Version classiqueVersion mobile

San Antonio Nogalar

 | 
Guy Stresser-Péan

Tercera parte. Industria lítica de San Antonio Nogalar. Objetos fabricados en hueso, en cuerno, en concha o en metal. Restos de fauna

Capítulo 21. Ornamentos y pequeños objetos diversos en piedra

Texte intégral

Colgante en jadeíta pulida

1Pieza formada por una parte piramidal esculpida y perforada, y por un prolongamiento cilíndrico alargado, de extremidad redondeada. La parte principal tiene una base cuadrada, pero se estrecha hacia arriba hasta terminar en un ángulo saliente redondeado. A un poco más de la mitad de su altura, está marcada por una fuerte ranura horizontal que la rodea completamente, salvo por el lado del apéndice cilíndrico. A nivel de esta ranura, está atravesada por una perforación bicónica. Una discreta ornamentación suplementaria es formada por algunas ranuras débilmente marcadas que bordean ciertas aristas o que se cruzan en medio de una de las caras (fig. 139-1). Esta parte principal tiene una base rectangular de aproximadamente 15 x 17 mm, y una altura de 20 mm. El apéndice cilíndrico tiene alrededor de 27 mm de largo y 8 mm de diámetro. Su extremidad redondeada se curva ligeramente en la parte superior. La longitud total de la pieza es de 44 mm.

2Este objeto es de muy hábil factura. El chiquillo que nos lo dio, dijo que lo había encontrado en san sp 4, pero es posible que simplemente proceda de san sp l. De todas maneras, su ubicación cronológica es incierta. Probablemente se trate de una pieza importada, proveniente de regiones más cercanas al meridiano. Puede suponerse que este colgante representa la cabeza de un pájaro de largo pico.

3Mac Neish (1958: 97) halló algunas cuentas que parecen de jadeíta en dos sitios del preclásico superior y en un sitio clásico de la siena de Tamaulipas. En Tampico, en la Huasteca, el sitio arqueológico de Las Flores, de época posclásica, suministró a Ekholm (1944: 487) numerosas piezas en jadeíta, algunas hábilmente esculpidas y aparentemente importadas del sur. En el Valle de México, la talla de la jadeíta hace su aparición a partir del preclásico medio, aparentemente bajo la influencia olmeca (Pina Chan 1971: 175).

Cuenta en calcita verde translúcida

4Una cuenta en calcita cristalina, translúcida, de color verde pálido, fue hallada en la excavación san viii, al despejar el muro de contención de la estructura núm. 52, a un metro de dicho muro, por el lado suroeste (fig. 139-3).

5Esta cuenta tiene un contorno aproximadamente circular y una forma achatada. Su diámetro es de 17 mm y su espesor de 11 mm. Sus bordes laterales son redondeados, salvo por un lado, donde dos pequeñas lascas se desprendieron siguiendo planos de crucero. Entre ambas caras chatas fue practicada una perforación bicónica, cuyo diámetro es de 4 mm en los bordes y de 1.5 mm en el centro de la pieza. Todas las superficies están esmeradamente alisadas, pero no tienen un verdadero pulido.

6Mac Neish no señala cuentas de calcita cristalina en la sierra de Tamaulipas. En Tampico, Ekholm encontró una de estas cuentas en una sepultura del sitio de Las Flores, de época posclásica antigua. Estas cuentas son bastante comunes en el posclásico reciente de la Huasteca occidental, donde se presentan con formas muy variadas. Parece que su centro de difusión se hallaba en la región de Valles. Franco (1970: 34) encontró cuentas de estas en la Sierra Gorda de Querétaro.

Plaqueta en obsidiana

7El sitio de San Antonio Nogalar suministró un fragmento de plaqueta en obsidiana negra opaca, hallado en superficie en san sp 3, que parece que se quebró durante su fabricación. Lo que subsiste parece que proviene de una pieza de contorno oval, con bordes redondeados, cuyas dimensiones debieron ser aproximadamente las siguientes: 34 x 25 x 5 mm (fig. 139-4).

8Los bordes redondeados y una de las grandes caras planas están esmeradamente alisados, al parecer por abrasión, pero no presentan el brillo del verdadero pulido. La otra cara mayor parece haber sufrido el inicio del mismo tratamiento, pero el alisado por abrasión dejó subsistir en ella un gran número de minúsculas depresiones brillantes, que parecen muestras de una superficie anteriormente preparada mediante una muy fina técnica de lasqueo. Así pues, parece que el trabajo de la obsidiana por abrasión hubiera sido practicado en San Antonio Nogalar, mas sin que esto permita asegurar que la plaqueta en cuestión sea contemporánea de la fase principal de ocupación del sitio, o bien que haya sido un objeto importado.

9Ninguna pieza en obsidiana pulida ha sido señalada en la sierra de Tamaulipas ni en la Huasteca. No obstante, en esta última región al parecer fueron encontrados algunos raros ejemplares, probablemente recientes y que da la impresión de que provienen del México central.

Plaqueta en pedernal negro

10Un fragmento de plaqueta en pedernal negro semipulido fue hallado en la excavación san viii, en la capa superficial del sondeo practicado a 10 m hacia el este de la estructura núm. 52. Su espesor es de 5 a 6 mm. Su forma se aproxima a la de un triángulo rectángulo, de lados desparejos y cuya hipotenusa estaría reemplazada por una curva irregular. Sobre una de las caras, se distingue el límite circular de una superficie pulida, ligeramente deprimida con respecto al borde no pulido. De tal modo, parece que el artesano tuvo la intención de fabricar una plaqueta circular pulida, de unos 60 mm de diámetro, pero que el objeto se fracturó durante el trabajo (fig. 139-5).

11El pedernal negro empleado es indudablemente de origen local. Se trata de una materia cuya dureza está próxima a la del acero o el vidrio.

12En Tampico, en el sitio posclásico antiguo de Las Flores, Ekholm (1944: 489) halló los restos de un espejo formado por un mosaico de fragmentos de pirita de hierro, pegados sobre un disco en arenisca de 10 cm de diámetro. Es posible que el disco en pedernal del cual nos estamos ocupando, haya sido preparado para un uso similar.

Plaqueta en esquisto, con agujeros de suspensión

13Un fragmento de plaqueta circular en esquisto gris oscuro fue hallado en superficie, en san sp 2. Su espesor es de 4 mm y su diámetro era aproximadamente de 66 mm. Una de sus caras parece simplemente una superficie de separación debida a la esquistosidad natural de la piedra. La otra cara se encuentra esmeradamente pulida, al igual que el borde biselado, cuya inclinación está dirigida hacia la cara pulida. Junto al borde, hay dos agujeros de suspensión separados entre sí por una distancia de 9 mm. Se trata de perforaciones cónicas, practicadas a partir de la cara pulida, y cuyo diámetro disminuye progresivamente de 4 a 2.5 mm (fig. 139-7).

14Esta plaqueta pudo haber servido de base a un mosaico como el mencionado más arriba. Por otra parte, es preciso señalar que placas circulares en esquisto, perforadas o no, de borde biselado, fueron descubiertas en Teotihuacán e ilustradas por Seler (1915, fig. 21) y por Linné (1934, fig. 285). Una pieza análoga fue hallada por García Cook (1967, foto XLII, núm. 10) en la gruta de la Nopalera.

Plaqueta colgante, en arenisca

15Una plaqueta colgante de arenisca fue recogida en superficie, en san sp 1. Su contorno es ovalado, con una longitud máxima de 46 mm y un ancho máximo de 38.5 mm. Su espesor es de 7 mm en la parte superior y de 8 mm en la parte inferior. Los bordes son redondeados. El agujero de suspensión está ubicado junto al extremo menos ancho y menos grueso. Dicho agujero está formado por una perforación bicónica, cuyo diámetro mínimo es de 3 mm pero cuyas aberturas son desiguales: una de ellas tiene 7 mm de diámetro, y el diámetro de la otra es de 4 mm. La piedra es bastante blanda (fig. 139-6). Su color dominante es un pardo grisáceo, con matices de rosa y verdoso. Da la impresión de que esta arenisca contiene elementos diversos de origen volcánico, algunos elementos ferruginosos y un poco de caliza.

16Este colgante pudo muy bien ser fabricado a partir de un pequeño canto rodado natural, de forma achatada, sobre cuyo borde se horadó un agujero de suspensión. Los objetos de este género no son muy característicos, y escasamente se prestan a la comparación. Mac Neish no señala equivalentes en la sierra de Tamaulipas, como tampoco lo hace Ekholm en la Huasteca.

Pequeño disco en arenisca calcárea, con perforación central

17Esta pieza, suministrada por un campesino, procede de una recolección de superficie hecha en San Antonio Nogalar, sin localización precisa. Fue tallada toscamente en una plaqueta natural de arenisca calcárea de más o menos 8 mm de espesor. Su contorno fue bosquejado mediante una serie de fracturas. Sin embargo, sobre una de las caras se percibe una línea curva débilmente grabada, la cual demuestra que el artesano tuvo la intención de dar a su pieza un contorno circular regular, con un diámetro de aproximadamente 40 mm. La perforación central es bicónica, con un diámetro mínimo de 10 mm. El diámetro de su borde externo es de 12 mm sobre una cara, y de 15 mm sobre la otra (fig. 139-8).

18Los objetos de este género no son muy significativos. Ni Mac Neish ni Ekholm los señalan, respectivamente, en la sierra de Tamaulipas ni en la Huasteca.

Pequeños discos en arenisca calcárea

19Dos pequeños discos en arenisca calcárea fueron hallados en excavaciones en San Antonio Nogalar; uno de ellos, en estado de bosquejo, en san viii, y el otro terminado, o casi terminado, en san vi.

20La pieza de san vi (fig. 139-9) en piedra gris o blancuzca, es casi regularmente circular, con un diámetro de 43 a 45 mm y un espesor de 4 mm. Sus bordes fueron emparejados por abrasión. Sus caras chatas parece que fueron emparejadas siguiendo los planos de corte naturales de la piedra.

21La pieza de san viii (fig. 139-10) es en arenisca calcárea de color rosa. Una serie de fracturas Le dio un contorno vagamente circular. Su diámetro varía de 46 a 53 mm, y su espesor entre los 5 y 10 mm.

22Mac Neish (1958: 86) halló, en niveles precerámicos de la sierra de Tamaulipas, una buena cantidad de pequeños discos tallados por percusión o por abrasión, cuya materia prima no especifica. Puesto que algunos de estos discos presentan finos retoques por presión, debieron estar hechos en pedernal.

23Ekholm (1944: 494 y fig. 56-Y) ilustra un disco en ónix veteado, de aproximadamente 75 mm de diámetro, hallado en el sitio posclásico de Las Flores, en Tampico.

Canica de piedra caliza

24La excavación san viii suministró una canica en piedra caliza fina, de 24 a 25 mm de diámetro. Esta canica fue encontrada en el relleno de una plataforma baja de habitación (estructura núm. 52 de la planta). Ella estaba contenida dentro de una pequeña olla, y formaba parte de las ofrendas funerarias de una sepultura de infante (sepultura IV). Esta pieza tiene una forma esférica casi perfecta. Algunas huellas perceptibles sobre su superficie inducen a pensar que fue trabajada por lasqueo, y después por abrasión (fig. 139-2).

25Mac Neish no señala la presencia de canicas de piedra en la sierra de Tamaulipas. Ekholm adquirió en Pánuco tres de ellas, cuya procedencia exacta es desconocida, cuyo diámetro es de más o menos 35 mm y cuya superficie está aparentemente lasqueada, pero no alisada. Entre diversos objetos de época clásica adquiridos en Las Colinas, cerca de Calpulalpan —estado de Puebla—, Linné (1941: 70) menciona una canica en alabastro, de 17 mm de diámetro, muy delicadamente labrada.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2000

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search