Version classiqueVersion mobile

San Antonio Nogalar

 | 
Guy Stresser-Péan

Tercera parte. Industria lítica de San Antonio Nogalar. Objetos fabricados en hueso, en cuerno, en concha o en metal. Restos de fauna

Capítulo 18. Tejolotes para machacar chile, en foyaíta, basalto o toba

Texte intégral

Generalidades

1El sitio de San Antonio Nogalar suministró un total de 20 tejolotes en rocas eruptivas, a los cuales diferenciamos funcionalmente de las grandes manos que pudieron ser empleados con los grandes morteros en piedra (figs. 134, 135 y 136).

2Basándonos en comparaciones etnológicas que prácticamente no dejan lugar a dudas, identificamos a estos tejolotes como habiendo servido para machacar las vainas de chile. En el español popular del México central, este género de utensilios es designado bajo el nombre de “tejolote”, aztequismo proveniente de la palabra náhuatl texolotl.

3Los indios actuales de la Huasteca, han conservado la costumbre de moler el chile en morteros de barro cocido, molcajetes con su fondo inciso por profundas ranuras; morteros de los cuales las excavaciones de San Antonio Nogalar nos suministraron numerosos ejemplares. Las vainas de chile son machacadas sobre el fondo inciso del mortero, con la ayuda de un tejolote de lava sostenido entre los dedos de la mano derecha. Aparentemente, la misión de las incisiones consiste en impedir que las vainas resbalen. Los tejolotes de la actualidad son bastante parecidos a los que se descubren en los sitios arqueológicos. Estos últimos, por otra parte, suelen ser recuperados y empleados por los indios.

4Los morteros para chile en barro cocido son objetos bastante frágiles, que cualquier golpe violento lograría quebrar con facilidad. En ellos, las tiernas vainas de chile son trituradas mediante leves movimientos de presión y de frotamiento. Se observará, de paso, la fundamental diferencia que esto implica con respecto a los grandes morteros en piedra que hemos descrito en el capítulo anterior: estos grandes morteros están hechos para machacar granos duros, y por lo tanto para resistir los impactos producidos por mazos pesados, que trabajan con base en percusión.

5De los 20 tejolotes de San Antonio Nogalar, sólo 5 fueron hallados en excavaciones, mientras que los restantes proceden de hallazgos de superficie. El conjunto es bastante homogéneo, siendo probable que la gran mayoría de estos objetos sea contemporánea de la fase principal de ocupación del sitio. Cuatro son de basalto y uno de toba volcánica, en tanto que todos los demás son en foyaíta. Más arriba hemos señalado que algunos fragmentos de manos de metate quebradas, en foyaíta, eran aparentemente vueltos a utilizar para la fabricación de tejolotes.

6Es imposible no observar que, tanto en lo concerniente a los tejolotes como a los metates, ninguno de los ejemplares en basalto fue hallado en excavaciones. Esto podría ser interpretado como debido a una diferencia cronológica. En cuanto a la única mano de mortero en toba, ésta fue ciertamente hallada en excavación —pero a poca profundidad— al escombrar la cancha de juego de pelota, la cual suministró, cerca de la superficie, diversos restos de época posclásica.

7Todos los tejolotes para chile de San Antonio Nogalar se caracterizan por tener una parte inferior ensanchada, cuya base más o menos convexa es el sector destinado a la trituración. La parte superior constituye una especie de pedúnculo más delgado, destinado a la prensión, y cuya forma es generalmente cilíndrica o cónica.

8Las diferencias de convexidad de la cara inferior, destinada a la trituración, no nos parecen mayormente significativas desde el punto de vista morfológico, ya que dicha cara se aplasta poco a poco como consecuencia del desgaste. Sin embargo, en este aspecto existían diferencias de factura, pues las caras inferiores más planas no son siempre las más desgastadas.

9Por el contrario, las diferencias de ancho de la base y las diferencias de forma y de altura de la parte superior, pueden servir como criterios para un intento de clasificación. Así pues, basándonos en ellas, distinguiremos 8 formas distintas de tejolotes, no sin advertir que suele haber transiciones entre formas vecinas.

Tejolotes campaniformes, cortos, de base ancha (en basalto)

10Esta forma está representada por 2 ejemplares, recogidos en superficie.

Ejemplar de san sp 1

11Altura: 56 mm.

12Ancho de la base: 48 a 49 mm.

13Relación ancho-altura: 85/100. (fig. 132-2).

Ejemplar de san sp 3

14Altura: 56 mm.

15Ancho de la base: 48-49 mm.

16Relación ancho-altura: 85/100.

Promedio de ambos ejemplares

17Altura: 53.5 mm.

18Ancho: 101 mm.

19Relación ancho-altura: 93.5/100.

20El pedúnculo es muy corto, con una extremidad redondeada. La base es ancha, un poco achatada en la pieza de san sp 1, redondeada y fuertemente convexa en la de san sp 3. Sin embargo, esta última es la que se encuentra más claramente pulida por el uso.

Tejolotes campaniformes, alargados, de base ancha (en foyaíta)

21Esta forma está representada por 2 ejemplares casi completos, y por 3 fragmentos. Las 5 piezas son en foyaíta y todas fueron recogidas en superficie.

Ejemplar de san sp 1

22Altura: 104 mm.

23Ancho de la base: 57 a 59 mm.

24Relación ancho-altura: 56/100 (fig. 134-3).

25Este ejemplar tiene su extremidad superior esculpida, con 4 protuberancias que facilitan la prensión. Tres de ellas evocan aparentemente una cabeza de animal, con su hocico y sus 2 orejas.

Segundo ejemplar de san sp 1

26Altura: 95 mm.

27Ancho de la base: 44 a 58 mm.

28Relación ancho-altura: 64/100 (fig. 134-4).

Promedio de ambos ejemplares

29Altura: 100 mm.

30Ancho: 54.5 mm.

31Relación ancho-altura: 60/100.

32Uno de los tres fragmentos también procede de san sp 1 (fig. 134-5); su base tiene un ancho de 60 a 72 mm.

33El segundo fragmento procede de san sp 3 (fig. 134-6); su base tiene un ancho de 58 mm.

34El tercer fragmento procede de san sp 5 (fig. 134-7); su base circular tiene aproximadamente 65 mm. de diámetro. Su extremidad superior, actualmente quebrada, parece que fue excepcionalmente larga. De las 5 piezas mencionadas, 3 tienen una base circular y 2 una base ovalada.

Tejolotes campaniformes, medianos, de base ancha (en foyaíta o en basalto)

35Esta forma está representada por 2 ejemplares completos y por un fragmento; es decir, 3 piezas, de las cuales 2 son en foyaíta y 1 en basalto. Uno de los ejemplares completos fue hallado en excavación (figs. 135-1 a 3).

Ejemplar de san vi, en foyaíta

36Altura: 69 mm.

37Ancho de la base: 53 a 61 mm.

38Relación ancho-altura: 83/100. (fig. 135-1).

Ejemplar de san sp 1, en basalto

39Altura: 66 mm.

40Ancho de la base: 54 a 59 mm.

41Relación ancho-altura: 85/100. (fig. 135-2).

Promedio de ambos ejemplares

42Altura: 67.5 mm.

43Ancho de la base: 57 mm.

44Relación ancho-altura: 84/100.

45El fragmento es en foyaíta y procede de san vi. Su base tiene un ancho de 50 a 52 mm. La pieza en basalto vacuolar tiene una base mellada de forma bastante imprecisa, y una parte superior de sección ovalada. Las otras 2 piezas tienen bases y pedúnculos de sección transversal circular. El ejemplar roto no había prestado servicio. Los otros dos presentan marcadas huellas de desgaste.

Tejolotes campaniformes, medianos, de base mediana (en foyaíta)

46Esta forma está representada por 4 ejemplares completos, todos en foyaíta. Uno de ellos procede de la excavación san viii. Los otros 3 fueron hallados en superficie, en san sp 1, san sp 3 y san sp 5.

Ejemplar de san viii

47Altura: 70 mm.

48Ancho de la base: 44 a 45 mm.

49Relación ancho-altura: 63/100 (fig. 135-4).

Ejemplar de san sp 1

50Altura: 66 mm.

51Ancho de la base: 38 a 41 mm.

52Relación ancho-altura: 60/100 (fig. 135-5).

Ejemplar de san sp 3

53Altura: 62 mm.

54Ancho de la base: 38 a 45 mm.

55Relación ancho-altura: 67/100 (fig. 135-6).

Ejemplar de san sp 5

56Altura: 61 mm.

57Ancho de la base: 41 a 45 mm.

58Relación ancho-altura: 70/100 (fig. 135-7).

Promedio:

59Altura: 64 mm.

60Ancho: 42 mm.

61Relación ancho-altura: 65/100.

62Estas 4 piezas tienen una base aproximadamente circular, y una parte superior cilindrica o troncocónica, de extremidad redondeada. En el caso de la pieza hallada en san sp 1, esta parte cilindrica presenta un muy ligero estrechamiento por encima de la parte ensanchada. Esta pieza es la única de las cuatro que parece que no fue utilizada.

Tejolotes campaniformes medianos, de base angosta (en foyaíta)

63Esta forma está representada por 2 ejemplares completos, en foyaíta. Uno de ellos procede de la excavación san viii, y el otro fue hallado en superficie, en san sp 3.

Ejemplar de san viii

64Altura: 57 mm.

65Ancho de la base: 28 mm.

66Relación ancho-altura: 49/100. (fig. 136-1).

Ejemplar de san sp 3

67Altura: 65 mm.

68Ancho de la base: 29 a 30 mm.

69Relación ancho-altura: 45/100. (fig. 136-2).

Promedio

70Altura: 61 mm.

71Ancho de la base: 28 mm.

72Relación ancho-altura: 46/100.

73Estas dos piezas tienen una base débilmente ensanchada y una parte superior bastante esbelta, en forma troncocónica alargada con extremidad redondeada. Solamente la pieza de san viii presenta huellas de desgaste.

Tejolotes campaniformes, achatados lateralmente, de base poco ensanchada (en foyaíta)

74Esta forma está representada por un ejemplar completo y por un fragmento, ambos en foyaíta y procedentes de recolecciones de superficie, realizadas en san sp 1 y en san sp 2.

Ejemplar de san sp 1:

75Altura: 64 mm.

76Ancho de la base: 35 a 44 mm.

77Relación ancho-altura: 62/100. (fig. 136-3).

78Es evidente que esta pieza se usó durante mucho tiempo. Tiene una de sus caras laterales claramente achatada, desde la base hasta la punta, lo cual induce a pensar que tal vez proviene de un fragmento de mano de metate desgastado, vuelto a tallar.

79El fragmento procedente de san sp 2 tiene una base cuyo ancho varía de 40 a 50 mm, y cuya cara inferior sólo presenta débiles huellas de desgaste. El ensanchamiento de la base en relación con la parte superior, es bastante reducido (fig. 136-4).

Tejolote corto, en tronco de pirámide de base convexa (en basalto)

80Esta forma está representada por un ejemplar completo, en basalto, recogido en superficie en san sp 1. La forma en tronco de pirámide es bastante aproximativa, pues las aristas de la base y de los lados, así como la extremidad superior, son marcadamente redondeadas.

81Altura: 38 mm.

82Ancho de la base: aproximadamente 40 mm. Relación ancho-altura: 105/100 (fig. 136-5).

Tejolote alargado, troncocónico de base convexa (de toba)

83Esta forma está representada por un ejemplar mellado, en toba volcánica blancuzca. Aunque esta pieza fue encontrada en la excavación san viii, de la cancha de juego de pelota, tal vez sea más reciente que la ocupación principal del sitio. Su forma es subtroncocónica, con una base convexa, una extremidad superior redondeada y flancos de perfil ligeramente convexo.

84Altura: 84 mm.

85Ancho de la base: 56 mm.

86Relación ancho-altura: 67/100 (fig. 136-6).

Discusion sobre los tejolotes de San Antonio Nogalar

87De los 20 tejolotes —enteros o fragmentados— hallados en San Antonio Nogalar, 16 tienen una forma cilíndrica o cónica, con una base más o menos ensanchada, y por lo tanto pueden ser calificados como tejolotes campaniformes (“bell-shaped pestles”). Cuatro de cinco de los ejemplares hallados en excavaciones pertenecen a este modelo, que generalmente era hecho en foyaíta (11 ejemplares) y con menos frecuencia en basalto (3 ejemplares).

88Por lo tanto, el tejolote campaniforme indudablemente fue utilizado de manera habitual durante la principal fase de ocupación del sitio. Sin embargo, es necesario tomar ciertas reservas respecto a la forma corta de base ancha y a la forma alta ornamentada con una cabeza de animal, de las que no fue hallado ejemplar alguno en excavación.

89La forma achatada lateralmente, de sección transversal ovalada y con base débilmente ensanchada, sólo está representada por dos ejemplares en foyaíta, procedentes de recolecciones de superficie. Tal vez se trata de fragmentos de manos de metate desgastadas, vueltas a tallar.

90La forma corta, en tronco de pirámide, no está representada más que por un solo ejemplar, en basalto, procedente de una recolección de superficie. No hay certeza de que esta forma sea contemporánea de la ocupación principal del sitio.

91La forma larga, troncocónica, sólo está representada por un único ejemplar, en toba, hallado a escasa profundidad al despejar el contorno de la cancha de juego de pelota, no lejos de un sitio que suministró restos de cerámica posclásica. Este tejolote, que es único por su materia prima y por su forma, tal vez no sea contemporáneo de la fase principal de ocupación del sitio.

92De los 20 tejolotes hallados en San Antonio Nogalar, por lo menos 7 no habían prestado servicio, o lo prestaron muy poco, y 2 o 3 parecen haberse quebrado durante su fabricación. Así pues, es casi seguro que los tejolotes en foyaíta eran hechos en el lugar, al igual que los metates. Esto resulta más dudoso con respecto a los tejolotes en basalto, ninguno de los cuales fue hallado en excavación, ni en proceso de fabricación.

Comparaciones

93En la sierra de Tamaulipas, Mac Neish (1958: 93 y fig. 52) halló tejolotes campaniformes en todos los niveles de cerámica, desde el preclásico superior (fase Laguna) hasta la conquista española. Los hallazgos de estos objetos, hechos por Ekholm (1944: 493 y fig. 56) en Pánuco y en Tampico, en la Huasteca, corresponden a los mismos periodos, pero es necesario señalar que los tejolotes de barro cocido aparecieron antes. El único tejolote encontrado en un nivel preclásico de la Huasteca, tiene la base ensanchada por un solo lado. Los otros tejolotes, en su mayoría de época posclásica, tienen siluetas campaniformes a excepción de uno, no fechado, que parece en tronco de pirámide. A nosotros mismos se nos ha presentado la ocasión de encontrar, en el posclásico reciente de la Huasteca, tejolotes adornados con representaciones zoomorfas o antropomorfas en su parte superior.

94Tolstoy (1971: 288-289 y fig. 5) demuestra que, en el Valle de México, los tejolotes campaniformes y los tejolotes troncocónicos de base convexa (que él denomina “parabolics”) están presentes en la época preclásica (Tlatilco) y en la época clásica (Teotihuacán, Amantla). La forma en carrete (“spool shape”), con una parte central angosta, está presente en Teotihuacán y se vuelve común en la época posclásica. García Cook (1967: 196) parece que no encontró la forma troncocónica en su excavación de la gruta de la Nopalera.

95En el valle de Tehuacán (Mac Neish 1967: 105-106), los tejolotes troncocónicos están presentes en los niveles preclásicos y clásicos, mientras que los tejolotes campaniformes (algunas veces angostos en su parte media) sólo se encuentran en el preclásico.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2000

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search