de un largo pescuezo. Su cola forma un circulo. Los extremos de sus patas anteriores se doblan hacia adelante. Los extremos de sus patas posteriores se doblan hacia atrás, incluso parece que se juntan. Sobre su lomo, un simple trazo vertical parece representar un jinete. El núm. 36 (séptimo grupo) tiene un cuerpo rectilíneo bastante alargado donde no se distingue bien la cabeza de la cola, patas anteriores dobladas hacia adelante y patas posteriores dobladas hacia atrás. Sobre su lomo, ya casi no se ve más que un par de trazos verticales gruesos, pero parecen los restos de un dibujo de jinete apoyando sus manos sobre su cabalgadura. Tal vez se trate de representaciones más torpes de caballos y más antiguas que las otras.

68Mac Neish (1958: 136 y fig. 45-4) encontró figuras de hombres a caballo pintadas en dos grutas del Cañón del Diablo, en el noroeste de la sierra de Tamaulipas. En ellas se repite la convención del jinete apoyando una mano sobre el pescuezo y la otra sobre la grupa de su cabalgadura. Pero los caballos están dibujados de un modo diferente, con cuerpos en forma de segmentos de círculo sombreados o cuadriculados.

Animal cuadrúpedo mal definido

69El dibujo núm. 9 (Segundo grupo) representa un animal de cabeza pequeña, cuerpo alargado, patas anteriores cortas y dobladas hacia adelante, y patas posteriores largas y dobladas hacia adelante. El cuerpo se prolonga hacia atrás, más allá del arranque de las patas posteriores.

70No parece que pueda tratarse de un caballo. Más bien se podría pensar en un animal carnívoro, tal vez de la familia de los vivérridos. Sin embargo, el trazado de las pinturas del abrigo es en general tan poco esmerado, que toda identificación que quisiera ser precisa sería arbitraria.

Conclusiones sobre las pinturas rupestres de El Risco de los monos

71A primera vista, estas pinturas parecen de época muy antigua. Algunas están muy descoloridas, otras muy escamadas y otras más aparentemente recubiertas por una ligera película de caliza. Pero el hecho de que uno de sus temas más importantes sea la representación de jinetes, no permite remontarlas más allá del siglo xvi. Por otra parte, tampoco podrían ser posteriores al siglo xviii, a finales del cual los indios de la región prácticamente ya habían desaparecido.

72Es posible que algunas sean más recientes que otras. Si así fuera, las pinturas de color rojo anaranjado del primero, segundo y séptimo grupos tendrían probabilidades de ser las más antiguas. Hemos observado que el personaje pintado en negro y descrito bajo el núm. 27 (sexto grupo), parece que está superpuesto a un motivo anterior rojo, muy desvanecido. Los caballos figurados con las patas dobladas hacia adelante y hacia atrás sólo existen en dos ejemplares, ambos pintados en rojo anaranjado y uno tiene un jinete representado por una simple línea vertical. Finalmente, señalemos que los únicos signos abstractos de cierta importancia son de color rojo anaranjado.

73Mac Neish (1958: 134-136) afirma que encontró pinturas rupestres en 23 lugares de la sierra de Tamaulipas, pero, con referencia a esto, solamente da informes fragmentarios. Las 4 fotografías publicadas por él y los comentarios que las acompañan, se refieren a grutas de la región del Cañón del Diablo, en el noroeste de la sierra de Tamaulipas. Mac Neish las atribuye a los indios pasitas, que ocupaban este sector en el momento de la conquista de Escandón, en el siglo xviii.

74Las pinturas de El Risco de los Monos presentan, con las de Mac Neish, algunas similitudes que ya hemos señalado: círculos concéntricos, líneas verticales rematadas por un punto grueso, y representaciones esquemáticas de hombres y de jinetes. En cambio, entre ambos grupos hay diferencias de estilo muy notables, que tal vez pueden atribuirse a un distinto origen. En efecto, los pasitas no ocupaban el sureste de la sierra de Tamaulipas, y las pinturas de El Risco de los Monos son más bien atribuibles a otros grupos indígenas, como los mariguanes.

Table des illustrations

Légende Primer grupo
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/6706/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 33k
Légende Segundo grupo
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/6706/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 56k
Légende Tercer grupo
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/6706/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 25k
Légende Cuarto grupo
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/6706/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 35k
Légende Quinto grupo
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/6706/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 42k
Légende Sexto grupo
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/6706/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 74k
Légende Séptimo grupo
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/6706/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 33k

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2000

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search